Está en la página 1de 12

Ayudar a los padres a ayudar a sus hijos

Giorgio Nardone

Introducción
- Parenting: papel que desempeñan los padres en el desarrollo de los hijos
- Fin del libro: ofrecer al lector un mapa del área de las relaciones padres/hijos extendido a todo el ciclo de la vida
de un individuo, que ponga en evidencia los obstáculos y los problemas más frecuentes que surgen en este camino
y las estrategias, tácticas y técnicas que han demostrado ser capaces de derribarlos, sortearlos o superarlos.
- Es importante diferenciar entre dificultad (que hay que superar) y trastorno (que hay que eliminar)
- Si se trata de un auténtico trastorno, como veremos más detalladamente, en el caso de los niños la intervención
elegida es la indirecta: los padres se convierten en los terapeutas haciendo que el hijo ejecute las prescripciones.
En el caso de adolescentes y jóvenes adultos, la intervención podrá ser indirecta o directa según la patología, pero
también en este caso estarán implicados los padres
- En el diagnóstico de los trastornos psíquicos y conductuales hay muchas posturas así: la psiquiatría biológica o
biologicista atribuye la causa del trastorno a características básicamente biofisiológicas; el psicodiagnóstico
recurre a test psicológicos, el psicodinámico orienta al desvelamiento de traumas infantiles. Todas estas hipótesis
tienen en común la búsqueda de las causas del trastorno y la formulación de un cuadro clínico lo más preciso
posible. Sin embargo, Los trastornos psicológicos no funcionan como los físicos, su causalidad no es lineal, con
una causa evidente que produce el consiguiente trastorno, sino que es circular, de modo que causa y efecto se
alimentan mutuamente, lo que es sano por exceso se transforma en enfermo, y viceversa. Por ello el autor opta
por una perspectiva siguiendo la epistemología constructivista basada en la experimentación empírica de lo que
funciona frente a lo que no funciona: un conocimiento operativo que se distingue del conocimiento descriptivo Commented [p1]: Conocimiento operativo. Es un tipo de
- La dificultad es un malestar o una problemática que produce sufrimiento y dificulta la realización de las conocimiento que se define a través de la interacción con la
potencialidades del individuo y la consecución de los objetivos que este se fija o que le han fijado. El trastorno realidad. En el contexto del diagnóstico psicológico significa
surge cuando el malestar se torna invalidante, que solo puedo conocer a través de los resultados de las
intervenciones realizadas, esto es, «se conoce cambiando».
PRIMERA PARTE Conocimiento descriptivo. Es un tipo de conocimiento que
presupone una observación neutral de la realidad y que en
Problemas/soluciones en la edad del desarrollo (o-14años) el contexto del diagnóstico psicológico está dirigido a la
En este espacio de tiempo el papel de los padres a través de la comunicación, la relación, las pautas de conducta y el categorización y clasificación de los fenómenos psíquicos.
modelo de familia influye tanto en el problema como en la solución de posibles dificultades o trastornos. No se les
atribuirá la culpa sino, se les asignará la responsabilidad como artífices de la creación y de la solución de los Commented [p2]: Navaja de Ockham “todo lo que puede
hacerse con poco, inútilmente se hace con mucho”
problemas.

1. EL HIJO EN CAMINO

Cuando solo uno de los dos desea un hijo


Se da una asincronía lo cual provoca discusiones, petición de explicaciones o trampas; no obstante, quien desea debe
tener presente la metáfora del juego de la soga: cuanto más tire de la cuerda uno de los contendientes, más tirará el
otro en dirección contraria. Por ello lo ideal es que convenza a otro evocando sensaciones.

Carrera profesional o familia


Ante este dilema se puede poner en práctica:
- Evitación directa con los hijos de las amigas (riesgo de encariñarse)
- Actitud de burla constante y molesta de las personas que cambian pañales y pasan noches de insomnio
- Mayor compromiso en el trabajo
Lo ideal es que vaya avanzando paso a paso, centrando la atención en el primer obstáculo al que tendrá que
enfrentarse (…) Se puede hacer uso de la técnica del fraccionamiento del gran objetivo en pequeños pasos de este
modo se modifica el punto de vista del sujeto haciendo que descubra cómo puede organizarse para conciliar ambos
aspectos.

Cuando el deseo de maternidad se convierte en una obsesión


se presenta cuando el deseo de maternidad choca con los intentos fallidos de concepción; se puede poner en práctica:
- el uso del compañero como «máquina para hacer hijos», provocándole muchas veces una crisis sexual y llegando
a comprometer la relación de pareja.
- relaciones sexuales devaluadas, lo importante es adoptar posturas que, según se dice, favorecen la procreación.
- el cálculo de los días fértiles y la realización de continuas ecografías para comprobar la ovulación.
- hablar constantemente de hijos, mirar los cochecitos y la barriga de las otras mujeres con envidia
Es importante hacer que la pareja frustrada entienda que, cuanto más se esfuerce voluntariamente en esta dirección,
más se alejará del resultado, ya que se priva a la sexualidad de su componente fundamental, el erotismo, elemento
que es realmente fertilizante. Hay que convencer a la pareja de que evite hacer cualquier cosa que vaya en contra de
la naturalidad de los hechos.

Embarazo inesperado o no deseado


si aparecen formas inflexibles de rechazo, será imprescindible una psicoterapia, ya que nos encontramos ante un
auténtico trastorno.

Maternidad y familias de origen de los futuros padres


Se debe buscar que la madre controle sus impulsos de ayudar a la hija embarazada, permitiéndole desarrollar sus
capacidades; si no lo hace así la futura madre es la que deberá poner los límites. Cuando es la hija quien delega las
funciones a la abuela, el padre debe incitarle a que cumpla sus responsabilidades

El embarazo, aspectos psicofísicos


El embarazo es un tiempo de incertidumbre, usualmente en las madres se da una pérdida de control sobre el propio
cuerpo y sobre el estado físico, sobre las sensaciones y emociones, es muy importante que tanto el progenitor de
origen como el ginecólogo preparen a la mujer y la tranquilicen. la mejor manera de abordar este período es no
oponerse a los trastornos que inevitablemente se presentarán. Será bueno que hable de ello con la madre o con el
compañero, compartiendo así la experiencia.

