Está en la página 1de 16

Red de Mediatecas Francesas en el mundo:

Concepto, organización y desarrollo a largo plazo

Silvia Díaz Azofeifa


Mediateca de la Alianza Francesa de Barrio Amón. Avenida 7, calle 7. San José.
Costa Rica.

1. RED FRANCESA EN EL MUNDO

1.1. Fundamento filosófico

El antropólogo Marc Augé dice que “una cultura se construye con la


experiencia de otras culturas”, además “su vida está animada por un desplazamiento
de uno mismo hacia el otro y del otro hacia uno mismo”. De esta primicia parte la
razón de ser de esta red que se ha ido ampliando rápidamente en el mundo.

Incluye que “la cultura, por definición implica una relación con el otro: relación
con la historia, con el entorno, con la sociedad y el mundo, se construye de la
prueba de los otros”. Para este antropólogo, la acción cultural francesa en el
extranjero, para que tenga sentido en el tiempo, debe inscribirse en esta relación y
participar de ese movimiento.

También afirma que por consecuencia a esta primicia, “las bibliotecas tienen
la vocación de ser lugares abiertos: lugares de encuentro, de diálogo y de reflexión
sobre las transformaciones científicas, tecnológicas y sociales, sobre los grandes
debates de la sociedad, sobre la diferencia, el mestizaje y la libertad”.

Dentro del fundamento filosófico que identifica a la red francesa en general,


se rescata el lema de la Unión Europea: “Unir en la diversidad”.

Según el documentalista español Lluis Agusti, conocer, reconocer y estimar al


otro es el punto de partida de todo acuerdo.

1.2. Antecedentes de la red

1.2.1. Presentación

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia lleva a cabo acciones de


promoción de la lengua francesa en el extranjero gracias a una vasta red de
establecimientos culturales y escolares, que están bajo la tutela de los Servicios de
Cooperación y de Acción cultural de las embajadas de Francia en el extranjero.

Los establecimientos culturales están conformados por los Institutos


franceses y los Centros culturales franceses. Estos centros ponen a disposición
cursos de francés a los extranjeros que desean aprender la lengua francesa.

1
La red de estos centros es extensa y heterogénea. Está presente en todos los
continentes, y no sólo en las ciudades más importantes del planeta, sino también en
ciudades medianas y pequeñas.

Los principales centros franceses de la Red son: Casa de Velázques, La Villa


Medicis en Roma, La Escuela Francesa en Atenas, Instituto francés de arqueología
en el Cairo, Villa Kujoyama en Tokio.

En esta red están inmersas también las Alianzas francesas, ya que poseen
los mismos objetivos que los demás establecimientos. Su diferencia radica en que
son asociaciones sujetas a la legislación local (aún si sus estatutos deben ser
aceptados por la Alianza Francesa de París, y si sus directores son franceses
empleados de Francia). Son organismos que poseen la nacionalidad del país que los
acoge y gozan de autonomía.

1.2.2. Historia

La Alianza Francesa se creó en 1880, fue reconocida de utilidad pública en


1886 y en 1894 abre en París, la Escuela Internacional de lengua y civilización
francesa dirigida a los extranjeros residentes en Francia.

Con la creación de esta institución, Francia toma ventaja por sobre otros
casos de redes de otros países. En 1909 aparece el instituto Goethe. El Svenska
Institut y el British Council en los años 1930. Los servicios de la United States
Information Agency nacen hasta después del fin de la Segunda Guerra Mundial.
Luego el Instituto Cervantes se crea a finales del siglo XX, en 1992, al igual que el
Instituto Camoes (Portugal).

Aspectos geopolíticos:

Le red en general no se desarrolla bajo un único modelo, sino que tiene una
historia propia, a menudo ligada a la del país anfitrión.

Ejemplos:
*Instituto francés de Praga, el más importante en Europa Central en el periodo de
entreguerras, cerrado en 1951. Quedó en el imaginario colectivo checo, reabrió sus
puertas en 1990, recuperando sus locales y misión originales.
*Instituto Francés de Barcelona y Madrid: durante el periodo franquista albergaron
los diferentes círculos culturales y artísticos que estaban en desacuerdo con el
gobierno. Realizaron exposiciones controversiales para la época.
*Con la caída del comunismo y después de la caída del muro de Berlín, se abrieron
las puertas de China y el mundo oriental.

