Está en la página 1de 3

Universidad Central de Venezuela. Facultad de Humanidades y Educación. Escuela de Letras. Área de Literatura y Vida.

Literatura
y Vida. Sem. 01-2014. Profesor: Douglas Méndez.

UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA


FACULTAD DE HUMANIDADES Y EDUCACIÓN
ESCUELA DE LETRAS
DEPARTAMENTO DE LITERATURA Y VIDA

LITERATURA Y VIDA
LA ODISEA. MITO, IMAGEN, MEMORIA Y CONSCIENCIA NOVELESCA

ACTIVIDAD
TELEMAQUIA (CANTOS I-IV)

NOMBRE DEL ESTUDIANTE:___________________________________________


No. de Cédula:_________________________

FORMATO:
 Extensión del tema: máximo dos (2) cuartillas.
 Fuente: Courier New 12.
 Alineación: Justificada.
 Interlineado: 1,5 líneas (espacio y medio)
 No se aceptarán textos manuscritos o enviados por Internet.

Fecha de entrega: 21-07-2014


Instrucciones: Desarrolle satisfactoriamente el tema que se le propone a continuación:

Al final de El Zoológico de Cristal, de Tennessee Williams, uno de los textos dramáticos


más destacados del teatro estadounidense del siglo XX, Tom abandona a su asfixiante
madre y a su enfermiza hermana y después de haber andado los caminos, nos revela:
“no fui a la luna, fui aún más lejos, pues el tiempo es la mayor distancia entre dos
puntos. Fue poco después de que me despidieron de la fábrica por escribir un poema en
la tapa de una caja de zapatos. Me fui de San Luis. Bajé por última vez los escalones de
la salida de emergencia y seguí, a partir de ese momento, en pos de las huellas de mi
padre, intentando buscar en el movimiento lo que estaba ausente en el espacio”. La
tradición nos dice que Telémaco se ha echado al mar en busca de noticias sobre el padre,
nosotros quisiéramos decir que ha salido a buscar imágenes del padre. ¿Qué puede
significar esto? Se trata del primer viaje, a escondidas de la madre, en la inseguridad, en
el peligro, es inicio e iniciación, y no se inicia uno en la seguridad, no se lanza a los
caminos el que de nada carece. Salir a buscar imágenes del padre quizá sea también, en
el caso del joven, hacerse varón, pero al mismo tiempo, en todo viaje que inicia, se trata
de educación a través del sentimiento, aprendizaje por experiencia, eso que los griegos
llamaban psicagogía. Y toda psicagogía conlleva asimismo renuncia. Cuando al final
del primer canto de la Odisea, se nos presenta la delicada escena de la anciana Euriclea
acompañando a Telémaco – quien ya ha sido picado por el aguijón de la meditación del
viaje después de su encuentro con la diosa – a su alcoba y se nos describe cómo pliega y
arregla las prendas de ese muchacho a quien tuvo en su guarda siendo niño, y
delicadamente cierra la puerta y con ella el canto, el poeta en su sabiduría pareciera
susurrarnos que hemos asistido a una despedida, al adiós de un tiempo: Ya Telémaco ha
dejado de ser el joven de la casa para ser otro. Hable de esa primera salida, de su
urgencia, la intervención divina y la transformación de Telémaco. Considere el tono de
esta introducción y el marco que ella traza; usted debe moverse en ese ámbito.
Universidad Central de Venezuela. Facultad de Humanidades y Educación. Escuela de Letras. Área de Literatura y Vida. Literatura
y Vida. Sem. 01-2014. Profesor: Douglas Méndez.

Los cantos comprendidos del I al IV de la obra de Homero,


conocidas también como “Telemaquia” además de contar el
viaje de Telemaco (Hijo de Odiseo) y dar pie al
desenvolvimiento de la obra, desarrolla uno de los rituales
que en la Grecia antigua todo varón debía atravesar para
dejar atrás la infancia y ante los ojos de la polis
convertirse en un hombre. En el contexto de la historia, el
hijo de Odiseo, que nunca conoció a su padre ya que se fue
a la guerra de Troya cuando él era apenas un bebé, no había
tenido la guía o la preparación que todo padre instruye en
su hijo para enfrentar el mundo cuando llega a la mayoría
de edad y debe llevar las riendas de su propio hogar,
además de mantener en alto el legado que le haya sido
dejado. En la época en que se desarrolla la historia, uno
de los pasos que se debían seguir para lograr esa
transición (además de esa necesaria preparación paternal)
era el de abandonar la protección de la madre y obtener
conocimientos a través de experiencias propias (o
psicagogía), esto se daba de dos maneras: yendo a la guerra
o por medio de un viaje.
En las sociedades de la Grecia antigua, la presencia de un
rey (o el cargo en sí) era un título que el propio Zeus,
como dios padre de todos los dioses y los hombres, otorgaba
para que el elegido pudiera tener la potestad de guiar los
destinos de sus respectivos soberanos en pro de rendirle
culto a éste y al resto de las deidades. La urgencia del
viaje, impulsado por la intervención divina de Atenea (que
cumple con sus propios intereses) es debido a que al no
estar la presencia del rey, la sociedad se encuentra
totalmente estancada, y después de tantos años, se empieza
a presionar para que la reina despose a otro rey y la vida
de la polis pueda volver a transcurrir normalmente.
Es por eso que Telémaco, al decidir embarcarse en su
aventura, presenta un cambio radical de su actitud, además
Universidad Central de Venezuela. Facultad de Humanidades y Educación. Escuela de Letras. Área de Literatura y Vida. Literatura
y Vida. Sem. 01-2014. Profesor: Douglas Méndez.

de meditar los peligros y los misterios que le deparan más


allá de Ítaca, lo que logrará con dicha empresa ayudara a
hacerse un nombre en el exterior, buscar información que
pueda ayudarlo a crearse una imagen más personal de Odiseo
(una totalmente distinta a la que le presentaba su madre
desde muy pequeño) que pueda ayudarlo a tener una
concepción no tan heroica y más humana o paternal de éste y
ganarse el respeto tanto de los irritantes pretendientes (o
una parte) como del resto de la sociedad itaquense, que
dejaran de verlo como el chico tímido y alicaído por la
ausencia de Odiseo para empezar a demostrar una autoridad
que le es conferida por ser el descendiente del por los
momentos desaparecido rey.

También podría gustarte