Está en la página 1de 14

TEMA 1.

- TANATOLOGÍA FORENSE
1.1 CONCEPTO DE MUERTE.

Es el proceso mediante el cual se pierden en forma total e irreversible las


funciones vitales de las psíquicas, sociales y biológicas básicas del individuo.

Formas

Los tipos médico legales de muerte son:

 Muerte aparente: es el estado similar al de la muerte; es cuando existe


inmovilidad e inconciencia con aparente entorpecimiento de la respiración y la
circulación.
 Muerte real o verdadera: es cuando ocurre el cese real e irreversible de las
funciones vitales.

Otras formas de muerte expresadas por diversos autores son:

o Muerte natural: se denomina así a la muerte que sobreviene por causas


naturales o no violentas; como resultado de procesos mórbidos, cualquiera sea
la edad del sujeto.
o Muerte violenta: es la que reconoce como causal una influencia extraña.
o Muerte súbita: es la que sobreviene en completo estado de salud del individuo,
sin signos que hiciera previsible el desenlace.

1.2 LEY GENERAL DE SALUD (concepto y objetivos generales).

En el artículo 1º de esta ley se establece el objetivo que persigue dicho


ordenamiento, manifestando que “La presente ley reglamenta el derecho a la
protección de la salud que tiene toda persona en los términos del Artículo 4o. de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, establece las bases y
modalidades para el acceso a los servicios de salud y la concurrencia de la
Federación y las entidades federativas en materia de salubridad general. Es de
aplicación en toda la República y sus disposiciones son de orden público e interés
social.”

Es el titulo décimo cuarto (Donación, Trasplantes y Pérdida de la Vida) el que es


de gran interés médico legal, ya que hace trata sobre las cuestiones relacionadas
con los cadáveres. A continuación se realizará una síntesis de lo que es de
importancia para la materia que se está tratando.

En el artículo 313 del ordenamiento en cuestión, se establece lo siguiente:


“Compete a la Secretaría de Salud:
I. El control sanitario de las donaciones y trasplantes de órganos, tejidos y células
de seres humanos, por conducto del órgano desconcentrado denominado
Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, y
II. La regulación y el control sanitario sobre cadáveres.

En el artículo 314 se da la definición de cadáver: Cadáver: es el cuerpo humano


en el que se haya comprobado la pérdida de la vida.

El capítulo IV de ese título se llama Pérdida de la Vida, y entre otras cosas se


menciona lo siguiente:

En el Artículo 343 se establece una de las cuestiones de mayor importancia en la


materia que nos ocupa, cuando se da la pérdida de la vida, dice así: “Para efectos
de este Título, la pérdida de la vida ocurre cuando:

I. Se presente la muerte cerebral, o


II. Se presenten los siguientes signos de muerte:
a. La ausencia completa y permanente de conciencia;
b. La ausencia permanente de respiración espontánea;
c. La ausencia de los reflejos del tallo cerebral, y
d. El paro cardiaco irreversible.

El artículo Artículo 344 trata sobre la muerte cerebral y menciona que ésta se da
cuando existen los siguientes signos:

I. Pérdida permanente e irreversible de conciencia y de respuesta a estímulos


sensoriales;
II. Ausencia de automatismo respiratorio, y
III. Evidencia de daño irreversible del tallo cerebral, manifestado por arreflexia
pupilar, ausencia de movimientos oculares en pruebas vestibulares y ausencia de
respuesta a estímulos nociceptivos.

Se deberá descartar que dichos signos sean producto de intoxicación aguda por
narcóticos, sedantes, barbitúricos o sustancias neurotrópicas.

Ahora bien, los signos antes mencionados se han de corroborar con alguna de las
siguientes pruebas:

I. Angiografía cerebral bilateral que demuestre ausencia de circulación cerebral;


II. Electroencefalograma que demuestre ausencia total de actividad eléctrica
cerebral en dos ocasiones diferentes con espacio de cinco horas.

Un detalle que a veces es dejado de lado, es el trato que se la a los cadáveres


durante los procesos médico forenses, por ello el artículo 346 refiere que los
cadáveres no pueden ser objeto de propiedad y siempre serán tratados con
respeto, dignidad y consideración.

