Está en la página 1de 13

San Juan de Pasto, 4 de octubre de 2019

Señor
(Nombre del consultante)
C.C. No. (Cédula del consultante) de Pasto (N)
Ciudad
Ref.: Consulta Simple

CAMILO MONCAYO RESTREPO, mayor de edad, identificado con la cédula No.


XXXXXXXXXXXXXXXXX expedida en Pasto, estudiante del Programa de Derecho de la
Universidad Mariana y miembro activo del Consultorio Jurídico, con toda atención, me
permito dar respuesta a la consulta que se encuentra bajo el RADICADO No. 471 – 219, en
los siguientes términos:

HECHOS

PRIMERO: Manifiesta el consultante que desde hace años se desempeña en actividades


relacionadas con la construcción de inmuebles, específicamente en la reparación,
mantenimiento y adecuación de los mismos.

SEGUNDO.- Informa que en el mes inmediatamente anterior le fue ofrecida la


oportunidad de realizar labores de mantenimiento como mampostería y pintura, en la
propiedad del señor XXXXXXXXXXXXXXXXXX, ubicada en la (Dirección del inmueble).

TERCERO.- Pese a lo anterior y con el fin de evitar inconvenientes, el interesado en la


labor descrita en el hecho anterior, le pidió al consultante averigüe en materia legal, cuál
era el contrato que más les convenía a las partes para, de esta forma, convenir de forma
escrita lo que fuese más beneficioso para los dos y así evitar a futuro conflictos por
cualquier eventualidad que se llegara a presentar.

PRETENSIONES DEL CONSULTANTE

El consultante busca frente al caso planteado, se le exponga de forma sucinta y clara, qué
tipo de contrato idóneo para la actividad para la cual se lo pretende contratar, y de existir
varios, cuál es el más conveniente tanto para sus intereses como para los de la
contraparte.

1
FUNDAMENTOS DE DERECHO

Relación de forma específica de las normas que sirven de fundamento para el concepto
que se pasa a rendir.

PRUEBAS

1.- DOCUMENTALES

Al momento de la entrevista, el usuario aportó la siguiente documentación:

a.- Fotocopia de cédula de ciudadanía.

2.- SOLICITADAS AL CONSULTANTE

(Relacionar las pruebas que se pudo pedir al consultante)

3.- RECAUDADAS POR EL ESTUDIANTE

(Poner en este acápite cualquier tipo de documento que haya podido recaudar el
estudiante y que esté relacionado con la consulta).

COMPETENCIA

La competencia de consultorios jurídicos se encuentra en la ley 583 del 2000, por la cual
se modifican los artículos 30 y 9 del decreto 196 de 1971, normas concordantes con el Ley
196 de 1971 (Estatuto del ejercicio de la abogacía), el Decreto reglamentario 765 de 1977
(organización y funcionamiento de los consultorios jurídicos), la ley 446 de 1998 y el
decreto reglamentario 1818 de 1998 (que reglamenta Los Centros de Conciliación).

2
CONCEPTO JURÍDICO PERSONAL

Para resolver el cuestionamiento planteado por el usuario, el concepto rendido se agotará


en la siguiente línea argumentativa: en primera instancia, se explicarán conceptos
importantes relacionados con el caso en cuestión con fundamento en normas legales,
reglas jurisprudenciales en caso de existir y doctrina sobre la materia, para
posteriormente y como segunda instancia, desarrollar posibilidades de solución.

