Está en la página 1de 4

Articulación de modelos epistémicos, procedimiento y

métodos de la comunicación social

Este tipo de investigación, forma parte del sistema social que estudia
lo cuantitativo y lo cualitativo, es por ello, que su finalidad sea
enriquecer con trabajos originales, el conocimiento que el hombre
tiene de sí mismo y del mundo que lo circunda. Por eso, es necesario
dominar que el trabajo de investigación incluye una indagación
detallada del tema, a partir de la selección del material pertinente y un
cuidadoso registro de información. El ordenamiento de los datos
conforme a lo objetivo permitirá la derivación lógica de las
conclusiones.

La investigación es, entonces, un proceso que requiere una


metodología y técnicas específicas que garanticen su desarrollo
completo y coherente. En la adquisición de nuevos conocimientos, el
investigador se enfrenta a varios obstáculos socioculturales,
económicos y políticos, por eso, debe incluir necesariamente, el
conocimiento tanto de los problemas que se pueden presentar como la
forma de superarlos.

La nueva filosofía de las ciencias, el racionalismo crítico y la


producción filosófica en general han identificado y evaluado en los
últimos tiempos, las falencias fundamentales del discurso científico
racionalista de corte positivista, poniendo énfasis en las limitaciones
de un lenguaje metodológico que, en pos de la mal entendida
objetividad, limita los procesos cognitivos y gnoseológicos generales a
un mecanismo lógico único, muchas veces desvinculado de los
relieves específicos expuestos en los fenómenos estudiados.

En efecto, los postulados del racionalismo crítico y de la filosofía


general en el último siglo, tienen como punto de llegada una
observación compartida respecto a la pérdida de las formas de vida
comunitaria preindustrial y con ella, la destrucción o desplazamiento
radical del mito como explicación del mundo, como conjunto rico e
inaprensible de estructuras narrativas diversas que daban cuenta de
diferentes fenómenos sociales, culturales y también del mundo natural.

De este modo, la propuesta epistemológica más reciente nos entrega


las siguientes claves que debemos considerar fundamentales en
cualquier aproximación formal a la comunicación.

La primera clave epistemológica que podríamos


denominar estatus o dimensión narrativa del conocimiento tiene que
ver con que, tanto el lenguaje del discurso científico como los
lenguajes-objeto considerados relevantes para ser estudiados deben
ser comprendidos en su valor de narración posible y no única, sistema
simbólico semánticamente denso susceptible de un conjunto de
interpretaciones y aperturas a otros relatos explicativos.

Una segunda clave epistemológica aportada desde el racionalismo


crítico y que llamaremos función del sujeto investigador hace mención
a las subjetividades que ya mencionábamos y que nos reenvían
necesariamente a otro elemento indicado en el nuevo escenario
epistemológico y que se relaciona con el sujeto que genera dichos
relatos entendidos como manifestación de una forma de conocimiento.
En el ámbito de la producción del discurso científico, Kuhn nos señala
que “…el investigador formula sus preguntas y sus teorías dentro de
un marco lingüístico que le es transmitido por tradición y que
generalmente no cuestiona.” (Pourtois y Desmet, 1992: 26)

De este modo, La claves epistemológicas desarrolladas deben ser


traducidas en instancias metodológicas (en los campos disciplinares
hermenéuticos y específicamente semióticos) que apuntan a la
realización de una lectura plural sobre una materialidad comunicativa
densa semánticamente y organizada desde lógicas diferentes,
distanciándonos notablemente de los procedimientos investigativos
propios del funcionalismo administrativo respecto a la comunicación,
articulados sobre los ejes estímulo/respuesta, por medio de los cuales
se busca una comprensión única de los fenómenos comunicativos.

En varios sistemas filosóficos la comunicación ha sido objeto


de análisis teórico general de manera más o menos explícita.

los enfoques actuales sobre la comunicación, sean de corte


epistemológico o no, presentan ciertas regularidades:

1. - Reflejan un gran pluralismo teórico y metodológico.

2. - Intentan estructurar una ciencia general sobre la comunicación que


agrupe a varias ciencias particulares.

3. - No solo se ha incrementado el número de publicaciones sobre el


tema, sino que se ha institucionalizado en las universidades su estudio
como carrera y como profesión (comunicólogo).
4. - Vincula conceptos de diferentes niveles de generalidad y de
distintas ciencias con la intención de establecer paradigmas científicos
de cierto grado de universalidad.

5. - Tiene un basamento experimental sistemático


de carácter funcional que garantiza su aplicación práctica en la
sociedad y su correspondiente teorización.

6. - Manifiesta un predominio del enfoque sistémico y cibernético.

7. - Contiene una conceptualización peculiar, con préstamos


lingüísticos y científicos de otras ciencias (naturales y exactas).

8. - Ofrece cierta complejidad terminológica y conceptual al no lograrse


siempre la necesaria articulación desde el punto de vista lógico formal.

9. - Se destacan indistintamente los niveles teórico generales,


particulares y metodológicos de la teoría científica (5).

10. - Se reconoce unánimemente el impacto de las nuevas


tecnologías informativas en el proceso comunicativo, con la aparición
de la palabra impresa y las imágenes reales y virtuales.

11. - Introduce variables políticas como determinantes en la


comunicación de masas (políticas estatales de comunicación).

Por tanto, la categoría comunicación y su estudio científico se inserta


cada vez más en la vida moderna, sobre todo dentro de las ciencias
sociales a través de cada ciencia particular.

La comunicación se dirige a otros y a sí mismo con implicación lógica


y ética a través de la utilización de símbolos significantes (I.Sánchez,
1991).