En cuanto al estatus que guardan los cadáveres, el Artículo 347, los clasifica en 2
grupos: I. De personas conocidas, y II. De personas desconocidas. Los cadáveres
no reclamados dentro de las setenta y dos horas posteriores a la pérdida de la
vida y aquellos de los que se ignore su identidad serán considerados como de
personas desconocidas.

El artículo 348 establece lo siguiente: La inhumación o incineración de cadáveres


sólo podrá realizarse con la autorización del oficial del Registro Civil que
corresponda, quien exigirá la presentación del certificado de defunción.

Los cadáveres deberán inhumarse, incinerarse o embalsamarse dentro de las


cuarenta y ocho horas siguientes a la muerte, salvo autorización específica de la
autoridad sanitaria competente o por disposición del Ministerio Público, o de la
autoridad judicial.

La inhumación e incineración de cadáveres sólo podrá realizarse en lugares


permitidos por las autoridades sanitarias competentes.

Con relación a las exhumaciones, el artículo 350 bis refiere que la Secretaría de
Salud determinará el tiempo mínimo que han de permanecer los restos en las
fosas. Mientras el plazo señalado no concluya, sólo podrán efectuarse las
exhumaciones que aprueben las autoridades sanitarias y las ordenadas por las
judiciales o por el Ministerio Público, previo el cumplimiento de los requisitos
sanitarios correspondientes.

En cuanto a la práctica de la autopsia, el Artículo 350 bis 2 establece que para la


práctica de necropsias en cadáveres de seres humanos se requiere
consentimiento del cónyuge, concubinario, concubina, ascendientes,
descendientes o de los hermanos, salvo que exista orden por escrito del
disponente, o en el caso de la probable comisión de un delito, la orden de la
autoridad judicial o el Ministerio Público.

1.3 SIGNOS CADAVÉRICOS RELATIVOS Y ABSOLUTOS

El diagnóstico de muerte real en algunos casos no presenta mayores dificultades,


pero en otros casos si puede presentarlas. Por lo tanto, no nos atendremos a un
solo signo para afirmarla, puesto que aisladamente no tiene valor, sino al conjunto
de ellos y pruebas especiales para fundarla.

A este respecto debemos considerar 2 órdenes de comprobaciones: las


relativas a la suspensión de las grandes funciones que caracterizan la vida,
cuyo valor es relativo, y las que tienen relación con las modificaciones de
orden físico, químico y microbiano, que se producen en la intimidad de los
tejidos del cadáver y que tienen un valor absoluto.

Suspensión de las grandes funciones (signos relativos)

 Sistema nervioso.- desaparición de las facultades activas, intelectuales,


afectivas e instintivas; la sensibilidad y motilidad desaparecen en ocasiones,
antes de la muerte real; en ella son absolutas; la motilidad en algunas
enfermedades como el cólera, el tétanos, etc., dan lugar a sacudidas post –
mortem.

 Paro funcional de la circulación.- es más importante que la anterior, en la que


ya apreciamos paro cardiaco (ausencia prolongada de latidos), falta de pulso,
relajamiento simultáneo de todos los esfínteres, son signos que en conjunto
tienen gran valor.

 Paro funcional de la respiración.- la respiración cesa un poco antes de la


circulación.

Signos absolutos

 Enfriamiento.- es la consecuencia del paro de las grandes funciones; cesando


éstas la temperatura desciende hasta ser igual a la del medio ambiente y,
después inferior a la de él. No es uniforme y varía con las circunstancias
(muerte violenta, enfermedad padecida, medio ambiente, etc.). las partes
expuestas, cara y manos se enfrían en 3 o 4 horas, mientras que el tronco
puede retener cierto calor por 10 o 12 horas (tétanos, meningitis, neumonía,
fiebre tifoidea, principalmente). Las personas obesas pierden más lentamente
el calor que las personas delgadas.

 Rigidez cadavérica.- es un proceso físico químico de endurecimiento muscular


en que intervienen factores como edad, causa de la muerte, etc.; se inicia de 2
a 6 horas después del fallecimiento, la reacción alcalina se torna ácida,
formación de ácido sarcoláctico y ácido fosfórico. La rigidez se completa en 2
horas a una temperatura de tipo medio, pues el frío al principio la acelera y el
calor la retarda; comienza en la nuca, cara, pies y manos y termina en el
tronco, alcanzando su mayor intensidad 2 horas después de comenzada y
desapareciendo aproximadamente a las 42 horas.

