Está en la página 1de 36

Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36.

ISSN 2386-7183 1
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

CLASE INSECTA

Orden Hymenoptera
Severiano Fernández Gayubo1 & Juli Pujade-Villar2

1
Área de Zoología, Facultad de Biología, Universidad de Salamanca. 37071 Salamanca (España).
gayubo@usal.es
2
Departament de Biologia Animal. Facultat de Biologia, Universitat de Barcelona, Avda Diagonal, 645;
08028-Barcelona, España. jpujade@ub.edu

1. Breve definición del grupo y principales caracteres diagnósticos

1.1. Diagnosis
El orden Hymenoptera incluye grupos tan conocidos como las hormigas, las avispas y las abejas. Aunque
existe una gran variedad de formas y tamaños se puede afirmar que presentan un plan morfológico es-
tructural muy homogéneo. Esta homogeneidad contrasta con una enorme variación en sus modelos com-
portamentales. En la cápsula cefálica se diferencian ojos compuestos normalmente bien desarrollados y
aparato bucal estructuralmente masticador, aunque adaptado en algunos casos a lamer y succionar. Las
alas son membranosas, con tendencia a la reducción de la venación; el primer par siempre es mayor que
el segundo. En los ‘Apocrita’ el primer segmento abdominal (propodeo) se incorpora al tórax. El ovipositor
en las hembras se encuentra modificado a modo de sierra (‘Symphyta’), taladro (‘Parasitica’) o aguijón
(‘Aculeata’). Son insectos holometábolos con dos tipos larvarios principales: eruciforme en los sínfitos e
himenopteriforme (vermiforme eucéfala) en los apócritos, aunque en los Parasitica pueden existir larvas
con morfologías muy particulares. Es uno de los órdenes hexapodianos considerados “hiperdiversos” con
alrededor de 160.000 especies descritas aunque quedan muchas por describir. Su importancia económica
es de gran relevancia; algunos pueden considerarse “perjudiciales” ya que pueden producir plagas fores-
tales (sínfitos), aunque la mayoría de las especies podrían considerarse “beneficiosas”, al intervenir de
manera decisiva en aspectos relacionados con el control de plagas (parasitoides y depredadores), la
polinización y la apicultura (aculeados).

1.2. Morfología
Cabeza
De tipo hipognato y bien separada del tórax, en ciertos casos como ocurre en betílidos y ciertos formícidos
existe tendencia al prognatismo.
Los ojos compuestos suelen encontrarse bien desarrollados (excepto en algunas formas caverníco-
las) ocupando normalmente gran parte de la superficie lateral de la cápsula cefálica mientras que los
ocelos pueden reducirse en mayor o menor grado e incluso desaparecer.
Se diferencian varios escleritos cefálicos. El labro, de posición anteroventral (fig. 2a: l). El clípeo (fig.
2a: cl), delimitado dorsalmente por la sutura epistomal (fig. 2a: se); cuando está bien desarrollado, presen-
ta 3 áreas: una central y dos laterales. La frente (fig. 1, 2c: f), corresponde a la parte de la cara (fig. 2c: ca)
que se diferencia entre los toruli (fig. 2a: to) y el ocelo anterior. Dorsalmente a la frente se sitúa el vértex
(fig. 1, 2a: v), el cual suele estar acompañado por un surco o quilla que define con los ojos dos áreas: una
de posición dorsal [el occipucio (fig. 1, 2b: occ)] y otra de posición lateral [las genas (fig. 1, 2c-d: g)]
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 2
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 3
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 4
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 5
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Como en el modelo general de insectos, las antenas se insertan en los toruli (fig. 2a: to) y presentan
tres segmentos que, desde la parte basal a la apical, se denominan: escapo (fig. 2g: scp), pedicelo (fig.
2g: pdl) y flagelo (fig. 2g: fgl), el cual se subdivide en un número variable de artejos (hasta más de 70)
denominados flagelómeros. Aunque básicamente son filiformes, presentan variabilidad en su morfología.
Destacan las de tipo geniculado o acodado de hormigas (fig. 9a).
Las piezas bucales se encuentran bien desarrolladas y corresponden a un aparato bucal de tipo
masticador-lamedor, aunque las mandíbulas (fig. 2a: m), en los adultos, generalmente no desempeñan
funciones tróficas sino que constituyen una herramienta de trabajo. En el caso de los ápidos, se produce
un alargamiento de las glosas (“lengua”) y una modificación de los palpos labiales que forman un estuche
protector de esta “lengua” (fig.2f).
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 6
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 7
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Tórax / Mesosoma
En los ‘Symphyta’ tórax y abdomen se encuentran bien diferenciados, mientras que en los ‘Apocrita’ el
primer segmento abdominal (propodeo (fig. 1, 3: pr)) se fusiona al metatórax. Esta unión del propodeo y el
tórax forma una región del cuerpo denominada mesosoma.
El protórax se encuentra representado dorsalmente por el pronoto (fig. 3: pro), que es corto (trans-
verso) en vista dorsal. Consta de dos partes: una anterior denominada cuello (fig. 3: cu) que se une a la
cabeza a través del foramen magnum y otra posterior que se denomina collar pronotal (fig. 3: cp) cuyos
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 8
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

bordes laterales se engrosan dando lugar a los lóbulos pronotales (fig. 3: lpro) que cubren parcialmente
los estigmas mesotorácicos. En ocasiones estos lóbulos pueden estar reducidos e incluso desaparecer.
De los tres segmentos torácicos el mesotórax (segundo segmento torácico) es el más desarrollado y
en él se diferencian dos escleritos dorsales: mesoscutum (fig. 3: ms) (escudo, mesoescudo, mesonoto, de
autores) y mesoscutellum (fig. 3: st) (escutelo o escudete de autores); las zonas laterales de este último
esclerito se denominan axilas (fig. 3: ax).
El metatórax está reducido dorsalmente a un solo esclerito: el metanotum (fig. 3 b: mt) (postescude-
te, postescutelo, postscutellum o metanoto de autores) que se encuentra formando generalmente una
banda estrecha más o menos desarrollada.
Las zonas laterales se denominan mesopleuras (fig. 3b: msp), constituidas principalmente por el
mesoepisternum (fig. 3b: mpt).
Dos pares de alas membranosas (fig.1) generalmente bien desarrolladas (las posteriores más pe-
queñas que las anteriores) y unidas las de cada lado por un sistema de ensamblaje formado por un plie-
gue posterior del ala anterior que encaja en una serie de ganchos (hamuli [fig. 1: ha]) situados en el borde
anterior del ala posterior. Tégulas (fig. 1: teg) generalmente bien desarrolladas. El grado de desarrollo de
las nerviaduras es variable (fig.1, 8 a-e), pudiendo llegar a desaparecer. Secundariamente pueden ser
braquípteros o ápteros.
Las patas (fig. 4a) constan de los segmentos habituales de Hexapoda: coxa, trocánter, fémur, tibia,
tarso (formados básicamente por 5 tarsómeros) y pretarso, En gran parte de los sínfitos y en algunos
apócritos las patas presentan apicalmente unas zonas membranosas plantulares denominadas lóbulos
plantares (fig. 4a: lp). El pretarso (fig. 4a: pre) está formado por un par de uñas (fig. 4a: u), simples o den-
tadas, y un arolio (fig. 4a: ae) entre ambas.

Abdomen / Metasoma / Gáster


Como se ha indicado en el apartado anterior, en los sínfitos, el abdomen se encuentra bien diferenciado
del tórax (fig. 5a-b: abd), sin embargo, en los apócritos, al incorporarse el primer segmento abdominal al
tórax, resulta una región denominada metasoma (fig. 5c-d: met) que está formada por el resto de segmen-
tos abdominales. El primer segmento forma en su totalidad o parcialmente el peciolo (pc), estrechamiento
entre mesosoma y metasoma que puede estar muy desarrollado y formado por los dos primeros segmen-
tos del metasoma.
En aculeados, ciertos autores utilizan el término clásico de gáster para referirse al metasoma, aun-
que este término tendría que referirse solamente a la parte posterior al peciolo, lo que ocurre cuando se
hace referencia a los formícidos (fig. 5d: ga).
El ovipositor, se transforma en una estructura denominada sierra (Symphyta), taladro (Parasitica) o
aguijón (Aculeata).

Fases preimaginales
La larva es de tipo eruciforme en los sínfitos, con 6-8 pares de apéndices abdominales que carecen de
uñas. En el resto se denomina larva himenopteriforme, generalmente ápoda y con la cápsula cefálica más
o menos esclerotizada (Lámina 2, Fig. 2). Normalmente la larva madura confecciona un capullo. Pupa
generalmente de tipo adéctica.

1.3. Historia natural


Los himenópteros se caracterizan por una biología que incluye una enorme amplitud de comportamientos
en cualquiera de los aspectos que se traten. Su modo de vida va desde especies solitarias hasta otras
capaces de formar sociedades complejas.
Antes de realizar el acoplamiento se produce, en primer lugar, la emergencia de los machos (pro-
tandria), que buscarán a hembras vírgenes mediante diferentes tipos de estrategias. Es común la concen-
tración de machos en zonas de emergencia de la hembra, incluso en especies con individuos solitarios.
Se ha observado en no pocas especies, comportamientos de tipo territorial, como ocurre en aquellas del
género Philanthus spp. (Crabronidae). Por lo general, durante el acoplamiento el macho se sitúa sobre la
hembra, sujetándola mediante las patas, y suele ser breve. En determinados casos existen comporta-
mientos especiales antes de producirse la cópula; tal es el caso bien conocido del denominado “vuelo
prenupcial” que presentan los formícidos.
La gran mayoría de las especies de este orden son ovíparas, existiendo ciertas excepciones en que
la hembra retiene los huevos en la parte final del tracto reproductor hasta la eclosión, como ocurre en
algunos Parasitica. La hembra deposita los huevos sobre o dentro del sustrato que servirá de alimento a
la larva; este sustrato puede ser de naturaleza animal o vegetal. La partenogénesis es relativamente fre-
cuente, como ocurre en Apis mellifera, especie en la que los huevos no fecundados producirán machos.
Otra particularidad se produce en ciertos Parasitica; se trata del fenómeno conocido como poliembrionía:
el embrión se divide en las primeras fases del desarrollo, de esta manera a partir de un solo huevo se
originan numerosos individuos). El número de estados larvarios puede variar entre cuatro y ocho en los
sínfitos y un número máximo de cinco en los apócritos. La larva se transforma en prepupa (sínfitos), que
en apócritos corresponde a la denominada la larva madura “postdefecante” que no se alimenta. La pupa-
ción se produce dentro de un capullo elaborado por la larva madura, e incluso dentro del hospedador en
el caso de ciertos parasitoides. Durante las transformaciones morfo-histológicas que se producen durante
la pupación los adultos adquieren la esclerotización necesaria antes de emerger.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 9
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

El número de generaciones anuales suele ser de uno (especies univoltinas), a veces dos (bivoltinas)
en zonas templadas, siendo en este caso la pupa el estado durante el que transcurre la diapausa durante
la época desfavorable. No obstante, existen especies con varias generaciones anuales como ocurre en
parasitoides específicos de hospedadores multivoltinos.
El régimen alimentario de los imagos está relacionado en muchos casos con las plantas que visitan,
tomando generalmente su néctar (nectarófagos). Son generalmente polífagos, aunque ciertas familias de
plantas son especialmente visitadas, como por ejemplo apiáceas, compuestas o euforbiáceas. En cual-
quier caso, la preferencia por determinadas plantas viene condicionada por la longitud del aparato bucal;
así muchos ápidos pueden acceder a nectarios poco accesibles debido a su profundidad en las flores.
Otros adultos toman alimento de naturaleza animal, al ingerir la hemolinfa de ciertos artrópodos a
los que producen heridas, bien sea por el taladro al introducir los huevos en la larva o pupa de los hospe-
dadores (Parasitica), bien por la mutilación y/o aguijoneo de las presas que capturan con fines pedotrófi-
cos (Aculeata).
Como se ha comentado, la hembra deposita los huevos en el sustrato que deberá servir de alimento
a las larvas. Estos dos aspectos (comportamiento de puesta de la hembra y régimen alimentario de las
larvas) definen a cada uno de los tres grandes grupos de himenópteros.
El los sínfitos (excepto la familia Orussidae) las hembras realizan puestas exofíticas (exterior de la
planta) o endofíticas (interior), pudiendo producir agallas alimentándose las larvas de tejidos vegetales
(xilófagas, comedoras de hojas y del tejido de agallas y minadoras de tallos). La superfamilia Tenthredi-
noidea es la que incluye el mayor número de especies (más de 80% del total del suborden). Destacan dos
familias: los tentredínidos y los dipriónidos. En los tentredínidos (avispas o “moscas sierra” comunes) los
adultos son nectarófagos, siendo habitual en la Península Ibérica encontrarlos a final de primavera-
principios de verano sobre euforbiáceas y apiáceas. Las hembras depositan los huevos en las plantas
hospedadoras, cuando emergen las larvas se alimentan de las hojas que mastican o minan. En ciertos
casos, como ocurre con las especies del género Pontania, son gallícolas siendo común la producción de
agallas en las hojas de sauces. En la mayoría de los dipriónidos, las larvas utilizan los pinos como plantas
hospedadoras, y, en menor medida, abetos, cedros y píceas. Se alimentan de las acículas y suelen for-
mar agregaciones por lo que pueden causar daños importantes en bosques de coníferas. Los Cephidae
son perforadores de tallos de gramíneas principalmente; Cephus cinctus es una especie que ataca al trigo
(Triticum aestivum).
Los apócritos parasitoides configuran un grupo muy extenso de himenópteros capaces de atacar
otros artrópodos o de producir agallas. El término parasitoide implica (a diferencia del término parásito):
atacar grupos de la misma categoría taxonómica o muy similar, sólo los estados inmaduros tienen hábitos
parasíticos, la diferencia de tamaño entre los parasitoides y sus hospedadores no es muy acusada, y
matar a sus hospedadores al finalizar su desarrollo inmaduro o en ocasiones antes. Los himenópteros
parasitoides pueden reproducirse vía sexual (con presencia de machos y hembras) o vía partenogenética
(cuando la progenie está compuesta exclusivamente de hembras). Las especies que son exclusivamente
partenogenéticas se les denomina telítocas; las que normalmente son partenogenéticas, pero que ocasio-
nalmente producen machos se designan como deuterotocas; y las que son facultativamente partenogené-
ticas se les llama arrenotocas. Los huevos fertilizados dan origen a hembras y los no fertilizados originan
machos; por lo tanto, las hembras son biparentales (diploides) y los machos uniparentales (haploides); a
este sistema genético se le denomina haplodiploide. El lugar de oviposición varía con la especie de para-
sitoide; puede ser dentro del hospedador (endoparasitoides) o sobre él (ectoparasitoides). Es común que
las especies endoparasitoides se desarrollen en hospedadores que continúan creciendo, por lo que se les
conoce también como koniobiontes o cenobiontes. Con frecuencia las hembras de las especies ectopara-
sitoides paralizan temporal o permanentemente a los hospedadores, de manera que su progenie se ali-
menta sobre individuos cuyo crecimiento se interrumpe; este tipo de parasitoides es conocido además
como idiobiontes. En lo que se refiere a la relación entre las presas u otros parasitoides, se denomina
parasitoides primarios a los que atacan insectos que no son a su vez parasitoides, es decir aquellos que
atacan a organismos fitófagos o a organismos depredadores; los parasitoides secundarios atacan a los
parasitoides primarios; los parasitoides terciarios atacan a los parasitoides secundarios; y así sucesiva-
mente. Los parasitoides secundarios, terciarios, etc., son llamados a su vez hiperparasitoides. Los parasi-
toides también se pueden clasificar de acuerdo al rango de hospedadores en: monófagos (cuando parasi-
tan una sola especie de hospedador, oligófagos (cuando parasitan pocas especies de hospedadores
generalmente estrechamente relacionadas) y polífagos (cuando parasitan un amplio rango de especies
hospedadores).
Todas las fases del ciclo vital (huevos, larvas, pupas, imagos) y todos los grupos presentan un abanico
más o menos amplio de parasitoides (Tabla II). Entre ellos destacamos los que presentan una importancia
manifiesta en el control biológico y aquellos otros que producen pérdidas económicas al atacar vegetales.
Todos los grupos de Parasitica son importantes para el control de las poblaciones de insectos y arácni-
dos, pero son los Chalcidoidea (Aphelinidae y Encyrtidae, y en menor grado los Mymaridae y algunos Eulo-
phidae) y los Ichneumonoidea (Campopleginae, Pimplinae, Aphidiinae y Microgastrinae) los que representan
un mayor número de especies utilizadas en el control biológico en todo el mundo, tanto para plagas forestales
como agrícolas (Pujade-Villar et al., 2009). Por otro lado, la especie euroasiática Evania apendigaster (Eva-
noidea: Evanidae) y la especie europea Ibalia leucospoides (Cynipoidea: Ibaliidae) han sido introducidas en
Estados Unidos para el control de algunas cucarachas (Blattaria), y en Australia, Nueva Zelanda, Brasil, etc.
para el control de Sirex noctilio, (Hymenoptera, Symphyta) respectivamente. Los Diapriinae (Proctotrupoidea:
Diapriidae), que en su mayoría son parasitoides de Tephritidae (Diptera) o hiperparasitoides de Tachinidae
(Diptera), han sido utilizados ocasionalmente en programas de control biológico contra plagas de dípteros;
los Teleasinae (Platygasteroidea: Scelionidae), que atacan huevos de Lepidoptera y Hemiptera, se utilizan
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 10
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

