Está en la página 1de 6

OSWALDO GIOVANI PASCUAL LÓPEZ 2048915

HUEHUETENANGO, 23 DE AGOSTO DE 2019.

EL CONTRATO SOCIAL
JUAN JACOBO ROUSSEAU
(COMENTARIO PERSONAL, APLICADO A LA REALIDAD NACIONAL Y
COYUNTURA GUATEMALTECA EN RELACIÓN AL DERECHO DE TRABAJO)

Es impresionante como obras maestras de la literatura están a disposición de toda la


colectividad y de todas las sociedades, para colaborar al aprendizaje, a la reflexión y
como no decirlo para el crecimiento académico y ético, el ser humano o animal humano
está siempre inmerso en los movimientos políticos y es allí donde el ser un buen hombre
asegurará un buen desarrollo de toda una colectividad, así pues, lo expresa el señor Juan
Jacobo Rousseau en su obra “el contrato social”, bajo canones sencillos y principios
básicos morales y éticos que una persona íntegra y las sociedades necesitan para
subsistir en armonía y pasividad.

En la actualidad este tipo de obras es poco valoradas pues como dijo alguien por allí,
estamos en otros tiempos y también son otros hombres, de lo que se defendía y quería
imponer como proyecto social es decir la democracia y nuevos formas de ver la
organización social, ya no se valoran como debiese de ser pues, en la actualidad el
intelecto cada vez se lo carcome la avaricia y el contener riquezas, es por ello que
nuestras sociedades actuales apegados a los nuevos sistemas económicos y financieros,
lejos de ser prósperos cada vez nos acercamos a un declive estructural político y ello
conlleva movimientos civiles de manifestaciones y descontentos de toda la soberanía es
decir un pueblo debidamente establecido en un determinado territorio, Guatemala no se
exceptúa de estos casos pues, si vemos nuestra economía nuestros avances y demás
intentos de desarrollo, encontramos que nuestras autoridades no han sabido controlar
nuestras riquezas, no por el desconocimientos sino por el factor económico lejos del
principio fundamental del bien común público.

Previo a entrar en materia de análisis de las hermosas paginas leída, me tomé el


atrevimiento de externar la sensación mental que deja este tipo de obras y más cuando
nuestra carrera académica es cien por ciento subjetiva y producto de una sociedad.
Realizaré el análisis y comentario basándome en escasos fragmentos importantísimos de
cada capítulo y excepcionalmente analizando generalidades de los libros contenidos en
la obra.
OSWALDO GIOVANI PASCUAL LÓPEZ 2048915
HUEHUETENANGO, 23 DE AGOSTO DE 2019.

Dentro del primer libro se leen aspectos importantes como la raíz de toda sociedad y
encontramos que efectivamente Rousseau concuerda con muchos más filósofos,
socialistas y psicólogos pues, el sostiene que una base sólida y primaria de vivir en
colectividad es la FAMILIA, pues, si bien es cierto necesitamos de autoridades macro,
en la familia se respeta y se ve como punto de referencia y comportamiento a los padres,
ya sea que el modelo incluya un buen actuar o mal actuar, todas estas acciones o
actitudes que los hijos desplieguen en la sociedad están inmersos en la educación y
formación de la conciencia y academia, en Guatemala actualmente estamos desposeídos
tanto de ciencia como de valores y es allí donde emana muchas de nuestras patologías
como Estado, porque entonces tenemos a millones de personas enfermas de la falta de
estas vitaminas elementales para un buen desarrollo armónico social.

Así mismo seguimos encontrándonos con aspectos como la libertad y la esclavitud, en


la antigüedad se impuso la esclavitud hacia todas aquellas personas conocedoras de
determinadas tierras y que se creía aguantaban malos tratos y soportaban jornadas
exhaustas como obreros en el campo pues, elementalmente antes que explotara la
civilización en la colonización de América se movía mucho la agricultura para suplir las
necesidades básicas, pero en realidad ¿somos libres? Y si es así de que libertad
gozamos, pues el sector económico nos controla como simples trabajadores y
consumistas de un sistema, me parece bien que hemos dejado de ser esclavos
físicamente pero ahora soportamos el trabajar para algo, para alguien o en su defecto
para pagar algo, estas últimas palabras son consecuencia de una mala organización
Estatal de los hombres, pues un país como Guatemala ni siquiera suple las necesidades
básicas o dicho de una mejor forma no suple sus deberes constitucionales consagrados
en la Constitución y a eso se le llama declive del sistema político estatal.

