Está en la página 1de 4

CUESTION DE NARICES

SEGUNDO CUADRO

SEGUNDO ACTO

Café de Luisa.

LUISA: Hoy, ninguna conversación interesante. Estoy muy ocupado. Todo el día estoy
muy ocupado. Hay que tener los vasos en orden. Lavarlos y secarlos, y tenerlos siempre
en orden, y escuchar todo lo que dicen los clientes. Estoy todo el día muy ocupado.
ROBERTO: Propongo un brindis por vos Ricardo. Recién tuve un momento de lucidez
y me di cuenta que hoy por como esta la cosa no se puede confiar en cualquiera, y vos si
que sos un amigo. Un amigo de verdad, bah que digo, mas que amigo, sos un hermano
Ricardo.
RICARDO: Razón tienes en lo que dices mi gran amigo Roberto. Acepto el brindis,
“hermano”. Riendose brindan.
LUISA: Y usted que va a tomar. Pegandole una patadita en el banco.

Ulises mira a Blas sin inmutarse. Abre la mochila y con mucha calma saca una remera
rota, unas madias sucias y finalmente un sándwich. Lo desenvuelve y comienza a
comerlo.

LUISA: Está bien. No molestes por lo menos. Bajando a la altura de los ojos de Ulises.
Furioso.

Ulises se pone nervioso, agarra su radio y comienza a manipular los botones. Blas
regresa a la mesada y sigue con su coreografía de estar en un bar.

ROBERTO: Tú me presentaste a la petisa, nunca me voy a olvidar.


RICARDO: Eh como no me voy a acordar. Igual te duro poquito eh. Entre risas.
ROBERTO: ¡Cuanto te debo!
RICARDO: ¡Mi amigo!
ROBERTO: ¡Mi excelente amigo!

Sintonía de radio.

RADIO: Y en seguida escucharán ustedes…


Cambio a:
RADIO: Música. Tango.
Cambio a:
RADIO: Galgolandia ha construido setenta y nueve cohetes interplanetarios más.
Setenta y nueve cohetes…
Cambio a:
RADIO: Enrique, quieres decir que me haz engañado? A mi, que te amo con todo mi
corazón?
Cambio a:
RADIO: Tango estridente.
Cambio a:
RADIO: ¡Duratacones, las mejores suelas en el mercado! ¡Úselas! ¡Pruébelas!
¡Siéntelas! ¡Duratacones!
LUISA: ¡Basta, apaga eso! ¡Siéntate!
ULISES: Con terrible esfuerzo, Ulises vuelve a levantarse. Se lo ve enojado a punto de
desatar una furia contenida por años. Tiembla de rabia. Avanza hacia Luisa quien
retrocede asustada. Agarra a Luisa de la ropa y la levanta. Ricardo y Roberto
intervienen.
RICARDO: ¡No, Ulises!
ROBERTO: ¡Dejalo!

ULISES, mira sus manos y haciéndolas temblar suelta a su “presa”. LUISA se


acomoda la ropa recobrando su dignidad.

LUISA: No puedes pelear, ¡eres un inútil! (Ulises lo ve con odio) La guerra, Ulises.
¡Mira como te dejo la guerra! ¡La guerra, Ulises! ¡La guerra! ¡La guerra!

ULISES, se tapa los oídos y murmura para sí mismo buscando tranquilidad.

LUISA: Yo sé porque no habla. Es algo “psicológico”. Fue cuando paso todo esto de la
guerra. Cuando tuvieron que transmitir la orden y todos murieron. Ahora tiene miedo
que vuelva la guerra. Y la busca en la radio.

ULISES los mira.

RICARDO: Su mirada es inteligente.


ROBERTO: Lo entiende todo.

ULISES, se hace el distraído, vuelve a su radio y sube el volumen.

RADIO: ¡Noticias de última hora! Ha estallado un grave conflicto entre Galgolandia y


Sabuesolandia. El problema surgió esta mañana durante la reunión de primeros
ministros en la que se trató el asunto de la Sección Norte de la Zona Sur de
Huesolandia, que, como es sabido, es terreno neutro donde hay muchos y jugosos
huesos. El ministro de Sabuesolandia dijo que la Sección Norte no pertenecía a la Zona
Sur y el ministro de Galgolandia contestó que la Zona Sur no era dominio de la Sección
norte. Las Zonas Este y Oeste pueden venir a complicarse en la cuestión. La situación es
tan grave, que entre Galgolandia y Sabuesolandia pueden romperse las relaciones de un
momento a otro…

ULISES, apaga la radio. Esta muy impresionado. Se para en el lugar.

