Está en la página 1de 59

ISSN 0251-1584

Organización Revista internacional

211
Vol. 53
de las Naciones Unidas de silvicultura
para la Agricultura e industrias
2002/4
y la Alimentación forestales

Redactora: A. Perlis
Junta Consultiva sobre Política de Edición,
Departamento de Montes:
Índice
J. Ball, C. Holding-Anyonge, R.M. Martin,
M. Morell, C.T.S. Nair, C. Palmberg-Lerche,
A. Perlis, L. Russo, O. Souvannavong, Editorial 2
T. Vahanen, M. Wilkie
Asesores regionales: M.A. Trossero
H. Abdel Nour, C. Carneiro, P. Durst, P. Koné, Dendroenergía: perspectivas de futuro 3
E. Pepke
Edición, compaginación, elaboración gráfica D. Thrän
y composición electrónica: Terminología, información, estadísticas y normas sobre dendroenergía 10
Grupo Editorial, Dirección de Información
de la FAO.
E.M. Remedio
Unasylva es una publicación trimestral en La dendroenergía y los sistemas de subsistencia:
español, francés e inglés. Precio de suscripción: un estudio de caso de Filipinas 13
un año, 40 dólares EE.UU. Los pedidos pueden
pagarse al Grupo de Ventas y Comercialización, J. Domac
FAO, Viale delle Terme di Caracalla, 00100
Roma, Italia, o a los Puntos de venta de Bioenergía y generación de empleo 18
publicaciones de la FAO que figuran en la parte
interna de la cubierta posterior. A. Koopmans
Energía de la biomasa, contaminación atmosférica interior y salud 20
Se autoriza la reproducción y difusión de
material contenido en este producto Dendroenergía, sumideros de carbono y cambio climático mundial 22
informativo para fines educativos u otros fines
no comerciales sin previa autorización escrita G.P. Horgan
de los titulares de los derechos de autor,
siempre que se especifique claramente la Economía de la dendroenergía 23
fuente. Se prohíbe la reproducción de material
contenido en este producto informativo para A. Faaij
reventa u otros fines comerciales sin previa El comercio internacional de biocombustibles 28
autorización escrita del Jefe del Servicio de
Gestión de las Publicaciones de la Dirección
de Información de la FAO. P. Girard
Los artículos expresan las opiniones de sus Producción y uso del carbón vegetal en África 30
autores y no representan necesariamente las de
la FAO. H.E. Stassen
Las denominaciones empleadas y la forma en que Nuevas tecnologías de producción de carbón vegetal 34
se presentan los datos no implican, de parte de la
FAO, juicio alguno sobre la condición jurídica de
países, ciudades y zonas, o de sus autoridades, ni R. Drigo, O.R. Masera y M.A. Trossero
respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. WISDOM: una representación cartográfica
Las publicaciones de la FAO que aparecen en de la oferta y la demanda de combustibles leñosos 36
los avisos de Unasylva pueden adquirirse en los
Puntos de venta de publicaciones de la FAO.
La FAO satisfará los pedidos provenientes de A. Whiteman, J. Broadhead y J. Bahdon
países donde no los haya. Los pedidos han de Revisión de las estimaciones de FAOSTAT
dirigirse al Grupo de Ventas y Comercialización, relativas al combustible de madera 41
Dirección de Información, FAO, Viale delle
Terme di Caracalla, 00100 Roma, Italia. G.J. Kamwenda
Tel.: (39) 06 57051;
Fax: (39) 06 5705 3360; Los sistemas agrosilvopastorales ngitili
Télex: 625852/625853/610181 FAO I en la República Unida de Tanzanía 46
Correo electrónico: publications-sales@fao.org
Actividades forestales de la FAO 51
Foto de la cubierta: Producción de harina de El mundo forestal 55
pescado mediante el uso de la dendroenergía.
M.A. Trossero Libros 57
2