para el control biológico de orugas de mariposas y de chinches; los Eucoilinae (Cynipoidea: Figitidae) se utili-
zan en el control de ciclorrafos (Diptera), principalmente minadores y frutícolas; los Charipinae (Cynipoidea:
Figitidae) interfieren en el parasitoidismo primario de los pulgones; y así un largo etc.
En lo que hace referencia a los fitófagos destaca la familia Cynipidae (Cynipoidea) que agrupa espe-
cies gallícolas (principalmente de Fagáceas del género Quercus) y otras inquilinas (que han perdido la capa-
cidad de hacer agallas pero que viven a expensas de las agallas de los inductores). Algunas especies son
potencialmente dañinas ya que producen las celdas larvarias en el interior de los tallos (Pujade-Villar, 2014).
En 2012 fue detectada en Cataluña una especie oriental, Dryocosmus kuriphilus, que ataca gravemente los
castaños (Pujade-Villar et al., 2013a), la cual ya ha sido registrada en diversos lugares de la Península Ibérica.
Como norma general los aculeados, cuyo régimen alimentario es de naturaleza animal, se pueden
considerar como depredadores con fines pedotróficos, aunque existen casos de parasitoidismo. Las hem-
bras capturan presas que son paralizadas y acumuladas en nidos al efecto, depositando un huevo sobre
una de ellas; estas presas permanecen inmóviles pero vivas y proporcionan el alimento a las larvas para
su desarrollo. En aquellos que son fitófagos (ápidos) las hembras recogen (mediante diferentes métodos)
polen y néctar para formar el alimento que ingieren las larvas y que se denomina “pan de abeja”. No obs-
tante, la gama de estrategias comportamentales relacionadas con la alimentación larvaria es muy amplia,
por lo que a continuación se exponen aquellas de algunos de los grupos más representativos.
Las hembras de los betílidos aguijonean y paralizan a las presas adecuadas (orugas o larvas de co-
leópteros), de las cuales se alimentarán sus larvas que actúan como ectoparasitoides.
Los crisídidos son parasitoides generalmente de avispas y abejas solitarias, aunque algunas espe-
cies son parasitoides de larvas y pupas de sínfitos e incluso de pupas de lepidópteros. Una vez localizado
el nido apropiado, la hembra deposita los huevos en las celdas del hospedador pertinente. La larva puede
alimentarse de la larva hospedadora o de los alimentos aportados por la hembra de abeja o avispa.
En el caso de los driínidos, las hembras sujetan a las presas mediante las mandíbulas y las patas
(algunas hembras presentan el ápice tarsal formando una quela que ayuda la sujeción de las presas);
después las aguijonea e inserta el huevo generalmente en zonas intersegmentarias del abdomen de la
presa (hemípteros de diferentes familias: Cicadellidae, Membracidae, Fulgoridae…). El primer estado
larvario se desarrolla en el interior del cuerpo del hospedador alimentándose de sus fluidos internos. La
larva madura acabará por devorar todos los tejidos del hospedador, abandonándole y confeccionando un
capullo en el suelo.
Los mutílidos son ectoparasitoides de estados larvarios y pupales generalmente de otros himenópte-
ros aculeados (Brothers et al., 2000). Las hembras, que son ápteras, buscan activamente el nido de acu-
leado adecuado y, una vez localizado, penetran él. La hembra deposita un huevo, por celda pedotrófica,
sobre la larva madura, prepupa o pupa del hospedador y que la larva del mutílido suele devorar totalmen-
te (O´Neill, 2001).
Los escólidos, incluyen entre sus especies ibéricas uno de las mayores especies de himenópteros
como es el caso de Megascolia flavifrons. Utilizan como alimento para sus larvas aquellas de coleópteros
escarabeidos. Las hembras excavan en el suelo hasta encontrar la larva de escarabeido a la que aguijo-
nean para paralizarla y, posteriormente depositan un huevo sobre ella. La larva del himenóptero se ali-
mentará de esta presa paralizada.
Los pompílidos son activos depredadores con fines pedotróficos; las hembras son muy activas bus-
cando presas (arañas) mediante vuelos cortos y rápidos combinados con desplazamientos por el suelo a
gran velocidad; aunque pueden construir nidos con barro en cavidades preexistentes, es muy común que
simplemente excaven galerías en el suelo o utilicen la propia madriguera de la araña. Después deposita el
huevo sobre la presa y cierra la cavidad utilizada. Se dan algunos casos de cleptopasitoidismo.
Un grupo muy interesante es el de los “Spheciformes”, del que se han llevado a cabo estudios im-
portantes sobre su historia natural y que, por tanto, es relativamente bien conocida. Es un grupo muy
diversificado, y presente en numerosos hábitats, debido fundamentalmente a lo variado de su morfología y
comportamiento. Generalmente son especies son de hábitos solitarios y depredadores, excepto las perte-
necientes a la tribu Nyssonini, que son cleptoparasitoides de otros Spheciformes, utilizando los nidos y
provisiones de otras especies. Los imagos son considerados insectos heliófilos por excelencia ya que
necesitan un elevado grado de insolación para desarrollar su actividad normal (O’Neill, 2001). Su dieta es
preferentemente nectarófaga, mostrando preferencia por las apiáceas (Bitsch et al., 1997, 2007). En la
península Ibérica, la mayoría de las especies pasan la diapausa como larva en invierno, pupando en pri-
mavera y apareciendo los imagos a finales de primavera-principios de verano. Generalmente son univolti-
nas, aunque pueden presentar dos o tres generaciones anuales en las zonas más meridionales. Los ma-
chos, que son protándricos, se encuentran cerca de las áreas de nidificación, sobrevolándolas o posán-
dose directamente sobre el suelo o sobre plantas. Algunos son territoriales, delimitando áreas frecuenta-
das por las hembras (zonas de nidificación, plantas especialmente atractivas…) para aumentar sus posibi-
lidades de apareamiento. Las hembras son fecundadas poco después de su emergencia y, salvo excep-
ciones, se aparean una sola vez durante el transcurso de su vida. Tras ello, inician su actividad nidificadora,
que se desarrollará durante los meses de verano. El comportamiento nidificador exhibido por las hembras
comporta una compleja cadena de pautas, siendo las principales: la puesta, el aporte de las presas y la
construcción del nido; estas pautas se realizan en un orden determinado que varía en función de la especie.
Respecto al sustrato utilizado en la construcción del nido se diferencian cuatro categorías de especies: Ama-
sadoras (construyen nidos con barro o fibras vegetales); terrícolas (nidos en el terreno, generalmente areno-
so; mediante las mandíbulas y las patas anteriores, la hembra realiza galerías que conducen a una o varias
celdas); xilícolas-rubícolas (nidos construidos en médula de troncos y ramas o en madera muerta; las celdas
se disponen de forma lineal o ramificada, estado cada una de ellas separadas por tabiques de barro, serrín,
resina…); cavidades preexistentes (nidifican en galerías naturales o confeccionadas por otros artrópodos).
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 11
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Algunas hembras capturan arañas con fines pedotróficos (especies de los géneros Sceliphron Klug,
Miscophus Jurine, Pison Jurine y Trypoxylon Latreille), pero la mayoría depredan sobre insectos en cual-
quier fase del desarrollo, incluidos los propios Spheciformes. Las presas son paralizadas mediante el
veneno inyectado con el aguijón y transportadas hasta el nido donde serán depositadas. El transporte de
las presas puede realizarse con las mandíbulas, las patas o partes de metasoma (aguijón o escleritos
especiales del último segmento). El aporte de las presas puede realizarse de manera rápida y continua o
más lenta y discontinua. La larva consumirá estas presas almacenadas por la hembra, pasando por dife-
rentes estados larvarios hasta alcanzar ele de larva madura, la cual confecciona un capullo en el que
pasará el invierno. Posteriormente se producirá la pupación y posterior emergencia de los imagos.
Dentro de la Familia Vespidae, los eumeninos forman un grupo caracterizado porque las hembras
confeccionan nidos de barro en forma de vasija característica. Paralizan larvas de lepidópteros o de co-
leópteros y las introducen en los mencionados recipientes; posteriormente colocan un huevo suspendido
de la pared de la vasija y posteriormente la cierran.
Un aspecto importante en aculeados es el hecho de que ciertos grupos son capaces de vivir en so-
ciedades más o menos complejas. En los vespinos se diferencian hembras fértiles, machos y obreras
(hembras estériles de menor tamaño que las fértiles). Los nidos son construidos utilizando una sustancia
formada por una mezcla de secreciones de la avispa y fibras vegetales y están formados por panales,
cada uno de los cuales consta de un número variable de celdas. Los más simples corresponden a espe-
cies del género Polistes, y están formados por un solo panal sin protección y escaso número de celdas.
Nidos más complejos son realizados por individuos de Vespula y otros géneros, pudiendo están formados
por varios paneles y recubiertos por una estructura protectora, incluso protegidos en diferentes cavidades.
Las larvas son alimentadas mediante bolas alimenticias de naturaleza animal (insectos).
Aunque la mayoría de las abejas son de hábitos solitarios, destaca el carácter social de las especies
de los géneros Bombus y Apis. Especialmente conocida es Apis mellifera (la abeja de la miel). Esta espe-
cie forma sociedades complejas en las que se consideran tres castas: reina, zánganos (machos) y obre-
ras (hembras estériles). El dimorfismo existente entre las dos castas hembras, depende de la ingestión de
la jalea real por parte de la larva que originará la futura reina; recientemente se ha descubierto que es una
proteína presente en la jalea real, denominada royalactina, la que induce esta diferenciación de una larva
en reina, aumentado el tamaño del cuerpo y el desarrollo de los ovarios, acortando además el tiempo de
desarrollo. Se considera estas abejas como los insectos sociales más evolucionados. Cada “colonia”
incluye a la reina, centenares de zánganos y miles de obreras. Para informar de la fuente alimentaria, las
obreras realizan el conocido como baile o danza. Este baile puede consistir en movimiento en círculo para
indicar un lugar muy cercano (menos de 25 metros), o movimientos en ocho (baile bullicioso), acompaña-
do de oscilaciones abdominales y vibraciones y cuyo significado es que la fuente alimentaria se encuentra
en un lugar más lejano (hasta una decena de kilómetros) y, además, la dirección en relación con la posi-
ción del sol. La distancia a la fuente alimentaria se indica por el número y la velocidad de las vueltas efec-
tuadas por la abeja sobre sí misma.
Otro de los grandes grupos sociales de himenópteros son las hormigas, bien conocidas a nivel po-
pular. Viven en nidos (hormigueros), en los que se encuentran de manera permanente dos castas: una o
varias hembras fértiles (reinas) y numerosas hembras estériles (obreras). El polimorfismo social es paten-
te existiendo además de las dos castas mencionadas otras dos: machos reproductores y soldados. Los
machos no son permanentes y después de fecundar a la hembra mueren. Los soldados son hembras
estériles que adquieren gran tamaño y tienen como función la defensa de la colonia. Los machos y hem-
bras reproductores desarrollan alas, apareándose en vuelo o en el suelo Una vez que se produce el apa-
reamiento la hembra pierde las alas y el macho muere, como se ha indicado. Esta hembra iniciará la
construcción de un nuevo nido. Los hormigueros pueden albergar desde pocos individuos hasta decenas
de millones. Cada una de las castas viene determinada por la dieta, mediante el intercambio de diferentes
sustancias mediante el fenómeno de la trofalaxia, incluyendo feromonas de tipo modificador que permiten
mantener el estado morfológico y fisiológico las castas. El régimen alimentario de las termitas es muy
variado: carnívoro, omnívoro y herbívoro (hongos, semillas); es bien conocido el aprovechamiento de la
melaza que segregan los pulgones. Las hormigas se encuentran en casi todos los ecosistemas del Plane-
ta y tienen un indudable impacto sobre los mismos, llegando incluso a ser el grupo de animales más im-
portante de algunos hábitats en lo que a biomasa se refiere.

1.4. Distribución
Los himenópteros constituyen uno de los órdenes de insectos considerados “hiperdiversos”, del que se
conocen alrededor de 150.000 especies. Por lo que se refiere a la distribución mundial este orden es
cosmopolita, hallándose representado prácticamente en todos los ecosistemas del Planeta. Se pueden
encontrar desde las zonas subárticas hasta las tropicales y pueden vivir tanto en zonas desérticas como
muy húmedas, alcanzando grandes altitudes. Se han mencionado incluso especies acuáticas y caverníco-
las. En España se encuentra bien representado tanto en la Península como en las dos zonas insulares:
Baleares y Canarias.

1.5. Interés científico y aplicado


El interés científico viene determinado por los numerosos modelos de comportamiento, referidos funda-
mentalmente a la depredación, parasitoidismo y sociabilidad, como se ha indicado en el apartado de his-
toria natural.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 12
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Desde el punto de vista aplicado, estos insectos tienen una enorme importancia en la Agricultura,
sobre todo en lo relacionado con el control de plagas y la polinización; así mismo, destacan los productos
obtenidos de la Apicultura. Debe reseñarse también la importancia médico-veterinaria, teniendo en cuenta
las reacciones alérgicas que se producen por la picadura de aculeados, fundamentalmente especies de
avispas y abejas sociales.

1.6. Especies en situación de riesgo o peligro


Aunque posiblemente el número de especies de riesgo o en peligro ha de ser mayor lo cierto es que dos
obras proporcionan los primeros datos al respecto para España.
Verdú & Galante (2009) mencionan cinco especies de himenópteros en peligro o en peligro crítico, de
las cuales tres son Apidae [Bombus (Megabombus) reinigiellus (Rasmont, 1983), Mendacibombus (Menda-
cibombus) mendax (Gerstaecker, 1869) y Psithyrus (Fernaldaepsithyrus) flavidus (Eversmann, 1852)] y dos
Formicidae [Goniomma compressisquama Tinaut, 1994 y Rosomyrmex minuchae Tinaut, 1981].
Por otro lado, Verdú et al. (2011), destacan que en España existen ocho especies de himenópteros
vulnerables: tres Apidae [Bombus (Cullumanobombus) cullumanus (Kirby, 1802), Bombus (Megabombus)
gerstaeckeri Morawitz, 1881 y Bombus (Thoracobombus) inexspectatus (Tkalcu, 1963)], un Colletidae
[Colletes schmidi Noskiewicz, 1962] y cuatro Formicidae [Amblyopone emery (Saunders, 1890), Anoche-
tus ghilianii (Spinola, 1851), Formica dusmeti Emery, 1909 y Myrmoxenus bernardi (Espadaler, 1982)].

