Está en la página 1de 4

FUENTES Y PRINCIPIOS DEL DERECHO TRIBUTARIO

Conocer las fuentes es de trascendental importancia, en


el estudio de la ciencia jurídica, o lo que es mismo, el origen
de las normas jurídicas a través de las cuales se manifiesta la
vigencia del derecho, con el fin de comprender los conceptos que
se desean abordar dentro de una parte específica del Derecho.

Doctrinariamente podemos diferenciar entre fuentes


directas, a aquellas que están impulsadas por la sociedad y/o
pautas sociales de conducta para la creación de normas, y las
fuentes indirectas, aquellas emanadas de un órgano determinado,
sometidas a un procedimiento concreto.

Dichas fuentes están establecidas dentro de Las


disposiciones de la Constitución de la República; Los Tratados
Internacionales ratificados por el Estado; La Ley, como fuente
inmediata de mayor importancia; Los Decretos y los reglamentos,
concebidas como fuentes directas.

Y, como fuentes indirectas, están: La Jurisprudencia,


las resoluciones de carácter general emitidas por la
Administración Tributaria y la doctrina. A través de estas
fuentes directas e indirectas, se puede normar situaciones antes
no normadas, derogar o sustituir normas tributarias existentes.

Por su parte, los principios del Derecho Tributario,


existen como mecanismo de control del poder del Estado.
Subordinando al Estado a la voluntad general de la sociedad,
protegiéndola de cualquier arbitrariedad del uso del poder
estatal en el ejercicio de la potestad tributaria.
Bajo ese contexto, se instituye como uno de los
principales principios del derecho tributario, el principio de
legalidad, “Nullum tributum sine lege”, los tributos se crean,
modifican o derogan o se establece una exoneración,
exclusivamente por ley o decreto legislativo.

Entrelazado al principio de legalidad, está el principio


de reserva de Ley, por mandato constitucional la regulación de
en materia tributaria, está reservada a una ley y no otra norma
jurídica, de modo que, sólo por ley pueden fijarse los elementos
de las contribuciones que están obligados a aportar.

Por el principio de no Confiscatoriedad, ningún tributo


puede exceder la capacidad contributiva de las personas, este
principio defiende el derecho a la propiedad, de modo que el
legislador no pueda utilizar el mecanismo de la tributación para
apropiarse indirectamente de los bienes de los contribuyentes.

El principio de igualdad, supone que la carga tributaria


debe ser aplicada de forma simétrica y equitativa entre los
sujetos que se encuentran en la misma situación económica y en
forma asimétrica a aquellos sujetos que se encuentren en
situaciones económicas diferentes.

El respeto de los derechos fundamentales de la persona,


cuyo reconocimiento es internacional, y se disponen como dogmas.
Este principio alude, pues, a la protección o tutela de los
Derechos Fundamentales, como la libertad y la igualdad, frente
a los tributos, o a la potestad tributaria del Estado.
El Principio de capacidad contributiva redefine al ser
humano como un sujeto económico, por sus condiciones económicas
y no sociales o culturales. Solo interesa la capacidad de generar
rentas, es medido por su potencia económica, por ser generador
de riqueza, y esta es medida por su actividad, por sus rentas.

Por el Principio de publicidad se exige que no haya


secretos frente al contribuyente, y que toda disposición que
afecte a esta materia, sea públicamente conocida. La publicidad
es entonces, un mecanismo de garantía de los derechos; y sólo
mediante él se hace legítima una norma, solo así tiene validez.

El principio de equidad significa que el tributo debe


guardar proporciones razonables, es decir, debe haber una
relación prudente entre el total de ingresos de los
contribuyentes y la porción que de éstos se detrae para
destinarla al pago de tributos.

Se identifican dos clases de equidad, horizontal donde


se ubican a los contribuyentes que se encuentran en una misma
situación y deben soportar idéntica carga tributaria; y
vertical, a menor capacidad contributiva menor presión
tributaria, y a mayor riqueza una carga tributaria más elevada.

El Principio de economía en la recaudación, persigue que


el monto recaudado por un tributo sea mayor al monto que se gasta
para recaudar el mismo, de lo contrario no tendría ningún efecto
que se cumpla la norma, ya que en lugar de recaudar se generaría
un mayor gasto tributario para la administración.

El principio de Certeza y Simplicidad, señala que la


norma debe determinar con precisión sujeto, hecho generador,
base imponible, alícuota, plazo y modalidades de pago,
exenciones y beneficios, infracciones y sanciones aplicables, y
recursos legales ante la actuación ilegal de la administración.
En fin, los principios son ideas sintéticas, que sirven
a manera de matrices generales del conocimiento. En Derecho son
concebidos como conceptos fuerza, que explican y delimitan un
determinado saber. Son proposiciones que inspiran e informan la
creación, modificación y extinción de las normas jurídicas.

En el Ecuador, con la creación del Estado Constitucional


de Derechos y Justicia, se consagra un régimen tributario con
principios claros bajo los cuales se limita el que hacer social.
La Generalidad, por ejemplo, deviene de la máxima de que todos
somos iguales ante la ley, implica que la obligación tributaria
es universal, quien tiene actividad económica debe pagar.

Por los principios de legalidad e irretroactividad solo


son exigibles mediante ley previa, “nullum tributum sine lege”,
el principio de progresividad, implica que a medida que crece la
capacidad económica de los sujetos, crece el porcentaje de su
ingreso, así como el tributo que exige el Estado.

La eficiencia supone la aplicación de otros principios


como la simplicidad administrativa a fin de logar la suficiencia
recaudatoria de modo que se obtengan la mayor cantidad de
recursos al menor costo posible, están además la transparencia,
protección y garantía de derechos fundamentales de las personas.

Son fuentes directas del Derecho Tributario, la


Constitución, Tratados Internacionales, leyes tributarias y toda
norma de rango legal, jurisprudencia y resoluciones generales
emitidas por la administración tributaria; e indirectas, leyes
tributarias análogas, principios generales y la doctrina.