Está en la página 1de 3

Estudiante: Cristian Camilo Almanza Albarracin

Asignatura y grupo: Política Exterior Colombiana (grupo 2)


Título de Lectura/documento: Tickner, Pardo y Beltrán (2006). ¿Qué diplomacia
necesita Colombia? Situación, diagnóstico y perspectivas
de la carrera diplomática y el servicio exterior. Bogotá
D.C. Ediciones Uniandes. pp. 63-122.
Fecha de elaboración: Octubre 7, 2019

La política exterior en Colombia se ha caracterizado por sus matices presidencialistas y


personalistas, han sido predominantes las relaciones con Estados Unidos, dejando de lado a
la sociedad colombiana dentro de la toma de decisiones. La rama ejecutiva ha tenido poder
y autonomía sobre la toma de decisiones en política exterior. Por otra parte, la presencia del
clientelismo ha transformado el servicio exterior colombiano en asuntos de privilegio
político y económico. Desde el decreto 2017 de 1968 hasta el gobierno Barco la totalidad
de los cargos en el exterior eran ocupados por miembros de la élite nacional.
El manejo en diplomacia convencional por parte de la cancillería, caracterizada por la
aplicación sistemática del derecho internacional, ha dado paso a políticas de larga duración
cómo es el caso del diferendo con Nicaragua. Estados Unidos ha tenido gran peso en las
decisiones internacionales de Colombia, como el respice polum y el respice similia, aunque
las dos visiones enfatizan dos posturas divergentes respecto al país norteamericano,
concuerdan en la centralidad de Estados Unidos para las relaciones internacionales de
Colombia.
No obstante, pese a los lineamientos de los últimos años, una serie de factores han afectado
la política exterior como lo son la Guerra Fría, que trajo nuevos bloques políticos y
económicos, globalización, prioridad en materia de democracia, derechos humanos, drogas
y medio ambiente. Cómo resultado, la constitución de 1991 hizo énfasis en la
internacionalización de los procesos como de la importancia de integrar países de América
Latina y del Caribe. También contribuyó a la creación de nuevos ministerios y oficinas de
relaciones internacionales, por lo que se hacen más descentralizados los procesos de
formulación y ejecución de políticas internacionales.
En materia interna, han sido importantes la intensificación del conflicto y el crecimiento de
cultivos ilícitos. La política exterior se ve más afectada por el manejo coyuntural que se le
dé a la crisis, como en la administración Pastrana que la mejor opción era negociar mientras
que en la administración Uribe, este prefería negarse a la existencia del conflicto.
Se afirma que en Colombia no existe la costumbre de crear objetivos estratégicos con
aspiraciones en política exterior, un examen de las administraciones Gaviria, Samper,
Pastrana, Uribe evidencia todo lo contrario. En estos gobiernos vale la pena rescatar la
centralidad del derecho internacional, la defensa de la soberanía como la autonomía
nacional. En el caso el gobierno Uribe el plan nacional de desarrollo determinó primordial
el fortalecimiento de las relaciones bilaterales, creación de un sistema nacional de
cooperación internacional.
Normalmente, la forma de organizar los ministerios de relaciones exteriores se rige bajo
dos principios, el geográfico y el temático, entre 1992 y 2004 se crearon nuevos decretos
que modificaron la estructura orgánica del ministerio, la cancillería en el decreto 2126
buscó crear un organigrama que dio como resultado la creación de dos viceministerios, uno
para América; otro para Europa, Asia, África y Oceanía; y un tercer preocupado por los
ejes temáticos principales. El decreto 1295 del 2000 cambió sustancialmente la estructura al
reducir el número de viceministerios de tres a dos, al erradicar el enfoque geográfico que el
organigrama pasado había logrado poner a las actividades de la Cancillería.
El decreto de 2004 restauró las direcciones geográficas dependiendo del viceministerio de
relaciones exteriores. Las políticas de reforma del Gobierno Pastrana trajeron cómo
resultado la unificación de la nomenclatura de las distintas divisiones públicas, dejando dos
viceministerios, uno que se encarga de las relaciones exteriores y otro de asuntos
multilaterales. El decreto 1295 otorga a la secretaria general el rango de viceministerio.
