Está en la página 1de 245

LA CULTURA

Estrategias conceptuales para entender la


identidad, la diversidad, la alteridad y la
diferencia
Patricio Guerrero Arias

LA CULTURA
Estrategias conceptuales para entender la
identidad, la diversidad, la alteridad y la
diferencia

Escuela
de Antropología Aplicada
UPS - Quito
Ediciones
Abya-Yala
2002
ANTROPOLOGÍA Y CULTURA
Una mirada crítica a la identidad, diversidad, alteridad y diferencia
Patricio Guerrero Arias

1era. coedición: Ediciones Abya–Yala.


Av. 12 de Octubre 14-30 y
Wilson Casilla: 17-12-719
Teléfonos: (593-2) 2506-247 / (593-2) 2562-633
Fax: (593-2) 2506-255
e-mail:
editorial@abyayala.org
www.abyayala.org
Quito-Ecuador

Escuela de Antropología
Aplicada Universidad
Politécnica Salesiana 12 de
Octubre Nº 24-22 y Wilson
Teléfonos: (593-2) 2236175 / (593-2) 2236899
Fax: (593-2) 2506254
Casilla 17-12-
536 Quito-
Ecuador

Diagramación: Ediciones Abya–

Yala ISBN: 9978-22-247-2

Impresión: Producciones digitales


Abya-Yala Quito-Ecuador

Impreso en Quito-Ecuador, Mayo del 2002


A Juan Sebastián

Gracias por haberme ayudado a desamarrarme los conceptos,


por enseñarme a redescubrir la vida con ojos de mago
y mostrarme cómo seguir maravillándome con la sencillez de lo cotidiano.
Gracias por dar a mi existencia la luz del sol y de la luna,
por pintarla con los colores del arco iris,
por enseñarme las nuevas dimensiones de la ternura, del amor y la alegría,
por hacer que con ellas me construya nuevas alas,
para poder seguir alzándome al infinito vuelo de la vida.

A Mónica

Gracias por ser mi faro, mi luz, mi estrella;


la fuerza que me impulsa a seguir creciendo;
por amarme a pesar de todo lo que soy y lo que no soy;
por tu irrenunciable e intransigente dignidad
frente a los espejismos del poder;
por preservar inalterables tu alegría y tu ternura,
a pesar de los derrumbes y las tempestades de estos tiempos;
por mantener siempre encendido el fuego de la magia de los sueños;
por seguir creyendo que la esperanza es el único camino
para seguir andando y construyendo;
por demostrar cotidianamente que el amor, la ternura y la alegría
son fuerzas insurgentes necesarias
para transformar todas las dimensiones de la vida.
CONTENIDO

A modo de entrada .................................................................................................... 13

Reflexiones iniciales .................................................................................................................. 15

1. Los nuevos escenarios de la antropología ............................................................... 21


Antropología y globalización ......................................................................... 21
Antropología y contemporaneidad............................................................. 23
Los nuevos escenarios de la antropología ................................................ 25
Por una antropología comprometida con la vida .............................. 31

2. Aproximación a una estrategia conceptual de la cultura ...................................... 35


Breve aproximación diacrónica ..................................................................... 36
La cultura en el mundo Greco-Romano.............................................................. 36
La cultura en la Edad Media y el Renacimiento ........................................................ 37
La cultura para la Ilustración ............................................................................ 38
Herder: pluralidad y cultura ............................................................................ 40
La cultura como voluntad creadora en Nietzsche ................................. 41
La visión evolucionista de la cultura ............................................................ 42

3. Nuevas perspectivas ........................................................................................................... 45


Perspectiva cognitiva ......................................................................................... 46
Perspectivas universalistas .............................................................................. 48
La cultura política ................................................................................................ 49
Cultura de empresa o cultura organizacional ......................................... 49

4. La cultura como construcción social ........................................................................ 51


La cultura como conducta aprendida .................................................... 53
La cultura como conducta compartida ................................................. 54
Subcultura .............................................................................................................. 57

5. Cultura y Naturaleza ................................................................................................... 59


La cultura como ecosistema humano......................................................... 59
La cultura como instrumento adaptativo ............................................. 60
La cultura como resultado de las necesidades humanas ................... 62
Cultura y conductas naturales ....................................................................... 63

6. Cultura, jerarquización y poder .................................................................... 65


Cultura dominante y cultura dominada .............................................. 65
Cultura de la pobreza ....................................................................................... 66
Cultura popular...............................................................................67
Cultura de masas ...................................................................................... 68
La cultura como folklore ................................................................................. 70
Rescate o revitalización cultural .................................................................. 72

7. La cultura como construcción simbólica...................................................... 75

8. La cultura como construcción sistémica ...................................................... 79


El campo de las manifestaciones de la cultura....................................... 79
El campo de las representaciones de la cultura ..................................... 79
Cultura y habitus .......................................................................................... 82

9. La cultura como respuesta contrahegemónica ............................................ 85


Cultura e historicidad ....................................................................................... 85
La cultura como construcción dialéctica .................................................. 85
Dimensión política de la cultura .................................................................. 86
La usurpación simbólica ................................................................................. 87
La insurgencia simbólica................................................................................. 88
Cultura, diversidad, pluralidad, alteridad y diferencia ......................... 91

10. Notas sobre cultura e identidad .................................................................... 97


Enfoques sobre identidad .............................................................................. 98
Enfoque esencialista ......................................................................................... 98
Enfoque culturalista .......................................................................................... 99
Enfoque primordialista .................................................................................. 100
Enfoque objetivista ......................................................................................... 100
Enfoque subjetivista ....................................................................................... 100
Enfoque constructivista y relacional ........................................................ 101
Construcción de la identidad ...................................................................... 101
Pertenencia, diferencia, relación, frontera, alteridad ......................... 101
Cultura e identidad ......................................................................................... 103
Características de la identidad ................................................................... 105
Las identidades son múltiples y diferenciadas..................................... 106
Funciones de la identidad ............................................................................ 109
Tipos de identidades ...................................................................................... 110

Identidades individuales .............................................................................. 110


Identidades sociales o colectivas .............................................................. 110
Tipos de identidades colectivas................................................................. 111

11. La etnicidad .....................................................................................................113


Identidades sociales no étnicas ................................................................. 115
Usos de la identidad social .......................................................................... 115
La etnicidad reconstruida ............................................................................ 116

12. Dimensión política de la identidad ............................................................119


Identidad y poder ...................................................................................... 119

Reflexiones finales ...............................................................................................125

A modo de cierre .................................................................................................... 128

Bibliografía ............................................................................................................131
AGRADECIMIENTOS
cotidianamente que la generosidad y
la solidaridad no son dis- cursos. A
Un trabajo como este, hijo de la Consuelo Fernández, cuya acti- tud
razón y el corazón, no solo es me ha enseñado que la sencillez es
gestado por quien lo escribe. Aquí el reflejo de la inteligencia y que la
están muchas ideas y refle- xiones razón no es antagónica de la
escondidas: se puede escuchar los ternura. A Gardenia
ecos de voces y sentir los latidos
de mu- chos corazones buscando
hilar una trama de sentidos para
interpretar una realidad que se
busca transformar.

Quiero agradecer a todos los


que en forma generosa han
impulsado y acompa- ñado estas
reflexiones: Al padre Juan Bo-
tasso, generador de caos
constructores, por su capacidad
para mirar más allá de los
espacios y tiempos, y abrir
posibilida- des para andar
caminos nuevos. A Lour- des
Endara por su inteligencia, su
alegría y su intransigencia por
seguir comprometi- da con la
vida. A Emilia Ferraro, de quien
aprendí la rigurosidad, la
responsabilidad y la necesidad
ética y política de la teoría. A
Pepe Juncosa, por sus manos
siempre abiertas, por mostrar
desde sus pro- pias perspectivas y
compromisos están
Chávez, por su incondicional contribuyendo a la construcción
compromi- so con la lucha de una antropología más
por la defensa de los dere- comprometida con la vida.
chos de lo humano. A Patricia
Jara, por es- tar siempre
abierta a la alteridad. A Hum-
berto Rosero, porque su
amistad y genero- sidad son
el impulso para seguir
creciendo y aprendiendo. A
Bolivia Orrellana que me
ayudó desde el principio, mi
respeto y mi cariño por saber
el precio de la diferen- cia y
defender su derecho a ella. A
Judith Guerra por su corazón
siempre abierto a la amistad y
la solidaridad. A Ricardo Ca-
rrillo, Samir Salgado y Lucho
Herrera, porque antes como
alumnos, ahora como colegas,
sobre todo como
compañeros y amigos, me
han acompañado y han con-
tribuido para que estas
reflexiones-sueños crezcan. A
toda(o)s mis alumnas (os) que
son la verdadera razón para
seguir creyen- do en este
proyecto, a pesar de las buro-
cratizaciones y las injusticias.

A todos, gracias porque


A MODO DE ENTRADA
sin sentimientos, por lo tanto no
podrían dar luz a su creación.
Se cuenta en el Popol Uuh que
Los dioses, generadores de todo lo
en los principios del tiempo los
existente, se reunieron en Consejo y al
dioses construc- tores de la vida,
ver que había llegado el amanecer
primero crearon a los hombres de
discutieron que era tiempo de
arcilla, los que si bien podían
terminar su obra, de que apareciera la
articular palabras no tenían aún
definitiva humanidad para poblar la
entendi- miento. Al ver lo
tierra. Colectivamente deci- dieron
perecedero del material con que
crear un nuevo tipo de hombres, a
fueron creados los primeros
quienes insuflaron su propio aliento
hombres, los deshicieron dentro
para que existan, y los nutrieron de
del agua, pues entendieron que
maíz, que fue el fluido vital que hizo
su creación aún era imperfecta.
que su corazón
Entonces los dioses buscaron
construir un hombre de un
material más perdura- ble. Así
labraron los hombres de
madera. Pero estos no tenían
aliento, corazón, ni sangre en las
venas, y si bien de su boca
brotaba la palabra no habían
llegado toda- vía al
conocimiento, por lo que
carecían de memoria, de
humildad para descubrir la
sabiduría. Los dioses
entendieron que habían
fracasado nuevamente en su
inten- to: los hombres de
madera eran demasia- do fríos y
que temían que toda la
sabiduría ad- quirida por los
hombres de maíz les per-
cante. Encendieron el fuego
mitiese mirar más lejos, escuchar
de la magia de los sueños y se
con res- peto y entender más que
maravillaron con el sagra- do
ellos mismos. Pa- ra evitar que
milagro de la existencia.
los humanos crezcan en amor y
Así fue como nacieron los sabiduría y que un día lleguen a
hombres de maíz, los que ser iguales y superen a sus
gracias a la fuerza del amor constructores, los dioses
que anidaba en su corazón decidieron en un nuevo Consejo
llegaron a te- ner la opacar, oscurecer la mirada de
capacidad de escuchar la los hom- bres para que no
hermosa sinfonía de la puedan ver sino solo lo
creación, de mirar más allá de intrascendente, aquello que esté
las apariencias de los seres y frente a sus ojos y no tengan
las cosas, descifrar los visión sobre el pre- sente y el
profundos misterios del uni- futuro, que sean incapaces de
verso y entender el orden del
cosmos, del mundo, de la
vida y el por qué de su ser y
estar dentro de ellos. A través
del poder constructor de la
palabra, hicieron que se
recreara la memoria y que
perdurara su conocimiento.
Habían aprendido que la
humildad, el amor, la ternura
y la alegría son los
verdaderos senderos que
conducen al ser humano a la
sabiduría.

Esto molestó
profundamente a los dio- ses
14 / Patricio Guerrero
descubrir la Arias
fuerza constructora que tiene la palabra, el amor y la
sabiduría. Desde entonces el ser humano se ha quedado sin aliento, su
mirada está nublada y por eso hoy no alcanza a mirar sino solo a ver la
apariencia de la realidad y de la vida; no escucha al otro ni a sí mismo,
peor aún lo que le dice su corazón. Solo oye lo que le grita la razón, ha
perdido la fuerza de la palabra ha sepultado su memoria y carece de
humildad, de ternura y sabiduría.

En estos tiempos posmodernos, de globalización, en los que se hace


del mer- cado el nuevo dios, del consumo la nueva religión, y de los
centros shoppings las nuevas catedrales, el poder está constru- yendo
hombres de madera sin capacidad de mirar más allá de las apariencias;
sin aliento, fríos, sin corazón, sin amor ni sa-
biduría. Seres humanos vaciados de ter- nura, de identidad y
sentido.

Es por ello que frente a la realidad de estos tiempos, la antropología


tiene la her- mosa pero difícil tarea de aportar a mirar la vida más allá
de las apariencias de los seres, las cosas y los hechos, de ayudarnos a
que nos quitemos el velo que no nos per- mite mirar las diversas
dimensiones es- condidas de la realidad. Pero sobre todo, la
antropología debe contribuir a la cons- trucción de nuevos sentidos
de la existen- cia que estén marcados por la razón y el corazón, para
que la humanidad se recu- pere a sí misma y pueda revitalizar los sue-
ños, el amor, la esperanza, la dignidad, la ternura y la alegría, que son
los hilos in- sustituibles para que podamos seguir te- jiendo la trama
infinita de la vida.

En estos tiempos posmodernos, de globalización, en los que se hace del mercado el nuevo
dios, del consumo la nueva religión, y de los centros shoppings las nuevas catedrales, el
poder está construyendo hombres de madera sin capacidad de mirar más allá de las
apariencias; sin aliento, fríos, sin corazón, sin amor ni sabiduría, seres humanos vacíos de
ternura
14 / Patricio Guerrero Arias REFLEXIONES INICIALES

La situación actual que vive la surgimiento y pa- ra la construcción


humani- dad se caracteriza por de sus clásicos “objetos de estudio”.
un proceso acelera- do de Hoy dichos “objetos”, gracias a su
cambios: caída de referentes propia praxis cultural y política, mues-
históri- cos, reordenamiento del tran su potencialidad como sujetos
mundo, del tiem- po y el espacio, histó- ricos, ahora las “culturas
provocados por la globali- condenadas” buscan afirmar su
zación; búsqueda de nuevos identidad y especifici- dad cultural y
paradigmas, estructuración de se reafirman como sujetos con
una cultura planetaria articulada capacidad para enfrentar el reto de la
a las necesidades del mercado modernidad con un proyecto de
que niega o instrumentaliza la transfor- mación del conjunto de la
diversidad y la diferencia. Estos sociedad y del modelo civilizatorio
son algunos de los síntomas de dominante.
estos tiempos, en que sin ha- ber
llegado todavía a comprender
qué es la “modernidad” nos
imponen una postmo- dernidad
que trae una era de desencanto.
Esta nueva fase de modernización
y globa- lización de la economía
capitalista ha puesto en crisis el
conjunto de la ciencia en
general, de las ciencias sociales
en par- ticular y, por tanto, de la
antropología.

Una de las razones principales


de la crisis de la ciencia y de la
antropología es la rápida
extinción del mundo “primitivo”
que fue la razón para su
Esta nueva situación socio- sus propios universos de cultura.
histórica ha determinado que Ventajosamente la antropología
la antropología tenga que va liberándose de su “com-
modificar sus concepciones plicidad” con los procesos de
teóricas, metodológicas, así dominación. Trata de entender al
como su función, sus metas y ser humano en fun- ción del ser
éticas, para avanzar en el humano mismo y de contri- buir
proceso de descolonización a que este encuentre las
de una ciencia que ha sido respuestas a las continuas
muy útil al poder y a la interrogantes planteadas desde
dominación. que está humanamente presente
en el mundo y la historia.
Si bien en el pasado se dio
un interés estrictamente Buscar entender al ser humano
instrumental sobre la forma y la cultura de otros pueblos en su
de entender al ser humano y diversidad,
la cultura de otros pueblos,
fueron generalmente moti-
vaciones ideológicas y
políticas las que orientaron
el “estudio del hombre” y sus
obras. Dicha perspectiva
contribuyó a la formulación
de una serie de valoraciones
etnocéntricas que se han
quedado como herencia de
procesos de dominación. Aún
subsiste una “razón colonial”
que quiere seguir viendo
pueblos “primitivos” y “sal-
vajes” a los que se juzga desde
parámetros de la cultura
occidental, sin entender que
esos pueblos han construido
16 / Patricio Guerrero Arias

pluralidad y diferencia, encuentros y de- sencuentros entre


actualmente, constituye no solo las diversidades y dife- rencias
una preocupación de quienes sociales. Esto permite romper el
tienen intereses geopolíticos ex- equívoco que ve a la antropología
pansionistas, si no que es interés como una ciencia orientada al
de la hu- manidad en su conjunto, estudio solo de las sociedades no
y mucho más en realidades socio occidentales, de las culturas
culturales como las nues- tras en indígenas, “aborígenes”, “exóticas”,
las que la diversidad, la pluralidad “primi- tivas” o marginales y de sus
y la diferencia son la razón misma manifestacio- nes culturales más
de su existencia y la expresión de exóticas. Hoy está cada vez más claro
su mayor ri- queza. De ahí la que desde la antropología podemos
necesidad de estudiarlas a la luz llegar a tener una visión holísti- ca y
de una nueva mirada teórica y sistémica de la sociedad humana y a
me- todológica. ver la cultura como una construcción
sim- bólica que hace posible que las
La antropología como sociedades puedan tejer diversas
“ciencia del hombre y su cultura”, tramas de sentido,
o más acertadamen- te como
ciencia del ser humano y su cul-
tura, de los significados,
significaciones y sentidos que
construye a través de ella,
contribuye a que podamos llegar
a com- prender esa pluralidad,
diversidad y dife- rencia cultural
existente en la humanidad, así
como las tramas de sentido que
tejen las sociedades para la
construcción de di- versas formas
de alteridad que son las que
marcan los procesos de
que orienten su forma de ser y largo de su historia. La Cultura / 17

estar en el cosmos y la vida.


En consecuencia, el estudio
La antropología nos permite desde la perspectiva de la
entender la profunda unidad y antropológica del ser hu- mano,
diversidad del ser humano. su identidad y cultura, las relacio-
Conocer tanto su pasado nes de alteridad que en torno a
como su presente, lo ellas se te- jen y los sentidos que
tradicional, así como la de dichas relaciones emergen, así
modernidad, lo indio, lo negro, como de toda la problemáti- ca
lo rural y lo urbano; en fin la se plantea en relación a su
antropología es una ciencia producción, constituye un
que nos ayuda a comprender requerimiento y una de las tareas
urgentes dentro del proceso de
las distintas dimensiones de
for- jamiento de sociedades
sentido de la vi- da y la cultura
interculturales en las que sea
humana.
posible el respeto y convivencia
La antropología contribuye a pacífica con la diversidad y la
que sea- mos capaces de diferencia.
entender aquellos com-
portamientos que salen fuera de
nuestros propios valores, así
como a que tengamos claro que
las diversas instituciones
sociales y culturales de
sociedades distintas a las
nuestras solo podrán ser
comprendidas no juzgándolas
desde nuestros patrones de
cultura, pero sí a partir de su
racionali- dad, sus ideas, su
ethos, sus valores, los propios
universos culturales que dichas
sociedades han construido a lo
18 / Patricio Guerrero Arias

En sociedades como las antropología tradicional, mientras


nuestras, atra- vesadas por la que para la nueva antropología crítica,
riqueza de la diversidad y la a la que hemos llamado antropología
diferencia, la antropología debe com- prometida con la vida, está claro
contribuir a la defensa por el que su responsabilidad suprema y su
derecho a esa diversidad y mayor com- promiso debe ser con la
diferencia; a proponer soluciones vida misma y siempre en función del
políti- cas para que nuestros ser humano, de su bienestar, su
“objetos de estudio” ya no sean dignidad, su libertad y felici- dad. Sin
vistos como tales sino como su- un compromiso por la defensa de la
jetos políticos e históricos en dignidad y libertad humanas, la
plenitud, co- mo pueblos con antro- pología seguirá siendo la
destino y no como meno- res de ciencia de lo exó- tico, un instrumento
edad a los que hay que proteger útil para el ejercicio del poder y la
en forma paternalista para dominación.
asimilarlos al “de- sarrollo” y la Si en el pasado la antropología fue
“civilización”, objetivo por el que un instrumento de dominación hoy
ha trabajado la antropología. está vi-
Frente a todo este panorama y
ante la complejidad de los
problemas de las socie- dades
contemporáneas, se plantean
innu- merables dilemas éticos y
políticos a los antropólogos. Uno
de ellos es si deben o no
comprometerse con los grupos
con los que están trabajando.
Frente a esto se rea- viva la vieja
discusión sobre la supuesta
“neutralidad” de la ciencia
aceptada por la vieja
viendo un momento histórico mirada de la antropolo- gía como
La Cultura / 19

en que en- cuentra ciencia de la alteridad, la diversi-


dad y la diferencia, como ciencia
condiciones en las que puede
del senti- do que las sociedades
transformarse en un
humanas constru- yen a través de
instrumento que contribuya a
la cultura.
la liberación del ser humano.
Esta perspectiva de una Una nueva mirada de la
antropología comprometida antropología y su “objeto” central
con la vida, pasa por una de estudio, la cultura, nos plantea
redefinición de su función, de la necesidad de realizar una re-
su tarea teórica, su visión crítica de su praxis y de las
epistemología, su formula- ciones teóricas que en
metodología; y, sobre todo de torno al concepto de cultura se
su perspectiva ética y po- han venido manejando.
lítica. Ello implica una praxis
más com- prometida con la Si la antropología nos permite
humanidad, que contri- buya enten- der las construcciones de
a la descolonización de la sentido que las
teoría y su práctica para
nutrirla de contenido crítico y
liberador.

La antropología debe ser


un instru- mento científico
que permita afirmar nuestro
compromiso con la vida, que
con- tribuya no solo a
estudiarla, conocerla, in-
terpretarla, sino que aporte,
fundamental- mente, a
transformarla.

¿Por qué estas páginas?

Este ensayo intenta ser una


aproxima- ción a esa nueva
20 / Patricio Guerrero Arias

sociedades humanas expresan a concep- tuales que sobre ella se han


través de la cultura, se hace trabajado. Si bien el nuestro no
imprescindible analizar cuáles son constituye un tema que pueda
los nuevos escenarios de senti- considerarse “original”, estamos se-
do que actualmente debe guros que su originalidad se expresa
interpretar la antropología. Vale en cuanto a la mirada que se
preguntarse qué decir, en el propone sobre la antropología, así
plano antropológico, de las como sobre la cultura. Podríamos
nuevas dinámicas que plantea el decir, que tratamos de mirar de
momento histó- rico actual. manera nueva viejos y nuevos
proble- mas. Tratamos de encontrar
No podemos seguir otros referen- tes conceptuales que
manejando un concepto de expliquen situacio- nes cargadas de
cultura muchas veces instru- una riqueza dialéctica que debe ser
mental, con significados reinterpretada, puesto que los
unívocos, puesto que el carácter conceptos están cargados de
polisémico de la cultura nos historicidad y
plantea la necesidad de buscar
com- prenderla en su dialéctica
continua. De ahí que antes que
buscar trabajar con un concepto
terminado de cultura, nos pro-
pongamos la construcción de
una estrate- gia conceptual que
dé cuenta de la riqueza analítica
que la cultura nos ofrece.

El aporte de estas páginas está


en bus- car contribuir al análisis
de uno de los conceptos más
complejos de las ciencias sociales:
la cultura; hace una revisión crí-
tica de las diversas formulaciones
no pueden estar ni fuera, ni la realidad del mundo y La
laCultura
cultura/ 21

por encima de la dialéctica bajo conceptualizaciones de


socio histórica que los atra- totalidad, universalistas,
viesa. positivistas y ra- cionalistas,
propias de un momento histó-
Buscamos (re)interpretar rico concreto que respondía a los
viejas y nue- vas realidades en intereses del modelo civilizatorio
un proceso histórico marcado de Occidente que la
por la velocidad y el cambio, instrumentalizaba. Hoy como
por el carácter efímero de sus conse- cuencia de la insurgencia
construcciones. Creemos que de las diversida- des sociales,
es necesario responder a las asistimos al derrumbe de las
interrogantes que en este concepciones totalizantes,
momento histó- rico genera la universalistas y homogeneizantes
antropología. Lo que mues- tra abriendo paso a la con-
que tiene la potencialidad para sideración de la alteridad, la
re- crearse, posee una ciencia diversidad, la pluralidad y la
en crecimiento, que está en diferencia como ejes cen- trales
capacidad de responder a la para entender la riqueza de la
dialéctica de la propia vida, que vida.
se expresa también en la
ciencia del ser humano y su
cultura.

La realidad del mundo hace


que nece- sitemos de nuevos
referentes para enten- der las
producciones humanas,
puesto que hoy existen
procesos que obligan a tener
que considerar otras
realidades que antes no eran
“objeto de estudio” de la
antropo- logía, que entendía
22 / Patricio Guerrero Arias

Aproximarnos a una - Aproximarnos a una estrategia


estrategia con- ceptual de la con- ceptual de la cultura y la
cultura es no solo un reque- identidad, que nos permitan
rimiento teórico y académico, entender el “concepto de cultura”.
sino que lo entendemos como Ver, desde la diversidad de en-
una necesidad política. Es desde foques, cómo se ha abordado y
la perspectiva de las dimensiones propo- ner nuevas formas de
políticas que la antropología y la mirarla y exami- narla para
cultura tienen que buscamos comprender la variabilidad,
entenderlas y abor- darlas, como diversidad y diferencia del
también desde el proyecto contexto cultural de la conducta
histórico que las diversidades humana.
sociales es- tán llevando - Aproximarnos al conocimiento de
adelante. las diversas construcciones socio-
cultura- les a fin de que podamos
¿Para qué este ensayo? entender, co- nocer, reconocer,
Los objetivos que nos hemos valorar y respetar la
planteado son:

- Analizar desde una nueva


mirada la antropología,
abordando aspectos rela-
cionados con su teoría y su
método, así como el problema
de las metas y éticas del
quehacer antropológico.
- Debatir sobre el nuevo sentido
que hoy tiene, así como sobre
los nuevos esce- narios que se
le presentan para su pra- xis
en el momento histórico
actual de la humanidad.
diversidad, variabilidad y dejado de ser la ciencia La
del otro,
Cultura / 23

diferencia de culturas y de la otredad, hoy mues- tra su


comportamientos potencialidad para poder leernos
humanos y contribuir al a nosotros mismos; es decir,
proceso de construcción como ciencia de la mismidad y de
de un verdadero la alteridad. Se hace por ello
encuentro intercultu- ral, a imprescindible disponer de un
nuevas formas de instrumental teórico y
alteridad que hagan metodológico que nos permita
realidad la convivencia acercarnos en forma holística y
pacífica entre sociedades sistémica a los universos de
diferentes. sentido que construyen las
- Aproximarnos al debate diversidades sociales, que son el
sobre la cues- tión de la “objeto” de análisis de la
identidad, su proceso de antropo- logía.
construcción y la función La parte teórica arranca de una
política que esta tiene. investi- gación documental en la
- Motivar el análisis y la que se empleó un gran número
reflexión crítica de de fuentes clásicas del traba-
conceptualizaciones
etnocéntricas, racistas y
discriminatorias, que
consti- tuyen obstáculos
socio-culturales que no
permiten el encuentro de
las cultu- ras, ni el diálogo
de saberes, necesarios para
hacer realidad la unidad en
la di- versidad y la
construcción de socieda-
des interculturales.
De cómo se trabajó estas páginas

Si la antropología ha
24 / Patricio Guerrero Arias

jo antropológico, así como se Es importante anotar que no se


recoge, aun- que no en forma trata simplemente de una revisión
completa dada la com- plejidad de fuentes bibliográficas que se
y abundancia de estudios, los limita a mostrar el debate en
nuevos debates en torno a la torno a las problemáticas cen-
antropología, la cultura y la trales, sino que nos atrevemos a
identidad. formular propuestas diferentes

Hemos procurado reflejar el sobre estas; pro- puestas que son


diálogo con esas fuentes, por lo el resultado de varios años de
que aun a riesgo de parecer que reflexión, sistematización y traba-
abusamos de los pies de página, jo junto con alumnos de la
procuramos precisar cuáles son Universidad Politécnica Salesiana
los referentes consultados. Esto lo y del Instituto de Tu- rismo y
hace- mos por razones éticas en Hotelería Internacional (ITHI),
el manejo de la información durante algunos años de trabajo.
documental disponible; sin De ahí que las propuestas si bien
embargo, vale aclarar que dichas no pueden ser compartidas, no
fuentes fueron procesadas desde invalidan el hecho de que
nuestra interpre- tación, y lo que estamos tratando de hacer un
es más se incluyen refle- xiones y esfuerzo por construir una línea
críticas nuestras a las diversas teórica y metodo- lógica con
conceptualizaciones que se ha rostro propio, que busca apor- tar
trabajado sobre la antropología, a la construcción de una
la cultura y la iden- tidad. antropología más comprometida
con la vida.
1
LOS NUEVOS ESCENARIOS
DE LA ANTROPOLOGÍA

La nueva situación histórica de plantearse de forma crítica la mirada


la hu- manidad, le plantea a la que ha venido construyendo sobre
antropología la posibilidad de su “objeto” privilegiado de estudio: la
reformular su praxis, sus metas cultura. La an- tropología debe
éticas, así como sus contenidos empezar a entender la cultura
teó- ricos y metodológicos, para desde nuevas miradas y desde la
que deje de ser una ciencia de lo perspectiva de una estrategia
exótico y lo primitivo y se conceptual que considere la
transforme en ciencia de la potencialidad histórica de los
diversidad, la pluralidad y la sujetos que la construyen.
diferencia; una ciencia de la Antropología y globalización
alteridad que busca acercarse a
entender los significados, las No estaremos viviendo, como señala
significaciones y senti- dos que Auge, el espacio histórico de la antropología
construye la diversidad humana
para poder ser y estar en el
cosmos, el mundo y la vida. En
consecuencia, se hace
imprescindible una mirada crítica
del que- hacer antropológico, y
empezar a pregun- tarnos sobre
cuáles son los nuevos escena- rios
que hoy enfrenta la antropología.

Al nuevo quehacer
antropológico se le plantea la
necesidad de comenzar a re-
y26el tiempo
/ Patricio antropológico
Guerrero Arias de la desastre, por primera vez la
historia. El actual proceso de antropología tiene el espacio
globalización ha hecho posible histórico pa- ra anunciar la muerte
que por primera vez la del exotismo y mos- trar su función,
humanidad se halle no más como ciencia de indios,
interconectada y descubra negros y marginales, “primitivos y
como nunca antes que el salvajes”. Hoy como nunca antes,
mundo es redondo, pues es la antro- pología se muestra
redonda la globalidad que realmente como la ciencia de las
atravie- sa todas las diversidades, de las pluralida- des y las
dimensiones de la realidad ac- diferencias humanas, ya no solo
tual.1

En la actual fase de la
globalización, los antiguos
pueblos “primitivos”
desapare- cen como “objeto
de estudio”, pues el or- den
de esas sociedades se halla
profunda- mente alterado por
el desarrollo del pro- ceso de
globalización del capitalismo
y el mercado. Esto plantea
una crisis a la vieja
antropología de lo exótico,
que creía que al integrarse a
la “historia” los pueblos
“primitivos” (eran sus
“objetos” privilegia- dos de
estudio), la antropología ya
no ten- dría sentido y por
tanto tendría que desa-
parecer.

Al contrario de lo que
anunciaban los agoreros del
22 / Patricio Guerrero Arias

como la ciencia de “el otro”, de la “objetos de estudio”. Hoy la antro-


otredad, sino también de la mismidad, pología puede ayudar a entender los
de “nosotros mismos”. En nue- vos procesos de una realidad
consecuencia la antropología no es igualmente nueva, de los mundos
sino la ciencia de la alteridad, que nuevos en emergen- cia, y de los
busca comprender las relaciones de nuevos sujetos e identidades en
senti- do que esas diversidades insurgencia; puede contribuir a
tejen. Hoy debe- mos ver a la cono- cer y reconocer, a valorar y
antropología no como ciencia del respetar los distintos matices de una
pasado anclada en el análisis de la realidad multico- lor como es la vida,
tra- dición, sino como ciencia de la sus diversidades y di- ferencias.
contempo- raneidad; es ahí donde La antropología como ciencia de
la antropología puede mostrar su la al- teridad debe aportar al estudio
propia contemporanei- dad, pero de las for- mas diversas de relación
sobre todo, su perspectiva para con los “otros”, a
entender la dinámica del futuro.

Hacer de las diversidades, de


las alteri- dades, de las
diferencias, el “objeto de es-
tudio”, aunque preferimos mejor
llamarlo el foco de interés de la
antropología, quizá sea una forma
de superar la razón colonial con la
que está marcada desde su naci-
miento, para instaurar ahora una
razón plural que sea la que
oriente su praxis. Quizá así
matemos, definitivamente, la
mirada exótica del pasado que
cosificó a los seres humanos,
transformándolos en simples
través de esa construcción de reales organi- zadoras,Lano solo
Cultura / 23

significados, significaciones y del nuevo orden econó- mico y


sentidos esencialmente político mundial de este milenio,
humanos, que hace posible el sino de un nuevo orden
encuentro entre los seres representacional, cultural, que lo
humanos: la cultura. legitime. Las políticas neo-
liberales implementadas por
Hoy el estallido mundial de nuestros go- biernos nada tienen
las diversi- dades en que ver con los inte- reses y la
emergencia, el proceso de soberanía nacional, sí con la ne-
insur- gencia étnica, así como cesidad de un reajuste planetario
la acción socio po- lítica de los acorde a las exigencias del capital
antiguos “objetos de estudio”, financiero trans- nacional.
constituidos como sujetos
sociales, políti- cos e históricos La antropología
que trascienden espacios contemporánea debe dar
nacionales, obligan a una respuesta a la crisis del modelo
reformulación epistemológica, civili- zatorio de Occidente.
teórica, metodológica, pe- ro, Estamos viviendo la crisis de una
sobre todo a una redimensión civilización que surgió en un
de la función ética y política de
la antropología.

La propuesta de un nuevo
orden mun- dial, la
globalización neo-imperial
que ha ido sistemáticamente
constituyéndose en estos
cinco siglos de dominación es
la que determina las reglas del
juego y debilita a las
soberanías nacionales para dar
más es- pacio al proyecto de
las corporaciones
transnacionales que son las
24 / Patricio Guerrero Arias

mundo homogeneizado, que su rol colonial dominador, ha


demanda de una acumulación intentado reivindicar su autonomía
ilimitada y en ese proce- so mo- ral, ética y política y legitimar su
prioriza el valor del capital y no el voz ante, en y con los “condenados de
de la vida. Un modelo la tierra”.2
concentrador del capital, del Hoy estamos seguros que la
poder, de la tecnología que los antropolo- gía tiene la posibilidad de
instru- mentaliza para la comprometerse con la vida, no
virtualización de la rea- lidad y únicamente para entender- la, sino
para la guerra. Modelo depreda- para transformarla. Ahora tiene la
dor, ecocida, pues está posibilidad no solo de
aniquilando la na- turaleza descolonizarse, si- no de contribuir a
transformando todo lo que ve en la construcción colecti- va de un
mercancía; modelo excluyente nuevo sentido de civilización, de un
que condu- ce a la mayoría de la nuevo proyecto civilizatorio, no solo
humanidad a la mise- ria y a la desde una visión antropocéntrica,
muerte. Estas son las bases de es- sino desde una perspectiva cósmica
te viejo esquema continuamente que ponga
recreado y que han llamado
“modernidad”, “nuevo orden
mundial”. La globalización no es
si- no una nueva máscara del
viejo rostro del poder, una nueva
fase de este viejo mode- lo de
dominación.

La antropología ha sufrido un
comple- jo síndrome de valores
dada su histórica complicidad con
el poder. Entrampada en su matriz
eurocéntrica y en paradigmas
analíticos, teóricos y
metodológicos que se derivan de
la prioridad de la vida como estos tienen. La Cultura / 25

centro del ser humano y de


Hoy más que nunca, como
todo lo existente. Hay que
anotara Au- ge4, se plantea la
refundar una mirada que nos
cuestión de saber si la an-
atrevemos a llamar cosmo-
tropología tiene algo que decir
antropo-céntrica, así como
que sea es- pecíficamente
formas de alteridad cósmica en la
antropológico sobre las nuevas
perspec- tiva de ir
situaciones. Lo más importante es
construyendo otro tipo de inte-
que desaparezca la noción de
rrelación, más holística y
“objeto” que la antropología
armónica, entre el ser humano,
construyó con relación a los
la naturaleza y el cosmos.
sujetos sociales, entender que no
Antropología y contemporaneidad busca estudiar al ser humano
como tal, cons- truirlo como
Como bien lo señala
“objeto de estudio”, sino que lo
Auge3, el proble- ma de
que estudiamos son los procesos,
definir la disciplina y su los fe- nómenos, los hechos
objeto es un problema socio-culturales, las nuevas
también de la contempora- realidades, los nuevos mundos
neidad de la antropología que esos sujetos y seres humanos
dada la diversi- dad de concretos
hechos y procesos que la
misma contemporaneidad
presenta. Esto implica que
hay que empezar a buscar
los otros horizontes y
escenarios de su praxis, co-
menzar a pensar y pensarnos
por nosotros mismos a partir
de nuestras realidades y
procesos, de nuestras
especificidades cul- turales, y
considerar la
contemporaneidad que
26 / Patricio Guerrero Arias

construyen y a los que se antropolo- gía está ligada a la


encuentran arti- culados. necesidad de plantear una reflexión
sobre el presente, de enten- der las
Si bien hay que interrogarse, nuevas situaciones, las nuevas rea-
según Au- ge5, sobre lo esencial lidades y problemáticas, los nuevos
de la definición de la acto- res y sujetos, los nuevos
antropología, hoy es más escenarios y pro- cesos y tratar de
importante dis- cutir sobre la encontrar una interpreta- ción
función teórica, metodoló- gica, antropológica a los mismos.
ética y política que la
La clásica antropología en su
antropología cumple en la actual
mayoría ha tenido una evidente
etapa de la historia.
actitud etnologi- zante, ya que no ha
La antropología ha considerado la con- temporaneidad
comenzado a ver la de los sujetos, pues hace de las
contemporaneidad de sus representaciones de los “otros”, ob-
antiguos “obje- tos” de estudio y a jetos de descripción y análisis,
hablar con ellos. Es im- portante generando una situación como la
no olvidar que este proceso de llama Auge6 de
cambios no responde a la
maduración de la antropología o
de los antropólogos en sí, sino a
las nuevas condiciones históri-
cas, al proceso de insurgencia
simbólica de esos “objetos”
transformados por su pro- pia
praxis y lucha en sujetos
políticos e históricos que
imponen su presencia y
contemporaneidad. La
antropología no puede ignorar
este hecho.