Cabe decir que las bibliotecas hospedadas por un país con régimen autoritario
funcionan como oasis de libertad, pequeñas ventanas abiertas al mundo. Ejemplo
del rol de la biblioteca del Instituto francés de Barcelona durante el período
franquista., o los institutos británicos en el proceso de desnazificación de Alemania.

2
1.2.3. La red de la actualidad

• Existen 270 establecimientos de enseñanza (escuelas, liceos, colegios) que


escolarizan a más de 160 000 alumnos en todo el mundo e imparten una
educación conforme a los objetivos pedagógicos y a las normas de
orientación que se aplican en Francia.
• Existen también más de 500 centros e institutos culturales, Alianzas
Francesas, Centros de investigación y misiones arqueológicas establecidos
en más de 160 países. (Goethe presente en 78 países, Instituto Cervantes
presente en 67 países)
• La red cuenta con más de 300 Alianzas Francesas

Cabe recalcar que se trata de una red en evolución, o una red de contrastes, ya que
algunos centros culturales fueron creados al final del siglo XIX, y otros
recientemente.

2. MEDIATECAS

2.1. Antecedentes

2.1.1. De la Biblioteca a la Mediateca

Según la bibliotecóloga francesa, Martine Blanc-Montmayeur, el concepto de


Mediateca reemplazó al de biblioteca en los años 80, cuando la corriente de nuevos
pensamientos planteaba la evidencia de que la biblioteca no albergaría sólo
documentos impresos, sino que incluiría igualmente sonido, imagen, y hasta las
proyecciones.

Este viraje de los conceptos fue consecuencia del contexto económico y


cultural. El punto de partida de este fenómeno fueron las reflexiones nacidas de
constatar el fracaso de la lectura pública francesa de los años 60: no existía público
para las bibliotecas, o muy poco. Se puede decir que la Mediateca surgió de este
fracaso.

Se pueden encontrar las primeras huellas de ese fracaso en un artículo de


Paul Poindron de 1954 : “Las bibliotecas no tendrán dinero, pero hay que intentarlo
de todos modos”. EL autor planteaba la posibilidad de incursionar en otras
experiencias para atraer al público. Como lo afirma, “para este público, hay que tener
en cuenta la inmensa atracción por lo audiovisual”. En esa época se refería a la
radio. “A este medio no hay que tenerle miedo”.

En 1966, el entonces presidente Georges Pompidou solicita un informe, cuyas


conclusiones afirman el fracaso y el estado catastrófico de la situación. Las futuras
asignaciones a los bibliotecarios no serán tradicionales, como se entendía en la
época. Ese informe fue el punto de inflexión de una política del Estado, la cual sería
determinante para las décadas venideras.
Se pretendía una multiplicación de la oferta con el objetivo de abarcar más
público. No se pretendía en primera instancia construir bibliotecas arquitectónicas
(luego sí lo será), sino utilizar las ya existentes, de preferencia que se situaran en la

3
primera planta, y en zonas concurridas. Otro punto a recalcar era que dentro de la
nueva política de Pompidou, se buscaba desmitificar al libro y hacer que las
personas entraran a las bibliotecas. La razón era que el libro no era suficientemente
atractivo.
A pesar de que la “lectura” era el objetivo a alcanzar, se debían proponer
actividades de animación, y surge así un nuevo perfil del profesional: el animador-
bibliotecario (y no el bibliotecario-animador).

El primer formato no impreso que se introdujo en las bibliotecas fue el disco


(luego vendría el video). El Gobierno de Pompidou fomenta esta política de
diversificación y empiezan a aparecer las primeras fonotecas (en francés,
Discothèque). La primera es la Discothèque de Paris, en 1959. Sin embargo, la
primera ola de fonotecas no se relacionó directamente con las bibliotecas, ya que la
política de difusión se realizaba a través del espectáculo en vivo. Entonces esta
nueva política se relacionó más con la creación musical, y no con la biblioteca.
Uno de los errores de esta difusión era que la música privilegiada en ese
momento era la clásica (un género no tan popular en esa época).
Otro problema que surgió era que se decía que no era necesario tener música
en la biblioteca puesto que ya se oía en la radio. Pero la naturaleza parte de un sitio
diferente, el de constituir una colección, y brindar una óptica de conocimiento global.

