Está en la página 1de 135

José Angel Posada Jeanjacques

604 - Pos - L

Posada Jeanjacques, José Ángel


La revelación de las huellas dérmicas. / José Ángel Posada
Jeanjacques. La Habana : Ediciones Centinela, 2018. – ISBN
978-959-7243-60-1. 135 pág.

1. Posada Jeanjacques, José Ángel


2. Huellas Dérmicas
3. Investigación Forense
4. Dermatoscopía

Edición: Departamento de Ciencia y Tecnología

ISBN 978-959-7243-60-1

Primera Edición, 2018

Obra editada por:

Ayestarán Nro. 343, entre General Aguirre y 20 de Mayo,


Municipio Cerro, La Habana, Cuba

cytmin@mail.mn.co.cu
ana@minnd2.nodo.das
“La sociedad mantiene
irremisiblemente fuera de ella a
dos clases de hombres, a los que
la atacan y a los que la cuidan”

Víctor Hugo1

1
Hugo, V.: “Los Miserables”.
“¿Mujer o ciencia?”
A ti,
a la que sólo por existir me lo
das todo,
por eso no sólo te doy, si no me
entrego,
porque quiero me acompañes
siempre
y me des tus frutos,
por ti soy, por ti vivo…
darte tributo es el sentido de
mi vida.

El Autor
Índice

Introducción 1
I. La Dermatoscopía Criminalística 3
I.1. ¿Qué es la Dermatoscopía Criminalística? 5
I.2. Función biométrica de la Dermatoscopía 11
II. La piel humana como objeto productor de huellas 16
de interés criminalístico 16
II.1. La piel humana 19
II.2. Los dibujos de la dermis humana
II.3. Los poros de la piel humana y su función sudorípara 26
II.4. Otros “accidentes” de la piel 28
III. El mecanismo de formación de diferentes
categorías de huellas dérmicas 32
III.1. Clasificaciones útiles para la comprensión del mecanismo
de formación de las huellas dérmicas 32
III.2. Mecanismo de formación de las huellas dérmicas 33
III.3. El factor de contacto mutuo o mecanismo de Locard
durante la formación de huellas dérmicas 36
III.4. Los métodos anti criminalísticos que puede enfrentar la
Dermatoscopía 40
IV. Técnicas de revelado de huellas dérmicas 48
IV.1. Métodos de búsqueda y revelado de huellas dérmicas 48
IV.2. Técnicas de revelado de huellas dérmicas con agentes
físicos 50
IV.3. Algunas técnicas de revelado de huellas dérmicas con
agentes químicos 58
V. La extracción y conservación de huellas
dérmicas 74
V.1. La ocupación de objetos portadores de huellas dérmicas 75
V.2. La extracción de huellas dermatoscópicas con el empleo de
placas dermopapiloscópicas o cinta adhesiva 77
V.3. La extracción de huellas dermatoscópicas con métodos
fotográficos 78
V.3.1. La extracción de huellas dermatoscópicas con
métodos fotográficos “convencionales” 79
V.3.2. La extracción de huellas dermatoscópicas con
métodos fotográficos digitales y el tratamiento de las
imágenes de las huellas para facilitar su estudio 84
V.4. La conservación de las huellas dérmicas 85
V.5. Inicio y comportamiento de la cadena de guarda y custodia
de las huellas dérmicas 86
VI. La obtención de muestras para la identificación
comparativa de huellas dérmicas 91
VI.1. La Necrodactilia 97
VII. El impacto informativo y probatorio de las huellas
dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio 102
VII.1. El impacto informativo de las huellas dérmicas 105
VII.2. El impacto probatorio de las huellas dérmicas 119
Bibliografía 125
La Revelación de huellas dérmicas 3
Cap. I: La Dermatoscopía Criminalística

I. La Dermatoscopía Criminalística
La Dermatoscopía Criminalística se encarga del estudio con fines identificativos, de las
huellas de toda la cubierta del cuerpo humano, sin embargo fueron los complicados
dibujos que se ubican en las yemas o pulpejos de los dedos, los primeros que llamaron
la atención de los seres humanos y en consecuencia los primeros empleados con fines
criminalísticos.

La Dactiloscopia1 fue uno de los primeros campos de investigación criminalística, según


Tirigall, referencias muy antiguas, como por ejemplo la de los dibujos decorativos que
en la Edad de Piedra, el Hombre de Aurignac2 solía reproducir partiendo del patrón de
sus dibujos papilares o algo más tarde las encontradas en los muros de la ciudad de Ur3
(Caldea) y otras más recientes, a las que hemos hecho alusión en trabajos anteriores4,
señalan la motivación que causaban las impresiones digitales desde la prehistoria.

Sabemos también, que en el siglo primero de la era cristiana, un abogado romano


llamado Quintiliano5, defendió a un joven ciego acusado de haber matado a su padre,
en el Lugar del Suceso se habían encontrado huellas sanguinolentas de palmas de
manos sobre las paredes, que según se creía, habían sido producidas por el ciego
después del homicidio. El defensor trataba de demostrar que la verdadera homicida
había sido la madrastra del acusado y que ésta había producido aquellas impresiones
en la pared, para arrojar la sospecha sobre su hijastro ciego. Los lictores o magistrados
romanos deben haber estado muy cerca de descubrir el empleo de las huellas palmares
en calidad de pruebas, para diagnosticar el mecanismo del hecho e identificar al
homicida, pero no se intentó identificarlas y no se puede deducir de los datos históricos
conservados, si el argumento absolutorio de Quintiliano, sustentado en las huellas
hemáticas quiroscópicas, fue tenido en cuenta durante la conformación de la verdad
judicial y el veredicto.

1
El término fue propuesto por Henry Faulds (N. del A.).
2
Hombre del Paleolítico, cuyos restos fueron encontrados en una cueva francesa ubicada en Aurignac (cerca de la
frontera española) y cuyas características han servido para identificar a una cultura primitiva que comenzó en el año
30.000 a. n. e. y alcanzó su máximo esplendor entre 14 000 y 13 000 a. n. e., en las cuevas donde habitó se han
descubierto pinturas rupestres, caracterizadas por poseer contornos marcados con negro para destacar la imagen y el
empleo de polvos de colores para resaltar los efectos cromáticos (N. del A.).
3
Ur, antigua ciudad de Mesopotamia, situada aproximadamente entre la actual ciudad de Bagdad (Irak) y el extremo
del golfo Pérsico, al sur del curso bajo del río Éufrates, en el borde del desierto de al-Hajarah. El yacimiento
arqueológico de Ur se encuentra actualmente en Tell al-Muqayyar (Irak) (N. del A.).
4
Las pinturas rupestres que reflejan complejos verticilos, presillas y arcos, detectados en 1892 sobre las escalas
pétreas que rodean al lago Kejimkujik en Canadá, el “Libro de Job” donde se dice, “In manum hominium signat”
(el sello de dios en las manos de los hombres en latín) y en el Éxodo: “y puso un sello sobre su mano para memoria
ante sus ojos”, en clara alusión, a nuestro juicio, a los dibujos que conforman las crestas papilares (N. del A.).
5
Quintiliano, cuyo nombre completo es Marcus Fabius Quintilianus (35-95 n. e.), fue un retórico romano que
nació en Calagurris (ahora Calahorra) en Hispania. Estudió en Roma donde primero ejerció de abogado, pero se le
conoce por haber sido profesor de Retórica. Se le nombró profesor oficial de la materia, con sueldo procedente de los
fondos públicos. Uno de sus alumnos fue el orador romano Plinio el Joven. Tras ejercer durante veinte años como
abogado y profesor, se retiró para dedicarse a escribir. Se le atribuye también un importante aporte a la lógica de la
investigación criminal y al desarrollo de las versiones investigativas, su exámetro técnico o siete llaves de oro de la
Criminalística (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 4
Cap. I: La Dermatoscopía Criminalística

Y además, que el interés de encontrar un uso práctico a este conocimiento, no se


circunscribió solamente a la esfera penal del Derecho, ya que según Bridges, en el año
650 a. n. e., las leyes de Yung Hwui establecían, que el marido divorciado debía
entregar a su cónyuge un documento de su puño y letra, que acreditara tal situación, y
en el caso de ser analfabeto, debía colocar la impresión de su dedo1. Algo que también
las leyes de Tahio establecieron con carácter oficial en el año 702 a. n. e.

Más de 1000 años después de la primera identificación de una huella papilar2, la


Dactiloscopia sigue siendo una disciplina técnico criminalística de una eficacia
excepcional, que se resiste al embate de las nuevas tecnologías de investigación
criminalística, pero cuyos procedimientos de búsqueda, revelado, extracción y
conservación de huellas; su análisis, comparación y la toma de decisiones a partir de
los resultados de su investigación, así como la valoración procesal que de esas
decisiones o conclusiones periciales hace el tribunal, son aún objeto de numerosos
debates entre los especialistas.

La práctica investigativa en muchos países, así como la sucesión de eventos científicos


internacionales en los que se reúnen los mejores criminalistas dactiloscopólogos del
mundo, no han permitido hasta ahora establecer una metodología única y universal, que
recomiende definitivamente los métodos, procedimientos o técnicas idóneos para
extraer las mejores huellas dérmicas del Lugar del Suceso.

¿A partir de qué elementos y según qué proceso se puede establecer con certidumbre
la existencia de una huella dérmica latente en determinado lugar?, ¿Cómo debe ser
tratada para ser percibida con nitidez, para que sea apreciada y valorada
adecuadamente por cada uno de los sujetos participantes en el proceso penal?

¿Qué es en definitiva la Dermatoscopía Criminalística?, ¿Cómo es el objeto productor


de las huellas dérmicas?, ¿Cuáles sus mecanismos de formación? y ¿Cómo podemos
acceder a este tipo de huellas?

Sobre estos temas trataremos a lo largo de los próximos capítulos, epígrafes y


subepígrafes.

I.1. ¿Qué es la Dermatoscopía Criminalística?

1
Bridges, D. C.: “Practical Finger- Print”. Funk and Wagnalls Co. New York and London. 1942. (en idioma inglés).
Esta traducción, así como las posteriores que aparecerán a lo largo del trabajo, tanto del inglés como del ruso, son del
autor.
2
Según el propio Bridges, Kia Kung-yent, historiador chino de la dinastía Tang, en sus manuscritos del año 650 n.
e., hizo mención a la identificación mediante las impresiones dactilares, en un comentario sobre un antiguo método
de elaboración de documentos legales (N. del A.). En su apunte se lee lo siguiente: “Placas de madera eran escritas
con los términos del contrato y eran cortadas pequeñas muescas en sus lados y en iguales sitios para que las
placas pudieran ser más tarde emparejadas y con la igualdad de las muescas se probaba si eran genuinas”. El
significado de las muescas era el mismo de la identificación mediante las impresiones dactilares (hua-chi) de la
actualidad. Bridges Op. Cit.
La Revelación de huellas dérmicas 5
Cap. I: La Dermatoscopía Criminalística

La Dermatoscopía (Criminalística1), es la disciplina de la Técnica Criminalística, que se


encarga de la investigación, con fines identificativos, de las huellas producidas por
diferentes sectores de la piel humana, durante la comisión de hechos delictivos.

La primera definición de esta disciplina se le adjudica al también considerado “Padre de


la clasificación dactiloscópica”, Juan Vucetich Kavasevich2: “Es la ciencia que se
propone la identificación de la persona físicamente considerada por medio de la
impresión o reproducción física de los dibujos formados por las crestas papilares
en las yemas de los dedos de las manos”3, mientras que su discípulo, el Dr. Luis
Reyna Almandos, la definió diciendo que: "La Dactiloscopia es la ciencia que trata
de la identificación de la persona humana por medio de las impresiones digitales
de los diez dedos de las manos”4, agregando también que es además, "la única
rama del derecho que descansa en un fundamento matemático”5. He aquí dos
definiciones clásicas de la Dactiloscopia; disciplina cuya base es fisiológica y su fin es
evidentemente jurídico y social.

Pero no son sólo estas las definiciones


propuestas por criminalistas iberoamericanos,
para una disciplina que inicialmente se encargó
de la peritación de las huellas de los dedos, y que
posteriormente se extendió a las provocadas por
toda la “cubierta” dérmica del cuerpo humano.

El Diccionario de la Lengua Española define la


palabra dactiloscopía diciendo que: "es el Fig. 1: Huellas dactilares simultaneas
reveladas con agentes físicos
estudio de las impresiones digitales, utilizadas fluorescentes sobre un frasco plástico.
para la identificación de las personas", el Dr.

1
Y resulta imprescindible para identificarla el empleo de este apellido, ya que como Dermatoscopía las ciencias
médicas identifican a una disciplina que ha abierto nuevas posibilidades de investigación y tratamiento no invasivo a
formaciones patológicas en la piel, que brinda la posibilidad de elevar la precisión del diagnóstico temprano de los
melanomas (cuando aun no ha ocurrido la metástasis) (N. del A.). Ver: “Дерматоскопия”.
http://www.kostyuk.ru/job/melanoma.html (en idioma ruso)
2
El 18 de julio de 1891, Juan Vucetich Kavacevich, oriundo de Croacia y naturalizado en Argentina, fue ascendido
a Jefe de Policía de la Plata y recibió la recomendación de implantar en esa provincia el método de Bertillon para
identificar a los delincuentes, para lo cual se le entregaron algunos materiales bibliográficos y como algo curioso, la
"Revue Scientífique" del 2.5.1891, que alguien dejara olvidada en la oficina del Capitán de la Armada Argentina
Guillermo Núñez, donde se describían los intentos que cierto Galton hacía, para clasificar los dibujos de los dedos;
esto despertó en Vucetich tal interés, que para el 1.9.1892, ya había concluido ..."los principios básicos para una
clasificación y registro práctico de huellas dactilares"... o la Icnofalangometría (como el mismo la denominó) , los
estudios alrededor de esta clasificación en junio de 1892, le permitió el esclarecimiento de un doble infanticidio en la
localidad de Necochea (N. del A.).
3
Milanta, A.: “Historia de Juan Vucetich”. Fundación Juan Vucetich.
4
Almandós citado en el “Manual y Estudio básico de Dactiloscopía”. http: //www. criminalistaenred.com.ar
5
Ibidem. Y se refiere fundamentalmente a sus elementos de perennidad, inmutabilidad y diversidad (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 6
Cap. I: La Dermatoscopía Criminalística

Oloriz Aguilera1 considera que: "es el examen de los dibujos papilares visibles de
las yemas de los dedos de las manos con objeto de reconocer a las personas" 2, el
Diccionario Terminológico de Ciencias Médicas del Dr. Cardenal señala, que:
“dactiloscopía es el examen de las huellas e impresiones digitales para la
identificación de las personas”3, mientras que el Dr. Sislán Rodríguez agrega que
es "la ciencia que garantiza y fija la personalidad humana"4.

Sin embargo es bueno señalar, que si bien Vucetich designó como lcnofalangometrial
al estudio de las impresiones digitales, fue Francisco Latzina, el que estimando que
con una palabra más corta, y también de origen griego 5, como en el resto de las
disciplinas del conocimiento humano, se podía nombrar a esta novísima ciencia,
proponiendo el uso de la palabra Dactiloscopía, a partir de los vocablos daktilos: dedo
y skopein: examinar, término que ha continuado utilizándose para identificarla6.

La Dactiloscopía se entronizó en la Técnica


Criminalística durante el imperio del Sistema
Identificativo Antropométrico de Bertillón (1853-
1915), sobre el que ya se comenzaban a referirse
inconvenientes como:

1. Que sólo era aplicable a los delincuentes


que han alcanzado su completo
desarrollo anatómico y que éste no
termina a los 20 años de edad como
había sugerido Bertillón, si no a los 25.
Fig. 2: Fragmento de huella 2. Que no era concluyente cuando se
quiroscópica revelada con un agente requería fichar o identificar a los
físico (negro de humo), sobre un papel
blanco. “menores delincuentes precoces”.
3. Que las medidas empleadas, sobre todo
la estatura, se modifican con la vejez.
4. Que una vez identificado el sujeto, ello no significaba una prueba definitiva y
terminante.

1
Federico Olóriz Aguilera (1855-1912) médico e investigador español que desarrolló sus investigaciones sobre
anatomía, antropología y el tratamiento del cólera, fue uno de los precursores de la Dactiloscopia en España (N. del
A.).
2
Olóriz Aguilera citado en “Criminología: Dactiloscopía”. http://www.monografias,com
3
Cardenal citado en “Manual y Estudio básico de Dactiloscopía”. http://www.criminalistaenred.com.ar
4
Sislán Rodríguez citado en “Dactiloscopía”. http://www.latinoseguridad.com
5
Como es usual identificar a las diferentes disciplinas del conocimiento humano (N. del A.).
6
De esta, con el transcurso de los años, además derivaron los vocablos que definen la especialización de los peritos
que hacen de las huellas dactiloscópica su objeto de trabajo: Dactilógrafo: Individuo que posee preparación
elemental para la toma de impresiones dactiloscópicas, Dactiloscopista: Es el especialista en la toma de las
impresiones, interpretación, clasificación y búsqueda de dactilogramas en los archivos, término que bien se aviene a
la identificación de los que en las unidades de Identificación y Registro se dedican a esta actividad y
Dactiloscopólogos: Son los que además de lo anterior y de estudiar lo concerniente a la búsqueda, revelación,
extracción, conservación e investigación identificativa de las huellas, se interesan en el estudio de la Dactiloscopia
con fines analíticos anato morfológicos, para explicar los fenómenos hereditarios, problemas de la paternidad,
relaciones morfológicas entre el hombre y los animales, etc. (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 7
Cap. I: La Dermatoscopía Criminalística

5. Que más bien era un método de descarte y no de identificación.


6. No podía aplicarse a las mujeres por varias razones.
7. Que exige de un instrumental costoso y de personal muy especializado.
8. No puede aplicarse contra la voluntad del detenido.
9. No es aplicable tampoco a la identificación de los cadáveres.
10. Ni a los sujetos no sometidos a la acción penal por su carácter vejatorio.
11. Resultaba muy complicado y requería mucho tiempo para cada identificación.

No obstante, necesitó para imponerse y desplazarlo


parcialmente 100 años1, sin embargo, a lo largo de esa
“pugna”, no sólo demostró su valía, si no que extendió
también su objeto de trabajo; inicialmente dio luz a la
Quiroscopía2, ya que muchas veces las huellas de los
dedos se “acompañaban” de las de las palmas de las
manos, las que poco a poco también fueron revelando un
conjunto de elementos útiles para la identificación (pliegues
de la piel, callos de las
palmas de la mano, etc.),
aunque todavía se resisten
a la necesaria
sistematización que
permitiría su eficaz empleo
Fig. 3: Impresión
podoscópica obtenida con
en registros
tinta dactilográfica sobre automatizados.
una hoja de papel.
Posteriormente, las
potencialidades identificativas de la Dactiloscopía se
extrapolaron a las huellas de los pies descalzos, que
muchas veces aparecían en el entarimado de las Fig. 4: Imagen ampliada de las
habitaciones donde se cometían “delitos de sangre”, crestas del núcleo de un
así se entronizó la Podoscopía3 o Pelmatoscopía. verticilo, donde se aprecian la
distribución y morfología de los
poros.
Algo más tarde, en 1913, Locard4 prestó atención a
las características de los poros distribuidos a lo largo de las crestas papilares,

1
Inglaterra por ejemplo (uno de los primeros países donde se aceptó la Dactiloscopía), tuvo que esperar hasta el año
1900, cuando Lord Belper recomendó la supresión del bertillonaje y la instalación del sistema de Henry. Thorwald,
H.: “El Siglo de la investigación Criminal”. Edición Revolucionaria. La Habana. 1966. Pp. 84. A partir de ese
momento se inició un desplazamiento paulatino, que se inició en Europa y duró unos seis años, y se extendió a lo
largo del mundo hasta los años 20 del pasado siglo, para dejar de la Antropometría sólo contados elementos que aun
permanecen en nuestros documentos de identidad. No obstante en Francia, Lepine no se decidió a sustituir la
leyenda nacional del bertillonaje, hasta después del fallecimiento de su creador (N. del A.).
2
Quiroscopía, rama de la Dermatoscopía que estudia los dibujos papilares de la cara anterior de la mano, con el
objetivo de identificar a las personas (N. del A.).
3
Podoscopía, rama de la Dermatoscopía que estudia los dibujos papilares de la cara anterior del pie, con el objetivo
de identificar a las personas (N. del A.).
4
Edmond Locard nació en Francia (1877-1966). Es uno de los pioneros de la Ciencia Criminalística. Doctor en
Medicina y Licenciado en Derecho. Trabajó como ayudante de otro pionero de la Criminalística, Alexander
La Revelación de huellas dérmicas 8
Cap. I: La Dermatoscopía Criminalística

confiriéndoles valor identificativo, con lo que


nació la Poroscopía como subdisciplina de la
Dermatoscopía Criminalística, a la que
finalmente se le sumaron, la Queiloscopía,
capaz de identificar a las personas por las
huellas de los labios y la Edgeoscopía, que es
mucho más abarcadora, facilita la
identificación, a partir de las características de
órganos o partes específicas del cuerpo
humano.
Fig. 5: Huella queiloscópica de unos labios
Evidentemente el término Dactiloscopía ya no sobre una hoja de papel.
reflejaba la totalidad del campo de acción de
esta pujante disciplina, entonces se propuso denominarla Dermatoscopía (reflejo de la
piel según la traducción del griego antiguo), Dermopapiloscopía como prefirió llamarla
nuestro Don Fernando Ortiz1 o Lofoscopía2 como es dado llamarla en España y
algunos países iberoamericanos.

Vale destacar, y muy especialmente para los que aun consideran al Derecho
Anglosajón3 y no únicamente a sus elementos técnico criminalísticos, como fuente de
nuestra Escuela Cubana de Criminalística, que pese a los resultados universalmente
aceptados de esta disciplina y a que en 1928 una sentencia del Tribunal Superior del
estado de Vermont había hecho jurisprudencia al respecto4, la doctrina jurídica

Lacassagne y fue un estudioso de Alphonse Bertillon. Fundó en 1910 y se desempeñó además como director del
Gabinete de Identificación de la Policía de Lyón y fue uno de los principales pioneros de la Investigación Policial
con técnicas científicas. Escribió tratados de Criminalística y Poroscopía. Es autor de “Traité de Criminalistique” en
siete tomos, una verdadera referencia teórica e histórica del desarrollo de la Criminalística, en el que afirmaba que
“escribir la historia de la identificación es escribir la historia de la Criminalística” (N. del A.).
1
Fernando Ortiz y Fernández (1881-1969), erudito cubano que incursionó en el campo de conocimientos como:
Antropología, Etnografía, Psicología, Folclor, Historia, Política, Sociología, Arqueología y Lexicología. Estudió las
posibilidades de aplicación de la Tira Dactilográfica de Steegers, publicó un trabajo titulado "Identificación
Dactiloscópica” y es considerado por su labor práctica y teórica, el “Padre de la Criminalística Cubana” (N. del A.).
2
Aunque la Lofoscopía se refiere particularmente al estudio del reflejo de las crestas papilares, no puede abarcar
todo el contenido de la Dermatoscopía, pues sólo la Dactiloscopía, la Quiroscopía y la Podoscopía (y hasta cierto
punto la Poroscopía) están concebidas para el estudio de las huellas producidas por las referidas crestas (N. del A.).
3
El derecho anglosajón se originó en las costumbres arraigadas en Inglaterra al inicio de la edad media y en las de
los normandos que la conquistaron en 1066. También se le conoce como Common Law o Derecho Consuetudinario,
término usado para referirse al grupo de normas y reglas de carácter jurídico no escritas, pero sancionadas por la
costumbre o la jurisprudencia, que son fundamento ineludible del Derecho de los países anglosajones. El nombre se
deriva de la concepción del Derecho medieval inglés que, al ser administrado por los tribunales del reino, reflejaba
las costumbres comunes en él imperantes o vigentes. Este sistema legal rige en Inglaterra y en todos los países que
fueron colonias británicas (excepto en el estado norteamericano de Luisiana), pero además debe destacarse que ha
ejercido notable influencia en el desarrollo jurídico de otros muchos países, tanto en teoría como en terminología.
El principio en el que se basa, dicta que los casos se deben resolver tomando como referencia las sentencias
judiciales previas, en vez de someterse en exclusivo a las leyes escritas realizadas por los cuerpos legislativos (de ahí
la afirmación de Wendell Holmes en 1881 de que “…la vida del common law no ha sido lógica, si no que es
experimental”. Este principio es el que distingue el common law del sistema de Derecho continental europeo y de
los imperantes en el resto de los países del mundo (N. del A.).
4
Contra el argumento del abogado defensor, acerca de que no estaba demostrado con suficientes argumentos
científicos que las características particulares de una huella dérmica identificaran individualmente a un sujeto, el juez
La Revelación de huellas dérmicas 9
Cap. I: La Dermatoscopía Criminalística

norteamericana no consideró ciencia a


la Dactiloscopía hasta 1993, cuando en
el caso civil Daubert vs. la Compañía
Farmacéutica Merrel, se desafió a la
Fig. 6: Huella Dactiloscopia en la corte1, e incluso se
edgeoscópica pidió fueran desestimados los
del pabellón de dictámenes periciales presentados a la
una oreja misma, porque a decir de los abogados
revelada con un de la defensa, no se fundaban en
agente físico materia científica alguna, si no en arte
(polvo de empírico de aceptación general en los
aluminio) sobre
tribunales norteamericanos sólo desde
el cristal de una
1973 y que para su discusión en la
ventana.
corte, tendría aun que demostrar su
condición de “evidencia científica”2.

Y pese a que se hizo jurisprudencia3 al


respecto, debemos agregar como algo
mucho más sorprendente aun, que seis
años después, en 1999, los abogados de Byron Mitchell, acusado de robo, denegaron
que los fragmentos dactilares simultáneos encontrados en el tubo de escape de un
auto, coincidieran con las impresiones de su cliente y mediante una "Audiencia
Daubert"4, lograron que el juez sentenciara que no se conocía el error estadístico de las

sentenció que: “Tal demostración no es necesaria. Ello es un axioma, uno de esos postulados que no requieren
demostración”. Similar sentencia redactó en 1930 un juez del Tribunal de Apelaciones de Oklahoma y en 1941un
Juez del Tribunal de Apelaciones de Texas fue incluso más explícito cuando señaló: "No es el acusador quien debe
demostrar que no existen dos impresiones digitales idénticas, si no el que pone en duda esta realidad, es él quien
debe demostrar sus posiciones”. “Дактилоскопия: Есть Сомнения”. http://www.nauka.relis.ru/rubriki.htm (en
idioma ruso)
1
Daubert vs. Merrell Dow Pharmaceuticals [1993] 509 U.S. 579 (en idioma inglés)
2
Ballestero, D.: “Dactiloscopía Arte o Ciencia?”. http://www.ith.com.ve y da Luz Figini, A. R.: “A identificação
humana através das impressões digitais: os 12 pontos característicos e a formulação probabilística de Edmund
Locard”. Departamento de Criminalística, IGP, SJS/RS (en idioma portugués).
3
Y en el derecho anglosajón, el precedente que establece la jurisprudencia es ley (N. del A.).
4
A partir del precedente sentado en el caso Daubert vs. la Compañía Farmacéutica Merrel Dow en 1993, en las
cortes norteamericanas se instituyó la “Audiencia Daubert”, en ella es el juez quien examina si hay base real o no
para conferirle una pretensión científica a determinada investigación pericial o dictamen, a partir del estudio de una
evidencia física, como diría un jurista norteamericano. Para ello el juez analiza cinco elementos que deben exhibir las
evidencias:
1. La teoría y la técnica empleadas en su investigación deben ser verificables.
2. Estas evidencias se han sometido con anterioridad al análisis crítico de otros peritos de igual especialidad y
similar categoría científica o han sido publicadas
3. Se dispone de normas que controlen el uso de la técnica
4. Dicha técnica es generalmente aceptada por la mayoría de la comunidad científica
5. Se conoce el error estadístico de los resultados alcanzados (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 10
Cap. I: La Dermatoscopía Criminalística

coincidencias establecidas entre un fragmento de huella dactilar y una impresión, con lo


que se obvió dicha evidencia del proceso1.

Esta problemática en las cortes norteamericanas, se ha agudizado durante los últimos


años (2000-2004), dando lugar a un gran número de especulaciones y también de
diferentes percepciones científicas2, todo ello a partir de dos sucesos importantes: el
primero, la publicación de los resultados de una investigación estadística encargada por
el Departa-
mento de
Justicia de
los EEUU
al FBI y a
la empresa
Lockheed
Martin, en
la que se
establece
la tasa de
error de las
identifi-
caciones
dáctilos-
cópicas3 y
el
segundo,
el fabuloso
e inexplica-
ble error
cometido
por peritos
dactilosco-
pólogos
Fig. 7: Imágenes de los resultados de los atentados terroristas perpetrados en Madrid el
del FBI, en
11.03.04.
relación al

1
United States vs. Byron Mitchell US District Court for the Eastern District of Pennsylvania [1999] Criminal No.
96-00407 y United States vs. Byron Mitchell Court of Appeals for the Third Circuit [2004] No. 02-2859 (April 29,
2004) (ambos en idioma ingles)
2
El profesor de criminología de la Universidad de California Simon Cole, por ejemplo, afirma que tales errores no
sólo existen, si no que también son muy elevados, según sus cálculos los peritajes de dactiloscopia realizados en los
EEUU desde 1983 mostraron un error agregado del 0,8 % (aunque otros autores afirman que este error llega hasta el
4 %. “How far should fingerprints be trusted?”. http://www.newscientist.com/article.ns?id=mg18725174.500), pero
este error multiplicado por el gran número de casos, que los laboratorios criminalistas de los Estados Unidos
procesaron en 2002, hace sospechar que sólo en ese año ya podría haber hasta 1900 falsas identificaciones dactilares.
Cole, S. citado en “Estudio de fallos en el análisis de huellas dactilares desmitifica la inefabilidad del sistema”.
http://www.solociencia.com y “Дактилоскопия: Есть Сомнения”. http://www.nauka.relis.ru/rubriki.htm (en idioma
ruso)
3
Baudino, M. L. y otros: “Huellas dactilares”. http://www.dialogica.com.ar/medline/archives/masi.doc
La Revelación de huellas dérmicas 11
Cap. I: La Dermatoscopía Criminalística

atentado terrorista perpetrado en Madrid el 11.3.04, cuando le adjudicaron la identidad


de una huella dérmica a un abogado de origen árabe residente en los EEUU, Brandon
Mayfield, mientras que criminalistas españoles, con la misma huella, identificaron
posteriormente a un segundo sujeto radicado en España, Ouhnane Daoud, que
resultara en definitiva uno de los autores del hecho1.

Acerca del “valor” de las huellas dérmicas, visto a través del prisma de la Escuela
Cubana de Criminalística, trataremos en el capítulo correspondiente al impacto
informativo, identificativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar
del Suceso y en condiciones de laboratorio.

La Dermatoscopía Criminalística contemporánea, que ha logrado ganarse un lugar


preponderante en la investigación de delitos y la identificación de sus comisores2, se
compone de las siguientes especialidades:
 Dactiloscopía
 Quiroscopía
 Podoscopía
 Poroscopía
 Queiloscopía
 Edgeoscopía

Y su objeto de estudio lo constituyen:


 El dominio de los fundamentos científicos del mecanismo de formación de las
huellas dérmicas sobre superficies diversas,
 Los elementos cualitativos inherentes a las huellas producidas por la piel
humana,
 El desarrollo de tecnologías para el descubrimiento, revelado, extracción y
conservación de las huellas dérmicas,
 La elaboración de herramientas y metodologías de trabajo, que faciliten la
identificación comparativa de los sujetos formadores de huellas dérmicas,
 La profundización en el conocimiento y la experiencia necesarios, para la emisión
de diagnósticos criminalísticos a partir de estas huellas en el Lugar del Suceso o
sobre objetos huello portadores concretos.

1
“A Review of the FBI´s Handling of the Brandon Mayfield Case. Unclassified and Redacted” de la oficina del
Inspector General del Departamento de Justicia de los EEUU. Marzo del 2006 (en idioma inglés).
2
Muchos autores señalan que alrededor del 50 % de los comisores de delitos en todo el mundo se identifican
mediante la Dactiloscopía. El Académico Dr. Andrés Ávila por ejemplo, afirmó que: "Las huellas digitales tienen
una incidencia actual de casi el 50 por ciento en lo que son los medios de identificación, es un método legalmente
válido y ha mostrado ser el más preciso, por lo tanto, vamos a buscar nuevas estrategias que hagan el
procedimiento de extraer información de las huellas y procesarlas de manera más rápida y segura". Andrés Ávila
citado en “Estudian tecnología de huellas dactilares”. http://www.elmundo.com/prontus4_noticias/index.html
La Revelación de huellas dérmicas 12
Cap. I: La Dermatoscopía Criminalística

 El desarrollo de identificaciones técnico profilácticas y de otras encaminadas al


desarrollo de superficies facilitadoras de la producción de huellas dérmicas para
su implementación en diferentes objetos o locales especiales.

I.2. Función biométrica de la Dermatoscopía.

La Biometría es la ciencia
encargada del estudio de métodos
para la identificación humana, a
partir de elementos
intrínsecamente físicos o de
conductas. Deriva de las palabras
griegas bios y metron, que se
traducen como vida y medida.

En el ámbito de la tecnología de la
Fig. 8 y 9: Diferencias perceptibles entre las retinas de dos
informatización1, el término
gemelos univitelinos o monocigóticos. identificación biométrica se
emplea para referirse a aquellas
tecnologías informáticas, que
hacen uso de las
características físicas o de
comportamiento humano, con
el propósito de autenticar e
identificar a una persona. Como
ejemplos de características
físicas podemos citar las
huellas digitales, el iris2, la
retina, la geometría de la mano,
las características faciales, etc.
La firma, el andar de una Fig. 10: Proceso de obtención de las características del
persona o su dinámica de tramado de las venas de la mano mediante tecnología “palm
vein” (captura de la imagen a través del reflejo de rayos
tecleo3, son ejemplos de
infrarrojos emitidos).

1
Precisamente los orígenes de la Biometría están estrechamente ligados al rápido desarrollo de las comunicaciones,
la creciente necesidad de desplazarse e interactuar con diferentes medios en la vida cotidiana y profesional, y el
definitivo impulso que han recibido las redes de intercambio de información que se han entronizado en el habitad
humano en los últimos años; todo lo cual ha dictado la necesidad de medios fiables para identificar a cualquier
persona que pretenda el acceso a cualquiera de las oportunidades señaladas (N. del A.).
2
Los sistemas biométricos de identificación que funcionan sobre la base de las características del iris del ojo, junto a
los dactiloscópicos, el reconocimiento facial, la geometría de la mano, la voz y la firma, son los más ampliamente
explotados en la actualidad, se explota (el iris del ojo) por ejemplo en el control de todos los pasajeros que llegan a
los Emiratos Árabes, para el otorgamiento de la Tarjeta de Embarque en el aeropuerto de Narita (Japón), para el
control de los refugiados afganos por los sistemas de seguridad de la “Coalición” y el de los inmigrantes en el Reino
Unido, en el control de pasaportes de los aeropuertos de Canadá, etc. (N. del A.).
3
Nos referimos al ritmo y la velocidad que se ponen de manifiesto cuando se alcanza determinado estereotipo
dinámico al accionar el teclado de una computadora (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 13
Cap. I: La Dermatoscopía Criminalística

conductas humanas de las que también se sirve la biometría. Todas las medidas de
comportamiento tienen un componente fisiológico, y en un menor grado, las
características físicas tienen también un elemento de comportamiento.

Las características biométricas de los seres humanos se dividen en:


a) Fisiológicas: estructura somática del rostro, temperatura corporal, olor, crestas
papilares, estructura de las manos, características del iris ocular y arquetipo
genético;
b) De comportamiento: caligrafía, firma, dinámica del tecleo, características del
andar y la voz.

Generalmente se acepta, que para que una característica del cuerpo humano sea
elegible como calificador biométrico, debe de cumplir con los siguientes requisitos:
 universalidad: que la medida propuesta sea común en todos los seres humanos y
sus variables se repitan con determinada frecuencia,
 unicidad: describe con qué precisión la característica elegida puede diferenciar
un individuo de otro,
 perdurabilidad: define con que estabilidad relativa, la medida resiste el paso del
tiempo.
 cognoscibilidad: establece los niveles de dificultad con los que se puede
reconocer y medir la característica en cuestión,
 funcionabilidad: indica la exactitud, velocidad y robustez del sistema que captura
y procesa la medida biométrica,
 aceptabilidad: indica el grado de aprobación de la tecnología resultante en los
medios especializados afines o concomitantes,
 fiabilidad: demuestra hasta que punto se puede confiar en los resultados de la
identificación del calificador biométrico dado, a partir de su validación y del
establecimiento del margen de error estadístico de sus resultados.

Una caracterización conforme a estos requisitos1, de los diferentes sistemas


biométricos implementados por criminalistas de diferentes regiones del planeta hasta la
fecha, señala lo siguiente:

Elemento Universa- Perdura- Cognosci- Funciona- Acepta-


Unicidad Fiabilidad
biométrico lidad bilidad bilidad bilidad bilidad
Estructura
somática A B M A B A B
del rostro
Dibujos
dactilares M A A M A M A
Geometría
de la M M M A M M M

1
Empleando como criterios de medida: alto (A), medio (M) y bajo (B).
La Revelación de huellas dérmicas 14
Cap. I: La Dermatoscopía Criminalística

mano
Dinámica
del tecleo B B B M B M M
Morfología
de las
venas de M M M M M M A
la mano
Caracterís-
ticas del A A A M A B A
iris ocular
Escáner
de retina A A M B A B A
Firma B B B A B A B
Voz M B B M B A M
Termogra-
fía facial A A B A M A A
Olor A A A B B M B
ADN A A A B A B B
Senda de
los pasos M B B A B B M
Forma y
estructura
del M M A M M A M
pabellón
de la oreja

Hasta la fecha los diferentes sistemas biométricos implementados cumplen las


siguientes funciones:

a) Verificación: Para responder a la pregunta: ¿es él quién dice ser?, alguien dice
ser una persona de la que tenemos datos sobre su perfil biométrico. Queremos
extraer nueva información biométrica de la persona a identificar y ver si existe
alguna correspondencia con la información que ya tenemos registrada. Éste es el
método concebido para verificar la identidad de una persona mediante una
comparación de 1:1 (uno contra uno)
b) Identificación: Para responder a la pregunta ¿Quién es él?, lo que requiere
extraer la información biométrica de una persona y compararla con los datos
presentes en nuestros registros. Es una operación mucho más difícil que la
verificación, ya que es necesario comparar la nueva información recién obtenida,
con todas las controladas en el registro, y por lo tanto, resulta mucho más
complicado dar una respuesta categórica. La información que usemos tiene que
darnos la capacidad para discriminar entre muchos sujetos. Es básicamente una
comparación de 1:N (uno contra un conjunto determinado), donde normalmente
La Revelación de huellas dérmicas 15
Cap. I: La Dermatoscopía Criminalística

N es un número alto que corresponde al conjunto de ejemplares contenidos en el


registro.
c) Descarte1: La pregunta a responder en este proceso cognoscitivo será
¿Pertenece él a la lista?, ya que en este caso queremos comprobar si una
persona pertenece a un grupo que previamente hemos seleccionado y del cual
previamente obtuvimos sus calificadores biométricos. Se usa generalmente en
sistemas de control de acceso y se trata de un caso particular de identificación,
en el que el número N de sujetos a comparar es mucho más reducido.

Como se aprecia en la tabla, la Dermatoscopía y particularmente (hasta la fecha) la


Dactiloscopía, poseen una significativa actividad biométrica y de hecho fue además la
primera en emplearse y sistematizarse por la civilización humana, la primera en
automatizarse y masificarse como herramienta no sólo identificativa, si no también para
el descarte y la verificación de identidades.

En los últimos meses, la prensa especializada ha señalado que teniendo en cuenta la


fiabilidad de los diferentes sistemas biométricos dactiloscópicos, se ha decidido utilizar
sus beneficios para la creación de aplicaciones biométricas que requieren un nivel de
calidad técnica que es difícil de obtener con una simple medida biométrica. El uso de
múltiples medidas biométricas con alta independencia de sensores biométricos, o de
diferentes algoritmos de procesamiento de las muestras, normalmente da una actuación
técnica mejor y reduce los riesgos, aumentando así la calidad del sistema.

Los sistemas multibiométricos, como empiezan a denominarlos, tienen cuatro


subcategorías distintas:
 Multimodal: usa múltiples modalidades biométricas diferentes (ej. Huella digital +
huella palmar).
 Multiinstancia: usa múltiples instancias biométricas con una misma modalidad
biométrica.
 Multisensorial: usa múltiples sensores para medir la misma instancia biométrica
(ej. para la huella digital: sensores ópticos, electrostáticos y sensores infrarrojos)
 Multialgorítmico: usa múltiples algoritmos para procesar el mismo ejemplo
biométrico.

