Está en la página 1de 3

EJERCICIO DE APLICACIÓN

Jorge se desempeña como operario en procesos de una fábrica donde se elaboran


muebles de madera. Es una persona con una formación bastante especial que por
diversas razones tuvo que abandonar sus estudios en el segundo ciclo de formación
universitaria en Medicina.
A pesar de que su trabajo como operario le resultó novedoso en un principio, hoy
considera que merece ascender a una plaza vacante como supervisor de control de
calidad, pues cuenta, según él, con algunas competencias adquiridas gracias a la
experiencia en procesos de acabados de madera por más de tres años; además, en
sus estudios de medicina conoció de cerca los temas de salud y seguridad industrial.

Entre las capacidades que sus superiores destacan figuran:

 Reconoce términos técnicos de los insumos que utiliza.


 Usa el lenguaje como instrumento de comunicación e interacción.
 Es proactivo y tiene iniciativa.
 Organiza el trabajo de sus compañeros.

Sin embargo, Jorge no ha demostrado destreza en la manipulación de algunos


materiales tóxicos (preservantes y barnices, entre otros) que requiere la línea de
producción. Además, al terminar el día no guarda las herramientas, y lo han visto
escupir en el suelo.

En una evaluación anterior, para el puesto de supervisor, se determinó que confía


mucho en su buena vista para detectar detalles del proceso. Tiene mucha confianza
en sí mismo y le negaron su ascenso como supervisor.

Determine: Tiene 10´ minutos parta desarrollar.


1. ¿Cuál es la ocupación actual de Jorge, y a cuál aspira?

2. ¿Qué nivel de competencia actual posee, y cuál es el nivel de competencia al que aspira?

3. Liste las competencias específicas que posee Jorge en la ocupación actual.

4. Liste las competencias genéricas que posee Jorge.

5. Liste las competencias específicas que posee Jorge para la nueva ocupación a la que aspira.

6. ¿Qué competencias específicas considera usted que debería demostrar Jorge para que sea seleccionado
en la ocupación a la que aspira?
Una empresa del sector de distribución, con sede central en León
y presencia en todo el territorio nacional necesita cubrir urgentemente
una plaza de jefe de proyecto para su delegación de esa ciudad. Esta
empresa posee departamento de recursos humanos pero, debido al
volumen de procesos que llevan en la actualidad, piden permiso a
dirección para poder subcontratar ese proceso con una consultora de
recursos humanos. Reciben el OK con un presupuesto tope muy
limitado.
La consultora de selección con la que deciden probar suerte es
una que tiene delegaciones en toda la república mexicana y le piden al
departamento de recursos humanos que les pasen el perfil del puesto
a cubrir, la historia de la compañía y las condiciones que se pretenden
ofrecer. En ningún momento, el consultor que les lleva el proceso se
presenta en la empresa para coordinar la puesta en marcha del
proceso. Resulta que la empresa también pone un anuncio para esa
plaza en un portal de empleo y reforzar, así, la búsqueda. La
consultora le va enviando informes y perfiles de candidatos con cuenta
gotas y muy por debajo de lo solicitado. Finalmente ven a un candidato
que envía la consultora que les gusta mucho y que encaja con lo
buscado. Lo curioso es que el departamento de recursos humanos lo
había desechado en un anterior proceso para una posición similar en
Silao y no saben cómo pudo pasar porque encajaba para el puesto.
Finalmente aunque no han quedado nada contentos con esta
consultora, van a tener que desembolsar el dinero por facilitarles el
candidato seleccionado y la consultora cobra un 10% sobre el salario
bruto total que para este candidato son 60,000 pesos así que el monto
a pagarle a la consultora son 6,000 pesos que está muy por encima
del presupuesto previsto y aprobado por dirección 3,500 pesos. Por
supuesto, el departamento de recursos humanos recibe un buen
rapapolvo y quedan “prohibidas” posibles externalizaciones de
procesos para el futuro.