Está en la página 1de 9

La teoría de Freud: el psicoanálisis

Sigmund Freud fue un médico de origen austríaco que centró gran parte de su carrera a
estudiar e intentar comprender la intrincada mente humana. Es reconocido como el padre
del psicoanálisis y gracias a sus teorías se empezó a dar importancia a las terapias para la
salud mental.

Teoría psicoanalítica: resumen

El psicoanálisis es una disciplina de la psicología centrada en indagar más allá de las


conductas visibles. Esta teoría sostiene que la personalidad es el resultado de la
interacción entre los conflictos internos y las demandas externas. Además, el psicoanálisis
afirma que hay impulsos y pensamientos fuera de nuestra consciencia (inconscientes) que
guían y marcan nuestro temperamento.

Freud afirmaba que la mente estaba compuesta por diferentes niveles o capas. Estos
niveles tienen por nombre consciente, preconsciente e inconsciente. Cada capa tiene una
información concreta sobre nuestra personalidad y nuestro modo de comportarnos con los
demás, asimismo, cuanto más profunda sea la capa, más información oculta hay.

Consciente: es el nivel más visible de nuestros pensamientos, podemos acceder a él


mediante un ejercicio de reflexión, la parte consciente de nuestra mente engloba nuestros
deseos e ideas más explícitas.

Preconsciente: este estrato de la mente humana es considerado el puente entre los


pensamientos directos y los impulsos más subcosncientes. En este nivel se encuentran
pensamientos de acceso un poco más difícil. Una de las herramientas en terapia
psicoanalítica se basa en llevas los contenidos del inconsciente al preconsciente para
poder acceder a ellos.

Inconsciente: para Freud, el inconsciente es lo desconocido e inaccesible de la mente


humana, no sabemos con certeza lo que ocurre en esa capa de nuestra menta, sin
embargo, el psicoanálisis sostiene que influye enormemente en nuestra personalidad. El
inconsciente comprende los contenidos relacionados con las experiencias vividas, los
traumas personales y los impulsos animales.

La teoría del psicoanálisis tiene como objetivo explicar todo el funcionamiento del ser
humano, desde las conductas más visibles hasta las emociones más reprimidas, pasando
por traumas y trastornos psicológicos que se empezaron a documentar desde el
nacimiento de esta disciplina.

Estructura de la personalidad según Freud


Freud desarrolla distintos modelos de personalidad para intentar comprender cómo
funcionan las diferencias individuales, entre estas teorías, destacamos el modelo
estructural. Dicho modelo separa nuestra mente en tres conceptos: el ello, El Yo y el
Superyo. Esta teoría de personalidad divide la psique humana según las funciones que
desempeña cada elemento.

El Ello

Definimos el ello como la parte más primaria e instintiva del ser humano, el objetivo
principal del ello es satisfacer los impulsos (también conocidos como pulsiones). La
agresividad, el deseo sexual, la búsqueda de placer...todos estos sentimientos se
gestionan a través del Ello y gracias al principio de placer. Este elemento de la psique
humana nos acompaña desde que nacemos y tiene por objetivo cubrir nuestras
necesidades más básicas.

El Yo

Este elemento es el responsable de conectarnos con la realidad que nos rodea,


entendemos pues que el Yo funciona gracias al principio de realidad. El objetivo del Yo es
satisfacer los deseos del ello utilizando como herramientas la realidad de la que
disponemos. El principio de realidad analiza la situación y toma decisiones en base a los
costes y beneficios de cada acción. El yo regula los instintos y deseos del ello.

El Superyo

El último elemento del modelo estructural de Freud es el Superyo. Este nivel comprende
las ideas éticas y morales de cada individuo. El Superyo también controla los impulsos del
ello, sin embargo, lo hace a través del ideal del yo y la conciencia moral. Según Freud,
este elemento no nos acompaña desde que nacemos sino que lo aprendemos a través de
los padres y otras figuras de autoridad.