2.1.2. Biblioteca Pública de Información (BPI)

En 1977, la BPI de París abre la primera Mediateca, la única en esa época. Lo


que se valorizó fue el conocimiento mismo, y no tanto el formato.
A partir de los años 80, la explosión del concepto de Mediateca se hizo
alrededor del eje: libro-videoteca-fonoteca, que puso en entredicho el concepto
tradicional de la biblioteca.

Varios elementos empujaron a un nuevo concepto de biblioteca:


-evolución de las expectativas del público
-aprendizaje de los bibliotecarios de la observación de la sociología de la lectura y
del consumo de bienes culturales
-la descentralización: de grandes bibliotecas a pequeñas bibliotecas.

La presencia y ayuda del estado en este momento fue determinante. El


número de bibliotecas pasa de 930 a 1600, en cuestión de una década. En 1988, 26
% de las bibliotecas ofrecían discos. A final de los 90, la proporción será de 36 %.

2.1.3. La Lectura pública en Francia

Para Richter, bibliotecólogo de la Biblioteca Pública de Mulhouse y experto en


la temática, “la lectura pública es la actividad, servicio o las funciones de una
categoría de bibliotecas que la terminología profesional internacional designa bajo el
nombre de biblioteca pública”.
La UNESCO en 1970, define que es pública toda biblioteca que sirve, sin
discriminación, a los miembros de una colectividad.

4
Según Lluis Agusti, el modelo de Mediateca francés es una prolongación del
sistema de lectura pública competente y eficaz, con métodos de trabajo aplicables
en el extranjero, gracias a su experiencia, rigor y profesionalismo.

La noción y las realidades de la lectura pública datan del primer tercio del
siglo XX. Aparece después de la primera guerra mundial, como una transformación
de la lectura popular: no heredó el espíritu de la vieja biblioteca como instrumento
que condicionaba las clases trabajadoras y servía para el orden social. La lectura
pública se le opone porque se definía a sí misma como una apertura a los valores de
la civilización e instrumento de libre reflexión.
Entre 1920-1940, hubo una etapa de transición, donde todavía algunos
bibliotecarios tradicionales recibían con indiferencia el nuevo rol educativo y
documental de las bibliotecas públicas. Otros intentaron, desde antes de 1914, abrir
los espacios a un público más amplio y no limitado a los eruditos y a los estudiantes
que los frecuentaban.

Cuando la escuela elemental apareció como una necesidad económica,


política y social, los gobiernos utilizaron la lectura pública para incentivar la
alfabetización de las clases populares. Esto se dio tanto en Francia a finales del
siglo XIX, como en Rusia después de 1917.

El sacerdote Jean-Frédéric Oberlin fue el primero en utilizar el concepto de


lectura pública en 1792. En un informe registra las dificultades que encontró al dirigir
la biblioteca de Waldrsbac. Sin embargo, esta aparición precoz y singular del término
es inexplicable. Según el estado de conocimiento de las bibliotecas del siglo XVIII,
no se puede identificar la realidad que Oberlin habría querido expresar.

Otro dato histórico a subrayar: En dos obras de Eugène Moral, de 1908 y


1910, el autor introduce una distinción radical entre dos funciones de la biblioteca:
conservar e instruir. Y habla naturalmente de lectura pública, sin necesidad de
explicarla.
La noción vuelve a aparecer en 1921, de la mano de Ernest Coyecque, en un
artículo sobre la organización de la lectura pública en Suiza.
Gabriel Henriot, en 1928, la emplea cuando propone la organización de un
servicio público de lectura, de información y de documentación.
En marzo 1929, el Senado adopta una resolución solicitándole al gobierno de
crear salas de lectura pública en toda Francia; a raíz de eso se crea la Comisión de
lectura pública.
En 1931 ya se realizaba un congreso internacional de lectura pública en
Argelia (colonia francesa desde 1830 hasta 1962).
En 1945 se crea la Dirección de bibliotecas y la lectura pública. Sin embargo
se vulgariza el concepto en las múltiples publicaciones, y además de que no hace
desaparecer las reticencias de los profesionales.
Según Richter, la comunidad internacional ignora este término, hasta que la
UNESCO la utiliza en su Manifiesto sobre la biblioteca pública, en 1972. Se expone
en el Manifiesto que la biblioteca pública es una institución democrática de
enseñanza, de cultura y de información, abierta a todos sin distinción de raza, color,
de nacionalidad, edad, sexo, religión, de lengua, de situación social o nivel de
instrucción.

