Está en la página 1de 3

Poligonal Abierta

La línea que une los vértices del polígono se denomina poligonal y para determinarla es
necesario medir sus lados y los ángulos en los vértices.

Una poligonal es una sucesión de líneas quebradas, conectadas entre sí en los vértices. Para
determinar la posición de los vértices de una poligonal en un sistema de coordenadas
rectangulares planas, es necesario medir el ángulo horizontal en cada uno de los vértices y la
distancia horizontal entre vértices consecutivos.

Las poligonales abiertas se pueden clasificar en dos tipos, con control y sin control.

 Con control son aquellas que parten generalmente de dos puntos con coordenadas
conocidas, y al término de la poligonal también existe otro punto con coordenadas
conocidas que es quien permitirá controlar los posibles errores.

 Las poligonales sin control son aquellas que, generalmente comienzan en dos puntos
conocidos y no cuentan con ningún otro punto conocido al terminar la poligonal, que
permita establecer el control.

Ejemplo de Poligonal Abierta

Objetivo: No define área sino una ruta de obra.

Usos: Este método es el mas utilizado para el trazado de:

Carreteras Acueductos

Alcantarillados Vías férreas

Túneles Redes de teléfonos

Oleoductos Gasoductos

Aeropuertos Puentes

Procedimiento para la toma de datos de campo:

1. Centrar y nivelar el teodolito en el punto inicial punto (1).


2. Orientar el equipo: colocando ceros con la norte: real, magnética, arbitraria o con un azimut
preestablecido.

3. Lectura del ángulo horizontal (azimut) hacia el punto 2 y se mide la distancia horizontal,
entre dichos puntos.

Como el primer ángulo medido es con respecto al meridiano Norte, quiere decir que es una
azimut; los siguientes ángulos son leídos a partir del alineamiento inmediatamente anterior,
por lo cual no son azimut, para hallar el azimut correspondiente entre cada alineamiento, a
partir del segundo azimut.

Una vez se tenga los ángulos observados o corregidos, se calcula los azimut de los lados de la
poligonal partiendo de la azimut conocida se calcula el contrazimut (sumando o restando 180°)
a ese se le suma el ángulo en el vértice y así se obtiene el azimut del lado siguiente.

4. Se traslada el aparato en donde se centra y nivela.

5. Orientando el aparato con la estación 1, se coloca el círculo horizontal en ceros y se procede


a observar un punto 3. Se registra la lectura del ángulo horizontal y la distancia entre 2 y 3.

6. El procedimiento es repetitivo de aquí en adelante hasta llega a la última estación.

Línea de ceros en un plano


Una de las etapas del diseño de una vía consiste en el trazado antepreliminar, en el cual se
establecen diferentes poligonales que comuniquen los puntos de control primario del proyecto,
es decir, aquellos centros urbanos, o centros productivos o de cualquier otro interés
(económico, turístico, poblacional, etc.), por los que necesariamente tiene que pasar la vía.
Generalmente se traza primero la línea de ceros o de pendiente sobre un plano o un mapa.

Línea de ceros o línea de pendiente: Es una línea que une los puntos obligados del proyecto
conservando una pendiente especificada, constante y uniforme. Esta línea va a ras del terreno
y, de coincidir con el eje de la vía, presentaría mínimo movimiento de tierras

Para trazar una línea de pendiente sobre el plano se utiliza un compás, señalando puntos sobre
las curvas de nivel que formen líneas de igual longitud, equivalente a la abertura del compás,
que se calcula de la siguiente manera:

Analizando unas curvas de nivel sencillas (ver gráfica) se puede apreciar que la línea que debe
marcar el compás corresponde a la proyección horizontal de la línea que une los puntos A y B,
es decir, la línea AC. A su vez, la proyección vertical (BC) corresponde a la diferencia de nivel
entre los puntos A y B, o sea, la equidistancia entre las curvas de nivel. Por lo tanto, considerando
que Tan(α) es la pendiente del posible “eje de la vía”, entonces la abertura del compás queda:
𝐵𝐶 𝐸𝑞𝑢𝑖𝑑𝑖𝑠𝑡𝑎𝑛𝑐𝑖𝑎⁡𝑑𝑒⁡𝑙𝑎𝑠⁡𝑐𝑢𝑟𝑣𝑎𝑠⁡𝑑𝑒⁡𝑛𝑖𝑣𝑒𝑙⁡
𝐴𝐶 = = ⁡𝛼 = ⁡
tan⁡(𝛼⁡) 𝑃𝑒𝑛𝑑𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒⁡𝑒𝑠𝑝𝑒𝑐𝑖𝑓𝑖𝑐𝑎𝑑𝑎

La pendiente debe escribirse en notación decimal (2% = 0,02 , por ejemplo). La abertura (a) debe
buscarse en el compás a la misma escala del mapa o del plano, con la ayuda de un escalímetro.

Luego se marcan sucesivamente los puntos que indique el compás sobre las curvas de nivel y se
unen con trazos, partiendo desde uno de los puntos de control hasta llegar al siguiente. El
procedimiento se puede repetir en sentido contrario y así encontrar una ruta diferente.

Cuando no sea posible unir dos curvas de nivel sucesivas con una determinada abertura del
compás, impuesta por la pendiente especificada se puede intentar lo siguiente:

 Buscar el doble de la abertura actual en el compás y tratar de unir dos curvas de nivel
no consecutivas (la 100 y la 110 de la figura, por ejemplo).
 Marcar un punto medio entre las dos curvas de nivel adyacentes, de manera que se
puedan unir con dos líneas de longitud a. Debe tenerse en cuenta que de esta manera
la pendiente disminuye a la mitad de la especificada, pues la equidistancia de las curvas
de nivel se reduce a la mitad, sin modificar la abertura del compás en igual proporción.
 Si definitivamente no se pueden unir las curvas de nivel, se debe cambiar la pendiente
del tramo y calcular una nueva abertura. Quiere decir ello que la topografía del terreno
presenta un cambio considerable en esa zona que amerita un cambio de pendiente en
la vía. Se debe tratar de mantener la pendiente en tramos de la mayor longitud posible
y que, cuando sea necesario cambiarla, la nueva pendiente no difiera mucho de la
anterior, para evitar un cambio brusco en la velocidad de los tramos.