Está en la página 1de 2

La ciudad de Santa Marta afronta su mayor crisis de desabastecimiento de agua desde el 2013, debido de la falta de

planeación del anterior operador Metroagua y que mantiene sin el líquido vital a diferentes barrios.
Desde entonces la Alcaldía Distrital empezó a trabajar para buscar una solución estructural al problema de
acueducto y alcantarillado para que el desarrollo no se detenga y los inversionistas continúen apostando al
progreso en este territorio.
Fue así como desde el gobierno del exalcalde Carlos Eduardo Caicedo se contrató a la Universidad de Los Andes
para que realizara los estudios de los diseños que darían solución definitiva y estructural a la crisis.
Teniendo en cuenta el nuevo modelo de gobierno que acogió la ciudad que siempre ha tenido como prioridad darle
solución al problema de desabastecimiento de agua a Santa Marta y debido al mal servicio que prestaba Metroagua,
el 18 de abril de 2017 el Distrito asumió la prestación del servicio de acueducto y alcantarillado a través de la
Empresa de Servicios Públicos del Distrito (Essmar E.S.P) y el operador transitorio Veolia
El agua, limpia y pura, baja libremente desde las cumbres de la Sierra Nevada de Santa Marta, un caudal que
cualquier ciudad envidiaría. Pero pese a semejante regalo de la naturaleza la capital del Magdalena y beneficiaria de
estos ríos vive una de las peores crisis por la falta del líquido.
En los barrios, la emergencia se enfrenta con carrotanques que distribuyen el líquido a las zonas más afectadas. En
barrios como Pescaíto, la presión del agua no llega y la gente debe acudir a los pozos.