Está en la página 1de 4

TAREA 1

Ensayo
Abigail Solís
Carrera de Psicología Organizacional – Noveno
Pontificia Universidad Católica del Ecuador Sede Ambato

Bellavista, Ambato
Tungurahua 106 y Esmeraldas
0998056510
abigailsolis95@hotmail.com
TAREA 2

La andragogía, alternativas de educación

En la edad adulta el proceso de aprendizaje se ve alterado por diversos factores de

carácter biológico, psicológico y hasta social, tales como: disminución de agudeza en

los sentidos, declinación en la velocidad de las respuestas del sistema nervioso central y

dificultad en la toma de decisiones, entre otros. Se debe entender que debido a estos

cambios naturales en la vida de los adultos, los individuos no poseen el ritmo necesario

para cumplir ciertas actividades. Es por eso que en el presente trabajo de investigación

conoceremos los efectos e importancia de la andragogía como una forma de educación.

Luego de la Segunda Guerra Mundial se abre debate y se inicia un discurso serio

sobre la necesidad del aprendizaje y desarrollo de los adultos. Según Aguilar (2011),

“Este término se hizo popular gracias a Malcom Knowles, cuando escribió su famoso

trabajo, la práctica moderna de la Educación a Adultos” (p. 15). Es entonces que se

define el término andragogía para distinguir entre la teoría del aprendizaje para adultos

y la teoría del aprendizaje para niños.

La Andragogía se conoce como la disciplina que se encarga de estudiar el

aspecto de la educación en las personas adultas, es decir, el proceso de cómo se

efectúa el aprendizaje en las personas mayores, su madurez y vejez. Según Torres,

Fermín, Arroyo y Piñero (2000), “La andragogía toma en cuenta la madurez psicológica

y la experiencia del aprendiente en una relación horizontal, donde ambos quien orienta

el proceso y a quien se dirige el aprendizaje están inmersos en ese proceso” (p. 26). Esta

relación ayuda a que las dos partes en igual proporción escojan, seleccionen y definan lo

que quieren aprender y cuándo desean hacerlo. De esta manera, el alumno o aprendiz

adulto presenta una independencia, facilidad de reflexión y un nivel de experiencias a

priori mayores que los que se dan en el proceso infante - juvenil.


TAREA 3

Entre los antecedentes sobre los que se enfoca la Andragogía se distinguen

esencialmente: el hecho de demostrar un concepto propio y auto dirigido del

aprendizaje, la influencia de la práctica previa para la ejecución de nuevos aprendizajes

y de manera inversiva, un énfasis en el aprendizaje practicado a realidades concretas del

día a día, así como establecido con un objetivo real y la disposición de un nivel de

motivación individual significativo y preciso. En palabras más sencillas, la andragogía

se convierte en una especia de guía o conducción, basado en un conjunto de técnicas de

enseñanza – aprendizaje, donde los individuos con deseo de aprender son de manera

específica los adultos. Esto es todo lo contrario a la pedagogía, que se define como la

enseñanza para los niños.

Este modelo de enseñanza tiene como objeto basar su proceso en las exigencias

del estudiante adulto, mismo que tiene la facultad de decidir lo que desea estudiar y para

qué lo quiere hacer, considerando también su requerimiento a la necesidad de aprender,

exigiendo así más de lo que el educador le enseña. Son estas particularidades las que le

dan autonomía al aprendizaje, considerando también la manera de la enseñanza, la

experiencia del aprendiz y la integración e interacción grupal que el adulto experimente,

permitiendo la aplicación inmediata de lo aprendido convirtiendo el proceso en más

didáctico y fácil.

En conclusión, la educación en personas adultas tiene el fin de ofrecer la

posibilidad de obtener, actualizar, complementar o extender conocimientos y ciertas

aptitudes para el desarrollo personal y profesional de la persona. En este tipo de

educación los estudiantes adultos son el punto fundamental del proceso andragógico,

quienes poseen la experiencia necesaria para gestionar su propio aprendizaje.


TAREA 4

Referencias

Torres, M., Fermín, Y., Arroyo, C., & Piñero, M. (2000). La horizontalidad y la

participación en la andragogía. Educere, 4(10), 25-34.

Aguilar Passano, M. D. P. (2011). Andragogía, educación durante toda la vida. Revista

uruguaya de cardiología, 26, 171-172.

Ignacio Ruiz Olabuenaga, Morales, P., & Marroquin, M. (1975). Paulo Freire:

concientización y andragogia. Paidós.

También podría gustarte