1.7. Especies exóticas invasoras


Referente a los aculeados, Sceliphron caementarium (Drury 1773) fue la primera especie invasora detec-
tada en Europa, concretamente de la localidad francesa de Versailles (Berland, 1946). Desde entonces
otras cinco especies más de esfécidos se han detectado en el continente europeo: dos de distribución
originariamente neártica, Isodontia mexicana (Saussure 1867) y Chalybion zimmermanni Dahlbom 1843, y
tres de origen asiático, S. deforme (F. Smith, 1856), S. funestum Kohl, 1918 y S. curvatum. Sceliphron
caementarium es también de este último origen. No todas han tenido el mismo éxito en su expansión, así
Chalybion zimmermanni queda restringida a su introducción accidental en Bélgica (Leclercq, 1994) y dos
presentan una distribución limitada a zonas orientales de Europa, S. deforme (sur de Montenegro:
Ćetković et al., 2004) y S. funestum (Grecia y Turquía; ver Beaumont, 1965 y Hensen, 1987). Las otras
tres especies presentan más éxito en su colonización alcanzando la Península Ibérica. Por el momento de
estas especies, S. caementarium se ha detectado en Portugal (Bitsch et al., 1997; Schmid-Egger, 2005) e
I. mexicana en Cataluña, siendo S. curvatum la especie que más éxito ha tenido alcanzando en su expan-
sión buena parte de España (Gayubo & Izquierdo, 2006; Castro, 2007, 2010).
Recientemente ha sido mencionada la introducción de dos especies invasoras de Vespinae. Vespa
orientalis Linnaeus 1771 -originaria de la Región Oriental- se ha encontrado en la provincia de Valencia
(Hernández et al., 2013); Polistes (Aphanilopterus) major Palisot de Beauvois, 1818 cuya distribución
abarca desde el sur de los Estados Unidos hasta Perú incluyendo las islas Caribeñas, ha sido introducida
en Oviedo (Castro et al., 2013); y posiblemente una de las más peligrosas Vespa velutina var. nigrithorax
Buysson, 1905, originaria de China, introducida accidentalmente en Europa en 2004 y en España en
2010; esta especie, de gran tamaño, ataca enjambres de abejas, se alimentan de frutos maduros y de
multitud de insectos y arácnidos (Pujade-Villar., 2013b; Castro, 2013).
También especies de hormigas han invadido el territorio peninsular en las últimas décadas (Andreu
et al., 2012; Andreu & Pino, 2013). Entre ellas: Linepithema humile (hormiga argentina), Monomorium
destructor (hormiga de Singapur), Monomorium pharaonis (hormiga faraón), entre otras.
Un caso muy distinto son los parasitoides. En distintos momentos, han sido introducidas especies para
combatir plagas agrícolas principalmente. Así (Andreu et al., 2012; Andreu & Pino, 2013), Cales noacki
(Aplelinidae) se introdujo para luchar contra Aleurothrixus flocossus (Hemiptera: Aleyrodidae), Encarsia for-
mosana (Aphelinidae) contra la mosca blanca (Hemiptera: Aleyrodidae), Ooencyrtus kuwanae (Encyrtidae)
contra Lymantria dispar (Lepidoptera: Lymantriidae), Citrostichus phyllocnistoides contra el minador de los
cítricos Phyllocnistis citrella (Lepidoptera: Gracillariidae), y así un largo etc.
Finalmente hemos de mencionar a Dryocosmus kuriphilus (Hymenoptera: Cynipidae), una especie
gallícola de origen asiático, que ataca castaños (Fagaceae) produciendo graves pérdidas económicas al
disminuir la cantidad de frutos y ser posiblemente vectores de distintas enfermedades (Pujade-Villar et al.,
2013a).

1.8. Principales caracteres diagnósticos para la separación de familias

Cabeza
La cabeza generalmente hipognata (fig. 1) puede ser prognata como en betílidos (fig. 9c). Los márgenes
(bordes) externos de los ojos presentan interés taxonómico, así los véspidos presentan una pronunciada
escotadura en su margen interno (fig. 8g y 15). La sutura epistomal puede extenderse por el margen interno
de los ojos, definiendo zonas que se denominan órbitas internas (fig. 2: oi); estas órbitas pueden ser parale-
las o bien convergentes, en unos casos hacia el clípeo, en otros hacia el vértex. Entre el clípeo y los toruli
queda delimitada el área subantenal (fig. 2: asa); esta área puede variar en su contorno (pentagonal, triangu-
lar o cuadrangular) y coloración. Son útiles en taxonomía las distancias relativas entre los ojos y los ocelos.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 13
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Las antenas, habitualmente filiformes, son muy utilizadas en taxonomía. El número variable de fla-
gelómeros, su inserción, a veces sobre prominencias de la frente como en los embolémidos (fig. 14a);
situación de los toruli, cerca o lejos del clípeo (fig. 14a). En ciertos grupos en el flagelo se diferencian: los
flagelómeros en anillo (fig. 2: aan), el funículo (fig. 2: fun) y la clava (fig. 2: cla).
En los machos, los flagelómeros pueden estar muy modificados por la presencia de tubérculos,
prominencias y escotaduras, que reciben diferentes nombres según los grupos.

Tórax / Mesosoma
En el protórax el collar pronotal puede desarrollarse hacia la parte posterior alcanzando las tégulas (fig.
8g) o no (fig. 8f).
En el mesoscutum se diferencian frecuentemente surcos de disposición longitudinal que reciben di-
ferentes denominaciones según su posición: los admediana (fig. 11), que dividen longitudinalmente al
escudo en dos partes subiguales; los notaulos (fig. 3: n), generalmente dispuestos oblicuamente dividien-
do el mesoscutum en una parte central y dos laterales, y los surcos parapsidales (fig.3: sp), dispuestos
más lateralmente, y difícilmente apreciables en muchos grupos.
En las mesopleuras destaca la presencia de un esclerito subtriangular, denominado prepectus (fig.
8h), bien patente en no pocos Chalcidoidea y ‘Aculeata’. El resto lo conforman dos partes principales
patentes en ‘Symphyta’ y Chalcidoidea: el mesoepímero (fig. 3: mm) y el mesoepisterno (fig. 3: mpt); sin
embargo en la mayoría de apócritos el mesoepímero está muy reducido.
El metatórax se encuentra más reducido que el mesotórax. Las estructuras más interesantes se en-
cuentran en los ‘Symphyta’ (excepto en Cephidae), sobre el metanoto; se trata de dos protuberancias redon-
deadas: los cenchri (fig. 10a: cnch), cuya superficie es rugosa y sirven para retener las alas replegadas.
En el propodeo (fig. 3: pr) se diferencian cuatro zonas: una dorsal (área dorsal del propodeo), en
ciertos casos provista de quillas o surcos en sus márgenes internos y diferenciada del resto; dos laterales
y otra posterior (zona en declive del propodeo). En taxonomía la más importante es la dorsal, utilizándose
su forma (subtriangular, pentagonal, subcuadrada) y su escultura.
Las alas son una de las estructuras morfológicas más utilizadas en taxonomía. En primer lugar
hemos de tener en cuenta la existencia de especies macrópteras (lo más habitual) braquípteras e incluso
ápteras. También el pliegue longitudinal cuando están en reposo (fig. 15) y la presencia de setosidad en
los márgenes (fig.13ab). Alas posteriores provistas de lóbulo jugal (fig. 1: lj) o sin él.
Dentro de los caracteres alares, los más utilizados corresponden al grado de desarrollo de la vena-
ción y los tamaños y posiciones relativas de las celdas (fundamentalmente las cerradas). La mayoría de
los himenópteros presentan un estigma alar (fig. 1: pstg) más o menos desarrollado; su forma, consisten-
cia y tamaño respecto a ciertas celdas son interesantes en la diferenciación de ciertos taxones. Las celdas
cerradas del primer par destacan las celdas: radial (fig. 1: r) (= marginal de autores), cubitales (fig. 1: c1,
c2, c3) (= submarginales de autores) y discoidales (d1, d2). En el segundo par son importantes las celdas
basales (fig. 1: b1, b2).
Algunos escleritos axilares y estructuras adyacentes se utilizan en taxonomía; tal es el caso de las
tégulas (fig.1: te), que pueden variar en tamaño, forma, escultura y coloración.
En las patas, la forma, escultura y presencia o no de zonas setígeras de cualquier segmento pueden
tener importancia taxonómica. Las tibias portan espolones la zona ventro-apical (fig.4: es) presentando
una distribución característica de 2,2,2 en sínfitos y de 1,2,2 en apócritos. Además, el diferente tamaño y
coloración pueden utilizarse para separar taxones de nivel familia, e incluso inferiores. Aunque es común
que los tarsos presenten 5 tarsómeros, su número puede ser menor, como ocurre en los Trichogrammati-
dae que poseen tres (fig. 12).
Las patas presentan modificaciones de acuerdo con su modo de vida; así por ejemplo en las abejas
sociales se encuentra la corbícula: modificación de las tibias posteriores que se tornan anchas, aplanadas
y cóncavas y presentando setas alargadas en sus márgenes externos (fig. 16). Otra modificación intere-
sante se presenta en las hembras de driínidos el artejo distal del tarso del primer par de patas y una de
las uñas pretarsales, forman una pinza (fig.9b), cuya función es la captura de presas (homópteros) con
fines pedotróficos.

Abdomen / Metasoma / Gáster


La forma del metasoma se utiliza para diferenciar ciertas familias como en los evánidos que es corto y
lenticular (fig. 7). Aunque el número de segmentos abdominales en himenópteros es de 10, los 2-3 últimos
no son visibles externamente (fig.14c). La reducción de segmentos es aún mayor en los crisídidos en los
que como máximo son visibles 4-5 terguitos en el metasoma (fig. 14b), raramente el sexto. En general, se
considera un carácter taxonómico importante el número de terguitos (fig. 1: t) y esternitos (fig.1: st) pre-
sentes en el metasoma. También el peciolo abdominal tiene importancia, tanto por el número de segmen-
tos (1-2) como por su morfología (nodiformes o escuamiformes, como ocurre en formícidos (fig.9a) e in-
cluso su zona de inserción que puede ser ventral (en la mayoría de los casos) o en la zona superior del
propodeo (dorsalmente a las coxas posteriores) como ocurre en evanoideos (fig. 7). En el último terguito
pueden diferenciarse estructuras a modo de espina en los sirícidos (fig. 10b) o zona más o menos delimi-
tada por una quilla, el área pigidial, (fig. 1: ap) que puede variar en su forma y escultura.
Las estructuras genitales presentan cierta relevancia taxonómica sólo en algunos grupos de
himenópteros. En el caso de las hembras, como ya se ha comentado, presentan un ovopositor modificado
en sierra (‘Symphyta’), taladro (‘Parasitica’) o aguijón (‘Aculeata’), relacionado con su modo de vida. En el
caso de los ‘Parasitica’ el mayor o menor desarrollo del se emplea con frecuencia en la separación de
taxones. En los aculeados tiene relativa importancia la forma de la volsela (fig.6: vsl).
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 14
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

2. Sistemática interna
En el orden Hymenoptera se diferenciaban dos subórdenes: Symphyta (caracterizados por no tener cintu-
ra entre el tórax y el abdomen) y los Apocrita (por presentar un estrangulamiento más o menos acusado,
formando el peciolo, entre la segunda y tercera región corporal). A su vez los Apocrita se dividían en dos
grandes grupos (con categoría de infraorden o de sección según los autores): los Parasitica (caracteriza-
dos por presentar un órgano de puesta, el ovopositor, en forma de taladro) y los Aculeata (por haber
transformado el ovopositor en una estructura de defensa, el aguijón). Estudios filogenéticos ponen de
manifiesto que los Symphyta y los Parasitica son grupos parafiléticos (Ronquist et al., 1999) por lo que no
pueden ser mantenidos como categorías taxonómicas (Suborden, infraorden o sección), aunque siguen
siendo útiles para diferenciar grupos de himenópteros desde un punto de vista biológico. En la actualidad
no están claras las agrupaciones entre superfamilia y orden por lo que no existen categorías intermedias
entre estas dos divisiones (Gauld & Hanson, 1995). Además hemos de mencionar que la antigua familia
Sphecidae es parafilética respecto a la de los Apidae (Melo, 1999; Brothers, 1999) por lo que ambas fami-
lias pierden su status taxonómico. Actualmente se admite el término Spheciformes para denominar a los
ya clásicos “Sphecidae”, considerándose cuatro familias distintas para este grupo (Ampulicidae, Hetero-
gynaidae, Crabronidae y Sphecidae); también el término Apiformes para los antiguos ápidos ahora deno-
minados antófilos en los que se incluyen nueve familias (Andrenidae, Apidae, Colletidae, Dasypodaidae,
Halictidae, Megachilidae, Meganomiidae, Melittidae y Stenotritidae). Además, estudios filogenéticos han
puesto en evidencia que los Elasmidae son un grupo de Eulophidae dentro de los Chalcidoidea (LaSalle
et al., 1999), por lo que desaparece la familia Elasmidae; al mismo tiempo se han propuesto familias nue-
vas. Finalmente, han surgido en los últimos años otras familias como los Renyxidae descrita por Kozlov
(1994) en los Proctotrupoidea, Azotidae descrita por Nikol'skaya & Yasnosh (1966) y Cynipencyrtidae
Trjapitzin (1973) en los Chalcidoidea, etc. Por todo lo mencionado, el orden Hymenoptera se divide en 84
familias agrupadas en un total de 20 superfamilias (Tabla I) si no tenemos en cuenta los fósiles. Para ver
con detalle las relaciones filogenéticas entre los distintos grupos y la problemática de las relaciones evolu-
tivas de las distintas agrupaciones de himenópteros puede consultarse el estudio de Nieves-Aldrey &
Fontal-Cazalla (1999) y para el caso concreto de los Chalcidoidea Heraty et al. (2013).
Los ‘Symphyta’ representan poco más del 4% de los himenópteros, siendo el grupo mejor represen-
tado el de los ‘Parasitica’ alcanzando casi el 54% de las especies. De todas formas este valor ha de ser
mucho más elevado ya que se estima por ejemplo que los Chalcidoidea (representados hoy por unas
22.000 especies) en realidad el número de especies existentes estaría entre 60.000 y 100.000 (Gordh,
1979; Noyes, 1990) aunque algunos autores afirman que deberían superar los 500.000 especies (Heraty
et al., 2013), que la familia Ichneumonidae representados hoy por 24.281 especies (Yu et al., 2012) su
valor estimado estaría alrededor de las 100.000 especies, que la familia Braconidae con 17.000 especies
reconocidas su valor real estaría entre 30.873 y 50.886 (Jones et al., 2009), que en la subfamilia Eucoili-
nae (Figitidae) las 1.400 especies descritas representan entre el 5%-20% la verdadera diversidad del
grupo (Nordlander, 1984), etc. Esto hace considerar que, aunque existan en la actualidad cerca de
150.000 especies descritas de himenópteros, la diversidad podría superar el medio millón de especies y
seguro que supera las 250.000 (Gaston, 1991).

