Está en la página 1de 15

La formación auditiva y en el lenguaje musical como medio para el desarrollo del oído

absoluto en niños de educación inicial en escuelas de Lima Metropolitana (2019-2020)

3. OBJETIVOS

GENERAL
Precisar cómo es que influye la formación auditiva y en el lenguaje musical como medio
para el desarrollo del oído absoluto en niños de educación inicial en Escuelas de Lima
Metropolitana.

ESPECÍFICO 1
Establecer cuál es la relevancia de la enseñanza musical en niños de educación inicial.

ESPECÍFICO 2
Determinar de qué manera la formación auditiva y en el lenguaje musical funcionan
como medio para el desarrollo del oído absoluto y que metodología es la más óptima.

ESPECÍFICO 3
Identificar cual el contexto musical de las escuelas de Lima Metropolitana y que
metodologías se usan para la adquisición del oído absoluto.
ÍNDICE

INTRODUCCIÓN

Tanto la música como otras disciplinas son dejadas de lado por el currículo nacional, apartando
la música como un curso extraacadémico, lo cual deja de lado las ventajas que su práctica ofrece. En el
estudio de Casas (2001) explica que hay más factores importantes a considerar, en lo que refiere a
aprender música en una edad temprana. La práctica musical ayuda a mejorar: capacidad de escucha,
concentración, abstracción, expresión, autoestima, criterio, disciplina, socialización y creatividad.
Además, que el desarrollo del oído absoluto cambia el entorno de la persona que lo posee, ya que, al
reconocer cualquier nota musical sin referencia, ayuda a mantener el cerebro de la persona activo, siempre
que esté rodeado de un entorno musical. En conclusión, hay muchos beneficios detrás del
desenvolvimiento del oído absoluto, la práctica musical temprana y un entorno musical, pero todos estos
en un periodo crítico de desarrollo. Commented [PGG1]: Al final

Capítulo 1
LA RELEVANCIA DE LA ENSEÑANZA MUSICAL EN LA EDUCACIÓN INICIAL Y SU
RELEVANCIA PARA LA OBTENCIÓN DEL OÍDO ABSOLUTO

1.1 El oído absoluto: Entre lo connatural y el aprendizaje.

El oído absoluto es la habilidad de reconocer una nota sin ningún tipo de referencia. Se
ha demostrado que su mejor momento para desarrollarlo es antes de los 7 años, ya que después
de esta edad la percepción absoluta de tono pasa a ser una percepción relativa, gradualmente
(Takeuchi y Hulse). Además, la práctica musical y el desenvolvimiento del oído absoluto, ayuda
al desarrollo de la plasticidad cerebral (Mas, 2013) y el aumento de la materia gris. La
neuroplasticidad tiene un desarrollo excepcional en los primeros años de vida, sin mencionar que
las capacidades que esta desarrolla ayuda en el campo educativo y laboral (capacidad de cambio
y adaptabilidad del cerebro). En otro lado, están elementos externos o del ambiente, que facilitan
más las posibilidades de obtener oído absoluto como lo son: pertenecer a una familia de músicos
o estar en un entorno musical, hablar una lengua tonal, práctica constante de un instrumento
melódico o del lenguaje musical, etc. En contraste con lo anterior está el factor genético que
define el potencial de desarrollo para adquirir oído absoluto, ya que hay personas que obtienen
esta habilidad casi sin práctica musical (solo escuchando la música en el sistema de afinación
occidental), otros que desarrollan el oído con práctica musical y auditiva, hasta las personas que
tienen amusia1, que es un trastorno que imposibilita el reconocimiento de las melodías y ritmos
en general.

Ken’ichi Miyazaki (2005) propone el factor genético para el desarrollo del oído absoluto,
pero también expresa que este está bastante extendido en la población en general, pero son pocos
los que llegan a desarrollarlo. Al igual que Miyazaki, otros autores como Baharloo, Johnston,
Service, Gitschier y Freimer (1998), también optan por la predisposición genética para el
desarrollo del oído absoluto, pero exponen que esto solo se puede lograr a una edad temprana,
ya que en su estudio casi la mitad de los niños que comenzaron a practicar musicalmente a los 4
años desarrollaron esta habilidad a diferencia de los que comenzaron a los 9 años, de los cuales
solo el 3 % logro desenvolvimiento óptimo con esta destreza, a diferencia del grupo de niños de
4 años, de los cuales el 40% lograron obtener oído absoluto. Baharloo (1998) también concluye

1La amusia es un trastorno de por vida caracterizado por impedimentos en la percepción y producción
de musica (Hyde, Lerch, Zatorre, Griffiths, Evans y Peretz, 2007).
la relación del entrenamiento musical temprano y oído absoluto puede deberse a que algunas
personas son susceptibles a la percepción de tonos. Esto puede dejar rasgos de que el factor Commented [PGG2]: Ref.
genético da indicios del potencial para adquirir oído absoluto en un lapso determinado, como
tampoco se puede descartar que un porcentaje mayor pudo haber obtenido la habilidad si se les
diera mayor exposición a la enseñanza o entrenamiento musical. De la misma forma autores
como Chin (2003), también propone la edad temprana para la adquisición del oído absoluto,
destacando la percepción absoluta presente en los primeros años del infante, la cual va
cambiando por una percepción relativa (después de los 7 años aproximadamente). Chin concluye
que el factor genético es un elemento secundario con respecto a la adquisición del oído absoluto
en una edad temprana. Commented [PGG3]: Desarrollar una secuencia argumentativa

Al igual que Chin, los autores Saffran y Griepentrog (2001) en un estudio hecho en los
Estados Unidos, afirman que los infantes logran percibir los tonos de manera absoluta, pero Commented [PGG4]: ¿De todo el mundo? El estudio pertenece
cuando van creciendo esta capacidad se va atenuando y la percepción de los tonos relativos va a un lugar determinado.
aumentando. En conjunto a lo mencionado por Chin y Saffran, el autor Ken’ichi Miyazaki (2005),
explica que, aunque la evidencia del factor genético para desarrollo del oído absoluto está
incompleta, las capacidades para su desenvolvimiento están presentes en gran parte de la
población, pero son pocos los que logran obtenerlos. Sergeant (1969) de igual manera, en su
estudio donde participaron más de 2000 adultos educados musicalmente, se encontró que cuando
menor es la edad del individuo es mayor la posibilidad de obtener oído absoluto. En el grupo de
músicos que habían comenzado a estudiar música antes de los 7 años, más de la mitad tenía el
oído absoluto; sin embargo, el otro grupo que había comenzado con la música a partir de los 7
años, menos de la mitad reflejaba el oído absoluto. Lo que también puede sugerir que el oído Commented [PGG5]: Esto es un estado de la cuestión
absoluto también puede manifestarse después de los 7 años de edad, ya que un porcentaje más
pequeño manifestó el oído absoluto en el segundo grupo.

