Está en la página 1de 15

1

Ignacio Larrañaga
________________________________________________________________________________
https://www.youtube.com/watch?v=0cstH2-DuPA

Nombre: Ignacio Larrañaga


Nacionalidad: Español
Profesión: Religioso Capuchino, escritor
religioso, fundador Talleres de
Oración y Vida T.O.V.
Residencia: Santiago de Chile
Testimonio
 Durante muchos años obtuvo una obstinada
batalla por desaparecer, por mantenerse
oculto, con un bajo perfil, navegando entre
un montón de personas. Un día escribió su
libro autobiográfico “La rosa y el fuego”,
donde narra apasionadamente cómo en la noche
de 1957, asomado a la ventana del convento,
tuvo una experiencia mística: un encuentro
con Dios, el amor de su vida.

 Una gratuidad infusa extraordinaria: se


superan todas las normalidades psicológicas.
No hay palabras ni maneras para explicarlo
ni para transmitir el contenido esencial de
ese fenómeno espiritual. Después supe que
aquello era una gracia o experiencia infusa
extraordinaria: repentina, desproporcionada
para la preparación que tenía (que no tenía
ninguna preparación), una experiencia infusa
-es decir, no es una sensación que viene
2
desde adentro por facultades psicológicas
especiales, no se trata de que uno se
envuelve en un fenómeno psicológico.

 Sino que todo lo contrario: la sensación


perceptiva y empírica es que viene de fuera
para adentro, por eso es infusa,
invadiéndome. Y es una experiencia
extraordinariamente viva, una sola vez en la
vida generalmente pero deja efectos para
toda la vida. Sí hay un recuerdo de ese
hecho a los 20 años que sucedió, produce
efectos parecidos al momento en que sucedió.

 Me sucedió porque no tuve parte en eso, se


realizó en mí. Algo completamente gratuito.
Que no depende de mí y viene de fuera para
adentro.

 ¿Qué se le reveló de Dios en ese momento, la


ternura, la grandeza, qué recuerda de esa
noche tan mágica? Es una sensación muy
difícil de explicar. Un gozo, un
desbordamiento, una embriaguez de ternura,
de amor, no hay palabras ni poesía que
pudiera describir aquello. Es una cosa
inenarrable e inefable. Pero
fundamentalmente es una invasión o mucho
más, una especie de embriaguez, de ternura,
de amor, de afecto, de dulzura: de sentirse
envuelto, compenetrado y arrebatado por el
amor como si fuese una ola inmensa. Son
palabras, maneras de decir, pero al final
hay que decir: era algo de eso, pero no era
nada de eso. Era otra cosa y mucho más.

 ¿Qué cambió en usted, en sus esquemas, en su


pensamiento, en su manera de obrar a partir
de esa noche? En la manera de orar. Hasta
ese momento mi oración era dirigida a Jesús,
yo me relacionaba en la oración con Jesús,
Él era el interlocutor de mi diálogo. A
3
partir de entonces, comenzó a ser el Padre,
Aquel que Jesús menciona constantemente: “El
Padre y yo somos uno”. Aquel Padre que se
supone es la fuente de todo amor y Él es
amor, y cambió en esa dirección el
interlocutor de la oración a partir de
entonces. Por otro lado, la visión general
del Evangelio y la religión cambió
completamente también: la dirección de todo
lo que he dado en estos 30 años nació en esa
noche. El amor gratuito y eterno de Dios,
que todo el Evangelio al final se resume en
la PALABRA AMOR. Hay que ver cómo Jesús nos
da el testamento final, mi último deseo es
que se dediquen a amarse unos a otros
mientras yo vuelva. Nos da la superación de
las leyes salvajes del corazón hasta llegar
a decir eso: amar al enemigo que está fuera
de todas las leyes del corazón humano, y
todos los pobres, desconocidos,
insignificantes y arrinconados son los
favoritos de Jesús. El amor es para los no
amados y Jesús fue buscando a los no amados.
Y así, una serie de elementos que están en
mis libros y derramados, explicados de otra
manera, a partir de esa experiencia.