La contemporaneidad de la
“alocronismo”, que implica una proceso histó- rico que vive / 27
La Cultura la
fría distan- cia frente al otro, humanidad le brinda a la
antropología nuevas
quien nunca es conside- rado
posibilidades para que se piense
un contemporáneo, un igual,
a sí misma y pensar en la
por eso en este encuentro no
multiplicidad de otras
existe diálogo, pues el diálogo
problemáticas, es- cenarios,
implica contemporaneidad e
actores, que debe interpretarlos,
igualdad de los interlocutores.
construirlos, analizarlos, desde su
En el viejo discurso
especi- ficidad teórica y
antropológico la ausencia del
metodológica, pero par- tiendo
otro es obvia, el otro aparece
siempre de sus propias exigencias
como objeto y víctima, no es
y realidades.
considerado un productor sino
solo un informante. En la unidad y diversidad de la
actual contemporaneidad, la
En consecuencia es
antropología no so- lo es posible
necesario estable- cer la
contemporaneidad en la sino necesaria, sobre todo ahora
relación frente al otro para que la humanidad atraviesa una
establecer una perspec- tiva de
“altercronismo” o “dialocronismo”
en la que hablen las diversas
voces de los sujetos, que
anulen la distancia y se cons-
truya la alteridad en la relación
de igual- dad del “observador
y el observado”. Ha llegado la
hora de una nueva forma de
al- teridad, una alteridad que
escuche a los otros para
aprender de ellos y establecer
un diálogo de saberes que nos
beneficie como humanidad.

Es importante ver que el


28 / Patricio Guerrero Arias

profunda crisis de sentido. La insurgencia de las diversida- des en el


antropolo- gía tiene la mundo.
responsabilidad de contribuir a la
Hoy, lo señala Augé7, más que del
construcción de nuevos sentidos de
mundo debemos hablar de mundos
la existencia en función del “ser”
inter- conectados por la hegemonía
y no del “tener”, a forjar un
sentido civilizatorio in- novador. de la imagen constructores de
Esto será posible porque su tra- imágenes virtuales a ve- ces
dición y reflexión autocrítica le falseadas de la alteridad, de cómo
permiten adaptarse y entender los de- bemos y tenemos que mirar a
cambios y proce- sos que afectan la los otros; hoy nadie puede dudar de
realidad y la vida en to- das sus la existencia de los otros. En la
dimensiones. Entonces nos atreve- confrontación de las imá- genes de
mos a decir, aun a riesgo de parecer esos otros es donde se construyen y
tauto- lógicos, que el verdadero
afirman las identidades.
sentido del senti- do de la
antropología es contribuir a la
construcción de nuevos sentidos de
la existencia.

Nuevos escenarios de la antropología

Una de las características del


actual proceso de globalización es
su carácter de- sigual y
combinado, propio de esta fase
de acumulación capitalista, que
por un lado busca la
homogeneización del mundo y su
cultura, pero por otro no puede
detener el proceso de continua
recomposición, revi- talización, e
Uno de los rasgos más imaginarios, las repre-
La Cultura / 29

perversos de la sentaciones y los universos


contemporaneidad y la simbólicos de la cotidianidad en
postmodernidad es la que realiza su praxis, hoy es un
escenario privilegiado para la
escenificación, la
reflexión y el quehacer
ficcionalización y
antropológico.
virtualización del mundo
presentado co- mo La ciudad se presenta como el
espectáculo. Hoy se espacio en el que se expresan todas
acostumbra a es- tablecer las interrogan- tes que se dan en el
relaciones con un otro virtual espacio unificado del planeta.
so- lo a partir de las imágenes Debemos analizar las construccio-
adulteradas de los medios nes isotópicas o de sentido de quienes
masivos que buscan articular- vi- ven, sienten, imaginan y evocan
nos al mercado, a la maquina la ciudad, ver las representaciones
del consumo que nos e imaginarios ur- banos de la gente.
sugieren cómo vivir mejor, La antropología urbana juega allí
cómo tratar nuestro cuerpo, un papel muy importante para
cómo ser felices en- entender los nuevos procesos, para
contrando la “chispa de la inves- tigar problemas de
vida”. Quizás el único mundo crecimiento, de adap-
de la contemporaneidad sea
el mundo de la imagen virtual
y el espec- táculo. Este es un
escenario vital, nuevo, para el
análisis antropológico.

La antropología encuentra
diversos nuevos escenarios o
mundos para abor- darlos;
novedad relativa, porque lo
nuevo es la mirada que se
hace de ellos8: el mun- do del
individuo, las subjetividades,
las mentalidades, los
30 / Patricio Guerrero Arias

taciones, hibridaciones, universo de los ex- cluidos,


invicivilizados, empobrecidos y
heterogeneidades,
marginados por el poder para
construcciones, reconstrucciones,
adentrar- nos en los universos de
re-in- venciones simbólicas. Un
sentido de sus construcciones
ejercicio intere- sante resulta
simbólicas, no para reedi- tar una
observar el comportamiento de antropología exótica de lo margi-
lugares públicos, estadios, nal, ya que eso reproduciría y
mercados y supermercados, reactualiza- ría la misma razón
restaurantes, iglesias, cen- tros colonial dominadora, sino para que
comerciales; estudiar fenómenos la antropología ofrezca a los
co- mo el fútbol, los procesos marginados del poder herramientas
electorales, las nuevas de construcción de un sentido
ritualidades y religiosidades liberador para que insurgan contra
profa- nas como el consumo en ese poder.
las catedrales del capital: los
Una tarea urgente que se le
centros shopings. Hay que salir al
plantea a la antropología de hoy es
encuentro de quienes habitan,
trabajar por la des- colonización
imagi- nan, sueñan, construyen y
epistémica, de sus perspecti-
desconstruyen la ciudad; hay que
escuchar sus voces y los sentidos
de los lugares y “no lugares” y de
los actores no reconocidos por la
cultura dominante.

Debemos empezar a mirar el


mundo de las cárceles y de los
delincuentes, de or- fanatos,
asilos, manicomios, hospitales y
demás “casas de salud”; de
mendigos, ni- ños de la calle,
pandillas juveniles, desem-
pleados, migrantes, trabajadoras
sexuales. Hay que entrar en el
vas teóricas, de su praxis oligarquías costeñas están desarro-
La Cultura / 31

metodológica, de sus visiones llando en torno a la cuestión de las


éticas y políticas. Una forma de auto- nomías. Estos son campos
hacerlo es estudiando el aún no explo- rados, que es
mundo del po- der, sus necesario investigar a pro-
construcciones simbólicas para fundidad.
ejercerlo.
Dada la emergencia social de
Es importante estudiar la nuevas identidades y actores
conducta de las clases sociales, es impor- tante ampliar
dominantes, las construcciones el campo de la antropología
simbólicas del sistema política. Son nuevos los
neoliberal y del mercado; problemas que una
estudiar el mundo empresarial y antropología de lo
financiero, los nuevos procesos contemporáneo tiene que
de pro- ducción, circulación y abordar y debe hacerlo desde
consumo de los bienes otra dimensión política, desde
simbólicos que pone en una nueva perspectiva de
movimien- to esta fase del análisis de la cultura.
capitalismo transnacional. Hay
que estudiar cómo opera la
interac- ción simbólica del
poder, analizar los pro- cesos
que nosotros llamamos de
usurpa- ción simbólica del poder,
cómo este produ- ce la
resemantización de sentidos
con los que manipula la
conciencia, las subjetivi- dades y
la praxis social para su legitima-
ción y ejercicio. Tal es el caso de
las movi- lizaciones regionalistas
y la manipulación que las
32 / Patricio Guerrero Arias

Es vital estudiar en esta etapa crítica de la razón plural y diversa.


de gran- des cambios planetarios Debemos empe- zar a cuestionar la
cómo se perciben y viven estos eficacia simbólica de los grandes
por parte de los actores so- ciales mitos construidos por el poder con
en su quehacer cotidiano. Hay los que naturaliza y legitima el orden
que analizar el proceso de dominante, tales como el mito de la
occidentalización de las culturas de- mocracia o el mito del desarrollo
tradicionales, pero también que se los muestra como las únicas
examinar la resemantización de formas posi- bles de hacer
sentidos que estas hacen de la humanidad y de alcanzar la felicidad.
globalización. Hay que prestar El reto es empezar a pensar y
atención a los procesos de in- construir formas alternativas que
terdependencia e interinfluencia rompan el orden sacralizado que el
que se da desde lo global a lo poder ha otorgado a la democracia y
local, así como desde lo local a lo al desarrollo, pero para esto
global. Debemos tratar de
comprender la complejidad
política que tiene el proceso de
construcción de identi- dades y
de etnicidades reconstruidas en
un mundo globalizado.

Debemos dar más atención a la


dimen- sión política de los nuevos
procesos de los pueblos indios,
negros y de las diversida- des;
analizar su inserción en los
sistemas democráticos
dominantes. Junto a ello hay que
discutir cuál es la nueva
significación de la democracia,
someter la razón homo-
geneizante de la democracia a la
hay que entender sus lógicas las que su mayor reto es /la
La Cultura 33

internas, sus sentidos, ver qué búsqueda de la democra- tización


significados y significa- ciones del poder, es decir posibilitar que
construyen. todos los sectores que conforman
la socie- dad puedan ejercer el
Comencemos a mirar la derecho de tomar sus propias
riqueza de la diversidad decisiones y que los demás
como la realidad desde la seamos capaces de reconocerlas
que se puede construir el y respe- tarlas.
futuro en perspecti- va de la
conformación de una Es necesario analizar,
sociedad que respete la críticamente, los procesos que
pluralidad y la diferencia, hemos denominado de in-
que haga posible la unidad surgencia simbólica que las
en la diversi- dad. Por ello es diversidades sociales están llevando
importante empezar a adelante. Para ello hay que estudiar
considerar las dimensiones el carácter de sus luchas de sentido
insurgentes que tienen la en la perspectiva de la cons-
cultura, la diversidad y la di-
ferencia.

La antropología puede ser


un instru- mento que aporte a
la comprensión de la
complejidad de la unidad y la
pluralidad de las sociedades
humanas como aporte a la
construcción de una sociedad
que se funde en el respeto a la
diferencia y que ayude a
convivir pacíficamente en la
dife- rencia. La antropología
tiene la tarea de contribuir a
la construcción de verdaderas
sociedades interculturales en
34 / Patricio Guerrero Arias

trucción de un nuevo proyecto ejemplo de esto es co- mo la


civilizato- rio. Esto implica violencia, el miedo, el terror, son los
comenzar a tener una mirada rostros más visibles y cotidianos de
nueva de los procesos que nos nues- tra sociedad.
per- mita entender las La antropología tiene que
dimensiones simbólicas de lo pensarse a sí misma, romper
político y las dimensiones prácticas en las que se sus- tentó la
políticas de lo simbólico, que razón colonial. Hay que quebrar la
actualmente se expre- san en la carga positivista y empirista que le ha
lucha social. sido tradicional; resulta
Se hace necesario estudiar contradictorio que si la antropología
busca llegar a entender las
nuevas pro- blemáticas que no
eran parte de nuestro vivir dimensiones simbólicas del sentido
cotidiano pero que hoy son el de la praxis humana, expresada en la
cultura, siga haciendo de la
reflejo de la situación de crisis de
sentido en la que vivimos. “observación” su técni- ca de trabajo
Debemos estudiar el cómo y el privilegiada, puesto que la inducción
por qué nuestras sociedades se y la deducción, así como la ob-
constru- yen como sociedades en
permanente “es- tado de sitio”,
donde la violencia, el terror y el
miedo forman parte de los
imagina- rios sociales y son el
recurso más idóneo del poder
para legitimarse; pues al insta-
larse como un fantasma
permanente en los individuos no
necesita la presencia evi- dente de
los aparatos represores, hace del
mismo individuo su propio
represor y verdugo. Un claro
servación resultan insuficientes las emociones, el géne- ro, /las
La Cultura 35

para dar cuenta de los diversos masculinidades y feminidades, la


universos simbóli- cos de una sexualidad, el placer, la risa y la
realidad polisémica como la alegría; de la pena, del miedo, las
que hoy vive la humanidad y sensaciones, que son las que nos
que tiene que ser conocida dan el verdadero sentido de lo
mediante todos los sen- tidos. humano, pues el ser humano no
es solo razón y lo que piensa, sino
Debemos incorporar lo que siente, lo que vive y lo
modelos conno- tativos de emociona. Hay que romper el
lectura de la realidad, tiránico modelo cartesiano ra-
reconocer las formas cionalista del “pienso luego
abductivas de conocimiento, existo”, para incorporar uno más
proponer modelos des- plenamente humano: el “siento,
civilizatorios, des- amo, luego existo”. Debemos sa-
racionalizantes como lir de los laberintos de la razón
respuesta a la tiranía de la para empe- zar a transitar por los
razón dominadora de caminos del corazón humano, en
Occidente. So- lo así, estamos perspectiva de llenar a la
seguros, podremos abrir- nos
al dialogo con otras lógicas,
saberes y racionalidades,
devolver la dignidad epis-
temológica a la imaginación
simbólica que es la que hace
posible la construcción de un
nuevo sentido sobre nuestro
ser y estar en el cosmos, el
mundo y la vida.

Hay que trabajar en una


antropología de los sentidos,
que vea las dimensiones y
construcciones simbólicas del
cuerpo, la comida, los olores,
36 / Patricio Guerrero Arias

ciencia en general y a la conjunto planetario a través de las


antropología en particular, de redes de información que son las
ternura. Nos atrevemos a decir fuentes de transmisión y
que este es el momento de reproducción de las nuevas
significaciones simbólicas. Hay que
empezar a trabajar en una
analizar los procesos de virtuali-
antropología de la ter- nura.
zación de la realidad, de
La antropología tiene como uniformización cultural,
nuevos es- cenarios y desafíos planetarización del mercado,
contradictorios los grandes mundialización de la imagen, que
fenómenos de la contemporanei- modifi- can aceleradamente las
dad: la multiplicación de las redes relaciones de cada sociedad con su
de transporte y comunicación, los medio, con la realidad que le rodea.
acelerados procesos de cambios Hoy, como dice Auge9, se re- lativizan
tecnológicos, la revo- lución categorías como espacio y tiem- po,
científico técnica, los se acelera la historia y se achica el pla-
experimentos de clonación, las neta, se reduce la frontera, la distancia
revoluciones de la gené- tica, el en-
descubrimiento del genoma
huma- no, que plantean nuevos
retos de sentido, no solo a la
antropología sino al conjunto de
la ciencia y a toda la humanidad.
¿Cuál es la lectura antropológica
que debemos hacer de todos
estos nuevos procesos y fe-
nómenos?

Estos son nuevos retos para la


antropo- logía, que deberá
considerar las nuevas
significaciones, simbolizaciones y
sentidos que actúan en el
tre lo próximo y lo lejano, la las nuevas identidades
La Cultura en
/ 37

categoría del “otro” se contextos transnacionales.


recompone, pues estos Tenemos que analizar el mundo
fenóme- nos tienden a de los fenómenos religiosos y las
diluirlo o reducirlo, a bo- recreaciones y reinterpretaciones
rrarlo, hacerlo invisible. Todo continuas de los mis- mos, los
esto hace que se agudicen los nuevos movimientos religiosos, las
fenómenos que gene- ran nuevas cosmovisiones, los nuevos
conflictos interétnicos, sis- temas de creencias, las nuevas
regionalismos, xenofobia, ritualida- des, los nuevos ethos,
racismo, que adquieren surgidos en la etapa de la New Ege.
mayor gravedad al darse en Hoy asistimos a un proceso en el
una etapa de locura atómica cual, si bien aceleradamente la
que pone en riego la socie- dad se des-mistifica, no por ello
estabilidad de la totalidad de se de-miti- fica sino que por el
la vida. contrario, necesita de nuevos mitos
La complejidad de la para explicarse el actual or- den del
realidad posibili- ta encontrar mundo y la vida. Esto implica te-
fértiles campos para el traba- ner que analizar la
jo antropológico, ya no solo contemporaneidad del
en las socie- dades de
“pequeña escala”, sino en las
“so- ciedades complejas”, en
las “sociedades frías” y en las
“sociedades calientes”, como
las llamó Levi-Strauss. Hoy en
este proce- so de
globalización de la economía
y la cultura, la nueva
antropología debe ver los
impactos de dicho proceso
en las socieda- des más
pequeñas, así como el
proceso de construcción de
38 / Patricio Guerrero Arias

mito y la función de los nuevos sociedades terriblemente


mitos y ri- tos de la modernidad. fracturadas en la alteridad. El desafío
de la construcción de una
Un problema que pensamos es humanidad intercul- tural, tejer
vital en esta nueva mirada de la nuevas relaciones de sentido de la
antropología es la cuestión de la alteridad no solo es crear un
alteridad. Toda identidad se escenario nuevo y conflictivo para la
construye en la confrontación y antropología, sino una tarea para
negocia- ción con los “otros” una nueva antropolo- gía
diferentes, con diver- sas comprometida con la vida.
alteridades, de ahí que toda crisis
Pero además de esto la
de identidad en realidad es una
antropología hace posible que
crisis de la al- teridad. En
reflexionemos sobre la necesidad de
consecuencia, el problema más
repensar las relaciones de al- teridad
importante que la antropología
que hoy construimos. De ahí que nos
debe en- frentar en la actualidad
atrevamos a proponer que no se
no solo es priori- zar (lo ha venido
debe entender la alteridad
haciendo) el análisis de la
únicamente desde
identidad, sino empezar a
considerar la cuestión de la
alteridad. En realidad, lo que está
viviendo la humanidad no solo es
una crisis de identidad ( no saber
quiénes somos); la crisis mayor es
una crisis de al- teridad dada por
nuestra incapacidad de conocer,
reconocer, valorar, respetar, tole-
rar y convivir con la
“insoportable dife- rencia del
otro”. Una característica de estos
tiempos postmodernos y
globalizados es que vivimos en
una perspectiva manifestaciones y representa-
La Cultura / 39

antropocéntrica, pues no es ciones.


solo con otros seres humanos La antropología debe dejar
con quie- nes tejemos las de ser la ciencia de la otredad y
relaciones de sentido de la mostrarse como ciencia de la
existencia, debemos empezar a mismidad, esta es otra forma de
construir formas de alteridad más romper su visión colonial. El
cósmicas que per- mitan estudio de pares -analizar las
relacionarnos y dialogar con construcciones simbó- licas de
amor y respeto con todos los nuestras propias identidades, de
seres de la naturale- za y el nuestros colectivos de trabajo-
mundo en los que palpita la resulta un escenario nuevo y
vida. Si no empezamos a ver a necesario para una an-
los ríos, los árboles, el mar, los tropología diferente que debe
animales, las plantas, como esos estudiar la conducta de los
“otros” de los que también mismos antropólogos. Es hora
depende nues- tra propia de preguntarnos: ¿qué tipo de
existencia presente y futura, los antro- pología estamos
depredaremos, haciendo? Hay que estu- diar las
contaminaremos, convir- comunidades científicas, las uni-
tiéndolos en simple mercancía
para el mercado de la vida,
como lo ha hecho el modelo
civilizatorio ecocida de
Occiden- te. Tejer nuevas
relaciones de alteridad cósmica
con todo lo existente es una for-
ma no solo de enfrentar la razón
depreda- dora occidental, es
empezar a construir una nueva
racionalidad, un nuevo ethos, un
proyecto civilizatorio distinto en
pers- pectivas de la defensa de
la vida en todas sus formas,
40 / Patricio Guerrero Arias

versidades y las escuelas de


El proceso de globalización que
antropología que los forman. Hay
pre- tende un modelo de sociedad
que comenzar a tra- bajar en una
homogenei- zada, la creación de una
antropología que se piense más
cultura planetaria que imponga la
autocríticamente.
anulación de la diversidad y las
Hoy vivimos y enfrentamos, al diferencias, al ver en ellas fuerzas in-
decir de Auge10, una situación de surgentes que enfrentarían a este
urgencia que exi- ge la necesidad proyecto civilizatorio, nos plantea
de una antropología emer- gente, tareas y desafíos importantes para la
una antropología de urgencia dada construcción de so- ciedades
la crisis de alteridad y de sentido interculturales; la posibilidad de
que vive la contemporaneidad. Hoy pervivencia de esas diferencias en un
la antropolo- gía, a pesar de todos mundo globalizado es quizá uno de
los
aquellos que anuncia- ban su
muerte, muestra la fuerza de su vi-
gencia, su potencialidad autocrítica
para recrearse; está más claro que
donde esté presente el ser humano
y mientras este si- ga tejiendo
tramas de sentido, es decir
mientras continué hilando la trama
infini- ta de la vida, hay terreno
fértil para el tra- bajo
antropológico. Es por todo eso (lo
reiteramos una vez más) que el
verdadero sentido del sentido de la
antropología es contribuir a la
construcción de nuevos sentidos de
la existencia.
Por una antropología comprometida con
la vida
más altos desafíos que se mundo en el que sea posible
La Cultura /la
41

plantea en el cer- cano felicidad de todos los seres,


mañana para la diversidad de donde no sea la razón ins-
actores sociales. trumental sino el corazón abierto
a la in- certidumbre y la ternura,
El proceso de construcción lo que determi- ne el latido de la
de socieda- des existencia.11
interculturales no solo que
interpela y cuestiona la En un mundo en el que los
realidad social en su conjun- proyectos dominantes buscan
to, sino, además, al conjunto vaciarnos de sentido para
de la ciencia, sus miradas y imponer el sentido único e
representaciones sobre la irreversi- ble del mercado y el
realidad misma; cuestiona las consumo es tarea in- mediata de
perspectivas teóricas, la antropología trabajar en la
metodológicas, así como sus perspectiva de la construcción de
practicas, sus metas y éticas nuevos sentidos de la existencia
que adquieren un nuevo en función del ser humano, de la
sentido frente a los desafíos naturaleza y el cosmos, en la
de la modernidad, la perspectiva de un nuevo orden
postmodernidad y la glo- simbóli- co, de un nuevo proyecto
balización del mundo, para civilizatorio, de
plantearle co- mo
requerimiento impostergable
la nece- sidad de ir
colectivamente pensando y
re- pensando cómo avanzar
en la construc- ción de una
nueva antropología, más
comprometida con la vida,
que trabaje en la perspectiva
de la esperanza y la ternura,
porque lo que está en juego
es la dignidad de la vida en
todas sus formas, la de un
42 / Patricio Guerrero Arias

una humanidad intercultural que propuesta civili- zatoria distinta, que


se nutra en la riqueza de la termine con la irra- cionalidad de la
diversidad y la diferen- cia que razón en que se funda- menta la actual
son parte de la bondad de la civilización de la muerte que
pro- pia vida. Para ello se hace representa Occidente, para construir
necesario “des- construir” los una nueva civilización de la vida, que
paradigmas de una antro- se alce desde nuestras raíces de
pología que aún conserva la ancestralidad andina y comunitaria,
razón colo- nial con la que nació desde nuestras pro- pias reflexiones,
y todavía sustenta y que sigue desde nuestras realidades. Solo así
siendo útil a la reproducción de comenzaremos a construir una
la colonialidad del poder. Hoy antropología con rostro propio, que
más que nunca es urgente que con- tribuya a la configuración de un
nutramos de vida tanto la teoría, nuevo proyecto civilizatorio en función
las metodologías como los de la vi- da, la humanidad y el cosmos.
discursos, quizá esto permita
construir una antropología
verdaderamente com-
prometida con la vida, que no
solo se con- forme con hablar
sobre la realidad sino que desde
su inserción con la realidad y la
vida misma contribuya a la
necesidad im- postergable de su
transformación.

Hoy no se trata solo de la


descoloniza- ción de la
antropología sino de cómo aporta
para hacer una revolución del senti-
do, una guerrilla epistémica, una batalla se-
miótica, la insurgencia de los símbolos
que nos permitan fundar una
Una de las cuestiones más lo existente en la naturaleza
La Culturay/ 43
el
estratégicas que hoy se le cosmos.
plantea a la antropología es Este es un tiempo fundacional,
pensar que tipo de humanidad en cuya dialéctica se anuncia la
y sujeto queremos ayudar a negación de una forma de
construir, para ello hay que civilización que se niega a sí mis-
continuar trabajando en una ma para abrir un nuevo tiempo, una
estrate- gia integral para la nue- va era, el Pachacutec del
vida, reconstituyendo y dando sentido, de un nuevo sentido
un sentido nuevo a la civilizatorio alternativo, que todos
cotidianidad, en la perspectiva debemos ayudar a construir.
de la construcción de nuevos
sujetos sociales, políticos e Este es un tiempo que requiere
históri- cos. Esto implica de nue- vos sujetos y sentidos,
trabajar la perspectiva de la otros discursos y prácticas, otras
liberación de la subjetividad en formas organizativas, otras
una re- volución del ethos que acciones, nuevas propuestas
nos construya como seres progra- máticas y políticas que
humanos en plenitud de respondan a las
dignidad y por tanto incapaces
de ser manipulados por el
poder, ese es otro escenario
necesa- rio para el aporte de la
antropología.

Hay que crear una


civilización que ha- ga posible
el desarrollo multicolor de to-
das las culturas, que recupere
el amor, la sensibilidad, que
construya una humani- dad en
la ternura, que reconstruya
nuevas formas de alteridad no
solo entre los seres humanos,
sobre todo de estos con todo
44 / Patricio Guerrero Arias

exigencias de la nueva realidad Estos son retos que modifican


que en- frenta el mundo Tiempo las con- cepciones teóricas,
en que debemos seguir metodológicas, éticas y políticas,
intransigentemente militando así como las tareas y los caminos
por los sueños, la ternura y la no solo de las ciencias en general
materialización de las utopías, y de la antropología en particular,
por la construcción de una también el de las universidades, y,
historia que no llegó a su fin, que fundamentalmente, los de la
al con- trario todavía está por propia vida.
hacerse.

Notas

1 Auge. 1995: 7 Auge: Ibid.


11 8 Auge: Ibid.
2 Auge: Ibid. 9 Auge: Ibid.
3 Auge 31-5 10 Auge: Ibid.
4 Auge: Ibid. 11 Guerrero. 1999: 7
5 Auge: Ibid.
6 Auge: Ibid.
La Cultura / 45
2
APROXIMACIÓN A UNA ESTRATEGIA
CONCEPTUAL DE LA CULTURA

La historia de la antropología
Se plantea como requerimiento para
deja cla- ro un evidente conflicto
una disciplina como la antropología,
en el momento de buscar una
que hace de la cultura su “objeto”
definición de cultura. General-
central de estudio, el intentar construir
mente no se supera los límites de
no una con- ceptualización terminada y
las adje- tivaciones accidentalistas
unívoca de aquella, ya que dado su
o de los sustanti- vismos
evidente carácter polisémico esto seria
descriptivos que priorizan los as-
un equívoco. De lo que se trata es, lo
pectos externos, manifiestos de
planteamos en este tra- bajo, de trazar
una cultu- ra que se han quedado
una estrategia conceptual que nos
al nivel de los ras- gos culturales,
permita ofrecer una perspectiva
o han leído la cultura siem- pre al
diferente, con mayor poder explicativo
margen de la sociedad y los
de
sujetos sociales que la
construyen. Pero no se tra- ta solo
de posturas conceptuales en
dispu- ta, sino que allí se expresa
un conflicto en- tre formas
diversas de ver el mundo, la
realidad y la cultura, que
representan pos- turas sociales,
ideológicas y políticas dis- tintas,
puesto que toda lucha
conceptual, no es sino otro reflejo
más de las luchas por el control
de los significados que se li- bran
en la sociedad.1
las actualmente existentes, adelante en sus luchas de
que implique la necesidad de sentido. La cultura es posible
repensar la cultura desde di- porque existen seres concretos
mensiones que superen el que la pro- ducen desde su
enfoque tradi- cional sobre la propia cotidianidad, en
misma. Una aproximación a respuesta a una realidad en
una estrategia conceptual, continua transformación. Esto
debe evitar caer en implica la necesidad de analizar
reduccionismos, biologistas, la cultura desde la perspectiva de
so- ciologistas, culturalistas o su historicidad, como
limitarse a seña- lar solo sus construcción dialéctica, sin
rasgos externos, o reducirla a descuidar su dimensión po-
“bienes culturales”. Pero
sobre todo debe dar cuenta
de la praxis humana integrada
a los cambios que impone la
dialéctica so- ciohistórica.

La cultura hace referencia a


la totalidad de prácticas, a
toda la producción simbó-
lica o material, resultante de
la praxis que el ser humano
realiza en sociedad, dentro
de un proceso histórico
concreto. Hay que ver
entonces, si la cultura es una
construc- ción social
presente en toda la sociedad
humana, esta no pude
entenderse al mar- gen de la
misma sociedad, de los
sujetos sociales que la
construyen, ni de los pro-
yectos históricos que llevan
36 / Patricio Guerrero Arias

lítica. Aspectos que no han sido fuerza vital presente a lo largo de la


aborda- dos, y frente a los cuales histo- ria de la humanidad, sigue
proponemos al- gunas siendo la fuer- za imprescindible
reflexiones. para transformar la propia historia.

Si consideramos a la Aproximarnos a una estrategia


antropología ya no como la con- ceptual de la cultura, exige la
ciencia de lo exótico, sino co- mo necesidad de hacer, inicialmente,
una breve aproxima- ción
la ciencia de la alteridad, la
diacrónica a la misma, para situarla
diversidad, la pluralidad y la
históricamente dentro de las
diferencia, se hace nece- sario la
diversas for- maciones sociales, ya
construcción de una estrategia
que las palabras, los conceptos y los
conceptual de la cultura, que nos
seres humanos tienen su historia y
ayude a pensar la unidad de la
más que eso, hacen la historia.3
humanidad en la diversidad y a
Puesto que la cultura ha dejado
comprender la diferencia en la rica
profundas huellas en el caminar
pluralidad. Una estrategia
humano, es impres-
concep- tual que de cuenta de la
existencia y rique- za de esa
diversidad, pluralidad y diferen-
cia evidenciada en el carácter
pluricultu- ral, multiétnico,
plurilinguistico y pluri- nacional
que caracteriza a nuestras reali-
dades, y sobre todo que exprese
una com- prensión de la cultura
en perspectiva del proyecto
histórico que están llevando ade-
lante las diversidades sociales
como pro- yecto histórico de
nuestros pueblos.2 Ca- da vez
está claro que si la cultura fue una
cindible hacer una ja de ser nómada para
La Cultura / 37

reconstrucción de su génesis transformarse en se- dentaria, la


agricultura les obligaba a esta-
social, su genealogía, que nos
blecer un lugar fijo de habitación. El
per- mita comprender y seguir
verbo se refiere así a la población
esas huellas, co- nocerlas para
rural, en con- traposición al de
mirar luego cómo la cultura
civilización que en cam- bio hace
aporta a la construcción del
referencia a la población urbana. Al
nuevo cami- no o proyecto
principio aludía a un habitar con los
histórico que están plan-
dioses, de ahí se derivará
teándose las diversidades
posteriormente la idea de rendir
sociales. Cono- cer sus huellas
“culto” a los dioses.4
implica hacer una breve
aproximación diacrónica de su Se considera que fue Cicerón
proceso, revisar las diversas quien emplea el vocablo cultura
consideraciones que en los por primera vez como concepto,
distintos procesos históricos se pues en su Disputas Tus- culanas
han he- cho con relación a uno habla por primera vez de cultura
de los conceptos más
complejos de las ciencias
sociales: la cultura.

Breve aproximación diacrónica

La cultura en el mundo Greco-


romano

Si partimos de su
consideración etimo- lógica,
cultura viene del latín colere que
significa cultivar, en referencia a
una de las actividades
productivas, la agricultura.
Inicialmente el verbo latino tuvo
el sentido de habitar y cultivar,
referido a la pobla- ción rural,
que mediante la agricultura de-
38 / Patricio Guerrero Arias

animi, cultura del espíritu, son profundizadas y sistematizadas por


partiendo de la analogía que se Aris- tóteles, quien concibe una
encuentra con el cultivo de la primera noción antropológica de
tierra, pero relacionándola cultura al ponerla cerca- na al mundo
específi- camente con toda la humano, al mundo social, la polis, por
práctica humana que transforma tanto al mundo de la razón filo- sófica,
las cosas que no se encuentran por eso dirá que “la filosofía es la
originariamente en la cultura de la razón”. La cultura
naturaleza.5 desde la perspectiva aristotélica es
vista como “ese saber que permite al
La noción de cultura que está hombre discernir acertadamente
detrás del término, fue empleada acerca de todo”. En conse- cuencia es
antes que la propia palabra cultura la reflexión filosófica antropo- lógica el
como tal. Ya se en- cuentra entre antecedente histórico más remo- to
los griegos, Herodoto, Ho- mero, que permite informar sobre los prime-
Hipócrates, la noción de cultura
animi, que la entendían dentro de
la pai- dea, o sea los valores que el
hombre “sa- bio” o “culto”
transmitía como voz de la
divinidad. Frente a la cultura como
paidea surge la polis desde el
pensamiento sofista con relación a
un conjunto de leyes e ins-
tituciones reales-objetivas que han
sido instauradas por los hombres
para ordenar la vida de la
sociedad. La cultura solo es posible
dentro de la polis y como expre-
sión del logos (razón) como
atributo dis- tintivo de lo humano.

Posteriormente estas reflexiones


ros intentos de comprender cultura subjetiva y objetiva,
La Cultura /el
39
los hechos culturales como hombre tra- duce los
parte de las problemáti- cas sentimientos y experiencias de la
del ser humano y la época. Dante y Bocaccio, aunque
sociedad.6 no usan la palabra cultura como
tal le dan ese sen- tido.
Entre los romanos se Mirándola, Pascal y Bacon, en
acentúa la dico- tomía entre cam- bio, comienzan a usar
una noción subjetiva indivi- lingüísticamente el término que
dual, “cultura animi”, y una empieza a desarrollarse des- pués
noción social “civitas”, que del post-Renacimiento.
significa ciudadano libre. De ahí
surgirá el término “civilización” En el siglo XVI, en Francia,
con el que se hace referencia Alemania e Inglaterra, comienza a
también a la cultu- ra, que usarse la noción de cultura con el
solo logra realidad propia término de civilización, dándole
dentro del hombre. las mismas connotaciones que
Civilización tiene un sentido traían del pasado.
político y urbano que implica
un sentido de cultivo social y
perfeccionamiento, sen- tido
que se mantendrá en lo
posterior.

La cultura en la Edad Media y el


Renaci- miento

En la época medieval la
cultura se muestra
subordinada a la teología y es
de- finida con relación al culto
de la religión hasta la llegada
del Renacimiento, que abre
nuevos horizontes culturales.
En el Renacimiento prevalece
el concepto de “humanitas”
que recoge la confluencia de
40 / Patricio Guerrero Arias

El concepto de cultura que este momento histórico cuando se


venia ads- crito a la reflexión incorpora la visión de cultura como
filosófica va adquirien- do tota- lidad.
autonomía gracias a los aportes
Estas concepciones van unidas a
que hacían posible el nuevo
los nuevos modelos políticos que
desarrollo de las ciencias. Lo
montaron un sistema teórico de
gnoseológico en filosofía, el
justificación de la expansión y
desarrollo de las ciencias
colonización, la Ilustración, el
naturales que impulsaron el
Romanticismo, el Positivismo.
método inductivo experi- mental
y la reflexión racionalista, determi- Nociones como cultivo del espíritu,
naban nuevas formas de ver los naturaleza hu- mana, individualidad,
diversos campos del saber y de etc, se constituyen en pilares
acercarse a la reali- dad y a las ideológicos a partir de los cuales la
construcciones humanas. nueva sociedad estructura una nueva
forma de producción social, política,
La cultura según la Ilustración co-
En el siglo XVIII los iluministas,
los ro- mánticos y la Ilustración,
superan la vi- sión racionalista y
ven a la cultura como una
“configuración del espíritu
humano”, como producto de la
razón humana que forma “todo el
modo de vida de un pue- blo”. Es
aquí cuando nuevamente se
vuel- ve a hablar del sentido de
cultura como cultivo del espíritu,
que se va formando alrededor de
la sociedad burguesa, que
termina su estructuración a
finales del si- glo XVIII con la
revolución francesa. Pero es en
mo también una nueva nifica pensamientos LayCulturafines
/ 41

concepción antro- pológica elevados (civi- lización); son


del ser humano.7 culturas naturales que debe- rán
desaparecer cuando la civilización
La concepción de cultura se acerque a ellas.8 El triunfo de la
estará mar- cada por un claro razón marcaba, según Hegel, el
contenido etnocentris- ta, triunfo de la ci- vilización de
propio de las sociedades Occidente, de ahí que este fi-
dominantes europeas. Una lósofo decrete que “la historia ha
muestra evidente de esta termina- do,9 adelantándose en
postura etnocéntrica la siglos al reciente anuncio de
encontramos en Hegel, Fukuyama, sobre el fin de la
representante del historia.
pensamiento ilustrado, para
quien la verdadera cultura se En el siglo XVIII se formula una
sustenta en la noción de geist defi- nición de cultura entendida
(espíritu). La cultura comienza con relación a “costumbres”,
a ser vista con rela- ción a “tradición”, “herencia so- cial”,
diversos aspectos, como las pero por razones ideológicas se
costum- bres, el lenguaje, el man-
pensamiento, el genio el
carácter, la familia y la sociedad
civil. En consecuencia la cultura
no es sino una producción del
espíritu propio de las so-
ciedades civilizadas. Para este
filósofo, tanto África, América
como Asia, aún no habían
madurado como para entrar a
for- mar parte de la historia de
la humanidad, pues
consideraba que aún vivían en
una “cultura natural”, como
niños que se limi- tan a existir
lejos del espíritu de lo que sig-
42 / Patricio Guerrero Arias

tiene la concepción de cultura “espíritu natural” que carece de


que repro- duce la metáfora de cultura. La cultura se la ve en
cultura como el culti- vo de la singular, con características de
tierra, con relación al cultivo del univer- salidad y enmarcada en la
espíritu. La cultura empieza a ser idea de la “uni- dad del espíritu
entendi- da como la posesión de humano” y con un senti- do
bienes culturales (espirituales) estrictamente antropocéntrico. La
que determinan el buen gusto, cul- tura está ligada a la noción de
los modales y valores que corres- progreso, evolución, razón, como
ponden a la burguesía dominante sinónimo de edu- cación, de
y se co- mienza a hablar de la instrucción, que es la visión que
“cultura de las artes”, la “cultura de caracterizó la ideología del
las letras”, la “cultura de las iluminismo de la época. Lo
ciencias”. Se concibe también la interesante es que en este mo-
“cultura como acción”, la acción mento histórico la visión
de instruir, y a la noción de antropocéntrica que hace del
“cultura como estado”, estado de “hombre” el centro del uni- verso, lo
la mente cultivada por la coloca también como el centro de la
instrucción, que le conduce al reflexión científica, lo que abre
individuo a la cultura.10 posibili-

Esta visión sobre la cultura


construyó una dicotomía que ha
estado siempre pre- sente
cuando se habla de cultura: la
sepa- ración entre cultura y
naturaleza. La cul- tura como
expresión distintiva de la espe-
cie humana, como el acumulado
de sabe- res aprendidos y
trasmitidos por la huma- nidad,
se encuentra en oposición al
mun- do de la naturaleza, a ese
dades para que, como lo dijera Esta definición y Ladivisión
Cultura / 43

Diderot en 1755 en su claramente etnocentrista


Enciclopedia, surja una “ciencia respondía a necesidades po-
del hombre”. Mientras que líticas concretas de ese momento
Alexander Chavannes, en 1787 históri- co, que demandaba la
universalización del modelo
formula por primera vez el
económico capitalista, que veía en
termino “etnología”,
las colonias dependientes de
concibiéndola como la
Europa, no solo las fuentes de
disciplina que estudia la
provisión de materia prima y
“historia de los progresos de
fuerza de trabajo, sino, además,
los pueblos hacia la ci-
como los nuevos mercados para
vilización”.11
vender sus productos, modernizar
Al tiempo que se afirmaba las formas de explotación,
la separa- ción entre práctica expandir sus valores y erigir- se
cultural y actividad in- como la cúspide del desarrollo de
telectual, se imponía otro tipo la ci- vilización humana.
de división con relación al
trabajo intelectual frente al La incorporación definitiva del
manual, que se utilizó como termi- no cultura, kultur, se da en
criterio de valoración futura; Alemania a
se valorizó lo intelec- tual en
desmedro del trabajo manual
que fue descalificado. El
trabajo intelectual constituyó
el patrimonio de las elites po-
seedoras de la cultura,
mientras que el manual fue
ejecutado por quienes care-
cían de ella. Dicotomía que
alcanzaría su cúspide en la
división internacional del
trabajo, empleándose hasta el
presente.
44 / Patricio Guerrero Arias

partir de 1850, con una doble dos. Ahí se co- mienza hablar de
acepción: cultura subjetiva y cultura historia cultural.
objetiva o his- tórica (civilización). Turgot, otro representante de la
En adelante el térmi- no cultura ilus- tración francesa, aporta el
será usado en el sentido de to-
concepto de “progreso” para
talidad, como algo que pertenece a
entender la dinámica de los
un co- lectivo social, un pueblo o
cambios históricos, siendo estos el
toda la huma- nidad. Esta nueva
re- flejo de los progresos sucesivos
percepción de la cultu- ra implica
de la hu- manidad hacia su plena
la caída de la visión hegeliana del
perfección, en contraposición a la
espíritu, para abrirla a una
noción de providencia heredada de
percepción más materialista, que
la escolástica. Turgot dice que el
irá definiendo la di- cotomía entre
hombre posee un infinito tesoro de
Geist y Natur (espíritu y na-
sig- nos que le permiten conservar
turaleza), entre la idea y la materia,
las ideas adquiridas, comunicarlas a
que marcará la discusión futura.
otros hombres
Una muestra de ello es que W. von
Humboldt definió la cultura como
el control que podemos ha- cer de
la naturaleza gracias a la ciencia.12

Los enciclopedistas que hacen


posible una profunda
transformación social, eco-
nómica y humana plantean una
visión de- mocrática de la
producción y distribución
culturales. Se reconoce a Voltaire
como el iniciador de la
preocupación científica en torno a
la cultura, quien rescatará el con-
cepto para la ciencia y la historia y
mos- trará la interrelación de las
y transmitirlas a sus sucesores del progreso de laLa Cultura razón.
/ 45

como una herencia Sostiene que cada pueblo


continuamente creciente.13 desarrolla de manera au-
Este concepto podría tónoma e independiente su
considerarse como una propia cultura y que ninguna es
moderna definición de cultura; históricamente la conti- nuidad
se adelan- ta al formulado por de la anterior. Cada cultura tiene
los evolucionistas que veían a su propia especificidad y no
la cultura como herencia social puede ser juz- gada ni
y como conducta aprendida y comparada en referencia a otras,
transmitida. Pero también con puesto que cada una se modifica
su visión de los signos, Turgot según el lugar geográfico, la
se adelanta a la propuesta época y su dinámica interna;
semióti- ca contemporánea. Herder aporta una nueva visión
que considera la cultura en
Herder: pluralidad y culturas
plural, habla por primera vez de
Como respuesta a la visión la existencia de la di- versidad de
naturalista de la cultura, culturas. A Herder se lo consi-
resultante de la visión evolu-
tiva unilineal de la historia, a la
noción de humanidad
universal y de razas superio-
res, dominante en ese
momento, el filoso- fo alemán
G. Herder, representante de la
ilustración, opone una nueva
visión con- siderada en ese
entonces como retardata- ria,
pero que para ahora tendría
plena va- lidez.