LUISA: Buah, ya se arreglarán. No es cosa que nos concierna. (Sale de escena)


ROBERTO: Galgolandia está muy lejos.
RICARDO: Huesolandia está muy lejos.

Aparecen los niños peleando. Abren la puerta pero no la cierran.

NIÑA 1: ¡Dame el avión!


NIÑA 2: No te la doy. ¡Tú no me prestaste tus muñecas!
NIÑO 1: ¡Y tu no me dejaste jugar con tus cartas!
NIÑAS 1 y 2: ¡No te voy a prestar más mis juguetes! Se sacan la lengua.
NIÑA 1: A Ricardo. Papá, Rosita tiene la culpa.
NIÑA 2: La culpa la tiene Claribel.
RICARDO: Bueno, vasta, váyanse a jugar.
ROBERTO: Eso es, aquí no ha pasado nada.

Las niñas pasando por enfrente de Ulises.

NIÑA 1: Imbécil.
NIÑA 2: Idiota.

ROBERTO: Cosa de niñitos. Toma un trago de cerveza. Ricardo se rie.


RICARDO: ¿De que te ríes?
ROBERTO: De tu nariz.
RICARDO: ¿Mi nariz? ¿Qué tiene mi nariz?
ROBERTO: Tentado. Se te mojo de cerveza. Le da un ataque de risa.
RICARDO: No veo lo cómico.
ROBERTO: Es que se te mojó de cerveza porque es larga.
RICARDO: ¿Larga?
ROBERTO: Muy larga. En este momento también se empieza a reír Ricardo.
ROBERTO: ¿De qué te ríes?
RICARDO: Tu nariz.
ROBERTO: ¿Mi nariz?
RICARDO: No se te mojo de cerveza.
ROBERTO: ¿Y?
RICARDO: No se te mojo de cerveza porque es corta. Demasiado corta.
ROBERTO: ¿Demasiado corta? ¿Mi nariz demasiado corta?
RICARDO: En otras palabras tu nariz es chata, plana, como un chicle pegado al suelo,
como el popo de un bebe dentro de un pañal.
ROBERTO: Pero si tu nariz es gigante, larguísima, inmensa, infinita, inconmensurable,
indescriptible, inabarcable.
RICARDO: La tuya espaciosa como una cancha de futbol.
ROBERTO: La tuya, larga como un día sin comer.
Empiezan a elevar la voz. Ulises sigue la escena con interes.
RICARDO: La tuya como tu inteligencia. Siempre pensé que no veías más allá de tus
narices.
ROBERTO: Siempre me fuiste antipático. Y sabes que, a la petisa yo la conocí primero,
papanatas.
RICARDO: No grites.
ROBERTO: Yo grito todo lo que quiero. Vuelve a reír fuertemente. Cada vez que veo tu
nariz me parece mas larga.
RICARDO: Y la tuya mas corta.
ROBERTO: Tu mujer tiene los dietes torcidos.
RICARDO: Tu hermana es un fideo.
ROBERTO: Tu suegra es una bomba de papa.
RICARDO: Tu tía no es virgen.

LUISA, regresa. ULISES, con la radio entre las manos sigue la pelea moviendo la
cabeza de un lado hacia el otro.

ROBERTO: Impertinente.
RICARDO: Ignorante.
ROBERTO: Gusano.
RICARDO: Larva.
ROBERTO: Miserable.
RICARDO: Infeliz. Engendro de la naturaleza.
LUISA: ¡Por fin algo interesante!

Entran las niñas peleando.

NIÑA 1: Cabeza de zanahoria.


NIÑA 2: Pelo de escoba.
RADIO: El conflicto entre Galgolandia y Sabuesolandi…
NIÑA 2: Lombriz.
NIÑA 1: Sapo.
RADIO: La situación es grave. De un momento a otro puede estallar.

ULISES, retrocede dejando oír su pequeña risa histérica.

ROBERTO: ¡Ranúnculo!
RICARDO: ¡Feto!

OSCURO.