Está en la página 1de 2

En el año de 1913 nace la primera base para la formación del programa de agronomía, que es el instituto superior de

agricultura, este instituto fue el primero en Colombia y ofrecía programas superiores pero lastimosamente se cerró en
1914, luego se trató de rescatar estos programas por medio de cursos técnicos pero tampoco tuvieron resultados
satisfactorios por la falta de personas y por el descontento de la gente al ver que desapareció lo anteriormente ofertado.

Con el fin de innovar la agricultura, ya que estaba estancada, se crea tiempo después la Escuela de agronomía para
formar especialistas y técnicos en suelos, que luego ayudarían a mejorar la agricultura y ayudar a nuestros campesinos;
se contrataron profesores de Alemania y otros países para enseñar los distintos conocimientos de estas áreas, pero
lastimosamente la facultad cerró en 1953 y solo hubo dos promociones.

Uno de los personajes de mayor influencia en la historia de la agronomía fue Luis Santander Benavidez, ya que el
gestionó dineros para que la facultad de agronomía vuelva a la vida, no obstante este proceso fue bastante largo, debido
a inconvenientes con los dineros y la renuncia temporal del director.

En junio de 1961 sale un acuerdo en el cual se da a conocer como está organizado el instituto tecnológico agrícola (ITA),
estaba formado de la siguiente manera:

 La facultad técnica superior de agricultura, con una duración de 6 semestres


 La facultad de ciencias agrícolas, con una duración de 10 semestres y con tesis de grado

El ITA inicio con 120 estudiantes, estudiantes que estaban muy beneficiados de alguna manera porque ahora ya se
contaba con laboratorios de química, de botánica, de biología, de suelos, también tenían una biblioteca muy bien
dotada con los libros y documentos más actualizados, sus clases eran impartidas por una planta de docentes de
excelente calidad, en fin tenían todo lo necesario para recibir educación de calidad y así luego ayudar al agricultor
nariñense.

El 1969 el ITA se trasladó a Torobajo, y es ahí cuando se deja de llamar instituto tecnológico agrícola y pasa a ser la
Facultad de ciencias agrícolas, esto se hace con el fin de que con el pasar del tiempo se incorporen nuevos programas
como la ingeniería civil con sus respectivas facultades, cabe resaltar que como datos muy importantes que:

 Quien administró los programas de zootecnia e ingeniería civil fue la facultad de ciencias agrícolas.
 El programa de ingeniería agronómica fue el primer acreditado en el país

Gracias a la excelencia, trabajo duro, dedicación e investigación, la facultad de ciencias agrícolas llega a sus 50 años de
vida, formando a lo largo del tiempo profesionales con altos niveles de educación capacitados para trabajar en
diferentes áreas.

El programa de ingeniería agronómica forma profesionales capaces de resolver los problemas del agro, conocen los
problemas de producción, además se preparan muy bien gracias a las prácticas realizadas por los estudiantes de los
diferentes semestres y así poder laborar en cualquier campo ya sea nacional o internacional.

El programa de ingeniería agroforestal inicio en 1994, con el fin establecer medidas para el manejo sostenible de los
ecosistemas y recursos naturales, el programa de ingeniería ambiental recibió su primera promoción en el 2011; estos
dos programas se dieron gracias a la preocupación de resolver los problemas ambientales, que como sabemos cada vez
están más alarmantes.

Para todos los programas que integran la facultad de ciencias agrícolas se cuenta con los diferentes espacios físicos para
las practicas, dependiendo de las necesidades de cada uno se tiene fincas o granjas ubicadas el diferentes partes del
departamento, es de vital importancia que los estudiantes realicen sus prácticas de una manera adecuada para
profundizar sus conocimientos y plantear soluciones a los diferentes problemas.
En la facultad de ciencias agrícolas se formaron varios grupos de investigación los cuales han asumido diferentes retos
en la ciencia y el desarrollo agrícola, recibiendo numerosos premios y reconocimientos, los cuales han dejado muy en
alto a la universidad de Nariño, actualmente hay 5 grupos, 3 de estos están reconocidos por Colciencias.

Cabe recalcar que la facultad de ciencias agrícolas de la universidad de Nariño tiene una revista, surgió en el año 1968, y
fue la primer publicación científica, en esta se daban a conocer los resultados de las investigaciones de los profesionales
de ingeniería agronómica, agroforestal y ambiental, todo esto con el fin de dar a conocer los artículos a todas las
personas interesadas, porque de nada sirve que todas estas investigaciones se queden a puertas cerradas y no se den a
conocer.

Para finalizar tenemos que la facultad de ciencias agrícolas ha sido reconocida a nivel nacional e internacional por su
calidad académica, por sus aportes a la investigación, por sus seminarios y principalmente por los altos cargos ocupados
por sus egresados, con todo esto podemos decir sin temor a equivocarnos que la facultad de ciencias agrícolas es una de
las mejores de Colombia y del mundo.

Los inicios de la facultad de ciencias agrícolas no fue nada fácil, se tuvo que lidiar con bastantes problemas, problemas
económicos, problemas de personal docente, problemas de ubicación, problemas de presidencia, pero después de tanto
luchar se logró aún más de lo que se tenía planeado principalmente.

Los programas de ingeniería agroforestal como ingeniería ambiental después de ser implementados en la facultad gran
sido de gran aporte tanto en la región como en el país, gracias a la calidad de conocimientos que tienen los egresados
de esta facultad, siempre comprometidos con el desarrollo sostenible de las zonas en las que ellos trabajan, igualmente
con una amplia visión y espíritu de investigación para los nuevos y cambiantes retos que la sociedad actual requiere,
enfocados principalmente en la innovación de tácticas y métodos para dichos propósitos.

Gracias al gran avance de la facultad de ciencias agrícolas y la implementación de sus programas se logró en
consecuencia también la creación de nuevas facultades ampliando así su infraestructura y sus áreas de estudio.

Actualmente nuestra facultad cuenta con equipos, materiales y docentes con mucha preparación; para el aprendizaje de
nuevas generaciones que aporten con el desarrollo sostenible de la región, por tanto es nuestro deber como estudiantes
aprovechar al máximo y hacer buen uso de todo lo que se ha logrado durante varios años de trabajo.