Con lo visto anteriormente, se sabe que hay elementos que favorecen al oído absoluto,
sin embargo, hay factores en ciertos síndromes o trastornos que favorecen al desarrollo de esta
habilidad, ya que en su mayoría se debe a desordenes en el desenvolvimiento cognitivo de los
individuos. Aun así, estos desordenes fortalecen ciertos componentes que son esenciales para
desarrollar oído absoluto, pero a su vez disminuyen otras capacidades, lo cual puede dejar claro
que factores tienen mayor influencia a la hora de cultivar el oído absoluto.

A pesar de lo anteriormente mencionado sobre la barrera de los 7 años para desarrollar


oído absoluto en infantes, Chin (2003) menciona que esto no aplica para las personas poseedoras
del síndrome de Williams, ya que estos no parecen tener este límite de edad para desenvolver el
oído absoluto, además de que tienen un alto interés en lo que a música refiere. Esto, según Chin,
se debe a que las personas con el síndrome de Williams no se observa un cambio cognitivo (al
menos en esas edades). Los factores genéticos relacionados con los procesos cognitivos parecen
estar más fuertemente relacionados con el desenvolvimiento del oído absoluto, ya que los
procesos cognitivos en las personas con síndrome de Willems parecen mantenerse similares a
niños menores de 7 años, sin embargo, vale recalcar que tienen una elevada atracción por la
música. Un aspecto curioso del síndrome de Savant, es que los sujetos que lo poseen aprenden
escuchando y no saben identificar el nombre de las notas musicales y tampoco pueden leer
partituras (en la mayoría de casos), lo cual hace ver que dejan de aprender lectura y en
compensación pueden identificar los tonos musicales, es decir que el oído absoluto está más
relacionado con un tema de percepción del entorno más que por la teoría musical. También cabe
la posibilidad de que en personas que no tengan el síndrome de Savant, se pueda prestar especial
atención a la percepción musical o escucha sobre la teoría musical para desarrollar el oído
absoluto.
Otro caso interesante es el síndrome de Savant o síndrome del sabio, que al igual que el
síndrome de Willems presenta síntomas cognitivos anormales. En el estudio de Heaton,
Hermelin y Pring (1998), evaluaron a 10 niños autistas que tenían entre 7 a 13 años mientras que
otro grupo también contaba con 10 niños, pero de entre 5 a 11 años y sin autismo. De acuerdo
a los estudios anteriores se ha visto que mientras menos edad tengan los infantes hay una mayor
probabilidad de desarrollar oído absoluto (especialmente antes de los 7 años), sin embargo, en
este estudio se vio que los niños con síndrome de Savant tenían un mejor desenvolvimiento en
lo que identificar y reconocer notas refiere, demostrando que los niños con autismo tienen una
mayor probabilidad de obtener oído absoluto, incluso si ya no se encuentran dentro del rango
establecido para obtener dicha habilidad. Por otro lado, en el estudio de Sacks, Schaug, Jancke,
Huang y Steinmetz (1995), se expone que de igual manera el síndrome de Savant se debe a un
desorden en el neuro desarrollo del infante.

Por último, está el autismo o trastorno del espectro autista (TEA), que es un trastorno
neurobiológico el cual trae deficiencias en la comunicación e interacción social. En el estudio de
Sacks, Schaug, Jancke, Huang y Steinmetz (1995), expone que 1 de cada 20 personas con autismo
expone el oído absoluto, esto debido a que hay una predisposición para percibir los tonos
absolutos, según el autor esto puede deberse a la asimetría que hay con el plano temporal
izquierdo. También autores como Heaton, Davis y Happé (2008), llegaron a la hipótesis de que
el autismo suele reducir la percepción del lenguaje del individuo y que, en cambio de eso, pone
mayor atención en las características musicales o tonales. El mayor enfoque en elementos tonales Commented [PGG6]: Revisar!
o musicales sobre otras características como términos semánticos para el desenvolvimiento del
oído absoluto, no solo puede estar relacionado a personas con este trastorno, sino también a
individuos sin este tipo de neuro desarrollo atípico, ya que en estudios japoneses como en el de
Eguchi (1991) y Sakakibara (2012) donde un gran porcentaje logro desarrollar el oído absoluto,
se concentraba en la percepción auditiva antes de prestarle atención a la teoría, es decir se usaban
banderas de colores al inicio de sus pruebas con el Chord Identification Method (CIM), para la
identificación de acordes (ya que al inicio los infantes no sabían el nombre de los acordes), lo
cual deja en claro que esta percepción únicamente “musical” para el desarrollo del oído absoluto
puede funcionar en personas sin este tipo de trastorno.

