Está en la página 1de 7

África es el tercer continente más extenso, tras Asia y América.

Está situado entre


los océanos Atlántico, al oeste, el Índico, al este. El mar Mediterráneo lo separa al
norte del continente europeo; el punto en el que los dos continentes se hallan más
cercanos es el estrecho de Gibraltar de 14,4 km de ancho. El mar Rojo lo separa
al este de la península arábiga y queda unido a Asia a través del istmo de Suez,
en territorio egipcio. Posee una superficie total de 30 272 922 km² (621 600 km² en
masa insular), que representa el 20,4 % del total de las tierras emergidas del
planeta. La población es de mil millones de habitantes, menos del 15 % del total
mundial. El continente se divide en 54 estados soberanos, además de dos estados
con reconocimientolimitado y dos territorios dependientes.

Etimología

Los primeros habitantes del continente con los cuales los romanos tomaron
contacto fueron los Afri; con este término se aludia a todos aquellos que moraban
al oeste del Nilo y que no eran ni griegos, como los de Cirene, ni púnicos, como
los cartagineses.1 En ese sentido era el equivalente del griego Libia. La tribu de
los Afri parece derivar su nombre o del fenicio 'afar, que significa, "polvoriento" o
del bereber ifri (plural ifran) que quiere decir: "caverna", siendo los Afri habitantes
de las cavernas o trogloditas234

Numerosas etimologías se han propuesto para este nombre; desde aquellas que
lo hacen provenir de algún epónimo, como Flavio Josefo que lo relaciona con un
nieto de Abraham de nombre Efer (Ant. 1.15), o de alguna expresión descriptiva,
siendo la más divulgada la de Isidoro de Sevilla (Etymologiae XIV.5.2) donde la
vincula a la palabra latina aprica; soleada. El escritor y explorador andalusí, León
el Africano traza el origen del nombre a un supuesto e inexistente compuesto
griego: a-phrike: "sin frío".56

Historia

Máscara del faraón Tutankamón, en la que el rey-niño aparece tocado con el


Nemes.

Se cree que África es la cuna de la humanidad y que de allí proceden las


sucesivas especies de homínidos y antropoides que dieron lugar a los seres
humanos. La teoría explica que allí se originó el Homo sapiens hace cerca de 300
000 años para luego expandirse por el resto de los continentes.

Según el historiador griego Heródoto (484 a. C.), una expedición fenicia


auspiciada por el faraón Necao II (616 a. C.) circunnavegó el continente africano
por primera vez.
Los orígenes del tráfico comercial entre el oeste y el centro de África y la cuenca
mediterránea se pierden en la prehistoria. Los primeros relatos históricos datan de
la antigüedad y versan sobre los nómadas que organizaban el comercio entre
Leptis Magna y el Chad. Este comercio vivió su primer auge en el siglo I a. C. con
el ascenso del Imperio romano. Sobre todo se comerciaba con oro, esclavos,
marfil y animales exóticos para los juegos de circo en Roma a cambio de bienes
de lujo romanos. De hecho es en esta época en la que se gesta el propio nombre
de África. Tras la derrota de Cartago por Roma en la tercera guerra púnica se
establece la provincia romana de África que abarcaría aproximadamente el Túnez
actual. Fue una generalización territorial de la provincia lo que dio nombre a todo
el continente. Una importancia crucial tuvo también la mayor utilización del camello
a partir del siglo I en el norte de África.

A partir del siglo VII los árabes invaden el África del norte. El comercio caravanero
y la expansión islámica alimentan el establecimiento de nuevas relaciones entre
las «dos Áfricas».

Economía

En su condición de excolonias, la mayoría de los países africanos mantienen


estrechas relaciones económicas con la Unión Europea (UE).

Acra, Ghana

El mercado de camellos de Omdurmán, Sudán

Existe una organización supranacional, tomando como referencia a la Unión


Europea, llamada Unión Africana(UA), de la que forman parte todos los países del
continente, incluida la República Árabe Saharaui Democrática. La mayor parte de
los países africanos están subdesarrollados o en vías de desarrollo.