Miedos, ansiedad Generalizada y fobias


Usualmente son tres tipos: respecto al niño, respecto al parto, respecto a sí mismas. Ante tales miedos son
conscientes de que necesitan saber y comprender lo que sucederá y cómo proteger al niño. Cuando esta actividad
invalida las funciones ordinarias del individuo, puede decirse que estamos ante una auténtica patología. Cuando el
embarazo es el único tema de conversación de la pareja, al menos uno de los dos miembros debe rechazar esta falta
de flexibilidad e introducir otros temas de debate.
En el ejemplo se le pide a la paciente pensar cada mañana en todas las maneras de crearse voluntariamente
problemas a sí misma y a su hijo y tomar nota de todas estas posibles estrategias catastróficas (técnica de cómo
empeorar). Además, todos los días tiene que dedicar una hora a la compra de un regalo para su hijo, un juego, un
vestido u otra cosa, o bien dedicarse a preparar la habitación del bebé.

Trastorno obsesivo compulsivo


intenta protegerse a sí misma y al bebé que espera exagerando el control de los posibles riesgos y tomando todas las
precauciones posibles, hasta desarrollar un auténtico trastorno obsesivo-compulsivo.
En el ejemplo se usa el protocolo de los ataques de pánico se le pide que cada día dedique un rato a la búsqueda
voluntaria de sus peores fantasías ya que si se evocan y exasperan voluntariamente los propios miedos estos, en vez
de aumentar, se reducen hasta desaparecer, asimismo debe atender cada día un poco menos a la exigencia de su
obsesión por pequeñas cosas, y que vaya aumentando día a día ese descuido hasta comprobar que su temor, en vez
de aumentar, se reduce.

Hechos traumáticos durante el embarazo


Se dan varias reacciones posibles, que van desde una natural reacción depresiva a la pérdida, hasta la estructuración
de un trastorno postraumático e incluso complicaciones importantes en la relación de pareja.
En el ejemplo se le pide que escriba la novela del trauma anterior en un cuaderno de forma detallada

2. PRIMERA INFANCIA (0-3 AÑOS)

El miedo de las madres a no tener leche


Es común que durante o después del parto exista el temor a no tener leche, llegando a ser una obsesión. Se sabe que
los miedos y la obsesión bloquean un proceso natural y espontáneo como es el amamantamiento; cuando exista este
riesgo se trabaja preventivamente desde el último mes de embarazo con la técnica de la “peor fantasía”: todos los
días debe de pensar en lo que más le asusta; asimismo deberá suprimir todas las estrategias usadas para producir
leche.

Destete y educación alimentaria


Por lo general el destete se da a partir de los 6 meses pasándose progresivamente de las papillas a los alimentos
sólidos, en esta fase el niño descubre sus gustos y el progenitor establece las normas para una educación alimentaria
correcta y condiciona así la relación del niño con la comida durante los próximos años, asimismo se da que muchas
veces lo que no le gusta al niño en un primer momento le resulta agradable más tarde.
En este periodo, Las reglas normales que un progenitor trata de establecer en la mesa y que el niño puede poner en
tela de juicio con sus rabietas son por lo general:
- Aprender a comer sin que se lo den en la boca
- Comer todo lo que hay en el plato
- No jugar a la comida
- comer todos los alimentos propuestos por el progenitor, incluso los menos apetecibles pero que son importantes
para diferenciar la alimentación;
- No levantarse de la mesa hasta que la comida haya terminado.

Por lo general los padres intentan ciertas soluciones como


a. Forzar y presionar: insistir en el intento de hacer comer, esto se transforma gradualmente en imposición,
crea malestar en el niño y le impide experimentar la sensación de placer que normalmente debería
acompañar la experiencia de comida. Si falta la sensación de placer durante la alimentación, surgen
dificultades para autorregularse en la cantidad y calidad de la comida,
b. Atraer prometer: el niño aprende rápidamente que vale la pena protestar un poco o un mucho para llegar
a una negociación; el placer de comer es sustituido por el placer de obtener un beneficio.
c. Comparar: la comida se convierte de nuevo en arma de chantaje, pero esta vez en manos del adulto, y el
sentimiento de culpabilidad que se quiere suscitar se opone claramente al placer de comer.
Lo que se debe de hacer en primer lugar es interrumpir las soluciones intentadas asimismo evitar hablar del problema
(conjura del silencio). La interrupción resulta útil porque además interviene en el llamado beneficio secundario de la
«conducta problemática», el segundo paso es la negación “prohibir para obtener”: poner raciones mínimas en el
plato, saborear manjares deliciosos dando muestras de placer, declarar que algunos alimentos son «solo para los
mayores» impidiendo probarlos, prohibir sentarse a la mesa y comer o no poner plato para el que «no tiene hambre»
(tratamiento que hay que reservar exclusivamente a los niños que empiezan a protestar antes de sentarse a la mesa).
Cometer errores voluntarios de forma sistemática en la actividad que se está desarrollando. Hacer que al niño se le
haga la boca agua atacando su punto débil, servir comida caliente.

