Está en la página 1de 25

UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN MARTÍN

FACULTAD DE ECOLOGÍA

E.P. INGENIERÍA AMBIENTAL

DEPARTAMENTO ACADÉMICO DE

CIENCIAS AMBIENTALES

MOYOBAMBA

“LA TIERRA Y EL ORIGEN DE LOS LECHOS

OCÉANICOS”

ASIGNATURA:

Limnología y Oceanografia

DOCENTE:

Blgo. Pesq. Estela Bances Zapata

INTEGRANTES:

Martín Adolfo García Nuñez

Wilson Alessandro Gárate Rengifo

Michael Cristopher Orihuela Vela

Rómulo Manuel Tórres López

Lauro Luis Agustín Villanueva Atoche

Moyobamba, 14 de octubre del 2019


1
Contenido
I. INTRODUCCIÓN ................................................................................................................ 3
II. OBJETIVOS: ....................................................................................................................... 3
III. MARCO TEÓRICO ......................................................................................................... 4
3.1. ORIGEN DEL AGUA EN LA TIERRA .................................................................... 4
3.2. TEORÍAS DEL ORIGEN DEL AGUA EN LA TIERRA ........................................ 5
3.2.1. Teoría volcánica................................................................................................ 5
3.2.2. Teoría de los meteoritos y cometas ............................................................ 6
3.3. DISTRIBUCIÓN DE LOS OCÉANOS ..................................................................... 7
3.4. COMPOSICIÓN DEL AGUA DE MAR ................................................................... 8
3.5. CALCIFICACIÓN DE LOS OCÉANOS .................................................................. 8
3.5.1. Océano Pacífico ................................................................................................ 8
3.5.2. Océano Atlántico .............................................................................................. 9
3.5.3. Océano Índico ................................................................................................... 9
3.5.4. Océano Glaciar Ártico ..................................................................................... 9
3.5.5. Océano Glaciar Antártico ............................................................................. 10
3.6. ESTRUCTURA DE LA TIERRA ............................................................................ 10
3.6.1. Estructura externa.......................................................................................... 11
3.6.2. Estructura interna .......................................................................................... 11
3.7. DERIVA CONTINENTAL ........................................................................................ 13
3.8. LA TEORÍA DE WEGENER ................................................................................... 13
3.9. TECTÓNICA DE PLACAS ..................................................................................... 14
3.10. FORMACIÓN DE LOS OCÉANOS ................................................................... 15
3.11. LECHO OCEÁNICO O RELIEVE OCEÁNICO ............................................... 16
3.12. RELIEVE OCEÁNICO ......................................................................................... 16
3.13. ORIGEN DEL RELIEVE OCEÁNICO ............................................................... 17
IV. CONCLUSIONES ......................................................................................................... 24
V. Bibliografía ......................................................................................................................... 25

2
I. INTRODUCCIÓN

No está totalmente claro el origen del mar, pero, resumiendo de una forma muy
breve y elemental, se supone que, en las primeras etapas de formación de la
tierra, al sufrir el planeta una desgasificación, el magma incandescente del
interior soltaría vapor de agua y otras sustancias que se condensarían formando
la "atmósfera primordial" del planeta. Un posterior enfriamiento provocaría la
condensación del agua y su acumulación en la superficie formando el actual
manto de agua líquida.

De los 361 millones de Km2 de la superficie terrestre, los mares ocupan una
superficie de, aproximadamente, 360 millones de Km 2, un 70% de la superficie
del planeta. Esto son unos 1.360 millones de Km3 en volumen, unas 15 veces el
de las tierras emergidas

En este presente informe fue elaborado con la finalidad de dar a conocer acerca
del origen de los lechos oceánicos, los cuales son muy importantes para la
diversidad de flora y fauna que existe en ella, además que gracias a esto el ser
humano puede adquirir muchas materias primas para poder satisfacer sus
necesidades; pero sin embargo no le estamos dando un uso sostenible a lo que
está destinado sufrir drásticas consecuencias.

II. OBJETIVOS:

 General
Dar a conocer la estructura y formación de la tierra, así como también la
formación de los océanos y el lecho oceánico.
 Específicos
 Dar a conocer el origen y las teorías más aceptadas del origen del
agua.
 Lograr dar entender como fue el proceso de formación de los
océanos.
 Identificar y dar a conocer los componentes del relieve oceánico.

3
III. MARCO TEÓRICO
3.1. ORIGEN DEL AGUA EN LA TIERRA

Después de que la corteza terrestre o litosfera se solidificó hace muchísimos


millones de años, el vapor y los minerales que emanaban de su centro
comenzaron a precipitarse sobre la superficie; pero como ésta aún estaba
caliente, volvían a evaporarse. Con el tiempo la temperatura fue descendiendo,
lo que permitió que el agua se depositara en las depresiones de la litósfera
formando los primeros océanos, que eran mucho más pequeños que los
actuales.

El volumen de sus aguas aumentó gracias a la condensación del vapor de agua


que seguía saliendo del centro de la Tierra a través de los volcanes, que eran
muy numerosos. Se cree que los océanos alcanzaron su actual nivel alrededor
de mil millones de años atrás.

Este proceso interminable, que involucra la evaporación, condensación y


precipitación del agua, se conoce como ciclo hidrológico. Aunque el agua está
en movimiento constante, se almacena temporalmente en los océanos y en las
aguas continentales, como los lagos, ríos, arroyos, valles y en el agua del
subsuelo.

