Está en la página 1de 3

Nombre: Lilian Astorquiza

Nombre de la actividad: adivinando la palabra.

Nivel de los estudiantes: adultos entre los 20 y los 30 años.

Tema y dificultad fónica que se desarrolla: dislalia

Objetivos:
 Desarrollar ejercicios linguales previos a la actividad central para generar mayor
conciencia en el modo y punto de articulación de los fonemas en el español.
 Fortalecer la parte articulatoria de los estudiantes a través de la actividad
propuesta para superar las dificultades en la pronunciación de algunos fonemas.
 Generar mayor confianza en los aprendices para tener un mayor acercamiento a
la lengua, por medio de la didáctica de la clase.
Materiales:
 Bajalenguas o palitos de paleta
 Pitillos
 Silbato
 Espejo
 Vasos plásticos
 Bombas
 Velas
 Un encendedor
 Un pliego de cartulina
 Imágenes a color.

Descripción de la actividad:
Calentamiento: antes de dar inicio a la actividad principal, se deberá realizar ejercicios
de calentamiento para darles a conocer a los estudiantes algunos movimientos gestuales
que servirán de gran ayuda para la pronunciación correcta de los fonemas en el español.
Estas prácticas se desarrollarán en conjunto, es decir, todo el grupo de clase lo realizará
al mismo tiempo siguiendo las instrucciones del docente. El objetivo de este primer
momento es ubicar y adentrar un poco más a los estudiantes en los fonemas del español
y al mismo tiempo sobre la dificultad que se ha desarrollado (Dislalia).
El enfoque de estos ejercicios para esta sesión de clase se desarrollará de manera
general, es decir, no iniciando con cada fonema de manera individual ya que para cada
uno el trabajo es diferente. Se inicia con los logo cinéticos en donde los estudiantes
utilizarán el espejo. Luego, los ejercicios de soplo y finalmente los ejercicios
respiratorios; en estos ellos podrán usar las velas, las bombas, el pitillo para hacer
burbujas, los bajalenguas, los vasos plásticos y el silbato. La idea principal de este
calentamiento es poder llevar a los aprehendientes a la identificación y reconocimiento
de los fonemas en el correcto punto y modo de articulación, para luego en la actividad
principal llevarlos a la producción de los mismos teniendo en cuenta los siguientes
pasos: emisión aislada, reconocimiento de sílabas, silabas combinadas, articulación en
punto similar, construcción de palabras y por último frases.
En un segundo momento se dará comienzo a la contrastación fonética y discriminación
a través de la actividad principal. El docente pegará en el pliego de cartulina parejas de
palabras similares en el sonido pero en escritura diferente. Estas serán: puente-duende,
faro-carro, loza-rosa, camión-canción, imán-Iran, colchón-bastón, Loro-loco, serpiente-
ardiente, torta-corta y tablero-panadero. Los estudiantes las leerán en voz alta con ayuda
de la docente pronunciando según el punto y modo de articulación para cada uno de los
fonemas encontrados. Luego el grupo de clase se podrá dividir en pequeños grupos de
tres personas donde deberán remarcar cuál es el fonema que cambia en cada pareja de
palabras, según el sonido y la escritura. Ejemplo: loro-loco.
Teniendo en cuenta las palabras del ejercicio anterior, en cada grupo se entregarán las
imágenes únicamente que representan los vocablos anteriores, con el objetivo de poder
trabajar la parte auditiva. El tutor pronunciará la palabra y un miembro de cada grupo
deberá ubicar la imagen en el pliego de cartulina según lo que se escuche debajo de la
palabra pronunciada. En cada uno de las parejas y de acuerdo a cada participante, se
hará la respectiva retroalimentación y nuevamente se mostrará de manera gestual cuál es
el correcto punto de vocalización.
En la última parte de la sesión los estudiantes jugarán ahorcado, pero esta vez no
trabajarán las mismas palabras de los anteriores ejercicios, sino nuevos, donde ellos
puedan identificar los sonidos y reconocer la palabra. Se estima que sean
aproximadamente diez ejemplos y que en cada grupo puedan participar sin ser pasados
al frente, es decir, donde se pueda generar un espacio de confianza y seguridad, pero al
mismo tiempo de diversión y los aprendices no sientan temor de equivocarse para que
puedan corregir sus errores en la discriminación de sonidos.