Herder introduce la visión


de historia no como proceso
continuo, ni como re- sultado
46 / Patricio Guerrero Arias

dera con justicia el precursor de se refiere al aspecto material de la


lo que hoy conoceríamos como vida humana. Herder es el primero en
una visión relati- vista de la utilizar el termino en plural,
cultura, y el primero en haber “culturas”, como forma de
tomado en consideración la contraposición al sentido singular y
diversidad cultural.14 unilineal de civilización, en ese
entonces dominante. Aporte que
Herder se opone radicalmente abrirá nuevas perspectivas para el
al deter- minismo y la tiranía de análisis de las diferencias culturales.15
la “diosa razón” imperante en su
La cultura como voluntad creadora en
época. Sostenía que no era solo la Nietzsche
razón la única fuente para lle- gar
al conocimiento, sino que, Será F. Nietzsche quien aporte
además, de- bía considerarse la nuevas rupturas frente a la
fuerza del instinto, la energía de la concepción racionalis-
vida y el valor de las costum- bres
como fuentes generadoras de
nuevos conocimientos. Solo en
esa interrelación es posible que
las culturas creen sus más altas
producciones, solo así se
conforma lo que él llamó el
“espíritu de un pueblo” que se
manifiesta en todas las
instituciones de una nación.

Herder es el primero que hace


la dis- tinción entre cultura y
civilización. Señala que “cultura” se
refiere a todo progreso in-
telectual y científico y es aplicable
a todo el género humano.
Mientras que “civiliza- ción” solo
ta dominante. Para Nietzsche ser humano y del mundo que /el
La Cultura 47

no es solo la razón el único mismo ha creado.


instrumento posible para
La cultura es un centro en el
hacer cognoscible el mundo,
pensa- miento de Nietzsche,
tampoco son los principios de
considera que gra- cias a ella se
evolución, continuidad,
han producido procesos de
totalidad, causalidad,
creación y transformación de
universalidad, los que
todos los sa- beres, sean estos
permiten medir el desarrollo
arte, ciencia, filosofía,
históri- co. Para este filósofo
tecnología, política, que se han
la forma de llegar al
construido con la cultura.
conocimiento se sustenta en
Concepción que resulta en
otros princi- pios,
mucho coincidente con la actual
discontinuidad,
antropo- logía interpretativa de
particularidad, no causalidad,
Gertz y con los ac- tuales
azar y señala que estos proce-
enfoques que ven a la cultura
sos son multilineales y
como construcción social.
multívocos.16
Otro aporte importante de
El concepto de cultura
Nietzschiano, cuestiona el Nietzsche para el análisis de la
concepto de cultivo del espí- cultura es la noción
ritu. Cultura, dice, no es
sinónimo de “sa- ber muchas
cosas, o de “haber aprendido
muchas cosas”, sino que la
cultura es el re- sultado de un
acto de voluntad creadora de
un pueblo. Para Nietzsche
prima la no- ción de unidad,
la cultura hace posible que un
pueblo se vuelva vitalmente
uno, evita su disociación. La
cultura por tanto es todo acto
creador y transformador del
48 / Patricio Guerrero Arias

de “genealogía”, mediante la cual lenguaje, adelantándose así a los


se opone al concepto de origen, actuales enfoques semióticos de la
presente en la expli- cación de cultura como comunica- ción. La
determinados saberes dominan- urgencia de resolver múltiples ne-
tes. El origen significa que antes cesidades obligó al hombre a buscar
de este no hay nada y surge de la la co- municación con los “otros” y a
nada, por lo que se le atribuye un desarrollar el lenguaje, que es lo que
criterio absoluto de verdad. A esto le permitió el surgimiento de la
Nietzsche opone la noción de conciencia, que no es otra cosa que
“in- vención”, que hace una red de comunicaciones entre los
referencia a un acto de voluntad hombres.18
creadora del ser humano. Por
Esta perspectiva planteada por
tanto no existe origen de los
Nietzs- che hace que los conceptos
saberes, sino invención de
pierdan su ca- rácter de verdades
saberes, para tener conoci-
miento de ellos es necesario puras y absolutas y se vuelvan
establecer su genealogía, es decir instrumentos para el análisis, pe-
el conocimiento de las
condiciones y circunstancias
históricas a partir de las cuales
fueron inventados, la forma cómo
se desarrollaron y se trans-
formaron, o cómo fueron
reinventados o reinterpretados
gracias a la voluntad crea- dora
del ser humano en un proceso de
lu- cha continua de saberes y
poderes en el que interactúan.17

Un aspecto vital de esa


voluntad crea- dora del hombre,
que es razón de la cultu- ra, la
encuentra Nietzsche en el
ro no de un análisis lo que hoy se ha denominado
La Cultura / 49

unidireccional basado en viejas como “postmodernidad”,


aportando así otra perspectiva
patrañas conceptuales que
al pensamiento contemporá- neo.
han creado “sujetos puros de
conocimiento” como “razón
Por todo esto tiene
pura”, “espiritualidad abso-
importancia cono- cer el
luta”, “conocimiento en sí”,
concepto nietzschano de cultura,
que son cate- gorías frías
ge- neralmente descuidado y
alejadas de la vida, del dolor, la
desconocido, que no puede dejar
voluntad, el tiempo. Por ello
de estar presente en una
plantea la ne- cesidad de estrategia conceptual de la
abrirse a la perspectiva de la di- cultura.
versidad, al análisis de
múltiples miradas que La visión evolucionista de la cultura
permitan dar un conocimiento
A mediados del siglo XIX se
un poco más “objetivo” de la
establece- rá un nuevo sentido
realidad.
del término cultura, que responde
Nietzsche rompe al surgimiento de las nacio- nes-
radicalmente con la vieja Estado que se consolidan en
tradición occidental Europa
racionalista do- minante que
viene arrastrándose desde
Aristóteles hasta Kant y Hegel,
sustentada en la absolutez de
la razón y en los princi- pios de
evolución, continuidad,
totalidad, causalidad,
universalidad, que fueron la
base del surgimiento de la
“modernidad”. Frente a estos
principios, Nietzsche opon-
drá los de discontinuidad,
particularidad, no causalidad,
azar,19 que ha abierto paso a
50 / Patricio Guerrero Arias

Occidental y que construyen una tóricamente hasta nuestros días.


nueva fi- losofía de la historia, que
El interés del estudio de la
tenía como eje una teoría de la
evolución humana busca coincidir
evolución, sustentada en las
con las descrip- ciones taxonómicas
nociones de universalidad,
de las ciencias natura- les, que
totalidad, orden sucesivo y
influyen notablemente en las cien-
acumulativo, continui- dad,
cias sociales: se buscará alcanzar
necesidad, causalidad y progreso.
iguales niveles de rigor,
Se- gún esta visión, tres fueron
comprobación, experi- mentación y
los estadios de desarrollo de la
evolución humana: el sal- vajismo, objetividad empírica. Surge así una
la barbarie y la civilización. En nueva conciencia de la realidad so-
dicho proceso evolutivo se da un cial a la que Comte llamará
progreso permanente de la razón positivismo.
y es la civilización europea la que Desde el punto de vista político, el
encarna la más alta expre- sión de si- glo XIX coincide con el proceso de
ella, por lo tanto se erige a sí mis- expan- sión imperialista de las
ma como la más alta forma de potencias maríti-
humani- dad. Esta tipología
permite elaborar y jus- tificar un
orden jerarquizado entre los se-
res humanos y las sociedades,20 e
inicia una dicotomía entre unos
pueblos “salva- jes y primitivos”
que son vistos como en estado
natural y por tanto carentes de
cul- tura, y otros pueblos
“civilizados”, los úni- cos
portadores de razón y cultura.
Dicoto- mía que con otros
nombres, pero con iguales
connotaciones, se mantendrá his-
mas, especialmente Gran mismo la tarea de llevar esas
La Cultura / 51

Bretaña, Holan- da y Francia. sociedades por los caminos de la


Se abrían posibilidades de razón y el progreso, de la cultura y
conocimiento de otras la civilización. Así, surge la
realidades cultura- les antropología como ciencia hija del
diferentes frente a las cuales colonialismo, que no solo hará de
dichas po- tencias mostraron la cultu- ra un concepto clave, sino
profunda intolerancia. La el fundamento de su propia
dominación de los países existencia. La cultura de los
coloniales ya no podía “otros” se vuelve el “objeto de
realizarse por la fuerza, se estudio” pri- vilegiado de una
plan- tea la necesidad de antropología que nace como
definir formas más efectivas ciencia de la otredad, y esta
de dominación, para ello es ofrecerá las bases teóricas y
nece- sario comenzar a metodológicas para la
estudiar sus “usos y cos- legitimación de la expansión
tumbres”. Esto obligará a los colonial.
países impe- rialistas a buscar Será Edward. B. Tylor quien
los fundamentos teóricos y inicie la antropología como
metodológicos que permitan ciencia y quien dé al concepto de
entender esas “otredades” cultura una dimensión dife-
culturales diferentes que
según el modelo evolutivo
legitimado se encontraban en
estadios salvajes y primi- tivos
de desarrollo.

Era necesario contar con


una ciencia que les otorgue
los fundamentos que justi-
fiquen su acción civilizadora,
pues Occi- dente como se
auto consideraba la más al- ta
expresión de la civilización
humana se atribuyó a sí
52 / Patricio Guerrero Arias

rente a la que se había sostenido artes, leyes, moral, costumbres y cualquier


habilidad adquirida por el hombre como
hasta en- tonces. La cultura
miembro de la sociedad”. Concepto
empieza a ser mirada desde una que se mantendrá hasta nuestros
perspectiva antropológica, pues la días. Esta no- ción reproduce la
antropología ya se ha constituido alemana vigente, pero introduce
como la ciencia que se dedica a su una mayor formalización. Des- de
1890 la palabra cultura se ha
estudio espe- cífico. Tylor define a empleado con diversas acepciones,
la cultura como el objeto central de pero en todos los casos se ajustan
estudio de la antropolo- gía y al horizonte que fuera planteado
formula su clásico concepto de por Tylor.
cultu- ra, señalando que esta es “ese
complejo to- tal, que incluye
conocimientos, creencias,

Notas

1 Guerrero. 1996: 1 / Cuche. 11 Cuche: 14-15


1996: 9 12 Jofre: 31
2 Suess. 1995: 150 / Cuche: 7 13 Marafiotti: 25-26
3 Cuche: Ibid. 14 Abello: 23 / Cuche: 17
4 Jofre. 1995: 27-28 15 Abello: Ibid / Wiliams. 1982: 11 / Marafioti:
5 Marafiotti. 1993 21
16 Abello: 34
23 6 Ron. 1977: 4
17 Arbello:33-34
7 Abello. 1998: 16
18 Arebllo: Ibid.
8 Ortega. 1991: 17
19 Abello: Ibid.
9 Abello: 24 20 Abello: 22
10 Cuche:
13
3
NUEVAS PERSPECTIVAS

Mucho se ha avanzado desde histórico”, “praxis humana”, “praxis


la con- cepción evolucionista de política”, “construcción dialéctica”,
Tylor sobre el concepto de “diversidad”, “diferencia”,
cultura. Como lo muestra “especificidad”, “variabilidad”,
Kluckhohn: la cultura ha sido “adaptabilidad”, “relativi- dad
definida co- mo “el modo total cultural”, “identidad”, “alteridad”, “ne-
de la vida de un pue- blo”, “el gociación”, “cotidianidad”, “respeto
legado social que un individuo crítico a lo ajeno”, etc.
ad- quiere de su grupo”, “una Si bien no hay acuerdo en cómo se
manera de pen- sar, sentir y conceptualiza la cultura, sí lo hay en
creer”, “una abstracción de la con- siderar su evidente carácter
conducta”, “un depósito de saber polisémico, puesto que con cultura se
almace- nado”, “una serie de habla de diver- sidad de cosas, se
orientaciones estan- darizadas nombra con ella diferen-
frente a problemas reiterados”,
“una conducta aprendida y
compartida”, “un mecanismo de
regulación de la con- ducta”, “un
mecanismo adaptativo frente al
ambiente exterior o en las
relaciones so- ciales”, etc.

El desarrollo de la ciencia
antropológi- ca ha superado estas
concepciones incor- porando, para
entender la cultura, algunas
categorías claves como
“totalidad”, “siste- ma”, “proceso
54 / realidades,
tes se le asigna
Patricio Guerrero Arias antropológica distinta haremos
distintos signifi- cados. una breve aproximación al
análisis de las di- versas
Creemos importante perspectivas desde las que se
precisar que no es objetivo con- ceptualiza la cultura, dentro
de este trabajo, analizar la cul- de las cuales hemos agrupado
tura desde la perspectiva algunas caracterizacio- nes que
particular de las diversas generalmente se encuentran en
corrientes antropológicas, los clásicos manuales de
puesto que la información al antropología, so- bre las que nos
respecto se la puede permitimos ciertas refle- xiones
encontrar en materiales que críticas, así como plantearemos
se encargan de estudiar la al- gunas propuestas nuevas que
historia de la antropología. Lo no son con-
que pretendemos es dar una
mirada general, desde la
antropología, a las diver- sas
formas como la cultura fue y
es leída, no solo en los
espacios académicos, sino en
la cotidianidad de la vida
social, al igual que por actores
sociales diversos. Esto puede
explicar el corte que se
produce con relación a la
aproximación diacrónica tra-
bajada en la unidad anterior,
que concluye con la visión de
Tylor, cuestión que no po-
demos dejar de discutir en
una estrategia conceptual
sobre la cultura.

A continuación, y a partir
de una mira- da
46 / Patricio Guerrero Arias

sideradas en los enfoques definición ideologizada de la cultura,


tradicionales de la cultura. que se ha dado históricamente y
que por el contexto político
Perspectiva cognitiva adquirió permanencia.
La mirada inicial con relación al Desde esta perspectiva
térmi- no cultura, como antes lo dominante e ideologizada de la
analizamos, vie- ne del acto de cultura, esta hace refe- rencia a la
cultivar, que después adqui- rirá cultura formal elitista, propia de los
carácter claramente ideológico, sectores dominantes, que la ven co-
pues- to que la noción de cultura mo sinónimo de buen gusto y
estará unida a los modelos articulada a los procesos educativos.
políticos dominantes, a los que el Desde esta visión se considera que
concepto les servirá como
las clases populares care- cen de
modelo teórico para justificar la
cultura. Definición claramente et-
dominación de unos pueblos
nocéntrica, heredada desde el siglo
sobre otros.
XVIII
Desde esta perspectiva la
cultura es concebida como
cultivo del espíritu, al que
habían podido llegar
únicamente aquellas sociedades
que estaban en un es- tadio de
evolución superior y que habían
alcanzado la cima de la
civilización. Mien- tras que las
otras sociedades se mantenían
en estadios inferiores de
evolución, en el salvajismo y la
barbarie, por lo tanto eran
incapaces de tener cultura, peor
aún de al- canzar la civilización. El
equívoco está en generalizar esta
europeo; esta concepción se por tanto es sinónimoLa Cultura
de /ser
47
ha manejado históricamente, educado, instruido, estudiado,
es parte de esa visión que la tener capacidad para la
razón colonial recrea hasta el explicación teórica del mundo, la
presente.1 realidad y la vida. Desde esta
perspectiva, la cultura de una
Este concepto de cultura nación solo la hacen los
reproduce la vieja concepción intelectuales, los escritores, los
romántica e iluminista del artistas, los profesores, una elite,
cultivo del espíritu. La cultura mientras que la gran mayoría del
se limi- ta al universo pueblo carece o está marginado
cognitivo, y educativo, está de la ella.3
unida a las ideas, el
conocimiento, la ins- trucción, Esta postura es claramente
el universo académico de las fragmenta- ria y excluyente,
le- tras, el arte, la filosofía. Los generalmente es instru-
espacios de creación de la mentalizada como forma de
cultura, según esta visión, son valoración o descalificación social,
la academia, la escuela, la pues divide la socie- dad. Por un
universidad, las instituciones lado están aquellos que po-
del Estado, los Ministe- rios de
Cultura, los museos, las
galerías, etc.

La cultura se vuelve así un


patrimonio elitista al que se
accede solo mediante ni- veles
de educación y formación
intelec- tual. Tener cultura
significa ser culto, sa- ber tocar
el piano, vestir bien, leer a
Joyce, escuchar a Scarlatti,
admirar la pintura de Picasso o
las esculturas de Rodín.2 Tener
cultura es tener una conducta
intelectual, lógica y racional,
48 / Patricio Guerrero Arias

seen cultura, los cultos, que cable. Medios que se han con-
gustan del ar- te, la lectura, la vertido en las nuevas factorías de la
música clásica, el teatro, los que pro- ducción simbólica, en los
tienen acceso a los modernos centros de la so- cialización de la
siste- mas tecnológicos de cultura. Ser culto hoy sig- nifica estar
comunicación, que conocen de bien informado, conectado a la red,
computación e internet, como los saber navegar, estar al tanto de los
nuevos universos simbólicos de la concursos de belleza y las
cul- tura de la postmodernidad y novedades del mundo de la moda y
que siempre termina siendo un las estrellas del es- pectáculo, poder
patrimonio de las cla- ses dar un precio al saber y al
dominantes. En el otro están los conocimiento participando en los
igno- rantes, los rudos, los pro- gramas de concurso. Esas son
incultos, los aliena- dos, los las nuevas formas de la ciber-cultura
excluidos de la modernidad, y, por mediática de la modernidad, que
lo tanto carentes de cultura. Los producen y difunden los mass
pueblos ágrafos y las personas medias.
analfabetas, según este enfoque
cognitivo, no poseen cultura y en
consecuencia son desvalorizados
y deslegitimados socialmente.

Otra consecuencia de este


enfoque es que piensa a la
cultura como la ocupación del
tiempo libre,4 lo que provoca un
ma- yor empobrecimiento de la
cultura. Hoy se la ve como
sinónimo de entretenimien- to,
distracción, divertimento y
placer que producen los medios
masivos, la televi- sión, el TV
Esta postura invisibiliza la otras se mantienen La Cultura
en /el49

cuestión del poder, aunque subdesarrollo; mientras unas


evidencia un claro etno- viven en la modernidad, otras
centrismo y reproduce la vieja como la mayoría de nuestros
dicotomía que excluye y pueblos aún viven en el atraso de
separa seres humanos y so- las tradiciones.
ciedades. Desde esta mirada Esta postura cognitiva e
la sociedad se ha dividido ideológica de cultura resulta
entre aquellas sociedades civi-
evidentemente etnocen- trista y
lizadas, que están en el
sin sostenibilidad, sin embargo,
universo del saber y la razón
si- gue siendo la más difundida a
(logos), frente a otras
pesar de que ya la antropología
sociedades “primitivas,
ha demostrado que la cultura
aborígenes”, que apenas están
nada tiene que ver con la educa-
en el de los sentidos (timos).
ción o el buen gusto. La cultura es
Mientras las unas poseen
una construcción social
ciencia, las otras poseen ma-
específicamente hu- mana y, por
gia; las unas crean cultura, las
lo tanto todos los seres huma-
otras pro- ducen folklore; las
nos poseen cultura, es más son
unas tienen religión, las otras
los cons-
idolatrías; las unas medicina,
las otras hechicería; mientras
las unas tienen literatura, las
otras simplemente mitos. En
definitiva, mientras unas
sociedades viven en la
civilización, otras aún están en
el sal- vajismo y la barbarie.

Esta dicotomía se ha
preservado a lo largo de la
historia solo que con
diferentes nombres; hoy nos
dicen que hay socieda- des
que están en desarrollo, que
50 / Patricio Guerrero Arias

tructores de ella. Por ello, una la cultura es la de equipararla a


sencilla olla de cerámica valores universales y cos- tumbres
construida en la selva para la que son aparentemente compar-
preparación de alimentos es una tidas y comunes a muchas
cons- trucción cultural al igual sociedades y pueblos. General y
que una sonata de Beethoven.5 Lo equivocadamente se cree que un
que pinta Picasso es una acto, una conducta que se vuelve
construcción cultural, como costumbre, por lo tanto se compar-
también lo son los trabajos de los te en el conjunto de la sociedad, se
pintores de Ti- gua, que le dan luz trans- forma automáticamente en
y color a la memoria. cultura. De ahí que mucho se hable
de “cultura de la paz”, “cultura
La cultura es tan esencial para democrática”, “cultura ciu- dadana”,
la vida de los individuos y las “cultura del amor”, “cultura de la
sociedades que no existe persona solidaridad”, etc.
o sociedad que pueda vivir sin
ella. Lamentablemente por
razones ideológicas necesarias
para el ejercicio del poder y la
dominación, esta visión cogni-
tiva es la que más se maneja y está
cotidia- namente extendida;
continuamente es re- producida
por la acción del sistema edu-
cativo formal y por los medios de
infor- mación que terminan
alimentando una razón colonial,
etnocéntrica, racista y dis-
criminatoria.

Perspectivas universalistas

Otra forma muy común y


empobreci- da de conceptualizar
Esta postura de buscar que pierda su riqueza Laanalítica,
Cultura / 51

reducir la cultu- ra a una puesto que, co- mo decíamos,


especie de “moral universal”, reduce la cultura a los limi- tes
re- sulta homogenizante y estrechos de las costumbres, ya
equívoca, puesto que la cultura que co- mo es habitual robar
y sus sistemas simbólicos de creemos que tene- mos una
valores, de prácticas, de “cultura del robo o la corrup-
creencias y cons- trucciones ción”, y no leemos el sistema de
que tienen que ver con la manifesta- ciones y
cultu- ra, no puede ser representaciones simbólicas que
reducida a expresiones la hacen posible. Debemos ver
universalizantes y que la cul- tura constituye no una
homogéneas, ya que la cultura fuente de antivalo- res, sino que
se expresa en la riqueza de la es en sí misma el supremo valor
di- versidad, la pluralidad y la humano, que hizo posible que los
diferencia, que son las que humanos lleguen a ser tales y que
enriquecen la propia vida y en lleguen a construcciones de
consecuencia la propia cultura, sentido.
que no es sino una respuesta
Por tanto hay que ver la cultura
creadora frente a ella.6
ligada a la posibilidad positiva y la
Otra versión en esta fuerza trans-
perspectiva es la que ve la
cultura desde una dimensión
ne- gativa, ligada a los
antivalores; de ahí que se
hable de “cultura de la
corrupción”, “cultura del
consumismo”, “cultura de la
delincuencia”, “cultura de la
violencia”, etc.7 Estas formas de
ver la cultura desde
valoraciones universalistas
positivas o ne- gativas
empobrece su concepto y hace
52 / Patricio Guerrero Arias

formadora que esta implica en la Esta noción de cultura política


cons- trucción de la historia viene siendo empleada con
humana. connotaciones ho- mogeneizantes. La
La cultura política antropología política ha contribuido a
resemantizar el sentido de lo político,
Dentro de esta perspectiva entendiéndolo desde la perspectiva
universalis- ta, generalizada y de la diversidad y la diferencia, puesto
homogeneizante, uno de los que lo político no tiene el mismo
hechos que en la actualidad sentido en sociedades diferentes;
resulta co- mún, según lo advierte pense- mos que las representaciones
Cuche,8 es el em- pleo de la con relación al poder y la autoridad, a
palabra cultura en espacios se- los sistemas de control social, así
mánticos en los que antes no era como a las formas de derecho, son
utilizada, por ejemplo: en los distintas y diferenciadas y responden
círculos de poder po- lítico o en el a especificidades de sistemas
mundo de la empresa y el culturales concretos.9
mercado. Es así como la palabra
cultura se ha empleado en forma
común en el len- guaje político,
hablándose de la existencia de
una “cultura política”, lo que
puede ex- plicarse, de acuerdo a
este autor, por el uso de un
término noble con connotaciones
que tiene la cultura, los diversos
actores pueden dar más
legitimidad a sus declara- ciones,
puesto que cultura no es un
térmi- no deslegitimado, ni
desacreditado como lo son
política o ideología.
En consecuencia, resulta de los obre- ros, implementar
La Cultura / 53

equívoco y empobrece la estrategias efectivas, que hagan


riqueza del significado del posible la elevación de los índices
término cultura cuando se lo de productividad de las empresas.
utiliza para hablar de la Estos conceptos surgen como
existencia de una “cultura po- respuesta estraté- gica a los
lítica” con este sentido requerimientos de las empresas
universalista y tota- lizante. para enfrentar las crisis.11
No existe en ninguna Las empresas empezaron a
sociedad una cultura política considerar la importancia que
que haya sido sancio- nada tiene la cultura en la construcción
socialmente y transmitida de los procesos simbólicos e
como tal. Además, si identitarios. Se empezó a ver la
queremos comprender los necesidad de generar ritualidades
sig- nificados y significaciones y prácticas cultu- rales al interior
de lo político, debemos de las empresas, puesto que estas
hacerlo en referencia al provocan en los trabajadores
conjunto de significados y conductas de lealtad y eficacia
significaciones de los dis- productiva.
tintos sistemas culturales, de
los que lo político forma
parte.10

Cultura de empresa o
cultura organizacional

Dentro de esta perspectiva


universali- zante, otro uso hoy
muy común es el ha- blar de
“cultura de empresa” o
“cultura or- ganizacional”.
Dicha conceptualización
busca, a través de un discurso
humanista y a partir de la
comprensión de las mentali-
dades, de las lógicas culturales
54 / Patricio Guerrero Arias

Lo que se pretende es que los de productividad y rentabilidad.


trabajadores internalicen su
quehacer laboral hacién- dolos
sentir la empresa como parte de
sí mismos, lo que permite que se
adhieran, apoyen e impulsen los
objetivos empresa- riales. Esto
trae como consecuencia com-
plementaria una notable
disminución de la conflictividad
laboral.

Desde esta visión de cultura de


empre- sa u organizacional, que
hoy forma parte del lenguaje
común de las facultades de
administración de empresas,12 la
concep- ción de cultura resulta
terriblemente re- duccionista y
homogeneizante, al conside- rar a
las comunidades obreras como
co- lectividades cerradas,
estáticas y homogé- neas. Desde
un culturalismo extremo esta
visión señala que si es la cultura la
que modela la totalidad de las
conductas, acti- tudes y
comportamientos de los indivi-
duos, la “cultura organizacional” o
la “cul- tura de empresa”, lo que
busca es imponer su sistema de
valores y representaciones
culturales a quienes laboran en
ella, para obtener mayores niveles
Hay un evidente uso concepción paternalista
La Cultura /del
55

ideológico de la noción de ejercicio del poder,13 que tiene una


cultura, así como un claro pro- profunda eficacia simbólica, puesto
ceso que nosotros llamamos de que al construir el ima- ginario de la
usurpa- ción simbólica en esta empresa como hogar de to- dos,
concepción. La co- munidad lugar de los consensos donde se
obrera es homogeneizada, no es anu- lan las diferencias, se logra
vista en su diversidad ni ignorar los procesos de alienación
diferencia y, ade- más, no se la e invisibilizar las contradicciones de
considera como portadora de clase. La cultura se vuelve no una
distintas tradiciones culturales, categoría analítica, sino un recurso
peor aún como constructora de ideológico que es instrumentali-
cultura, ya que esta debe ser zado para mantener el orden
impuesta desde las visiones dominante, acorde a las
estratégicas que la empresa necesidades de la empresa ca-
diseña. Se es- conde detrás de pitalista.
esta noción una perversa

Notas
1 Jofre. 27-28 / Ortega: 14 8 Cuche: 127
2 Linton. 1982: 43 / Kluckhohm. 9 Cuche: 128
1983: 27 10 Cuche: Ibid.
3 Sues: 196 11 Cuche: 129
4 Sanchez. 1998: 78 12 Cuche: Ibid.
5 Kluchohm: 27 / Corinne-Brown. 13 Cuche: 130
1983: 5 6 Sues. 1995: 151
7 Sues: Ibid.
56 / Patricio Guerrero Arias

4
LA CULTURA COMO CONSTRUCCIÓN SOCIAL

La cultura no puede seguir que la construyen, puesto que la


siendo leí- da como un atributo cultura es posible, porque existen
casi natural y genéti- co de las seres concretos que la construyen
sociedades. La cultura tiene que desde su propia cotidianidad como
ser mirada como una res- puesta a la dialéctica
“construcción” espe- cíficamente transformadora de la realidad y de la
humana, resultante de la ac- ción vida. De ahí la importancia de estudiar
social. La cultura es esa los procesos sociales e históri- cos
construcción que hizo posible que nos acerquen a los actores cons-
que el ser humano llegue a tructores de cultura y a los procesos
constituirse como tal y a de construcción, deconstrucción y
diferenciarse del resto de los revitaliza- ción de sus creaciones
seres de la naturaleza. culturales.

Decir que la cultura es una


Al caracterizarla como
“construcción” social, no decimos construc- ción social implica que esta
que la cultura es una in- vención solo puede ser
arbitraria o artificial, sino que es el
producto de acciones sociales
concretas generada por actores
sociales igualmente concretos y
en procesos históricos específi-
cos. Si vemos la cultura como una
cons- trucción social presente en
la diversidad de la sociedad
humana, seria equívoco enten-
derla al margen de la misma
sociedad y de los sujetos sociales
creada con y junto a los de soluciones a nuestros
“otros” y para los otros, en problemas; conocer y predecir las
comunión, en relación conductas sociales de los otros; y
dialógica con los “otros”. En permite a otros saber qué pueden
consecuencia nosotros esperar de nosotros. La cultura
pensamos que la cultura hace posible interacciones
constituye un ac- to supremo de sociales que dan sentido a la vida
alteridad, que hace posible el de un grupo, que re- gulan
encuentro dialogal de los seres nuestra existencia desde el
huma- nos para ir momen- to mismo en que
estructurando un sentido co- nacemos hasta cuando dejamos
lectivo de su ser y estar en el de ser parte de la sociedad si, nos
mundo y la vida.

Las conductas culturales


para ser con- sideradas como
tales deben ser creadas por
una sociedad, compartidas
por un grupo social, y por lo
tanto, son transferi- bles de
individuos a individuos, de
una ge- neración a otra. Los
elementos culturales
cumplen así la función de
elementos cons- tantes,
capaces de cohesionar, unir,
identi- ficar, interpretar y
modificar la acción so- cial.

La cultura es esa herencia


social dife- rente de nuestra
herencia orgánica, que nos
permite vivir juntos dentro de
una so- ciedad organizada,
que nos ofrece posibi- lidad
52 / Patricio Guerrero Arias

llega la muerte, pero siempre organiza- ción no reside en la


seremos miembros de una cultura, sino en el ins- tinto. Ahí
sociedad y de una cul- tura. radica la gran diferencia de la
Como dice Ruth Benedict: “la sociedad humana: esta solo se
cultu- ra es lo que une a los sustenta en la cultura.
hombres”. Es gracias a esa Uno de los factores vitales de la
herencia social que las cultu- ra como construcción social es
sociedades son lo que son y de el lenguaje simbólico que da a la
ella depende la conti- nuidad de comunicación hu- mana una
su existencia, ahí es de donde especificidad propia, ya que los
cada generación toma sus animales se comunican pero la
sistemas de va- lores, las pautas comunica- ción humana es
para dar sentido a su exis- tencia esencialmente una comu- nicación
presente y la construcción de su simbólica, que hace posible no solo
fu- turo.1 aprender, sino, también, transmitir,
Decir que la cultura es una almacenar y planificar lo aprendido,2
construc- ción social no implica y,
confundir la vida social como tal
con los procesos cultura- les,
puesto que la vida social no es
solo un patrimonio humano,
diversas especies animales
cuentan con formas más com-
plejas de organización social. Un
ejemplo conocido lo ofrece la
estructura social de las hormigas,
que muestra un nivel tal de
complejidad en su organización y
división del trabajo, del que los
humanos podría- mos aprender.
Sin embargo, a pesar de tal
complejidad, la base de dicha
sobre todo, dar un sentido al cultura.3 La sociedad humana
La Cultura / es
53

ser y estar en el mundo. Eso es más que un conglomerado de


lo que diferencia al ser individuos, la unidad de esos
humano del resto de las individuos acorde a con-
especies. venciones culturales específicas.
La cultu- ra constituye una serie
Vale no confundir la relación de patrones de normas
entre cul- tura y sociedad. La integradas de conducta que
sociedad puede ser cualquier hacen posible dar a esa
conjunto de individuos de agrupación un distinto sentido
cual- quier especie, para su existencia en sociedad y
determinado agregado ani- para asegurar la continuidad de
mal que se mantiene junto la misma.
como un gru- po de
interacción entre los que existe Una cuestión que esclarece
una “conciencia” de mucho más la diferencia entre
pertenencia. Una sociedad cultura y sociedad, co- mo
humana es un conglomerado plantea Godelier,4 son las
con esas ca- racterísticas, sin característi- cas diferenciadoras
embargo, en la sociedad de los seres humanos con
humana, las interacciones relación a los demás animales
socia- les, que hacen que los
están marcadas por las
hombres no se con-
construcciones culturales
genera- das por esa sociedad.
Por ello que no se conozca
ninguna sociedad sin cultura.

De forma sencilla
podríamos apuntar que una
sociedad siempre está
integrada por gente, la cultura
es, en cambio, la ma- nera
como esta gente se conduce.
Por lo tanto: una sociedad no
es una cultura, po- see una
54 / Patricio Guerrero Arias

formen con vivir en sociedad,


Esta es una de las más
sino que es- tos “producen la
generalizadas concepciones de la
sociedad para vivir”, por- que han
cultura en la antropo- logía, sus
sido capaces de construir nuevas
orígenes los hallamos en la for-
formas de pensar y de actuar,
mulación evolucionista de Tylor, que
tanto sobre la naturaleza como
veía la cultura con relación a
sobre sí mismos. En definitiva
capacidades y há- bitos “adquiridos”
han sido capaces de construir la
por el “hombre como miembro de
cultura y fabricar la historia, las
la sociedad”. Si la cultura es una
demás es- pecies son parte de
construcción social, esta solo puede
una historia, pero de una
ser aprendida y transmitida dentro
historia que no ha sido creada
del se- no de una sociedad concreta.
cons- cientemente por ellas, sino
La cultura, lo señala Beals Hoijer, es
de una historia de la naturaleza,
una forma de comportamiento
es decir del proceso de
aprendido. La cultura se aprende, se
evolución de la materia viva que
trasmite por medio de la inte- racción
se engen- dra en determinados
social. En ese sentido constituye
procesos temporales. En cambio
el ser humano pudo llegar a la
historia porque fue capaz de
construir cultura. Todas las
fuerzas que pone en
movimiento le permiten crear y
recrear nuevas formas de
sociedad, y es en esa misma
fuerza transformadora que
consti- tuye la cultura donde
encuentra la posibi- lidad para
transformar la sociedad y la
historia.
La cultura como conducta
aprendida5
una forma de herencia, que de los otros para aprender y ser
La Cultura / 55

se tiene no ge- néticamente parte de la sociedad. Es la


sino en forma social,6 pues organización social y la vida en
todo ser humano forma grupos la que nos ofrece el
parte de una so- ciedad y de contex- to necesario para el
una tradición cultural especí- aprendizaje de los otros. Es quizá
fica. allí, en su marcada depen- dencia
de los otros en donde se
La cultura como conducta encuentra la mayor fragilidad,
aprendida se expresa desde pero también la ma- yor grandeza
los inicios de la vida del ser de lo humano, el saber que solo
humano, cuyo proceso de podemos llegar a ser lo que
aprendizaje de las normas somos gracias a los demás, a los
culturales ha sido llamado otros y con los otros; y a la cultura
socialización, el que, según que otros han cons- truido. Es por
algunos antro- pólogos, no ello que podemos reafirmar que
empieza con el nacimiento, si- la cultura es un acto supremo de
no desde el proceso de la alte- ridad y para construir
gestación en el que se inicia el alteridad.
camino de la vida, que es el de
crecer y aprender. Mientras
que especí- ficamente al
proceso de aprendizaje de la
cultura de los infantes se ha
llamado en- doculturación.