Obesidad
ofrecer alimentos al niño exclusivamente en las tres comidas principales es decisiva para excluir la ingesta de «comida
basura»

Sueño
- En los cinco primeros meses de vida, si el niño llora de noche no siempre tiene hambre, por tanto, no hay
que ponerle al pecho ni hay que darle el biberón antes de dos horas y media o tres.
- A partir de los cinco meses el niño debe dormirse solo en su camita
- Desde los seis o siete meses tras el destete el niño ha de ser capaz de dormir toda la noche,
- Si es la hora de dormir y se ha excluido la posibilidad de trastornos físicos, pero el niño llora, hay que
«resistir»: cada tres minutos uno de los padres va a la habitación a calmarlo diciéndole de una forma serena,
suave y tranquilizadora una frase estándar del tipo: «mamá te quiere mucho y te está enseñando a dormir
bien, sé que estás enfadado, pero luego te sentirás mejor. El chupete, la nana y el osito están aquí contigo
y te hacen compañía». Si el niño regresa a los tres minutos. Los días siguientes se alargan los tiempos
manteniendo los mismos intervalos durante dos días consecutivos
- Es necesario no ceder y no dejarse «conmover» por las demandas del niño:
- El protocolo debe seguirse al menos doce días y por parte de ambos progenitores.

Rabietas
Se puede usar la técnica de “él muñeco que llora y ríe” lo cual resulta adecuado en niños de 2 y 4 años con llanto
prolongado inconsolable. Primero se empezará con una “conjura del silencio” y se observará mas no intervendrá;
posteriormente se leerá un cuento:
- el protagonista es un/una niño/a de la edad del hijo
- tiene un nombre diferente al del hijo/a
- tiene un problema que lo hace sentirse triste (el «lloriqueo», o el término que los padres consideren más
adecuado a la actitud manifestada por el/la hijo/a
- al niño se le aparece en sueños una pequeña hada o un mago que, tras haber escuchado su problema, le
indica cómo resolverlo;
- hay que contar el cuento al niño utilizando términos de fácil comprensión.
En el ejemplo 2 primero se pregunta por las soluciones planteadas, se explica que los niños tienen una percepción
superficial de poder, saben quien manda en casa, sin embargo, a ellos no les gusta mandar
Se plantea crear una sinergia de modo que su voluntad y la de sus padres coincidan; se empezará manifestando que Commented [p3]: Séneca decía que para un marinero
se ha cometido una equivocación; con Emanuelle se actuará observando sin interactuar, en cambio con Marco se le que no sabe a qué puerto acercarse cualquier viento es
dará órdenes de que haga las pataletas dándole tiempos para ello, en caso de no colaborar tratarlo como si fuese un contrario: en cambio, si conoce su destino, incluso el viento
niño más pequeño contrario le es favorable.

3. El peligro del mundo exterior (3 - 6años)


Esta edad se caracteriza por los primeros pasos del niño a la socialización, explora el mundo descubre sus capacidades
motrices y adquiere un lenguaje estructurado

Rabietas, control de los impulsos y dificultades para respetar las reglas


Se suele dar que: El niño no quiere respetar las reglas y se rebela en el espacio y en el tiempo o; el niño es el centro y
no soporta que la atención no esté siempre focalizada en él.

el niño aprende que las pataletas y los desafíos hacen que el progenitor sea más dulce y condescendiente.
Para que la intervención sea determinante se debe frustrar suavemente el comportamiento sintomático
del niño diciéndole: «Cuando hayas acabado con la pataleta jugaremos juntos»; también debe evitarse el
contacto físico. Esta actitud también es útil cuando se pretende enseñar al niño a respetar los tiempos de
las rutinas diarias: «Hasta que no acabes de comer la papilla no puedes jugar». Cuando esto ocurre en
presencia de otros niños el estímulo de la rivalidad puede ser de gran ayuda. «Sigue, sigue con tus rabietas,
así vemos lo buenos que son…» y se cita el nombre de los amiguitos o de los hermanos. Técnica del púlpito

Ansiedad de separación.
Es la negativa obstinada por parte del niño a separarse de los padres, aunque sea por poco tiempo. Para
ello el padre le pedirá al niño que manifieste todos sus miedos respecto a la separación de sus padres
durante un período preestablecido, al mismo tiempo se pondrán en práctica, de forma lúdica, un
programa de distanciamiento progresivo del niño: Es muy importante que el progenitor reaparezca
diciéndole al niño: «Yo he estado muy tranquilo, ¿y tú cómo has estado?». – yo también-; se le debe dejar
juegos o tareas en las que puedan concentrarse y distraerse así de la ausencia del adulto.
En el ejemplo además hace uso de una maniobra de rivalidad: «No hace falta que te esfuerces, total
nosotros tenemos que pensar en los otros niños de la clase, que gracias a tu comportamiento nos parecen
tan buenos»; «dé el beso y pronuncie la frase tranquilizadora en medio de los compañeros y en voz un
poco más alta, de modo que todo el mundo pueda oírlo».

Dificultades en el lenguaje: incapacidad de pronunciar, repetición de palabras, mutismo selectivo


Es la negativa o incapacidad de comunicarse verbalmente. el problema del niño se transforma en un
instrumento de poder hacia los padres, o simplemente en una forma de obtener más atenciones y mimos;
en el primer caso se debe fingir que no se entiende. Si el niño recita frases o sonidos solo de vez en cuando,
no hay que preocuparse: forma parte de su juego simbólico e imaginario. También llamar al niño varias
veces al día para pedirle que recite de corrido su ritual durante un minuto delante de los padres. Ante una
situación rígida de mutismo evitar hablar directamente al niño y no responder a sus peticiones a través
de otros canales de comunicación, como gestos, guiños y comunicación no verbal, fingiendo que no
pueden entender lo que les pide. Técnica del sabio que se finge tonto

4. El riesgo de la presentación y la valoración (6-11)


EL niño pasa a un contexto en el que ya no solo se le valora por lo que es, sino por su rendimiento,
atravesará por diversas dificultades normales que pueden transformarse en problema si se afrontan
inadecuadamente. Por lo general el adulto reacciona remitiéndose a sus capacidades personales,
olvidándose de cuando era un niño, por ende, suelen, minimizar, racionalizan y etiquetan