Ya que diferentes autores mencionan la práctica temprana para el desarrollo del oído
absoluto, autores como Sakakibara (2012), evaluaron a 22 niños japoneses menores de 7 años,
en un lapso de 22 a 78 semanas (este lapso dependiendo de las capacidades del niño), en el cual
todos los que terminaron la evaluación obtuvieron oído absoluto (hubo dos participantes que se
retiraron por problemas personales). En el estudio anteriormente mencionado, se utilizó el
Chord Identification Method (CIM), el cual fue creado por Eguchi (1991), y por su parte en las
evaluaciones que hizo a niños de entre 3 a 6 años, el 90% adquirieron el oído absoluto. Sin
embargo, vale recalcar que en ambos estudios se requirió entrenamiento constante y diario,
además que en el caso de Eguchi, se implementó una clase de piano semanal de media hora de
duración. En contraste está el estudio de Cohen y Barid (1990), en el cual también utilizaron el
CIM con el fin de que los infantes puestos en prueba desarrollaran oído absoluto, sin embargo,
sus resultados no fueron eficientes (la tasa de obtención de oído absoluto era baja) ya que las
prácticas eran inter diarias (3 veces por semana) a diferencia del estudio de Eguchi, en el cual las
prácticas fueron diarias. Viendo estos resultados, se puede afirmar que el apoyo de los padres es
fundamental, con el propósito de que las sesiones con el Chord Identification Method siempre
sean diarias. Un punto de vista parte de la diferencia de tiempo en la obtención del oído absoluto
en el estudio de Sakakibara (de 22 a 78 semanas aproximadamente) en la que la diferencia de Commented [PGG7]: Dónde?
desenvolvimiento de los niños japoneses puede deberse a la predisposición genética, ya que el
ultimo infante en obtener oído absoluto se demoró más del triple de tiempo en comparación al
que menos semanas necesito. De igual manera, Baharloo (1998) propone que las personas
genéticamente predispuestas tienen más posibilidades de obtener oído absoluto a pesar de tener
una educación musical temprana, por tanto, el Baharloo afirma que el entrenamiento musical
temprano es imprescindible pero no es lo único necesario para desarrollar oído absoluto.

Aparte de lo anterior mencionado, hay otros elementos a muy importantes a considerar,


como el uso de un piano acústico en el proceso de aprendizaje, ya que en el estudio de Eguchi
se usó en ambas mecánicas y se obtuvieron resultados muy positivos. Otro factor importante que
incluye el CIM es el uso de pictogramas para identificar los acordes, ya que en la mayoría de casos
los infantes no tienen instrucción teórico musical previa, con lo cual el uso de pictografías ayuda
enormemente en el periodo inicial para la identificación de acordes o por ejemplo en el estudio
de Sakakibara, se usaron banderas de colores con el mismo fin (identificar los acordes sin que los
niños sepan su nombre). También es necesario tener en cuenta el estudio hecho por Sakakibara
(2012), en el cual recalca el uso de una sola octava para el CIM, ya que si se excede de este rango
se empezaba a notar errores en las prácticas.

De acuerdo con autores como Theusch y Gitschier (2017), hay un factor genético
relacionado con el oído absoluto, este es el cromosoma 8q24.21, el cual tiene relación con familias
europeas. En este estudio, se centraron en gemelos los cuales dividieron en 2 grupos; en primer
lugar, los gemelos monocigóticos (dos bebes de un solo cigoto o más conocidos como gemelos
idénticos) y gemelos dicigóticos (dos niños de cigotos diferentes o mellizos), de los cuales los
mencionados al inicio tuvieron un mayor desempeño en lo que al oído absoluto refiere. Sin
embargo, examinando a un par de gemelos, se encontró que en ambos casos uno de ellos poseía
oído absoluto y el otro no, esto se debe a que uno tuvo entrenamiento musical temprano y el
otro no tuvo enseñanza musical. En el otro grupo de gemelos, el que exponía oído absoluto
adquirió entrenamiento musical con la guitarra, pero el otro no tuvo entrenamiento musical en
un instrumento melódico (batería), lo cual explicaría estas diferencias entre hermanos
prácticamente iguales genéticamente hablando.

Otros elementos que llaman mucho la atención de estos autores, es que encontraron que
las familias de ascendencia asiática exponían mayores factores genéticos que favorecían el
aprendizaje del oído absoluto, a diferencia de familias europeas. Los autores Theusch y Gitschier
(2017) concluyeron que hay más factores ambientales y genéticos que pueden estar operando de
manera distinta entre ambas poblaciones. A pesar de estas conclusiones, los autores proponen
que es complicado afirmar que el factor genético es el factor determinante para conseguir oído
absoluto. Esto puede estar relacionado, en parte, por las lenguas tonales que se manejan en países
asiáticos como lo explican los autores Deutch, Henthorn y Dolson (2004), es decir las personas
no solo tienen que prestar atención al léxico, sino también a los diferentes tonos musicales que
son esenciales para aprender estas lenguas, y además en un periodo crítico de aprendizaje para el
desenvolvimiento del oído absoluto(infancia), ya que también se aprenden como lenguas
maternas.

En conclusión, el oído absoluto se puede obtener, pero tan solo en un periodo crítico
con la educación musical adecuada, ya que tampoco hay ninguna evidencia de que se pueda
obtener oído absoluto en una etapa adulta (Takeuchi y Hulse, 1993), la única excepción a esto
seria los individuos con autismo o con síndrome de Savant o Willems, ya que en la mayoría de Commented [PGG8]: Revisar!
casos los procesos cognitivos presentes en la infancia, están presentes en gran parte de su vida.
A pesar de que hay elementos genéticos que ayudan al desarrollo del oído absoluto, es el Chord
Identification Method (CIM), el único método el cual ha demostrado en el estudio de Sakakibara
y Eguchi, que puede ser efectivo para desarrollar esta habilidad en infantes. A pesar de lo anterior
mencionado, no hay que olvidar el factor genético como el cromosoma 8q24.21 el cual también
influye en el aprendizaje del oído absoluto, sin embargo, los autores Theusch y Gitschier (2017)
no pudieron concluir que este cromosoma sea el factor determinante en el desarrollo de esta
capacidad viendo los estudios y casos anteriores (sobre todo en los estudios de Sakakibara y
Eguchi), por lo que este elemento es el potencial para desarrollarlo, ya que hay una gran diferencia
de tiempo en los casos vistos respecto al uso del CIM. , con lo cual se puede afirmar que el factor Commented [PGG9]:
genético define el potencial para adquirir oído absoluto, mas no es el factor definitivo.

1.2 ¿Qué elementos favorecen la obtención del oído absoluto?

Pueden ser muchos los factores que facilitan la obtención del oído absoluto, entre la que más
suele estar difundida o popularizada es la de pertenecer a una familia de músicos, sin embargo, hay más
factores en juego. Entre estos elementos tenemos a los factores genéticos, factores externos o del entorno
y los factores estudiantiles.

