Está en la página 1de 10

La independencia de América Latina fue un proceso largo y complejo.

Como vemos en las


fechas de los mapas, dependiendo de cada país, duró hasta varias décadas; algunos países
se enfrentaron en largas guerras contra el Imperio español. Por todo ello, las fechas que se
muestran para cada país suelen ser amplias.

Se llegaron a dar casos incluso como el de Uruguay, que pasó de ser fiel al Imperio español
en 1810, a ser invadido por el portugués desde Brasil en 1821, hasta conseguir constituir el
Estado Oriental de Uruguay finalmente en 1828. Por otro lado, también existen divergencias
de fechas entre el bando vencedor y el vencido. Tal es el caso del Perú: José de San Martín
proclamó la independencia del Perú en julio de 1821, mientras que el Virreinato español del
Perú no se deshizo hasta 1824, tras las últimas batallas.

En este primer cuarto del siglo XXI, se están cumpliendo 200 años de independencia de la
mayor parte del territorio latinoamericano. En 2007 se creó una representación multilateral
para conmemorar estos 200 años de independencia, el Grupo Bicentenario, formado por los
países Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, España, México, Paraguay y
Venezuela. Cabe destacar la presencia de España en el grupo, en lo que puede interpretarse
como un acercamiento de estos países, que comparten un episodio esencial de su historia.

La independencia de América Latina (I):


de 1780 a 1810
Se conoce como “La independencia de América Latina” al período histórico transcurrido entre
finales del siglo XVIII (en torno a 1780) y mediados del siglo XIX (en torno a 1850) en América
Latina y el Caribe.

En 1800 América Latina y el Caribe la habitaban en torno a 13 millones de personas, y el


territorio colonial estaba organizado de la siguiente manera:
 Virreinato de la Nueva España: lo que hoy día serían los territorios de México; parte de EEUU:
Alta California, Nuevo México, Texas, Louisiana y las Floridas; Centroamérica; islas del
Caribe; y los enclaves españoles de Asia y Oceanía. Dentro de este Virreinato tenían cierta
autonomía la Capitanía General de Cuba, la Capitanía General de Guatemala y la Capitanía
General de Puerto Rico.
 Virreinato de Nueva Granada: aproximadamente lo que hoy día sería Panamá, Colombia,
Ecuador y Venezuela. La Capitanía General de Venezuela es separada del Virreinato de
Nueva Granada a partir de la década de 1770.
 Virreinato del Perú: inicialmente con la ley de 1542, comprendía gran parte del territorio
sudamericano y el itsmo de Panamá; en 1800 era aproximadamente los actuales territorios de
Perú y Bolivia.
 Virreinato del Río de la Plata: nacido de una escisión del Virreinato del Perú hacia 1777, era lo
que hoy día sería Argentina, Uruguay, Paraguay, así como partes de Bolivia, del Sur de Brasil
y del Sureste de Perú.
 Reino del Brasil: el actual Brasil fue colonia portuguesa desde 1500 hasta 1808, cuando se
convirtió en Reino de Brasil al establecer el Rey Juan VI de Portugal la capital del Reino Unido
de Portugal, Brasil y Algarve en Rio de

1. La crisis del sistema colonial


En España, la llegada de la dinastía de los Borbones en el s. XVIII trajo consigo importantes
reformas. Para los territorios americanos, las reformas borbónicas pretendían, a través de
intendencias, mejorar la eficiencia en la recaudación de tributos de las colonias. Estas
reformas perjudicaron los intereses de los grupos de poder criollos, quienes vieron
disminuidos su influencia y sus cargos en las colonias. Por su parte, los mestizos e indígenas
también fueron perjudicados por el incremento de impuestos y tributos. Especialmente
perjudicado se vio el Virreinato del Perú, y en concreto la ciudad de Lima, ya que muchos
beneficios económicos se trasladaron hacia la capital del creado Virreinato del Río de la Plata,
Buenos Aires.

Todo ello dio lugar a varias revueltas en las colonias entre 1700 y 1789, entre las que cabe
mencionar la rebelión indígena de Tupac Amaru II en el Virreinato del Perú, la rebelión de los
comuneros en el Virreinato de Nueva Granada, y la Inconfidencia mineira en Brasil.

2. El contexto anterior a la independencia


El contexto mundial a finales del s. XVII favorece el proceso de independencia de América
Latina. A destacar:

 El movimiento de la Ilustración en Europa inspiró las primeras críticas hacia la monarquía


española por parte de los criollos (descendientes de españoles de clase acomodada, nacidos
en tierras americanas).
 La rebelión de las colonias británicas de Norteamérica, que proclamaron en 1776 su
Independencia dando origen a los Estados Unidos de América, demostró que era posible
separarse de la metrópoli y organizarse de manera independiente.
 La Revolución Francesa de 1789 proclamó la libertad, la igualdad y el derecho a resistir a la
opresión o abuso de autoridad. Estas ideas fueron asimiladas por muchos criollos, que
vivieron la Revolución en Francia en primera persona (el mejor ejemplo lo encontramos en el
carismático venezolano Francisco de Miranda) y quienes posteriormente las expandieron por
América.
 España peninsular estaba inmersa en su Guerra de la Independencia (1808-1814) contra el
Imperio de Napoleón, quien había invadido Portugal y pretendía dominar España tras
las abdicaciones de Bayona. En este contexto, el poder de España se concentró en el pueblo,
y la representación oficial giraba solamente en torno al Consejo de Regencia y las Cortes de
Cádiz.

