Está en la página 1de 30

SALTO VERTICAL

 
 
Resumen
    Mejorar el rendimiento en el salto vertical para 
muchos científicos, entrenadores o atletas ha sido y 
sigue siendo un objeto común. Pero esta acción, 
como bien se sabe, depende de muchas variables, 
control motor, coordinación intramuscular, acción 
multiarticular, elevados niveles de fuerza, altos 
grados de potencia, buena técnica de ejecución y 
otras. Muchas de las pruebas establecidas para medir 
la capacidad del salto vertical, carecen de 
especificidad o no se ajustan a la realidad de la 
acción deportiva que se quiere medir. Por otro lado, 
la correlación del salto vertical con otras variables 
donde el componente de potencia es alto, se muestra 
significativa. También, la metodología para el 
entrenamiento y mejora del salto vertical es variada, 
utilizándose el entrenamiento pliométrico, el 
entrenamiento con contraresistencia, la combinación 
de ambos o técnicas mucho menos habituales como 
la electroestimulación. Se deben tener en cuenta, 
algunos limitantes del rendimiento en el salto, como 
pueden ser el stretching, la fatiga muscular 
acumulada, técnicas mal ejecutadas, etc. Todo esto, 
nos hace reflexionar y darnos cuenta que para 
mejorar el rendimiento del salto vertical, se deben 
controlar todas estas variables. 
    
1. Introducción

    El rendimiento en el salto vertical ha sido 
estudiado por los investigadores durante décadas. 
Este interés tan temprano surge en deportes como el 
Baloncesto o el Voleibol. Mas recientemente, se ha 
profundizado de manera más objetiva y científica, 
comenzado a comprender su estrecha relación con el 
control motor y los movimientos multiarticulares 
(Aragón­Vargas y Gross, 1997). El salto vertical, está 
basado en varias variables independientes 
específicas, cada una de las cuales puede afectar o 
favorecer en el rendimiento final del salto. Si estas 
variables son debidamente identificadas, los 
investigadores pueden tratar de manipular cada una 
de ellas de manera independiente o conjunta para 
maximizar el rendimiento en el salto vertical (Weiss, 
Relyea, Ashley and Propst, 1997) .Tras identificar 
debidamente estas variables, muchas mediciones del 
salto vertical (principalmente realizadas en 
laboratorio y con plataformas de fuerza) están 
restringidas a articulaciones simples como la cadera, 
la rodilla o el tobillo, cuando se sabe que el salto es 
una acción multiarticular, y como tal, demanda no 
solo la producción de fuerza sino también una alta 
potencia y coordinación (Hatze,1998). También se 
debe subrayar la significación del máximo ratio de 
fuerza desarrollada en la mejora de la explosividad 
en el salto. En este sentido el entrenamiento 
pliométrico ha sido el más recomendado para 
deportes donde se requiere explosividad e 
incrementar las habilidades en el salto vertical de los 
atletas, aunque la combinación de otro tipo de 
entrenamientos también se aconseja (Fatouros, 
Jamurtas, Leontsini, Taxildaris, Aggelousis, 
Kostopoulos, and Buckenmeyer, 2000).

2. Pruebas para medir el salto vertical

    Varios métodos son comúnmente utilizados para 
evaluar la capacidad miodinámica de la musculatura 
del tren inferior, normalmente medido en un salto 
vertical al máximo esfuerzo con ambas piernas. Los 
métodos más utilizados por sus características 
biomecánicas son: el Squat jump con una pierna, 
Squat jump con dos piernas (SJ) (ambos saltos con 
una posición de Squat inicial); el salto con 
contramovimiento (CMJ) (desde una posición inicial 
erecta); el salto profundo (DJ) (cayendo desde una 
altura determinada y saltando inmediatamente) o 
series de saltos continuos y se mide la suma de todos 
ellos (Hatze, 1998). Además de estos métodos, 
también se deben considerar los parámetros de 
medición

    Los parámetros más utilizados para caracterizar la 
miodinámica del rendimiento en el salto son: la 
altura del salto, el trabajo de translación realizado, 
la potencia por kilogramo de masa corporal en la 
aceleración del centro de gravedad verticalmente 
durante la fase de propulsión ascendente, la 
potencia máxima de translación por kilogramo de 
masa corporal y la potencia máxima total (Hatze, 
1998).