 Livideces e hipostasias cadavéricas.- la sangre se dirige a las partes más


declives, obedeciendo a las leyes de la física. Cuando se acumula e las
vísceras, se llaman hipostasias viscerales, cuando es en la piel, livideces
cadavéricas. Ambas son de gran importancia médico – legal, ya que nos
orientan sobre la posición que pudo haber tenido. Cuando el cadáver ha
permanecido 3 o 4 horas en posición dorsal y alguien lo cambia a la posición
ventral, también aparecen livideces, pero por el grado de ellas, se saca en
conclusión cual era la posición primitiva. En personas robustas, aparecen
dentro de las primeras 2 horas después de la muerte; en personas raquíticas, 4
horas después del deceso. La máxima intensidad de las livideces se encuentra
a las 12 horas de fallecido; al principio son pequeñas, después se unen y
forman vetas.

 Putrefacción.- es el conjunto de cambios químicos que sufre la materia


substraída a las leyes de la vida, bajo ciertas condiciones de temperatura,
humedad y aire, influyendo la acción microbiana que actúa sobre la materia
orgánica; este fenómeno se acelera o se retarda teniendo en cuenta varias
condiciones: ambientales, causa de muerte. Un detalle importante es que las
temperaturas muy bajas o muy altas son incompatibles con la putrefacción.

El intestino tiene gran cantidad de bacterias en estado normal, éstas pronto


ganan las vías sanguíneas y linfáticas, diseminándose en todo el cuerpo, sobre
todo cuando la causa de muerte es enfermedad gastrointestinal o infecciosa.
Una vez que los microbios aerobios consumen el oxigeno de los tejidos, los
anaerobios descomponen la sustancia albuminoidea, transformándola en
cuerpos de constitución química definida, son ellos los agentes de la
putrefacción gaseosa, dando ácido carbónico, sulfhídrico, hidrógeno, gases
que se encuentran en cantidad en el intestino y descienden a la pared
abdominal, la que ha llegado a estallar., estos gases también se desarrollan en
el tejido celular subcutáneo, cara y escroto principalmente.

Una de las primeras manifestaciones de la putrefacción es la fetidez


característica y la mancha verde abdominal que se inicia en la fosa iliaca
derecha, 24 horas después de la muerte, en climas cálidos, en climas fríos
aparece a las 48 horas; el color de ésta mancha se debe a la oxidación de la
hemoglobina; después el líquido que se exuda en las mallas de la dermis,
levanta la epidermis formándose grandes flictenas llenas de líquido sanioso
teñido de rojo; poco después se desprende la epidermis en grandes colgajos y
los cabellos se cae con facilidad. A partir de ese momento, el gas escapa
progresivamente del intestino, aplastándose el tórax y abdomen contra la
columna vertebral; las partes blandas se desaparecen, quedando al cabo de 4
a 5 años, sólo el esqueleto.

1.4 PRUEBA DE CORROBORACIÓN

Existen tratados con un sinnúmero de pruebas para certificar el cese de las


funciones biológicas que en la actualidad se consideran, y que por ello se han de
tratar, a excepción de algunas de valor histórico y por ello se deben conocer.

Cardiocirculares
a) Ausencia de ruidos cardiacos; según Bouchut, se deberá auscultar 5 minutos
en cada foco.
b) Ausencia de pulso.
c) Electrocardiograma con un trazado plano.
d) Fondo de ojo “pálido”.
e) Presión arterial cero.
f) Signo de Magnus: ligando la base de un dedo no se produce modificación de
su coloración, es decir, no aparece cianosis.
g) Método akeidoperiástico de Middeldorf: consiste en clavar una aguja en la
pared del tórax hasta llegar al corazón; si hay movimientos cardiacos se
transmitirán al cono metálico de la aguja.
h) Prueba de Icard: se inyectan 5 cm3, por vía endovenosa, de una solución
compuesta por fluoresceína 10 g, carbonato de sodio 15 g, para ajustar el pH,
y 50 ml de agua, si hay circulación, a los 20 ó 30 segundos se colorea la piel y
la conjuntiva con un tono amarillento.
i) Se colocan 2 gotas de éter en la conjuntiva, si hay circulación éstas se
congestionarán.
j) Ventosas escarificadas: signo descrito por Boudimir y Levasseur que consiste
en efectuar escarificaciones en el epigastrio, colocadas las ventosas manará
sangre por los capilares mientras haya vida.