5
Como mencionó Jack Lang, ex ministro de cultura, “la democratización del
acceso a la lectura es una de las mayores preocupaciones de la política cultural de
los años 80”.

Se destacan 4 momentos importantes en la evolución de la lectura pública en


Francia:
• El enlace entre escuela y biblioteca se afirma después de la Revolución y se
retoma a lo largo del s. XIX como una verdad fundamental.
• Predomina el espíritu de conservación por sobre el problema social y
educativo de la lectura pública desde sus inicios. La reacción hermética hace
pasar a la profesión por un momento donde parece incompatible la
conservación con los objetivos de la lectura pública. Ésta fue la era de los
pioneros que alegaban por una lectura pública que se opusiera a las
bibliotecas para sabios. Aquí entra Morel y su distinción entre conservación y
función educativa.
• Orígenes privados de la lectura pública. Creada por asociaciones, se impuso
tardíamente como una necesidad de la colectividad pública. Sin embargo
estas asociaciones no pudieron sostener una empresa que se veía
inadaptaba a las necesidades reales e inmediatas de la colectividad y
desfasada por completo de la evolución social, cultural y popular. Las
bibliotecas públicas subsistieron sólo gracias al apoyo de los poderes
públicos. Y se constituyeron coherentemente cuando los gobiernos, bajo
presión de la opinión y de los profesionales, tomaron la iniciativa.
• La especificidad profesional apareció más tardíamente. En 1941, y sólo en los
servicios de París. Es por eso que el trabajo de voluntariado tuvo gran
importancia en el desarrollo de estas actividades.

2.2. Red de Mediatecas

La red pone a disposición Mediatecas en todo el mundo. Como ya hemos


visto, no se trata sólo de las Mediatecas de las Alianzas Francesas, sino de
Mediatecas de otras instancias de la red, como Institutos franceses y Centros
Culturales.

Para Marc Sagaert, encargado en el 2002 del departamento de Mediatecas y


Centros de Información del Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia, las
Mediatecas francesas en el extranjero son el reflejo de la BPI. Son una propuesta de
un lugar de diálogo, de dinámicas propuestas culturales, privilegiando el debate de
ideas. La razón de ser en la “reunión”.
Existe por parte del gobierno francés una voluntad de representarse en el
extranjero, su cultura, su actualidad, todo adaptándose a la realidad local, y
actualizando constantemente las colecciones de las Mediatecas, sin restricción en
los formatos.

Breve referencia a la red española: Para la creación de la red de institutos Cervantes


y sus bibliotecas, se estudiaron los modelos estadounidenses, británicos, franceses
y alemanes. Trataron de encontrar un equilibrio entre la enseñanza de la lengua y la
actividad cultural mediante bibliotecas medianas (entre 5000 y 15000 volúmenes) en

6
las cuales la literatura, la historia, el arte, colección de referencia, y demás
publicaciones reflejaran las relaciones de España y el país de acogida.
Cuando se debían definir los servicios de estas bibliotecas españolas, se tomó como
modelo de referencia el francés, ya que éste tomaba en cuenta la conservación al
mismo tiempo que introducía la modernidad con formatos diversos de la información
audiovisual.

2.2.1. Objetivos

Según Laurence Eme, encargada actual del departamento de Mediatecas del


Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia, las Mediatecas tienen 3 misiones
principales:
-Brindar información sobre Francia y difundir la cultura francesa
-Apoyar a las actividades culturales y al aprendizaje del francés
-Cooperación con otras bibliotecas locales

Una misión específica:


El objetivo primordial es la información sobre Francia contemporánea en todos sus
aspectos, incluyendo los estudios en Francia, cursos en diferentes universidades
(trámites de admisión).
Esto va acompañado por la promoción de los autores, intelectuales y creadores
franceses.
Para éste propósito, las Mediatecas - Centros de información sobre Francia
construyen un lazo permanente con la actualidad intelectual y cultural en Francia, a
través de una oferta de documentos, informaciones, servicios y espacios atractivos.
Característica: dirigirse a un público no francófono. Se desarrollan colecciones en
lengua local: traducciones y subtítulos.

