Está en la página 1de 2

1. . HECHOS VOLUNTARIOS LICITOS E ILICITOS Art. 897.

Los hechos
humanos son voluntarios o involuntarios. Los hechos se juzgan
voluntarios, si son ejecutados con discernimiento, intención y libertad.
HECHOS VOLUNTARIOS LICITOS e ILICITOS Art. 898. Los hechos
voluntarios son lícitos o ilícitos. Son actos lícitos, las acciones voluntarias
no prohibidas por la ley, de que puede resultar alguna adquisición,
modificación o extinción de derechos. Actos voluntarios Simples - Actos
jurídicos Simples: son actos en los que la parte que los ejecuta no
persigue una finalidad jurídica, aunque la ley puede asignársela y por ello
constituyen hechos jurídicos: el descubrimiento de un tesoro, la
apropiación de la cosa mueble abandonada, etc. Son Actos Jurídicos los
actos voluntarios lícitos, que tengan por fin inmediato, establecer entre las
personas relaciones jurídicas, crear, modificar, transferir, conservar o
aniquilar derechos.(Art 944) Art. 946. Los actos jurídicos son unilaterales
o bilaterales. Son unilaterales, cuando basta para formarlos la voluntad de
una sola persona, como el testamento. Son bilaterales, cuando requieren
el consentimiento unánime de dos o más personas. El Acto Voluntario se
compone de tres elementos internos, discernimiento, intención y libertad
y de un elemento externo, la declaración de la voluntad.
DISCERNIMIENTO. Implica la comprensión del hecho que se ejecuta. Los
menores impúberes o los dementes no podrían realizar hechos
voluntarios, por suposición legal. INTENCION La intención significa el
deseo de realizar el hecho, y excluye a los que se realizan por error, pero
para que el hecho se repute involuntario debe tratarse de un error
esencial, que de no haber existido el hecho no se hubiera llevado a cabo.
2. 2. DERECHO – HECHOS VOLUNTARIOS E INVOLUNTARIOS -
RESUMEN LIBERTAD. Aplicada esa noción al acto voluntario, la libertad
es la posibilidad de elegir entre ejecutar o no el acto, sin coacción
exterior.La libertad es afectada por el vicio de violencia (fuerza o
intimidación). DECLARACION DE VOLUNTAD – ELEMENTO EXTERNO
La declaración de voluntad es una conducta mediante la cual se
exterioriza la voluntad del agente. Esta conducta puede consistir en
dichos o en hechos. Los primeros pueden ser dichos hablados
(exteriorización por la palabra oral) o escritos (exteriorización por la
palabra escrita o documentada). El silencio no es una forma de expresión
de la voluntad, aun cuando siga a un acto o a una interrogación
proveniente de terceros HECHOS ILICITOS Podemos concebir a los
hechos ilícitos como las conductas antijurídicas dañosas imputables a su
autor, que obligan a reparar los daños que guarden adecuada relación de
causalidad con ellas. RESPONSABILIDAD CIVIL La responsabilidad civil,
o derecho de daños, tiene como finalidad garantizar a los seres humanos
una indemnización por las lesiones o menoscabos que sufra su persona
o sus bienes. Los elementos de la responsabilidad civil son: La acción
humana calificada de autoría; La antijuridicidad; El daño; El factor de
atribución o imputación; La relación de causalidad. La acción humana
calificada de autoría Se refiere al obrar humano, conducta o
comportamiento del hombre, que se manifiesta a través de un hecho
exterior. La acción puede ser positiva (es la acción en sentido estricto, y
es el componente normal de los actos ilícitos); o negativa (es la omisión,
y es el elemento normal del incumplimiento de las obligaciones). La
antijuridicidad
3. 3. DERECHO – HECHOS VOLUNTARIOS E INVOLUNTARIOS -
RESUMEN El hecho es antijurídico cuando es contrario al derecho,
considerando al ordenamiento jurídico como a un todo coherente; es decir
cuando infringe los mandatos o prohibiciones de orden jurídico,
provenientes de la ley, del orden mismo o de las buenas costumbres, por
lo que viola una norma destinada a la protección de los intereses. El daño
Es el presupuesto central de la responsabilidad, no existe responsabilidad
civil si la acción antijurídica e imputable no ha producido daño (art. 506,
511 y 1067). La responsabilidad civil se concentra en un tipo especial de
sanción, que es la reparación; a falta de daño no existe nada que rearar.
El daño resarcible, como presupuesto de la responsabilidad civil, es el
daño cierto, no siendo admisible la exigencia de un nuevo requisito. El
factor de atribución o imputación Consiste en la determinación de la
condición mínima necesaria para que un hecho, pueda ser referido y
atribuido a alguien como autor del mismo, a los fines de que deba soportar
sus consecuencias dañosas del obrar del agente. Se entiende por factor
de reducción, a la razón suficiente por la cual se justifica que el daño
sufrido por una persona se traslade económicamente a otra. Pueden ser:
Subjetiva (o moral): su factor es la culpa, y se funda en un factor psíquico
(culpa y dolo). Objetiva (o física): su factor es el riesgo creado, y se funda
en un factor social (riesgo creado). Ambos tipos de atribución o imputación
coexisten sin contradicción, complementándose en el moderno derecho
civil. La relación de causalidad. Es la relación, o nexo, que media entre el
hecho jurídico imputable y el daño, en la cual el obrar antijurídico es la
causa y el daño el efecto. La cuestión central, es determinar si el
resarcimiento debe comprender todas las consecuencias dañosas del
obrar del agente, o puede limitarse a cubrir solo algunas de ellas.