EDITORIAL

Dendroenergía

Dos decenios han transcurrido desde la última vez que Unasylva carbón vegetal y la aplicación de prácticas y reglamentaciones
dedicó un número (Nº 133, 1981) a la dendroenergía, o energía adecuadas de gestión forestal.
producida por la madera. La preocupación central era entonces Para determinar los lugares en que hay riesgo de
la escasez de leña: en un informe a la Conferencia de las Nacio- sobreexplotación de recursos forestales y arbóreos, la FAO ha
nes Unidas sobre Fuentes de Energía Nuevas y Renovables, 1981, elaborado un nuevo instrumento de planificación llamado Carto-
la FAO preveía que en 2000 casi 2 800 millones de personas en grafía integrada de la oferta y la demanda de combustibles leño-
las regiones en desarrollo padecerían un déficit de leña, y que sos (WISDOM). Según la describen R. Drigo, O.R. Masera y
para 356 millones tal escasez sería aguda. Otras organizaciones M.A. Trossero, dicho instrumento combina la información geo-
estaban también alarmadas. gráfica sobre producción y consumo de combustibles leñosos
Por fortuna, estas predicciones no se han cumplido, y se ha para precisar las zonas en que es preciso intervenir para asegurar
progresado hacia la solución de algunos de los problemas rela- la sostenibilidad del uso de tales combustibles.
tivos al uso de la dendroenergía en los países en desarrollo. Durante más de medio siglo, la FAO ha recopilado y publicado
Subsisten ciertos problemas, tales como la deficiente gestión estadísticas sobre producción y comercio de productos foresta-
de los recursos, el trabajo que supone la recolección de leña les, entre ellos combustibles leñosos. Las estadísticas correspon-
(realizado sobre todo por mujeres y niños), la irregularidad del dientes en FAOSTAT, base de datos estadísticos de la FAO, se
comercio y los problemas de contaminación y salud resultantes han revisado recientemente mediante métodos mejorados de
de la transformación ineficiente de la leña. La capacidad nacio- estimación de datos no disponibles. A. Whiteman, J. Broadhead
nal para promover y regular sistemas de dendroenergía (es decir, y J. Bahdon describen los modelos usados para la revisión, y
todas las etapas en la producción, preparación, transporte, muestran cómo las revisiones influyen sobre las tendencias.
comercialización y uso de combustibles leñosos para su conver- Contribuciones breves dispersas en el número tratan de te-
sión en energía) es todavía débil en la mayoría de los países. mas como terminología de la dendroenergía (D. Thrän);
Este número empieza con una visión general, por M.A. Trossero, dendroenergía y cambio climático; nuevas tecnologías de fa-
de los problemas y las oportunidades que se presentan al sector bricación de carbón vegetal (H. Stassen); y evolución del co-
dendroenergético, no sólo en los países en desarrollo, que nece- mercio internacional de combustibles leñosos, en particular
sitan todavía combustibles leñosos en gran medida, sino también en países industrializados (A. Faaij).
en los países industrializados, que están adoptando nuevas polí- Por último, fuera del tema general del número, un artículo de G.
ticas energéticas y medioambientales orientadas a los combus- Kamwenda describe el sistema agrosilvopastoral ngitili en la
tibles renovables como alternativa a los combustibles fósiles. República Unida de Tanzanía, sistema indígena para paliar la
A continuación, E. Remedio examina los estilos de vida en escasez de piensos en la estación seca e impedir la degradación
relación con la dendroenergía en la ciudad y la provincia de del medio ambiente. El sistema consiste en cercar un espacio de
Cebú, Filipinas, donde el consumo, la producción y el comercio vegetación permanente durante la estación lluviosa y abrirlo al
de leña y carbón vegetal tienen una larga tradición y siguen pastoreo en el centro de la estación seca.
siendo importantes pese a la rápida urbanización. El artículo de
Remedio tiene como complemento textos más breves sobre Las políticas dendroenergéticas deben ser globales; tienen que
bioenergía y generación de empleo (J. Domec) y los problemas tener en cuenta factores socioeconómicos, culturales y
de contaminación del aire interior y salud derivados del uso de medioambientales, para evitar, por ejemplo, los problemas de
combustibles leñosos y las maneras de paliarlos (A. Koopmans). deforestación y degradación forestal que han causado a veces los
Aunque a veces se necesitan subvenciones e incentivos para incentivos para la promoción de combustibles leñosos. Los pro-
promover el uso de combustibles leñosos, en algunas situaciones gramas dendroenergéticos deben integrarse en programas fores-
la dendroenergía puede ser económica. G. Horgan examina la tales nacionales y coordinarse con otros sectores. Es preciso que
economía de la opción por combustibles leñosos en diferentes representen toda la gama de intereses públicos y privados y que
contextos de hogares e industrias. estén concebidos a la medida de las necesidades específicas de
El uso de carbón vegetal ha preocupado a los ecologistas por la región, el país o la comunidad de que se trate.
la sobreexplotación potencial de recursos forestales y la Los problemas del uso de combustibles leñosos se relacionan a
deforestación. Con la creciente urbanización de África, P. Girard menudo con el problema de la pobreza. La movilización de fondos
nota una evolución hacia un mayor uso del carbón vegetal en para iniciativas dendroenergéticas sigue siendo la gran tarea pen-
lugar de la leña para cocinar y calentar los hogares. Propone dos diente. Se necesitan inversiones sobre todo en las zonas rurales en
maneras de evitar los problemas derivados del carbón vegetal, que la leña y el carbón vegetal son la principal fuente de energía
a saber el uso de residuos de elaboración de la madera para hacer y pueden ser un motor para la elevación del nivel de vida. ◆
3