Más del 50 % de la población o 350 millones de personas viven con menos de un


dólar al día. África paga cerca de 20 000 millones de dólares en pagos de deuda
cada año, aun pese a las condonaciones de deuda de los años 1990.22

Recursos

Durante el régimen colonial los europeos explotaron los productos más fáciles y
más provechosos de extraer, como el oro, el marfil, maderas y fibras textiles. Tras
la emancipación de las colonias los más codiciados pasaron a ser el petróleo, los
diamantes y la minería en general, pero estos productos mencionados se hallan
en pocos países.
La carencia de buena tecnología y de medios de comunicación eficientes dificultan
la explotación de dichas materias primas. El 60 % de los trabajadores africanos
realiza actividades rurales, y el 80 % de lo que África exporta son materias primas,
siendo a su vez los productos industrializados los que representan la casi totalidad
de sus importaciones. Solo el 15 % está empleado en el sector industrial, siendo
Egipto, Sudáfrica, Túnez y Marruecos los que poseen casi el total de dicha
actividad. El resultado es que África es el continente más pobre del planeta: su
PBI representa tan solo el 2,6 % del total mundial.23

Ayuda exterior

La ayuda exterior llega a los cincuenta millones de dólares cada año, y en los
últimos 60 años esa ayuda ha sido de al menos mil millones. Sin embargo, esto ha
empobrecido más a los países, ha ralentizado el crecimiento, los ha endeudado
más, los ha hecho más propensos a la inflación y vulnerables a los vaivenes de las
divisas, ha reducido el atractivo para la inversión y ha aumentado el riesgo de
conflictos civiles. La ayuda exterior se transforma en deuda, que se paga a
expensas de la educación y los servicios médicos africanos. Aun cuando se
termina de pagar una deuda, los países vuelven a pedir más ayuda. A fin de paliar
este círculo vicioso, la tendencia actual consiste en condonar la deuda externa a
los países que demuestran un compromiso con el sistema democrático y con el
desarrollo.

La asistencia ha estado afectada por corrupción, y los flujos han acabado


beneficiando a las burocracias gubernamentales y ciertas ONG financiadas por
algunos gobiernos.24 La corrupción le cuesta a África 150 millones de dólares al
año. No existen incentivos para que los gobiernos busquen formas más
transparentes para recaudar fondos para el desarrollo, solo se les pide a las
agencias de donación una infusión de capital.

En contraposición, en otros países la ayuda ha servido para resolver problemas


como las epidemias que diezman la salud y las vidas de la población activa (sida,
malaria), la falta de infraestructuras básicas, el rendimiento agrícola, el
analfabetismo y la carencia de educación primaria universal. Existen ejemplos de
países, como Ghana, que demuestran emplear correctamente la ayuda.

El flujo de capital ayuda a que los gobiernos ineficientes sigan en el poder, ya que
el presidente no tiene que hacer nada pues la ayuda sigue llegando, siempre y
cuando pague al ejército. No tiene que subir los impuestos, ni preocuparse del
descontento de los ciudadanos ni de la representación de estos. Los choques
civiles a menudo son motivados por el conocimiento de que al hacerse con el
poder, el ganador obtiene un acceso virtualmente completo al paquete de ayuda.
La ayuda hace que la burocracia se vuelva clientelista y envuelva a los ciudadanos
con trámites innecesarios. En Camerún se tardan 426 días en hacer un
procedimiento comercial y 119 días en Angola.

La ayuda alimentaria que compra comida cultivada en Estados Unidos quiebra a


los agricultores locales. Se ha hecho poco para ayudar a los agricultores y se
gastan millones de dólares en el programa.

