Está en la página 1de 10

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio

, también conocidos como Objetivos del Milenio (ODM), son


ocho propósitos de desarrollo humano fijados en el año 2000,
que los 189 países miembros de las Naciones
Unidas acordaron conseguir para el año 2015. Estos objetivos
tratan problemas de la vida cotidiana que se consideran
graves y/o radicales.

Objetivo 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre


Objetivo 2: Lograr la enseñanza primaria universal
Objetivo 3: Promover la igualdad de género y el
empoderamiento de la mujer
Objetivo 4: Reducir la mortalidad de los niños menores
de 5 años
Objetivo 5: Mejorar la salud materna
Objetivo 6: Combatir el VIH /SIDA, el paludismo y otras
enfermedades
Objetivo 7: Garantizar la sostenibilidad del medio
ambiente
Objetivo 8: Fomentar una alianza mundial para el
desarrollo

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)


En este marco la Cumbre para el Desarrollo Sostenible, que se
llevó a cabo en septiembre de 2015, los Estados Miembros de
la ONU recogen los objetivos del milenio y aprueban la
denominada Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que
incluye un conjunto de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible
(ODS) y 169 metas para poner fin a la pobreza, luchar contra
la desigualdad, la injusticia y hacer frente al cambio climático.

Estos 17 Objetivos se basan en los logros de los Objetivos de


Desarrollo del Milenio, incluyendo otras problemáticas como
el cambio climático, la desigualdad económica, la innovación,
el consumo sostenible y la paz y la justicia, entre otras. El
propósito era crear un conjunto de objetivos mundiales
relacionados con los desafíos ambientales, políticos y
económicos con que se enfrenta nuestro mundo,
proporcionan orientaciones y metas para todos los países en
conformidad con sus propias prioridades .
Objetivos del desarrollo sotenible.
bjetivo 1. Poner fin a la pobreza en todas sus formas en
todo el mundo.
Objetivo 2. Poner fin al hambre, lograr la seguridad
alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la
agricultura sostenible.
Objetivo 3. Garantizar una vida sana y promover el
bienestar para todos en todas las edades.
Objetivo 4. Garantizar una educación inclusiva, equitativa
y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje
durante toda la vida para todos.
Objetivo 5. Lograr la igualdad entre los géneros y
empoderar a todas las mujeres y las niñas.
Objetivo 6. Garantizar la disponibilidad de agua y su
gestión sostenible y el saneamiento para todos.
Objetivo 7. Garantizar el acceso a una energía asequible,
segura, sostenible y moderna para todos.
Objetivo 8. Promover el crecimiento económico
sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y
productivo y el trabajo decente para todos.
Objetivo 9. Construir infraestructuras resilientes,
promover la industrialización inclusiva y sostenible y
fomentar la innovación.
Objetivo 10. Reducir la desigualdad en y entre los países.
Objetivo 11. Lograr que las ciudades y los asentamientos
humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y
sostenibles.
Objetivo 12. Garantizar modalidades de consumo y
producción sostenibles.
Objetivo 13. Adoptar medidas urgentes para combatir el
cambio climático y sus efectos.
Objetivo 14. Conservar y utilizar en forma sostenible los
océanos, los mares y los recursos marinos para el
desarrollo sostenible.
Objetivo 15. Proteger, restablecer y promover el uso
sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar los
bosques de forma sostenible, luchar contra la
desertificación, detener e invertir la degradación de las
tierras y poner freno a la pérdida de la diversidad
biológica.
Objetivo 16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas
para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la
justicia para todos y crear instituciones eficaces,
responsables e inclusivas a todos los niveles.
Objetivo 17. Fortalecer los medios de ejecución y
revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo
Sostenible

Diferencia entre objetivos del milenio y objetivos del


desarrollo sostenible.

 Sostenibilidad. La nueva hoja de ruta pone en el centro un


cuestión que había permanecido en un segundo plano en los
últimos 15 años: el modelo actual es insostenible. Si
queremos garantizar la vida y los derechos de las personas y
el planeta tierra, el modelo a seguir tiene que ser sostenible.
 Equidad. Los ODM se basaban en promedios nacionales y no
contaban con la realidad de las comunidades más vulnerables
y alejadas. Los ODS incluyen un enfoque en el que se tienen en
cuenta más parámetros que reflejan mejor la realidad para
poder trabajar con ella.
 Universalidad. Mientras los ODM trabajaban las metas solo
en los países en desarrollo, los ODS establecen que no se
puede hablar de agenda de desarrollo si no se asume
que todos los problemas están interconectados y hay que
abordarlos desde todos los países.
 Compromiso. A diferencia de los ODM, los ODS
comprometen por primera vez a todos los países del
mundo. Esto significa, por ejemplo, que el Gobierno de
España tendrá que aplicar la Agenda 2030 en sus políticas
internas, lo que supone un cambio sustancial con respecto a
los ODS.
 Alcance. Frente a los 8 ODM, ahora tenemos 17 ODS con 169
metas a alcanzar. Aunque pueda parecer ambiciosa, la nueva
Agenda no ha querido dejar de lado cuestiones que considera
fundamentales como el empleo digno o el cambio climático.