3. La creación de juntas de Gobierno en


América
Ante esta situación de ausencia de Rey en España, los criollos latinoamericanos empezaron a
organizar Juntas de Gobierno en las principales ciudades americanas (1808-1810):

Lugar Fecha Líder

El Alto Perú: Chuquisaca y La Mayo 1808 Pedro Domingo Murillo


Paz

Quito Agosto 1809 Montufar

Caracas Abril 1810 Miranda

Buenos Aires Mayo 1810 Saavedra

Santa Fe de Bogotá Julio 1810 Nariño

Chile Septiembre 1810 Mateo Toro, Bernardo O’Higgins, J.


Miguel Carrera

México Septiembre 1810 Miguel Hidalgo

Caracas Abril 1810 Miranda


La independencia de América Latina
(II): de 1810 a 1825 en Sudamérica
LA INDEPENDENCIA DE AMÉRICA LATINA (I): DE 1780 A 1810.
Como hemos visto en el anterior artículo, con el sistema colonial español en crisis, y la
creación de juntas de Gobierno en América Latina (1808-1810), se había comenzado el
proceso de independencia de los países de América Latina.

4. Sudamérica: La independencia armada de las colonias

Este proceso de independencia se interrumpió y pausó entre 1812 y 1816, con la reconquista
española de las colonias.

Las tropas españolas vencieron en 1812 a Napoleón en la Península Ibérica, y en 1813


Fernando VII fue restablecido Rey de España. Uno de sus primeros objetivos fue tratar de
recuperar su poder en las colonias americanas, para lo cual envió dos contingentes contra los
criollos de las Juntas de América, considerados rebeldes, a cargo de los militares Pascual
Liñan(a Veracruz, Nueva España) y Pablo Morillo (a sofocar las independencias de Venezuela
y Colombia).

Las guerras y la represión de las tropas españolas se extendieron por todas las regiones
a partir de 1815, lo que despertó en el pueblo americano una generalizada tendencia
separatista, incluidos los sectores sociales que anteriormente habían quedado al margen del
proceso de independencia, como los indígenas y la población negra.

 En el Río de la Plata, las tropas españolas recuperaron el Alto Perú en 1815, e hicieron
retroceder a los ejércitos de las Provincias Unidas del Río de la Plata, solamente hasta Salta y
Jujuy. Allí, los provincianos establecieron su resistencia e impidieron el avance de las tropas
españolas hacia Buenos Aires. En 1816, en el Congreso de Tucumán, las Provincias Unidas
declararon su independencia de España. Uno de los líderes del nuevo Estado, el general José
de San Martín, comenzó su campaña de independencia que tenía como objetivo derrotar el
dominio español en Perú.
El General José de San Martín

 En Chile, muchos líderes independentistas chilenos escaparon a la provincia de Mendoza


(actual Argentina), donde los recibió San Martín. El libertador chileno Bernardo O’Higgins se
unió a San Martín para organizar el Ejército Libertador de los Andes, que derrotó a los
españoles provenientes de Perú en la batalla de Chacabuco en 1817, y aseguró la
independencia de Chile en la batalla de Maipú, el 5 de abril de 1818.
 En el Reino de Nueva Granada, los ejércitos libertadores se organizaron desde 1816 en los
Llanos Orientales y de Apure (actual Venezuela, frontera con Colombia), comandados
por Simón Bolívar y otros lugartenientes como José Antonio Páez, Francisco de Paula
Santander y Antonio José de Sucre. En abril de 1819, tropas de Páez triunfaron en la batalla
de Las Quesedas del Medio; y en agosto de ese mismo año, Bolívar logró la victoria en
la batalla de Boyacá, de la cual se logró la instauración de la Gran Colombia conformada por
los antiguos territorios del Virreinato de la Nueva Granada, la Real Audiencia de Quito y la
Capitanía de Venezuela. En junio de 1821, Bolívar venció a las tropas españolas en la batalla
de Carabobo y consolidó la independencia de Venezuela. En 1822, Sucre venció en la batalla
de Pichincha, la cual le dio libertad a Quito.
 Perú fue el bastión de la presencia española en Suramérica, que junto con la reducida
presencia criolla frenaron cualquier intento independentista. No en vano, fue necesaria la
intervención de los que han quedado para la historia como los dos grandes libertadores de
América Latina: San Martín y Bolívar. En 1820, San Martín desembarcó con su ejército en
Lima. Un año después, el 28 de julio, los peruanos declararon su independencia y San Martín
fue nombrado “Protector del Perú”. Al tiempo que llegaba San Martín por el sur, Bolívar lo
hacia por el norte. Ante la imposibilidad de derrotar cada uno por su lado a las poderosas
fuerzas realistas, los dos generales se reunieron en la ciudad de Guayaquil, el 26 de julio de
1822. Bolívar y su ejército triunfarían el 6 de agosto de 1824 en la batalla de Junín y, el 9 de
diciembre de este mismo año un lugarteniente suyo, el Mariscal Antonio José de Sucre, triunfó
en la batalla de Ayacucho, considerada como el último gran enfrentamiento de las guerras de
la independencia y el símbolo de la caída del dominio colonial español en América del Sur.
Más tarde, las tropas de Sucre avanzaron hacia el Alto Perú, y el 6 de agosto de 1825,
declararon la independencia de la actual Bolivia.