    Estos métodos y estos parámetros serán puestos 
en práctica con la batería de test donde se pretenden 
medir varias manifestaciones de la fuerza dinámica 
de las extremidades inferiores. La medición del salto 
vertical se puede realizar bien sin el apoyo de una 
tecnología muy sofisticada: test de Abalakov, test de 
Sargent o test de Lewis; o bien utilizando materiales 
de alta precisión como las plataformas de fuerzas, o 
bien utilizando las plataformas de contacto. La 
facilidad de ejecución de las pruebas y su similitud 
con gran número de gestos comúnmente utilizados 
en la práctica deportiva, permite evitar una gran 
cantidad de problemas inherentes en los necesarios 
procesos de familiarización con los mismos (García 
Manso, 1999)

Tipos de salto y técnicas de ejecución de los mismos

a) Media Sentadilla salto o Squat Jump (SJ): El 
sujeto se coloca sobre el tapiz de la plataforma de 
contacto con las manos en las caderas y las piernas 
flexionadas por la rodilla en un ángulo de 90º. 
Después de mantener la posición durante 5" para 
eliminar la mayor parte de la energía elástica 
acumulada durante la flexión, el sujeto un salto lo 
mas alto posible, evitando cualquier acción de 
contramovimiento y sin soltar las manos, cayendo en 
la misma posición con los pies y las piernas 
extendidas. El hecho de colocar las manos en la 
cadera pretende amortiguar la acción de los brazos 
durante el salto. Kurokawa et al (2001), en su 
estudio concluyen que el hecho de ejecutar este tipo 
de técnica o test, elimina el mecanismo eficiente 
para generar más potencia, que es el 
almacenamiento de energía elástica durante la fase 
de flexión de piernas.

b) Salto en contramovimiento (CMJ): Es un test 
similar al anterior, pero en el que varía la posición de 
partida. El sujeto sale de una posición vertical, sin 
doblar previamente las rodillas, a partir de la cual se 
flexiona y extiende las piernas a una alta velocidad 
de ejecución. El objeto de esta acción de 
contramovimiento, es aprovechar la energía elástica 
que se acumula en el cuadriceps en el momento de 
flexionar las piernas. La contribución de la 
elasticidad de los músculos y de los tendones es 
mucho mayor en aquellas acciones que incluyen un 
ciclo de estiramiento­acortamiento. Los materiales 
elásticos absorben energía de modo reversible 
cuando se deformen y muchos actúan como 
mecanismos de almacenamiento de energía en los 
sistemas mecánicos; así que, durante un salto 
vertical simple, el almacenamiento y la recuperación 
de energía elástica en el músculo y el tendón 
contribuyen en un 25­50% a la mejora de la 
actuación tras un gesto de contramovimiento 
(Kibele, 1999). En la utilización de los test 
propuestos por Bosco (1994), los datos nos 
demuestran que las ganancias medias están entre 
15­20%. Los principales grupos musculares que 
participan en la capacidad de salto medida durante 
el test de CMJ son los extensores de la rodilla, 
cadera y tobillo, los cuales contribuyen en valores 
aproximados al 49%, 28% y 23% respectivamente 
(Hatze, 1998).

c) Test de "Abalakov", test de "Sargent" y fórmula de 
Lewis. Estos test nos permiten conocer los beneficios 
que la acción de los brazos tiene sobre la capacidad 
de salto vertical. Su ejecución es igual a la del CMJ, 
pero en este caso el ejecutante no permanece con los 
brazos en la cintura, sino que con una acción 
coordinada de los mismos deberá incrementar la 
capacidad de impulso (Hatze, 1998). Las diferencias 
entre el test de Abalakov (1938) y de Sargent (1921) 
consisten en la forma de medición. En el primero se 
coloca una cinta entre las piernas y unida a un 
cinturón y a una pieza metálica sobre la que se 
desliza. En el segundo se mide la diferencia de altura 
entre el brazo extendido y el punto más alto de 
alcance después de un salto (Harman et al, 1991).

