Está en la página 1de 9

Hombre mirando al sudeste, analizado desde la psicopatología

Docente:
Carol Viviana Ruiz

Presenta:

Diego Fernando Bernal Díaz

NRC: 2477

JHONNY ALEXANDER FIGUEROA GARCIA


Jhonny Alexander Figueroa García

Corporación Universitaria Minuto De Dios


Facultad de ciencia humanas y sociales
Programa de psicología.
Septiembre de 2019
Hombre mirando al sudeste, analizado desde la psicopatología

La película propone un argumento muy clínico en relación con la psicología, nos

ayuda a comprender los trastornos mentales, su diagnóstico, tratamiento y seguimiento,

aunque no se presencie este último, Igualmente plantea las dudas internas que padece el

psiquiatra. Para empezar con Rantés al iniciar la conversación con el doctor, y es cuando

dice “o no quiero que me cure; quiero que me entienda". El filme plantea como la

psicología debe replantearse y demuestra el verdadero actuar de una institución mental, en

este caso se da en relación a un sujeto que como cualquiera puede tener deseos y

pensamientos en contra vía de lo que dicta una sociedad normal, la ética profesional del

psicólogo y su trato enfocado a medicar mas no a curar, nos pone a pensar que las

conductas de Rantés son diferentes, pero no por ello desadaptativas, determinar quién está

loco responde a una conveniencia que se da actualmente en el modelo social, propendiendo

a que el pensar diferente es sinónimo de padecer algún tipo de trastorno.

Ese argumento de la película está basado en un contexto donde el determinismo y

objetividad eran fundamentales, es importante tener presente que:

Si hay una línea que divide a la normalidad de la anormalidad, ¿cómo podemos

decidir el momento en que se ha cruzado? Muchas personas que padecen problemas

mentales serios funcionan cuando menos de forma mínimamente adecuada en

ciertos aspectos de sus vidas. Otras, que parecen normales, tienen una idiosincrasia

fastidiosa o molesta. ¿Cuáles son las responsabilidades de los servicios de salud


mental ante los que buscan su ayuda? (Sarason, Sarason, Sáinz & Seligson, 1990 p.

367).

Entonces cual es el papel de la psicología, y como podemos cambiar esa realidad, en

el filme también podemos evidenciar conductas adaptativas y desviadas tanto en los

catalogados enfermos, como en personas que se consideran normales o estables. La crítica

que hace el filme a la psicología denota las falencias de una ciencia que aísla sus enfermos

y les trata como seres diferentes a lo que son. Sugiere que todos están locos, solo que

algunos lo aceptan y otros lo niegan.

En ese sentido cabe resaltar que asociado a la psicología en el filme encontramos

una serie de comportamientos que van a dar cuenta en este ejercicio académico que

podemos catalogar como conductas desviadas, La primera es cuando Rantés afirma venir

de otro planeta para cumplir el deseo de un superior, pudiendo ser considerado como genio

o demente. Esa aseveración y comportamientos de el cómo, no reaccionar a sentimientos o

sensaciones son conductas poco usuales.

Ilustración 1 Ilustración 2

Algunas otras conductas desviadas tales como el uso de símbolos y figuras que

hacen alusión a que entendían solo los enfermos del hospital (Ilustración 1), cuando es
sorprendido en el laboratorio de patología los esconde (Ilustración 2). Mirar hacia el

sudeste durante horas, sin moverse. Se ubica en el jardín en la posición de transe

(Ilustración 3), otra conducta extraña es cuando arroja el radio con su mente al suelo y

distrae al guarda de seguridad (Ilustración 4)

Ilustración 3 Ilustración 4

Otra conducta que se puede referenciar es cuando Rantés mueve con su mente la

comida a la familia pobre y rompe los vasos del restaurante para que se puedan ir sin ser

juzgados (Ilustración 5). Rantés muestra una conducta adaptativa al querer bailar en el

concierto y demostrar que tiene todas las capacidades como cualquiera, podía tocar piano,

curar, escribir e investigar como cualquier genio en el tema (ilustración 6).

Es conducta desviada cuando los demás enfermos siguen e imitan las conductas de

Rantés, pero no representa algo desadaptativo, es raro para el contexto de la época. Ya que

lo adulaban y lo consideraban el salvador (ilustración 7)


Ilustración 5 Ilustración 6

Ilustración 7

Una conducta adaptativa es la del psiquiatra que para no ser despedido y señalado, acude a

hacer lo que debe, tomando la decisión de medicar a Rantés y seguir ordenes de su jefe

(ilustración 8). Las inadaptaciones varían desde los temores crónicos que causan

problemas, pero no representan ningún impedimento hasta la distorsión severa de la

realidad y la incapacidad para funcionar en forma independiente (Sarason et al., 1990 p.