Etiquetados patológicos y profecías que se auto cumplen


El trato de los padres influye muchísimo en los niños, su pensamiento sobre ellos, cómo los ven y lo que Commented [p4]: Profecía autocumplida: las expectativas
esperan. del padre se concretan lentamente en los comportamientos
Los problemas surgen cuando se crea una expectativa negativa sobre el niño, debido a una dificultad que construyendo una realidad que antes era solo imaginada
al prolongarse estructura una creencia patógena, de modo que se espera solo comportamientos
problemáticos. Cuando se da el Etiquetado patológico los que están alrededor modifican su trato
gradualmente de acuerdo a la expectativa definida por la etiqueta

Etiquetas patologizantes
Niños imposibles, insoportables, hiperactivos; presentan una mezcla de comportamientos perturbadores
y rebeldes; los padres suelen bloquear dichos comportamientos, intentan hacer entrar en razón y/o
buscan explicaciones (especialistas), siendo catalogados como: trastorno negativista desafiante, TDAH,
variantes de retraso mental, cualquiera de estos diagnósticos no ofrece ninguna garantía de solución, y
cuando la intervención no es eficaz se tienen efectos patógenos.
También suele darse el efecto Pigmalión, ante las primeras dificultades se etiqueta al niño de “burrito”,
los padres tratan de remediarlo prestando mas atención, se convierten en profesores particulares,
realizan investigaciones intentando descubrir la causa; esta expectativa negativa, hace que el niño se
sienta examinado, se siente diferente a sus compañeros, se vuelve inseguro
Por otra parte, cuando los padres sufren del efecto Casandra (catastrofismo) ven al niño indefenso ante
un mundo apocalíptico, por tanto, la necesidad de protegerle, dando recomendaciones ansiosas y
preventivas, impedir a los hijos practicar… Esto lejos de construir un cordón preventivo provoca una
inseguridad existencial desembocando a menudo en trastornos fóbicos grabes y trastornos de
personalidad

Instrucciones de desmontaje:
- Dirigirse a un especialista, actuando con las debidas precauciones (patologizar).
- Se debe planificar la intervención siguiendo una perspectiva constructivista que tenga en cuenta el
contexto familiar; mediante una terapia indirecta (elimina la delegación de un tercero y la
patologización del niño)
- El terapeuta sigue dos objetivos: desestructurar la realidad patológica construida sobre la base de
expectativas, y la construcción de un nuevo equilibrio familiar basado en premisas no patógenas.
 Identificar las soluciones intentadas / Bloquearlas
 Conjura del silencio
 Modificar el intervencionismo continuo en el hijo y la delegación externa, observar sin intervenir
 Ayudar a los padres a resolver las dificultades del hijo que han dado lugar a la construcción del
caso
 Se sugiere experimentar nuevas modalidades interactivas. Sentar nuevas bases para el futuro
“experimento como si”

Educación para el estudio y dificultades escolares


Ante las dificultades escolares se propone 6 reglas
- Pasar a la acción: implicar directamente al niño “es hora de…coge la agenda”
- Alternar ayuda y autonomía: “ahora lees tu solo yo escucho luego lo corregimos”
- Dudar en vez de animar: promover de manera suave el desarrollo de las capacidades autónomas de
resolución de los problemas
- Conceder la posibilidad de error
- Gratificar, pero sin exagerar: “esto lo has hecho muy bien”
- Enseñar haciendo descubrir

Ante dificultades más estructuradas se procurará:


- Evitar que los padres dramaticen el caso
- Identificar soluciones
- Prohibir hablar de los problemas del hijo especialmente en su presencia

Trastornos específicos de aprendizaje


Estos trastornos son dificultades del aprendizaje causadas por otros problemas

Dificultad de control de impulsos


aunque un trastorno tenga una base genética, puede solucionarse con un tratamiento que, modificando
la percepción de los estímulos y las reacciones del niño, produzca con el tiempo también cambios
biológicos, gracias a la gran plasticidad del sistema nervioso central y periférico.
en el caso de hiperactividad y déficit de atención, así como en el caso de niños opositores (ambos
fenómenos a menudo van asociados), lo que alimenta fundamentalmente la persistencia del problema es
la incapacidad de los padres de hacer que sus hijos respeten reglas, tiempos y formas.

Intervención: Ayudar a construir una jerarquía familiar sana (presentar el escenario catastrófico); imponer
una regla fundamental no se empieza una actividad nueva sin haber terminado la anterior

Opositividad (Rebelión y negativa voluntaria a respetar las reglas)


Usualmente asociado a la hiperactividad, sin embargo, este caso también se encuentra asociado a la
dinámica familiar. Cuando uno de los conyugues logra restablecer la autoridad el otro debe ser su aliado.
- Se debe negar activamente la presencia del niño hasta que los padres lo llamen.
- En un principio se puede llegar a forzarlo.
- Se debe reestablecer la jerarquía familiar
- En caso de separación o pérdida se puede recurrir a la afectividad negada y crear preocupación

Fobias
El enfoque sigue las mismas modalidades que la intervención en los trastornos fóbicos en un adulto.
- 1 el niño debe comunicar a los padres sus miedos todos los días exasperando las fantasías, los
padres deben escuchar sin intervenir; esto canaliza el miedo dándose un efecto paradójico.
- 2 exponer de manera progresiva al niño a la situación amenazante, deberá conseguir que el niño
exprese verbalmente lo que tema que suceda y sus peores sensaciones (efecto paradójico,
desplazamiento de la atención hacia el padre)

Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)


- Se debe establecer la conjura del silencio (comentarlo alimenta el trastorno)
- Invitar al niño a realizar el rito voluntariamente y delante de él durante un minuto (contra ritual
terapéutico, el padre tiene el control
En una variante el niño pide seguridad constantemente o formula las mismas preguntas, responder
¿Tú que crees? (Si tú lo dices así será)

Tartamudeo
Es importante adecuar siempre la intervención a cada caso, con frecuencia esta relacionado con un
trastorno de ansiedad, o nerviosismo; basta con enseñar al sujeto a hablar mas despacio o a hablar con el
diafragma, en otros casos se le enseña ha hablar usando los ritmos musicales y modulación, control y tono
del ritmo (al concentrarse deja de luchar contra el hecho temido), por último, debe realizar el síntoma,
forzarlo (efecto paradójico)

