Está en la página 1de 1

Ritual para el embarazo:

En los últimos meses de embarazo, antes de que la mujer de a luz, pueden realizar este ritual
para celebrar la nueva vida y dar la bienvenida al niño.

En un lugar natural creen un circulo de flores alrededor de una hoguera (pueden prender fuego
en un caldero de hierro, un pozo en el suelo... si la hoguera no es posible se arma un altar)
Sienten la mujer al sur sobre un cojin comodo y disponganse todas en ronda. Pueden comenzar
la ceremonia con cantos y danzas para invocar a la Diosa y seducir a los espiritus del lugar.
Pueden acompañarlo con sahumado de hierbas dulces como la mirra, la sangre de dragón, el
almizcle o las rosas por ejemplo.

Cuando la energía esté en alza, y esto lo notarán en las risas y la alegría, pasen una a una
enfrente a la mujer que ahora encarna a la Diosa en su aspecto de madre, y comiencen con los
regalos: cada una, le dará una vela con un buen deseo plasmado en ella (se la sopla entre las
manos pensando la intención) y le susurrará al vientre, un Don para el/la bebé luego de esto, se
deja una flor en la faja de la mujer o se le ata una cinta en simbolo del regalo mágico. En este
punto, cada mujer actúa como un Hada Madrina que protege y bendice al niño/a por llegar

Cuando se ate la cinta en la faja: pueden repetir la siguiente oración "Regalo este don a (nombre
del ser) y bendigo a esta madre, atando esta magia al circulo de hermanas que rodea el vientre
de esta hermosa Diosa, para que el amor y la gracia estén presentes"

Una vez que hayan pasado una a una, se puede pasar la piedra o vara de poder para que cada
una exprese algo que desee contar, comenzando por la mujer embarazada. Mientras una
sostiene la piedra o vara, las demás callan y oyen atentamente, para hablar de manera sagrada.

Finalizado esto, se cuentan historias medicinas para la madre y el ser que se está gestando,
pueden ser cuentos o leyendas, reales o inventadas.

El rito puede culminar agradeciendo a la Diosa y los espiritus su presencia, desarmando el


circulo y dando una sesión de sanación y belleza a la mujer. Se puede meter en una tina o en un
lago mientras las demás la bañan, se le puede hacer masajes, peinar el cabello, todo lo que
resulte relajante y sanador, que cree un espacio de amor y contención.

Nota: a la par de esto puede regalarsele a la mujer hierbas o aceites para el parto, que relajen el
útero y la ayuden a hacer de ello una experiencia amorosa y placentera.

Las velas que se le regalan pueden ser prendidas en el momento del parto para que la mujer
sienta la compañia de todas sus hermanas y la faja puede usarla en todo momento.