Está en la página 1de 2

Juan Jacobo Árbenz Guzmán (Quetzaltenango, 14 de septiembre de 1913-

Ciudad de México, 27 de enero de 1971) fue


un militar y político guatemalteco, ministro de la Defensa Nacional (1944-1951)
y presidente de Guatemala (1951-1954).
Perteneció al grupo de militares que protagonizaron la Revolución de 1944. Fue
conocido como el «soldado del pueblo».3 Fue electo presidente de Guatemala en
las elecciones presidenciales de 1950 y asumió el cargo el 15 de marzo de 1951.
Árbenz en su discurso inaugural explicó que su plan de gobierno se basaba en tres
objetivos fundamentales, el primero es convertir a Guatemala de un país
dependiente y de economía semicolonial en un país económicamente
independiente; y transformarlo de un país atrasado y de economía
predominantemente feudal en un país moderno y capitalista. El 27 de junio de 1954
fue derrocado por un golpe de Estado dirigido por el Gobierno de Estados Unidos,
con el patrocinio de la United Fruit Company y ejecutado por la CIA mediante
la operación PBSUCCESS, que lo sustituyó por una junta militar que finalmente
entregó el poder al coronel Carlos Castillo Armas.4 Fue acusado de ser comunista y
atacar los intereses de los monopolios fruteros norteamericanosc principalmente
con la reforma agraria, y por dar cabida entre su círculo íntimo de asesores a los
miembros del Partido Guatemalteco del Trabajo.5 Tras el golpe tuvo que escapar a
un tortuoso exilio en México donde se separó de su esposa e hijos, sufrió una férrea
campaña de desprestigio orquestada por la CIA y su hija Arabella se suicidó
en Colombia en 1965.
Finalmente, Jacobo Árbenz murió en su exilio de Ciudad de México en 1971.

Años que fue presidente


Juan Jacobo Árbenz Guzmán (Quetzaltenango, 14 de septiembre de 1913-Ciudad de
México, 27 de enero de 1971) fue un militar y político guatemalteco, ministro de la Defensa
Nacional (1944-1951) y presidente de Guatemala (1951-1954). Perteneció al grupo de
militares que protagonizaron la Revolución de 1944.

Obras
Durante el período presidencial de Jacobo Árbenz se siguió con la misma tónica
educativa que en el gobierno de Arévalo. También se incrementó en gran manera
la educación rural y la alfabetización.
El plan inicial de la Escuela Normal Rural se extendió con la regionalización de las
escuelas rurales, de las cuales se fundaron seis en distintos rumbos del país.

(Foto: Juan Batz)


El régimen de Árbenz se caracterizó por la lucha constante contra los
grandes intereses económicos de EE.UU. En particular la expropiación de los
extensos terrenos de la poderosa UFCO, la IRCA y la Bond and Share.
Los tres grandes proyectos de Árbenz fueron: la nacionalización de la empresa
eléctrica que era monopolio de los Estados Unidos, la construcción de la carretera
al Atlántico, para romper el monopolio de los Ferrocarriles de Centroamérica de los
Estados Unidos y la reforma agraria, a través del decreto 900. Esta benefició a más
de 100 mil campesinos.
La década de la primavera fue un período democrático donde hubo:
Mejoras salariales.
Los profesores fueron dignificados.
Creación del Seguro social, el código de trabajo.
Desarrollo cultural.
Programas de alfabetización.
Doble jornada en los establecimientos públicos.
Atención educativa a los adultos con la creación de la escuela nocturna.
Creación de la facultad de Humanidades.
Autonomía municipal y de la Universidad de San Carlos.
Atención a los indígenas y campesinos, el desarrollo de una nueva Constitución
Política.
Participación de la mujer.