Está en la página 1de 6

BETALACTÁMICOS

Los betalactámicos son un grupo de antibióticos de origen natural o semisintético que se


caracterizan por poseer en su estructura un anillo betalactámico. Actúan inhibiendo la última
etapa de la síntesis de la pared celular bacteriana. Constituyen la familia más numerosa de
antimicrobianos y la más utilizada en la práctica clínica. Tienen un espectro de actividad
antimicrobiana que abarca a cocos grampositivos y BGN. Su distribución clínica varía según
las áreas y hospitales. Su toxicidad en líneas generales es baja, residiendo fundamentalmente
en problemas gastrointestinales. No son activos sobre los micoplasmas porque estos carecen
de pared celular, ni sobre bacterias intracelulares. La resistencia natural de las micobacterias
se debe a la producción de betalactamasas, probablemente unida a una lenta penetración
por las características de la pared. Se pueden clasificar en cuatro grupos diferentes:
penicilinas, cefalosporinas, monobactámicos y carbapenemes.

PENICILINAS
Son un grupo de antibióticos de origen natural y semisintético. Las penicilinas difieren unas
de otras por sustituciones en la posición 6 del anillo, donde cambios en la cadena lateral
pueden inducir modificaciones en la actividad antibacteriana y en las propiedades
farmacocinéticas. Se pueden dividir según su actividad antibacteriana, en las siguientes
clases: : penicilinas naturales (G y V), penicilinas resistentes a las penicilinasas (oxacilina,
meticilina, dicloxacilina), aminopenicilinas (ampicilina, amoxicilina), carboxipenicilinas
(carbenicilina, ticarcilina), ureidopenicilinas (piperacilina).
El espectro antimicrobiano de la penicilina G abarca cocos grampositivos, cocos
gramnegativos y bacilos grampositivos además de algunos bacilos gramnegativos.
La absorción oral difiere en las diferentes penicilinas. La penicilina G no se absorbe bien
mientras que la V resiste la inactivación gástrica y se absorbe mucho mejor. La amoxicilina se
absorbe mejor que la ampicilina (95% contra 40%). Las penicilinas antiestafilocócicas,
oxacilina y dicloxacilina, son estables al ácido gástrico y se absorben adecuadamente. La
penicilina G benzatínica tiene una absorción lenta desde su depósito intramuscular. Las
penicilinas se distribuyen en muchos compartimentos como pulmones, hígado, músculo,
hueso y placenta.
Otro ejemplo de penicilina es el clemizol; la ampicilina que es bactericida tanto para
bacterias grampositivas como para bacterias gramnegativas; la amoxicilina que es activa
frente a neumococo y está indicado por tanto su uso en el tratamiento empírico de las
neumonías de la comunidad (NAC) o en el tratamiento dirigido de pacientes con NAC de
etiología neumocócica; la cloxacilina frente a estafilococos, y otros cocos grampositivos.

Inhibidores de betalactamasas
En general, la administración conjunta de un betalactámico y un inhibidor de betalactamasas
no modifica las propiedades farmacocinéticas de cada uno de los componentes considerados
individualmente, ampliándola. El ácido clavulánico esuno de ellos, tiene una actividad
antimicrobiana intrínseca insignificante, a pesar de compartir el anillo betalactámico que es
característico de los antibióticos betalactámicos. En la práctica clínica se dispone de la
combinación de amoxicilina-clavulánico que a dosis de 875-1g cada 8 horas oral/intravenosa
puede usarse para el tratamiento de pacientes con infecciones respiratorias por
microorganismos productores de betalactamasas, así como en infecciones de partes blandas
e intraabdominales no graves. Otro ejemplo es el Tazobactam, que al unirse a piperacilina
restablece la actividad de esta frente a E. coli, en la actualidad, representa el inhibidor de
betalactamasas más usado dentro de los hospitales, utilizándose piperacilina-tazobactam en
el tratamiento empírico inicial de diversas infecciones graves, especialmente las de tipo
mixto.