El primer pacto social del cual se habla es cuando como personas particulares
trasladamos nuestra soberanía a la representatividad en el mejor de los casos a personas
que son igual que nosotros y ocupan puestos públicos dentro de un gobierno pero, para
nada las monarquías son malas hasta que se desata en tiranía, pero este no es el punto
central lo que verdaderamente importa es que dejamos un poco de libertad para asegurar
la pasividad y progreso común, pues el primer pacto nos llevará siempre a establecer
una sociedad debidamente establecida a través de responsables que dirigen las acciones.
OSWALDO GIOVANI PASCUAL LÓPEZ 2048915
HUEHUETENANGO, 23 DE AGOSTO DE 2019.

En Guatemala este tipo de libertad nos ha costado por años, retroceso en nuestra
economía, retroceso en las condiciones elementales para trabajar, pues dejamos nuestra
libertad perdida por allí por un salario mínimo que no cubre los precios establecidos
legalmente de los productos básicos para subsistir y si escudriñamos más, encima de
ello debemos de tributar como si fuera un barril sin fondo.

Al ya no ser poseedores totales de nuestra libertad no encontramos con limitantes ante


los particulares y ante el Estado organizado entendiendo este último como gobierno,
pues ahora seremos libres hasta donde entre en conflicto nuestro actuar con las demás
personas, el ser humano en este punto ha querido quedarse quieto y sin hacer nada, pero
una minoría sigue en la lucha de que esa libertad cedida verdaderamente valga la pena,
antes del capítulo que nos habla de la sociedad civil se establece que lo único que nos
reúne e insta a la libertad de los demás es el bien común, pues ahora las autoridades
controlan y velan por nosotros pero no de cualquier forma, ni mucho menos como se les
dé la gana, velan por nuestros intereses como particulares, velan por nuestras garantías
mínimas, y velan porque crezcamos íntegramente dentro de un país, ahora me pregunto
en realidad en Guatemala ¿alcanzamos el bien común que idealiza Juan Jacobo?, la
respuesta es no, y es sencillo porque han coptado nuestro Estado, nos han dejado sin
opciones para elegir, y nos están dejando sin recursos para subsistir, si esto no es
respuesta contundente para reforzar dicha interrogante, no hemos leído lo suficiente.

Hablando un poco del estado civil según Rousseau se lee literalmente lo siguiente “el
hombre pierde su libertad natural y el derecho limitado a todo cuanto desea y puede
alcanzar, ganando en cambio la libertad civil y la propiedad de lo que posee”,
comprendo entonces que cuando el ser humano deja de percibirse como persona
individual y se agrega a una colectividad deja de ser primitivo, y empieza a avanzar en
teoría hacía el desarrollo, un desarrollo un tanto incierto, entonces también se hace
alocución a qué ese hombre primitivo debería de dar gracias por convertirse en un ser
inteligente, un hombre…
Después de lo anterior analizado encontramos la propiedad privada, y es que en nuestra
condición de hombres y nuestro libre albedrío se nos indica que tenemos derecho de
adquirir todo aquello que consideremos que necesitamos, cuestión meramente
capitalista, pero que si estamos educados como verdaderos seres humanos no habrá
OSWALDO GIOVANI PASCUAL LÓPEZ 2048915
HUEHUETENANGO, 23 DE AGOSTO DE 2019.

ningún problema, pero como ya lo mencioné anteriormente en Guatemala tenemos


deficiencia en relación a la academia y la conciencia.

Ahora en el libro dos, teórica y poéticamente se hace un análisis de la teoría del Estado,
es decir se va escudriñando elemento por elemento al Estado.

El autor más allá de los elementos necesarios para fundar un Estado y que deberían de
conjugarse concretamente hace un llamado a la reflexión a los gobiernos de turno y
futuros gobernantes y personas soberanas que fiscalizan de una manera tibia al Estado
de Derecho, y es que Rousseau menciona textualmente: “después de desmembrar el
cuerpo social con una habilidad y un prestigio ilusorios, unen las diferentes partes no se
sabe cómo”, esta frase para mí hace referencia que el Estado se conforma perfectamente
para su funcionamiento pero los gobernantes que elegimos y tanto las personas que los
eligen por influencias políticas se encargan de desarticular ese cuerpo perfecto llamado
Estado; teniendo en cuenta esta construcción Estatal en Guatemala estamos en la etapa
según el autor de este libro de desmembramiento y repartición de las vestiduras de
nuestro perfecto Estado que bien lo consagran nuestras leyes pero en la práctica se
vuelve un cúmulo de desperfectos y ataduras hacía el desarrollo íntegro y el bienestar
común.