En primer lugar, están los factores genéticos, comenzando con la plasticidad cerebral (Mas, 2013)
el cual es necesario para el desarrollo del oído absoluto, sin embargo, la práctica musical también ayuda
a cultivarla, sin embargo, vale recalcar que el estudio musical temprano favorece mucho más su
desenvolvimiento que el estudio musical en edades más avanzadas. También los autores Kennan,
Thangaraj, Halpern y Schlaug (2001) proponen que un mayor crecimiento en la lateralización hemisférica
izquierda es destacado para el desenvolvimiento de esta habilidad. De igual manera, Chin (2003),
menciona la lateralización izquierda para un mejor desenvolvimiento de esta habilidad, pero que para
desarrollarlo se requiere entrenamiento musical temprano y constante. Asimismo, los autores de otro
estudio Soria-Urios, Duque y García-Moreno (2011), mencionan al plano temporal izquierdo, pero aparte
del entrenamiento musical temprano para el desarrollo de la habilidad, también hace énfasis en las
conexiones interhemisféricas las cuales están más desarrolladas en músicos.

En segundo lugar, están los factores externos o del entorno, entre los cuales están el lenguaje
tonal o lengua materna como un factor que favorece el desenvolvimiento del oído absoluto como lo
explican los autores Deutch, Henthorn y Dolson (2004), que exponen que los hablantes de lenguas sino-
tibetanas percibían una mayor incidencia del oído absoluto. Concluyen que esto está directamente
relacionado con la relación con su lengua materna, ya que luego de iniciada su pubertad el aprendizaje de
estas lenguas de complicaba demasiado, percibiendo errores en la gramática. También Chamizo (2014),
parte de la misma idea que lo autores mencionados, sin embargo, recalca el entrenamiento musical
temprano como canciones infantiles o juegos musicales para desarrollar el oído absoluto, ya que la
relación musical con la lengua materna puede respaldar el desarrollo de esta habilidad. Deutch, Henthorn
y Dolson manifestaron en su estudio que hay una mayor probabilidad del desarrollo del oído absoluto en
hablantes de lenguas tonales, tales como el mandarín, en oposición a lenguas no tonales. De igual manera
que otros autores remarca la idea de un entrenamiento musical temprano (o habla de lengua tonal) para
el desarrollo de la habilidad. También autores como Wang Lu, pone en evidencia que el oído absoluto es
algo muy característico en estudiantes de música de asia oriental (aproximadamente el 47.5%), en
contraste con los estudiantes de música caucásicos (de los cuales solo el 9% expuso oído absoluto). Vale
resaltar que el mandarín o lengua tonal, no es usada en Japón o en Corea (aun así, obtuvieron una
incidencia más alta de oído absoluto), en estos países se remarca el uso del Do fijo, usado usualmente en
países occidentales a diferencia del Do movible usado usualmente en países occidentales. En síntesis,
para una mayor probabilidad de desarrollar el oído absoluto se necesita practicar la afinación o el canto
en los primeros años de vida ya que las distintas lenguas tonales son entonadas (lo que es usualmente
usado para el canto) para ser habladas y entendidas entre sus practicantes.
El punto con las lenguas tonales que parcialmente va desarrollando el oído absoluto en sus
hablantes, es que es una lengua materna la cual se aprende en un periodo crítico de desarrollo como
exponen autores como Chin, Takeuchi y Hulse, Chamizo, etc. Takeuchi y Hulse relacionan esto con la
percepción absoluta de tonos que tienen los infantes hasta llegar a cierta edad (aproximadamente a los 7
años), donde la percepción absoluta pasa a una percepción relativa de tonos. Esto también es afirmado
por los autores Saffran y Griepentrog (2001), los cuales dicen que los procesos cognitivos cambian al
llegar a cierta cambiando la forma de percibir los diferentes tonos. De la misma forma Levitin (1994)
expone que el oído absoluto es una capacidad de memoria extendida y esta se encuentra latente en la
mayoría de las personas, pero solo hasta una edad determinada (en los primeros años de vida). A pesar
de lo visto anteriormente, Takeuchi y Hulse proponen que no hay que pasar por alto la enseñanza de la
música con percepción relativa cuando se busca cultivar el oído absoluto, ya que es muy importante para
el entendimiento y percepción de la música en general.

Otro factor importante del entorno es la participación familiar, el cual en muchos casos es
fundamental para el desarrollo del oído absoluto, autores como Moreno (2003) el cual hizo un estudio
con 25 niños que comprenden edades de 4 a 6 años, con los que pudo concluir que un entorno musical
activo como la enseñanza musical temprana son esenciales para el desenvolvimiento del oído absoluto,
de la misma forma autores como Takeuchi y Hulse (1993) o Saffran y Griepentrog (2001) proponen el
desenvolvimiento musical como una participación activa de los familiares en su enseñanza musical en Commented [PGG10]: Resumen?
una edad prematura para el desarrollo del oído absoluto, lo cual remarca que una familia de músicos
puede ayudar a los infantes a percibir la música de otra manera que solamente escucharla, es decir ver a
otras personas reproducir música con sus respectivos instrumentos y ejecutar un instrumento
melódico/armónico, puede ayudar en la percepción de tonos más eficientemente y por ende desenvolver
el oído absoluto. Hay varios métodos que incluyen a los padres en el proceso de enseñanza musical como
el Suzuki o el visto anteriormente Chord Identification Method (CIM), el cual fue creado con la intención
de desarrollar oído absoluto y este requiere de los elementos mencionados anteriormente: enseñanza
musical temprana, una práctica constante y apoyo por parte de los padres (con el cual a la vez puede
cumplir con el requisito de un entorno musical activo, ya que los mismos padres son lo que asisten a sus
hijos con la labor del aprendizaje musical). Con lo mencionado anteriormente, se puede decir que hay
una mayor posibilidad de desarrollar oído absoluto si los padres están involucrados con la enseñanza
musical/instrumental como la enseñanza del canto o entonación, ya que los niños aprenden muy rápido
por imitación, además que la entonación y el canto está relacionado con las lenguas tonales y estas
proporcionan una mayor incidencia en el desenvolvimiento del oído absoluto como lo mencionaron los
autores Deutch Henthorn y Dolson.