Misión transversal:
Contribución significativa al éxito de la programación cultural y al desarrollo del
aprendizaje de la lengua francesa. La Mediateca acompaña las manifestaciones
culturales de diversas maneras: promoviendo la lectura, la escucha, la observación
de las obras de autores invitados, sensibilización al arte, a los movimientos literarios,
a algún género musical.
Deben privilegiar los debates de ideas.
La Mediateca está al tanto de los acontecimientos principales, publicaciones, temas
de actualidad en Europa y en el mundo, y da a conocer las posiciones de Francia.
También es propuesta de organización y de espacio físico para desarrollar mesas
redondas o coloquios, la Mediateca puede proporcionar la información necesaria, en
diferentes formatos.
Biblioteca del estudiante:
Selección de documentos en todos los formatos sobre la actualidad francesa,
presentados por nivel de aprendizaje de la lengua.

Misión de cooperación:
Las Mediatecas participan en catálogos colectivos, organizaciones, asociaciones
profesionales del país de acogida.
Apoyo de la Biblioteca Pública de Información para los servicios de información de
las Mediatecas.

7
2.2.2.Financiamiento

Todas las Mediatecas disfrutan de autonomía financiera. Sin embargo, éstas


se pueden beneficiar de un apoyo específico por parte del gobierno: PAM (plan de
apoyo a las Mediatecas). Funciona desde 1993 (se llamaba FICRE: Fondos de
intervención para los Centros de Recursos). El Ministerio de asuntos exteriores
define una temática por desarrollar, y otorga a algunas bibliotecas un apoyo
financiero para desarrollar los proyectos que concuerden con esa temática.

2.2.3. Formación de personal

La formación continua de la red de Mediatecas y las pasantías propuestas


ayudan a mejorar la eficacia de sus profesionales.
Para las formaciones (de toda naturaleza), el Ministerio cuenta con el patrocinio de
diferentes entidades: Biblioteca Nacional de Francia, BPI, Escuela Nacional Superior
de Ciencias de la Información y las Bibliotecas, Universidad de París X-Nanterre,
Bibliotecas Públicas de París.

2.2.4. Datos estadísticos

La red reúne a 333 Mediatecas (174 en Alianzas Francesas, 143 en


establecimientos de servicios exteriores de la Embajada y 16 con otros estatutos).

Mediatecas por zonas geográficas:

Gráfico 1. Repartición de Mediatecas por zonas geográficas

Mediatecas en el mundo

Medio Oriente
9%
África 25%

Europa 28%

América 23%
Asia 15%

Tomado de Sagaert, Marc. Le résau des médiathèques françaises à l’étranger : une politique de développement dans la durée

8
Superficie:
Superficie total: 64 067 m2
Promedio por mediateca: 198 m2.
Mediateca en Costa Rica: 100 m2

Las Mediatecas que sobrepasan los 500 m2 son por ejemplo la de Argelia, la de
Buenos Aires, Viena, Ouagadougou (Burkina Faso), Pekín, Brazzaville (Congo),
Madrid, Port au Prince, Tananarive (Madagascar), Casablanca, Marrakech, Londres,
Praga, Tunis..

Colecciones:
Total: 4 180 855 documentos
Promedio por Mediateca: 13 753
Total de la colección en Costa Rica: 12 000

Cuadro 1. Cantidad de Mediatecas en función de sus colecciones

Número de documentos Número de Mediatecas Porcentaje


Menos de 2500 31 10.2
De 2500 a 4999 52 17.11
De 5000 a 9999 71 23.36
De 10 000 a 19999 77 25.33
De 20 000 a 29 999 39 12.83
Más de 30 000 34 11.18

Préstamos:
Número total de préstamos: 5 621 166
Promedio por Mediateca: 18 613
Número de préstamos en Costa Rica: 11500
Promedio de número de préstamos por cada usuario: 15.55

Mediatecas como la de Buenos Aires, Quito, Nueva Delhi, Pekín y Tokio cuentan con
45 000 de préstamos por año.