Dendroenergía: perspectivas de futuro


M.A. Trossero

H
Panorama de las cuestiones ace algunos años, el sector tal; transformación ineficiente de la leña
relacionadas con el combustible energético inició una «revolución en los hogares y las pequeñas industrias
de madera en los inicios del siglo silenciosa» a raíz de las políticas familiares, que provoca contaminación y
XXI: problemas y oportunidades. de desregulación y liberalización adoptadas problemas de salud, así como cuestiones
en la mayoría de los países, a las que de género y asuntos normativos, por men-
siguieron más recientemente reformas cionar sólo algunos.
encaminadas a la protección del medio Además, han aparecido nuevos proble-
ambiente y la reducción de la pobreza. Los mas relacionados con la utilización indus-
grandes organismos de servicio público han trial de los combustibles de madera como
sido fragmentados y privatizados y se han consecuencia de la formulación de nuevas
acometido nuevos proyectos e iniciativas políticas energéticas, ambientales y fores-
energéticos más modestos haciendo uso de tales encaminadas a fomentar el empleo
los conocimientos, mano de obra, de madera (y otros tipos de biomasa) para
instalaciones e infraestructuras locales, así la producción de energía. Por ejemplo, la
como recursos (como los subproductos) que capacidad de los países para promover y
antes no se utilizaban. Esta «revolución» ha regular los sistemas de dendroenergía es
hecho surgir nuevas oportunidades de todavía escasa en casi todas partes; se han
desarrollo de la energía renovable en ge- suscitado preocupaciones sociales y eco-
neral y de la dendroenergía en particular. Así nómicas en muchas zonas respecto del uso
pues, el panorama ha cambiado en los dos de la madera como combustible y de su
decenios transcurridos desde que Unasylva competencia con otros usos; el comercio
dedicó un número (Nº 133, 1981) a aspectos internacional de combustibles de madera
y problemas relacionados con los (incluidos los nuevos biocombustibles lí-
combustibles de madera. quidos) está creciendo con rapidez en mu-
Los cambios no han ocurrido solamen- chas partes del mundo (véase el artículo
te en los países en desarrollo (como de A. Faaij) pese a que no existen todavía
Brasil, que inició el desarrollo de la normas para su comercialización; y se está
bioenergía como una solución energéti- desarrollando nueva tecnología, pero su
ca local), pues países industrializados transferencia a los usuarios principales
como Alemania, Austria, Canadá, Fin- sigue siendo un reto formidable para los
landia, Países Bajos, Suecia y los Esta- encargados de formular las políticas y
dos Unidos han adoptado también nue- adoptar las decisiones.
vas políticas energéticas con una La dendroenergía está penetrando poco
utilización creciente de la dendroenergía a poco en los nuevos mercados de la ener-
entre sus productos energéticos. gía de los países industrializados como
Sin embargo, la mayor parte de los vie- una fuente de energía limpia y disponible
jos problemas asociados con la den- localmente. Entretanto, los combustibles
droenergía –relacionados con la produc- a base de madera siguen siendo la fuen-
ción y gestión de recursos para la obtención te predominante de energía para más de
de leña y carbón vegetal y su utilización 2 000millones de personas pobres de los
por los sectores más pobres de la pobla- países en desarrollo. En esos países, los
ción– no han sido superados todavía. Tam- combustibles de madera no sólo son vita-
poco se han modificado las principales les para la nutrición de las familias rurales
preocupaciones de las organizaciones y urbanas, sino que a menudo lo son tam-
públicas y privadas que trabajan en este bién en las industrias de elaboración de
Miguel Ángel Trossero es oficial campo: gestión insuficiente de las fuentes alimentos para hornear, fermentar, ahu-
forestal superior en la Dirección de
Productos Forestales, Departamento
de suministro de combustible de madera; mar y curar distintos productos, así como
de Montes de la FAO, Roma. comercio informal de leña y carbón vege- para producir electricidad.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