El ciclo comienza cuando los rayos solares calientan el agua de los océanos,
que se evapora convirtiéndose en gas. Este vapor de agua se eleva hacia la
atmósfera, donde se enfría produciéndose su condensación. Cuando las
pequeñas gotas se vuelven demasiado pesadas, caen desde las nubes a la
superficie como precipitación, principalmente en forma de lluvia, pero parte de
ella se evapora y sube a la atmósfera. El resto, una vez que cae en la superficie
de la Tierra, puede seguir tres caminos: se infiltra en el suelo formando las aguas
subterráneas; pasa a formar parte de los ríos; o se deposita en los lagos o sobre
las plantas. Los porcentajes entre uno u otro camino varían de acuerdo a la
temperatura, la insolación (intensidad de los rayos solares), el viento, la
presencia o no de cobertura vegetal, la pendiente del terreno, la naturaleza del
suelo y del subsuelo, incluso de la violencia de las precipitaciones.

4
El ciclo vuelve a comenzar cuando se produce una nueva evaporación en los
océanos.

Dicho de otra forma, nuestro planeta fue una bola rocosa incandescente que se
fue enfriando gradualmente. Hasta que el vapor que contenía su atmosfera
primitiva se enfrío condensándose y precipitándose en forma de lluvia formando
los ríos, lagos y definitivamente los mares y océanos. (Hace 4500 millones de
años). Con todo lo anterior se puede concluir que el agua que existe en este
planeta, en su mayoría se halla concentrada en los océanos, y el menor
porcentaje se encuentra en lagos, ríos, casquetes glaciares, en cavidades y en
los poros de las rocas. Al conjunto del agua presente encima, en y dentro de la
tierra se le denomina “Hidrosfera”, sin embargo, a la que se encuentra más
alejada de la tierra se le denomina “Agua Oceánica”

3.2. TEORÍAS DEL ORIGEN DEL AGUA EN LA TIERRA


En la actualidad se plantean dos teorías sobre el origen del agua en la Tierra: la
teoría volcánica, y la teoría extraterrestre de los meteoritos transportadores de
agua. Ambas teorías siguen discutiéndose por las escuelas de científicos que
toman una u otra posición, aunque actualmente se ha visto que lo más razonable
es aceptar ambas teorías ya que una complementa a la otra. (Noriega, 2015)

3.2.1. Teoría volcánica


La teoría volcánica plantea que el agua se formó en el centro de la
Tierra, por reacciones a altas temperaturas (800 ºK o 527°C) entre átomos
de hidrógeno y oxígeno. Las moléculas formadas por esta reacción fueron
expelidas a la superficie terrestre en forma de vapor (por la temperatura a la que
se encontraban); algo de este vapor de agua pasó a formar parte de la atmósfera
primitiva (esta atmósfera primitiva carecía de oxígeno molecular), y otra parte se
enfrió y condensó para formar el agua líquida y sólida de la superficie terrestre.

Este proceso tomó millones de años, pero las evidencias experimentales que se
tienen actualmente plantean que el agua está presente en la Tierra cuando
menos desde hace unos 3800 millones de años.

La Tierra se formó hace unos 4600 millones de años por la conglomeración de


partículas sólidas. La desintegración de las especies radiactivas y la conversión
en calor de la energía cinética y potencial del polvo que formó al planeta elevó la
5
temperatura hasta formar un núcleo líquido de metales que se enfrió liberando,
por medio del vulcanismo, una vez que se originaron los primeros proto
continentes, gases volátiles que formaron una atmósfera de agua, gases de
carbón y de azufre y halógenos (flúor, cloro, bromo y iodo). Se calcula que este
proceso tomó 500 millones de años.

Cuando la temperatura era de 600 grados Celsius, casi todos esos compuestos
estaban en la atmósfera, pero al descender por debajo de 100 grados Celsius,
el agua y los gases ácidos se condensaron, reaccionando con la corteza terrestre
y formando los primeros océanos.

Los mecanismos por los que esto sucedió son todavía un gran misterio, aunque
se han sugerido dos caminos:

 Enfriamiento rápido por el cual el agua y el ácido clorhídrico se


condensaron formando océanos calientes y ácidos que reaccionaron
vivamente con la corteza
 Enfriamiento lento en el que el agua de la atmósfera fue atrapada por las
rocas: en este segundo caso la atmósfera habría sido rica en bióxido de
carbono y no habría habido océanos, siendo nuestro planeta como ahora
es Venus; los océanos en este caso se habrían formado más tarde.
En todo caso la presencia de bacterias y posiblemente algas en rocas de hace 3
000 millones de años indica que para ese tiempo la temperatura era ya inferior a
100 grados Celsius y ya se habían formado los océanos. (Márquez 2017)

3.2.2. Teoría de los meteoritos y cometas

La teoría más reciente atribuye el origen del agua a causas extraterrestres.


Numerosos estudios realizados por la NASA apoyan los planteamientos en los
cuales el agua llegó a la Tierra en forma de hielo, en el interior de
numerosos meteoritos, que al impactar sobre la superficie terrestre liberaron este
compuesto y llenaron los océanos (o al menos parte de ellos). Cuando esta teoría
fue planteada recibió una gran cantidad de críticas y censuras, pero estudios
referidos por Mojzsis hablan de otros impactos de meteoritos sobre la Tierra, a
los cuales se atribuye el haber contribuido con concentraciones significativas de
otros elementos y moléculas químicas a la “sopa” donde se originaron las
macromoléculas orgánicas y los coacervados.
6
La explicación a partir de impactos de cometas ha tenido mucho apoyo, pero
recientes estudios de alguno de los que han pasado cerca del Sol (Halley,
Hyakutate y Hale-Bopp), nos muestran que su contenido en isótopos de
Hidrógeno no coincide con el del agua oceánica. Sin embargo, el agua de
nuestros océanos sí es muy parecida a la de los asteroides situados en la parte
exterior del cinturón de asteroides (que pueden contener un 10% de su peso de
un agua), por lo que actualmente los impactos de estos asteroides parecen ser
los principales protagonistas en la explicación de las enormes cantidades de
agua de la Tierra primigenia. (Márquez 2017).