d) Salto en profundidad o "drop jump" (DJ). 
Este test consiste en caer desde una altura para 
posteriormente elevarse lo máximo posible. Para la 
ejecución de los saltos en profundidad se adoptan 
dos técnicas diferentes, conocidas como: bounce 
drop jump (BDJ) y counter mouvement drop jump 
(CDJ). En la primera se le pide a los sujetos invertir 
la velocidad de descenso elevándose tan pronto 
como fuera posible una vez que el deportista tome 
contacto con el suelo, mientras que en la segunda, se 
les pedía hacer lo mismo de forma mas gradual 
mediante una flexión mas acentuada de las piernas a 
nivel de la rodilla (Bobbert et al, 1987b). Nos 
permite valorar la capacidad de fuerza refleja, 
aunque sin poder aislar la participación de 
componentes elásticos. En la actualidad la forma 
más precisa para poder valorar este componente, en 
seres humanos, consiste en el registro de la actividad 
eléctrica del músculo durante su contracción 
(electromiograma) (Willoughby et al, 1998).

e) Determinación de la curva fuerza­ velocidad 
con plataforma de contacto. Permite calcular la 
curva fuerza­velocidad de las piernas. El test consiste 
en medir el tiempo de vuelo (y por lo tanto la altura 
de salto) a la vez que se le añaden cargas crecientes 
a la persona que lo ejecuta. En la propuesta original, 
Bosco (1994) propone ejecutar el test a partir de la 
media sentadilla­salto, pero con los elementos 
adecuados se puede realizar con cualquier otra 
variante de salto (contramovimiento, drops, saltos 
con ayuda de manos, etc.). Los pesos se 
incrementaran hasta el límite de posibilidades, bien 
con incrementos estándar (10, 40kg, etc.) o bien en 
porcentajes respecto al peso corporal (0%, 
25%,50%,75%, o 100%).

    Hatze (1998) en su investigación pretende 
determinar si las plataformas y los métodos que se 
utilizan para evaluar el salto vertical estático (DJ, 
CMJ, DJ) pueden aplicarse para medir el 
rendimiento en una serie de saltos continuos, que es 
como se ejecutan en las acciones deportivas. En 
conclusión, determina que el 97% del total de la 
potencia (energía) utilizada durante el esfuerzo 
máximo de un salto vertical, es usada para pura 
propulsión vertical. El resto se pierde en forma de 
energía segmental interna y componentes de la 
potencia no verticales. Estos resultados demuestran 
que los ergometros para medir el salto vertical no 
son apropiados para evaluar el salto simple con 
contramovimiento, ya que se pierde un tanto por 
ciento muy grande de potencia cuando se realiza de 
forma aislada.
3. Relación de la fuerza (principal variable del salto 
vertical) con otras variables

    Alexander (1989), Dowson, Nevill., Lakomy, 
Nevill, y Hazeldine, (1998) nos demuestran la 
correlación existente entre la marca en la carrera de 
100 metros y la fuerza de diferentes grupos 
musculares utilizados en otras acciones explosivas 
como el salto vertical. Uno de los trabajos más 
interesante es el que realiza Alexander en el que 
aporta los siguientes resultados: la marca de 100 
metros correlaciona de forma inversa (r= ­0,71) con 
la fuerza extensora de la rodilla a altas velocidades 
(230º/segundo) en una contracción concéntrica; los 
niveles de fuerza alcanzado por los velocistas de 
ambos sexos en este test (230º/s) fueron de 212 
(+/­ 38) Nm y 127 (+/­ 12) Nm respectivamente. 
Por otro lado, el autor reporta que los valores de 
fuerza que se encuentran en la articulación de la 
rodilla a 30º/segundo son de 267 (+/­ 42)Nm en las 
mujeres. Los extensores de cadera son especialmente 
importantes durante la fase de suspensión en el 
apoyo de la carrera, momento en el cual la fuerza de 
reacción es de tres veces y media el peso corporal. 
También, el autor determina elevadas correlaciones 
con los flexores de la cadera, flexores de la rodilla y 
la fuerza excéntrica y la fuerza concéntrica de los 
músculos responsables de la flexión plantar del pie.

    Dowson et al (1998) comprobaron que el 
resultado en la fase de aceleración de una carrera de 
velocidad (0­15 metros y 30­35 metros) correlaciona 
estrechamente (Tiempo 0­15 r= 0,518; P 0,01; 
Tiempo 30­35 r= 0,688; P 0,01) con la fuerza 
isocinética concéntrica, de la articulación de la 
rodilla, a la velocidad de 4,19 radianes/segundo. 
Esta relación se ve aumentada para los 0­15 metros, 
pero no sobre la otra distancia, cuando la fuerza se 
expresa en valores relativos (r= 0,581 y r= 0,659).