La gran cantidad de dinero crea la "enfermedad neerlandesa": los grandes flujos


de dinero hacen que la moneda local se fortalezca incrementando además los
precios internos. Esto crea además inflación, por lo que los países deben emitir
bonos. Uganda fue obligada a emitirlos en 2005, pagando intereses de $110
millones anuales.

Monedas

Hay aproximadamente 41 monedas oficiales distintas. La moneda oficial más


extendida es el franco CFA en sus dos versiones: el Franco CFA de África
Occidental moneda nacional en ocho países y el Franco CFA de África Central en
seis. También esta presente el euro a través de los territorios españoles y
franceses en el continente, así como la libra de Santa Elena, par a la libra
esterlina, pero con sus propios modelos de monedas y billetes con respecto a la
moneda británica.

Demografía

Las estimaciones sobre la población no son precisas debido a lo obsoleto de gran


número de censos nacionales. Se calcula, sin embargo, que viven en África no
menos de mil millones de personas.
En África predomina la raza negra, cerca de un 80 % del total de la población, a
excepción de la franja costera mediterránea donde son mayoritarios, aunque no
exclusivos, tipos humanos arabo-bereberes y caucasoides-mediterráneos. Entre el
trópico de Capricornio y el trópico de Cáncer la población es casi en su totalidad
negra, y suele ser subdividida en cuatro grupos principales, aunque siempre han
existido en las zonas limítrofes entre estos grandes grupos pueblos más o menos
mixtos en todas sus combinaciones. Tales grupos principales son sudanés, (Sahel
y países del golfo de Guinea), nilótico, (Nilo, desde Sudán hasta los Grandes
Lagos), cusita (Macizo etíope y Cuerno de África) y bantú, siendo este el más
extendido, ya que ocupa toda el área a partir del cinturón selvático ecuatorial. Es
además un tipo mixto relacionado con dos tipos antaño muy extendidos (hoy en
día minoritarios), los twa y otros grupos mal denominados pigmeos, habitantes de
los bosques, y los kung-san, mal denominados bosquimanos, de las zonas áridas
del extremo sur.
Características de la población
En África las características de la población y su esperanza de vida varían según
las condiciones. En África del Norte o en el desierto del Sahara, la mayor parte de
sus habitantes son adultos y superan a la población juvenil, aunque no se da
tampoco un envejecimiento progresivo. En el África subsahariana la mayor parte
de sus habitantes son jóvenes, aunque en las últimas décadas se ha
experimentado un crecimiento en la población adulta y un progresivo
envejecimiento. Esto se da principalmente en países como Etiopía y Somalia,
aunque en Sudáfrica también se experimenta un crecimiento de población adulta
pero no es tan común el envejecimiento.
Población por sexo
La población por sexo varía en el continente; al sur del Sahara, conocido también
como el África negra, predominan las personas de sexo femenino, excepto en
países como Angola, Mozambique, Etiopía, Somalia y Yibuti, entre otros. En
cambio, en la mayor parte de los países del África del Norte predominan las
personas de sexo masculino, excepto Marruecos, Sáhara Occidental, Mauritania y
Chad.[cita requerida]
Lenguas de África
Idiomas oficiales en África
Portugués
Árabe
Español
Inglés
Suajili
Francés
Otros idiomas
Mapa que muestra la distribución de las principales familias de lenguas africanas
(no incluye las de origen europeo). Los grupos lingüísticos autóctonos de África
son el afroasiático, el nilo-sahariano, el nigero-congoleño y el joisán.
Artículos principales: Lenguas de África y Lista de lenguas de África.
Además de lenguas alóctonas como el árabe, el francés o el inglés (entre otras)
cuya presencia en África se debe a procesos de conquista y dominación política.
Se estima que en África actualmente existen unas 1700 lenguas autóctonas.
Principales lenguas
Demográficamente el árabe y el francés son las lenguas con más hablantes
potenciales y las más extendidas en el continente. Las lenguas autóctonas de
África con el mayor número de hablantes son el suahili (90 millones de hablantes),
el oromo (70 millones), el hausa (40 millones) y el amhárico, todas ellas con un
buen número de hablantes para los cuales es su segunda lengua y no su lengua
materna (estas cuatro lenguas se usan ampliamente como lingua franca en sus
respectivas áreas de influencia). Las lenguas europeas más extendidas son el
francés, el inglés y el portugués, generalmente utilizados por las administraciones
postcoloniales y las clases urbanas. A continuación existe un grupo de cerca de 20
idiomas étnicos con entre 1 y 20 millones de hablantes como: (de norte a sur) el
wólof, manding (mandé), ewe, fon, yoruba, igbo, lingala, shona, setsuana, xhosa,
malgache, etc. Otros idiomas minoritarios son el afrikáans y el español, de origen
europeo, y otros autóctonos como el bereber. Los idiomas africanos y oficiales en
sus respectivos estados son: el amárico hablado en Etiopía, el somalí en Somalia,
el suajili en Kenia y Tanzania, el setsuana en Botsuana, el afrikáans en Sudáfrica
y Namibia (junto con el inglés), y el malgache en la República de Madagascar
(junto con el francés).