3.3. DISTRIBUCIÓN DE LOS OCÉANOS

Si observas con detenimiento el mapa verás que la distribución de mares y tierras


en la Tierra es desigual.

Si juntamos todos los océanos, mares, ríos, lagos, aguas subterráneas y hielos,
en total el agua ocupa un 71 % de nuestro planeta. ¿Sabes lo que eso significa?
Supone que más de la mitad de nuestro planeta está cubierto de agua. Toda
esta agua se denomina hidrosfera. Como puedes deducir la mayor parte del
agua es salada. El agua dulce es escasa.
Y en cuanto a la parte sólida del planeta, ésta se denomina litosfera. Son los
continentes e islas y ocupan un 29 % de la superficie terrestre.

¿Qué son los océanos?

Los océanos son grandes extensiones de agua salada. Si observas el mapa


verás que hay cinco océanos, que son: el Atlántico, el Pacífico, el Índico, el
Glacial Ártico y el Glacial Antártico. Dentro de estos océanos se delimitan
algunas zonas que consideramos mares e identificamos con sus propios
7
nombres. Por ejemplo, el Mar Mediterráneo o el Mar Caribe son zonas del
Océano Atlántico.

En la siguiente tabla se muestra la distribución de los mares en ambos


hemisferios, y se observa que la mayor cantidad de kilómetros abarcados por el
agua corresponde al Hemisferio Sur.

3.4. COMPOSICIÓN DEL AGUA DE MAR


El agua marina posee una gran cantidad de sustancias solidas de carácter
disolutivo, predominando el sodio y cloro, esta última en su estado sólido, genera
una combinación que permite formar cloruro de sodio o sal común y que junto
con el magnesio, calcio y potasio, conforman alrededor 90% de los elementos
disueltos en el agua de mar.

Asimismo, existen otros elementos, pero en menores cantidad, pero que al


encontrase presentes dentro un volumen tan inmenso en los océanos,
componen reservas de materias primas inagotables, exceptuando el cloruro de
sodio (sal común), el cual ofrece poca rentabilidad en su extracción.

3.5. CALCIFICACIÓN DE LOS OCÉANOS


3.5.1. Océano Pacífico

El Pacífico es el océano más grande de nuestro planeta, ocupa casi un tercio de


la superficie terrestre, con un área de aproximadamente 165 millones km2.
Básicamente, presenta en su porción oriental el continente americano y, al oeste,
el continente asiático y Oceanía. El estrecho de Bering, situado al norte y
responsable de la división de Norteamérica con Asia, permite la comunicación
del Pacífico con el Océano Glaciar Ártico.

8
La vasta zona ocupada por el Océano Pacífico hace que presente una gran
relevancia climática, ya que es en ella donde se producen gran parte de las
masas de corrientes de aire y marítimas. Y eso sin mencionar las anomalías
cíclicas del clima y el cambio climático, como El Niño, La Niña y la Oscilación
Decadal del Pacífico.

3.5.2. Océano Atlántico

El Atlántico es el segundo océano más grande del planeta Tierra, con un área de
aproximadamente 106 millones km ². Está rodeada de manera no continua por
el continente africano hacia el este y las Américas hacia el oeste, y comunica
ampliamente con el Ártico y la Antártida.

Al menos hasta finales del siglo XX, el Atlántico se consideró la principal vía
comercial Intercontinental de la Tierra, ya que se está transfiriendo gradualmente
al Pacífico.

La aparición del Atlántico puede considerarse geológicamente reciente, hace


unos 150 millones años. Su origen surgió gracias al movimiento de las placas
tectónicas, que transformaron el antiguo continente Gondwana en Sudamérica y
África.

3.5.3. Océano Índico


El Océano Índico tiene una superficie de unos 73 millones km ² y es por lo tanto
el tercer océano más grande del mundo. Está rodeado de forma no continua por
Oceanía y Asia al este, Asia al norte y África al oeste. Tiene una conexión
compleja con el mar Mediterráneo a través del Mar Rojo y del Canal de Suez.

Al igual que el Atlántico, el Océano Índico también emergió de la separación del


continente de Gondwana, en la Era Mesozoica, siendo el más joven entre todos
los océanos de la Tierra. En su parte sur, las aguas son más frías; sin embargo
en las zonas más cercanas al continente asiático, estas son más cálidas, lo que
favorece el clima Monzones, cuyos efectos se sienten más en la India.

3.5.4. Océano Glaciar Ártico


Como ya hemos mencionado, el Glaciar Ártico no es técnicamente un océano,
sino más bien un gran conjunto de mares, según las referencias más recientes.

9
Su superficie total corresponde a 21 millones km ² y se extiende al norte del
Círculo Polar Antártico de los continentes asiático, europeo y americano. La
mayor parte de su superficie, sin embargo, se encuentra congelada en un área
inexacta, pues aumenta en el invierno polar (seis meses) y disminuye en el
verano.

3.5.5. Océano Glaciar Antártico


El Océano Antártico o el Océano Austral es el conjunto de aguas situadas al sur
del círculo polar Antártico y rodean el continente Antártico, formando una
extensión de las aguas del Ártico, la Antártida y el Océano Índico.

El área de este océano fue delimitada por el Tratado Antártico, realizado en 1956,
y es un total aproximado de 20,3 millones km2. A pesar de las bajas
temperaturas, presenta una gran biodiversidad, a diferencia del Ártico,
incluyendo pingüinos, focas, lobos marinos, cetáceos, plancton y otros.

3.6. ESTRUCTURA DE LA TIERRA


La Tierra está formada por numerosas capas, algunas externas y otras internas.
La estructura de la Tierra se organiza en varios grupos según su estado: sólido
o semilíquido, líquido o gas.

La Tierra está formada por numerosas capas, algunas externas y otras internas.
La estructura de la Tierra se organiza en varios grupos según su estado: sólido
o semilíquido, líquido o gas.