CEFALOSPORINAS
Constituyen el segundo grupo de derivados betalactámicos. Clásicamente se agrupan en
generaciones, hasta cuatro en el momento actual. A rasgos generales, la evolución de las
generaciones se ha asociado a un incremento de su espectro y de su actividad intrínseca
frente a gramnegativos a expensas de una progresiva reducción de la actividad frente a
grampositivos. Su mecanismo de acción es el mismo que el de las penicilinas.
De las cefalosporinas de 1ª generación destaca en la actualidad cefazolina (1g/8h), de
administración parenteral, cuya vida media es de 2 horas, su actividad antimicrobiana incluye
a cocos grampositivos (excepto enterococo) y es muy limitada frente a bacilos
gramnegativos. Su uso clínico en la actualidad está ligado a la profilaxis quirúrgica en cirugía
ortopédica primaria (no en reimplantes) y cirugía cardiaca y en general en la prevención de la
infección de la herida quirúrgica.
Cefadroxilo (0,5-1 g/12h) se administra por vía oral y contiene un grupo p-
hidroxialfaaminobencil que sustituye al grupo alfaaminobencil de la cefalexina (0,2-1 g/6h), lo
cual le confiere una vida media más larga que permite su administración cada 12 horas. El
espectro antimicrobiano es superponible al de cefazolina
La segunda generación de cefalosporinas está integrada por diversas clases con diferencias
antibacterianas y farmacológicas significativas. En la actualidad la más usada es cefuroxima,
que se puede administrar por vía parenteral (750 mg-1,5 g/8h) y oral ( 250- 500 mg/8-12h).
Es más activa que cefazolina frente a E. coli, pero es destruida por betalactamasas de diversas
especies de bacilos gram negativos. Su vida media es de 1,5 horas pudiendo administrase
cada 8 horas. La absorción oral de la cefuroxima es discreta y puede aumentarse si se
administra junto con la comida. Se utiliza en profilaxis quirúrgica al igual que cefazolina, así
como en algunas infecciones de partes blandas o de vías respiratorias altas. Entre otras de
segunda generación encontramos el Cefonicid y la Cefoxitina.
La tercera generación de cefalosporinas agrupa a diversas moléculas con propiedades
diferentes. Encontramos a la cefotaxima (1-2g/6 h) y ceftriaxona (1-2 g/24h) (ambas de
administración parenteral). Ambas tienen una elevada actividad frente a Streptococcus spp.,
incluido neumococo con o sin resistencia a penicilina. Cefotaxima tiene una vida media de 1-
1,6 h, indicado para el tratamiento de pacientes con meningitis por meningococo,
estreptococo. Ceftriaxona difiere de cefotaxima en su mayor vida media (10 h) y su
eliminación renal y biliar ; este dato hace que pueda favorecer en mayor medida el
desarrollo de diarreas. La mayor vida media le confiere una facilidad , permitiendo la
administración en dosis única diaria, lo que permite el tratamiento en régimen ambulatorio
de diversas infecciones que de otra forma precisarían ingreso hospitalario (infecciones
urinarias de vías altas, neumonías, etc.). En general, están indicadas en el tratamiento de
neumonías comunitarias, en sepsis de origen respiratorio en adultos y niños, en sepsis de
origen urinario.También están indicadas en infecciones gonocócicas, fiebre tifoidea y
salmonelosis.

Como hemos mencionado ya, las sucesivas generaciones de cefalosporinas aumentaban la


actividad frente a bacilos gramnegativos pero perdían en eficacia frente a cocos
grampositivos. Fueron estas limitaciones las que llevaron a desarrollar nuevas moléculas que
se conocen como cefalosporinas de 4ª generación. Hoy en día contamos con cefepima (1-2
g/8-12 h).
En los últimos años han aparecido nuevas cefalosporinas conocidas como de quinta
generación, pero su comercialización no es mucha en nuestro país.
MONOBACTÁMICOS
Aztreonam (1-2 g/6-8 h), el único monobactámico disponible para uso clínico, con una
actividad semejante aunque algo inferior a ceftazidima. Su principal aportación reside en
poder administrarse en pacientes con hipersensibilidad a penicilina o cefalosporinas. No tiene
actividad frente a cocos grampositivos, siendo exclusivamente activa frente a bacterias
gramnegativas . En la actualidad se dispone de un preparado comercial (aztreonam lisina)
para su administración por vía inhalatoria a una dosis de 75 mg/8h; se utiliza en pacientes
con fibrosis quística y su papel en otros pacientes con infecciones bronquiales por BGN está
por determinar. En presencia de insuficiencia renal, su vida media se prolonga hasta 6 horas
por que requiere ajuste de dosis. Atraviesa bien la barrera hematoencefalica, pudiendo ser
una alternativa en diversos tipos de meningitis por BGN siempre y cuando se administre a
dosis altas (2 g/6h). Su eliminación es renal en un 70% y biliar.