Respiratorias.

a) Ausencia de movimientos respiratorios.


b) En la auscultación, ausencia de del murmullo vesicular.
c) Signo de Winslow: no se produce empañamiento al colocarse un espejo
delante las fosas nasales.
d) Signo de la neumatoscopia de Icard: entre los gases que se desprenden del
cadáver en la putrefacción incipiente se encuentra el hidrógeno sulfurado;
escribir en un papel utilizando acetato neutro de plomo; al combinarse, ambos
elementos originan el acetato de sulfuro de plomo y lo escrito se hace visible.

Nerviosas.

a) Arreflexia total.
b) Electroencéfalo plano.
c) Ausencia de respuestas al dolor.

Dermatológicas

Luego de la muerte se produce una acidificación de los tejidos y humores del


cadáver, se puede comprobar lo siguiente:

a) Signo de Molland: apergaminamiento de la piel; cuando asienta en los pliegues


del cuello puede dar lugar a falsos surcos de compresión.
b) Arrimando un fósforo encendido a la piel no hay formación de vesículas.
c) Signo de Laborde: clavando una aguja en cualquier zona o en el bíceps (signo
de Cloquet) al cabo de 30 minutos no se observa oxidación.
d) Signo de Rebouillat: por vía subcutánea se inyectan 2 cm3 de éter con azul de
metileno; debido a la pérdida de elasticidad de las fibras de la epidermis, en el
cadáver el líquido escapa al retirar la aguja, mientras que en un cuerpo vivo se
difunde y es visible.
e) Signo de Lancisi: consiste en colocar un hierro candente en la planta de los
pies; la quemadura tendrá distintos caracteres macroscópicos si el individuo
estaba o no con vida.

Oculares

a) Acidez de las lagrimas; el papel de tornasol vira al azul en el ser vivo y al rojo
en el cadáver; se manifiesta entre 5 y 25 minutos después de la muerte,
constituyendo el signo de Lecha de Marzo. El pH normal de las lágrimas es de
7.4 a 8.3.
b) Signo de Bouchut: vacuidad de la arteria central de la retina, desaparición de
la papila del nervio óptico y coloración grisácea de la coroides.
c) Signo de Ripault; cuando comienza la deshidratación disminuye la presión
ocular, al comprimirse el globo se puede deformar el iris.
d) Solamente hasta minutos después de la muerte las pupilas pueden reaccionar
a la atropina (algunos autores hablan hasta de 4 horas de fallecido) o la
pilocarpina.
e) Signo de Stenon – Louis: como consecuencia de la deshidratación se pliega la
córnea; además, si los ojos han quedado abiertos, el polvo del medio
ambiente se deposita sobre ella dando la sensación de estar cubierta de glera.
f) Signo de Sommer – Larcher: al quedar el ojo semiabierto, por deshidratación
de la esclereótica se transparenta la coroides; en general se presentan como
2 manchas muy oscuras de forma triangular a cada lado de la córnea, y con
base en ésta.

Musculares

a) Contractilidad muscular por estimulación con 2 electrodos de 2 a 80 mA


(corriente galvánica) colocado en el ángulo externo del ojo o de la boca, a
intervalos de 30 minutos.
b) Reacción pupilar a la atropina y a la pilocarpina
I. Atropina solución al 2%: se instila en uno de los ojos y puede dilatar la
pupila hasta 4 horas después de la muerte, no más. Se colocan 3 ó 4
gotas después de medir la pupila con un portaobjetos, para cerrar
luego los ojos. Después de unos minutos abrir los párpados y medir la
pupila.
II. Pilocarpina: se coloca en el otro ojo produciendo una contracción de la
pupila; su efecto es corto e intenso.

Metabólicas
a) Clavando una aguja en cualquier músculo, o en el bíceps, al extraerla luego de
media hora no se observa oxidación.

Sangre

a) Fibrinólisis que evita la coagulación a la hora de fallecido (signo de Donne).