Se ha visto en estudios como en el de Kennan, Thangaraj, Halpern y Schlaug (2001) y en los


estudios de Soria-Urios, Duque y García-Moreno (2011), que la práctica musical prematura ayuda a
desarrollar considerablemente el plano temporal izquierdo (que como se vio en los factores genéticos
mencionados anteriormente, ayuda al desarrollo del oído absoluto), que es la parte del cerebro encargado
de la identificación y el registro de sonidos. Esto es importante, ya que esto demuestra que el hemisferio
izquierdo, responsable de la destreza musical (que es en parte responsable de la predisposición genética
para desarrollar oído absoluto), también puede desarrollarse con una práctica musical temprana y
constante.

Por último y más importantes, se verán factores estudiantiles que comprende teoría musical,
ejecución instrumental, lectura y entrenamiento auditivo, etc. Mier (2012) propone ejercicios del método
Willems en los más pequeños para fomentar la memorización y desarrollo del oído absoluto, entre estos
el canto, improvisación instrumental y la búsqueda de sonidos y su nombre. Para lograr lo anterior
mencionado, se sostiene que los diferentes elementos del lenguaje musical como acordes, escalas modos,
intervalos, tonalidades, etc. deben ser contemplados de manera previa. De igual manera Mier, manifiesta
que la destreza musical desarrolla la creatividad, autoestima y su motivación. Akoschky (2005), también
menciona el aumento de la creatividad y de la memoria mediante el uso de cotidiáfonos (instrumentos
percutidos), ya que pueden ser ejecutados en casi cualquier momento y lugar, fomentando el desarrollo
musical del niño, su imaginación, percepción, entre otras habilidades.

Otro elemento relevante es el uso del thone chroma propuesto en el estudio de Sakakibara (2012)
y Takeuchi y Hulse (1993), mencionando que las características absolutas de tono son esenciales para el
desarrollo del oído absoluto en infantes (en vez de las cualidades relativas de tono), ya que se encontró
un mejor desempeño de los niños usando estas propiedades (tone chroma), en vez de la altura tonal - en
el estudio de Sakakibara. De igual manera Sakakibara concluye que el thone chroma debe usarse para los
infantes (es decir para los niños más pequeños) y la percepción relativa para los niños con más edad en
adelante (a partir de los 7 u 8 años aproximadamente). El estudio con el Tone Chroma que hizo
Sakakibara, se hizo en conjunto con el Chord Identification Method (CIM), con el cual se llegó a que el
90% de los participantes desarrollaran oído absoluto. En contraste, Takeuchi y Hulse concluyen que
cuando se busca la enseñanza del oído absoluto, no debe omitirse la instrucción de tono relativo, ya que
deben aprender a distinguir las estructuras musicales las cuales se basan en relaciones musicales (armonía,
melodía, ritmo, polifonía, etc.) más que en caracteres absolutos.

Autores como Weisman, Balwill, Hoeschele, Moscicki, Bloomfield y Sturdy (2010), también
comentaron acerca del chroma en su estudio, ya que esta forja ventajas para la identificación rápida de
tonos musicales. Esta ayudo en su desempeño para los ensayos de discriminación tonal, sin embargo, no
mejoraron su precisión al momento de identificar notas, pero si su velocidad. A pesar de la ayuda que
represento el chroma con respecto a la identificación de las diferentes notas, esto no ayudo a mejorar su
desenvolvimiento con respecto a la altura y la octava.

Levitin (1994)propone que el oído absoluto es una capacidad de memoria extendida, esta puede
desarrollarse si se quiere refinar, también expone que la memoria es un elemento secundario del oído
absoluto, es decir que para desarrollar oído absoluto se debe practicar ambos elementos (memoria y
entrenamiento musical). Por otro lado, autores como Soria-Urios, Duque y García-Moreno (2011) y en
los estudios de Kennan, Thangaraj, Halpern y Schlaug (2001), se ha visto que el adiestramiento musical
en una edad temprana desarrolla el plano temporal izquierdo que es responsable de la identificación de
los tonos. En conclusión, se puede desarrollar la memoria y el plano temporal izquierdo de manera
efectiva con la práctica musical constante y temprana. Benitez, Diaz, Justel (2017) mencionan que, para
fortalecer la memoria, la cual es esencial para el desarrollo del oído absoluto, se requiere de estimulación
musical receptiva, la cual se refiere básicamente a la escucha musical consciente y atenta, pero remarca la
manifestación corporal y el acompañamiento instrumental para fortalecer este lazo, logrando una mayor
expresión y conciencia musical.

Con respecto al estudio de Velázquez y Sánchez (2015) mencionan el método Kodaly para el
desarrollo fundamental de la educación musical, de los cuales se pueden mencionar dos ventajas
relacionadas con los anteriores mencionados. En primer lugar, desarrolla la memoria, el cual Levitin
propone que es fundamental para el desarrollo del oído absoluto y, en segundo lugar, incentiva la escucha
y la expresión los cuales son mencionados por los autores Benitez, Diaz, Justel. La expresión mediante la
fononimia (propuesto por Kodaly), el cual consiste marcar la altura de las notas posicionando las manos
a diferentes alturas. Además, el método Kodaly incentiva el uso del solfeo, el cual también se mencionó
anteriormente ya que se basa en la entonación (la cual es fundamental en las lenguas tonales). Otros
elementos vistos en el método son la audición interna y externa, la afinación, la improvisación, atención,
concentración ejercicios de psicomotricidad, etc.
Velázquez y Sánchez también mencionan el método Orff, el cual se caracteriza por los
movimientos corporales el aprendizaje musical. Estos movimientos y expresión corporal también son
mencionados por Benitez, Diaz, Justel y aunque este método no esté basado en el canto, si está atento al
solfeo de ritmos. Por último, Velázquez y Sánchez también mencionan el método Willems, el cual
también desarrolla la memoria y estudia los ritmos a través de la expresión corporal (mencionada por los
autores Benitez, Diaz, Justel).