1
Algunos autores no establecen diferencias entre el descarte y la identificación, asumiendo a la última como un
único tipo con diferentes variantes (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 16
Cap. II: La piel humana como objeto productor de huellas de interés criminalístico

II. La piel humana como objeto productor de huellas de


interés criminalístico

II.1. La piel humana

La piel1 cubre la totalidad de la superficie del cuerpo humano y en algunas zonas


desarrolla formaciones apendiculares especiales, pelos, uñas, y además numerosos
órganos glandulares, de los cuales, los que mayor interés desarrollan para la
Criminalística, son las glándulas sudoríparas y sebáceas. En su mayor parte, el cuerpo
humano está cubierto de pelo (que crece cada día una longitud media de 0.3 mm, lo
que arroja unos 130 mm al año como promedio) y vello muy rudimentario, pues sólo se
encuentra bien desarrollado en pocas partes del cuerpo, mientras que otras
completamente carecen de él, por ejemplo la palma de la mano, incluyendo los dedos,
así como las plantas de los pies, en estas partes encontramos líneas de fricción o
relieves anti resbalantes, que forman diferentes figuras. Tales líneas de fricción, más o
menos desarrolladas, se encontrarán en las correspondientes partes del cuerpo de
todos los mamíferos2 y en particular en los monos y los koalas3, que tienen dibujos
papilares muy similares a los de los humanos4.

Uno de nuestros órganos sensoriales, el sentido del tacto, tan importante para la
percepción de determinadas sensaciones fuente del conocimiento humano, tiene su
asiento en la piel, la que podemos llamar en su conjunto, órgano del tacto5.

También actúa como órgano protector del cuerpo6, ya que opone un verdadero
obstáculo, tanto mecánico como bioquímico, a la penetración de los líquidos; el agua no
consigue penetrar por los poros ni por los orificios de las glándulas, sin embargo la piel

1
Piel. (Del latín pellis). Tegumento extendido sobre todo el cuerpo del animal, que en los vertebrados está formado
por una capa externa o epidermis y otra interna o dermis (N. del A.).
2
Según los estudios del Dr. Alix sobre las impresiones de los monos y otros animales (1867-68); los de Klaatsch
(1887), el cual sostenía que las líneas papilares del hombre y las de los monos, derivan de las que, en forma muy
elemental, se encuentran en algunas aves, especialmente en las rapaces y las trepadoras; los de Schlaginhaufen
(1905), que se encargó durante muchos años de estudiar el diseño del curvatus en el hombre y del tensus en los
monos; los de Miranda Pinto (1930), que se ocupó particularmente de estudiar las huellas de chimpancé, etc.
Giagnorio, R. D.: “Impresiones dactilares. Escenario del delito, estadísticas”. http://www.diariojudicial.com
3
Esto era totalmente desconocido hasta 1996, cuando un científico australiano, llamado Maciej Henneberg, se dio
cuenta de ello (N. del A.).
4
“¿Por qué los gemelos tienen huellas dactilares diferentes?”. http://www.medtempus.com/archives/por-que-los-
gemelos-tienen-huellas-dactilares-diferentes y “Las humanas huellas de los koalas”.
http://www.medtempus.com/archives/las-humanas-huellas-de-los-koalas.
5
El sentido del tacto es la más representativa de las funciones de la piel, toda su superficie está capacitada para
captar las percepciones que proceden del medio exterior, con lo que se puede apreciar forma, consistencia y
temperatura de los objetos que tocamos. Esta comunicación también se produce en ocasiones sin el intermedio
directo de la piel con la superficie reconocida, algunos autores lo explican señalando que los tegumentos son
influidos por determinadas radiaciones. En la piel los nervios tienen una considerable importancia, por lo que se le
ha definido como una inmensa terminación nerviosa, desplegada con zonas “especializadas", ya que los dedos están
dotados de una sensibilidad extrema, mientras que las mejillas tienen una clara percepción térmica (N. del A.).
6
Y no sólo de efectos mecánicos, si no también de influencias físico químicas como la temperatura y las sustancias
irritantes respectivamente (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 17
Cap. II: La piel humana como objeto productor de huellas de interés criminalístico

permite la absorción de variadas sustancias (el ejemplo más claro lo constituyen los
cuerpos grasos, cuya penetración se ve favorecida si se le añade el efecto mecánico de
fricciones o masajes); la piel además constituye una pantalla que protege al organismo
de la acción de los rayos solares, pues si bien se deja penetrar en diferente medida por
diversas radiaciones (generalmente necesarias para el cuerpo humano), protege las
funciones vasomotoras, que según las necesidades, regulan la vasoconstricción o
vasodilatación de la dermis; también facilita la regulación de la temperatura corporal en
cualquier condición climática y facilita la absorción de oxígeno y la exhalación de ácido
carbónico del organismo, aún cuando la función “respiratoria” de la piel en los humanos
es infinitamente pequeña.

El espesor de la piel varía según las cualidades de los individuos1 y en un mismo sujeto
según las regiones del cuerpo, es muy delgada en algunos puntos, los párpados por
ejemplo y muy gruesa en otros, como en las palmas de las manos y la planta de los
pies, donde su espesor parece aumentar con el roce que experimenta2. El espesor de la
piel oscila generalmente entre 0,5 y 2 mm, llegando hasta 3 mm y más en la palma de
la mano y en la planta de los pies, tiene un peso aproximado de unos 4 Kg (sin embargo
durante toda la vida, como resultado del
desgaste natural y otros accidentes, así
como de la capacidad regenerativa que
poseen algunos elementos de nuestro
organismo, perdemos como promedio 18
Kg de piel), 2 m2 de superficie y contiene
aproximadamente un tercio de la sangre
circulante en nuestro organismo.

La piel tiene una importancia


extraordinaria para la Criminalística, ya
que encierra una cantidad importante de
elementos anatómicos en los que se
puede fundar la identificación particular de
sujetos, lo que le confiere gran interés
para las investigaciones periciales.

Anatómicamente la piel está formada de


dos partes principales, una proviene de la
hoja germinal externa y está formada por
un epitelio poliestratificado: la epidermis y
Fig. 11: Corte esquemático de un segmento de la otra, que se encuentra debajo, es una
piel humano, en el que se aprecian sus
componentes.
formación conjuntiva de origen
mesodérmico: la dermis. En esta se
puede reconocer a su vez una capa superficial sólida y compacta, el corión, que se une
directamente a la epidermis, y otra más profunda y de constitución más laxa, el tejido

1
Raza, edad, sexo, complexión física, hábitos alimentarios, región geográfica donde se ha desarrollado, etc. (N. del
A.).
2
Callosidades de la piel (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 18
Cap. II: La piel humana como objeto productor de huellas de interés criminalístico

conjuntivo subcutáneo, que une el corión con los órganos profundos, como por ejemplo
los músculos y los huesos. El límite entre la epidermis y la dermis no es regularmente
plano, sino que la dermis presenta elevaciones cónicas, piramidales, etc.; conocidas
como papilas, sobre las cuales se dispone la epidermis.

Según Dambolena, en su obra Genética Dactiloscópica, "La dermis o corión es la


capa profunda y fundamental de la piel. A ella se debe su resistencia y
elasticidad, así como su cualidad de membrana sensible puesto que allí es donde
se diseminan los aparatos terminales del tacto. Su cara superficial está en
relación con la epidermis y se halla erizada de una multitud de pequeñas
prominencias (Papilas) que se forman en la palma de la mano y en la planta de los
pies”1 y refiriéndose a la epidermis agrega: "La epidermis comprende a su vez dos
caras: una cara exterior o lámina cornea superficial; una cara profunda o cuerpo
mucoso de Malpighi. La capa córnea está formada por una envoltura de células
epiteliales muertas, planas y disecadas que se desprenden incesantemente; son
renovadas de tal manera que la epidermis no se destruye”2.

Esta membrana es semitransparente, el cuerpo mucoso de Malpighi subyacente, está


constituido por células vivas y redondas siempre dispuestas a multiplicarse. Este cuerpo
es especialmente el encargado de proveer el reemplazo de las células planas o muertas
de la capa superficial.

Sistema marginal
Las papilas, desde el punto de vista
de su estructura, unas veces son
vasculares (que son las más
numerosas) y otras nerviosas, las
Sistema nuclear papilas nerviosas de las yemas de
los dedos, palmas de las manos y
plantas de los pies, presentan en su
vértice un corpúsculo del tacto. En
la dermis o corión se funde y graba
Sistema basilar el diseño papilar que nos sirve para
la identificación personal, aún
cuando la epidermis se altere o se
desgaste superficialmente, el dibujo
Deltas de las crestas cutáneas se
reproduce como estaba antes el
Fig. 12: Elementos que componen el dibujo digital diseño, es decir, se encuentra igual
conocido como Verticilo.
cuando se verifica el "restitutio e
integrum", propiedad sobre la que
se fundamenta uno de los principios que definen el valor identificativo de las huellas
dérmicas, su perennidad (que abordaremos posteriormente).

1
Dambolena citado en “Criminología: Trabajos de dermatoscopía”.
http://www.guardiaciviladgc.com/portalw/userinfo.php?uid=1
2
Ibidem.
La Revelación de huellas dérmicas 19
Cap. II: La piel humana como objeto productor de huellas de interés criminalístico

Según Vervaeck, "La forma de las papilas es de lo más variada tan pronto
cónicas, hemisféricas o piramidales, ya simulando una pera, una verruga o una
cresta de cima a menudo bifurcada”1. Esta variedad de conformación, es la causa
principal de los numerosos detalles que presentan las líneas papilares y el verdadero
factor de la diferencia individual, puesto que de la yuxtaposición de papilas tan
innumerables como variadas en forma, resultan estas curiosas combinaciones de
relieves y surcos cutáneos que dan a cada pulpejo digital un aspecto distinto y tan
personal. El número de papilas se encuentra alrededor de las 36 por cada mm2, y su
altura oscila entre 0.055 y 0,225 mm. Comúnmente se presentan de varios tipos que se
identifican por su dimensionalidad relativa: grandes, pequeñas, medianas y
compuestas. Las papilas dérmicas, denominadas también2 papilas dactilares o digitales,
fueron descubiertas por Malpighi en el año 1664, sin que se haya podido precisar aun
la fecha exacta de dicho descubrimiento3, sin embargo fue Blaschko el que afirmó
mucho después, que la formación de las papilas comenzaba en la dermis a partir del
quinto mes del embarazo intrauterino, para llegar a la epidermis totalmente formada al
comenzar el séptimo, lo que ha sido puesto en duda por otros autores, como por
ejemplo Kristina Bonnevie, la que en una de sus publicaciones afirmó: "He podido
comprobar que la ondulación papilar comienza a manifestarse no a fines del
cuarto mes, como se creía anteriormente, sino desde mes y medio antes, en el
embrión que solo mide cuatro centímetros del vértice al isquion”4, opinión que ha
prevalecido y es usual que se esgrima por la mayoría de los autores como origen de las
crestas papilares, y como final el avanzado estado de putrefacción cadavérica.

Así que según estos autores y el criterio generalizado que hoy sustentan los
dactiloscopólogos, los caprichosos dibujos que conforman las crestas papilares son
perennes, ya que nos acompañan durante toda la vida; pero además son inmutables,
pues mantienen su estructura original durante el mismo período5.

II.2. Los dibujos de la dermis humana

El dibujo papilar6, denominación aceptada por los criminalistas para referirse a las
ondulaciones papilares, se desarrolla poco a poco alrededor de un centro de límites
más o menos definido y cuya localización sobre el dedo varia (sistema nuclear o
central); desarrollándose al mismo tiempo, otros dos sistemas de ondulación, uno a
partir de la eminencia alrededor de la uña (sistema marginal) y el otro del curso
interfalangiano (sistema basilar).

1
Vervaeck citado en “Criminología: Dactiloscopía”. http://www.monografias,com
2
Erróneamente a nuestro juicio, ya que no se encuentran sólo en la superficie de los dedos, aunque indiscutiblemente
en ellos fue donde por primera vez se estudiaron y donde más se dominan (N. del A.).
3
Tal y como lo afirma Sislán Rodríguez.
4
Kristina Bonnevie citada en “Criminología: Dactiloscopía”. http://www.monografias,com
5
El antropólogo alemán Welker, a la edad de 34 años en 1856, registró la impresión de la palma de sus propias
manos, lo que repitió en 1897 a los 75 años de edad, apreciando identidad absoluta entre las dos impresiones.
Herschel hizo la misma prueba y logró el mismo resultado. Giagnorio, R. D.: “Impresiones dactilares. Escenario del
delito, estadísticas”. http://www.diariojudicial.com
6
También llamado dermatoglifo (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 20
Cap. II: La piel humana como objeto productor de huellas de interés criminalístico

En el sitio en que los tres sistemas de ondulación se encuentran, se forman los deltas
de los verticilos y de las presillas, en tanto que la formación de los arcos presupone
desde el principio, una ondulación papilar continua de toda la superficie del dedo, en la
que por fluir el sistema basilar paralelamente al marginal, no se forman deltas. Es
posible seguir de muy cerca este proceso sobre series de cortes transversales de dedos
pertenecientes a embriones de tres o cuatro meses, que aun a esa edad pueden ser
identificados, ya que muestran muy bien los tipos de arcos y los tipos de verticilos o los
de presillas, en razón del espesamiento de su epidermis.

Vervaeck también señaló que: "Los primeros elementos de las glándulas


sudoríparas aparecen en medio de la mano desde el cuarto mes de la vida
intrauterina”1 y según otros estudiosos, al quinto mes las papilas comienzan a
dibujarse en la dermis; al sexto los surcos se acentúan y poco tiempo después
aparecen las pequeñas depresiones que segmentan en papilas a las crestas digitales.
En el curso del séptimo mes se muestran las líneas transversales de la base de la
falange, y desde ese momento, la piel ofrece su aspecto definitivo.

No todas las sinuosidades papilares se desarrollan a la vez en la superficie de la piel, su


dibujo se esboza a partir de la extremidad angular de la falange, luego se muestra en
los bordes laterales del dedo extendiéndose de la periferia al centro y alcanza en último
término el torus táctil. Pero no hay allí en realidad un desarrollo en superficie, porque los
relieves epidérmicos se desarrollan en la piel sucesivamente. Como se puede advertir
en un corte microscópico, cada una de las sinuosidades papilares emerge de la dermis
y levanta la epidermis individualmente.

Si esta última afirmación que hemos encontrado en varios textos de Dermatoscopía y


Dermatología fuese exacta, como en efecto lo es, podemos deducir de ello, que la
figura papilar es esencialmente individual, realizada de acuerdo con un plan embrionario
prefigurado en nuestros códigos genéticos2 y por tanto, su constitución es en absoluto
independiente de las condiciones del medio y de las influencias locales, susceptibles de
actuar por diferentes razones y de múltiples maneras sobre la conformación exterior de
los dedos hacia el sexto mes de la vida intrauterina, es esta precisamente la razón de
que ni siquiera los gemelos idénticos posean similar estructura de sus dibujos papilares,
ya que su patrón va a depender tanto del genoma como del ambiente intrauterino donde
se desarrollan; el genoma determina las características generales de las crestas
papilares en una fase bien temprana, mientras que el ambiente determina los detalles
del patrón y entiéndase por ambiente las características físico químicas y bioquímicas
del líquido amniótico, la presión de otras partes del cuerpo sobre el feto, los
movimientos tanto de la madre como del mismo feto, la posición de éste último en el

1
Vervaeck Op. Cit.
2
Y en lo que no influye la herencia, lo que fue enunciado por Galton y verificado más tarde por Forgeot hasta la
tercera generación, en diferentes familias donde habían ocurrido matrimonios consanguíneos y por Senet hasta la
quinta generación, resultados considerados válidos hasta la fecha. No obstante debemos agregar que al respecto no
existe concierto entre criminalistas y antropólogos, ya que los primeros en busca de la identidad “absoluta”,
mantienen el criterio de la inexistencia de influencias hereditarias, mientras que los segundos afirman que si, a partir
de la similitud entre los tipos de dibujos papilares presentes entre padres e hijos (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 21
Cap. II: La piel humana como objeto productor de huellas de interés criminalístico

útero, la nutrición, la presión sanguínea, etc., aunque según muchos estudiosos del
tema “…tampoco se sabe con certeza cuales son los factores específicos que
influyen en el dibujo final, porque determinarlos sería harto complejo y difícil”1.

Miranda Pinto considera que: "Cada una de las sinuosidades papilares que
emergen del dermis y levanta individualmente la epidermis, parece manifestar la
fuerza original de la vida individual; cada germen de vida parece contener en
potencia una forma determinada que no podrá dejar de revertir en uno u otro
punto de su desarrollo. Y el milagro de las imágenes papilares consiste en
revelárnosla en su única singularidad”2.

Fig. 13 14 y 15: Arcos, Presillas y Verticilos, los tres dibujos básicos de la Dactiloscopía.

Los dibujos papilares de los dedos se clasifican en tres grupos: arcos (5 % de los
dactilogramas de los seres humanos), presillas (65 %) y verticilos (30 %), los que
constituyen la base de todos los sistemas de clasificación dactilar, aun cuando la
práctica médica y criminalística conocen de excepciones de esta regla. Estos dibujos se
comportan de diferente manera entre razas3 y sexos4, y muchos estudiosos desde la
época de Lombrosso, llegaron a afirmar que inclusive tenían un comportamiento
acorde con determinadas patologías e incluso inclinaciones delincuenciales, aspecto
que en su época, motivó críticas muy serias a la Teoría Lombrosiana, que no obstante
aun tiene un número considerable de seguidores, que algo más conservadores señalan

1
“¿Por qué los gemelos tienen huellas dactilares diferentes?”. http://www.medtempus.com/archives/por-que-los-
gemelos-tienen-huellas-dactilares-diferentes
2
Miranda Pinto citado en “Criminología: Dactiloscopía”. http://www.monografias,com
3
Según Furuhata: “Las impresiones bideltas son más frecuentes en los pueblos asiáticos: Chinos 50 %;
Italianos 40 %; Alemanes 30 %”. Furuhata citado por Giagnorio, R. D.: “Impresiones dactilares. Escenario del
delito, estadísticas”. http://www.diariojudicial.com
4
Falco después de estudiar las impresiones digitales de 325 mujeres, concluyó que: “…en las mujeres son más
frecuentes los arcos y las lazadas cubitales de pocas líneas y en los hombres son más frecuentes los tipos más
evolucionados, como las lazadas radiales y los dibujos bideltas, en las mujeres son más frecuentes que en los
hombres las figuras de tipos simétricos en los dedos homónimos”. Falco citado por Giagnorio, R. D. Op. Cit.
La Revelación de huellas dérmicas 22
Cap. II: La piel humana como objeto productor de huellas de interés criminalístico

la existencia de “…posibles relaciones entre los dibujos digitales, la degeneración


y la criminalidad”1.

Ejemplo del comportamiento de los


dibujos papilares bajo la influencia de
algunas patologías, son las
afirmaciones acerca de que los
patrones dérmicos, pueden ser
característicos en algunas
aberraciones cromosómicas bien
conocidas, como las trisomías2 13,
18, 21 y el síndrome de Turner3, y
además en otras enfermedades
genéticas como los síndromes de
Fig. 16 y 17: Dibujos digitales atípicos reportados en
Noonan4, Rubinstein-Taybi y
Brasil y Rusia respectivamente. Saethre-Chotzen; que el uso de
índices dermatoglíficos mediante
métodos descritos por Walker y Reed, ayuda al diagnóstico de enfermedades como el
síndrome de Down5.

Los dermatoglifos6 también han sido utilizados con éxito en la ayuda al diagnóstico de
enfermedades como la de Alzheimer7, la esquizofrenia8 y la acondroplasia9 entre otras.
Además se plantea que el carácter hereditario de la lipodistrofia congénita10,

1
Nicéforo, A. citado por Giagnorio, R. D. Op. Cit.
2
Triplicaciones de cromosomas (N. del A.).
3
Trastorno de la diferenciación sexual, derivado de la ausencia de un cromosoma X. El resultado es un fenotipo
(características externas debidas a la interacción de una determinada carga genética con los factores ambientales)
femenino. A esta anomalía cromosómica también se la denomina disgenesia gonadal y está presente en
aproximadamente 1 de cada 2500-3000 nacimientos de niñas vivas (N. del A.).
4
Borbolla, L. y Hernández, M.: “Dermatoglifos en el síndrome de Noonan”. Revista Especializada de Pediatría
1990; 46(4). Pps. 345-352.
5
Antes llamado mongolismo, malformación congénita causada por una alteración del cromosoma 21, que se
acompaña de retraso mental moderado o grave (N. del A.). Cohen, M. M. y Nadler, H. L.: “Anomalías de los
cromosomas” en Behrman, R. E., Vaughan, V. C. y Nelson: “Tratado de Pediatría”. 9na. Edición. La Habana. 1986;
vol. 1. Edición Revolucionaria. Pps. 299-322.
6
Dibujos de la piel (N. del A.).
7
Enfermedad degenerativa que afecta al cerebro y que origina un deterioro gradual y progresivo de la memoria, la
percepción del tiempo y el espacio, el lenguaje, y finalmente la capacidad de cuidar de uno mismo (N. del A.).
Durham, N. M.: “Dermatoglyphics of three Alzheimer families” en Durham, N. M. y Plato, C. C.: “Trends in
dermatolglyphic research”. Dordrecht: Kluwer Academic, 1990. Pps. 137-145 (en idioma inglés)
8
Denominación común para un grupo de trastornos mentales con variada sintomatología (N. del A.). Gyenis, G.,
Hidegh, A. y Pethö, B.: “Dermatoglyphics in Hungarian schizophrenic patients” en ibid. Pps. 146-155. (en idioma
ingles)
9
Enfermedad que se caracteriza porque las personas que la padecen, presentan estatura baja (enanismo), debido a
que poseen extremidades muy cortas, tronco normal, cráneo y frente prominentes, cara ancha y nariz muy chata.
Estos enfermos no presentan alteraciones endocrinas ni sexuales y suelen tener una inteligencia superior a la media,
aunque con frecuencia presentan sentimientos de inferioridad (N. del A.). Schauman, B. A., Krush, A. J. y Jantz, R.
L.: “Dermatoglyphic variations in achondroplasia” en ibid. Pp. 156. (en idioma inglés)
10
Trastorno en el metabolismo de las grasas (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 23
Cap. II: La piel humana como objeto productor de huellas de interés criminalístico

desempeña un papel importante en conformación de las características de los dibujos


papilares1, así como que existe relación entre algunos parámetros dérmicos y la
predicción del factor de riesgo genético en el desarrollo de la isquemia cardíaca2 y que
en síndromes ambientales como la rubéola congénita3 y la secuela de bridas
amnióticas, los dibujos papilares resultan de gran utilidad.

Los dibujos digitales están formados por líneas, si la línea está constituida por una
sucesión de papilas simples, sigue ininterrumpidamente hasta que una papila
compuesta llega a interrumpirla. Como la papila compuesta tiene dos cúspides, la línea
a partir de allí se bifurca en dos líneas nuevas, lo que da lugar al nacimiento de todas
las formas diversas de líneas que observamos en el dactilograma y que a simple vista
parecen ininterrumpidas, pero vistas a través de la inseparable lupa del perito 4, se nota
que se interrumpen, bifurcan, se unen a otras o que de ellas parten otros tipos de
elementos a los que los peritos denominan puntos o características particulares.

Dambolena describe así las formaciones de las líneas en la dermis: "Se inicia la línea
en uno de los lados del dedo con la primera papila y a continuación de ella se
colocan las subsiguientes que van creciendo de abajo hacia arriba formando
cadena, a medida que se desarrolla el nervio táctil o los vasos sanguíneos.
Alineados en la misma forma entre papilas pasan los canales excretores del
sudor, que atravesando la dermis y la epidermis van a abrirse en la superficie de
la piel. Del mismo modo y yuxtapuestas a la anterior se van formando las líneas
sucesivas”5.

En la terminología pericial, a los puntos característicos que se aprecian en las crestas


papilares se les denominan:

 Abrupta o Terminación: Cresta que termina sin volver a aparecer, cuyo


desarrollo es a favor del sentido de las manecillas del reloj.
 Inicio: Cresta que comienza en un punto dado y continúa a favor de las

1
Guell, R. y otros: “Dermatoglyphics in generalized lipodystrophy”. Reviu Roum Medical 1974; 12(5). Pps. 365-
368. (en idioma inglés)
2
Estado patológico de déficit de aporte sanguíneo al corazón (N. del A.). Polzik, E. V. y Sidorovich, S. B.: “The
dermatoglyphic characteristics of patients with ischemic heart disease”. Tsitol Genet 1991. 25(4). Pps. 31-35. (en
idioma inglés)
3
Enfermedad contagiosa de corta duración, causada por una infección viral. La enfermedad se caracteriza por una
erupción de color rosado (se llama también sarampión alemán), que con frecuencia se acompaña de otros síntomas
leves, como fiebre poco elevada, dolor de garganta e inflamación de los ganglios linfáticos retroauriculares. La
erupción, que dura de uno a cuatro días, aparece primero en la cara y se extiende después con rapidez al tórax,
extremidades y abdomen (N. del A.). Ahuja, Y. R. y Plato, C. C.: “Effect of environmental pollutants on
dermatoglyphic patterns en ibid. 3. Pps. 123-135. (en idioma inglés)
4
Gracias a Roger Bacon que la inventó en 1250 (1214-1294, filósofo y científico inglés, uno de los maestros más
influyentes del siglo XIII. Nació en Ilchester, Somerset, y estudió en las universidades de Oxford y París, donde
permaneció hasta completar sus estudios y durante un tiempo fue profesor en esa universidad. Poco después de su
regreso a Inglaterra, aproximadamente en el 1252, ingresó en la orden religiosa de los franciscanos y se estableció en
Oxford. Realizó numerosos estudios teóricos y experimentales, sobre todo en los campos de la alquimia, la óptica y
la astronomía) (N. del A.).
5
Dambolena Op. Cit.
La Revelación de huellas dérmicas 24
Cap. II: La piel humana como objeto productor de huellas de interés criminalístico

manecillas del reloj.


 Bifurcación: Cresta que avanza a favor de las manecillas del reloj, dividiéndose
en dos que continúan paralelas.
 Convergencia: Consiste en dos crestas que avanzan a favor de las manecillas
del reloj en forma paralela y simultáneamente en un lugar dado se fusionan,
continuando una sola.
 Desviación: Cuando dos crestas de sentidos contrarios tienden a acercarse y al
llegar al posible punto de unión, se desvían ligeramente quedando situados sus
extremos en forma paralela.
 Empalme: Consiste en una cresta pequeña que enlaza dos paralelas,
cortándolas perpendicularmente o en forma oblicua.
 Fragmento: Cresta de forma recta que se encuentra aislada de las restantes. Se
le denomina así cuando su longitud no excede en cinco veces su grueso.
 Cortada: Cresta de forma recta aislada de las restantes, cuya longitud excede en
más de cinco veces su grueso.
 Interrupción: Cresta que queda interrumpida, volviendo a aparecer poco
después.
 Ojal: Cresta que se divide en dos, volviendo posteriormente a unirse para
continuar como al principio.
 Punto Papilar: Fragmento de cresta cuyo diámetro es equivalente a su grosor,
que se forma entre dos paralelas o dentro de un delta.
 Secante: Consiste en dos crestas que se cortan sin que exista interrupción de
ninguna de ellas.
 Transversal: Es el resultado de la combinación producida por una cresta que
cruza el espacio en que ocurre la interrupción de otra cresta.
 Vuelta: Cresta que avanza, recurvando posteriormente sobre su propio eje.
Posee forma semejante a la “U” invertida.
 Ensamble: Es el resultado de la combinación de los extremos de tres crestas, de
la siguiente forma: dos que avanzan en forma paralela terminando
simultáneamente y una tercera, que avanza hacia éstas, terminando al mismo
nivel que las anteriores. Una particularidad de la tercera cresta, es que la
terminación se sitúa al centro aproximadamente de las otras dos.
 Continua: Cresta de forma curva aislada de las restantes. Estas pueden ser
cortas y largas: si su longitud no excede a cinco veces su grueso, será corta, de
exceder será larga.
 Rama: Es la cresta que partiendo de otra, continúa paralela y termina después.
Estas pueden ser cortas o largas: si su longitud no excede a cinco veces su
grueso, será corta; de exceder será larga.

Los Empalme, Secante, Transversal y Ensamble son las características con una
frecuencia de aparición menor, de ahí que en la Criminalística, estadísticamente, se les
confiera mayor valor identificativo.

Según estudios estadísticos realizados por diferentes autores, la frecuencia de


aparición de algunos de estos puntos característicos son las siguientes:
La Revelación de huellas dérmicas 25
Cap. II: La piel humana como objeto productor de huellas de interés criminalístico

Entre cresta y cresta aparecen


Según
Según comprimidas unas mucho más finas que
Característica o Cárdenas
Doering las demás, tan delgadas como un pelo y
síntoma particular (CUBA)
(FRA) %1 que deben su origen a pequeñas
%2
papilas mucho más delgadas y menos
 terminación 51,11 23,2
altas que las otras, estas crestas se
 bifurcación 26,35 23,6
denominan crestas subsidiarias.
 fragmento 4,88 1,2
Pueden aparecer en un dactilograma y
 interrupción 4,47 0,2
en otro no, todo depende del grado de
 punto 3,57 0,2
entintado del dedo (o la calidad de la
 rama 2,35 2,9
tinta) o de la presión que se haga al
 ojal 2,23 3,4
entintar o al imprimir el dedo. Es por
 desviación 1,60 0,1
esto que no deben tenerse en cuenta
 empalme 0,92 0,3
en el conteo de las crestas y que peritos
 secante 0,15 0,1
de poca experiencia, puedan asumirlas
 trifurcación 0,08 0,0
durante procesos comparativos
(fundamentalmente cuando se comparan fragmentos de huellas) como diferencias.

Los espacios existentes entre dos crestas papilares se denominan surcos. Al imprimir la
superficie de un dedo con una materia colorante, se reproducen en el papel las crestas
como si fuera un gomígrafo, mientras que los surcos papilares, que son los espacios
entre las crestas, quedan en blanco3, sin embargo en la práctica pericial podemos
encontrar mecanismos de formación de huellas dactiloscópicas, en los que se
produzcan huellas negativas por recapación, es decir que los dedos del sujeto huello
productor se encuentren sucios entre las crestas con determinadas sustancias pintantes
y que al presionar con sus dedos sobre una superficie, impriman el colorante contenido
en los surcos, con que estos aparecerán en “negro” y no se percibirán las crestas hasta
tanto sean reveladas.

Pero además de las crestas y los surcos, en los dibujos dérmicos se aprecian unas
líneas blancas que no son ni lo uno ni lo otro (ni crestas ni surcos). Estas líneas blancas
fueron estudiadas primeramente por el doctor Luis Reyna Almandos, el fue uno de los
primeros en estudiar las líneas que cruzan las crestas en diferentes lugares y
posiciones, y las bautizó con el nombre de líneas blancas o rayas albo dactiloscópicas.

Hasta ahora es desconocido el origen de estas líneas blancas, se han apreciado en las
impresiones digitales de niños de meses y han faltado en impresiones digitales de
ancianos. Se ha comprobado que no se deben al tipo de trabajo profesional que
desempeñe el sujeto productor, ni se les pueden confundir con cicatrices o arrugas. Son
más comunes en personas viejas. Tienen forma de surcos profundos y por lo tanto son

1
Doering, M.: “Modelos Cuantitativos para la identificación de impresiones digitales” en Seminario de la Policía
Científica. Francia. 1987. Pp. 18.
2
Cárdenas León, A.: “Determinaciones criminalísticas a partir de la frecuencia de aparición de los dibujos digitales y
sus puntos característicos en la población cubana”. Tesis en opción al Grado Científico de Doctor en Ciencias
Jurídicas. La Habana. 2005.
3
Esto ocurre en los papilogramas y en el caso de las huellas positivas por recapación (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 26
Cap. II: La piel humana como objeto productor de huellas de interés criminalístico

más visibles que las crestas. Pueden ser rectas, quebradas, perpendiculares, gruesas y
finas. Son raras en los dedos índices y más profusos en los restantes.

No son perennes ni inmutables; cambian de posición y de tamaño, y llegan a


desaparecer totalmente, por lo que su valor identificativo es secundario y
eminentemente temporal.

La coloración de la piel se debe a dos razones: la materia colorante roja de la sangre


que circula por las redes capilares que se transparentan a través de la epidermis y las
granulaciones del pigmento melánico, que como sabemos están depositadas
principalmente en las células epiteliales de la capa profunda de Malpighi. De la
concentración del pigmento melánico, resultan los distintos colores de la piel en las
diferentes razas humanas.

II.3. Los poros de la piel humana y su función sudorípara

Las glándulas que entran en la constitución de la piel son numerosas, las glándulas
sebáceas y las sudoríparas desempeñan un papel principal en la excreción, que es el
proceso mediante el cual se eliminan los materiales de desecho de las “combustiones”
orgánicas.

Las glándulas sebáceas se encuentran distribuidas por todo el cuerpo, menos en las
palmas de las manos y las plantas de los pies y otras regiones limitadas. Segregan un
liquido espeso y aceitoso (compuesto por un Ph ácido, agua, ácido graso, ácido cúprico,
ácido valeriana, amoniaco y ácido úrico), que sirve para suavizar la parte superior de la
piel y mantenerla húmeda, evitando la evaporación del agua contenida en el cuerpo y la
absorción por este último de ciertas materias dañinas.

Mientras que las glándulas sudoríparas están contenidas en la parte profunda de la piel
y existen en toda ella menos en los labios y los párpados. El número total de dichas
glándulas en el cuerpo humano se calcula en alrededor de unos dos millones, y se
componen del poro, que comunica la glándula con el exterior, el conducto y el
glomérulo.

La secreción de las glándulas sudoríparas es el sudor: líquido claro, ligeramente salado,


y cuyo olor varía según el metabolismo de los individuos y las distintas regiones del
cuerpo de donde emana.

El sudor1 está formado por agua en un 97 % y por otras sustancias perjudiciales a la


salud, como: ácido úrico1, urea2 y cloruro de sodio, cloruro de potasio3, sulfatos

1
Que constituye un elemento de extraordinaria significación en el proceso huello formador, no siempre es tenido en
cuenta durante la preparación de los peritos criminalistas, y algunas veces tampoco durante las investigaciones
dermatoscópicas, en nuestro paradigma generalmente lo vemos como un elemento objeto de estudio de los biólogos,
sin embargo se trata además, del vehículo que facilita la formación de las huellas de las crestas papilares sobre
La Revelación de huellas dérmicas 27
Cap. II: La piel humana como objeto productor de huellas de interés criminalístico

alcalinos, fosfatos y lactatos4; se produce en el glomérulo y sale por el conducto


excretor hacia el exterior. La cantidad de sudor que genera nuestro organismo es de
unos 600 g diarios aproximadamente; pero este volumen suele variar con el ejercicio, el
calor de la atmósfera, la humedad relativa del aire, el consumo de algunas bebidas o
medicamentos, ciertos alimentos, etc.; pero además su composición físico química es
cuantitativa y cualitativamente diferente, no sólo en diferentes sujetos, si no también en
uno mismo durante la práctica de deportes, el trabajo, el ejercicio sexual, la comisión de
delitos, etc., y también puede presentarse con coloraciones azul, amarilla, roja, verde,
etc., debido a absorciones determinadas. Todo esto hace que el sudor sea de una
importancia vital para la Dermatoscopía en particular y en general para la pericia
criminalística.

La excreción del sudor al exterior de la piel se realiza a través de los poros, si


observamos detenidamente una línea o cresta papilar en un dibujo, podemos
comprobar que lo que a simple vista nos da la sensación de una línea interrumpida, no
son más que líneas discontinuas interrumpidas por los pequeños orificios que
constituyen los poros que siguen la directriz de la línea.

El poro es la boca u orificio de salida al exterior de las glándulas sudoríparas (por eso el
número de poros y glándulas sudoríparas en un mismo sujeto es coincidente) que
nacen en la dermis y llegan hasta la epidermis, y esa boca tiene la función de segregar
el sudor, derramándolo en la superficie de la piel. Los poros tienen distintas formas:
ojivales, circulares, triangulares, curvilíneos, elípticos, estrellados, etc. Vistos por el
microscopio se puede apreciar que sus formas no son iguales, ni semejantes unos a
otros. El tamaño de los poros no es uniforme y en los hombres por lo regular, son
mayores que en las mujeres. Su diámetro oscila entre 0,080 y 0,250 mm. Su posición
en la cresta papilar varía, unas veces están situados en el centro de la cresta, otras en
un costado; en el asa, o bien ocupando toda la extensión, y muchas veces aparecen
separados por espacios más pequeños que su propio diámetro; también suelen estar
separados por distancias superiores varias veces a su diámetro o agrupados formando
triángulos, etc. y su concentración en las crestas varía entre 9 y 8 por cm. Locard
estimó que hay cerca de un millar de poros en una sola impresión dactilar y varios
millares en la palma de las manos, pero además la concentración de poros por cm2
varía en dependencia de la raza: en los europoides el promedio es de 558 poros por
cm2, en los filipinos es de 645; en los hindúes de 738 y en la raza negra de 950.

II.4. Otros “accidentes” de la piel

diferentes superficies y también el elemento que permite revelarlas cuando empleamos agentes físicos mediante la
adherencia o químicos mediante su reacción colorimétrica con diferentes sustancias o compuestos (N. del A.).
1
Compuesto nitrogenado, blanco, inodoro e insípido, de fórmula C3H4N4O3, que se forma en el cuerpo como
resultado del metabolismo de las proteínas (N. del A.).
2
Compuesto cristalino incoloro, de fórmula CO(NH2)2, conocido también como carbamida (N. del A.).
3
O cloruro potásico, compuesto que forma cristales incoloros, inalterables al aire y de sabor salado (N. del A.).
4
Cuerpo resultante de la combinación del ácido láctico con un radical simple o compuesto (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 28
Cap. II: La piel humana como objeto productor de huellas de interés criminalístico

Hasta ahora hemos descrito a los elementos (papilas, crestas, poros), que están
presentes en los pulpejos de los dedos, la palma de las manos y la planta de los pies,
pero dada la extensión de la piel y su disposición sobre elementos articulados del
cuerpo, además de las características descriptas, la piel exhibe otras de no menos valor
como los
pliegues o
Pliegue dígito palmar líneas
flexoras.
Base de
los dedos
Los pliegues
Pliegue inferior
falángicos son
Pliegue los que
Pliegue medio
tenar corresponden
Pliegue hipotenar a las
Región
tenar Región coyunturas
hipotenar digitales. El
Línea eje pliegue dígito
palmar es el
de flexión de
Fig. 18: Esquema palmar. los dedos y
separa la
región digital de la palma de la mano. Sin embargo en la palma de las manos aparece
un número mayor de ellos muy bien identificados: el pliegue inferior parte por debajo de
la raíz auricular, bordea la región dígito palmar y termina generalmente entre los dedos
medio e índice (este pliegue es el que en Quiromancia1 se llama línea del corazón). El
pliegue medio tiene su origen debajo de la raíz del dedo índice, pasa por el centro o
hueco de la mano hasta perderse en la región hipotenar (en Quiromancia se llama línea
de la cabeza). El pliegue tenar arranca confundido o muy próximo al pliegue medio,
entre el índice y el pulgar, extendiéndose alrededor de este dedo hasta llegar a la
muñeca (en Quiromancia se llama línea de la vida). El pliegue hipotenar comienza en o
cerca del talón de la mano, se dirige hacia el dedo auricular y termina, después de
atravesar o bordear la región hipotenar en la región inferior (en Quiromancia se llama
"línea hepática". Línea eje (o "raya del destino", como la denominan los quirománticos),
es aquella que principia, como la anterior, en el talón de la mano y se dirige más o
menos recta hacia el dedo medio. Las arrugas que aparecen en la piel de la mano y en
las que la Palmistería2 se basa para la predicción de la suerte, son simplemente
debidas a las funciones mecánicas a que se ven sometidas las manos y otras partes de
la piel por el uso, y una cuidadosa observación de estas arrugas puede ser útil para la
identificación, por lo que no deben ignorarse.

1
Quiromancia (del griego cheir, mano; manteia, adivinación), arte de interpretar la personalidad y predecir el futuro
mediante la lectura de la mano. Esta práctica era común entre los caldeos, los asirios, los egipcios y los hebreos, y
mereció el reconocimiento de filósofos como Platón y Aristóteles. Estuvo muy difundida durante la edad media,
experimentó un nuevo auge en el siglo XIX, sobre todo en Francia. Desde comienzos del siglo XX está considerada
como una rama de la buenaventura (N. del A.).
2
Fundamento de las diferentes artes de lectura de la palma de la mano (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 29
Cap. II: La piel humana como objeto productor de huellas de interés criminalístico

La piel es proclive a padecer enfermedades originadas tanto por causas internas como
externas. La inflamación de la piel o dermatitis, puede producirse como consecuencia
de la exposición a sustancias industriales irritantes, físicas o químicas, por el contacto
con tóxicos de origen vegetal, o por quemaduras producidas por una exposición
excesiva a los rayos ultravioletas del sol. La infección de la piel por estreptococos
piógenos da lugar al impétigo1 y las erisipelas2, y las infecciones cutáneas pueden
extenderse por todo el cuerpo (sífilis, viruela, tuberculosis); enfermedades sistémicas
generales pueden dar lugar a síntomas cutáneos, como en la escarlatina 3, la varicela4 y
el sarampión5. Proteínas extrañas a las que el cuerpo es sensible, pueden afectar a la
piel produciendo urticaria6 o verdugones, tanto si llegan a la piel por el torrente
sanguíneo, como si son aplicadas directamente sobre ella. En un principio se creyó que
el eccema era la enfermedad cutánea más frecuente, pero en la actualidad se considera
como un síntoma de una gran variedad de patologías, incluyendo irritaciones locales
externas, alteraciones sanguíneas y alergias. Otras afecciones cutáneas incluyen
tumores, quistes sebáceos (lobanillos), úlceras y pigmentaciones congénitas o
producidas por alteraciones en las secreciones internas y melanomas.

