Está en la página 1de 5

CLASE 7: HABILIDADES NO VERBALES

POSTURA CORPORAL
Evitar las "formas no comunicativas":
Formas rígidas: El orador debe mostrar vida y la vida está en el movimiento.
Formas derrumbadas: Actitud caída, encorvada, aspecto indolente, apático, abatido, falta de entusiasmo.
POSTURA DE PIE:
· Apoyarse sobre las dos piernas ligeramente abiertas, con aplomo y seguridad. Indica que el orador domina el
escenario y que se va a mover con facilidad. Debe moverse, gesticular, andar, cruzar el escenario sin
demostrar miedo. Es importante tomar en consideración las siguientes reglas:
 Moverse con naturalidad, junto con la expresión corporal, despierta interés. No estar inmóvil.
 Cruzar las piernas denota actitud de defensa y nerviosismo.
 No dar nunca la espalda al público mientras se habla, aunque estemos escribiendo en la pizarra.
 En una conferencia, cuyo objetivo sea movilizar a alguna acción, hablar de pie.
 Controlar los movimientos del cuerpo, desplazarse de vez en cuando de manera definida.
 No llevar nada en la mano que distraiga la atención.
 No tocarse ninguna parte del cuerpo.
POSTURA SENTADO:
Medio cuerpo queda oculto y eso obliga a ser más expresivo con lo que queda visible. La expresión facial
cobra importancia, todos estarán atentos a su rostro, la mano será un aliado para apoyar su mensaje. La
ventaja es la comodidad; la desventaja es la falta de movimiento perdiendo el orador su fuerza de expresión:
 Sentarse cómodamente, sin recostarse sobre la mesa ni desaparecer tras ella hundiéndose en la silla.
 Mantener los brazos sobre la mesa para tener mayor seguridad, pero con elegancia.
 Si los pies o piernas son visibles, evitar movimientos que distraigan la atención del público.
 Evitar las manos cerradas, los brazos o piernas cruzadas.[
 No tocar el borde de la silla, ni se tome de las rodillas.
PORTE: Es la buena disposición, decencia, lucimiento y sencillez, despierta la simpatía.

GESTOS CON LAS MANOS


LA PALMA ABIERTA
Extender una o ambas manos hacia adelante y a la altura de los hombros, con los
dedos relajados y el pulgar ligeramente hacia arriba. Demuestra cercanía,
sinceridad, que los demás confíen en el orador. ¿Qué puede salir mal? Si la usas
por demasiado tiempo puede parecer que tu honestidad es más bien un engaño.
PALMA EN REVERSA
Una o ambas manos se proyectan hacia adelante y luego regresan hacia el torso,
con las palmas hacia el pecho. Significa abrazar a la audiencia, aproximarla para
que apoye o se identifique con tu punto de vista.
¿Qué puede salir mal? El exagerar la palma en reversa te hará ver como un
ególatra y narciso, dirigiendo tus manos hacia ti todo el tiempo.
PALMA LATERAL
Parece Kung Fu, pero no tiene nada de violenta o agresiva. Se usa para persuadir,
exponer debilidades o amenazas. Se levanta una o ambas manos de forma lateral,
subirlas y bajarlas como un apretón de manos. Con los dedos separados comunica
flexibilidad y disposición al trabajo en equipo, con los dedos juntos denota
dirección y autoafirmación. Con una sola mano, deseo de acercarse a la audiencia y tocarla. El movimiento
vertical marca el ritmo de las palabras. ¿Qué puede salir mal? Es un gesto cómodo de hacer (y de abusar).
ENTRELAZAMIENTO
Se usa para negociar, en la mediación o resolución de conflictos. Las manos y los
dedos se estiran totalmente y se entrelazan, en señal de unión de dos posturas
opuestas. No se llega a tocar el pecho, sino que más bien se muestra al público. ¿Qué
puede salir mal? Pierde su efecto si no mantienes el contacto visual.
LA PINZA
La mano toma con suavidad y con dedos relajados un objeto imaginario entre el
pulgar y el dedo índice. Se usa para denotar precisión y exactitud. Por ejemplo al dar
un dato preciso, o una orden. Si la mano se acerca al cuerpo, significa “pequeñez“. Si
se aleja, significa “exactitud“.
LA GARRA
Su significado es similar al de la pinza, pero su efecto es más poderoso al usar la
mano entera como quien tiene en su poder una herramienta o arma. La mano parece
agarrar con fuerza una pelota de tenis. Se usa para demostrar al público que el tema
del que hablas casi escapa a tu dominio, comprensión y poder. Busca que el público
comparta esa lucha y la haga suya. ¿Qué puede salir mal? Se debe practicar para
conseguir el efecto dramático esperado.
EL PUÑO
Expresión máxima del poder, determinación, resistencia. Cuando el discurso llega a
su clímax, el puño puede agitarse de arriba hacia abajo. El cuerpo, el tono de voz y
la palabra enérgica deben trabajar juntos en esta expresión tan poderosa. En un
discurso, se reserva para el cierre. ¿Qué puede salir mal? Si el público no se ha
“enganchado” con el tema a lo largo del discurso, ningún puño logrará animarlo; y
si abusas de él, ¡parecerás un caudillo populista!