Akoschky (2005) propone un elemento complementario para la enseñanza musical, la cuales son
los cotidiáfonos, objetos percutidos del día a día de fácil acceso, es decir que pueden ser conseguidos y
usados en casi cualquier lugar con el fin de ayudar con la tarea creativa del infante como asistir con la Commented [PGG11]: Es importante determinar los contextos
coordinación motriz (Derrama Magisterial, 2016), memoria, percepción y la imaginación del niño.
Además, también ayuda con la plasticidad cerebral (Mas, 2013), un factor genético necesario para el
desarrollo del oído absoluto mencionado anteriormente (pero que de igual manera se puede fortalecer
con la práctica necesaria) lo cual es muy relevante ya que también se puede desarrollar este elemento.
Este elemento (cotidiáfonos), se puede complementar al método Orff mencionado por Velázquez y
Sánchez, el cual a su vez favorece al desarrollo de la memoria la cual es necesaria para el oído absoluto
como de distintas habilidades, tal como lo expresan los autores Benitez, Diaz, Justel. Autores como
Aguirre (2013) también respaldan el desarrollo de la memoria con el método Orff, asi como también
fomenta la capacidad de atención, la responsabilidad y el trabajo en equipo para mejorar el aprendizaje
entre los alumnos.

En conclusión, la mayoría de los estudios apuntan que el odio absoluto puede desarrollarse, pero
solo en un periodo crítico de desarrollo (antes de los 7 años de edad), además de que requiere práctica
constante y ya que es en una edad temprana requiere ayuda de los padres. Un método eficaz que se
encontró para el desarrollo del oído absoluto es el Chord Identification Method (CIM), el cual como han
mencionado otros autores ajenos al método, requiere entrenamiento diario y constante, además del apoyo
de los padres. Aparte desarrolla diferentes habilidades que son de ayuda para desenvolverse en otras áreas
aparte de las musicales (incluso en el campo social y personal).

1.1 Ventajas de la formación auditiva y en el lenguaje musical.

Capítulo 2

METODOLOGÍAS USADAS PARA EL DESARROLLO DEL OÍDO ABSOLUTO

2.1 Metodologías usadas para el desarrollo del oído absoluto en niños menores de 7 años.
2.2 Desarrollo de metodología para el desarrollo del oído absoluto en niños de educación inicial para
las escuelas de Lima Metropolitana.
Capítulo 3

RESULTADO DEL USO DE LA FORMACIÓN AUDITIVA Y EN EL LENGUAJE


MUSICAL COMO MEDIO PARA EL DESARROLLO DEL OÍDO ABSOLUTO EN NIÑOS
DE EDUCACIÓN INICIAL EN ESCUELAS DE LIMA METROPOLITANA.

3.1 La relación de la formación auditiva, lenguaje musical y el oído absoluto en el contexto


pedagógico ¿Cómo se desarrolla el oído absoluto durante y después de las sesiones de formación
auditiva y en el lenguaje musical?
3.2 Contexto musical peruano y de las escuelas de Lima Metropolitana.
3.3 Comparación y conclusiones de los resultados obtenidos en la investigación.

CONCLUSIONES

BIBLIOGRAFÍA

ANEXOS

EXPRESIONES DE GRATITUD

BIBLIOGRAFÍA:

Akoschky, J. (2005). Eufonía (Versión electrónica). Revista Eufonía 33, 1-10. Recuperado de:
https://es.scribd.com/doc/47024210/Los-cotidiafonos-en-la-educacion-infantil-Judith-A
[Consulta:10 de junio de 2019]
Bachem, A. (2012) Tone height and tone chroma as two different pitch qualities. Acta Psychologica 7, 80-
88. Recuperado de:
https://www.researchgate.net/publication/232432231_Tone_height_and_tone_chroma_as_t
wo_different_pitch_qualities?fbclid=IwAR0T9KwjXbkh3cpRMM3rj2uxyIADgPepSJrQI25zr
YS3sAiPthZZrflxguc [Consulta: 27 de mayo de 2019]
Baharloo, S., Johnston, P. A., Service, S. K., Gitschier, J. & Freimer, N. B. (1998). Absolute pitch: An
approach for identification of genetic and no genetic components. American Journal of Human
Genetics 62. 224-231. Recuperado de:
https://reader.elsevier.com/reader/sd/pii/S0002929707634867?token=174E7635CF1697ED
717D240B255C003B4D5FFE7C74887C14E3FA04CF81A26F1219922E79D758D7AE70B28
A9459FA15E4 [Consulta: 5 de junio de 2019]

Casas, M. (2001) ¿Por qué los niños deben aprender música? Colombia Médica, 32 (4), 197-204 Recuperado
de: https://www.redalyc.org/html/283/28332408/ [Consulta: 18 de abril de 2019]
Chamizo, P. (2014) El oído absoluto. Leitmotiv. 44-47. Recuperado de:
https://es.scribd.com/doc/227563680/Oido-Absoluto [Consulta: 5 de junio de 2019]
Chin, C. (2003). The development of absolute pitch. Psychology of Music 31. Recuperado de:
https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/0305735603031002292 [Consulta: 26 de mayo
de 2019]
Cohen, A. J., & Baird, K. (1990). Acquisition of absolute pitch: The question of critical
periods. Psychomusicology: A Journal of Research in Music Cognition, 9(1), 31-37. Recuperado de:
https://s3.amazonaws.com/academia.edu.documents/30975716/660-2399-1-
PB.pdf?response-content-
disposition=inline%3B%20filename%3DAcquisition_of_absolute_pitch_The_questi.pdf&X-
Amz-Algorithm=AWS4-HMAC-SHA256&X-Amz-
Credential=AKIAIWOWYYGZ2Y53UL3A%2F20190621%2Fus-east-
1%2Fs3%2Faws4_request&X-Amz-Date=20190621T152621Z&X-Amz-Expires=3600&X-
Amz-SignedHeaders=host&X-Amz-
Signature=6a1cc23cadbe4c76defc5f8cb7548ee2bb374ff263251e2d81aefc59d940c196
[Consulta: 20 de junio de 2019]
Conservatorio Profesional de Música de Oviedo (CNMO). (2014) Programación Docente: Lenguaje Musical.
Oviedo: CNMO. Recuperado de: https://es.scribd.com/document/255964040/Prog-Docente-
Lenguaje-Musical [Consulta: 12 de junio de 2019]
Cuevas, S. (2015) La trascendencia de la educación musical de principios del siglo XX en la enseñanza
musical actual. Magister 27 (1), 37-43. Universidad de Sevilla. Recuperado de:
https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0212679615000043 [Consulta: 2 de
setiembre de 2019]

