Está en la página 1de 3

10 cosas que todo hombre debería saber sobre el clítoris

El clítoris es un órgano sexual femenino ubicado sobre la vagina. La


mayoría de las personas localiza la cabeza visible, que se llama glande,
pero esa es solo la punta del iceberg. En realidad, es algo mucho más
complejo que se extiende hacia el interior del cuerpo de la mujer y es
fundamental para su placer erótico. Ahora sí, dejemos de lado las
presentaciones y vayamos al grano:

1) El clítoris es más poderoso que el Punto G

“Al Punto G yo lo veo como un plan B. El plan principal tiene que ser
siempre la estimulación del clítoris. Ese es el centro del placer físicamente
hablando. No le genera placer a algunas mujeres, sino que a todas,
TODAS”, alerta la sexóloga Alessandra Rampolla. “Podemos tener
orgasmos a través del clítoris y también muchas veces tenemos
posibilidad de tener orgasmos a través de otras vías, de estimulaciones
indirectas. El Punto G es una estimulación indirecta del clítoris”, detalla.

2) Solo sirve para gozar

El clítoris es el único órgano humano cuyo único propósito es dar placer.


No pasa lo mismo con el pene, que tiene fines reproductivos. Si bien las
mujeres tenemos varias zonas erógenas, todas cumplen otras funciones,
mientras que el clítoris no.

3) Es el mejor amigo del orgasmo

Entre el 50 y el 75% de las mujeres alcanzan el orgasmo por medio de


estimulación del clítoris, con o sin penetración vaginal.“Estimular el clítoris
es fundamental para la excitación sexual y lograr una adecuada lubricación
y satisfacción femenina”, asegura el sexólogo Juan Carlos Kusnetzoff en su
libro La mujer sexualmente feliz.

4) Tiene erecciones

Es así: las mujeres también tenemos un órgano que, cuando es


estimulado, se agranda y se pone erecto. “Cuando se hinchan de sangre,
los componentes internos del clítoris desarrollan una erección de manera
similar a lo que ocurre en el pene”, explican en el libro Orgasmo, todo lo
que quiso saber y nunca se atrevió a preguntar, de Komisaruk, Whipple,
Nasserzadeh y Beyer-Flores.
5) Es mucho más grande de lo que pensás

El clítoris es mucho mayor que su parte visible, llamada glande. El resto


del órgano se extiende en el interior del cuerpo y se asienta sobre la
uretra y la vagina. En promedio mide entre 8 y 12 centímetros de largo y 6
centímetros de ancho.

6) Se descubrió (en su plenitud) hace poco

“Recién en 1998, cuando la uróloga australiana Helen O’Connell realizó


estudios de imagen por resonancia magnética en voluntarias, se vio la
anatomía completa del clítoris”, explican en Vanguardia de México. “La
mayoría de los libros de texto, especialmente los publicados antes de
1998, no tienen una representación adecuada del clítoris, donde solo
aparece la parte externa. En realidad, el volumen del tejido eréctil es 10
veces mayor del que aparece en los consultorios médicos y los libros”,
asegura la publicación.

7) Todos son diferentes

Como en todo en la naturaleza, hay variedad. "Hay clítoris pequeños,


grandes, más escondidos o menos. Algunos aumentan su tamaño cuando
una mujer está excitada, unos son muy sensibles y necesitan mucha
presión. Por eso, es importante que las mujeres conozcan su propio
cuerpo para conocer la mejor forma de recibir placer”, recomiendan en
Ojocientífico.com.

8) Con el tiempo, se agranda

“Al final de la pubertad, el clítoris de una chica habrá duplicado su


tamaño. Para cuando una mujer tenga 32 años, su clítoris es casi cuatro
veces más grande que cuando tenía 20 menos. Después de la menopausia,
es siete veces mayor que al nacer, lo cual podría explicar por qué las
mujeres mayores reportan tener sexo tan glorioso”, explican en
Vanguardia de México.

9) Las vibraciones ayudan

El clítoris es muy sensible a las vibraciones. Por eso, para garantizar el


máximo placer, podemos usar algún juguete sexual como anillos,
vibradores y dedales. Hay muchos modelos creados específicamente para
esa zona.
10) Tras el clímax, ¡dejalo descansar!

“Una vez finalizado el orgasmo, la estimulación del clítoris puede resultar


dolorosa e incluso la mujer puede sentir el clítoris como entumecido”,
señala el libro Orgasmo, todo lo que quiso saber y nunca se atrevió a
preguntar, de Komisaruk, Whipple, Nasserzadeh y Beyer-Flores. “El
aumento de la sensibilidad del clítoris a veces persiste tras el orgasmo y
desciende lentamente a medida que lo hace la hinchazón”, concluye.