Está en la página 1de 5

CORTES DEL CEREBRO

Cara Medial - Corte Sagital

El corte ha pasado exactamente a lo largo de la cisura interhemisférica, exponiéndose la cara medial del
hemisferio derecho. Se pueden distinguir claramente las estructuras del Cerebro, el Cerebelo y el Tronco
Encefálico. Lo mismo que el Cuerpo Calloso, inmediatamente por debajo del cual se encuentra el Tálamo.
Resulta fácil reconocer la Protuberancia Anular, con su fuerte presencia, en medio del Tronco. Por detrás de la
misma, vemos al Cerebelo, con su particular disposición interna, denominada "el árbol de la vida". En sentido
caudal, hacia abajo de la Protuberancia, se proyectan el Bulbo y el comienzo de la Médula Espinal.
Inmediatamente por delante de los Pedúnculos Cerebrales, vemos una formación redondeada que corresponde
a los Tubérculos Mamilares. Aún más adelante, yendo hacia el polo frontal, el Infundíbulo Hipofisario.

Cara Superolateral
La cara superolateral tiene dos accidentes principales. Uno, la Cisura de Silvio, también llamada Lateral; otro, la
Cisura de Rolando, también llamada Central. La primera tiene un corto trayecto entre los Lóbulos Frontal y
Parietal, identificable sobre el borde inferior; a poco de iniciada se divide en tres porciones: una anterior, otra
ascendente y otra posterior. Esta última es la que tiene el recorrido más extenso, surcando desde abajo hacia
arriba. Separa los Lóbulos Temporal y Parietal entre si. La Cisura de Rolando se extiende oblicuamente hacia
abajo y adelante; se la puede ubicar aproximadamente en el punto medio entre los polos frontal y occipital; es
sinuosa y termina sobre la mitad del tramo posterior de la Cisura Lateral. Delimita los Lóbulos Frontal y
Temporal. La Cisura Parieto Occipital se nota muy poco desde esta Cara; aparece brevemente, a unos cinco
centímetros del polo occipital, siendo bien notable desde la Cara Medial. También a la misma distancia se nota
una indentación poco profunda, ahora sobre el borde inferior, la incisura preoccipital. Trazando una línea
imaginaria entre estos dos últimos accidentes nos queda delimitado, hacia atrás, el Lóbulo Occipital, que es el
más pequeño de todos. Se describen así los Lóbulos Frontal, Parietal, Temporal y Occipital. Un quinto Lóbulo, el
de la Insula, se hace solamente visible separando a través de Silvio, los Lóbulos Parietal y Temporal.

Cara Inferior

La Cara Basal o Inferior es la que asienta sobre los huesos que configuran la Base del Cráneo. Yendo hacia los
polos frontales resulta fácil distinguir la Cisura Interhemisférica, que en esta preparación se interrumpe, dado
que no han sido retirados el Tronco Encefálico y el Cerebelo. Precisamente, a poco de iniciado el Tronco
Encefálico, notamos hacia ambos lados un surco bien nítido, cóncavo hacia atrás de la figura. Es la Cisura de
Silvio, separando el Lóbulo Frontal del Temporal. El Cerebelo y el Tronco no nos permiten visualizar el Occipital.
A escasos centímetros del segmento visible de la Cisura Interhemisférica se aprecian dos formaciones
discretamente abultadas hacia adelante, que corren paralelas: son el Bulbo y el Nervio Olfatorio. Bien atrás de la
citada cisura se ve muy bien el Quiasma Optico, entrecruzamiento de los Nervios del mismo nombre. Y siempre
medialmente, bien por detrás esa verdadera “x” que es el Quiasma, notamos el Infundíbulo Hipofisario y los
Cuerpos Mamilares. Por detrás de estos, se nota un espacio como en profundidad: es el Espacio Perforado
Posterior, delimitado a cada lado por los Pedúnculos Cerebrales, señal de que ya estamos en el Tronco
Encefálico. Resulta simple distinguir entonces la Protuberancia Anular. Y más hacia atrás, una estructura más
delgada, con un claro surco central, el Bulbo con sus Pirámides. El Cerebelo, a ambos lados del Tronco, completa
la imagen.

