Está en la página 1de 12

Rock nacional Argentino: ’60 - ‘00

Rock: Del extranjerismo “rock and roll”. “Que designa un género musical de
ritmo muy marcado, nacido en los Estados Unidos en los años cincuenta, y el
baile que se ejecuta con esta música”.

Luego de esa definición académica que, a entender mío y de muchos otros, se


queda muy corta, teniendo en cuenta que como el mundo y la sociedad, la
música evoluciona, vamos a emprender una especie de viaje por la historia del
“Rocanrol” en Argentina, nuestro país.
Este mismo, inicia su camino en la segunda mitad de los ’50, algunos años
después de su nacimiento/origen más allá de nuestras fronteras, y aunque estos
comienzos sean de basta importancia para la cultura nacional, vamos a
establecer un punto de partida un tanto más interesante, en un baño, en el
baño de La perla de once.

“Naufragar…”

Madrugada del 2 de mayo de 1967, Pizzería “La perla de once”, Tango,


Tanguito, Ramsés VII (21) y Litto Nebbia (18) concretan lo que sería un himno
del rock, la juventud, y la rebeldía en el baño de este lugar.
Esta letra, habla de un joven triste que en un intento de escapar de esto
mismo, decide armar una balsa y naufragar.
Pero, vamos a pararnos un poco, para poder entender porque este caso
marca una ruptura, hay que tener en cuenta que el movimiento rockero hasta
este entonces estuvo casi exclusivamente influenciado por la cultura beat,
desarrollada en Inglaterra, con los máximos referentes siendo los Beatles,
musicalmente era muy alegre, ritmos rápidos y melodías pegadizas, con letras
simples, que invitaban a bailar, o a enamorarse.
Entrados los 60, Los Beatles sacan a la luz un álbum que cambiaría no solo a
ellos como banda, sino incluso a quienes se vieron influenciados por ellos en
este lado del charco, este álbum es “Revolver” una joya marcada por la
experimentación y la psicodelia.
Tampoco hay que dejar de lado a los EE.UU, país en el cual se estaba viviendo
una fuerte movida contracultural, con el denominado “Flower Power” el cual
contaba con exponentes como Frank Zappa and the mothers of invention, Jimi
Hendrix, The Doors, The Beach Boys con su álbum “Pet Sounds”, Janis Joplin y
Jefferson Airplane, siendo estos solo algunos ejemplos de los artistas
representantes del movimiento.
Ahora, volviendo a Argentina, y ya centrados en Tanguito y Nebbia con “La
Balsa” hay que llevar esto al contexto que se estaba viviendo.
Casi un año antes, 28 de junio de 1966, el general Juan Carlos Ongania
derroco a Arturo Illia, el entonces presidente del país, representante del
Radicalismo, dando lugar a uno de los tantos gobiernos de facto que hemos
tenido. Como en la mayoría de estas dictaduras, el ambiente era denso, la
censura y la represión eran moneda corriente, y los jóvenes artistas se vieron
claramente influenciados por la situación.
En este caldo de cultivo, era cuestión de tiempo que alguien refleje lo que se
veía, y en este caso, ellos (Nebbia y Tanguito), se veían en un mundo triste,
abandonado, y nos invitaban a “naufragar”, irnos lejos, sin destino alguno,
escapando de la tiranía y la depresión.
Aunque el rock comenzó varios años antes de la consumación de esta obra,
muchos (me incluyo) entienden este como el verdadero comienzo, el punto de
inflexión que marca ese antes y después en la forma de entender y escuchar
música, dejar de lado lo banal, para expresar lo sentimental, e ir más allá de la
comercialidad.