La corteza del planeta Tierra es una fina capa formada por placas rígidas que se
apoyan sobre el manto superior. Juntas forman la litosfera y flotan sobre la
astenosfera, una capa de materiales calientes y pastosos que, a veces, salen
por una grieta formando volcanes.

La densidad y la presión aumentan hacia el centro de la Tierra. En el núcleo


están los materiales más pesados, los metales. El calor los mantiene en estado
líquido, con fuertes movimientos. El núcleo interno es sólido.

10
Las fuerzas internas de la Tierra generan movimientos que se notan en el
exterior. Los movimientos rápidos originan terremotos; los lentos forman
plegamientos, como los que crearon las montañas.

El rápido movimiento
rotatorio y el núcleo metálico
generan un campo
magnético que, junto a la
atmósfera, nos protege de
las radiaciones nocivas del
Sol y de las otras estrellas
del Universo.

Capas de la Tierra

Desde el exterior hacia el interior podemos dividir la Tierra en cinco partes:

3.6.1. Estructura externa


 Atmósfera: Es la cubierta gaseosa que rodea el cuerpo sólido del planeta.
Tiene un grosor de más de 1.100 km, aunque la mitad de su masa se concentra
en los 5,6 km más bajos.
 Hidrosfera: Se compone principalmente de océanos, pero en sentido
estricto comprende todas las superficies acuáticas del mundo, como mares
interiores, lagos, ríos y aguas subterráneas. La profundidad media de los
océanos es de 3.794 m, más de cinco veces la altura media de los continentes.

3.6.2. Estructura interna

 Litosfera: Compuesta sobre todo por la corteza terrestre, se extiende


hasta los 100 km de profundidad. Las rocas de la litosfera tienen una densidad
media de 2,7 veces la del agua y se componen casi por completo de 11
elementos, que juntos forman el 99,5% de su masa. El más abundante es el
oxígeno, seguido por el silicio, aluminio, hierro, calcio, sodio, potasio, magnesio,
titanio, hidrógeno y fósforo. Además, aparecen otros 11 elementos en cantidades
menores del 0,1: carbono, manganeso, azufre, bario, cloro, cromo, flúor, circonio,
níquel, estroncio y vanadio. Los elementos están presentes en la litosfera casi
por completo en forma de compuestos más que en su estado libre.

11
La litosfera comprende dos capas, la corteza y el manto superior, que se dividen
en unas doce placas tectónicas rígidas. El manto superior está separado de la
corteza por una discontinuidad sísmica, la discontinuidad de Mohorovicic, y del
manto inferior por una zona débil, la astenosfera. Las rocas plásticas y
parcialmente fundidas de la astenosfera, de 100 km de grosor, permiten a los
continentes trasladarse por la superficie
terrestre y a los océanos abrirse y cerrarse.
 Manto: Se extiende desde la base de la
corteza hasta una profundidad de unos 2.900
km. Excepto en la zona conocida como
astenosfera, es sólido y su densidad, que
aumenta con la profundidad, oscila de 3,3 a 6. El manto superior se compone de
hierro y silicatos de magnesio como el olivino y el inferior de una mezcla de
óxidos de magnesio, hierro y silicio.
 Núcleo: Tiene una capa exterior de
unos 2.225 km de grosor con una densidad
relativa media de 10 Kg por metro cúbico.
Esta capa es probablemente rígida, su
superficie exterior tiene depresiones y picos.
Por el contrario, el núcleo interior, cuyo radio
es de unos 1.275 km, es sólido. Ambas capas
del núcleo se componen de hierro con un
pequeño porcentaje de níquel y de otros
elementos. Las temperaturas del núcleo interior pueden llegar a los 6.650 °C y
su densidad media es de 13. Su presión (medida en GigaPascal, GPa) es
millones de veces la presión en la superficie. El núcleo interno irradia
continuamente un calor intenso hacia afuera, a través de las diversas capas
concéntricas que forman la porción sólida del planeta. La fuente de este calor es
la energía liberada por la desintegración del uranio y otros elementos radiactivos.
Las corrientes de convección dentro del manto trasladan la mayor parte de la
energía térmica de la Tierra hasta la superficie

12
3.7. DERIVA CONTINENTAL
Se llama así al fenómeno por el cual las placas que sustentan los continentes se
desplazan a lo largo de millones de años de la historia geológica de la Tierra.

Este movimiento se debe a que continuamente sale nuevo material del manto
por debajo de la corteza oceánica. Así, se crea una fuerza que empuja las zonas
ocupadas por los continentes (las placas continentales) y las desplaza.

En 1620, el filósofo inglés Francis Bacon se fijó en la similitud que presentan las
formas de la costa occidental de África y oriental de Sudamérica, aunque no
sugirió que los dos continentes hubiesen estado unidos antes.

La propuesta de que los continentes podrían moverse la hizo por primera vez en
1858 Antonio Snider, un estadounidense que vivía en París.

3.8. LA TEORÍA DE WEGENER

En 1915 el meteorólogo alemán Alfred Wegener publicó el libro "El origen de los
continentes y océanos", donde desarrollaba esta teoría, por lo que se le suele
considerar como autor de la teoría de la deriva continental.

Según esta teoría, los continentes de la Tierra habían estado unidos en algún
momento en un único "supercontinente" al que llamó Pangea. Más tarde Pangea
se había escindido en fragmentos que, a causa de las fuerzas internas de la
Tierra, fueron alejándose lentamente de sus posiciones de partida hasta alcanzar
las que ahora ocupan. Al principio, pocos le creyeron.

Lo que volvió aceptable esta idea fue un fenómeno llamado paleomagnetismo.


Muchas rocas adquieren en el momento de formarse una carga magnética cuya
orientación coincide con la que tenía el campo magnético terrestre en el
momento de su formación.