Enuresis
- Pipi stop (más efectivo)
- 1 controlar de forma sistemática por una semana el momento en que se produce
- 2 poner el despertador quince minutos antes de la franja horaria de riesgo y llevar al niño al baño
- Frustración del síntoma (ignorar el problema)

5. Tema transversal: cuando la separación se convierte en un problema

Las manifestaciones de malestar emocional no deben confundirse con trastornos auténticos, porque
representan una primera reacción al cambio y a la turbación que provoca la noticia de la separación.
comprende fases (sanas) de adaptación e integración: negación o rechazo, rabia hacia uno de los padres,
se puede hacer algo, depresión, aceptación; sin embargo, a menudo algo irrumpe ese sano proceso de
resolución de dolor (algo que parece no haber funcionado, conflictividad entre los padres)
- Cuando los padres mantienen una relación conflictiva, a menudo los hijos presentan problemas
emocionales y conductuales, pero el hecho de que los padres estén juntos o separados influye
poco en su bienestar psicológico.
- En algunos casos, uno de los dos cónyuges se aprovecha del acuerdo y la colaboración para
manipular al otro y acercarse a él. Esto provoca el empeoramiento de la situación problemática
- Tras la separación muchos padres toman actitudes hiperprotectoras, demasiado suaves y
comprensivas, con tendencia a justificar incluso comportamientos anómalos; el sentimiento de
culpabilidad suele hacer más daño que la culpa originaria: los padres tienen que afrontar así dos
culpas, la de origen y la engendrada por conductas permisivas que desencadenan una serie de
comportamientos auténticamente patológicos.
- En el cálculo del equilibrio de la pareja-familia, los elementos de debilidad de cada uno son
compensados por la presencia del otro. La ruptura del sistema genera, por tanto, una
perturbación negativa que comporta alteraciones psicológicas (transitorias o prolongadas)
capaces de hacer que aparezcan conductas que en la época del matrimonio no se habrían
imaginado o considerado plausibles.
- Los niños temen lo que no conocen, pero aceptan lo que saben que ya han experimentado.
Decirles que el alejamiento de uno de los padres es en principio temporal y, solo más tarde,
cuando la situación es armoniosa, explicarles que se trata de un hecho definitivo no es una
contradicción, sino una evolución
- Hay casos en los que se interfiere la visita a los hijos mobbing parental y mobbing parental
extendido (cuando participan otros miembros de la familia); cuando el mobbing parental implica
a los hijos se habla de síndrome de alienación parental (pionero Richard A. Gardner), este
síndrome no ha sido descubierto como se descubre una enfermedad, ha sido construido y en
cierto sentido inventado. Por otra parte, la alianza se da en todas las familias más si esta está en
conflicto, el hijo se alía con el progenitor percibido como el que sufre

6. Pubertad y preadolescencia. Los riesgos de la intimidad con los demás y consigo mismo (11-14
años)
El papel de los padres debería ser el de constituirse en buenos modelos que los hijos puedan imitar.

Trastornos de ansiedad, somatizaciones y pánico: El proceso terapéutico se compone de varios aspectos:


instrucciones a los padres, enseñar al muchacho a gestionar su miedo, ayudarlo a poner en práctica las
contraevitaciones DS; no usar psicofármacos ya que confirman al sujeto la incapacidad de superar el
miedo con los propios recursos. (Caso: conjura de silencio, técnica del diario abordo, evitar huir), hace uso
de la técnica del diario abordo Para desviar su atención de su intento de control voluntario ya que este
alimenta aún más el miedo; añade técnica pensamiento exacerbado

Trastornos alimentarios: la intervención es de tipo pedagógica (enseñar a…)


- Alimentación incontrolada / Bulimia: hacerle elegir los alimentos preferidos y hacérselos comer
a placer en las 3 comidas (evita tentempiés p picoteos)
- Anorexia: hacer ver a los padres cual es su responsabilidad, presentarles la alternativa, hacer que
la hija coma todo lo necesario o internamiento para una alimentación forzosa

TOC: contraritual (caso: Conjura del silencio, pedir que realice el ritual 5 veces más… progresivamente)

Dificultades relacionales
- Introversión: realizar actividades extraescolares, evitar mencionar su incapacidad para
comunicarse
- Extroversión: devolver la autoridad a los padres
- Con el propio cuerpo: desarrollar una complicidad con la hija respecto a los cambios que
experimenta su cuerpo, tranquilizándola, pero animándola a la vez a gestionar de forma
autónoma su feminidad naciente.
7. Tema transversal: como manipular a los hijos y vivir (todos) felices y contentos. De los
chantajes emocionales a los trucos comunicativos - Roberta Milanese

Lo que hacemos y decimos, pero sobre todo “cómo” tiene un enorme efecto en nuestro interlocutor. Commented [p5]: Las palabras son como balas -
Cuando hablamos de comunicación con personas con las que estamos vinculados afectiva y Wittgenstein
emocionalmente no existe un ganador y un perdedor, sino que ambos ganan o pierden. para poder crecer
serenamente, los hijos necesitan reglas claras, padres firmes, que establezcan lo que se puede hacer y lo
que no se puede hacer. El castigo, cuando es merecido, permite a los padres, desarrollar a fondo su
función educativa, enseñando al hijo que en la vida hay que merecer las cosas; al mismo tiempo
demuestran que tienen autoridad, que son puntos de referencia sólidos con los que se puede contar en
caso de necesidad.

