Está en la página 1de 3

Érase una vez una isla donde habitaban todos los sentimientos: la Alegría, la Envidia, el

enojo, el conocimiento, el miedo, sabiduría, la riqueza, la vanidad, la tristeza, el tiempo,


incluyendo el Amor. Todos los sentimientos estaban allí. A pesar de los roces naturales de
la convivencia, la vida era sumamente tranquila. Pero un día, inesperadamente para todos
los habitantes de la isla, el Conocimiento convocó una reunión que junto a la Sabiduria,
dieron la noticia. Entonces, el Conocimiento dijo:
- “Tengo una mala noticia para darles... la isla se hunde..."
Todas las emociones que vivían en la isla dijeron:
- “¡No! ... ¿como puede ser? …¡Si nosotros vivimos aqui desde siempre!!!!”
El miedo presuroso, dijo ¿Qué será de nosotros???”
Despues de ello, la Previsión, el conocimiento, la Sabiduria se fueron en un avión hacia la
isla más cercana, donde detrás de ellos el miedo ya se había escondido en el motor, asi
dejaron la isla.
Todas las emociones, en efecto, se dedicaron a construir un bote, un barco, un
velero...Todas... Salvo el Amor. Porque el amor estaba tan encariñado con cada cosa de la
isla que dijo:
- “Dejar esta isla... después de todo lo que viví aquí... ¿Cómo podría yo dejar este arbolito,
Y mientras las emociones se dedicaban a fabricar el medio de irse, el Amor se subía a cada
árbol, olió cada rosa, se fué hasta la playa y se revolcó en la arena como solía hacer en otros
tiempos. Tocó cada piedra...y acarició cada rama... Pero encontró el aviso, la isla se hundía
y lo veía hundirse cada vez más...
Sin embargo, el Amor no podia pensar en construir nada, presuroza se dio cuenta que había
pasado el tiempo, horas… Comprendió que, si no dejaba la isla, el amor desaparecería para
siempre de la faz de la tierra...lo cual no lo creía posible, asi que busco a alguna emoción
que le ayudara, Buscando con los ojos en el mar, vio venir el barco de la Riqueza y le hizo
señas. Se acercó la Riqueza que pasaba en un lujoso yate y el Amor dijo:
- "Riqueza llévame contigo! … Yo sufrí tanto la desaparición de la isla que no tuve tiempo
de armarme un barco"
La Riqueza contestó:
- "No puedo, hay mucho oro y plata en mi barco, no tengo espacio para ti, lo siento" y siguió
camino, sin mirar atrás...
Le pidió ayuda a la Vanidad, a la que vió venir en un barco hermoso, lleno de adornos,
florecitas de todos los colores, que también venia pasando:
- "Vanidad" por favor ayúdame".
y la Vanidad le respondió:
- "Imposible Amor, es que tienes un aspecto!!!!...¡ Estás tan desagradable!!! tan sucio, no
se veria bien mi barco…”- y se fue.
Y cuando creyó que ya no había nada que hacer, que su final estaba muy próximo, vio
acercarse un barco muy pequeño, el último que quedaba por pasar, el de la Tristeza, y le
dijo: «Tristeza, hermana, tú que me conoces tanto, estoy segura de que tú no me
abandonarías aquí, eres tan sensible como yo… ¿Me llevas contigo?» Y la Tristeza le
contestó: «Yo te llevaría, te lo prometo, pero estoy taaaaaaaaan triste… que quiero estar
sola» -Y sin mediar más palabras, se alejó.
El Amor, se dio cuenta de que por haberse quedado apegado a esas cosas que tanto amaba,
él y la isla iban a hundirse en el mar hasta desaparecer para siempre. Entonces, se sentó en
el último pedacito que quedaba de su isla esperando el final… De pronto, el Amor escuchó
que alguien chistaba:«Chst-chst-chst…»
Era un desconocido viejito que le hacía señas desde un bote de remos. El Amor se
sorprendió y le dijo: «¿Es a mí?»
«Sí, sí, a ti» -dijo el viejito. «Ven conmigo, súbete a mi bote y rema conmigo, yo tengo sitio
para ti, yo te salvo.» El Amor le miró y empezó a darle explicaciones como lo había hecho
con el resto de emociones, pero el viejito, sin dejar que acabase la primera frase, le dijo:
«Te entiendo, sube al bote..»
El Amor subió al bote y juntos remaron hasta alejarse de la isla. No pasó mucho tiempo y el
último centímetro que quedaba de isla terminó de hundirse desapareciendo para siempre,
ante ello el Amor dijo: “Nunca existirá una isla como esta”, mientras que el viejecito asintio.
Cuando llegaron a la isla vecina, el Amor comprendió que seguía vivo, podía seguir
existiendo, el Amor no se había acabado. Giró sobre sus pies para agradecerle al viejito,
pero éste, silenciosamente, se había marchado tan misteriosamente como había aparecido.
El Amor, muy intrigado por todo lo que había pasado con el viejecito, fue en busca de la
Sabiduría para preguntarle: «¿Cómo pudo ser? Yo no lo conozco de nada y me salvó… Nadie
comprendió que quedara sin embarcación, pero él me entendió y me ayudó, él me salvó y
yo ni siquiera sé quien es…»
La Sabiduría lo miró atentamente a los ojos y le dijo: «Amigo, él es el único capaz de
conseguir que el Amor sobreviva cuando el Dolor que provoca una pérdida le hace creer
que es imposible seguir adelante. Es el único capaz de darle una nueva oportunidad al Amor
cuando parece extinguirse. El que te salvó, Amor, se llama Tiempo.»
Solamente el tiempo puede ayudar al Amor, a que supere una pérdida para dejar lo que ya
no está.