Tabla I. Familias de himenópteros del Mundo con representantes actuales indicando el número de espe-
cies que incluyen. El asterisco indica que es una familia inexistente en la Península Ibérica e islas macaronési-
cas. DATOS OBTENIDOS a partir de: Choi & Lee, 2012; Hong et al., 2011; Davis et al., 2010; Deans, 2005; Hanson &
Gauld, 2006; Jones et al., 2009; Martín-Piera & Lobo, 2000; Ruiz-Cancino et al., 2014; http://research.calacade
my.org/ent/catalog_sphecidae; http://www.nhm.ac.uk/research-curation/research/projects/chalcidoids/database

Superfamilia Familia Nº Especies Superfamilia Familia Nº Especies


SÍNFITOS Evanioidea Aulacidae 160
Xyeloidea Xyelidae 56 Evaniidae 436
Megalodontoidea Megalodontidae 70 Gasteruptiidae 500
Pamphiliidae 232 Ceraphronoidea Ceraphronidae 354
Tenthredinoidea Argidae 812 Megaspilidae 448
Blasticotomidae 9 Proctotrupoidea Austroniidae* 3
Cimbicidae 150 Diapriidae 2.300
Diprionidae 130 Heloridae 10
Pergidae* 411 Monomachidae* 26
Tenthredinidae 3.900 Pelecinicae* 3
Cephoidea Cephidae 120 Peradeniidae* 2
Siricoidea Anaxyelidae* 1 Proctotrupidae 310
Siricidae 90 Renyxidae* 1
Xiphydriidae 100 Roproniidae* 18
Orussoidea Orussidae 75 Vanhorniidae* 5
Total 6.156 Platygasteroidea Platygastridae 1.200
PARASITICA apócritos Scelionidae 3.300
Stephanoidea Stephanidae 345 Cynipoidea Austrocynipidae* 1
Trigonalyoidea Trigonalyidae 76 Cynipidae 1.450
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 15
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Superfamilia Familia Nº Especies Superfamilia Familia Nº Especies


Figitidae 1.450 Vespoidea Bradynobaenidae* 200
Ibaliidae 19 Formicidae 10.000
Liopteridae* 170 Mutillidae 5.000
Chalcidoidea Agaonidae 437 Pompilidae 5.000
Aphelinidae 1.328 Rhopalosomatidae* 35
Azotidae* 91 Sapygidae 65
Chalcididae 1.515 Scoliidae 300
Cynipencyrtidae* 1 Sierolomorphidae* 10
Encyrtidae 4.636 Tiphiidae 2.000
Eriaporidae* 22 Vespidae 4.779
Eucharitidae 439 Apoidea Heterogynaidae* 8
Eulophidae 5.853 Ampulicidae 200
Eupelmidae 977 Sphecidae 735
Eurytomidae 1.601 Fam Crabronidae 8.773
Leucospidae 139 Stenotritidae* 21
Mymaridae 1.552 Colletidae 1.816
Ormyridae 143 Andrenidae 2.361
Perilampidae 304 Halictidae 3.445
Pteromalidae 4.083 Melittidae 163
Rotoitidae* 2 Megachilidae 3.387
Signiphoridae 79 Apidae 5.270
Tanaostigmatidae* 98 Dasypodaidae 75
Tetracampidae 59 Meganomiidae* 10
Torymidae 1.116 Total 61.667
Trichogrammatidae 979 Total Hymmenoptera 147.198
Mymarommatoidea Mymarommatidae 9
Ichneumonoidea Braconidae 17.000
Ichneumonidae 24.281
Megalyroidea* Megalyridae* 44
Total 79.375
ACULEADOS apócritos
Chrysidoidea Bethylidae 4.000
Chrysididae 2.500
Dryinidae 1.430
Embolemidae 36
Plumariidae* 20
Sclerogibbidae* 20
Scolebythidae* 8

3. Diversidad de himenópteros ibéricos y macaronésicos


En la Península Ibérica han sido citadas poco más de 9.000 especies (Tabla II) lo cual representa el
6,13% de la fauna mundial. Ortuño & Martínez-Pérez (2011) mencionan que para 116.461 de especies de
himenópteros estimadas a nivel mundial Europa presentaría unas 15.000 especies; como en la actualidad
hay unas 147.198 especies descritas (Tabla I) el valor que correspondería a Europa es 18.946 especies,
lo cual significaría que en la Península Ibérica albergaría el 47,58% de las especies de himenópteros
europeos.
Los únicos catálogos de himenópteros de España se deben a Ceballos (1956, 1959, 1964), los de
Portugal a Diniz (1959, 1960a, 1960b, 1961), y mucho más recientes son los de Canarias (Báez et al.,
2004; Báez & Oromí, 2010), de Madeira e islas Salvajes (Borges et al., 2008) y de las Azores (Borges et
al., 2010).
A finales del siglo XIX y principios del XX los inventarios faunísticos eran publicaciones comunes y
después cayeron en completo desuso, si bien es cierto que han sido publicados catálogos faunísticos de
familias concretas en el siglo XX (Fermin-Piera & Lobo, 2000; Ortiz-Sánchez, 2011; Askew et al., 2001;
Selfa et al., 2006; Garrido & Nieves-Aldrey, 1990; Espadaler, 1997; Pujade-Villar, 2011; Baldock, 2014;
Madero-Montero, 1988; entre muchos otros) así como se han puesto al día diversas familias en el proyec-
to Fauna Ibérica. En España existen tan solo dos inventarios modernos de himenópteros en su conjunto:
el de Retuerta de Pina (Los Monegros, Zaragoza) realizado por Blasco-Zumeta (1999) y el del Ventorrillo
(Cerdecilla, Madrid) publicado por Nieves-Aldrey et al. (2003). Estos estudios muestran datos importantes
respecto a la diversidad. En el Ventorrillo, se colectaron con trampa Malaise, 1.310 especies de himenóp-
teros (el 14 % de la fauna Peninsular) y en Retuerta de Pina 826 especies, usando diversos sistemas de
captura, lo cual en éste último caso es muy destacable debido a la extraordinaria aridez de la zona.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 16
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Tabla II. Número de especies de las familias de himenópteros presentes en la Península Ibérica e islas maca-
ronésicas y biología de cada familia. Azo: Azores, Can: Canarias, MIS: Madeira e Islas Salvajes y Pen: Península
Ibérica.
Nº Familia Pen Can Azo MIS Biología
1 Agaonidae 1 4 - 1 Polinizadores y fitófagos de siconos de Ficus (Moraceae)
2 Ampulicidae 5 - - - Ectoparasitoides de cucarachas
3 Andrenidae 234 22 - 2 Polinívoras y polinizadores
4 Aphelinidae 78 29 8 18 Endoparasitoides, ectoparasitoides o hiperparasitoides principalmente de
Hemiptera (homópteros)
5 Apidae 320 2 2 4 Polinizadoras, polinívoras, raramente parasitas de nidos de otras abejas
6 Argidae 25 - - - Fitófagos de hojas
7 Aulacidae 5 1 - - Ectoparasitoides de larvas de coleópteros y sínfitos barrenadores de la
madera
8 Bethylidae 50 4 1 6 Ectoparasitoides de larvas de Lepidoptera y Coleoptera
9 Blasticotomidae 1 - - - Fitófagos internos de tallos de helechos
10 Braconidae 1300 141 15 121 Ectoparasitoides, endoparasitoides o hiperparasitoides de multitud de
insectos y de arañas
11 Cephidae 30 2 1 - Fitófagos internos de tallos leñosos y en gramíneas
12 Ceraphronidae 40 2 - 6 Ectoparasitoides o endoparasitoides de Diptera, Thysanoptera, Lepidopte-
ra y Neuroptera; hiperparasitoides de Braconidae (Hymenoptera)
13 Chalcididae 43 8 - 3 Endoparasitoides primarios o hiperparasitoides principalmente de larvas
de Lepidoptera y Diptera
14 Chrysididae 170 27 1 2 Ectoparasitoides o cleptoparasitoides de distintos órdenes de insectos
15 Cimbicidae 25 1 - - Fitófagos de plantas
16 Colletidae 81 7 1 2 Polinizadoras, polinívoras
17 Crabronidae 435 54 5 11 Depredadoras de artrópodos o cleptoparasitoides
18 Cynipidae 142 - - 7 Fitófagos gallícolas e inquilinos de angiospermas, principalmente del
género Quercus (Fagaceae)
19 Dasypodaidae 11 1 - - Polinizadores, polinívoras
20 Diapriidae 350 - - 18 Ectoparasitoides de Hemiptera (Auchenorrhyncha)
21 Diprionidae 12 - - - Fitófagos de plantas
22 Dryinidae 40 21 - 3 Ectoparasitoides de Diptera (la mayoría)
23 Embolemidae 1 2 - - Desconocida; una especie parasitoide de ninfas de Heteroptera (homópte-
ros)
24 Encyrtidae 299 68 9 37 Endoparasitoides de Hemiptera (homópteros); también parasitoides prima-
rios o hiperparasitoides de multitud de órdenes de insectos y de Arachnida
25 Eucharitidae 5 - - - Ectoparasitoides de Formicidae (Hymenoptera)
26 Eulophidae 229 91 10 75 Parasitoides de larvas minadoras o gallícolas de Hymenoptera, Diptera,
Lepidoptera y Coleoptera
27 Eupelmidae 62 13 - 3 Ectoparasitoides, endoparasitoides o hiperparasitoides Hymenoptera,
Coleoptera, Diptera y otros órdenes de insectos y Araneae
28 Eurytomidae 41 3 - 8 Fitófagos, gallícolas, seminívoros, ectoparasitoides o hiperparasitoïdes de
larvas de insectos gallícolas, minadoras o barrenadoras
29 Evaniidae 5 2 - - Predadores de ootecas de cucarachas
30 Figitidae 150 13 - 23 Endoparasitoides de Diptera, Neuroptera, Hemiptera (homópteros) e
Hymenoptera
31 Formicidae 240 51 14 25 Fitófagos o predadores
32 Gasteruptiidae 25 3 - - Ectoparasitoides o cleptoparasitoides en nidos de aculeados
33 Halictidae 195 28 4 3 Polinizadores, polinívoras
34 Heloridae 3 - - 1 Ectoparasitoides de Chrysopidae (Neuroptera)
35 Ibaliidae 1 - - - Endoparasitoides de larvas barrenadoras de Siricidae (Hymenoptera)
36 Ichneumonidae 2300 135 28 97 Ectoparasitoides, endoparasitoides o hiperparasitoides de multitud de
insectos
37 Leucospidae 4 - - - Ectoparasitoides de himenópteros solitarios aculeados
38 Megachilidae 247 28 3 5 Polinizadores, polinívoras o parásitos de otros Megachilidae
39 Megalodontidae 15 - - - Fitófagos de plantas herbáceas
40 Megaspilidae 70 5 - 5 Ectoparasitoides o endoparasitoides de Hemiptera (homópteros), Neurop-
tera y Diptera; hiperparasitoides de Hemiptera (homópteros)
41 Melittidae 15 2 - - Polinizadores, polinívoras
42 Mutillidae 52 4 - - Ectoparasitoides solitarios de estados inmaduros de Hymenoptera (acu-
leados principalmente), Diptera Lepidoptera, Coleoptera y Blattoidea
43 Mymaridae 31 1 2 3 Parasitoides de huevos de insectos, principalmente de Hemiptera
44 Mymarommatidae 1 - - - Desconocida
45 Ormyridae 13 1 - - Parasitoides de larvas de especies gallícolas de Diptera e Hymenoptera
46 Orussidae 4 1 - - Ectoparasitoides de larvas barrenadoras de madera de coleópteros e
himenópteros
47 Pamphiliidae 30 - - - Fitófagos en Pinaceae y Rosaceae
48 Perilampidae 9 1 - - Hiperparasitoides de Lepidoptera o parasitoides primarios de larvas barre-
nadoras de Anobiidae y Platypodidae (Coleoptera)
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 17
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Nº Familia Pen Can Azo MIS Biología


49 Platygastridae 200 18 - 9 Ectoparasitoides de Cecidomyiidae (Diptera), Coleoptera y Hemiptera
(homópteros)
50 Pompilidae 200 24 2 2 Ectoparasitoides o cleptoparasitoides de arañas
51 Proctotrupidae 50 - - 3 Endoparasitoides de Coleoptera y Diptera
52 Pteromalidae 339 84 7 71 Ectoparasitoides, endoparasitoides o hiperparasitoides Ectoparasitoides,
endoparasitoides o hiperparasitoides de gran cantidad de órdenes de
insectos
53 Sapygidae 7 - - - Ectoparasitoides o cleptoparasitoides de larvas de Hymenoptera (Mega-
chilidae, Anthophotidae y Eumenidae)
54 Scelionidae 130 8 4 17 Endoparasitoides de huevos de insectos y arañas
55 Scoliidae 25 2 - - Ectoparasitoides de larvas de Coleoptera (Scarabaeoidea y Curculionoi-
dea)
56 Signiphoridae 6 2 - 1 Parasitoides primarios o hiperparasitoides de Hemiptera (homópteros)
57 Siricidae 5 2 - 1 Fitófagos barrenadores de coníferas y angiospermas
58 Sphecidae 45 7 - 3 Depredadores de insectos y arañas
59 Stephanidae 2 - - - Ectoparasitoides de coleópteros barrenadores
60 Tenthredinidae 400 6 6 2 Fitófagos, gallícolas, minadores o frugívoros
61 Tetracampidae 3 4 - 2 Parasitoides de larvas de Diptera y endoparasitoides de Cheysomelidae
(Coleoptera) y Diprionidae (Hymenoptera)
62 Tiphiidae 20 2 - - Ectoparasitoides de larvas de Coleoptera
63 Torymidae 80 11 1 2 Ectoparasitoides de Diptera, Hymenoptera gallícolas; parasitoides de
ootecas de Mantidae y de larvas de Lepidoptera y Coleoptera; algunas
especies son seminivoras o gallícolas
64 Trichogrammatidae 18 - 1 3 Parasitoides de huevos de una gran variedad de órdenes de insectos
65 Trigonalyidae 1 - - - Hiperparasitoides (la mayoría), endoparasitoides
66 Vespidae 30 23 3 6 Predadores o cleptoparasitoides de nodos de himenópteros sociales
67 Xiphydriidae 4 - - - Fitófagos barrenadores de angiospermas
68 Xyelidae 6 - - - Fitófagos de conos de pinos
TOTAL 9016 971 128 611

DATOS OBTENIDOS A PARTIR DE DIVERSAS FUENTES Martín-Piera & Lobo, 2000; Nieves-Aldrey & Fontal-Cazalla, 1999;
Pujade-Villar & Fernández-Gayubo, 1999, http://www.nhm.ac.uk/research-curation/research/projects/chalcidoids/data
base/; datos de los autores y para los Anthophila de Concepción Ornosa Gallego; para Canarias a partir de Báez &
Oromí (2010), para Madeira e islas Salvajes a partir de Borges et al. (2008) y de las Azores a partir de Borges et al.
(2010).