Una clara muestra del


carácter apren- dido de la
cultura la encontramos en la
prolongada dependencia del
infante hu- mano.7 Si todo ser
humano dispone de una
capacidad cerebral para el
aprendiza- je, nadie como el
ser humano necesita tan- to
56 / Patricio Guerrero Arias

Esta postura de la cultura aprendizaje cultural que depende de la


como con- ducta aprendida ha capacidad simbólica de la utilización
sido igualmente cues- tionada de símbolos a los que la sociedad da
por algunos antropólogos que signifi- cados y, por lo tanto es
consideran que si bien la cultura exclusiva de la es- pecie humana. Es
se apren- de, no basta solo una mediante el sistema simbólico
conducta aprendida para que construido por una cultura que los
exista cultura, pues también los seres humanos están en capacidad de
animales aprenden. Es más el poder operar la realidad, de dar
modo cómo estas conductas se sentido a su existencia, a su ser y estar
aprenden lo que dife- rencia la en el mundo, a sus universos de
conducta cultural de la pura- creencias, valores mora- les y praxis
mente animal, no es suficiente sociales y a su percepción de la
aprender si no crear, y cómo realidad y la vida.
aprender. No es lo que
aprendamos, sino lo que
creamos y cómo lo creamos.9

Algunos antropólogos10
consideran que existen diversas
formas de aprendiza- je: un
aprendizaje individual situacional,
que se cumple cuando un animal
aprende sobre de su propia
experiencia, por ejem- plo: una
quemadura hará que no se acer-
que al fuego. El aprendizaje social
situacio- nal, en el que se aprende
de otros miem- bros del grupo
social sin que haya necesa-
riamente intermediación del
lenguaje, por ejemplo: el
aprendizaje entre los primates. Y el
La cultura como conducta conflictos.11 La Cultura / 57
compartida
Si expresamos que la cultura es
La cultura es una conducta una conducta compartida, esto
comparti- da, una forma de no quiere decir que todos sus
pensar o actuar. Para aspectos son compartidos por
considerarla parte de una igual entre los miembros de una
cultura debe ser compartida so- ciedad en un momento
por los miembros de una de- determinado. Se- ría imposible
terminada sociedad, lo que encontrar un solo rasgo cul- tural
quiere decir que los que sea compartido por la
significados y significaciones totalidad de los miembros de una
de dicha conducta para ser sociedad. Por el contrario, la
consideradas par- te de una realidad de las culturas mues- tra
cultura, deben ser comunes a que se dan aspectos muy
los miembros del grupo, particulares y específicos de una
quienes deben cono- cer y cultura, que son com- partidos en
compartir esos significados forma exclusiva por determi-
con rela- ción a un continun nados miembros de dicha
socio-cultural. sociedad.

Compartir la cultura no
significa, co- mo se creía
desde perspectivas funciona-
listas compartir creencias,
costumbres, lo que tornaba
más homogénea y armónica a
esa cultura; más bien toda
sociedad regula respuestas
que deben ser conocidas por
sus miembros como parte de
la misma pa- ra poder vivir en
ella, y que dichas regula-
ciones por ser construcciones
sociales, no están libres de
58 / Patricio Guerrero Arias

Los factores esenciales de administración de lo sagrado


especificidad pueden estar quienes operan la realidad de lo
marcados con relación a edad, trascen- dente desde esferas
estado civil, género, la posición simbólicas especificas. Este tipo de
eco- nómica, social, ideológica, conocimiento se ha denomi- nado
política, etc. Por ejemplo: toda especialización cultural. En conse-
sociedad tiene especia- lidades cuencia existe una parte de la cultura
ocupacionales, económicas y que en forma muy general puede ser
pro- ductivas: artesanos, aprendi- da por todos, otra que
agricultores, etc. Espe- puede ser elegida entre pautas
cializaciones políticas, dirigentes, alternativas y otra que se aplica solo
lideres, caudillos, jefes de a aquellos que desempeñan en la
Cabildo, etc. Algunos patrones sociedad papeles específicos.12
culturales solo son compartidos Otro criterio que refuerza la visión
por quienes están en un mismo de la cultura como conducta social
status, por ejemplo: aprendi- da es la consideración de la
hombres/mujeres. cultura como un atributo
Todo esto significa que a cada supraindividual, es decir, no
uno de los miembros de la
sociedad le compete
determinadas conductas
culturales y co- nocimientos de
aspectos específicos. Por ejemplo
los especialistas religiosos, sacer-
dotes, shamanes, etc, tienen una
serie de conocimientos, normas y
prácticas que les son exclusivas y
que si bien toda la pobla- ción
puede compartir un igual o
parecido sentimiento religioso,
son solo los especia- listas en la
es un atributo que cada sociedades espaciosLa Cultura
que/ 59

individuo posee per se, sino permiten una variación de la


que es un atributo social, que conducta individual, claro que
posee por ser parte de una estas variaciones culturales están
sociedad con- creta. den- tro de los límites
Aprendemos la cultura en la establecidos por la pro- pia
interac- ción social cultura que ofrece espacios para
compartida, cada individuo se que se expresen formas de
vuelve así agente de variación individual, pero
enculturación; apren- demos siempre dentro de los límites de
lo que nos enseñaron lo que considera aceptable. Los
nuestros pa- dres y nosotros miembros de una cultura
enseñaremos a nuestros hijos: comparten el conocimiento de
normas y contenidos esos límites y actúan dentro de
simbólicos de la cultura en la ellos, aunque muchas de las
que nacimos. Esto está más veces ni siquiera so- mos
allá de las diferencias conscientes de eso, solo
individuales, es más todos los tomamos conciencia cuando se
individuos produce una viola- ción de las
independientemente de sus normas establecidas, cuando
características subjetivas y de dichos límites han sido
su personalidad propia sobrepasados, lo que será
tienen que “someter- se” a los generalmente motivo de
patrones culturales que han desapro- bación y a veces de
sido construidos socialmente castigo conforme la
y que deben ser vividos y
compartidos por el conjunto
de la sociedad. La
enculturación en ese senti- do
unifica las diferencias
personales.

El carácter supraindividual
de la cultu- ra no implica que
no existan al interior de las
60 / Patricio Guerrero Arias

cultura dominante haya ellas o implican su rompi- miento. La


determinado pa- ra ello, falta de claridad, coherencia y la
empleando mecanismos contradicción continua que se
informa- les que van desde la encuen- tra en las normas ideales,
censura, la evitación, la proporciona a los individuos la mejor
murmuración y otros, o a través justificación para un
de aquellos que están comportamiento muy alejado de lo
formalmente estableci- dos en ideal y que al ser parte de la vida
las leyes.13 real, ter- mina siendo socialmente
justificado.
Entender el proceso de
variación cul- tural nos conduce a Un claro ejemplo de la falta de
la consideración de lo que cohe- rencia entre normas ideales y
generalmente se concibe como normas de conducta lo podemos
cultu- ra ideal y cultura real.14 encontrar en la co- tidianidad de la
vida. Así podemos ver en
Cultura ideal: hace referencia a
esa for- ma, su nombre lo indica, de
percibir la cultura como
modeladora de la conducta social
total, es decir: a la serie de princi-
pios normas y valores que le dan a
sus miembros los patrones ideales
de lo que “debería ser” y de lo
que se “debería hacer”.

La cultura real: se refiere, en


cambio, a aquellas normas de
conducta que son vi- vidas en la
realidad por los miembros de una
cultura y que no necesariamente
coinciden con las normas ideales,
al con- trario muchas de las veces
entran en con- tradicción con
un bus, cuando las normas durante la permanencia en / 61
La Cultura el
ideales deman- dan actitudes templo; una vez salido de este
de respeto frente a mujeres, otra es la conducta real.
niños y ancianos por parte de
Finalmente, uno de los
los hom- bres, lo real es que
ejemplos más decidores lo
vemos como mujeres
encontramos en la reciente
embarazadas o ancianas con
declaratoria de nuestro país como
bolsos están paradas frente a
uno de los países más corruptos
la mirada indiferente de
de América Lati- na. Esta es la
corpulentos jóvenes
prueba de la existencia de la
cómodamente senta- dos.
incompatibilidad de las normas
Ancianos y niños no son
ideales y las reales de conducta.
recogidos por los chóferes de
Vemos que el Con- greso
los buses y son irrespe- tados
Nacional es un escenario que se
constantemente en los
su- pone legisla las normas
derechos que demandan las
ideales para el cumplimiento de la
normas ideales.
justicia, la moral y el orden social,
Otro ejemplo, lo tenemos pero en realidad es el espacio más
en el hecho de que, corrupto de nuestro sistema
idealmente, la nuestra es una demo- crático. La democracia
so- ciedad cuya organización resulta igualmente
social se susten- ta en el
matrimonio monogámico,
pero la norma de conducta
más evidente es la conducta
poligámica. La permisividad en
el rompimiento de las normas
religiosas evidencia esa
ruptura entre las normas
ideales y las reales de
conducta; la actitud de
recogimiento, respeto al
prójimo, pare- ce solo darse
62 / Patricio Guerrero Arias

una representación imaginaria generacional, regional, etc. Se llama


ideal, ya que otra cosa es la subcultura a un conjunto societal que
manteniendo los rasgos de la cultura
democracia real que vi- vimos. En
global se diferencian de esta y de
esta democracia formal no solo
otros grupos que la integran porque
que no se apresa a los
establecen sus propias áreas de
delincuentes que más daño han
significado y signifi- cación
causado a nuestro país, co- mo
diferenciadas.
son los banqueros, sino por el
contra- rio se socializa sus Una subcultura debe ser entendida
pérdidas para que las pague el co- mo un sistema de
conjunto de la sociedad, y se les representaciones, de percepciones,
ofrece millones de dólares para de valores, de creencias, de
salvarlos de la quiebra, mientras ritualidades y símbolos, así como de
se niega diez dóla- res a los for- mas de vivir la vida que le otorga
jubilados. Esta es muestra eviden- a sus miembros un sentido diferente
te de la incoherencia entre a los de la cultura dominante.15
normas ideales y normas reales de
conducta.

Subcultura

La noción de subcultura es
empleada para destacar el hecho
de que a pesar de existir una
cultura hegemónica, no todas las
conductas y comportamientos de
sus miembros son homogéneos,
sino que se expresan al interior de
las culturas totales; diferencias
notables que pueden estar en
relación a su sistema de creencias
religio- sas, posición social,
económica, política, de género,
Si bien el concepto de permiten recrear y mantener
La Culturasus
/ 63

subcultura resul- ta un poco contenidos culturales. Al igual


complicado dada su falta de que los jóvenes, los niños de la
claridad semántica, es calle, las pandillas juveniles, las
importante señalar que sectas religiosas, las clases so-
antropológicamente el ciales, etc., constituyen claros
término sub- cultura no se ejemplos de subculturas.
refiere al hecho de hablar de Bajo el concepto de
una cultura que se halla en subculturas se ha querido, de
condiciones de marginalidad igual modo, caracterizar a las
o inferioridad de condicio- “nacionalidades” indígenas y
nes frente a otra, desde el “pueblos” negros, aplicada en
punto de vista cultural. Ya estricto esta noción, así parecería.
sabemos que no existen Es importante considerar el
cultu- ras superiores ni proceso socio político que dichas
inferiores, sino solo cul- turas naciona- lidades y pueblos están
diferentes, lo que no implica viviendo. En este proceso ellos
que no se establezca han rechazado ser conside- rados
marginalidad y dominación subculturas o etnias, por el
acorde a las posiciones contra- rio, han reivindicado su
sociales y econó- micas de legítimo derecho
los grupos que la integran. El
concepto de subcultura nos
abre espacios para el
reconocimiento de la
diversidad y diferencia al
interior de un mismo espacio
global.

Un ejemplo notorio de
subculturas lo encontramos
en las comunidades de in-
migrantes que mantienen sus
ejes simbó- licos, que les
64 / Patricio Guerrero Arias

a ser considerados culturas en han autodefinido como


plenitud, pero con identidades nacionalidades y pueblos diversos
propias y diferencia- das. Por ello, con identidades cultura- les
y como muestra de su nivel de propias y diferenciadas.
madurez política, indios y negros
se

Notas

1 Kluchkhom: 36 / Corinne-Brown: 19 han trabajado con profundidad


/ River- so. 1974: 45 sobre estos te- mas.
2 Hoebel en Shapiro. 1993: 234 6 Linton: 12
3 Corin-Brown: 8 7 Nanda. 1994: 49
4 Godelier. 1990: 17 8 Rossi-O’Higgins.
5 Para una mayor referencia sobre la
1981: 25 9 Kotak.
cultura co- mo conducta aprendida
1994: 34-35
y compartida y sobre subcultura,
10 Nanda: 49 / Murdock. 1997: 80 / Linton:
recomendamos consultar los traba-
48
jos de Franz Boas, Ruth Benedict,
11 Kluchkhom: 50 / Nanda: 41
Margaret Mead, Geza Roheim, 12 Nanda: 53 / Kotak:38-39
Ralph Linton, Abram Kardiner, entre 13 Nanda: 43
otros, que son los representan- tes 14 Nanda: 42
de la Escuela Cultura y Personalidad,
que
5
CULTURA Y NATURALEZA

La cultura como ecosistema humano un segundo medio ambiente, un


ecosistema humano que da sentido a
Una vieja discusión entre los su praxis vital. La cultura es ese
antropó- logos es la dicotomía, instrumento adaptativo que ha sido
existente o no, entre naturaleza y imaginado, construido y con- trolado
cultura, y sobre el carácter por el ser humano, que le permi- tió
adaptativo que la cultura
superar su condición meramente bio-
1
cumple. Pensa- mos que es lógica y pasar de la adaptación
conveniente partir del concep- to
genética al medio natural, a una
de naturaleza para
adaptación cultural, lo que hizo
aproximarnos un poco más al de
posible su proceso de homini- zación,
cultura.
dado que el ser humano es un ser
La naturaleza es el medio esencialmente cultural.2
ambiente que nos rodea, el
contexto amplio donde se
desarrolla la totalidad de la vida. El
mis- mo ser humano como un ser
biológico es naturaleza, en tanto
ser de la naturaleza resuelve sus
necesidades vitales dentro de la
naturaleza. Pero, a su vez, ese ser
repre- senta el punto en que la
naturaleza se tras- ciende,
engendrando algo que es más
que naturaleza: la cultura. En
consecuencia, la cultura hace
posible que los seres huma- nos y
las sociedades puedan construir
66 /ElPatricio
ser Guerrero
humano Arias es el único muestra co- mo superpuesto al
animal que ha sido capaz de mundo natural, pues la
llegar a la construcción de la naturaleza no le otorga al ser
cultura, pues gracias a su humano to- do lo necesario para
capacidad para la creación vivir, de modo que lo obliga a
simbólica pudo ir más allá de imaginar y construir su propio
su herencia biológica; mundo. Al poder modificar el
capacidad que como ser medio am- biente crea un
simbólico le posibilitó libre y segundo medio ambiente, un
arbitrariamente dotar de ecosistema humano que se
significados y significaciones a denomina cultura.
las cosas y a los hechos, y dar
sentido a su forma de ser y
estar en el mundo. Es allí
cuando se origina la cultu- ra
que lo construye como un
Homus Sim- bolicus, lo que
significa que más que agre-
garse a un animal terminado o
virtual- mente terminado, la
creación simbólica y la cultura
que hizo posible fue elemento
constitutivo central en la
producción de ese animal. La
cultura le posibilitó dar un salto
frente al resto de las especies
de la na- turaleza, no para
separarse de ella sino pa- ra
establecer con ella una mejor
interrela- ción así como con los
otros seres huma- nos, lo que
define a la cultura como cons-
trucción social.

El mundo de la cultura se
60 / Patricio Guerrero Arias

Lo naturaleza configura la transforma a sí mismo. Otro aspecto


base, la mi- tad del ser humano que distingue a la cultura de la
que no le resulta sufi- ciente y por naturaleza es su referencia
ello tiene que trascenderlo, para axiológica (con relación a los valores)
y teleológica (a los fines) que los
hacerlo desarrolla la creatividad
humanos construyen a partir de ella.
hu- mana que hace posible la
El ser humano es la única es- pecie
continua recrea- ción de la
que ha sido capaz de transformar
cultura. En consecuencia la cul-
sus condiciones originarias de
tura no es un mero accidente
existencia convirtiéndose como
fortuito, se convierte en factor
señala Godelier3 en co-autor de su
clave de estructuración del ser
posterior evolución. El ser humano
humano y de las relaciones que
llegó a lo que es y a tener socie- dad
es- tablece con los demás. La vida
e historia solo en la medida en que
humana transcurre en continua
fue capaz de trascender y
adaptación a las formas culturales
transformar, gracias a la cultura, la
que le son transmitidas, que
naturaleza y su propia na-
necesitaban haber sido creadas
pre- viamente mostrando que la
capacidad constructora y
creadora del ser humano es más
fundamental que su capacidad
recep- tora, y a su vez es la base
para la construc- ción de la
cultura.

La cultura como instrumento adaptativo

La cultura es una construcción


social específicamente humana,
que surge de su praxis
transformadora mediante la cual
se apropia de la naturaleza, la
trasciende, la transforma y se
turaleza. Pero a su vez la cul- tura material es naturaleza
La Cultura / 61

podemos decir que ser transformada por la praxis del ser


poseedor de tal fuerza humano. La dicoto- mía ser
cultural trans- formadora es humano naturaleza ha resultado
parte de la naturaleza mis- ser más un constructo ideológico
ma de lo humano. de la ra- cionalidad occidental
para hacer de la na- turaleza un
Si bien es lícito distinguir objeto de explotación y trans-
entre natura- leza y cultura, formarla en mercancía. En las
no se pueden oponer am- culturas tradicionales, el ser
bos conceptos, ni pensar que humano es visto como parte
uno es más determinante que integrante de la naturaleza y no
el otro. El determinis- mo co- mo su enemigo, la cultura no
biológico, es tan equivoco y se construye contra la naturaleza,
dañino como el sino en armonía, en diálogo con
determinismo cultural, los ella; la cultura es, como he- mos
dos factores son señalado antes, un acto supremo
interdependientes, ya que la de alteridad con el ser humano y
cultura tiene su origen en la con todo lo existente en la
naturaleza humana y sus naturaleza. Aunque no de-
formas están restringidas
tanto por la biología como
por las leyes naturales, las
que encuentran un sentido
para la praxis humana y son
canalizadas por la cultura. El
uso selectivo que el ser
humano hace del medio
ambiente es esen- cialmente
cultural.4

El ser humano es, también,


naturaleza que produce
cultura y eso no lo hace aje- no
al orden de la naturaleza. Toda
62 / Patricio Guerrero Arias

bemos dejar de considerar que en elaboración de representaciones e


situa- ciones como las que interpretaciones sobre la naturaleza,
actualmente vivimos por la que son compartidos por quienes
presión de claros intereses integran una sociedad y en base a
ideológi- cos, económicos y estos se determi- nan diversas
políticos del poder, esa relación se prácticas sociales, distintas
está modificando. estrategias de acción que regulan las
for- mas de conducta individual y
Lo señalado anteriormente colectiva frente a la naturaleza, para
implica la necesidad de hacer una poder enfren- tar las diversas
lectura crítica de la cultura en su constricciones que esta le impone. Las
función adaptativa. La cultura es estrategias adaptativas no son
la principal construcción hu- homogéneas ni estables, por el
mana que orienta, a partir de los contrario contradictorias y
conoci- mientos y saberes esencialmente dialécti- cas, ya que
trasmitidos socialmen- te, los cada cultura en definitiva no es sino
procesos de adaptación de los un estilo de vida, un ecosistema hu-
seres humanos frente a la
naturaleza. Cada cul- tura es un
estilo de vida diverso y diferen-
ciado, que capacita a un grupo
para en- frentar y dar respuestas a
las tensiones me- dio-ambientales
para garantizar su sobre- vivencia
y reproducción en un entorno
concreto.5

El proceso adaptativo está


determina- do por el
conocimiento simbólico social-
mente producido y transmitido y
la praxis que ese conocimiento
hace posible, lo que implica la
mano diverso, diferente y con ciendo las practicas La ecocidas
Cultura / 63

especifici- dad propia.6 capitalistas- agotar recursos en


forma irreversible, po- niendo en
Si bien la cultura es un riesgo la sobrevivencia presente
sistema adapta- tivo esto no y futura del planeta.
implica que todo aspecto del
sistema sea bien adaptativo, Lo que nos recuerda que la
ni que cada sistema sea la relación en- tre naturaleza,
sociedad y cultura como lo
estrategia más eficiente para
utilizar el medio ambiente. señala Bergier,7 bien puede
parecerse a la historia del
Los sistemas socio culturales
aprendiz de brujo, en la que el
solo son una posible solu-
aprendiz crea sus propias
ción de un sin número de
realidades, las que después
alternativas igualmente
adquieren movimiento pro- pio
adaptativas. Ese nivel de re-
e independiente y actúan según
presentaciones,
la ló- gica de su propio ser, que
interpretaciones y de
resultan cada vez más difícil de
prácticas sociales basadas
controlar incluso por el pro- pio
en tales repre- sentaciones,
creador; de ahí el peligro de que
no siempre resulta ser positi-
el ser humano pueda terminar
vamente adaptativo, dado
ahogándose en
que ciertas re-
presentaciones,
interpretaciones, prácticas y
comportamientos culturales
pueden ser mal adaptantes,
pues pueden dañar el en-
torno y poner en riesgo la
existencia del grupo. Si bien
la manipulación creativa del
entorno puede en ciertos
casos fomen- tar una
economía más segura en el
presen- te, pero también
puede -como lo están ha-
64 / Patricio Guerrero Arias

las propias aguas que él ha Lo anterior resulta importante


producido. La cultura trasciende para abordar y cuestionar una
las diversas fases de la postura que no ha sido
cotidianidad de la vida natural y suficientemente discutida. Se trata
social, se presenta al individuo de aquella que ve a la cultura como
con existencia pro- pia y resul- tado de las necesidades
autónoma, esto hace que las humanas, como sostienen las
socieda- des y los individuos a visiones funcionalistas clási- cas,8
veces no reconozcan en ella las que le dan una perspectiva mera-
huellas de su creador, que no es mente biológica al analizarla como
sino el mismo ser humano con pro- ducto de las diversas
otros y en- tre otros. La cultura necesidades del “hombre”.
siendo una creación humana a
Una visión de este tipo reduce al
veces presenta un rostro inhu-
ser humano a un mero animal
mano, pues lleva la impronta de
instintivo, lo muestra como pasivo
lo que es absolutamente
esclavo de las cons- tricciones que le
arbitrario y obligatorio. Esa
impone el medio am-
naturalización de la cultura solo
pue- de operarse gracias al poder
y la fuerza in- termediadora de los
símbolos, que son los que hacen
posible la humanización de la
naturaleza y la
sobrenaturalización de las
dimensiones de lo humano,
proceso de eufemización
simbólica que parecería ser la
única forma de poder
construirnos co- mo seres
humanos en sociedad.
La cultura como resultado de las necesi-
dades humanas
biente. Este enfoque no sino de la praxis y acciónLacreadora
Cultura / 65

considera que la cultura hace de los seres hu- manos. La cultura


del ser humano, parafrasean- es una construcción es-
do a Engels, no un esclavo de pecíficamente humana, una
la naturale- za sino un construcción social, resultante de
arquitecto de ella, pues tiene la praxis del trabajo humano.
gracias a la cultura la
capacidad de trans- formarla Si bien como parte de la
y en ese proceso la posibilidad naturaleza los seres humanos
de transformarse a sí mismo. somos seres biológicos y
estamos sujetos a procesos
La cultura, no es el resultado marcados por nuestra
de la ne- cesidad, no negamos naturaleza animal, no son estos
que la necesidad puede procesos los que determinan la
motivar a la acción al ser vida hu- mana en sociedad, sino
humano, pero no significa que aquellos que están modelados
por sentir necesida- des ya se culturalmente. Las diversas
tenga cultura. Para que la necesidades biológicas naturales
cultu- ra exista se hace que com- partimos con el resto
necesario poner en juego la de los animales, co-
capacidad creadora y la praxis
humana: puedo tener hambre,
esa es evidentemen- te una
necesidad biológica, pero para
sa- tisfacerla requiero
encontrar una respues- ta
creativa y una praxis concreta,
que están dentro del marco de
determinadas res- puestas
culturales construidas en
ciertas interacciones sociales y
en momentos concretos de la
historia; esas respuestas no son
el resultado de la necesidad
66 / Patricio Guerrero Arias

mo el comer, la necesidad de sociedades dan diversas respuestas a


abrigo y re- producción, son estas mismas ne- cesidades. Debido a
resueltas a través de res- puestas que estas tienen una realidad interna
culturales específicas a cada socie- son generalmente consi- deradas
dad. Por ejemplo: si bien todos los como “naturales”, pero la antro-
seres humanos necesitamos pología ha demostrado con claridad
comer para vivir, pero lo que que no hay nada puramente natural
comemos, la forma cómo lo en el ser humano, si bien estos son
hacemos y cuándo comemos, acontecimien- tos fisiológicos y las
está mode- lado por la cultura, de poblaciones humanas compartimos
ahí que los hábitos alimenticios una misma herencia genéti- ca, nos
varíen y sean diversos y dife- diferenciamos por las respuestas
rentes de cultura a cultura.9 culturales que damos a estas
necesidades que se encuentran
Cultura y conductas “naturales”
profundamente mode- ladas
La cultura modela no solo los culturalmente.10
aspectos externos de nuestras
conductas, también la vida interna
de los individuos. Casi to- dos los
aspectos que se consideran
natura- les, incluidas las
emociones, los senti- mientos
como el amor, el odio, el placer, el
temor, la ira, la culpabilidad, los
celos, el egoísmo, la agresión, la
aflicción, la indife- rencia, la
alegría, la pena, la percepción de
la vida y la muerte, lo bello, lo feo,
lo bue- no, lo malo, el tiempo, el
espacio y la rea- lidad misma,
están modelados por la cul- tura,
puesto que las diversas
Un claro ejemplo de esto para otra. Los celos no Lason una
Cultura / 67

es lo que su- cede con la conducta de las sociedades


actividad sexual que es consi- polígamas. Ni la agresión es como
derada una de las más se creía un atribu- to de la
naturales. Ser hom- bre y naturaleza humana.12 La muerte,
mujer es evidentemente una ese camino inevitable del orden
cues- tión biológica marcada de la na- turaleza y el dolor que
por el sexo, pero aquellos esta provoca, es percibida y
que se consideran atributos enfrentada, “eufemizada sim-
de “género”, es decir, lo bólicamente” de manera
masculino y femeni- no, son diferente de una cultura a otra.
creaciones de la cultura. Cada cultura construye, de- fine,
Siendo una necesidad selecciona y enfatiza
biológica reproducirnos determinadas conductas
para continuar la especie, es emocionales y establece ciertos
la cultura la que determina sentimientos sobre uno mismo,
la forma como tal necesi- sobre los otros y sobre la realidad
dad se resuelve. En del mundo. En definitiva la cultura
consecuencia todo as- pecto canaliza ciertos proce- sos
de la actividad sexual biológicos, hasta tal punto que
humana está modelada dichos procesos biológicos de los
culturalmente. 11 individuos se modifican acorde a
la forma como hayan
Lo “natural” para cada
sociedad es per- cibido
acorde a los patrones
culturales que esta ha
construido, por lo tanto está
suje- to a una profunda
variabilidad de la con- ducta,
dependiendo de los patrones
cultu- rales establecidos. Lo
que para una cultu- ra puede
ser considerado bello, bueno,
apetecible, motivo de alegría,
no lo es ne- cesariamente
68 / Patricio Guerrero Arias

sido modelados culturalmente. interpretación de las tramas de


Todo lo anteriormente anotado sentidos que se tejen entorno a la
muestra la impor- tancia que fuerza cultural de las
hoy tiene en la antropología la emociones.13

Notas

1 Para mayores referencias sobre los 8 Ver al respecto la obra clásica de


temas de es- te apartado, sería Bronislaw Ma- linowski Una teoría
recomendable consultar los trabajos científica de la cultura. Su- damericana
de los representantes de la Escuela de Ediciones. Argentina. 1980.
9 Nanda: 77
Ecología cultural y de los
10 Cuche: 8
Neoevolucionistas como: Leslie a. 11 Nanda: 77-78
Withe, Gordon Childe, Julian Steward; 12 Kluckhom: 32 / Nanda: 81-82
así como del Materialismo Cultural de 13 Para tener referentes más amplios
sobre el aná- lisis de la fuerza cultural
Marvin Harris, y de la Antropología
de las emociones reco- mendamos
Marxista de Maurice Godelier, y los
consultar el texto de Rosaldo Cul- tura
recientes aportes de Arturo Escobar.
y Verdad. Abya-Yala. Quito. 2000.
2 Guerrero 1996: 2-3
También de Michael Taussig Un gigante en
3 Godelier: 17
convulsiones. Gedisa. España 1996 / De
4 Kluckhom: 31
5 Nanda: 62 Marc Auge Las for- mas del olvido.
6 Godelier: 22-23 Gedisa. España. 1998 / De Cris- tina Larrea.
7 Cit en Azcona. 1991: 15 La cultura de los olores. Una aproxi- mación a
la antropología de los sentidos. Biblio- teca
Abya-Yala N. 46. Abya- Yala. Quito.
1997.
6
CULTURA, JERARQUIZACIÓN Y PODER

La cultura al ser una económico o lo político, asime- trías


construcción so- cial implica que en las que se expresan relaciones de
surge de determinadas re- poder y desigualdad. Por ello se hace
laciones sociales, que no son nece- sario constatar la existencia de
relaciones ni armónicas ni están la relación que existe entre las
alejadas de conflictos; son las jerarquías sociales y las jerarquías
situaciones conflictivas en las culturales, lo que nos permitirá
que se produce sociedad, y es en entender la cultura con relación a lo
el conflicto en donde reside la si- guiente.
posibilidad de su conti- nuidad. Cultura dominante y cultura dominada

La existencia de una evidente Uno de los equívocos en el análisis


jerarqui- zación de las sociedades de la cultura es el de señalar la
va a marcar pro- cesos de existencia de
desigualdad y jerarquización que
se refleja en las culturas.1 Si bien
la antro- pología ha demostrado
la no existencia de culturas
mejores ni peores, superiores o
inferiores, solo diferentes, esto no
implica que todas tengan
socialmente la misma valoración,
sino que en ellas se expresa la
jerarquización que encontramos
en la so- ciedad. Además, toda
cultura está cons- truida por
individuos concretos, que ocu-
pan posicionamientos
disimétricos en lo social, lo
70 / Patricio Guerrero
culturas dominantes
Arias y dominan y otras que son
culturas domina- das, bajo la domina- das, por el contrario, lo
consideración de la posición que existen son grupos sociales
asimétrica que estas tienen que están en condiciones
frente al poder y el lugar que asimétricas de poder y ejercen la
ocupan en la sociedad. De ahí domina- ción de unos sobre los
que sea común el que se otros. De ahí que resulte
hable de la existencia de una equívoco hablar de culturas
cultura hegemónica do- domi- nantes y culturas
minante que impone la dominadas.
voluntad al otro y de la Es importante señalar que la
existencia de culturas domina- ción no es una cuestión
dominadas y marginales, que que dependa de lo cultural sino
aceptan pasivamente tales de los niveles de la estratifi-
imposiciones y carecen de
recursos cultu- rales propios
para enfrentar tal domina-
ción.

Como lo señala Cuche,2


ya Carlos Marx y Max Weber
acertadamente advir- tieron
que la cultura de la clase
dominan- te es la cultura
dominante. Esto no quiere
decir que la cultura
dominante tenga una
superioridad que funciona
como una esencia que
naturaliza la dominación so-
bre las culturas inferiores y
que estas no tengan
capacidad para resistirlas. Lo
que encontramos no es la
existencia de cultu- ras que
66 / Patricio Guerrero Arias

cación y las desigualdades también una con- dición cultural, una


sociales estruc- turales que forma de vida y por ello encuentra
caracterizan a nuestras socie- posibilidades de perpetuar- se a sí
dades. Por eso es un equivoco el misma, al no proveer a los miem-
bros de las clases pobres las
pensar que una cultura
destrezas y los valores necesarios
dominada sea una cultu- ra
para que puedan triun- far en la
alienada y totalmente
sociedad dominante.
dependiente. La cultura tiene en
sí misma una dimensión política
La cultura de la pobreza, según
que ofrece a los actores sociales
Lewis, se caracteriza por la falta de
posibilidades para resistir e
participación en la institucionalidad
incluso insur- gir contra el poder
social y cultural dominante, por los
dominante, como lo han hecho
bajos niveles educati- vos, por la
históricamente los pueblos in-
carencia de recursos económi- cos,
dios y negros en nuestro
la desconfianza frente a la institucio-
continente.
nalidad política; por ser
Cultura de la pobreza organizaciones

Esta visión de cultura


dominante y cul- tura dominada
ha servido para la cons- trucción
de nociones como las de cultura
de la pobreza, que fueran
planteadas por Oscar Lewis,3
quien consideraba que la cultura
de la pobreza es una respuesta
adaptativa de los pobres, en
razón de su condición marginal
frente a las sociedades capitalistas
terriblemente estratificadas. Para
Lewis, la pobreza no es solo una
con- dición económica, sino
familiares centradas en la considera que esta La Culturano / 67
es
madre (matrifo- cales) en las resultante de condiciones
que abundan los hijos y care- culturales, si- no de profundas
cen de la figura paterna, lo que desigualdades sociales y que
las vuelve inseguras y proclives tienen que ver con la forma como
a la delincuencia y la es- tá estructurada la sociedad y
descomposición social. Por ser las situacio- nes económicas
incapaces de socializar valores sociales, políticas y de asi- metrías
necesarios para arti- cularse a del poder, que son las que provo-
la sociedad mayor, lo que can la estratificación y la
genera personalidades desigualdad so- ciales.
sociopáticas, inseguras, Cultura popular, cultura de masas
perezosas, fatalistas,
conformistas, someti- das a la La consideración de la cultura
rutina, incapaces de pensar en con re- lación a la jerarquización
el cambio, peor aún de diseñar que se expresa en la realidad
el futuro, en definitiva se social nos lleva a tener que
convierten en seres ahistóri-
cos.4

Esta noción de la cultura de


la pobreza tiene una clara
visión cognitiva, etnocén- trica
e ideologizada de la cultura,
puesto que se considera que
es la cultura la que perpetúa la
situación de los pobres. Desde
la visión de cultura para las
clases domi- nantes, los pobres
no poseen cultura y, es más,
son incapaces de crearla. La
visión de cultura de la pobreza
termina echando la culpa de
esa situación a los mismos
pobres que la padecen, no
68 / Patricio Guerrero Arias

referirnos al debate planteado considera a la cultura popular como


en torno a las nociones de subproducto de la dominante. La
cultura popular y cultura de cultura popular no tiene, por lo tanto
masas. capacidad de producción propia, sino
que solo se convierte en un reflejo
Cultura popular mimetizado, vulgar, alienado y em-
Esta es una noción pobrecido de la cultura mayor de las
comúnmente em- pleada, a pesar elites dominantes, que representan la
de la ambigüedad que muestra, única y verdadera cultura que goza de
dado el carácter polisémico de legitimidad social.
términos como cultura y popular, El pueblo y lo popular tienen en
lo que hace difícil acercarnos a un esta visión connotaciones de
acuerdo con- ceptual. El concepto
inferioridad y marginalidad como
de lo popular se vuel- ve oscuro,
expresión clara de la
teóricamente está cargado de
incertidumbre e ideológicamente
de tur- biedad, de ahí que
contribuya más a obs- curecer
que a aclarar la discusión en torno
a un término que a pesar de su
falta de cla- ridad no podemos
ignorarlo, cuando esta- mos
tratando de construir una
estrategia conceptual de la
cultura.5

En torno a la noción de
cultura popu- lar se plantean
dos posturas antagónicas que
muestran cierto determinismo
extre- mo.

Una postura minimalista que


estratificación existente en lo superior a la de las clases
La Cultura / 69

social. Las culturas populares dominantes, por tanto tiene un


resultan, por tanto, ser culturas status de superioridad.7
marginales, dependientes,
Esta visión igualmente
aliena- das, expresiones
ideologizada y clasista de la
deslegitimadas y empo-
cultura no toma en conside-
brecidas de la cultura
hegemónica. Existe en esta ración que ninguna cultura puede
noción una visión meramente mante- nerse aislada y que en
cog- nitiva y un claro contenido procesos marcados por
ideologizante y tremendas herencias de
discriminador, que reproduce dominación estructural las
la vieja di- cotomía culturas van a reflejar ex-
“primitivo-civilizado” como presiones de ese proceso; señalar
re- flejo de una situación lo con- trario es tratar de
socio-histórica mar- cada por la construir una imagen idealista,
dominación y la hegemonía romántica y mitificada de la cul-
del poder.6 tura que la quiere ver como una
construc- ción lejana de la
En oposición a esta postura
encontra- mos la noción dialéctica socio histórica.

maximalista de la cultura
popular, que sostiene una
visión clasista, mitificada y
romántica de la misma. Con-
sidera que la cultura popular
tiene un ca- rácter superior a la
dominante y que no mantiene
ninguna relación con esta, sino
que por el contrario tiene
capacidad autó- noma e
independencia para su propia
producción. La capacidad
creadora del pueblo resulta
70 / Patricio Guerrero Arias

Tenemos que considerar que que son los que dan un significado y
las cultu- ras populares están una significación a sus praxis sociales.
marcadas por los pro- cesos de
Una diferencia muy importante
dominación y hegemonía del po-
es constatar que cuando se habla
der de la clase dominante. La
de cultura elitista o cultura
diferencia está, quizás ahí resida
dominante, esta tiene un claro
su fortaleza, en que han sido
sentido homogeneizante y
capaces de construir sus produc-
anulador de las diferencias, puesto
ciones culturales en situaciones
que se sustenta en principios que se
de domi- nación social y dentro
consideran con valor universal, que
de ella hacen de la cultura un
responden a un modelo ci-
instrumento de resistencia y de
vilizatorio que se ha impuesto
insurgencia contra el poder y la
como el único y la más superior
domi- nación
forma de hacer humanidad.
Las culturas populares son
construc- ciones vitales que se
dan en procesos de dominación
como dice Michael de Cer- teau;8
la cultura popular es la cultura co-
mún de la gente común y que es
construi- da en la cotidianidad,
gracias a la inteligen- cia y
capacidad creadora y práctica de
la gente común, de ahí que la
cultura popu- lar sea una forma,
una “manera de hacer con” y
dentro de la producción cultural
dominante y en las condiciones
sociales de dominación, dentro
de las cuales encuen- tra sus
referentes simbólicos de sentido,
Frente a esto la cultura como las culturas indígenas,
La Cultura /las
71

popular no plantea un sentido culturas afroe- cuatorianas, las


universalizante, sino que diversas culturas mestizas y las
recupera el sentido de lo local. culturas populares urbanas,
Sin embargo, a veces se corre el marca- das por profundas
riesgo de dar a la cultura diferencias regionales, de género,
popular fuertes connotaciones generacionales, que están cons-
esencialistas e idealizantes, truyendo y reconstruyendo
porque se con- cibe lo popular permanente- mente sus modos
como un sujeto homogé- neo, de ser y de diferencia- ción en
íntegro, armónico y alejado de una dialéctica continua de lucha
con- flictos, así bajo la de sentidos.
categoría de popular se La cultura de masas
homogeiniza lo campesino, lo
proletario, lo regional, lo rural, El empleo de esta noción de
lo urbano y se identi- fica solo cultura también ha sido motivo
a lo indígena como la única y de interpretacio-
ge- nuina expresión de lo
propio, de lo ances- tral,
negando en consecuencia la
riqueza de la diversidad de la
pluralidad y diferen- cia que
caracteriza a nuestras
realidades socio culturales.