CARBAPENEMES
Los carbapenemes son los antimicrobianos betalactámicos de más amplio espectro,
actividad y resistencia a las betalactamasas. El que se utiliza en elcampoclinico es imipenem.
Su actividad in vitro es tan amplia que con su aparición se consideró que se había alcanzado
el “techo de la antibióticoterapia”. Muestra excelente actividad frente a aerobios
grampositivos (incluyendo neumococo resistente a penicilina), aerobios gramnegativos.
Imipenem no se absorbe por vía oral por su inestabilidad en jugo gástrico. Tiene una vida
media corta, 1 h, por lo que su administración debe hacerse a dosis de 500-1000 mg/6 horas.
Consigue elevadas concentraciones plasmáticas y tisulares para la mayoría de infecciones
graves, incluidas las causadas por BGN resistentes a cefalosporinas y aminoglucósidos. Su
principal efecto tóxico son las convulsiones, en especial si se administra en dosis altas y/o el
paciente tiene insuficiencia renal o enfermedad del SNC. También se ha observado la
presencia de náuseas y vómitos en relación con la administración en perfusión rápida.
Meropenem tiene un espectro semejante al de imipenem, aunque es algo menos activo
frente a cocos grampositivos y más activo frente a enterobacterias. También es algo menos
activo que imipenem frente a Acinetobacter. Su vida media es algo superior (1,8 h), lo que
permite su administración de 1g/8 horas. Los efectos secundarios son semejantes a los
producidos por imipenem pero con menor incidencia de náuseas, vómitos o convulsiones,
por lo que es el carbapenem de elección en el tratamiento de infecciones del SNC.
Entre otros carbapenemes encontramos al doripenem y ertapenem.
Otros antibióticos utilizados:

AMINOGLUCÓSIDOS
En nuestro país los aminoglucósidos disponibles son: gentamicina, amikacina y
estreptomicina para uso parenteral. La tobramicina se encuentra disponible en presentación
para uso oftalmológico.
Los aminoglucósidos generalmente son activos frente a los estafilococos. La combinación con
penicilina, ampicilina o un glicopéptido actúa de forma sinérgica, la farmacocinética de los
aminoglucósidos se caracteriza por su variabilidad entre un paciente y otro. Los
aminoglucósidos presentan una escasa absorción oral y necesitan administrarse por vía
parenteral.
los aminoglucósidos pueden causar nefrotoxicidad. La toxicidad renal ocurre en un 5% a 25%
de los pacientes tratados con la pauta convencional. Todos los aminoglucósidos inducen
nefrotoxicidad; el que más la produce es la neomicina y el que menos la estreptomicina. La
nefrotoxicidad aparece a los varios días de tratamiento y consiste en una disminución del
filtrado glomerular, cursando como fallo. Los factores que contribuyen a la nefrotoxicidad
son la hipotensión, la duración prolongada del tratamiento, una enfermedad hepática
asociada, concentraciones séricas elevadas y administración conjunta de fármacos.
los aminoglucósidos son efectivos en el tratamiento de infecciones donde se sospecha la
presencia de bacilos gramnegativos.

QUINOLONAS
Se trata de un grupo de antimicrobianos. Las quinolonas son antibióticos bactericidas y
actúan inhibiendo la ADN girasa, enzima que cataliza el superenrollamiento del ADN
cromosómico, que asegura una adecuada división celular.
El ciprofloxacino es la quinolona con mejor actividad sobre Pseudomonas . Tienen una
moderada actividad sobre grampositivos, son activas sobre gérmenes atípicos y no presentan
actividad sobre anaerobios.
Levofloxacino retienen la actividad sobre gramnegativos y mejoran la actividad sobre
grampositivos.