A.- EL CONTRATO EN TÉRMINOS GENERALES Y SU RELEVANCIA

Comenzaremos diciendo que el artículo 1494 del Código Civil estipula como una de las
fuentes de las obligaciones entre las personas los contratos y en el artículo subsiguiente
de esta misma obra pasa a definirlo como: “(…) un acto por el cual una parte se obliga
para con otra a dar, hacer o no hacer alguna cosa”1. Sin embargo, el legislador sobre
esta misma materia, de forma específica señaló que los requisitos para que una persona
se obligue, o sea, pueda celebrar un contrato, se resumen en cuatro: 1) Ser legalmente
capaz; 2) Consentir en dicho acto o declaración y su consentimiento no adolecer de vicio;
3) Recaer sobre un objeto lícito; 4) Tener una causa lícita.2 Tenemos entonces, que
lejos de estas precisiones legales, en la vida práctica es gracias a este tipo de figura jurídica
conocida “contrato” que las voluntades de las partes pueden llegar a claros acuerdos para
lograr fines específicos en su diario vivir, siendo variadas las posibilidades en que dicho
instrumento puede utilizarse para satisfacer necesidades humanas, a modo de ejemplo, la
adquisición de bienes o en ciertos casos, como el que nos ocupa, la prestación de un
servicio de una persona a favor de otra. En este mismo sentido, la doctrina resalta que el
contrato sigue siendo hoy el vehículo de la división del trabajo; la clave de la economía en
los países de mayor nivel de vida; el instrumento principal de las relaciones económicas
entre los hombres, las cuales se establecen en vista de la complementariedad de las
economías individuales y de las exigencias del intercambio de bienes y servicios; el tejido
conectivo de la vida de los negocios y en últimas, un instrumento para el desarrollo del
individuo (LaCruz Berdejo, citado por Martínez de Aguirre, 1997).

Ahora bien, aunque en un Estado como el nuestro, las posibilidades para contratar
conforme a la ley son infinitas, existen cierto tipo de actividades que se deben realizar
dentro de reglas específicas, so pena de considerarse inválidas o en el peor de los casos,
inexistentes. Ejemplo de ello, son las relacionadas con EL CONTRATO DE TRABAJO.

1
Código Civil, artículo 1495.
2
Ibidem, artículo 1502.

3
B.- EL CONTRATO DE TRABAJO A LA LUZ DE LA CONSTITUCIÓN Y DE LA LEY, SU
CLASIFICACIÓN Y DERECHOS MINIMOS E IRRENUNCIABLES

La Constitución Política de 1991 señaló como uno de sus pilares el trabajo y además lo
prescribió como Derecho Fundamental de todas las personas, al mencionar a la letra en su
artículo 25: “..El trabajo es un derecho y una obligación social y goza, en todas sus
modalidades, de la especial protección del Estado. Toda persona tiene derecho a un
trabajo en condiciones dignas y justas…”.3 Así mismo, en el artículo 26 ibidem señaló,
palabras más o menos, que toda persona es libre de escoger su profesión y oficio. Por
ende, siendo de tal importancia el trabajo, dicha actividad se halla sometida de forma
especial, no solo a la Constitución sino también a las diferentes leyes que sobre la materia
se han ocupado de regularlo y de darle unas garantías mínimas que vayan en pos de
defender los intereses de los trabajadores.

El Código Sustantivo del Trabajo (Decretos 2663 y 3743 de 1960, adoptados por la ley 141
de 1961), definió el contrato de trabajo como: “…aquél por el cual una persona natural se
obliga a prestar un servicio personal a otra persona natural o jurídica, bajo la
continuada dependencia o subordinación de la segunda y mediante remuneración…”4;
luego añadió: “…Quien presta el servicio se denomina trabajador, quien lo recibe y
remunera, empleador, y cualquiera que sea su forma, salario…”5(Subrayado y negrillas
fuera de texto). A su vez, esta misma obra fue clara en prescribir en su artículo 23 tres
elementos esenciales del contrato de trabajo, esto es, aquellos sin los cuales éste no se
puede entender que exista y sea válido como tal y que a la letra son:

1) La actividad personal del trabajador: es decir, realizada por sí mismo;

2) La continuada subordinación o dependencia del trabajador respecto del empleador:


que faculta a éste para exigirle el cumplimiento órdenes, en cualquier momento, en
cuanto al modo, tiempo o cantidad de trabajo, e imponerle reglamentos, la cual debe
mantenerse durante todo el tiempo de duración del contrato;

3) Un salario como retribución del servicio: que generalmente se dará en dinero y


excepcionalmente, en especie.

