Está en la página 1de 4

LA MOTIVACION

La motivación es la fuerza que nos impulsa a realizar actividades y perseverar por conseguir los
objetivos de dichas actividades por el tiempo que esto requiera

La motivación tiene tres dimensiones esenciales

Activadora: cuando encuentras una opción para hacer lo que quieres hacer a pesar de las
adversidades

Directiva: cuando las acciones se dirigen hacia los objetivos trasados

Persistente: cuando se es organizado en pro de el cumplimiento de las metas trazadas

Una persona motivada hacia algo debe encontrar un interés que le active la motivación así mismo
ponerse metas y objetivos precisos

¿Cómo pueden ver estas dimensiones en su vida? Piensen en un ejemplo personal y escríbanlo
en su cuaderno o libreta de apuntes.

en la dimensión activadora: tengo unos horarios de trabajo los cuales no me dejan mucho tiempo
para desplazarme a una universidad y cumplir con los horarios y deberes de esta. entones escuche
de un amigo que estaba estudiando de forma virtual y comencé a preguntar e indagar cuales eran
las mejores opciones para poder acceder a la educación superior en esta modalidad.

En la dimensión directiva: me organicé para poder cumplir con los pagos de los semestres y
básicamente escogí la logística porque tiene un campo laboral mucho mas amplio que lo que
quería estudiar antes (mecánica industrial).

Por otro lado, buscando un mejor ambiente laboral, pues en este ambiente en el que laboro
actualmente tiende a tornarse pesado por los cambios de horario (nocturno- diurno).

En la dimensión persistente: de pronto no he tenido las oportunidades que algunas personas


tienen ni el apoyo que necesite cuando era un adolescente. La verdad me dedique a trabajar y a
ayudar a mi familia, pero siempre he tenido presente la meta de hacer algo más, de estudiar.

Hice una técnica en mantenimiento de maquinaria industrial y empecé a estudiar una tecnología
en electromecánica en el pascual pravo, pero por las mismas circunstancias de dinero y tiempo me
tuve que retirar

Existen dos tipos de metas, las de aprendizaje y las de rendimiento; en las primeras lo
importante es el conocimiento, en las segundas lo importante es el resultado. ¿Con cuáles se
identifican?
Yo me identifico con las del aprendizaje por que hay muchas maneras de obtener resultados y
estas no siempre conllevan a que uno afiance los conocimientos y le saque el provecho a los temas
que estas estudiando

Los estudiantes orientados hacia metas de rendimiento se preocupan fundamentalmente por


demostrar su capacidad, y creen que esta es la causa del éxito y del fracaso. Conciben a la
inteligencia como un aspecto fijo y estable y solo pueden considerar a los problemas difíciles como
un posible fracaso.

Competencia percibida

En la competencia percibida son importantes y motivadoras para el estudiante dos cosas; que
sean claros los objetivos de aprendizaje y la utilidad que tendrá en vida tal aprendizaje. Él debe
saber qué se pretende, cuál es el objetivo o propósito en la realización de tareas académicas y
sentir que ello cubre alguna necesidad

Es relevante para el estudiante que el aprendizaje sea significativo, es decir, saber qué va a
aprender y para qué. Si no hay una utilidad o una necesidad concreta o aplicable en la vida real de
sus conocimientos es difícil que le encuentre una motivación al aprendizaje, a menos que éste sea
algo de su total interés, algo que le guste sin necesidad de la academia

Reacciones afectivo emocionales

Las reacciones afectivo emocionales dependen de la valoración personal y subjetiva que él hace de
sí mismo, son las que van a estar determinando el éxito o fracaso en sus estudios. Las distintas
interpretaciones y valoraciones que realiza una persona de sus resultados académicos determinan
su motivación, que depende también de la relación que tenga con su entorno, de las relaciones
interpersonales y de los espacios adecuados de aprendizaje.

LA AUTONOMIA Y EL AUTOCONOCIMIENTO

AUTINOMIA: ser autónomo es ser consciente de lo que soy y de lo que hago. Saber que esto que
hago es porque me interesa y porque soy consecuente con mi pensamiento y mi acción.

La persona autónoma tiene en cuenta al otro y por ende desarrolla una autonomía moral.
Podemos decir que todos somos autónomos, en la medida que todos y cada uno de nosotros
necesitamos del otro para “ser”.
La autonomía de la voluntad:

La autonomía de la voluntad se convierte en una tarea de la persona que quiere serlo en el sentido
auténtico. Implica asumir la propia responsabilidad en el pensamiento y la acción, por
consiguiente, exige una coherencia entre lo que se piensa y lo que se hace.

La autonomía de la libertad:

implica que el ser humano, a través del proceso educativo, va siendo capaz de desarrollar su
capacidad reflexiva, de tal manera que se libera de sus impulsos y deseos despóticos, para lograr
actuar sobre la base de una ética personal que se proyecte hacia el bien común. Educar en libertad
no es solo formar en la capacidad de hacer cosas por sí solos, sino, por el contrario, preocuparnos
de formar personas capaces de aceptar una convivencia armónica con los demás.

Autonomía de la autoestima:

La autoestima empieza por la autoimagen, la cual, en cierta medida, nos da patrones de cómo nos
ven los demás y cómo nos vemos nosotros mismos. Cuando se tiene una imagen positiva de uno
mismo los procesos de autonomía son más fáciles. En la sociedad moderna es difícil construir una
autoimagen positiva pues la carga de información hacia el amor propio es mancillada, se busca
una masa que actúe igual, tenga las mismas necesidades y por ende consuma los mismos
productos.

Para analizar mejor qué es la autoestima, partamos de la autoimagen, como lo define Mosche
Feldenkrais en su libro Autoconciencia por el movimiento: “Actuamos de acuerdo con nuestra
autoimagen. Esta a su vez gobierna cada uno de nuestros actos, es condicionada en grado variable
por tres factores: herencia, educación y autoeducación. (…) Respondamos en el cuaderno o libreta
de notas: ¿Quién soy yo? Tengamos en cuenta los tres factores mencionados

¿Quién soy?

Teniendo en cuenta los tres factores

Soy una persona calmada educada y trabajadora


Leamos lo que nos dice el autor Ángel Marcel (2007) sobre la autonomía: “A medida que cada uno
trata de mejorarse, puede encontrar en sí mismo varias etapas de desarrollo. Y a medida que
progresa, los recursos necesarios para corregirse más aún se tornan cada vez más sutiles. (p.43)
Respondamos entonces las preguntas: ¿cuáles son las cualidades y capacidades que tengo para
ser un estudiante virtual autónomo?

tengo buen manejo de las plataformas tecnológicas, soy disciplinado y enfocado cuando algo me
gusta, tengo buena comprensión lectora solo que por los años me he vuelto algo perezoso para la
lectura

¿a qué le debo decir si y a qué le debo decir no?

Debo responder estas preguntas desde mi mismo y basado en mis capacidades, no desde el miedo
que pasen los años y me quede como un simple operario

Es decir para responder si o no debo ser un excelente lector de mi mismo y de mi entorno