La función estratégica de un ministerio debe ser influida tanto por la estructura orgánica
como por la funcionalidad, ya que estos aspectos afectan el interior de la institución. Dentro
de la composición del ministerio está su planta que corresponde a una parte interna como a
una externa. Del total de 1129 funcionarios que trabajan en el ministerio 559 son elegidos
por el presidente sin un criterio claro. Es fundamental establecer una diferencia entre la
carrera diplomática y el servicio exterior.
El texto da su perspectiva sobre el ingreso a la carrera diplomática, el peso de la academia
diplomática y la dirección de talento humano, para entrar se tiene en cuenta el puntaje del
ICFES, cobra relevancia en dominio del idioma, el manejo de nuevas tecnologías. Se ha
visto una disminución en el número de aspirantes a la carrera diplomática, un factor
dominante es el bajo nivel salarial en comparación a otros ministerios. A partir del año
2008 se puede ver un incremento en los costos por representamiento.
Finalmente, el autor ofrece una comparación de carreras diplomáticas y servicios exteriores
en Brasil, Ecuador, México, Francia y Colombia. Donde se contrastan dinámicas de
funcionamiento y organización de sus instituciones competentes en política exterior como:
organismos a cargo del servicio exterior, servicio exterior, misiones en el exterior, función
de la academia diplomática, tipos de concurso para la selección, requisitos de ingreso,
ingreso sin ser funcionario, cargos y categorías, límite de edad, criterios de evaluación a la
gestión, órganos encargados de la evaluación, ascensos y finalmente rotación y alternación.
Brasil se eligió por tener una tradición diplomática muy reconocida mundialmente, Ecuador
es cercano a la idiosincrasia colombiana, México muestra un crecimiento estratégico en el
servicio exterior y Francia por ser un paradigma en diplomacia mundial. En todos los países
hay al menos dos carreras siendo la diplomática y consular la encargada de las relaciones
exteriores, en Francia y Brasil los funcionarios pertenecen al régimen central y pueden
moverse en otros ministerios. En Colombia hay tres carreras, de libre nombramiento y
remoción, diplomática y administrativa.
Desde mi perspectiva no es usual que en Colombia se dé una distinción clara entre servicio
internacional y carrera diplomática, y esto viene desde los orígenes de educación que no se
esclarecen desde el inicio de cualquier aspiración de una persona natural a un cargo en
política exterior, la carrera diplomática y consular funciona como un régimen especial de
cargos de carrera del Estado, el cual se rige bajo la ley del Ministerio de Relaciones
Exteriores, que ofrece el servicio de funcionarios al interior del territorio y en las
embajadas, o instituciones ante organismos externos y consulados en el exterior.
Aunque la selección de estos funcionarios se de por concurso anual, abierto a todos los
ciudadanos que cumplan con unos requerimientos mínimos, como titulo profesional, hablar
y escribir de forma fluida un idioma de uso diplomático fuera del español, tener definida la
situación militar y no tener doble nacionalidad. Parece que esta selección se sigue viendo
permeada por una élite privilegiada, me gusta la posición de los autores al hacer una
comparación entre países, para comprender la aspiración a este tipo de cargos, por ejemplo
es interesante que en los cinco países la selección se de por medio de concurso, saber que
en Colombia es necesario una preparación póstuma a haber pasado el concurso, siento que
estos textos son de suma importancia para los futuros profesionales, para estar bien
informados sobre el tipo de cargos al cual pretenden aspirar. También entender que dentro
del derecho esta es una práctica muy reciente, que, aunque data del siglo pasado se ha ido
reformulando ante la derogación de viejos parámetros que hace que el manejo de la política
exterior dentro de estos ministerios esté actualizada.

Referencias
Colombia, C. d. (s.f.). ¿Qué es la Carrera Diplomática y Consular? Obtenido de
https://www.cancilleria.gov.co/en/content/%C2%BFqu%C3%A9-es-la-carrera-
diplom%C3%A1tica-y-consular

Tickner, Pardo y Beltrán (2006). ¿Qué diplomacia necesita Colombia? Situación, diagnóstico y

perspectivas de la carrera diplomática y el servicio exterior. Bogotá D.C. Ediciones


Uniandes. pp. 63-122.