    También, Alexander encuentra altas correlaciones 
al comparar el tiempo en la salida (2,5 metros) y la 
potencia/peso (­ 0,74: p 0,0004), los niveles de 
fuerza alcanzados a los 100 milisegundos/peso (­ 
0,73; p 0,0005) y la fuerza máxima (N) (­ 0,72; p 
0,07). Por su parte, la fuerza máxima dinámica 
relativa correlaciona con la aceleración en los 
bloques de salida (0,64; p 0,004) y el tiempo de 
empuje en los mismos (­ 0,56; p 0,01).
    Bissas, Cooke, Havenetidis y Paradisis (1996) 
estudiaron en ocho sujetos, la relación existente 
entre la máxima velocidad alcanzada sobre 60 
metros (9,03 m ∙ s) y la capacidad de fuerza reactiva 
medida con el test de drop­jump desde 30 cm 
(logrando 36,9 cm), 50 (35,8 cm) y 80cm (36,0 cm) 
de altura, encontrando una correlación positiva con 
las dos primeras alturas (r =0,73; p 0,05 vs 0,60; p 
0,1). En este estudio no se encontraron correlaciones 
entre la máxima velocidad y el resto de los test de 
salto analizados (SJ, CMJ y DJ­80).

4. La capacidad de salto como expresión o gesto 
técnico 
específico en una determinada acción

    La capacidad de salto es una de las cualidades 
más importantes y determinantes en varios deportes 
(voleibol, baloncesto, salto de altura, etc.). El 
objetivo principal de un entrenamiento es obtener 
un elevado alcance de salto y que éste pueda ser 
mantenido un largo periodo de tiempo a lo largo de 
la temporada y la vida deportiva del sujeto, con el 
fin de obtener el máximo de rendimiento en su 
transferencia al juego (Iglesias, 1994).
    La altura del salto está condicionada por la 
velocidad vertical en el momento del despegue y del 
ángulo con el que se proyecte el centro de gravedad. 
La velocidad vertical, por su parte, depende de la 
diferencia de altura del centro de gravedad entre el 
principio y final de la batida, y del tiempo en que se 
tarda en recorrer esta distancia. Cuanto mayor sea la 
distancia y menor el tiempo, mayor será, en 
principio el componente vertical de la velocidad, 
aunque en cualquier caso se deberán tener en cuenta 
las características musculares de los sujetos (Molina 
et al., 1994).

    La posibilidad de realizar este recorrido en menor 
tiempo, de la fuerza que se pueda aplicar a la batida, 
y más concretamente, de la facultad de generar 
grandes niveles de fuerza en los cortos espacios de 
tiempo de que se dispone en la batida, es el objetivo 
del entrenamiento. Como parte de la fuerza en la 
mayoría de las batidas es de origen reactivo, la 
energía cinética que se alcanza durante la fase de 
preparación de la batida, constituye un elemento 
fundamental para entrenarse de forma eficaz 
(Iglesias, 1994).
    En cualquier caso, se debe tener presente que hay 
que encontrar la forma técnica más eficaz que 
permita transformar una translación de elevado 
componente horizontal, en otra donde el 
componente vertical es lo fundamental. La 
importancia de estos tres factores (ángulo de salida, 
velocidad de despegue e impulso previo) en los 
saltos es clara, variando la de los mismos en función 
en que sea proyectado el cuerpo hacia la fase de 
vuelo (Molina et al., 1994).

    A la hora de plantear un entrenamiento orientado 
a la mejora de la capacidad de salto tenemos que 
tener en cuenta dos factores, primero disponer de la 
fuerza necesaria en la musculatura afectada (trabajo 
pliométrico, con contraresistencia, 
electroestimulación, etc), y en segundo lugar ser 
capaz de realizar una técnica se salto fluida y 
automatizada.

5. Metodología para el entrenamiento y la mejora 
del salto vertical

    El salto es una compleja acción multiarticular que 
demanda no solo producción de fuerza sino una 
gran potencia. Se ha subrayado la importancia del 
máximo ratio de fuerza desarrollado para la mejora 
del rendimiento en la explosividad del salto 
(Fatouros et al., 2000).