Si comparamos los datos españoles con los de países cercanos veremos que el estudio de los
himenópteros no está mal considerado. En Francia se han registrado 8.296 especies (según indica la web
de Fauna Europea: http://www.faunaeur.org/) y en Italia 7.509 (según la web Fauna Italia: http://www.
faunaitalia.it/checklist/introduction.html) por lo que la Península Ibérica presenta valores sensiblemente
más altos que los países cercanos (9.016 especies). Este resultado es justificable si tenemos en cuenta
que la diversidad de los ecosistemas peninsulares es mucho mayor que los que podemos encontrar en
Francia e Italia, si bien el número de especies citado en un territorio depende en gran parte del esfuerzo
de muestreo e identificación a lo largo de los años por los distintos especialistas. De todos modos, a pesar
de haber citado más de 9.000 especies de himenópteros en la Península Ibérica, el número ha de ser
mucho mayor ya que hay grupos casi desconocidos o muy poco estudiados. De hecho en Nieves-Aldrey
et al. (2003), se menciona que, a tenor a los resultados de capturas y teniendo en cuenta estimaciones de
insectos en la Península Ibérica del momento, el número estimado total de especies de insectos presen-
tes en el Ventorrillo sería superior a las 13.000 lo cual significaría que a los himenópteros le corresponder-
ía un valor de 2.678 especies, número claramente superior del mencionado (1.310 especies). Sea o no
exagerada esta cifra lo que es seguro es que la diversidad real de los himenópteros ibéricos está lejos de
ser conocida.
Las islas son lugares propicios para la aparición de especies endémicas aunque no los únicos. Cier-
tos elementos paisajísticos especialmente relevantes pueden propiciar la endemicidad si constituyen
ecosistemas marginales (con ambientes extremos) que funcionan como islas (Ortuño, 2002), como son el
medio hipogeo y el medio endogeo. No existen publicaciones que agrupen las especies endémicas de la
Península Ibérica en su conjunto, mientras que estas publicaciones en las islas son abundantes. Más de
una cuarta parte de la fauna de himenópteros de las Canarias es endémica (26,36%), contabilizándose
256 especies endémicas (Tabla III) número que asciende a 337 si añadimos las subespecies. En Madeira
103 especies y en las Azores nueve (Tabla III). En la Península Ibérica (Ortuño & Pérez-Martínez, 2011)
los himenópteros endémicos más amenazados son: Bombus (Megabombus) reinigiellus (Rasmont, 1983),
abejorro con hábitos antófilos y exclusivo de Sierra Nevada; Colletes schmidi Noskiewicz, 1962, abeja con
hábitos antófilos y presente en media y alta montaña de la península; Formica dusmeti Emery, 1909,
hormiga conocida de los bosques de coníferas que cubren diversas áreas de la península; Gonionma
compressisquama Tinaut, 1994, hormiga exclusiva de un restringido ecosistema dunar almeriense; y
Rossomyrmex minuchae Tinaut, 1981, hormiga conocida de unos pocos enclaves montañosos de Anda-
lucía. No obstante, se han citado cinco especies himenópteros en peligro o en peligro crítico (Verdú &
Galante, 2009) y ocho vulnerables (Verdú et al., 2011) todas ellas pertenecientes a las familias Apidae y
Formicidae.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 18
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Tabla III. Especies endémicas de las islas Macaronésicas. Azo: Azores, Can: Canarias, MIS: Madeira e Islas Salva-
jes y Pen: Península Ibérica. DATOS OBTENIDOS para Canarias a partir de Báez & Oromí (2010), para Madeira e islas
Salvajes a partir de Borges et al. (2008) y de las Azores a partir de Borges et al. (2010).
Familia Can MIS Azo
Andrenidae 21 2 -
Anthophoridae 15 - -
Aphelinidae 4 - 1
Apidae 1 2 -
Bethylidae - 3 -
Braconidae 28 19 -
Chalcididae - 1 -
Chrysididae 20 - -
Colletidae 4 1 -
Crabronidae 14 - -
Drynidae 10 4 -
Encyridae 3 1 -
Eulophidae 5 15 1
Eumenidae 9 - -
Eupelmidae 2 - -
Eurytomidae - 2 -
Formidiae 16 1 -
Gasteruptionidae 2 - -
Halictidae 7 3 -
Ichneumonidae 45 32 7
Megachilidae 15 1 -
Megaspilidae 1 - -
Mutillidae 3 - -
Platygastridae 5 - -
Pompilidae 9 - -
Pteromalidae 8 10 -
Scelionidae 1 5 -
Tenthredinidae 1 - -
Tiphidae 2 - -
Torymidae 2 - -
Vespidae 3 1 -
Total 256 103 9
Porcentaje 26,36% 16,96% 7%

4. Estado actual del conocimiento del grupo


Utilizando las estimaciones de la mediana se sugiere que a pesar de 250 años de taxonomía y alrededor
de 855.000 especies de artrópodos conocidas, aproximadamente el 70% esperan descripción (Hamilton
et al., 2010). Los Hymenoptera representan el 25% de las especies de les ecosistemas tropicales y tem-
plados (Stork, 1988) por lo que hay muchas especies que aún se desconocen.
A pesar de que quedan especies por descubrir y muchas por citar en la Península Ibérica e Islas
Macaronésicas, no se puede afirmar que los himenópteros están en su conjunto mal estudiados. La
Península Ibérica posee alrededor de un 6% de la diversidad mundial en himenópteros, un porcentaje
nada desdeñable si consideramos que se trata de un país europeo. La heterogeneidad ambiental de este
territorio y su situación geográfica, han sido, probablemente, dos de los factores que han determinado la
actual riqueza entomológica de España (Martín-Piera & Lobo 2000). Este rico patrimonio ha propiciado la
existencia de unas colecciones entomológicas cuyos fondos, aunque insuficientemente estudiados y do-
cumentados, pueden considerarse entre los más ricos del continente (Martín-Piera & Lobo 2000).
Por otro lado, hay que mencionar que a lo largo de la historia de la entomología peninsular ha habi-
do grandes nombres que hicieron un enorme trabajo en el campo de los himenópteros, sentando las ba-
ses para su conocimiento. Entre ellos destacan Pere Antiga y Sunyer (Barcelona, 1854 – Barcelona,
1904), Josep Mª Bofill i Pichot (Barcelona, 1860 – Sant Julià de Vilatorta, 1938), Asensi Codina Ferrer
(Barcelona?,1877 – Barcelona, 1932), José Juan del Junco y Reyes (Cádiz, 1890 – Madrid, 1970), Gonza-
lo Ceballos Fdez. de Córdoba (San Lorenzo del Escorial, 1895 – Madrid, 1967), Ricardo García Mercet
(Bilbao, 1860 – Madrid, 1933), Cándido Bolívar Pieltáin (Madrid, 1897 – Ciudad de México, 1984), José
Giner Marí (Valencia, 1901 – Valencia, 1946), José María Dusmet y Alonso (Madrid, 1869 – Zaragoza,
1960), entre muchos otros, como también Ignacio Docavo Alberti y José M. Michelena Saval hoy jubila-
dos. En el siglo XX y XXI son muchos los himenopterólogos o naturalistas, tanto nacionales como extran-
jeros, que han seguido ampliando el conocimiento de himenópteros de España. No obstante los taxóno-
mos están cayendo en desuso a nivel institucional con lo que cada vez es más complejo poder determinar
especies de himenópteros e imposible ya en algunos grupos (Pujade-Villar, 2011).
Los Hymenoptera, como orden hiperdiverso, agrupa multitud de especies que, de forma genérica y
popular denominamos “avispas”, “abejas”, “abejorros” y “hormigas”. Obviamente, existen muchas familias,
la mayoría, cuyos representantes no son ni avispas, ni abejas ni abejorros ni hormigas. Acorde con lo
expuesto, exhiben estilos de vida muy diversos (Tabla II); pueden ser animales solitarios o sociales (so-
ciabilidad organizada en castas), y su alimentación en unos casos es fitófaga, en otros casos depredado-
ra, y quizá la más sofisticada de todas, aquella que se ejerce desde comportamientos parásitos (Ortuño &
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 19
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Martínez-Pérez, 2011). Estos últimos son los más abundantes en especies a nivel mundial, siendo la zona
más rica el neotrópico, pero también incluye los de menor tamaño. Hemos de tener en cuenta que aunque
este grupo representa más del 50% de las especies conocidas, algunos de ellos están muy poco repre-
sentados a pesar de tener un gran número de especies descritas; así por ejemplo, los Chalcidoidea, ma-
yoritariamente parasitoides o hiperparasitoides de pequeño tamaño de insectos o arácnidos, está configu-
rada hoy por más de 20.000 especies. Si los Chalcidoidea representan alrededor del 33% de los himenóp-
teros parasitoides descritos (LaSalle & Gauld, 1992), el número estimado de especies podría oscilar entre
56.000 y 2 millones (Heraty & Gates, 2003) aunque estimaciones más modestas se dan en el apartado 2.
Sea como fuere, hay más especies por describir que las que se conocen en la actualidad.
Debido a que los himenópteros parasitoides son generalmente muy especializados y ocupan un alto
nivel trófico, las especies de este grupo son particularmente vulnerables a la extinción local o incluso
mundial (Shaw & Hochberg, 2001). Los riesgos de su desaparición rara vez se consideran, en gran medi-
da por nuestra ignorancia sobre su presencia (pequeño tamaño y biología desconocida), pero son de una
importancia vital para el funcionamiento de los ecosistemas. Esto hace que su estudio sea particularmente
interesante.
Si nos detenemos a ver los grupos y el número de especies que se mencionan, podemos afirmar
que cuanto más pequeño es el himenóptero peor estudiado está el grupo al que pertenece. La falta de
especialistas, desde un punto de vista histórico, para estos himenópteros, ha conducido a esta diferencia
en el tratamiento de las distintas familias. Entre ellas destacan los Platygastridae, Scelionidae, Aphelini-
dae, Eulophidae, Eurytomidae, Pteromalidae, Torymidae, Eucoilinae (Figitidae) y Trichogrammatidae. Por
otro lado grupos hiperdiversos como los Ichneumonoidea están muy lejos de ser conocidos y los sínfitos
han tenido una escasa dedicación desde un punto de vista histórico.
Al estudiar de forma intensa un territorio no es de extrañar que se obtengan numerosas novedades
para dicho territorio o para la fauna peninsular; sirva como ejemplo que en el estudio del Ventorrillo (Nie-
ves-Aldrey et al., 2003) se citaron como novedades para la Península Ibérica: 24 géneros y 123 especies
de Pteromalidae, 33 especies de Platygastridae, un género y tres especies de Chalcididae, siete nuevos
géneros de eucoilinos (Figitidae), y un largo etc. Por otro lado, si la zona ha sido poco estudiada los resul-
tados pueden ser más espectaculares; así en Retuerta de Pina (Askew et al., 2001), se citaron 190 géne-
ros y 359 especies de Chalcidoidea de los que el 35% representaron la primera cita para España (132
especies), 10 especies nuevas y 49 endémicas.
Por tanto, nuestra fauna, cuando esté mejor estudiada, debería incrementar notablemente la riqueza
himenopterológica, situándola en una cifra muy superior a las 15.000 especies. Por todo lo mencionado,
aún queda mucho por hacer en el estudio de los himenópteros en la Península Ibérica e islas macaroné-
sicas.

5. Principales fuentes de información disponibles


La información disponible sobre los himenópteros ibéricos es extraordinariamente amplia, altamente dis-
persa y muy fragmentada en multitud de artículos, trabajos y recursos, no siempre fáciles de obtener.
Martín-Albadalejo (1994) contabiliza un total de 9.891 referencias bibliográficas sobre insectos de autores
españoles publicadas entre 1758-1990; este número asciende a casi 16.000 hasta el año 2000 de las
cuales más de 1.800 se refieren a himenópteros (Martín-Albadalejo com. pers.).
Lo que sigue a continuación es un conjunto de recursos que son interesantes ya que pueden ayudar
en la identificación de los himenópteros ibéricos y macaronésicos. Se ha evitado, en la medida de lo posi-
ble, mencionar trabajos que sean muy antiguos o difícilmente localizables, así como artículos sobre fami-
lias concretas (que en su mayoría serán reseñadas en los manuales de cada una de dichas familias).
Es obvio que la elección de dichos recursos es absolutamente subjetiva debido a la gran cantidad
de información existente por lo que solo se muestra una pincelada de cada uno de los aspectos que se
mencionan.

5.1. Claves de familias de himenópteros


El primer recurso a tener en cuenta hace referencia a aquellas obras que nos permitan reconocer las
familias de himenópteros. En este sentido destaca una obra antigua pero muy útil (Ceballos, 1941-1943) y
otra más actual (Pujade-Villar & Gayubo, 2004), así como otras escritas en otros idiomas (Delvare & Aber-
lenc, 1989; Gauld & Bolton, 1988; Goulet & Huber, 1993, disponible on line http://www.esc-sec.ca/aafc
monographs/hymenoptera_of_the_world.pdf; Richards (1977); Hanson & Gauld (2006), entre muchas
otras.
En internet están disponibles claves para los macrohimenópteros en general (http://www.entnem
dept.ufl.edu/choate/hymenoptera.pdf), macrohimenópteros apócritos (http://www.cdc.gov/nceh/ehs/Docs/
Pictorial_Keys/Hymenoptera.pdf), parasítica (http://hbs.bishopmuseum.org/pi/pdf/4(4)-737.pdf, http://www.
faculty.ucr.edu/~legneref/bckeys/palear-6.key.htm), claves para las subfamilias de ichneumónidos (http://
www.nhm.ac.uk/resources-rx/files/ich_subfamily_key_2_11_compressed-95113.pdf), para las especies
mundiales de Figitinae-Charipinae (http://www.charipinaedatabase.com/search), claves interactivas para
la fauna de himenópteros de Nueva Zelanda (http://www.landcareresearch.co.nz/resources/identification/
animals/hymenoptera2) o para la fauna Neártica de Chalcidoidea (http://mx.speciesfile.org/projects/77/
public/site/chalcidkey/home), claves visuales de identificación de familias (http://bugguide.net/node/view/
59), y así un largo etc.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 20
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

5.2. Recursos generales relacionados con la taxonomía e identificación de himenópteros


No existen en el mercado guías de identificación general de himenópteros Ibéricos y/o macaronésicos. No
obstante, pueden utilizarse guías de insectos en las que se incluyen algunas especies de himenópteros
como la basada en la fauna del nordeste ibérico (Pujade-Villar & Sarto, 1986).
El proyecto de Fauna Ibérica ha publicado tres obras referidas a los himenópteros: Mingo (1994)
que aborda los Chrysididae, Nieves-Aldrey (2001) los Cynipidae y Ornosa & Ortiz-Sánchez (2004) los
Apoidea (parte). Con anterioridad fueron publicadas las faunas de Aphelinidae (García-Merced, 1912),
Signophoridae (García-Merced, 1917), Encyrtidae (García-Merced, 1921), Sphecidae (Giner-Marí, 1943),
Apterogynidae y Mutillidae (Giner-Marí, 1944), diversos Vespoidea (Dusmet, 1951; Giner-Marí, 1945),
Pompilidae (Junco-Reyes, 1960), Ichneumonidae (Ceballos, 1924, 1925, 1931, 1941), Braconidae (Chal-
ver, 1973; Docavo, 1964), Scoliidae (Dusmet, 1930), entre otros.
En otros idiomas pueden ser útiles y consultarse también, con las debidas cautelas, diversos libros
sobre la fauna de ciertos países y áreas geográficas. Principalmente destacan las de Francia (Benson
1946, 1951, 1952, 1958; Berland, 1925, 1928, 1947; Berland & Berland, 1938); Rusia (Gussakovskij,
1935, 1947; Medvedev, 1988), Gran Bretaña (Quinlan & Gauld, 1981; Wright, 1990); Rumania (Scobiola-
Palade, 1978, 1981) o para zonas más extensas (Bitsch & Leclercq, 1993; Bitsch et al., 1997; Bitsch et al.,
2001, 2007). Algunas de estas obras a pesar del tiempo transcurrido, de su inevitable desfase y de que
solo puede obtenerse mediante fotocopias, siguen siendo casi imprescindibles.
Por otro lado se han publicado multitud de revisiones que podrán ser consultadas para la determina-
ción de géneros o especies. Es el caso de los Tetracampidae (Boucek, 1958), Leucospidae (Boucek,
1974), Perilampidae (Boucek, 1978), géneros de Pteromalidae (Boucek & Rasplus, 1991) y especies
(Graham, 1969), géneros de Ceraphronoidea (Dessart & Cancemi, 1987), Eupelmidae (Gibson, 1989,
1995), Eupelmidae de la Península Ibérica y Canarias (Askew & Nieves-Aldrey, 2000), Eulophidae (Gra-
ham, 1959, 1987, 1991, 1995; Gauthier et al., 2000), Torymidae (Grissell, 1995), Aphelinidae (Hayat,
1983), Proctotrupidae (Masner, 1961), Gasteruptionidae (Crosskey, 1962), etc.
Existen webs que agrupan los conocimientos de algunos grupos como son Chalcidoidea database
(http://www.nhm.ac.uk/research-curation/research/projects/chalcidoids/database), Charipinae database
(http://www.charipinaedatabase.com/), Sphecidae database (http://www.calacademy.org/search?gq=cata
log+sphecidae), Formicidae datadase (http://antbase.org/databases/hod.htm), etc.