 Apenas estaba iniciando su vida sacerdotal,


era organista en una parroquia, ¿qué caminos
siguen para usted a partir de entonces? A
partir de ahí más que nunca es una NECESIDAD
de comunicar al mundo la maravilla de Dios
como Dios Padre, Aquel que Jesús nos
presentó en este mundo, y de alguna manera
lanzarse al mundo desde donde quiera que
sea: Dios me abrirá las puertas para
anunciar el amor gratuito y eterno de Dios,
que sean como sean y hayan hecho lo que
hayan hecho SON AMADOS GRATUITAMENTE y como
Jesús nos dijo que los últimos serán los
primeros, el amor no se merece, no se
conquista, no se obtiene con buena vida ni
con buenas obras: simplemente se recibe
4
PORQUE ÉL ES ASÍ, por esencia y naturaleza
ES AMOR. Yo creí que toda la vida iba a
estar encima de un órgano en la Iglesia y me
daba pena de que esa fuese mi vida, no la
oportunidad de gritar ante el mundo cosas
que uno había sentido, y comencé a pedir a
las autoridades de mi Orden el deseo de ir a
alguna parte para ser Misionero como se
decía entonces. Y efectivamente después de
un año ya me lo permitieron. Luego estuve
trabajando 6 años en Chile, como todavía lo
estoy, y después Dios hizo, porque todo es
conducido por Dios, que yo también creara o
fundara una institución franciscana
-CEFEPAL- (Centro de Estudios Franciscanos y
Pastorales para América Latina), con lo cual
me metí en el Franciscanismo como estudio y
como escritor, sobre todo como divulgador
del Franciscano, del espíritu primitivo de

San Francisco de Asís, y así


comencé a recorrer. Dios me abrió esta
puerta y comencé a recorrer países: España,
Italia, etc. Y pasé insensiblemente a los
encuentros de experiencia de Dios. ¿De qué
manera? Mi trabajo fundamental en estos 30
años los encuentros de experiencia de Dios.
A la gente le parece que lo importante mío
es el escritor, no es así, lo importante mío
es el apóstol que va en los encuentros de
experiencia de Dios. Efectivamente estaba
con programas franciscanos en Sao Paulo,
dando a los capuchinos brasileños todo lo
que yo había estudiado del Franciscanismo
renovado, post-conciliar; y de pronto yo
veía que el tema era FRATERNIDAD Y ORACIÓN.
5
Comencé diciendo que fraternidad es
imposible sin Dios, porque todos los frailes
venían buscando a Jesús, entonces si Jesús
está vivo y presente la fraternidad es
posible, pero si Jesús no está vivo y
presente la fraternidad es una utopía.
Porque normalmente las personas se juntan y
viven por elementos comunes: primero el
sexo, formando la primera pareja; de ahí
viene la consanguinidad con los hijos; los
amigos o grupos de amigos, la afinidad, la
empatía, la simpatía, unos sí y otros no.
Pero los frailes no tienen ni lo uno ni lo
otro ni lo otro: tienen a Jesús, por Jesús
vinieron. Si Jesús es vivo la fraternidad
podrá ser. En esto se levanta el provincial
y me dice que les hable toda la semana de
Dios y ellos luego hablar toda la semana con
Dios. Y automáticamente acepté. En ese
momento ya había escrito “Muéstrame tu
rostro” y había tenido las experiencias,
pues dominaba la materia y era capaz de
estar una semana entera hablando de Dios, ya
tenía una preparación. Estos detalles te los
digo para que veas cómo Dios va llevando
todas las cosas de manera imprevista y de
esta manera nacieron los encuentros.

 A la semana siguiente se le dio el nombre de


Encuentros de Experiencia de Dios, hasta
ahora. 35 años después.

 ¿Ha saboreado también todo lo contrario, el


infierno de la amargura, la contradicción,
personalmente?. Naturalmente hay experiencia
también de eso. Por eso se escribe y se
escribe diríamos con practicidad, y por eso
toca al lector, y por eso lo leen así.
Efectivamente después de haber fundado este
grupo o equipo que se llamaba CEFEPAL, a
partir de ahí capuchinos y franciscanos
convivimos en un centro, cosa que en aquel
6
tiempo era inusitado e incomprensible.