5.1. El entrenamiento pliométrico ha sido 
recomendado para deportes que requieren acciones 
explosivas y mejoras en la capacidad de salto. 
Ejercicios pliométricos o de estiramiento­
acortamiento son aquellos que se caracterizan por 
una rápida deceleración del cuerpo seguido casi 
inmediatamente de una rápida aceleración del 
cuerpo en la dirección opuesta. Los ejercicios 
pliométricos evocan las propiedades elásticas de la 
fibra muscular y del tejido conectivo en el sentido en 
que permiten al músculo acumular energía durante 
la fase de desaceleración (excéntrica) y utilizar esa 
energía durante el periodo de aceleración 
(concéntrica) El resultado final es que la 
musculatura está entrenada bajo tensión mayor que 
aquella que representa un entrenamiento de fuerza a 
baja velocidad. De todas maneras, el entrenamiento 
pliométrico ha sido recomendado para deportes 
donde se generan altas potencias (Fatouros et al.). 
Estos autores en su investigación proponen 
comparar los efectos de tres protocolos diferentes de 
entrenamiento (entrenamiento pliométrico, 
entrenamiento con peso libre (estilo Olímpico) y la 
combinación de ambos) para determinar cual de 
ellos potencia mas la ganancia en al salto vertical. 41 
sujetos son seleccionados aleatoriamente, divididos 
en 4 grupos, y sometidos a 12 semanas de 
entrenamiento, con 3 días de entrenamiento por 
semana. Concluyen que con todos los tratamientos 
hubo mejoras (p 0,05), sin embargo la combinación 
de tratamientos fue la que más mejoro la capacidad 
de salto vertical

5.2. El entrenamiento con contraresistencia. 
También ha dado buenos resultados en la mejora del 
rendimiento en salto vertical, en muchos de los casos 
entre 2­8 cm (o entre 5­15%) con impulsos más 
explosivos y menor peso, siendo más efectivo que 
con mucho peso e impulsos más lentos. La 
comparación de ejercicios pliométricos y de 
entrenamiento con peso han producido resultados 
enfrentados. Los protocolos pliométricos pueden 
mostrarse como más efectivos, igual de efectivos o 
menos efectivos que el entrenamiento con pesas en 
la mejora del salto vertical (Weiss, Fry, Wood, Relyea 
and Melton, (2000). Estos autores realizan una 
investigación con 18 sujetos jóvenes no entrenados a 
los que someten a un tratamiento de 9 semanas, 
entrenando 3 días por semana, basado en realizar 
"Squat training"(con diferentes posiciones de Squat) 
para determinar si existen ganancias en el salto 
vertical al final del tratamiento. Concluyen que el 
entrenamiento de deep­squat aparece como el mas 
adecuado (p 0,05), para mejorar la capacidad de 
salto de sujetos jóvenes no entrenados previamente.

    El trabajo de Hakkinen (1981), un clásico en la 
bibliografía especializada para explicar los procesos 
adaptativos que se producen con el entrenamiento 
de la fuerza, realizado principalmente con 
entrenamiento contramovimiento, nos demuestra 
que el empleo aislado de grandes cargas de 
entrenamiento (concéntricas y excéntricas), 
benefician los rendimientos en fuerza máxima 
estática y dinámica, pero no se traduce en una 
mejora similar de la capacidad de salto. En su 
trabajo, de 16 semanas de duración (3 
sesiones/semana),utilizó una muestra de 14 sujetos 
con experiencia en el trabajo de pesas. Utilizó los 
ejercicios de sentadilla concéntrica (carga 80­100%) 
1 repetición por 6 series; y sentadilla excéntrica 
(carga 100­12%) 1 repetición por 2 series. Los 
resultados la ganancia en hipertrofia (20%), la 
fuerza máxima estática y dinámica mejoró un 21% y 
25% respectivamente, mientras que la fuerza 
velocidad de tipo balístico, sentadilla salto (SJ) y 
contramovimiento (CMJ) solo lo hizo un 10,6% y un 
7,3% respectivamente.

5.3. La combinación de ejercicios pliométricos y de 
entrenamiento de contraresistencia incrementa o 
mantiene inalterable el rendimiento del salto 
vertical, esta combinación puede proporcionar mas 
potencia en el estimulo del salto que el entrenar 
cada una por separado. Fatouros et al. en un estudio 
donde presentan los resultados de un entrenamiento 
conjunto entre pliométricos y entrenamiento con 
peso, concluyen que el entrenamiento pliométrico 
durante periodos largos puede mejorar la capacidad 
de salto, pero que la combinación de los dos 
entrenamientos es aun más beneficiosa.

