Está en la página 1de 5

1

ENSAYO “LO OMINOSO, SIGMUND FREUD”

PRESENTADO POR:

YANIA MOSQUERA PALACIOS

ID: 497024

TUTOR

IVAN LOPEZ

CORPORACIÒN UNIVERSITARIA MINUTO DE DIOS

FACULTAD DE PSICOLOGIA

VILLAVICENCIO-META

2019
1

LO OMINOSO, SIGMUND FREUD

Desde el inicio del psicoanálisis se generaron controversias por las teorías desarrolladas

por su fundador, ya que en la época se Sigmund Freud existían paradigmas tradicionalistas que

no veían con buenos ojos el nacimiento de esta nueva alternativa para examinar la salud mental

de los individuos; puesto que se enfocó más en paciente y aquellas conductas que eran

amonestadas por pensamientos, sentimientos y acontecimientos pasados que no eran conscientes

en las personas enfermas.

“Es muy raro que el psicoanalista se sienta proclive a indagaciones estéticas, por más

que la estética no se la circunscriba a la ciencia de lo bello, sino que se la designe como doctrina

de las cualidades de nuestro sentir” (Freud, 1923, p.219). Desde sus inicios este enfoque siempre

abordo áreas que se alejaban cada vez más de la parte estética, realizando un recorrido extenso

con respecto a este tema llegando a la conclusión de que lo ominoso hace referencia a aquello

que se encuentra por fuera de conocimiento y del sujeto, podríamos afirmar que hace énfasis en

la parte inconsciente del individuo que sin tener conocimiento de ello influye constantemente en

la conducta. Así como el afirmaba en la creación de la teoría de ello, yo y súper yo, ocurre ya

que existen acontecimientos que están construyendo este lado omiso en la persona, sin que él se

dé cuenta y cuando por medio de la percepción recibe un estímulo referente a ello;

inmediatamente genera en el sujeto un estado de angustia e inquietud. Tal cual no narra Freud,

1923” Uno de ellos es el de lo «ominoso». No hay duda que pertenece al orden terrorífico, que

excita angustia y horror;” (p. 219).

“Pueden entonces emprenderse dos caminos: pesquisar el significado que el desarrollo

de la lengua sedimentó en la palabra «ominoso», o agrupar todo aquello que, en


2

personas y cosas, impresiones sensoriales, vivencias y situaciones, despierta en nosotros

el sentimiento de lo ominoso, dilucidando el carácter escondido de lo ominoso a partir

de algo común a todos los casos” (Freud, 1923, p.220).

Teniendo en cuenta lo anterior lo ominoso vendría siendo aquella variable de lo

terrorífico, tal como afirmaba, se construye de aquellas vivencias que han marcado al individuo

de una forma impactante. Tal como en otro de sus trabajos “pulsiones y destinos de pulsión” es

evidente el rol que cumple la negación en la parte omisa, da un gran valor en el desarrollo de

ello, “Acaso seria cierto que lo ominoso sea lo familiar-entrañable que ha experimentado una

represión y retorna desde ella, y que todo lo ominoso cumpla su condición” (Freud, 1923, pg.

245). Viéndose reflejado en el cuento de Amadeus Hoffman: “El hombre de arena” (1817), en

donde al Clara la prometida de Nathaniel lee por error la carta que le había enviado su prometido

a su hermano Lotario, emite una respuesta contundente generando molestias ya que según él no

había sido nada sensible ante la historia por el relatada. Su respuesta se basó en que todo lo

ocurrido, los pensamientos de angustia y terror que aún lo atormentaban era porque él no se

permitía liberarse de ese pasado “negación”, dándole pie a que la enfermedad continuase en él.

“Una condición particularmente favorable para que se produzca el sentimiento ominoso es que

surja una incertidumbre intelectual” (Freud, 1923, pg.233).

Sin duda alguno lo ominoso ha sido entendido desde diferentes puntos de vista, llevando

a la intervención de Lacan, entre otros, pero Freud permite visualizar el tema con algo más de

cariada con lo que respecta a ello, permitiéndonos hacer una asociación de lo ominoso con lo

angustioso proviniendo de una realidad marcada por situaciones, sin duda alguno hace referencia
3

que esto es algo que proviene desde el interior de sujeto y que él no es consciente de ello, tal

como lo llego a mencionar en el proceso de construcción de su teoría de ello, yo y súper yo, en

donde desde un principio nos habló sobre unas reacciones que tiene el sujeto frente al peligro

“mecanismos de defensa” primando siempre la resistencia a la enfermedad, acompañada de

algunos impulsos reprimidos que son generadores de un evidente sentimiento de angustia que a

tal punto no permiten que el sujeto tenga un desarrollo normal en su vida diaria..

“Lo ominoso cuestiona aquello del miedo y de la realidad objetiva. Si se parte de que

toda realidad es de por sí objetiva en tanto cada sujeto trae su objetividad, el objeto, lo

imposible, lo ominoso cuestiona y permite hablar al psicoanálisis de lo psíquico”

(Galeano F, 2009, pg. 7)


4

Referencias

Freud, S. (1919), Lo ominoso. En obras completas. Vol. 17 Buenos Aries. Amorrortu Editores,

recuperado de: http://www.bibliopsi.org/docs/freud/17%20-%20Tomo%20XVII.pdf

Galeano F, 2009, LO OMINOSO Y LA MIRADA, LO REAL EN «EL HOMBRE DE

ARENA», recuperado de:

https://aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/affectiosocietatis/article/viewFile/5316/65

59

Paco Literatura (Productor), 2016, E.T.A HOFFMAN [el hombre de arena] WEB, recuperado

de: https://www.youtube.com/watch?v=wa87c6PuVcw&feature=youtu.be