Está en la página 1de 5

¿Por qué se oponen ciertos

sectores?
ESI: la importancia de la
educación sexual en la
escuela y material didáctico
para los padres
La Ley 26.150 fue promulgada en 2006 pero su aplicación
aún es parcial. Entremujeres entrevistó a Eva Trebisacce,
docente especializada en ESI, y reseñó una serie de libros
recomendados para padres, madres y maestros.

El ​Programa Nacional de Educación Sexual Integral, Ley


26.150​, fue promulgado en 2006 y establece que “todos los
educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en
los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y
privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad
Autónoma de Buenos Aires y municipal”. A 12 años de su sanción,
sin embargo, su aplicación es parcial y está en marcha una reforma
de la ley.
 

Según la ​Fundación Huésped​, “la Educación Sexual Integral es


el conjunto de actividades que se realizan en la escuela para que
los chicos y las chicas, de acuerdo a sus edades, aprendan a
conocer su propio cuerpo, asumir valores y actitudes responsables
relacionadas con la sexualidad, conocer y respetar el derecho a la
identidad, la no discriminación y el buen trato”.

Aunque la normativa está vigente y su necesidad es más que


evidente, existen quienes se oponen a su aplicación en escuelas.
Ante esto, la Fundación explicó que “el acceso a información para
el cuidado de la Salud Sexual y Reproductiva es un Derecho
Humano. El Estado y las instituciones educativas tienen la
obligación de garantizarlo. Es por esto que no es necesaria la
autorización de las familias y tampoco éstas u otros actores
pueden oponerse a la implementación de estas políticas públicas”.

El movimiento "​Con mis hijos no te metas​" es una de las


organizaciones que se opone a la educación sexual en los colegios
argentinos. Según describen en su página de Facebook, son “un
movimiento ciudadano que nace como reacción a la imposición de
la Ideología de Género en nuestros hijos mediante el sector
educativo en los diferentes estados soberanos”. Ellos son, según se
autoperciben, “ciudadanos responsables que buscan un desarrollo
y crecimiento sano para sus hijos”. En su campaña de cartelería,
una de sus críticas fue: “¿Está bien que un maestro le enseñe a sus
niños a cuestionar su sexo?”.

Otro sector en contra de la implementación de la ley es la ​Red


Federal de Familias​, quien lanzó la campaña "No autorizo".
Para ello, difundieron una "carta modelo" a fin de que los padres
se la hagan llegar a los directivos de las escuelas y que impidan las
clases de ESI.

Entre los muchos motivos que indican la imprescindibilidad de la


ESI en los colegios puede mencionarse la prevención del abuso
sexual; la integración de la diversidad sexual (aborda, explica e
incluye todas las orientaciones sexuales y de género); la
prevención del embarazo adolescente y la prevención de
enfermedades de transmisión sexual, entre otras cuestiones.

Eva Trebisacce​ es docente especializada en ESI. Forma parte de


la Asociación Interdisciplinaria de Educación Sexual Integral
(AIESI) y trabaja para distintos programas de Nación y Provincia
de Buenos Aires vinculados con el tema. Con AIESI realiza “desde
capacitaciones aisladas a docentes hasta un trabajo conjunto con
la dirección para abordar a toda la comunidad educativa”.

“En un ideal, asesorar las escuelas en ESI es trabajar con el equipo


directivo pensando la totalidad del abordaje de la institución para
asegurar la integralidad. Es necesario realizar capacitaciones
generales a todos los docentes pero también es necesario
acompañarlos de modo individual, o a través de los jefes de
departamento para que puedan planificar contenidos acordes a su
materia”, sostuvo a ​Entremujeres​.
 

En la misma línea, añadió que su función “también es ayudar a


pensar de modo crítico las costumbres que las escuelas conservan
y naturalizan, porque muchas veces vulneran derechos o se
sostienen con concepciones viejas de la sexualidad, la niñez y la
adolescencia. Además, acompañar en el abordaje de los episodios
de que irrumpen en la escuela, que no siempre les es sencillo
trabajarlos desde la perspectiva de ESI”.

Consultada acerca de las falencias que halla en las escuelas a la


hora de hablar de educación sexual, Trebisacce mencionó: ​“La
falta de capacitación a los docentes es el primer
obstáculo con el que te encontrás. Muchos no se sienten
seguros para abordar estos contenidos​, trabajar ESI implica
un cambio de paradigma y no es tan sencillo hacerlo en soledad,
son necesarios espacios de reflexión y capacitación que no suceden
porque no hay políticas públicas suficientes para garantizar eso.
Termina dependiendo de voluntades individuales”.

Otro problema que se presenta en los colegios surge por el temor a


la respuesta familiar: “Muchas escuelas no realizan ESI por miedo
a que las familias se disgustan, ahí hay que hacer entender a los
docentes y a los directivos que ​no dar ESI es vulnerar un
derecho de los estudiantes, entender que son sujetos de
derecho y no objeto tutelar de las familias”.

La importancia de la aplicación de la ley, para la docente, es clara y


vital: “Trabajar ESI es ampliar derechos siempre”. Según ella,​ “es
hacer sujetos más libres, más empáticos y más críticos
con las normas que segregan.​ Es autoconocimiento y
autoestima; es vínculos menos violentos y más respetuosos; es
vivir una sexualidad plena desde el sentido amplio de la palabra”.
 

Por último, Trebisacce aseguró que la oposición de algunos


sectores se explica al entender que “la ESI implica una
redistribución de poder”. En ese sentido, detalló que este proceso
“cuestiona los estereotipos que repiten relaciones desiguales de
poder; cuestiona nuestro hacer cotidiano y las matrices de
aprendizaje con las que se construyó nuestra sexualidad; cuestiona
el sistema desigual de género en el que vivimos y empodera a los
chicos con conocimiento y toma de decisión sobre ellos mismos”.
Además, sostuvo que se trata de “un cambio de paradigma” al que
no todas las instituciones están dispuestas a sumarse. “La Iglesia
es quizás la más importante, pero la escuela misma, el Estado y la
familia tradicional muchas veces también se convierten en trabas
para este cambio”, finalizó.
Algunos libros recomendados
“​Sin Vueltas​” (Editorial Sudamericana), de Silvia Zelarallan y
Marcelo Hurrell. Para hablar sobre temas de sexualidad con un
enfoque integral. Una mirada actualizada, abierta, directa y clara
sobre sexualidad, género, pareja, intimidad, desarrollo, adopción,
familia y reproducción, entre otros.

“​Diversidad y género en la escuela​” (Editorial Paidós), de


Gabriela Larralde. Un libro pensado para docentes que deseen
abordar de manera transversal la Ley de Educación Sexual
Integral. Un corpus de lecturas referidas a temas de diversidad,
género, discriminación, violencia, feminismos, abusos, cuerpo,
afectividad, familias, entre muchos otros, junto a una batería de
recursos didácticos.

“​Guia Sexual para Chicos y Chicas (Super) Modernos​”


(Editorial Paidós), de Helene Bruller y Zep. Enfocado en las
preguntas que se hacen los chicos y las chicas de entre 9 y 13 años
sobre el amor y el sexo.