“Pidamos peras a Mandioca”

¿Podemos decir que fueron los primeros “indies”? Tal vez. Mandioca fue un
sello discográfico independiente fundado en 1968 por Jorge Álvarez y Pedro
Pujo, cuyo objetivo era terminar con el mercado que habían establecido las
grandes discográficas (CBS, RCA) y difundir esta “música joven” en Argentina.
En sus filas, se encontraban Tango, Almendra, Billy Bond y la pesada, Pappo’s
blues, Miguel Abuelo, Manal, Vox Dei y otros tantos.
Si bien el sello tuvo una vida bastante efímera, dejo varios sencillos y
álbumes que son fundamentales en la historia del rock nacional, entre ellos, un
compilado “Pidamos peras a Mandioca”, que es un muestrario de lo que estaba
por venir, psicodelia, folk, blues, rock pesado (hard rock).
Así, en 1970, “Mandioca, la madre los chicos” desaparecía del medio,
dejándonos estas peras, frutos que maduraron, y se reprodujeron, dando lugar
a lo que venía.

“Almendra no se divide, se multiplica”

Almendra vio la luz en 1967, de la mano de Luis Alberto Spinetta, Edelmiro


Molinari, Emilio del Guercio y Rodolfo García.
Moviéndose entre la psicodelia, el jazz, lo progresivo y el blues, esta banda
saca dos álbumes, Almendra I y Almendra II, en los cuales se encuentran
canciones que son ya clásicos, como “Ana no duerme”, “Muchacha (Ojos de
Papel)”, “Rutas Argentinas” o “Plegaria para un niño dormido”.
Si bien tenían un éxito considerable, las relaciones entre los miembros
comenzaron a tornarse ásperas, lo que termina con la separación de la banda en
el año 1970. De esta separación, cual división celular, nacen dos bandas que se
llevan cada una, un poquito de lo que fue Almendra.
Por un lado Spinetta, se fue a Francia, y en su vuelta grabo un disco solista
“Spinettalandia y sus amigos” y luego formaría “Pescado Rabioso”.
Molinari, formo “Color Humano” mezcla de Hard Rock, Blues, y Rock
Progresivo.
Rodolfo García y Emilio del Guercio formaron “Aquelarre” con raíces en el
Folk, el Rock Progresivo y el Blues.

“… Lo importante es adónde vas”

Manal, fue un power trio de Blues, Jazz, Acid Rock, Hard Rock, y demás géneros
los cuales fueron influidos por la cultura afroamericana.
Sus integrantes fueron Alejandro Medina, Claudio Gabis y Javier Medina,
ellos son los primeros en unirse al sello Mandioca.
Estuvieron activos desde 1968 hasta 1971, años entre los cuales publicaron
dos discos, “Manal” o “La bomba” y “El León”, entre sus canciones más
destacadas se encuentran “Jugo de tomate frio”, “No pibe” y “Todo el día me
pregunto”.
Luego de la disolución de la banda, Medina y Gabis formaron parte de La
pesada del Rock and Roll, mientras que Martínez se fue a vivir a Barcelona, país
del que volvería 9 años más tarde, en 1980.

“Sueña, corre y sueña”

Los gatos comenzaron su carrera en 1967, siendo sus integrantes Litto Nebbia,
Ciro Fogliatta, Kay Galifi, Oscar Moro y Alfredo Toth.
Durante su existencia publicaron 6 álbumes, teniendo en los últimos dos a
Pappo como guitarrista.
Ya para 1970 se desbandaron, viajando la mayoría de sus integrantes a España
e Inglaterra, para probar suerte, Oscar Moro más tarde formaría parte de Color
Humano, y luego de dos de las bandas esenciales del Rock nacional, La Máquina
de Hacer Pájaros, y Seru Giran.