4

La dendroenergía se está SITUACIÓN ACTUAL DE LA


introduciendo en los
nuevos mercados de
DENDROENERGÍA
energía de los países Colmar las lagunas de información
industrializados como La información de que se dispone es de-
una fuente de energía
limpia y disponible
masiado limitada para poder analizar de
localmente. En la forma exhaustiva la situación de la
fotografía, producción de dendroenergía. En razón de la naturaleza
gránulos de madera en
los Países Bajos
descentralizada de los sistemas de
dendroenergía y de la falta de capacidad
En los países en nacional, las estadísticas forestales y ener-
desarrollo el combustible géticas pocas veces ofrecen el mismo ni-
de madera sigue siendo vel de detalle sobre el consumo de com-
una fuente de energía
bustible de madera que sobre otras fuentes
M.A. TROSSERO

preponderante; grandes
montones de residuos de de energía convencionales o sobre los pro-
madera para alimentar ductos forestales. Por otra parte, la inexis-
esta caldera para la
producción de tencia de una terminología, definiciones,
electricidad, Honduras unidades y factores de conversión unifor-
mes dificulta la tarea de agregar y compa-
rar los datos existentes. La FAO, a través
de su Programa de dendroenergía, junto
con muchas otras organizaciones y con el
apoyo financiero del programa conjunto
Comunidad Europea-FAO, Programa de
ordenación forestal sostenible en los paí-
ses ACP africanos, se esfuerza desde hace
varios años por ayudar a fortalecer las ca-
pacidades nacionales y actualizar y mejo-
rar los sistemas de información sobre
M.A. TROSSERO
M.A. TROSSERO