Derrama Magisterial (DM) (2016) Beneficios de la educación musical en los niños. Lima: DM. Recuperado de
https://blog.derrama.org.pe/beneficios-de-la-educacion-musical-en-los-ninos/ [Consulta: 17 de
abril de 2019]
Desmond, S. (1969) Experimental Investigation of Absolute Pitch. Journal of Research in Music Education 17
(1), 135 – 43. Recuperado de:
https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.2307/3344200?journalCode=jrma [Consulta: 23 de
setiembre de 2019]

Deutch, D., Henthorn, T. & Dolson, M. (2004). Absolute Pitch, Speech, and Tone Language: Some
Experiments and a Proposed Framework. Music Perception 21(3), 339-356. Recuperado de:
http://www.auditory.org/mhonarc/2004/save/pdf00001.pdf [Consulta: 20 de mayo de 2019]

Gonzales, A., Reyes, G., & Sánchez, C. (2018) Alternativa pedagógica para desarrollar oído musical en
niños del sexto año de vida del círculo infantil. Revista Atlante. Recuperado de:
https://www.eumed.net/rev/atlante/2018/03/desarrollar-oido-
musical.html?fbclid=IwAR1Xf4O1QrzBJ95uk-
Y2Z2yYkvydLH197TDLRCVpu2urQxFFtkTzbHbTR4E [Consulta: 18 de abril de 2019]
Gutiérrez, F. (2005) Teorías del Desarrollo Cognitivo. Universidad Nacional de Educación a Distancia
(UNED). Recuperado de: https://es.scribd.com/doc/132587833/Teorias-del-desarrollo-
cognitivo [Consulta: 12 de junio de 2019]
Heaton, P., Hermelin, B. & Pring, L. (1998) Autism and Pitch Processing: A Precursor for Savant Musical
Ability? Music Perception 15 (3), 291-305. Recuperado de:
https://www.researchgate.net/profile/Pamela_Heaton/publication/239214021_Autism_and_
Pitch_Processing_A_Precursor_for_Savant_Musical_Ability_Authors/links/0deec51c0140c78
53a000000/Autism-and-Pitch-Processing-A-Precursor-for-Savant-Musical-Ability-Authors.pdf
[Consulta: 23 de setiembre de 2019]
Heaton, P., Davis, R. & Happé, F. (2008) Exceptional Absolute Pitch perception for spoken words in an
able adult with autism. Neuropsychologia 46, 2095-2098. Recuperado de:
http://research.gold.ac.uk/4920/1/NeuropsychologiaResearchNote.pdf [Consulta: 25 de
setiembre de 2019]
Hyde, K., Lerch, J., Zatorre, R., Griffiths, T., Evans, A. & Peretz, I. (2007) Cortical Thickness in
Congenital Amusia: When Less Is Better Than More. Brief Communications. Recuperado de:
https://www.jneurosci.org/content/jneuro/27/47/13028.full.pdf [Consulta: 25 de setiembre
de 2019]
Ivanova, A. (2009) La educación musical en la educación infantil de España y Bulgaria: Análisis
comparado entre centros de Bulgaria y Centros de la comunidad autónoma de Madrid.
Universidad Complutense de Madrid. Recuperado de:
https://es.scribd.com/document/398913250/La-Educacion-Musical-en-La-Educacion-
Infantil-de-Espana-y-Bulgaria-Analisis-Comparado-Entre-Centros-de-Bulgaria-y-Centros-de-
La-Comunidad-Autonoma-de [Consulta: 1 de junio de 2019]

Justel. N., & Diaz. V. (diciembre, 2012) Plasticidad cerebral: participación del entrenamiento musical.
Revista Suma Psicológica, 19 (2), 97 – 108 Recuperado de
http://publicaciones.konradlorenz.edu.co/index.php/sumapsi/article/view/1234/758
[Consulta: 15 de abril de 2019]

Ken’ichi Miyazaki (junio, 2005). How well do we understand absolute pitch? Acoustical Science and
Technology 25(6), 270-282. Recuperado de:
https://web.archive.org/web/20070816070421/http://psyche.ge.niigata-
u.ac.jp/Psyche/Miyazaki/Papers/Miyazaki2004.pdf [Consulta: 4 de junio de 2019]

Kennan, J., Thangaraj, V., Halpern, A. & Schlaug, G. (2001) Absolute Pitch and Planum Temporale.
NeuroImage 14, 1402–1408. Recuperado de:
https://digitalcommons.bucknell.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1340&context=fac_journ
[Consulta: 26 de mayo de 2019]

Lacarcel, J. (1991) La Psicología de la música en la Educación Infantil: El desarrollo musical de los cero
a los seis años. Revista interuniversitaria de formación del profesorado. Recuperado de:
https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=117766

Levitin D. (1994) Absolute memory for musical pitch: Evidence from the production of learned melodies.
University of Oregon. Recuperado de:
https://link.springer.com/content/pdf/10.3758/BF03206733.pdf [Consulta: 2 de junio de
2019]

Mier, P. (2012) Aplicaciones prácticas del método willems a la enseñanza instrumental formal
especializada: una mirada desde los estilos de aprendizaje. Estilos de aprendizaje: investigaciones y
experiencias (1) (pp. 1-6). Recuperado de:
https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4676057 [Consulta: 2 de setiembre de 2019]

Miyasaki & Ogawa (2006) Learning Absolute Pitch by Children: A Cross-Sectional Study. An
Interdisciplinary Journal 24 (1), 63-78.
https://www.jstor.org/stable/10.1525/mp.2006.24.1.63?seq=1#metadata_info_tab_contents
[Consulta: 26 de mayo de 2019]

Moreno, M. (2003) El desarrollo del oído absoluto durante la infancia. Montreal: Universidad de Quebec en
Montreal. Recuperado de:
http://revistas.unam.mx/index.php/cem/article/viewFile/7329/6824 [Consulta: 16 de abril de
2019]
Peña, G. (sin fecha) Trabajo de Comprensión Singular: Formación Estética Auditiva. Universidad de los
Andes. Recuperado de: https://es.scribd.com/document/319878844/formacion-auditiva
[Consulta: 8 de junio de 2019]