“Rock hasta que se ponga el sol”

A pesar de la separación de las bandas anteriormente nombradas, el Rock en


Argentina estaba más vivo que nunca, no solo salieron más bandas de estas
disoluciones, si no que muchos más jóvenes estaban ingresando en este mundo,
y mientras fuera del país el Heavy Metal veía la luz, con bandas como
Pentagram, Black Sabbath o Blue Oyster Cult, el Hard rock y el Rock acústico
ganaban terreno dentro de este.
Bandas como Sui Generis, Vox Dei, Arco Iris, Pastoral, Orion’s Beethoven y
muchas más nacían en el comienzo de esta nueva década, 1970.
Llegado 1973, la dictadura en Argentina finalizaba, con el regreso de Juan
Domingo Perón a la presidencia (Héctor Campora es en realidad quien gana las
elecciones, pero luego renunciaría, y así Perón sería electo) marcando un
periodo nuevo de democracia.
Para 1975 el rock atravesó por un par de cambios, quedando el Rock
Progresivo como un género masivo, de hecho, desde inicios de los 70 hasta
finales de este, aparecieron muchas bandas de altísima calidad, Invisible (banda
de Spinetta), La Máquina de Hacer Pájaros (banda de Charly García luego de Sui
Generis), El reloj, Crucis, Espíritu, Tórax y otras más.
De igual forma, el género no era muy apreciado por la parte más
conservadora de la sociedad, y esto, empeoraría en muy poco tiempo.

“Los dinosaurios”

“Señora, las Fuerzas Armadas han decidido tomar el control político


del país y usted queda arrestada”

Con esa frase, el 24 de marzo de 1976 las fuerzas armadas iniciaron lo que sería
una de las peores etapas que vivió la sociedad argentina, el llamado “Proceso de
reorganización nacional”.
La “subversión”, “caos”, “vacío de poder”, “carencia de soluciones” y otros
excusas fueron los argumentos que usaron para validar todo lo sucedido a partir
de ese momento.
5 días después del golpe, Jorge Rafael Videla asumiría como el primer
presidente de este gobierno.
Esa misma noche, se realizaron cientos de secuestros y arrestos, que serían
solo el comienzo para todo lo que ocurrió luego, represión, censura, muertos y
desaparecidos.
Los jóvenes fueron “enemigos” de estos militares, ya que estos, “adictos” al
rock, eran potenciales subversivos, no obstante, muchísimos músicos no solo
pertenecientes al Rock tuvieron que exiliarse, volviendo algunos al país muchos
años más tarde.
Paradójicamente, nacieron algunas bandas con un peso muy importante para
la historia del rock nacional, como Serú Girán, banda en la cual Charly García,
David Lebon, Pedro Aznar y Oscar Moro criticaron duramente al gobierno de
facto con letras que transmitían todo el descontento vivido mediante metáforas
y alusiones tan sutiles como chocantes.
Mientras tanto, el mundo seguía su rumbo, y afuera nacían géneros de lo más
diversos, como el Glam Rock, el Funk, el Reggae, el Kraut Rock, New Wave,
Punk, Post Punk, Rock Gótico y otros tantos más, con artistas de lo más
variopintos, encontrándose entre ellos David Bowie, Lou Reed, Iggy Pop, T.Rex,
Bob Marley, bandas como Joy Division, Sex Pistols, The Clash, Kraftwerk,
Motorhead, Roxy Music, The Police, U2, The Cure, Pink Floyd y Queen
publicando sus mejores discos, un sinfín de nombres y estilos, que
lastimosamente más tarde, fueron censurados y eliminados de disqueras y
emisoras de radio nacionales, privando a la gente de escuchar lo que quisieran.
A pesar de todo, los músicos y sus seguidores, supieron resistir de alguna
forma toda esta debacle por lo que el género, contrario a lo que decían los
medios, no murió.