Corte Coronal

Un Corte Sagital supone la separación del Cerebro en dos mitades, una derecha y otra izquierda, donde al ser
ambas mitades exactamente iguales, lo hemos llamamos Medio Sagital. En cambio un Corte Coronal es
perpendicular al plano sagital, separando la pieza en una parte anterior y una posterior. En la figura que
presentamos resulta simple distinguir la principal comisura que une ambos hemisferios: el Cuerpo Calloso. Hacia
arriba del mismo vemos la Cisura Interhemisférica. Bien hacia abajo, en cambio, se proyecta una delgada lámina
que separa los Ventrículos Laterales, dibujándose la típica imagen en alas de mariposa. A ambos lados, hacia
afuera de cada ventrículo, encontramos dos fuertes formaciones grises. Medialmente, describiremos al Núcleo
Caudado; lateralmente, al Núcleo Lenticular (Putamen y Globo Pálido). Adviértase que ambas formaciones grises
están separadas entre sí por una banda blanquecina, la Cápsula Interna. Más hacia afuera, tanto a derecha
como a izquierda, en forma bien simétrica, encontramos dos profundas entradas que siguen la Cisura de Silvio.
Formándose dos grandes repliegues de la corteza cerebral, en cuyos fondos encontramos sendas formaciones:
las del Lóbulo de la Insula
Corte Sagital Medio

Esta es una imagen donde se ha focalizado sobre un tramo de la Cara Medial del Cerebro, también incluyendo al
Tronco y el Cerebelo. Como dato orientador, resulta simple distinguir a la Protuberancia Anular. Bien por detrás
de ella, interponiéndose con el Cerebelo, notamos el Cuarto Ventrículo. Hacia arriba del mismo, como tallado en
el espesor de los Pedúnculos Cerebrales, vemos el Acueducto de Silvio, que irá a desembocar en el Tercer
Ventrículo. Del que vemos, naturalmente - pues se trata de un Corte Sagital - solamente una de sus paredes
laterales, ofrecida por el Tálamo, en este caso el derecho. Ubicaremos entonces al Hipotálamo, sobre cuyo piso
encontramos los Tubérculos Mamilares, inmediatamente por delante del perfil del Pedúnculo Cerebral. Yendo
por delante de ellos, en sentido rostral (o anterior), notamos bien el Infundífulo Hipofisario y el Quiasma Optico.
El Cuerpo Calloso, del que notamos parte de su cuerpo y sector posterior, es muy fácil de reconocer. Algo hacia
atrás de la mitad de su borde inferior se desprende un tracto blanco, bien notable, que desciende hacia abajo y
adelante: es el Fórnix (también llamado Trígono); por delante puede imaginárselo como fugando hacia fuera, a
su Pilar Anterior. En ese sitio, precisamente, como si viéramos una gota, separada del trazo que venimos
describiendo, se advierte la Comisura Blanca Anterior. Naciendo desde ella, hacia abajo, la Lámina Terminalis.
Finalmente, mirando hacia arriba y atrás, vemos el Lóbulo Occipital. Que aquí se hace bien visible, destacándose
la Cisura Calcarina.

Corte Horizontal
Un corte horizontal supone que el plano de sección pasa en forma perpendicular al sagital, en forma paralela al
suelo, dividiendo la masa encefálica en una porción superior y otra inferior. Notamos perfectamente la
disposición externa del manto gris de la corteza, con sus pliegues. Hacia el centro notamos una imagen bien
simétrica, cual dos alitas, una al lado de otra. Es el espacio de los Ventrículos Laterales, en su prolongación
Frontal. Separa ambos lados una delgada lámina, el Septum Pellucidum, que parece estar colgando de una
potente comisura blanca: el Cuerpo Calloso en su porción anterior. Hacia debajo del Septum Pellucidum, como
cayendo en gota, vemos el Tercer Ventrículo. Limitado a cada lado por dos masas grises, los Tálamos. Si
volvemos sobre las prolongaciones Frontales, veremos que otras dos masas grises, una a cada lado, estuvieran
empujando sobre ellas: se trata de los Núcleos Caudados, derecho e izquierdo. Por fuera de los Tálamos y los
Caudados vemos una formación blanca, en forma de “V” abierta hacia afuera: es la Cápsula Interna, por donde
baja desde el Area Motora Principal el Haz Piramidal. El Núcleo Lenticular (Putamen más Globo Pálido) forma el
límite externo, lateral, de dicha Cápsula Interna. Yendo hacia lo posterior, también bilateralmente, notamos dos
espacios, bien en negro pues están vacíos: son las prolongaciones Occipitales de los Ventrículos Laterales. Sobre
la Cisura Interhemisférica, en su sector posterior, vemos emerger entre las regiones parieto occipitales, al
Cerebelo que aparece en el corte como “metido” entre los hemisferios cerebrales. Finalmente, ahora
desplazándonos hacia el nivel medio de la imagen, a ambos lados, vemos el repliegue cortical característico de la
Cisura de Silvio, con las Insulas de cada lado.

Área de Wernicke

El Area de Wernicke coordina la interacción entre la representación sensorial de la palabra con su


representación semántica. Es decir, es la que aporta el significado. Se ubica en el tramo posterior de la
circunvolución temporal superior, habitualmente sobre el Hemisferio Izquierdo. Sus zonas adyacentes, en la
confluencia parieto occipital, están funcionalmente ligadas en una compleja interacción. Que se hace evidente
en los diferentes tipos de Afasias sensoriales.