También sobre la piel, como resultado de procesos accidentales o no, genéticos o


patológicos, pueden aparecer elementos muy particulares como callosidades, verrugas,
cicatrices, lunares, angiomas7, amputaciones, deformidades8, hipertrofias9, flictenas1,

1
Enfermedad cutánea contagiosa típica de niños y adolescentes. Está causada por estreptococos del grupo A o
estafilococos, aparece en zonas expuestas de la piel (cara, manos, piernas) y se extiende por el rascado (N. del A.).
2
Enfermedad infecto contagiosa de la piel, que también afecta al tejido subcutáneo, caracterizada por una
inflamación de la zona afectada, que se acompaña de hinchazón y enrojecimiento (N. del A.).
3
Enfermedad infecciosa producida por cepas de estreptococos hemolíticos del grupo A, que son responsables
también de las faringo amigdalitis estreptocócicas. La bacteria penetra en el organismo a través de la nariz o la boca.
Se transmite de persona a persona por contacto directo, es decir, por la difusión de gotículas procedentes del tracto
respiratorio de una persona infectada, o por contacto indirecto, a través del uso de utensilios, que previamente han
sido manipulados por el individuo infectado. La enfermedad se observa preferentemente en niños entre los dos y los
diez años (N. del A.).
4
Enfermedad viral, extremadamente contagiosa, producida por el herpes virus varicela-zóster. Propia de la infancia,
sus síntomas son fiebre precoz, erupción de pápulas y vesículas, y alteraciones constitucionales leves (N. del A.).
5
Enfermedad infecto contagiosa aguda y febril, producida por un virus filtrable, que se distingue del virus
responsable de la rubéola, se caracteriza por la aparición de pequeñas manchas rojas en la superficie de la piel,
irritación ocular (sobre todo ante el estímulo luminoso), tos y rinorrea (secreción nasal abundante) (N. del A.).
6
Alteración alérgica de la piel, caracterizada por la aparición repentina o reiterada de pápulas, lesiones cutáneas
elevadas, de bordes irregulares, que se acompañan de inflamación y prurito (N. del A.).
7
Tumor benigno formado por pequeños vasos sanguíneos (hemangioma) o linfáticos (linfangioma) bien
desarrollados y funcionales (N. del A.).
8
Casos Teratológicos, los más frecuentes son: Anquilosis: cuando los dedos de las manos se encuentran sin
movimiento, ya sea total o parcial en las articulaciones, Polidactilia: más de cinco dedos, Ectrodactilia: menos de
cinco dedos, Sindactilia: unión o fusión de dedos, Braquidactilia: uno o varios dedos más cortos de lo normal,
Macrodactilia: uno o varios dedos más grandes de lo normal, Microdactilia: cuando los dedos no están
normalmente desarrollados, es decir que las impresiones digitales que se obtienen son minúsculas, Isodactilia: todos
los dedos a la misma altura, Anisodactilia: disposición anormal de los dedos, Sinfalangia: falta de alguna falange,
Polifalangismo: más falanges de lo normal, Queratodermia: no se aprecian diferencias entre las crestas y los
surcos, Displasia: desalineamiento de las crestas papilares, Bifide: Es la anomalía caracterizada por presentar un
dedo generalmente dividido en dos y en forma vertical; en este caso puede producirse el daño en el dibujo dactilar o
quedar éste dividido o por el contrario presentar cada división un dibujo (N. del A.).
9
Aumento del tamaño de las células de un tejido u órgano (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 30
Cap. II: La piel humana como objeto productor de huellas de interés criminalístico

etc., que se manifiestan con relativa perceptibilidad sobre las superficies huello
portadoras y que constituyen
elementos identificativos por adición
muy importantes durante la peritación
criminalística.

Por todo ello la piel, y otros muchos


elementos ligados a ella directa o
indirectamente, poseen un valor
extraordinario, pues toda ella se
investiga, estudia, analiza e
identifica, lo que brinda un amplio
campo de estudio tanto para la
Dermatoscopía2, como para otras
disciplinas de la pericia criminalística
como son: la Trazología, la Físico
química, la Biología, etc.,
especialidades que pueden aportar
información probatoria o indiciaria,
conducentes al esclarecimiento de un
hecho criminal.

En una fecha tan temprana como el


1893, cuando aun la Dactiloscopía
luchaba por abrirse un espacio en el
exiguo arsenal de medios de Fig. 19: Copia de un dictamen pericial dactiloscópico,
identificación con que contaba la elaborado por Alphonse Bertillon el 24 de octubre de
Criminalística, Bertillon, que 1902.
inicialmente se había opuesto a ella,
después de intentar con éxito algunos peritajes sentenció: "Los dibujos papilares nos
presentan elementos de variabilidad suficientemente decisivos, como para servir
de base al esclarecimiento de cientos de miles de casos”3, esta afirmación continúa
siendo válida, prueba de ello es el elevado volumen de delincuentes que a diario
identifican peritos dactiloscopólogos en los diferentes sistemas de técnica criminalística
distribuidos por todo el mundo.

1
Ampollas producidas por quemaduras (N. del A.).
2
Según estadísticas internacionales (que hasta cierto punto coinciden con las nuestras), las huellas dérmicas se
detectan en uno de cada cuatro Lugares del Suceso que son investigados por los peritos. Корниенко, H.: “Cледы
человека в Kриминалистике”. Издательство “ПИТЕР”. 2001 (en idioma ruso)
3
Bertillon citado por Locard, E.: “L’histoire des empreintes digitales” en Tribune des commissaires de pólice.
Diciembre 1950 (en idioma francés)
La Revelación de huellas dérmicas 31
Cap. III: El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas

III. El mecanismo de formación de diferentes categorías de


huellas dérmicas
III.1. Clasificaciones útiles para la comprensión del mecanismo de formación de
las huellas dérmicas

Las huellas dérmicas responden al principio de clasificación general de las huellas1


desarrollado por la Trazología y sobre el cual Belkin, Granovskiy y Snietkov
trabajaron muchos años:

Superficiales Volumétricas

Por recapación Por decapación

Coloreadas Incoloras

Poco visibles Invisibles

Las huellas superficiales, aparecen en el plano exterior de la superficie del objeto


huello receptor y se producen sin alteraciones del relieve de éste y sólo manifiestan dos
dimensiones (largo y ancho); mientras que las huellas volumétricas, reflejan la
estructura exterior del volumen de la correspondiente parte de la piel interactuante en
calidad de objeto huello productor, manifestándose sobre la superficie receptora en tres
dimensiones (largo ancho y profundidad). Se forman gracias a la posibilidad del material
receptor, de conservar la forma de la huella obtenida como resultado del contacto entre
dos objetos.

Las huellas por recapación2, se forman como resultado de la deposición sobre el objeto

1
Por el carácter de las transformaciones que se producen sobre el objeto huello receptor (N. del A.).
2
También llamadas huellas por deposición (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 32
Cap. III: El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas

huello receptor, de partículas de sudor, grasa o impurezas soportados por la piel huello
productora y en las que clasifican por decapación1 ocurre lo contrario, en este caso, el
segmento de piel huello productor sustrae en su propia superficie, partículas
pertenecientes al objeto huello portador. En el caso de las huellas por recapación, éstas
pueden ser además positivas y negativas, las huellas positivas se forman cuando las
partículas se transportan desde las crestas de la piel huello productora y cuando estas
partículas lo hacen desde los surcos, entonces se forman huellas negativas.

Además, en dependencia de las cualidades inherentes, que permiten o no su


visualización, las huellas pueden ser coloreadas, cuando el cambio producido, como
resultado del contacto entre las superficies actuantes, tenga una transformación
cromática, de lo contrario, serán incoloras; estas huellas incoloras a su vez pueden ser
poco visibles, de poder ser apreciadas con simples manipulaciones de la iluminación,
o cambiando el ángulo de observación, pero si se tratara de huellas latentes, que sólo
podrán ser apreciadas mediante su revelación con métodos físicos o químicos, o por
medio del fenómeno de la luminiscencia infrarroja o ultravioleta, “luces forenses” o de
cualquier medio óptico diseñado a estos efectos, entonces estas huellas se clasificarán
como invisibles.

Sin embargo, del análisis de nuestra práctica pericial dermatoscópica, podemos afirmar
que las más frecuentes y útiles son las huellas:
 Superficiales
 Por recapación
 Incoloras
 Poco visibles
 Invisibles

Así como las posibles combinaciones entre ellas, por ejemplo: la huella superficial por
recapación incolora e invisible del sudor depositado con los dedos de un sujeto, sobre
una hoja de papel.

III.2. Mecanismo de formación de las huellas dérmicas.

La producción de todas las categorías de huellas dérmicas, se realiza cuando durante el


contacto de la piel con determinada superficie, se produce un intercambio entre las
partículas contenidas en las superficies de los objetos huello productor y huello
receptor.

Lo más frecuente es que el sudor, la grasa, y/o determinadas impurezas, que cubren la
superficie de las crestas (o de la piel, en el caso de los sitios carentes de crestas), se
trasladen a la superficie del objeto portador, imprimiendo la silueta de sus contornos y
su relieve de manera poco visible o invisible.

1
También llamadas huellas por sustracción (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 33
Cap. III: El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas

Sin embargo, las condiciones de las superficies donde


se realiza la huello formación, las cualidades del sector
de la piel que interviene en la misma, las
características del hecho y particularmente las de los
diferentes eventos que lo componen, también definen
la formación de huellas de otra naturaleza, ya que
como señaló Belkin, “el proceso de aparición de las
pruebas, como en cualquier proceso de reflejos, es
situacional, es decir que depende de las
condiciones en las cuales transcurre la situación”1:
1. Las manos (o la piel) del sujeto productor de las
huellas, pueden estar cubiertas de sustancias
“pintantes” como impurezas, sangre, grasas
Fig. 20: Esquema del comestibles, lubricantes, combustibles,
mecanismo de intercambio que colorantes, etc., con lo que provocaría huellas
provoca la presión de un dedo superficiales por recapación, coloreadas y
sobre una superficie.
positivas, de fácil percepción.
2. La huello formación podría producirse sobre
mezclas asfálticas, pintura fresca, sustancias gomoides en estado semisólido,
goma de mascar, lacre, u otras de similar naturaleza, sobre la que son
susceptibles de producirse huellas volumétricas.
3. En el caso de encontrarse los surcos saturados de impurezas2, una presión
sobre una superficie puede provocar la impresión de huellas coloreadas por
recapación negativas.
4. Pero también pueden aparecer huellas por decapación periféricas, cuando el
dedo (o la piel) humedecido, decapan el polvo depositado sobre la superficie
receptora, con lo que sólo conoceremos la silueta de la superficie contactante, ya
que este mecanismo, debido a la naturaleza de la capa de polvo, impide la
impresión de las crestas o las características de la superficie de la piel.

De ahí que se identifiquen diferentes factores que intervienen3 en la producción y


percepción de las huellas dérmicas:
 La Piel: el individuo que no presente patologías o alteraciones en la piel, al
manipular o entrar en contacto con cualquier superficie, dejará impresa una
reproducción nítida y exacta de sus dibujos dactilares, incluso en aquellos casos
donde los dibujos presenten una lesión parcial o permanente, las que desde el
punto de vista criminalístico, sólo agregan a los dibujos papilares, nuevas
características particulares de significativo valor. Sin embargo, al encontrarse
afectada la piel por efecto de actividades manuales, los dibujos se harán menos
visibles (por ejemplo el efecto que produce el cemento sobre la piel de las manos
de los albañiles).

1
Belkin, R. S.: “La Teoría Leninista del Reflejo y los problemas metodológicos de la Criminalística Soviética”.
Moscú. 1970. Pp. 12. (en idioma ruso)
2
Como ocurre con frecuencia con las manos de mecánicos, pintores o de los homicidas que se secan las manos
ensangrentadas con un paño, papel, hiervas, etc. (N. del A.).
3
Directa o indirectamente (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 34
Cap. III: El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas

 Presión ejercida sobre la superficie receptora: este factor influye directamente


en la reproducción del dactilograma, ya que a mayor presión, habrá mayor
depósito de sudor, lo que lleva a obtener un mejor revelado del dibujo digital. Sin
embargo un apoyo o presión excesiva puede alterar el dactilograma haciéndolo
poco discernible.
 Calidad y cantidad de sudor sobre el segmento de piel huello productor: el
revelado de los dactilogramas, dependerá en gran medida de la calidad de
algunos elementos del sudor (aminoácidos, sales, grasa) y la cantidad apropiada
de éstos sobre la huella, si el sudor recapado sobre la piel de los dedos es
excesivo, entonces el reflejo de las crestas podrá “unirse” con lo no sólo podrá
perderse la huella durante el proceso de revelado, si no que no podrán
apreciarse sus características particulares.
 Reveladores elegibles: la elección del revelador apropiado es de gran
importancia, ya que cada uno tiene cualidades específicas, unos reaccionan con
las grasas, las sales minerales o los aminoácidos, otros se emplean en huellas
de mayor o menor data, mientras que otros se emplean en dependencia de sus
valores cromáticos, para contrastar las crestas reveladas sobre la coloración del
fondo de la superficie portadora, por lo que el resultado dependerá
exclusivamente, de la adecuada elección y aplicación del revelador, según las
cualidades del soporte o de la superficie a peritar.
 Manipulación inadecuada y acción mecánica de terceros agentes: las
superficies o soportes contaminados, afectan en mayor o menor grado la calidad
del dibujo papilar, desde una simple transformación o deterioro, hasta la
destrucción total del dibujo, esto ocurre frecuentemente con las huellas dérmicas
de carácter invisible y poco visible, cuando se manipulan inadecuadamente,
recapando otras huellas sobre la que ocupa a la investigación o decapándola por
fricción, cuando el soporte de la huella es embalado sin la debida protección.
 Factores climáticos: la duración de una huella sobre una superficie o soporte,
va a depender (además de la naturaleza del soporte y la profusión de sudor
sobre la piel al momento de la huello formación) de la temperatura imperante, la
humedad relativa, la velocidad del aire, la incidencia de los rayos solares, etc.
 Características del Lugar del Suceso: de las características del Lugar del
Suceso dependen las medidas a tomar para preservarlo y con ello evitar que los
soportes o superficies huello portadores se expongan a la acción de terceros
agentes, que incidan negativamente sobre la calidad de estas huellas.
 Idoneidad del perito: el personal especializado que intervenga en el proceso del
revelado dactilar, debe poseer preparación especializada y la experiencia
requeridas, lo que permitirá utilizar los procedimientos apropiados de búsqueda,
detección, revelado, extracción, fijación y conservación de las huellas.
 Calidad de los materiales empleados: los materiales de trabajo a utilizar deben
cumplir con los requisitos de calidad y mantenimiento requeridos, debe
garantizarse que las cerdas de los pinceles no presenten apelmazamiento y que
no se hayan empleado para la aplicación de polvos reveladores de diferente
naturaleza físico química, las placas o cintas adhesivas empleados para la
extracción, deben conservar la adherencia y transparencia adecuadas, no deben
quedar burbujas de aire entre las superficies de las placas y cintas adhesivas
La Revelación de huellas dérmicas 35
Cap. III: El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas

dermopapiloscópicas, las bases para ellas deben de estar limpias, los


reveladores físicos secos y sin gránulos, y las cámaras, material fotosensible y la
iluminación que se empleen, como alternativa para la fijación de las huellas,
deben de garantizar la filmación en cualquier circunstancia y sobre cualquier
superficie.
 Edad de la huella: debemos considerar el tiempo que lleva una huella en un
soporte o superficie1, las imágenes de mejor calidad se obtendrán a partir de
huellas recientes, sin embargo existen reveladores, técnicas y procedimientos
aplicables durante la revelación de huellas de mayor antigüedad.
 Textura de los soportes: estos se clasifican en buenos (lisos, pulidos, limpios e
impermeables), regulares (presentan algunas características de los soportes
buenos pero en menor escala) y malos (aquellos en los que es muy difícil revelar
huellas dactilares mediante el empleo de reveladores convencionales, debido a
que son irregulares, rugosos, permeables o ambos), la revelación de huellas
dérmicas sobre soportes regulares y malos, siempre significa un reto interesante
para cualquier perito, con independencia de sus conocimientos, habilidades y
experiencia.

III.3. El factor de contacto mutuo o Mecanismo de Locard durante la formación de


huellas dérmicas.

Pese a que durante el actuar pericial, la mayor parte de los esfuerzos se dedican en el
Lugar del Suceso a la búsqueda de huellas del objeto o sujeto productor, es bueno
tener en cuenta que durante la formación de las huellas, como resultado del intercambio
entre portadores y productores en tanto en unos como en otros, “En ese momento,
cuando el instrumento actuó sobre el Lugar del Suceso y reflejó en él sus
cualidades, el mismo en virtud del intercambio y de la ley del reflejo mutuo,
adopta de una u otra forma las cualidades de las superficies de aquellos objetos
de la realidad objetiva con las cuales contactó o interactuó” 2. Este proceso se
denomina por algunos autores “factor de contacto mutuo”, por otros “relación de
identificación inversa”, aunque los primeros en identificarlo le llamaron simplemente
“intercambio de Locard”.

Algunos autores señalan además, que en oportunidades se ha sobrevalorado la


importancia criminalística de estas huellas, pero no podemos negar el papel que las
mismas desempeñan tanto en procesos de identificación, como en la elaboración de
diagnósticos y en el direccionamiento de la investigación criminal durante el Primer
Ataque, ya que constituyen una fuente de información complementaria acerca del medio
material del suceso delictivo, que de manera creativa puede emplearse con éxito en la

1
Siempre teniendo en cuenta que la edad de una huella, no cuenta desde que el hecho es puesto en conocimiento del
perito, o desde que se formula la denuncia y tampoco desde que la víctima percibió sus resultados, por lo que muchas
veces, para conocer su data real, hay que acudir a elementos generales de la Táctica Criminalística o a herramientas
experimentales (N. del A.).
2
Segai, M. Y.: “Metodología de la investigación judicial”. Kiev. 1970. Pp. 108. (en idioma ruso)
La Revelación de huellas dérmicas 36
Cap. III: El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas

práctica pericial. Veamos a continuación como se comporta el Mecanismo de Locard


con las diferentes categorías de huellas que integran a la Dermatoscopía.

Tipo de Posibles Resultado


Mecanismo de Tipo de
objeto huello superficies inverso del
formación huella
productor receptoras contacto mutuo

 En contacto con Superficial Prácticamente En el caso, de que


una superficie, el estática por todas las las superficies de
dedo cubierto por recapación. superficies los dedos y la
sudor, impurezas o sólidas mano, estuviesen
cualquier otra relativamente secas o la huello
sustancia uniformes. receptora mojada, o
“pintante”, imprime que las primeras
la silueta de las estuviesen cubiertas
crestas papilares, de sudor y las
del contorno de los segundas de algún
dedos y de la palma polvo, este último
de la mano y de sus se adhiere a la sima
pliegues, cicatrices, de las crestas.
callos, prendas y
cualquier otra
característica.
Dedos y Volumétrica Prácticamente En algunos casos,
palmas de las  Al presionar sobre estática. todas las cuando la presión
manos una superficie superficies es considerable,
(Dactiloscopía blanda, se estampa blandas, como restos de la
la silueta de las la plastilina, sustancia receptora
y Quiroscopía) goma de se aloja en los
crestas papilares,
del contorno de los mascar, etc. u surcos, pliegues y
dedos y de la palma otras en los poros,
de la mano y de sus relativamente facilitando en
pliegues cicatrices, sólidas, que contactos sucesivos
callos, prendas y modifican su la aparición de
cualquier otra estado físico huellas
característica. bajo el efecto superficiales
de la estáticas de carácter
temperatura negativo.
ambiental (o
la irradiada
por otros
objetos) o de
los rayos
solares, por
La Revelación de huellas dérmicas 37
Cap. III: El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas

ejemplo las
mezclas
asfálticas.

 En contacto con Superficial Prácticamente En el caso, de que


una superficie, el estática por todas las las superficies de
pie cubierto por recapación. superficies los pies, estuviesen
sudor, impurezas o sólidas secas o la huello
cualquier otra relativamente receptora mojada, o
sustancia uniformes. que las primeras
“pintante”, imprime estuviesen cubiertas
la silueta de sus de sudor y las
contornos, los segundas de algún
pliegues y de las polvo, este último
crestas papilares se adhiere a la sima
cicatrices, callos y de las crestas.
cualquier otra
característica.
Pies Volumétrica Generalmente En algunos casos,
(Podoscopía)  Al presionar estática. superficies de cuando la presión
sobre una superficie dureza es considerable,
blanda, se estampa relativa por restos de la
la silueta de las donde pueda sustancia receptora
crestas papilares, transitar el se aloja en los
cicatrices, callos y comisor del surcos, los pliegues
cualquier otra delito o la y los poros,
característica o plantilla de facilitando en
cuando se produce su calzado. contactos sucesivos
una prolongada la aparición de
presión sobre una huellas
superficie de superficiales
relativa dureza estáticas de carácter
solamente su negativo.
contorno.

En contacto con una Superficial Superficies En el caso, de que


superficie, de estática por sólidas los fragmentos de la
cualquier fragmento recapación. uniformes. piel donde se
de la piel, cubierta ubican los poros,
Poros
por sudor, estuviesen secas o
(Poroscopía) impurezas o la huello receptora
cualquier otra mojada, o que las
sustancia “pintante”, primeras estuviesen
imprime la silueta cubiertas de sudor y
La Revelación de huellas dérmicas 38
Cap. III: El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas

de los poros. las segundas de


algún polvo, este
último se adhiere a
la periferia de los
poros.

En contacto con una Superficial Generalmente Cuando el


superficie, los labios estática por vasijas para el intercambio se
cubiertos de saliva, recapación. consumo o realiza con objetos
restos de alimentos, envases de contentivos de
sangre o “pintura de alimentos, alimentos o
labios”, imprime la prendas de sustancias
silueta de sus vestir, piel pintantes, con un
contornos, sus humana y documento escrito,
pliegues, heridas, documentos. con una piel
Labios cicatrices o cubierta de sangre
(Queiloscopía) cualquier otra en estado líquido o
característica. con cualquier
superficie cubierta
de partículas
pequeñas, se
produce la
recapación (durante
muy corto tiempo)
de las mismas sobre
los labios.

 En contacto con Superficial Prácticamente En el caso, de que


una superficie, la estática por todas las las superficies de la
piel cubierta por recapación. superficies piel, estuviesen
El resto de los sudor, impurezas o sólidas secas o la huello
elementos de cualquier otra relativamente receptora mojada, o
sustancia uniformes. que las primeras
la piel “pintante”, imprime estuviesen cubiertas
humana, no la silueta de la zona de sudor y las
incluido en los de contacto y de sus segundas de algún
anteriores pliegues, cicatrices, polvo, este último
verrugas y cualquier se adhiere a lo largo
objetos huello otra característica. y ancho de toda la
productores superficie.
(Edgeoscopía)  Al presionar sobre Volumétrica Prácticamente En algunos casos,
una superficie estática todas las cuando la presión
blanda, se estampa superficies es considerable,
la silueta de la zona blandas, u restos de la
La Revelación de huellas dérmicas 39
Cap. III: El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas

de contacto y de sus otras sustancia receptora


pliegues, cicatrices, relativamente se aloja en los
verrugas y cualquier sólidas, que pliegues y en los
otra característica. modifican su poros, facilitando
estado físico en contactos
bajo el efecto sucesivos la
de la aparición de huellas
temperatura superficiales
ambiental (o estáticas de carácter
la irradiada negativo
por otros
objetos) o de
los rayos
solares.

III.4. Los métodos anti criminalísticos que puede enfrentar la Dermatoscopía.

El concepto “anti criminalística” (o “contra criminalística”, como también se ha llamado


por algunos autores1), nos lo legaron los textos de Criminalística procedentes de los
antiguos países socialistas, fundamentalmente de la otrora Unión Soviética y en
particular los producidos por peritos representantes del Sistema de la Técnica
Criminalística del KGB2 y se refería al sistema de métodos, técnicas, procedimientos y
metodologías, empleados para desvirtuar, reducir o anular las potencialidades de la
Técnica Criminalística durante el proceso de detección, revelado, extracción e
investigación de diferentes categorías de huellas. A ellos pertenecen desde el clásico
empleo de mezclas de picadura de tabaco y pimienta3 para entorpecer el trabajo de la
Técnica Canina y de guantes para evitar la producción de huellas dactiloscópicas, hasta
las sofisticadas ganzúas plásticas que impiden la formación de huellas trazológicas en
el canal del cilindro de las cerraduras y el entrenamiento para manipular objetos sin
guantes, de tal forma que sólo se provoquen huellas dactiloscópicas dinámicas por
recapación, de escaso o nulo valor identificativo.

Por supuesto, que como consecuencia de la propia dinámica de la vida y de la


inevitable socialización del conocimiento, no puede esperarse que los referidos métodos
continúen siendo privativos de la actividad de inteligencia o contrainteligencia de un
determinado estado y también se pueden encontrar4 ya, en la actividad delictiva común

1
Aunque personalmente consideramos, que los métodos anti criminalísticos son los que se emplean en previsión del
resultado que pudiera alcanzarse si se aplica la Técnica Criminalística, mientras que los contra criminalísticos están
dirigidos a contrarrestar la aplicación de la referida técnica (N. del A.).
2
Acrónimo ruso de Комитет Государственной Безопасностй (Comité para la Seguridad del Estado), como se
conocía en la URSS al ministerio encargado de enfrentar cualquier actividad dirigida contra el estado (N. del A.).
3
Bautizado como “Mezcla de Cayena” durante la 2da. Guerra Mundial por los “Comandos” ingleses (N. del A.).
4
Y de hecho se encuentran muchos de ellos en la práctica del enfrentamiento al delito común, ya sea inducidos por el
conocimiento que brindan la literatura y el cine, por fugas emanadas de los propios servicios especiales que los
La Revelación de huellas dérmicas 40
Cap. III: El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas

o como algo curioso, que corre de mano en mano de sujetos que no siempre son
delincuentes potenciales1.

Vale destacar sin embargo, que los primeros esfuerzos de los delincuentes por eludir a
la Dactiloscopía, se realizaron durante los años 30 y 40 del pasado siglo por cirujanos
venales norteamericanos2, a pedido de gansters que intentaban evadir la acción de la
justicia3, los procedimientos transitaron desde quemar las yemas de los dedos con
llama abierta o ácidos, extirpar la dermis portadora de los dibujos papilares 4 con
procedimientos quirúrgicos o simplemente mutilándola5, hasta realizar injertos con piel
de los dedos de otros sujetos (algunas veces fallecidos) o procedente de diferentes
partes del cuerpo6 del sujeto interesado. Sin embargo todos esos esfuerzos fueron
infructuosos, ya que las quemaduras no hicieron más que transmitir nuevas
características particulares permanentes, en algunos casos mucho más valiosas que los
mismos dermatoglifos para la identificación criminalística; en los dedos donde se extirpó
la dermis de los pulpejos, una vez concluida la cicatrización, los dibujos nuevamente se
regeneraban por la proliferación de las células situadas en los márgenes de la lesión,
donde la piel es sana y de los apéndices cutáneos subyacentes; y los trasplantes a la
larga se desprendían, ya que los injertos permanentes sólo se pueden realizar con piel

concibieron y explotan, o simplemente como resultado del desarrollo de la cultura y el conocimiento de los propios
delincuentes comunes (N. del A.).
1
El sitio del Chaos Computer Club alemán, con la URL How to fake fingerprints?, describe nueve pasos (estos
llegan a 12 en otras fuentes que citan al referido sitio WEB), mediante los cuales se pueden lograr reproducciones de
dibujos papilares ajenos, para adherírselos a sus propios dedos (N. del A.). Ver también: Martínez, E.: “Biometría
01: Cómo crearse unas huellas digitales falsas”. http://www.init0.bitacoras.com/archivos/2005/06/01/como-crearse-
unas-huellas-digitales-falsas, “Cómo usar las huellas digitales de otro”.
http://www.ccc.de/biometrie/fingerabdruck_kopieren.xml?language=en y Adm, M.: “Cómo crear huellas digitales
falsas”. http://www.mixelandia.com/2007/05/como-crear-huellas-digitales-falsas.php. Además otra publicación: “La
biometría en entredicho: falsificación de huellas dactilares”. http://wwwdelitosinformaticos.com/datos.shtml,
describe como un matemático japonés, Tsutomu Matsumoto, consiguió engañar a once lectores de huellas digitales,
invirtiendo menos de 10 dólares en material de fácil obtención (N. del A.)
2
Joseph P. Moran en 1934 extirpó los dibujos papilares de Carpis y Freddy Barrer. Torwald, J.: “El Siglo de la
Investigación Criminal”. Edición Revolucionaria. Instituto del Libro. La Habana. 1966. Pp. 149.
3
Nos referimos a métodos invasivos dirigidos a eliminar los dibujos de las crestas papilares, con lo que se pretendía
mitigar la posibilidad de producir huellas dérmicas, o al menos a impedir que determinado sujeto productor se
asociara con aquel cuyas muestras dígito palmares se encontraban registradas (N. del A.). El primer caso fue de
conocimiento del FBI el 6.1.1934, cuando en un enfrentamiento con la Policía de Chicago, resultó muerto Jack
Klutas alias “Jack el Bonito”, cuando se procedió a fichar su cadáver, se observó con asombro que sus dedos
carecían de dibujos papilares. Torwald, J. Op. Cit. Pp. 149.
4
John Dillinger con algunos de sus cómplices sufrió una dolorosa operación realizada por los doctores Wilhem
Loeser y Harold Cassedy, para observar semanas más tardes como todo había sido en vano y que sus crestas
papilares se restablecían; el 22.7.1934 cuando fue ultimado por la Policía, éstas eran completamente visibles.
Söderman, H. y O’Conell, J. J.: “Métodos Modernos de Investigación Policiaca” puesto al día por O’Hara, Ch.
Editora “Ctán. San Luís”. La Habana. 1985. Pps. 194-196.
5
La práctica de mutilar la piel de los dedos para impedir la identificación, no ha sido del todo olvidada por los
delincuentes, recientemente un periódico mexicano publicó la noticia de que un sujeto se había mutilado los dedos a
mordidas, cuando se le detuvo por los delitos de robo y fraude, al intentar vender un automóvil, ya que no quería ser
asociado con sus antecedentes penales. Yánez, G. I.: “Defraudador de autos mordió sus huellas dactilares para no que
no sean identificados sus antecedentes penales” en La Crónica de Hoy. 24.09.07.
6
En octubre de 1934, la Policía de Chicago encontró en la calle el cadáver de Gus Winkler, durante el fichaje
correspondiente apreció que se habían modificado los dibujos del dedo medio de la mano izquierda. Torwald, J. Op.
Cit. Pp. 149.
La Revelación de huellas dérmicas 41
Cap. III: El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas

del cuerpo del mismo individuo que va a recibirlos (autoinjertos), o de un gemelo


idéntico1.

Sin embargo estos esfuerzos no quedaron perdidos en el tiempo, existen publicaciones


en las que se refieren esfuerzos llevados a cabo por el crimen organizado
contemporáneo y específicamente por narcotraficantes internacionales, con un acceso
ilimitado a las tecnologías médicas de vanguardia, dirigidos al mismo fin, trasplantarse
otros dibujos papilares, según un periódico colombiano: "Hemos descubierto tres
casos de personas que han sido capturadas por la Fiscalía y que se hicieron
tratamientos quirúrgicos en sus huellas con el propósito de alterarlas para que
no se puedan identificar… El caso que más ha llamado la atención de las
autoridades es el de un narcotraficante que remplazó las huellas de los dedos de
las manos con las de los pies”2.

Fig. 21, 22 y 23: Cicatrices en las regiones costales de Roscoe Pitts, de Carolina del Norte, USA
(31.10.1941) y tres de los dedos donde se operó el trasplante, se señala sobre el índice como aun
se perciben restos de los dibujos papilares originales (cirujano actuante Leopold W. August B.).

En lo que a la Dactiloscopía atañe, la experiencia de la práctica pericial cubana


demuestra, que algunos de los métodos anti criminalísticos, aunque no son muy
frecuentes, se pueden clasificar de la siguiente manera:

1. Métodos que impiden la producción de huellas dérmicas


2. Métodos que disminuyen la frecuencia de producción de huellas dérmicas

1
A esta conclusión llegó un equipo de médicos presidido por Howart L. Uppdegraff, del Lebanon-Hospital de
Hollywood, a solicitud del FBI. Howart concluyó que: “Tan sólo existía una posibilidad de cambiar de un modo
permanente las yemas de los dedos: el trasplante de la piel, si ésta se trasplanta de las palmas de las manos”,
afirmó además que era imposible utilizar la piel de otra persona, que dicho proceso y la curación duraban cuatro
semanas, y que podía ser apreciado por los dactiloscopólogos, ya que dejaba cicatrices en los bordes de las yemas y
rupturas de las líneas papilares, además de las consabidas cicatrices en las partes del cuerpo de donde se había
retirado la piel. Torwald, J. Op. Cit. Pps. 156-157.
2
“Irregulares colombianos se trasplantan huellas digitales”. http://www.elnacional.col
La Revelación de huellas dérmicas 42
Cap. III: El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas

3. Métodos para destruir o desaparecer las huellas dérmicas

Los primeros agrupan además del conocido empleo de guantes a otros métodos más
criollos como vestir las manos con medias, bolsas plásticas comerciales o simplemente
tomar los objetos o tocar determinadas superficies de esos objetos con las manos
protegidas por paños, pañuelos, extremos de las propias prendas de vestir, cinta
adhesiva aislante o esparadrapo (la tercera falange de los dedos) o simplemente
papeles casuales o no.

Para disminuir la frecuencia de producción de las huellas dérmicas, los comisores de


delitos se esmeran en no tocar más que lo que sustraerán consigo, lo que generalmente
logran sólo en los hurtos, ya que otras categorías de delitos contra el patrimonio,
implican el contacto con barreras y superficies de los bienes muebles o no, que no
constituyen objeto de la sustracción.

Y finalmente, para destruir las huellas dérmicas, limpian las superficies contactadas
mecánicamente por decapación, las mojan con líquidos diversos o conjuntamente con
los artículos sustraídos, se llevan consigo objetos o fragmentos de superficies en los
que presuponen están sus huellas, los que más tarde abandonan al retirarse del Lugar
del Suceso.

No obstante según nuestra experiencia, no existe una regla tácita para la elección de
determinado método y pueden apreciarse algunos parcialmente implementados o
mixturados con otro de ellos.

Dado el calor tropical y la alta humedad del ambiente en nuestro clima, además de otros
factores fisiológicos y psicológicos1, las manos enguantadas (o vestidas con bolsas
plásticas comerciales, etc.) sudan profusamente y raras veces permanecen
enguantadas desde el inicio hasta el final de la comisión del delito, además
generalmente los comisores de robos operan en la penumbra y ante el riesgo que
significa alumbrarse, prefieren confiar en su sentido del tacto, con el que reconocen no
sólo la ruta a seguir en la oscuridad, si no también el “valor” de los bienes que
consideran sustraer, además, accionar determinados objetos como pestillos pequeños,
aldabas, etc., resulta engorroso con los dedos “enteipados” o con guantes de tela, vinyl
o cuero, que son los más frecuentes en nuestra práctica. Por todo ello, con frecuencia
aparecen huellas dérmicas o sus fragmentos en diferentes etapas del delito, aun
cuando en su confesión los acusados aseguren haberse protegido las manos con
guantes u otros medios.

En el caso de las medias ocurre más o menos lo mismo, con la diferencia de que lo más
frecuente es que los comisores se descalcen y vistan las medias en las manos una vez
que entran en el local del delito, por lo que aunque no se aprecien huellas en el interior
del mismo, si pueden aparecer en la barrera quebrantada, pudiendo corresponder su
origen tanto a la penetración como a la retirada del lugar.

1
Hiperemotividad según los psicólogos (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 43
Cap. III: El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas

El empleo de papel, pañuelos, paños, etc., como protección de las manos para
contactar incidentalmente determinadas superficies, es un procedimiento que resulta
muy difícil instintiva y circunstancialmente, pero además en caso de sospechar tal
situación, la localización de esos medios anti criminalísticos en las proximidades del
Lugar del Suceso o en poder de los sospechosos, se facilita empleando la Ley de
Transitividad y poniendo en juego lo señalado en el Mecanismo de Locard, lo que
garantiza igualmente establecer la identidad del sujeto.

Toda interacción entre dos


cuerpos provoca el intercambio
de elementos de ambas
superficies contactantes

Fig. 24: Aplicación de la Ley de Transitividad al fenómeno de la formación de huellas


dermopapiloscópicas

Disminuir deliberadamente la frecuencia de producción de huellas dactilares, es algo a


lo que ya no acuden ni siquiera prestigiosas escuelas de Servicios Especiales, ya que
no obstante al arduo y prolongado entrenamiento, no se pueden descontar errores
accidentales o incidentales del sujeto productor, por ello aun cuando este haya sido el
propósito del comisor, siempre podemos contar con encontrarlas1.

Algo mucho más difícil es enfrentarnos a una persona entrenada para provocar huellas
deformadas o “sin valor identificativo”2, en esos casos además de esmerarse en tocar lo
menos posible o injustificadamente, se prefiere el contacto con superficies rugosas o de
relieve anti resbalante, o sencillamente aquellas que no serían tenidas en cuenta
durante una búsqueda lógica de huellas dérmicas, las que resulten de difícil acceso
para los medios de observación y revelado disponibles por los peritos, o las que
pondrían en peligro la integridad de la huella y su valor, en caso de que intentáramos la
retirada del soporte para su investigación en condiciones de laboratorio. De lo contrario,
las superficies pulidas se manipulan mojadas o con movimientos imperceptibles de los
dedos3, que más que una recapación estática, provocan una recapación dinámica del

1
Pero además, aunque objetivamente, con determinado entrenamiento se logra disminuir la frecuencia de producción
de huellas dérmicas, el resto de los tipos de huellas que explota la Técnica Criminalística para la identificación, se
mantiene en los mismos niveles o se incrementa, por lo que a la larga, el referido método no resulta tan efectivo (N.
del A.).
2
Algo que sólo ocurre en personas entrenadas para ello en escuelas que preparan Oficiales y/o Agentes para los
Servicios Especiales, no obstante, aunque no se logre la identificación de dicho sujeto, la sola presencia de huellas de
este tipo, sirve a los efectos de diagnosticar su preparación especial (y otros varios elementos) a través del
mecanismo de formación de las huellas, por ejemplo la ubicación de huellas dígito palmares en determinada posición
sobre diferentes superficies indican los intentos de detección de micrófonos, el chequeo de marcas de alarma u otras
acciones que denotan una preparación especial (N. del A.).
3
Desplazándolos linealmente o con un leve giro del pulpejo (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 44
Cap. III: El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas

sudor y la grasa depositadas en las crestas


papilares, con lo que se transforman aun
durante la huello formación y deforman
además las características particulares de la
mayor parte de la huella, con lo que sólo
quedarían escasos puntos, ubicados en la
“media luna” que conforma el borde exterior
de la región marginal, en esos casos, de no
contarse con puntos de una calidad
suficiente, habrá que acudir entonces a la
Poroscopía para la identificación.

No podemos obviar informaciones foráneas1


sobre el empleo de guantes o de láminas Fig. 25: Huellas dactiloscópicas producidas
especiales dotadas de crestas con procedimientos anti criminalísticos, a la
2 izquierda con desplazamiento, a la derecha
dactiloscópicas falsas , acerca del particular
con giro, se señalan las áreas donde pudieran
aparecen reseñas en la bibliografía de localizarse huellas de los poros.
Criminalística y Contrainteligencia desde los
40 del pasado siglo y se le achaca su
introducción a los Servicios Especiales de la Alemania nazi. En sus primeras versiones
se trataba de guantes de látex, los que en la superficie palmar presentaban el relieve
típico de la piel humana, mucho más tarde, en la década de los 90, los guantes se
sustituyeron por delgadas láminas ovales de polietileno con el mismo relieve, dotadas
de un pegamento que les permitía sujetarse a los pulpejos de los dedos3, sin embargo
ninguno de ellos (y nos referimos en particular a los diseñados por Collier, Retcher,
Wehde, Goddefroy y Reiss, que fueron explotados por muchos Servicios Especiales
hasta bien entrados los años 90 del pasado siglo), han logrado reproducir la silueta de
los poros, por ello la ausencia en las huellas reveladas, de los vestigios claros de estos
pequeños orificios de la piel, así como la ausencia del reflejo particular que a su
alrededor produce la excreción del sudor, son suficiente argumento para diagnosticar la
“falsificación” de las huellas dactiloscópicas con cubiertas artificiales en los dedos.

