Está en la página 1de 28

DECONSTRUYENDO LAS FUNCIONES

GRAMATICALES CLÁSICAS
INTRODUCCIÓN
El análisis sintáctico (tanto el del gramático como el del pedagogo) ha tendido a girar en torno de las
. funciones gramaticales que desempeñan los distintos • constituyentes de la claúsula conjugada, con
respecto al verbo y con respecto a si mismos. Es así como en general se ha analizado a la cláusula en
términos de sujeto y predicado y, dentro de este último, se han reconocido complementos (u objetos) del
verbo (direc• to e indirecto) y circunstanciales (de lugar, tiempo, razón, manera, y otros). Gran parte de la
discusión en : este tipo de análisis se ha dedicado a qué categorías y • constituyentes pueden desempeñar las
mencionadas funcionesi , así como a los problemas que surgen a la • hora de clasificar inequívocamente
todos los elementos de la oración en términos del restringido inventario funcional propuest02 . A manera de
ejemplo del primer problema: se ha dicho que el sujeto puede ser realizado por un sintagma nominal ( Th'
actitud es sorprendente),
: una construcción de infinitivo (Fumar es perjudicial • para la salud) o una claúsula sustantiva
(QuePablohaya venido tan temprano es sorprendente), pero no, por . ejemplo, por un sintagma preposicional
(A Juan le • agrada la montaña).

1
También se ha analizado la función de cada elemento dentro • de un constituyente, por ejemplo,
núcleo, modificador (directo e indirecto), término, etc. No trataremos aquí las "funciones dentro de la
frase", sino las de la oración en su conjunto.
• 2 Por razones de espacio no citamos aquí la amplísima bibliografia existente sobre el análisis
gramatical de corte "tradicional", "estructurar, "de dependencia", "funcional" o "relacional". Asimismo, el
lector deberá abstraer de las distintas vertientes y concepciones dentro de cada escuela.

Con respecto a la segunda cuestión, son bien conocidos los problemas que presentan los
constituyentes subrayados en las siguientes oraciones, los cuales no encajan bien dentro de las categorías de
sujeto, objeto directo y objeto indirecto, respectivamente: ££ZQS se venden bien (la frase subrayada
concuerda con el verbo, pero no expresa la entidad que realiza la acción); Su casa cuesta bien mucho dinero
está en posición postverbal, no puede ocurrir como sujeto de la voz pasiva, por IO que no puede analizarse
entonces como un objeto directo típico); Uuanle agrada la música clásica (Juan está en caso dativo, pero, a
diferencia de los objetos indirectos prototípicos, aparece en posición preverbal y no denota un destinatario).
En este trabajo intentaremos demostrar que los problemas precedentes desaparecen si consideramos
un análisis que no toma las funciones de sujeto u objeto como básicas y esenciales, sino más bien como
epifenómenos o sea, fenómenos derivados de distintas propiedades de los constituyentes analizados, tales
como rol temático, caso, posición sintáctica, etc. (Chomsky, 1965, 1981). Este análisis presupone, a su vez,
una visión modular de la cognición, así como del lenguaje, del cual es parte integral, en la que distintos
componentes o "módulos" autónomos operan, por un lado, de manera independiente para arrojar distintas
representaciones, a la vez que se relacionan entre sí a través de niveles de "interfaz", es decir, niveles que
permiten la correspondencia de un nivel con otro (Chomsky, 1980, 1981, 1995; Fodor, 1983; Jackendoff,
1992, 1997, y otros).
CRITERIOS PARA LA IDENTIFICACIÓN DE FUNCIONES

Tradicionalmente, se ha recurrido a diferentes criterios para determinar la función de un


constituyente dentro de la oración, algunos formales, otros nocionales. Algunos han sido considerados
esenciales, otros secundarios. A continuación, pasamos breve revista a dichos criterios, los que agrupamos
en formales y nocionales.
2.1. CRITERIOS FORMALES
2.1. I. ORDEN DE LAS PALABRAS
En las lenguas en las que el orden de las palabras en la oración es rígido, esta propiedad puede ser
utilizada (casi) inequívocamente a fin de determinar las funciones sintácticas de los distintos constituyentes.
Por ejemplo, en la siguiente oración del inglés (l), el único indicio que poseemos para saber cuál de los dos
sintagmas nominales es el sujeto, es la posición que los mismos ocupan (el SN preverbal es el sujeto de la
oración, mientras que el SN postverbal es el complemento u objeto directo), dado que ambos comparten la
misma morfología (ninguno de los dos está especialmente marcado), asi como rasgos semánticos (ambos
refieren a seres humanos, por lo que cualquiera de los dos puede ser el expenmentante que percibe o la
entidad percibida):
(l) The boy saw the girl
" El chico vio a la chica"
En una lengua como el español, sin embargo, el orden de los constituyentes no puede tomarse como
un criterio del todo certero para la determinación funcional, dado que el orden es un tanto más libre. Por
ejemplo, tradicionalmente se han considerado como sujetos a los sintagmas nominales postverbales de las
siguientes oraciones (2 y 3), ya que concuerdan con el verbo, a pesar de que ocupan una posición similar a
la de los objetos directos típicos:
• a. Se oía pasar un tren.
b?? Un tren está pasand0.
• a. Cayeron piedras
• *Piedras cayeron.
Del mismo modo, en cláusulas subordinadas en modo subjuntivo, cláusulas relativas, es muy común
encontrar sujetos postverbales:
• Es necesario que trabajemos todos.
• Estas son las novelas que recomiendan las revistas literarias. Por su parte, si bien el objeto
directo tiende a aparecer adyacente al los adjuntos o circunstanciales, tal fenómeno constituye sólo una
tendencia

• a. El estudiante leyó el libro cuidadosamente.