Carta de Ottawa

La primera Conferencia lnternacional sobre la Pramocion de


la Salud reunida en Ottawa el dia 21 de noviembre de 1986
emite la presente CARTA dirigida a la consecucion del
objetivo "Salud parc Todos en el ana 2.AOA." Esta confetencia
fue, ante todo, una respuesta la cteciente demanda de una
nueva concepci1n de la salud piblica en el mundo. Sl blen /as
discusionese centrarcn en las necesldades de /os pa ises
industtializados, se tuvieran tambien en cuenta los problemas
que atahen a las demAs regiones. La conferencia tomd cama
punto de partida Ios prcgresos alcanzados como consecuencia
de la Declaraci6n de Alma Ata sobre la atenci'n primaria, el
documento "Los Objetivos de la Salud para Todos" de Ia
Organizaci1n Mundial de la Salud, y el debate sobre la accion
intersectorial pata Ia salud sostenido recientemente en la
Asamblea Mundial de la Saiud.

Conferencia de Adelaida.
Esta conferencia se realizo en Adelaida, autralia en 1988,
pretende captar a los líderes e instancias normativas de todos
los niveles de gobierno: local, regional, nacional e
internacional, y hace hincapié en que la mejor forma de
alcanzar los objetivos de gobierno consiste en que todos los
sectores incluyan la salud y el bienestar como componente
esencial de la formulación de políticas. Esto es así porque las
causas de la salud y el bienestar están fuera del ámbito del
sector de la salud y tienen una génesis económica y social.
Aunque muchos sectores ya contribuyen a mejorar la salud,
todavía hay lagunas importantes

La Declaración de Adelaida perfila la necesidad de un nuevo


contrato social entre todos los sectores para hacer avanzar el
desarrollo humano, la sostenibilidad y la equidad, así como
para mejorar los resultados sanitarios. Esto requiere una
nueva forma de gobernanza en la que haya un liderazgo
conjunto dentro de los gobiernos, entre todos los sectores y
niveles de gobierno. La Declaración destaca la contribución
del sector de la salud a la resolución de problemas complejos
en todos los niveles de gobierno.

Declaración de Yakarta.

En 1997 se redactó la Declaración de Yakarta para guiar la


promoción de la salud hacia el siglo XXI. En esta declaración se
identificaron cinco prioridades para fomentar la promoción de
la salud:
 Promover la responsabilidad social para la salud.
 Incrementar las inversiones para el desarrollo de la salud.
 Expandir la colaboración para la promoción de la salud.
 Incrementar la capacidad de la comunidad y el
empoderamiento de las personas.
 Garantizar una infraestructura para la promoción de la
salud

La Declaración de Yakarta destaca también que las personas


son el centro de la acción de la promoción de la salud y que para
conseguir una participación efectiva es necesario el acceso a la
información a través de la comunicación y de una correcta
educación para la salud.

SALUD PARA TODOS


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS),
la salud es la condición de todo ser vivo que goza de un
absoluto bienestar tanto a nivel físico como a nivel
mental y social.
Garantizar una cobertura sanitaria universal sin
empobrecimiento forma la base para lograr los objetivos
sanitarios, La Salud para todos debe ser el centro de gravedad
de los esfuerzos para lograr todos los Objetivos de Desarrollo
Sostenible, porque cuando las personas están sanas, sus
familias, comunidades y países se benefician. Alrededor de
400 millones de personas, uno de cada diecisiete ciudadanos
del mundo, no tienen acceso a servicios sanitarios esenciales.
La máxima prioridad de la OMS será apoyar a las autoridades
sanitarias nacionales en sus esfuerzos a reforzar sus
responsabilidades esenciales, incluyendo el personal
sanitario, las prestaciones de servicios y los sistemas de
información de la salud, y adoptar políticas destinadas a
garantizar una asistencia sanitaria equitativa y asequible para
todo el mundo. La implementación de un modelo uniforme
para todos no será posible, ya que cada nación lleva sistemas
únicos.
Necesitaremos que los países, particularmente aquellos que
queden excluidos de la asistencia internacional, aumenten la
financiación y el uso nacional de estrategias sanitarias de
financiación innovadoras, incluyendo aquellas en asociación
con el sector privado en expansión.

