Está en la página 1de 5

Estimado/a, el presente curso está disponible en PDF interactivo, pero como la gran mayoría de los estudiantes prefiere trabajar

con el
material desde los smartphones enviamos los archivos de texto, imágenes, videos y audio por separado. En caso de preferir el PDF
interactivo, contáctese por mail para solicitarlo.

Modulo I
“La idea que tiene la gente sobre las inversiones y sobre la bolsa me recuerda

al jugador compulsivo, al prodigo que despilfarra sin sentido,

ese que lleva su sueldo al casino y lo pierde todo, entero.

Según esta idea tan generalizada, invertir en bolsa significa poner tu

dinero en un determinado valor con la esperanza de que vaya

subiendo, hasta que un buen día y, como por arte de magia,

te hiciste rico. Para mí, pensar en el mercado de esa forma es

sinónimo de ignorancia. Yo no creo en esta manera de invertir

en bolsa. Si lo hiciera, el mercado sería un juego y, cuando de dinero se trata,

yo no juego. Es por eso que no quiero que te juegues tu dinero en la bolsa,

sino que aprendas a operar con él.”

Gonzalo Pereyra Saez

¿Qué es el mercado?
Un mercado se puede definir como un ámbito o lugar en donde se encuentran
compradores y vendedores o, dicho de forma más técnica, demandantes y oferentes de
determinados productos, que pueden ser bienes o servicios. Los productos que se
negocian en el mercado financiero, se denominan activos financieros y otorgan a sus
tenedores el derecho a percibir flujos futuros de dinero.
¿Quiénes son los demandantes y los oferentes de estos activos?
En una economía moderna existen distintos agentes económicos, como las familias, las
empresas y el sector público. Algunos de esos agentes económicos no consumen la
totalidad de su ingreso en un período determinado, es decir que generan un ahorro. A
este tipo de agentes se los denomina unidades superavitarias, y son los que ofrecerán este
ahorro en el mercado financiero con el objetivo de incrementar sus posibilidades de
consumo en el futuro.
Al mismo tiempo, existen agentes económicos que desean gastar más que su nivel de
ingresos y que, por lo tanto, necesitan financiamiento. A este tipo de agentes se los
denomina unidades deficitarias, y son los que demandarán los ahorros de las unidades
superavitarias para cubrir su déficit.

Clarito como el agua: A modo de ejemplo, podemos tomar a una familia a la


que le sobran 500 dólares a fin de mes. Esta familia decide colocar ese
dinero en el mercado para ganar un % del mismo a futuro. Supongamos que
decide hacer un préstamo, entonces va a su banco y entrega el dinero a
plazo. El banco recibe ese dinero y paga por el un % determinado, a su vez,
el banco le presta ese dinero a un tercero a un % mayor. La familia realiza
una inversión a plazo fijo y el banco realiza otra inversión, un préstamo
personal a algún cliente.

En economía, todo funciona según el principio de la oferta y la demanda; si deseo una


botella de vino, yo solicito vino (demanda). Voy entonces a visitar a un comerciante de
vinos (oferta), que vende botellas de vino. Buscaré lógicamente la oferta más interesante
para mí; buscaré, efectivamente, al comerciante de vinos que proponga el tipo de vino
que yo desee (Burdeos, Borgoña, etc.), así como la mejor relación calidad/precio para ese
tipo de vino (por ejemplo, un Burdeos de 1974 con un precio de 10 usd). Cuando
encuentre al comerciante de vinos ideal (la oferta ideal), pondré fin a la transacción
(comprar el Burdeos deseado y convertirme en el demandante de la transacción).

En la Bolsa, es igual: la Bolsa es un gran almacén de vino, donde se encuentran una cierta
cantidad y una cierta variedad de vinos de calidades diferentes. El equivalente a todos
esos vinos en la Bolsa son los activos financieros. Existen diferentes tipos de activos
financieros negociados en la Bolsa, tal y como existen diferentes tipos de vinos en el
almacén.

Tipos de mercados financieros

Mercados hay de muchos tipos, clasificables según multitud de criterios. En una segunda
aproximación, un mercado financiero sería el lugar donde nosotros, los agentes
económicos y las instituciones financieras, ofrecemos o demandamos dinero para
satisfacer nuestras necesidades de ahorro, inversión y consumo.

Ahora bien, según el tipo de activo negociado los mercados financieros se pueden dividir
hasta en cinco categorías.

