Está en la página 1de 7

UNIDAD 3 PASO 3

Enfoque de aplicación al problema

PRESENTADO POR:

Gueizy Maday Cuellar:


Jorlady Alexandra Gutiérrez: 1.117.885.729
Miyeret Bravo: 1.119.212.873
Stefanny Ubque Tapiero: 1.121.970.789

GRUPO COLABORATIVO
403009_151

PRESENTADO A:
Fabio Andrés Almario

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA – UNAD


ESCUELA DE CIENCIAS SOCIALES, ARTES Y HUMANIDADES – ECSAH
PROGRAMA DE PSICOLOGÍA
NOVIEMBRE
PROPUESTA

Título: Estrategias de aprendizaje basado en los trastornos psicopatológicos.

Pregunta problema

¿Cómo se puede implementar estrategias de aprendizaje que ayuden a controlar o eliminar


los trastornos psicopatológicos?

Justificación:

Con esta propuesta se pretende ampliar las posibilidades de trabajo con los trastornos
psicopatológicos que afectan a los niños y niñas de diferentes comunidades propiciando
información sobre los trastornos que existen e interviniendo para orientar y reestructurar la
percepción que tienen de sí mismos y de las demás personas.

Objetivo General: Usar estrategias de aprendizaje que fomenten a un plan de


mejoramiento de los trastornos psicopatológicos.

Comprender a través de la psicología y psiquiatría los trastornos psíquicos de las conductas


anormales en las etapas de la infancia y adolescencia y las diferentes alteraciones
biológicas.

Objetivos específicos:
 Diferenciar los trastornos psicopatológicos de los niños usando la interacción social.
 Diseñar un plan de acción para el uso de estrategias de aprendizaje en torno a los
trastornos psicopatológicos.
 Establecer pautas funcionales que ayuden al control o eliminación de los trastornos.
Informe de análisis:

Trastornos comunes de los artículos.

Trastorno por estrés postraumático:


 Se caracteriza por la reexperimentación de acontecimientos altamente traumáticos,
síntomas debidos al aumento de la activación (arousal) y comportamiento de evitación
de los estímulos relacionados con el trauma.
 Este aparece con posterioridad a un acontecimiento estresante y peligroso para la vida y
se acompaña de síntomas adicionales.
 Entre los acontecimientos traumáticos que pueden originar un trastorno por estrés
postraumático se incluyen (aunque no de forma exclusiva) los combates en el frente de
guerra, ataques personales violentos (agresión sexual y física, atracos, robo de
propiedades) ser secuestrado, ser tomado como rehén, torturas, encarcelamientos como
prisionero de guerra o internamientos en campos de concentración, desastres naturales o
provocados por el hombre, accidentes automovilísticos graves, o diagnóstico de
enfermedades potencialmente mortales.

Especificación: Las siguientes especificaciones pueden utilizarse para concretar el inicio y


la duración de los síntomas del trastorno por estrés postraumático:
- Agudo. Esta especificación debe emplearse cuando la duración de los síntomas es
inferior a los 3 meses.
- Crónico. Esta especificación debe emplearse cuando la duración de los síntomas es
igual o superior a los 3 meses.
- De inicio demorado. Esta especificación indica que entre el acontecimiento
traumático y el inicio de los síntomas han pasado como mínimo 6 meses.
Referencia: Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-IV-TR.

Para recibir un diagnóstico de trastorno por estrés postraumático, un adulto debe tener todos
los siguientes síntomas durante al menos un mes:
 Al menos un síntoma de reviviscencia
 Al menos un síntoma de evasión
 Al menos dos síntomas de hipervigilancia y reactividad
 Al menos dos síntomas cognitivos y del estado de ánimo

Trastorno Depresivo
Los pacientes con cualquier forma de depresión tienen más probabilidades de padecer un
abuso de alcohol o de otras sustancias de uso recreativo, en un intento de tratar por sí
mismos los trastornos de sueño o los síntomas de ansiedad; sin embargo, la depresión es
una causa menos frecuente de alcoholismo y de abuso de sustancias de lo que se pensaba
antiguamente. Los pacientes también tienen más probabilidades de convertirse en
fumadores importantes y de descuidar su salud, con lo cual aumenta el riesgo de que se
desarrollen o progresen otras enfermedades por ejemplo: EPOC. .

La depresión puede reducir las respuestas inmunitarias protectoras. También aumenta el


riesgo de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular, porque durante la depresión se
liberan citocinas y otros factores que aumentan la coagulación de la sangre y disminuyen la
variabilidad de frecuencia cardíaca (todos factores de riesgo potenciales para los trastornos
cardiovasculares). Referencia: Manual MSD

La depresión provoca una disfunción cognitiva, psicomotora y de otros tipos,la principal


característica de la Depresión es la alteración del estado de ánimo, más intensa y
persistente que las manifestaciones que acompañan a la adversidad, como por ejemplo la
tristeza.

Los síntomas nucleares de la depresión son:

- Tristeza severa, con llanto frecuente que no alivia.