• El estudiante leyó cuidadosamente el libro.
Por lo tanto, si bien en los casos sintáctica y pragmáticamente "no un orden más o menos fijo, en
lenguas como el español se puede apelar a de manera parcial en el análisis sintáctico.

2.1.2. CASO MORFOLÓGICO


Una característica de las lenguas naturales es que los argumentos de la oración pueden venir
identificados con marcas flexivas dentro de las proyecciones nominales los expresan (ya sea en el
sustantivo, adjetivo, determinante o los combinaciones) que diferencian los roles semánticos expresados. En
general, las poseen un número bien limitado de marcas de este tipo (o casos morfológicos) y, poseen,
podrán prescindir de otros medios de marcación de las funciones gramaticales, como el orden de las
palabras. En lenguas como el latín, el ruso y muchas canónico lleva caso nominativo, el objeto directo
acusativo, mientras que el dativo. En las lenguas romances modernas, este medio de indentificación se ha
para las proyecciones nominales y sólo persiste (con sincretismos) en el sistema nal, como se ve en (7), (8)
y (9):
(Z) Yo se lo di (el libro a Marta).
• Juan me vio (a mi) en el teatro.
• Juan me habló (a mi) en el teatro.
Debemos concluir, entonces, que el caso morfológico puede tomarse sólo como uno de los tantos
criterios de identificación de las funciones de los constituyentes en la oración y que de ninguna manera
ocupa un lugar privilegiado entre los mismos.

2.1.3. CONCORDANCIA Y CLíTtcas


Una de las pruebas a las que más frecuentemente se recurre para decidir constituyente es sujeto o no
es ver si éste concuerda con el verbo en sus rasgos de y persona. En la oración (IO) la concordancia nos dice
que el SN preverbal es sin sujeto, mientras que el postverbal es el objeto:
(IO) Los estudiantes pintaron la escuela.
Otras lenguas poseen un sistema de concordancia mucho más rico, sensible no sólo a los rasgos de
número y persona como en el español, sino también al género. Más importante aún es el hecho de que
algunas lenguas muestran, además, concordancia con el objeto directo (Baker, 1988, 1996), es decir que la
flexión verbal está determinada no sólo por el sujeto de la oración, sino también por el objeto, si lo hubiere.
En español, si bien no se da la concordancia con el objeto del mismo modo que con el sujeto, ésta puede de
manera opcional u obligataria mediante el doblado de c!iticos, los que son invequívocamente marcadores de
función:
• Una docena de bananas.
• Marta es respetuosa delas ideas de los demás. (Cfr. Marta respeta las ideas de los demás)
d.El gato dormía debajo dela mesa (Cfr. bajo la mesa).
No obstante, estas marcas, justamente por ser formales, no nos dicen nada acerca del rol semántico
de los constituyentes que introducen, los cuales pueden ser muy variados, como se ejemplifica en (29), (30)
y (31):
• El gato rasguñó al perro (PACIENTE).
• Shelly creó a Frankenstein (ENTIDAD CREADA).
c.La policía rodeó al ladrón/la casa (TRAYECTO).
• a. Pedro le envió una carta a su amigo (META).
• Pedro le tomó cariño al gato (ESTIMULO PSICOLÓGICO).
• Pedro le pisó la cola al gato (POSESNO).
• a. La destrucción de la evidencia (PACIENTE).
• El conocimiento de la verdad (TEMA).
• La fabricación de muebles (ENTIDAD CREADA).
El inventario formal, por lo que muestran los ejemplos anteriores, es mucho más restringido que el
semántico, dando lugar a veces a interpretaciones múltiples que deberán desambiguarse en un contexto
dado.

2.1.5. PROCESOS DE DESTEMATIZACIÓN


En las lenguas naturales, encontramos procesos de "destematizacion" o de supresión (por lo menos
explícita) de alguno de los argumentos requeridos por la subcategorización del verbo. Tal vez el proceso
más conocido en español y lenguas similares sea la pasivización, a la cual se le puede agregar, en segundo
término, la ergativización con se Estos dos procesos, en especial el primero, se ha utilizado para confirmar
el estatuto de objeto directo de los complementos del verbo, como se muestra en los siguientes ejemplos:
• a. El perro mordió al niño.
• El perro fue mordido por el niño.
• a. Marta tiene dos hermanos.
• * Dos hermanos son tenidos por Marta.
• a. Marta/el aire cálido secó la ropa.
• La ropa fue secada por Marta.
c.La ropa se secó (con el aire cálido).
• a. Carlos escribió la carta.
• La carta fue escrita por Carlos.
• * La carta se escribió (correcta con interpretación pasiva).
Como los ejemplos de (33) y (35) muestran, estos procesos no son sensibles simplemente a criterios
superficiales como "SN después de verbo", sino más bien a una estructura argumental subyacente mucho
más compleja que permite o no los procesos en cuestión, hecho que se pone aun más de manifiesto en la
imposibilidad de pasivización de los verbos de afectación psicológica (Belletti y Rizzi, 1988):
(33) *Juan fue preocupado/sorprendido/entusiasmado por las noticias.
No intentaremos explicar aquí el por qué de las agramaticalidades notadas más arriba. Sólo
queremos enfatizar que muchas de las pruebas utilizadas en las gramáticas tradicionales escolares para
identificar funciones (en este caso, la pasivización y ergativización para identificar un posible objeto
directo) no son infalibles, ya que depen-
den de complejos factores que van más allá del mero orden se impone un análisis modular e
interfácico capaz de desglosar constituyentes, las que, crucialmente, no siempre convergen

2.1 .6. RESUMEN


En resumen, hemos pasado revista a los criterios formales a los que con frecuencia se recurre para
determinar el estatuto funcional de los constituyentes cláusula, a saber, orden de las palabras, caso
morfológico, concordancia, clíticos procesos de destematización (en particular, pasivización y
ergaävización). Como observó, los constituyentes examinados no siempre se comportan de respecto a estos
de análisis. Lo mismo se verá con respecto a los nocionales que examinanos en las secciones
subsiguientes.