 Usted dijo hay que orar sin ganas para tener


ganas de orar, ¿cómo es eso?. El ser humano
tiene esta realidad: cuanto menos come,
menos ganas de comer –sucede generalmente. Y
ahí viene la anemia y la atrofia, y otros
elementos. En la medida en que menos se ora,
Jesucristo comienza a desaparecer. No es que
desaparezca, pero la sensación perceptiva
que se tiene es que Jesús ya no es aquella
presencia permanente y vibrante, ya no es.
Cuando eso sucede, hay menos ganas de estar
con Él. Cuando menos ganas de estar con Él,
vienen los compromisos de afuera y
exteriores, y para estar con Jesús hay que
concentrarse. Es mucho más fácil atender a
los pobres y humildes, que estar 35 minutos
con Jesús a solas. Aquello es mucho más
fácil y la gente busca lo más fácil. Dios en
general da la sensación de que va
ausentándose cada vez más, distante, cuanto
menos se le trata Dios se va ausentando,
distanciándose, ya no hay ganas de estar con
Él, las ganas van desapareciendo y se trata
menos con Él. Y para no tratar con Él, uno
busca actividades exteriores a la vida. Y
lentamente ahí llega lo que yo llamo un
Jesucristo congelado o un Jesucristo
desencantado. No es que esté muerto, pero se
le dejó de cultivar esa amistad y Él como
que va desapareciendo.

 ¿Qué sentido tiene la castidad sin un


Jesucristo vivo? Pura represión. ¿Qué
sentido tiene perdonar al enemigo sin un
Jesucristo vivo? Pura represión. ¿Qué
sentido tienen las Bienaventuranzas? Pues
palabras sueltas y sin gran significado,
aparentemente contradictorias, hipérboles,
todo pierde sentido cuando Jesucristo no es
aquel ser resucitado, concreto y vivo que
7
aglutina y da sentido y capacidad de
perdonar, de sufrir, de tolerar, con
elegancia y paz, las dificultades y los
golpes de la vida; capacidad para comprender
y perdonar, para amar a los no amables.
Porque a los amables los ama todo el mundo,
con los simpáticos todo el mundo simpatiza,
no tiene ninguna gracia. Pero para ir
voluntariamente con un antipático o con un
no amable, hay que hacer una trasposición de
alguna manera: no me sale por gusto, VOY A
HACERLO POR JESÚS. O voy a imaginar que este
tipo antipático es Jesús y voy a tratarlo
como si se tratara de Jesús. Todo comienza a
animarse y a tener sentido con Él y en Él.

 ¿Qué pasa cuando hay una sequedad espiritual


instalada en la vida de la persona, cuando
ya Dios es totalmente insaboro? Existe el
peligro de que vaya desapareciendo la
amistad con el Señor, porque cuanto menos
estamos con Él menos ganas de estar con Él,
va desapareciendo y la gente se dedica a las
cosas exteriores de la vida, y no tiene vivo
y presente a Jesucristo. Para volver a ese
contacto, a ese encuentro con Dios, hay que
tener en cuenta que a veces no querer orar
son descuidos y otras veces también pueden
ser los fenómenos humanos, el de la aridez,
la sequedad y otras cosas peores como LAS
NOCHES OSCURAS DEL ESPÍRITU, que son peores
todavía, son más dificultosas, pueden
suceder. Pero son cosas transitorias. Llega
un momento como le sucedió a Santa Teresa:
dice que durante 14 años no podía hacer nada
si no tenía el libro adelante. Y a veces ni
teniendo el libro adelante podía hacer nada,
entonces se dedicaba a leer despacito y con
paciencia, nada más. ¡Imagínese, Santa
Teresa, con ser ella quien era!
8
 De manera que es normal que a una persona
orante le sucedan estos incidentes o
accidentes de la vida, como sequedad,
imposibilidad de orar, desgano, como una
repugnancia. Todo puede llegar, pueden
llegar verdaderamente situaciones que son
comparables casi con el infierno, como lo
hace San Juan de la Cruz, pero eso no es lo
ordinario: es a las personas santas, Dios
les envía pruebas purificadoras tremendas,
esa sensación de que todo es mentira, de que
estoy perdiendo el tiempo, como náusea y
asco por todo eso, eso puede venir, no es
frecuente, pero A LAS ALMAS MUY SANTAS LES
VIENEN ESTAS PRUEBAS PURIFICADORAS.

 En su libro “Muéstrame tu rostro”, uno se


maravilla por la forma como usted describe
las situaciones por las que pasamos la
mayoría de nosotros en esa búsqueda del
rostro del Señor, ¿qué tanto une la religión
y la psicología, qué tanto alcanzó a conocer
usted al ser humano para después poder
aconsejarlo en lo espiritual? Yo he sido muy
estudioso, no de cosas de iglesia ni
teología, he sido muy estudioso de
antropología, psicoanálisis, el origen del
mundo y de las cosas, los códigos genéticos,
biología molecular: lo he estudiado tanto o
más que la teología, aparte, solo. Eso me ha
dado en profundidad la visión del hombre,
hasta qué punto la libertad está
condicionada, hasta qué punto nosotros
hacemos lo que no queremos. Y un largo
etcétera. En mis libros está lo divino y lo
humano, y lo científico. Muchos piensan que
soy psicólogo o médico, porque hablo de
todas esas cosas, pero todas esas cosas
están estudiadas a fondo.
9
 Por el hecho de estar con Dios no he
descuidado las ciencias humanas, las he
acoplado y hecho una unidad, y la muestra
son todos los libros.

