Está en la página 1de 2

UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO JOSÉ DE CALDAS

FACULTAD DE INGENIERÍA
PROYECTO INDUSTRIAL
CATEDRA DEMOCRACIA Y CIUDADANÍA
PROFESOR EUGENIO GUTIERREZ CELY

¿POR QUE LOS COLOMBIANOS NO CONTROLAN A SU CLASE POLITICA?


Elaborado por: Juan José Cristancho Mora- 20181015031

La abundancia y la intensidad de las relaciones clientelistas y de la financiación de terceros con el


ánimo de obtener prerrogativas por fuera de la ley, podrían parecer que la democracia colombiana
solo sea una ilusión. Sin embargo, las elecciones distan de ser cerradas, y que existe una
competencia “real” e intensa para ciertos habitantes del país, eso sin quitar que algunos candidatos
puedan encontrarse en desventaja por su escasos recursos, por su pobre acceso a medios por no
disponer de clientelas que les garanticen votos.

Por otro lado, Gustavo Duncan, politólogo y autor del libro “democracia feroz”, dice que el
problema de Colombia no radica en la ausencia de una sociedad civil, en donde existan
organizaciones independientes que medien el estado y la sociedad, y de tener una prensa libre. Ya
que las ONG han sido principales denunciadoras de las irregularidades que se visualizan en
miembros de la fuerza pública y de políticos violando los derechos humanos. Y por otro lado la
prensa, aunque con ciertas amenazas, ha tenido un grado de libertad bastante amplio, aunque con
una independencia bastante baja ya que dependen de lo que les digan los propietarios de sus
medios.

Y es que cualquier democracia se puede ver afectada situada en un ámbito de soborno, de


apropiación de dineros públicos, llena de clientelismo en donde haya compra de votos, fraudes
electorales y la presencia de organizaciones criminales en ella, en boca de Gustavo Duncan, “sea en
Colombia o en cualquier parte del mundo, incluso en Europa occidental y Estados Unidos”. El
problema es que aquí en Colombia la clase política comete toda una serie de comportamientos
intolerables, que son visibles para la sociedad pero los cuales no conducen a un retiro de la vida
política.

Pero entonces, ¿Por qué para la sociedad Colombiana es tan difícil controlar a su clase política,
porque los políticos pueden ocasionar tantas irregularidades a la sociedad y esta no espera sino
hasta que la misma justicia identifique estas irregularidades y falle en su contra, porque si existe
prensa libre y sufragio autónomo, nos siguen gobernando las mismas familias politicas?, pues bien
la debilidad de esta sociedad es que existe una corrupción generalizada, y de tener el grandísimo
error de creer que toda la sociedad tiene como prioridad que el comportamiento de sus dirigentes
se adecue a las instituciones formales de la democracia. Para algunos sectores, como los
involucrados en las actividades económicas que trasgreden la normativa, existe solo un propósito
“Que la clase política proteja sus fuentes de ingreso de la intervención del estado”, habiendo un
favor compartido, estas organizaciones pasan por alto el desempeño de la clase política, si esta
garantiza que las fuentes de ingreso de las organizaciones no se a ver afectada. Y esto es lo que pasa
en Colombia, y la primera respuesta a la pregunta, ya que la mayor parte de estas organizaciones
esta vinculadas a hechos de corrupción, y al ser mayoría pues el resto de la sociedad es insignificante
para ejercer un control eficaz sobre su clase política.

Por otro lado entran otras variantes, por ejemplo con el hecho de que Colombia sea parte de uno
de los países en donde más desconfianza interpersonal existe en el mundo, o de que al año 2013
existiera una abstención electoral de casi el 60%. Entonces, con este nivel tan alto de desconfianza,
la clase política de este país solo la deciden unos pocos, y si esos pocos están untados de corrupción,
le estamos dando pie para que los mismos políticos nos dirijan año tras año, y que sigan haciendo
sus mismas barbaridades.

Para finalizar, en conclusión, la población colombiana en su idiosincrasia ha perpetuado la creencia


de que todo lo que les rodea no les beneficia, generando barreras invisibles que deterioran las
relaciones con sus semejantes y sus grupos dirigentes, generando apatía en las decisiones y
permitiendo que una minoría determine el curso del país. Es importante incentivar la crítica analítica
y constructiva que permita el desarrollo de los procesos gubernamentales apoyados siempre en el
pueblo, y en sus necesidades. Ya que no hay democracia sin participación del pueblo, y en las manos
de él, y sobre todo de la juventud está el futuro de cualquier nación.