2.2. CRITERIOS NOCIONALES


2.2.1. ROL SEMÁNTICO (O TEMÁTICO)
Entre los criterios nocionales, el que más se ha usado semántico (o, en la terminología generativa,
papel temático). Ya dicho que el sujeto de la oración expresa el agente o actor de la acción verbo, mientras
que el complemento directo expresa el paciente,
• El hombre quebró la madera.
Sin embargo, las posiciones de sujeto y complemento directo no se asocian mente a los roles
semánticos de agente y paciente, hecho harto señalado en la
respectivamente, mientras que el complemento directo de (38) no denota un paciente, sino más bien
estímulo o causa psicológica:
• El niño sentía miedo.
• Surgieron interesantes propuestas.
Por otra parte, cabe señalar que el experimentante a veces se realiza como directo, mientras que el
estimulo se realiza en posición de sujeto (La tormenta asustaba niño) y, como lo muestran las oraciones
siguientes, el sujeto de (39) guarda importantes paralelos semánticos con constituyentes en posición de
objeto directo:
• a.Surgieron interesantes propuestas.
b.Hicieron interesantes propuestas.
• a.Esta mañana llegó un telegrama.
b.El cartero trajo un telegrama esta mañana.
Además, es bien conocido el hecho de que tanto en la voz pasiva como en la ergativa, el sujeto
gramatical nunca es el agente:
• Los científicos fueron premiados por el gobierno.
• La puerta se abrió de golpe.
Por OEa parte, los argumentos de la oración (los cuales se reducen a tres o como máximo) pueden
expresar una gran gama de papeles temáticos, mucho más que la reconocida por la gramática tradicional:
• los postes de luz. (CAUSA o FUERZA)
• El excavador movió langa. (TEMA u OBJETO DESPLAZADO)
• Los alpinistas alcanzaron laÄma_exitosamente. (META)
• Los exploradores reconieron completo. (TRAYECTO)
• Los conflictos surgieron de un entendido. (FUENTE u ORIGEN)
• Marta puso/guardó el dinero en el lugar de siempre. (LOCATIVO)
• Le cambiaron los planes a último momento. (MALEFACTIVO)
unas pocas posiciones sintácticas pueden expresar un importante número de roles semánticos. Esto se debe,
en gran medida, al hecho de que podemos recurrir al significado del verbo principal de la oración, el que le
impone requerimientos sintáctico-semánticos a la misma.
En conclusión, si bien a primera vista pareciera ser posible identificar las funciones gramaticales por
el rol semántico que desempeñan, vemos que esto es posible sólo en un conjunto muy restringido de casos,
los que ni siquiera resultan prototípicos. Como hemos mostrado, la relación entre posición sintáctica y rol
temático no es para nada isomóffica, hecho que corroboraremos aún más en las secciones 3.2, 6, y 8.

2.2.2. PREDICACIÓN
Un criterio frecuentemente utilizado para identificar el sujeto de la oración es el de la predicación, es
decir, el sujeto denota la entidad de la cual se predica un atributo, cualidad, estado, acción, etc. Este criterio
está subsumido en la idea de que las oraciones son acerca de alguna entidad en el mundo. En las oraciones
siguientes, resulta obvio que estamos hablando de la entidad denotada por el "sujeto":
• Colón descubrió América en 1492.
• América fue descubierta por Colón en 1492.
• Córdoba está en el centro de la Argentina.
• Sus padres nacieron en Italia.
En particular, debe enfatizarse que si bien (51) y (52) poseen la misma estructura temática, difieren
drásticamente con respecto a la predicación: en (51 ) hablamos de Colón, mientras que en (52) se dice algo
acerca de América.
Sin embargo, no todas las oraciones son predicacionales, es decir, se usan para hablar de algo o
alguien. Muchas simplemente aseveran existencia o un estado de cosas, o bien presentan una entidad, por lo
que no podemos entonces hablar de un sujeto de la predicación:
• Hubo muchos participantes en el encuentro.
• Existen personas de todo tipo.
• Parece que va a llover.
• Es fundamental considerar todas las opciones.
• No es nada. Es el perro que quiere entrar.
• salió el sol.
• Slhgieron varios inconvenientes.
• Entra frío/sopla viento.
Otro hecho fundamental a señalar es que el "sujeto de la predicación" no necesariamente coindice
con el "sujeto gramatical". En las siguientes oraciones, resulta evidente que se está diciendo algo de Juan, a
pesar de la falta de concordancia de éste con el verbo (esta cuestión se retoma en la sección 6):
• A Juan le agradan/gustan/interesan las culturas orientales.
(Cfr. Juan gusta de/aprecia/se interesa por las culturas orientales)

• A Juan lo preocupa/sorprende/entristece tu actitud egoísta.


(Cfr. Juan está preocupado/sorprendido/triste por tu actitud egoísta)
• A Juan rara vez lo llaman por el apellido.
• A Juan lo nombraron presidente de la comisión evaluadora.
(Cfr. Juan fue nombrado presidente de la comisión evaluadora)
(67) A Juan le otorgaron un importante premio.
(Cfr, Juan recibió un importante premio)
La predicación, por lo tanto, es incapaz por sí sola de identificar infaliblemente un tipo único de
constituyente.