 ¿Qué tan limitado ha encontrado usted que es


el ser humano, precisamente para vivir una
vida equilibrada, para encontrar la paz,
para vivir el sufrimiento con sosiego? Hay
personas y personas. Eso depende de la
constitución genética y en eso NO TENEMOS NI
CULPA NI MÉRITO. Hay personas que recibieron
una naturaleza muy difícil para la
convivencia y la armonía, para la vida con
Dios. Hay que tener presente que parece que
hay personas que hubiesen venido a este
mundo TOCADOS POR DIOS, MARCADOS: esas
personas, por predisposición congénita de
personalidad, NO PUEDEN DEJAR A DIOS = hay
una atracción oscura, potente, intensa,
interior a Dios, muchas personas nacieron
con eso. Otras muchas personas nada, NO LES
IMPORTA NADA, NO SE EMOCIONAN NADA, no les
arrastra ni sienten necesidad de Dios. Los
que fueron como quien dice TOCADOS POR DIOS
y vinieron a este mundo con una
predisposición congénita de personalidad,
con un ATRACTIVO DIVINO, una SEDUCCIÓN que
es oscura –potente pero real hacia Dios, no
pueden vivir sin Dios toda su vida. Y caen
pero buscan. Y se levantan y buscan.

 Hay tipos de personas que nacieron con una


estructura de personalidad verdaderamente
desequilibrada, no patológicamente, pero sí
descontentas de todo, no se equilibran, no
se armonizan en la vida, a estas personas
hay que ayudarlas al máximo posible, con los
medios divinos y humanos. Les tocó una
naturaleza deficiente y se lo tienen que
arrastrar.
10
 Nosotros que estamos al frente de los demás
debemos tratar a esa clase de personas con
mucha misericordia, como Jesús: Él se fue
con esas personas, los no amados, para
llevarles el amor de Dios, con los carentes
de afecto, Jesús se fue con ellos y nosotros
también debemos ir. Pero ellos no tienen la
culpa de ser así, y toda la vida serán
conflictuados y difíciles.

 ¿Ahí es donde se espera la misericordia de


Dios? La misericordia de Dios, pero también
la misericordia tuya y mía, y los que
estamos de alguna manera al frente de otras
personas. Porque es mucho más agradable
hablar y tratar con un público que sea
verdaderamente inteligente, receptivo,
entusiasta. Pero aquellos otros que ni
entienden bien, y que por otra parte se les
ve rebeldes y tal, uno tiende a escaparse. Y
no –no hay que escaparse, hay que tener
paciencia y amor, y a ellos darles, porque
de otra manera pasarán la vida como
verdaderos desgraciados. Y sin culpa de
ellos, o muy poca culpa de ellos.

 Usted dice que hay que tenerles mucha


paciencia y comprensión, y una constante en
sus libros ES EL PERDÓN, ¿por qué el perdón
es tan importante para que la persona se
armonice y pueda pensar realmente en cosas
santas? Sí, el perdón puede ser un don. Hay
personas que no les cuesta nada perdonar. No
son eminentemente rencorosas, algo sentirán,
pero es que hay personas que nacieron
eminentemente rencorosas, y eso es terrible,
porque lo que sucedió hace 20 años lo
sienten ahora como si hubiese sucedido el
día de ayer. Y arrastran consigo amarguras.
Y no pueden olvidar. ¡Una pena! Y de
consiguiente se les hace muy difícil el
perdonar.
11
 NOSOTROS ENSEÑAMOS DIFERENTES MANERAS DE
PERDONAR, y les hace mucho bien, unas
simplemente de borrar/olvidar lo que ha
pasado, no es perdón propiamente pero tiene
todos los efectos del perdón –porque de otra
manera la herida se va abriendo más y más.
Si te han hecho una ofensa grave el día de
ayer y vienen las incomprensiones, te
resentirás. A mí me pasó: me vinieron un día
las incomprensiones de mi superior, del que
me correspondía a mí, el mío es el que
atacó, y desprestigió, hizo en cierto
sentido un daño.