1.5 EUGENESIA – EUTANASIA

EUGENESIA

La eugenesia significa, etimológicamente, "el buen nacimiento". Es el proceso de


nacer sin malestar para nadie. Por adaptación a los tiempos, se entiende hoy
como una filosofía social que defiende la mejora de los rasgos hereditarios
humanos mediante varias formas de intervención. [1] Las metas perseguidas han
variado entre la creación de personas más sanas e inteligentes, el ahorro de los
recursos de la sociedad y el alivio del sufrimiento humano. Los medios
antiguamente propuestos para alcanzar estos objetivos se centraban en la
selección artificial, mientras los modernos se centran en el diagnóstico prenatal y
la exploración fetal, la orientación genética, el control de natalidad, la fecundación
in vitro y la ingeniería genética. Sus oponentes argumentan que la eugenesia es
inmoral y está fundamentada en, o es en sí misma, una pseudociencia.
Históricamente, la eugenesia ha sido usada como justificación para las
discriminaciones coercitivas y las violaciones de los derechos humanos
promovidas por el estado, como la esterilización forzosa de personas con defectos
genéticos, el asesinato institucional y, en algunos casos, el genocidio de razas
consideradas inferiores.

La eugenesia, desde su mismo principio, significó muchas cosas diferentes para


muchas personas diferentes. Históricamente, el término ha sido usado para cubrir
cualquier cosa comprendida entre el cuidado prenatal de las madres hasta la
esterilización forzada y la eutanasia.

EUTANASIA

El término eutanasia deriva del griego: "eu" (bien) y "thanatos" (muerte). Es todo
acto u omisión cuya responsabilidad recae en el personal médico o en individuos
cercanos al enfermo, y que ocasiona la muerte inmediata de éste con el fin de
evitarle sufrimientos insoportables o la prolongación artificial de su vida. Cabe
destacar dos datos relevantes: para que la eutanasia sea considerada como tal, el
enfermo ha de padecer, necesariamente, una enfermedad terminal o incurable, y
en segundo lugar, el personal sanitario ha de contar expresamente con el
consentimiento del enfermo. Actualmente, se distingue del término 'muerte digna',
que consiste en el otorgamiento de medidas médicas paliativas (que disminuyen el
sufrimiento o lo hacen tolerable), de apoyo emocional y espiritual a los enfermos
terminales.

Clasificaciones de eutanasia

En el medio hispanohablante se han introducido conceptos provenientes de la


evaluación ética de la eutanasia y se la califica de directa o indirecta en cuanto
existe o no la intención de provocar primariamente la muerte en las acciones que
se realizan sobre el enfermo terminal. En el contexto anglosajón, se distingue
entre la eutanasia como acción y la eutanasia como omisión (dejar morir). Su
equivalente sería eutanasia activa y eutanasia pasiva, respectivamente. También
se utilizan, en forma casi sinónima, las calificaciones de positiva y negativa
respectivamente.

1. Eutanasia directa: Adelantar la hora de la muerte en caso de una enfermedad


incurable, esta a su vez posee dos formas:

Activa: Consiste en provocar una muerte indolora a petición del afectado cuando
se es víctima de enfermedades incurables muy penosas o progresivas y
gravemente invalidantes; el caso más frecuentemente mostrado es el cáncer, pero
pueden ser también enfermedades incurables como el sida. Se recurre, como se
comprende, a sustancias especiales mortíferas o a sobredosis de morfina.

Pasiva: Se deja de tratar una complicación, por ejemplo una bronconeumonía, o


de alimentar por vía parenteral u otra al enfermo, con lo cual se precipita el
término de la vida; es una muerte por omisión. De acuerdo con Pérez Varela “la
eutanasia pasiva puede revestir dos formas: la abstención terapéutica y la
suspensión terapéutica. En el primer caso no se inicia el tratamiento y en el
segundo se suspende el ya iniciado ya que se considera que más que prolongar el
vivir, prolonga el morir” Debe resaltarse que en este tipo de eutanasia no se
abandona en ningún momento al enfermo.

2. Eutanasia indirecta : Consiste en efectuar procedimientos terapéuticos que


tienen como efecto secundario la muerte, por ejemplo la sobredosis de
analgésicos, como es el caso de la morfina para calmar los dolores, cuyo efecto
agregado, como se sabe, es la disminución de la conciencia y casi siempre una
abreviación de la vida. Aquí la intención, sin duda, no es acortar la vida sino aliviar
el sufrimiento, y lo otro es una consecuencia no deseada. Entra así en lo que
desde Tomás de Aquino se llama un problema de doble efecto, en este caso
aceptando voluntariamente pero no buscando que se vea adelantada la muerte del
paciente.