3
Constitución Política de 1991, artículo 25, p. 22.
4
Código Sustantivo del Trabajo, artículo 22, numeral 1º.
5
ibidem, artículo 22, numeral 2º.

4
Valga resaltar que la misma norma señaló que: “…una vez reunidos los tres elementos de
que trata este artículo, se entiende que existe contrato de trabajo y no deja de serlo por
razón del nombre que se le dé ni de otras condiciones o modalidades que se le
agreguen…” . La Corte Constitucional en lo atinente a este punto, ha dicho que:

Conforme lo establece el artículo 53 de la Carta Fundamental, el principio de la


prevalencia de la realidad sobre las formalidades establecidas por los sujetos de
la relación laboral, implica un reconocimiento a la desigualdad existente entre
trabajadores y empleadores, así como la necesidad de garantizar los derechos de
aquellos, sin que puedan verse afectados o desmejorados en sus condiciones por
las simple formalidades. Y si la realidad demuestra que quien ejerce una
profesión liberal o desarrolla un contrato aparentemente civil o comercial, lo
hace bajo el sometimiento de una subordinación o dependencia con respecto a
la persona natural o jurídica hacia la cual presta el servicio, se configura la
existencia de una evidente relación laboral, resultando por consiguiente
inequitativo y discriminatorio que quien ante dicha situación ostente la calidad
de trabajador, tenga que ser este quien deba demostrar la subordinación
jurídica.6

Ahora bien, por ley no existe una sola modalidad de contrato de trabajo, y en
consecuencia, el legislador ha establecido diferentes clases de éste, así:

1. Por su forma, puede ser:

1.1 Verbal: si las partes acuerdan todos los elementos del contrato de trabajo de mutuo
consentimiento, de oralmente.

1.2 Escrito: cuando las estipulaciones contractuales se plasman en un documento


caligráfico impreso.

2. Por su duración, puede ser:

2.1 A término fijo: cuando consta por escrito y las partes acuerdas un tiempo específico
para su duración en el tiempo, que va desde un día hasta máximo tres años. Este
contrato, presenta dos submodalidades:

6
Corte Constitucional de Colombia. Sentencia C-665 de 12 de noviembre de 1998. Magistrado Ponente Dr.
Hernando Herrera Vergara.

5
2.1.1 Por obra o labor: es aquél contrato en que la duración del mismo estará
sometido al tiempo necesario para culminar una obra o labor. Este es una forma
de contrato a término fijo, pero durará lo que demore el trabajador en terminar de
construir una obra o desarrollar la labor para la cual se contrata.

2.1.2 Ocasional, accidental o transitorio: también es una modalidad de contrato a


término fijo pero se utiliza para cubrir una actividad temporal, transitoria o
accidental, como cuando se requiere reemplazar a otro trabajador porque está de
vacaciones, con incapacidad o con una licencia o para hacer una auditoría.

2.2 A término indefinido: cuando las partes no acuerdan un tiempo específico para su
ejecución y que durará mientras se mantengan las causas que dieron origen para su
celebración. Todo contrato que se haga de forma verbal, se entenderá que es a término
indefinido.

3. Contratos Especiales, son aquellos que por la naturaleza de la actividad y por las
personas que las realizan, revisten un carácter especial y que para efectos de este
concepto, solo se mencionaran de forma sucinta y que son:

3.1 El contrato de Aprendizaje: aquél en que una persona natural desarrolla formación
teórica práctica en una entidad autorizada, a cambio de que una empresa patrocinadora
le proporcione los medios para adquirir formación profesional metódica y completa
requerida en el oficio, actividad u ocupación. Se encuentra regulado por los artículos 81 a
88 del Código Sustantivo del Trabajo.