 Entonces yo, dolorido, o dejo todo, o


sencillamente ME ENTREGO. Y tuve la gracia
de entregarme. Y supe por primera vez qué
significa ABANDONO, una de las grandes
doctrinas nuestras en los T.O.V. y en
general en mis libros. La doctrina del
abandono. Y yo entré en un proceso largo de
profundización de 6 años. Al mismo tiempo
que hacía mi trabajo, con aquella
persecución, pero que cesó. Fue para mí un
punto de partida para dar el salto A OTROS
NIVELES, en esos niveles me quedé yo.
Comencé a retirarme a la Cordillera de los
Andes, unas veces una semana, otras un día
entero. De esta manera fueron naciendo todos
los contenidos de mis libros y todo lo que
predico en mis encuentros de experiencia con
Dios, ahí todo fue madurando. Esa
experiencia era uno de tantos elementos en
la maduración que tuve en esos 6 años, CON
DOLOR, PERO SABIENDO ASUMIR EL DOLOR -SOBRE
TODO LA CIENCIA DE TRANSFORMAR EL DOLOR EN
AMOR. Y entonces se sana el corazón, no hay
rencor, no hay molestia, hay alegría de
trabajar, no le importa a usted si es o no
aceptado, entra en una gloriosa libertad de
los Hijos de Dios, hace el 100% de su parte
y el resultado lo deja en las manos de Dios.
12
Es una serie de cosas que la vida misma fue
enseñándome, con todo eso he hecho un
esquema de Dios que está en todos mis libros
y en los Talleres de Oración y Vida.

 Para muchos es muy doloroso aceptar LA


VOLUNTAD DE DIOS, llegar a decir como usted
TODO ESTÁ BIEN y quedarse tranquilo
dejándolo todo en manos de Dios,
¿particularmente para usted qué tan duro fue
este proceso de madurar la voluntad?
Evidentemente yo no lo sabía, en esa época
no había experimentado estas cosas, para mí
también era doloroso y cualquier cosa de
esas me hundía y me entristecía y me
derrotaba si se puede decir. A partir de
entonces, primero fui viendo y luego
practicando TODA LA DOCTRINA DEL ABANDONO y
lentamente, porque esto no se consigue en un
mes ni en un año, es un proceso lento y
largo. Llega un momento en que efectivamente
cualquier cosa que te suceda la tomas DE LA
MANO DE DIOS = TODO ES CONDUCIDO POR DIOS Y
QUE SE HAGA SU SANTA VOLUNTAD Y NO LA TUYA =
no te importa nada y todo está bien, no
existen los conceptos de ÉXITO o FRACASO.
Todo está bien. De mi parte hice todo lo
posible y lo demás lo dejé en las manos de
Dios.

 En su libro “La rosa y el fuego” usted es


muy sincero, dice por ejemplo que es usted
una persona muy tímida, que no tiene carisma
para los demás, que tal vez no resulta
simpática para los demás, pero dice yo me
siento muy cómodo conmigo mismo, así soy yo,
¿qué tanto se ha violentado a lo largo de su
vida para hablar con autoridad moral de
tantas cosas que conocemos a través de sus
libros maravillosos que son guías? Todo lo
que está escrito en esos libros de una
manera o de otra ha sido experimentado. Todo
13
lo que está con dimensiones diferentes y
raíces y circunstancias diferentes, todo lo
que está escrito como orientación vital y
doctrina, ha sido experimentado por mí en
ese proceso largo de 6 años. ¿Violentado?
Podríamos decir en los primeros tiempos,
porque no tenía ningún arma. Ahora tengo las
armas para defenderme a mí mismo y para que
nada ni nadie me haga daño, tengo las armas
del abandono, de unirme a Jesús en sus
dolores de la Pasión y en sus fracasos y
todo lo demás. Uno se siente sin miedo de
nada e íntimamente invencible, pero después
de MUCHOS años. En aquel tiempo no, yo me
sentí derrotado y humillado y enrabiado y
dudando qué hacer, si marcharme de aquí y
toda clase de locuras, una persona débil
como estaba yo porque no tenía todas estas
vivencias y sabidurías cualquier cosa le
derrota y estuve a punto de acabar con todo.