    Algunas aplicaciones prácticas expuestas por 
Fatouros et al., para el entrenamiento de estas dos 
modalidades combinadas y la mejora de la 
explosividad son:
El entrenamiento con peso debe incorporar ejercicios 
específicos (como saltos de potencia, arrancadas, 
jalones, empujes explosivos, etc.).

La intensidad y el volumen del ejercicio deben ser 
ajustada en cada uno de los sujetos para que se siga 
un proceso de adaptación adecuado. La variación de 
la intensidad cada semana parece ser un aspecto 
importante para la ganancia en rendimiento.

No es recomendables realizar el mismo día los dos 
tipos de entrenamiento juntos (mejor días alternos).

Parece ser que 12 semanas son adecuadas para 
comenzar a mejorar el rendimiento en el salto 
vertical si el volumen y la intensidad se mantienen.

3 días a la semana de entrenamiento son 
recomendables, aunque este tipo de entrenamiento 
es preferible realizarlo en pretemporada o 
posttemporada.

Es importante diferenciar el nivel de entrenamiento 
y la experiencia de los sujetos a entrenar para 
determinar las cargas recomendadas para tal 
objetivo.

5.4. El uso de la electroestimulación (EMS) en el 
entrenamiento de la fuerza y de la potencia se ha 
llevado a cabo hace décadas, en primer lugar mas 
orientado a rehabilitación de lesiones como 
condromalacias, retardar la atrofia muscular por 
inactividad, por disfunciones, etc. La 
electroestimulación trascutanea ha sido utilizada en 
conjunción con varias formas de entrenamiento de 
peso para mejorar la fuerza en atletas (Dudley y 
Harris, 1992).

    Aunque se utiliza el EMS como un suplemento a 
la contracción dinámica voluntaria en el 
entrenamiento con peso, normalmente la mayoría de 
la investigación en este campo se ha realizado en 
entrenamiento de peso empleando contracciones 
isométricas o dinámicas donde el EMS era inducido 
(Dudley y Harris).

    Willoughby y Simpson (1998) en su estudio 
quieren determinar los efectos de las contracciones 
dinámicas suplementadas con EMS. 20 mujeres 
practicantes de atletismo son tratadas durante 6 
semanas, con 3 sesiones por semana, tanto de EMS 
como de entrenamiento de fuerza. Encuentran que 
existe un incremento significativo en el salto vertical 
del 25% cuando combinan el entrenamiento de 
fuerza con contramovimiento con la utilización del 
EMS.

    La correlación significativa entre el incremento de 
la fuerza y el salto vertical sugiere que este tipo de 
protocolo de entrenamiento puede también mejorar 
parámetros dinámicos y funcionales de rendimiento. 
Por lo tanto, suplementar las contracciones 
dinámicas con EMS producen incrementos en la 
fuerza que pueden estar relacionados con la mejora 
en el rendimiento general. Se ha estimado que los 
extensores de rodilla contribuyen en un 50% en el 
salto vertical por esta razón, se puede asumir que la 
fuerza de los extensores de rodilla mejora el 
rendimiento del salto vertical (Willoughby y 
Simpson).

6. Limitantes en el salto vertical

6.1. El estiramiento (stretching) durante el 
calentamiento se ha vuelto una práctica tradicional 
en la preparación para realizar ejercicio atlético. Es 
conocido que el estiramiento es efectivo para la 
mejora del rendimiento. Pero esta practica podría 
estar contraindicada para algunas actividades, 
porque existe poca evidencia científica que justifique 
los beneficios del stretching para el rendimiento 
(Knudson, 2001). Recientes investigaciones de este 
autor han comenzado a demostrar que estirar antes 
de la practica deportiva decrece el rendimiento. 
Estos efectos han sido observados en estudios en 
humanos donde se media la fuerza isometrica y 
movimientos dinámicos.

    El mecanismo, según el autor, en este descenso 
del rendimiento es controversial y puede estar 
ocasionado a descensos en la activación del tren 
inferior, agarrotamiento muscular o reflejos 
sensitivos.