Otros conceptos relacionados son


Suicidio asistido: Significa proporcionar en forma intencional y con conocimiento
a una persona los medios o procedimientos o ambos necesarios para suicidarse,
incluidos el asesoramiento sobre dosis letales de medicamentos, la prescripción
de dichos medicamentos letales o su suministro. Se plantea como deseo de
extinción de muerte inminente, porque la vida ha perdido razón de ser o se ha
hecho dolorosamente desesperanzada. Cabe destacar, que en éste caso es el
paciente el que voluntaria y activamente termina con su vida, de allí el concepto de
suicidio.

Cacotanasia: Es la eutanasia que se impone sin el consentimiento del afectado.


La palabra apunta hacia una mala muerte (kakós: malo) [1]

Ortotanasia: Consiste en dejar morir a tiempo sin emplear medios


desproporcionados y extraordinarios. Se ha sustituido en la terminología práctica
por muerte digna, para centrar el concepto en la condición ("dignidad") del
enfermo terminal y no en la voluntad de morir.

Distanasia: Consiste en el "encarnizamiento o ensañamiento terapéutico",


mediante el cual se procura posponer el momento de la muerte recurriendo a
cualquier medio artificial, pese a que haya seguridad que no hay opción alguna de
regreso a la vida, con el fin de prolongar su vida a toda costa, llegando a la muerte
en condiciones inhumanas, aquí se buscan ventajas para los demás, ajenas al
verdadero interés del paciente

1.6 ENTOMOLOGIA

ENTOMOLOGIA

La entomología (del griego éntomos, «insecto», y logos, «ciencia»)[1] es el estudio


científico de los insectos. De cerca de las 1,3 millones de especies descritas, los
insectos constituyen más de los dos tercios de todos los seres vivos conocidos[2] y,
además tienen una larga historia fósil, ya que su aparición se remonta al
Devónico, hace unos 400 millones de años. Tiene muchas formas de interacción
con los humanos y con otras formas de vida en la Tierra; es así que la
entomología se constituye una especialidad importante dentro de la zoología. La
entomología incluye, con frecuencia, el estudio de otros artrópodos, como
arácnidos, crustáceos y miriápodos, aunque esta extensión sea técnicamente
incorrecta.

La entomología forense se basa en la sucesión ecológica de los artrópodos que se


instalan en un cadáver para determinar la fecha de la muerte. Es especialmente
útil en cadáveres con varios días, semanas o meses de antigüedad.

1.7 CRONOTANATODIAGNOSTICO
Cronotanatodiagnóstico

Con el cronotanatodiagnóstico, que son los fenómenos cadavéricos que se


presentan a la muerte, el médico legista o forense puede diagnosticar el tiempo
transcurrido de esta.

FENÓMENOS FÍSICOS

ENFRIAMIENTO: Es un fenómeno espontaneo que se produce al morir el


individuo ya que la producción de calor cesa y la temperatura desciende
paulatinamente, aproximadamente de 0.8 a 1 grado centígrado por hora en las
primeras doce horas y después de 3 a 0.5 grados por hora en las siguientes doce
horas hasta cumplir hasta cumplir las 24 horas, según Bouchut. Lo anterior está
sujeto a los agentes acelerantes o retardantes del enfriamiento como puede ser:
escasa vestimenta, época del año, caquexia, humedad o hemorragia previa a la
muerte. Así como la fiebre al momento de la muerte, se encuentre cobijado, época
del año o si el cadáver se encuentra situado en lugares calientes como cuarto de
calderas.En condiciones normales el cadáver iguala la temperatura ambiente
después de las 24 hrs. (formula de Bouchut). Esta temperatura corporal del
cadáver es un importante aliado del agente del ministerio publico en un caso
judicial, ya que por medio de ella se puede determinar la hora aproximada de la
muerte.

LIVIDES CADAVÉRICA o manchas hipostaticas, manchas de posición o


sugilaciones. Consiste en la aparición de manchas color rojo vino que se
presentan entre las tres y cuatro primeras horas post mortem, alcanzan su máxima
intensidad entre la sexta y octava hora y a partir de las 25 a horas se fijan y no
cambian de situación anatómica. Se localizan en las partes más declives del
cuerpo, salvo en los sitios de apoyo. Este fenómeno está dado por la gravedad
que ocasiona el escurrimiento de la sangre.El signo antes descrito puede no
aparecer debido a una hemorragia externa severa o variar en su coloración debido
a intoxicación, como por ejemplo son más claras cuando existe monóxido de
carbono en la sangre.