2.2.3. ORGANIZACIÓN DE LA INFORMACIÓN EN LA CLÁUSULA


Finalmente, mencionaremos como último criterio nocional la organización de la nformación en la
cláusula. Como es sabido, las oraciones pueden contener un componente de información dada (el tema o
tópico) y otro de información nueva (el rema, foco o comentario). Sin embargo, el intento de encontrar una
correlación directa entre estos componentes "pragmáticos" y las funciones sintácticas está condenado al
fracaso, como se ve en los siguientes ejemplos:
• Salió el sol. (el "sujeto" es parte del rema)
• El sol es una de las tantas estrellas. (el "sujeto" es el tema)

En conclusión, vemos que aun cuando los criterios semánticos que se han
presentado pueden ser orientativos para la determinación de las funciones gramaticales de sujeto u objeto, al
igual que los criterios formales resultan insuficientes, al no existir correspondencias univocas. Este hecho
lleva a pensar que es erróneo tratar de encontrar la "esencia" de las funciones gramaticales, sea ésta formal o
nocional. En la sección siguiente, defendemos justamente la posición de que las funciones gramaticales son
derivadas o epifenoménicas, es decir, que no constituyen primitivos irreducibles de la gramática. Los
primitivos, por el contrario, serán la organización jerárquica de los consätuyentes, el caso, la concordancia,
el papel temático, la predicación y la referencia.

UNA VISIÓN MODULARISTA DE LAS FUNCIONES GRAMATICALES


En la gramáäca generativa, las funciones gramaticales como tal nunca han desempeñado un papel
fundamental. Así, Chomsky (1965) define el sujeto como el SN (sintagma nominal) directamente dominado
por O (oración) y el objeto directo como el SN dominado por SV (sintagma verbal). La gramática
generativa actual mantiene esta posición, sólo que los primitivos a los que pueden reducirse las funciones
gramaticales comprenden otros además de las relaciones jerárquicas dentro de la estructura de frase. Esto se
debe al carácter modular de la gramática, la que se compone de varios módulos o subsistemas, a saber,
Teoría de la X-barra, Teoría Temática, Teoría del Caso, Teoría del Ligamiento, Teoría del Control, Teoría
de la Rección, Teoría de la Subyacencia. continuació: nos referimos a los tres primeros módulos, por
considerarlos los más importantes para nuestros fines.

3.1. TEORÍA DE LA X-BARRA5


Los constituyentes de las frases se organizan en torno a núcleos que podrán ser expandidos por
complementos, modificadores o adjuntos y especificadores. Así, una frase

5
Este subcomponente de la teoría gramatical se denomina de la X-barra, porque al comienzo de su
formulación los niveles de proyección se indicaban mediante el número de barras por encima de la categoria
en cuestión (X).

ei
uniendo el verbo con su complemento primero, logrando un constituyente intermedio (hace el tabafo), al
que se le agrega el modificador de manera, obteniendo otro constituyente intermedio. Finalmente, el
especificador casi cierra la proyección verbal, consiguiéndose asi una frase completa o proyección máxima.
El siguiente esquema ilustra el análisis:
(70)

Casi hace el trabajo

Esta concepción de las construcciones sintácticas no sólo permite captar su endocentricidad, sino que
también posibilita diferenciar claramente los complementos requeridos por el verbo de otros elementos
extranucleares (modificadores y especificadores). Esta distinción fundamental será retomada y elaborada en
la sección 4. Por otra parte, en este esquema se considera que la oración es una proyección de la flexión
verbal (F), es decir que también es endocéntrica (Chomsky, 1986b). Ilustramos este análisis de la oración
mediante el esquema arbóreo de (11)
(n)

casi hace el trabajo

Importa destacar para nuestros fines que en este análisis no hay cabida para rótulos como "sujeto" u
"objeto directo": el primero es el constituyente que ocupa la posición de especificador de SF, mientras que
el segundo es el SN hermano de V. Explicamos así parcialmente el carácter derivado de las funciones
gramaticales clásicas.

3.2. TEORÍA TEMÁTICA


Otro subcomponente de la gramática generativa es la Teoría Temática, la que determina los papeles
semánticos que desempeñan los distintos constituyentes de la oración. Como se vio en la sección 2.2.1,
estos roles temáticos dependen en parte de la posición que ocupan en el esquema de la X-barra y, de manera
muy especial, del significado del verbo, por lo que no existe una correspondencia de uno a uno entre rol
temático y posición sintáctica.
La Teoría Temática se halla en la interfaz entre el léxico y el sistema computacional sintáctico. Tres
principios fundamentales regulan esta interacción: EIPñncfpfo de Proyección (Chomsky, 1981), según el
cual las propiedades de las piezas léxicas deben reflejarse en la sintaxis, el Cñteño Temático (Chomsky,
1981), según el cual cada argumento o posición sintáctica puede y debe expresar un rol semántico y la
Hipótesis de la Unfformidad en la Asignación Temática (HUAT)(Baker, 1988), según la cual los roles
temáticos se manifiestan de manera uniforme en la Estructura Sintáctica Profunda: así, los temas o pacientes
siempre serán argumentos internos al sintagma verbal, independientemente de su realización superficial
ulterior. Ilustremos mediante un ejemplo sencillo los tres principios mencionados:
(72) El bibliotecario puso los libros en los estantes.
En la oración precedente, por requerimientos del verbo principal (poner) se expresan tres papeles
temáticos: agente, tema y locativo, cumpliéndose así con el Principio de Proyección. Cada rol temático, a su
vez, se plasma en un constituyente diferente: "sujeto", "objeto directo" y complemento locativo. De esta
manera se satisface el Criterio Temático. Finalmente, se cumple con la HUAT, ya que los papeles temáticos
se realizan canónicamente: el agente es el SN en posición de Especificador de SF, el tema es el SN interno
al sintagma verbal y el locativo es expresado mediante un sintagma preposicional introducido por una
preposción de lugar.