A finales de la década de 1950 se logró medir este magnetismo antiguo y muy


débil (llamado "paleomagnetismo") con
instrumentos muy sensibles. El análisis de
estas mediciones permitió determinar dónde se
encontraban los continentes cuando se
formaron las rocas. Se demostró así que todos
habían estado unidos en algún momento del
13
pasado. Por otra parte, desconcierta el hecho de que algunas especies botánicas
y animales se encuentren en varios continentes. Es impensable que estas
especies puedan ir de un continente a otro a través de los océanos, pero sí
podían haberse dispersado fácilmente en el momento en que todas las tierras
estaban unidas. Además, en el oeste de África y el este de Sudamérica se
encuentran formaciones rocosas del mismo

3.9. TECTÓNICA DE PLACAS

Durante miles de millones de años se ha ido


sucediendo un lento pero continuo
desplazamiento de las placas que forman la
corteza de nuestro planeta Tierra.

Este movimiento se origina por la llamada


tectónica de placas, una teoría que complementa
y explica la deriva continental.

Los continentes se unen entre sí o se fragmentan, los océanos se abren, se


levantan montañas, se modifica el clima, influyendo todo esto, de forma muy
importante en la evolución y desarrollo de los seres vivos. Se crea nueva corteza
en los fondos marinos, se destruye corteza en las trincheras oceánicas y se
producen colisiones entre continentes que modifican el relieve.

Las bases de la teoría

Según la teoría de la tectónica de placas, la corteza terrestre está compuesta al


menos por una docena de placas rígidas que se mueven a su aire. Estos bloques
descansan sobre una capa de roca caliente y flexible, llamada astenosfera, que
fluye lentamente a modo de alquitrán caliente.

Los geólogos todavía no han determinado con exactitud cómo interactúan estas
dos capas, pero las teorías más vanguardistas afirman que el movimiento del
material espeso y fundido de la astenosfera fuerza a las placas superiores a
moverse, hundirse o levantarse.

El concepto básico de la teoría de la tectónica de placas es simple: el calor


asciende. El aire caliente asciende por encima del aire frío y las corrientes de
agua caliente flotan por encima de las de agua fría.

14
El mismo principio se aplica a las rocas calientes que están bajo la superficie
terrestre: el material fundido de la astenosfera, o magma, sube hacia arriba,
mientras que la materia fría y endurecida se hunde cada vez más hacia al fondo,
dentro del manto.

La roca que se hunde finalmente alcanza las elevadas temperaturas de la


astenosfera inferior, se calienta y comienza a ascender otra vez.

Este movimiento continuo y, en cierta forma circular, se denomina convección.


En los bordes de la placa divergente y en las zonas calientes de la litosfera sólida,
el material fundido fluye hacia la superficie, formando una nueva corteza.

3.10. FORMACIÓN DE LOS OCÉANOS


En tiempos de la formación de la Tierra, el planeta se encontraba a una elevada
temperatura, por lo que no le resultaba posible retener ningún tipo de atmósfera.
La ausencia de nubes de vapor de agua y océanos en la tierra primigenia era
causa directa de su temperatura, ya que el agua se encontraba combinada con
los materiales rocosos. Con el paulatino enfriamiento de la Tierra, los materiales
más pesados se fueron solidificando y compactando, siendo los materiales más
ligeros como el vapor de agua y los gases, expulsados hacia el exterior, esto
daría origen tanto a los mares y océanos como a la atmósfera.

Durante un largo periodo de tiempo el agua era expulsada en forma de vapor a


través de las grietas de la corteza terrestre, que se condensó lentamente antes
de originar las primeras lluvias, las cuales se prolongaron aproximadamente
durante 60.000 años. Hoy en día y desde su formación hace 4.000 millones de
años, aún se mantiene la duda de si la cantidad de agua total es constante o si
15
ha seguido incrementándose hasta hoy. Las constantes erupciones volcánicas,
que también liberan vapor de agua, parecen dar más peso a la segunda teoría,
aunque el nivel apenas ha variado en los últimos 100 millones de años.

Los océanos comenzaron a tomar su forma actual a medida que los continentes
se desplazaban, primero en forma de grandes cuencas que se habían formado
de agua de lluvia, y después uniéndose entre sí con la separación gradual de las
masas terrestres. La salinidad de los mares y océanos se debe a la
concentración de sales disueltas que se originan durante las erupciones
volcánicas, además de los materiales que arrastran los ríos y que depositan en
el mar. Un proceso de millones de años dio forma a los océanos, pero tristemente
y al ritmo de contaminación actual, podría quedar irremediablemente dañado en
menos de medio siglo. (Márquez 2017)

3.11.LECHO OCEÁNICO O RELIEVE OCEÁNICO


El fondo de los océanos no es plano. Por el contrario, tiene un complejo relieve
formado por llanuras abisales, cordilleras o dorsales y profundas quebradas u
hoyas submarinas. Desde el borde costero y hacia el interior del mar, se van
sucediendo: la plataforma continental, que tiene hasta 200m de profundidad y se
extiende hasta 70 a 1200 km de la costa; el zócalo o talud continental, que es el
desnivel que se produce entre la plataforma continental y las profundidades
marinas, y las fosas abisales, que son las zonas más profundas del relieve
marino.

3.12. RELIEVE OCEÁNICO


Se le considera relieve a aquellas alteraciones que afecten a una superficie que
sea totalmente plana, ya sea por una depresión, hundimiento de la superficie o
del terreno, y por un aumento en la elevación a lo cual se le da el nombre de
relieve. Por ello al terreno del fondo marino se le da el nombre de relieve
oceánico o submarino y hace referencia a la forma de lecho oceánico. Sus
estructuras se han formado durante años por efecto de los desplazamientos de
las placas tectónicas de la tierra y movilización de ciertos sedimentos. (Savin,
2017)

16
Tal como la corteza de la tierra, el fondo del océano está en constante
transformación. Ya sea a través de los sedimentos depositados por la acción de
las mareas, terremotos o volcanes, el fondo del mar todavía está en
transformación.