“Esos raros peinados nuevos”

Para el inicio de los 80 el descontento contra el gobierno militar era cada vez
más grande, y el 2 de abril de 1982, tomaron la decisión de entrar en guerra con
Inglaterra, para disputarse las Islas Malvinas, enviando tropas de soldados muy
jóvenes, inexpertos y mal equipados. Esto termino en un centenar de pérdidas
humanas, y acrecentando el odio a los militares, que en un intento de
mantenerse en el poder tomaron esta tonta decisión.
Ya en el comienzo de esta nueva década surgirían nuevas agrupaciones como
Virus, Suéter, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Riff, Cosméticos, V8, ZAS,
Los Twist, Soda Stereo, Los Violadores, Sumo, Los Abuelos de la Nada (formada
a fines de los 60, pero gozarían de éxito con su reformación en los 80), Los
Enanitos Verdes, y muchísimas más.
También algunos iniciarían carreras solistas de mucho éxito, como Charly
Garcia, y otros las continuarían, como en el caso de Luis Alberto Spinetta.
Finalizada la guerra de las Malvinas, los militares comprendieron de una vez
por todas que tenían que irse, y así, el 30 de octubre de 1983 llamarían a
elecciones, ganando Raúl Alfonsín.
“¡Esta sí que es Argentina!”

Una vez el país estuvo en democracia, comenzó lo que se podría llamar “La edad
dorada” del rock nacional quedando el Rock Progresivo prácticamente
desplazado, dando lugar a géneros nuevos, más frescos, como el New Wave o el
Punk.
Los más destacados de todo esto fueron Sumo, una banda casi inclasificable,
que mezclaron géneros de lo más diversos para crear un sonido propio, Soda
Stereo, haciendo New Wave y Post-Punk, Virus también pertenecientes a la
New Wave, y Los Violadores haciendo Punk.
A medida que se avanzaba en la década, el Rock Nacional comenzaba a tener
éxito fuera del país, expandiéndose por toda Latinoamérica, siendo muchas
bandas Argentinas principales influencias de bandas de afuera.
En 1984 Soda Stereo publica su primer álbum, titulado de la misma forma,
influenciados por The Police, The Cure, e incluso Men at Work, este álbum fue
un completo éxito, pero con su segundo y tercer disco, Nada Personal (1985) y
Signos (1987), ambos con una madurez musical increíble, sería que se
catapultarían definitivamente, iniciando una gira por toda Latinoamérica, dando
inicio a lo que se conoció como la “Soda-manía”.
Al año siguiente, 1985, Sumo publicaría “Divididos por la Felicidad”, su primer
álbum, llevando el “under” a las grandes masas, seguido por “Llegando los
monos” de 1986 y “After Chabon” de 1987.
Es muy probable que estas dos bandas sean las más influyentes dentro y fuera
de Argentina, ya que consagrarían una década, gracias a los genios que las
componían, simultáneamente nacerían bandas que viéndolos, querían
imitarlos, o al menos, formar parte de la nueva ola. Para 1986 el Rock Argentino
era puro éxito, y la mayoría de bandas hacían giras por toda Latinoamérica
expandiendo el germen de la democracia reciente.
El 22 de diciembre de 1987, fallece Luca Podrán, cantante de Sumo,
provocando muchísima conmoción en el ambiente, haciendo que el siguiente
año comience con una mezcla de sensaciones raras, era muy joven y un icono
de los seguidores del Rock. Luego de su fallecimiento, el resto de los Sumos,
darían en 1988 un concierto homenaje en Córdoba, para luego formar Divididos
(Ricardo Mollo y Diego Arnedo) y Las pelotas (German Daffunchio, “Superman”
Troglio y “Bocha” Sokol).
Ese mismo año, también fallecerían Miguel Abuelo y Federico Moura, cantante
de Los Abuelos de la Nada y Virus respectivamente, esta última todavía activa,
debido al pedido de Federico de que no se separen.
El fin de los 80 estaría marcado por el surgimiento de bandas más
experimentales, como Los 7 Delfines, Fun People, Los Brujos, Massacre y otras
más que se movían por un sonido más alternativo.
También comenzarían a tener éxito masivo Patricio Rey y sus Redonditos de
Ricota, que movían a un público más “barrial”, ya que en ellos encontrarían
refugio las clases obreras menos pudientes.