5.3. Catálogos
Además de las obras mencionadas para Canarias y el área macaronésica (Báez & Oromí, 2010; Borges
et al., 2008; y Borges et al., 2010), los himenópteros Ibéricos han sido catalogados en su conjunto sólo
para España (Ceballos, 1956, 1959, 1964).
Con posterioridad a 1964 han aparecido catálogos parciales para grupos discretos, así Garrido &
Nieves-Aldrey (1990) publican el catálogo de los Pteromalidae de la Península Ibérica, Espadaler (1997)
las hormigas de los Países Catalanes, Ortiz Sánchez & Jiménez-Rodríguez (1991) de las especies espa-
ñolas de Anthophorini, Suárez (1988) para los mirmosinos (Mutillidae) de la Península Ibérica, Mingo &
Gayubo (1983, 1984, 1986) los esfécidos de España, Sanza et al., (2003) las especies ibero-baleares de
Leptochilus (Vespidae), Tormos & Jiménez-Peydró (1986) los esfécidos de la provincia de Valencia, Ortiz-
Sánchez (2011) para las abejas de España, y un larguísimo etc.
También existen catálogos de zonas más extensas como el de Rasmont (1983) para los Bombinae
(Apidae) del oeste paleártico, Wahis (1986, 2006) de los pompílidos del oeste europeo, Lelej (2002) los
mutílidos paleárticos, Aubert (1969, 1978) para los Ichneumonidae del oeste paleártico, Bohart & Menke
(1976) para los Sphecidae del mundo,

5.4. Otros recursos


Otros recursos relevantes son los referidos a la filogenia de los himenópteros (Ronquist et al., 1999), de
los Apoidea (Melo, 1999) o de los aculeados (Brothers, 1999), por mencionar algunos. Recursos sobre
especies de himenópteros en situación de riesgo de conservación pueden verse los libros rojos sobre
invertebrados españoles de Verdú & Galante (2005, 2009) y Verdú, Numa & Galante (2011). Recursos
que se refieren a venenos y alergias: Bil et al. (2005), Ruëff (2006) y Krishna et al. (2011), por ejemplo.
Recursos sobre las especies fósiles; no existe en este sentido una obra que aglutine los conocimientos
fósiles pero podemos destacar Schulmeister (2003) Rasnitsyn (1969) y Goulet & Huber (1993), por ejem-
plo.

6. Agradecimiento
Agradecemos a John Noyes (Natural History Museum), Jorge M. Lobo y Carolina Martín-Albadalejo (Mu-
seo Nacional de Ciencias Naturales, CSIC), Antonio Melic y Leopoldo Castro (Sociedad Entomológica
Aragonesa), Santiago Bordera (Universidad de Alicante) y Concepción Ornosa Gallego (Universidad
Complutense de Madrid el habernos proporcionado algunos de los datos expuestos. También a Mª África
de Sangenís, Ferrán Turmo, Ramón María Batllé, Palmira Ros-Farré, Edith Estrada-Venegas, Leticia
Valencia y Juan M. Venegas-Rico la autorización para incluir sus fotografías.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 21
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Lámina. I. SYMPHYTA. Fig. 1. Arge ochropus (Argidae). Fig. 2. Cimbex quadrimaculatus (Cimbicidae). Fig. 3. Cladius
pectinicornis(Tenthredinidae). Fig. 4. Rhogogaster sp (Tenthredinidae). Fig. 5. Trachelus tabidus (Cephidae). Fig. 6.
Arge sp. (larva eruciforme) (Argidae). Fotografías © Ferrán Turmo.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 22
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Lámina II. ACULEATA I. Fig. 1. Chrysididae. Fig. 2. Chrysididae (larva himenopteriforme), según Tormos, Krombein,
Asís & Gayubo (2001). Fig. 3. Mutillidae (macho). Fig. 4. Mutillidae: Tropidotilla litoralis (hembra). Fig. 5. Scoliidae:
Scolia hirta. Fig. 6. Scoliidae: Megascolia maculata flavifrons. © Fotografías 1, 3-6 © Ferrán Turmo.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 23
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Lámina III. ACULEATA II. Fig.7. Pompilidae Batozonellus sp. Fig. 8. Pompilidae. Fig. 9. Pompílido transportando una
presa (araña). Fig. 10. Vespidae: Eumeninae (hembra finalizando el nido). Fig. 11. Vespidae: Eumenes sp. (nidos).
Fig. 12. Vespidae: Eumenes sp. Fotografías 7, 8, 11, 12: © Ferrán Turmo; 9 © Ramón María Batllé; 10: © Mª África de
Sangenís.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 24
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Lámina IV. ACULEATA III. Fig. 13. Spheciformes: Sceliphron destillatorium (Sphecidae) (hembra recogiendo barro
para construir el nido). Fig. 14. Spheciformes: Sceliphron curvatum (Sphecidae). Fig. 15. Spheciformes: Sceliphron
curvatum (Sphecidae) (nidos). Fig. 16. Spheciformes: Prionyx kirbii (Sphecidae). Fig. 17. Spheciformes: Ammophila
sabulosa (Sphecidae). Fig. 18. Spheciformes: Bembecinus sp. (Crabronidae). Fig. 19ab. Spheciformes: Bembix oculata
(Crabronidae) (Hembra realizando nido). Fotografías: 13-14: © Ramón María Batllé; 15-19: © Ferrán Turmo.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 25
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Lámina V. ACULEATA IV. Fig. 20. Spheciformes: Philanthus pulchellus (Crabronidae) (macho). Fig. 21. Spheciformes:
Cerceris bicincta (Crabronidae) (hembra capturando presa). Fig. 22. Vespidae: Vespinae: Polistes dominula. Fig. 23.
Vespidae: Vespinae: Vespula vulgaris. Fig. 24. Vespidae: Vespinae: Polistes gallicus (nido sencillo). Fig. 25. Vespidae:
Vespinae: Polistes sp. (nido complejo). Fotografías: 20-21: © Ramón María Batllé; 22-25: © Ferrán Turmo.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 26
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Lámina VI. ACULEATA V. Apiformes. Fig. 26. Dasypodaidae: Dasypoda sp. Fig. 27. Andrenidae: Andrena fulva. Fig.
28. Apidae: Ceratina sp. Fig. 29. Apidae: Anthophora fulvitarsis. Fig. 30. Megachilidae: Rodanthidium stictium (poliniza-
ción). Fig. 31. Apidae: Bombus terrestris lusitanicus. Fig. 32. Apidae: Apis mellifera (hacia la fuente alimentaria). Fig.
33. Apidae: Apis mellifera, obrera. Fotografías: 26-31, 33: © Ferrán Turmo; 32: Mª Africa de Sangenís.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 27
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Lámina VII. ACULEATA IV. Formicidae: Fig. 34. Mesor barbarus (entrada al hormiguero). Fig. 35. Messor barbarus
(soldado). Fig. 36. Camponotus sylvaticus (aprovechamiento de la melaza de pulgones). Fig. 37. Pheidole pallidula
(obreras y soldados). Fotografías © Ferrán Turmo.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 28
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Lámina VIII. PARASITICA I. Fig. 1. Agallas de Andricus hispanicus (Cynipidae). Fig. 2. Ichneumonidae sp. Fig. 3.
Gasteruptionidae sp. Fig. 4. Pteromalidae atacando un capullo de Apanteles. Fig. 5. Braconidae sp. Fig. 6. Capullos de
Apanteles sp. (Braconidae). Fig. 7. Perilampidae. Fig. 8. Brachymeria (Chalcididae). Fotografías: 1, 3, 4, 6: © Mª África
de Sangenís; 2, 5, 7, 8: © Ferrán Turmo.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 29
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Lámina IX. PARASITICA II. Fig. 9. Mymaridae. Fig. 10. Leucospidae (hembra). Fig. 11. Cynipidae. Fig. 12. Eurytomi-
dae (hembra). Fig. 13. Eurytomidae (macho). Fig. 14. Figitidae: Eucoilinae. Fig. 15. Eulophidae: Elasminae. Fig. 16.
Figitidae: Figitinae. Fotografías: 9, 10: © Juli Pujade-Villar; 11 © Edith Estrada-Venegas; 12, 13, 14, 15, 16: © Leticia
Valencia; 16: © Juan M. Vanegas-Rico.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 30
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

Lámina X. PARASITICA III. Fig. 17. Platygastridae. Fig. 18. Torymidae. Fig. 19. Eulophidae. Fig. 20. Figitidae: Aspice-
rinae. Fig. 21. Encyrtidae. Fig. 22. Cabeza de Scelionidae. Fotografías: 17, 18, 19: © Leticia Valencia; 20: © Palmira
Ros-Farré; 21, 22: © Juli Pujade-Villar.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 31
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

7. Bibliografía
ANDREU, J., J. PINO, C. BASNOU, M. GUARDIOLA & LL. ORDÓÑEZ 2012. Les espècies exòtiques de Catalunya.
Generalitat de Catalunya. Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca, Alimentació i Medi Natural.
63 pp.
ANDREU, J. & J. PINO 2013. El projeecte EXOCAT: Informe 2013. Generalitat de Catalunya. Departament
d’Agricultura, Ramaderia, Pesca, Alimentació i Medi Natural. 111 pp.
ASKEW, R.R., J. BLASCO-ZUMETA & J. PUJADE-VILLAR 2001. Chalcidoidea y Mymarommatoidea (Hymenopte-
ra) de un sabinar de Juniperus thurifera L. en Los Monegros, Zaragoza. Monografías SEA, 4: 1-76.
Accesible (2014) en: http://www.sea-entomologia.org/PDF/MSEA04.pdf
BAEZ, M. & P. OROMÍ 2010. Hymenoptera. En: Arechavaleta, M., S. Rodríguez, N. Zurita & A. García (co-
ord.). Lista de especies silvestres de Canarias. Hongos, plantas y animales terrestres. 2009. pp:
343-366. Gobierno de Canarias. 579 pp. Accesible (2014) en:
http://www.azoresbioportal.angra.uac.pt/files/noticias_Lista_Especies_Silvestres_Canarias2010.pdf
BÁEZ, M., M. KOPONEN, A. GARCÍA & E. MARTÍN 2004. En: Izquierdo, O., Martín, J.L., Zurita, N. Arechavaleta,
A. (Eds.). Lista de especies silvestres de Canarias (hongos, plantas y animales terrestres). pp. 281-
300. Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial, Gobierno de Canarias. 500 pp. Accesi-
ble (2014) en: http://www.gobcan.es/cmayot/interreg/atlantico/documentos/LESDCanarias.pdf
BALDOCK, D. 2014. A provisional list of the wasps and bees of Mallorca, Balearic Islands, Spain (Hymenop-
tera Aculeata: Chrysidoidea, Scolioidea, Vespoidea, Apoidea). Entomofauna, 35(16): 333-404.
BEAUMONT, J. DE 1965. Les Sphecidae de la Grèce (Hym.).- Mit-teilungen der Schweizerischen Entomolo-
gischen Gesellschaft, 38(1-2): 1-65.
BENSON, R.B. 1946. The european genera of Tenthredinidae (Hym. Ten.). Proc. R. Ent. Soc. Lond., 15: 17-
48.
BENSON, R.B. 1951. Hymenoptera: Symphyta. Handbk. Ident. Br. Insects, 6(2a): 1-47.
BENSON, R.B. 1952. Hymenoptera: Symphyta. Handbk. Ident. Br. Insects, 6(2b): 1-88.
BENSON, R.B. 1958. Hymenoptera: Symphyta. Handbk. Ident. Br. Insects, 6(2c): 1-114.
BERLAND, L. 1925. Hyménoptères vespiformes I. Faune de France, 10: 64 p. Accesible (2014) en:
http://www.faunedefrance.org/bibliotheque/docs/L.BERLAND(FdeFr10)Hym.vespiformes1.pdf
BERLAND, L. 1928. Hyménoptères vespiformes II. Faune de France, 19: 208 p. Accesible (2014) en:
http://www.faunedefrance.org/bibliotheque/docs/L.BERLAND(FdeFr19)Hym.vespiformes2.pdf
BERLAND, L. 1946. Capture énigmatique d’une guêpe américaine à Versailles. L’Entomologiste, 2: 227-228.
BERLAND, L. 1947. Hyménoptères Tenthredoides. Faune de France, 47. París. 496 p. Accesible (2014) en:
http://www.faunedefrance.org/bibliotheque/docs/L.BERLAND(FdeFr47)Hym.Tenthedoides.pdf
Berland, L. & Bernard, F. 1938. Hyménoptères vespiformes III. Faune de France, 34: 60 p. Accesible
(2014) en:
http://www.faunedefrance.org/bibliotheque/docs/BERLAND&BERNARD(FdeFr34)Hym.vespiformes3.pdf
BIL, B. M., F. RUEFF, H. MOSBECH, F. BONIFAZI, J. N. G. OUDE-ELBERINK, J. BIRNBAUM, C. BUCHER, J. FORSTER,
W. HEMMER, C. INCORVAIA, K. KONTOU-FILI, R. GAWLIK, U. MULLER, J. FERNANDEZ, R. JARISH, M. JUTEL &
B. WUTHRICH 2005. Diagnosis of Hymenoptera venom allergy. Allergy, 60: 1339-1349.
BITSCH, J. & J. LECLERCQ 1993. Hyménoptères Sphecidae d'Europe occidentale I. Faune de France, 79:
325 p.
BITSCH, J., Y. BARBIER, S.F. GAYUBO, K. SCHMIDT & M. OHL 1997. Hyménoptères Sphecidae d’Europe Occi-
dentale. vol.2. Faune de France nº 82. Fédération Francaise Des Sociétés Des Sciences Naturelles.
Paris, France. 429 pp.
BITSCH, J., H. DOLLFUSS, Z. BOUCEK, K. SCHMIDT, C. SCHMIDT-EGGER, S.F. GAYUBO, A.V. ANTROPOV & Y. BAR-
BIER 2001. Hyménoptères Sphecidae d'Europe occidentale. Volume 3. Faune de France 86. Fédéra-
tion Française Des Sociétés De Sciences Naturelles. 457 p.
BITSCH, J., H. DOLLFUSS, Z. BOUCEK, T.K. SCHMID, CH. SCHMID-EGGER, S.F. GAYUBO, A.V. ANTROPOV & Y.
BARBIER 2007. Hyménoptères Sphecidae d’Europe occidentale. Volume 3. Faune de France, France
et régions limitrophes. 86. (séconde edition). Fédération Française des Sociétés de Sciences Natu-
relles. Paris, 86, 479 pp. (seconde édition) (corrigée et augmentée).
BLASCO-ZUMETA, J. 1999. Inventario provisional de la Biodiversidad Montenegrina (31 de marzo de 1999).
En: Melic, A. & J. Blasco-Zumeta (eds). Manifiesto Científico por los Monegros. pp. 215-251. Volu-
men Monográfico. Boletín de la S.E.A., 24 (1998), 266 pp. Accesible (2014) en:
http://www.sea-entomologia.org/Publicaciones/Boletines/Boletin24/boletin24.htm
BOHART, R.M. & A.S. MENKE 1976. Sphecid wasps of the World. Berkeley: University of California Press.
695 p.
BORGES, P.A.V., A.M.F. AGUILAR, M. BOIEIRO, H. CARLES-TOLRÁ & A.E.M. SERRANO 2008. Lista dos Artrópo-
des /Arthroposa). En: Borges, P.A.V., Abreu, C., Aguilar, A.M.F., Carvalho P., Melo, I., Oliverira P.,
Serrano, A.E.M. & Vieira, P. (Eds.). A list of the terrestrial fungi, flora and fauna of Madeira and Sal-
vagens archipelagos. pp. 271-356, Direcçao Regional do Ambiente da Madeira and Universidade
dos Açores, Funchal and Angra do Heroísmo. 440 pp.
http://www.azoresbioportal.angra.uac.pt/files/publicacoes_Listagem%20dMadeira%20e%20Selvagens.
pdf
BORGES, P.A.V., P. VIEIRA, I.R. AMORIN, N. BICUDO, N. FRITZÉN, C. GASPAR, R. HELENO, J. HORTAL, J. LISSNER,
S. LOGUNOV, A. MACHADO, J. MARCELINO, S.S. MEIJER, C. MELO, E. P. MENDOÇA, J. MONIZ, F. PEREIRA,
A.M. SANTOS, A.M. SIMOES & E. RAEEAO 2010. Lista dos Artrópodes (Arthropoda). Description of te-
rrestrial and marineAzorean Biodiversity. En: Borges, P.A.V., Costa, A., Cunha, R., Gabriel, R., Gon-
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 32
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

