Está en la página 1de 2

Epistemología de la Arquitectura I- 2019 Grupo N° 62

TP N°2 Núñez, Emiliano


Turno: Mañana Escalante, Marcelo
Docente: Carla Scuderi
Encargada de curso: Arq. Nidia Gamboa
Guía de lectura: Waldenfels, B. (2009) Teoría de la cultura. Un mapa de la cuestión. En Schöder y Breuninger
Comps. El habitar físico en el espacio.

Consigna: Construir concepto de espacio físico en relación al cuerpo y a la telepresencia según el autor.

Concepto:

Según Waldenfels, el espacio físico es constituido por el cuerpo posicionándose en un aquí, generando ejes
espaciales para percibir y atravesar el espacio, reconociendo límites físicos (muros, puertas, ventanas); mientras
que en la telepresencia se percibe la cercanía del cuerpo a distintos espacios al mismo tiempo pero no de
forma física, sin poder habitarlos.

Palabras Clave: Cuerpo / Aquí / Ejes Espaciales / Atravesar / Cercanía

Desarrollo:

El cuerpo habita el espacio físico que lo rodea; que es condicionado por la percepción del mismo. Durante esa
interacción en un tiempo determinado, se interpreta el espacio y se lo reconoce puntualmente en una situación
a la que se denomina “aquí”, que no es un lugar geográfico en particular, sino más bien un momento espacial.

Waldenfels, B. (2009) define el aquí como una expresión que determina un momento vinculando directamente
al sujeto con un lugar, ubicándolo espacialmente. Es la relación que existe entre el cuerpo que enuncia el aquí
en un tiempo y espacio determinados.
El autor relaciona el movimiento del cuerpo con el espacio, hablando de una difusa espacialidad considerando
que la permanencia es un estado donde el movimiento se detiene, pero puede variar, transformando a otro
lugar y a otra percepción de un aquí distinto, otro lugar dentro del espacio.

“Estoy aquí […] pero también estoy aquí cuando estoy en otro lado” (Waldenfels, 2009:168)

“Esta ambivalencia en el estar – aquí conduce a que nuestra existencia espacial se mueve entre dos extremos.
La situación anterior puede contraerse en un determinado lugar fijo y hasta puede desaparecer en una difusa
espacialidad. Este doble movimiento límite conduce a un debilitamiento polar del aquí físico que se acerca en
mayor o menor medida a su supresión.” (Waldenfels, 2009:168)

Un cuerpo situado desde su aquí se moverá en el espacio, lo atravesará, a través de los ejes espaciales que
funcionan como orientadores para ubicarse espacialmente. Las transformaciones de éstas posiciones
presuponen un estado anterior (arriba-abajo, izquierda-derecha, adelante-atrás), que están relacionados y
articulados entre sí. Estas relaciones entre movimientos y posiciones dan lugar al espacio y al reconocimiento
de los límites físicos arquitectónicos próximos a la mirada del cuerpo (Ej: horizontalmente se perciben muros, y
verticalmente pisos y techos).

“En ningún caso se trata de un mero movimiento en el espacio, sino de un movimiento que permite que surja
el espacio.” (Waldenfels, 2009:165)

Sobre el movimiento en el espacio el autor también se refiere a los conceptos de cercanía y lejanía, no sólo
como distancia entre dos puntos, sino también a los medios que utilizamos para atravesar esas distancias en el
espacio y en algunos casos lograr una distinta percepción.

Waldenfels, B. (2009) cita a Paul Virilio, quién distingue tres tipos de cercanía: inmediata, mecánica y
electrónica; definidas por nuestras limitaciones físicas y tecnológicas.

El cuerpo se relaciona con el espacio físico que habita a través de la cercanía inmediata, y no puede estar en
dos lugares al mismo tiempo. Sin embargo en el caso de la cercanía electrónica, posibilitada en los últimos
tiempos gracias a los fenómenos tecnológicos de la globalización, el concepto es variable y aparece la
telepresencia. Ésta no se refiere al sujeto en movimiento relacionado al espacio físico, sino a la capacidad de
conectarse o acercarse virtualmente a distintos espacios a la velocidad de la luz (ubicuidad); y el sujeto
adquiere así presencia en los mismos pudiendo percibirlos, pero no atravesarlos ni habitarlos. Esto se debe a
que el plano virtual es diferente al físico y los límites dentro de él son de otra naturaleza, uno no puede
posicionarse en ese lugar ni atravesarlo en sus ejes espaciales, resultando imposible tener una interacción entre
el cuerpo y el espacio.