Es importante aclarar que


dado el ca- rácter diverso de
nuestras realidades socio
culturales, resulta más correcto
hablar no de la existencia de
una cultura popular, si- no de
culturas populares; aquí
encontra- mos no una, si no
varias culturas, cada cual con
su identidad y diferenciada
72 / Patricio Guerrero Arias

nes varias dada su falta de claridad masivos de informa- ción, con el fin de
semán- tica. Para Edgar Morín,9 la modelar, alienar y ho- mogeneizar
cultura de ma- sas tiene que ver universos culturales diversos. Para ello
con el modo como es producida y se instrumentaliza un evidente proceso
señala la analogía que tiene con de usurpación simbólica, median- te el
las formas de producción cual la cultura dominante, los amos del
capitalista. La cultura de masas es poder, usurpan los símbolos de la cul-
el resultado de un proceso similar tura popular y los resemantizan, los
al de la producción indus- trial ubi- can en otro contexto, pero al
masiva y seriada, que produce usurparlos los deforman, los
una cultura para el consumo empobrecen, los alienan e ideologizan,
masivo y que por lo tanto está haciéndolos así instrumen- tos útiles
destinada al mercado y regu- lada para la construcción de los ima-
por esas mismas leyes. Es por eso ginarios que permiten consumir
que la cultura de masas ha sido pasiva-
llamada indus- tria cultural.

Quienes ven la cultura de


masas como cultura del
consumo, ponen su acento en el
rol de los medios masivos de
informa- ción; la cultura de
masas es un producto de dichos
medios para difundir las formas
culturales dominantes.

La cultura de masas resulta ser,


según Stavenhagen, no una cultura
de masas, si- no una cultura
producida para las masas,
producida como cualquier otra
mercancía en esas nuevas factorías
de lo histórico que son los medios
mente los mensajes de la acuerdo a la especificidad de los
La Cultura / 73

cultura de las eli- tes y universos de sentido de sus


además naturalizar el orden representa- ciones simbólicas y
social dominante. culturales.

Esta visión puede resultar Uno de los mitos más


igualmente extrema, pues característicos de esta era de
otorga un poder absoluto e revolución científico-tecnoló-
inefable a la producción gica en la comunicación y que
mediática y ve a la masa está mar- cando el ritmo de la
consumidora como si fuera modernidad y de la
ho- mogénea, pasiva y postmodernidad, lo constituyen
acrítica. Este enfoque no los mass media, que se han
considera la dimensión convertido en mito, sig- no
política que tiene la omnipresente de la civilización
diversidad, pues si bien la con- temporánea y a su vez en el
produc- ción mediática espacio repro- ductor de nuevos
muestra uniformidad en el contenidos mitagógicos. Los
mensaje, no se encuentra la medios de “comunicación” de
misma uni- formidad en la masas son algo más que simples
percepción de dichos men- medios transmi- sores de
sajes, no toda la gente percibe acontecimientos o difusores de la
de la misma manera los
mensajes mediáticos,10 sino
que cada uno decodificará los
mismos, acorde a su situación
socio histórica, a su praxis, a
su experiencia y su sentido
frente a la vida. No hay que
olvidar que estamos ante
sujetos sociales reales, que
tienen la capacidad suficiente
para apropiarse, rein-
terpretar y resemantizar los
mensajes que reciben de
74 / Patricio Guerrero Arias

actualidad, sino que son alienante, que busca anular nuestra


verdaderos am- plificadores de los historicidad despojándola de con-
signos de estos tiempos, factoría tenidos críticos, perturbadores y,
de la historia, talleres donde se peor aun, revolucionarios.
forjan los acontecimientos del
Es un discurso que nos conduce a
presente, centros emisores de lo
la mitificación del estatuto social y a
espectacular, so- portes de las
la justi- ficación del ejercicio de la
nuevas mitologías de la mo-
dominación; a través de este
dernidad. Los mass media
discurso, tomando esa figu- ra
constituyen ese anfiteatro
retórica del pensamiento burgués
planetario en el que se presen-
que es descrita por Barthes,12 se
tan y consumen diariamente las
inocula la va- cuna que logra
grandes ceremonias mitológicas
inmunizar al poder contra el saber
del presente, don- de se fabrican
molesto y ocultar los principales
en serie los nuevos sueños, ídolos
males sociales, inyectándose así en el
e idolatrías, héroes y ritualidades.
ima- ginario colectivo pequeñas
Cultura de masas que si bien es dosis de la en-
produ- cida y fabricada por la
sociedad de consu- mo, no por
ello deja de ser cultura, como
señala Morín,11 está constituida
por un cuerpo de símbolos, mitos
e imágenes que se refieren a la
vida práctica. Es una cultu- ra que
genera y reproduce nuevas
formas de percepciones de la
realidad, nuevos imaginarios,
proyecciones e identificacio- nes
para hacernos dependientes del
orden dominante, que genera un
nuevo discurso simplificador,
fermedad social reconocida, exotizándola. Está cargada
La Cultura /de
75

acostum- brándonos a ella, conteni- dos ideologizantes que


alimentan una mi- rada
viéndola como algo na- tural
romántica, paternalista e ilusoria
con la que debemos convivir
de la cultura, a la que se la quiere
cotidia- namente. Esta vacuna,
despojar de su historicidad, pues
producida a través de la
solo la ven atada a la nostalgia del
cultura de masas, representa
pasado, a tradiciones inme-
para el poder la mejor defensa
moriales en las que se pretende
contra el riesgo de una
encontrar la nobleza de nuestras
subversión que desestabilice el
raíces, la fuerza te- lúrica de
orden de dominación
nuestra “raza”, la autenticidad, la
establecido.
originalidad y la pureza de las
La cultura como folklore manifesta- ciones del pueblo.13

Esta es quizá la más La antropología ha aportado


empobrecida vi- sión que se una mi- rada más sistémica
tiene frente a la cultura. Es un sobre la cultura, que
equívoco generalizado el
confundir cultu- ra con
folklore, pues todavía se
mantiene esa vieja tradición
que considera el folklo- re
como la ciencia del pueblo y se
limita a mostrar solo aquellas
dimensiones más exóticas y
externas de la cultura, que
pue- den ser destinadas al
consumo, al mercado cultural.

La visión de la cultura como


folklore se sustenta en una
visión cognitiva y objeti- vante
de la cultura, que la convierte
en ob- jeto, en cosa a ser
mirada y por ello termi- na
76 / Patricio Guerrero Arias

no la reduce únicamente a para un tushug, un danzante, lo que se


expresa en esa ri- tualidad es una
aspectos mate- riales, expresiones
profunda interacción sim- bólica,
exotizantes, destinadas a agradar
puesto que se da una real vivencia
la mirada de turistas y antropólo-
simbólica del tiempo y el espacio
gos de lo exótico, que están a la
sagra- dos, de la ritualidad profunda, y
cacería de manifestaciones
un cono- cimiento del significado y la
culturales a ser fotografia- das.
significación de ese momento intenso
Hay que ver la cultura no solo
que es la fiesta. Mientras que para un
como ese montón de cosas a ser
bailarín de un gru- po de danza
observadas, esa dimensión folklórica, que reproduce la misma
meramente sígnica de bienes y danza, esta será simplemente un hecho
patrimonios materiales, que es lo coreográfico, dentro del cual no puede
que im- plica el folklore. Hay que darse interacción simbólica puesto que
empezar a mirar la cultura desde no se vive ni un tiempo ni un espacio
la profundidad de sus re- cargado del contenido sagrado de la
presentaciones simbólicas y de ritua- lidad.
sentido.

Mientras que en la cultura se


producen procesos de interacción
simbólica, que ha- cen posible la
construcción de los diversos
sentidos de la vida social de un
grupo, en las manifestaciones
folklóricas apenas se expresan
formas de intercambio sígnico
que se quedan en el nivel más
manifiesto, externo, secundario
de la cultura.

Un claro ejemplo que evidencia


lo anotado lo encontramos en las
festivida- des del “Inti Raimi”, allí
En la fiesta cada personaje significados simbólicosLa Cultura
que /el 77

conoce y vi- ve el significado y danzante respeta y vivencia, para


la significación del sen- tido poder reproducir los tiempos
de lo simbólico, mientras que sagrados. Lo que hacen los
en un acto folklórico, el bailarines folklóricos es
bailarín, por más armo- nía disfrazarse, pues usan la
que expresen sus vestimenta instrumentalmente,
movimientos, no po- drá la que si bien conserva la
acercarse al sentido sagrado estructura estética, la belleza de
de la dan- za. Para el su colorido y sus formas, está
danzante indígena, en despojada de la riqueza del
cambio, cada paso de baile es sentido simbó- lico que tiene
una expresión de para un danzante original.
agradecimiento a la Pacha
En los actos folklóricos se hace
Mama por lo que todos los
uso ins- trumental de las formas
días le ofrece generosa, es un
estéticas externas de la
pedido para que el semen de
vestimenta, únicamente con el fin
la lluvia fe- cunde el vientre
de agradar la vista de los
de la tierra, para que pue- da
espectadores, no es para
continuar el milagro
encontrar una interacción, una
maravilloso de la vida.
for- ma de comunicación con
En la presentación aquellas fuerzas de la naturaleza
folklórica todo se queda en que solo pueden ser vivi-
la esfera sígnica, los
personajes no conocen los
significados y significacio-
nes de los símbolos y por
ello están inca- pacitados
para vivenciar su sentido
sagra- do profundo. Hasta el
acto de vestirse, pa- ra un
danzante, tiene un sentido
ritual, puesto que la
vestimenta está cargada de
78 / Patricio Guerrero Arias

das desde las profundidades dominante.


simbólicas del rito. El acto El rescate cultural siempre ha sido
folklórico es una mera usurpación un hecho externo, que se lo hace
simbólica que, como todo pro- ceso desde la au- toridad del experto o el
de usurpación, empobrece y distor-
rescatador, por lo
siona el significado y la
significación del mismo; su objetivo
es agradar al público asistente, más
no encontrarse con las fuer- zas
hierofánicas que hagan posible que
continúe el orden del cosmos y la
vida.

Rescate o revitalización cultural

La noción de rescate cultural ha


con- ducido y reducido la cultura a
expresiones meramente folklóricas
o exotizantes, vi- sión que es la más
comúnmente aceptada en el
trabajo cultural, que se ha
caracteri- zado por tratar de
encontrar, al modo de los primeros
evolucionistas, los survivals o restos
materiales de la cultura, para mos-
trarlos como las verdaderas y
únicas ex- presiones de nuestra
identidad cultural original. El
llamado rescate cultural está
cargado de un profundo sentido
etnocén- trico e ideológico y ha
sido característico del trabajo
institucional oficial de la cultu- ra
tanto, desde afuera de las la cultura lo hace desdeLa Cultura /las
79

comunidades que construyen dimensiones pro- fundas de su


la cultura. En el rescate memoria colectiva, acrecen-
cultural, la comunidad no tiene tando el acumulado social de su
sino un mero rol de objeto existen- cia, que le permita
pasivo, de mero infor- mante, afirmar los propios re- cursos
lo que contribuye a su culturales que han sido capaces
alienación y dependencia, pues de construirse como pueblo.
no se la ve, como el su- jeto
histórico capaz de encargarse
de la gestión de sus propias
construcciones cul- turales.

Hoy se trata de trabajar en


procesos no de rescate sino de
revitalización cultural, puesto
que estos, como su propio
nombre lo dice, solo pueden
ser posible desde la propia
vida de los actores vitales que
la construyen. En la
revitalización cultural la
comunidad y los actores
sociales comuni- tarios se
constituyen en sujetos
sociales, políticos e históricos,
lo que permite rom- per el
contenido ideologizante de los
res- catadores, que lo único
que les ha intere- sado es
encontrar “piezas” para ser
fosili- zadas en los museos, en
la frialdad de sus vitrinas.
Mientras que quien revitaliza
80 / Patricio Guerrero Arias

Notas

1 Cuche: 87 6 Cuche: 90
2 Cuche: Ibid. 7 Cuche: Ibid.
3 Para mayores referentes 8 Cit en Cuche: Ibid.
recomendamos con- sultar la obra 9 Cit. en Cueto1982: 7
10 Cuche: Ibid.
clásica de Oscar Lewis. Antropo- logía
11 Cit. en Cueto. Op.
de la Pobreza. Fondo de Cultura Econó-
cit.: 12 12 Barthes.1994:
mica. México. 1977
4 Nanda: 187 247
5 Cuche: 89 / Malo: 24 13 Almeida.1992: 131
La Cultura / 81
7
LA CULTURA COMO
CONSTRUCCION SIMBOLICA

Para muchos antropólogos1 la sido ca- paces de aprender,


cultura solo fue posible cuando el transmitir lo aprendi- do,
almacenarlo, procesarlo y utilizar esa
ser humano es- tuvo en capacidad
de simbolizar, por ello se ha información en la planificación de su
definido al animal humano como pre- sente y su futuro. Pero sobre
Homus simbólicus. La capacidad todo, el len- guaje simbólico le ha
permitido al ser hu- mano
del ser humano para la creación
simbólica lo di- ferencia del resto construirse un sentido sobre su
existencia y le ha dado la posibilidad
de las especies, pues la
simbolización es la esencia del de actuar en el mundo.
pensa- miento humano, la que hizo Los símbolos son fuentes de
posible no solo la construcción de informa- ción externa que los
la cultura sino la construcción del humanos utilizan pa-
ser humano como tal.

Una de esas expresiones


elevadas y di- ferenciadoras de lo
humano es el lenguaje, pero
fundamentalmente el lenguaje
sim- bólico, lenguaje que puede
expresarse a través de formas
lingüísticas o emplear símbolos
no verbales. Ninguna especie
tiene capacidades culturales
como las que han construido los
humanos, que gracias al
lenguaje verbal y simbólico han
ra comprender y ordenar su superar los equívo- cos de
entorno físico y social, pues aquellos que reifican la cultura y
quieren verla como esa
no pueden operar sobre la
estructura “super- orgánica” que
base exclusiva de sus
comienza y termina en sí misma,
condicionamientos
con fines y fuerzas propias, o de
biológicos. Es esto lo que
aquellos que reducen la cultura a
hace de la cultu- ra algo más
conduc- tas aprendidas,
que pura realidad biológica.
repetidas y compartidas.
Para algunos
antropólogos, 2 los sím- En contraposición a estos
bolos pueden ser de diverso enfoques re- duccionistas, la
tipo: Cogniti- vos, que son los cultura debe ser entendida como
que permiten interpretar la un conjunto de interacciones
realidad. Expresivos, los que sim-
nos permi- ten actuar en la
realidad. Los referentes
simbólicos varían de cultura a
cultura, por lo tanto, no
tienen validez universal, en
ese sentido podemos hablar
de una cierta for- ma de
relatividad simbólica

La conducta humana, para


la antropo- logía
interpretativa de Geertz,3
tiene que ser vista como
acción simbólica, es decir,
que está cargada de
significados y signifi-
caciones y son éstos los que
construyen los sentidos de la
existencia. Una mirada de
este tipo hace posible
76 / Patricio Guerrero Arias

bólicas, que son interpretables. La expresan de manera múltiple, tanto


cultura no son solo atributos en palabras como en ac- ciones. En el
análisis de estos discursos so- ciales
casuales, aconteci- mientos,
lo importante, como en todo análi-
modos de conducta, institucio-
sis de discurso, es ver que el código
nes o procesos sociales; la cultura
no de- termina la conducta, no es el
es un contexto dentro del cual
hecho de ha- blar, sino lo dicho en el
todos esos proce- sos encuentran
hablar y éste no es sino la
significado y significación, que
exteriorización intencional consti-
tejen interacciones simbólicas,
tutiva de la finalidad del discurso.
que dan sentido a la vida de los
seres humanos y las sociedades. No debe verse la cultura (estos
discur- sos sociales) solo en el nivel
Analizar la cultura como
de lo mani- fiesto, de hechos en si,
sistema sim- bólico nos permite
sino en las dimen- siones del
un acercamiento más vital a los
sentido, de las diversas signifi-
universos de sentido que cons-
truyen los seres humanos y las
sociedades, cuestión que solo se
la puede hacer com- prendiendo
el mundo de las representa-
ciones, los imaginarios de los
diversos ac- tores sociales,
tratando de interpretar la “lógica
informal de la vida real” como lo
plantea Geertz.4 O sea, de lo que
se trata es de descubrir su
coherencia interna, que es lo que
la caracteriza por ser una
construc- ción sistémica, a fin de
encontrar el senti- do que se
expresa en los actos culturales,
entendidos como diversas formas
de dis- curso social que se
caciones que en esos hechos distinción entre pre- sentación y
expresan. Eso solo es posible representación se encuentra
desde un acercamiento al entre los dos, mientras que el
mundo conceptual, a las signo permi- te la “presentación”
representaciones de los del mundo y la reali- dad, el
propios sujetos constructores símbolo hace posible la
de cultura. Se trata de descifrar “represen- tación” de la misma. La
lo que la ac- ción simbólica diferencia está en el contenido
debe expresar sobre sí mis- axiológico que los símbolos son
ma, es decir, sobre el papel capaces de expresar y por la
que juega la cultura en la vida inserción que éstos tienen en la
de los seres humanos. De ahí la vida cotidiana, puesto que el
importancia de considerar las lenguaje simbólico de la vi- da
di- mensiones simbólicas de la cotidiana es axiológico, por eso
acción social, expresadas a cons- truyen un determinado
través de sus diversos discur- sentido de la exis- tencia, una
sos, arte, religión, ciencia, ley, forma concreta de ser y estar en
moral, etc.5 Quizás esta sea la el mundo y de actuar dentro de
única manera de acercar- nos a este.
las dimensiones reales de la
existen- cia y la cultura, la
misma que solo encuen- tra su
verdadero sentido en las
múltiples interacciones
simbólicas que construye.

La importancia de lo
simbólico en la construcción
del sentido de la vida coti-
diana es señalada igualmente
por Agnes Heller,6 puesto que
al contrario de lo que sucede
con los signos que se refieren
al mundo objetal, el símbolo va
más allá de ese nivel, una clara
78 / Patricio Guerrero Arias La Cultura / 77

No debemos olvidar que una cons- truyen procesos de eufemización


de las ca- racterísticas simbólica como único recurso para
fundamentales de las culturas es ordenar el caos del mundo y la
8
realidad. Basta ver como ante la
la construcción de universos
simbóli- cos, que son los que tremenda crisis provocada por un
posibilitan la legiti- mación de las capitalismo salvaje, la gente encuentra
en sus universos simbólicos
relaciones entre los indivi- duos
posibilidades de resistencia y de
con el mundo. Son estos
insurgencia frente a esa si- tuación de
universos simbólicos, como lo
miseria en la que sobrevive. O cuando
plantean P. Bergier y
T. Luckmann,7 los que construyen tenemos que enfrentar situaciones que
zonas van más allá de nuestra capacidad de
de significados necesarios en los entenderlas, como la muerte, un
procesos humanos, que permiten desastre natural o la desestructuración
operar en la reali- dad cotidiana y social, es en los universos simbólicos
que son asumidos por to- das las donde estas si- tuaciones logran
formas institucionales que una resemantizarse y ayudan
so- ciedad y una cultura han
construido. Los universos
simbólicos se convierten en la
matriz de todos los significados
objetiva- dos en la acción social,
asumidos subjeti- vamente como
realidades necesarias para la
acción humana, de ahí que
tengan un carácter nómico u
ordenador, pues ayudan a ordenar
la realidad y a volver a ella cuan-
do nos hallamos en el lado
sombrío o marginal de la
existencia.

Es ahí cuando los seres humanos


a que continúe existiendo un
Leer las culturas como
sentido para seguir viviendo.
discursos socia- les y los
Los universos simbólicos universos simbólicos que la cultu-
son el con- junto de ra construye tiene una profunda
significados construidos por impor- tancia política, puesto
una cultura, que ordenan y que esto viene a romper con
legitiman los roles cotidianos, cierta forma de “imperialis- mo
constituyen el marco de refe- lingüístico” que niega la
rencia para poder entender y capacidad del discurso, de la
operar la realidad del mundo palabra, a otras culturas a las
y hacen posible el or- que consideró inferiores como
denamiento de la historia, conse- cuencia de la imposición
permiten situar los de un idioma he- gemónico que
acontecimientos colectivos en corresponde a otras formas de
una uni- dad de coherencia representación del mundo. Por
necesaria dentro de una ello, se impone el idioma del
temporalidad, en la que tiene más fuerte y todo debe ser leído
sentido un pasado para a través del discurso que ha-
entender sus experiencias
presentes y sobre la base de
su memoria pensar el futuro.
Por ello es necesario ver que
los universos simbólicos, que
dan sig- nificado a la acción
humana, están carga- dos de
historicidad, ya que son un
pro- ducto social e histórico
concretos; de ahí que no
pueda entenderse los
procesos de significación y de
sentido de las diversas
culturas sin analizar los
procesos históri- cos que los
hicieron posible.
78 / Patricio Guerrero Arias

ce posible la escritura, mientras posible a partir de la construcción


las otras expresiones de la de nue- vos universos simbólicos,
realidad social quedaron de nuevas visio- nes del mundo y
subsumidas a su hegemonía, nuevos sentidos de la ex- periencia
como expre- sión elevada de la humana, que se imponen o he-
razón. gemonizan sobre los dominados, lo
que garantiza un monopolio más
De ahí la concepción cognitiva
efectivo del ejercicio del poder en
de cul- tura de la que antes
sus diversas formas. Un proyecto
habíamos hablado co- mo cultivo
liberador del ser humano re- quiere
del espíritu. Hoy sabemos que
de la construcción de nuevos uni-
todas las sociedades y culturas
tienen sus propios “universos versos simbólicos, de nuevos
discursivos”, es decir, esos lugares universos de sentido, de la
desde donde se habla y se res- resemantización o construc- ción
ponde y que no son de un nuevo sentido de vivir la vida,
necesariamente códi- gos que hoy la dominación no hace
lingüísticos. Por ello la necesidad posible. Para la impugnación y la
de entender la diversidad de lucha contra esas formas de
discursos, tanto referidos, dominación, se trata de entrar en
latentes como silenciados, para procesos de insurgencia simbólica,
conocer los diversos procesos que combatan el poder, que
históricos de las culturas. puedan ofrecer nuevos sentidos a
la existencia de las so- ciedades y a
Una muestra de la
los seres humanos, que res-
importancia de lo simbólico y su
pondan a sus necesidades, a sus
función política es la cons-
sueños y utopías.
tatación que tenemos en la
historia de que todo proyecto de
dominación solo ha sido

Notas

1 Para ampliar el debate sobre la dimensión sim- bólica de la cultura


recomendamos consultar las obras 2 Rossi-
de Ernest Cassirer, George Gadamer,
Hogigins: 45 3
Gilbert Durant, Luis Garagalza, Carlos
Geertz: 24-25
Reino- so y de los clásicos de la
4 Geertz:
Antropología Simbóli- ca como Dan
Ibid. 5
Sperber, Victor Turner, Clifford
Geertz: 30-
Geertz, entre otros.
38
6 Cit en Ortega: 36-37
7 Cit en Ortega:
42-45 8
Ortega: 40-41
80 / Patricio Guerrero Arias

8
LA CULTURA COMO
CONSTRUCCIÓN SISTÉMICA

Un enfoque más interpretativo relaciones y regulaciones que


de la cultura parte de la permiten ciertas formas de
consideración de que el hombre comunica- ción, de auto
es un animal que se encuentra in- comprensión, identificación de un
sertado en diversas tramas de grupo, pero también de relación de
significados que él mismo ha alteridad y diferencia con los otros
tejido.1 La cultura debe ser que son diferentes.
considerada como un sistema
El campo de las manifestaciones
integra- do por dos subsistemas
co- rresponde al de los objetos, las
o campos que son los siguientes:
artesanías, la música, la danza, las
El campo de las manifestaciones de la fiestas y ritualida- des, la vestimenta,
cultura2 la comida, la vivienda,

Se refiere al campo de los


aspectos “manifiestos” de la
cultura, de las manifes- taciones
observables, materiales, evidentes
y más fácilmente perceptibles de
la cultu- ra, que es al que más se
hace referencia cuando se habla
de ella. Este campo o sub-
sistema se expresa a través de
hechos, prácticas, objetos,
discursos, sujetos y rela- ciones
sociales, de comportamientos,
acti- tudes, entidades frente a las
cuales la cul- tura establece
las prácticas productivas, los teriales y observables, también por
juegos, la lengua, las otros más profundos, inefables,
prácticas y discursos sociales, ocultos, encu- biertos. Este es el
a través de cuya producción y campo de los aspectos
circulación se dan las diversas “encubiertos” de la cultura, el que
formas de comunicación, de hace re- ferencia al campo de las
autocomprensión e representaciones simbólicas, al
interpretación de una aspecto ideal, mental de la cultura,
sociedad. El subsistema de al de los imaginarios, de la racio-
manifesta- ciones tiene un nalidad, las cosmovisiones y las
ámbito secundario, puesto “mentali-
que se refiere a los aspectos
sígnicos, ob- servables,
denotativos de la cultura, a
aquellos que son más
fácilmente percepti- bles.

En el campo de las
manifestaciones se puede
evidenciar un proceso de
historici- dad de más corta
duración, pues está abierto a
un proceso de
transformaciones más
flexible y a una más
acelerada diná- mica de
cambios, conforme a los
requeri- mientos históricos
más inmediatos.

El campo de las representaciones


de la cultura3

La cultura está constituida


por aspec- tos no siempre
manifiestos, evidentes, ma-
80 / Patricio Guerrero Arias

SISTEMA DE SISTEMA DE
REPRESENTACIONES MANIFESTACIONES
Aspecto Ideal-Mental de la Cultura Aspecto Material de la Cultura
Mentalidades / Imaginarios/ Hechos/ Prácticas / Objetos/ Discursos y
Racionalidad / Ethos Relaciones Sociales/ Comportamientos/
Cosmovisiones/ Valores/ Ideas/ Actitudes/ Sujetos/ Entidades.
Creencias/ -Relaciones y Regulaciones que permiten
Sentidos / Sentimientos / formas de comunicación, de
Significados/ Significaciones Autocomprensión, de Identificación
de un Grupo.
NIVEL EMIC NIVEL ETIC
NIVEL ESOTÉRICO NIVEL EXOTÉRICO
NIVEL CONNOTATIVO NIVEL DENOTATIVO

Interrelación Dialéctica Continua

ASPECTOS ENCUBIERTOS ASPECTOS MANIFIESTOS


No siempre son conscientemente vividos, Música / Danza / Artesanías / Fiestas / Vestido, etc.
ni están obviamente manifiestos. Son fácilmente perceptibles
Terreno de lo simbólico Terreno de lo sígnico
ÁMBITO PRINCIPAL ÁMBITO SECUNDARIO

-Sujeto a procesos más permanentes y de - Sujeto a proceso de transformación


más larga duración histórica. más flexibles, a una más rápida
dinámica de cambio conforme
-Configuran el Acumulado social de la requerimientos históricos.
existencia: La raíz de ancestralidad que hace posible la
construcción de la - En situaciones de crisis para reafirmar
MEMORIA COLECTIVA y revitalizarse, recurre a :

Dan Mayor Sentido a:

EQUILIBRIO

PERMANENCIA CAMBIO

obviamente ma- nifiesto. Este es el


dades”, que hacen posible la terreno de lo simbólico, por tanto, es
creación de un ethos, de un el ámbito principal de la cul- tura, el
sistema de valores, ideas, más profundo, el que para llegar a
creencias, sentimientos, sentidos,
signifi- cados y significaciones.

El subsistema de las
representaciones simbólicas, el
de las “mentalidades”, no
siempre es vivido ni está
La Cultura / 81
comprender el sentido de sus
significados y significaciones
requiere de lecturas con-
notativas.

El subsistema de
representaciones está sujeto a
un proceso de historicidad de
más larga duración, pues es allí
donde se es- tructuran
matrices que son más perma-
nentes y cuyo proceso de
cambios en la historia es
mucho más lento, lo que hace
que la cultura sea parte de
procesos de
82 / Patricio Guerrero Arias

más larga duración histórica, pues insurgencia simbólica, están tra-


se nu- tre de una raíz de bajando intensamente en procesos
ancestralidad que va configurando de re- vitalización de sus
ese acumulado social de la manifestaciones cultu- rales, de su
existencia de un pueblo, que música, su vestimenta, su len- gua, su
constituye su memoria colectiva, que ritualidad, pero para darles un nuevo
es la que le ha per- mitido a una sentido, para liberarlos de la folklo-
sociedad llegar a “ser”, lo que se ha rización a la que generalmente se los
construido como pueblo.4 ha conducido y para hacerlos un
instrumen- to útil de revitalización de
Es importante señalar que su memoria histórica y un eje
estos dos subsistemas no se estratégico de sus pro- puestas
encuentran desarticula- dos, sino políticas de futuro.
por el contrario, entre el sistema
de representaciones y el de La fuerza vital, el corazón de la
manifestacio- nes, se establece cultura, está fundamentalmente en el
una permanente interre- lación nivel de las
dialéctica que hace posible un
jue- go continuo entre el cambio
y la perma- nencia. Así, en
situaciones de crisis, el sis- tema
de manifestaciones para poder
rea- firmarse y revitalizarse, debe
recurrir al sistema de
representaciones, a la memoria
colectiva, que es la que a su vez
da más sentido, permanencia,
significado y signi- ficación a los
aspectos manifiestos de la cultura.
Mientras que aquellos pueblos
que han revitalizado su memoria
colecti- va, y que hoy están
llevando adelante pro- cesos de
representaciones simbólicas, colectiva.5 Es de vital importan-
La Cultura / 83

en la memo- ria colectiva de cia empezar a trabajar en


un pueblo. El hecho de que un procesos de revi- talización no
indígena no siga vistiéndose solo de las manifestaciones
con su ro- pa tradicional, o externas de una cultura, como
que haya cambiado algu- nos general- mente se lo hace, sino
que lo fundamental es impulsar
aspectos manifiestos de su
procesos de revitalización de la
cultura, no puede juzgarse
memoria histórica y de
ligeramente como una
reafirmación del nivel de
perdida de la misma, pues
representaciones de una cultura,
vestido de otra forma, si
pues esto permite garantizar su
conserva su ethos, las
perspecti- va presente y de futuro.
creencias, los valores propios
de su cosmovisión y su Ver la cultura como un
racionalidad, que son parte proceso de construcción
del sistema de sistémica de todo aquello que se
representaciones que vive como pueblo, permite
preserva en la me- moria superar la equivocada tendencia
colectiva, seguirá siendo lo que la reduce a determinados
que ha construido como rasgos específicos. No po-
pueblo. demos buscar cultura sólo en
El ámbito principal de la aquello que
cultura está en la memoria
colectiva de un pueblo, se-
cundariamente se manifiesta
en los pro- ductos materiales
construidos por el ser
humano. Si todos los objetos
producidos por un pueblo
fuesen destruidos, sus
miembros sabrían
reconstruirlos, ya que los
datos culturales se
encuentran en su memoria
84 / Patricio Guerrero Arias

es fácilmente perceptible: vestido, emplea- do por Bourdieu cuando


lengua, ritualidad, fiesta, sino busca dar a la cultura un sentido
también en aquellas antropológico.6 El ha- bitus tiene
manifestaciones simbólicas que relación con aquello que anali-
no siem- pre están zábamos en torno a la memoria
conscientemente vividas, ni ob- colectiva. Para Booudieu el habitus no
es sino la ma- terialización, la
viamente manifiestas; hay que ir
incorporación de esa me- moria
más allá de lo externamente
colectiva en la que se van configu-
perceptible. La cultura se expresa
rando una serie de sistemas
tanto en lo social, lo económi- co,
estructurados y estructurantes que,
lo político, como en lo ideológico,
surgiendo en el pasa- do, se
en el mundo de las
transmiten y se preservan hasta el
representaciones y los ima-
presente; que se convierten en los
ginarios simbólicos.
princi- pios, en las matrices
Entonces la cultura es un generadores que or- ganizan las
conjunto de diferencias representaciones, las percep-
significantes y de significacio- nes
y sentidos por los que una
sociedad, grupo humano, étnico,
clase o sector so- cial, se
reconoce, se distingue y
diferencia de otros, pero no se
puede caer en el re- duccionismo
de ver simplemente un rasgo u
otro como definitorio de cultura,
sino que tenemos que verla
desde sus dimen- siones
holísticas y sistémicas, como un
sis- tema totalizador e integrado.

Cultura y “habitus”

El concepto de habitus ha sido


ciones, las prácticas y las su dialéctica como unLa principio
Cultura / 85

acciones; que modelan la vida generador y de estrategia, que


cotidiana de los indivi- duos. El permite a los diversos actores
habitus posibilita a los actores sociales en- frentarse a las nuevas y
so- ciales encontrar su propia siempre cambian- tes situaciones
trayectoria so- cial, orientarse en que son propias de la dia- léctica
sus propios espacios so- cietales socio histórica. Las prácticas socia-
y diferenciarse de otros. les que tienen un carácter
transformador de las estructuras,
El habitus vendría a son resultantes de la in- teracción
configurar lo que nosotros entre las prácticas determinadas
hemos llamado el acumulado por el principio generador del
so- cial de la existencia de un habitus y su confrontación con las
pueblo, esa raíz de ancestralidad nuevas circunstan- cias o eventos
que es resultante de las históricos, lo que genera co- mo
anteriores prácticas históricas consecuencia la posibilidad del
de un gru- po, las mismas que a cam- bio y la transformación de la
través del habitus in- ternalizan sociedad.
y conservan en su ser aquello
que sus antecesores
construyeron en el pa- sado y
que ahora están en condiciones
de reproducirlas, de recrearlas o
revitalizarlas para que guíen sus
acciones en el presente.

Si bien el habitus, por un lado,


nos per- mite entender el
proceso de reproducción de las
estructuras objetivas del
pasado, que muy bien pueden
ser y de hecho lo han sido,
instrumentalizadas para el ejer-
cicio del poder, por otro, el
habitus puede ser entendido en
86 / Patricio Guerrero Arias

Notas
1 Geertz: Ibid. / Guerrero. 4 Guerrero:
1996: 5-6 Ibid. 5 Amodio.
2 Guerrero: Ibid.
1988: 7
3 Guerrero: Ibid.
6 Cuche: 104
La Cultura / 87
9
LA CULTURA COMO RESPUESTA
CONTRA-HEGEMÓNICA

Una aproximación a una ni fue- ra ni por encima de esa


estrategia conceptual de la dialéctica, esto sig- nificaría verla
cultura debe hacérsela desde como una mera prolonga- ción de la
perspectivas que muestren sus di- naturaleza, cuando hemos ana- lizado
mensiones y potencialidades que la cultura se distingue clara-
políticas y contrahegemónicas, mente de ella por la capacidad de
que se inserten den- tro de lo cons- trucción simbólica del ser
social y con relación a los sujetos humano. Esto le permite existir de
sociales que la producen. Este es diversas maneras en vir- tud,
un aspec- to que generalmente justamente, de la historicidad que la
no ha sido considera- do cuando caracteriza.
se habla del concepto de cultu-
ra, frente al que proponemos
algunas re- flexiones, lo que
implica analizar a la cul- tura con
relación a los siguientes aspec-
tos.1

Cultura e historicidad

Es importante no olvidar que


una es- trategia conceptual de la
cultura debe dar cuenta de la
praxis humana integrada a los
cambios que impone la
dialéctica socio- histórica.

La cultura no puede construirse


La cultura no es algo dado, historicidad o como una cons-
una heren- cia biológica, sino trucción en la historia.
una construcción social e La cultura como construcción dialéctica
históricamente situada, en
consecuencia es un producto La cultura es posible porque
histórico concreto, una existen se- res concretos que la
construcción que se inserta en producen desde su propia
la historia y específicamente cotidianidad, en respuesta a una
en la historia de las inter- realidad en continua
acciones que los diversos transformación. Hay
grupos sociales establecen
entre si.2 Para aproximarnos a
una estrategia conceptual de
la cultura y analizar un
sistema cultural es necesario
situarlo históricamente dentro
de las di- versas formaciones
sociales y condiciones
sociohistóricas que lo hicieron
posible.

Toda cultura es siempre


histórica, está cargada de
historicidad, pues surge como
respuesta a un determinado
proceso del desarrollo de la
historia humana. Ninguna
construcción cultural
producida por la humanidad
deja de estar atravesada por
la historicidad, todas son el
reflejo de condi- ciones
sociohistóricas concretas. De
ahí el por qué de la necesidad
de analizar la cul- tura en su
86 / Patricio Guerrero Arias

que ver a la cultura desde la abordados desde la óptica del


dialéctica de la propia vida y la cambio cultural; los procesos de
difusión, innovación, invención, así
realidad, como un re- sultado,
como los de aculturación,
como respuesta, como creación
reinterpretaciones sincréticas o de
ininterrumpida del ser humano
hibridación, heterogenei- dad y
frente a ella, que los pueblos
bricolaje cultural como los que ca-
producen para man- tenerse,
racterizan a las sociedades
para recrearse o innovarse
contemporá- neas. Entonces es
acorde a los cambiantes
necesario tener claro que dichos
condicionamientos so-
procesos de cambio solo son
ciohistóricos. La cultura se nutre
posibles por la naturaleza dialéctica
de la rea- lidad, y es esta la fuente
de la propia cultura.
que ofrece moti- vos para la
producción simbólica. Entender el sentido dialéctico de
la cultura nos posibilita tener un
Es importante no olvidar el
acerca- miento más vital al ser
carácter social y “construido” de la
cultura, al decir construido no humano, para ver su praxis y
estamos diciendo que sea una entender lo que él cotidiana-
invención arbitraria o artificial,
sino que es el producto de
concretas praxis y acciones
sociales. De ahí la necesidad de
estudiar los procesos sociales
mediante los cuales la cultura es
dialécticamente cons- truida y
reconstruida en un determinado
proceso de la historia.

