Está en la página 1de 3

LA VELOCIDAD

La velocidad es una magnitud física que expresa la relación entre el espacio


recorrido por un objeto, el tiempo empleado para ello y su dirección. La palabra
proviene de latín velocĭtas, velocitātis.
Debido a que la velocidad también considera la dirección en que se produce el
desplazamiento de un objeto, es considerada una magnitud de carácter vectorial.
Así, la velocidad implica el cambio de posición de un objeto en el espacio dentro
de determinada cantidad de tiempo, es decir, la rapidez, más la dirección en que
se produce dicho movimiento. De allí que velocidad y rapidez no sean lo mismo.

MÉTODOS Y MEDIOS UTILIZADOS EN EL TRABAJO DE LA


VELOCIDAD

Para el desarrollo de esta capacidad podemos utilizar diferentes métodos de


trabajo, entre los más importantes están:

1. Método de repeticiones (perteneciente a los métodos fraccionados de


carrera).

 Consiste en repeticiones de esfuerzos de intensidad máxima o submáxima


(95-100%), separadas por pausas de descanso, en las que la recuperación
es completa. Método muy adecuado para los ejercicios de velocidad o fuerza
explosiva de corta duración como por ejemplo el sprint, los saltos y los
lanzamientos.

 2. Velocidad - Resistencia.

 Este método se utiliza para desarrollar esta capacidad en todas las


especialidades deportivas en que es necesario el cambio de ritmo y las
aceleraciones, resistiendo a variaciones constantes de intensidad de
estímulos.
 Se corren distancias cortas proporcionales a la actividad que necesita un
deportista 100 y 1000 metros. En el caso de los cambios de ritmo y
aceleraciones son de 30 a 50 metros. El tiempo se determina de acuerdo
con el 90-95% de las posibilidades del sujeto. Los tiempos de
recuperación son más largos que en el «interval» (6-8 minutos). No es
aconsejable aplicar esta forma de entrenamiento al principio de
temporada.

 3. Métodos de competición.

 Este método se utiliza para poner a punto al deportista para la


competición. Consiste en la repetición de distancias o trabajos semejantes
a la competición y llevados a cabo a una intensidad máxima con una
recuperación completa.
LA RESISTENCIA
Resistencia Física. Es la cualidad física que posee la persona y que le permite
soportar un esfuerzo durante un período prolongado de tiempo. Algunos
ejemplos son aquellos deportistas que afrontan esfuerzos de larga duración como
el ciclista, el corredor de maratón el montañero.

¿Cómo mejorar la resistencia?


El estado de forma cardiovascular se mide en términos de capacidad aeróbica, y
viene representado por la capacidad para realizar ejercicio físico de grandes
grupos musculares de todo el cuerpo, a una intensidad de moderada a alta,
durante periodos de tiempo prolongados.
Durante ese tiempo, el sistema cardiovascular deberá ser capaz de mantener un
aporte adecuado de oxígeno y nutrientes, tanto a la musculatura en activo como
al resto de los órganos de nuestro cuerpo. Este aspecto de la actividad física es
el que parece proporcionar la mayoría de los beneficios para la salud derivados
de la práctica de ejercicio, y por ello constituye la piedra angular de cualquier
programa de acondicionamiento físico. A través del entrenamiento, el corazón,
los pulmones, las arterias y otros órganos de nuestro cuerpo se adaptan para
trabajar conjuntamente de forma más eficiente en respuesta al estrés que supone
la actividad física.

Ejemplos:
 Caminar a paso ligero (5-6,5 km/hora)
 Ciclismo de paseo (13-16 km/hora)
 Natación (esfuerzo moderado)
 Ejercicios de acondicionamiento (calisténicos o aeróbicos de intensidad
moderada)
 Tenis de mesa
 Golf (caminando y llevando el carrito)
 Piragüismo (3,2-6,4 km/h)
 Baile

Tipos de resistencia

Resistencia aeróbica
La resistencia aeróbica no es más que la capacidad para realizar un esfuerzo
de larga duración y de baja intensidad durante un largo periodo de tiempo,
manteniendo en equilibrio el aporte y el consumo de oxígeno.
Resistencia anaeróbica
La resistencia anaeróbica es la capacidad de realizar esfuerzos o actividades
de corta duración pero de un alto grado de intensidad, existiendo un desequilibrio
entre el aporte y el consumo de oxígeno.
Dentro de la resistencia anaeróbica podemos encontrar, por un lado,
la resistencia anaeróbica aláctica y, por el otro, la resistencia anaeróbica
láctica.
La resistencia anaeróbica aláctica es la capacidad de mantener un esfuerzo
de intensidad máxima durante el mayor tiempo posible, utilizando las moléculas
de ATP en ausencia de oxígeno y sin producción de ácido láctico al final del
proceso.

Y la resistencia anaeróbica láctica es parecida a la resistencia anaeróbica


aláctica, pero en este caso sí se produce ácido láctico como residuo tras haber
consumido moléculas de ATP en ausencia de oxígeno.
Como se puede apreciar, el volumen de oxígeno en sangre y las fuentes de
energía a partir de la cuales obtendremos las moléculas de ATP son
fundamentales a la hora de realizar trabajos de resistencia física.