Pérez, M. (Abril, 2012) Cuando la gente oye un claxon yo oigo un Mi [Entrevista a Pablo Ferrández] El
País. Recuperado de: https://elpais.com/ccaa/2012/04/19/madrid/1334856044_489654.html
[Consulta: 29 de mayo de 2019]
Sacks, O, Schaug G., Jancke, L., Huang, Y. & Steinmetz, H. (1995) Music Ability. Science 286 (5211), 621-
622. Recuperado de:
http://gottfriedschlaug.org/musicianbrain/papers/Schlaug_MusAbility_1995c.pdf [Consulta:
24 de setiembre de 2019]

Saffran, J. & Griepentrog, G. (2001) Absolute Pitch in Infant Auditory Learning: Evidence for
Developmental Reorganization. Developmental Psychology. 37, 74-85. Recuperado de:
https://infantlearning.wiscweb.wisc.edu/wp-
content/uploads/sites/70/2017/02/SaffranGriepentrog2001.pdf [Consulta: 4 de junio de 2019]
San Blas, F., Roig-Vila, R., & Buforn, À. (2018) Cómo influyen las aplicaciones del método mago diapasón
en el desarrollo del oído absoluto: un estudio de caso. Experiencias pedagógicas e innovación educativa
Aportaciones desde la praxis docente e investigadora. En E. López-Meneses, David Cobos
Sanchiz, Antonio Hilario Martín Padilla, Laura Molina García, Alicia Jaén Martínez (pp. 3048-
3059). Barcelona: Editorial Octaedro. Recuperado de:
https://rio.upo.es/xmlui/handle/10433/6411 [Consulta: 20-de mayo de 2019]

Sakakibara, A. (2004). Why are people able to acquire absolute pitch only during early childhood? Training
age and acquisition of absolute pitch. Japanese Journal of Educational Psychology. 52, 485-496.
Recuperado de:
https://www.researchgate.net/publication/285940742_Why_are_people_able_to_acquire_abs
olute_pitch_only_during_early_childhood_Training_age_and_acquisition_of_absolute_pitch
[Consulta: 5 de junio de 2019]
Sakakibara, A. (2012) A longitudinal study of the process of acquiring absolute pitch: A practical report
of training with the ‘chord identification method’. Recuperado de:
https://es.scribd.com/document/366059690/A-Longitudinal-Study-of-the-Process-of-
Acquiring-Absolute-Pitch [Consulta: 27 de mayo de 2019]

Schlaug, G., Norton, A., Overy, K., & Winner, E. (2006) Effects of Music Training on the Child’s Brain
and Cognitive Development. The Neurosciences and Music II: From Perception to Performance, 1060 (1),
219 – 230. doi: 10.1196/annals.1360.015. Recuperado de:
http://musicianbrain.gottfriedschlaug.org/papers/Schlaug_Music_Child_Brain_NYAS2005.p
df [Consulta: 17 de abril de 2019]

Soria-Urios G, Duque P. & García-Moreno JM. (2011). Música y cerebro (II): evidencias cerebrales del
entrenamiento musical. Rev. Neural; 53: 739-46. Recuperado de:
https://s3.amazonaws.com/academia.edu.documents/39790573/Music_and_brain_II_eviden
ce_of_musical20151107-9081-1o6vn24.pdf?response-content-
disposition=inline%3B%20filename%3DMusic_and_brain_II_evidence_of_musical.pdf&X-
Amz-Algorithm=AWS4-HMAC-SHA256&X-Amz-
Credential=AKIAIWOWYYGZ2Y53UL3A%2F20190611%2Fus-east-
1%2Fs3%2Faws4_request&X-Amz-Date=20190611T143451Z&X-Amz-Expires=3600&X-
Amz-SignedHeaders=host&X-Amz-
Signature=3ce166b1e520e1bd8197e5b62be80d1361f5c6d098630c00e432f17477fea4dc
[Consulta: 11 de junio de 2019]

Takeuchi, A., & Hulse, S. (1993) Absolute Pitch. Revista American Phychological Association, 113 (2), 345 -
361. Recuperado de:
https://pdfs.semanticscholar.org/e220/bcf18a59f5df66fb35d6853ffae1c5bf0148.pdf
[Consulta: 16 de abril de 2019]

Theusch, E. & Gitschier, J. (2017) Absolute Pitch Twin Study and Segregation Analysis. Twin Research and
Human Genetics 14 (2), 173-178. Recuperado de:
https://pdfs.semanticscholar.org/66c2/14fc49b35a1eca3a0217926a79e7723f444f.pdf
[Consulta: 25 de setiembre de 2019]

Triglia, A. (sin fecha) Materia Gris del Cerebro: Estructura y Funciones. Psicología y mente. Recuperado de:
https://psicologiaymente.com/neurociencias/materia-gris-cerebro [Consulta: 12 de junio de
2019]

Vera, A. (1993) El Oído Absoluto. Estudios de Psicología, 49, 121-126. Recuperado de:
https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=66112 [Consulta: 8 de junio de 2019]

Wang Lu, A. (2011) La influencia del chino mandarín en el desarrollo del oído relativo y sus implicaciones
para la música. Estudios Fónicos / Cuadernos de Trabajo (1), 78–92. Recuperado de:
http://www.estudiosfonicos.cchs.csic.es/fonetica/cuadernos/index.php/estfon/article/downl
oad/9/9 [Consulta: 4 de setiembre de 2019]

Weisman, R., Balwill, L., Hoeschele, M., Moscicki, M., Bloomfield, L & Sturdy, C. (2010) Absolute Pitch
in boreal chickadees and humans: Exceptions that test a phylogenetic rule. Learning and Motivations
41 (2010), 156-173. Recuperado de:
https://s3.amazonaws.com/academia.edu.documents/44622007/Absolute_pitch_in_boreal_c
hickadees_and_20160411-7023-1opwtmf.pdf?response-content-
disposition=inline%3B%20filename%3DAbsolute_pitch_in_boreal_chickadees_and.pdf&X-
Amz-Algorithm=AWS4-HMAC-SHA256&X-Amz-
Credential=AKIAIWOWYYGZ2Y53UL3A%2F20190925%2Fus-east-
1%2Fs3%2Faws4_request&X-Amz-Date=20190925T082931Z&X-Amz-Expires=3600&X-
Amz-SignedHeaders=host&X-Amz-
Signature=1a43f3d833957c532fa4a3c86999ad2c3bc4541ad50c4836f85a4b8c1280d78b
[Consulta: 25 de setiembre de 2019]