    Knudson (1999), en su investigación demuestra 
que el estiramiento anterior al salto vertical estático 
(SJ) y al salto con contramovimiento (CMJ), 
disminuía el rendimiento de manera significativa en 
un 4% en ambas pruebas. El mismo descenso del 
rendimiento en ambos tipos de salto, SJ y CMJ, 
después de haber estirado, sugiere que el stretching 
no afecta a la rigidez o acumulación y utilización de 
la energía elástica en la musculatura de las piernas.

    Knudson et al (2001), en su investigación 
concluyen que el estiramiento realizado como parte 
del calentamiento para realizar una actividad física, 
puede ser contraproducente para el rendimiento del 
CMJ en jóvenes físicamente activos. Muchos de los 
sujetos de su estudio (55%) disminuyeron su 
rendimiento en salto vertical un 7,5%. No hubo 
diferencias en la biomecánica del salto, lo que podría 
indicar que el estiramiento disminuye la rigidez de 
los músculos.

6.2. La fatiga muscular es otro limitante en el 
rendimiento del salto vertical. La potencia muscular 
es definida como el ratio de producción de trabajo 
determinado por la fuerza producida por el músculo 
y la velocidad de contracción de este Un descenso en 
cada componente reduce por tanto el rendimiento 
potencial. Un factor importante que influencia a la 
potencia es la fatiga, el cual es definido como una 
reducción relativa en la fuerza máxima (Driss, 
Vandewalle, Le Chevalier, Monod, 2002).

    Smilios et al., (1998) concluyen en su estudio 
como el rendimiento en el salto vertical disminuye 
cuando se incrementan los niveles de fatiga, 
independientemente de los niveles iniciales de 
fuerza. Los efectos de la fatiga muscular disminuyen 
tanto el trabajo total invertido en el salto como la 
distancia y altura de este. Solamente un detrimento 
del 10% en la fuerza, tiene un importante efecto en 
el rendimiento de salto.

    Los descensos en el rendimiento del salto vertical 
no son proporcionales a los descensos en la fuerza. 
Descensos del 10%, 30% y 50% en la fuerza, 
disminuyen la potencia de salto vertical en 21%, 
30% y 39% y disminuyen el trabajo producido 
durante el salto en 22%, 33% y 41% 
respectivamente. Parece ser, que el descenso en la 
fuerza tiene una relación linear con los niveles de 
fatiga, pero el descenso en el salto vertical no sigue 
esta patrón lineal (Smilios, 1998).

7. Factores Kinesiológicos en el rendimiento del salto 
vertical

    Entrenadores y atletas han tendido ha focalizar el 
entrenamiento de la fuerza en el tren inferior como 
medida para mejorar el rendimiento en el salto 
vertical, pero parece ser que otros factores pueden 
afectar. (Aragón­Vargas & Gross, 1997).

    El rol que desempeña la fuerza muscular y los 
efectos de varios métodos de entrenamiento de 
fuerza sobre el salto vertical es ya conocido. Autores 
como Alexander y Dowson et al., muestran una 
moderada asociación entre la fuerza muscular y el 
rendimiento en el salto vertical, y la relativa mejora 
(8­12%) en el rendimiento del salto con 
entrenamiento de fuerza. Pero este rendimiento en 
el salto vertical depende de importantes factores 
kinesiológicos.

    En el estudio realizado por Aragón­Vargas et al.,
(1997), muestran como el rendimiento del salto 
vertical puede ser predecido por varios factores 
kinesiológicos, con diferentes grados de éxito, 
dependiendo del tipo de variable predictora que se 
utilice. Demuestran como las variables "velocidad de 
despegue del centro de gravedad" y la "posición 
vertical neta del centro de gravedad en el momento 
de despegue" son predictoras significativas (p = .
078) del rendimiento del salto vertical.
    Bobbert et al., (2002) muestran que cuando se 
utilizan diferentes técnicas de salto, la potencia 
mecánica pico durante los saltos puede variar 
significativamente, mientras el rendimiento en el 
salto vertical se mantiene constante. Esto sugiere 
que mientras la potencia mecánica este fuertemente 
relacionada con el rendimiento en el salto vertical, 
no será un factor limitante de éste.

    El músculo esquelético esta preparado para 
generar el mayor torque de fuerza durante la acción 
isometrica ,sin embargo, durante movimientos 
multiarticulares, la medición del torque neto puede 
incluir la acción de los antagonistas. Cuando esto 
pasa, el torque de los antagonistas es mayor que el 
torque neto. Finalmente, la fuerza unilateral ha sido 
mostrada como la de mayor producción de 
rendimiento en comparación con la medio­bilateral 
en los músculos de las piernas (Bobbert et al.).