Concluimos esta sección haciendo notar que la HUAT se complementa de manera fundamental por
la noción de Realización Esäucuãal ffpfca de los roles temáticos, idea propuesta por Pesetsky (1983) y
adoptada en Chomsky (1986a). Así, en las lenguas naturales, en los casos no marcados (es decir, en los que
no ha habido proceso de destematización como la pasivización), el agente es el gsujeto" y el
tema/paciente/objeto creado es el "objeto", y no al revésl . Por otra parte, otros roles temáticos como lugar,
benefactivo, instrumento, fuente, etc. se manifiestan mediante sintagmas preposicionales (Mana vive
eu_EarceJQaa/Compró cortó CQ4'7 navaia/ El conflicto proviene de la falta de comunfçactén).
Aunque parezcan tener sólo interés teórico y técnico, estos principios pueden, en mi opinión, ser
utilizados con gran provecho en la situación de reflexión sobre el lenguaje en el aula. Se puede partir del
Principio de Proyección para explicar el número de argumentos o posiciones sintácticas de la oración y,
apelando a la HUAT y al concepto de Realización Estructural Típica, es posible poner de relieve la estrecha
relación entre contenido y forma. El análisis gramatical se torna así más reflexivo y explicativo y, por ende,
menos mecánico Y estéril.

3.3. CASO (ABSTRACTO)


Además de ocupar una determinada posición y de expresar un rol temático, los argumentos de la
oración se hacen visibles mediante distintas marcas de identificación, o de Caso Abstracto. Éstas pueden ser
morfológicas (como en los casos del latín, por ejemplo) o de otro tipo (marcas preposicionales, clíticos,
concordancia, etc., como se vio en la sección 2.1). En español, el caso nominativo se marca mediante la
concordancia con el verbo; el acusativo, mediante la preposición a si el objeto es animado y específico, o
mediante el clítico lo (si es definido), mientras que el dativo se marca mediante el clítico ley la preposición
a. Estos tres casos básicos del español se ejemplifican en las oraciones siguientes:

Un posible contraejemplo Io constituyen las denominadas lenguas ergativas. Sin embargo, como
Baker (1997) bien argumenta, la "ergatividad" es sólo superficial y no profunda.

(13) estudiantes marcharon al Congreso. (NOMINATIVO)


• Los estudiantes (IQ) escucharon a Su profesQ1. (ACUSATIVO)
• Los estudiantes (le) prestaron atención a su profesqr.
Una vez más, en consonancia con la independencia de cada módulo, estos casos no se corresponden
de manera unívoca ilustramos a continuación:
• a. El_niñQ rompió el juguete. (NOMINATIVO, AGENTE)
• El-juguete se rompió. (NOMINATIVO, PACIENTE)
ç. El juguete cayó al suelo. (NOMINATIVO, TEMA)
• a. El niño rompió (ACUSATIVO, PACIENTE)
• El niño inventó (ACUSATIVO, ENTIDAD CREADA)
• El niño quiere

• a. El niño le dio un caramelo a Su


• El niño rompió el juguete
• El niño le tiene miedo a la oscuridad. (DATIVO, ESTÍMULO
Asimismo, los casos tampoco van asociados necesariamente a una sintáctica. Consideramos que en
las oraciones siguientes, yados ocupan la posición canónica de sujeto (especificador de
• a. música Glá$ica me agrada muchísimo.
• a_mí me agrada muchísimo la música clásica.
• a. El_EstQ ya no crece es este lugar.
• este lugar ya no crece el pasto.
• a. La situación económica nos preocupa a todos.

• A-tQdQS nos preocupa la situación económica.


Estas asimetrías entre posición sintáctica y caso confirman una vez más la necesidad de abandonar
infalibles para la definición de categorías gramaticales como indirecto, como se hacía en la gramática
tradicional.

CONSTITUYENTES SELECCIONADOS
En la gramática tradicional, estructural y generativa se hace una tal entre constituyentes nucleares de
la oración, o extranucleares o adjuntos (también con un contenido semántico dado (tiempo, manera,
duración, complemento o adjunto según esté íntimamente ligada al significado Consideremos las siguientes
oraciones:
• a. Nuestro supervisor siempre nos trata con GQnsideracién.
b. El supervisor les habló a los empleados con suma consideración.
Mientras que en la primera oración la frase preposicional de manera mento exigido por el significado
incompleto del verbo, por lo que el segundo caso, la misma frase resulta opcional dado su carácter de
hablarno requiere mayor especificación.
Lo mismo se aplica a los pares siguientes, en los que las frases en lugar, duración, tiempo y fuente,
respectivamente.
• a. El albañil colocó los azulejos alrededQr del espejQ.
b.Los nativos danzaron alrededor del fuego,
ÄuIa
• a. La reunión se extendió a lo largo de la tarde.
• Los deliberantes discutieron a lo laxgo de la sesión.
• a. La reunión tendrá lugar el lunes por la mañana.
b.La carta llegó el lunes por la mañana.
• a. No se sabe de dónde proviene la enfermedad.
• Juan corrió desde su casa.
En las gramáticas escolares, a menudo se habla de "circunstanciales" de modo, tiempo, lugar, etc.
Creemos, sin embargo, que el término resulta inapropiado por dos razones: en primer lugar, no todas las
nociones expresadas pueden ser consideradas circunstancias en las que se da un determinado estado o
hecho, como lo son la manera o los instrumentos; en segundo lugar, la gramática tradicional no siempre
incluye en su inventario complementos de lugar, meta, modo, duración, trayecto, fuente, etc. como los que
hemos presentado aqui.
En la gramática generativa actual, se sostiene que la legitimación de los complementos de la oración
se rige de manera distinta de la legitimación de los adjuntos. Sólo los primeros se rigen por el Principio de
Proyección (ver sección 3.2), según el cual las propiedades de las piezas léxicas deben necesariamente
reflejarse o "proyectarse" en la sintaxis. Con todo, cabe destacar que los adjuntos, aunque en general
facultativos, deben guardar cierta compatibilidad semántica con el significado verbal, así como con el
tiempo, modo o aspecto:
• María ama a sus hijos intensamente/*cuidadosamente.
• Juana va a ir al cine hoy/mañana/*ayer.
presentando aquí, en el que pretendemos "deconstruir" las funciones gramaticales de la oración, se pueden
entonces captar las similitudes entre constituyentes (por ejemplo, con respecto a su significado), pero
también sus diferencias (algunos son requeridos o seleccionados, mientras que otros son facultativos).