Usuarios inscritos:
Total de usuarios: 361 520
Promedio por Mediateca: 1201
Total de inscritos en Costa Rica: 1000

Frecuencia:
8 millones de entradas

9
Nacionalidades:

Gráfico 2. Inscritos en las Mediatecas por nacionalidades

Nacionalidades
Locales: Franceses: Otros:

6%
11%

83%

Sexo:

Gráfico 3. Inscritos en las Mediatecas por sexo

Sexo
Mujeres: Hombres:

41%

59%

10
Edades:

Gráfico 4. Inscritos en las Mediatecas por edades

Edades

mas de 60 años: menos de 12:
5% 10%

26 a 59 años:
41%
de 13 a 25 años :
44%

Categoría profesional:

Gráfico 5. Inscritos en las Mediatecas por categorías profesionales

Categorías Profesionales Otros:
5% Escolares:
22%

Profesionales:
25%

Profesores:
10%
Estudiantes:
38%

11
2.3. Política de Modernización de las Mediatecas de la Red

2.3.1. Mediatecas – Centros de Información sobre Francia Contemporánea

Antes las Mediatecas-Centros de información sobre Francia se les llamaban


“Centro de Recursos sobre Francia Contemporánea”.
Parte del financiamiento venía del sistema FICRE (fondos de intervención para los
centros de recursos), que se atribuían a los establecimientos en función de sus
colecciones.

Antes de la modernización, las bibliotecas eran esencialmente de


“humanidades”, con tendencia sobretodo a la literatura. Este carácter obsoleto no
reflejaba la realidad editorial francesa del momento. Este carácter patrimonial se
debía a un efecto “pasivo” de la colección.

Una prioridad del Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia que se remonta


a principios de los años 90, fue la introducción del concepto “Centros de información
sobre Francia Contemporánea”, la cual está ligada a “Mediateca” y permite
desarrollar una nueva función, la de destacar los máximos exponentes de Francia en
diferentes sectores.
La puesta en marcha de los centros de información fue la oportunidad para
reflexionar y reorganizar el conjunto del dispositivo y de la oferta documental
francesa en los países concernidos: reagrupando informaciones que permitieran a
los interlocutores extranjeros el acceso a los recursos franceses y organizar de este
modo un servicio capaz de informar a un público diverso, especializado o no,
francófono o no.
Surge entonces el concepto de centro de información sobre la Francia
contemporánea, denominación que tiene la ventaja de resaltar la palabra Centro,
evocando un punto de unión, de convergencia, síntesis, coordinación y dinamismo
también. Se incide entonces en una lógica de servicio intensivo al público.
El programa puesto en práctica en las Mediatecas francesas en el extranjero
contiene dos ideas esenciales: por un lado constituir un lugar de documentación
multimedia (Mediateca)y por otro lado asegurar una función de información y
comunicación para el público local (Centro de información).

2.3.2. Creación de un Departamento de Mediatecas dentro del Ministerio de Asuntos


Exteriores (MAE)

La mayoría de los centros culturales en el extranjero dispone de una


Mediateca. Pero la atención dirigida a éstas es muy reciente. En los años 1992-1992
se crea en el seno del MAE de Francia, una Sección de Mediatecas, centros de
información y documentos.
Se decide reorganizar y modernizar la nebulosa que representaban las
pequeñas y medianas Mediatecas en el extranjero.
El objetivo era aprovechar el trabajo en red para introducir deliberadamente
todo tipo de formatos y utilizarlos de una manera más coordinada y lógica. Este
trabajo se lleva a cabo empleando también los recursos y la experiencia del sistema
de lectura pública francés.
El primer objetivo de dicha sección era el estudio de la situación de las
mismas.

12
Luego de una reorganización este departamento se llamó “División del escrito
y las Mediatecas”

2.3.3. Conceptos teóricos para la modernización

Estas bibliotecas han evolucionado su concepto a favor de una diversificación


de la oferta: nuevos soportes, nuevas tecnologías, nuevos objetivos. Esto ha hecho
que aparezcan nuevos territorios para la lectura, nuevos usos culturales, creando la
noción de servicio.

Se parte de la primicia que establecen los estatutos de bibliotecas elaborados


por el Consejo superior de Bibliotecas, que las bibliotecas deben asegurar la
igualdad de acceso a la lectura y a las fuentes documentales para permitir la
independencia intelectual de cada individuo y contribuir al progreso de la sociedad.

Más allá de la petición tradicional de lectura culta, del ocio, de la clásica


consulta y del préstamo de documentos, la Mediateca presenta a través de
diferentes soportes nuevos conjuntos enciclopédicos capaces de responder a las
preguntas de hoy en día: emigración e inmigración, complejidad y transformación de
la legislación y de la reglamentación, globalización de la economía y su beneficio
sobre el empleo.