Teoría del desarrollo de la personalidad: modelo genético

El modelo genético de Sigmund Freud busca entender la personalidad a través


del desarrollo psicológico y sexual. Según esta teoría, la conducta de las personas estará
fuertemente influida por la búsqueda del placer durante la infancia en distintas zonas
erógenas del cuerpo. Según la etapa evolutiva en la que se encuentre el niño, la zona
erógena será distinta. Asimismo, si se produce demasiada gratificación o un sentimiento
de frustración repentina en una etapa concreta, se desarrollará un tipo específico de
personalidad durante la adultez.

Etapas de la personalidad

Etapa oral: en esta etapa inicial, la zona erógena implicada es la boca. Se establece desde
el nacimiento hasta pasado el primer año. Una frustración en esta etapa puede generar
una personalidad agresiva y reactiva.
Etapa anal: esta fase comprende desde el primer año hasta los cuatro años. Se caracteriza
por experimentar con la retención y la expulsión de heces y centra su placer en el ano. Un
problema durante dicha etapa puede formar a un individuo muy retraído o, por lo
contrario, laxo y derrochador.

Etapa fálica: entre los cuatro y los siete años de edad, según esta teoría, el infante tiene el
foco de placer en el falo y los genitales. Se inician los primeros actos masturbatorios y una
frustración durante este proceso puede desarrollar el famoso complejo de Edipo y el
complejo de Electra.

Etapa de latencia: durante esta etapa (entre los siete años hasta la adolescencia) no hay
un foco de placer erógeno concreto, Freud creía que la pulsión sexual de dejaba a un lado
para permitir al individuo un aprendizaje correcto del entorno.

Etapa genital: finalmente, durante esta etapa el niño ha crecido lo suficiente y deja que la
pulsión sexual se apodere de su individuo. Es en la etapa genital donde las personas
experimentan con la sexualidad y se reafirman como hombre o mujer (según su teoría).

Concepción de la personalidad

Sigmund Freud describió numerosos modelos de la personalidad, dichos


modelos interaccionan constantemente entre ellos y se complementan a nivel teórico. Los
dos modelos descritos en este artículo solamente son una pequeña parte de toda la teoría
de la personalidad de Freud y deben entenderse como un proceso en búsqueda de la
definición más amplia y absoluta que se pueda hacer de la psique humana.

Con el paso de los años, la concepción de personalidad ha cambiado radicalmente. Lo que


en sus inicios era un aspecto lleno de enigmas, definiciones individuales y extensos
análisis personales, hoy en día puede reducirse a unas ideas estadísticas. Algunos
expertos que han proporcionado grandes teorías de la personalidad son
Eyesenk, Maslow con su pirámide o Cattell con su famoso test de 16 factores.
Sin embargo, simplificar la concepción de la personalidad a factores y estadísticas resulta
algo reduccionista. Cada persona es única y no estaría del todo correcto abreviar
toda una vida a un número o un factor. Es por ello que el ejercicio de la psicología debería
tener en cuenta todas las perspectivas teóricas para integrar aquello que beneficie más a
cada paciente.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para


hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo
para que trate tu caso en particular.
Contribuciones importantes de Erikson:
•Modifica y amplia la teoría freudiana
• Sostiene que la búsqueda de la identidad es el tema más importante a través de la vida
• La teoría freudiana subestimaba la influencia de la sociedad en el desarrollo de la
personalidad
• Conceptuaba a la sociedad como una fuerza positiva que ayudaba a moldear el desarrollo
del ego o el yo
• La teoría del desarrollo psicosocial divide en ocho períodos de edad la vida humana
Según Erikson: La personalidad se forma al ir avanzando el individuo a través de diversas
etapas psicosociales durante toda su vida. En cada etapa existe un conflicto que tiene que
enfrentar y resolver. Cada dilema tiene una solución positiva y otra negativa, todos
los conflictos están presentes en el momento de nacer, pero se destacan de una manera
prominente en momentos específicos del ciclo de vida de la persona.
Cuadro del Ciclo Epigenético