Hagas lo que hagas, te equivocas: la comunicación paradójica


«Deberías tener ganas de estudiar, no porque te lo pida yo, sino porque sabes que es por tu bien» error
¡¡no se puede decidir «tener ganas» de estudiar!! Paradoja del sé espontáneo; la petición de intentar por
obligación hacer algo que por su naturaleza ha de ser por fuerza espontáneo acaba inevitablemente
bloqueando aún más la acción. Amor, felicidad, deseo: son sentimientos que no pueden surgir por la
fuerza. Esforzarse por experimentar ciertas emociones y ciertos estados de ánimo acaba produciendo
inevitablemente el efecto contrario. ¿Como evitar esas imposiciones venenosas? aprender a pedir a los
hijos que tengan comportamientos concretos y no estados de ánimo. Usar la CP para solucionar: Sigue
haciéndolo, así no nos olvidaremos de mimar a tu hermana (redefine la actitud de negativo a algo positivo
y hace uso del “sé espontáneo” realizar voluntariamente lo que de por sí es involuntario e incontrolable,
con lo cual pierde la espontaneidad.)

Se mejor que tú lo que sientes: cuando la profecía se autocumple


Consiste en expropiarles sus sentimientos, atribuyéndoles estados de ánimo inexistentes; Ocurre a
menudo que a un progenitor se le mete en la cabeza alguna cosa respecto al estado de su hijo y busca la
confirmación, es el acto mismo de buscarla el que acaba creándola o sacando de sus casillas a la persona
a quien se dirige; para evitarlo, el primer paso es preguntar antes de sentenciar «corrígeme si me
equivoco, pero creo que estás dolido conmigo por algo, ¿o es una paranoia mía?». Se puede usar esta PA
para solucionar: «Sabemos mejor que tú lo que quieres decir cuando te rebelas: no es porque te sientas
adulto, sino porque todavía te sientes un niño».

Deja, lo hago yo: la comunicación que descalifica


La descalificación anida de forma sibilina en muchas frases aparentemente inocentes que los padres
dirigen a los hijos, provocando en ellos reacciones de rabia o de ofensa; una de estas es “deja, lo hago
yo”, oculta una forma de descalificación sutil de las capacidades del otro (hiperproteccion), los hijos
reciben un mensaje doble: «Lo hago todo por ti porque te quiero», «Lo hago todo por ti porque tal vez tú
solo no lo conseguirías». Esto alimenta su sensación de incapacidad y baja autoestima. El antídoto… dejar Commented [p6]: todos nosotros estructuramos la
que los hijos, avanzando poco a poco, se enfrenten a las dificultades de la vida real y reciban directamente confianza en los propios recursos y el propio equilibrio
esos pequeños golpes que los hacen más fuertes. La autoestima se conquista a través de las experiencias psicológico precisamente a través de la experiencia de los
personales, superando pruebas con los propios recursos, y no nos la pueden proporcionar los otros. ¿(hijo obstáculos superados.
inseguro: tú que crees? ¿qué harías?) crear diariamente una pequeña prueba para que el niño la supere.
Ante un exceso de valoración, la descalificación puede convertirse en una óptima estrategia: quizá nos
hemos equivocado, puesto que tus resultados siguen siendo mediocres.

Yo sé cómo funciona el mundo: estrategias que incitan a la rebelión


En familias con un modelo autoritario (padre, madre o ambos) es muy probable que el hijo, sobre todo
en la época adolescente, empiece a mostrarse rebelde, de una forma visible, o no tan visible; Si este guion
se mantiene durante mucho tiempo, puede llegar a estructurarse una auténtica «contradependencia»
(«hago y pienso lo contrario de lo que haces y piensas tú») pero acaba vinculándose aún más a los padres,
puesto que no es libre de hacer o pensar algo que esté de acuerdo con lo que piensan o hacen los padres.
¿Qué hacer? tener bajo control la tendencia disimulada a «predicar», modalidad comunicativa que es
transmisora de lo que es justo o injusto desde un punto de vista moral y acaba criticando, juzgando y
condenando el comportamiento de los otros. Evitar mostrarse omniscientes y omnipotentes, Dejar que
sea el hijo el que decida lo que quiere decir o hacer siempre es la mejor opción, trasmitir nuestros valores
mostrándonos como ejemplo. Se puede usar la rebelión para conseguir cambios… poniendo en duda su
capacidad para hacer cualquier cosa o afirmando que eran demasiado pequeños para hacerlo,

Lo hago solo por ti»: cuando el sacrificio culpabiliza


Familias sacrificantes, el que se sacrifica, aunque aparentemente humilde y sometido, está en una
posición ganadora puesto que, mediante sus renuncias, siempre consigue que los otros se sientan en
deuda o culpables; frases como “no quisiste hacerme caso, vez” pueden crear estados de ánimo que
pueden ir desde sentimiento de culpa a irritación intensa. Una forma de crear culpa enfado y
descalificación es por reprobación, felicitar y decir que podría haberlo hecho mejor

SEGUNDA PARTE
De la adolescencia en adelante
El progenitor se encuentra frente a un hijo al que muchas veces ya no reconoce, tampoco es mejor la
situación de los padres con hijos adolescentes perfectamente respetuosos, solícitos y obedientes,
desarrollan una dependencia de los padres basada en su propia inseguridad y en el temor a adoptar
actitudes de enfrentamiento, que antes o después explotará en forma de graves dificultades. En la
mayoría de los casos, en esta fase el progenitor ha de hacer que el hijo esté en disposición de probar sus
capacidades para afrontar los problemas, frenando el impulso a allanarle el camino. Como en anteriores
casos se debe desactivar los intentos fallidos; en esta fase es crucial el tipo de familia:
- Actitud hiperprotectora: el chico cree que no esta a la altura de la situación, estará convencido
de que puede hacer lo que quiera
- Los padres que se sacrifican: no le piden que colabore “todo le es debido”

8. Dar un paso hacia atrás para dar dos hacia adelante (14-19 años)
Comportamientos de riego, equivocados o desviados
En la primera adolescencia se da la construcción de la propia autonomía respecto a las figuras paternas,
dándose un debate entre la necesidad de protección y autonomía; en esta etapa se dan situaciones críticas
que a veces se convierten en problemas: escaso rendimiento escolar, oposición a las reglas
Las soluciones planteadas suelen ser: reproches, premios y castigos