Mirar la cultura como


construcción dialéctica nos
permite entender mejor los
procesos que han sido
Dimensión política de la cultura
La Cultura / 87
mente construye como
cultura. Esto nos ayuda a La cultura es una forma de ser y
comprender mejor el por qué hacer mediante la cual un pueblo
y cómo los pueblos indios y construye los significantes,
negros han te- nido significaciones y sentidos de una
históricamente la capacidad forma de identidad propia, que lo
de utili- zar todos los recursos dis- tingue y diferencia de otros.
culturales en forma creativa, Es por eso que la defensa de la
no sólo aquellos que están cultura hoy es parte fundamental
bajo su control directo, sino de las propuestas programá- ticas
aquellos que les han sido y de los proyectos históricos de las
dados, tanto los que vienen di- versidades y los movimientos
del pasado como los que sociales contrahegemónicos, por
hacen referencia al futuro, lo tanto, es uno de los escenarios
mostrando cómo memoria y privilegiados de conflic- tos,
pro- yecto son parte demandas identitarias, de lucha
consustancial de la cul- tura. de

La cultura hace posible el


equilibrio entre el cambio y la
permanencia, por ello, debe
vérsela no como una
“esencia”, una “sustancia”, una
“cosa” inamovible, sino como
construcción dialéctica de la
crea- ción y producción
humana en constante cambio y
transformación. No existen cul-
turas estáticas ni intactas, solo
existen cul- turas cambiantes
sujetas, quiéraselo o no, a los
continuos procesos de
transforma- ción que
caracterizan la dialéctica de la
propia vida.
88 / Patricio Guerrero Arias

sentidos por el control de los domi- nación y la naturalización de las


significados y las significaciones desigual- dades; pero por otro, puede
sociales que inevita- blemente se ser un instru- mento insurgente, de
expresan en toda sociedad. lucha en perspecti- vas de la
impugnación y superación de ese
Si consideramos a la cultura poder. En el primer caso estaríamos ha-
como una construcción, como blando de lo que nosotros hemos
un proceso y produc- to de la llamado procesos de usurpación
sociedad, pero, además, si la ve- simbólica y, en el segundo, de procesos
mos y sabemos constructora del de insurgencia sim- bólica.
sentido de lo social, por tanto, la
La usurpación simbólica
cultura es un es- cenario de
luchas de sentido por la vida y Toda sociedad tiene la necesidad
por cambiar la vida. Lo anterior de justificar su pasado y su presente,
plantea la necesidad de que la sus orí- genes o cómo piensa su
discusión sobre la cul- tura deba porvenir. Solo lo
hacérsela en relación con el con-
junto de los hechos sociales, de
los actores societales que la
construyen y de los pro- cesos
socio políticos que están
llevando adelante. Es importante
que consideremos que la cultura
no solo se ha convertido en un
“problema” político, sino que
posee una dimensión política
vital.3

Si la cultura es escenario de
luchas de sentido, entonces puede,
por un lado, ser instrumentalizada
desde el poder, para su
legitimación, para el ejercicio de la
puede hacer a partir de los esos otros que sufren La Cultura /la
89

recursos cultu- rales y domina- ción, aquellos símbolos


simbólicos que ha sido capaz que, sabiéndolos ajenos, pueden
de construir en su proceso ayudar a construir un or-
histórico. Ahí se expresa la denamiento de la sociedad, que
eficacia de la funcionalidad de haga posi- ble la preservación y
lo simbólico, pues sin legitimación del or- den
símbolos no es po- sible dominante. A ese proceso es al
construir un sentido de lo que hemos llamado usurpación
social, un sentido de la simbólica.
existencia.
Mediante la usurpación de los
Para que haya eficacia símbo- los y los significados, si
simbólica en el ejercicio del bien se construye un sentido de
poder, no bastan formas de lo real, este sentido es trans-
dominación económica o figurado, resemantizado: las
socio política, sino que se interacciones simbólicas se ven
hace necesaria la alteradas. Todo proceso de
dominación de los usurpación simbólica
imaginarios, del mundo de empobrece, dis- torsiona, aliena
las re- presentaciones, de los el significado y la signifi- cación
universos de senti- do, la de los símbolos, lo que provoca
usurpación de la memoria su empobrecimiento y
de los que sufren la alteración, su exotiza-
dominación, pues esto hace
posible el dominio de los
cuerpos y las conciencias, y
permite al poder la legiti-
mación y naturalización de
la domina- ción. Este ha sido
un recurso que el poder ha
instrumentalizado a lo largo
de su his- toria. Otro recurso
efectivo es el de usur- par, de
90 / Patricio Guerrero Arias

ción, su folklorización y la pérdida La insurgencia simbólica


de su fuerza constructora de
sentido, lo que trae como El actual proceso político que vive el
consecuencia un profundo déficit Ecuador, así como América Latina, nos
simbólico que nos conduce a la permite afirmar que estamos
desespera- ción y la anomia experimen- tando un proceso que
social. hemos caracteriza- do como de
insurgencia simbólica. Eviden- cia de
Otra muestra de la eficacia del esto es el hecho de que las naciona-
proceso de usurpación simbólica lidades indias y los pueblos negros
es que le permite al poder rebasa- ron el proceso de resistencia
naturalizar las desigualdades, que histórica- mente han mantenido
mostrar el orden imaginario que desde la conquista, para entrar hoy,
ha cons- truido como único orden cuando se dan nuevas condiciones
posible, por lo tanto, imposible de históricas, en un claro proce- so de
ser impugnado. Un claro ejemplo insurgencia simbólica contra el po-
de esto es la mitificación y
sacralización que el poder ha
hecho de la democracia y el
desarrollo: se presenta a la
democracia como la única forma
de hacer humanidad, y al
desarrollo capitalista, co- mo la
única vía a la felicidad. Los discur-
sos sobre la democracia y el
desarrollo han tenido y tienen una
profunda eficacia sim- bólica
puesto que cualquier propuesta,
por más progresista que sea, no
puede re- basar el orden
sacralizado del poder ni el orden
capitalista que este preserva.4
der. Una prueba palmaria de desde múltiples formas, todas
La Cultura / 91

este proceso son sus últimas con contenidos simbólicos,


acciones colectivas, que emplearon desde rituales hasta
demuestran que ya han acciones más concretas co- mo
superado la fase de acción levantamientos, tomas,
caminatas, que si bien han
ventrílocua,5 pues han sido ca-
conmovido muchas veces a las
paces de apropiarse de la
instituciones del poder, han sido
palabra, de cons- truir sus
in- suficientes para trasformarlo.
propios discursos y propuestas
Por ello, no es solo la lucha de
y no permitir que otros sigan
resistencia la que resul- ta
hablando por ellos y para ellos.
necesaria para transformar el
Ahora es evidente que sus
orden do- minante, sino que es la
propuestas, sus discursos y su
lucha de insurgen- cia la que se
praxis política y cotidiana
muestra como requerimiento
tienen la fuerza sufi- ciente
para la materialización de la
para confrontar al poder y para
utopía.6
cambiar la sociedad.
Las luchas de resistencia han
La historia de los pueblos
sido in- mediatistas: la gente
indios du- rante más de 500
cuestiona instancias
años ha sido la historia de su
lucha de resistencia por seguir
sien- do, por su derecho a
existir, por la defensa de su
identidad y su cultura. Esa
historia de resistencia es su
triunfo mayor, a pesar de la
opresión en la que han vivido
histó- ricamente y de los
intentos para liquidar- los aún
continúan vivos, existen.

Los pueblos indios no solo


fueron víc- timas pasivas que
se conformaron con re- sistir
92 / Patricio Guerrero Arias

del poder que son más cercanas a que ahora parece olvi- darse es que
este, las que ejercen su acción se confronta la disputa con el poder y
sobre los individuos, buscan al por el poder.
enemigo inmediato más que al El proceso de insurgencia
principal y no esperan solucionar simbólica, que se expresa en la lucha
el pro- blema del futuro. Estas
de los pueblos indios y las
luchas no atacan tanto la
diversidades sociales, es resul- tante
estructura del poder, sino una
de un acumulado social e histórico de
téc- nica, una forma del ejercicio
larga duración, que ha ido de la resis-
de ese poder, tampoco se
tencia a la insurgencia, un ejemplo:
plantean un programa de ejer-
cada vez se hace más visible la fuerza
cicio de un poder alternativo. No
de su ri- tualidad y de sus símbolos en
han sido luchas que permitieran
la acción po- lítica, como ha sucedido
transformar la es- tructura de un
en los últimos le- vantamientos. Esto
poder hegemónico que pa- ra ser
solo puede ser resulta-
trasformado necesita algo más
que ser resistido.7

La resistencia ha sido la
condición his- tórica para que los
pueblos indios se pre- serven en
la historia, pero ya no se trata solo
que se mantengan dentro de un
or- den que los discrimina,
margina y desco- noce su
diversidad y diferencia; se trata de
que puedan construir su propio
destino histórico con el conjunto
de las diversida- des sociales, para
ello ya no basta resistir al poder,
sino que hay que insurgir contra
ese poder. Hay que rebasar los
limites de la resistencia, pues lo
do de un largo proceso de cambió las bases estructura-
La Culturales
/ 93

acumulación histórica de sus del poder, sí dejó claro que tienen


luchas, por eso hoy no es- la potencialidad para hacerlo;
conden sus símbolos sino que pero además, cambió en la
los propo- nen como sociedad los imaginarios que se
referentes de un nuevo han construido sobre el
sentido civilizatorio, de un movimiento indio y desde el
nuevo sentido de la punto de vista simbólico,
existencia; sus símbolos dejan inauguró un hecho
de ser obje- tos folklóricos cualitativamente nue- vo,
para pasar a ser referentes diferente, de la lucha social en el
políticos para una nueva pro- ceso de insurgencia
simbólica. 9
sociedad.8

Este proceso de Desde los pueblos negros,


insurgencia simbólica se como expre- sión de este proceso
evidencia, además, en la de insurgencia sim- bólica, vemos
constitución del movimiento un fuerte movimiento que trabaja
indígena y negro, no solo por la revitalización política de su
como sujeto social que resiste memoria colectiva, pues son sus
al poder, si- no como sujetos referentes de ancestralidad los
políticos con perfila- miento que están guiando sus luchas y
de sujetos históricos. La propuestas políticas presentes. Es
autodefi- nición de los
pueblos indios como nacio-
nalidades es una clara
expresión de ello.
Nacionalidades, que ahora, ya
no solo se conforman con
resistir al poder sino que
demuestran su potencialidad
para reba- sarlo, para
tomarlo, aunque por pocas
ho- ras, como sucedió el 21
de enero. Si bien su acción no
94 / Patricio Guerrero Arias

por esto que le han planteado al Todo esto demuestra que no se


Estado nacional puede dejar de analizar la dimensión
política que se expresa en la cultura,
homogeneizante que se
pues gracias a ella los pueblos
reconoz- ca y legitime la
sometidos a la dominación la han
constitución de sus pro- pios
resistido, han tenido la capacidad de
espacios geopolíticos territoriales,
reinterpretar, sincretizar,
las comarcas y palenques, que
heterogeneizar o resemantizar
revitalizan for- mas de
elementos y significados de la
organización y administración
cultura dominante afirmando sus
del espacio territorial, ancladas
pro- pios recursos culturales.
en lo más an- cestral de su
cultura y orígenes. La cultura se ha convertido en el
fun- damento de la lucha de los
La propuesta de constitución
de co- marcas y palenques tiene pueblos por la construcción de sus
un profundo contenido político, proyectos de futuro y utopías
rompe la visión ho- posibles, esas luchas que son en sí un
mogeneizante que caracteriza la acto cultural y a la vez expresiones
organiza- ción geopolítica del de
territorio, por parte del Estado
nación dominante. Esta pro-
puesta plantea que se reconozca y
legitime el derecho que tienen los
pueblos negros a tener
autonomía territorial, a diseñar
pro- cesos de autogestión
económica, así como a construir
su propia autonomía política. Al
mismo tiempo están avanzando
en procesos de revitalización de
su religiosi- dad, de sus cultos y
ritualidades ances- trales.
la vitalidad de su cultura, ya La Cultura / 95
La cultura es una respuesta
que como se- ñalaba Almilcar
creadora frente a la realidad y la
Cabral,10 solo pueden
vida, por ello es un instrumento
movilizarse y luchar aquellos
imprescindible para su
pueblos que conservan y
recrean su memoria colectiva y transformación. No podríamos
su cultura. entender dónde está esa fuerza
que afirma a los pueblos indios y
Todavía el principal negros en la lucha por la defensa
obstáculo que se interpone de su identidad por más de 500
entre el imperio y nuestros años de dominación. Los pueblos
pue- blos es la cultura. Frente a indios y negros han venido
los proyectos resistiendo desde hace siglos
homogeneizadores de la desde su cultura, y desde ella hoy
globalización y la in- surgen para dejar de ser
planetarización del mercado, pueblos clandes- tinos y
la cultura permite que nos construirse como pueblos con
definamos como distin- tos, des- tino.
como pueblos diversos,
plurilingüísti- cos, En ese sentido encontramos
multiétnicos, plurinacionales, y que la cul- tura, la diversidad
con identidades culturales y cultural, la diferencia,
étnicas propias y
diferenciadas. Sometidos en lo
político, dependientes en lo
económico, polariza- dos en lo
social, nuestros países resisten
al estatuto de semicolonias
gracias a su espe- cificidad
cultural. La cultura no solo que
nos ha preservado de la
conquista política, sino que
nos a permitido sobrevivir a
ella.
96 / Patricio Guerrero Arias

tienen un sentido político puestas y estrategias para enfrentar


insurgente y contrahegemónico, situa- ciones críticas, enfrentando,
pues no solo que ha- cen posible desde la cul- tura, los proyectos
resistir e insurgir contra el pro- hegemónicos domi- nantes
yecto homogeneizante de la Mirar la dimensión política de la
sociedad do- minante que cul- tura impone la necesidad de
busca construir una cultura repensar el ámbito de la cotidianidad
planetaria, que anule la riqueza de en la que los su- jetos sociales
la diver- sidad y la diferencia; sino construyen la cultura; anali- zar las
que, además, les construye un formas diversas de producción de
sentido para seguir luchando en estrategias y respuestas para la
el presente, en la perspectiva de sobrevi- vencia y reproducción de los
la ma- terialización de sus grupos socia- les sometidos a
proyectos de futuro. procesos acelerados de cri- sis como
Ver la dimensión política de la la que estamos actualmente vi-
cultura implica repensar la viendo. Allí encontraremos
cultura de cualquier grupo social evidenciada, una vez más, la
en función de los referentes dimensión política que
simbólicos o de sentido que tal
sector de la sociedad dispone
para responder a sus
transformaciones y a las
situaciones de crisis, ahí es
cuando las sociedades recu- rren
a los contenidos simbólicos de su
sis- tema cultural, pues
encuentran un acervo de
significaciones y sentidos con un
pro- fundo enraizamiento
histórico que pro- porciona al
grupo un conjunto de res-
tiene la cultura, lo que Es necesario comenzarLa a ver /la
Cultura 97
fuerza insurgente que la cultura
permite no sólo en- frentar la
tiene, por ella es- tamos aquí
situación de dominación pre-
humanamente presentes en el
sente, sino potencializar
mundo y en la historia, por ella
proyectos de fu- turo.
tenemos memoria, con ella
Analizar la cultura desde hemos resistido a la do- minación
una dimen- sión política y a la ignominia, ella trae luz del
significa entenderla como pasado para alumbrar los
constructora de nuevos caminos presen- tes, ella hará
sentidos de alteri- dad, pues posible la insurgencia de una
la cultura hace posible el en- nueva vida y de los sueños en el
cuentro entre los seres cercano mañana.
humanos a través de todos
Cultura: diversidad, pluralidad, alteri-
los símbolos de la identidad y dad y diferencia
la memoria colectiva, que han
sido social- mente La actual globalización y
construidos. La cultura hace planetariza- ción del mercado
refe- rencia a los testimonios deja en evidencia que
de lo que somos, a las
profecías de la imaginación,
así como a esa fuerza
insurgente que orienta la
lucha para enfrentar a aquello
que nos impide ser. La cultura
ante todo es comunicación,
no puede ser ni muda ni
sorda, debe ser grito
constructor de nuevos
lenguajes y nuevas voces que
permitan crear y recrear la
vida y hablar no solo sobre la
realidad, sino que a partir de
ella ayudar a su trans-
formación.11
98 / Patricio Guerrero Arias

estamos asistiendo a un proceso pluriculturalidad, la in-


de desa- rrollo desigual y terculturalidad, la diversidad y la
combinado del capitalis- mo; diferen- cia. Todas estas
mientras, por un lado, se intenta expresiones demuestran que ha
la construcción de un proyecto de llegado a su fin una visión unitaria y
cultura planetaria evolucionista unilineal de la
homogeneizante, por otro, la historia. Hoy han entrado en crisis
globalización no ha podido evitar los modelos de centralidad
la in- surgencia de las diversidades absoluta, que han pretendido
sociales. Hoy más que antes construir formas homogeneizantes
emergen e insurgen con fuerza de mi- rar la realidad y la cultura.
distintas diversidades de género, Resulta insoste- nible pretender
re- gionales, étnicas, políticas, que el devenir humano avance en
religiosas, eco- lógicas, una sola dirección; el modelo
generacionales, sociales, así como civilizatorio de Occidente, que
movimientos contraculturales, erigió una visión hegemónica y
“subcultu- ras”, “minorías”, que homogeneizante de la cultura y de
toman la palabra y cuestionan la la humanidad, no es un modelo ni
existencia de una visión ho- único ni mejor que otros, sim-
mogeneizante de la vida, a un
modelo ci- vilizatorio que impuso
una forma única de hacer
humanidad, y reivindican su de-
recho a ser reconocidos,
valorados y res- petados en su
diferencia.

Hoy se evidencia la existencia


de un proceso de insurgencia de
lo cultural que se expresa a través
de la preocupación so- bre
temáticas como lo multiétnico, la
mul- ticulturalidad, la
plemente es diferente, uno lo anterior, puesto que el Ecuador
La Cultura / 99

más entre mu- chos otros es un país pluricultural, pluri-


posibles. Todo modelo de cen- lingüístico, pluriétnico y
tralidad cultural termina plurinacional. En su interior
siendo homoge- neizante, está conviven sociedades, culturas,
lleno de injusticia y se vuel- ve grupos étnicos y distintas
discriminador y excluyente; nacionalidades y pueblos con
pero ade- más, despoja a la lenguas, tradiciones históri- cas,
cultura de la más alta ex- cosmovisiones, formas de
presión de su riqueza: la organiza- ción sociopolíticas e
diversidad.12 identidades propias y
diferenciadas que hacen de este
Esa visión homogeneizante
un país multicolor, diverso, de
de la cultu- ra ha atravesado la
múltiples rostros.
práctica de la antropo- logía,
considerada generalmente El carácter plural y diverso del
como la ciencia de lo primitivo, Ecuador es una realidad existente
de lo indio, lo marginal, lo que desde mucho an- tes de su
determinó una exotiza- ción de constitución como Estado nacio-
su mirada y una construcción nal, pues ya en la época
del “otro” como mero “objeto” prehispánica su te-
de dicha mira- da. Hoy está
cada vez mas claro que la an-
tropología es la ciencia de la
diversidad, la pluralidad y la
diferencia, de la alteridad, la
otredad, pero también de la
mismidad y que el
antropólogo tiene como tarea
apor- tar a mostrar los rostros
multicolores de nuestras
diversidades.

Una mirada de nuestra


realidad nos permite entender
100 / Patricio Guerrero
Arias

rritorio estuvo habitado por tinos”, para pasar a constituirse


distintas so- ciedades y culturas como “pueblos con destino”, que se
con diferentes niveles de autodefinen y demandan su
desarrollo social, político y reconocimiento como na-
cultural. Desde entonces, esa cionalidades y pueblos diferentes.
diversidad se ha man- tenido y
Su constitución como
enriquecido, constituyendo su
nacionalidades y pueblos es el
principal característica y su mayor
resultado de un largo proce- so de
ri- queza.
acumulación histórica de la lucha
En esta conjunción de la social de los pueblos indios y negros,
diversidad, cada grupo social, lo que les ha permitido constituirse en
etnia, pueblo o nacio- nalidad, una fuerza social innegable, así como
ha ido configurando los conteni- ganar es- pacios de representación
dos de una cultura que se política antes ne- gados. Pero sobre
sustenta en su propio y todo les ha posibilitado proponer al
diferente sistema de valores, de conjunto de la sociedad un
símbolos de identidad, de
prácticas y sa- beres que han
sabido crear, preservar y re-
vitalizar a través de su historia.

El reconocimiento de la
riqueza de la diversidad, de la
pluralidad y la diferencia, a pesar
de haber existido siempre, es un
hecho reciente, resultante de un
proceso de acumulación
histórica de la acción so-
ciopolítica de actores sociales,
hoy consti- tuidos como sujetos
políticos e históricos que dejan
de ser simples “pueblos clandes-
proyecto de sociedad futura, negociación, una confrontación
La Cultura /
con “el otro”, en esa re-101 lación
que no solo interpela al
conjunto de la nación-estado, mostramos aquello que nos
sino al modelo civilizatorio afirma y nos diferencia; la cultura
que ha sido su fundamento. es un acto su- premo de alteridad,
Por ello plantean un esque- un llamado siempre presente
ma de sociedad, un proyecto para que podamos pensar y vivir
civilizatorio diferente, que se la diferencia, que posibilita que
muestra como la posibi- lidad pueda es- tablecerse un
para superar la situación de encuentro dialogal entre esa
atraso, dominación y miseria, diversidad y diferencia.
en la que histórica- mente No puede pensarse la alteridad
han vivido, y que se reconozca sin pensar la diferencia, pero
y le- gitime la existencia de podríamos decir que no se puede
esa diversidad y pluralidad y pensar la diferencia y la
de su derecho a la diferencia. diversidad sin la alteridad. La
Cuando hablamos de alteridad re- quiere, por lo menos,
cultura no pode- mos hacerlo de dos sujetos que se diferencien
desde perspectivas homoge- y de que el uno esté frente al
neizantes, sino desde la
mirada de la di- versidad, la
pluralidad, la alteridad y la di-
ferencia, es ahí en donde está
la riqueza de la humanidad,
porque ninguna cultura es
igual a otra. Si bien todas las
culturas tie- nen sus
especificidades e identidades
dife- renciadas, sin embargo,
se puede encon- trar
expresiones de unidad en esa
diversi- dad. La cultura
permite la relación cons-
tante con los “otros”, es una
102 / Patricio Guerrero
Arias

otro y que pueda llegar a ser igual de una sociedad a otra.


por el otro, puesto que el otro es Las formas de vestir, comer, vivir;
distinto, diferente; pero es las formas de construirse una visión
justamente la diferencia de ese del mun- do, de sus representaciones
otro la que hace posible que el sobre la vida, la muerte, el tiempo, el
uno exista. La consideración de la
espacio, así como el sistema de
alteridad y la dife- rencia se
valores, el ethos de una cultura, varía
plantea como un principio que
de una sociedad a otra. Al interior de
no posibilita la exclusión en
una misma cultura que
ningún mo- mento; la alteridad
aparentemente es “homogénea” se
es reconocer al otro en su
expresan manifestaciones y
diferencia, y en ese
representaciones culturales con
reconocimiento no puede haber
caracte- rísticas propias y
exclusión, la exclusión del otro
diferenciadas, así por ejemplo
implicaría la exclusión de uno
dentro de la nacionalidad qui- chua
mis- mo.13
de la sierra no son lo mismo los ota-
La perspectiva de la cultura
desde la al- teridad, la diversidad,
la pluralidad y la di- ferencia,
rompe las visiones funcionalistas y
estructuralistas que han buscado
cons- truir y explicar la cultura
desde los gran- des “universales
de la cultura”, dentro de los
cuales la diversidad, pluralidad y
dife- rencia quedaba
homogeneizada. La rique- za de
la propia vida demuestra
fehaciente- mente que no existe
ninguna manifesta- ción, peor
representación, de la cultura que
tenga validez universal, que sea
valos, los salasacas, los tiguas o uniformidad, ya que esta es una
La Cultura /
103
los cañaris; y todavía más: al necesidad para la convivencia
interior de cada uno de esos pacífica de nuestros pueblos y
pueblos, existen diferencias en para la construcción de su futuro.
las co- munidades que los Una cuestión que no conviene
constituyen. olvidar es que la diversidad, la
En definitiva, podríamos pluralidad y la di- ferencia, tienen
decir, aunque parezca profunda importancia po- lítica,
redundante, que la diferencia un contenido insurgente, dado
no solo que es diferente con que cuestionan y rompen la
relación a sus as- pectos mirada homoge- neizante de la
externos más manifiestos, sino civilización dominante que quiere
que la diferencia permite encasillar la riqueza de la vida en
un concepto de unidad en el que a
también diferencias profundas
veces se reconocen las
en el mundo de las
diferencias, pero por no es- tar en
representa- ciones, y son
el nivel de aquellos que dicen
justamente esas diferencias
poseer una cultura superior, los
internas que construyen el
marginan y ex-
sentido de una cultura las que
configuran la diversidad.

El concepto de la diversidad
debe ser el eje conductor
respecto a la mirada de la
realidad sociocultural. Los
antropólogos deben
contribuir a mostrar que la
unidad de la diversidad no
solo que es posible, si- no que
constituye una realidad que
debe- mos legitimar
cotidianamente, pues es ne-
cesario la cohesión dentro de
la variedad y no en la
104 / Patricio Guerrero
Arias

cluyen, como sucede con los dora de la historia y la unidad de


proyectos multiculturalistas las cul- turas, las muestra como
instrumentalizados desde el culturas congela- das en el
poder. La defensa del derecho a la tiempo, resistentes al cambio, an-
diversidad y la diferencia hace quilosadas en su historicidad,
posible que se entienda la riqueza como socie- dades con una falsa
de matices de la unidad y pone a armonía, alejadas de los
las diversidades que la conflictos que plantea la vida.
constituyen en el mismo estatuto Desde la diversidad, la pluralidad y
de todas las sociedades. No se diferencia, se las puede ver como
busca construir so- ciedades y culturas vitales, en su
culturas con visiones excluyen- contemporaneidad, en un
tes, sino que al defender su proceso de cambios, de
derecho a ser diferentes hacen continuidades y discontinui-
posible mostrar realida- des dades, de construcciones,
pintadas con sus propios colores, desconstruccio- nes y
por ello que la riqueza de su reconstrucciones y entender las
unidad está en la diversidad di- námicas conflictivas que las
multicolor que la conforma. constituyen, que son las que
hacen posible recrear su
Desde la perspectiva de la
vitalidad, la misma que se vuelve
diversidad, es posible tener una
esa fuer- za constructora de
visión más dialéctica de la cultura,
sentido, que le permite a un
puesto que la visión totaliza-
pueblo transformar todas las
dimen- siones de su vida.

Notas

1 Guerrero 1996: 6-13 4 Una reflexión más amplia sobre el proceso


2 Cuche: 87 de usurpación e insurgencia simbólica se la
3 Guerrero: Ibid. / También con relación puede encontrar en nuestro trabajo: “La
a este tema son pertinentes las insurgencia de los símbolos en la
reflexiones del aparta- do sobre insurrección de las diver- sidades”. En: La
Cultura, jerarquización y poder. Rebelión del arco iris. Funda- ción José Peralta.
Quito. 2000. 5 Guerrero: Ibid. La Cultura /
6 Guerrero: Ibid. 105
7 Guerrero: Ibid.
8 Guerrero 2000: 264
9 Guerrero: Ibid.
10 Cit en Colombres: 17
11 Galeano: 104
12 Zubiria. 1998: 48
13 Abello: 119
10
NOTAS SOBRE CULTURA E IDENTIDAD

Uno de los debates que evidenciaría una concepción muy


actualmente es motivo de reduccionista de la rea- lidad.
preocupación de las ciencias Dado el carácter polisémico que
sociales es el que tiene que ver tienen estos dos conceptos, surge la
con la iden- tidad, y que está necesidad, dentro de esta estrategia
asociado con el concepto de conceptual que estamos
cultura, llegando en muchos de proponiendo, de hacer algunas
los ca- sos al equívoco de hablar precisiones con relación a este tema
de ellos como si se tratara de la de tanta actualidad que tiene
misma cosa. Los grandes profunda im- portancia socio política
interrogantes sobre identidad en el proceso his- tórico que
conducen, necesariamente, a la actualmente viven nuestras so-
consideración de la cultura, ciedades.
puesto que hoy, como dice Cu-
che,1 se trata de encontrar cultura
en to- das partes e identidad para
todo el mun- do. Muchas de las
crisis culturales son vis- tas como
crisis identitarias o las crisis de
identidad se las confunde con
crisis de la cultura. Sin embargo, si
bien los conceptos de cultura e
identidad se hallan estrecha-
mente relacionados, no se los
puede con- fundir como si se
tratara de un mismo concepto,
pues eso significaría empobre-
cer las posibilidades analíticas
que estos permiten y, sobre todo,
Interrogarse sobre: ¿quién Desde este juego de miradas y
soy?, o de re- presentaciones se puede
¿quiénes somos?, ¿de dónde considerar a los actores sociales,
venimos? y como señala Rivera,2 por un lado
¿hacia dónde vamos?, son
como objeto, visión que corres-
preguntas que han estado
ponde a la mirada del observador
presentes en la historia de la
externo que lo percibe como
cultura humana, y lo entidad social, pero por otro
seguirán, pues el ser humano como sujeto, visto desde la pers-
es un ser en camino, en pectiva de su mirar, lo que le
continua e infinita posibilita ac- ceso directo a la
construcción. esfera de subjetividad, cu- ya
Uno de los errores más autopercepción será la fuente
comunes es el de transmitir conscien- te que motiva su praxis
social.
la idea de que nuestros paí-
ses son carentes de
identidad, lo que resul- ta un
tremendo equívoco. Todo ser
huma- no, como todo
pueblo, ha buscado siem-
pre construirse una visión,
una represen- tación de sí
mismo y de los otros, que le
permita utoafirmarse
mediante el control que
autónomamente pueda
ejercer sobre los recursos
culturales que con su praxis
ha sido capaz de generar. No
existe indivi- duo ni grupo
social que carezca de identi-
dad, puesto que sin ella
simplemente no es posible la
existencia de la vida social.
98 / Patricio Guerrero Arias

Enfoques sobre identidad desarrollan las identidades que


determinan, de una vez y para
La emergencia de las siempre, la conducta y la vida de los
diversidades so- ciales, el proceso individuos y las sociedades.
reivindicatorio del dere- cho a la
diferencia, los planteamientos so- Esta esencia de la identidad que
bre pluriculturalidad3 y la consti- tuye el “espíritu de las
búsqueda de construcción de naciones y del pue- blo”, surge en el
sociedades interculturales como pasado y se transmite de
respuesta al proceso de generación en generación. Se trata
globaliza- ción y planetarización de una especie de segunda
del mercado y la cultura, han naturaleza, de cuya he- rencia es
determinado la crisis y el ago- imposible liberarnos; es la que marca
tamiento de los Estados de forma indeleble, pero absoluta y
nacionales, por tanto, la noción de definitivamente, a los individuos y las
identidad nacional, que al verse so-
subsumida en el esquema su-
pranacional impuesto por el
orden globa- lizante, se ha
convertido en el marco en el que
se ventila esta problemática.

Diversas son las posturas que


han bus- cado discutir
teóricamente la cuestión de la
identidad, nos aproximaremos
breve- mente a algunas de ellas.

Enfoque esencialista

Según esta visión, la identidad


es una esencia suprahistórica, un
atributo natu- ral inamovible e
inmutable con el que na- cen y se
ciedades, pues ahí están las heredada desde lo másLaprofundo
Cultura / 99

“raíces” de lo que somos. La de nues- tro ser patriótico;


identidad es pre-existente a los esencia inamovible, im- posible
individuos, es una esencia de ser transformada, peor aún de
inmutable que no se puede ser construida en un proceso
cambiar y por tanto los político; pues al ser esencias
miembros de una sociedad no suprahistóricas se vuelven
pueden ha- cer nada frente a realidades congeladas, y el buscar
eso, son meros objetos que su transformación es visto como
deben someterse a los un acto de subversión frente al
designios de una esencia que orden dominante. La visión de
está más allá de sus deseos y su identidad nacional es tremen-
voluntad.4 damente homogeneizante y
excluyente, pues no reconoce la
El enfoque esencialista está existencia de la rique- za de la
cargado de un profundo diversidad, pluralidad y diferencia,
contenido metafísico, ve la propia de nuestras realidades. No
identidad como pode- mos hablar por tanto de
predestinación inexora- ble, identidad nacio- nal sino más
como algo heredado de bien de identidades diversas,
antemano que debe ser así
para siempre, en consecuen-
cia, estamos obligados a
mantenernos fie- les a ella, sin
comprender, como dice Mar-
tín Barbero,5 que la única
forma de ser fiel a la identidad
es transformándola.

Esta visión esencialista es la


que ha ser- vido de sustento
para la construcción del
discurso de la “identidad
nacional”, como esa esencia
unificadora de la diferencia,
100 / Patricio Guerrero Arias

múltiples y diferenciadas, que narcotraficantes”, “los árabes


conviven dentro de una nación terroristas”, “los latinos delincuentes”,
“los indios son sucios”, “los negros son
plural.
vagos y peligrosos”. Otro de los
La postura esencialista puede estereotipos más comunes es que a
conducir a una los negros se les atribu- ye todo
instrumentalización aquello que tiene connotaciones
ideologizada extrema, que se negativas, por eso se habla de “mano
expresa en consideracio- nes ne- gra”, “viernes negro”, “mercado
racistas de la diferencia; pues se negro”, “merienda de negros”, “tienes
consi- dera que los individuos, la concien- cia negra”, “tuve un día
por su herencia biológica, ya negro”, “negro co- rriendo, negro
nacen con determinadas ca- ladrón”, “indio durmiendo, indio
racterísticas de su identidad vago”, etc. Estereotipos cuya mayor
cultural y ét- nica, esta tiene una perversidad consiste en conducir a la
condición natural, in- manente, ne- gación de la dimensión de
innata, que lo marca de forma humanidad del otro.
definitiva: “indio naciste, indio
has de morir.”

Esta es una postura claramente


ideolo- gizada que construye una
imagen casi ge- nética de la
identidad y una imagen que lleva
a la estigmatización de la
pertenencia y la diferencia social y
cultural; a la cons- trucción de
estereotipos discriminadores y
excluyentes frente a ella. Un
ejemplo de estos estereotipos lo
encontramos en las calificaciones
que hoy tan comúnmente se
generalizan sin fundamento: “los
colom- bianos son
Enfoque culturalista una mirada in- movilista de / 101
La Cultura la
identidad y la cultura; no ve que
Partiendo del concepto son construcciones dialécticas,
mecanicista de que la cultura cambiantes. Visión que no ayuda
es una conducta aprendida, a expli- car el acelerado proceso
esta se vuelve la herencia de transforma- ción de las
social que va a determinar las fronteras culturales7 e identita-
conductas de los indivi- duos, rias, generadas por fenómenos
que desde muy temprano y como la globalización, la
median- te los procesos de migración y la acción de los
socialización, aprendie- ron medios masivos de información,
las normas y principios que que nos acercan a múltiples
regulan su conducta y que culturas con las cuales
modelan su identidad. encontramos relaciones que nos
hacen semejantes y diferentes.
Este enfoque sustituye el
No hay du- da que esos medios
reduccionis- mo biológico
ejercen influencia so- bre los
por el reduccionismo de la
universos de sentido de nuestras
cultura y conduce a un
propias culturas e identidades.
resultado casi pa- recido,
puesto que hace que los
individuos se vean ahora
sometidos a la fuerza ina-
movible de una herencia
cultural que es preexistente a
los propios individuos y cu-
yos fundamentos aprendieron
e interiori- zaron desde su
nacimiento; esto se con-
vierte en la esencia de la
identidad cultu-
ral del grupo, razón por la
que están inca- pacitados
para transformarla.6

Este enfoque construye


102 / Patricio Guerrero Arias

Enfoque primordialista objetivos que determinan la


identidad cultural de un pueblo, que
Considera que la pertenencia a se evidencian en rasgos culturales
un gru- po étnico constituye una manifiestos, perceptibles, ob-
de las primeras y más importantes servables de un grupo; están en su
de las pertenencias so- ciales, origen, su pasado histórico, su
pues en ellas se construyen los lengua, su vesti- menta, su religión,
vín- culos más fundamentales, ya su pertenencia a un te- rritorio
que están adscritas a lazos de compartido; sus artes, sus fiestas, su
parentesco, de genea- logía, de música, su danza, y demás rasgos sin
filiación y lealtades que determi- los cuales un grupo no puede
nan que sea en la etnia en donde construirse una identidad propia.9
se com- parte un conjunto de
emociones, de soli- daridades, de El enfoque objetivista resulta
reciprocidades que generan redes igual- mente reduccionista; se
de lealtades y vínculos que son sustenta en una
ina- movibles; de ahí el porqué
conciben que la identidad étnico-
cultural sea la identidad
primordial.8

Hay en este enfoque cierto


esencialis- mo, puesto que
considera que la identidad
cultural se constituye como una
propie- dad esencial que es
transmitida en y por el grupo para
modelar su sentido de perte-
nencia y diferencia frente a otros
grupos.

Enfoque objetivista

Trata de encontrar los rasgos


concepción fragmentada de la comunidades imagi- nadas
La Cultura que
/ 103

cultura. La ve solo en los están determinadas por las re-


aspectos manifiestos, los más presentaciones que sus miembros
evidentes y observables. No se hacen sobre éstas.10
considera el nivel de las
El enfoque subjetivista, si es
representaciones simbólicas
llevado a cierto determinismo
que construye la cultura, que
extremo, puede con- ducirnos a
no se en- cuentra únicamente
un reduccionismo equivocado
en lo más fácilmente
que ve a la identidad como una
perceptible.
cuestión meramente de elección
Esta postura no permite que individual arbitra- ria, que
aprecie- mos la identidad en posibilita a cada individuo hacer
toda su complejidad, hasta se sus propias identificaciones. Si
corre el riesgo de plantear una bien es im- portante el hecho de
mi- rada exotizante y folklórica que esta postura to- ma en
consideración la variabilidad de
de la misma.
la
Enfoque subjetivista

Considera -al contrario de


las posicio- nes esencialistas-
que la identidad cultural no
puede ser vista como atributos
que condicionan las conductas
sociales de una vez y para
siempre, o como algo estático,
inamovible, inmutable e
invariable de las sociedades. La
identidad no hace referen- cia
solo a los rasgos objetivos
materiales que se evidencian
de ella, la identidad mas bien
tiene que vérsela como un
sentimien- to de pertenencia a
104 / Patricio Guerrero Arias

identidad, esta tampoco es negociaciones e intercambios


arbitraria, puesto que esto materiales y simbólicos conscientes
implicaría darle un carác- ter de sujetos social e histórica- mente
efímero. situados. La identidad forma parte de
una teoría de las representaciones so-
Una identidad para poder ser ciales que dan sentido al proceso de
tal re- quiere necesariamente cons- trucción simbólica del mundo
cierto nivel de esta- bilidad y social.12
permanencia que le permita ser
reconocida como tal; necesita ser Decir que la identidad pertenece al
relativa- mente duradera, pues mundo de las representaciones no
dicha percepción requiere de implica pensar que son meras
continuidades temporales. Sin ilusiones producto de la subjetividad
esta percepción de su y fantasía de los actores sociales que
continuidad en el tiempo, la están desprovistas de conse- cuencias
identidad se fragmentará, se di- prácticas.13
luirá y no podremos hacer
nuestras las ac- ciones del
pasado.11

Enfoque constructivista y relacional

Ve a las identidades no como


esencias inmutables y ahistóricas,
sino como cons- trucciones
sociales y construcciones dia-
lécticas, pues las identidades
cambian, se transforman
constantemente, están carga- das
de historicidad. La identidad
como construcción social
constituye un sistema de
relaciones y representaciones,
resultan- tes de las interacciones,
Las representaciones de un “si mismo”, queLanos per-
Cultura / 105

sociales son un complejo mite decir “yo soy” esto o


sistema de percepciones, “nosotros so- mos”. Esta es la
imagi- narios, nociones, primera fase de este proce- so.
acciones, significados, Eje clave parar saber y decir
significaciones y sentidos que quiénes somos es el sentido de
funcionan como entidades adscripción o perte- nencia, la
operativas que mueven a la conciencia, la interiorización y el
praxis humana y determinan orgullo que nos hace “sentirnos
el sistema de preferencias, de parte de” un pueblo, una
clasificaciones, de rela- sociedad, un grupo so- cial que
ciones, opciones, comparte una misma raíz históri-
posicionamientos, prác- ticas, ca, un mismo universo simbólico,
pertenencias y diferencias; las una particular visión sobre la vida,
ads- cripciones, exclusiones y una cultu-
fronteras, en de- finitiva:
modelan la percepción que
un in- dividuo o grupo tiene
de la realidad, de sí mismo y
de los otros. De ahí el por qué
de la eficacia simbólica de las
representacio- nes como
guías que orientan el sentido
de las acciones humanas.