EXPRESIONES REFERENCIALES VS. EXPRESIONES PREDICATIVAS

Otra distinción semántica fundamental que repercute en el comportamiento sintáctico es aquélla


entre expresión referencial y expresión predicativa, distinción a la que no se le ha prestado la suficiente
atención. Las primeras señalan entidades específicas, por lo que pueden denotar participantes de una
situación y, en consecuencia, argumentos con roles temáticos. Las segundas, por el contrario, denotan
propiedades que se atribuyen a un argumento. Siguiendo este criterio, los sintagmas nominales postverbales
de los siguientes pares de oraciones deben ser analizados de manera distinta a pesar de sus similitudes
superficiales:
• a. María pesó al bebito en la balanza.
• María pesa 55 Id.los.
• a. El sastre midió la tela.
• El sastre mide un metro con setenta.
En las oraciones (a) el sintagma nominal que sigue al verbo es un verdadero argumento que expresa
un rol temático independiente del del sujeto, mientras que en las (b), el mismo expresa un atributo o
propiedad del sujeto de la oración y no un participante independiente. Esto se pone de manifiesto en la
imposibilidad de convertirlos en sujetos de oración pasiva o de especificarlos mediante determinantes
definidos:
• a. * 55 kilos son pesados por María.
• * María pesa estos kilos.
• a. El bebito fue pesado por María.
• La tela fue medida por el sastre.
Nótese, por otra parte, que mientras que el uso referencial de estos sintagmas nominales se
reemplaza por qué en las interrogativas (Quépesð Marfaô, el uso predicativo se reemplaza por cuánto
(¿Cuánto pesa Mañaff
Verbos como implicar, significar, constituir y representar toman complementos nominales (La nueva
medida implica/sfgnffica/representa un cambio), pero éstos no son referenciales, sino predicativos, por lo
que no expresan un participante en la esn-uctura temática de la oración, sino un atributo del sujeto. Este
análisis encuentra confirmación en la imposibilidad de pasivización ( *Un cambio es
fmpncado/signfficado/representadopor la nueva medida) y de reemplazo por clítico (La nueva medida lo
significa/fmplfca).
Finalmente, la misma distinción referencial y predicativo) contrasta de manera bien clara los
siguientes pares de oraciones:
• Un (cierto) día, Juan se encontró entre desconocidos. (expresión referencial adjunta)
• Juan permaneció en casa sólo un día. (EXPRESIÓN PREDICATIVA COMPLEMENTO)9

LA FUNCIÓN "SUJETO" DE LA CLÁUSULA.


En virtud de las consideraciones vertidas en las secciones anteriores, procederemos a
analizar a partir de los distintos parámetros propuestos posibles candidatos a la categoria de "sujeto". En
todos los casos notamos falta de convergencia absoluta de los distintos criterios de evaluación.
Consideremos las siguientes oraciones:
• luan le agradan las veladas en casa.
• 10 emocionó la película.
En (95) y (96), los constituyentes subrayados pueden considerarse sujetos si nos atenemos a la
predicación y a la posición que ocupan en la cláusula (SE). No obstante, con respecto al caso, (95) es
comparable a un "objeto indirecto", ya que está en dativo y (96), comparable con un objeto directo, ya que
lleva caso acusativo. De igual modo, estas oraciones difieren de los sujetos canónicos con respecto a los
papeles temáticos desempeñados. Este tipo de constituyente se ha analizado como un "sujeto caprichoso" en
los estudios generativistas sobre el tema, ya que si bien ocupan la posición de especificador de SF no
muestran concordancia con la flexión verbal (Belletti y Rizzi, 1988; Masullo, 1992). Cabe destacar que los
"sujetos caprichosos" difieren de los tópicos, como en (97), ya que no constituyen una frase entonacional
propia:
• Juan, el jefe pronto le dará un aumento.
Siguiendo el mismo criterio, la expresión locativa aqufde (98) es un "sujeto caprichoso" y no un
tópico o elemento dislocado, como en (99): la oración predica un estado de un determinado lugar.
(98)-Aguí falta mayor presupuesto.

• Rizzi (1990) explota esta distinción para explicar los siguientes contrastes en la
interrogación:
• ¿A quién no pesó Maria?
• * ¿Cuánto no pesa Maria?
• Incluimos aquí las expresiones cuantificacionales no especificas dentro de las predicativas.

hula
• los responsables firmaron un acuerdo.
Situación inversa se da en (100) y (101): aún cuando los constituyentes subrayados concuerden con
el verbo y pueden, por lo tanto, ser considerados "sujetos", guardan un importante paralelo con los "objetos
directos" en cuanto expresan el papel temático de tema y aparecen en posición postverbal.
• Es importante que no cunda el pánico.
• Volvieron a aparecer manchas de humedad.
Finalmente, consideremos las oraciones de (102) y (103) en las que se ha "extrapuesto" una cláusula.
Si bien tradicionalmente estas cláusulas han sido analizadas como "sujetos", resulta más iluminador tratarlas
como complementos de los predicados epistémicos necesarioy parecer; respectivamente. El verbo está en
tercera persona del singular porque se trata de oraciones impersonales.
• Es necesario vengas temprana
• Me parece gue está lloviendo.
Un análisis como el que estamos proponiendo aqui presenta, entonces, la ventaja de poder ver los
distintos constituyentes de la oración, no como unidades monolíticas y homogéneas, sino más bien como
elementos deconsrufblesen propiedades más básicas, a la vez que permite captar similitudes y diferencias
entre los mismos.