Enfado y reprimenda: El enfado es una reacción incontrolada que surge espontáneamente en el


progenitor cuando «pierde la paciencia», provocando agudizar el conflicto o culpabilidad. La reprimenda
utiliza la reprobación moral para provocar remordimientos

Premios y castigos: en este contexto no surte demasiado efecto porque a diferencia de los niños donde
lo relevante es el premio y no la acción en sí, para los adolescentes la acción tiene un significado por que
expresa su autonomía
Cuando se supera el límite de la crítica o de la oposición tolerable el progenitor ha de mantener el control
y la jerarquía mediante una postura firme y decidida, delegando las responsabilidades al muchacho de sus
propios actos estando dispuestos a que se equivoque Commented [p7]: la autoestima se conquista a través de
Caso 2: Adoptar una postura jerárquica, atribuir la responsabilidad de los actos, observar sin intervenir- las experiencias personales, y no puede ser dada por los
conjura del silencio demás.

Cuanto antes mejor: la intervención precoz previene la estructuración rígida del trastorno
es fundamental tener en cuenta la importancia del diagnóstico-intervención inmediato para lograr que el
trastorno emergente no tenga posibilidad ni tiempo de estructurarse como patología invalidante y mucho
más resistente al cambio. Si una actitud o comportamiento del hijo se repite constantemente y lo
condiciona emocionalmente, o bien le impide desarrollar otras tareas o actividades como debería,
estamos ante una situación de riesgo de estructuración de un trastorno. Este es el momento en que los
padres han de consultar al experto. Caso, Evitar animar a comer, comprar comida preferida (tarjeta: cosas Commented [p8]: Caso: Vomiting estructurado (control
para que x coma y vomite) la exhibición lo convierte en motivo de vergüenza y aversión de peso)
Caída de potasio, colapsos cardiacos
De las soluciones disfuncionales a las que funcionan
distinguir, sobre la base de la experiencia de las intervenciones fallidas, cuándo el estímulo para el cambio
terapéutico es: a) el comportamiento activo y la actitud de los padres frente al hijo; b) la intervención del
especialista, y cuándo los padres han de bloquear activamente sus intentos de intervención
contraproducentes.

Las intervenciones terapéuticas en la adolescencia


- Trastornos de ansiedad, psicosomatizaciones y pánico: Intervención directa
- Trastornos obsesivos compulsivos: intervención directa
- Trastornos alimentarios: con ayuda de padres
- Trastornos sexuales y de identidad de género: Individual
- Trastornos depresivos: intervención debe adaptarse al problema
- Comportamientos extravagantes y ocurrencias delirantes: padres y familiares
- Abuso y dependencia: padres

Y si es amor, ¿qué hacemos? Commented [p9]: el amor pueda definirse como «el
El adolescente, al enfrentarse con el otro, aprende a tomar decisiones y a gestionar las propias emociones. autoengaño más sublime»
- enamoramiento puede desaparecer y acabar con la misma rapidez con que se inició. En esta fase la
rabia y el dolor se unen a la necesidad de afrontar el primer desengaño amoroso.
- poneos de acuerdo con vuestro cónyuge sobre cómo pensáis afrontar la situación
- El diálogo ha de ser más que nunca estratégico: valorar su elección, declarar vuestra confianza en su
criterio y mostrarse disponibles siempre que consideren necesario
- Intentar saberlo todo solo produce una reacción de cierre, choque
- cuantos más obstáculos se ponen al amor, más se consolida y se refuerza.
- Evitar: decir a los hijos cómo han de sentirse en esta fase, abordar la cuestión explicando vuestras
antiguas historias de amor, evitad las frases dictadas por el sentido común
- Adoptad el punto de vista estratégico: el dolor hay que abordarlo y dejarlo reposar, y no evitarlo
- mejor postura que puede adoptarse es observar sin intervenir, el apoyo más eficaz es no ayudarlo
para nada, aunque asegurándole nuestra presencia y disponibilidad.

La muerte de un progenitor durante la adolescencia


Fases intraindividuales de elaboración de luto: se experimenta dolor y rabia, todas las muertes se viven
como injustas, más aún si son repentinas. No se puede asignar un tiempo o duración precisa a estas fases

Factores sistémico-familiares que se transforman: El joven tendrá que adaptarse a una posible
transformación de su familia; nuevo progenitor, cada hermano se enfrentara a la pérdida a su modo y
ejercerán influencia entre sí, para el viudo el dolor es doble, gestionar su propia tristeza y también del
hijo (en algunos casos minimiza el ambiente de tristeza)

Estrategias puestas en practica por el adolescente para afrontar la pérdida


- No hablar más del ser perdido: Negación, evita todo aquello que haga referencia a lo sucedido
- Hablar excesivamente del progenitor y del motivo por el que ha muerto: exponiéndose a
respuestas que casi nunca mejoran la situación
- Huir de la realidad intensificando la vida social: tienden a caer en estados de ansiedad e inquietud
cuando tienen poco o nada que ofrecer
- Adopción del papel de víctima
Como facilitar el proceso de elaboración de luto: es importante que la persona dedique diariamente un
tiempo a dar rienda suelta al dolor y al sufrimiento desgarrador que acompañan a la pérdida. se ayudará
a la persona a recuperar un recuerdo no doloroso de la persona querida, indicándole que visite
mentalmente a diario los momentos más hermosos, más significativos, más apasionados y más tiernos
que han vivido juntos, hasta construir una especie de «galería de recuerdos»