3.2 Trabajadores a domicilio: aquél en que una persona presta habitualmente


servicios remunerados en su propio domicilio, sola o con la ayuda de miembros de su
familia por cuenta de un empleador. Está regulado por los artículos 89 a 93 del Código
Sustantivo del Trabajo.

3.3 Trabajadores Colocadores de Pólizas de Seguros y Títulos de Capitalización: son


aquellos contratos realizados por personas naturales con0cidas como agentes
dependientes o independientes, que promueven la celebración de contratos de seguro y
capitalización y la renovación de los mismos en relación con una o varias compañías de
seguros o sociedades de capitalización. Está regulado por los artículos 94 a 97 del Código
Sustantivo del Trabajo.

3.4 Representantes, agentes viajeros y agentes vendedores: cuando el servicio de


personas determinadas, bajo su continuada dependencia y mediante remuneración, se

6
dedican personalmente al ejercicio de su profesión y no constituyan por sí mismas una
empresa comercial. Regulado por el artículo 98 del Código Sustantivo del Trabajo.

3.5 Trabajadores de Notarías públicas y Oficinas de Registro de Instrumentos Públicos:


regulados por el Decreto 960 de 1970 y la Ley 588 de 2000 relativa a la carrera notarial y
registral. Son particulares que prestan funciones públicas.

3.6 Profesores de establecimientos particulares de enseñanza: personas dedicadas a la


docencia que prestan sus servicios en establecimientos particulares de enseñanza por el
término que dure el año escolar.

3.7 Choferes de servicio familiares y trabajadores de servicio doméstico: este contrato


es especial porque se refiere aquella persona natural que a cambio de una remuneración
presta su servicio personal en forma directa en un hogar o casa de familia, bajo
continuada subordinación o dependencia, residiendo o no en el lugar de trabajo.
Regulado especialmente por la Ley 1592 de 2012, el Decreto 721 de 2013 y el Decreto
2616 de 2013.

Estos contratos, por su naturaleza, o sea, ser de tipo laboral, tienen unas garantías
mínimas que devienen del artículo 53 de la Carta, que reza:

(…)

El Congreso expedirá el estatuto del trabajo. La ley correspondiente tendrá en


cuenta por lo menos los siguientes principios mínimos fundamentales: Igualdad
de oportunidades para los trabajadores; remuneración mínima vital y móvil,
proporcional a la cantidad y calidad de trabajo; estabilidad en el empleo;
irrenunciabilidad a los beneficios mínimos establecidos en normas laborales;
facultades para transigir y conciliar sobre derechos inciertos y discutibles;
situación más favorable al trabajador en caso de duda en la aplicación e
interpretación de las fuentes formales de derecho; primacía de la realidad
sobre formalidades establecidas por los sujetos de las relaciones laborales;
garantía a la seguridad social, la capacitación, el adiestramiento y el descanso
necesario; protección especial a la mujer, a la maternidad y al trabajador
menor de edad.

El Estado garantiza el derecho al pago oportuno y al reajuste periódico de las


pensiones legales(…) (Negrillas son mías).

7
A su vez, el Códigos Sustantivo del Trabajo, en este mismo tenor señaló como principio en
su artículo 13 el “Mínimo de Derechos y Garantías” que a la letra reza: “…Las disposiciones
de este Código contienen el mínimo de derechos y garantías consagrados en favor de los
trabajadores. No produce efecto alguno cualquiera disposición que afecte o desconozca
este mínimo…”. En consecuencia, si se llega a realizar un contrato de carácter laboral
entre las partes para el ejercicio de una actividad, teniendo en cuenta todos los elementos
esenciales que permitan identificarlo, entonces el trabajador tendrá derecho, como
mínimo a exigir de su empleador:

1. Recibir una remuneración por su trabajo mínima, vital y móvil, proporcional a la


cantidad y calidad de trabajo: significa que nadie puede ganar menos del salario mínimo
establecido por el gobierno nacional, ya sea que la actividad para la que se contrate a la
persona se realice por períodos inferiores a un mes, para lo cual se pagará
proporcionalmente al smlmv. Igualmente, el salario deberá pactarse en aras de cubrir las
necesidades mínimas vitales de la persona y su reajuste se hará periódicamente por las
partes o por ley, para mantener su poder adquisitivo.