Los intentos de “falsificar” o reproducir artificialmente4 los dibujos papilares de los dedos
han dado lugar al desarrollo de una nueva rama del conocimiento pericial dentro de la

1
Máxime cuando a nuestra Técnica Criminalística cubana, con relativa e indeseada frecuencia, le corresponde
enfrentar también la actividad de los servicios especiales norteamericanos y de otros países aliados o asociados con
ellos (N. del A.).
2
Falsas en el sentido de que no pertenecen al sujeto comisor, pues en la práctica se trata de la reproducción artificial
de los dibujos correspondientes a otro sujeto. “Manual y Estudio básico de Dactiloscopía”.
http://www.criminalistaenred.com.ar
3
Como ya señalamos en una nota a pie de página anterior, los procedimientos para obtener en condiciones
domésticas, tales reproducciones de dibujos papilares ajenos, son hoy de público conocimiento (N. del A.).
4
E insistimos en la idea de la reproducción, ya que aunque lo refieren fuentes de poca confianza, hemos encontrado
informaciones acerca del empleo de películas especiales, similares a nuestras placas dermopapiloscópicas,
concebidas a los efectos de transmutar las huellas producidas por un sujeto de una superficie a otra, lo que en teoría
podría lograrse a nuestro juicio, con los niveles de desarrollo alcanzados hasta la fecha por las ciencias y las
producciones químicas (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 45
Cap. III: El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas

Dactiloscopía y nos referimos a la Microdermatoscopía, Micropapiloscopía,


Microlofoscopía o Microdactiloscopía como prefiere llamarla el colombiano Samuel
Alfonso Delgado Caballero, quien la define como “La disciplina encargada de
analizar las impresiones y huellas dermopapiloscópicas, a partir de sus
características microscópicas de crestas, surcos y poros epidérmicos, con fines
de establecer originalidad y diferencias post mortem”1.

El referido autor considera que: “La Microdactiloscopia esta orientada a


complementar el estudio realizado por los científicos Edmond Locard, sobre
Poroscopia, 1912 y Salil Chatterjee, 1962 sobre La Crestoscopia, a diferencia que
los anteriores utilizan la forma de las crestas como medio de identificación, en
cambio la Microlofoscopia, analiza sus características microscópicas dejadas por
el sistema de impresión natural, permitiendo establecer ORIGINALIDAD e
identificar reproducciones”2.

Finalmente para destruir o desaparecer las huellas, los comisores acuden a la limpieza
de superficies contactadas con paños o pañuelos, algo que no es definitivo, ya que una
vez cometido el delito o vencida determinada etapa del mismo, resulta muy complejo
recordar cuales fueron todas las superficies tocadas, por lo que siempre quedará alguna
huella útil, en caso de que se haya preferido mojar las superficies sobre las que
presuntamente existen huellas dérmicas, se podrá entonces acudir a la búsqueda
alrededor de la fuente del liquido o sobre el recipiente empleado para verterlo, o
sencillamente dejando secar la superficie a temperatura ambiente, para “trabajarla”
posteriormente.

Siempre debemos recordar, que el hecho de que no hayamos sido capaces de


encontrar huellas dérmicas durante la Inspección del Lugar del Suceso, no niega la
existencia de las mismas, si no que reafirma nuestra incapacidad profesional y la
necesidad de adquirir conocimientos, experiencias y tecnologías.

Ocurre con frecuencia que tablillas de persianas violentadas, cerraduras colgantes,


trancas, determinados adornos que se encontraban sobre los equipos
electrodomésticos sustraídos, ante la previsión de que pudieran contener las huellas de
los comisores del delito, son extraídos por los mismos del Lugar del Suceso y
abandonados durante la retirada; encontrarlos es relativamente sencillo, si cumpliendo
con lo preceptuado en la Orden 33/1992 del Viceministro Primero del Interior, asistimos
al Lugar del Suceso, absolutamente en todos los casos, independientemente de su
naturaleza, conjuntamente con la Técnica Canina3 y logramos trabajar en equipo con la

1
Delgado Caballero, S. A.: “El margen de error de la dactiloscopia”. Fiscalía General de la Nación Colombiana.
2007.
2
Ibidem. (hemos respetado la acentuación y los signos de puntuación del original).
3
Con independencia de la tipología delictiva que se enfrente, realmente la práctica nos demuestra a diario, que no
existen herramientas técnico criminalísticas típicas para determinados hechos delictivos y que nunca sabemos con
que será necesario contar durante la investigación de cualquier tipo de delito, hasta tanto esta no se lleve a cabo (N.
del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 46
Cap. III: El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas

correspondiente Unidad Cinófila, ello nos permitirá, amen de otros resultados, encontrar
dichos objetos, sobre los que se buscarán las huellas con métodos convencionales.
La Revelación de huellas dérmicas 47
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

IV. Técnicas de revelado de huellas dérmicas


IV.1. Métodos de búsqueda y revelado de huellas dérmicas

Según Locard “Hay que tener siempre presente que las mejores huellas
dactilares, las que prestan más excelentes servicios, son precisamente aquellas
que son invisibles para el ojo práctico. Se hace, pues, preciso aprender a verlas.”1

“Ver las huellas dérmicas”, como nos sugiere Locard, implica inicialmente buscarlas, lo
cual teniendo en cuenta la posibilidad de que estas pueden ser poco visibles e
invisibles, lleva implícito el desarrollo de métodos de búsqueda de elementos tan
particulares, que por demás pueden ser imperceptibles.

Los procedimientos comunes de búsqueda de esta categoría de huellas, son de origen


óptico y se agrupan de la siguiente manera:
1. Iluminación de la superficie portadora con luz artificial empleando determinado
ángulo de inclinación u observación de dicha superficie desde diferentes ángulos.
2. Observación de las superficies
portadoras transparentes a trasluz.
3. Inspección de las superficies portadoras
Fig. 26: mediante el empleo de fuentes de rayos
Revelado láser y/o ultravioletas, a través de filtros
extensivo de de luz, convertidores óptico electrónicos
huellas o cualquier otro dispositivo tecnológico
dérmicas, en semejante.
una lata de
bebida, con
Existen dos métodos fundamentales para el
vapores de
revelado de huellas dérmicas: el método
Cyanoacrilato
extensivo y el lógico.

Durante la aplicación del método extensivo, la


búsqueda se practica sobre toda la superficie
del supuesto objeto portador, y generalmente se emplea durante la búsqueda de
huellas invisibles o poco visibles y sobre
Fig. 27:
objetos de pequeñas superficies.
Revelado
lógico de
El método lógico implica el análisis de las huellas
condiciones y características de la presunta dérmicas, en
superficie huello portadora y el modus una lata de
operandis del comisor, a fin de deducir la bebida, con un
necesaria superficie de contacto empleada agente físico
por el comisor para alcanzar, en ese caso, el (polvo negro
resultado material apreciado en el Lugar del de humo).
Suceso, o los objetos y superficies que debió

1
Locard, E.: “Manual de Técnica Policíaca”. 4ta. Edición. José Montero Editor. Barcelona. 1963. Pp. 38.
La Revelación de huellas dérmicas 48
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

contactar el comisor, para materializar


determinado evento imprescindible, para el
logro de lo que se aprecia a partir de fuentes
subjetivas o materiales en el Lugar del
Suceso.

Durante
los
últimos
años,
estos
métodos y
precisa-
Fig. 28: Linterna ultravioleta Bluemaxx mente el
con filtro adosado. método
extensivo,
se han reforzado con la introducción de tecnologías
ópticas, que facilitan la búsqueda, iluminando las
diferentes superficies del Lugar del Suceso, con
rayos
ultraviolet
as en
diferentes
Fig. 29: Observación de la
longitudes luminiscencia visible que provoca
de onda, la huella de la palma y dedos de
las que una mano con la ayuda de un
provocan Crimescope de mesa.
el
fenómeno de la luminiscencia1 de los
elementos que componen a las secreciones
humanas y en particular del sudor y la grasa
presentes en las huellas dérmicas,
luminiscencia que puede manifestarse de
Fig. 30 y 31: Huella dactiloscópica por diferentes colores o ser invisible, en este
recapación de sangre sobre un papel,
fotografiada inicialmente con la luz del flash y último caso se podrá percibir con filtros que
posteriormente con el Crimescope en la acompañan a la fuente en cuestión y que
longitud de los 415 Nm. pueden sostenerse en diferentes
adminículos, estacionarios o portátiles2.
1
Conjunto de fenómenos producidos en muchas sustancias, que se caracterizan por la emisión, durante un tiempo
determinado, de radiación visible como consecuencia de la acción de determinados agentes externos (ya sean campos
eléctricos, reacciones químicas o irradiación) en los niveles electrónicos de los átomos y moléculas que las forman.
2
También se han desarrollado otros tipos de “luces forenses” para detectar huellas dactilares luminiscentes, las
cuales funcionan con: argón iónico, vapores de cobre y láser, con lo cual se pretende también optimizar los
resultados de la búsqueda dactiloscópica, puesto que estas “luces forenses”, no sólo facilitan la percepción de las
huellas incidiendo sobre la naturaleza físico química de los compuestos grasos del sudor, sino que además actúan
sobre los aminoácidos y las proteínas, que perduran mucho más en el tiempo sobre las superficies del Lugar del
Suceso, lo cual ha permitido percibir y fijar huellas con una antigüedad superior a los 40 años (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 49
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

Sin embargo, el empleo de estas fuentes de luz ultravioleta, generalmente se


circunscriben al trabajo en locales oscuros o débilmente iluminados y en su abrumadora
mayoría, a aquellos sitios donde puedan ser alimentados con corriente alterna, algo no
siempre disponible en muchos de los hechos de gran connotación y relevancia, de los
que debe enfrentar la Técnica Criminalística.

Los reveladores de huellas dérmicas se dividen en dos grandes grupos1:


 Reveladores físicos
 Reveladores químicos

Los cuales poseen no solo características diferentes, si no también distinta destinación


y forma de empleo, en dependencia de las superficies huello portadoras y los resultados
esperados. Revisémoslos de manera independiente.

IV.2. Técnicas de revelado de huellas dérmicas con agentes físicos.

Los reveladores físicos son


Fig. 32 y 33: Perito de la Policía
polvos de diferente naturaleza Científica española, durante su
físico química, que tienen en desempeño con el Scenescope y
común la propiedad de resultados de la filmación.
adherirse al sudor y la grasa
que quedan sobre la superficie
huello receptora, como
resultado del contacto con las
crestas papilares (o
determinados segmentos de
piel2), como regla, los granos
de estos polvos son muy
pequeños y poseen un
diámetro que oscila entre 70 y
100 micrones3.

Se acostumbra señalar que, los


elementos que se pretendan
emplear como agentes reveladores físicos, deben de ostentar las siguientes
propiedades:
1
Y aunque en la literatura consultada, no se establece una frontera precisa entre estos dos grupos, nosotros la hemos
trazado partiendo de la premisa de que, los que funcionan a partir de su capacidad de adherirse son reveladores
físicos, mientras que los que producen una reacción colorimétrica, de cualquier tipo, son reveladores químicos (N.
del A.).
2
Para conocer en que medida son capaces de adherirse se desarrolló la expresión coeficiente de adherencia (CA), que
no es más que la proporción de partículas (del total aplicado) capaces de adherirse en un mm2 de huella de una cresta
papilar y se expresa en % (N. del A.).
3
1micrón (µm) es igual a 0,001 mm.
La Revelación de huellas dérmicas 50
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

 Pequeñas dimensiones de sus gránulos: El polvo debe ser lo bastante fino como
para poder revelar todos los detalles de la huella digital. Polvos más finos son
teóricamente capaces de revelar mayor detalle de las características particulares
de una huella, que polvos más gruesos, fundamentalmente en los bordes de las
crestas y los poros.
 Adherencia: El polvo debe tener altos indicies de adherencia, de modo que se
impregne a los restos de sudor y grasa de la huella dérmica y no al resto de la
superficie portadora.
 Color: El polvo debe ser de un color contrastante con la superficie donde se
aplica. Los más oscuros permiten apreciar, una vez reveladas, mejor a las
huellas sobre bases claras y viceversa, otros como los grises o el aluminio
trabajan son más universales, ya que facilitan la percepción en una variedad de
superficies de tonos medios. Sin embargo cuando la superficie es multicolor, es
difícil decidirse por algunos de ellos, y en nuestro auxilio vienen entonces los
polvos fluorescentes, cuyo resultado podrá ser perceptible mediante el empleo
de una fuente de luz alternativa (UV), que provoca la luminiscencia del polvo,
entonces las crestas reveladas se podrán percibir con el empleo de filtros de
color y en ocasiones a simple vista.
 Flujo: Es la capacidad de que con el empleo de instrumentos tales como los
pinceles y/o brochas dactiloscópicos, pese a estar ocurriendo la adherencia de
los gránulos de polvo sobre las huellas de las crestas papilares, el polvo fluya y
no se apelmace en volúmenes mayores, lo que lo haría inútil.

Pese a que los agentes reveladores físicos se identifican comúnmente con el nombre
de determinados elementos, generalmente se trata de compuestos de diferentes
sustancias, con las que se tratan de balancear todas las propiedades anteriormente
citadas. Por ejemplo, el negro de humo es particularmente negro en el color, pero su
adherencia y fluidez son muy bajas, ya que muchas veces se trata de carbón animal o
vegetal u hollín, por lo que se mezcla con otros elementos a fin de mejorar su
efectividad.

Los llamados “polvos reveladores”, son los agentes más empleados, ya que no exigen
de condiciones especiales para su aplicación, ni de medios sofisticados; además son
también los más versátiles, pueden presentarse con diferentes coeficientes de
adherencia, para que puedan aplicarse sobre diferentes soportes y para revelar huellas
de diferente data1, también se presentan en diferentes colores y tonalidades2 para ser
empleados en contraste con la coloración de la superficie receptora, pueden poseer
propiedades magnéticas, fluorescentes o no, no reaccionan químicamente ante el
sudor, la grasa, ni la mayoría de los pegamentos y se aplican con pinceles o brochas,
“pinceles magnéticos”, atomizadores o asperjadores y sus excedentes, así como el
polvo no adherido que se deposita en el espacio correspondiente a los surcos y en la

1
Existen polvos de aluminio cuyo CA alcanza el 95 %, mientras que el negro de humo comúnmente no excede del
60 % (N. del A.).
2
La firma japonesa Police Science Ind. produce polvos reveladores de color gris en 5 tonalidades diferentes y cada
uno de ellos además con diferente coeficiente de adherencia (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 51
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

periferia de la huella, pueden limpiarse con motas o pinceles “secos”, o recogerse con
los mismos “pinceles magnéticos” con que se aplican.

La mayor dificultad señalable a estos reveladores (además de que son impotentes ante
superficies húmedas o engrasadas), radica en que por estar constituidos por granos de
pequeñas dimensiones, poseen propiedades higroscópicas1, por lo que en nuestro
clima es necesario, con determinada frecuencia, colocarlos en un horno a temperaturas
cercanas a los 90-1000 durante varios minutos, a fin de que evaporen la humedad
absorbida.

Tanto la adherencia de los diferentes agentes físicos desarrollados, como las


reacciones colorimétricas que provocan diferentes sustancias y compuestos, y el
empleo de determinados instrumentos ópticos de diferente tipo, persiguen el objetivo de
convertir en visibles las huellas dérmicas que normalmente serían: incoloras, poco
visibles e invisibles para el ojo del perito.

Por eso en nuestros días, junto a la lupa es común encontrar, en prácticamente todos
los maletines operativos, una variada selección de agentes reveladores y de los medios
imprescindibles para su aplicación en el Lugar del Suceso.

Al elegir el tipo de técnica apropiada para revelar huellas dérmicas, debemos atenernos
a los consejos de Locard:
1ro. “Las huellas frescas toman mal el colorante; se hacen difusas, se
empastan, y así son inmediatamente reconocibles.
2do. Las huellas muy antiguas, de más de un mes, no toman, o los
toman mal, los polvos reveladores. No reaccionan sino con tinta, el
yodo o con colorantes específicos como el rojo Scarlach.
3ro. En el período comprendido entre algunas horas y un mes, las
reacciones están condicionadas cuando menos tanto por la
abundancia del depósito, la limpieza del objeto que la soporta y la
humedad del lugar como por la antigüedad de la huella…”2.

Revelar una huella “…es un trabajo artesanal de paciencia y persistencia para


poder mostrar resultados de calidad. Necesita de la auto superación del perito
criminalista”3.

1
Higroscopicidad. (De higroscópico). Propiedad de algunas sustancias de absorber y exhalar la humedad según el
medio en que se encuentran. En el caso que nos ocupa, cuando se saturan con la humedad del ambiente, se forman
grumos con los gránulos, lo que les resta adherencia y además al aplicarlos (con brochas, pinceles, pinceles
magnéticos, etc.) producen huellas secundarias dinámicas por decapación del sudor-grasa que conforma la huella, lo
que les resta valor identificativo o al menos dificulta aun más la identificación (N. del A.).
2
Locard, E.: “Manual de Técnica Policíaca”. 4ta. Edición. José Montero Editor. Barcelona. 1963. Pps. 65-66.
3
De Jesús Moriggi, R.: “Laboratório de Perícias em Impressões Papilares”. XVIII Congresso Nacional de
Criminalística. XVIII, Exposição de Equipamentos Aplicados à Criminalística y I Congresso Internacional de Perícia
Criminal. Belém. 2005 (em idioma português)
La Revelación de huellas dérmicas 52
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

Las técnicas que se emplean para revelar huellas dérmicas con el empleo de agentes
reveladores físicos, no difieren respecto a su tipo, color, marca y adherencia, si no
respecto a sus propiedades físicas y al instrumento necesario para aplicarlos.

Los instrumentos más comunes son:


 Pinceles
 Brochas
 Pinceles magnéticos

Respecto a los dos primeros, mucho se ha escrito acerca de la fuente idónea de las
cerdas que han de emplearse para confeccionarlos, si se trata de pelos de
determinados animales o de humanos de cierto sexo o edad, o si requieren de algún
tratamiento previo a la confección del instrumento revelador.

En nuestra opinión debe de tratarse de cerdas finas, rectas, resistentes, flexibles, de 4 a


5 cm de longitud y de puntas romas, y no obligatoriamente de origen animal, como lo
demuestran los pinceles de fibras de vidrio y de filamentos de carbón que hoy existen
en el mercado.

En cuanto a que emplear, si pinceles o brochas, la diferencia estriba solamente en la


extensión de la huella que se pretende revelar, si bien los pinceles son los instrumentos
idóneos para revelar huellas dactilares, poroscópicas y queiloscópicas, las brochas
brindan mejores servicios para revelar huellas quiroscópicas, edgeoscópicas y
podoscópicas.

Mientras que los “pinceles magnéticos”, que no son más que un instrumento con su
extremo de trabajo imantado, se emplean para la aplicación de agentes reveladores,
que en su composición contengan elementos ferrosos.

En cualquier caso, los pinceles y brochas impregnados de polvos reveladores o los


“pinceles magnéticos” que sostienen en su extremo de trabajo determinado volumen de
revelador, se mueven con suavidad sobre la huella en el sentido del curso de las
crestas repetidas veces, hasta que se logre el
revelado requerido1 de la huella, para su
fijación, extracción e investigación preliminar.

Qué cantidad de revelador tomar con la brocha


o el pincel magnético, qué presión ejercer con
la brocha o el polvo soportado por un pincel
magnético sobre la superficie portadora, son Fig. 34: Pincel de
cuestiones que no aparecerán descritas en plumas útil para
“desempastelar”.
ninguna fuente bibliográfica, ya que dependen
de la experiencia y habilidades de cada perito,

1
El contraste entre crestas y surcos (o entre crestas y soporte) que garantice una suficiente percepción visual por el
perito a simple vista y con los medios especializados de los que se auxilia (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 53
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

de la data de la huella, de la cantidad de sudor y grasa absorbidos a través de los poros


de la superficie portadora, del grado de afectaciones causadas por terceros agentes
sobre la huella, etc., como también de ellas dependen los procedimientos adecuados
para mitigar el efecto negativo del empastelamiento1; al respecto los procedimientos
más conocidos son: el soplado de huella con un atomizador o simplemente con una
pera de goma, su “limpieza” con una mota2 o un pincel de plumas y el levantamiento
sucesivo de la huella con placas dermopapiloscópicas.

En el primer caso, una vez


concluido el revelado de la huella y
apreciado el empastelamiento, la
mota o el pincel de plumas se
pasará suave y repetidas veces a lo
largo del torrente de crestas, con lo
que se retirará parcialmente el
revelador que empastela la huella.

En el
según-
Fig. 35 y 36: Mejoramiento de la calidad de una huella
dactiloscópica revelada con Negro de Humo, utilizando
do
un pincel de plumas (izq. huella “empastelada”).
caso,
se realizará la extracción de la huella con una placa
dermopapiloscópica, sin presionar lo suficiente la cubierta
de celuloide a fin de retirar parte del revelador “sobrante”,
de esta manera en el segundo u otros sucesivos
levantamientos, mejorará la calidad de la huella revelada.

El color del revelador se escoge conforme a la naturaleza


del portador y en contraste con la coloración de la Fig. 37: Huella
superficie receptora3, en el caso de fondos policromados dactiloscópica por
se recomienda el empleo de polvos fluorescentes4, su recapación sobre un papel
elección conforme a la adherencia puede valorarse a partir multicolor, revelada con
de la presunta data de la huella (para huellas más viejas, polvo fluorescente amarillo y
fotografiada bajo la luz
agentes de mayor adherencia, aunque muchas veces ultravioleta, con un filtro de
basta con exhalar nuestro vaho sobre ellas con el objetivo excitación de 390-520 Nm.
de hidratarlas un poco, luego de lo cual serán efectivos
prácticamente todos los reveladores) o de la naturaleza de la superficie receptora, este
último elemento, amen de las recomendaciones de sus fabricantes y de las
1
Empastelar una huella, se refiere a la acción de revelar deficientemente una huella (ya sea por que se tomó
demasiado revelador, el cual se depósito también en los surcos, o durante la huello formación el dedo se presionó con
demasía sobre la superficie portadora, provocando que los surcos se conviertan en virtuales líneas indelebles),
provocando que no se distingan con nitidez las crestas ni sus características particulares (N. del A.).
2
Es una especie de pincel, que en su extremo de trabajo posee una esfera de piel de conejo (o de otro animal con
pelaje semejante), de pelos muy suaves (N. del A.).
3
Si la superficie es oscura se elijará un polvo claro o viceversa, si la superficie es verde uno rojo, etc. (N. del A.).
4
Ya que al observar y fijarlas bajo la luz ultravioleta, se percibirá el color de la luminiscencia sobre un fondo oscuro,
que evitará confusiones entre los puntos característicos y los dibujos de la superficie portadora (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 54
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

experiencias de diferentes autores, teniendo en cuenta que determinadas influencias


físicas pueden ser locales, se definirá experimentalmente, de ser posible provocando
huellas sucesivas en tales puntos de la superficie donde sea improbable esperar la
formación de huellas del suceso delictivo en cuestión, sobre las que se probarán los
diferentes polvos a nuestro alcance, hasta alcanzar los mejores resultados.

E aquí algunas recomendaciones, sobre las superficies donde se deben de aplicar


diferentes polvos reveladores conocidos en nuestro país:

NOMBRE DEL
AGENTE SUPERFICIES EN QUE SE RECOMIENDA SU
REVELADOR EMPLEO
(físico)
Polvo de aluminio
Cristal, metal y porcelana
(grueso1)
Materiales pintados, laqueados, pavonados y
Polvo de aluminio
barnizados, Sumamente útil para huellas de gran
(fino)
data, ya que posee una alta adherencia
Polvo negro de
Porcelana, vajilla, superficies pintadas y papeles
humo2
Polvo amarillo Superficies rugosas de metal, pieles y textiles
Polvo de oro Metal, porcelana, celuloides
Superficies niqueladas, pavonadas, cristal y
Polvo de cobre
porcelana
Muy útil para todas las superficies pulidas, pero
Polvo magnético también ofrece buenos resultados en madera
marrón3 pintada, aunque sus superficies no estén muy
pulidas.
Superficies barnizadas (es más efectivo mezclado
Polvo blanco4
minoritariamente con otros polvos)
Polvo de hierro5 Superficies pintadas, cartón, papel, cristal, nylon,

1
Puede ser incluso el colorante empleado para la elaboración de pigmentos o plásticos del referido color (N. del A.).
2
Carbón animal o vegetal, en nuestro país se han ensayado buenos resultados con hollín de chimeneas y carbón de
marabú (Cailliea Glomerata, arbusto de la familia de las Mimosáceas, originario de Africa del Sur, que fuera así
nombrado por Forsk) (N. del A.).
3
Color castaño, o de matices parecidos, que en la región occidental del país identifican como carmelita (que aunque
se ha convertido en el término con que comúnmente reconocen a dicho color en varias provincias occidentales de
Cuba, es un adjetivo con el que se identifica a los religiosos de la Orden del Carmen, fundada en el siglo XIII, que
quizás con cierto arraigo en la capital durante la colonia y por su hábito del color pardo, castaño claro o acanelado,
sirvió para imponerse al marrón comúnmente usado en las provincias orientales). Al revelador que hacemos
referencia, es de producción nacional y goza de aceptación entre nuestros peritos (N. del A.).
4
En calidad de tal pueden presentarse: carbonato de plomo, subnitrato de bismuto, el óxido de zinc, la creta o el
sulfato de bario (N. del A.).
5
No importa el color o la tonalidad con que se presente (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 55
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

porcelana

Polvo de grafito Papeles principalmente


Sumamente útil para huellas viejas, ya que posee
Polvo gris
una gran adherencia
Polvo anaranjado
(Sangre de Huellas recientes en papel de tonalidades claras
Drago)1
Lycopodio Pieles y cueros principalmente
Polvos magnéticos Superficies pintadas, cartón, papel, cristal,
luminiscentes porcelana (azul, verde, rojo, amarillo, etc.)

Nunca se aplicarán polvos reveladores con los instrumentos referidos (pinceles y


brochas), ni sobre superficies engrasadas, ni sobre superficies mojadas.

En el caso de las superficies engrasadas, el procedimiento aconsejable (también físico)


será diferente, en esos casos se prepara una mezcla de yeso bien espesa, la que se
aplicará sobre la huella con la ayuda de una espátula y empleando “diques” apropiados
para que no se derrame, que pueden elaborarse con plastilina u otros medios, una vez
fraguado el yeso, se retirará y sobre su superficie se apreciará impresa la imagen
inversa de la huella engrasada, que en caso de poseer otras impurezas (además que la
grasa), podrá lavarse, sin peligro para la huella, con agua corriente al igual que
hacemos con los moldes de huellas de calzado, para
dejarlas secar finalmente y fijarla fotográficamente.

Existen otros tipos de reveladores físicos, que se aplican


con diferentes medios que no son las tradicionales
brochas y pinceles.

Uno de los más conocidos es el de Suspensión de


Micropartículas desarrollado por Ishizawa o SPR (del
inglés Small Particle Reagent, nombre con el que fue
lanzado al mercado por la Sirchie), su principio se basa en
Fig. 38: Huellas por que micropartículas de agentes reveladores físicos (de
recapación de aceite vegetal color negro: 45 % de carbón y 55 % de grafito y el de color
en un plato de cerámica, blanco: 80% de agalmatolite, 10 % de litopón y 10 % de
reveladas mediante
suspensión de óxido de zinc), contenidas en una suspensión de disulfuro
micropartículas. de molibdeno (MoS2), en una solución detergente, son
aplicadas con un asperjador sobre superficies pulidas, en
1
Realmente de un naranja tan intenso, que muchos lo identifican como de color rojo, y aunque le llaman “Sangre de
Dragón”, su nombre es Sangre de Drago, ya que se extrae de un árbol del mismo nombre, oriundo de las Islas
Canarias. Es una gomo resina, que se obtiene desecando y pulverizando la savia del drago (Dracaena draco, árbol de
la familia de las Liláceas) (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 56
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

las que se supone existan huellas dérmicas, fundamentalmente provocadas por la


recapación de grasas comestibles (aunque también dicha técnica puede explotarse en
otras superficies pulidas1, en las que las huellas se produjeron antes de mojarlas) a las
que se adhieren, reflejándose con el color del polvo revelador empleado. Deben ser
fijadas fotográficamente lo más rápidamente posible, ya que la imagen revelada con
palidez es frágil y muy efímera.

Mientras que para el revelado convencional, las superficies mojadas se dejan secar
dentro de un local o recipiente que proteja a las huellas de las corrientes de aire, a
temperatura ambiente y una vez secas se pueden someter a la acción del agente
revelador que mejor corresponda (ya sea físico o químico).

Muchas veces se considera que no vale la pena proceder a la búsqueda de huellas,


dérmicas sobre superficies que se han visto expuestas a la acción del agua en
diferentes circunstancias, pero pese al criterio más o menos generalizado de algunos
peritos, es asombrosa la resistencia de las huellas dérmicas a la acción del agua en
diferentes condiciones2, un proyecto de investigación llevado a cabo en la Sección de
Criminalística de Stgo. de Cuba por varios peritos de enfrentamiento durante el período
2007-2008, dirigido a establecer la perdurabilidad de las huellas dérmicas sumergidas
en agua estancada3, sometidas a la acción del agua corriente4 y a la lluvia5, demostró
que estas huellas resisten la acción del agua en las condiciones señaladas
conservando su valor identificativo y pueden ser reveladas con los agentes físicos
tradicionales en determinados intervalos de tiempo.

Pero además, en el caso de las huellas sumergidas en agua estancada, se apreció que
en la zona de las crestas donde se deposita el sudor y la grasa, se desarrolla un liquen
de color verde parduzco, perceptible a simple vista, que facilita la filmación fotográfica
de las características de la huella, sin que sea menester la aplicación de revelador
alguno dactiloscópico alguno, en otros casos las sales existentes en el agua se fijan al
contorno de las huellas de las crestas, lo que ofrece los mismos beneficios para la
percepción y fijación fotográfica de la huella.

IV.3. Algunas técnicas de revelado de huellas dérmicas con agentes químicos.

1
Superficies de las carrocerías de autos, superficies cubiertas de pintura de aceite o colorantes similares, cristales,
plásticos, cerámicas, polietilenos, metales galvanizados o esmaltados, etc. (N. del A.).
2
Existen referencias de un trabajo, llevado a cabo por el My. Lic. Adolfo García Espinosa, perito del LCC, que
resultara además premiado en el Forum de Ciencia y Técnica, en el que se señala el revelado de huellas dérmicas con
diferentes procedimientos, cuyos soportes estuvieron sumergidos en agua contaminada con lubricantes, albañales,
etc. (N. del A.).
3
Cordero Torres, A.: “Perdurabilidad de las huellas dérmicas sumergidas en agua estancada”. Tesis en Opción al
Título de Especialista en Criminalística. Facultad Independiente “Hermanos Marañón”. Stgo. de Cuba. 2008.
4
Torres Parada, R.: “Perdurabilidad de las huellas dérmicas sumergidas en agua corriente”. Tesis en Opción al Título
de Especialista en Criminalística. Facultad Independiente “Hermanos Marañón”. Stgo. de Cuba. 2008.
5
Mariño Cintra, L.: “Perdurabilidad de las huellas dérmicas sometidas a la acción de la lluvia”. Tesis en Opción al
Título de Especialista en Criminalística. Facultad Independiente “Hermanos Marañón”. Stgo. de Cuba. 2008.
La Revelación de huellas dérmicas 57
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

Los reveladores químicos son sustancias o compuestos de


ellas, que en contacto o interacción con el contenido del
sudor o la grasa de las huellas dérmicas, provocan una
reacción colorimétrica; pese a poseer una mayor
sensibilidad que los reveladores físicos1 y a que son ideales
para el relevado de huellas dérmicas en superficies
rugosas, se aplican con menor frecuencia en el Lugar del
Suceso, ya que muchos de ellos requieren de condiciones
especiales y tecnologías más complejas2, generalmente su
aplicación deja determinadas secuelas sobre el objeto
portador en la periferia de la huella3, muchos de ellos
manifiestan una determinada nocividad al organismo
humano y se aplican por inmersión, vaporización, con
hisopos y/o atomización.

Fig. 39: Huella Si revisamos la bibliografía que sobre ellos hoy se ofrece
dactiloscópica revelada
en Internet, no importa la fuente de procedencia, un
químicamente sobre una
volumen considerable de ella hace alusión a técnicas de
pelota plástica de superficie
rugosa. revelado químico de huellas dérmicas que funcionan con
reactivos producidos por la firma norteamericana Sirchie,
que evidentemente ejerce un determinado monopolio del mercado de la Criminalística,
de ahí lo inespecífico de las fórmulas para prepararlos, que sólo refieren el nombre
comercial de determinado componente o sencillamente su número en el catálogo de
ventas y también el empleo de términos como SPR, Amido Black o Adhesive Side, con
los que en su momento fueron denominados por sus fabricantes4.

Intentaremos desentrañar algunas de esas fórmulas vedadas por la Sirchie o proponer


formulas alternativas exitosas, aunque en algunos casos acudiremos a sus similares,
conocidos en la Criminalística antes de la inscripción fundacional de esa compañía.

Revelado con Nitrato de Plata5: Es una sustancia cristalina de color blanco, sensible a
la luz y que reacciona con el sudor depositado en la huella, dándole una tonalidad
negra, posee como inconveniente, que en condiciones normales, la cantidad de cloruro
sódico secretado en el sudor, es insuficiente para que la reacción sea suficientemente
intensa.

1
Reaccionan con huellas de data mucho mayor (N. del A.).
2
Por ejemplo, tanto los vapores de yodo, como el Cyanoacrilato adhesivo, requieren de cámaras cerradas para su
aplicación exitosa. No obstante en algunos casos se pueden crear soluciones alternativas que permiten acercar sus
posibilidades de aplicación a las condiciones del Lugar del Suceso, en un laboratorio móvil o in situ (N. del A.).
3
Manchas y daños físicos de manifestaciones mediatas (N. del A.).
4
Los reactivos químicos que con mayor frecuencia se emplean por los criminalistas en diferentes rincones del
planeta para revelar huellas dérmicas son: Ninhidrín, DFO, Rodamina 6G, Violeta genciana, Negro de Amida, Adrox
Dye Spray, Amarillo Básico, SPR, Mezclas de MBD, Ácido Fucsina, Negro Sudan, Vapores de yodo, Nitrato de
Plata, TEC, Rojo Básico, RAY, RAM, Cloruro de Zinc, Rojo y Negro del Nilo, Phloxina B y Azul de Coomassie (N.
del A.).
5
Agua destilada 100 ml, nitrato de plata 1 g, ácido cítrico 0,2 g, ácido nítrico concentrado 3-5 gotas. Si se trata de
revelar huellas antiguas, la concentración del revelador puede duplicarse (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 58
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

Es uno de los reveladores químicos de huellas dérmicas más antiguos y se emplea


sobre papel, cartón, plástico y madera pintada; se refiere a un proceso fotosensible, en
el que los iones de plata con las sales emanadas de las glándulas sudoríparas forman
cloruro de plata. Este último es sensible a la luz, por lo tanto su exposición acelera el
revelado. El nitrato de plata al 0,5-10 %, se aplica en forma de aerosol o mediante una
torunda de algodón. Cuando este reactivo toma contacto con la huella, la revela de
color negro, el que se mantiene permanentemente. Debemos recordar que las
superficies del soporte tratado con el nitrato de plata, se irán oscureciendo
paulatinamente si se exponen por un largo periodo a la luz, por lo que se deben fijar
fotográficamente lo más rápido posible. Se puede emplear después de intentar el
revelado con Ninhidrín y yodo, sin embargo no ofrece buenos resultados sobre
superficies mojadas.

Revelado con vapores de Yodo: El yodo es un elemento halógeno, de aspecto y brillo


metálico, que se presenta en forma de pequeñas láminas de color gris oscuro, pese a
su toxicidad, esta técnica es muy versátil, ya que se puede emplear en casi todas las
superficies1, tanto en el Lugar del Suceso como en condiciones de laboratorio con
excelentes resultados, se trata de dirigir los vapores de yodo hacia la superficie donde
se deduzca existen huellas latentes2, para que el yodo reaccione con la grasa de las
huellas, con lo que las crestas toman una coloración parda.

Para ello en el lugar del suceso se emplea una especie de pipa3 que contiene en su
interior cristales de yodo, las que deben calentarse simplemente con la temperatura
corporal o el aliento (en nuestras condiciones climáticas), luego de lo que se sopla el
extremo de la pipa, dirigiendo el otro extremo hacia la superficie receptora, hasta que se
logre el revelado esperado, es decir el máximo contraste entre las crestas y el fondo. En
el caso de que se trate de objetos de pequeñas o medianas dimensiones, en
condiciones de laboratorio se puede acudir al revelado extensivo de las huellas
contenidas en sus superficies, colocándolas dentro de una cámara4 en la que
previamente se ubicará un recipiente abierto con cristales de yodo, debe tenerse
presente que en dependencia de las dimensiones de la cámara de yodo, para no
retardar el proceso de revelado, habrá que incluir una fuente de calor que garantice el
incremento de la temperatura hasta 500 C.

Las huellas reveladas con yodo deben ser rápidamente fijadas fotográficamente, ya que
este proceso es reversible y al cabo de un corto tiempo, la coloración se desvanece, a
menos de que se emplee en calidad de fijador benzoflavona5, el que se aplicará con un

1
Excepto en superficies metálicas o en superficies oscuras (en este último caso por la tonalidad del color que
adquieren las huellas reveladas) (N. del A.).
2
A unos 5-7 cm (N. del A.).
3
Varias firmas comercializan ámpulas o ampolletas especiales para la aplicación de esta técnica, que sólo requieren
ser abiertas, pero pueden emplearse pocas veces hasta que se consuman los cristales que contienen. Debe tenerse
mucho cuidado al emplearse, ya que el yodo es altamente corrosivo y mantener pipas o ámpulas de yodo abiertas en
los maletines operativos, puede afectar a otros reveladores o al resto de los instrumentos metálicos que estos
contienen (N. del A.).
4
Similar a la empleada en el revelado de placas cromatográficas de capa fina o de mayores dimensiones (N. del A.).
5
1 g de benzoflavona; 50 ml de acido acético y 300 ml de triclorotrifluoroetano (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 59
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

vaporizador durante 2 ó 3 minutos, lo que convertirá en azul las crestas pardas


reveladas con yodo o polvo de hierro activado el que se aplicará normalmente con un
pincel.

Esta “limitante”, brinda determinados beneficios, ya que la huella detectada inicialmente


con el revelador en una superficie y ubicada convenientemente, una vez pasada la
reacción del yodo puede ser tratada con el revelador físico adecuado para la condición
dada, y extraída con procedimientos convencionales.

Particularmente cuando se trate de revelar huellas dérmicas sobre la piel de un


cadáver, se puede implementar la referida técnica de la siguiente manera:

Se soplan los vapores de yodo desde una distancia de 20-50 mm, sobre el sitio donde
se infiere deban encontrarse las huellas dérmicas, este sitio deberá cubrirse con una
lámina de “papel de aluminio” de unos 50 mm 2 y 0,25 mm de espesor durante 1-2 seg.,
para posteriormente exponer la huella a la luz1.

Revelado con vapores de Cyanoacrilato2: El Cyanoacrilato es un compuesto


descubierto en la década de los 80 del pasado
siglo, a partir del cual se elaboran actualmente
pegamentos de amplia distribución comercial
(Cyanoacrilato Adhesivo, Super Glue, Cola Loca,
Cyanolite, etc.), que en
contacto con la grasa del
sudor produce una
polimerización que torna
blancas a las huellas de
las crestas papilares, las
que podrán teñirse
también con
determinados Fig. 40: Lámina con gelatina de
Cyanoacrilato de la firma Sirchie.
compuestos químicos,
con la rodamina que
empleamos en AQO o con cualquiera de los polvos reveladores
físicos conocidos.

Fig. 41: Cámara de Actualmente en el mercado, además de la tradicional


Cyanoacrilato. presentación del Cyanoacrilato en frascos y tubos, aparecen
láminas similares a las placas dermopapiloscópicas, cubiertas de una gelatina de
Cyanoacrilato, y a las que basta con retirar la cubierta protectora para emplearlas.

1
Pese a que no hemos investigado la propia esencia de esta técnica, la tomamos del trabajo de curso realizado en
1996 por un estudiante de la Escuela Superior de Investigaciones del MVD de Volgogrado, Rusia, titulado
“Использование следов рук в расследовании и раскрытии преступлений” y nos ha dado buenos resultados en
varias oportunidades (N. del A.).
2
También conocida como técnica de pegamento fumante. Además en algunos países hispanos con frecuencia se le
llama sencillamente Cyano (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 60
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

El proceso de revelado de las huellas dérmicas con Cyanoacrilato en condiciones de


laboratorio, consiste en colocar al objeto portador dentro de una cámara junto a un
recipiente en el que se colocan varias gotas del revelador, junto a otro con agua. La
temperatura de la cámara debe de elevarse a fin de que los vapores del revelador y los
de agua faciliten el revelado (requiere como mínimo una temperatura de +800 C y una
humedad del 80 %).

En habitaciones cerradas se puede intentar lo mismo, empleando una dosis mayor de


Cyanoacrilato y colocándola sobre una fuente de calor, como por ejemplo las cocinas
eléctricas presentes hoy en prácticamente todas nuestras viviendas, un recipiente con
agua.

El proceso puede tardar de 15 a 20 minutos en cámaras pequeñas o alrededor de una


hora en habitaciones de aproximadamente 4 x 4 m. Posteriormente la huella revelada
se puede fotografiar, teñir y si se empleó para esto último agentes reveladores físicos,
se puede extraer con placas dermopapiloscópicas.

En el caso de que se pretenda revelar huellas en el interior de vehículos, la cabina se


puede convertir en una cámara cerrando los cristales y colocando los recipientes con
revelador y agua sobre alguno de los asientos sobre los que incida el sol a través de los
parabrisas o cristales de las ventanillas, el calor tropical por la incidencia de los rayos
del sol facilita el proceso de revelado.