LA FUNCIÓN "OBJETO DIRECTO"

En esta sección, examinamos posibles candidatos a ser


considerados "objetos directos", aplicando los mismos criterios que en la sección anterior. Analicemos las
oraciones siguientes:
• El niño subió las escaleras corriendo.
• Los turistas caminaron las calles de Buenos Aires.
Los constituyentes subrayados parecen ser "objetos directos" con respecto al caso. El hecho de que
puedan ser reemplazados por clíticos acusativos y puedan convertirse en sujetos de oraciones pasivas asi lo
atestigua: BI niño las subió corriendo/Las calles de Buenos Afresffieron caminadaspor los turistas Sin
embargo, expresan el rol temático de trayecto, típico de sintagmas preposicionales introducidos por por. Lo
que es más, la preposición puede explicitarse: BI niño subió por las escaleras corriendo/Los turistas
caminaron por las calles de Buenos Afres
Oraciones como las de (106) y (107) son interesantes porque muestran con claridad la dicotomía
dependencia casual/dependencia temática i0 :
• de extrema urgencia.
• Vimos al_nmþxe treparse por el techo de la casa.
Los constituyentes subrayados, sin lugar a dudas, reciben caso acusativo de los verbos considerary
ver, respectivamente, de ahí su posible reemplazo por un clítico (La consideramos de extrema urgencia) y
su posible conversión como sujeto de la oración pasiva correspondiente (La situación es considerada de
extrema urgencia). Sin embargo, no reciben un rol temático directamente del verbo, ya que este último
selecciona una proposición o evento (Cfr. Consideramos que la situación es de extrema urgencia). Más

10
Esta doble dependencia se observa también en oraciones del tipo BI maestro parece estarleyendo,
en el que el maestro recibe caso nominativo de la flexión del verbo principal (concuerda con él), aun cuando
su rol temático de agente dependa del verbo incrustado leer.
bien, su rol temático depende del predicado incrustado, de exãema urgencia y tepažse
respectivamente.
Finalmente, en las oraciones siguientes el sintagma nominal subrayado es un candidato muy pobre a
ser considerado un objeto directo canónico, ya que expresa una expresión predicativa, por lo que, en lugar
de recibir un papel temático, es asignador de

• El niño le hizo gangJas al gato.


• José le tiene aprecio a su amigo.
(l IO) Los vecinos hicieron usQ de nuestras comodidades.
Nótese que los verbos son sólo un soporte gramatical y su contribución semántica es escasa, es decir,
se trata de verbos "livianos", de ahí las paráfrasis que notamos a continuación:
• El niño acaricié al gato.
• José aprecia a su amigo.
• Los vecinos nuestras comodidades. Más ejemplos se proporcionan en (114) a (l I Z):
• Le hizo burla a su hermano = Se burló de su hermano.
• Le dio un puntapié a la puerta = Pateó la puerta.
• Le puso un adorno a la mesa = Adornó la mesa.
(l I r) Le puso manteca al molde = Enmantecó el molde.
Consideraciones similares se aplican a las oraciones siguientes, en las que, como se
mencionó más arriba, el sintagma nominal que sigue al verbo es un elemento predicativo más que
referencial.
• Esta propuesta constituye/representa cambio fundamental.
• Un departamento en esta zona puede costar una-tQ-nuna.
Nuestro analisis lleva también a la importante conclusión de que nociones como transitividad e
intransitivad son epifenoménicas o derivadas, más que esenciales (véase Masullo, en prensa), es decir, no
podemos definir la transitividad en términos de algún atributo esencial, como se pretendía hacer en la
gramática tradicional (a veces en términos nocionales, otras en términos más formales). En la gramática
generativa la transitividad resulta de la interacción de distintos módulos de la gramática, en parücular, la X-
barra (lo que normalmente denominamos objeto directo es constituyente hermano del verbo en la Estructura
de Superficie), la Teoría Temática (el "objeto directo" suele expresar el rol temático de paciente o tema) y la
Teoria Casual (el objeto directo suele estar en caso acusativo), pero la conjugación de estos tres factores no
es necesaria.

LA FUNCIÓN "OBJETO INDIRECTO"


Tradicionalmente, se ha definido el "objeto indirecto" como la entidad que recibe la acción denotada
por el verbo. Para identificarlo, pueden formularse las preguntas da quién? o ¿para qufénR por lo que
típicamente expresa el papel temático de destinatario o beneficiario:
• El padre le dio/prestó sus herramientas.
• Compramos regalos de Navidad para todos los invitados.
Sin embargo, nos encontramos nuevamente con constituyentes que sólo cumplen