- Humor depresivo. Se siente desdichado y afligido, con pensamientos pesimistas.
- Apatía o desmotivación.
- Anergia: Falta de energía con tendencia a permanecer en la cama, y sensación de
agotamiento.
- Anhedonia: No sensaciones de placer en situaciones, o con personas, con las que
anteriormente se disfrutaba. Aislamiento de las actividades sociales.
- Retardo psicomotor, con lentitud de movimientos, alternando en ocasiones con
agitación e inquietud continuada, probablemente por la intensa ansiedad
acompañante.
- Ansiedad, con frecuentes elementos somáticos, lo cual puede confundir al paciente
y al médico, ya que la consulta es por síntomas de los que no se encuentran las
causas (depresión somatizada). Existe el trastorno a la inversa, es decir, la depresión
secundaria a una enfermedad médica, lo cual implica un recuperación más lenta de
la misma.
- Irritabilidad.
- Falta de concentración y memoria. Si bien acostumbra a reaccionar si se le anima a
hacerlo, en algunos casos –sobretodo en los ancianos- es tan grave que incluso se
confunde con una demencia (“pseudodemencia depresiva”).

Trastorno Ansiedad.
Este miedo o preocupación es irracional, irreal y desproporcionado, y la vida diaria se
convierte en una preocupación constante. Por tanto, la ansiedad acaba dominando la vida
del individuo, lo que afecta negativamente a su funcionamiento normal en las distintas
áreas de su vida, como las actividades sociales, el trabajo o las relaciones interpersonales.
Además, el trastorno de ansiedad generalizada también afecta a la capacidad para imaginar
vívidamente posibles situaciones futuras, haciendo que la atención se centre más bien en las
sensaciones negativas que se perciben en el presente.

Siguiendo los criterios diagnósticos para el TAG como se define por el Manual Diagnóstico
y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-V, la ansiedad y preocupaciónse asocian a
tres (o más) de los seis síntomas siguientes. En el caso de los niños, solo se requiere uno de
los ítems.

 Inquietud o sentirse agitado


 Fatigarse fácilmente
 Dificultad para concentrarse o tener la mente en blanco
 Irritabilidad
 Tensión muscular
 Trastornos del sueño (dificultad para conciliar o mantener, dormir poco o inquieto)

Además, la ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos provocan malestar


clínicamente significativo o deterioro en las áreas sociales, ocupacionales, u otras
importantes del funcionamiento.

A diferencia del DSM-V, según los Criterios Diagnósticos de la CIE-10 (Organización


Mundial de la Salud, OMS) no es necesario que las preocupaciones sean excesivas y
difíciles de controlar. Además, exige la presencia de los siguientes síntomas:

 Síntomas autónomos: palpitaciones o taquicardia, sudoración, temblor o sacudidas,


sequedad de boca (no debida a medicación o deshidratación).
 Relacionados con pecho y abdomen: dificultad para respirar, sensación de ahogo, dolor o
malestar en el pecho, náuseas o malestar abdominal.
 Relacionados con el estado mental: sensación de mareo, inestabilidad o desvanecimiento;
desrealización o despersonalización; miedo a perder el control, a volverse loco o a perder la
conciencia; miedo a morir
 Síntomas generales: sofocos o escalofríos; aturdimiento o sensaciones de hormigueo;
tensión, dolores o molestias musculares; inquietud o incapacidad para relajarse; sentimiento
de estar al límite o bajo presión, o de tensión mental; sensación de nudo en la garganta o
dificultad para tragar.
 Otros síntomas no específicos: respuesta exagerada a pequeñas sorpresas o sobresaltos;
dificultad para concentrarse o “mente en blanco” debido a la preocupación o la ansiedad;
irritabilidad persistente; dificultad para conciliar el sueño debido a las preocupaciones.
CONCLUSIONES

Las poblaciones que están en exposición constante a situaciones violentas como lo es el


conflicto armado pueden deteriorar la forma en la que una persona se relaciona con su
entorno, aumentando la probabilidad de reaccionar agresivamente, lo que a su vez puede
estar vinculado con un incremento en los niveles de violencia. Razón por la cual este
conflicto afecta no solo en la parte física, cultural y social, sino que también afecta la parte
psicológica de una forma muy directa e indirecta, en los cuales se pueden desarrollar los
siguientes cuadros clínicos más frecuentes: reacciones de estrés agudo, trastornos
depresivos o ansiosos, trastorno de estrés postraumático y el consumo excesivo de
sustancias psicoactivas. A pesar que en algunos casos el trastorno es atendido por
profesionales capacitados en la materia de salud mental, el daño que tienen las victimas
hace que su proceso sea más lento.

Finalmente los niños y adolescentes que poseen o desarrollan algún tipo de trastorno, este
se manifiesta a lo largo de su desarrollo evolutivo y cognitivo. Por lo que algunos de los
trastornos que se presentan en su etapa inicial de desarrollo afectaran su proceso de
crecimiento, su desarrollo social y emocional, lo cual conlleva a que se sienta un ser
desadaptado dentro del contexto social.

De acuerdo a los anteriores enfoques podemos estudiar, emprender y dar solución a los
diferentes trastornos psicopatológicos de la infancia y adolescencia.