“El comienzo fue un Big Bang”

1990, el Rock Alternativo es un éxito masivo, bandas como The Smashing


Pumpkins, Nirvana, Pixies, Red Hot Chili Peppers, Radiohead, Soundgarden,
Suede, Oasis, Pearl Jam, Sonic Youth, R.E.M y otras serian seguidas por millones
de jóvenes que querían desprenderse del Rock más clásico para impregnarse de
aire nuevo.
Con todo esto, Gustavo Cerati, que ya había publicado 4 discos con su banda,
Soda Stereo, de fuerte impronta New Wave, decide dar un vuelco radical y
buscar otro sonido, basado en el nuevo Rock Alternativo y sus influencias del
Rock Nacional de los ’70. Así que se encierra en el estudio y luego de grabar
varios demos, llama a Zeta Bosio y a Charly Alberti para mostrarles esta
novedad, los cuales automáticamente decidieron entrar a ensayar para terminar
de darle forma a lo que sería uno de los mejores discos de la historia del Rock
Nacional, Canción Animal.
El 14 de diciembre de 1991 presentaron el disco de forma gratuita en la
Avenida 9 de Julio ante 250000 personas, dando lo que sería el concierto con
mayor concurrencia de la historia del país.
Con un sonido guitarrero y potente, y canciones que no fueron otra cosa que
hits (De Música Ligera, por ejemplo), Soda Stereo volvía a revolucionar el Rock,
cambiando completamente el panorama, dando lugar a que otras bandas que
estaban en el under salieran a la luz de las masas.
Bandas como Massacre, Juana la Loca, Babasonicos, Los Brujos, Vetamadre,
Todos Tus Muertos y otras más formarían parte de la banda sonora de los 90.
De esta forma y como un “Big Bang” cargado de guitarras ruidosas nacería el
“Nuevo Rock Argentino” o “Rock Sónico”.
En 1992 Soda Stereo volvería a reinventarse, con su álbum Dynamo, una joya
incomprendida en su momento que bebe completamente el sonido del
Shoegaze, este disco solo sería una excusa más para que las nuevas bandas
siguieran jugando con nuevos sonidos, experimentando y haciendo saber que el
Rock parecía no envejecer nunca.
También los 90 fueron la explosión del Punk, con bandas como Attaque 77, 2
Minutos y Flema, aparece el Rock Barrial, influenciados por Ratones Paranoicos,
Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, con bandas como Los Piojos, Jóvenes
Pordioseros o Viejas Locas.

“¡Gracias totales!”

En 1995 saldría “Sueño Stereo” el último disco de estudio (sin contar el


unplugged de mtv) de Soda Stereo, una suerte de mezcla de sus dos discos
anteriores y el Brit Pop que estaba de moda en ese momento en Inglaterra,
lugar donde grabaron el disco.
En 1997 hicieron su última gira, agotando las entradas donde sea que fueran, y
el 20 de septiembre, daban su último concierto en el estadio de River Plate.
Es así que con el fin de una de las bandas insignia en todo Latinoamérica
durante los 80 y 90, y el avance del Rock Barrial o Rolinga, finalizaba la mejor
época del Rock Nacional, la cual durante 15 años después de la Guerra de
Malvinas dio tanta creatividad, tanta riqueza musical.