 Hablando de procesos de cambio, usted dice


que la palabra TOTAL no existe. Que una
persona no cambia nunca totalmente. ¿Por
qué? Porque el ser humano funciona a base de
lo que llamaríamos TENDENCIAS y las
tendencias son efecto de lo que llamamos los
CÓDIGOS GENÉTICOS, los cuales arman la
PERSONALIDAD. Y eso nos acompaña desde el
nacer hasta el morir, si no se hace un
proceso de liberación profunda. Si has
nacido nerviosa o irascible, vas a morir
nerviosa o irascible si no haces un largo
trabajo de purificación. Si has nacido
egoísta, egoísta vas a morir. Son raíces que
vienen desde los códigos genéticos y QUE NOS
HACEN HACER LO QUE NOSOTROS NO QUEREMOS. Y
todos tenemos cualidades, defectos y
limitaciones. El problema es cómo ir
suavizando esos defectos en la vida.
14
 Nosotros entregamos la maravillosa doctrina
de ¿QUÉ HARÍA JESÚS EN MI LUGAR? que es
verdaderamente un principio absoluto y
universal. Supongamos que soy irascible,
rencoroso, tengo limitaciones de esas: con
cada una hay que ir lentamente dejando de
ser como YO SOY para ser COMO JESÚS. Es un
proceso pascual y cristificante, un proceso
lento y con muchas contra-marchas, en que
todo lo que emerge de los códigos genéticos
se puede ir suavizando y se puede ir
alterando, hasta adquirir una personalidad
armoniosa, pacífica y controlada sobre todo.

 Usted es una autoridad en materia de


oración, de hecho tiene los Talleres de
Oración y Vida, tiene cantidad de oraciones
y manuales de oración. ¿Cómo fue madurando
en usted, para enseñarnos a todos nosotros,
ese modo de orar y llegar eficazmente a un
encuentro con Dios? En esos 6 años. Yo miro
de este momento hacia atrás y me doy cuenta
de la pedagogía que ha traído. Dios me
hundió en una serie de disgustos y
humillaciones, y de ahí partieron esos 6
años que fueron de maduración, de
espiritualización y de toda esta doctrina,
de todas estas modalidades de orar –fue lo
que experimenté yo. Fui haciendo para poder
orar convenientemente y todo eso lo puse
después en los libros. Y lo que experimenté
fueron en esos 6 años de transfiguración,
emergió todo de terribles golpes y de
terribles disgustos que por la misericordia
de Dios no me hundieron. Yo, poquito a
poquito, no fue de la noche a la mañana,
comencé a superarlo todo, con todas esas
doctrinas y modalidades de orar.
15
 ¿Usted considera que es necesario llevar un
proceso, una metodología y unos esquemas en
la oración, basarse en manuales? ¿La oración
debe ser así? Efectivamente, tengo manuales,
organización y metodología, PERO no hay que
olvidarse que LA ORACIÓN ES DON Y GRACIA. EL
DON DE LA ORACIÓN. Desde los días de San
Agustín viene repitiéndose que la vida con
Dios es una convergencia entre la gracia y
la naturaleza. La gracia depende de Él y la
naturaleza somos nosotros. Y Él puede dar
dones, pero yo con mi orden, disciplina,
método, paciencia y perseverancia puedo ir
acoplándome a la gracia, ayudándole a la
gracia si se puede decir y coordinando la
gracia de la oración que Dios me da y yo voy
colocando metodología. Lo divino y lo humano
van tomados de la mano, los dos confluyen
para que una persona llegue a ser un alma de
oración. POR EXCEPCIÓN, PUEDE HABER GRACIAS
INFUSAS EXTRAORDINARIAS, como la que
describo ahí. En eso de la naturaleza no
depende nada, depende exclusivamente de la
gracia, pero pocas veces. Normalmente el
juego es entre la gracia y la naturaleza.
Con metodologías y maneras diferentes de
orar, con modalidades, estamos ayudando a la
gracia para formar un alma de oración, una
persona de oración, que la oración resulta
ser el oxígeno que respira y que da estilo y
vida a esta persona. Y una oración cristo-
céntrica y cristificante, una oración que
nos haga Cristos, que comencemos a sentir
como Jesús sentía, pensar como Jesús
pensaba, reaccionar como Jesús reaccionaba,
la dulzura y la bondad de Jesús, la
paciencia de Jesús, la fortaleza de Jesús,
vamos entrando en todo eso hasta que
entregamos a la sociedad mujeres y hombres
que verdaderamente son una REPRODUCCIÓN DE
CRISTO JESÚS. Y la misma valentía, elegancia
espiritual y dulzura, paz y amor, sobre
todo.

También podría gustarte