Y será necesario un mayor ímpetu en el acceso a medicinas


para combatir las enfermedades infecciosas como el VIH, la
tuberculosis, la malaria, las enfermedades tropicales
desatendidas y la hepatitis, así como las enfermedades no
transmisibles como el cáncer, las enfermedades cardíacas, las
enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes.
PROMOCION DE LA SALUD.

La promoción de la salud es el proceso que permite a las


personas incrementar el control sobre su salud para
mejorarla1 y que se dedica a estudiar las formas de favorecer
una mejor salud en la población. La definición dada en la
histórica Carta de Ottawa de 1986 es que la promoción de
la salud "consiste en proporcionar a la gente los medios
necesarios para mejorar la salud y ejercer un mayor control
sobre la misma".
La promoción de la salud se nutre de muchas disciplinas como
la epidemiología, la medicina, la sociología, la psicología, la
comunicación y la pedagogía. Además utiliza no sólo
herramientas pedagógicas o comunicativas, sino también
la abogacía y las intervenciones estructurales..
la promoción de la salud fomenta cambios en el entorno que
ayudan a promover y proteger salud. Estos cambios incluyen
modificaciones en las comunidades y los sistemas, por
ejemplo, programas que garanticen el acceso a los servicios de
salud o políticas que establezcan parques públicos para la
actividad física de las personas y su convivencia.
La promoción de la salud tiene tres componentes
esenciales:
1. Buena gobernanza sanitaria
La promoción de la salud requiere que los formuladores de
políticas de todos los departamentos gubernamentales
hagan de la salud un aspecto central de su política. Esto
significa que deben tener en cuenta las repercusiones
sanitarias en todas sus decisiones, y dar prioridad a las
políticas que eviten que la gente enferme o se lesione.
Estas políticas deben ser respaldadas por regulaciones que
combinen los incentivos del sector privado con los objetivos
de la salud pública, por ejemplo armonizando las políticas
fiscales que gravan los productos nocivos o insalubres,
como el alcohol, el tabaco y los alimentos ricos en sal,
azúcares o grasas, con medidas para estimular el comercio
en otras áreas. Asimismo, hay que promulgar leyes que
respalden la urbanización saludable mediante la facilitación
de los desplazamientos a pie, la reducción de la
contaminación del aire y del agua o el cumplimiento de la
obligatoriedad del uso del casco y del cinturón de
seguridad.
2. Educación sanitaria
Las personas han de adquirir conocimientos, aptitudes e
información que les permitan elegir opciones saludables,
por ejemplo con respecto a su alimentación y a los servicios
de salud que necesitan. Tienen que tener la oportunidad de
elegir estas opciones y gozar de un entorno en el que
puedan demandar nuevas medidas normativas que sigan
mejorando su salud.
3. Ciudades saludables
Las ciudades tienen un papel principal en la promoción de
la buena salud. El liderazgo y el compromiso en el ámbito
municipal son esenciales para una planificación urbana
saludable y para poner en práctica medidas preventivas en
las comunidades y en los centros de atención primaria. Las
ciudades saludables contribuyen a crear países saludables
y, en última instancia, un mundo más saludable.

INFORME DE LALONDE

Salió a la luz en 1974 en Canadá y lleva el nombre del


entonces ministro de sanidad ( Marc Lalonde ). Este informe
es el que analizo los determinantes de la salud, agrupándolos
en medio ambiente, estilo de vida, biología humana y sistema
de asistencia sanitaria
Este informe partió de la base de que la salud o enfermedad
no estaban relacionados simplemente con factores biológicos
o agentes infecciosos sino que la mayoría de las enfermedades
tenían un origen marcadamente socio – económico. Partiendo
de esta base, el señor Lalonde llega a la conclusión que la
situación de salud individual y colectiva esta poca
influenciada por las intervenciones biomédica (servicios
médicos, avances farmacéuticos, hospitales) por lo que más
tarde se identifican cuatro campos de la salud.
ENTORNO: todos los asuntos relacionados con la salud
externa para el cuerpo humano y que el individuo tiene poco o
ningún control.
BIOLOGIA HUMANA: todos los aspectos de la salud física y
mental desarrollado en el cuerpo humano como resultado de
la orgánica del maquillaje
ESTILO DE VIDA: las decisiones personales sobre el cual el
individuo tiene el control, riesgos impuestos por el estilo de
vida poco saludable se puede decir que es causa de
enfermedades o la muerte.
CALIDAD DE LA SALUD Y ORGANIZACIÓN: La cantidad,
calidad y organización en los recursos en la prestación de
atención de la salud.
Con todo esto se llega a la conclusión de que las principales
causas de los problemas son socioeconómicos y que los
desafíos de las políticas de salud es pasar a un modelo de la
promoción de la salud.
RETO: la disminución de la desigualdad, incremento del
esfuerzo y la capacitación de la personas para afrontar y
mejorar los procesos que limitan su bienestar
)

También podría gustarte