Religiones de África
Iglesia ortodoxa de Etiopía
Eid Al-Fitr en Marruecos
Bandera Vudú
La mayor parte del continente profesa religiones tradicionales africanas,
englobadas dentro del impreciso grupo conocido como animista. Esto significa que
creen que los espíritus habitan objetos animados o inanimados. Dicho así mismo
suele persistir bajo la apariencia de religiones universalistas como el islam o el
cristianismo. También hay creyentes del rastafarismo.

El islam tiene una presencia dominante en el norte y destacada en el Sáhara, el


Sahel, África Occidental y África Oriental. El cristianismo monofisita, aunque más
antiguo que el islam, quedó confinado a Etiopía. A partir del siglo XX adquirirán
una creciente importancia el catolicismo y protestantismo.
Sin embargo tanto islam como el cristianismo se encuentran en África con
sincretismos más o menos sectarizados como el kimbanguismo o la Iglesia "Cita
con la Vida", que persisten y se reproducen gracias a la fortaleza implícita de los
conceptos de las religiones tradicionales. Las religiones tradicionales africanas
tienen una presencia destacada en América, especialmente el vudú en Haití, la
religión yoruba y las religiones del antiguo Reino del Congo en el Caribe y en
Brasil principalmente.

Existen asimismo minorías hinduistas.

Simbolismo
Los antiguos la personificaban bajo la figura de una mujer y con la de un
escorpión. En una medalla del emperador Adriano lleva por casco o morrión la
cabeza de un elefante. En otras varias medallas se observa que tiene en la mano
derecha un escorpión y en la izquierda el cuerno de la abundancia; a sus pies un
cesto lleno de flores y de frutos. El caballo y la palma son los símbolos de la parte
de África vecina a Cartago.

En una medalla de la reina Cristina se ve una alegoría menos conocida: Atlas


cubierto con la piel de la cabeza de un elefante guarnecida con su trompa y sus
colmillos, contemplando los signos del zodíaco, para indicar que este rey,
considerado por algunos como el inventor de la astronomía, reinó en África. Los
modernos aprovechando de todas estas ideas han representado el África bajo los
rasgos de una mujer mora, casi desnuda teniendo los cabellos rizados, llevando
por casco una cabeza de elefante, un collar de coral, un cuerno lleno de espigas
en una mano, un escorpión en la otra o un colmillo de elefante y acompañada de
un león y de varias serpientes. Lebrun la ha pintado bajo la figura de una mora
desnuda hasta la cintura, sentada sobre un elefante y en la cabeza un parasol que
la pone enteramente a la sombra. Sus cabellos son negros, cortos y rizados: lleva
por pendientes dos grandes perlas y sus brazos adornados con ricos
brazaletes.29

También podría gustarte