Revelado con Ninhidrín1 (hidrato de 1, 2,


3 - triceto hidrindeno): Es una sustancia
cristalina de color amarillento que se utiliza
para revelar aminoácidos, es muy inestable
a la presencia de luz, en la Dermatoscopía
Criminalística, el Ninhidrín se utiliza para
revelar huellas dérmicas sobre soportes
porosos, especialmente papel o cartulina2,
y ofrece muy buenos resultados en huellas
antiguas, tiene la particularidad de que en
la oscuridad continua revelando lentamente
y al cabo de varios días se puede constatar
la existencia sobre el soporte de nuevas
huellas que no se apreciaron al cabo de Fig. 42: Huellas dactiloscópicas reveladas
sobre una hoja de papel con Ninhidrín.
una hora de revelado y la mejora sustancial
de las primeras (para acelerar el proceso
1
El Ninhidrín fue uno de los resultados colaterales de una investigación llevada a cabo por el químico británico
Siegfried Ruhemann en 1910, durante sus empeños dirigidos a la obtención del Púrpura de Ruhemann (N. del A.),
los primeros reportes de su empleo para el revelado de huellas dérmicas datan de 1954, cuando Oden y von
Hoffsten reportaron que “…reaccionaba con los amino ácidos secretados por las glándulas de la piel”, (Oden, S.
y von Hofsten, B.: “New Reagents for Development of Latent Fingerprints” en Nature No. 173 (1954). Pp. 449 y en
U.S. Department of Justice. Agosto de 1995, ambos en idioma inglés).
2
Se puede emplear después de intentar el revelado con yodo, pero siempre antes de intentarlo con el Nitrato de Plata,
pero nunca sobre superficies mojadas (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 61
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

de revelado, basta con exponer los documentos portadores al calor del sol, a la luz de
una lámpara incandescente, o tratarlos con una plancha doméstica caliente o con un
secador de pelo), al reaccionar con los aminoácidos presentes en las huellas dérmicas,
ofrece una coloración violácea (Púrpura de Ruhemann).

Aunque existen spray en el mercado que sirven para rociar con Ninhidrín los
documentos, también de pueden utilizar atomizadores o simplemente pasar
suavemente sobre el documento una torunda de algodón embebida en el revelador
(algunos autores incluso recomiendan sumergir el papel en una cubeta con el
revelador).

La formula del Ninhidrín que normalmente se emplea para revelar huellas dérmicas,
posee pequeñas variaciones en cada una de las fuentes consultadas, sin embargo es
mayoritaria y particularmente nos ha ofrecido los mejores resultados la siguiente:

• 7,5 g de Ninhidrín
• 40 ml de metanol
• 960 ml de éter de petróleo
Aunque también se emplean soluciones de 1 g de Ninhidrín en 10 ml de alcohol y 1 g
de Ninhidrín en 8 ml de Acetona.

Sin embargo debe tenerse presente que este revelador es poco estable, por lo que no
es conveniente preparar grandes volúmenes, si no sólo lo que necesitaremos para cada
caso en cuestión o en su defecto tener el cuidado de periódicamente verificar la calidad
de los remanentes en existencia en nuestros maletines operativos o laboratorios.

Revelado con Negro de Amida o Naftol1: Es un


tinte proteico en polvo, sensible a las propiedades
de la sangre. Se emplea para el revelado de
huellas poco visibles por recapación con sangre
sobre superficies no porosas y poco porosas,
tiene el inconveniente de que por haberse
diseñado para reaccionar con los componentes de
la sangre, de tratarse de una huella por
recapación de cualquier otro pigmento de
tonalidad similar, no ofrecerá los resultados
esperados, pudiéndose perder definitivamente por
Fig. 43: Huellas dactiloscópicas por ello, por eso si se aplica en el Lugar del Suceso2,
recapación hemática, reveladas con es menester primero la aplicación cuidadosa de
Naftol sobre el cabo de madera de un
hacha.

1
Así llamado pues de empleaba en calidad de tinte para tejidos de algodón, rayón, lino y ramio en el siglo IV n. e.,
en la ciudad romana de Amida, hoy Diyarbaquir en Turquía, aunque es más conocido como Amido Black, nombre
con el que fue lanzado al mercado por la Sirchie, aunque también en algunas fuentes se le ha llamado “azul-negro de
naftaleno” (N. del A.).
2
Aunque dadas las características de la técnica en cuestión, sólo se aplica en el Lugar del Suceso cuando se puede
disponer de un laboratorio móvil (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 62
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

alguna técnica de orientación1 para establecer la posible presencia de sangre en el


lugar donde se presume la existencia de una huella dérmica y si trabajáramos en
condiciones de laboratorio, se debe de agotar la posibilidad de realizar otras pruebas de
certeza.

Esta técnica se conforma de tres etapas:


1) Fijación de la imagen hemática de las crestas papilares mediante una solución de 20
g de ácido sulfosalicílico en 1 lt de agua destilada2, durante dos minutos.
2) La coloración o tinción de la huella con una solución de 0,2 g de naftol (Amido
Black) en 90 ml de metanol y 10 ml de ácido acético, rociando la solución sobre los
soportes poco porosos o por inmersión en los muy porosos.
3) Y el lavado de la huella, que a su vez consta de tres pasos:
a) Metanol y ácido acético (9:1)
b) Agua destilada y ácido acético (95:5)
c) Agua destilada

Revelado con Adhesive Side: Esta técnica se emplea para el revelado de huellas
dérmicas sobre la superficie adherente de cintas adhesivas (scotch tape, masking tape,
esparadrapo, cinta adhesiva aislante, placas dermopapiloscópicas, papel adhesivo,
etc.).

Su principio se basa en que la grasa depositada por las crestas papilares absorben el
colorante tiñéndose con el y posteriormente al reaccionar con el revelador se tornan
blancas.

Según fuentes bibliográficas francesas, el revelador de la Sirchie con No. de Catálogo


ASP50 ó ASP51 se disuelve en una solución Photo-Flo 200 de la Kodak, hasta adquirir
la consistencia de una pintura
líquida, mientras que otras fuentes
recomiendan disolver 50 g del
consabido ASP50 ó ASP51 en agua
destilada y lejía (10 ml cada uno).

En ambos casos con un pincel se


cubrirá con el revelador la parte
adhesiva de la cinta3 y al cabo de
varios segundos, el objeto portador
se sumergirá en agua destilada,
agitándolo ligeramente hasta que la
Fig. 44: Huellas dactiloscópicas simultaneas, reveladas
cinta quede libre del revelador, con lo sobre una cinta adhesiva con Adhesive Side.
que se apreciarán las huellas
reveladas en blanco.

1
Bencidina, Luminol, etc. (N. del A.).
2
La que se debe conservar en recipientes de color ámbar (N. del A.).
3
Algunos autores recomiendan logar el mismo objetivo, sumergiendo la cinta en el reactivo, el que para ello se
preparará más diluido (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 63
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

Revelado con Violeta de Genciana: Se trata de


un tinte proteico derivado del metilado anilínico,
que tiñe las porciones grasas de las excreciones
sebáceas, produciendo una coloración violeta
intensa. También se emplea para revelar huellas
dérmicas sobre superficies contaminadas con
aceites y/o grasas, y sobre superficies adhesivas,
con menores prestaciones que el anterior, pero es
mucho más sencillo de preparar y se encuentra
más al alcance de nuestros peritos en las propias
Unidades Básicas de Criminalística.
Fig. 45: Huella dactiloscópica por
recapación revelada con Violeta de
Genciana sobre la superficie
Consta de dos soluciones básicas:
adherente de una cinta de masking 1. Solución concentrada de 5 g de cristales de
tape retirada de un contenedor de Violeta de Genciana, 10 g de fenol y 50 ml
clorhidrato de cocaína. de etanol.
2. Solución activa de 1 ml de la Solución
concentrada, diluida en 15-30 ml de agua destilada.

Para su aplicación, primero se sumerge la cinta en la solución concentrada o en su


defecto se baña con ella empleando una pipeta u otro instrumento similar,
posteriormente la cinta se “lava” en la solución activa y finalmente las huellas reveladas
se fijan fotográficamente.

Revelado con Tetróxido de Rutenio (RTX): Este


revelador se ha demostrado muy eficiente tanto para
superficies porosas como no porosas, pero
particularmente ofrece buenos resultados aplicado
sobre papel, plásticos, madera bruta y PVC1.

Es muy fácil de aplicar, sin embargo no brinda buenos


resultados con huellas poco recientes. Se prepara a
partir de dos soluciones:
1. 1 g de cloruro de rutenio, disuelto en 1 lt de
agua destilada
Fig. 46: Huellas simultáneas por
2. 113 g de nitrato de amonio y cerio, diluido en 1 recapación sobre papel,
lt de agua destilada reveladas con Tetróxido de
Para su aplicación, ambas soluciones se unen a Rutenio.
partes iguales, para sumergir en ellas el soporte en el
que se presume existan huellas dérmicas hasta su revelado.

1
Siglas empleadas como identificación genérica de los polímeros que se obtienen del cloruro de vinilo.
La Revelación de huellas dérmicas 64
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

Revelado con Negro Sudán: Es uno de los mejores reveladores para superficies no
porosas, contaminadas con grasas o adhesivos. Funciona mejor sobre cristal, metal,
cerámica o películas adhesivas, también se puede emplear
sobre la cera, o el cartón y el papel parafinados. Además
de que se puede emplear como colorante para las huellas
reveladas con cyanoacrilato.

Se trata de una tintura que reacciona con la grasa


depositada en las huellas, confiriéndole una tonalidad azul
oscuro.

Para su preparación se requiere de:


 15 g de Negro Sudán (C29H24N6)
Fig. 47: Huellas simultáneas
por recapación sobre un  1 lt de alcohol desnaturalizado
plato de cerámica,  500 ml de agua destilada
reveladas con Negro Sudán.
Y se emplea sumergiendo la superficie portadora en la
solución reveladora o derramando esta última mediante una pipeta, posteriormente se
retira la solución del soporte, lavándolo con agua corriente y una vez seca la huella, se
procede a fijarla fotográficamente.

DFO (1,8-diazafluoren-9-one): El DFO es un reactivo semejante al Ninhidrín, que


reacciona con los aminoácidos presentes en las huellas digitales. Se debe emplear en
superficies porosas tales como papel, cartulina, madera sin tratar y papeles gruesos. En
el papel revela 2.5 veces más huellas que el Ninhidrín.

No se recomienda su aplicación en papeles y cartones mojados, y debe ser utilizado


antes del Ninhidrín, el nitrato de plata o cualquier revelador físico.

Durante su empleo se recomienda el uso de una fuente de luz alterna, ya que el


proceso de revelado despide luz fluorescente, por ello además la huella debe ser fijada
fotográficamente.

Una vez aplicado, interferirá el estudio de textos


caligráficos, fluidos corporales y un gran número
de categorías de las llamadas micro huellas.

Para su preparación se requieren:


 0.5 g de DFO
 100 ml de metanol
 100 ml de acetato Etílico
 20 ml de ácido acético

Y el procedimiento de preparación del reactivo es Fig. 48: Huellas dactilares simultaneas,


el siguiente: reveladas sobre un papel con el empleo
de DFO.
La Revelación de huellas dérmicas 65
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

1. Medir y mezclar estos solventes dentro de la campana de extracción.


2. Disolver 0.5 gramos de polvo de DFO en 100 ml de metanol.
3. Agregar 100 ml de acetato etílico
4. Agregar 20 ml de ácido acético.
5. Almacenar esta solución en un frasco de vidrio ámbar o de polipropileno.

Para revelar las huellas, se deben seguir los siguientes pasos:

1. La superficie huello portadora se debe sumergir1 en la solución de DFO durante


10 segundos y se debe secar a temperatura ambiente por 3 minutos. Esta
operación se podrá repetir varias veces, lo que incrementará la calidad de las
huellas que se revelen,
2. Colocar dicha superficie en un horno previamente calentado a 100° C durante 10
minutos a fin de que evapore los restos de DFO,
3. Aplicar calor “seco” mediante una fuente de luz incandescente, o sencillamente
empleando una plancha doméstica, este paso puede prolongarse durante varios
minutos, hasta que auxiliándonos de la fuente de luz UV en los 495 Nm,
apreciemos la suficiente calidad necesaria en las huellas que se revelen,
4. Fotografiar la huella, auxiliándonos de un filtro de luz anaranjado.

En el marco del TECNICRIM’03, Soliss, a partir de la experiencia española, nos


propuso varios esquemas de procedimientos y orden de aplicación de algunos de estos
diferentes reveladores2:

En superficies no porosas:

1
Sumergir y no rociar, ya que este último procedimiento puede provocar la inhalación de DFO, lo que resulta
perjudicial para la salud humana (N. del A.).
2
Soliss: “Revelado de huellas. Reactivos y Superficies”. VI Simposio de la Técnica Criminalística TECNICRIM
2003. Ciudad Habana. 2003
La Revelación de huellas dérmicas 66
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

F
O
T
O
G
EXAMEN APLICAR R

RESULTADO
VISUAL SI A
CIANO O POLVOS
FLUORESCENTES FI
A

POLICROMA
DAS
O

RESULTADO
APLICAR

N REACTIVOS T
o FÍSICOS
R
A
N
S
P
Leyenda: APLICAR

RESULTADO
L
Fin del proceso sin CIANOCRILATO A
resultados N
T
Resultado positivo E

Resultado negativo
La Revelación de huellas dérmicas 67
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

En superficies porosas:

APLICAR
D.F.O.
EXAMEN APLICAR
VISUAL
REACTIVOS
POLICROMA FLUORESCENTES
DAS No recomendable,
salvo en superficies
muy satinadas
F
RECIENTES O
SI
T
APLICAR
O
REACTIVOS G
NO Monocro- FÍSICOS B/N. R
mada No recomendable,

NIHIDRINA
A

APLICAR
clara salvo en superficies
muy satinadas FI
POLICROMADAS A

Monocromada
clara APLICAR
D.F.O.

APLICAR
NIHIDRINA
La Revelación de huellas dérmicas 68
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

En superficies adhesivas:

CLARA
EXAMEN APLICAR
VISUAL SI F
VIOLETA DE
GENCIANA O
OSCURA TRANSPLANTAR T
O
CARA MORDIENTE G
R
APLICAR A
PAPEL F
NINHIDRINA
I
NO A
APLICAR
PLÁSTICO
CIANO

En superficies rugosas no porosas:

F
O
T
O
G
R
APLICAR

CIANO

A
APLICAR
RESULTADO

EXAMEN FI
VISUAL NO A
POLVOS
REVELADORES
O

GRANO GRUESO T
R
N
A
RESULTADO

APLICAR S
SI P
CIANO
L
N
A
T
E
La Revelación de huellas dérmicas 69
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

En superficies porosas como el vinilo, cuero, goma, etc.:

EXAMEN
F
VISUAL
O
T
APLICAR

RESULTADO
O
CIANO G
R
A
SI FI
POLICROMADAS A

O
NO

RESULTADO
T
APLICAR
R
CIANO N
APLICAR A
SI REACTIVO S
RESULTADO

FISICO. P
LISA L
N
APLICAR
A
NO
CIANO T
E
La Revelación de huellas dérmicas 70
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

En superficies enceradas (velas, papel y cartón parafinado):

EXAMEN
VISUAL
RESULTADO

APLICAR

FOTOGRAFIA O TRANSPLANTE
CIANO

NO
RECIENTES

SI
RESULTADO

APLICAR
RESULTADO

APLICAR CIANO
REACTIVOS
FÍSICOS
La Revelación de huellas dérmicas 71
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

En maderas:

EXAMEN
F
VISUAL O
T
APLICAR O
RESULTADO G
CIANOCRILATO
R
A
APLICAR FI
SI
REACTIVOS A
TRATADA
FÍSICOS
O
RESULTADO

APLICAR T
NO R
NIHIDRINA APLICAR
A
NITRATO
DE PLATA
N
S
P
L
RESULTADO
N
No A
T
E
La Revelación de huellas dérmicas 72
Cap. IV: Técnicas de revelado de huellas dérmicas

En sangre:

EXAMEN
VISUAL

APLICAR

RESULTADO
SI
NIHIDRINA
(Si es clara)
FOTOGRAFIAR F
SUPERFICIE O
MONOCROMADA T
O

RESULTADO
APLICAR G
SI NO R
DFO
A
SUPERFICIE F
POROSA APLICAR I
SI NEGRO AMIDO RESULTADO A
NO O LEUCO
MALAQUITA

SUPERFICIE
CONTAMINADA
RESULTADO

APLICAR
NO NINHIDRINA

Similares diagramas de bloques se pueden conformar para cada una de las


alternativas, en las que se debe proceder al revelado de huellas dermopapiloscópicas.
La Revelación de huellas dérmicas 73
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

V. La extracción y conservación de huellas dérmicas


Una circular del Prefecto de la Policía de Lyon Louis Lépine, promulgada el 27 de
octubre de 1910, llama la atención sobre la importancia de las huellas digitales y la
necesidad de protegerlas, consagrarse definitivamente a ellas y sentar las bases de una
nueva práctica de investigación: "Las filigranas de los dibujos provocadas por las
papilas de las extremidades digitales ...son un elemento de identificación
completamente cierto cuando uno tiene los correspondientes elementos de
comparación, …es importante preservar las huellas digitales que se puedan
revelar sobre los diversos objetos diseminados en el teatro de un crimen y evitar
que las personas muevan, …toquen estos objetos; ...los invito por consiguiente a
trasladar esta recomendación a su personal ...y a tomar las disposiciones
indispensables para proteger de todo contacto los objetos sobre los que pueda
descubrirse una impresión"1.

La búsqueda y el revelado de las huellas dérmicas, no son ni siquiera el principio del


camino que ha de transitar la Dermatoscopía para arribar a la identificación del sujeto
productor, algunos casos han permanecido empolvados en los archivos policíacos
decenas de años, hasta que un perito encontró una coincidencia al cotejar sus huellas,
con las impresiones dígito palmares de algún sujeto controlado en los Registros
Criminalísticos2.

Pero para que esto sea posible y el resultado de un cotejo dermatoscópico sea
concluyente en cuanto a una identificación comparativa categórica, capaz de ser
aceptada como prueba por los tribunales, en los marcos de la ley procesal vigente, se
deberán observar todos los requisitos que dictan la teoría y la experiencia pericial, en lo
referido a una correcta extracción y conservación de las huellas.

La extracción de las huellas dermatoscópicas, durante muchos años se ha realizado


con tres procedimientos: el primero de los implementados por los criminalistas y que
continua siendo el más recomendado es la ocupación en el Lugar del Suceso del objeto
en cuyas superficies fueron encontradas (o se sospecha pueden existir) huellas
dérmicas, el segundo mucho más popular y el preferido por la mayoría de los peritos
que asisten al Lugar del Suceso, es el empleo de placas dermopapiloscópicas
conformadas por una cubierta de celuloide trasparente, dotada de una película
adhesiva3 y una base que sirve de soporte a la primera y al mismo tiempo de fondo 4,

1
Lepine citado por Berlière, J. M.: “L’Affaire Scheffer: une victoire de la science contre le crime? La première
identification d’un assassin à l’aide de ses empreintes digitales“. Octubre 1902. Institut national des hautes études de
sécurité (INHES). http://www.inhes.interieur.gouv.fr
2
En el número 316, correspondiente al mes de marzo de 1978 de la Revista de la Interpol, se publicó la descripción
del proceso mediante el cual se identificó a un marino, a partir del cotejo de las huellas reveladas en sus libros
escolares y que habían sido usados por él hacía unos treinta años (N. del A.).
3
A la que deben adherirse los gránulos del agente revelador escogido para la percepción de la referida huella (N. del
A.).
4
Comúnmente blancas, negras o translúcidas, aunque la introducción hace pocos años, de polvos reveladores
fluorescentes de diferentes tonalidades, comienzan a dictar el empleo de otros fondos de colores que contrasten con
los colores de los polvos de esta naturaleza más frecuentes en la práctica pericial (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 74
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

para facilitar la percepción de la silueta de las crestas reveladas, adheridas a la cubierta


de celuloide, para los mismos efectos en el mercado de medios criminalísticos, también
se ofertan rollos de cinta adhesiva transparente de diferente ancho, que se acompañan
también de fondos de colores blanco y negro, e incluso cintas adhesivas de material
gomoide1, muy útiles para la extracción de huellas reveladas sobre superficies de
relieve no plano. Sin embargo no todos los objetos pueden ser ocupados o trasladados
del Lugar del Suceso y las placas y/o las cintas adhesivas no son el medio universal por
excelencia para la extracción de huellas dérmicas, las huellas obtenidas con muchos de
los reveladores químicos no son susceptibles de ser extraídas con este medio, pero
además muchas superficies irregulares no facilitan su empleo, por ello como método
alternativo, desde la época de Bertillón2, también se ha utilizado a la Fotografía como
eficaz herramienta para la extracción de las huellas dérmicas.

V.1. La ocupación de objetos portadores de huellas dérmicas.

Los objetos portadores de huellas dérmicas a los que puede enfrentarse el perito
durante su actuar en el Lugar del Suceso o durante la inspección de objetos aislados en
disímiles circunstancias de su enfrentamiento al delito o a sucesos extraordinarios,
pueden poseer disímiles dimensiones, volúmenes, pesos, formas, naturalezas,
superficies, etc.

Por ello no existe una regla tácita para el tratamiento de los mismos, el ocuparlos para
su traslado a los laboratorios, donde se podrá proceder a un estudio más exhaustivo y
profundo, implementando técnicas y procedimientos que aun no pueden acercarse al
Lugar del Suceso, no sólo implica un sinnúmero de facilidades, si no también una gran
responsabilidad.

El traslado de estos objetos no puede realizarse sin una determinada dosis de riesgo
para sus superficies y por consiguiente, para las huellas latentes o reveladas que estas
superficies contienen. Por ello dicho traslado sólo podrá realizarse, si previamente
hemos tomado todas las medidas de seguridad necesarias para garantizar la integridad
de las huellas.

La literatura y la cinematografía detectivescas, han fomentado la mitomanía de que el


tratamiento de esas superficies con pañuelos o la colocación de los objetos en sobres
de papel o polietileno3, garantizan la preservación de las huellas dérmicas, lo cual está
muy lejos de la realidad.

1
Como las que ofrece la firma japonesa Police & Science Ind. (N. del A.).
2
Por cierto que en la época de Bertillón, la Fotografía no se trataba precisamente de un método alternativo de
extracción, si no del único, ya que pese a que algunos autores recomendaban el calco de la huella, normalmente,
aunque el objeto portador pudiera extraerse del Lugar del Suceso, la huella era fijada indefectiblemente con métodos
fotográficos, en el Lugar del Suceso o en condiciones de laboratorio (N. del A.).
3
Que de hecho se producen y consumen por criminalistas de todo el mundo, para el embalaje de las pruebas
materiales (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 75
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

La fricción de la tela, el papel y el polietileno contra las superficies de las huellas, no


hace más que dañarlas, destruyendo así las particularidades de las crestas que las
conforman, estén reveladas o no.

Por eso en ningún caso las superficies que se


retiran del Lugar del Suceso, para ser estudiadas
por la Dactiloscopía, deben ser embaladas con
ninguno de estos dos procedimientos.

Para ello, desde hace centenares de años se


recomienda la colocación de estos objetos en
embalajes que no interactúen directamente con
las superficies portadoras de huellas, los que en
dependencia de la naturaleza del objeto,
generalmente ponen a prueba la creatividad del
Fig. 49 y 50: Así recomendaban los perito1.
pioneros de la Dactiloscopía embalar a
los objetos portadores de huellas
dérmicas.
El reto consiste en embalar el objeto, sin que
interactúen las superficies del embalaje con
aquellas del objeto donde estén las huellas, por eso y con independencia de que en el
mercado se comercializan diferentes tipos de cajas de embalaje para estos fines, éstas
cajas no siempre logran satisfacer todas las necesidades y sin embargo pedazos de
cartón, poli espuma y un tramo de cuerda, pueden ser elementos de embalaje bastante
universales.

Fig. 51: Cajas para la recolección de evidencias de la SIRCHIE.

1
Esto y la responsabilidad de la custodia de dichos objetos durante el traslado, son quizás las razones, por las que
con muy poca frecuencia, al menos en nuestras condiciones nacionales, los peritos acuden a la ocupación de los
objetos portadores de huellas dérmicas, ello no obstante no significa la certeza de que para evitar el traslado se
agoten todos los recursos posibles para in situ obtener todas las huellas dérmicas posibles y con la debida calidad,
desafortunadamente (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 76
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

V.2. La extracción de huellas dermatoscópicas con el empleo de placas


dermopapiloscópicas o cinta adhesiva.

Una vez que las huellas invisibles o poco visibles1 se han revelado con agentes físicos y
su valoración previa señala una calidad conveniente que le confiere el llamado “valor
identificativo”, el perito considerará, teniendo en cuenta:
 la naturaleza de la superficie huello portadora,
 la calidad del revelado obtenido y
 la tonalidad cromática del revelador empleado.
 extraer las huellas reveladas con placas o cinta adhesiva.

Básicamente, como señalamos, estas dos herramientas no son más que películas de
celuloide de gran transparencia, que en su reverso poseen una mezcla adhesiva
especial.

Esta mezcla adhesiva no reacciona químicamente con la mayoría de los reveladores


físicos, ni se degrada con el transcurso del tiempo. Es muy importante tener esto en
cuenta, ya que en ocasiones se sustituyen, ante determinadas carencias, por cualquier
cinta o película adhesiva comunes o de cualquier otra destinación específica, que una
vez transcurrido determinado período de tiempo, pierden su translucidés, volviéndose
amarillentas o sencillamente opacas, se despegan de la base o su pegamento cambia
de naturaleza, incluso cristalizándose como consecuencia de una reacción química,
todo lo cual hace difícil o imposible la conservación a largo plazo y el estudio posterior
de la huella.

La referida película de celuloide se acompaña de una base, conformada con láminas


sintéticas pulidas, poco porosas y de diferentes colores, que harán de tapa inferior del
celuloide engomado y además de fondo sobre el que contrastada, podrá apreciarse la
huella levantada, algunos fabricantes incluyen bases transparentes, para que la huella
también pueda estudiarse con técnicas de proyección.

El proceso de trabajo con las placas y/o cintas adhesivas es muy sencillo una vez que
se ha revelado la huella:
1. Se recorta un fragmento de placa, buscando sobrepase las dimensiones de la
huella en unos 8 ó 10 mm por cada uno de los lados2,
2. Se adhiere la placa a la superficie huello portadora desde uno de sus lados,
oprimiéndola con los dedos contra la superficie,
3. Empleando un paño, se fricciona la película de celuloide, a fin de que se adhiera
a la misma la mayor cantidad de agente revelador depositado sobre las crestas
de la huella,
4. Se retira por una de las esquinas la película de celuloide de la superficie,

1
Aunque también podrá procederse de igual forma con muchas de las huellas visibles por recapación de alguna
sustancia pintante, en dependencia de la naturaleza de esta última (N. del A.).
2
Y no sólo con el objetivo de ahorrar, si no también por que mientras mayor sea el área de la placa, mayor será la
cantidad de burbujas de aire que quedarán entre el celuloide y la base (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 77
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

5. Se adhiere la película de celuloide a la base previamente elegida en contraste


con el color del agente revelador empleado para revelar la huella, repitiendo las
recomendaciones de los puntos 2 y 31.

Fig. 52 y 53:
Extracción de una
huella
dactiloscópica
revelada con “negro
de humo
empleando una
placa y su
colocación sobre
una base de color
blanco.

V.3. La extracción de huellas dermatoscópicas con métodos fotográficos.

La Fotografía Criminalística, en nuestro entorno, se encuentra viviendo un proceso de


transición de la llamada fotografía convencional a la fotografía digital, lo cual tiene un
impacto, pudiéramos llamar tecnológico2, en todas las especialidades de la Técnica
Criminalística y particularmente en la Dermatoscopía.

Por ello diferenciaremos dos momentos:


1. La extracción con métodos fotográficos convencionales
2. La extracción con métodos fotográficos digitales y el tratamiento de las imágenes
de las huellas para facilitar su estudio

V.3.1. La extracción de huellas dermatoscópicas con métodos fotográficos


“convencionales”.

1
Sólo restaría lo concerniente a la filiación de la huella, exigida en las regulaciones de Guarda y Custodia de las
pruebas materiales, lo que ilustraremos más adelante (N. del A.).
2
Debemos señalar además, que en el marco de esa transición, algunos consideran también que la introducción de la
fotografía digital tiene un impacto jurídico, ya que en virtud de que existen múltiples herramientas concebidas para la
captación, tratamiento y transmisión de imágenes digitales, a estas últimas no se les debe conceder valor probatorio.
Afortunadamente en virtud de nuestro ordenamiento jurídico, para zanjar esta discusión en nuestras circunstancias
nacionales, las imágenes fotográficas sólo están concebidas a los efectos de ilustrar el contenido y los resultados de
las acciones de instrucción, constituyendo pruebas los resultados propiamente dichos, procesalmente plasmados en
las correspondientes actas y dictámenes regulados en la LPP y desarrollados por la Táctica Criminalística (N. del A.).
Ver al respecto, del mismo autor de la presente monografía: “La Ciencia Criminalística” y “La Investigación
Pericial del Lugar del Suceso”.
La Revelación de huellas dérmicas 78
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

En cualquiera de los momentos que señalaremos, para acometer la fijación fotográfica


de las huellas dérmicas en el Lugar del Suceso1, el perito necesita un mínimo de
medios:
1. Una cámara
fotográfica2
2. Anillas de
acerca-
miento3
3. Filtros de
luz
4. Un trípode o
tripié
5. Cable de
disparo o
“rabo de Fig. 54 y 55: Filmación de huellas dérmicas sobre un teléfono con una
ratón”, cámara polaroide y resultados de la filmación.
como
popularmente les llamamos en Cuba
6. Fuentes de iluminación4
7. Escalas milimetradas5

La cámara fotográfica puede ser de cualquiera de los tipos profesionales o


semiprofesionales que aparecen en el mercado, se debe esperar de ellas una pequeña
distancia focal, una gran fuerza focal, una amplia gama de diafragmas y facilidades
para sujetar el trípode y obturar a voluntad.

Las anillas de acercamiento, que pueden ser de rosca o bayoneta, en dependencia del
tipo de sujeción de lentes implementado en la cámara por el fabricante, generalmente
se ofrecen en tres dimensiones combinables y facilitan disminuir la distancia focal del
lente y con ello acercar la imagen de la huella (de ahí su nombre).

1
En condiciones de laboratorio, tanto los medios como los procedimientos de filmación son diferentes, ya que en
estas condiciones, se implementan instalaciones especiales para la filmación de pruebas materiales y las huellas que
pudieran portar, se emplea material fotográfico ortocromático de gran contraste, que incrementa significativamente la
calidad de las filmaciones y se instala un conjunto de luces alternativas que deben satisfacer cualquier necesidad del
proceso de filmación (N. del A.).
2
Convencional o digital y en el primer caso, la correspondiente película fotográfica. No desconocemos que en
algunos países, para los mismos fines, se emplean cámaras polaroides, cuya distancia focal y otros atributos se
encuentran especialmente diseñados para la filmación de huellas dérmicas, pero ellas realmente no han adquirido
gran popularidad y al igual que las cámaras convencionales, están siendo poco a poco desplazadas por las cámaras
digitales (N. del A.).
3
En muchas de las cámaras digitales contemporáneas, este aditamento es innecesario, ya que sus lentes permiten
fotografiar imágenes ubicadas a escasos centímetros (N. del A.).
4
No es recomendado el flash, debido a los inconvenientes que provoca el blick del destello (N. del A.).
5
En los países donde impera el Sistema Anglosajón de Medidas, la división de la escala lógicamente responderá a
dicho sistema, pero además las escalas deben ser de diferentes colores para contrastar con la huella y el fondo, con
esos fines, a partir de la introducción de los reveladores fluorescentes, también han aparecido en el mercado escalas
con estas propiedades físicas (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 79
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

Los filtros de luz facilitan incrementar la percepción de las crestas reveladas o mitigar la
influencia del color de la superficie huello portadora, su mayor contribución se logra
cuando se realizan filmaciones en blanco y negro, aunque algo similar se logra cuando
la filmación es a color; con la fotografía digital, los filtros pueden también modificar el
efecto del tipo de
Rojo iluminación empleada
(incandescente,
fluorescente, etc.) sobre
la calidad de la imagen.
La cantidad, colores y la
Amarillo densidad de los filtros
Púrpura que debe utilizar el
perito, dependen en
gran medida de los
agentes reveladores
que con mayor
frecuencia explota, más
Azul Verde que de las superficies
Azul claro que pudiera enfrentar
en el Lugar del Suceso.
Fig. 56: Triángulo de colores para el empleo de filtros de luz.
En todos nuestros
laboratorios, existen cajas de filtros de 6 X 6 cm, que en su época acompañaron a los
iluminadores “Taran” y que abarcan una gran gama desde los rayos Infrarrojos hasta los
Ultravioleta. Incluyendo filtros grises y neutrales, ellos, sujetos frente a la fuente de luz o
el lente de la cámara con un
soporte adecuado, suelen Filtro
Fuente
resolver todas las problemáticas amarillo
de luz
que nos depara la práctica
pericial, basta recordar que Cámara
distribuyendo los colores en un fotográfica
triángulo, los filtros acentúan y
disminuyen el color ubicado al
frente en dependencia del
sentido en que se pretendan Huella revelada con
observar. violeta genciana

Pudiera parecer que esto Fig. 57: Esquema de filmación fotográfica convencional de una
complejiza el trabajo a huella dactiloscópica revelada con violeta genciana,
desarrollar en el Lugar del empleando un filtro de luz amarillo.
Suceso o que el perito debería
acompañarse de una tabla o manual, sin embargo la distribución de los colores en el
triángulo es fácil de memorizar, si recordamos el orden de los colores con algún
La Revelación de huellas dérmicas 80
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

subterfugio1 y que los mismos se ordenan en el sentido del movimiento de las


manecillas del reloj.

Así por ejemplo, si tenemos una huella dactilar, que aun revelada con violeta genciana
es poco visible, ya sea por lo tenue de las crestas violetas, o por el color beis de la cinta
adhesiva donde fue revelada, tomaríamos de la caja de filtros del “Taran” uno de los
filtros CЖ2, que se acompañan de un dígito que señala su densidad, generalmente para
las huellas reveladas con violeta genciana, resultan más útiles los de las densidades del
12 al 17.

El trípode es un elemento imprescindible, ya que debido a las incomodidades que


provoca el uso del flash en estos tipos de filmaciones, se hace necesario trabajar con
bajas velocidades de obturación, en las que la cámara no puede sostenerse con la
mano. Los trípodes ideales para el trabajo en el Lugar del Suceso son los de pequeñas
dimensiones, preferentemente aquellos en los que las patas se despliegan por
secciones retráctiles, aunque existen para estas situaciones soportes especiales, que
se sujetan a los bordes de cualquier mueble, tal y como lo hacen los sargentos de
carpintería y que facilitan la inclinación de la cámara en cualquier sentido hasta 90°.

El cable de disparo, por las mismas razones anteriormente expuestas, se emplea para
actuar sobre el obturador, sin transmitir vibraciones a la cámara, recuérdese que en
voluntad (B), se incide en dos oportunidades sobre el botón de disparo, con lo que en
ciertas circunstancias, la imagen podría tomarse “movida”.

Las fuentes de iluminación pueden ser diversas, pero generalmente se emplean las de
bombillos incandescentes de cristales nevados y de diferente voltaje, que se ubican en
soportes parecidos al trípode, de manera tal que incidan sobre la huella con ángulos
superiores a los 30°, ya que ángulos menores influyen en que se destaque el relieve de
la superficie portadora, lo que puede dificultar la percepción de algunas características
particulares de la huella3.

Las escalas milimetradas son una exigencia particular de la Fotografía Criminalística


para cualquier filmación detallada, en el caso de las huellas dérmicas, no sólo sirven a
los efectos de fijar y transmitir al observador las dimensiones reales de la huella, si no
también que durante la reproducción de la imagen, permiten que la huella adquiera las
mismas dimensiones de la muestra con la que se pretende acometer la identificación

1
Aun recordamos la distribución del triángulo de colores, a partir de la recomendación, que en las aulas
universitarias nos hiciera nuestro profesor de Criminalística, Piotr Petrovich Ishenko en la década de los 80, se trata
de una frase, que carece de cualquier sentido lógico, pero en la que cada palabra coincide en su inicial con el color
correspondiente en el orden: “Каждый желаеть знать где седить пурпурь” (Todos desean saber donde se
encuentra el púrpura), cada especialista podría implementar su propia herramienta auxiliar de acuerdo a su
conveniencia (N. del A.).
2
CЖ: Светофильтр жёльтый (filtro de luz amarillo) (N. del A.).
3
Muchos recomiendan el empleo de iluminadores circulares, que no son más que un soporte en forma de anillo, en el
que se ubican un determinado número de bombillos incandescentes, que colocado alrededor del lente de la cámara se
encienden por un impulso eléctrico que transmite el obturador, estos iluminadores, hasta cierto punto garantizan la
iluminación perpendicular de la huella, aplanándola (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 81
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

comparativa, lo que elimina cualquier percepción errónea de los resultados de la


peritación.

Antes de realizar la fotografía detallada, como se practica en general con cualquier


objeto de interés Criminalístico, se debe previamente realizar su correspondiente
filmación de orientación, revista y central, a fin de trasladar a los diferentes sujetos del
proceso penal, toda la información gráfica que coadyuvará a su percepción del suceso y
a incrementar el caudal informativo de la huella y el potencial probatorio de los
resultados de su investigación. En las imágenes detalladas, cada huella irá
acompañada de una escala milimétrica y se filmará absolutamente perpendicular al
plano de la huella1, cuando sea posible además se acompañará del código
alfanumérico con que dicha huella quedará identificada en lo adelante, en toda la
documentación procesal, en caso de que las superficies filmadas contengan huellas
latentes, antes de revelarlas, el área presuntiva de su existencia deberá acotarse con
una marca elíptica, utilizando tiza, lápiz cristalográfico, crayola o plumón, cuyos colores
contrasten con el de la superficie portadora.

No puede olvidarse que, como en cualquier proceso fotográfico2, además del uso de
filtros, la disposición de las fuentes de iluminación es primordial para obtener imágenes
fieles y con calidad de las huellas que interesen, por lo que teniendo en cuenta que
filmar huellas dérmicas en el Lugar del Suceso, suele ser una tarea compleja,
sugerimos algunas recomendaciones para situaciones difíciles:

Ejemplo de huella Recomendación


Huella por recapación Se debe iluminar la zona donde se encuentra la huella,
sobre un cristal sin que la luz se proyecte sobre el fondo, las crestas
transparente, revelada recibirán la luz, contrastando perfectamente con el fondo
con polvo blanco negro. Esto puede lograrse alejando el cristal del fondo o
iluminando la huella con ángulos inferiores a los 450.
 En este caso la luz debe provocar el fenómeno
conocido como contraluz. Las crestas al ser negras,
Huella por recapación contrastarán perfectamente con el fondo claro
en un objeto de tonos iluminado.
claros y traslúcido  El objeto debe de iluminarse, pero además la huella
revelada con polvo debe iluminarse desde atrás por proyección.
negro  Es conveniente sobre-exponer la imagen en 1 ó 1,5
diafragmas.

1
El plano de la escala debe ser paralelo al plano de la huella y debe de encontrarse además en el mismo nivel (N. del
A.).
2
Que a decir de algunos no es más que dibujar con luz (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 82
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

 Con independencia del color del revelador empleado,


lo ideal es ubicar las fuentes de luz a 45º con
respecto al plano del objeto portador.
Huella por recapación
 Si el objeto es oscuro, se sub-expondrá en un
sobre un objeto opaco
diafragma, sobre-exponiéndolo si el objeto fuera
blanco.

En estos dos casos no se aplican reveladores ya que las


huellas son visibles o poco visibles. Aprovechando
entonces la naturaleza del relieve de las huellas, se
Huellas volumétricas procede a la filmación con luz rasante, la que proyectará
y/o por decapación la sombra de las crestas sobre el fondo de los surcos, lo
que ofrecerá una imagen negativa de la huella, que
durante el proceso de impresión fotográfica debe ser
revertido.
En estos casos la dificultad radica en que durante la
percepción (y también durante la filmación) se apreciarán
dos imágenes, la de la huella sobre el cristal y la de su
reflejo en la superficie azogada del fondo del espejo.
Para solucionar esta duplicidad de imágenes durante la
filmación, se han desarrollado varias experiencias:
 La cámara deberá ubicarse perpendicularmente al
plano del espejo, es conveniente además cubrirla
con papel o tela negra, a los que le practicará un
orificio para el objetivo fotográfico.
 Se debe abrir el diafragma al máximo, para reducir
la profundidad focal y obtener con nitidez sólo la
imagen del plano frontal del espejo y emplear luz
Huella por recapación
difusa, para prevenir el blick o en su defecto
sobre espejos
emplear un filtro polarizado para mitigar su efecto.
 También se puede iluminar la huella por reflexión y
filmarla a través de un cilindro colocado en el
objetivo de la cámara.
 O colocar una máscara de papel negro sobre el
espejo, en la que se practicará una abertura que
responda a las dimensiones y el contorno de la
huella y así filmarla iluminada por reflexión.
 Y si nada de esto fuera posible de implementar,
mediante la consulta correspondiente, podremos
raspar la parte trasera del espejo, con lo que lo
convertiremos simplemente en un cristal
transparente, pudiendo entonces aplicar el
procedimiento correspondiente.
La Revelación de huellas dérmicas 83
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

Las imágenes fotográficas convencionales, obtenidas en material fotográfico negativo


(preferentemente blanco y negro) pancromático, se deben imprimir en material positivo
contrastado, ello incrementa la calidad de la imagen a estudiar, en caso de que el
negativo, por determinadas circunstancias no tuviese la calidad esperada, la misma
puede mejorarse también empleando reveladores de contraste, fijadores ácidos o
incluso implementando técnicas de contratipado con sucesivas copias por contacto en
material ortocromático1, para ello se coloca la
emulsión del negativo primario, contra la emulsión
de la película ortocromática, en una instalación
para la filmación por contacto o sencillamente bajo
la ampliadora en la que el negativo y la placa se
colocarán bajo un cristal transparente, antes de
proceder a la impresión. Se obtiene así, un
negativo del negativo, transformando los blancos
en negros y viceversa2.