2.- Estabilidad en el empleo: nadie puede ser despedido sin justa causa debidamente
comprobada, ante las autoridades administrativas (Inspector del Trabajo) o Judiciales.

3.- El reconocimiento y pago de las prestaciones de ley: esto es, la obligación del
empleador de reconocer a favor del trabajador en los términos establecidos en la ley, las
prestaciones sociales a las que éste tiene derecho, esto es: cesantía, interés a la cesantía
y prima de servicios, sin importar la modalidad o duración del contrato laboral o en el
término que éste llegare a prolongarse. Igualmente propender porque el trabajador
disfrute los descansos de ley a los cuales tiene derecho y en forma excepcional, a que le
sean compensados dichos descansos en dinero en caso de que a la terminación del
contrato de trabajo ellos no se hayan disfrutado.

4.- Afiliación al Sistema de Seguridad Social Integral: o sea, la responsabilidad del


empleador en caso de existir contrato de trabajo, de afiliar al trabajador al Sistema de
Seguridad Social en Salud, Pensiones y Riesgos laborales, en aras de salvaguardar las
contingencias en la salud derivadas de la enfermedad común o laboral, además de las
propias de la edad, siendo necesario que se haga los aportes de rigor por tales conceptos
al Sistema además de ser su responsabilidad hacer las retenciones de ley del salario del
trabajador conforme a lo señalado por la normatividad en la materia.

En este aparte, huelga recalcar que si bien existen muchos contratos en los cuales existe
una prestación personal de un servicio y una remuneración, lo que caracteriza al contrato
de trabajo es LA SUBORDINACIÓN que ha sido definida por el máximo tribunal de la
jurisdicción ordinaria como: “…La continuada dependencia del trabajador respecto del
empleador, que faculta a éste para exigirle el cumplimiento de órdenes, en cualquier
momento, en cuanto al modo, tiempo o cantidad de trabajo, e imponerle reglamentos, la

8
cual debe mantenerse por todo el tiempo de duración del contrato”7. Ahora bien,
también la ley ha creado una “presunción legal” a favor de toda persona que presta un
servicio y recibe una remuneración a favor de otra, entendiéndose que la misma se rige
por un contrato de trabajo y en caso contrario, estará en cabeza del empleador demostrar
que la subordinación jamás ha existido para poder desvirtuar dicha presunción. En
palabras de la Corte:

“…para la configuración del contrato de trabajo se requiere que en la actuación


procesal esté demostrada la actividad personal del trabajador a favor de la
demandada, y en lo que respecta a la continuada subordinación jurídica, que es
el elemento característico y diferenciador de toda relación de carácter laboral,
no es menester su acreditación con la producción de la prueba apta, cuando se
encuentra evidenciada esa prestación personal del servicio, ya que en este
evento lo pertinente, es hacer uso de la presunción legal prevista en el artículo
24 del C. S del T., que para un caso como el que ocupa la atención de la Sala,
sería en su versión posterior a la sentencia de la Corte Constitucional C-665 del
12 de noviembre de 1998 que declaró inexequible su segundo inciso, esto es, en
los términos vigentes para el momento de la ruptura del vínculo (1° de marzo de
1999) que consagró definitivamente que “Se presume que toda relación de
trabajo personal está regida por un contrato de trabajo”.

Lo anterior significa, que al actor le basta con probar la prestación o la actividad


personal, para que se presuma el contrato de trabajo y es a la empleadora a
quien le corresponde desvirtuar dicha presunción con la que quedó beneficiado
el operario”8.