dendroenergía a nivel nacional e interna-


cional.
Como resultado de este proceso, se ha
elaborado una terminología unificada
El análisis de diferentes hipótesis ener- madera en los países en desarrollo se está sobre dendroenergía para facilitar el in-
géticas respecto de los países desarrolla- compensando en gran medida con el in- tercambio de datos entre las principales
dos y en desarrollo (FAO, 1998; AIE, 2002) cremento de su utilización para producir organizaciones nacionales e internaciona-
pone de manifiesto que la demanda de energía industrial (calor y electricidad) en les. Se está distribuyendo la publicación
combustibles de madera seguirá siendo muchos países desarrollados, en razón de Guide for woodfuel surveys, y se están
fuerte durante muchos años. Esto es así, consideraciones ambientales. reuniendo y cotejando en una base de da-
aun cuando se prevé que disminuirá la parte Cabe pensar que los avances en los co- tos el Sistema de información sobre la
correspondiente a los combustibles de nocimientos y la tecnología, unidos a la dendroenergía, datos ya existentes y otros
madera en la demanda total de energía y aplicación de nuevas políticas, contribui- nuevos procedentes de distintas fuentes
pese a que la mayor parte de los países en rán a conseguir sistemas de dendroenergía como FAOSTAT (la base de datos estadís-
desarrollo han adoptado políticas energé- más sostenibles y rentables1 y a mitigar la
ticas dirigidas a promover el uso de otras pobreza, especialmente en las zonas po-
opciones en los hogares, como el gas li- bres de los países en desarrollo en los que 1
Los sistemas de dendroenergía consisten en todos
cuado de petróleo (GLP), el gas embote- no se ha explotado todavía el gran poten- los pasos (procesos y operaciones unitarios) que
comporta la producción, preparación, transporte,
llado y el queroseno. Además, la reduc- cial de la dendroenergía, o en los que es mercadeo, comercio y utilización de combustibles
ción del consumo de combustible de posible establecer plantaciones forestales. de madera para su transformación en energía.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


5

ticos de la FAO), el Anuario sobre energía combustibles de madera proporcionan y Alemania hacen un uso limitado de los
de las Naciones Unidas y la serie de estu- más del 70 por ciento de la energía y en 13 combustibles de madera, en tanto que en
dios regionales de la FAO titulada “Wood de ellos el 90 por ciento o más. Finlandia, Suecia y Austria la
Energy Today for Tomorrow”. En los países desarrollados, los com- dendroenergía satisface el 18, 16 y 12 por
Las estadísticas sobre el combustible de bustibles de madera representan solamen- ciento de la demanda, respectivamente
madera que figuran en el Sistema de infor- te el 2 por ciento del consumo total de (FAO, 1997a). Desde 1990, Francia es el
mación sobre la dendroenergía difieren de energía (alrededor de 5 400 petajulios [PJ] mayor consumidor de dendroenergía de
las de FAOSTAT en el sentido de que in- [1 PJ = 1015 julios, el equivalente a la la Unión Europea (UE), con 370 PJ, pese
cluyen estadísticas sobre el licor negro, energía producida con 100 000 m3 de a lo cual el combustible de madera en
un subproducto derivado de la fabricación madera]). Esta contribución aumenta al Francia representa solamente el 4 por cien-
de pasta y papel utilizado para generar 14 por ciento si se tienen en cuenta otros to del suministro total de energía, debido
energía para esas industrias. El licor ne- biocombustibles, lo que supone alcanzar a la magnitud de la demanda total de ener-
gro produce una gran cantidad de energía una proporción similar a la de otras fuen- gía del país. También Alemania es un im-
y su inclusión en la base de datos es im- tes convencionales de energía como el portante consumidor de dendroenergía,
portante para estimar la contribución del carbón, el gas y la electricidad (FAO, con 184 PJ, aunque la dendroenergía sola-
combustible de madera a la producción 2002; AIE, 1997). mente aporta el 1,2 por ciento de la ener-
total de energía. Sin embargo, no se inclu- El consumo de dendroenergía en los gía primaria utilizada. En muchos países,
ye en las estadísticas sobre productos fo- países desarrollados también varía consi- especialmente los de la ex Unión Soviéti-
restales de FAOSTAT porque, al tratarse derablemente de un país a otro. En Euro- ca, no existe información sobre la
de un derivado de otros productos de la pa, por ejemplo, el Reino Unido, Bélgica dendroenergía.
madera, su inclusión daría lugar a un do-
ble recuento. 1
Recientemente se han revisado las es- Distribución del Países desarrollados
ex URSS Países en
consumo de 1,9% de Oceanía 1,2% desarrollo de
tadísticas sobre el combustible de made- dendroenergía por Oceanía 0,3%
ra contenidas en FAOSTAT con un nuevo regiones Europa
8,5% Asia
método utilizado para elaborar estima- 43,6%
América
ciones sobre los países que no han apor- Latina y el
Caribe 11,7%
tado datos nacionales (véase el artículo
de Whiteman, Broadhead y Bahdon). Las
nuevas estadísticas indican que el consu-
mo mundial de combustible de madera
es más elevado de lo que se creía y que su América del Norte
11,8%
utilización crece con mayor lentitud de
lo previsto.
África
21,1%
¿Qué proporción del suministro
Fuente: Sistema de información sobre dendroenergía de la FAO.
mundial de energía procede de la
madera?
A escala mundial, los combustibles de
%
madera representan alrededor del 7 por
100
ciento del consumo mundial de energía
primaria. La mayor parte del consumo de
combustible de madera (el 76 por ciento) 80
tiene lugar en los países en desarrollo, en
los que vive en torno al 77 por ciento de la
60
población mundial. El 44 por ciento del
consumo de este combustible correspon-
de a los países asiáticos (Figura 1). 40
En los países en desarrollo, la
dendroenergía representa aproximada- 20
mente el 15 por ciento del consumo total
de energía primaria, aunque esa cifra en-
mascara diferencias en los niveles 0
a SS el nía
ica As
ia nía tin
a rop UR ad ea
subregional y nacional (Figura 2). Por Áfr ea La ribe Eu ex ric Norte Oc
Oc ca a m é
ejemplo, en 34 países de esas regiones los éri l C A
Am y e

