Está en la página 1de 3

La cadena de valor

Anteriormente en el escenario 1 se habló sobre la cadena de suministros y los diferentes actores


que allí intervienen y que la globalización, la tecnología y las buenas relaciones entre las diferentes
partes interesadas hacen parte de una administración integral en esta cadena de suministros.

Por eso se debe tener claro algunos estándares que afectan la cadena de suministros y componen
la cadena de valor. A partir de esta última se genera el valor agregado de cada bien o servicio que
ofrece la compañía.

A medida que la materia prima avanza en su ciclo de vida para convertirse en un producto
terminado o servicio. Pasa por diferentes etapas en las cuales genera un valor agregado a lo que
era originalmente el insumo.

Directrices de la cadena de valor:

Instalaciones:

Pueden ser de dos tipos producción o almacenamiento

El tamaño de la red de distribución puede depender del número de instalaciones por las que
requiera pasar un producto y de la capacidad de respuesta que se le quiera dar a los clientes.

Un mayor número de instalaciones puede significar una mayor capacidad de respuesta a sus
clientes, pero a su vez un mayor costo a llevar al proceso de producción.

Inventario:

El inventario hace referencia a cualquier unidad de producto que se tenga, bien sea en proceso o
terminado e incluso a la materia prima dispuesta para la producción. Esto quiere decir que la
materia prima también hace parte del inventario.

Sucede algo parecido a con las instalaciones, un mayor número de inventario sugiere una mejor
respuesta, pero aumenta los costos logísticos. De manera inversa un menor número de inventario
significa menor capacidad de respuesta y mayor eficiencia de los recursos, disminuyendo costos de
producción.

Transporte:

El transporte implica todo movimiento que se le realice al inventario desde un punto a otro. Esto
puede suceder dentro de las instalaciones o a través de las instalaciones. De dicho transporte
depende la disponibilidad oportuna para el cliente o para la transformación que debe surgir a
través de las diferentes etapas a cursar en la cadena de suministros.

El impacto que tiene el transporte en los costos puede depender de la estrategia que siga la
compañía. Transporte vía aérea o terrestre, el primero tiene un mayor costo, pero genera un nivel
se servicio más alto, pues el producto será entregado más rápido. El segundo tiene un menos
costo, pero deja los niveles de servicio en un segundo plano.
Información:

Como se mencionó en el escenario anterior esta es una de las directrices más importantes, pues
en esta se empiezan a integrar las demás directrices con estrategias de planeación. por lo que
requiere de mucha organización y herramientas tecnológicas como software y hardware
especializado.

A modo de ejemplo, la posibilidad de conocer cuántas unidades hay en inventario y en qué nodo
de la cadena se encuentran, permite al administrador realizar la planeación logística que le ayuda
a diseñar rutas de transporte entre instalaciones, calcular tiempos de entrega y satisfacción de la
demanda. Todo esto con el fin de soportar los ingresos de la compañía y mantener un alto nivel de
satisfacción de los clientes.

De manera similar, como ha sucedido con las directrices anteriores, mantener excelente manejo
de la información tiene costos elevados que van directo a los costos de producción.

Aprovisionamiento:

Las decisiones que se tomen acá deben girar en torno a las demás directrices y, de manera
complementaria, las demás directrices deben apoyarse en las decisiones de aprovisionamiento,
para lograr la integración apropiada a lo largo de la cadena.

A manera de ejemplo, si por temas de costos se decide mantener el inventario en un puerto, la


persona de logística encargada de los transportes debe estar preparada para programar y realizar
los movimientos al interior del país (o donde se requiera el producto) de manera oportuna.

Precio:

Esta directriz establece el costo final basada en los costos de producción, transporte, materias
primas, almacenamiento y manejo logístico. También tiene en cuenta la rentabilidad esperada, la
competencia, la regulación y el sector del mercado al que pertenece, así como el tipo de cliente.

Como estrategia, el precio es sumamente importante, pues de esto depende una correcta
asignación al mercado objetivo y, en últimas, la rentabilidad de la compañía.

Enfoque:

Otra directriz importante en la que se apoya la cadena de valor es el enfoque que se le dé a la


cadena. A partir de este enfoque es como se debe gestionar toda la cadena, para atender las
necesidades a satisfacer en cada uno de los eslabones. Tradicionalmente, se reconocen dos
enfoques distintos que permiten generalizar la mayoría de las industrias. Estas estrategias o
enfoques son conocidas como (i) ciclos y (ii) sistema de tirón-empuje

Ciclos: sin secuencias donde interactúan proveedor y comprador, Estos ciclos se definen
principalmente como: (a) Ciclo de Pedido, (b) Ciclo de Reabastecimiento, (c) Ciclo de Fabricación y
(d) Ciclo de Aprovisionamiento. Sin embargo, pueden existir más o menos ciclos, de acuerdo con la
complejidad de la cadena.

Sistema push-pull: (tirón- empuje por su traducción) este maneja dos tácticas independientes

La primera: (push) se especula sobre la demanda del cliente y, con base en esta, se empiezan a
generar ordenes de producción para que cada uno de los eslabones posteriores trabaje de
acuerdo con lo que recibe de producción

La segunda: (pull) se conoce la demanda, pues se espera a que ésta suceda y se jalonea la materia
prima a cada una de las etapas de trabajo

Diagrama de una cadena de valor:

El diagrama de una cadena de valor es una herramienta útil al momento de visualizar la cadena
como un todo, ya que esta incluye a todos los entes participantes de la misma y qué tipo de flujos
hay en la cadena.