El fondo del mar se compone de numerosas cadenas montañosas, inmensos


agujeros llamados fosas e incluso de mesetas. Se considera, generalmente, el
relieve oceánico como la parte de la corteza que está sumergida por los océanos
y que es denominada de corteza oceánica.

3.13. ORIGEN DEL RELIEVE


OCEÁNICO

Cada vez que se producen desplazamientos


tectónicos lógicamente suceden los
desplazamientos de tierra y es ahí cuando se
acumulan partes del terreno o existen
separaciones de la placa en donde se abren la
fosa marina.
A su vez las olas tienen un efecto de constante erosión dando así moldeos a la
costa y este a su vez arrastrando también los sedimentos de las orillas y dando
pasó a que moldeen las profundidades.

17
Generalmente, la correspondencia entre el dominio continental y el marino no se
da de manera brusca, pues va aumentando poco a poco la pendiente de
descenso hasta llegar a las profundidades del océano.
La zona de transición tiene el aspecto de una plataforma que se inicia
inmediatamente después de la línea de costa. En periodos geológicos recientes,
gran parte de esta plataforma se encontraba fuera del mar. Al cambiar el nivel
del agua durante las glaciaciones, la plataforma fue cubriéndose, pero conservó
la mayoría de sus características continentales, que han cambiado a través del
tiempo debido a los procesos de erosión y sedimentación. A esta plataforma se
le llama plataforma continental.
La plataforma continental es la primera provincia del borde externo del margen
continental y se encuentra después de la zona costera, hacia el mar. Con el
avance y retroceso de la línea de costa, las características de las plataformas
han cambiado; unas son de tipo continental y otras totalmente submarinas.
Estas plataformas que son muy diversas, resultan más irregulares en las
regiones tropicales que en las zonas frías. Están conformadas por procesos de
sedimentación y por la actividad de organismos sedentarios como los corales.
En la costa del Océano Pacífico de América del Norte, la plataforma es reducida,
puesto que allí existen fuertes corrientes. En la Sonda de Campeche, situada en
el Golfo de México y en donde el movimiento de las aguas oceánicas es mínimo,
se encuentra muy extendida. En la desembocadura de los grandes ríos, que son
áreas de sedimentación, alcanzan grandes dimensiones. Se considera que la
plataforma más ancha del mundo es la del Mar de Barents en el Océano Artico,
que tiene 1 000 kilómetros de longitud.
La extensión promedio de las plataformas continentales mundiales es de 200 a
600 metros, y su profundidad media es de 150 a 200 metros.
La zona que ha estado expuesta a la acción de los glaciares presenta las
plataformas continentales de mayor profundidad, como las de Groenlandia, que
llegan a tener de 300 a 400 metros de profundidad, en contraste con la del Mar
de Beaufort, al norte de Alaska, que sólo tiene 70 metros en determinados sitios.
En algunos lugares, las plataformas continentales tienen uno o dos escalones en
el borde que las une al talud continental. Dichos escalones son planicies
marginales.
El talud continental es de mayor declive que la plataforma, y llega de 1 500 a 3
000 metros de profundidad, donde se localiza el borde continental.
La topografía del talud es muy irregular. Está cubierta en 50 o 60 por ciento por
fango sedimentario; en 25 por arena; en 15 por roca desnuda y en 10 por ciento
por restos orgánicos. Además, abunda en depresiones y cuencas. Su origen es
tectónico y sedimentario.
Una de las irregularidades más marcadas en el talud son los cañones
submarinos, surcos profundos cortados verticalmente en forma de V a modo de
valles sumergidos. Estos se localizan a profundidades de 2 000 a 4 000 metros.

