Está en la página 1de 3

PSICOLOGIA DE LA FAMILIA

El ciclo vital de la familia

Haley fue uno de los primeros en introducir el concepto del ciclo vital entre los
terapeutas familiares. El ciclo vital de la familia se refiere a aquellos hechos
nodales que están ligados a la peripecia de los miembros de la familia, como el
período del enamoramiento, el noviazgo; el matrimonio y sus consecuencias, el
nacimiento y la crianza de los hijos, la llegada de la adolescencia, el retiro de la
partida de estos del hogar, la vejez. Estos hechos producen cambios a los que
deberá adaptarse la organización formal de la familia. Son cambios de
composición que exigen una organización de reglas y roles. El curso vital de las
familias evoluciona a través de una secuencia de etapas relativamente previsibles.

La tesis principal de Haley era que los síntomas aparecían cuando se producía
una interrupción o dislocación en este desenvolvimiento natural del ciclo vital de
una familia.

La disfunción familiar ocurre cuando hay estancamientos en una transición del


ciclo vital, o cuando una familia no se adapta al cambio de circunstancias
provocado por la dinámica evolutiva del crecimiento de los hijos, la llegada de un
bebe o la muerte de un progenitor. Los conflictos relacionados con el tiempo y el
espacio (cambio de domicilio que pueden producir stress disfuncional).

Casi todas las orientaciones reseñadas suponen que la disfunción familiar puede
relacionarse con un estancamiento en el desarrollo, y que el objetivo de la terapia
consiste en restablecer el flujo normal del ciclo vital.

Por lo tanto, para los terapeutas familiares tiene fundamental importancia


determinar cuando y como una transición normal del ciclo se transforma en un
estado de crisis desorganizador, que puede ir acompañado de síntomas. Esto
implica despatologizar la conducta actual de la familia y marcar un rumbo claro
para su futuro. Empero, plantea problemas lógicos. Gurman nos advierte sobre
dos tipos de falacias. La primera es la falacia de la señal sintomática, o sea, tomar
el síntoma como una señal de que la familia tiene dificultades en su desarrollo.
Esto implica que el síntoma es un reflejo de una dificultad, pero el argumento de
Gurman es que también existe la posibilidad de que el síntoma no constituya una
metáfora sino un entorpecimiento real del progreso evolutivo, como sucede
cuando la discapacidad física de un individuo entorpece el progreso de su familia.
Diferentes perspectivas de concebir el síntoma familiar. Esta unidad habla acerca
de los conceptos básicos del ciclo vital de la familia por las principales tendencias
de terapia familiar.