Fig. 58: Imagen fotográfica de dos V.3.2. La extracción de huellas


huellas dactilares, ligeramente
superpuestas, reveladas con
dermatoscópicas con métodos fotográficos
cyanoacrilato sobre el espejo retrovisor digitales y el tratamiento de las imágenes de
interior de un auto. las huellas para facilitar su estudio.

No existen grandes diferencias entre el empleo de una cámara convencional y una


digital para la filmación de huellas dérmicas, particularmente consideramos que las
mayores diferencias estriban en las bondades que determinado modelo de cámara
digital pueda presentar en su diseño.

Realmente en una cámara digital puesta en régimen de trabajo en blanco y negro, la


filmación de una huella dérmica se puede realizar con el empleo de filtros de luz tal y
como explicamos en el subepígrafe anterior.

Sin embargo ellas, además de no exigir anillas de acercamiento, pueden realizar


normalmente la filmación, con mucha calidad, de huellas dérmicas a color, que se
logran con muy buena nitidez, sin fuentes complementarias de iluminación.

En este caso, los filtros se emplean para mitigar el efecto cromático, que sobre la
imagen ejercen las fuentes de luz instaladas en el Lugar del Suceso.

1
Por supuesto que esto último resulta extremadamente complejo, si el negativo inicial de obtuvo en películas
perforadas de 35 mm (N. del A.).
2
Si el contratipado hubiera que hacerlo a partir de una imagen positiva, entonces, se hace un positivo, al tamaño
deseado (normalmente con 4 ó 5 aumentos), pero poniendo la película en la ampliadora al contrario, es decir con la
emulsión hacia arriba. La copia obtenida, que se obtendrá invertida, una vez seca, se pone emulsión con emulsión
con una hoja de papel fotográfico virgen y se ilumina. Se obtendrá así una copia con la imagen contrastada (N. del
A.).
La Revelación de huellas dérmicas 84
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

Pueden prescindirse de los cables de disparo, pero el empleo de trípodes sigue siendo
imprescindible.

Pero su mayor virtud lo constituye que una vez descargado el contenido de la cámara
en una microcomputadora, armados de softwears puramente convencionales1, estas
imágenes pueden ser tratadas con el objetivo de facilitar su estudio, podemos entre
otras cosas:
 mejorar su foco
 cambiar el color del fondo
 cambiar el color del revelador
 modificar tanto contraste como brillantez
 hacer en la computadora, todo el trabajo que no hicimos con los filtros de luz en
el Lugar del Suceso
 eliminar la interferencia del relieve en la percepción de las características
particulares sin mencionar todos los beneficios que ofrece en la informatización
contemporánea, tratar a una imagen como un fichero digital.

Y no hay que temer en absoluto que las huellas se traten malintencionadamente, para
prevenirlo existen mecanismos de control y técnicas de descubrimiento,
afortunadamente la Informatoscopía Criminalística comienza a ser una herramienta
consolidada.

V.4. La conservación de las huellas dérmicas

Conforme a lo estipulado en la LPP vigente en la República de Cuba, las huellas


extraídas del Lugar del Suceso deben ser conservadas por el Instructor o Investigador
en el Expediente de Fase Preparatoria, sin
embargo, como en muchas cuestiones de la
vida, la práctica ha resultado más rica que la
norma, y pese a que nadie ha modificado la
Ley al respecto, la conservación de las
huellas dérmicas ha tomado un camino
diferente al del resto de las huellas.

La razón fundamental de esta “violación de


la ley”, se operó debido a que dadas las
pequeñas dimensiones de las placas
Fig. 59: Registro monodactilar organizado por dermopapiloscópicas contentivas de huellas
Vucetich en Argentina. y de la naturaleza del embalaje con que se
le entregaban a los instructores, muchas
veces, colgando del expediente se extraviaban o sufrían efectos mecánicos que las

1
Y cuyos instaladores se encuentran a la libre disposición de cualquier perito que tenga acceso a la página de
descargas del Sitio WEB del OICC MININT de Stgo. de Cuba (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 85
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

invalidaban para futuros trabajos periciales, además de que en nuestro severo clima
tropical, debido a la incidencia de los rayos solares y la temperatura ambiental, la mayor
parte del año cerca de los 30° C, modificaban la naturaleza del pegamento de las
placas y con el las características particulares de las huellas.

Por ello poco a poco se fue entronizando que las placas se quedaran en depósito en los
Laboratorios de Criminalística, primero para prolongar su vida útil, posteriormente para
que se organizaran y explotaran Registros Dactiloscópicos manuales y/o
automatizados.

A esos efectos, además de conservar las placas en sobres, archivados en locales


debidamente climatizados, se organizaban tarjetas con sus imágenes fotográficas a
escala de 1:1, los datos filiativos de las huellas y la correspondiente clasificación
dactiloscópica.

Posteriormente, con la aparición del CUFIS1,


la conservación se realizaba además en
soportes magnéticos a los que se le hacían
salvas alternas, política que se ha mantenido
en el CUBAFIS2, sin embargo la
conservación de las imágenes fotográficas
en tarjetas de uso manual, va quedando
poco a poco para las pequeñas unidades de
Criminalística que aun no acceden al
CUBAFIS, por lo que en un futuro cercano,
sólo se conservarán en aquellos casos muy
viejos, en los que el Periodo Especial, con su Fig. 60: Sobres en los que se conservan las
huellas dérmicas (físicas) de casos
fuerte incidencia en la distribución eléctrica, pendientes introducidos en la Base de Datos
trajo consigo la destrucción de las placas o del CUBAFIS.
en algún museo de Criminalística.

V.5. Inicio y comportamiento de la cadena de guarda y custodia de las huellas


dérmicas

La Cadena de Custodia es un término que se puso muy en boga en el mundo hacia los
80 en la economía y fundamentalmente fue tratado por las Ciencias de la Dirección, con
un espectro muy amplio que abarcaba desde las materias primas hasta las
producciones industriales.

1
Fue el primer sistema semi automatizado de comparación de huellas dérmicas desarrollado en nuestro país en la
década de los 80 (N. del A.).
2
Sistema automatizado de identificación de huellas dérmicas vigente en el sistema de la Técnica Criminalística
cubano, al que nos referiremos en el capítulo correspondiente al impacto informativo y probatorio de la investigación
de las huellas dérmicas (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 86
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

Uno de sus conceptos más genéricos lo constituye el siguiente: “…seguimiento que


una empresa u organización transformadora de materias primas para la obtención
de otros productos se compromete a hacer al objeto de garantizar que al menos
un determinado porcentaje de aquellas materias, denominadas materias
certificadas, cumplen unas ciertas características de calidad…”1.

Los elementos básicos que la componen son:

 “Identificación física y marcado de los materiales certificados.


 Separación estricta de materiales certificados y no certificados.
 Sistema de garantía del origen en cada etapa de producción.
 Documentación y registros de control.
 Sistema de procesado y mantenimiento de la información.
 Identificación del producto final certificado.
 Formación de los trabajadores”2 .

El Derecho y en particular la Criminalística no están ajenos por supuesto de las


problemáticas que los economistas pretendieron resolver con estos planteamientos3, los
que rápidamente hicieron suyos y en el Sistema de la Técnica Criminalística Cubano, se
implementó en la primera mitad de los 90, cuando se estableció como requisito
obligatorio en todos los procesos vinculados al tráfico y el consumo de drogas.

Desde nuestro punto de vista, la Cadena de Custodia de las huellas, es: El proceso de
control ininterrumpido y documentado, que permite demostrar la autenticidad e
idoneidad investigativa (integridad) de una huella.

Coincidente con el que sostiene la Ley de Enjuiciamiento Criminal española de que: “Es
el conjunto de medidas que deben adoptarse a fin de preservar la identidad e
integridad de objetos o muestras que pueden ser fuente de prueba de hechos
criminales, para su total eficacia procesal”4 y el que se sustenta en algunos otros
países latinoamericanos de fuerte influencia hispana en su Derecho, como es el caso
de Colombia, cuyos procesalistas señalan que: “La cadena de custodia es la
aplicación de una serie de normas tendientes a asegurar, embalar y proteger cada
elemento material probatorio para evitar su destrucción, suplantación o
contaminación, lo que podría implicar serios tropiezos en la investigación de una
conducta punible”5, el de médicos legistas como Nathalie Marulanda, quién afirma
que: “La cadena de custodia debe garantizar la pureza de la evidencia desde el
momento mismo de la recolección, puesto que estos elementos materiales

1
“Cadena de Custodia” en la Enciclopedia libre de Wikipedia.
2
Ibidem.
3
Y como veremos posteriormente, tanto el concepto de Cadena de Guardia y Custodia de las huellas, como los
elementos que componen a dicha cadena en la administración de justicia, no difieren en mucho de la idea inicial de
los economistas (N. del A.).
4
Ley de Enjuiciamiento Criminal española, artículos 326, 334 y 338.
5
“La Cadena de Custodia en el Sistema Acusatorio” en Oficina de Divulgación y Prensa. Semanario 17. Bogotá.
2005.
La Revelación de huellas dérmicas 87
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

probatorios pueden finalmente convertirse en pruebas cuya legalidad debe estar


garantizada para que puedan ser descubiertas y controvertidas en Juicio”1 e
incluso el de especialistas privados que se ocupan de dilucidar paternidades a través
del ADN: “La Cadena de Custodia es un proceso de documentación requerido
para hacer que los resultados de las pruebas de ADN sean legalmente
admisibles…”2.

De todos los conceptos citados se entiende, que pese a que la Técnica Criminalística
juega un papel primordial en este proceso, son muchos más los implicados, máxime si
nos referimos a la custodia de una huella, susceptible de sufrir transformaciones, bajo la
acción de un conjunto amplio de fenómenos externos de carácter objetivo y a la
convicción de todos de que cualquier contacto con una huella implica la formación de
otras, a las que preferimos llamar transformaciones, por ello hemos considerado
interesante compartir con ustedes el esquema de la Cadena de Custodia que aparece
en la Resolución No. 0-2869 del 29 de diciembre del 2003 del Fiscal General de
Colombia, que pone en vigor el “Manual de Procedimientos del Sistema de la Cadena
de Custodia”3, que en gran medida es fácilmente adecuable a nuestras condiciones y
abarca a la mayor parte de los participantes en el proceso de interacción con las huellas
del delito.

PROCESO DEL SISTEMA DE CADENA DE CUSTODIA PARA LOS ELEMENTOS


FISICOS DE PRUEBA
funciones de Policía
Policía Nacional o

Protección
servidores con

y
Judicial

Límite valoración
inicial
de la
escena

Laboratorio
funciones de Policía
Fiscalía, autoridad

Recolección, Forense
servidores con

Si
competente o

embalaje y Solicitud al Disposición


Judicial

Requiere
análisis

envío de los almacén final


Límite
final
elementos Almacén de de
materia de evidencias o evidencias
prueba No institución
que haga
sus veces

1
Marulanda Paredes, N. y otros: “Cadena de Custodia. ¿Una obligación para el profesional de la salud? en Revista
Médico Legal http://www.resp_jur_1.htm
2
“La Cadena de Custodia”. http://www.paternity-answer.com/cadena-de-custodia.html
3
Fiscal General de Colombia: “Resolución No. 0-2869 del 29 de diciembre del 2003 del Fiscal General de
Colombia, que pone en vigor el “Manual de Procedimientos del Sistema de la Cadena de Custodia”. Pp. 19.
La Revelación de huellas dérmicas 88
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

Entrega de los
elementos Registros que garanticen la
Terceros

materia de autenticidad de los


prueba al elementos materia de
Fiscal del prueba
proceso

La Cadena de Guarda y Custodia de las huellas dérmicas comienza desde la propia


Inspección del Lugar del Suceso y consta de tres etapas:
1. Desde la recolección de las huellas en diferentes puntos del Lugar del Suceso,
hasta su recepción en el Laboratorio de Criminalística. En ella se deben cumplir
las siguientes tareas:
a) Fijación fotográfica y documental de las huellas detectadas, que incluye la
ubicación topográfica de las mismas, la descripción de la superficie portadora,
del mecanismo de formación, del agente revelador empleado, forma,
dimensiones y color de la base de la placa empleada para extraerla y de las
características generales fundamentales de la huella,
b) Asignación de un código alfa numérico para su identificación posterior a todo
lo largo del proceso penal y anotación de éste y de los datos filiativos
fundamentales de la huellas, en una etiqueta al dorso de la base de la placa o
cinta adhesiva,
c) Embalaje adecuado de los objetos portadores que se ocupen o de las placas
en las que se extrajeran huellas,
d) Información al Instructor o Investigador actuante de esos datos para su
inclusión en el Acta de Inspección del Lugar del Suceso,
e) Plasmado de los datos exigidos para la huella en las planillas de control de la
información primaria de las Guardias Operativas,
f) Fijación de todos esos datos en el Dictamen Pericial del Lugar del Suceso.
2. Manipulación y tratamiento de las huellas en el Laboratorio de Criminalística1:
a) Verificación del estado del embalaje y de sus anotaciones, contra lo reflejado
en el Dictamen Pericial del Lugar del Suceso2,
b) Verificación de las características generales de la huella, del revelador
empleado y de la forma, dimensiones y color de la base de la placa
empleada para extraerla, contra lo reflejado en el Dictamen Pericial del Lugar
del Suceso3,

1
O en las Unidades Básicas de Criminalística (N. del A.).
2
Aun en los casos en que la huella se reciba mediante una Solicitud de Peritaje de algún otro órgano investigativo o
de administración de justicia y tanto la huella, como su embalaje aparezcan descriptos en el modelo oficial de
solicitud (N. del A.).
3
De igual manera que en la nota anterior (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 89
Cap. V: La extracción y conservación de huellas dérmicas

c) Anotación en el Dictamen Pericial Dermatoscópico de cualquier anomalía, así


como de cualquier modificación cuantitativa que sufrieran las huellas, como
consecuencia de su valoración1, descarte y cotejo,
d) Captación digital de la imagen de la huella e introducción de la misma en las
Bases de Datos correspondientes, conjuntamente con todos los datos
plasmados en el embalaje y en el Dictamen Pericial del Lugar del Suceso,
e) Registro en los controles de la entrada en las Bases de un nuevo caso con
huellas dérmicas, así como de cada uno de los accesos a las mismas y de
los resultados de cada una de sus comparaciones posteriores.
3. Remisión de las huellas a su destinatario final. Tal y como explicamos, en
nuestras condiciones nacionales, la huella dérmica queda en depósito en el
Laboratorio de Criminalística, por ello se remitirá a su destinatario final sólo en
los casos de arrojar resultados positivos durante descartes o cotejos,
debidamente embalada y anexada al Dictamen Pericial correspondiente, en esos
casos se deberá cumplir lo siguiente:
a) Redacción del Dictamen Pericial Dermatoscópico correspondiente (de
descarte o cotejo),
b) Dar baja en los registros a la huella que resultara positiva,
c) Embalaje de la huella, con los consabidos datos filiativos de la misma,
d) Elaboración de la factura de entrega del dictamen pericial y sus anexos,
e) Archivo de la factura de entrega con el nombre, firma y fecha de entrega a
quien retira del Laboratorio el Dictamen Pericial positivo y sus anexos.

1
Baja del sobre de huellas del caso (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 90
Cap. VI: La obtención de muestras para la identificación comparativa de huellas dérmicas

VI. La obtención de muestras para la identificación


comparativa de huellas dérmicas

Toda investigación dirigida a la identificación criminalística se realiza mediante


comparaciones, en las que se confronta, confluyen o superponen las características
generales y particulares de la huella (objeto dubitado), con una muestra o patrón (objeto
indubitado).

En Dermatoscopía, esos objetos indubitados no son más que las impresiones dígito
palmares, podorales, pororales, queilorales o edgeorales1, tomadas de un sujeto2,
cuando se tiene total certeza de la identidad del mismo.

Si bien en nuestro país se establece la toma de las impresiones digitales a todos los
arribantes a la mayoría de edad (16 años) para la entrega del Carné de Identidad, debe
tenerse en cuenta que:
1. Este proceso comenzó a llevarse a cabo a partir del año 1979, por lo que los que
ostentaban la mayoría de edad antes de ese año, si no han realizado trámites de
identidad o no han sido controlados en registros militares, policiales o carcelarios,
no cuentan con impresiones dactilares en la DIR3,
2. Para los trámites de Identificación y Registro, sólo se exigen las impresiones
dactilares,
3. Pese a la perennidad de los dibujos papilares, estos sufren a lo largo de la vida
del individuo una serie de transformaciones parciales por adición4 o por
sustracción5 de elementos independientes,

Por todo ello, pese a que las muestras libres son, en cualquier caso, las más
recomendadas para la investigación criminalística, en oportunidades resulta necesario
acudir a las experimentales.

El proceso de obtención de estas muestras, se conoce con el nombre de toma de


impresiones o fichaje6 y el mismo se realiza entintando con un rodillo la zona de la piel
que se pretende reflejar, e imprimiéndola sobre un papel blanco poco poroso.

1
También conocidos (y en el mismo orden) como dactilogramas, quirogramas, podogramas, queilogramas y
edgeogramas (N. del A.).
2
Tal y como establece la Teoría General de la Criminalística: en sus variantes libre, virtualmente libre y
experimental, tipos de muestras que no son privativos, como generalmente se considera , de la Documentología, pues
como vimos en el Capítulo III “El mecanismo de formación de diferentes categorías de huellas dérmicas”, también
pueden modificarse temporal o definitivamente los dibujos dermopapiloscópicos y el acto en si de la modificación,
generalmente esta estrechamente vinculado a la data de la comisión del delito (N. del A.).
3
DIR: Dirección de Identificación y Registros del MININT (N. del A.).
4
Cicatrices, deformidades, nuevos pliegues flexores, líneas blancas, etc. (N. del A.).
5
Pérdida de falanges, dedos e incluso la mano, etc. (N. del A.).
6
Si se realiza con el objetivo de alimentar un registro, aunque la diferencia fundamental entre la toma de impresión y
fichaje, es que en este último además se toman las fotografías signaléticas del sujeto en cuestión y se plasman una
serie de datos complementarios del mismo (de interés policiaco), en un modelo especialmente concebido para ello
(N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 91
Cap. VI: La obtención de muestras para la identificación comparativa de huellas dérmicas

Y pese a que se han concebido diferentes herramientas para


facilitar este proceso con cada una de las partes del cuerpo
humano1, es necesario que los peritos dominen como hacerlo
con los medios elementales presentes en cualquier maletín
operativo, de manera tal que se obtengan impresiones de
calidad, en la que se reflejen todas y cada una de las
particularidades requeridas:

El rodillo no debe


estar saturado de
tinta, ni
apelmazado con
tinta residual de
otros fichajes, por
Fig. 61: Mesa para la ello cada vez que
toma de impresiones concluya una
dígito palmares. sesión de toma
de impresiones
debe de limpiarse empleando soluciones Fig. 62: Lector digital de dibujos
en las que se disuelva la tinta residual, a dactilares.
fin de que no cree capas sobre las
superficies del rodillo, y le permita
girar sobre su eje,
 La tinta debe de distribuirse
uniformemente sobre el rodillo, por
ello es aconsejable verter inicialmente
la tinta sobre un fragmento de vidrio
plano y pulido, y rodar el rodillo por su
superficie, hasta lograr sobre el cristal
una película uniforme de tinta,
 Una vez entintado el rodillo, se
procederá a rodarlo sobre una hoja de Fig. 63: Proceso de toma de impresiones
papel, para verificar si la tinta se dactilares, llevado a cabo tradicionalmente
encuentra distribuida uniformemente, por un perito de la Policía Científica
 Se estudiarán las manos del sujeto al española.
cual se pretende fichar, para verificar
su limpieza, si apreciamos que producto del estrés o como consecuencia de

1
Además de diferentes herramientas que facilitan los procesos de entintado e impresión, existen también sensores
para la toma de impresiones digitales de los dedos y las palmas de la mano (N. del A.). Ver: “Digitalizador de huella
digital”. http://www.acrosoft.net/productos/iddigital/index.shtml, “Equipo biométrico para el Control de Acceso y la
monitorización del Tiempo y la Asistencia”. http://www.es.tensor.co.uk/docks/Sub-Dermal-FingerPrints.htm y
“BioTouch™ USB 200. Lector de Huella Digital”. http://www.neotec.com.pa/ITSecurity/PDF/ BioTouch
USBespanol.pdf
La Revelación de huellas dérmicas 92
Cap. VI: La obtención de muestras para la identificación comparativa de huellas dérmicas

cuestiones fisiológicas del mismo, las manos le sudan, se procederá a pasar por
ellas un paño embebido en gasolina, a fin de resecarlas durante el corto período
de tiempo que dura el proceso,
 Se entintarán entonces con el rodillo todos los dedos a lo largo, prestando
atención a que la tinta se distribuya uniformemente, sin presionar el rodillo para
no saturar los surcos y llegando incluso hasta la zona marginal de los dedos,
 Una vez terminado este proceso, el
modelo digital o dígito palmar se
colocará sobre un soporte y se
procederá a presionar (o rotar1) los
dedos sobre el modelo2,
 En caso de que el sujeto posea alguna
deformidad que impida disponer
libremente del dedo para la toma de
impresiones, entonces se podrá
recortar la casilla correspondiente del
dedo en el modelo, la que colocada
Fig. 64: Rotación de los dedos sobre el sobre una caja de fósforos o de un
modelo digital, a fin de obtener sus
soporte de similares dimensiones,
impresiones volteadas.
podrá rotarse sin grandes dificultades
sobre el dedo. Esta posteriormente se pega en el sitio correspondiente del
modelo, en el que se hará anotación del porque del procedimiento, refrendado
con la firma del perito,
 Si se requiere además de las impresiones palmares, entonces de igual forma se
entintarán sus palmas, las que se apoyarán sobre el modelo puesto previamente
sobre una mesa. Para que se refleje el cuenco de la mano, basta con empujar
levemente el codo del sujeto hacia adelante, con lo que la palma se apoyará
totalmente,
 Una vez obtenidas las impresiones requeridas, se llenarán a mano y con tinta
cada una de las casillas del modelo, teniendo como fuente el documento de
identidad permanente del sujeto previa verificación en los sistemas
automatizados.

¿Qué recomendaba Vucetich en su época al respecto?, para como el decía:


“…obtener con perfección el dibujo digital…”3.

Recomendaba 15 puntos que como veremos, pudieran mantenerse en la “moda” de los


dactiloscopistas contemporáneos:
“1°) Extender una pequeña cantidad de tinta de imprenta o de litografía
sobre el rodillo, que será batida sobre la plancha hasta que forme una

1
La mayoría de los modelos implementados en diferentes países al efecto, poseen espacios para la toma de
impresiones planas y volteadas de cada uno de los dedos de ambas manos (N. del A.).
2
Y precisamente los dedos sobre el modelo y no al contrario, pues cuando pretendamos rotar el soporte, se
deformarán las impresiones si el resto de los dedos de la mano se interponen con el mismo (N. del A.).
3
Milanta, A.: “Historia de Juan Vucetich”. Fundación Juan Vucetich.
La Revelación de huellas dérmicas 93
Cap. VI: La obtención de muestras para la identificación comparativa de huellas dérmicas

capa homogénea que permita ver el color del mármol, cobre o cinc1.
2°) Entintar con el mismo cilindro la planchuela, tratando siempre de
que la superficie sea homogénea.
3°) Hacer lavar las manos al detenido con jabón y agua caliente a una
temperatura soportable, para que se ablande la epidermis. En el caso
de que estuviesen deterioradas las yemas de los dedos a causa de
ciertos trabajos manuales, se utilizará la piedra pómez, con canaleta de
sección semicircular, para la pulimentación después del lavaje con
jabón y agua caliente.
De ese modo se eliminarán las alteraciones accidentales y se
obtendrán impresiones clasificables.
En caso de resultado relativo (que ocurre alguna vez) se reservará la
ficha y pasados tres o cuatro días se tomarán las impresiones de nuevo
teniendo en cuenta la clase de deficiencias anteriores.
4°) Apoyar cada una de las yemas de los dedos del operado,
empezando por el pulgar derecho sobre la planchuela, y por medio de
un movimiento lateral de vaivén, deberán quedar ennegrecidos en
todas sus partes, es decir, desde la articulación hasta la extremidad.
Esto se obtiene tomando cada dedo del operado por sus costados, a la
altura de la tercera articulación (segunda del pulgar) y guiando los
movimientos con el índice a fin de que la capa de tinta sea homogénea
en toda su superficie.
5°) Doblar la ficha, antes de tomar las impresiones a lo largo de las
palabras pulgares, índices, medios, anulares y meñique, debiendo
tenerse presente:
a) que la ficha debe colocarse sobre el madero acanalado de modo que
se imprima primero por el lado que dice series (mano derecha).
b) Que cada dedo del operado, para que las impresiones resulten
nítidas, deberá ser sujeto por los dedos pulgar y medio derechos del
operador, quién hará apoyar la última articulación del operado sobre la
ficha y el borde del madero acanalado. El dedo índice del operador
apoyará a la altura de la uña del dedo sujeto e imprimirá un movimiento
longitudinal, posteroanterior uniforme, tanto al dedo como al madero,
evitando los retrocesos para salvar la pureza del dibujo.
c) Una vez obtenida la impresión de la mano derecha invertirá la ficha y
en las casillas de la Sección (mano izquierda) imprimirá en el mismo
orden (principiando por el pulgar), y de acuerdo con las instrucciones
anteriores, todos los dedos de la mano izquierda.
d) Para lograr cierta facilidad en la impresión el operador se colocará a
la derecha del operado, sosteniendo el madero respectivo con la mano
izquierda, y dirigiendo hacia sí la más ancha de las ranuras
(correspondiente al pulgar) apoyará los dedos índice, medio, anular y
meñique sobre el soporte, y dejará el pulgar libre para sujetar en su
extremidad la ficha dactiloscópica. Colocará en orden la ficha doblada
1
Ya que él prefería láminas de estos materiales y no cristal para extender previamente la tinta, como se hace
comúnmente en la actualidad (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 94
Cap. VI: La obtención de muestras para la identificación comparativa de huellas dérmicas

sobre el madero acanalado e imprimirá los dedos, del modo que hemos
indicado ya. Si se notara en el curso del trabajo que en el madero hay
rastro de tinta se tendrá el cuidado de repasarlas.
6°) Munirse de los aparatos indicados con un tamaño conveniente para
la oficina, pero tener otros de tamaño más pequeño para los casos en
que sea necesario su traslado de un punto a otro.
Para esos casos, usamos la caja sencilla que contiene los útiles
indispensables reducidos en tamaño cuanto es posible.
7°) Las fichas deben ser de papel muy blanco satinado, para evitar en
las ampliaciones y reproducciones fotográficas el tono gris, aunque no
perjudica el detalle de las líneas, tiene un aspecto desagradable.
8°) La ficha será de 20 x 9 cm. Y el
espacio para cada dedo será el
siguiente:
Para los pulgares 35 milímetros
Para los índices 30
Para los medios 30
Para los anulares 30
Para meñiques 25
9°) Cuidará especialmente el
operador de las trasposiciones de
dedos, es decir, de imprimir por
ejemplo, los de la mano derecha en
Fig. 65: Plantilla diseñada por Vucetich para
los de la izquierda. Debe recordar la toma de impresiones digitales planas.
siempre que estando dos personas
frente a frente, la mano derecha de la una corresponde a la izquierda de
la otra, y que si produce confusión existe un signo infalible para
conocer esa clase de errores, siempre que la impresión no carezca de
pulgares.
En el vértice de la última falange de los pulgares la inclinación de las
líneas tiene una dirección peculiar. En el pulgar derecho, las líneas se
dirigen hacia la derecha (del observador) y las del izquierdo hacia la
izquierda.
10°) Tratar el mismo operador de que la tinta esté bien batida, y de que
no sea muy abundante pues se perjudicaría la nitidez del dibujo, y aun
se haría inútil la impresión.
11°) Lavar la plancha cuando haya exceso de tinta, utilizando kerosén,
benzol, aguarrás, soda de lavar, etc., y trapos o estopa (estopa sin
pelusa.)
12°) Colocar en su defecto, en la plancha, un trozo de papel ordinario
(diarios, impresos, etc.) y con un movimiento rotativo del cilindro quitar
el exceso de tinta. Después se bate el resto, hasta que se obtiene una
capa uniforme.
13°) Limpiar todos los días cuando se termine la labor, con kerosén o
aguarrás el rodillo, la plancha y demás, poniéndolos después a
cubierto del polvo para evitar que la tinta produzca pequeños puntos
La Revelación de huellas dérmicas 95
Cap. VI: La obtención de muestras para la identificación comparativa de huellas dérmicas

perjudiciales para la nitidez del dibujo. Es necesario cubrir los aparatos


con tapas de cartón o cualquier otro objeto que los preserve del polvo
levantado por la limpieza del local u otras causas.
14°) Tener un pequeño estante o armario para guardar los frascos que
contengan kerosén, aguarrás, y los trapos o la estopa. En otro
compartimiento se guardarán las fichas y recortes del mismo papel,
que se utilizarán a veces para reponer las impresiones que no tengan
detalles en la ficha, o cuando se trata de dibujos originales.
15°) Se necesita también un lavatorio para el servicio de los detenidos.
En él no deben faltar los ingredientes a que hemos hecho referencia en
el párrafo 3ro.”1.

Veamos además como tomar otras impresiones de la piel, además de las dactilares y
palmares:
 Las impresiones de los poros se toman de manera similar, sólo que se debe
tener más cuidado con el entintado del rodillo, se debe emplear una tinta muy
viscosa o el rodillo debe estar casi seco, de lo contrario los orificios de los poros
se saturarán de tinta y no podrán apreciarse las características particulares que
brindan sus contornos.
 Las plantares no exigen tantos cuidados, sin embargo no basta con apoyar el pie
entintado del sujeto muestreado sobre un papel, es conveniente colocar debajo
del mismo una lámina de cualquier material esponjoso, para que puedan
reflejarse los dibujos ubicados en el arco del pié.
 La obtención de imágenes edgeoscópicas sólo diferirá de las anteriores 2, en
caso de que se trate de muestrear algún elemento del rostro, en esos casos
muchos sujetos se muestran remisos a que se le entinte la cara, por ello habrá
que acudir a algún colorante cosmético que rompa esa barrera psicológica y que
fácilmente pueda ser retirado de la piel una vez concluido el proceso.
 Similar reacción negativa obtendremos, al
intentar obtener impresiones queilorales,
ya que desde presupuestos sanitarios,
resulta inadmisible entintar los labios de
un sujeto con los rodillos de nuestros
maletines operativos, en esos casos la
tinta se sustituye por un creyón labial3, y el
procedimiento para la impresión de los
labios también será diferente, en este caso
se doblará un papel y el extremo doblado
se introduce hasta la comisura de los
labios, para que el sujeto “muerda” con Fig. 66: Procedimiento recomendado
para la toma de impresiones de los
labios de un sujeto.

1
Milanta Op. Cit.
2
En lo referido a entintar la superficie de la piel y apoyarla sobre un papel blanco (N. del A.).
3
En el caso de que sujetos masculinos que se negaran a este procedimiento, habrá que buscar una solución
alternativa con otros cosméticos colorantes, sin contraindicaciones toxicológicas para su posible ingestión (N. del
A.).
La Revelación de huellas dérmicas 96
Cap. VI: La obtención de muestras para la identificación comparativa de huellas dérmicas

ellos oprimiendo ambos contra las caras opuestas del papel.

VI.1. La Necrodactilia

Se conoce con este término al conjunto de técnicas y procedimientos desarrollados


para la toma de impresiones dermopapiloscópicas1 a los cadáveres2.

Como se conoce, la muerte trae consigo un proceso de transformaciones bioquímicas


en los cuerpos vivos, que particularmente dificultan la obtención de las muestras
dermopapiloscópicas de diferentes zonas del cadáver.

En la práctica criminalística, dichos cadáveres pueden aparecer: putrefactos, en


proceso de momificación, enfangados, ensangrentados, quemados, sumergidos en
agua dulce o salada y en otras muchas situaciones, que ejercen su influencia específica
sobre la dermis de la piel y en consecuencia sobre las técnicas o métodos idóneos para
la obtención de sus impresiones experimentales.

Muchos autores recomiendan la amputación de los dedos


e incluso las manos, a fin de que puedan ser “trabajados”
en condiciones de laboratorio con mayor profundidad, lo
que se ha convertido en una práctica en muchos países 3,
algo que no siempre es
aceptado por las culturas
funerarias iberoamericanas, por
lo que se debe acudir a ello en
última instancia.

Para la necrodactilia, además de


Fig. 67: “Cucharillas de los medios comúnmente
necrodactilia” de la empleados en la toma de
SIRCHIE, que las denominó impresiones4, se hace necesario
Postmortem Finger
Straighteners
contar con bisturís o escalpelos,
(Enderezadores de dedos jeringuillas hipodérmicas, Fig. 68: Empleo de un
post mortem). soporte cóncavo durante
la necrodactilia.
1
Aunque no se descarta la necesidad, en situaciones concretas, de tomar impresiones de otras partes de la piel de un
cadáver (N. del A.).
2
En oportunidades, diferentes colegas establecen diferencias en cuanto al empleo de los términos cadáver y occiso a
partir de su significación (cadáver. Del latín cadāver: Cuerpo muerto y occiso, sa. Del latín occīsus: Muerto
violentamente), en este caso el procedimiento es genérico (N. del A.).
3
Recuérdense los sucesos acaecidos con el cadáver del Guerrillero Heroico Ernesto “Che” Guevara, al que le
amputaron las manos para que, por encomienda de la CIA, los peritos argentinos Nicolás Pellicari y Juan Carlos
Delgado, procedieran a su identificación, comparándolas con sus impresiones existentes en la ficha No. 6460503 de
su empadronamiento militar en su país natal (N. del A.). Ver: “Los secretos del Che Guevara”.
http://www.infobae.com y Seoane, M.: “Historia secreta de las manos del Che”.
http://www.clarin.com/suplementos/zona/2005/10/30z-01080588.htm
4
Se recomienda que los rodillos de entintar sean de pequeñas dimensiones (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 97
Cap. VI: La obtención de muestras para la identificación comparativa de huellas dérmicas

cucharillas de necrodactilia1 y soportes cóncavos para los modelos de impresiones.

Con independencia de la condición en que sea encontrado el cadáver (enfangado,


ensangrentado, quemado, etc.), las superficies de la piel, cuyos dibujos papilares se
pretenden muestrear, deberán encontrarse convenientemente limpias, para ello
deberán lavarse con agua corriente y de ser necesario con jabón, hasta verificar que los
surcos estén libres de toda impureza, en ningún caso se deben cepillar o friccionar con
paños, ni con nada por el estilo, ya que estos procedimientos pueden dañar la
integridad de las crestas, posteriormente se dejarán secar a temperatura ambiente o se
empleará para ello servilletas o papel absorbente.

Durante las primeras horas posteriores a la muerte, el cuerpo sufre una rigidez y los
dedos se crispan2, por ello para entintarlos y tomar sus impresiones, nos auxiliaremos
(como explicamos) de las cucharillas o se practicará un corte profundo en la cara
anterior del antebrazo, a la altura de las muñecas, que afecte al extremo de los
músculos extensores de los dedos, los que de esta forma se liberarán de la tensión que
les provoca la rigidez cadavérica3. Si no obstante fuera imprescindible la amputación de
las manos, aunque esta operación se llevará a vías de hecho por personal médico o
paramédico, deberá velarse por que el corte se practique de tal manera que libere a los
huesos Pisiforme, Piramidal, Semilunar y Escafoides del Cúbito y el Radio, con ello se
garantizará la integridad de todos los dibujos y accidentes de las palmas de las manos.

1
Se les llama cucharillas de necrodactilia, ya que originalmente parecían pequeños cucharones en los que el extremo
del dedo a muestrear se introducía en el cazo y tirando del extremo del mango, se hacía palanca para enderezarlo y
facilitar con ello su entintado y la impresión de sus papilogramas, pero pueden aparecer también otros diseños
lejanos por su estructura de las originales cucharillas (N. del A.).
2
Este fenómeno se inicia entre la tercera y cuarta hora después de la muerte, y se hace total después de las doce a
catorce horas (según las condiciones climáticas, atmosféricas o el estado de salud del individuo, entre otros factores).
Algo semejante puede suceder cuando el cadáver aparece quemado y como resultado del calor éste asume la llamada
“postura de boxeador”, aunque cuando la temperatura a la que se somete el cadáver es muy elevada, lo que más sufre
destrucciones son las terminaciones de los dedos y en general las terminaciones de las extremidades, con lo que
desaparece la posibilidad de obtener sus impresiones dígito palmares (N. del A.).
3
Estos cortes deben ser suturados por el personal para médico legista una vez terminado el proceso de toma de
impresiones, a fin de mejorar las condiciones estéticas del cadáver (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 98
Cap. VI: La obtención de muestras para la identificación comparativa de huellas dérmicas

Fig. 69: Se señala la zona donde se debe practicar el corte de los extremos de los músculos
extensores de los dedos.

Fig. 70: Se señala entre los huesos de la mano, la zona donde se debe llevar a cabo la amputación.

Si el cadáver se ha encontrado sumergido en el agua, los dedos de las manos y los


pies, las palmas y las plantas se arrugan, asumiendo un aspecto que comúnmente es
llamado “piel de lavandera”, estas arrugas o pliegues, le trasmitirán a las papilas de la
piel una imagen muy deformada, por lo que para eliminarlas, será necesario inyectar
glicerina con una jeringuilla hipodérmica armada de una aguja gruesa, hasta devolver a
la piel su aspecto normal, antes de proceder a entintarla. Si el cuerpo permanece
La Revelación de huellas dérmicas 99
Cap. VI: La obtención de muestras para la identificación comparativa de huellas dérmicas

sumergido en el agua durante un período muy largo, entonces la dermis comienza a


desprenderse del tejido adiposo, en esos casos es procedente recortarla con la ayuda
de una tijera a todo alrededor del dedo y a la altura de las coyunturas existentes entre
las falanges distales y las intermedias. Logrado esto, de la piel del cadáver se
obtendrán una especie de dediles que se “vestirán” sobre los dedos enguantados del
perito, para entintarlos y tomar sus impresiones.

También se recomienda en el caso de enfrentarnos a pieles arrugadas que han perdido


su turgencia, en los que incluso, las arrugas impiden ver la totalidad de los dibujos,
mojar los dedos con hidróxido amoniaco, (NH4OH) durante el tiempo que sea necesario
para obtener la textura deseada y si esto no fuera suficiente, también se recomienda
inyectar la misma sustancia en volúmenes tales que comience a fluir por los poros de la
piel. Debe tenerse en cuenta que estos resultados se revierten rápidamente, por lo que
sin pérdida de tiempo se deberán secar las superficies de los pulpejos para entintarlos y
tomar la impresión.

De encontrarse en estado de putrefacción, se amputarán los dedos o las manos 1 para


sumergirlos en aceite lubricante a temperaturas entre 110 y 130° C2, el período de
sumersión y la temperatura a elegir dentro de la gama propuesta, dependen del estado
en que se encuentren los tejidos blandos; si la putrefacción es avanzada, la temperatura
del aceite debe ser de 120° C y el período de sumersión debe durar de 3 a 4 minutos,
pero si es incipiente, entonces la temperatura puede alcanzar los 130° C y los dedos
permanecerán sumergidos entre 2 y 2,5 minutos. En ambos casos el proceso se
comprobará visualmente cada 25-30 segundos, hasta que los pulpejos de los dedos
alcancen un estado que garantice la obtención de impresiones con la calidad requerida
para su identificación.

Si la epidermis de los dedos putrefactos ha sufrido daños parciales, éstos deben


sumergirse en agua a 40-45° C, hasta que se logre retirar totalmente la epidermis, lo
que puede demorar entre 1 y 2 días, después de los cuales se tratarán los dedos en
aceite caliente como se explicó en el párrafo anterior.

También para los casos de putrefacción, independientemente de su estado, se


recomienda inicialmente fijar los tejidos, empleando para ello disoluciones progresivas
del etanol, durante el tiempo que requiera el estado de los dedos, pero prestando
atención a que nunca supere las 24 horas. Una vez obtenida la fijación, los dedos se
lavan en agua corriente, y se hidratan sumergiéndolos en recipientes cerrados con una
solución de hidróxido de amoniaco al 50 %, a las 24 horas la concentración de la
solución se incrementa al 75 %, lo que se repetirá a las 24 horas para llevar la
concentración al 100 %, manteniendo en ella los dedos por otras 24 horas, lo que le

1
Cuando la necrodactilia no se practique inmediatamente después de la amputación, los dedos o la mano, según sea
el caso, deberán sumergirse en una solución de 10-15 % de formaldehído (15 cc de formol x 100 cc de agua) durante
una hora aproximadamente, hasta lograr su endurecimiento, después de lo cual se secarán, cuidando que sobre ellos
no queden partículas o fibras ajenas (N. del A.).
2
El proceso debe llevarse a cabo con los dedos uno a uno y el entintado de los mismos, y la toma de las impresiones,
inmediatamente después de extraerlos del aceite (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 100
Cap. VI: La obtención de muestras para la identificación comparativa de huellas dérmicas

trasmite a los dedos un aspecto semejante a los de los seres vivos, permitiéndonos
obtener impresiones de muy buena calidad.