Para la modernización de las Mediatecas de la Red, la Biblioteca Pública de


Información parece el modelo a seguir (así sucedió con las Mediatecas dentro de
Francia): universalidad de contenidos, calidad y riqueza de los fondos, estética e
ideología de vanguardia, que al servicio de la comunidad, buscan la integración y
evitan la exclusión.

Para el Ministerio, en vez de hablar del modelo francés de biblioteca, habla


más acertadamente de modelos diferentes de bibliotecas en el mundo y de la
influencia recíproca que ejercen unos sobre otros. Cada biblioteca tiene su propia
historia y naturaleza y persigue objetivos diferentes.

Colección:

Una particularidad: en las Mediatecas no encontramos, o muy poco, la


literatura de “kiosko” y los best Sellers de éxito efímero no se compran en grandes
cantidades. La política de selección cualitativa refuerza la reputación de las
bibliotecas como establecimiento de carácter cultural.
Las autoridades afirman que las colecciones audiovisuales son especialmente
ricas y de un nivel superior a las de las colecciones extranjeras. El campo del
documental de creación ha sido particularmente explorado y dado a conocer en su
riqueza y diversidad, desde los problemas sociales hasta el arte y la literatura, desde
la ciencia a la etnología y los viajes.
La División de la Acción audiovisual exterior del Ministerio de Asuntos
Exteriores sigue la actualidad y la renovación de la producción francesa y vela por la
selección con fin a la adquisición, respondiendo al interés de los temas que le son
propuestos y a la calidad de su tratamiento audiovisual.
La división del escrito y las Mediatecas pone en funcionamiento varios
programas para ayudar a las Mediatecas en la promoción de la cultura a través de

13
sus colecciones. Realiza producciones con la ADPF (Asociación para la Difusión del
Pensamiento Francés): folletos temáticos, obras de referencia, exposiciones
documentales, dossiers temáticos para las celebraciones nacionales.

Arquitectura:

En cuanto a la arquitectura: se prefieren edificios modernos, o rehabilitación


de edificios antiguos, reordenación de la infraestructura, expansión de las superficies
de las bibliotecas. Hay una voluntad de buscar una buena calidad arquitectural. Se
establece un diálogo entre arquitectos y bibliotecarios. Tal es el caso de la
Mediateca de Costa Rica (edificio restaurado por el arquitecto Bruno Stagno).
Los espacios arquitectónicos se caracterizan fundamentalmente por una voluntad de
servicio y de gestión de la información destinada a un público diverso.

Servicios:

Los servicios ofrecidos generalmente están inmersos en el centro cultural al


que pertenecen. Según el caso, dependerá la acción de la infraestructura cultural del
país anfitrión, de las relaciones históricas y culturales en existen entre ambos países.
Diversidad de servicios: van desde bibliotecas especializadas a bibliotecas
universitarias, o una simple biblioteca pública.

Animación cultural:

La difusión cultural se apoya en un trabajo de mediatización del que la parte


más visible es la animación. El 85 % de las Mediatecas organizan regularmente
exposiciones, conferencias, debates, lecturas, encuentros con autores, talleres de
escritura, entre otros.
La vivacidad y la diversidad de las animaciones propuestas son de alta
calidad, a pesar de que no existe una reglamentación que establezca las funciones
de la biblioteca en el dominio de la animación.
Una Mediateca no es solamente una colección de documentos sino una
propuesta cultural, y que se debe pasar de una lógica de acumulación a otra de
promoción.
El intercambio cultural es su razón de ser.
El Estado está presente en este aspecto con la promoción de festivales tanto
dentro como fuera de Francia: Primavera de los poetas (Festival de poesía en
marzo), Francofonía (en marzo), Fiesta de la música (junio), Leer es una Fiesta
(festival de literatura en octubre), Mes del documental (difusión del género
documental).

14
3. Conclusiones

Ideas principales de las Mediatecas en la Red:

Según Laurence Eme, las Mediatecas desarrollan una oferta cada vez más
rica y diversa en información y servicios en línea, contribuyendo significativamente a
la proyección de la cultura y de la lengua francesa, todo esto desarrollando a su vez
calidad en sus espacios, inspirados por el valor del intercambio de las culturas.

