Está en la página 1de 2

Diana, Princesa Gales

“Lady Di”

Diana Frances Spencer, reconocida como la Princesa Diana de Gales, nació en


Sandringham, Inglaterra el 1 de julio de 1961 y falleció el 31 de agosto de 1997, fue
hija de John Spencer, VIII conde de Spencer y Frances Ruth Burke Roche. fue la
primera esposa de Carlos de Gales, príncipe heredero de la Corona británica con
quien tuvo dos hijos, Guillermo y Enrique. Desde su
juventud destacó por ser una mujer carismática y con
grandes habilidades sociales, y desde el momento en que
se convirtió en princesa disfrutó de baños de masas. Era
una princesa muy querida por el pueblo, probablemente
por su cercanía y humanidad, tan diferente de la
personalidad de la casa real británica. Diana llegó a
apoyar a más de 100 fundaciones y organizaciones al
servicio de poblaciones vulnerables, marginadas y
desfavorecidas en todo el mundo, entre las mas
relevantes se encuentra la Campaña Internacional para
la Prohibición de las Minas Antipersona que en 1997
obtuvo el Premio Nobel de la Paz, teniendo a Diana como
uno de los personajes que más relevancia mundial dieron
a la campaña y el apoyo incondicional a la ONG Centrepoint, la mayor organización
de ayuda a los sin techo en Londres también contribuyo a derrumbar estigmas sobre
el sida siendo una de las primeras celebridades en ser fotografiada junto a una
persona infectada con el virus VIH, gesto que contribuyó enormemente a cambiar a
la opinión pública sus ideas sobre los enfermos de sida. Se convirtió en una
presencia icónica en la escena mundial por su dedicación a obras de caridad
pioneras. Las motivaciones de la princesa diana o su vocación de servicio se
pueden rastrear desde su infancia, pues sus biógrafos cuentan que comprendió lo
que significaba el sufrimiento desde la separación de sus padres, cuando era
todavía una niña, a lo que se sumaron luego la bulimia y la depresión por su
desdichado matrimonio el cual se disolvió el 28 de agosto de 1996. A raíz de ello, la
princesa Diana convirtió cada adversidad y dolor en una fuente de compasión por
los demás; “Soy una persona como cualquiera, yo sufro también, soy uno de
ustedes. Y voy a luchar por ustedes”. Era una princesa en todo el sentido de la
palabra nada presumida pues no era solo carisma y simpatía lo que irradiaba Diana,
sino también una verdadera empatía, lo cual permitía que la gente se conmoviera
al recibir su apoyo y cariño. Libre de toda la carga protocolaria, Diana se involucró
a fondo en iniciativas humanitarias, y con breves pero contundentes gestos provoco
enormes cambios en el mundo tanto así que termino siendo conocida como “La
Princesa del pueblo”.

También podría gustarte