çalves, V., Martins, A.F., Melo, I., Parente M., Raposeiro, P., Rodrigues, P., Santos, R.S., Silva, L.,
Vieira, P. & Vieira, V. (Eds.). A list of the terrestrial and marine biota from the Azores. pp. 179-246,
Princípia Casais, 432 pp. Accesible (2014) en:
www.azoresbioportal.angra.uac.pt/files/noticias_Listagem_ml.pdf
BOUCEK, Z. & J.-Y. RASPLUS 1991. Illustrated key to west-Palaearctic genera of Pteromalidae (Hymenopte-
ra: Chalcidoidea). Versalles: INRA. 144 pp.
BOUCEK, Z., 1958. «Revision der europäischen Tetracampidae (Hym., Chalcidoidea) mit einem Katalog der
Arten der Welt». Acta Entom. Mus. Pr., 32 (491): 41-90.
BOUCEK, Z., 1974. A revision of the Leucospidae (Hymenoptera: Chalcidoidea) of the world. Bull. Br. Mus.
(Nat. Hist.) (Entomology), Suppl. 23. 241 p.
BOUCEK, Z., 1978. A generic key to Perilampinae (Hymenoptera, Chalcidoidea), with a revision of Krom-
beinius n. gen. and Euperilampus Walker. Ent. Scand., 9(4): 299-307.
BROTHERS, D. J. 1999. Phylogeny an evolution of wasps, ants and bees (Hymenoptera, Chrysidoidea,
Vespoidea and Apoidea). Zool. Scripta, 28 (1-2): 233-249.
BROTHERS, D.J., G. TSCHUCH & F. BURGER 2000. Associations of mutillidae wasps (Hymenoptera, Mutillidae)
with eusocial insects. Insectes Sociaux, 47: 201-211.
CASTRO, L. 2007.- Nuevos datos sobre la expansión de Sceliphron curvatum (Smith 1870) en la Península
Ibérica (Hymenoptera: Sphecidae). Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa (S.E.A.), 40:
537-538. Accesible (2014) en:
http://www.sea-entomologia.org/Publicaciones/PDF/BOLN40/537_538BSEA40NBSceliphroncurvatum.pdf
CASTRO, L. 2010. Novedades sobre la distribución de Sceliphron curvatum (Smith 1870) en la Península
Ibérica y Baleares (Hymenoptera: Sphecidae). Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa
(S.E.A.), 47: 437-439. Accesible (2014) en:
http://www.sea-entomologia.org/Publicaciones/PDF/BOLN_47/437439BSEA47COMPLETO-60.pdf
CASTRO, L. 2013. De avispones asiáticos y periodistas. e-insecta, 1: 25-30.
CASTRO L., A. ARIAS & A. TORRALBA-BURRIAL 2013. First European records of an alien paper wasp: Polistes
(Aphanilopterus) major Palisot de Beauvois, 181 (Hymenoptera: Vespidae) in northern Spain. Zoo-
taxa, 3681(1): 89-92.
CEBALLOS, G. 1924. Estudios sobre Ichneumínidos de España. I. Subfamilia Joppinae (tribus Joppini, Am-
blytelini, Listrodomini). Madrid: Trabajos del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (ser.
Zool.). n.º 50. 335 pp.
CEBALLOS, G. 1925. Himenópteros de España. Familia Ichneumonidae. Memorias de la Real Academia de
Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, 31. 292 pp.
CEBALLOS, G. 1931. Estudios sobre Ichneumínidos de España. II. Subfamilia Cryptinae (tribu Cryptini).
Madrid: Trabajos del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (ser. Zool.). nº 50. 335 pp.
CEBALLOS, G. 1941. Revisión de los Phygadeuonini de España (Hym., Ichneum.). Eos, 17: 7-67.
CEBALLOS, G. 1941-1943. Las tribus de himenópteros de España. Trabajos del Instituto español de Ento-
mología. Madrid. 420 p.
CEBALLOS, G. 1956. Catálogo de los himenópteros de España. Trabajos del Instituto español de Entomo-
logía., Madrid. 558 pp.
CEBALLOS, G. 1959. Primer suplemento al catálogo de los himenópteros de España. Eos, 35: 215-242.
CEBALLOS, G. 1964. Segundo suplemento al catálogo de los himenópteros de España. Eos, 40: 44-97.
ĆETKOVIĆ, A., I. RADOVIĆ & L. DOROVIĆ 2004. Further evidence of the Asian mud-daubing wasps in Europe
(Hymenoptera: Sphecidae). Entomological Science, 7: 225-229.
CHALVER, R. 1973. La familia Aphidiidae (lns. Hym.) en España. Valencia: Diputación de Valencia y Caja
de Ahorros y M.P. de Valencia. 312 p.
CHOI, M.B. & J.W. LEE 2012. First record of Vanhorniidae (Hymenoptera: Proctotrupoidea) from Korea.
Journal of Asia-Pacific Entomology, 15(1): 59-61.
CROSSKEY, R.W. 1962. The classification of the Gasteruptiidae (Hym.). Trans. R. Ent. Soc. Lond., 114:
337-402.
DAVIS, R.B., S.L. BALDAUF & P.J. MAYHEW 2010. The origins of species richness in the Hymenoptera: in-
sights from a family-level supertree. BMC Evolutionary Biology 2010, 10: 109 (16 páginas).
http://www.biomedcentral.com/1471-2148/10/109
DEANS, A.R. 2005. Annotated catalog of the world’s ensing wasp species (Hymenoptera: Evaniidae). Con-
tributions of the American Entomological Institute, 34(1): 1-164.
DELVARE, G. & H.-P. ABERLENC 1989. Les insectes d’Afrique et d’Amerique tropicale. Clés pour la recon-
naissance des familles. Montpellier, Prifas, Cirad-Gerdat. 302 p. Accesible (2014) en:
http://www.nhm.ac.uk/resources/research-curation/projects/chalcidoids/pdf_Y/DelvarAb989.pdf
DESSART, P. & P. CANCEMI 1987. Tableau dichotomique des genres de Ceraphronoidea (Hymenoptera)
avec commentaires et nouvelles espèces. Frust. Entomol., VI-VIII (N.S.): 307-372.
DINIZ, M.A. 1959. Estado actual do conhecimento dos Himenópteros de Portugal. Memórias e Estudos do
Museu Zoológico da Universidade de Coimbra, 259: 1-37.
DINIZ, M.A. 1960a. Notas sobre Himenópteros de Portugal - I. Memórias e Estudos do Museu Zoológico da
Universidade de Coimbra, 266: 1-37.
DINIZ, M.A. 1960b. Estado actual do conhecimento dos himenópteros portugueses. Las Ciencias, 25: 211-
224.
DINIZ, M.A. 1961. Notas sobre Himenópteros de Portugal – II. Memórias e Estudos do Museu Zoológico da
Universidade de Coimbra, 268: 1-20.
DOCAVO, I., 1964. Contribución al conocimiento de los bracónidos de España. Monografías Ciencia Mo-
derna, nº 71. Madrid: CSIC. 215 p.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 33
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

DUSMET, J. M. 1930. «Los Escólidos de la Península Ibérica». Eos, 6: 5-82.


DUSMET, J. M. 1951. Revisión de los Véspidos y Masáridos de España. Rev. R. Acad. Cienc. Exact. Fis.
Nat. Madrid., 16: 160-170.
ESPADALER, X. 1997. Catàleg de les formigues (Hymenoptera: Formicidae) dels Països Catalans. Sessions
Conjuntes d’Entomologia de la ICHN-SCL, 9 (1995): 23-42.
GARCÍA-MERCED, R. 1912. Los enemigos de los parásitos de las plantas. Los Afelininos. Madrid: Trabajos
del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, n.º 10. 306 pp.
GARCÍA-MERCED, R. 1917. Revisión de los Signoforinos de España. Rev. R. Acad. Cienc. Exact. Fis. Nat.
Madrid.
GARCÍA-MERCED, R. 1921. Fauna Ibérica, Fam. Encírtidos. Madrid: Museo Nacional de Ciencias Naturales,
n.º 11. 732 pp.
GARRIDO, A.M. & J.L. NIEVES-ALDREY 1990. Catálogo actualizado de los Pteromálidos de la Península Ibéri-
ca e Islas Baleares (Hym., Chalcidoidea, Pteromalidae). Boletín de la Asociación española de Ento-
momología, 14: 71-87.
GASTON, K.J. 1991. The magnitude of Global Insects Rishness. Conservation Biology, 5(3): 283-296.
GAULD, I. & B. BOLTON 1988. The Hymenoptera. Londres, British Museum (Natural History). 332 pp.
GAULD, I. & P. E. HANSON 1995. The evolution, classification and identification of the Hymenoptera. En:
Hanson, P.E. & Gould, I. (Edts.). The Hymenoptera of Costa Rica. The Natural History Museum,
London: 138-156.
GAUTHIER, N., J.LASALLE, D.L.J. QUICKE & H.C.J. GODFRAY 2000. Phylogeny of Eulophidae (Hymenoptera:
Chalcidoidea), with a reclassification of Eulophinae and the recognition that Elasmidae are derived
eulophids. Systematic Entomology, 25:521-539.
GIBSON, G.A.P. 1989. Phylogeny and classification of Eupelmidae, with a revision of the world genera of
Calosotinae and Metapelmatinae (Hymenoptera: Chalcidoidea). Mem. Ent. Soc. Can., 149: 1-121.
GIBSON, G.A.P. 1995. Parasitic wasps of the subfamily Eupelminae: Classification and revision of world
genera (Hymenoptera: Chalcidoidea: Eupelmidae). Mem. Ent. Intern., 5: 421 pp.
GINER-MARÍ, J. 1943. Himenópteros de España. Fam Sphecidae. Madrid: Trabajos del Instituto Español de
Entomología. 270 pp.
GINER-MARÍ, J. 1944. Himenópteros de España. Fams. Asterogynidae y Mutillidae. Madrid: Trabajos del
Instituto Español de Entomología. 124 pp.
GINER-MARÍ, J., 1945. Himenópteros de España. Fams. Vespidae, Eumenidae, Masaridae, Sapygidae,
Scoliidae y Thynnidae. Madrid: Trabajos del Instituto Español de Entomología. 142 pp.
GOULET, H. & J. T. HUBER 1993. Hymenoptera of the world: An identification guide to families. Ontario:
Centre for Land and Biological Resources Research Ottawa. 668 p.
GAYUBO, S.F. & I. IZQUIERDO 2006.- Presencia de la especie invasora "Sceliphron curvatum" (F. Smith
1773) en la Península Ibérica (Hymenoptera: Apoidea: Sphecidae) Boletín de la Sociedad Ento-
mológica Aragonesa (S.E.A.), 39: 257-260. Accesible (2014) en:
http://www.sea-entomologia.org/Publicaciones/PDF/BOLN39/257_260BSEA39Scurvatum.pdf
GORDH, G. 1979. Chalcidoidea, pp. 743-748; Family Encyrtidae, pp. 890-967, in K. V. Krombein, P. D.
Hurd, Jr., D. R. Smith, B. D. Burks, eds. Catalog of Hymenoptera in America North of Mexico. Vol. 1.
Symphyta and Apocrita (Parasitica). Smithsonian Inst. Press, Wash., D.C. 1198 pp.
GRAHAM, M.W.R. DE V. 1959. Keys to the British genera and species of Elachertinae, Eulophinae, Entedon-
tinae and Euderinae (Hym., Chalcidoidea). Trans. Soc. Br. Ent., 13(10): 169-204.
GRAHAM, M.W.R. DE V. 1969. The Pteromalidae of northwestern Europe (Hymenoptera: Chalcidoidea).
Bull. Br. Mus. Nat. Hist. (Ent.), Suppl. 16: 1-980.
GRAHAM, M.W.R. DE V. 1987. A reclassification of the European Tetrastichinae (Hymenoptera: Eulophidae),
with a revision of certain genera. Bulletin of the British Museum (Natural History) (Entomology series)
55(1): 1-392.
GRAHAM, M.W.R. DE V. 1991. A reclassification of the European Tetrastichinae (Hymenoptera: Eulophidae):
revision of the remaining genera. Memoirs of the American Entomological Institute No 49: 322 pp.
GRAHAM, M.W.R. DE V. 1995. European Elasmus (Hymenoptera: Chalcidoidea, Elasmidae) with a key and
descriptions of five new species. Entomologist's Monthly Magazine, 131: 1-23.
GRISSELL, E. E. 1995. Toryminae (Hymenoptera: Chalcidoidea: Torimidae) a redefinition, generic classifi-
cation and annotated world catalog of species. Mem. Ent. Intern. n.º 2: 470 pp.
GUSSAKOVSKIJ, V. V. 1935. Faune de URSS, Insectes hyménoptères. Vol. 2, n.º 1. Chalastogastra (parte
1). 452 pp.
GUSSAKOVSKIJ, V.V. 1947. Faune de URSS, Insectes hyménoptères. Vol. 2, n.º 2. Chalastogastra (parte 2).
234 pp.
HAMILTON, A.J., Y. BASSET, K.K. BENKE, S. GRIMBACHER, E. MILLER, V. NOVOTNY, A. SAMUELSON, N.E. STORK,
G.D. WEIBLEN & D.L. YEN 2010. Quantifying Uncertainty in Estimation of Tropical Arthropod Species
Richness. The American Naturalist, 176(1): 90-95.
HANSON, P.E. & I.D. GAULD 2006. Hymenoptera de la Región Neotropical. Memoirs of the American Ento-
mological Institute, 77: 1-994.
HAYAT, M. 1983. The genera of Aphelinidae (Hymenoptera) of the world. Sist. Ent., 8(1): 63-102.
HENSEN, R.V. 1987. Revision of the subgenus Prosceliphron van der Vecht (Hymenoptera, Sphecidae).
Tijdschrift voor Entomologie, 129(8): 217-261.
HERATY, J. & M. GATES 2003. Diversity of Chalcidoidea (Hymenoptera) at El Edén Ecological Reserve,
Mexico. Pp. 277-292.
HERATY, J.M., R.A. BURKS, A. CRUAUD, G.A.P. GIBSON, J. LILJEBAD, J. MUNRO, J.-Y. RASPLUS, G. DELVARE, P.
JANSTA, A. GUMOVSKY, J. HUBER, J.B. WOOLLEY, L. KROGMANN, S. HEYDON, A. POLASZEK, S. SCHMIDT, S.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 34
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