Finalmente, es importante mencionar que cuando se trata de la prestación de un servicio,


el contrato de trabajo no es la única alternativa que legalmente existe y así, conforme a lo
plateado en la consulta que nos ocupa, pasaremos a explicar el contrato civil de obra.

C.- EL CONTRATO CIVIL DE OBRA, SU DEFINICIÓN Y DIFERENCIAS QUE LO SEPARAN DEL


CONTRATO LABORAL

7
Corte Suprema de Justicia de Colombia. Sentencia 46384 de 18 de abril de 2018. Magistrado Ponente: Dr.
Rigoberto Echeverri Bueno.
8
Corte Suprema de Justicia de Colombia. Sentencia SL3798 de 11 de septiembre de 2019. Magistrado
Ponente: Dr. Ernesto Forero Vargas.

9
El Libro Cuarto del Código Civil intitulado “De las Obligaciones en General y de los
Contratos” en su artículo título XXVI “Del Contrato de Arrendamiento”, lo definió en su
artículo 1973 al siguiente tenor:

El arrendamiento es un contrato en que las dos partes se obligan


recíprocamente, la una a conceder el goce de una cosa, o a ejecutar una obra o
prestar un servicio, y la otra a pagar por este goce, obra o servicio, un precio
determinado.9 (Negrillas y subrayado fuera de texto).

Luego, en esta misma obra instituyó como una forma especial del contrato de
arrendamiento, en su Capítulo VII, el CONTRATO PARA LA CONFECCIÓN DE UNA OBRA
MATERIAL, que en su artículo 2053 dijo sobre la naturaleza contractual de éste:

…Si el artífice suministra la materia para la confección de una obra material, el


contrato es de venta; pero no se perfecciona sino por la aprobación del que
ordenó la obra…

Si la materia es suministrada por la persona que encargó la obra, el contrato es


de arrendamiento. Si la materia principal es suministrada por el que ha
ordenado la obra, poniendo el artífice lo demás, el contrato es de
arrendamiento; en el caso contrario, de venta. (Negrillas y subrayado son
míos).

Tenemos entonces, que este tipo de contrato por su naturaleza simplemente se regirá
además de las normas antes citadas, por la regulación general relativa a los contratos,
esto es el artículo 1495 del Código Civil. En consecuencia, este contrato se caracterizará
por:

1.- No existir subordinación ni dependencia entre el contratante y el contratista; sin


embargo, ha señalado la Corte Suprema de Justicia que: “(…) el contrato de
prestación de servicio, que fue con el que las partes formalmente se vincularon, se
caracteriza por la independencia o autonomía que tiene el contratista para ejecutar
la labor convenida con el contratante, lo que lo exime de recibir órdenes para el

9
Código Civil, artículo 1973, p. 444.

10
desarrollo de sus actividades; no obstante, este tipo de contratación no está
vedada a una adecuada coordinación en la que se puedan fijar horarios, solicitar
informes e incluso establecer medidas de supervisión o vigilancia sobre esas
mismas obligaciones…”10.

2.- El contratista desempeña la labor contratada con sus propias herramientas y los
materiales pueden ser suministrados tanto por el contratante como por el
contratista. En este aspecto ha señalado la jurisprudencia: “(…) sin embargo, bajo
ciertas y particulares circunstancias, es posible que esa actividad autónoma e
independiente se desarrolle en las instalaciones del contratante, con elementos de
su propiedad necesarios para la ejecución de la labor encomendada” 11.

3.- El horario en que se desempeña la actividad contratada puede pactarse entre las
partes o se deja al libre arbitrio del contratista. Refiriéndose a este tema, la Corte
ha señalado que: “…esta Sala ha reiterado que la asignación de un horario para la
prestación del servicio, si bien … podría tornarse en elemento indicativo de la
subordinación, no es necesariamente concluyente y determinante de su
configuración, porque la fijación del tiempo que ha de emplear quien presta el
servicio en su actividad personal, puede darse también en relaciones jurídicas
independientes, sin que por ello se entiendan forzosamente signadas por la
subordinación laboral…”12.