GESTOS A EVITAR CON LAS MANOS Y LOS BRAZOS AL HABLAR EN PÚBLICO


1. Esconder las manos: detrás de la espalda o en los bolsillos. Falta de honestidad o esconder información.
2. Cruzarse de brazos: Denota estar a la defensiva. Juntar las manos frente el cuerpo, como si nos
cubriéramos con estas, puede ser muestra de inseguridad.
3. Palmas hacia abajo: Mostrar las manos con las palmas hacia abajo impone autoridad, genera
antagonismo en los interlocutores. Ejemplo: el saludo del Tercer Reich.
4. Señalar: Hostilidad. Cerrar la mano y apuntar con un dedo es gesto desagradable, como un golpe
simbólico a quien se señala.
5. Tocarse la cara: Llevarse las manos a la cara (boca, ojos, orejas, nariz, cuello) indica duda,
incertidumbre, inseguridad, ansiedad, ocultar información. Los gestos usados de manera muy evidente o en
puntos clave de la exposición, puede poner en juego nuestra credibilidad y la efectividad del mensaje.

EXPRESIONES FACIALES
El rostro es el principal sistema de señales para mostrar emociones. Es lo primero observamos al interactuar.
En fracciones de segundo nuestro cerebro emocional decide si una cara nos gusta o no, un proceso en el que
inicialmente no interviene la razón, y en el que no hay tiempo para pronunciar ni media palabra. En la cara se
reflejan de manera innata y universal las siete emociones básicas: alegría, sorpresa, tristeza, miedo, ira,
asco y desprecio. Cada una tiene su propio código. Hay 3 áreas de la cara responsables de su expresión:
1- la frente/cejas,
2- los ojos/párpados,
3- la parte inferior de la cara.
Una conducta socialmente hábil requiere una expresión facial de acuerdo con el mensaje. Si se muestra una
expresión facial de miedo o enfado mientras inicia una conversación, es probable que no tenga éxito.
Muestra vitalidad, expresión cordial, no exagerar ni sonreír falsamente.
La sonrisa:
- Puede utilizarse como sonrisa defensiva, como gesto de pacificación.
- Puede servir para transmitir el hecho de que a una persona le gusta otra.
- Puede suavizar un rechazo, comunicar una actitud amigable, y animar a que le devuelvan una sonrisa.