Crisis

Casi como el país, que se encontraba atravesando una de sus peores crisis, con
una hiperinflación incontrolable, privatizaciones y demás, el Rock, parece haber
absorbido todo esto, entrando una de sus épocas menos interesantes.
Ya casi no hay bandas que tengan renombre más allá de nuestras fronteras,
los géneros que afloraban fuera del país, como el Post Grunge, Brit Pop o el Nü
Metal, parecían no representar nada para las nuevas bandas, y esa especie de
“Nacionalismo” tan defendida por los rolingas, terminaría afectando al Rock
Nacional que se estancaría en montones de bandas que olían a lo mismo.
Por suerte muchas bandas y solistas seguían vigentes, bandas como Divididos,
Massacre, Babasonicos, Las pelotas, Charly Garcia, Spinetta o Cerati, por dar
algunos ejemplos. De igual forma, no tenían la masividad que si tenía el Rock
Barrial.
Así nos trasladamos hasta el 2004, luego del fatídico Corralito del 2001, la
epitome de la crisis en el país, en este año, más específicamente el 30 de
diciembre ocurre una tragedia que terminaría de golpear el género, durante un
show de Callejeros, una de las bandas insignia del Rock Barrial, en el boliche
República Cromañón, se incendia el techo como consecuencia de una bengala,
dejando 194 jóvenes muertos, y una mancha intachable en lo que estaba
sucediendo tanto en la sociedad como en el Rock.
Desde finales de los 80, parecería que los gobiernos dejaron de prestarle
atención a la seguridad del pueblo, este abandono se vio reflejado en la pérdida
de valores y moralidad, la cual fue desatendida por los sucesivos gobiernos,
brindando mala educación, y precarización en otros servicios públicos.
Todo esto se vio reflejado en el Rock, el cual sufrió una parálisis, teniendo casi
ningún lugar para que las bandas se presenten y perdía popularidad frente a
otros ritmos populares como la Cumbia y el Reggaetón.

“Me veras volver”

Superada la tragedia de Cromañón, y con el apoyo de los festivales masivos que


se crearon, como el Pepsi Music o el Cosquin Rock, el género se revitalizaba de a
poco, y para 2007, con la “desaparición” del Rock Barrial, la publicación del
disco “El Mamut” de los Massacre, y también la vuelta de Soda Stereo, aunque
fuere por un par de conciertos, el rock volvía a resonar.
Con esto, montones de bandas que hasta ese momento no eran ni un poco
conocidas, empiezan a ser escuchadas, siendo el Indie y la música Alternativa los
“salvadores” del género, bandas compuestas por jóvenes con ganas de
revolucionar todo esto, dejar de lado lo malo, experimentar y compartir con el
mundo su arte.
El Mato a Un Policía Motorizado, Eruca Sativa, Suarez, Altocamet, Bandalos
Chinos, Sig Ragga, Usted Señálemelo, Los espíritus, Las Ligas Menores, Barbi
Recanati, Marilina Bertoldi, Son algunos de los nombres que vinieron a
rejuvenecer el sonido, que se estaba quedando casi obsoleto, estático.
De esta forma, habiendo recorrido 5 décadas, montones de subgéneros,
montones de artistas, habiendo pasado por 2 dictaduras y otros tantos
gobiernos, es que creo, tener que ponerle punto final a esta crónica/historia/lo
que fuere sobre el Rock Nacional, aunque, pensándolo un poco tendría que
dejarlo sin punto, podría terminarlo con una coma, en estado de stand by o
pausa, porque si hay algo que no se termina, es la música
“…Sólo en la muerte muere el instinto. Por lo tanto, si éste se
mantiene invariable, adjunto a la condición humana a la que
necesitamos modificar para re iluminarnos masivamente, quiere decir
que tal instinto es la vida (…) El Rock muere sólo para aquellos que
intentaron siempre reemplazar ese instinto por expresiones de lo
superficial (… )El rock, música dura, cambia y se modifica, en un
instinto de transformación…”

Luis Alberto “El Flaco” Spinetta.

“Y que de mi boca
solo salgan melodías
Y que a mi cuerpo
estas lo mantengan joven
No intenten callarme
No intenten apagarme
Solo harán que
Grite
Más fuerte
Fuego, aire, tierra, luz
Soy todo
Soy el reflejo de aquel
Que se quiera expresar
Sin principio
ni final
Sin un cuerpo
Soy vida”

Lucas Bertini.