18
El Gran Cañón de Hudson, situado en la costa oriental de América del Norte,
tiene 300 kilómetros de longitud y su mayor profundidad es de 3 500 metros.
La inclinación de la superficie del talud varía en las diferentes regiones del
planeta. Con 2º 55", la mínima, se encuentra en la costa de la India, y con 5º 20",
la máxima, se halla en la costa del Océano Pacífico de América del Norte.
El borde continental se ubica a continuación del talud, y es difícil reconocer el
lugar en donde se inicia. Es la zona de transición entre el talud y el suelo profundo
del océano. Su inclinación es semejante a la de la plataforma continental, y tiene
un metro más de profundidad por cada 1 000 metros.
En el fondo del mar se encuentran también los cañones submarinos, que son
canales hendidos profundamente en la roca del fondo y los cuales constituyen
uno de los principales enigmas científicos. Se sabe que, en la tierra, las fuerzas
de la erosión, el viento, la lluvia y las corrientes de los ríos han abierto los
cañones, como el Gran Cañón del río Colorado, pero en el océano no existen
estos factores de erosión.
En un principio se creyó que esos cañones habían sido abiertos por antiguos ríos
en épocas en que el nivel del mar era mucho más bajo que en la actualidad. Esa
teoría fue desechada, cuando se descubrieron cañones a miles de metros de
profundidad, cuando resultó imposible creer que el nivel del mar hubiera estado
tan bajo.
Los geólogos adoptaron otra teoría, que no fue aceptada unánimemente.
Propuesta por el doctor Reginald A. Daly, de la Universidad de Harvard, dice que
las "corrientes de turbiedad", enormes ríos de lodo que fluyen en el fondo del
océano, han abierto los cañones. Esas corrientes, que se mueven a velocidades
de 30 a 80 kilómetros por hora, actuaron supuestamente en el fondo del mar
como los ríos que corren sobre la tierra: arrastrando tanto arena cortante y grava
como lodo blando, en un curso en el que se excavarían grandes cañones. Sin
embargo, todavía se tiene mucho que estudiar sobre los cañones submarinos.
Sobre la superficie del fondo oceánico también existen salientes que reciben el
nombre común de montañas oceánicas las cuales se pueden diferenciar en tres
tipos distintos: islas volcánicas, montañas marinas y guyots.
Las islas volcánicas son elevaciones aisladas generalmente alejadas de los
continentes, y posiblemente originadas debido a la segmentación de las grandes
cordilleras. Su parte más elevada sobresale de la superficie del mar, y se
diferencian de las islas continentales por ser de menor tamaño.
Existen picos colosales que se levantan desde las profundidades. El mayor es el
de la Isla Mauna Kea, en Hawai, que tiene 9 450 metros desde el fondo del mar
hasta su cima, y el cual sobresale 4 250 metros de la superficie de las aguas.
Las montañas marinas son elevaciones que alcanzan más o menos un kilómetro
de altitud, y se pueden encontrar aisladas o en grupos de 10 a 100. Son más
abundantes en el Océano Pacífico que en el Atlántico. Algunos geólogos marinos
estiman que existen 20 000 en todos los mares y que se originaron a raíz del
hundimiento de volcanes provocado por movimientos de la corteza terrestre.
19
En la zona situada entre la costa de Nueva Inglaterra, donde se localiza el Banco
de Georges y las Bermudas, se encuentra una de las mayores agrupaciones de
montañas marinas. Si estas elevaciones son de cima plana reciben el nombre
de guyots, y posiblemente tienen el mismo origen que las montañas marinas. Se
supone que fueron islas que se sumergieron, pero esta teoría es todavía muy
discutida. En la actualidad sólo se conocen unos cuantos cientos de ellos, la
mayoría en el Océano Pacífico. Algunos muestran formaciones coralinas, como
los del Archipiélago Tuamotu, en el Océano Pacífico meridional, entre Australia
y América del sur.
Las regiones planas que se encuentran en el fondo del océano entre las
formaciones topográficas representan al llamado piso abisal, que tiene una
inclinación muy ligera, menor de un metro por cada 1 000 metros; se hallan en
profundidades de 5 000 a 10 000 metros, como los planos abisales que se
localizan a los lados de los dorsales atlánticos. Su origen es muy discutido, y
para determinados autores su formación se debió a la influencia de grandes
volúmenes de lava solidificada que se escurrió sobre el lecho oceánico; para
otros, son el resultado de un proceso de sedimentación continua.
En las últimas décadas han sido descubiertas en los fondos oceánicos unas
salientes rocosas en forma de tubos con paredes de aspecto esponjoso, de color
amarillento naranja, que lanzan por su boca una columna de humo negro-
grisáceo que llegan a alcanzar hasta 50 metros de altura. Son las
llamadas chimeneas o fumarolas. Fueron localizadas en varias regiones del
océano. Las que se encontraron en las Islas Galápagos y en la falla Rivera-
Tamayo a 21º Norte en la entrada del Golfo de California han sido muy
estudiadas.
En las salidas o bocas de estas chimeneas se concentran temperaturas muy
altas, que van de los 350 a 570º C, aunque la temperatura del agua en esa zona
es de 2º C. La presión con que sale la columna de humo debe ser muy fuerte,
pues logra vencer las 250 atmósferas que se tienen a 2 700 metros de
profundidad.
El humo contiene sulfuros y metales como el zinc y el hierro, por lo que se piensa
que pudieran ser fuentes futuras de estos minerales.
En un diámetro de 30 metros alrededor de una chimenea se han descubierto
abundantes organismos, como pogonóforos, ostras, ofiúridos, poliquetos y
esponjas, todos de mayor tamaño que los que viven en otras zonas del océano.

20
3.14. MORFOLOGÍA DEL FONDO OCEÁNICO

REGIONES NATURALES

 Plataforma continental. Es la superficie inmediatamente cercana a los


continentes, que corresponde por lo general a la parte donde los bañistas de una
playa se refrescan. Parte del margen continental, entre la costa y el punto donde
el agua tiene una profundidad hasta los 200 metros.

 Zona eufórica o fotosintética. La zona eufórica o fotosintética es un


área de la plataforma continental que se extiende sobre los 40 a 50 metros
de profundidad en aquellas regiones más alejadas del Ecuador, mientras que
estas mismas zonas aumentan su extensión hasta los 100 metros de
profundidad en regiones más próximas al Ecuador, donde el agua es más
clara.
Por sus características, en estos lugares existe infinidad de especies
vegetales que se desarrollan fácilmente gracias a la presencia de luz, y que
sirven de alimento a muchas especies animales marinos. Por su parte, la
fauna que se desarrolla suelen ser especies que se alimentan de plancton y
pequeñas especies vegetales.
 Zona disfótica. La zona disfótica se extiende hasta los 200 metros de
profundidad, por lo que es una extensión del relieve oceánico en la que llega
muy poca cantidad de luz y el desarrollo vegetal es prácticamente nulo.
21
 Zona afótica. La zona afótica es la región más profunda de las
plataformas continentales, prácticamente al comienzo del talud continental.
La presencia de luz es casi nula, por lo que las especies vegetales son
prácticamente inexistentes, dejando paso a especies animales de gran
tamaño. Es una zona que inicia desde el borde de la plataforma continental
y desciende abruptamente hasta una profundidad de 2,000 metros o más.
Conecta la plataforma y la corteza oceánica, pero es anterior a las
profundidades oceánicas.

 TALUD. El Talud es la zona de pendiente acentuada que lleva desde el


límite de la plataforma continental hasta los fondos oceánicos. Aparecen
hendidos, de vez en cuando, por cañones submarinos tallados por sedimentos
que resbalan en grandes corrientes que caen desde la plataforma al fondo
oceánico.
 CUENCAS OCEÁNICAS. Una cuenca oceánica o cubeta oceánica es
una depresión muy extensa, relativamente uniforme, de contornos más o
menos redondeados, que constituye el fondo de los océanos. Las cuencas de
los océanos alcanzan profundidades de 6.000 m., pero tienen sus bordes
limitados por la base del talud continental, situada a unos 2.000 m. de
profundidad.
 ELEVACIONES VOLCÁNICAS SUBMARINAS. La monótona topografía
de las llanuras abisales está ocasionalmente interrumpida por estructuras
volcánicas parcialmente enterradas, tales como los montes submarinos,
"seamounts" y "guyots”.