MIRADA
Parpadear demasiado: denota nerviosismo, aburrimiento, desconfianza. Inconscientemente, al pestañear
bloqueamos la visión de la persona que tenemos enfrente.
Variación de las pupilas. Cambios sutiles a veces escondidos por la intensidad de la luz. Pupilas dilatadas:
algo nos gusta. Pupilas contraídas: hostilidad.
Mirar a los ojos mientras se hace una petición aumentartu capacidad de persuasión. Cuando hablamos de
temas personales que nos incomodan, disminuimos el contacto visual.
Levantar las cejas: queremos agradar, implica falta de miedo.
Mirar hacia los lados expresa aburrimiento, de manera inconsciente, estás buscando una vía de escape.
Desviar la mirada puede expresar desinterés, vergüenza, indiferencia o inseguridad.
Mantener contacto de manera regular demuestra interés, con breves pausas para no resultar molesto. Las
personas inseguras o mentirosas no pueden mantener la mirada, por lo que se reduce su credibilidad.
Apartar la mirada: puede ser para reflexionar o recordar algo, pero sin observar otra cosa.
VIDEO 1 Cómo usar las manos al hablar en público (Sebastián Lora).
VIDEO 2 Gestos de las manos al hablar en público, 7 consejos (Jorge M. Gutiérrez).
VIDEO 3 Siete consejos para comunicar con las manosVIDEO 4 Expresiones faciales (Michael Jonas)

PROXEMIA:
Recuerda: Es la distribución y desplazamiento en espacios físicos. Puede ser distancia íntima, personal,
social y pública.

FUNCIONES DE LA VOZ
 Denotar nuestra personalidad.
 Comunicar nuestros sentimientos, actitudes y emociones.
 Transportar el mensaje.
 Generar imágenes.
 Hacer más interesante la comunicación.
 Conocer más del mensaje y de las personas a las que escuchamos.
 Expresar, hablar, comunicar.
Características de la voz: claridad, intensidad, variedad o flexibilidad vocal, volumen, velocidad, tono,
ritmo, pausas, énfasis.

VELOCIDAD DEL DISCURSO


Emplear una velocidad adecuada, hará que la comunicación sea fluida y el mensaje efectivo.
La velocidad debe ser equilibrada, ni demasiado veloz ni demasiado pausada.
Adaptar la velocidad del discurso (tiempo de elocución) a la del receptor para captar su atención.
Cómo adaptar el ritmo de nuestro discurso

Si una persona habla muy rápido probablemente desconectará si le respondemos muy lento y, por el
contrario, una persona de hablar pausado, no entenderá todo lo que le decimos si hablamos muy rápido.
Una buena velocidad media de elocución en conversaciones personales: 140-150 palabras por minuto.

LAS PAUSAS
Es un momento de silencio. Las pausas sirven para puntualizar los pensamientos. Las pausas de distinta
duración separan las palabras habladas en unidades que tienen un significado en conjunto.
Las pausas permiten inflexiones de la voz, cambio de tono y de ritmo y contribuyen a mantener la atención.
Las pausas pueden ser:
 Psicológicas: llamar a la reflexión, inducir preguntas.
 Lógicas: cuando lo exige el contexto de la frase. Generalmente son breves, al término de una frase
importante, o de mayor duración, cuando se va a abordar un nuevo desarrollo.
 Afectivas: cuando se desea suscitar la emoción del oyente.
 Respiratorias: cuando se agota la espiración, se hace forzosa la inspiración.
EJERCICIOS
Lee los siguientes textos haciendo pausas en los lugares apropiados a fin de resaltar determinadas ideas:
1- “¡Obrero! Te sientes defraudado en tu salario y sientes cómo abusan de ti. Tienes que firmar por treinta
cuando solo recibes quince. Lloras de rabia y rechinas los dientes, pero firmas, porque si no, tus hijos te
van a preguntar si esta noche tampoco se come...”

2- “Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se
convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque
se convertirán en tu destino.” Mahatma Gandhi, Gandhi

3- “Una tiranía fundada en el engaño, sostenida por el crimen, alimentada por vicios y tinieblas podrá
prevalecer por algunos años sobre la fuerza de los pueblos, pues muchas veces la culpa la tienen ellos
mismos. La tiranía es como el amor, comienza burlando, toma cuerpo si hay quien lo sufra, y habremos
de echar mano a las armas para contrarrestar al fin sus infernales exigencias. A la primera de las suyas,
alce la frente el pueblo, hiera el suelo con el pie, échele un grito, y de seguro se evitarán muchas
desgracias”.