C. DARLING, M. W. GATES, J. MOTTERN, E. MURRAY, A. D. MOLIN, S. TRIAPITSYN, H. BAUR, J. D. PINTO,


D.S. VAN NOORT, J. GEORGE & M. YODER 2013. A phylogenetic analysis of the megadiverse Chalcidoi-
dea (Hymenoptera). Cladistics, 29: 466-542.
HERNÁNDEZ, R., F.J. GARCÍA-GANS, J. SELFA & J. RUEDA 2013 Primera cita de la avispa oriental invasora
Vespa orientalis Linnaeus 1771 (Hymenoptera: Vespidae) en la Península Ibérica. Boletín de la So-
ciedad Entomológica Aragonesa (S.E.A.), 52: 299-300.
HONG, C. DAN, C. VAN ACHTERBERG & Z. FU XU 2011. A revision of the Chinese Stephanidae (Hymenoptera,
Stephanoidea). ZooKeys, 110: 1-108.
JONES, O.R., A. PURVIS, E. BAUMGART & D.J.L. QUICKE 2009. Using taxonomic revision data to estimate the
geographic and taxonomic distribution of undescribed species richness in the Braconidae (Hymenop-
tera: Ichneumonoidea). Insect Conservation and Diversity, 2(3): 204-212.
JUNCO-REYES, J. J. DEL 1960. Hymenopteros de España. Fam. Pompilidae. Madrid: Consejo Superior de
Investigaciones Científicas. 257 pp.
KRISHNA, M. T., P. W. EWAN, L. DIWAKAR, S. R. DURHAM, A. J. FREW, S. C. LEECH & S. M. NASSER 2011. Dia-
gnosis and management of hymenoptera venom allergy: British Society for Allergy and Clinical Im-
munology (BSACI) guidelines. Clinical & Experimental Allergy, 41: 1201-1220.
KOZLOV, M.A. 1994. Renyxidae fam. n. a new remarkable family of parasitic Hymenoptera (Proctotrupoi-
dea) from the Russian Far East. Far Eastern entomologist, 1: 1-7.
LASALLE, J. & I. D. GAULD 1992. Parasitic Hymenoptera and the biodiversity crisis. Redia, 74(1991): 315-
334.
LASALLE, J.N., N. GAUTHIERM, D.L.J. QUIKE & H.C.J. GODFRAY 1999. Phylogeny of the Eulophidae: morp-
hological, molecular and biological perspectives. Abstracts of the 4th Unternational Hymenopterists
Conference, 6-11 th, January 1999, Camberra, Australia: 44.
LECLERCQ, J. 1994. Un Hyménoptère Sphecidae vert bleuté Chalybion zimmermanni Dahlbom aztecum
(Saussure), égaré en Belgique, à Tournai. Lambillionea, 94: 367-370.
LELEJ, A. S.,2002. Catalogue of the Mutillidae (Hymenoptera) of the Palaearctic region. Vladivostok: Dal-
nauka. 171 pp.
MADERO-MONTERO, A. 1988. Conocimiento actual de la distribución de los véspidos en España (Hym.
Vespidae). Actas III Congreso Ibérico de Entomología: 405-416.
MARTÍN-ALBADALEJO, C. 1994. Bibliografia entomológica de autores españoles (1785-1990). Documentos
Fauna Ibérica I. Mtadrid. CSIC. 821 p.
MARTÍN-PIERA, F. & F. LOBO 2000. Diagnóstico sobre el conocimiento sistemático y biogeográfico de tres
órdenes de insectos hiperdiversos en España: Coleoptera, Hymenoptera y Lepidoptera. Hacia un
Proyecto Cyted para el Inventario y Estimación de la Diversidad Entomológica en Iberoamérica: PrI-
BES-2000. Martín-Piera, F., J.J. Morrone & A. Melic (Eds.): m3m: Monografías Tercer Milenio, vol. 1,
SEA: 287-308.
MASNER, L. 1961. Proctotrupidae key to genera of the world (Hymenoptera: Proctotrupoidea). Explor. Parc.
natn. Albert, Miss. G. F. de witte, 60(4): 37-47.
MEDVEDEV, G.S. 1988. Keys to insects of the European Part of the USSR. Vol. III Hymenoptera. Nueva
Delhi. India: Oxonian Press. 1.341 pp.
MELO, G. A. R. 1999. Phylogenetic relationships and classificationof the major lineages of Apoidea (Hyme-
noptera), with emphasis on the crabronid wasps. Scientific Papers, Nat.Hist. Mus. Univ. Kansas, 14:
1-55.
MINGO, E. 1994. Hymenoptera Chrysididae. En: Ramos, M.A. et al. (eds.). Fauna Ibérica, Vol.6. Madrid.
Museo Nacional de Ciencias Naturales. CSIC. 255 pp
MINGO, E. & S.F. GAYUBO 1983, Sphecidae de España. I. Ampulicinae y Sphecinae. Eos, 59: 137-164.
MINGO, E. & S.F. GAYUBO 1984. Sphecidae en España. II. Pemphredoninae (Hymenoptera). Graellsia, 40:
99-117.
MINGO, E. & S.F. GAYUBO 1986. Sphecidae de España. III. Astatinae (Hym.). Actas VIII Jornadas Asocia-
ción española de Entomología: 1003-1011.
NIEVES-ALDREY, J. L. 2001. Hymenoptera, Cynipidae. En: Ramos M. A. et al. (Eds.). Fauna Ibérica, vol. 11.
Museo Nacional de Ciencias Naturales. CSIC. Madrid. 636 pp.
NIEVES-ALDREY, J. L. & F. M. FONTAL-CAZALLA 1999. Filogenia y evolución del orden Hymenoptera. Boln.
Sociedad Entomológica Aragonesa (SEA): Evolución y filogenia de Arthropoda (A. Melic et al. eds.),
26: 459-474. Accesible (2014) en:
http://www.sea-entomologia.org/PDF/BOLETIN_26/B26-032-459.pdf
NIEVES-ALDREY, J. L., F. FONTAL-CAZALLA, A. M. GARRIDO-TORRES & C. REY DEL CASTILLO 2003. Inventario de
Hymenoptera (Hexapoda) en el Ventorrillo: un rico enclave de biodiversidad en la sierra de Guada-
rrama (España central). Graellsia, 59(2-3): 25-43.
NIKOL'SKAYA, M.N. & V.A. YASNOSH 1966, Aphelinidae of the European part of U.S.S.R. and Caucasus.
Opredeliteli po Faune SSSR, Izdavaemie Zoologicheskim Institutom Akademii Nauk SSR, 91: 296 pp
Nordlander, G. (1984). [What do we know about parasitic cynipoids (Hymenoptera)?]. Entomol. Tidskr.
105: 36-40. [in Swedish]
NOYES, J. S. 1990. The number of described chalcidoid taxa in the world that are currently regarded as
valid. Chalcid Forum, 13: 9-10.
O'NEILL, K.M. 2001. Solitary wasps; behavior and natural history. Cornell University Press, Ithaca, NY. 413
pp
ORNOSA, C. & F. J. ORTIZ-SÁNCHEZ 2004. Hymenoptera. Apoidea I. En: Ramos M. A. et al. (Eds.). Fauna
Ibérica, vol. 6. Museo Nacional de Ciencias Naturales. CSIC. Madrid, 556 pp.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 35
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

ORTIZ-SÁNCHEZ, J., 2011. Lista actualizada de las especies de abejas de España (Hymenoptera: Apoidea:
Apiformes). Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa (S.E.A.), 49: 265-281. Accesible (2014)
en: http://www.sea-entomologia.org/Publicaciones/PDF/BOLN_49/265281BSEA49CatalogoAbejas.pdf
ORTIZ-SÁNCHEZ, F. J. & A.J. JIMÉNEZ-RODRÍGUEZ 1991. Actualización del catálogo de las especies españo-
las de Anthophorini (Hymenoptera, Anthophoridae). Boletín de la Asociación española de Entomo-
logía, 15: 297-315.
ORTUÑO, V. M. 2002. Estado de conocimiento de los artrópodos de España, In: Pineda, F. D., de Miguel, J.
M., Casado, M. A. & Montalvo, J. (Coord.-Eds.), La Diversidad Biológica de España. págs. 209-234.
Pearson Educación, Madrid.
ORTUÑO, V.M. & F.D. MARTÍNEZ-PÉREZ 2011. Diversidad de Artrópodos en España. Memorias de la Real
Sociedad Española de Historia Natural, 2ª ép., 9: 235-284.
PUJADE-VILLAR, J. 2011. Aproximació a la història de l’estudi entomològic-faunístic als Països Catalans i
algunes reflexions sobre el present i el futur de la ciència dels hexàpodes. Butlletí de la Institució Ca-
talana d’Història Natural, 76: 5-46
PUJADE-VILLAR, J. 2014. Espèces de Cynipini (Hymenoptera, Cynipidae) nuisibles ou potentiellement nui-
sibles aux forêts de Quercus. Integrated Protection in Oak Forests IOBC-WPRS, 101: 195-203.
PUJADE-VILLAR, J. & S. FERNÁNDEZ-GAYUBO 2004. Hymenópteros IN: Curso práctico de entomología. CIBIO,
Asociación española de Entomología & Universidad Autónoma de Barcelona,: 813-854.
PUJADE-VILLAR, J. & V. SARTO 1986. Guia dels insectes dels Països Catalans/2. Ed. Kapel. 118 p.
PUJADE-VILLAR, J., J. SELFA & A.I. MARTÍNEZ-SÁNCHEZ 2009. Diploma de especialización profesional univer-
sitario en control de plagas de insectos agroforestales. Modulo III: insectos parasitoides. Universitat
de Valencia. 121 pp.
PUJADE-VILLAR, J., A. TORRELL & M. ROJO 2013a. Primeres troballes a la península Ibèrica de Dryocosmus
kuriphilus (Hym., Cynipidae), una espècie de cinípid d’origen asiàtic altament perillosa per al castan-
yer (Fagaceae). Orsis, 27: 295-301.
PUJADE-VILLAR, J., A. TORRELL & M. ROJO 2013b. Confirmada la presència a Catalunya d’una vespa originà-
ria d’Àsia molt perillosa per als ruscs. Butlletí de la Institució Catalana d’Història Natural, 77: 173-
176.
QUINLAN, J. & I.D. GAULD 1981. Symphyta (except Tenthredinidae), Hymenoptera. Handbk. Ident. Br. In-
sects, 6(2a): 1-67.
RASMONT P. 1983. Catalogue commenté des Bourdons de la région ouest-paléarctique (Hymenoptera,
Apidae, Bombinae). Notes fauniques de Gembloux, 7: 1-72.
RASNITSYN, A.P., 1969. The origin and evolution of lower Hymenoptera [in Russian]. Trudy
Paleontologičeskogo Instituta Akademii Nauk SSSR, Moskva 123: 1–196. [English translation: Ame-
rind Co., New Delhi, 1979]
RICHARDS, O.W. 1977. Hymenoptera introduction and key to families. Handbk Ident. Br. Insects, 6(1): 1-
100.
RONQUIST, F., A. P. RASNITSYN, A. ROY, K. ERIKSSON & M.LINDGREN 1999. Phylogeny of the Hymenoptera: a
cladistic reanalysis of Rasnitsyn’s (1988) data. Zoologica Scripta, 18(1-2): 13-50
RUËFF, F., M. PLACZEK & B. PRZYBILLA 2006. Mastocytosis and Hymenoptera venom allergy. Current Opi-
nion in Allergy and Clinical Immunology, 6: 284-288.
RUÍZ-CANCINO, E., D. RAFAELEVICH-KASPARYAN, A. GONZÁLEZ-MORENO, I. A. KHALAIM & J.M. CORONADO-
BLANCO 2014. Biodiversidad de Ichneumonidae (Hymenoptera) en México. Revista Mexicana de
Biodiversidad, Supl. 85: S385-S391.
SANZA, F., L. CASTRO & S. F. GAYUBO 2003. Las especies ibero-baleares de Leptochilus (Sarochilus) Gu-
senleitner, 1970 (Hymenoptera: Vespideae: Eumenidae. Boletín de la Sociedad Entomológica Ara-
gonesa, 33: 25-32. Accesible (2014) en:
http://www.sea-entomologia.org/PDF/BOLETIN_33/B33-003-025.pdf
SCHMID-EGGER, C. 2005. Sceliphron curvatum (F.Smith 1870) in Europa mit einem Bestimmungsschlüssel
für die europäischen und mediterranen Sceliphron-Arten (Hymenoptera, Sphecidae). Bembix, 19: 7-
28.
SCHULMEISTER, S., 2003. Review of morphological evidence on the phylogeny of basal Hymenoptera (In-
secta), with a discussion of the ordering of characters. Biological Journal of the Linnean Society, 79
(2): 209-243.
SCOBIOLA-PALADE, X.G. 1978. Hymenoptera Symphyta Tenthredinoidea. I. Faun. Rep. Soc. Româina, 9(8):
1-248.
SCOBIOLA-PALADE, X.G. 1981. Hymenoptera Symphyta Tenthredinoidea. II. Faun. Rep. Soc. Româina,
9(9): 1-328.
SELFA, J., E. DILLER, E. BOSCH, J. VILALTA & J. PUJADE-VILLAR 2006. Abundance of Ichneumoninae in a Py-
renean Mediterranean system and first catalogue of the subfamily for Andorra (Hymenoptera, Ich-
neumonidae). Entomofauna, 27(29): 361-372.
SHAW, M.R. & M.E. HOCHBERG 2001. The Neglect of Parasitic Hymenoptera in Insect Conservation Strate-
gies: The British Fauna as a Prime Example. Journal of Insect Conservation, 5(4): 253-263.
STORK, N. E. 1988. Insect diversity: facts, fiction and speculation. Biological Journal of the Linnean Society,
35: 321–337.
SUÁREZ, F.J. 1988. Mirmósidos de la Península Ibérica (Hymenoptera, Myrmosidae). Graellsia, 44: 81-158.
TORMOS, J. & R. JIMÉNEZ-PEYDRÓ 1986. Esfécidos de la provincia de Valencia. Graellsia, 42: 121-130.
TRIAPITZIN, V.A. 1973. The classification of the family Encyrtidae (Hymenoptera, Chalcidoidea). Part II.
Subfamily Encyrtinae Walker, 1837. Entomol. Obozrenie, 52: 416-429.
Revista IDE@ - SEA, nº 59 (30-06-2015): 1–36. ISSN 2386-7183 36
Ibero Diversidad Entomológica @ccesible www.sea-entomologia.org/IDE@
Clase: Insecta Orden HYMENOPTERA Manual

VERDÚ, J.R. & E. GALANTE (eds.) 2005. Libro Rojo de los Invertebrados de España. Dirección General de
Conservación de la Naturaleza, Madrid (versión online)
VERDÚ, J.R. & E. GALANTE eds., 2009. Atlas de los invertetados amenazados de España (especies En
Peligro Crítico y En Peligro). Dirección General para la Biodiversidad, Ministerio de Medio Ambiente,
Madrid, 340 pp.
VERDÚ, J.R., C. NUMA & E. GALANTE (eds.) 2011. Atlas y Libro Rojo de los invertetados amenazados de
España (Especies Vulnerables). Dirección General del Medio Natural y Política forestal, Ministerio
de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Madrid, 1.318 pp.
WAHIS R. 1986. Catalogue systématique et codage des Hyménoptères Pompilides de la région ouest-
européenne. Notes fauniques de Gembloux, 12: 1-91.
WAHIS R. 2006. Mise à jour du Catalogue systématique des Hyménoptères Pompilides de la région oues-
teuropéenne. Additions et Corrections. Notes fauniques de Gembloux, 59(1) 31-36.
WRIGHT, A. 1990. British sawflies (Hymenoptera: Symphyta): a key to adults genera occurring in Britain.
Field Studies, 7: 531-593.
YU, D. S., C. VAN ACHTERBERG & K. HORSTMANN 2012. World Ichneumonoidea 2011. Taxonomy, biology,
morphology and distribution. Taxapad 2011. Canadá.