4.- La remuneración que recibe el contratista no constituye salario y se denomina


“precio” u “honorarios” y su forma de pago se puede pactar por las partes
libremente. Si dicho precio no se ha fijado, se presumirá que las partes han
convenido en el que ordinariamente se paga por la misma especie de obra, y a falta
de éste, por el que estimare equitativo a juicio de peritos13.

5.- En el término que dure el contrato la responsabilidad del pago por los aportes a
Seguridad Social, serán exclusivamente del contratista. El Ministerio del Trabajo
ha conceptuado de forma reiterada que:

10
Corte Suprema de Justicia. Sentencia SL3434 de 13 de agosto de 2019. Magistrado Ponente: Doctor
Carlos Aturo Guarín Jurado.
11
Ibidem.
12
Corte Suprema de Justicia. Sentencia SL9801 de 29 de julio de 2015. Magistrado Ponente: Doctor
Mauricio Burgos Ruiz, citando a la sentencia SL543 de 2013 de esa misma corporación.
13
Artículo 2054 Código Civil.

11
(…) Se colige de lo anterior que es el mismo contrato el que estipula las
obligaciones y responsabilidades entre las partes, pero bajo este supuesto
se entiende que quien presta el servicio solo recibe sus honorarios en las
condiciones pactadas sin que pueda reclamar salario, prestaciones o
liquidación final al terminar el contrato.

En este orden de ideas, es oportuno aclarar que bajo la figura del


contrato de prestación de servicios no existe obligación para el
contratante de responder por la afiliación y aportes a la seguridad social
del contratista ni a cumplir las garantías mínimas que son propias del
contrato de trabajo, pues como ya se expresó en líneas anteriores, los
contratos de prestación de servicios se encuentran regulados por las
normas del Código Civil y del Código de Comercio, más no por la
legislación laboral…14

6.- El contrato de prestación de servicios se termina por haberse cumplido con las
estipulaciones pactadas entre las partes, por acuerdo entre las partes o por la
decisión unilateral de cualquiera de ellas: en este contrato no existen causales
legales para darle por terminado, más que el incumplimiento de lo estipulado
entre las partes o la voluntad de ellas mismas; sin embargo, en caso que se de por
terminado de forma unilateral, se podrá reclamar el pago de las indemnizaciones
estipuladas en el mismo contrato a título de cláusula penal.

RECOMENDACIONES

Después del análisis realizado, se hacen las siguientes recomendaciones al consultante:

1) Conforme a la actividad para la cual se ha buscado los servicios del consultante, es a


todas luces más conveniente que la misma se realice mediante un contrato laboral escrito
a término fijo en la modalidad de obra o labor, ya que al estar regido por normas de la
legislación sustantiva laboral, generaría más garantías a favor de éste como trabajador y
sus intereses.

2) Sin embargo, en caso que el trabajador tenga interés en que el contrato a celebrarse
sea más laxo, por factores como la actividad u obra a desempeñarse, el tiempo requerido

14
Ministerio del Trabajo, Concepto 207209 de 2011.

12
para que ella se lleve a cabo y su forma de pago, puede optar de forma excepcional por un
contrato civil de prestación de servicios, que si bien no tiene un espectro tan amplio de
protección como el contrato laboral, es una herramienta en la práctica, satisface los
intereses de contratante y contratista, sin estar sometidos a normas tan rígidas como las
propias del Derecho Laboral.

En estos términos, rindo el concepto solicitado y estaré atento a resolver cualquier


inquietud adicional del caso en cuestión.

Atentamente,

Camilo Moncayo Restrepo Heidy Villota


Carnet xxxxxxxxxxxxxx Docente Asesora
Miembro Consultorios Jurídicos Universidad Mariana
Universidad Mariana Vo. Bo.

13