RECOMENDACIONES:
1- Destacar las palabras importantes.
Lee golpeando las palabras que están en mayúsculas:
“Se necesita VALOR para sobrellevar las desgracias inesperadas. Para realizar los EMPEÑOS. Para
salir airoso y triunfante de las posiciones DIFÍCILES. Para no acobardarse ante los PELIGROS”.
2- Variar el tono de la voz
Evita hablar con tono monótono. Podemos resaltar una palabra o frase levantando o bajando el tono de
la voz sobre ella. Resalta las palabras que están en cursiva en el siguiente texto:
“Nadie es dueño del público sino cuando es dueño de sí; nadie es dueño de sí sino cuando es dueño de
la voz”.
3- Variar la velocidad del discurso.
Cuando hablamos en la conversación cotidiana, cambiamos constantemente la velocidad del discurso.
Esto es agradable, natural y enfático.
4- Hacer pausa antes y después de las ideas importantes.
Aprovecha el silencio como recurso. Utiliza pausas en los lugares más apropiados, a fin de resaltar, para
el oyente, determinadas ideas del texto.
EL SUBRAYADO VERBAL
Es el acto de pronunciar una palabra o frase con particular fuerza de expresión o colorido, para llamar la
atención del auditorio sobre ella por considerarla de mayor importancia respecto de las demás.
¿Cómo descubrir la palabra o frase de valor para resaltarla?
1. Palabra de enmienda
Resaltar palabras que indican una aclaración:
“No me molestó lo que dijiste sino la manera cómo lo dijiste...”
2. Palabras determinantes.
Señalan la base de una conclusión o la conclusión misma:
“Supe que mentías porque al hablar temblabas
“Al hablar temblabas; en ello me di cuenta de que mentías”.
3. Palabras interrogativas:
Intención enfática:
“¿Hasta cuándo hemos de soportar tanto abuso?”
4. Palabras repetidas
La repetición se hace con el fin de recalcar algo:
“Joven, no busques el descanso, busca la acción. La acción es el sendero que te guía al triunfo.”
“Espérame, dulce amor; aunque tarde en volver, espérame”.
5. Palabras antagónicas:
Tienen un significado opuesto, se encuentran cercanas y se refieren a un mismo asunto:
“Un palpitar melancólico y festivo me agita al recordar su partida. Melancólico, porque siempre lo
recuerdo; festivo, porque al irse vivo en libertad”.
6. Palabras significativas:
Encierran una idea importante que puede ser o será desarrollada a continuación:
“Su aspecto personal, sus modales, su derroche de gracia, sugerían que era una mujer de clase.”
7. Palabras que indican gradación:
Expresan una sucesión de hechos progresivos, ascendentes o descendentes en su significación:
“La pasión se agita en cada segundo. Se toman de la mano, se abrazan, se besan, y se trenzan en
un nudo de amor...”
8. Palabras que son respuesta:
Son la respuesta esperada a una pregunta explícita:
“¿Que si estoy dispuesto a luchar por lo que es nuestro? ¡Por supuesto!
9. Palabras subrayadas por un autor:
Cuando al leer una cita o un párrafo ajeno, encontramos letra en negrita, cursiva, mayúsculas, entre
comillas o subrayadas:
10. Dice Aguilar en su libro: “Lo reitero, el orador se hace; tú también puedes serlo”.

DISTRIBUCIÓN DE ARGUMENTOS EN EL MENSAJE:


Cicerón recomienda seguir la táctica de los generales que colocan en primera fila a los buenos soldados;
en el medio a los de menor eficiencia, y en la retaguardia a los más aguerridos.
Importa mucho, en efecto, impresionar desde un principio al auditorio con buenos argumentos.

ACCIÓN ORATORIA
Llamada por Cicerón elocuencia del cuerpo, comprende la voz, la fisonomía y el ademán.
- En la voz se debe atender el tono, la fuerza, el acento y la pronunciación.
- La fisonomía auxilia a la oratoria por la expresión del rostro.
- El ademán se expresa en los movimientos significativos del cuerpo, especialmente, brazos y manos.