Mercado Monetario
Del latín monetarius, es aquello perteneciente o relativo a la moneda, por lo tanto, es una
rama dentro del mercado financiero donde se negocian activos financieros de corto plazo.
Su finalidad es ofrecer a los agentes económicos la opción de transformar su riqueza en
títulos o valores con alto grado de liquidez.

Mercado de Renta Fija


El Mercado de Renta Fija, también conocido como Mercado de Deuda y Bonos, es aquél
en el que los agentes negocian y realizan operaciones relacionadas con las emisiones de
deuda corporativa y pública. Estas emisiones se conocen como Bonos u Obligaciones, en
relación a su vencimiento, y suelen tener menos riesgo que activos como la Renta Variable
y los derivados. Se le denomina Renta Fija por el hecho de que cuándo el inversor
adquiere los títulos representativos de la Deuda emitida, éste recibe unos cupones
(intereses) fijos que, normalmente, se pagan trimestralmente, semestralmente o
anualmente.

Un ejemplo de operación de Renta Fija podría ser la compra de un bono del Reino de
España por un valor de 100.000€ con vencimiento el 22/12/2022 y con pago de cupones
anuales del 4%. Con esta operación usted estaría financiando deuda española a cambio de
un 4% anual de los 100.000€ invertidos.

Mercado de Renta Variable


El Mercado de Renta Variable es el mercado con más movimiento. Los títulos negociados
en este mercado son conocidos como acciones y cotizan en las bolsas de valores. Pese a
que en la bolsa de valores se negocian activos de renta fija, acciones y derivados, cuándo
alguien se refiere a la Bolsa, se está refiriendo al mercado de renta variable.
Las acciones son otra de las formas que una empresa tiene para captar financiación, y
tienen un precio que empieza a fluctuar (volatilidad) en cuánto la bolsa de ese país se abre
hasta el momento en el que se cierra.

Un ejemplo de una operación en el mercado de valores sería la compra/venta de acciones


de Apple Inc en la bolsa de Nueva York (NYSE). No únicamente existe el hecho de sacar
beneficios mediante la diferencia del precio de compra con el de venta, sino que existen
empresas que realizan reparto de dividendos, en función de los beneficios obtenidos
durante el ejercicio.

Mercado de Divisas
Es el mercado internacional descentralizado para comprar y vender monedas. Se trata del
mayor mercado financiero del mundo, y también se conoce como cambio de divisas
extranjeras, Forex o Fx. Ayuda a las empresas y a los inversores particulares a convertir
una moneda en otra.
Mercado de Derivados
Al conjunto de instrumentos financieros cuya principal característica es que su precio varía
dependiendo del precio de otro bien subyacente o de referencia, se le llama producto
derivado, de estos productos derivados surge el mercado de derivados.
Es un instrumento financiero que asegura el precio a futuro de la compra o venta del bien
subyacente o de referencia, esto con el objetivo de prevenir las posibles variaciones al alza
o a la baja del precio que se genere sobre éste producto.

¿Por qué invertir en bolsa?


Warren Buffett, posiblemente el mejor inversor de la historia, digo en una ocasión: “Si no
encuentras una manera de ganar dinero mientras duermes, trabajaras hasta que te
mueras”. El mercado de valores en un lugar que nos da la posibilidad de participar en las
empresas más grandes y exitosas del mundo, y hacer que nuestros ahorros crezcan con el
paso del tiempo.
¿Dónde guardas tu dinero actualmente? Seguramente en el banco o en tu casa. En ambos
casos el interés trabaja en tu contra, ya que debido a la inflación y los bajos intereses tu
dinero pierde su poder adquisitivo año tras año. Tu dinero cada vez vale menos, y lo
puedes comprobar con las subidas de precios que tienen lugar continuamente. Ahorrar
bajo tales condiciones es como correr llevando una pesada carga de piedras en tu espalda,
que no sabes que está allí, pero que es lo suficientemente pesada como para reducir tu
rendimiento.

La única forma de escapar a la pérdida de poder adquisitivo es invirtiendo, ya sea en


inmuebles, negocios, créditos o en acciones.

Existen diferentes estrategias y planes de inversión con valores que te permiten a largo
plazo un crecimiento mucho mayor de tu dinero. Los pequeños pasos suelen ser
infravalorados. Pero al final de cuentas caminar a paso lento y firme es mejor que no
moverse en absoluto. Si esperamos para siempre el momento adecuado para invertir es
probable que nunca lo hagamos. Es mejor empezar lo más rápido posible, incluso con un
pequeño capital.