Otro marcador o indicación del signo es la posición inicial del cuerpo.

TELA GLEROSA CORNEAL O SIGNO DE STENON LOUIS. Que es una opacidad


en la córnea y se inicia aproximadamente a la 12ª hora post mortem.

DESHIDRATACIÓN. Se presenta a partir de la octava hora post mortem. Esta


dada por la evaporación del agua corporal, que es alrededor de 10 a15 gramos
por kilogramo de peso corporal al día. Lo anterior se manifiesta por signos tales
como la depresión de los globos oculares.

MANCHA NEGRA ESCLOROTICAL O SIGNO DE SOMMER. Es una mancha


irregular de color negro que se debe a la oxidación de la hemoglobina de los vasos
coroideos y la deshidratación. Se presenta a partir de la 5ª hora post mortem si los
párpados se encuentran abiertos. Esta mancha se localiza a nivel de los ángulos
externos del segmento anterior de los ojos y posteriormente aparece en los
internos.

DESEPITELIZACIÓN DE LAS MUCOSAS. Se presenta a las 72 horas post


mortem y consiste en signos de deshidratación a nivel de las mucosas, siendo las
más afectadas la región interna de los labios de la boca, escroto en el hombre y
labios mayores en los genitales femeninos.

MOMIFIACIÓN. Se presenta a partir del sexto mes post mortem y se inicia en


partes expuestas donde haya poco agua y grasa, como son los pabellones
auriculares, nariz y dedos.
Se caracteriza por un desecado progresivo de la piel, la cual se adosa al
esqueleto, toma el cadáver un color obscuro y la piel se torna dura y correosa. La
momificación puede ser total o parcial. El clima seco y cálido favorece la aparición
de la momificación, así como el suelo desértico. En el recién nacido se presenta
por la poca cantidad de bacterias que puede tener en el aparato digestivo.

FENÓMENOS QUÍMICOSRIGIDEZ CADÁVERICA. Este fenómeno se presenta a


partir de las tres horas posteriores al fallecimiento y alcanza su máxima rigidez
entre las 12 y 15 horas. (Dicho proceso se puede acelerarse en climas fríos.) Así
mismo empieza a desaparecer entre las 24 y 30 horas post mortem.

Este fenómeno químico inicia en orden cronológico por los músculos maseteros,
orbicular de los párpados, nuca, músculos del tórax, miembros torácicos, abdomen
y miembros podálicos. Desapareciendo la rigidez al iniciar la putrefacción y en el
orden de inicio. El endurecimiento de los músculos se debe a la acción de
degradación del adenosíntrifosfato.

AUTÓLISIS. Este proceso químico afecta a todos los órganos, siendo el corazón y
el útero los últimos afectados, el cabello y los huesos resisten la autólisis. El
fenómeno es un proceso anaeróbico de fermentación dado por enzimas propias
de las células sin la intervención de bacterias.

PILOERECCIÓN O PIEL ANSERINA. Se presenta desde la tercera hasta la


duodécima hora post mortem. Se debe a la piloerección.

ADIPOCIRA. Este fenómeno se presenta en un medio húmedo sin aire, que


provoca que las grasas se conviertan en glicerina y ácidos grasos. Formándose
jabones con calcio, potasio y sales. Aparece entre los tres y seis meses post
mortem y se completa a los dieciocho a veinte meses. En si es la transformación
jabonosa de la grasa subcutánea y el cadáver adquiere una coloración blanco
amarillenta de consistencia pastosa y olor rancio.

CORIFICACIÓN. La corificación es una forma mixta de momificación y


saponificación, como un paso previo o incompleto del fenómeno de adipocira para
algunos autores.
AGENTES MICROBIANOSPUTREFACCIÓN. Es la descomposición del organismo
por acción de las bacterias, y es un fenómeno cadavérico que inicia
inmediatamente con la muerte y esta condicionada a factores acelerantes y
retandantes.
La dividimos en cuatro períodos ACELERANTES: Actúan como acelerantes el
clima tropical, terrenos abonados, la sumersión en agua, la muerte por septicemia,
etc.RETARDANTES: El clima frío, uso de antibióticos ante mortem y el terreno
desértico.
Los agentes microbianos que generan la putrefacción son principalmente
Clostridum welchii, putridus gracilis y magnus. Los cuales producen los gases
pútridos del cadáver y son gérmenes anaerobios, que actúan después que otras
bacterias aeróbicas como el Proteus vulgaris, Coli putrificus, liquefaciens marnus y
vibrión colérico han agotado el poco oxigeno existente en el cadáver.