9. Abuso, dependencias, sustancias y mundo virtual


Nativos digitales frente a inmigrantes digitales: la categoría de las necesidades típicas de la adolescencia
aparentemente no ha cambiado, el cambio afecta a la modalidad por medio de la cual el «nativo digital»
busca satisfacer esas necesidades.
un uso excesivo, sobre todo por parte de navegantes en plena fase evolutiva permite crear una realidad
paralela poco ajustada a los modelos de la vida real, alimentada de autoengaños disfuncionales que a
menudo conducen a alternar ambos modelos. El adulto poco digitalizado se encuentra a menudo
aterrorizado al comprobar la amplia gama de riesgos y peligros de la red, incapaz de servir de guía y
referencia para el hijo

Padres-adolescentes-internet: cómo nacen los problemas


Las dificultades vinculadas a una interacción disfuncional con lo virtual corren el riesgo de cronificarse en
problemas, sustituyendo la realidad y favoreciendo en el joven una representación de sí mismo modulada
por el ordenador.
Estrategias: reorganización jerárquica de la familia, reconquistar la confianza relacional, insinuar dudas
en el interior de la rígida creencia vinculada al mundo virtual y, finalmente, favorecer un equilibrio
funcional con lo real,
- el progenitor ha de conseguir entrar en sintonía con las modalidades representacionales del hijo
respecto al mundo virtual. mostrando curiosidad por el medio informático y pidiéndoles
sugerencias e indicaciones sobre sus aplicaciones.
- preguntas estratégicamente orientadas a conocer la perspectiva del hijo, descubrir sus límites y
sus puntos débiles del internet
- introducir algunas dudas en las creencias del adolescente sobre Internet y sus aplicaciones,
- insistir en el placer que comporta el contacto humano «corpóreo»,

Consumo y abuso de sustancias


Una droga es toda sustancia psicotrópica, capaz de superar las barreras hematoencefálicas y producir
alteraciones en nuestra conciencia, percepción y estado de ánimo. Prevenir el abuso de estas es un
objetivo claramente más realista que impedir su consumo. Por lo general Los contextos familiares en que
crecen estos potenciales consumidores pertenecen en buena parte al modelo basado en la
hiperprotección

Del consumo al abuso: Algunos atribuyen el consumo a la pulsión de muerte, en cambio se habla poco
del placer, el cual puede ser buscado para abordar situaciones y problemas que se consideran
insuperables mientras que sus propias fuerzas son ignoradas hasta atrofiarse

¿Como se sabe que un hijo se droga?: Pupilas: pequeñas como puntas de alfiler en el consumo de heroína,
muy dilatadas en el caso de la cocaína, córneas enrojecidas si se ha consumido cannabis recientemente.
Trastornos del sueño, siempre camisas o jerséis de manga larga, Problemas respiratorios y pequeñas
hemorragias nasales, pérdida de peso por falta de apetito, Cambios en las costumbres, frecuentación de
otras personas o ambientes, dificultades de concentración, escasa continuidad en el estudio y en la
frecuencia, un desinterés, comportamientos violentos y los cambios de humor, Petición de dinero
injustificado; son señales que hay que tener en cuenta

Dentro de las posibles soluciones esta: Bloquear las soluciones intentadas, situarse ante el muchacho
como un interlocutor que no juzga, que puede introducir dudas en las convicciones rígidas.

10. Segunda adolescencia y jóvenes adultos (19-35 años)


El camino hacia la edad adulta se ha prolongado enormemente en los últimos dos decenios, familias cada
vez más protectoras e hijos cada vez más inseguros,
Universidad Estacionamiento: La actitud protectora-permisiva, lo convierte en un ser carente de las
competencias indispensables para tener éxito en la vida. lo único que funciona es simplemente cortar el
suministro de dinero, garantizar tan solo alojamiento y comida

Cuando el hijo sigue siendo dependiente: (Cortar suministro del dinero) «Te pedimos perdón porque nos
hemos dado cuenta de que hasta ahora nos hemos equivocado contigo en casi todo y nos sentimos
culpables. Por eso de ahora en adelante te devolveremos toda la responsabilidad de tu vida. Perdónanos
por todos nuestros errores».

Los hijos delegantes: estar disponibles en la medida en que efectivamente sea necesario

Ofrecer disponibilidad sin intervenir: Cuando el hijo se va de la casa los padres pueden: ofrecer
disponibilidad, pero evitar cualquier acción directa, llamar de vez en cuando para saludar aclarando que
es el único objetivo.

Cuando los hijos vuelven a casa: El progenitor debería controlar la tendencia a proteger o controlar al
hijo:

11. Adultos maduros y padres ancianos (más de 35 años)


Alianza vs rivalidad: La manera más eficaz de evitar juegos ocultos y simetrías de rivalidad es otorgar
deliberadamente a los abuelos un papel del que serán responsables, y discutir a menudo con ellos los
problemas y las soluciones correspondientes. si se sienten descalificados, endurecen sus posturas y hacen
boicot para demostrar sus razones.

Cuando los papeles se invierten:


- 1: evitar aclarar las contradicciones, las ambigüedades o incluso los chantajes morales.
- 2: evitar culpabilizar al progenitor por su «falta de honestidad» y «claridad» en la comunicación.
- 3: hacer que sienta su presencia; una llamada por teléfono o una visita de cinco minutos son para
el anciano el antibiótico de su soledad
- 4: asignarle pequeñas responsabilidades y tareas
- 5: sonreírle a menudo y tocarle con frecuencia. Los ancianos, como los niños, son muy sensibles
- 6: equivocan en algo, bromear juntos, no criticarlos.

Acompañar al progenitor hasta el final: el deseo de mantener con vida al progenitor el mayor tiempo
posible hace que se pierda de vista la calidad de este tiempo vivido; una vez llegue el final se debe dejar
que el proceso de sedimentación del dolor se desarrolle ya que el esfuerzo por disminuirlo hace que se
mantenga y se vuelva más agudo. la ayuda deberá orientarse hacia la adquisición gradual de confianza en
los propios recursos personales y en la capacidad de asumir algunas responsabilidades que antes se
delegaban en la figura de referencia. Commented [p10]: enantiodromía: «Las cosas
evolucionan dando vueltas continuamente sobre sí
mismas».