En caso de encontrarse el cadáver momificado, después de lavar los dedos


cuidadosamente, deberán sumergirse en agua de jabón a 50-60° C, durante 1-1,5
horas, luego de lo cual, la capa de epidermis de los pulpejos se retirará con un bisturí,
para sumergir los dedos durante 10-15 horas en una solución al 20 % de Antiformín1,
proceso que se controlará visualmente para impedir que los dedos engrosen sus
dimensiones. Posteriormente los dedos se lavarán en agua corriente 20-30 minutos y se
sumergirán en un recipiente con agua a temperatura ambiente, para finalmente tratarlos
con aceite caliente, con los mismos procedimientos ya explicados. Aunque también se
recomienda ablandar la yema de los dedos mojándolos con una solución de glicol 2,
ácido láctico3 y agua destilada, este proceso puede demorar a veces varias semanas,
antes de poderse tomar las impresiones.

1
Desinfectante industrial, que también se emplea para el tratamiento de la estomatitis y otras afecciones locales
externas, que constituye una solución a partes iguales de hipoclorito de sodio al 20 % e hidróxido de sodio al 15 %
(N. del A.).
2
Del inglés glicol, es la denominación que recibe cualquier alcohol diol, es decir hidrocarburos que sustituyen dos
hidrógenos por dos grupos hidroxilo sobre átomos de carbono adyacentes. Su fórmula general es CnH2n(OH)2 (N.
del A.).
3
Acido láctico o Acido 2-hidroxipropanoico, compuesto incoloro de fórmula CH3CHOHCOOH. En su estado
natural es una mezcla ópticamente inactiva compuesta por partes iguales de ácido D-láctico y ácido L-láctico,
conocida como mezcla racémica. Normalmente se prepara por fermentación bacteriana de lactosa, almidón, azúcar
de caña o suero de la leche (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 101
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

VII. El impacto informativo y probatorio de las huellas dérmicas en el


Lugar del Suceso y en condiciones de laboratorio

Señaló el Dr. Sislán Rodríguez, Director del Museo Vucetich de la Universidad de La


Plata, República Argentina, que "lo que ha dado valor de signo natural
inconfundible y único a la impresión digital ha sido su descubrimiento"1.

Por ello consideramos, que de todas las cualidades que encierran las huellas, para los
criminalistas y para los juristas en sentido general, la más importante lo constituye el
descubrimiento (parafraseando al Dr. Sislán Rodríguez) de su contenido informativo y
el impacto que esa información implica sobre todos y cada uno de los momentos del
proceso de investigación del delito, el resto de las etapas del proceso penal y finalmente
en el propio acto del juicio.

Gross resaltó que: “El valor de la ciencia de la identificación de las huellas


digitales radica en que proporciona un método infalible para registrar a los
delincuentes y que ayuda en el descubrimiento de un crimen si se conoce así
bien, y su fiabilidad se establece firmemente, por eso es necesario mirar en la
historia y desarrollar su sistema” 2.

Cada una de las categorías de huellas que hoy explota la Técnica Criminalística, y
estamos totalmente seguros que también las que explotará en el futuro, contienen un
gran volumen de información, que clasifica en información genérica conducente a la
identificación grupal de los sujetos u objetos huello productores, de extraordinaria
importancia para la conformación del “círculo de sospechosos”, el tránsito de lo
desconocido a lo conocido, y tributaria además de una amplia gama de elementos útiles
para la generación de diagnósticos criminalísticos, y en información particular, que
facilita la identificación individual de diferentes entes huello productores.

El valor identificativo, es decir la cualidad intrínseca en cada huella, que posibilita a


partir de las mismas realizar la identificación de un objeto o sujeto en particular, o de
varios con características genéricas similares, depende de la calidad del conjunto de
elementos generales y particulares que logren detectarse en la huella, los que en
dependencia de su número y de sus cualidades, pueden ser o no suficientes como para
que, a través de un proceso comparativo con un determinado patrón conocido, el perito
conforme su propio juicio de identidad (en el que un peso fundamental le corresponderá
a la convicción interna alcanzada), con el que podrá ser capaz de convencer al resto de
los operadores de la pericia criminalística, de la certeza de la identidad lograda.

Sin embargo, vale señalar que durante mucho tiempo imperó el criterio validatorio de
que la Identificación Criminalística era verosímil, sólo en dependencia del volumen

1
Sislán Rodríguez citado en “Criminología: Dactiloscopía”. http://www.monografias.com
2
Gross, H.: “Criminal Investigation. A Practical Textbook for Magistrates, Police Officers and Lawyers”. Adaptado
por Adam, J. 4th. Edition. Sweet & Maxwell, Limited. London. 1950. Pp. 125 (en idioma ingles)
La Revelación de huellas dérmicas 102
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

cuantitativo de las coincidencias apreciadas entre sus características particulares, así


se estableció metodológicamente1, para cada tipo de huella o peritación criminalística 2,
un mínimo de puntos coincidentes a establecer durante las investigaciones, cuya
magnitud se establecía:
 como política de las instituciones periciales,
 respetando tradiciones nacionales o internacionales de determinadas
especialidades,
 partiendo de investigaciones estadísticas de la frecuencia de aparición de
determinadas características particulares.

Se establecía, por ejemplo en nuestro país, un mínimo de 8 coincidencias para las


conclusiones categóricas positivas de Dactiloscopía3 y Documentología, mientras que
en otros países el mínimo de coincidencias requeridas para la Dactiloscopía fluctuaba
desde 3 en la India, hasta 17 en Francia e Irlanda4, aunque hacia finales de los 80,
criminalistas suecos y norteamericanos, a los que posteriormente se sumaron otros de
Europa centro occidental, defendían el criterio de que el mínimo establecido no
dependía de la cantidad, si no de la calidad de las coincidencias detectadas en el
proceso comparativo5.

Asociado a ello, en la década de los 70 del pasado siglo, comenzó a operarse en la


Criminalística una verdadera revolución en pos de la objetivización de los peritajes
comparativos de diferentes tipos de huellas, de la que tampoco escapó nuestra
Escuela, que comenzó sus esfuerzos encaminados a estudiar las frecuencias de
aparición de las características particulares de la grafía en los años 806.

Esta revolución trajo como una de sus consecuencias más relevantes, el que el 29 de
junio de 1995 se promulgara, en el marco del Simposio Internacional de Detección e

1
Pese a la afirmación de Locard de que “...el número de puntos de referencia que se anote al margen de las
ampliaciones fotográficas es una cuestión secundaria. Una particularidad rara es cien veces más signalética...y
aporta mejor a la convicción”. Locard, E.: “Manual de Técnica Policíaca”. Editorial José Montero. España. 1954.
Pps. 33-132.
2
De las que, las más significativas fueron las referidas a las investigaciones dactiloscópicas y documentológicas (N.
del A.).
3
En este caso como política, ya que desde hace muchos años (década de los 80 del pasado siglo), sabíamos
estadísticamente que la posibilidad de existieran dos sujetos con cinco características coincidentes en un mismo cm 2
de piel dactilar era de 1x10-9 (N. del A.).
4
Doering, M.: “Modelos Cuantitativos para la identificación de impresiones digitales” en Seminario de la Policía
Científica. Francia. 1987. Pp. 18 y European fingerprints standars (A’Pontless Execirse). http://www.latent-
prints.com/images/european%20ID%20standars.pdf (en idioma inglés)
5
Doering, M. Op. Cit.
6
Tarea aun inconclusa desafortunadamente y detenida además, pues no se volvió a percibir un resultado halagüeño
en cuanto a objetivización, hasta el año 2005, en que se defendió la tesis doctoral titulada “Determinaciones
criminalísticas a partir de la frecuencia de aparición de los dibujos digitales y sus puntos característicos en la
población cubana”, del profesor de la Facultad Independiente del MININT de Villa Clara, Cárdenas León (N. del
A.).
La Revelación de huellas dérmicas 103
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

Identificación Dactiloscópica, la “Declaración de Ne’urim”1: “...no existen bases


científicas para requerir que un predeterminado número de características deba
estar presente en dos impresiones en orden para establecer una identificación
positiva”2. Algo que no podemos desconocer es que, aun hoy, dicha declaración
provoca muchas opiniones divergentes, incluso entre nuestros propios especialistas.

Sin embargo, no pueden confundirse las categorías valor identificativo y valor


probatorio, aunque el primero tenga una contribución importante en la conformación del
segundo; ni el instructor, ni el fiscal y mucho menos el juez están “...atados a la
concepción del perito; su deber es someterla a un concienzudo examen y sólo
deberán aceptarla si los convence plenamente”3, el perito cumple su misión
indagatoria desde el estrecho ángulo de su participación en algunas acciones de
instrucción, la discusión de las versiones y la ejecución de los peritajes diagnóstico
situacionales y comparativos de su especialización que se requieran o sean necesarios
de oficio, y sus juicios valorativos sobre la prueba en cuestión, emanan exclusivamente
de su competencia profesional y experiencia, es decir que este especialista, sólo
aprecia la magnitud de lo establecido científicamente desde su punto de vista de perito,
mientras que otros operadores de la Criminalística (Investigador, Instructor, Fiscal,
Abogado, Juez), “...tienen que contemplarlos en su conexión global con la vida
social y valorarlos al mismo tiempo desde el punto de vista de la comunidad
jurídica”4, quizás por ello y con razón, al juez se le conozca como “perito de peritos” y
además, refiriéndose al dominio científico requerido por el juzgador para valorar las
pruebas, el eminente Luis Jiménez de Azúa afirmara que: "…el Juez rutinario que no
tiene formación especializada, fracasa y genera con ello clamorosas injusticias"5.

Por estas razones debemos tener en cuenta, que durante la investigación criminal, pese
a que el objetivo cimero lo constituya la identificación particular, muchas veces se
precisa de identificaciones genéricas y diagnósticos, ya sea en calidad de un elemento
necesario para el establecimiento del “círculo de sospechosos”, como en calidad de un
paso previo a la identificación particular, por la carencia del adecuado objeto
identificante, por las propias características cuantitativas o cualitativas inherentes a la
huella investigada o por insuficiencias objetivas de la correspondiente disciplina
científica de la Técnica Criminalística encargada de la investigación. En estos casos la
pericia criminalística alcanza tan sólo, la llamada pertenencia grupal, que con relación a
un sujeto se refiere al establecimiento de su raza, sexo, edad, constitución física,
determinadas afecciones fisiológicas, malformaciones, etc.

1
Resultado del trabajo de un Comité propuesto en la 58 Conferencia Anual de la Asociación Internacional para la
identificación, celebrada el 1 de agosto de 1973 en Jackson, Wyoming, USA (N. del A.).
2
“Ne’urim Declaration”. http//www.latent-prints.com/images/1995%20Ne’urim%20declaration.pdf (en idioma
inglés)
3
Döhring, E.: “La Prueba. Su práctica y apreciación”. Ediciones MINJUS. La Habana. 1986. Pp. 248.
4
Ibid. Pp. 249.
5
Luis Jiménez de Azúa citado por German R., J. W.: “La Dactiloscopía”. http//www.derechoecuador.com
La Revelación de huellas dérmicas 104
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

Además otro gran grupo de investigaciones criminalísticas, cuyo objeto de estudio lo


constituyen las características generales y particulares de las huellas, están
encaminadas a la solución de cuestiones que no están asociadas a la identificación, si
no al diagnóstico de situaciones o sucesos vinculados al objeto huello productor en
determinada circunstancia y durante un espacio de tiempo concreto, por ejemplo a partir
del análisis de ciertas deformidades de los dedos, se puede juzgar no solamente acerca
de la edad del sujeto, si no también de probables enfermedades o de los
procedimientos empleados por el sujeto comisor, a partir de ellas, para tomar un objeto
con sus manos.

VII.1. El impacto informativo de las huellas dérmicas

Diferentes tipos de huellas, en dependencia de las características del Lugar del Suceso,
del sujeto u objeto huello formador, del mecanismo de formación, el modus operandis,
la influencia de terceros, etc., brindan diferentes volúmenes de información; eso mismo
ocurre y entre las diferentes categorías de huellas objeto de estudio de la
Dermatoscopía.

La información en cuestión puede versar sobre:


 el número de participantes en el hecho,
 las características somáticas de los comisores del delito,
 la distribución de roles durante su ejecución,
 sus habilidades delincuenciales1, etc.

Pero no todas las huellas dérmicas encierran la misma información, veamos cada una
de ellas por separado:

Dedos y palmas de las manos:

 La disposición de las huellas dérmicas en el Lugar del Suceso permite juzgar


acerca del actuar de los sujetos comisores y de las etapas de la acción llevada a
cabo en el sitio del delito, a partir de su interacción con diferentes superficies;
 Reuniendo diferentes conjuntos de huellas análogas, es decir de un mismo dedo
o de una misma palma de la mano, se puede colegir acerca el número mínimo de
participantes en la comisión del hecho;

1
En algunos tipos de hechos se puede juzgar incluso sobre su preparación. Por ejemplo, si durante la inspección del
Lugar del Suceso se aprecian huellas dérmicas en los bordes inferiores de muebles, parte trasera de cuadros,
interiores de lámparas, se puede juzgar sobre el conocimiento por parte del sujeto productor, acerca de donde buscar
sensores de alarmas o que el autor conocía que estos podían ser sitios ideales para esconder determinados bienes. Sin
embargo, si aparecen huellas dérmicas únicamente en el mueble donde se guardaba cierta suma de dinero y no las
hay en el resto de los sitios proclives en el local, entonces podemos decir que el comisor conocía no sólo de la
existencia del dinero, si no también acerca de su ubicación y que además no le interesaban otros de los artículos de
valor contenidos en el inmueble (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 105
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

 La interpretación estadística de la frecuencia de aparición de las huellas de una


misma mano (o dedo); permite conocer cual es la mano habitual de uso del
comisor del delito;
 La estructura morfológica de la silueta de las huellas de dedos y manos nos
ofrecerá una imagen dimensional que permitirá juzgar sobre su estatura o
corpulencia, o sobre deformidades natas, o motivadas por enfermedades o
accidentes, en algunos casos, ciertas cicatrices, que en dependencia de sus
características, permiten mediante una tabla de búsqueda realizar la búsqueda
de comisores no controlados en los Registros Criminalísticos de Impresiones
Digitales.

Además, las huellas de los dedos de una mano detectadas en el Lugar del Suceso,
contienen información acerca de si fueron producidas por un hombre o una mujer, por
un adulto o un menor, con la mano derecha o la izquierda, si en los dedos habían
callos, cicatrices u otros signos particulares; éstos se reflejarán en las huellas junto con
determinadas sustancias subyacentes en los surcos y moléculas del olor particular del
sujeto huello productor1, que pueden ser recogidas y conservadas.

Tabla para la determinación aproximada de la estatura a partir de las dimensiones de


las palmas de las manos y las falanges de los dedos2

Elemento a medir (en cm) Hombres Mujeres


10,3- 10,8- 11- 11,5- 9,5- 10- 10,4- 10,7-
Largo
Palma de la 10,8 11 11,5 11,8 10 10,3 10,7 11,1
mano 8,1- 9,3- 7,1- 7,3- 7,9- 8,6-
Ancho 8,9-9 9-9,3
8,8 9,7 7,9 8,2 8,6 8,7
5,2- 5,5- 4,8- 5,2-
Largo 5,6-6 6-6,1 4,4--5 5-5,4
5,5 5,6 5,1 5,5
Dedo pulgar
1,7- 1,8- 1,5- 1,5- 1,6- 1,7-
Ancho 1,9-2 2
1,8 1,9 1,6 1,7 1,8 1,8
6,2- 7,5- 5,8- 6,4- 6,7-
Largo 6,7-7 7-7,5 7-7,4
6,7 7,8 6,4 6,7 7,2
Dedo índice
1,5- 1,6- 1,6- 1,2- 1,3- 1,4-
Ancho 1,7 1,5
1,6 1,7 1,7 1,4 1,4 1,5
8,7- 6,5- 7,4- 7,7- 8,2-
Largo 7-7,6 7,6-8 8-8,7
9,2 7,5 7,8 8,4 8,7
Dedo medio
1,5- 1,6- 1,7- 1,3- 1,4- 1,4-
Ancho 1,8 1,5
1,7 1,7 1,8 1,4 1,5 1,5
7,4- 7,7- 5,8- 6,9- 7,3-
Dedo anular Largo 6,4-7 7-7,4 6,5-7
7,7 8,1 6,5 7,4 7,6

1
Y del sudor, del que hablaremos más adelante (N. del A.).
2
Kaпитонов: “Предворительные криминалистические исcледования материальных следов на месте
происшествия”. ВHИИ МВД СССР. Pp. 12 (en idioma ruso).
La Revelación de huellas dérmicas 106
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

1,4- 1,5- 1,6- 1,2- 1,3- 1,4-


Ancho 1,7 1,5
1,6 1,6 1,7 1,4 1,4 1,5
5,1- 5,6- 5,8- 6,2- 4,5- 5,1- 5,3-
Largo 5,7-6
5,6 5,8 6,2 6,4 5,1 5,3 5,7
Dedo meñique
1,3- 1,3- 1,4- 1,2-
Ancho 1,5 1-1,2 1-1,2 1,3
1,4 1,4 1,5 1,3
Estatura aproximada (en 152- 162- 166- 178- 148- 156- 159- 163-
cm) 162 168 176 180 156 159 163 165

Tabla para la determinación del sexo a partir de las dimensiones de las palmas de las
manos y las falanges de los dedos1

Longitudes Longitudes Longitudes


Elemento a medir
características del comunes a ambos características del
(en cm)
sexo femenino sexos sexo masculino
Palma de Largo 10,2 y menos 10,3-11,1 11,2 y más
la mano Ancho 8 y menos 8,1-8,7 8,8 y más
Dedo Largo 5,1 y menos 5,2-5,5 5,6 y más
pulgar Ancho 1,6 y menos 1,7-1,8 1,9 y más
Dedo Largo 6,1 y menos 6,2-7,4 7,5 y más
índice Ancho 1,4 y menos 1,5 1,6 y más
Dedo Largo 6,9 y menos 7-8,7 8,9 y más
medio Ancho 1,4 y menos 1,5 1,6 y más
Dedo Largo 6,3 y menos 6,4-7,6 7,7 y más
anular Ancho - 1,4-1,5 1,6 y más
Dedo Largo 5 y menos 5,1-6 6,1 y más
meñique Ancho 1,2 y menos 1,3 1,4 y más
Nota: en la tabla se ofrecen las dimensiones de las falanges y no de las huellas
producidas por estas, ya que en dependencia de la fuerza con que el dedo presione
sobre la superficie portadora, la impresión resultante puede fluctuar 2-3 mm, lo que se
debe tener en cuenta al auxiliarse de esta tabla.

1
Ibid. Pp. 13.
La Revelación de huellas dérmicas 107
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

Tabla para la determinación de la edad aproximada conforme a la cantidad de líneas


papilares que se distribuyen en un fragmento de piel digital de 0,5 cm1

Cantidad de líneas papilares


distribuidas en 0,5 cm2 de piel Grupo etáreo aproximado
digital
12-13 Menores de 8 a 12 años
10-12 Adolescentes
9-10 Adultos2

Los callos, forma y ubicación de las cicatrices y en oportunidades de algunas


deformidades de los dedos e incluso las referidas sustancias subyacentes que pueden
aparecer en el fondo de los surcos y líneas flexoras, en su conjunto, pueden aportar
información sobre su presunta ocupación u oficio del sujeto productor.

Y finalmente el sudor, componente mayoritario en las huellas dérmicas latentes,


también posee un extraordinario volumen de datos, a partir de los cuales podemos
conocer el grupo sanguíneo del sujeto, elementos bioquímicos que aportan datos sobre
su metabolismo y determinadas patologías, su arquetipo genético (ADN) y a todo ello
podemos añadir, gracias a los resultados de expertos forenses, de la Universidad de
East Anglia y el King's College de Londres, que también se pueden dar determinados
datos sobre la ocupación del sujeto e incluso algunos hábitos y costumbres como el
hábito de fumar y la narcomanía3.

Las huellas digitales han sido sin duda, las más explotadas por los criminalistas con
fines identificativos particulares a lo largo de muchos años, lo que ha facilitado la
aparición de decenas de principios de clasificación y sistematización que, con la
introducción de las técnicas de cómputo y la cibernética, han promovido el desarrollo de
Registros
Automatizados, en
cuyas bases de datos
aparecen
debidamente
clasificadas y
conservadas, huellas
de casos sin
Fig. 71: Secuencia lógica del principio de trabajo del sistema AFIS esclarecer, las
(lectura, codificación, creación de una plantilla y almacenamiento de la
plantilla que servirá de base a las comparaciones futuras) impresiones del
potencial delictivo y

1
Ibidem.
2
En los adultos obesos, 0,5 cm de piel digital pueden acoger 6-7 líneas papilares (N. del A.).
3
“Las Huellas Dactilares revelan hábitos de la persona”. http://www.comm.uea.ac.uk/press/release.asp?id=754
La Revelación de huellas dérmicas 108
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

múltiples datos vinculados a ellos de significativa trascendencia criminal, los que


funcionan sobre diferentes principios lógico matemáticos y facilitan la eficiente
identificación de los comisores de delitos.

Huella dactilar física

Adquisición de la imagen

Huella dactilar
digitalizada
Fig. 72: Puesto de trabajo de una
Extracción de las de las primeras instalaciones del
características particulares AFIS (Automated Fingerprint
Identification Systems).

Características
de la huella Clasificación
dactilar de
entrada Clase de huella dactilar

Comparación
Base de datos

Conjunto de
similares
Lista de individuos con
similitud

Fig. 73: Diagrama de bloques de un AFIS

De todos ellos, quizás el más conocido sea el AFIS, desarrollado por la empresa
norteamericana Cogens System en 1990, y vigente en países como Estados Unidos
(incluidos el FBI y la CIA), México, Colombia, Canadá, el Reino Unido, Israel, Australia,
Brasil, Argentina, etc., del cual se dice, aunque esta afirmación puede suscitar dudas
muy disímiles y totalmente justificadas, “es el más sofisticado, preciso y avanzado
del mercado”.
La Revelación de huellas dérmicas 109
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

Este sistema posee como elemento principal, a un programa concebido para comparar
automáticamente huellas dactilares, con los elementos de una base de datos que
almacena información dactilar indubitada. El sujeto que se pretende introducir en la
base de datos sólo tiene que colocar su dedo en la placa de vidrio de un lector óptico
digital. Tiene como elemento distintivo, que una vez recibida la imagen de los dibujos
dactilares de un sujeto a través del lector, realiza automáticamente su búsqueda en la
base a fin de evitar que un mismo sujeto sea fichado más de una vez, aun cuando se
introduzcan diferentes datos filiativos.

Fig. 75: De una de las pantallas de


Fig. 74: Pantalla de “salida” de la Consulta por Impresión introducción del FotoFinder xpert.
Digital del “Sistema de Macrogerenciamiento de Pero pese a lo que anuncia la
Informaciones Criminales” de Brasil.
propaganda mercantil de este
sistema, y a que indiscutiblemente
17 años de experiencia en la
producción, la explotación y el
desarrollo de cualquier
herramienta científica, tienen una
significación indiscutible, también
otros países han desarrollado sus
propios sistemas también con muy
buenas prestaciones y en los
últimos meses han aparecido
otros como el NFIS (NIST
Fingerprint Image Software)
Fig. 76: Pantalla de “resultado del cotejo” del Regional norteamericano, el FotoFinder
Automated Fingerprint Identification Accsess System xpert alemán y el VeryFinger de la
(RAFIAS), que explota el Servicio de Identificación Neurotechnologija Ltd..
Forense de la Real Policía Montada de Canadá en
Ottawa.
En Cuba, desde el pasado 2006,
se encuentra en fase de validación experimental el CUBAFIS, que pretende ser un
sistema de alcance nacional, con puestos de trabajo en todos los Laboratorios de
Criminalística y en algunas de las Unidades Básicas de Criminalística enclavadas en las
La Revelación de huellas dérmicas 110
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

Estaciones de Policía de mayor


incidencia delictiva, con
aspiraciones de contar en sus
bases de datos, con las huellas
dérmicas de todos los hechos sin
esclarecer pendientes en todo el
país y las impresiones dígito
palmares de todos los ciudadanos
mayores de 16 años de edad y
que sea capaz, no sólo de
registrar estos datos, compararlos
y realizar análisis estadísticos
asociados a los mismos, si no
Fig. 77: Pantalla de “comparación” del CUBAFIS. también generar un dictamen
pericial ilustrado de los resultados
de su explotación. Posee como
limitación fundamental, que aun ocupa al equipo de desarrollo, la misma que afecta a la
totalidad de los sistemas que conocemos: la incapacidad de comparar los pequeños
fragmentos de huellas dérmicas que ocupan aproximadamente el 27% de nuestros
registros manuales y las huellas palmares; sin embargo, el resto de sus prestaciones se
encuentran al mismo nivel que han alcanzado otros sistemas foráneos, lo que unido a la
capacidad de “asociarse” a otros registros automatizados de comparación de huellas y
tratamiento de datos operativos, lo convierte en una imponente arma para el
enfrentamiento pericial a los delitos.

Pero se debe tener muy presente, que aunque se trata de una herramienta muy
poderosa, dentro del arsenal de medios con que cuenta la Criminalística para el logro
de los objetivos a ella planteados por la sociedad, los sistemas automatizados de
comparación de huellas, no son más que instrumentos concebidos para la
humanización del trabajo pericial, que además incrementan la operatividad, y tienen por
supuesto una incidencia positiva en la prevención del delito1, pero no suplen la
especialización del perito, como a veces se proclama en ciertas propagandas
comerciales2, pues como resultado de la búsqueda automatizada, se otorgará una
relación de presuntos positivos por similitud de un conjunto de elementos particulares,
pero la elección del identificado, sólo se logrará con un adecuado dominio de la teoría

1
Recordemos que la Criminalística, a diferencia de la Criminología, desarrolla su prevención a través de la
demostración a los comisores latentes, mediante los resultados de su enfrentamiento (esclarecimiento directo de
delitos), que el estado cuenta con la herramienta idónea y por demás efectiva para perseguirlos, descubrirlos,
identificarlos y ponerlos a disposición de la administración de justicia (N. del A.). De Armas (Inspector Jefe de la
Policía Técnica de Uruguay) refirió que la implementación del AFIS en su país, implicaría la reducción de “…entre
seis mil y diez mil delitos menos por año". De Armas citado por Roselló, R.: “Crearon el primer banco de huellas”.
http://www.diarioelpais.com/edicion/index.phtml
2
La empresa comercializadora del AFIS pregona que para operarlo, “no se requieren conocimientos especializados
en Dactiloscopía”. ¿…?. Si los criminalistas norteamericanos prestaron atención a esa propaganda, esta podría ser
una de las causas de la tasa del 4% de falsos positivos, que ostentan los servicios de identificación dactiloscópica en
los EEUU (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 111
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

de la Dermatoscopía Criminalística y suficiente experiencia en la comparación de estas


huellas. Por eso asumimos que estas herramientas no son más que otros medios que
incrementan el impacto de la información pericial dermopapiloscópica, durante las
comparaciones de los masivos de huellas de casos sin identificar, con la población de
sujetos controlados en las bases de datos1.

Valor identificativo:
Las huellas dactiloscópicas y quiroscópicas poseen un extraordinario valor identificativo,
el cual emana de las propiedades que les confiere comenzar la formación de sus
características al cabo de varias semanas de la vida intrauterina, mantenerlas
inalterables a través de procesos fisiológicos regenerativos a lo largo de toda la vida de
un sujeto e incluso después de la muerte, hasta que no ha avanzado el proceso de
putrefacción cadavérica y por último, que el conjunto de las características particulares
que la conforman poseen una variabilidad tal, que la probabilidad de que dos sujetos
posean cinco puntos idénticos distribuidos en un mismo cm 2 de piel, es de 1x10-9. Sin
embargo todo esto es válido solamente para la identificación particular de un sujeto,
pero también pueden hacerse identificaciones genéricas o grupales y determinaciones
diagnóstico situacionales de sujetos o sucesos a partir de estos tipos de huellas, las que
sólo tendrán un valor probabilístico positivo, alcanzando su valor categórico sólo para la
negación2.

Como señalamos, en oportunidades se ha asumido


erróneamente, que el valor identificativo de una huella dérmica
radica en el volumen de puntos característicos que encierra, sin
embargo como también hemos ilustrado en diferentes
capítulos, este valor radica en su perennidad, inmutabilidad y
diversidad, elementos que llevaron a Galton a afirmar que:
“…la probabilidad de que dos huellas fueran iguales era de
1 en 64 000 millones”3. No obstante, y pese a que estos
elementos han sido demostrados por eminentes
dactiloscopólogos, a lo largo de toda la historia de esta
disciplina, como se ha puesto de moda refutarla a partir de
algunos errores humanos “desenterrados” como consecuencia
de la repercusión del caso “Brandon Mayfield - Ouhnane
Fig. 78: Foto detallada Daoud”, someteremos a su consideración algunos elementos
de la huella estadísticos de carácter muy elemental, que incluso podríamos
dactiloscópica, obtenida denominar “Estadística recreativa aplicada a la
durante la Inspección
Dermatoscopía”.
del Lugar del Suceso, el
11.03.04 en Madrid.

1
Que en dependencia de la política aceptada por los que asumen el sistema en cuestión, pueden ser tan sólo los
sujetos de interés o una población más amplia de sus conciudadanos (N. del A.).
2
Esta afirmación es común para las determinaciones grupales y los diagnósticos criminalísticos que se realicen con
cualquier tipo de huella (N. del A.).
3
Laura, B. M. y otros: “Huellas digitales”. http://www.dialogica.com.ar/medline/archives/masi.doc
La Revelación de huellas dérmicas 112
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

Hace muchos
años,
exactamente el
19 de agosto de
1911, fue
sometida a la
consideración
de la Academia
de Ciencias de
París, una
información
Fig. 79, 80 y 81: Confrontación de la referida huella detectada en el lugar del elaborada por el
atentado perpetrado contra el tren madrileño el 11.03.04 (en una de las
mochilas que portó los explosivos), con la impresión del abogado musulmán Dr. Balthazar,
norteamericano Brandon Mayfield, que resultara coincidente para el FBI y que fuera
finalmente la impresión del argelino Ouhnane Daoud, identificada por los además
peritos de la Policía Científica española. Al igual que el caso que se ilustra en la publicada en
fig. 82 se obtuvo de “Проблема Idents”. http://www.babel The Scientific
fish.altavista.com/babelfish/trurl_pagecontent?lp=en_ru&trul=http%3a%2f%fonin
.com%2ffp% (en idioma ruso) American,
según la cual el
examen de un gran numero de impresiones digitales, había demostrado que cada una
de ellas posee, como promedio, un centenar de características particulares1.

Siguiendo los pasos recomendados por Balthazar2, si dividimos la superficie de una


impresión digital plana en 100 cuadrados, cada uno de ellos contendrá como regla
general una de estas características, rara vez dos y excepcionalmente tres o más. Dos
impresiones cualquiera, difieren por la naturaleza de esas características particulares o
por la ubicación topográfica de las mismas en alguna de las 100 cuadrículas trazadas
sobre las impresiones, por ello el número posible de variantes entre distintas
características particulares, se representa aproximadamente por el numero uno seguido
de 60 ceros.

Por otro lado, el numero de seres humanos existentes hoy sobre el globo terráqueo es
aproximadamente de 12 000 000 000 (doce mil millones3) y la duración media de vida a
finales del 2000 era de 80 años, por lo cual se puede calcular la presencia sobre la
tierra de unos 10 000 000 000 (diez mil millones) de personas por siglo.

1
Balthazar estudió la identificación del fragmento de una huella digital, partiendo del principio de que cada
impresión presenta como media 100 puntos característicos. Lo que fue verificado en el Laboratorio de la Policía de
Lyon, donde los peritos concluyeron que su afirmación era exacta para los verticilos y presillas, no así para los arcos,
no obstante a esta divergencia, fue aceptada como medida. da Luz Figini, A. R.: “A identificação humana através das
impressões digitais: os 12 pontos característicos e a formulação probabilística de Edmund Locard”. Departamento
de Criminalística, IGP, SJS/RS. Pp. 2 (en idioma portugués)
2
Sólo hemos, empleando las formulaciones propuestas por Balthazar, calculado la presunta repetición de
impresiones, partiendo de datos actualizados sobre la población terrestre y del promedio de vida (N. del A.).
3
Según datos publicados por la Enciclopedia Encarta del 2007.
La Revelación de huellas dérmicas 113
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

Como cada una de esas


personas tiene comúnmente 10 Núme- ro de
Número de
impresiones
Núme-
ro de
Número de
impresiones
dedos, sería entonces posible coinci- digitales que deben coinci- digitales que deben
colectar 100 000 000 000 (cien dencias ser comparadas dencias ser comparadas
mil millones) de impresiones 2 16 10 1 048 576
dactilares durante un siglo. De 3 64 11 4 133 304
todo lo cual resulta, que 4 256 12 16 777 216
teóricamente, sólo se podrían
5 1 024 13 67 108 864
encontrar dos impresiones
idénticas en un espacio de 6 4 096 14 248 135 456
siglos representado por la cifra 7 16 384 15 1 073 741 824
1 seguida de 32 ceros, período 8 65 538 16 4 294 967 296
mucho más largo que el que los 9 262 144 17 17 179 869 184
astrónomos calculan puede
existir el sol sin apagarse o enfriarse1.

Por razones obvias, resulta más probable encontrar coincidencias aisladas de una sola
de estas características particulares en cuanto a tipo y ubicación, pero la probabilidad
de encontrar diferentes cantidades de coincidencias (hasta 17), se presentará mediante
la comparación de los volúmenes de modelos que señalamos en la siguiente tabla2:

Estos curiosos datos nos dan una idea, de que es imposible, realizando la confrontación
a partir del complejo identificante que constituye el conjunto de características
particulares suficientes en número y debidamente valoradas conforme al índice que le
confiere su frecuencia de aparición en determinada población, que hayan dos
impresiones digitales coincidentes entre sujetos distintos, no obstante, Galdino Ramos
considera que pese a ello, tardaría “sólo” 4 660 337 (cuatro millones, seiscientos
sesenta mil, trescientos treinta y siete) siglos, para que nazca un hombre con sus
dibujos digitales iguales a otro que hoy viviera3.

La exhaustiva revisión de diferentes fuentes bibliográficas, que refieren falsos positivos


producidos por los servicios de Criminalística en diferentes puntos geográficos del
planeta, señalan como causas fundamentales de ellos a diferentes factores de carácter
subjetivo, fundamentalmente vinculados a:
 insuficientes cualidades perceptivas visuales del especialista,
 deficiente preparación o poca experiencia profesional del perito,
 influencia nociva o perniciosa del medio en que se desempeña el perito 4, que
provocaron su parcialización o corrupción,

1
4500 millones de años como lo disfrutamos, otros 500 millones de años como estrella gigante roja y varios pocos
millones más como estrella enana blanca, hasta que totalmente se enfríe (N. del A.).
2
Según Balthazar citado por da Luz Figini, A. R. Op. Cit., datos que son comúnmente aceptados por los
criminalistas (N. del A.).
3
Galdino Ramos citado en “Dactiloscopía”. http://www.latinoseguridad.com
4
Fundamentalmente de los funcionarios solicitantes de la investigación pericial, que a diferencia del perito, si
constituyen partes interesadas en el proceso penal (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 114
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio


premura en la emisión de la
conclusión pericial, a partir
de la connotación del caso
cuyas huellas son objeto de
investigación o de la
“alcurnia” del sujeto
sospechoso de haberla
producido,
 incorrecta apreciación del
valor de determinados
puntos característicos en la
huella,
 errores metodológicos
durante la investigación por
separado y comparativa de
Fig. 82: Falso positivo emitido por una agencia pericial, de las huellas,
un pequeño departamento de policía del medio oeste de
los EEUU.  deficiente elección de la
técnica idónea de
comparación, a tenor con la calidad de la huella investigada,
 la desestimación de procedimientos de comprobación y validación de los
resultados de la comparación,
 fallas en los mecanismos de verificación y control, que los peritos de mayor
calificación profesional y categoría (pericial, científica y docente), deben de
ejercer sobre los de menor en calidad de supervisores,
 fisuras de los procesos de dirección del trabajo en las estructuras periciales 1.

Como se puede apreciar, se trata de errores humanos, que en ningún caso son
achacables a la ciencia dermatoscópica, la cual en su aparato teórico, que opera sobre
la Teoría General de la Criminalística, cuenta con suficientes herramientas como para
prevenir y erradicar estas problemáticas.

Todo proceso humano, posee un lógico e inevitable margen de errores, en este sentido,
el profesor David Stoney remarcó: "Aunque el estudio de las variaciones en las
huellas dactilares se fundamenta en observaciones científicas, el proceso de
comparación y las conclusiones son explícitamente un proceso subjetivo"2, pero
por supuesto que un margen del 4% de falsos positivos (que se plantea se ha
observado en los EEUU) en cualquier proceso y en particular en la pericia
dermatoscópica, es inadmisible.

1
No sólo en lo que respecta a su función controladora, si no también en lo que respecta a la evaluación sistemática
de su potencial científico tecnológico humano, el diagnóstico de sus limitaciones profesionales y la planificación de
acciones dirigidas a la erradicación de las mismas o a la captación y preparación de especialistas idóneos para
sustituirlos (N. del A.).
2
Stoney, D. A.: “What made us over think we could individualize using statistics?” en Journal of Forensic Science
Society 1991;31(2):197-9 (en idioma ingles)
La Revelación de huellas dérmicas 115
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

Pero los niveles de efectividad y eficacia que de los peritos se espera, para gozar de la
confianza que requiere la administración de justicia, son fácilmente alcanzables con una
adecuada cultura y preparación profesional del potencial científico tecnológico humano
dedicado a estos menesteres, la disponibilidad de herramientas tecnológicas
imprescindibles, el cumplimiento de buenas prácticas y metodologías periciales, una
adecuada dirección del trabajo pericial y la observancia de los preceptos que marcan
hitos en el desarrollo de la ciencia y la técnica.

Para determinar las causas que conllevaron al “error Mayfield”, y formular las
recomendaciones pertinentes para que el mismo no se repitiese, se creó una comisión
integrada por peritos de diferentes instituciones: FBI, IAI1, Scotland Yard, Policía
Montada de Canadá, Policía Científica de España y peritos independientes
norteamericanos.

Dicha comisión recomendó:


1. “Que los procesos de dirección del trabajo pericial dactiloscópico
deben de implementar el método ACEV2 en sus niveles 1, 2 y 33.
2. El experto que identifica una huella, deberá entregarla para su
verificación, a una persona de superior calificación en el campo4.
3. Se requerirá que los canales de comunicación sean eficientes para
evitar errores. Se realizaran estándares rigurosos para todos los
países que acojan las nuevas reglas.
4. Para una identificación se requiere cantidad y calidad de las
huellas latentes. Se seguirá el Método Científico Análisis,
Comparación, Evaluación, Verificación, ACEV y Niveles 1, 2, 3
(reemplazando el arte = conteo de características). Los Expertos
que verifiquen una huella latente deben realizar un ACEV
independiente.
5. Chequeo anual de la visión para asegurar que el experto tiene la
visión correcta.
6. Se exigirá titulo Universitario para los expertos. Anteriormente sólo
se exigía el bachillerato.
7. Entrenamiento en las diferentes facetas de identificación,
exámenes anuales de competencia en comparación de huellas
latentes, cursos en ciencias forenses, presentación en corte,
preparación de reportes, etc.”5.

1
Acrónimo en ingles de la Asociación Internacional de Identificación (N. del A.).
2
Análisis, Comparación, Evaluación y Verificación (N. del A.).
3
Nivel 1: Caracterización de la huella e identificación de la región a que pertenece; Nivel 2: Identificación de sus
características particulares y Nivel 3: Empleo de la Poroscopía y la Crestoscopía como medios de identificación (N.
del A.).
4
En el caso Mayfield, el supervisor fue quien llevó a cabo el proceso de identificación y los que verificaron la
huella eran sus subalternos, quienes no se atrevieron a estar en desacuerdo con el jefe (N. del A.).
5
Ballestero, D.: “Dactiloscopía Arte o Ciencia?”. http://www.ith.com.ve
La Revelación de huellas dérmicas 116
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

Pies humanos:

Significación informativa:
La significación informativa de las huellas de los pies descalzos, resulta muy similar a
las de los dedos y las palmas de las manos, en lo que corresponde a la determinación
del número mínimo de participantes y su rol en
cada una de las fases de la comisión del delito, las
determinaciones dimensionales y las deformidades
de diferente origen, a lo que adicionamos que a
partir de una secuencia de huellas de ambos pies
de un mismo sujeto, se puede revelar una “senda
de pasos”, con la cual se pueden conocer
elementos de las características del aparato
locomotor del mismo1, así como las características
de su andar, si portaba algún peso suplementario
consigo y de que lado del cuerpo lo llevaba y si las
características del andar se deben a patologías, Fig. 83: Imagen de las coincidencias
deformidades o terceros agentes. podoscópicas, obtenidas por la
confrontación de una huella por
recapación de sangre de un pie
Valor identificativo: descalzo, con la impresión de un
Las huellas podoscópicas poseen el mismo origen sospechoso, tomada de una fototabla
que todas las dérmicas, por lo que están gravadas elaborada por colegas checos.
de un valor identificativo que depende de los
mismos presupuestos, aunque debemos significar que en ellas el valor se encuentra
aun más marcado por toda la serie de accidentes presentes en la planta de los pies, es
decir callos de diferente naturaleza y ubicación, pliegues, etc.