SIGNOS DE DESCOMPOSICIÓNLA PUTREFACCIÓN la dividimos en cuatro


periodos (CROMÁTICO, ENFISEMATOSO, COLICUATIVO Y REDUCTIVO) que
están caracterizados por los siguientes signos de descomposición.

MANCHA VERDE: Es una mancha irregular de color verde, que generalmente


aparece en la fosa ilíaca derecha, (cuando la muerte es por sumersión, aparece
inicialmente en la cara) y es debida a la transformación sufrida por la hemoglobina.

RED VENOSA POSTUMA: La red venosa que en el paciente vivo es de color rojo
vino en el cadáver se aprecia de color verde obscuro debido a la hemoglobina
trasformada. Y se hace notoria entre los 24 y 48 hrs. Post mortem en tórax y
brazos debido a los gases que distienden los vasos.

INFILTRACIÓN GASEOSA O ENFISEMA: Su localización más frecuente es la


bolsa escrotal, mamas, párpados. Labios y lengua. Se presenta a las treinta y seis
horas Post mortem y es debida a la invasión del tejido conectivo por gas.

FLICTINAS PÚTRIDAS: Son elevaciones de la epidermis que presentan en su


interior líquido de trasudado y con gran cantidad de bacterias, aparecen después
de 36 hrs. Póst mortem.

DESPRENDIMIENTO DERMOEPIDERMICO: Este signo aparece secundario a la


parición de las flictenas, y esta dado al romperse estas. Se da entre las 36 y 72
horas post mortem.
Distensión abdominal. Este fenómeno aparece entre las 24 y 48 hrs. Post morten y
esta dado por la formación de gases en el interior del intestino por la gran cantidad
de bacterias que ahí se encuentran.

DISTENSIÓN ABDOMINAL: Se presenta por los gases que forman las bacterias
que se encuentran en el intestino y el fenómeno de la distensión abdominal
aparece entre las 24 y 48 horas posteriores a la muerte.
FLORA Y FAUNA CADAVERICA momento de producirse la muerte, inicia la
aparición de la flora y la fauna cadavérica en el cuerpo, la cual va reduciendo este
a lo conocemos como
"resto áridos". Estas están compuestas por diferentes tipos de organismos y
dipteros, encontrando que los primeros actúan cuando el cuerpo esta a la
intemperie, los actúan devorándolo. (Roedores, canes, aves de rapiña, hormigas y
animales carnívoros en general).

Los dipteros aparecen cuando el cadáver es expuesto, por el hecho de ser velado
y aun cuando está dentro de féretro, tiene contacto con diferentes bacterias y
moscas. Así encontramos que al ocurrir la muerte se encuentran huevecillos en
diferentes zonas del cuerpo. Las larvas se empiezan a desarrollar entre las 8 y 14
hrs., para posteriormente comvertirse en pupas y completar el ciclo cuando se
convierten en moscas.Él médico forense deberá de diferenciar si las lesiones
halladas en un cadáver semidevorado por animales carnívoros, fueron ocasionas
post mortem, ya que tiene características especiales dependiendo de sí fueron
ocasionadas antes o después de la muerte.

De tal manera que los roedores dejan un área corroída y huellas de colmillos, las
hormigas producen lesiones superficiales de tipo serpiginosas, los canidos
devoran los miembros torácicos y podalicos dejando los huesos sin partes blandas
y roídos en sus extremos. Las aves de rapiña devoran los órganos internos y
posteriormente dirigen su ataque a los miembros.

Los hongos se desarrollan en los cadáveres inhumanos, no así en aquellos que


están expuestos al aire libre y el sol.
Los que encontramos con mayor frecuencia son los del tipo Mucor, Penicillium y
aspergillus. Este tipo de hongos no requieren de luz para desarrollarse ya que
están desprovistos de
clorofina.

Fuente:http://www.entornomedico.org/medicos/tanatologiaem/tanatologia/forense-
cap3.html