289). Es así como podemos catalogar la conducta desadaptativa y desviada el hecho de no

consumir el alimento que se le da durante días en el caso de Rantés como protesta

(ilustración 9), sin embargo, cabe recordar que no toda conducta desviada es desadaptada.
Ilustración 8 Ilustración 9

Por

Una conducta adaptativa de Rantés es cuando toma las pastas que le dan en el

sanatorio pero no las ingiere, simplemente trata de vivir con las costumbres y hacer creer a

los médicos que cumple con lo requerido. ¿Pero el psiquiatra será que también tuvo

conducta desadaptativa? ¿Quizás cuando sentencio a Rantés a la medicación al punto de

llegar al estado catatónico y luego su muerte? fue negligente? (ilustración 10). Claramente

las conductas adaptativas tanto de Rantés y el psiquiatra están enfocados en lograr la

aceptación social, a pesar de que Rantés culmino todas las pruebas de inteligencia en nivel

genio, el psiquiatra cumple con el debido proceso de su oficio.

Ilustración 10

Esta película, genera una gran reflexión y brinda argumentos para replantearnos el

nivel hasta donde la psicología y la psiquiatría son determinantes y que límites posee, por

ejemplo; encontramos que el uso del tratamiento farmacológico se da en todos los pacientes
del instituto mental, partiendo de la hipótesis que se pretende anular el individuo para

“curarlo” (Labrador, Echebura, Becoña, Elisardo, 2000). El método utilizado en la época y

el contexto sugieren que no se tienen en cuenta variables externas y diferencias en los

casos, es importante precisar que:

Debemos tener en cuenta que actualmente, existen documentos, como el DSM-V,

destinados a ser utilizados como pauta a los profesionales de esta ciencia , pueden

ser aplicados de forma generalizada y sirven como base para toda una corriente

psicológica. Aquellos profesionales que confían en este tipo de práctica parten de la

afirmación que la eficacia de una intervención depende de la aplicación de la técnica

derivada de seguir fielmente los pasos de evaluación que proponen. (Blasco, 2008,

p. 2).

Sin embargo, cuando el psiquiatra descubre que es un tipo genial, inteligente y

educado, empieza a detectar que hay causas intrínsecas en cada uno de los seres reconoce

que no puede ser tratado bajo un método empírico y estandarizado, además el psiquiatra

quiere aplicar un tratamiento alternativo, por lo que es inmediatamente censurado. Es como

si nos mostrara que la finalidad del psiquiatra es aplicar pruebas y medicar sin detenerse a

evaluar variables posibles que potencien el fenómeno.

Es así como en ese contexto de la película empiezan los cuestionamientos y según

Sarason et al (1990):

Muchos trabajadores clínicos e investigadores empezaron a considerar los conflictos

internos como la causa principal de infelicidad personal y de fracaso para adaptarse

en el aspecto social. Este enfoque hacia las emociones y los sentimientos


irracionales estableció las bases de los escritos de Sigmund Freud de principios del

siglo XX acerca de los procesos mentales y su relación con la conducta perturbada.

(p. 20)

Por lo que se asocia que la película considera también aspectos del psicoanálisis que

llevan a pensar que se busca reconocer la subjetividad de cada individuo. El director del

filme toma como concepto de enfermedad mental la “estupidez humana”, que es la que

define como seres trastornados aquellos que no están dentro de la media del pensamiento o

su mayoría. De tal forma que no podemos decir cuando alguien está loco, y nosotros

cometer actos barbaros e inhumanos que se alejan de lo que haría una persona plenamente

normal.

El autoritarismo para diagnosticar una enfermedad mental conviene a unos pocos.

“En la Edad Media los leprosorios se multiplicaron hasta el fin de las Cruzadas y,

posteriormente, cuando no había más leprosos en Europa, se empieza a excluir a personas

con enfermedades terminales y a los denominados locos” (Sánchez, 1997, p. 19).

Así la estupidez humana, es la enfermedad mental que mas problemas y conflictos

en el mundo conlleva, la tarea está en educar profesionales que reconozcan que no somos

todos “robots” por lo tanto, no aplican las mismas técnicas de mantenimiento e intervención

para el grupo y entender que las personas no necesitan ser curadas siempre, a veces tan solo

comprendidas.
Referencias

A. Sarason, I. G., Sarason, B. G., Caso Sáinz, M. L., & Seligson, I. (1990). Psicología

anormal: Los problemas de la conducta desadaptada (3a ed.). México: Trillas.

B. Labrador, F. , Echebura, E., Becoña, I, Elisardo (2000). Guía para la elección de

tratamientos psicológicos efectivos. Compliance, indentification, and

internationalization: three processes of attitude change. Journal of conflict

resolution, 2, (pg 31-60)

C. Blasco, O (2008). Reflexión Hombre Mirando al Sudeste. Nota: 10, Apuntes de

Psicología. Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Recuperado de

https://www.docsity.com/es/reflexion-hombre-mirando-al-sudeste-nota-10-6/2925150/

D. Sánchez Gambóa, M. (1997). Poder y locura. Quito: Abya-Yala.