Poros de la piel, labios y el resto de los elementos dermatoscópicos no incluidos


en las categorías anteriores:

Significación informativa:
Las identificaciones poroscópicas resultan las más complejas dentro de las
investigaciones periciales dermatoscópicas y pese a encontrarse los poros dispersos en
toda la extensión del cuerpo humano, las más frecuentes se ejecutan con las huellas de
los poros que se ubican en las crestas digitales de los dedos y las palmas de las
manos, la información que ofrecen se encuentra estrechamente ligada a la que brinda el
sector de la piel (al igual que las huellas queiloscópicas y edgeoscópicas) donde se
ubican los poros identificados e ilustrará sobre su contacto con las superficies del Lugar
del Suceso o de otros sujetos del delito. Es de particular importancia prestar atención a
que en las huellas edgeoscópicas en ocasiones se aprecian además de sus

1
Patologías o deformidades de la columna vertebral, los pies, las rodillas y los huesos de las piernas y pantorrillas
(N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 117
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

particularidades, las siluetas bien definidas de diferentes partes del cuerpo humano,
como por ejemplo: los pliegues del codo, el ombligo, la oreja, etc.

Valor identificativo:
Aunque las identificaciones poroscópica, queiloscópicas y edgeoscópicas se apoyan en
otras características particulares inexistentes en el resto de las huellas dérmicas,
también tienen una expresión categórica sobre la identidad particular del sujeto
contactante con la superficie huello portadora, expresión que gana en magnitud con la
edad del sujeto, ya que el proceso de deshidratación de la piel que se opera con el de
cursar de la edad, hace mucho más valederas a estas características particulares.

VII.2. El impacto probatorio de las huellas dérmicas.

El 13 de septiembre de 1902, por primera vez un tribunal de justicia, en Gran Bretaña,


aceptaba en calidad de prueba la identificación de un sujeto a partir de sus huellas
dactilares extraídas del Lugar del Suceso, un juez revolucionario declaró culpable de
robo a un sujeto llamado Harry Jhonson1, pero mucho habría de desandar aun la
Dermatoscopía, para ser aceptada en los tribunales a la par de otras disciplinas técnico
criminalísticas.

El impacto probatorio de cada una de las huellas que actualmente explota la


Criminalística depende de múltiples factores, entre los que sobresalen:
 las cualidades de la huella sujeta a investigación,
 las condiciones en las que se produjo la huello formación y el dominio por parte
de la pericia de los aspectos teóricos del mecanismo de formación de la huella
en cuestión,
 la calidad del proceso de revelado, extracción y conservación de la huella,
 la solidez científica del fundamento teórico de las cualidades a explotar en cada
tipo de huella huella,
 su intrínseco valor identificativo, que exclusivamente depende del volumen
cualitativo y cuantitativo de sus características o síntomas generales y
particulares,
 el desarrollo del potencial científico tecnológico humano, alcanzado por la
correspondiente especialidad de la Técnica Criminalística donde corresponda
acometer la investigación de la huella estudiada,
 la preparación profesional, la experiencia y el equipamiento tecnológico (en
particular el sensores y comparadores empleados durante los procesos
comparativos) al alcance de los especialistas elegidos para llevar a cabo la
investigación requerida,
 el caudal informativo a la disposición de los diferentes operadores de la
Criminalística que consumirán el resultado pericial a lo largo de cada una de las
etapas del proceso penal,

1
Ледовский, C.: “Этот день в истории. Сегодня 13 сентября”. http://www.fight.lv (en idioma ruso)
La Revelación de huellas dérmicas 118
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

 la “popularidad” que entre los diferentes sujetos del proceso de investigación


criminal goce la huella en cuestión1.

La cualidad más importante que pueda presentar una huella, es la frecuencia de


aparición de las características particulares que presenta (a menor frecuencia de
aparición mayor valor identificativo), en algunos tipos de huellas este calificador ha sido
calculado estadísticamente y se conoce que ni siquiera es estable para diferentes
poblaciones, además de que en algunos casos alcanza valores que garantizan una
identificación fiable con un escaso número de características particulares coincidentes.

El mecanismo de formación puede incidir negativamente en el reflejo de ciertas


características generales y particulares, por lo que comprenderlo facilita en extremo
deducir el porque de la ausencia de ciertas características particulares o su
transformación, lo que facilitará el proceso de identificación.

Un adecuado proceso de revelación de las huellas poco visibles e invisibles, posibilita el


incremento de la percepción de las particularidades de la huella, que no se perderán y
permanecerán relativamente inalterables en el tiempo, en dependencia del dominio de
las técnicas de extracción y los procedimientos de conservación de los diferentes tipos
de huellas explotadas por la Dermatoscopía.

La solidez de los fundamentos teóricos inherentes a la sistematización, mecanismo de


formación, frecuencia de aparición de las características generales y particulares, su
perennidad, diversidad, inmutabilidad, etc., hacen que crezca la objetividad de las
determinaciones periciales.

El valor identificativo de una huella se encuentra intrínseco en la calidad de las


características generales y particulares que contiene, y no puede condicionarse a otros
elementos que no sean el alcance científico de la especialidad en cuestión y el potencial
científico tecnológico humano con que cuente la entidad a la que se le encomendó la
peritación de la huella dubitada2.

El desarrollo logrado en la especialidad donde corresponda investigar una huella,


garantiza una valiosa experiencia acumulada, la existencia de una rica base material de
estudio y bibliografía de consulta, el acceso a bases de datos digitales o no, importantes
vínculos académicos y docentes, metodologías de trabajo sólidas y actualizadas, y el

1
Y esto es genérico para todos los tipos de huellas que estudian y estudiarán, todas y cada una de las disciplinas que
integren en cualquier momento dado a la Técnica Criminalística (N. del A.).
2
No se puede condicionar el valor identificativo de una huella a su supuesto “valor comparativo”, como en ocasiones
se ha pretendido hacer con los textos cortos en Documentología, la identificación en la Criminalística, hasta ahora,
siempre se logra con procedimientos comparativos y una huella tiene valor, con independencia de que no estemos en
condiciones de compararla por diferentes circunstancias, lograr el comparatismo (método de investigación que
compara fenómenos equiparables) de una huella es una problemática a la que los especialistas deberán encontrar
solución durante el proceso investigativo, de encontrarse dentro de su alcance científico (N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 119
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

dominio de una tecnología de investigación, que en su conjunto, garantizan la


explotación al máximo de las posibilidades identificativas de una huella.

Indiscutiblemente que las conclusiones que emanen de especialistas calificados, con


suficiente experiencia, categoría pericial y científica acreditadas, con un reconocimiento
académico en la especialidad que profesa y que cuenta además con metodologías de
trabajo actualizadas, acceso a novísima información científica, intercambio científico de
alto nivel académico, tecnologías de punta a su disposición y además con el
asesoramiento de otros reconocidos especialistas del “polo científico”, siempre tendrán
un peso poco cuestionable para el proceso investigativo.

El dominio elemental por los operadores de la Técnica Criminalística, de las


posibilidades identificativas de cada tipo de huella, así como del estatus científico
logrado por cada una de las especialidades periciales que la enfrenten, no sólo facilitan
la profundidad, multilateralidad y comprensión del alcance de las conclusiones
periciales, si no también una adecuada valoración de lo que ellas implican en el proceso
investigativo de cada delito.

Determinados tipos de huellas han impregnado de distinta manera la percepción


investigativa de diferentes operadores, al punto de convertirlas en incuestionables, no
se aprecian de la misma manera las conclusiones dermatoscópicas con una ya larga y
exitosa trayectoria criminalística, ni las genetoscópicas precedidas de un desmesurado
márquetin mediático, que por ejemplo las odorológicas logradas con tradicionales
procedimientos cinológicos; por eso debe ser una tarea de primer orden el
esclarecimiento del verdadero impacto probatorio que las conclusiones periciales
dermatoscópicas tienen en cada proceso penal, a fin de que no sean sobrevaloradas.

Es indiscutible que dentro de la Teoría de la Identificación Criminalística, a la


identificación de sujetos humanos a partir de las huellas en las que en calidad de
objetos huello productores participan diferentes partes o elementos de la anatomía
humana, les corresponde un papel muy relevante. Sin embargo esta interrogante, al
igual que en el resto de las disciplinas de la Técnica Criminalística, se soluciona
también mediante procesos comparativos, que persiguen la finalidad de resolver la
identidad de los sujetos a partir de sus reflejos.

Los fundamentos metodológicos de la Teoría de la Identificación Dermatoscópica se


sustentan en los postulados del Materialismo Dialéctico sobre la identidad de los objetos
y sucesos del mundo real, donde la identidad y la diferencia son realidades en su
interrelación e interdependencia, la identificación dermatoscópica es otra más de las
formas particulares de identificación de los objetos del mundo material, en la que a decir
de Engels, la identidad en si misma, desde el comienzo se complementa con las
diferencias existentes con respecto al resto de los objetos1. Lenin a su vez subrayó la
veracidad de los fundamentos de Hegel acerca de que “no existen dos cosas que

1
Engels, F.: “Dialéctica de la Naturaleza” en Obras Escogidas, Tomo 3. Editorial Progreso. Moscú. 1974. Pp. 193.
La Revelación de huellas dérmicas 120
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

sean idénticas”1, algo que posteriormente fue también demostrado por Quetelet, quien
afirmó: “La naturaleza nunca reproduce exactamente sus obras”2, de ahí que la
Teoría de la Identificación Criminalística parta de que todos los objetos bajo su esfera
de influencia circunstancial son relativamente estables y que además poseen una
estructura exterior e interior cualitativa y cuantitativamente individuales y variables, y
que subordinados a las leyes generales del movimiento y la transformación de la
materia y a su desarrollo dialéctico, cualquier objeto en un período conocido de tiempo 3
no pierde sus cualidades determinantes.

Durante el período identificativo, la transformación de los objetos de la investigación


criminal ocurre estrictamente en correspondencia a determinadas leyes, cuyo
conocimiento facilita constatar durante el proceso de identificación de un sujeto las más
disímiles modificaciones que encuentran explicación en los fundamentos de las
ciencias, que con su conocimiento incursionan dentro de los diferentes objetos de
estudio que ocupan a la Criminalística.

El proceso de identificación se ejecuta a través del revelado y la investigación de las


características del objeto, es decir de la manifestación exterior de las condiciones
internas del mismo, el conjunto de estas condiciones hace al objeto cualitativamente
determinante.

Los objetos que comúnmente se manipulan en nuestra ciencia durante los procesos
identificativos, entre los que se cuenta al hombre, clasifican como identificados e
identificantes, los primeros son aquellos cuyo identidad o diferencia constituye el
objetivo del proceso identificativo en cada caso en concreto (las huellas dérmicas),
mientras que los segundos son los vehículos mediante los cuales el objetivo de la
identificación puede ser resuelto (las impresiones de diferentes partes de la piel
humana).

Los procesos identificativos se materializan de cumplimentarse las siguientes


condiciones:
 La disponibilidad, en primer término, del especialista profesional, técnica y
culturalmente preparado para la tarea encomendada4 y además de una
metodología científicamente fundamentada y de una adecuada tecnología de
investigación para el objeto promovente de la investigación pericial.
 La existencia de los correspondientes objetos identificados e identificantes o de
sus copias. El proceso de identificación criminalística se resume en la

1
Hegel citado por Lenin, V. I.: “Resúmenes de los libros de Hegel Ciencia de la Lógica” en Obras Completas. T. 29.
Pp. 121.
2
Quetelet citado por Delgado Caballero, S. A. en “El margen de error de la dactiloscopia”. Fiscalía General de la
Nación Colombiana. 2007.
3
A este período en Criminalística se le conoce como Período Identificativo (N. del A.).
4
Resulta muy importante considerar que la tarea científica de investigar una huella, queda muy por encima de quién,
sólo armado de conocimientos técnicos, no tiene además la profesionalidad y la cultura requeridas para ser científico
(N. del A.).
La Revelación de huellas dérmicas 121
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

comparación de las cualidades y características de los objetos identificados con


sus reflejos en los identificantes.
 La suficiencia cualitativa y cuantitativa, y la estabilidad relativa de las
características identificativas del objeto identificado.
 La coincidencia de cualidades y cantidades mínimas establecidas previamente,
entre los conjuntos de características identificativas percibidas en el objeto
identificado y el identificante.
 La verosimilidad del origen del patrón o las muestras que en calidad de objeto
identificante tributan el necesario caudal informativo para el establecimiento de la
identidad.

Impacto probatorio de las determinaciones periciales dactiloscópicas y quiroscópicas:


La identidad particular de un sujeto a partir de sus huellas dérmicas establece, sin lugar
a dudas y con plena certeza, que existió un contacto entre sus dedos o palma de la
mano y el objeto portador de la huella sometida a comparación, en ningún caso la
determinación de una coincidencia de huellas1 será suficiente argumento para la
afirmación de la autoría o participación del sujeto identificado en la comisión del delito2,
a esta cuestión se refirieron tanto criminalistas como juristas desde hace mucho tiempo,
y se hizo jurisprudencia al respecto desde principios del siglo pasado, como lo señala
una sentencia promulgada por la Cámara Criminal y Correccional de la Capital Federal
de Argentina en 1930, donde se concluyó: "El solo informe pericial sobre las
impresiones digitales no puede ser invocado como plena prueba de la
participación del procesado en un delito, sin que ello importe discutir el valor
científico de las impresiones digitales como prueba de identidad"3.

En el resto de los casos, es decir en las identificaciones genéricas y en los diagnósticos


de sucesos a partir de las huellas dígito palmares, la conclusión pericial probará que el
sujeto que contactó la superficie huello receptora, posee similares características
generales (e incluso algunas de las particulares) a las del cual obtuvimos sus
impresiones para el cotejo digital o quiroscópico y respectivamente que el suceso pudo
ocurrir tal y como lo apreció el perito a partir del análisis del mecanismo de formación de
las huellas, las condiciones del Lugar del Suceso y las características generales de las
huellas estudiadas; aunque en su defecto, partiendo de los mismos elementos, el perito
podrá afirmar categóricamente que el suceso no ocurrió tal y como se describe en
algunas de las versiones particulares del hecho o que la huella estudiada no fue
producida con ninguno de sus dedos, ni con las palmas de sus manos (es decir emitirá

1
De ningún tipo de las categorías de huellas hasta hoy estudiadas (N. del A.).
2
Esto es un axioma criminalístico, la identificación de una huella no es más que un único eslabón de la extensa
cadena, que muchas veces representa el proceso de esclarecimiento de un delito, la sola presencia de un objeto o de
un sujeto en el Lugar del Suceso, es simplemente uno de los elementos, que necesariamente deben ser probados para
conocer que cosa en realidad aconteció, a lo largo de la combinación de fenómenos y sucesos que integran a un
hecho delictivo (N. del A.).
3
Celín de Peña, J. A. citado en “Bancos de Huellas Dactilares ¿son constitucionales?”. Un Espacio Para La Justicia y
La Libertad. Mar Jul 03, 2007.
La Revelación de huellas dérmicas 122
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

una conclusión categórico negativa), según lo infirieron inicialmente algunas de las


fuentes emisoras de versiones1.

Impacto probatorio de las determinaciones periciales podoscópicas:


En el caso de las huellas podoscópicas, su identificación particular probará la presencia
de un determinado individuo descalzo en el Lugar del Suceso, pudiéndose diagnosticar
sobre su comportamiento en el mismo, mientras que cualquier identificación genérica a
partir de las mismas indicará la probabilidad de que un grupo de individuos con
similares características pudiera haber transitado descalzo por el Lugar del Suceso.

Impacto probatorio de las determinaciones periciales poroscópicas, queiloscópicas y


edgeoscópicas:
La coincidencia de una huella poroscópica, queiloscópica o edgeoscópica con
determinada zona de la piel o de los labios de un individuo, prueba categóricamente su
presencia en el Lugar del Suceso y además que esa determinada zona de su cuerpo
trabó contacto con las superficies contenidas en el mismo o con las de cualquier otro
sujeto participante2 sobre cuyos atributos de vestuario (u otras superficies) se hubieran
encontrado las huellas investigadas.

..oOo..

A modo de conclusión podemos aseverar, que a la Dermatoscopía se debe gran parte


de la contribución que permitió, que en el “Siglo de Oro de la Criminalística“, esta se
despojara de su ropaje inquisitorio tradicional, para vestirse con la blanca bata del
científico; rama indiscutible de la Trazología, a golpes de impresionantes resultados que
incrementaron significativamente el esclarecimiento y la prevención del delito en todo el
mundo, ha sido quizás la única, o la primera disciplina de la Técnica Criminalística en
granjearse un indiscutible lugar independiente de muy alto reconocimiento social, no
importa que la vilipendien por los errores de otros, ni que por tecnicismos jurídicos se
pongan en duda sus resultados, junto a las huellas de olor y a las genéticas, las huellas
dérmicas serán, ineludiblemente, las huellas del futuro de la Técnica Criminalística,
“…la profundización de las técnicas investigativas sobre los estudios papilares
constituyen aún en los albores del siglo XXI, uno de los objetivos de todos
aquellos quienes aspiramos a desarrollar y perfeccionar las técnicas

1
El instructor (fuente de las versiones de instrucción), el oficial operativo (fuente de las versiones operativas) y el
perito junto al Técnico Canino (fuentes de versiones periciales) (N. del A.).
2
Elemento muy interesante y a tener en cuenta, cuando la zona del cuerpo identificada generalmente se encuentra
cubierta por prendas de vestir y para provocar las huellas estudiadas, debió estar el cuerpo desnudo o cuando para
versionar sobre el hecho se tiene en cuenta la asociación de la huella de los labios con un presumible beso (N. del
A.).
La Revelación de huellas dérmicas 123
Cap. VII: El impacto informativo y probatorio de la peritación de huellas dérmicas en el Lugar del Suceso y en
condiciones de laboratorio

investigativas. La dilucidación de innumerable cantidad de delitos seguirá


dependiendo de la profesionalización de quienes son los responsables del trabajo
de campo en esta ciencia"1.

1
Giagnorio, R. D.: “Impresiones dactilares. Escenario del delito, estadísticas”. http://www.diariojudicial.com
La Revelación de huellas dérmicas 123
Bibliografía

Bibliografía
1. “A Review of the FBI´s Handling of the Brandon Mayfield Case. Unclassified and
Redacted” de la oficina del Inspector General del Departamento de Justicia de los
EEUU. Marzo del 2006 (en idioma inglés).
2. Adm, M.: “Cómo crear huellas digitales falsas”.
http://www.mixelandia.com/2007/05/como-crear-huellas-digitales-falsas.php
3. Almog, J. y otros: “Fingerprint Reagents with Dual Action: Color and
Fluorescence” en Journal of Forensic Sciences, Volume 52, Number 2, March
2007. (en idioma inglés)
4. Álvarez Saavedra, F. J.: “La Boca y sus posibilidades identificativas” en Revista
de la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía. No. 88.
5. Ares de Blas, F.: “Las huellas dactilares cuestionadas por la ciencia”.
http://www.divulcat.com/inicio/articulo.php?id=404
6. Arruda, P. J.: “Identificação neonatal na sala de parto”. Instituto de Identificação
Tavares Buril (IITB). Recife, Pernambuco. (en idioma portugués)
7. Azamar Hernández, K. “La Dactiloscopía en México”. Universidad Abierta.
8. Ballen García, D.: “Impresiones dactilares en una superficie difícil, otra
posibilidad para identificar delincuentes”.
http://www.policia.gov.co/inicio/portal/unidades/egson.nsf/paginas/LIBRODEORO
DELOSSIMPOSIOS
9. Ballestero, D.: “Dactiloscopía Arte o Ciencia?”. http://www.ith.com.ve
10. “Bancos de Huellas Dactilares ¿son constitucionales?”. Un Espacio Para La
Justicia y La Libertad. Mar Jul 03, 2007.
11. Бастрыкин, А. И.: “Дактилоскопия. Знаки руки”. Ореол. 2006. (en idioma ruso)
12. Baudino, M. Laura y otros: “Huellas dactilares”.
http://www.dialogica.com.ar/medline/archives/masi.doc
13. Beaven, C.: “Huellas dactilares. Los orígenes de la dactiloscopia y de la ciencia
de la identificación criminal”. Barcelona. Alba Editorial, 2003.
14. Behrman, R. E., Vaughan, V. C. y Nelson: “Tratado de Pediatría”. 9na. Edición.
La Habana. 1986; vol. 1. Edición Revolucionaria.
15. Belkin, R. S.: “La Teoría Leninista del Reflejo y los problemas metodológicos de
la Criminalística Soviética”. Moscú. 1970. (en idioma ruso)
16. Berlière, J.: “L’Affaire Scheffer: une victoire de la science contre le crime? La
première identification d’un assassin à l’aide de ses empreintes digitales (octobre
1902). Edité par l'Institut national des hautes études de sécurité (INHES),
http://www.inhes.interieur.gouv.fr (en idioma francés)
17. “BioTouch™ USB 200. Lector de Huella Digital”.
http://www.neotec.com.pa/ITSecurity/PDF/ BioTouch USBespanol.pdf
18. Borbolla, L. y Hernández, M.: “Dermatoglifos en el síndrome de Noonan”.
Revista Especializada de Pediatría 1990; 46(4).
19. Bridges, D. C.: “Practical Finger- Print”. Funk and Wagnalls Co. New York and
London. 1942. (en idioma inglés)
20. Cárdenas León, A.: “Determinaciones criminalísticas a partir de la frecuencia de
aparición de los dibujos digitales y sus puntos característicos en la población
La Revelación de huellas dérmicas 124
Bibliografía

cubana”. Tesis en opción al Grado Científico de Doctor en Ciencias Jurídicas. La


Habana. 2005.
21. Castelló Ponce, A. y otros: “Development of latent lip prints with fluorescent
powders” en Journals of Forensic Medicine - Number 34 - October year 2003 (en
idioma inglés)
22. CBD-IAI: “Setection and Sequencing of Latent Fingerprint
Processing/Development Techniques“. Chesapeake Bay Division of the
International Association for Identification. http://www.cbdiai.org (en idioma inglés)
23. Champod, C. y otros: “Fingermarks, shoesole and footprints impressions, tire
impressions, ear impressions, toolmarks, lipmarks, bitemarks” en Review Papers
del 14 Simposium Internacional de Ciencias Penales. Lyon. 2004. (en idioma
inglés)
24. _________________: “Fingerprint and other ridge skin impressions”. CRC Press,
2004 (en idioma inglés)
25. “Cómo usar las huellas digitales de otro”.
http://www.ccc.de/biometrie/fingerabdruck_kopieren.xml?language=en
26. Constantin, M.: “Dactiloscopia”. Bucureşti. 1975 (en idioma rumano)
27. Cordero Torres, A.: “Perdurabilidad de las huellas dérmicas sumergidas en agua
estancada”. Tesis en Opción al Título de Especialista en Criminalística. Facultad
Independiente “Hermanos Marañón”. Stgo. de Cuba. 2008.
28. Смирнова, A.: “Секрет отпечатков пальцев” en Московский университет.
http://www. Book.by.ru/cgi/view?book=chudesa (en idioma ruso)
29. “Criminología: Dactiloscopía”. http://www.monografias,com
30. “Criminología: Trabajos de dermatoscopía”.
http://www.guardiaciviladgc.com/portalw/userinfo.php?uid=1
31. “Curso de Papiloscopía”.
http://www.chubut.gov.ar/policia/archives/cat_papiloscopia.php?id=&cat=
32. Cutilla, R.: “La piel. Funciones de un tejido vital”.
http://www.informarn.nl/temas/salud/cie_arc_dermatologia/
33. da Luz Figini, A. R.: “A identificação humana através das impressões digitais: os
12 pontos característicos e a formulação probabilística de Edmund Locard”.
Departamento de Criminalística, IGP, SJS/RS (en idioma portugués)
34. “Daubert vs. Merrell Dow Pharmaceuticals” [1993] 509 U.S. 579 (en idioma inglés)
35. “Dactiloscopía”. http://www.latinoseguridad.com
36. “Dactiloscopía” en La web del Criminólogo y la Criminología.
http://www.criminologiaweb.hostrocket.com
37. “Дактилоскопия: Есть Сомнения”. http://www.nauka.relis.ru/rubriki.htm (en
idioma ruso)
38. De Jesús Moriggi, R.: “Laboratório de Perícias em Impressões Papilares”. XVIII
Congresso Nacional de Criminalística. XVIII, Exposição de Equipamentos
Aplicados à Criminalística y I Congresso Internacional de Perícia Criminal. Belem.
2005 (en idioma portugués)
39. de la Rosa, M. E.: “La importancia de las huellas labiales en la medicina forense”
en UNAM Iztacala. 7a. EPOCA Nº 150. Número Extraordinario. Septiembre 10 del
2000.
La Revelación de huellas dérmicas 125
Bibliografía

40. “Дерматоскопия”. http://www.kostyuk.ru/job/melanoma.html (en idioma ruso)


41. Delgado Caballero, S. A.: “El margen de error de la dactiloscopia”. Fiscalía
General de la Nación Colombiana. 2007.
42. “Digitalizador de huella digital”.
http://www.acrosoft.net/productos/iddigital/index.shtml
43. Doering, M.: “Modelos Cuantitativos para la identificación de impresiones
digitales” en Seminario de la Policía Científica. Francia. 1987.
44. Döhring E.: “La Prueba. Su práctica y Apreciación”. Ediciones MINJUS. La
Habana. 1986.
45. Dumitrescu, C. y Gacea, E.: “Elemente de antropologie judiciară“. Bucureşti.
1993 (en idioma rumano)
46. Durham, N. M. y Plato, C. C.: “Trends in dermatolglyphic research”. Dordrecht:
Kluwer Academic, 1990 (en idioma inglés)
47. “Equipo biométrico para el Control de Acceso y la monitorización del Tiempo y la
Asistencia”. http://www.es.tensor.co.uk/docks/Sub-Dermal-FingerPrints.htm
48. “Estudio de fallos en el análisis de huellas dactilares desmitifica la inefabilidad del
sistema”. http://www.solociencia.com
49. “Estudian tecnología de huellas dactilares”.
http://www.elmundo.com/prontus_4noticias/index.html
50. European fingerprints standars (A’Pontless Execirse). http://www.latent-
prints.com/images/european%20ID%20standars.pdf (en idioma inglés)
51. Fierro Méndez, H.: “La prueba en el derecho penal: sistema acusatorio”. Bogotá,
Colombia. Leyer. 2006.
52. Fiscal General de Colombia: “Resolución No. 0-2869 del 29 de diciembre del
2003 del Fiscal General de Colombia, que pone en vigor el “Manual de
Procedimientos del Sistema de la Cadena de Custodia”.
53. German R., J. W.: “La Dactiloscopía” en Revista Judicial.
http://www.derechoecuador.com
54. Giagnorio, R. D.: “Impresiones dactilares. Escenario del delito, estadísticas”.
http://www.diariojudicial.com
55. González de León, M. E.: “Introducción a la Dactiloscopia como Método de
Identificación de Personas”. Universidad Católica de Salta – Subsede Buenos
Aires. 2004.
56. Grieve, D. L.: “Daubert and Fingerprints: The United States of America vs.
Mitchell, B. C.”. The Sleugth. 1999 (en idioma inglés)
57. Grigg, R. E. y otros: “Fingerprint reagent”. US Patent 5221627.
http://www.freepatentsonline.com/5221627.html (en idioma inglés)
58. Gross, H.: “Criminal Investigation. A Practical Textbook for Magistrates, Police
Officers and Lawyers”. Adapted by Adam, J. 4th. Edition. Sweet & Maxwell,
Limited. London. 1950 (en idioma inglés)
59. GTEIIHD II1: “Método de Identificación de Huellas Dactilares”.
http://www.interpol.com

1
Grupo de Trabajo Europeo de Interpol sobre Identificación de Huellas Dactilares II.
La Revelación de huellas dérmicas 126
Bibliografía

60. Guell, R. y otros: “Dermatoglyphics in generalized lipodystrophy”. Reviu Roum


Medical 1974; 12(5). Pps (en idioma inglés)
61. Гурьянова, T.: “Распальцовка судьбы”. http:// www.aferizm.ru (en idioma ruso)
62. Hefling, B. y otros: “The Use of Ardrox® and Fingerprint Powder to
Recover Latent Fingerprints from Pig Skin“.
http://www.forensigmag.com/register.asp (en idioma inglés)
63. Horgan, J. J.: “Investigación Penal”. Editora Capitán San Luis. 1985.
64. “How far should fingerprints be trusted?”
http://www.newscientist.com/article.ns?id=mg18725174.500 (en idioma inglés)
65. “Identificación biométrica con huellas digitales”.
http://www.ciberhabitat.com/identificacion.html
66. “Идентификация по форме уха”. http://www.gs1ru.org (en idioma ruso)
67. “Irregulares colombianos se trasplantan huellas digitales”.
http://www.elnacional.col
68. Ishenko, P. P.: “Curso de Teoría General de la Criminalística”. Facultad de
Expertos Criminalistas. Escuela Superior de Investigaciones del MVD URSS.
Volgogrado. 1980-81 (en idioma ruso)
69. Joullie, M. M.: “New Reagents for the Development of Latent Fingerprints”. U.S.
70. Department of Justice. 2000. (en idioma inglés)
71. Капитонов: “Предворительные криминалистические исcледования
материальных следов на месте происшествия”. ВHИИ МВД СССР. (en idioma
ruso)
72. Kent, T.: “Fingerprint Development Techniques”. Heanor Publisher : Derbyshyre.
England. 1993 (en idioma inglés)
73. Корниенко, H.: “Cледы человека в Kриминалистике”. Издательство “ПИТЕР”.
2001 (en idioma ruso)
74. “La biometría en entredicho: falsificación de huellas dactilares”.
http://wwwdelitosinformaticos.com/datos.shtml
75. “La Cadena de Custodia en el Sistema Acusatorio” en Oficina de Divulgación y
Prensa. Semanario 17. Bogotá. 2005.
76. “La Cadena de Custodia”. http://www.paternity-answer.com/cadena-de-
custodia.html
77. Lama, B. L. y otros: “Poroscopía”. Instituto Santo Tomás.
http://www.peritoforense.com/poroscopia.doc.
78. “Las huellas de las orejas” en La Experiencia Española.
http://www.procedimientospoliciales.com
79. “Las Huellas Dactilares revelan hábitos de la persona”.
http://www.comm.uea.ac.uk/press/release.asp?id=754
80. “Las humanas huellas de los koalas”. http://www.medtempus.com/archives/las-
humanas-huellas-de-los-koalas.
81. Laura, B. M. y otros: “Huellas digitales”.
http://www.dialogica.com.ar/medline/archives/masi.doc
82. Ледовский, C.: “Этот день в истории. Сегодня 13 сентября”.
http://www.fight.lv (en idioma ruso)
83. Leitão e Silva, J. R.: “Identificação Humana. Papiloscopia. (Levantamento de
Impressões Digitais em Local de Crime)”. Estado Mato Grosso. Secretaria de
La Revelación de huellas dérmicas 127
Bibliografía

Segurança Pública. Sebrae/mt. Coordenação do curso de formação profissional


dos cargos da coordenadoria-geral de perícias e identificação (en idioma
portugués)
84. Lenin, V. I.: “Resúmenes de los libros de Hegel Ciencia de la Lógica” en Obras
Completas. T. 29.
85. Lennard, Ch. J. y Patterson, T.: “Physical Detection Techniques“. New South
Wales Police Service (en idioma inglés)
86. “Lofoscopía”. http:// www.procedimientospoliciales.com
87. Locard, E.: “L’histoire des empreintes digitales” en Tribune des commissaires de
pólice. Diciembre 1950. (en idioma francés)
88. _________: “Manual de Técnica Policíaca”. 4ta. Edición. José Montero Editor.
Barcelona. 1963.
89. “Los secretos del Che Guevara”. http://www.infobae.com
90. Maltoni, D. y otros: “Handbook of Fingerprint recognition”. Springer, New York,
2003. http://www.bias.csr.unibo.it/maltoni/handbook/toc.html (en idioma inglés)
91. “Manual y Estudio básico de Dactiloscopía”. http://www.criminalistaenred.com.ar
92. Mariño Cintra, L.: “Perdurabilidad de las huellas dérmicas sometidas a la acción
de la lluvia”. Tesis en Opción al Título de Especialista en Criminalística. Facultad
Independiente “Hermanos Marañón”. Stgo. de Cuba. 2008.
93. Martín Díaz, J.: “Tras la pista: Aproximación a la identificación de
personas” en El Rincón de la Ciencia. Identificación de huellas dactilares
No. 22 (junio del 2003).
http://www.centros5.pntic.mec.es/ies.victoria.kent/Rincon-C/Curiosid/Rc-
57/Rc-57a.htm
94. Martínez, E.: “Biometría 01: Cómo crearse unas huellas digitales falsas”.
http://www.init0.bitacoras.com/archivos/2005/06/01/como-crearse-unas-huellas-
digitales-falsas
95. Martínez Gabourel, F.: “Historia y principios de la Ciencia Dactiloscópica”.
http://www.monografias.com
96. Marulanda Paredes, N. y otros: “Cadena de Custodia. ¿Una obligación para el
profesional de la salud?” en Revista Médico Legal. http://www.resp_jur_1.htm
97. Marx, K. y Engels, F. : “Obras Escogidas”, Tomo 3. Editorial Progreso.
Moscú. 1974.
98. Menzel, E. R.: “Manual of fingerprint development techniques”. Home
Office, Scientific Research and Development Branch, London. 1986 (en
idioma inglés)
99. Meuwly, D. y Margot, P. A.: “Fingermarks, shoesole and footprint impressions,
tire impressions, ear impressions, toolmarks, lipmarks, bitemarks”. 13th
INTERPOL Forensic Science Symposium, Lyon, France, October 16-19, 2001 (en
idioma inglés)
100. Milanta, A.: “Historia de Juan Vucetich”. Fundación Juan Vucetich.
101. Molina, O. G.: “Fingerprint powder and method of application”.
http://www.freepatentsonline.com/4176205.html (en idioma inglés)
102. Negre Muñoz, M. del C.: “Nuevas aportaciones al procesado de huellas labiales:
Los Lisocromos en Queiloscopía”. Tesis en opción al Grado de Doctor en
Ciencias Médicas. Universidad de Valencia. 2004.
La Revelación de huellas dérmicas 128
Bibliografía

103. “Ne’urim Declaration”. http//www.latent-


prints.com/images/1995%20Ne’urim%20declaration.pdf (en idioma inglés)
104. “New Reagents for Development of Latent Fingerprints”. U.S. Department of
Justice. Agosto de 1995 (en idioma inglés)
105. Oden, S. y von Hofsten, B.: “New Reagents for Development of Latent
Fingerprints” en Nature No. 173 (1954). (en idioma inglés)
106. Olguin, P.:“Sensores Biométricos”, Revista Electrónica de la Escuela de
Ingeniería Eléctrica de la Universidad Central de Venezuela. http://www.ucv.ve
No. 6, 1999.
107. Olsen, R. D.: “A Fingerprint Fable: The Will and William West Case” en “The
Print”. Volume 11(1), January/February 1995 http://www.scafo.org (en idioma
inglés)
108. Owen, D.: “Las huellas del crimen”. http://www.latinoseguridad.com
109. Păsescu, Gh. y Constantin, I.: „Secretele amprentelor papilare”. Bucureşti. 1996
(en idioma rumano)
110. “Piel” en Pequeño diccionario médico etimológico.
http://www.clasicasusual.es/dicciomed/
111. Polzik, E. V. y Sidorovich, S. B.: “The dermatoglyphic characteristics of patients
with ischemic heart disease”. Tsitol Genet 1991. 25(4). (en idioma inglés)
112. “¿Por qué los gemelos tienen huellas dactilares diferentes?”.
http://www.medtempus.com/archives/por-que-los-gemelos-tienen-huellas-
dactilares-diferentes
113. Posada Jeanjacques, J. A.: “La Investigación Pericial del Lugar del Suceso”.
Página de la Sección Provincial de Criminalística, del Sitio WEB del órgano de
ICC MININT Stgo. de Cuba. 2006.
114. ______________________: “La Ciencia Criminalística”. 2da. Edición. Página de
la Sección Provincial de Criminalística, del Sitio WEB del órgano de ICC MININT
Stgo. de Cuba. 2007.
115. “Проблема Idents”. http://www.babel
fish.altavista.com/babelfish/trurl_pagecontent?lp=en_ru&trul=http%3a%2f%fonin.c
om%2ffp% (en idioma ruso)
116. Ramírez, R.: “El principio de intercambio”. Chase the Sun. 2004.
http://www.chasethesun.es
117. Rodríguez Mesa, J. M.: “Tocar el piano” en Guardia Civil. Octubre 2006. Pps. 72-
73.
118. Roselló, R.: “Crearon el primer banco de huellas”.
http://www.diarioelpais.com/edicion/index.phtml
119. Sans Abalos, A.: “La regeneración iónica de los pulpejos”.
http://www.policia.gov.co/inicio/portal/unidades/egson.nsf/paginas/LIBRODEORO
DELOSSIMPOSIOS
120. Segai, M. Y.: “Metodología de la investigación judicial”. Kiev. 1970. (en idioma
ruso)
121. Sierra Torres, G.: “Estudios de criminalística: la identificación lofoscópica en un
sistema acusatorio; dactilotecnia, quiroscopía, poroscopía, dactiloscopía,
pelmatoscopía. Bogotá, Colombia. Leyer. 2005.
La Revelación de huellas dérmicas 129
Bibliografía

122. Silva Matias, C. R.: “Protótipo de um Sistema de Identificação do(s) delta(s) e


núcleo em impressões digitais utilizando redes neurais artificiais”. Trabajo de
Curso de la Universidad Regional de Blumenau para la obtención de los créditos
para la disciplina Ciencias de la Computación. Blumenau, 09.02.2005 (en idioma
portugués).
123. SIRCHIE: “Sirchie Finger Print Laboratories. Criminal Investigation Tools”.
Youngsville. 1996. (en idioma inglés)
124. Seoane, M.: “Historia secreta de las manos del Che”.
http://www.clarin.com/suplementos/zona/2005/10/30z-01080588.htm
125. Skopitz, K.: “History on fingerprints”.
http://www.essortment.com/in/Historyonfingerprints/index.htm (en idioma inglés)
126. Soliss: “Revelado de huellas. Reactivos y Superficies”. VI Simposio de la Técnica
Criminalística TECNICRIM 2003. Ciudad Habana. 2003
127. Söderman, H. y O´Conell, J. J.: “Métodos modernos de Investigación Policiaca”.
Puesto al día por O´Hara, Ch. Editora Capitán San Luís. 1985.
128. Stoney, D. A.: “What made us over think we could individualize using statistics?”
en Journal of Forensic Science Society 1991;31(2):197-9 (en idioma inglés)
129. Subirana, M. y otros: “La huella perdida. Identificación personal utilizando un
dedo parcialmente amputado encontrado en la escena de un robo” en Medicina
Forense en Imágenes. Cuad Med Forense, 11(40), Abril 2005.
130. Tocchetto, D. y Espindula, A.: “Criminalística. Procedimientos e metodologias”.
Bibliotecária Vanesa Inácio de Souza. Porto Alegre. 2005.
131. Thorwald, H.: “El Siglo de la investigación Criminal”. Edición Revolucionaria. La
Habana. 1966.
132. Torres Parada, R.: “Perdurabilidad de las huellas dérmicas sumergidas en agua
corriente”. Tesis en Opción al Título de Especialista en Criminalística. Facultad
Independiente “Hermanos Marañón”. Stgo. de Cuba. 2008.
133. “United States vs. Byron Mitchell” US District Court for the Eastern District of
Pennsylvania [1999] Criminal No. 96-00407 (en idioma inglés)
134. “United States vs. Byron Mitchell” Court of Appeals for the Third Circuit [2004] No.
02-2859 (April 29, 2004) (en idioma inglés)
135. Viceministro Primero del Interior: “Orden 33 de 1992”. Que establece el
funcionamiento de las Guardias Operativas del Ministerio del Interior. La Habana.
1992.
136. von Graevenitz, G. A. en “Tecnologías de identificación por huella digital”. A&S
International, Volume 52, Taipei, 2003.
137. Wertheim, P.: “Scientific Comparison and Identification of Fingerprint Evidence”.
FINGERPRINT-WHORLD 2000 (en idioma inglés)
138. Wilkinson, D.: “Fingerprint Development Techniques. Amido Black¨.
http://www.amido _black_e.htm (en idioma inglés)
139. ____________: “Common Chemical Techniques used for et Latent Fingerprint
Detection”. Canadian Police Research Centre. 1997 (en idioma inglés)
140. Yañez G., I.: “Defraudador de autos mordió sus huellas dactilares para que no
sean identificados sus antecedentes penales” en La Crónica de Hoy. 24.09.07.
2018