Según señala Martina Poulain, el crecimiento, la renovación de las


colecciones, la modernización, el crecimiento de los servicios ofrecidos, la conquista
de nuevos públicos, el crecimiento de la red, la formación de personal, son los
puntos clave de la evolución reciente de las Mediatecas francesas en el exterior.
Importancia estratégica de un dispositivo cultural, documental y humano.

Retos:

La teoría versus la práctica (Caso de Mediateca Costa Rica):

*La teoría dice que la colección debe ser lo más actualizada posible, pero esa línea
impide que la colección también se concentre en la información de base (historia). La
información debe ser inmediata, pero al mismo tiempo, se deshecha con la
acumulación de este tipo de informaciones.

*El Ministerio tiene un fuerte programa de formación para los funcionarios de estas
Mediatecas. En la actualidad, la mayoría de los encargados de las Mediatecas en el
extranjero no gozan de un título que los acredite como bibliotecarios. El reto es
profesionalizar a todos estos funcionarios y a los futuros que integrarán la red.

*Agusti menciona que el proselitismo no está ausente de todo esto, que bajo una
apariencia cultural, se le hace propaganda al país representado. La estrategia debe
ir evolucionando, así como lo ha hecho, para no caer en este fenómeno. Se deben
reforzar todas las acciones interculturales (Francia y país anfitrión)

*Evolución de las colecciones no sólo de la teoría que presentan las autoridades


(reflejo de la cultura francesa), sino de las necesidades de los usuarios reales y
potenciales. Hay un desequilibrio entre oferta y demanda. Una tentativa de solución
radica en el reciente programa de “biblioteca del estudiante”.

15
REFERENCIAS

Agusti, Lluis. Les réseaux des bibliothèques à l’étranger : les modèles français et
espagnol. Bulletin des Bibliothèques de France : n. 5, 2002, p.55-61

Augé, Marc. Culture et développement en “Qu’est-ce-que la culture?”. Paris : Odile


Jacob, 2001

Blanc-Montmayeur, Martine. Les années 70 : la naissance de la notion de


médiathèque. La Médiathèque : bilan et perspectives de l’intégration des supports en
lecture publique. Colloque images et sons, encyclopédie et bibliothèque. Febrero
1997.

Desjardins, Jérémie. Un fonds en langue locale dans una bibliothèque française à


l’étranger : objectifs, contenus et enjeux. Paris : Enssib. Diploma de Conservaduría
de Bibliotecas. Memoria. Febrero 2001.

Eme, Laurence. Les médiathèques françaises dans l’Europe des 27. Bulletin des
Bibliothèques de France : n. 1, 2008, p. 64-68

Girard, Augustin. French cultural policy from André Malraux to Jack Lang: a tale of
modernisation. International Journal Of Cultural Policy: vol 4 (n. 1), 1997, p. 107-125.

Jacques, Jean-François. Le virage des années 80. La Médiathèque : bilan et


perspectives de l’intégration des supports en lecture publique. Colloque images et
sons, encyclopédie et bibliothèque. Febrero 1997.

MAE. Mémothèque : mémento pratique à l’usage du personnel des médiathèques-


centres de ressources. Paris : MAE, 2000.

Manguel, Alberto. Une histoire de la lecture. Paris : Actes Sud, 1998.

Ory, Pascal. La politique du ministère Jack Lang : un premier bilan. The French
Review : vol LVIII ( n. 1), oct 1984, p 77- ?

Poulain, Martine. Les bibliothèques-médiathèques françaises à l’étranger : un


dispositif en développement, Médiathèques et centre de ressources français à
l’étranger. Paris : MAE/ADPF, 2001.

Richter, Noë. Histoire de la lecture publique en France. . Bulletin des Bibliothèques


de France : n.1, 1977, p. 1-24

Richter, Noë. Introduction à l’histoire de la lecture publique. Bulletin des


Bibliothèques de France : n. 4, 1979, p. 167-174

Sagaert, Marc. La Red de Mediatecas y de Centros de Información sobre la Francia


Contemporánea. Métodos de Información: vol. 9 (50), mayo 2002, p. 76-83
Sagaert, Marc. Le réseau des médiathèques françaises à l’étranger : une politique de
développement dans la durée. Bulletin des Bibliothèques de France : n. 5, 2002, p.
46-54.

16

También podría gustarte