Construccion de la identidad

Pertenencia, diferencia, relación, frontera y


alteridad

Todo proceso de
construcción de la identidad se
inicia con la necesidad de au-
torreflexión sobre sí mismo, la
mismidad, que hace referencia
a la imagen o repre- sentación
106 / Patricio Guerrero Arias

ra por la que ha podido llegar a sin la “otredad”. No existe identidad


ser lo que se ha construido sin alteridad.
como pueblo. La identidad es por tanto una
construc- ción dialógica que se edifica
Hay que entender el proceso de
en una conti- nua dialéctica relacional
cons- trucción de la identidad en
entre la identifi- cación y la
forma dialécti- ca. Esto implica
diferenciación, entre la perte- nencia y
rebasar la mera “mismi- dad”
la diferencia; esto implica el en-
para poder ver, que es en relación
cuentro dialogal, la comunicación
de alteridad en el encuentro
simbó- lica con los “otros”. Es en las
dialogal con el “otro” como se
relaciones de alteridad, solo en el
puede reflexionar sobre sí mismo
encuentro, en el diálo- go con un
y reconocer y reafirmar su exis-
“alter”, con el “otro”, en donde se
tencia.
resuelve lo que nos es propio y lo
La identidad no se construye en que
el va- cío, sino en una situación
relacional, en una continua dialéctica
de la alteridad. En esta relación de
alteridad todo proceso de
pertenencia, construye otro de diferencia.
Las identidades sociales se definen
a partir de una agrupación de
individuos que se autodenominan y
definen frente a los “otros” grupos
como diferentes. Al igual que la
mismidad, la otredad es
consubstan- cial a la construcción
de la identidad, ya que ésta solo es
posible en la alteridad; siempre
frente al “yo” está un “alter”, “el
otro” y frente al “nosotros” están
los “otros. No existe la “mismidad”
nos hace distintos, así como podemos llegar nosotros y hasta
La Cultura / 107

poder saber lo que soy, lo que donde permitimos que lleguen los
somos y lo que me o nos hace otros; la violación de esas fronteras
diferentes. Si soy quichua, simbólicas puede llegar a ser
motivo de conflicto.
entonces no soy mestizo; si
soy hombre, en conse- cuencia Estas fronteras simbólicas no
no soy mujer; si soy pueden ser vistas como
ecuatoriano, no puedo ser inmutables, no porque es-
argentino, etc. taríamos construyendo una visión
esen- cialista de las mismas; al
En esa dialéctica entre la
contrario, son construidas como
pertenencia y la diferencia
demarcaciones sociales e
podemos encontrar que se
imaginarias que pueden
marca una frontera simbólica
transformarse acorde a los niveles
entre la pro- piedad y la
ajenidad. En el terreno de la relacionales que esta- blecen los
pertenencía, está lo propio, grupos entre si, puesto que no
mientras que en el terreno de la existen identidades culturales
diferencia se ubica lo ajeno. No fijas, sino
se trata, como dice Lourdes En-
dara,14 de fronteras materiales,
sino de fronteras imaginarias,
simbólicas, para el ejercicio de la
alteridad, para la relación con
los otros. Estas fronteras
simbólicas son las que delimitan
territorios de perte- nencias y
diferencias, dentro de lo que los
individuos o los grupos sociales
pueden delimitar el espacio
social sobre el cual pueden
ejercer su “soberanía” cultural.
Las fronteras simbólicas son las
que marcan el límite entre lo
propio y lo ajeno, hasta donde
108 / Patricio Guerrero Arias

que éstas, están sujetas a una proceso de las interacciones so-


dialéctica so- ciohistórica ciales.15
continua, que modifica a su vez Cultura e identidad
las fronteras simbólicas que
delimitan nuestras pertenencias y Uno de los equívocos más
diferencias. generaliza- dos es tratar a la cultura y
a la identidad como sinónimos. Error
Para definir la identidad de un que, creemos, se debe esclarecer.
grupo no es suficiente hacer un Cultura e identidad no son la misma
inventario de los rasgos culturales cosa, sin embargo, vale tener presente
materiales objetivos que éste que culturas, identidades y dife-
posee; lo que se trata es de rencias colectivas son
delimitar cuáles son sus fronteras representaciones simbólicas
imaginarias y simbólicas y socialmente construidas. Construidas
encontrar, dentro de ellas, los significa que no son fenóme- nos
rasgos diacríticos que las “naturales” ni arbitrarios, sino que
constituyen; es decir, aquellos
rasgos distintivos que les
permiten a los individuos y a los
grupos hablar de sus
pertenencias y sus diferen- cias.
Una diferencia identitaria no es
auto- máticamente resultante de
una diferencia cultural, así como
una cultura particular no significa
que automáticamente ya ge- nere
una identidad diferenciada. La
iden- tidad solo podrá ser
construida en las re- laciones e
interacciones que se teje con los
otros; de ahí que la identidad no
sea algo fijo, sino algo que se
construye y recons- truye en el
son el producto de un sustentarse sobre algo con- creto:
La Cultura / 109

proceso socio histó- rico de la cultura, que es una


creación constante, de construcción específicamente
acciones so- ciales y de humana que se expresa a través
sujetos sociales concretos de todos esos universos
simbólicos y de sentido
La cultura, como socialmente compartidos, que le
construcción simbó- lica de la ha permitido a una sociedad
praxis social, es una realidad llegar a “ser” todo lo que se ha
ob- jetiva que le ha permitido construido como pueblo y sobre
a un grupo o in- dividuo llegar el que se construye un re- ferente
a ser lo que es. Mientras que discursivo de pertenencia y de di-
la identidad es un discurso que ferencia: la identidad.
nos permi- te decir “yo soy o
nosotros somos esto”, pero La construcción de la identidad
que solo puede construirse a solo puede hacérsela a partir de la
partir de la cultura.16 De ahí selección de ciertos rasgos o
que cultura e iden- tidad sean características que se asu- men
conceptos diferentes, pues como parte de ese “ser”; eso es lo
no es lo mismo “ser” que que nos permite decir “soy o
“decir lo que se es.” somos esto”,

La identidad, por tanto, es


una cons- trucción discursiva:
todo discurso no es sino, en
términos generales, decir
algo so- bre algo. Cuando
hablamos de nuestra
identidad, cuando decimos
“yo soy” o “nosotros
somos”, estamos
construyendo un discurso;
pero ese discurso que mues-
tra mi pertenencia, y a la vez
mi diferen- cia, solo puede
110 / Patricio Guerrero Arias

“porque pertenecemos a esta factores muy importantes para


cultura”. Po- dríamos decir que la dirimir la confrontación de nuestras
pertenencia se cons- truye como diferencias con los otros. Son los
una representación que refleja lo factores diferenciadores los que
que un grupo piensa que es. La mues- tran nuestra pertenencia y
cultura evidencia lo que ese diferencia, los que nos hacen ser
grupo es. La identi- dad nos parte de un grupo y por lo tanto ser
permite decir, hablar, construir diferente de otro. Algunos de esos
un discurso sobre lo que rasgos diacríticos se encuentran en
pensamos que somos.17 el nivel manifiesto, pueden ser
evidentes, por ejemplo, la lengua:
La construcción de la identidad “nosotros que ha- blamos quichua,
indivi- dual o colectiva es un acto somos quichuas”; la raza, aunque no
de selección de elementos nos guste como concepto de
referenciales (hitos) o de rasgos diferenciación biológica por su
diacríticos a los que se les asigna contenido ideologizado, es un factor
un senti- do de propiedad, al que identitario: “soy
grupos o indivi- duos se
adscriben y a partir de los que
pueden decir “yo soy, o nosotros
somos esto”.18 Cada grupo
selecciona aquello que considera
propio o ajeno, de acuerdo al
momento, a las condiciones
políticas y económicas
particulares de su proceso
histórico, acorde a las
condiciones de ocu- pación del
territorio socio cultural de los
grupos con los cuales entra en
interrela- ción o conflicto.

Los rasgos diacríticos son


negro, soy indio, soy blanco- identifican como elLa Cultura pueblo
/ 111
guerrero, po- seedor de la fuerza
mestizo”; el vestido, la música,
del Arútam que habita la selva y las
el lenguaje, la comida, las
cascadas sagradas; los chachis,
artesanías, etc. Un rasgo
como habitantes de la selva y el
diacrítico se convierte en
agua. De- pendiendo de la
referente identitario depen-
vitalidad de su memoria colectiva,
diendo de determinados
un pueblo podrá dar un sentido
contextos; así por ejemplo: el
diferente y más profundo a sus
vestido o el idioma entre los rasgos dia- críticos y hacerlos
blanco mestizos, no son rasgos jugar un papel protagó- nico en
diacríticos exclusivos de su sus propuestas políticas de
identidad, pero entre al- gunos futuro. La wipala, por ejemplo, es
de los pueblos indios, el vestido tomada como símbolo de
y el idioma, continúan siendo un identidad dentro de su hori-
rasgo diacrí- tico identitario muy zonte cultural, simbólicamente
importante, que hace evidente representa el ideal de su lucha
su pertenencia y diferencia. por la construcción de una
sociedad intercultural en la que
No podemos olvidar,
sea posible la unidad en la
además, que los rasgos
diversidad y la di- ferencia.
diacríticos se encuentran en el
sis- tema de las
representaciones simbólicas,
que están en la memoria
colectiva y que son la parte
más vital del horizonte cultu-
ral de los pueblos. En la
memoria están los sistemas de
creencias, los imaginarios, los
valores, las cosmovisiones, los
mitos, que son elementos
referenciales del pasado y del
presente, que orientan la
formación de su identidad. Por
ejemplo los shuar se
112 / Patricio Guerrero Arias

Otra diferenciación importante que podemos de- cir que la identidad es


entre identidad y cultura: la esencialmente dis- tintiva o diferencial. La
cultura puede o no tener posición social re- sultante de su
conciencia identitaria, mientras representación se define por su
que las estrategias identitarias pertenencia y distinción o diferencia
son siempre una opción con respecto a “los otros” actores
consciente, que pueden llega a sociales y de las representaciones y
modificar una cultura. No hay que posiciones que estos tengan.
olvidar que la cultura se origina y
Relativamente duradera. La identidad
expresa a veces a través de
no es una construcción social estática,
procesos inconscientes, mien-
si- no que está sujeta a una dialéctica
tras que la identidad, el decir
conti- nua de construcción y
quién soy y reconocer mi
reconstrucción, pe- ro que requiere de
pertenencia, el saberme “parte
continuidad en el tiem-
de” y distinto de otros, siempre
se- rá un acto establecido
conscientemente, que se vuelve
una estrategia que pone en juego
interacciones simbólicas que dan
sentido a esa autoafirmación de
pertenen- cia y diferencia.19

Características de la identidad

La identidad en cuanto
representación simbólica del
mundo social, en relación tanto a
nuestra mismidad o la otredad, es
decir con relación a las
representaciones que tenemos
sobre nosotros y sobre “los
otros”, evidencia, según Rivera20
algunas características, entre las
po. Sin esta percepción de su históricamente situados, por ello
La Cultura / 113

continuidad en el tiempo, la son vitales y pueden ser fuentes


identidad terminaría frag- de conflicto. El proceso de
mentándose y seria muy difícil construcción y transforma- ción
de las identidades solo es factible
reconocer- la como parte de
en el marco de relaciones sociales
lo que somos y nos es propio:
conflicti- vas, gracias a las cuales
las acciones del pasado.
se produce la cons- trucción,
Requiere de reconocimiento deconstrucción y reconstrucción
social. Esto hace posible su
de lo social.21
legitimación en la socie- dad.
La identidad, al tornarse visible Son construcciones dialécticas
cargadas de historicidad. Por ello
y ma- nifiesta ante sí y ante los
son cambiantes, no son esencias
demás, posibilita que podamos
estáticas ni cosas fijas, in- mutables
ser percibidos y reconocidos
ni eternas, peor aún realidades
como distintos; una identidad
congeladas; son configuraciones
no recono- cida por los
variables,
“otros” carece de existencia
social real. Toda identidad
supone la dia- léctica del
reconocimiento social, de la
distinción y la diferencia.

Por nuestra parte,


podemos señalar co- mo
características de la identidad
las si- guientes: son
representaciones simbólicas
socialmente construidas.
Construidas sig- nifica que no
son fenómenos “naturales”, ni
arbitrarios, sino producto de
un proce- so de creación
consciente; de acciones so-
ciales y de sujetos, de actores
sociales so- cial e
114 / Patricio Guerrero Arias

resultantes de conflictos y luchas cultura.


históri- camente situadas. La Son fuente de sentido de un grupo. Re-
identidad es una construcción presentan la manera en que un grupo
histórica permanente, que no se va- lora las diversas dimensiones de su
limita al plano de lo cultural, ser y estar en el cosmos, el mundo y la
sino que atraviesa todas las vida.
dimensiones de la vida
cotidiana. Las identidades son múltiples y
diferenciadas
Las identidades, al estar sujetas
La identidad no es única,
a un condicionamiento siempre
monotópica, univoca, monosémica,
histórico, al nutrirse de
ni unidimensional, por el contrario
historicidad, se tornan atribu- to
es diversa, pluritópica, multívoca,
no solo de las sociedades
polisémica, su construcción,
tradicionales, también de las
sociedades modernas; pues las
identidades son contemporáneas porque
responden a situaciones actuales.
En su construcción se articula la
tradición y la modernidad; el
pasado no es un volver atrás, es
un referente para la construcción
de futuro.

Son una construcción discursiva, se


sus- tentan como ya analizábamos,
sobre algo concreto, la cultura, que
es aquella que nos permite ser,
sobre la que construimos un
referente de pertenencia; la
identidad, en cambio, es la que nos
permite decir “soy o somos esto”,
porque pertenecemos a esta
como la de todo hecho social, adscripción y pertenencia, la
La Cultura / 115

está sujeta a razones identidad ex- presa lo que se ha


llamado una “geometría
multicausales y
variable”, 22 con la que cada
multifactoriales. La identidad
individuo o grupo puede operar
es itinerante, fluctuante,
una pluralidad de re- ferencias
multidimensional, tiene
identitarias; entre las que pode-
distintos niveles, rasgos y
mos encontrar están aquellas que
formas. Por eso no se puede
se cons- truyen de acuerdo a sus
ha- blar de identidad sino de
pertenencias so- ciales, con
identidades, puesto que éstas
relación a la clase social, géne- ro,
son múltiples, fragmen- tadas
generación, pertenencia cultural,
y diferenciadas.
ads- cripción política o religiosa,
Son múltiples porque cada etc.
individuo contiene
Esto determina que un
simultáneamente varias identi-
individuo sea poseedor al mismo
dades como parte de su
tiempo no de una identidad única
“ser”; son frag- mentadas
y fija, sino de identidades
porque cada identidad nos vin-
múltiples y diferenciadas. Así
cula con otro conjunto de
vemos que tiene una identidad
actores societa- les que
individual acorde a su
ocupan distintos espacios
sociales o geográficos. Son
diferenciadas porque
haciéndonos sentir que somos
parte de un conjunto mayor,
nos permite afirmar nuestras
propias especificidades, las
que nos diferencian de los
otros y nos ayudan a sentirnos
más nosotros.

De acuerdo con la situación


relacional en la que un
individuo encuentra lazos de
116 / Patricio Guerrero Arias

pertenecía a un grupo familiar ex- presarán en forma muy


especifico. Además posee al diferenciadas las identidades de
mismo tiempo una iden- tidad de género, pero en una discu- sión
género, sea hombre o mujer política o religiosa serán éstas las que
tiene una identidad se expresen con mayor fuerza.
generacional; tiene una
Una evidencia muy sencilla, pero
identidad social acorde a la clase
muy clara de la construcción de
a la que pertenezca; tiene una
identidades múltiples y diferenciadas,
identidad regional, sea que
la podemos en- contrar en la
pertenezca a la sierra, costa,
confrontación deportiva, co- mo muy
orien- te o región insular.
bien lo ha ejemplificado el antro-
Además tiene una identidad
pólogo José Almeida. En toda
como parte de su nación de ori-
competen- cia deportiva se expresan
gen; otra de un continente, pues
fronteras muy claras de pertenencía y
se siente latinoamericano. Tiene
diferencia, por ejemplo: en la disputa
una identidad profesional;
Liga contra Aucas (clubes de Quito),
puede tener una identidad
me siento hincha del
política, religiosa, según sean sus
creencias e ideología; etc.

Estas identidades múltiples y


diferen- ciadas se encuentran
sujetas a una cons- tante
dialéctica de la alteridad, están en
un continuo proceso de
negociación con los otros, y
según sea la situación relacional
que marca esa negociación, una
de esas identidades va a ser la
que se haga más evidente sobre
las otras, por ejemplo: en una
discusión sobre el machismo, se
Aucas, porque tengo una cripción continental, queLahará
Culturaque
/ 117

adscripción identitaria muy apoye y me identifique con un


local y específica; en el su- equipo que es par- te de nuestro
puesto de que triunfe la Liga continente, puesto que mi
y ésta tenga que disputar el identidad ahora expresa una
campeonato nacional con el forma de adscripción y
Barcelona que pertenece a la pertenencia latinoameri- cana.
costa (Guayaquil), mi Sin querer decir que la cosa
adscripción deja de ser local y funcione tan mecánicamente,
la formulo en términos este ejemplo nos per- mite
regionales: pasaré a apoyar a entender cómo se expresa la
la Liga por ser parte de la dialécti- ca de la construcción de
sierra a la que me pertenezco. las identidades múltiples y
Si el Bar- celona le gana a la diferenciadas; pero, además,
Liga y tiene que enfren- tarse aclara el por qué la identidad es
con un equipo de otro país una cons- trucción discursiva,
en el tor- neo Copa puesto que si fuese una esencia
Libertadores de América, inamovible no podríamos
aun- que inicialmente no cambiar tan dialécticamente de
apoyaba al Barcelona, lo haré discurso de identidad y construir
porque el Barcelona estará nuestras perte-
repre- sentando a nuestro
país; por lo tanto ope- rará
una pertenecía identitaria
nacional. Si el equipo de ese
otro país resulta vence- dor y
le toca jugar con un equipo
europeo o asiático por el
campeonato interconti-
nental de clubes, aunque le
haya ganado al Barcelona,
dejaré mi adscripción
identita- ria nacional para
extenderla a una ads-
118 / Patricio Guerrero Arias

nencias y diferencias, acorde a las globalización y la acción de los


cam- biantes condiciones del medios masivos de información que
planetarizan ciertas visiones
contextos socio histórico.
culturales; o por los proce- sos de
Por tanto, podemos evidenciar migraciones internacionales masi-
el ca- rácter multidimensional de vas operados como consecuencia de
las identida- des, puesto que se las crisis estructurales que enfrentan
viven distintos niveles identitarios los paí- ses emisores como es el caso
y se da simultaneidad en la vi- del Ecuador.
vencia de las identidades sociales
múlti- ples; esto no quiere decir Estos procesos han obligado a
que no exista en- tre ellas la que los individuos y los grupos que
unidad necesaria que las cons- pertenecen a horizontes culturales
tituye como tales, pues al decir diferentes a los de los países
“yo soy o nosotros somos” no receptores tengan que ir cons-
nos referimos a un solo factor truyendo, a partir de sus
unívoco, sino a una pluralidad de especificidades y diferencias, nuevas
formas de adscripciones, de formas de adscripción
pertenen- cias y diferencias que
son las que configu- ran nuestras
múltiples y diferenciadas
identidades.

La ruptura del concepto


unívoco de identidad y la
consideración de que estas son
múltiples y diferenciadas, nos
ayuda a entender mejor
fenómenos tan actuales como los
de las identidades mixtas o iden-
tidades sincréticas, híbridas,
heterogéneas, presentes en un
mundo marcado por la
y pertenencia que han dado construyó símbolos y dis- cursos
La Cultura / 119

como resulta- do procesos de uniformadores. No existe por ello


mixtura, hibridación, hete- identidad nacional, sino
rogeneidad, bricolaje y identidades que el poder las ha
reinterpretación sincrética querido ver como identida- des
cultural e identitaria que fun- “clandestinas” y que hoy están
cionan como mecanismos luchan- do por su derecho a ser
adaptativos pa- ra enfrentar reconocidas, valo- radas y
nuevas situaciones relaciona- respetadas en su diversidad y
les que están generalmente dife- rencia.
marcadas por evidentes
El concepto de
asimetrías sociales, por la
multidimensionalidad y
segre- gación, la
fragmentación nos resulta útil,
discriminación y el conflicto. como lo advierte Consuelo
Entender el carácter Fernández-Salvador,23 para
multidimensional de las entender el carácter
identidades, que son múltiples multidimensio- nal y
y di- ferenciadas, nos permite fragmentado de la cultura, para
mostrar la false- dad de una afir- mar que así como no hay
“identidad na- cional” tampoco
supuesta “identidad
existe una “cultura na- cional”,
nacional” que desde una
como nos quiere hacer creer la
visión claramente esencia- lista
no-
y homogeneizante han
instrumenta- lizado
ideológicamente los sectores
domi- nantes. La identidad
nacional es una ente- lequia,
una falacia construida por el
po- der, puesto que la nación
nace como una categoría
homogeneizante que siempre
pretendió anular la diversidad
y la diferen- cia, para lo cual
120 / Patricio Guerrero Arias

ción hegemónica dominante. La estados na- cionales y la supuesta


noción de cultura nacional niega identidad nacional, para poder estar
la existencia de nuestras hoy en la modernidad y la
realidades como sociedades plu- globalización, solo lo pueden hacer a
riculturales, con identidades costa de dejar de ser nacionales, de
propias y di- ferencidas. Es perder su soberanía y funcionar
importante considerar que la acorde a las de- terminaciones de los
cultura tampoco puede definirse consorcios transna- cionales que
solo por lo étnico, su naturaleza ordenan y regulan el funcio-
plural y diver- sa implica namiento de la economía mundial.
considerar las interacciones y
Esta visión de la identidad nacional
construcciones de múltiples y
construida por el poder resulta una
diversos procesos y actores que la
fala- cia. No negamos que el
hacen posible.
sabernos parte de una nación, de un
El concepto de identidad país, construye un sen- timiento de
nacional, de cultura nacional, así pertenencia, pero que no ne-
como el del estado nacional están cesariamente debe
en profunda crisis por las propias homogeneizarnos; por
contradicciones que se expresan
en el proceso de globalización,
dentro del cual los estados
nacionales han perdido
aceleradamente su autonomía y
su sobe- ranía al someterse a las
reglas que impone la economía
transnacional, que los obliga a la
adopción de modelos
económicos que nada tienen que
ver con los intereses na- cionales.
La paradoja está en el hecho de
que aquellos que defienden los
ello, antes que hablar de preferencias de losLa Cultura
actores
/ 121

identidad nacio- nal debemos sociales, por tanto sus opciones


hablar de identidades diver- prácticas en la cotidianidad van
sas, múltiples y diferenciadas, acordes a la pertenencia a la que
que se en- cuentran, dialogan, se adscriben; por eso cada actor
negocian y se con- frontan al social actúa “de acuerdo a lo que
interior de una nación plural. es y a donde pertenece”.

Funciones de la identidad Función integrativa. Implica


Entre las funciones básicas integrar las experiencias del
de la identi- dad podemos pasado con las del pre- sente en
una memoria colectiva comparti-
encontrar, según Rivera, las
da, hacer funcional todo el
siguientes:24
acumulado so- cial de la
Función Locativa. Permite a existencia de un pueblo que le ha
los sujetos sociales encontrar su permitido llegar a ser lo que es.
orientación y ubica- ción con Esto le ayuda a no fragmentar la
relación a su adscripción y identidad en el
perte- nencia social. La
identidad nos ayuda a ser y
decir lo que somos, a no ser
iguales, a conservar las
distancia del “nosotros”
frente a los “otros”; a
mantenernos en los límites de
esas fronteras simbólicas que
marcan los territorios de
nuestras perte- nencias y de
nuestras diferencias sociales.

Función selectiva. La
identidad selec- ciona, de
acuerdo a los valores que le
son inherentes, el sistema de
110 / Patricio Guerrero Arias

tiempo y a reconocerse y individuales como rasgos pro- pios


afirmarse en ca- da hecho de su de su subjetividad, se construyen en
pasado. relaciones de pertenencia y
referencia a colectivos sociales en los
Tipos de identidades
que desarrollan su praxis cotidiana.
Identidades individuales
Identidades sociales o colectivas
Hacen referencia a las
Entre las identidades sociales se
características propias, individuales
pue- den distinguir las Identidades
y subjetivas que constituyen el internas, que son asumidas por los
“yo soy”. Corresponden al ámbito propios grupos y
de la mismidad. Por su génesis son
también sociales,25 pues son
resultante de la interacción o
combinación en un mis- mo
individuo, de múltiples lazos de
ads- cripciones, pertenencias,
referencias y lealtades que lo
llevan a sentirse “parte de” un
colectivo más amplio como la
familia, una red de parentesco, una
etnia, una re- gión, una iglesia, un
club deportivo, una pandilla, un
partido político, un grupo
profesional, etc.

En consideración de que las


identida- des son múltiples y
diferenciadas, pode- mos decir
que toda identidad individual es
pluridimensional; la mayor parte
de atributos diacríticos que se
asignan a las identidades
permiten decir “nosotros económica o política,La etc.,
Cultura que
/ 111

somos”. Las identidades son las que van constituyendo el


externas son las que le impu- tan “nosotros”.26
al grupo, sea este de clase,
Pero esto implica una
étnica, na- cional, profesional,
identificación contrastiva por la
etc. por otros grupos a los que
que los miembros de un grupo -
se dicen “ellos son”. Vale
el “nosotros”- no solo se
señalar que los procesos de
diferencia y distingue con
construcción de iden- tidades
relación a los “otros”, sino que en
tanto externas como internas
su interior se vuelven
no se hallan desvinculados.
equivalentes e iguales entre si,
Las identidades sociales son pero excluyendo a los que no lo
el resulta- do de la son. Toda identidad colectiva se
identificación de una construye en una dialéctica
pluralidad y diversidad de relacional, pe- ro contrastiva entre
individuos con un colectivo la inclusión y la exclu- sión de lo
social que los unifica a través diferente, entre lo propio y lo
de la media- ción de distintos ajeno.
símbolos y ritualidades que al
ser compartidos generan un
fuerte sentido de pertenencia
por sabernos parte de un
colectivo unido en una
comunidad de sentido. La
identidad social se caracte-
riza por el conjunto de
pertenencias que permiten a
los individuos ubicarse en el
sistema social y a su vez ser
ubicados por otros.
Pertenencias que pueden ser
múlti- ples: de género, clase,
generación, posición
110 / Patricio Guerrero Arias

Tipos de identidades colectivas Encontramos las grandes


comunidades imaginadas e
Podemos encontrar, siguiendo imaginarias que actúan car- gadas de
a Rive- ra,27 aquellos grupos que cierto carácter trascendente co-
son el resultado de interacciones mo cuerpos místicos invisibles y
que generan identifica- ciones anóni- mos que se visibilizan a
por adscripción y pertenencia y través de cons- trucciones
un profundo sentido de lealtad simbólicas y de instancias de
representación institucional,
simbólica, que generalmente
como es el caso de las
opera en espacios colec- tivos
comunidades religiosas, la na-
más pequeños, inmediatos y
ción, etc. En este tipo de
cotidia- nos como los grupos identidades co- lectivas, que
familiares, los comu- nitarios, de señala la relación subjetiva con
vecindad, los grupos de pandi- grandes comunidades
llas, etc. imaginarias, la identificación se
construye por proyección o
referencia.

Notas

1 Cuche: 107 15 Cuche: 112


2 Rivera. 1996: 1 16 Endara: 8
3 Cuche: Ibid. 17 Lourdes Endara: conversación personal.
4 Cuche: 108 18 Endara: Ibid.
5 Cit en Zubiria: 163 19 Cuche:
6 Cuche: 109 108 120
7 Rosaldo. 2000: 23
8 Cuche: 110 Rivera: Ibid.
9 Cuche: Ibid. 21 Koonings y Silva. 1999: 5
10 Cuche: Ibid. 22 Cuche: 119
11 Cuche: Ibid. / Rivera: 23 Consuelo Fernández-Salvador,
2 conversación personal.
12 Rivera: Ibid. 24 Rivera: Ibid.
13 Cuche: 111 / Rivera: 25 Rivera: 4
Ibid. 14 Endara. 1996: 15 26 Rivera: Ibid.
27 Rivera: Ibid.
La Cultura / 111
11
LA ETNICIDAD

Es una de las formas de las comida, música, artesa- nía, etc.; con lo
identidades sociales más que se construía una vi- sión exotizante
importantes, por lo que ame- rita de la etnicidad.
que nos detengamos para hacer Es a raíz de la década del setenta y
una aproximación a su análisis. pos- teriores que la categoría de
etnicidad va ganando estatuto propio
Etnia viene del griego ethnós que
desde la perspec- tiva epistemológica.
signi- fica pueblo. Étnico procede
Los aportes de Barth sobre Los grupos
en cambio del latín ethnicus que
étnicos y sus fronteras abrirán un nuevo
hace referencia a la per- tenencia a
debate al respecto. La et- nicidad gana
una comunidad específica: na- ción,
su propio estatuto socio polí-
pueblo, etnia, cultura, etc. Inicial-
mente en el siglo XIX la categoría
de etni- cidad hacía referencia solo
a la pertenen- cia racial, lo que llevó
a confundir los con- ceptos de
etnia y raza. En los Estados Uni- dos
se le da un uso políticamente más
tác- tico para referirse a los grupos
raciales menores de inmigrantes
(griegos, italia- nos, judíos, árabes,
etc.), pues se conside- raba que lo
racial abarcaba un campo, una
variedad amplia de realidades
sociales dentro de las cuales estaba
lo étnico. Otro equívoco
generalizado era asociar lo étni- co
a lo folk para referirse a una
particular forma de vestido,
tico como consecuencia de los primordiales que un individuo
procesos de descolonización y tiene con su cultura. Ven la
lucha de resistencia e in- etnicidad como un fenómeno
surgencia de las llamadas primordialmente biológico y
“minorías étni- cas” y las que está determinado por
diversidades sociales en el factores genéti- cos y
mun- do occidental geográficos, lo que implicaría
capitalista. Esto ha hecho de la que la etnicidad es un
etnicidad uno de los temas organismo biosocial, una suerte
políticos centrales del mundo de selección natural, un impulso
contemporáneo.1 primario instintivo que lleva a
un indivi- duo a sentirse
La etnicidad se refiere a genéticamente adscrito al grupo
una de las for- mas de social del cual desciende.
identificación social que se
esta- blece y se expresa,
primero, con relación con uno
mismo, luego para la relación
y negociación de su identidad
con los otros diferentes2 a
través de formas de perte-
nencia y diferencia
construidas sobre la base de
diversos rasgos y
características que dependen
del enfoque con el que es
analizada.

Siguiendo a Malguesini y
Giménez,3 la etnicidad es
analizada desde tres enfoques:

Para los primordialistas, la


identidad étnica está basada
en los vínculos profun- dos y
114 / Patricio Guerrero Arias

La etnicidad se sustenta en el realidad observa- ble en la acción


principio de unidad de sangre y social. Para los instrumen- talistas, la
tierra; su ethos está constituido por etnicidad es empleada como un
la participación en una misma instrumento para la acción política,
sociedad que habla la misma len- utili- zada por los líderes para la
gua, que nació en un mismo consecución de sus fines. La etnicidad
territorio, que tiene un origen es creada en la diná- mica de la lucha
común y relaciones de parentesco de las elites políticas para ganar
comunes, que se caracteriza por ventajas y poder, para recuperar el
practicar las mismas costumbres y orgullo étnico perdido. Es
creencias y tener un similar estilo justamente por ese carácter
de vida que debe ser conservado y instrumental elitista que esta visión
santificado por la tradición. es severamente criticada; además
Factores estos que determi- nan porque no ve las dinámicas de los
que un grupo étnico sea diferente conflic- tos, ni contempla la cuestión
de otros. del poder

El enfoque instrumentalista o
circuns- tancialista sostiene que la
identidad étnica es el producto de
la utilización estratégica de los
bagajes culturales con objetivos de
tipo político y económico. La
etnogénesis de la etnicidad la
busca en las dinámicas de
interacción de grupos
sociocultural- mente diferenciados,
prestando atención a los contextos
en que se producen las di- versas
interacciones interétnicas.

La etnicidad no es algo dado,


estático, sino algo dinámico, una
que atraviesa todas las La Cultura 4/ 115
de la etnicidad como estrategia, es
interrelaciones so- ciales y, decir como una construcción
peor aún, está muy lejos de resultan- te de la selección y acción
hacer propuestas para su sociopolítica consciente que
impugnación y supe- ración. determinados actores so- cietales
llevan adelante para llegar a la ma-
El enfoque constructivista, como terialización de sus objetivos
veía- mos en el análisis de la sociales y po- líticos. Quienes
identidad, sostiene que la sostienen esta perspectiva
etnicidad se construye en reafirman el carácter construido de
contextos y situaciones la et- nicidad, pero además, hacen
históricosociales concretas. Las del conflicto el eje central de
adscripciones o pertenencias análisis. Consideran que el proceso
que la et- nicidad construye no de construcción y transformación
se basan únicamen- te en la de la etnicidad solo puede ser
posesión de ciertos elementos posible en el escenario de
cul- turales comunes, sino en la relaciones sociales marcadas
manipulación de identidades y
en su carácter situacional. Son
esas situaciones sociales las que
deter- minan las diferencias, la
construcción de fronteras
étnicas que son el resultado no
del aislamiento sino de
continuas interac- ciones
sociales que se caracterizan por
la inclusión y la exclusión. Esto
hace de la et- nicidad un eje
estructurante de la acción social
y un instrumento para la acción
po- lítica.

El proceso de insurgencia de
las diver- sidades sociales ha
puesto en la discusión la noción
116 / Patricio Guerrero Arias

por el conflicto y en procesos sector eco- nómico, los comunes


sociohistóri- cos concretos. Las antecedentes histó- ricos, saber que
existe un pasado compar- tido, el
características étnicas son el
saberse parte de un mismo territo-
resultado de la diversidad de
rio, hablar la misma lengua, poseer un
prácti- cas sociales, culturales y
et- hos o valores éticos, creencias
simbólicas que buscan construir
religiosas comunes,6 así como
en una comunidad el sentido de
compartir y vivir en la cotidianidad.
autenticidad que le permita
Procesos de interacción simbólica
reafirmarse en el orgullo de su
que construyen los sentidos de su ser
pertenen- cia; pero a su vez
y estar en el mundo y la vida.
construir un sentido de diferencia.
La etnicidad cumple una fun- ción Ver la etnicidad como estrategia
estratégica en situaciones de impli- ca, desde nuestro punto de
conflic- tividad social.5 vista, todas aquellas acciones
sociales, materiales y simbólicas que
Con relación a los elementos o
varia- bles que constituyen la hacen de la etnicidad no
construcción étni- ca, sostienen
que no es solo la cultura la única
que la configura, por tanto la
dife- renciación cultural no puede
ser leída co- mo diferenciación
étnica. En la construc- ción de la
etnicidad cumplen papel vital
todas aquellas diferencias
adscritas o ad- quiridas que son
demostrables entre dis- tintos
grupos o individuos que se
pueden referir a las características
somáticas ads- critas, o aquellas
características adquiridas como la
identificación con una colectivi-
dad social, la pertenencia a un
solo un instrumento de nuestra pertenencia y diferencia
La Cultura /en
117

cambio cultural, de protesta torno a las construcciones socio


o resistencia social, como culturales que se han hecho de lo
sos- tienen Koonings y Silva, fe- menino y lo masculino.
sino que al igual que la Además podemos encontrar
cultura, la diversidad y la identida- des de clase /
diferencia, la etnicidad, es un identidades laborales / iden-
instrumento insurgen- te tidades políticas / identidades
para la impugnación y religiosas / identidades
superación del poder. Esto profesionales / identidades lú-
plantea la necesidad de dicas, etc.
empe- zar a considerar en los
análisis el profun- do Usos de la identidad social
carácter contrahegemónico y
Como las identidades son
la dimen- sión política que
parte de nuestro ser cotidiano,
tiene la etnicidad.
sus implicaciones
Identidades sociales no étnicas

A más de las anteriormente


analizadas, existen un
sinnúmero de identidades so-
ciales que son múltiples y
diferenciadas, entre las que
podemos encontrar, estas
otras:

Identidades regionales.
Construyen su identificación, por
su pertenencia y ads- cripción,
a una región determinada; así
podemos decir: “somos
costeños, serra- nos,
amazónicos o insulares”.

Identidades de género. Se
refieren a aquellas que señalan
118 / Patricio Guerrero Arias

modelo neoliberal.
rebasan lo cultural, pues son de
orden so- ciopolítico. En este For Otro claro ejemplo de
sentido, la identidad - manipulación identitaria es el uso
7
permite a quienes hacen uso de que se hace del regio- nalismo por
ella: talecer la cohesión social;
parte de la oligarquía costeña, que
sirven como
manipula el sentido de pertenencia
aglutinadores de un grupo para
regional para sus proyectos
dotarlo de una visión colectiva
hegemónicos. La manipulación de la
compartida.
identidad es el re- flejo de procesos
de manipulación y usur- pación
Pueden ser fuente de
simbólica por parte de quienes de-
intolerancia y conflicto, pueden
tentan el poder, a fin de lograr la
generar expresiones de
repro- ducción y legitimación del
discriminación, etnocentrismo,
mismo.
racismo y heterofobia. Un claro
ejemplo de esto lo evidencian los Tienen una dimensión política,
conflictos de Yugoslavia, pues son armas de lucha
Chechenia, Ruanda, entre contrahegemónica, contra el poder;
Palestina e Is- rael, que han sirven para liberarse de las
llegado a transformarse en situaciones de dominación, lo que su
conflictos extremos, marcados
por la vio- lencia, la destrucción y
la muerte, que re- sultan de difícil
manejo.