Maladapta-
Relaciones Virtudes
Crisis psico- Modalidades ciones y
Estadio (edad) significati- psico-
social psicosociales Malignida-
vas sociales
des

Distorsión
Confianza vs. Coger y dar en Esperanza, sensorial y
I (0-1) infante Madre
desconfianza respuesta fé Desvaneci-
miento

Autonomía
II (2-3) Mantener y Voluntad, Impulsividad y
vs. vergüenza y Padres
bebé dejar ir determinación Compulsión
duda

III (3-6) Iniciativa vs. Ir más allá Propósito, Crueldad y


Familia
prescolar culpa jugar coraje Inhibición

Completar Virtuosidad
IV (7-12) Laboriosidad Vecindario y
Hacer cosas Competencia Unilateral y
escolar vs. inferioridad escuela
juntos Inercia

Identidad yoica Grupos, Ser uno mismo.


Fidelidad, Fanatismo y
V (12-18 o más) vs. confusión de Modelos de Compartir ser
lealtad Repudio
adolescencia roles roles uno mismo

Perderse y
VI (los 20’s) Intimidad vs. Colegas, Promiscuidad y
hallarse a uno Amor
adulto jóven aislamiento amigos Exclusividad
mismo en otro

Hogar,
VII (20’s tardíos a Generabilidad Lograr ser Cuidado Sobrextensión y
Compañeros de
50’s) adulto medio vs. autoabsorción trabajo Cuidar de Rechazo

Ser, a través
VIII (50’…) adulto Integridad vs. Los humanos o de haber sido. Presunción y
Sabiduría
viejo desesperación los "míos" Enfrentar el no Desesperanza
ser

Puntos a destacar en cada Estadio:


ESTADIO I: La confianza es el re
"La tarea consiste en desarrollar la confianza sin eliminar completamente la capacidad
para desconfiar"
Se deriva de las experiencias del primer año de vida se define como:
"Una escencial seguridad plena en los otros y también un sentimiento fundamental de la
propia confiabilidad" , este estadio es denominado como " la modalidad más simple o primaria"
La segunda modalidad es el estadio oral secundario en el que aparece el impulso a incorporar,
obtener y observar más activamente.
Es precisamente cuando se ha perturbado esos procesos, que se dan diversos grados de
trastornos y patología en el adulto.
"En los adultos, un deterioro radical de la confianza básica y un predominio de la
desconfianza básica se expresa en una forma muy particular de extrañamiento grave
que caracteriza a los individuos retraídos cuando se disgustan consigo mismos o con
los demás. Dicho retraimiento es muy notable en los individuos que hacen una
regresión a estadios psicóticos..."
En la perturbación de la confianza básica está la génesis de importantes cuadros clínicos. Así
se señala que el punto de fijación o de regresión de los cuadros esquizoides está en lo que
Erikson llama "modo incorporativo primario"
Igualmente que el punto de regresión o de fijación, de los síndromes maníaco-depresivos,
corresponde a la etapa oral secundaria.
ESTADIO II:
"La tarea primordial es la de alcanzar un cierto grado de autonomía, aún conservando
un toque de vergüenza y duda
"
Si papá y mamá (y otros cuidadores que entran en escena en esta época) permiten que el
niño explore y manipule su medio, desarrollará un sentido de autonomía o independencia. Los
padres no deben desalentarle ni tampoco empujarle demasiado. Se requiere, en este sentido,
un equilibrio.
Si los padres acuden de inmediato a sustituir las acciones dirigidas a explorar y a ser
independiente, el niño pronto se dará por vencido, asumiendo que no puede hacer las cosas
por sí mismo. Debemos tener presente que el burlarnos de los esfuerzos del niño puede
llevarle a sentirse muy avergonzado, y dudar de sus habilidades
ESTADIO III:
"La tarea fundamental es la de aprender la iniciativa sin una
culpa exagerada"
Si el niño puede imaginar un futuro, si puede jugar, también será responsable…y culpable. Si
mi hijo de dos años tira mi reloj en el váter, puedo asumir sin temor a equivocarme que no
hubo mala intención en el acto. Era solo una cosa dando vueltas y vueltas hasta desaparecer.
¡Qué divertido!. ¡Pero si mi hija de cinco años lo hace…bueno, deberíamos saber qué va a
pasar con el reloj, qué ocurrirá con el temperamento de papá y que le ocurrirá a ella!. Podría
sentirse culpable del acto y comenzaría a sentirse culpable también.
Ha llegado la capacidad para establecer juicios morales. Erikson es, por supuesto, un
freudiano y por tanto incluye la experiencia edípica en este estadio.
Demasiado iniciativa y muy poca culpa significa una tendencia maladaptativa que Erikson
llama crueldad. La persona cruel toma la iniciativa. Tiene sus planes, ya sea
en materia de escuela, romance o política, o incluso profesión. El único problema es que no
toma en cuenta a quién tiene que pisar para lograr su objetivo. Todo es el logro y los
sentimientos de culpa son para los débiles. La forma extrema de la crueldad es la sociopatía.
ESTADIO IV:
"La tarea principal es desarrollar una capacidad de laboriosidad al tiempo que se evita
un sentimiento excesivo de inferioridad"
Si el niño no logra mucho éxito, debido a maestros muy rígidos o a compañeros muy
negadores, por ejemplo, desarrollará entonces un sentimiento de inferioridad o incompetencia.
Una fuente adicional de inferioridad, en palabras de Erikson, la constituye el racismo, sexismo
y cualquier otra forma de discriminación
. Una actitud demasiado laboriosa puede llevar a la tendencia maladaptativa de virtuosidad
dirigida. Esta conducta la vemos en niños a los que no se les permite "ser niños"; aquellos
cuyos padres o profesores empujan en un área de competencia, sin permitir el desarrollo de
intereses más amplios. Estos son los niños sin vida infantil: niños actores, niños atletas, niños
músicos, niños prodigio en definitiva. Todos nosotros admiramos su laboriosidad, pero si nos
acercamos más, todo ello se sustenta en una vida vacía.
Lo ideal sería desarrollar un equilibrio entre la laboriosidad y la inferioridad; esto es, ser
principalmente laboriosos con un cierto toque de inferioridad que nos mantenga sensiblemente
humildes. Entonces tendremos la virtud llamada competencia.
ESTADIO V:
"La tarea primordial es lograr la identidad del Yo y evitar la confusión de roles"
Esta fue la etapa que más interesó a Erikson y los patrones observados en los chicos de esta
edad constituyeron las bases a partir de la cuales el autor desarrollaría todas las otras etapas .
La identidad yoica significa saber quiénes somos y cómo encajamos en el resto de la
sociedad. Existe un problema cuando tenemos demasiado "identidad yoica". Cuando una
persona está tan comprometida con un rol particular de la sociedad o de una subcultura, no
queda espacio suficiente para la tolerancia. Erikson llama a esta tendencia
maladaptativa fanatismo. Un fanático cree que su forma es la única que existe.
Por descontado está que los adolescentes son conocidos por su idealismo y por su tendencia
a ver las cosas en blanco o negro. Éstos envuelven a otros alrededor de ellos, promocionando
sus estilos de vida y creencias sin importarles el derecho de los demás a estar en desacuerdo.
La falta de identidad es bastante más problemática, y Erikson se refiere a esta tendencia
maligna como repudio. Estas personas repudian su l
membresía en el mundo adulto e incluso repudian su necesidad de una identidad. Algunos
adolescentes se permiten a sí mismos la "fusión" con un grupo, especialmente aquel que le
pueda dar ciertos rasgos de identidad: sectas
religiosas, organizaciones militaristas, grupos amenazadores; en definitiva, grupos que se han
separado de las corrientes dolorosas de la sociedad.
Pueden embarcarse en actividades destructivas como la ingesta de drogas, alcohol o incluso
adentrarse seriamente en sus propias fantasías psicóticas. Después de todo, ser "malo" o ser
"nadie" es mejor que no saber quién soy.
Si logramos negociar con éxito esta etapa, tendremos la virtud que Erikson llama fidelidad. La
fidelidad implica lealtad, o la habilidad para vivir de acuerdo con los estándares de la sociedad
a pesar de sus imperfecciones, faltas e inconsistencias. No estamos hablando de una lealtad
ciega, así como tampoco de aceptar sus imperfecciones. Después de todo, si amamos
nuestra comunidad, queremos que sea la mejor posible. Realmente, la fidelidad de la que
hablamos se establece cuando hemos hallado un lugar para nosotros dentro de ésta, un lugar
que nos permitirá contribuir a su estabilidad y desarrollo.
ESTADIO VI:
estabilidad y desarrollo.
"La persona busca comprometerse con otros; si no tiene éxito, puede sufrir
sentimientos de aislamiento y de introspección"
ESTADIO VII:
"Los adultos maduros están preocupados por establecer y guiar a la nueva generación;
en caso contrario se sienten empobrecidos personalmente"
ESTADIO VIII:
"La tarea primordial aquí es lograr una integridad yoica"
Esta etapa parece ser la más difícil de todas. Primero ocurre un distanciamiento social, desde
un sentimiento de inutilidad; todo esto evidentemente en el marco de nuestra sociedad.
Junto a las enfermedades, aparecen las preocupaciones relativas a la muerte. Los amigos
mueren; los familiares también. La esposa muere. Es inevitable que también a uno le toque su
turno.
Al enfrentarnos a toda esta situación, parece que todos debemos sentirnos desesperanzados.
La integridad yoica significa llegar a los términos de tu vida, y por tanto, llegar a los términos
del final de tu vida. Si somos capaces de mirar atrás y aceptar el curso de
los eventos pasados, las decisiones tomadas; tu vida tal y como la viviste, como
necesariamente así, entonces no necesitarás temerle a la muerte.
La tendencia maladaptativa del estadio 8 es llamada presunción. Esto ocurre cuando la
persona "presume" de una integridad yoica sin afrontar de hecho las dificultades de la
senectud.
La persona que afronta la muerte sin miedo tiene la virtud que Erikson llama sabiduría.
Considera que este es un regalo para los hijos, dado que "los niños sanos no temerán a la
vida si sus mayores tienen la suficiente integridad para no temer a la muerte".
La Teoría Ecológica de los Sistemas de Urie Bronfenbrenner consiste en un
enfoque ambiental sobre el desarrollo del individuo a través de los diferentes
ambientes en los que se desenvuelve y que influyen en el cambio y en su
desarrollo cognitivo, moral y relacional.