    Por otra parte, las diferencias entre los sujetos en 
la potencia máxima de la cadera, pueden deberse no 
solamente a diferencias en la composición del tipo 
de fibra muscular, sino también a diferencias en la 
coordinación, que permite a una serie de músculos 
actuar a un rango mas alto de fuerza­velocidad 
(Aragón­Vargas et al.).

    En relación con la diferencia entre los grupos 
musculares, el rendimiento de la musculatura de la 
cadera parece ser la que más correlación tiene con el 
rendimiento en el salto vertical. Solamente la fuerza 
de la musculatura de la rodilla, tiene una correlación 
mas fuerte que su homóloga en la cadera, aunque la 
musculatura del glúteo mayor junto con los vastos, 
son los mayores generadores de energía durante la 
acción máxima del salto vertical (Aragón­Vargas et 
al.).

    Aragón­Vargas et al. concluyen en su investigación 
que es posible predecir las diferencias en el 
rendimiento del salto vertical entre sujetos, 
utilizando diferentes variables kinesiológicas como 
predictoras. La posición neta del centro de gravedad 
del cuerpo en el despegue, contribuye a dar una 
pequeña información de la predicción del salto 
vertical, comparado con la velocidad vertical de 
despegue. La potencia total del cuerpo es un simple 
predictor del salto vertical.

    El pico de potencia articular y el torque articular, 
particularmente en la cadera, son los principales 
factores que distinguen un buen saltador de uno 
malo. Factores diferenciales entre personas se 
pueden compensar con buenas técnicas y modelos de 
entrenamiento.

8. Conclusiones

Los test y las pruebas que se realizan para medir la 
capacidad de salto son ejecutados en el laboratorio, 
bajo condiciones neutras, sin ningún condicionante 
ni incertidumbre y con el máximo control sobre los 
elementos. El salto es un tipo de acción que siempre 
cuando se ejecuta esta acompañada de muchos 
condicionantes [condiciones ambientales (viento, 
lluvia, humedad alta), presencia de adversarios que 
te desplazan, empujan, estorban, desequilibran]. Por 
ese motivo, las pruebas de laboratorio deberían estar 
reforzadas con pruebas de campo, ejecutadas en 
cada deporte o acción deportiva en condiciones 
reales de juego, y así poder correlacionar unos datos 
con otros.

La acción del salto vertical depende de muchas 
variables que se interrelacionan entre si, control 
motor, coordinación intramuscular, acción 
multiarticular, elevados niveles de fuerza, altos 
grados de potencia, buena técnica de ejecución, y 
otras. Todas estas variables a analizar, nos hacen 
reflexionar y cuestionar la validez de muchos 
estudios que intentan medir el salto y sacan 
conclusiones tan determinantes, cuando en sus 
estudios solamente se tiene en cuenta 1, 2 o 3, de 
estas variables.

Podemos comprobar como la variable de fuerza es 
una de las más determinantes con relación a la 
capacidad de salto, y que esta variable esta 
intensamente relacionada con otras como la 
velocidad y la potencia. Se han realizado bastantes 
estudios sobre estas relaciones, pero debemos tener 
en cuenta que muchos de estos estudios fueron 
realizados en laboratorio. Por ese motivo, se hace 
imperiosa la necesidad de realizar más investigación 
de campo, para poder determinar si la correlación 
entre estas variables se da de manera tan 
concluyente.

La aparición de nuevas metodológicas para el 
entrenamiento del salto vertical o la combinación de 
las ya existentes, abre nuevas puertas a 
investigadores, entrenadores y atletas para poder 
potenciar de manera efectiva la capacidad de salto.

Algunos autores remarcan lo contraproducente que 
puede ser el estiramiento antes del salto vertical, 
pero existe mucha controversia al respecto y se hace 
necesaria investigación mas detallada del tema y 
teniendo en cuenta muchas otras variables en 
consideración.

El salto vertical al ser una acción que depende de 
tantas variables, se hace muy difícil de analizar. Pero 
los investigadores concluyen en su mayoría, que lo 
más importante es la buena técnica de ejecución y 
realizar un buen modelo de entrenamiento, además 
de las características individuales del pico de 
potencia y torque articular.