Pueden ser manipuladas por


las fuer- zas hegemónicas y el
poder, como ocurrió en las
pasadas guerras que vivió
nuestro país: la guerra fue
instrumentalizada para la
imposición de medidas que
favorecían la implementación del
defensa es hoy el eje de las dependencia. La etnicidad re-
La Cultura / 119

propuestas so- ciopolíticas de las construida nos permite entender


diversidades sociales. los pro- cesos de readaptación de
los individuos, las sociedades y
Identidad, diversidad y sus construcciones cultu- rales,
diferencia, son instrumentos con relación al “otro”, al
insurgentes que ayudan a espectador, al consumidor, al
enfrentar el colonialismo turista.
cultural externo e interno y los
proyectos globalizadores El turismo como nueva
homogeneizantes, frente a los realidad, como alternativa de
cuales nues- tra única subsistencia, obliga a los grupos
esperanza es saber que somos étnicos a entrar en un proceso de
distintos, que poseemos readaptación cultural, para lo
culturas diversas e identidades cual, se ven obligados a crear un
propias y diferenciadas. nuevo realismo inte- rétnico para
un tipo diferente de interac- ción
La etnicidad reconstruida con los otros. En esas
La expansión de la interacciones los contenidos
globalización que vivimos ha simbólicos de su cultura
generado el resurgimiento de
diversos fenómenos sociales
como el tu- rismo, en torno al
cual, han surgido nue- vos
procesos en el campo de las
identida- des, como los de
“etnicidad reconstruida”.
Empleamos el concepto de
etnicidad re- construida para
referirnos a las identida- des
étnicas que han surgido como
res- puesta a las demandas del
mercado turís- tico, en
situaciones marcadas por la
globa- lización y la
120 / Patricio Guerrero
Arias

son transmitidos, “ofertados” al pertenencia, así como el de


turista, pero sin que eso implique diferencia, el sentirse dis- tinto y
la pérdida de su identidad. contribuir a la revalorización de la
cultura, que se reafirma por la
El mejor ejemplo del proceso valoración que los turistas hacen de
de etnici- dad reconstruida lo sus producciones culturales.
ofrecen los pintores indígenas
de Tigua. Ellos ofertan a los tu- La influencia del turismo y el
ristas la forma cómo ven la ensan- chamiento del mercado ha
realidad de su mundo y de su provocado una brusca
vida cotidiana. Las pintu- ras de transformación de los valores cul-
Tigua, con las que los indígenas turales tradicionales, frente a los que
dan luz y color a la memoria, han algu- nas comunidades han
hecho posi- ble que éstos no desarrollado una gran capacidad para
solo mejoren su situación readaptarse a los cambios. Quienes
económica sino que, además, en en ese proceso no han perdido su
esa arti- culación con el identidad y su cultura, han
mercado, puedan reafir- mar y
revitalizar su identidad y su
cultura.

Este nuevo proceso de


readaptación cultural y de
interacción que provoca el tu-
rismo, pone en juego una
situación de con- frontación de
identidades, un juego en el que se
dan adscripciones, negaciones,
iden- tificaciones y negociaciones
interétnicas

Este proceso de construcción


del “otro”, reafirma su sentido de
construido procesos de reconstruida va a depender
La Cultura del
/ 121

etnicidad recons- truida. En nivel de madurez y vitalidad de la


caso contrario se producen conciencia y de la memoria
procesos a los que podríamos colectiva, o del habitus al decir de
llamar de etnicidad Bourdieu. Una sociedad que ten-
desconstruida, que implican la ga una memoria, un habitus
perdida de la cultura e fortalecido y revitalizado, estará
identidad propias y la influencia en mejores condicio- nes de
e imposición de la cultura responder a la dialéctica de las
ajena, como ha ocurrido con nue- vas situaciones
algunas co- munidades que sociohistóricas, de articu- larse a
han empezado a producir una la globalización y al mercado, ha-
“cultura de aeropuerto”, es ciendo de éstos oportunidades
decir aque- lla producción que para su mejoramiento
responde solo a la de- manda
económico, pero, sobre to- do,
del mercado turístico
para el fortalecimiento y
globalizado en desmedro de
revitalización de su cultura e
los propios valores cultu- rales
identidad y de sus proyec- tos de
e identitarios.
futuro.
La etnicidad reconstruida
posibilita que el encuentro
que se produce con los
“otros” no desestructure su
identidad, si- no que, por el
contrario, se convierta en una
oportunidad para su
revitalización, para el
fortalecimiento de la cultura
pro- pia y para contrarrestar
las influencias de la cultura
ajena. La eficacia simbólica y
so- cial que puede tener el
proceso de etnici- dad
122 / Patricio Guerrero
Arias

Notas
1 Malguesini y Giménez. 1997: 85 1996. También de Kees Koonings y
2 Consuelo Fernández-Salvador, Patricio Sil- va. Construcciones étnicas y
conversación personal. dinámica socio cul- tural en América
3 Malguesini y Giménez: Ibid. Latina. Abya-Yala. Quito. 1999.
4 Para ampliar los referentes sobre este 5 Koonings y Silva: 5
enfoque, sugerimos los textos de 6 Baud y Koonings Et. Al.
Michiel Baud / Kees Koonings. Et. al. 1996: 15 7 Litle. 1992: 35
Etnicidad como estrategia en América
Latina y el Caribe. Abya-Yala. Quito.
12
DIMENSIÓN POLÍTICA DE LA IDENTIDAD

Identidad y poder humana, por lo tanto es un problema


político que se expresa con fuer- za
Una cuestión que a veces no en la construcción de identidades. Si
se consi- dera cuando se habla la identidad solo se construye en la
de identidad, pero que está alteridad, en la confrontación con el
directamente relacionada a su “otro”, es im- portante ver que esa
proceso de construcción, es la confrontación tiene una cara
cuestión del poder. Una política, pues todo proceso de
identidad se construye no solo construcción de la identidad es un
en una relación dialógica territo- rio en donde se expresan
armoniosa y ale- jada del luchas sociales, luchas de sentido en
conflicto, sino que la identidad es las que inevitable- mente se hace
un escenario de confrontación presente la cuestión del po- der.1
en el que está implícita la
cuestión del poder. Se en- tiende
el poder como la capacidad de
pro- vocar efectos intencionales
sobre los seres, las cosas y los
acontecimientos, para lo- grar el
control de los recursos, de los
bie- nes materiales y simbólicos
escasos. “A” tiene capacidad de
influir sobre “B” en la medida en
que posee los recursos que el
otro carece.

El problema del poder se


sitúa a todo nivel de la vida
124Esto
/ Patriciose evidencia
Guerrero en la de la historia, y ahí se van a
Arias
actitud valorati- va que puedo expresar las conflictividades, las
tener frente al otro: lo veo luchas de sentido en las que se
como igual o como inferior a con- frontan diferentes formas de
mí, me iden- tifico con él y representa- ciones sobre
con los valores que repre- nosotros y sobre los otros, que
senta; o por el contrario, están marcadas igualmente por
busco la asimila- ción o rela- ciones de poder, que operan
imposición en el otro de mi acorde a las posiciones de fuerza
propia imagen y valores; material o simbólica que, en las
reconozco o ignoro la interacciones sociales, se esta-
identidad del otro, la respeto blecen frente a los otros. De esto
en su especi- ficidad y depende-
diferencia o, por el contrario,
busco su desestructuración.

Se evidencia la cuestión del


poder cuando la búsqueda
por ser nosotros mis- mos
choca con los obstáculos de
una es- tructura dominante
que pretende una so- ciedad
homogénea, que no respeta
la di- versidad, la pluralidad ni
las diferencias, que no
reconoce la existencia del
“otro” si- no en su condición
de dominación e infe- rioridad
y busca, por tanto, su
asimilación o liquidación.

La identidad como
construcción sim- bólica del
mundo social es construida
en un determinado proceso
La Cultura / 121

rán las representaciones que están en capacidad de im- poner a


los demás la imagen sobre ellos
podamos ha- cer con relación a
mismos y la que ellos construyen
nosotros mismos o la forma cómo
sobre los otros. Las definiciones
somos percibidos por los otros.
identitarias van a operar como
Así, vemos que en situaciones de
instrumentos clasificatorios que
dominación, la heteroidentidad o
determinarán o impondrán el lugar
la iden- tidad externa que nos
que cada grupo ocupa dentro del
atribuyen los otros, está marcada
sistema de estratificación dominante.
por la discriminación y la
exclusión, lo que tendrá un Una expresión de esta realidad es
impacto pro- fundo en las el proceso de etnización que los
representaciones que cons- sectores do- minantes construyen
truimos sobre nosotros, o sea, en con relación a los grupos que
nuestra autoidentidad o consideran “marginales”, a quienes
mismidad. se les atribuye el carácter de “étni-
cos”. En esa categoría entran sólo
En las negociaciones
aquellos grupos que los amos del
identitarias, en las que se expresan
poder han clasifi-
relaciones asimétricas, se
evidencia que no siempre la
relación entre grupos o
comunidades diferentes están
marcadas por relaciones
simétricas. Por el contrario, no
todos los grupos tienen el mismo
poder de identificación, pues este
depende del nivel de relaciones
sociales que establecen entre sí;
no todos tienen la misma fuerza
simbólica para autodefinir- se y
definir a los otros, sino, como
señala Bourdieu,2 sólo los grupos
que disponen de mayor poder
120 / Patricio Guerrero Arias las normas de la cultura hegemó-
cado previamente como tales.3
nica para evitar la presión social y
En el caso del Ecuador, cuando
la ver- güenza de “ser” lo que son,
se habla de la estruc- tura
pues por eso se los excluye y
étnica del país solo se piensa
discrimina.
en los indios, los negros o los
marginales, pues para el poder La identidad debe ser
los “étnicos son los otros”, ya entendida, desde una dimensión
que ellos están por encima de política, como una pode- rosa
toda clasifi- cación, pero arma, como un instrumento insur-
además por encima de los gente contra el poder; se
clasificados. convierte en es- trategia para la
acción social, es decir: un
Por eso encontramos que
producto de la elección
en situacio- nes de
consciente de un grupo para
dominación pueden darse
alcanzar los objetivos que se
expre- siones de identidad
propone. La identidad, como
negativa, que van a conducir a
estrategia, permite ver las
un grupo o a algunos de sus
respuestas desde los acto- res
miembros a sentir vergüenza,
societales y su capacidad de
desprecio y negación de sí
provocar efectos sociales
mismos, como consecuen- cia
mediante sus acciones y la
de la interiorización de la
imagen em- pobrecida que
los otros les atribuyen, lo que
provoca la eliminación o el
oculta- miento de los rasgos
diacríticos o diferen- ciadores
que forman parte de su
identidad cultural. Esto
explica el por qué en mu-
chos de los casos se deja de
hablar la len- gua materna, de
usar la vestimenta tradi-
cional, y se procura
mimetizarse, actuar acorde a
La Cultura / 121

reflexión sobre las mismas. Los identidad como estrategia.


procesos de etnicidad
La “nación en sí” la constituye una
reconstruida frente a las nue- vas
co- munidad de sujetos sociales que
situaciones sociohistóricas; el
compar- ten una serie de rasgos
proceso de reinvención de la
socioculturales co- munes como
tradición por el que costumbres,
lengua, costumbres, creen- cias,
aparentemente seculares, ad-
normas, valores, religión; es decir un
quieren una contemporaneidad
ethos compartido, además de
política; o cómo a los hechos
símbolos, formas de organización, se
contemporáneos se los carga,
asientan en un mismo espacio
estratégicamente, de
territorial y poseen un pa- trimonio
ancestralidad, son expresiones de
histórico común; rasgos que les
la función política de la identidad
permite adscribir, autoidentificarse,
y de cómo esta opera como
auto- reconocerce y ser reconocidos
estrategia consciente para
por otros en su especificidad. La
orientar la lu- cha social.
cuestión se vuelve compleja cuando
Un claro ejemplo de cómo la para algunos estos ele-
identidad se construye como
estrategia para la lucha política, es
el proceso que vienen llevando
adelante las nacionalidades indias
y los pueblos negros que han
avanzado desde una concepción
de “etnicidad en sí” y de
“etnicidad para sí”, al de “nación
en sí” y “nación para sí”, que ha
determinado su autoconstitución
como nacionalidades y pueblos
diferentes. Esta distinción entre
“nación en sí” y “nación para sí”,
es clave para comprender la
dimensión política que tiene la
120 / Patricio Guerrero
mentos equivalen
Arias a las y revitalizar en su proceso
características que se histórico.4
consideran cuando se habla Por ello que el concepto de
de un gru- po étnico. La etnia nacionali- dad debe mirárselo
en consecuencia sería una desde dimensiones políticas;
“nación en sí”, pues posee los surge como propuesta de los
elemen- tos objetivos de una propios actores que se
nación. autodefinen como
nacionalidades. La diferencia
La “nación para sí” es
entre etnia o “nación en sí” y
aquella que, ade- más de
nacionalidad o “etnia pa- ra sí”
poseer las condiciones
está en que las dos hacen
objetivas antes señaladas,
referencia a proyectos
expresa la decisión, la vo-
sociopolíticos diferentes. La etnia
luntad consciente, política e
plantea una propuesta que
ideológica de sus miembros,
reivindi- ca el derecho a recuperar
que los lleva a autorecono-
la identidad his- tórica y cultural
cerce como tales, lo que la
como base para la unidad de
convierte en una “comunidad
pueblos diversos. La nacionalidad
imaginada” (Anderson), o en
ad- quiere una diferencia política
una “comunidad de destino”
cualitativa- mente distinta, pues
(Boro- jov), que deja de
propugna un proyec- to de
pensar en sí misma y lu- cha
dimensión histórica que rebasa
por construir un proyecto
las
histórico para el conjunto de
la sociedad. Una “na- ción
para sí” expresa su
conciencia, su vo- luntad
política de autoreconocerce,
pero sobre todo de
autodeterminarse de acuer-
do a sus especificidades y al
acumulado social que da
razón a su existencia, la que
ha sabido construir, preservar
La Cultura / 123

reivindicaciones locales o demanda, y se planteen un proyecto


regionales, puesto que interpela histórico y civiliza- torio diferente.
al conjunto de la so- ciedad, sus
En cuanto al concepto de
estructuras, a los conceptos
“pueblo” con el que se autodefinen
mismos del Estado-nación, la
los negros, este debe ser analizado
democracia, la participación,
dentro de su significación política.
trasformándola no en una
Pueblo, parecería ser que se refie- re
demanda local sino en una
a una forma de autodefinición
cuestión nacional; pero además
cuestiona el mode- lo civilizatorio política que busca diferenciarse del
dominante, para plantearse la concepto de nacionalidad
propuesta de un nuevo orden de levantado por los indios. El
huma- nidad, de un nuevo orden
civilizatorio, sustentado en el
respeto a la diversidad, la
pluralidad y la diferencia.

Otra diferencia importante


tiene rela- ción con la voluntad
subjetiva, con la con- ciencia
ideológica y política de los actores
sociales que están llevando
adelante esta propuesta,5 lo que
tiene que ver con el ti- po de
sujeto que se construye. Dentro
de la lucha étnica se queda al nivel
de sujetos sociales, mientras que
el autoreconocerse como
nacionalidad y plantear un
proyec- to de Estado
plurinacional requiere de su- jetos
políticos e históricos que rebasen
el nivel de la necesidad y la
122 / Patricio Guerrero
concepto de pueblo,
Arias teniendo sino simples aproxima- ciones a
los mismos atributos y los conceptos de nacionalidad y
características del de nación o pueblo, que requieren,
nacionalidad, es reivindicado evidentemente, de una mayor
por los ne- gros como un profundización analítica. Es
concepto de diferenciación conveniente no olvidar que, como
étnica, cultural, pero sobre se trata de una cuestión cuya
todo político. importancia es polí- tica, resulta
imprescindible conocer cuáles son
Pueblo también se refiere a los argumentos que sustentan los
una forma de adscripción de ac- tores, en este caso indios y
un conjunto de sujetos que negros, para ca- racterizarse y
forman parte de una autodefinirse como nacio-
nacionalidad, pero que nalidades y pueblos con
conservan ciertos elementos identidades pro- pias y
de una identidad cultural y diferenciadas.
étnica diferencia- da, es el caso
de los otavalos que se dife-
rencian de los salasacas o de
los saraguros a pesar de
pertenecer todos ellos a la na-
cionalidad quichua de la sierra;
pero sien- do quichuas ocupan
espacios territoriales
diferentes, mantienen
tradiciones políti- cas
organizativas, prácticas
económicas sociales y
culturales que, teniendo una
raíz común, tienen
especificidades propias.

Finalmente debemos aclarar


que estas reflexiones no son
La Cultura / 123

Notas
1 Guerrero. 1993; 35 4 Ramón.1993: 7-12
2 Cit en Cuche: 113- 5 Ramón: Ibid.
114
3 Cuche: Ibid.
13
REFLEXIONES FINALES

Antes que hacer una revisión humanidad, parecería ser que el


de lo que se ha discutido a lo largo verdadero sentido del sentido de la
de este trabajo, lo que vamos a an- tropología es contribuir a la
señalar son algunas cuestio- nes construcción de nuevos sentidos de
que nos parecen fundamentales la existencia para la humanidad y la
en una estrategia conceptual de la vida. La antropología por tanto es la
cultura. ciencia del sentido.

Estamos viviendo el tiempo La antropología tiene condiciones


histórico de la antropología o el his- tóricas nuevas para superar la
tiempo antropoló- gico de la razón colo- nial que históricamente
historia. Como nunca antes la la atravesó, que la hizo instrumento
antropología encuentra en este útil al servicio del poder y la
momento histórico condiciones dominación. Hoy puede ser un
para poder superar la mirada instru- mento que contribuya a la
exótica, que la construyó como liberación del
ciencia del otro, de lo primitivo,
solo para el estudio de “tribus” de
indios y margina- les, o de las
sociedades no occidentales, para
mostrarse en plena
contemporanei- dad como
ciencia de la mismidad y de la
otredad, es decir: como ciencia de
la alte- ridad, la diversidad y la
diferencia.

Ante la profunda crisis de


sentido que atraviesa la
ser humano, lo que implica la antiguos objetos de estudio
necesidad de transformación constituidos hoy como sujetos
de sus referentes teóri- cos, po- líticos e históricos. Proceso
metodológicos y, sobre todo, que ha puesto en
de su praxis, sus metas y cuestionamiento y crisis las
éticas. formula- ciones teóricas,
metodológicas, éticas y políticas
La antropología encuentra, de las ciencias sociales en general
en la nueva situación histórica, y de la antropología en particular.
escenarios diferentes sobre los
que debe mostrar su Dado el carácter polisémico de
contempo- raneidad y su la cul- tura no podemos construir
especificidad como ciencia del un concepto
sentido. Hoy podemos decir
que, espe- cíficamente
antropológico, son los nuevos
escenarios marcados por la
globalización y la revolución de
los mass media que
construyen sentidos distintos
de la exis- tencia. La
antropología puede contribuir
a ayudarnos a entender la
diversidad de sen- tidos que las
sociedades construyen hoy
para poder ser y estar en el
cosmos, el mundo y la vida.

El cambio de mirada de la
antropolo- gía no se debe
únicamente al esfuerzo de los
antropólogos(as), sino a la
existencia de un proceso de
insurgencia de las diver-
sidades sociales, de sus
unívoco de ella, sino que se hace existencia de un pueblo que se
necesaria la construcción de una expresa en la memoria colectiva.
estrategia concep- tual de la
Hay que terminar con la visión del
cultura, pero desde la perspecti-
tra- bajo de rescate cultural por su
va de los propios actores
carga ideo- logizada y propugnar
constructores de cultura y desde
trabajar en la pers- pectiva de la
sus proyectos históricos.
revitalización de las culturas desde
Hay que superar las las dimensiones profundas de senti-
perspectivas cog- nitivas, do que estas construyen.
universalistas, funcionalistas,
folklóricas e instrumentales de la Hay que incorporar en el análisis
cultura para entenderla desde las de la cultura la consideración de la
nuevas dinámi- cas diversidad, la pluralidad, la alteridad
sociohistóricas, de ahí la y la diferencia. La cultura es un acto
necesidad de analizarla desde su supremo de alteridad que solo
perspectiva contrahe- gemónica, encuentra sentido con los otros y en
desde su historicidad, verla co- los otros.
mo una construcción dialéctica y
no olvi- dar la función política que
la cultura ha tenido y tiene a lo
largo de la historia.

La cultura ya no puede seguir


siendo mirada solo desde las
dimensiones de sus
manifestaciones, es necesario un
enfoque sistémico que la vea
desde el nivel de las
representaciones simbólicas que
son las que van construyendo el
acumulado so- cial de la
126La diversidad
/ Patricio Guerrero Arias muestra su y dife- rencias, en sociedades
enorme ri- queza, rompe con como las actuales profundamente
las visiones homogenei- zantes fracturadas en la alteri- dad.
y permite entender la
Debemos construirnos una
dialéctica de las culturas y las
visión di- ferente de la alteridad
sociedades como res- puesta a
que no se reduzca únicamente a
la dialéctica de la propia vida.
una alteridad antropocén- trica,
Es importante hacer una es decir, creer que “los otros”
lectura crítica sobre la solo son los humanos. Es
identidad, romper con las necesario una alteri- dad cósmica
visio- nes esencialistas y que vea que los “otros”, de los que
empezar a verla como un depende nuestra existencia, son
proceso en construcción todos los seres vivos, todo lo que
continua, su- jeto a una existe y que forma parte del
constante historicidad y al cosmos, la naturaleza y la
con- flicto. sociedad que hacen posible que
se teja la sagrada trama de la vida.
Es fundamental empezar a
discutir que el problema actual
no es tanto de identi- dad. El
problema fundamental que
en- frentan hoy las sociedades
es la cuestión de la alteridad,
nuestra incapacidad de po- der
encontrarnos, valorar, respetar
y tole- rar la “insoportable
diferencia del otro”. La
antropología puede contribuir
a devolver el sentido de
alteridad propio de la vida
social; aportar a un diálogo de
saberes que abra espacios de
encuentro, de conviven- cia
pacífica entre las diversidades
La Cultura / 127

Ante la falta de sentido que raciones teóricas,


actualmen- te enfrenta la metodológicas, pero so- bre
humanidad, la antropología todo, para su praxis. Hoy como
puede contribuir a la construcción nunca antes, tenemos la
de un nuevo sentido de la vida, a posibilidad de construir y
pensar en un nuevo modelo trabajar en una antropología
civilizatorio abierto a la di- compro- metida con la vida, que
versidad, a la alteridad y a la no se limite solo a estudiarla y
diferencia pa- ra que podamos conocerla, sino que aporte,
ser capaces de construir fundamentalmente, a su
sociedades interculturales,
transformación. Una
sustentadas en el respeto y
antropología que contribuya a
tolerancia de dicha diversidad y
la construcción de sociedades
diferencia.
intercultura- les, de una nueva
Ahora está claro que son los civilización, de una nue- va
diversos universos de la propia humanidad; que se sustente en
vida los escenarios que tiene la la fuer- za insurgente del amor,
antropología para sus elabo- los sueños, la ale- gría, la
esperanza y la ternura.
A MODO DE CIERRE

Ya hace muchas lunas, en los mágica luz del padre sol que empezó
principios de un tiempo que está a descomponerse en el horizonte en
más allá de la pala- bra y la bellísi- mas partículas de luz;
memoria, cuando la luz dibujando un her-
empezaba a bañar la tierra y el
agua a nutrirla de vi- da; los
dioses para evitar que los seres
hu- manos transiten los caminos
del mundo en la oscuridad;
decidieron que debían pintar
esta que sería su morada, con
los colores y la transparencia de
la luz.

Enviaron enseguida a miles de


pájaros cantores para que
recogieran en sus pe- queños
picos, las cristalinas gotas de
agua de los ríos, las lagunas y las
fuentes, para que les trajeran la
alegre risa de las casca- das y los
riachuelos y el poder y la profun-
didad transparente de mares y
océanos; les ordenaron que
subieran a lo más alto del cielo y
dejaran caer las gotas del néctar
de la vida para que fecunden el
vientre de la tierra. Al deslizarse el
agua por el infinito, se iba
abrazando en alegre danza con la
moso arco de colores que más her- mosa, que la unidad de
desde entonces, hizo más la diversidad.
luminoso el universo.

Así nació el arco iris;


conjunción de la diversidad,
del color y de la luz, diciéndo-
nos que esta es la muestra
más hermosa de la unidad de
lo diverso. Allí, en el arco iris,
están los diferentes colores de
la luz, todos hablándonos con
luminosidad y armonías
propias; distintos pero juntos,
unidos en la diferencia;
enseñándonos que allí, en la
unidad de la luz pueden
brillar colores di- ferentes,
pero sin que nadie busque
opacar el fulgor del otro, ni
tampoco por ello, de- jar de
ser lo que cada uno es; sino
por el contrario, hablándonos,
que de la unión de esa
luminosa diversidad depende
su propia existencia y esa
unidad armónica que da una
mágica claridad a la tierra. El
arco iris nos ayuda a entender
que aun siendo distintos, es
posible que sigamos brillando
con luz propia, que podemos
es- tar unidos a pesar de ser
diferentes, que no hay
luminosidad más profunda y
BIBLIOGRAFÍA

ABELLO, Ignacio KOONINGS, Kees. Et. Al


1998 “Visión histórica”. En: Cultura: 1996 Etnicidad como estrategia en América lati- na y
teorías y gestión. Ediciones Unariño. el Caribe. Abya-Yala. Quito.
Colombia. “Identidad y diferencia”. BEATLE, Jhon
1986 Otras Culturas. Objetivos, métodos y reali-
En: Cultura: teo- rías y gestión.
zaciones de la antropología social. Fondo de
Ediciones Unariño. Colom- bia
ADAMSON, Hoebel Cultura Económica. México.
1993 “La Naturaleza de la Cultura”. En: BENEDICT, Ruth
1967 El hombre y la cultura. Editorial Sudán.
Hom- bre, cultura y sociedad.
Buenos Aires.
SHAPIRO, Harry (Compilador).
Fondo de Cultura Econó- mica.
México.
ALMEDIDA, José
1992 “Esquema para una investigación
de la cultura en la sierra norte”.
En: Memoria Nº 2. Marka. Quito
1999 “Identidades en el Ecuador”. Un
balance antropológico. En: Antropología
cuadernos de investigación. N° 4.
PUCE. Quito.
AMODIO, Emanuele
1988 Cultura I. OREALAC / U.P.S. Quito.
1993 Formas de la alteridad. Abya-Yala.
Quito.
AUGE, Marc
1995 Hacia una antropología de los mundos
con- temporáneos. Editorial Gedisa.
España.
1997 La guerra de los sueños. Ejercicios de
Etno- ficción. Editorial Gedisa. España.
1998 Las formas del olvido. Editorial
Gedisa. Es- paña.
AZCONA, Jesús
1991 Para comprender la antropología.
Editorial Verbo Divino. España.
BARTHES, Roland
1994 Mitologías, Siglo XXI,
España. BAUD, Michiel. /
México.
1993 El desarrollo de la cultura. En:
CASTRO, Nils
Hombre, cultura y sociedad.
1980 Cultura Nacional y Cultura Socialista.
SHAPIRO, Harry (Compilador).
Edi- torial Universitaria. Quito.
Fondo de Cultura E.conó-
CERBINO, Mauro
mica. México
2000 Culturas Juveniles. Cuerpo, música,
BIAGINI, Hugo
sociabi- lidad, & género. Abya-Yala.
1989 “La identidad, un viejo
problema visto desde el Quito.
nuevo mundo”. En: Nueva
Socie- dad. N° 99. Editorial
Nueva Sociedad: Ve- nezuela.
BIFANI, Patricia
1989 “Lo propio y lo ajeno en relación
palpitan- te”. En: Nueva
Sociedad. N° 99. Editorial
Nueva Sociedad: Venezuela.
BOAS, Franz
1964 Cuestiones fundamentales de
antropología. Ediciones Solar
Hachette. Buenos Aires
BOCK, Philip
1985 Introducción a la moderna
antropología cultural. Fondo
de Cultura Económica.
México.
BOURDIEU, Pierre
1984 Sociología y cultura. Grijalbo.
México. BROWN, Ina Corinne
1983 Comprensión de otras culturas.
Editorial, Pax. México
CAMPOS MARTINEZ, Luis
1974 Nosotros somos utopía. Ediciones
Paulinas.
Bogotá.
1975 Códigos para una antropología de
la libera- ción. Ediciones
Paulinas. Bogotá.
1987 Lecturas del clamor humano.
Antropología sin programa.
Offset-Ecuador. Quito
1980 Utopía somos nosotros. Editorial
Don Bos- co. Quito.
CARDOSO DE OLIVEIRA, Roberto
1992 Etnicidad y estructura social.
Ediciones de la Casa Chata.
132 / Patricio Guerrero Arias

CERVONE, Emma. / RIVERA, Fredy Amo- rrortu Editores. Buenos Aires


1999 Ecuador racista: Imágenes e GARCÍA CANCLINI, Néstor
identidades. 1982 Nación y cultura. IADAP. Quito.
FLACSO. Quito. 1989 Culturas híbridas. Estrategias para entrar y
COLOMBRES, Adolfo salir de la modernidad. Grijalbo. México.
1991 La Hora del Bárbaro. Ediciones El Sol. GEERTZ, Clifford
Ar- gentina. 1990 La interpretación de las culturas. Gedisa
CUCHE, Denis Editorial. España.
1996 La noción de cultura en las ciencias sociales.
Ediciones nueva Visión.
Argentina.
CUETO, Juan
1982 Mitologías de la Modernidad, Salvat
Edito- res, España.
DITTMER, K.
1980 Etnología general. Fondo de Cultura
Eco- nómica. México.
ENDARA, Lourdes
1996 “La identidad”. En: Aportes. Notas
sobre cultura, identidad, tradición y
modernidad. Publicación de la
Asociación de estudian- tes de la
Escuela de Antropología Aplica- da.
U.P.S. Quito.
1999 “Ciudadanos vs. caníbales: La
construc- ción de la identidad
“mestiza”. En: Ecuador racista:
Imágenes e identidades. CERVO- NE,
Emma / Rivera, Fredy. (Editores).
FLACSO. Quito.
ELIOT, T.S.
1984 Notas para la definición de la cultura.
Edi- torial Bruguera. España.
EVANS-PRITCHARD, E. E.
1962 Ensayos de antropología social. Siglo
XXI. Madrid.
1973 Antropología social. Ediciones
Nueva Vi- sión. Buenos Aires
ESPINA, Ángel
1994 Manual de antropología cultural. Abya-
Ya- la. U. P. S. Quito.
FIRTH, Raimond
1971 Elementos de antropología social.
GODELIER, Maurice en la in- surrección de las
1990 Lo ideal y lo material. Taurus. diversidades”. En: La Re- belión del
España. GOODMAN, M. E. Arco Iris: Documentos y análisis.
1972 El individuo y la cultura. Editorial Fundación José Peralta. Quito.
Pax. HALLPIKE, C. R.
México. 1986 Fundamentos del pensamiento primitivo.
GRAMSCI, Antonio Fondo de Cultura Económica. México.
1984 Los intelectuales y la organización de HARRIS, Marvin
la cul- tura. Ediciones Nueva 1986 Caníbales y reyes. Salvat Editores.
Visión. Argentina. Madrid. HERSKOVITZ, Melville
GUALÁN, Manuel. / TENE, Carmen 1952 El Hombre y sus obras. Fondo de
1996 “Identidad, interculturalidad Cultura Económica. México.
y cultura”. En: Identidad: Saraguro
problemas de iden- tidad. Instituto
de civilización Andina IN- KA.
Cuenca.
GUAILLAS, Manuel
1996 “La Identidad y el origen de
los pueblos”. En: Identidad:
Saraguro problemas de iden- tidad.
Instituto de civilización Andina
IN- KA. Cuenca
GUERRERO, Patricio
1993 El saber del mundo de los cóndores:
Identi- dad e insurgencia de la
cultura andina. Ab- ya-Yala. Quito
1996 “Notas para la aproximación al
concepto de cultura”. En:
Aportes. Notas sobre cultu- ra,
identidad, tradición y modernidad.
Pu- blicación de la Asociación
de estudiantes de la Escuela de
antropología Aplicada.
U.P.S. Quito.
1997 “Notas sobre cultura e
identidad en la mo- dernidad”.
En: De la protesta a la propues- ta.
U. P. S. Quito.
1999 “La interculturalidad solo será
posible desde la insurgencia de
la ternura. Notas para la
aproximación a la Interculturali-
dad”. En: Reflexiones sobre
interculturali- dad. U.P.S. Quito.
2000 “La insurgencia de los símbolos
134 / Patricio Guerrero Arias La Cultura / 133

JÁCOME, Francine Cuenca.


1993 Diversidad Cultural y tensión LOTMAN, Juri
1979 Semiótica de la cultura. Editorial Cátedra.
regional. América Latina y el Caribe.
España.
INVESP. Edi- torial Nueva Sociedad.
LUQUE, Enrique
Venezuela.
JOFRE. Manuel 1985 Del conocimiento antropológico. Siglo XXI.
1995 Tentando vías: Semiótica, estudios cultura- Madrid.
les y teoría de la literatura. MAESTRE ALFONSO, Juan
Universidad Blas Cañas y 1983 Introducción a la antropología social. Akal
Universidad Andina Simón Bolívar. Editores. Madrid.
Quito.
KOTTAK, Philip
1994 Antropología. Una exploración de la
diver- sidad humana. Mcgraw-Hill
Editores. Es- paña.
KOONINGS, Kees. / SILVA, Patricio
1999 Construcciones étnicas y dinámica
sociocul- tural en América Latina. Abya-
Yala. Quito.
KLOOSTERMAN, Jeanette
1997 Identidad indígena. Entre romanticismo
y realidad. Abya-Yala. Quito.
KLUCKHOHN, Clyde
1983 Antropología. Fondo de Cultura
Económi- ca. México.
LARREA, Cristina
1997 La cultura de los olores. Una
aproximación a la antropología de los
sentidos. Biblioteca Abya-Yala N. 46.
Abya- Yala. Quito.
LEVI-STRAUSS, Claude
1968 Tristes Trópicos. Phan. Paris.
1968 Antropología estructural. Eudeba.
Buenos Aires.
1986 Antropología estructural. Mito, sociedad,
humanidades. Siglo XXI. México.
1986 Mirando a lo lejos. EMECE. Buenos
Aires. LINTON, Ralph
1982 Estudio del hombre. Fondo de
Cultura Económica. México.
LITLE, Paul
1992 Identidades sociales: Una guía básica.
En: Cántaro Nº 3 diciembre, FEPP,
Identi- dad: Saraguro problemas de
MAIR, Lucy
identidad. Ins- tituto de civilización
1975 Introducción a la antropología
Andina INKA. Cuenca.
social. Edi- torial Alianza.
MURDOCK, George Peter
Madrid. 1981 Nuestros contemporáneos primitivos.
MALGESINI, Graciela y JIMÉNEZ, Carlos
Fon- do de Cultura Económica.
1997 Guía de conceptos sobre
México.
migraciones, racis- mo e
1997 Cultura y sociedad. Fondo de Cultura Eco-
interculturalidad. La Cueva del
nómica. México.
Oso. Madrid.
NADEL, S.F.
MALINOWSKI, Bronislaw
1973 Los Argonautas del Pacífico 1985 Fundamentos de antropología social.
Occidental. Fon- do de Cultura Económica.
Editorial Península. Barcelona. México.
1982 El concepto de cultura. Amorrotu
Editores.
Argentina.
MALO, Claudio
1996 Arte y cultura popular. CIDAP.
Cuenca. MARAFIOTI, Roberto
1993 Los significantes del consumo.
Semiología, medios masivos y
publicidad. Editorial Bi- blos.
Argentina.
MARCUSE, Herbert
1972 Ensayos sobre política y cultura.
Ariel. Es- paña.
MATO, Daniel
1994 Teoría y política de la construcción
de iden- tidades y diferencias en
América Latina y el Caribe.
UNESCO. Editorial Nueva Socie-
dad. Venezuela.
MEAD, Margaret
1980 Cultura y compromiso. Gedisa.
Barcelona. 1981 Cartas de una
antropóloga. EMECE. Bue-
nos Aires.
1882 La antropología y el mundo
contemporá- neo. Editorial Siglo
Veinte. Buenos Aires.
1986 Antropología, la ciencia del
hombre. Edito- rial Siglo Veinte.
Buenos Aires.
MEDINA, Manuel
1996 “De retorno a nuestras fuentes”. En:
134 / Patricio Guerrero Arias

NANDA, Serena SHAPIRO, Harry


1994 Antropología Cultural: Adaptaciones 1993 Hombre cultura y sociedad. Fondo de
socio culturales. Instituto de Cul- tura Económica. México.
Antropología Apli- cada. Quito. SILVA. Erika
ORREGO, Claudio 1984 Nación, clase y cultura. FLACSO.
1987 De la cultura que tenemos, a la cultura
Quito. SUESS, Pablo
que queremos. FESO. Quito.
1995 Evangelizar desde el proyecto histórico
ORTEGA, Milton
1991 Cultura popular y comunicación. de los otros. Abya-Yala. Quito.
Editorial Quipus. Quito. 1996 La Nueva Evangelización: Desafíos históri-
PUJADAS, Juan José cos y pautas culturales. Abya-Yala.
1993 Etnicidad: Identidad cultural de los pue- Quito.
blos. Eudeba. España. TENTORI, Tulio
RAMÓN, Galo 1980 Antropología cultural. Editorial Herder.
1993 El regreso de los runas, Comunidec, Barcelona
Quito. RIBEIRO, Darcy. Et. Al. . TODOROV,
1989 Temas de antropología latinoamericana. Tzvetan
El Búho. Bogotá
1995 La vida en común. Ensayo de
RIVERA, Fredy
1996 “La identidad: breves ámbitos de antropología general. Taurus. España.
discu- sión”. En: Identidad y UNDA, Mario
1998 “Espacialidad y temporalidad de
ciudadanía. Enfo- ques teóricos.
PUCE. Quito. las iden- tidades locales”. En: Minga
RIVERSO, E. nacional por la ciudadanía. CIUDAD.
1974 Individuo, sociedad y cultura. Quito.
Editorial Verbo Divino. España. WINKLER, Eike; SCHWEIRKHARDT, Josef
RON, José 1982 El conocimiento del hombre. Expedición
1977 Sobre el concepto de cultura. IADAP. por la antropología. Planeta.
Quito. ROSALDO, Renato
Barcelona.
2000 Cultura y verdad. La reconstrucción
WILLIAMS, Raimond
del análisis social. Abya-Yala. Quito.
1982 Cultura: Sociología de la comunicación y
ROSSI, Ino; O´HIGGINS, Edward
del arte. Paidos. España.
1981 Teorías de la cultura y métodos
ZUBIRIA, Sergio
antropológi- cos. Editorial Anagrama.
1998 “Teorías contemporáneas de la
Barcelona.
cultura”. En: Cultura: teorías y
SÁNCHEZ, Silvio
1998 “Las nociones de cultura”. En: Cultura: gestión. Ediciones Unariño.
Colombia.
teo- rías y gestión. Ediciones
“Reiterada pregunta”. En: Cultura:
Unariño. Co- lombia.
teorías y gestión. Ediciones Unariño.
Colombia “Identidades
modernas y postmodernas en
Latinoamérica”. En: Cultura:
teorías y gestión. Ediciones
Unariño. Colombia