Esta teoría puede aplicarse en todos los ámbitos de la Psicología y otras ciencias,
ya que partimos de la base de que el desarrollo humano se da en interacción con
las variables genéticas y el entorno, y expone de manera clara los diferentes
sistemas que conforman las relaciones personales en función del contexto en el
que se encuentran.

Los sistemas de Bronfenbrenner


De menor a mayor globalidad, Urie Bronfenbrenner nombra cuatro sistemas
que envuelven al núcleo primario entendido como el mismo individuo. Los
sistemas son los siguientes: microsistema, mesosistema, exosistema y
macrosistema.

Microsistema
Constituye el nivel más inmediato o cercano en el que se desarrolla el individuo.
Los escenarios englobados en este sistema son la familia, padres o la escuela.

Mesosistema
Incluye la interrelación de dos o más entornos en los que la persona participa de
manera activa. También se puede entender como la vinculación entre
microsistemas. Ejemplos claros pueden ser la relación entre la familia y la
escuela, o entre la familia y los amigos.
Exosistema
Se refiere a las fuerzas que influyen a lo que sucede en los microsistemas. En este
caso, el individuo no es entendido como un sujeto activo. Lo conforman por
ejemplo la naturaleza del trabajo de los progenitores, relaciones que mantiene un
profesor con el resto del claustro, etc.