Rala
parcialmente los requisitos mencionados. En primer lugar, nótese que un criterio fozmal y
fundamental para distinguir el "objeto indirecto" es la concordancia mediante el clítico Iq así como la
introducción de dicho constituyente por la preposición a (caso dativo), aún cuando el rol temático no sea el
de destinatario o beneficiario. De hecho, las proyecciones nominales que concuerdan con lepueden expresar
una gran variedad de roles temáticos, como se ilustra a continuación:
• Le compramos la casa al vecino. (FUENTE U ORIGEN)
• Le sacó/quitó el juguete al hermano. (FUENTE u ORIGEN) (124) La madre le hizo la tarea
al niño. (AGENTE SUSTITUIDO)
• No le conozco ningún defecto. (POSESIVO INALIENABLE)
• Le vio los ojos a través del velo. (POSESIVO INALIENABLE) (127) Marcos le jugó un
partido de ajedrez al abuelo. (opos1TOR)
(128) Le echó/puso vino a la salsa. (LOCATIVO)
De hecho, las oraciones anteriores se corresponden con paráfrasis preposicionales, aunque estas
últimas sean menos frecuentes: (129) Compramos la casa del vecino.
• La madre hizo la tarea por el niño.
• No conozco ningún defecto en él.
• Marcos jugó un partido de ajedrez contra el abuelo.
• Echó/puso vino en la salsa.
sino también los intransitivos pueden tomar argumentos en caso dativo, lo cual implica que el "objeto
indirecto" no siempre requiere la presencia de un "objeto directo": (134) Marta le habló a su amiga francesa
por teléfono.
• Juan le teme al padre.
• A Juan le parece que la situación es crítica. (137) Se le llenaron los ojos de lágrimas.
• Este libro nos puede ser útil en el curso.
• Te soy absolutamente sincero.
Para mostrar una vez más el desfasaje entre dependencia temática y dependencia formal,
consideremos los siguientes ejemplos:
• El niño le tiene cariño a su masçota.
• El jefe le hizo reescribir la carta al emffleadQ.
• Se le cayó el mundo encima.
Los contituyentes subrayados dependen formalmente del verbo principal, ya que reciben caso dativo
de él. No obstante, están temáticamente relacionados con elementos subordinados al verbo: carfñq
reescribiry encima respectivamente, hecho que corrobora una vez más la necesidad de deconstruir las
categorías gramaticales clásicas reduciéndolas a un conjunto de rasgos independientes.
Para concluir esta sección, retomaremos los sujetos caprichosos en caso dativo, los que ya fueron
introducidos más arriba:
• Maria le gusta la ópera verdiana.

• le faltan las tapas.


• le pertenece la mitad de la herencia.
Los sujetos caprichosos en cuestión el rol temático de destinatario, lo cual los acerca embargo, no
están dentro del sintagma sujetos canónicos en caso nominativo,

EL ANÁLISIS SINTÁCTICO EN EL AULA.

El currículum de lengua es sin duda partes: algunas están relacionadas con con la competencia
comunicativa, otros con el currículum de lengua debe ser, también, la categorías, reglas, principios,
relaciones internas de este espacio de reflexión donde se inserta el análisis gramatical.
El análisis gramatical será fructífero desarrollado aquí apunta precisamente sintácticos como
elementos monolíticos y homogéneos conveniente de manera ciega, como sujeto, objeto cid. No existe la
"esencia" de sujeto, objeto convenientes que encierran un complejo diversos como el orden de las palabras,
la semánticos, la distribución de la información en la oración, etc.
En consecuencia, hemos abogado por sintácticas en sus componentes últimos, entre ellos. Por otra
parte, entre las muchas destaca la posibilidad de discusión
Si el lenguaje es modular (e interfácico), también el que ningün componente deberá desarrollarse
actuación, comprensión y producción, importantes.
Desde luego que aquí sólo hemos escogido sintáctica, aquéllos que a nuestro parecer han ocupado
pero los fenómenos lingüísticos que pueden "deconstruccionistan no se agotan aquí. Motivo deberán ser las
alternancias argumentales o diátesis, intransitivización, la inacusatividad y otros fenómenos es mucho
mayor gracias a importantes estudios recientes.
Finalmente, recalquemos con Chomsky y otros reflexión sobre la gramática implica importantísimo
de nuestra cognición (o mente/cerebro) leza humana. Entre los atributos que nos hacen mente en una
posición de preeminencia.
1,

REFERENCIAS
Baker, M. (1988) Incorporation: A TheoryofGrammatícaIFunction Changing. Chicago: Chicago University
Press.
Baker, M. (1996) The Polysynthesfs Parameter. Oxford/New York: Oxford University Press.
Baker, M. (1997) "Thematic Roles and Syntactic Structure". en Haegeman, L. Elements ofGrammar Handbook
of Generatfve Syntax Londres: Kluwer Academic Publishers.
Belletti, A y L. Rizzi (1988) "Psych Verbs and Theta Theory', Natural Language andLingufstfc meow, 6,
291-
352.
Chomsky, N. (1965) Aspects ofthe Theory ofSyntax Cambridge, Mass.: MIT Press.
Chomsky, N. (1980) Rules and Representations New York: Columbia University Press.
Chomsky, N. (1981) Lectures on Government and Bindfng Dordrecht: Forts.
Chomsky, N. (1986.a) Knowledge ofLanguage: Its Nature, Origin and Use. New York: Praeger.
Chomsky, N. (1986b) Banïels Cambridge, Mass.: Mrr Press.
Chomsky. N. (1995) The Minimalist Program. Cambridge, Mass.: MIT Press.
Fodor, J. (1983) The Modularity ofthe Mind. Cambridge, Mass.: MIT Press.
Jackendoff, R (1992) Languages ofthe Mind Cambridge, Mass.: MIT Press.
Jackendoff, R (1997) The Architecture ofthe Language Faculty. Cambridge, Mass.: MIT Press.
Masullo, P. (1992) Incorporation and Case Theowfn Spanish: A Crosslfngufstic Perspecãve, tesis
doctoral, University of Washington, Seattle.
Masullo, P. (en prensa) "La transitividad como epifenómeno: el caso de Ios verbos de contactoø , en
Actas del Congreso Intemacfona] de Gramática, Universidad de Buenos Aires, Agosto de 1999.
Pesetsky, D. (1983) Paths and Categories tesiS doctoral, MIT.
Rizzi, L. (1990) Relatfvïzed Minimaljty. Cambridge, Mass.: MIT Press.