Otro de los valores que exalta este pequeño resumen del contrato social es la muerte y la
vida misma, pues al utilizar las palabras “en el contrato social, lejos de pensarse en
disponer de su propia vida, solo se piensa en garantizarla” esta frase me llama la
atención porque la interpreto que los mismos gobernantes al momento de ejercer esa
función necesitan tener la conciencia necesaria de anteceder el bien común y la vida de
la colectividad antes que los intereses particulares, es por ello que puedo también
encajar alguna frase de un sujeto en la antigüedad: PATRIA O MUERTE, esto quiere
decir que tenemos que vivir para la patria, vivir para crear mejores condiciones de vida
en el lugar donde nos tocó nacer, tener sentido de pertenencia e idealizar día a día un
mejor lugar para futuras generaciones, a eso le puedo nombrar también seguridad
jurídica.
OSWALDO GIOVANI PASCUAL LÓPEZ 2048915
HUEHUETENANGO, 23 DE AGOSTO DE 2019.

Al hablar un poco sobre las leyes también puedo rescatar y reflexionar algo muy
importante para mí, y es que por el solo hecho de que las leyes las crea el hombre, en el
interior o explícitamente levan adherida una falla o una norma que tarde o temprano se
va a quebrantar o sustituir, es impresionante vuelvo a remarcar este tipo de literatura
política que nos ofrece pensamientos irrepetibles que nosotros los hombres en la
actualidad solamente podemos interpretar y aplicar alguno de estos pensamientos y
adaptarlos a nuestra democracia nacional.

Un pueblo soberano y comprometido con el Gobierno necesita directrices bien


marcadas para colaborar al fortalecimiento y crecimiento de una nación, una república,
o inclusive una sociedad pues, dentro del ejercicio del poder se tiende a perder el ideal,
se tiende a torcer los canones iniciales de todo hecho de valentía; me llama mucho la
atención que los soberanos o personas particulares prefieren muchas veces amos y no
libertadores, porque la carga es más difícil cuando nos comprometemos en alguna causa
y lamentablemente la falta de conciencia, de educación y reflexión hace que vendamos
nuestras inquietudes al mejor postor o por simples migajas.

El derecho debemos de entender que eminentemente es evolutivo y cambia con forme


pasan las generaciones de ilustrados, evoluciona según las nuevas circunstancias de
desarrollo, por eso es que Jacobo habla que es más perdurable la costumbre y los usos,
tal cual nos lo marca el derecho laboral en Guatemala, pues él argumenta que las leyes
pueden modificarse o incluso extinguirse pero jamás los usos y costumbre que a diario
se practica y reconoce una comunidad y para mí eso es el verdadero derecho social y
natural, el derecho que verdaderamente hace felices y plenas a las personas, el derecho
que vale la pena pelear y materializar en códigos, en leyes ordinarias o si tenemos suerte
volver norma constitucional.

En el tercer libro, se redactan algunas formas de gobierno que han existido a través de la
historia y que se han ido perfeccionando o desfigurando según sea el caso de los países
los cuales los han aplicado, pero dentro de este libro tercero lo que más interesa es
reflexionar que toda forma de gobierno en algún momento puede llegar a colapsar y
dejar de ser efectivo para algunas sociedades, e inclusive se menciona a los Espartanos
y Romanos pues ellos aunque tenían buenas leyes y las respetaban mucho, su sistema o
OSWALDO GIOVANI PASCUAL LÓPEZ 2048915
HUEHUETENANGO, 23 DE AGOSTO DE 2019.

forma de gobierno también llegó a un punto de declive, a todo eso se le conoce como
evolución del derecho, pues los tiempos y población fueron distintos.

El cuarto y último libro es sumamente importante porque trata de ilustrar al ser humano
su buen comportamiento y cómo se debe de comportar en la sociedad, es aquí que
podemos reflexionar que las leyes solamente son el aquel sustento escrito de nuestras
acciones reales y obligaciones que debemos de tomar frente a los demás para buscar la
felicidad común, es decir de la colectividad y allí encontrar mi realización personal
como parte de esa colectividad, separando todo interés, claro un interés negativo con
implícita avaricia, deslealtad, mala fe, mala interpretación y todas aquellas acciones que
nos hacen contaminar nuestra sociedad, que tanto se han esmerado en articular nuestros
antepasados y nuestros verdaderos libertadores de la patria, de la nación, de la pequeña
porción que nos corresponde cuidar en este maravilloso planeta tierra.

También podría gustarte