 MONTES SUBMARINOS O ABISALES. Son pequeñas elevaciones


submarinas de origen volcánico, de cimas aguzadas y de pendientes
abruptas que pueden tener centenares de metros (menor a 1.000
metros) por encima del fondo de las cuencas oceánicas.
Los montes submarinos están asociados a las dorsales oceánicas, que son
regiones de expansión de los fondos oceánicos.

 SEAMOUNTS: Corresponden a volcanes que se ubican en las cuencas


oceánicas y que no están asociados a las dorsales, sino que a los

22
puntos calientes que son regiones donde asciende material caliente
fundido que proviene del manto y que forman volcanes. Los seamounts
se elevan por más de 1.000 m sobre el fondo oceánico y se encuentran
distribuidos al azar, en grupos o alineados, generando verdaderas
cordilleras sumergidas.

 GUYOTS. Son montes sumergidos que


tienen cimas planas y se ubican en la llanura
abisal. Corresponden a elevaciones de origen
volcánico cuyas cumbres se erosionaron por
la acción de las olas y su actual posición se
debe a la elevación del nivel del mar o al hundimiento del fondo
oceánica.

 Dorsales oceánicas

Son levantamientos alargados del fondo oceánico que corren a lo largo de más
de 60.000 km. En ellas abunda la actividad volcánica y sísmica porque
corresponden a las zonas de formación de las placas litosféricas en las que se
está expandiendo el fondo oceánico.

DISTRIBUCIÓN DEL OCÉANO SEGÚN SU PROFUNDIDAD

 Región batial

Se extiende desde donde termina la plataforma continental o submarina (borde


continental) hasta los – 1.000 metros. A partir del borde, el suelo marino tiene un
declive abrupto muy acentuado; esta pendiente rápida se conoce con el nombre
de talúd.

 Región abisal

Se extiende a partir de los 1.000 metros hasta los – 5.000. Esta región se llama
también zona pelágica; en este fondo oceánico predominan los depósitos de
origen orgánico, el relieve de esta zona está poco desarrollada y puede ser
considerada como el reverso de los macizos de gran altura en los continentes.
Suponen aproximadamente el 40% del fondo del océano.
23
 Fosas

Después de los – 5.000 metros se encuentran cavidades muy estrechas, pero


de gran extensión, llamadas fosas. Las mayores profundidades oceánicas se
han medido en esas fosas, que se encuentran en zonas fuertemente dislocadas
o de grandes plegamientos. Abundan especialmente en el Océano Pacífico, en
el borde exterior de las guirnaldas insulares que enfrentan al continente asiático.

 Principales fosas

 El abismo Emden, en Filipinas, de 10.793 metros


 El de Rampao, en el archipiélago oceánico de Bonín, de 10.660 metros.
 El de Nero, en las Islas Marianas, de 9.636 metros
 La fosa de Japón, de 9.435 metros
 El abismo de Aldrich, en las islas Kermadek, de 9427 metros
 La fosa de Tonga, de 9.184 metros
 El abismo Planet, en las islas Salomón, de 9.148 metros

IV. CONCLUSIONES

 El agua se originó a medida que la tierra primitiva se fue enfriando, esto


permitió que el vapor de agua presente en la atmósfera primitiva se
condensara y se produjeran las primeras lluvias, lo que dio lugar a la
formación de los océanos, todo esto se supone que ocurrió hace
aproximadamente 4.000 millones de años, en la actualidad se plantean
dos teorías sobre el origen del agua en la Tierra.
 Los océanos comenzaron a tomar su forma actual a medida que los
continentes se desplazaban, primero en forma de grandes cuencas que
se habían formado de agua de lluvia, y después uniéndose entre sí con la
separación gradual de las masas terrestres. La salinidad de los mares y
océanos se debe a la concentración de sales disueltas que se originan
durante las erupciones volcánicas, además de los materiales que
arrastran los ríos y que depositan en el mar. Un proceso de millones de
años dio forma a los océanos.
 En suelo del fondo del mar es muy variado donde podemos encontrar
fosas oceánicas, mesetas oceánicas, montañas, cordilleras submarinas,
dorsales oceánicas, cañones o valles submarinos, guyots, colinas
abisales, etc.

24
V. Bibliografía
Basilo, T. (23 de agosto de 2016). relieve oceanico. Obtenido de
https://naturaleza.paradais-sphynx.com/hidrosfera/relieve-oceanico.htm
Espada, C. (15 de Abril de 2015). GEO ENCICLOPEDIA . Obtenido de GEO
ENCICLOPEDIA : https://www.geoenciclopedia.com/relieve-oceanico/
José Luis Casamor. (27 de noviembre de 2018). The Conservation . Obtenido de The
Conservation : https://nmas1.org/news/2018/11/27/relieve-submarino-ciencia
Marquez, J. (17 de octubre de 2017). universomarino. Obtenido de
https://universomarino.com/2013/09/11/como-se-formaron-los-oceanos/
Noriega, J. (12 de enero de 2015). origen del la tierra. Obtenido de
http://www.cofes.org.ar/descargas/info_sector/Agua_Temas_Varios/Origen_del
_agua_en_la_Tierra.pdf
Savin, E. (4 de Abril de 2017). Paradais Sphynx. Obtenido de Paradais Sphynx:
https://naturaleza.paradais-sphynx.com/hidrosfera/relieve-oceanico.htm

25