Países en desarrollo Países desarrollados

2 Dendroenergía Otros tipos de energía primaria (combustibles fósiles, energía hidroeléctrica


Parte correspondiente al y energía nuclear)
combustible de madera en Fuente: Sistema de información sobre dendroenergía de la FAO.
la energía total

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


6

3
% Consumo de
100 combustible de madera
y de madera

80

60
tos, de las podas y otros residuos leñosos
recolectados en los bosques, de las tierras
arboladas y de los árboles de las exporta-
40 ciones agrícolas. En muchas zonas, una
parte sustancial de los combustibles de
madera proviene de la biomasa producida
20
en las operaciones de desmonte, cuando
los bosques y las tierras arboladas se trans-
0 forman en exportaciones agrícolas. Tam-
a SS rte nía bién se obtiene un volumen considerable
ica As
ia nía tin
a rop UR No ea
Áfr ea La ribe Eu ex el Oc
Oc ca a d de combustible de madera de los árboles
éri l C ric
a
Am y e Amé plantados en tierras marginales y de culti-
Países en desarrollo Países desarrollados vo en el marco de sistemas agroforestales
(FAO, 1996).
Combustibles de madera Madera Sin embargo, en aquellos lugares en los
Fuente: Sistema de información sobre dendroenergía de la FAO.
que tiene lugar un aprovechamiento in-
tensivo de los combustibles de madera,
por ejemplo en el entorno de los grandes
¿Qué cantidad de madera se utiliza Bangladesh, Camboya, Nepal y el Pakistán centros urbanos y en zonas con una gran
para producir energía? (FAO, 1997b). concentración de actividades comerciales
Alrededor del 60 por ciento de la madera La escasez de datos sobre el combusti- como la fabricación de ladrillos, la quema
extraída de los bosques y los árboles fuera ble de madera hace difícil evaluar la fiabi- de cal y la producción de azúcar, la pre-
del bosque a escala mundial se utiliza con lidad de esas cifras e impide comprender sión sobre las fuentes de suministro de leña
fines energéticos. En otras palabras, el adecuadamente la contribución de la puede ser muy intensa, con la consiguien-
combustible de madera es uno de los prin- dendroenergía en relación con la energía te deforestación y/o pérdida de vegetación.
cipales productos de los bosques y los ár- procedente de otras fuentes. La naturale- En esas zonas hay escasez de leña y car-
boles. En tanto que solamente el 30 por za incompleta y errónea de las estadísticas bón vegetal y se produce el agotamiento
ciento la madera producida en los países nacionales en materia de energía se tradu- de las existencias de madera. Aunque no
desarrollados se destina a usos energéti- ce en unos escenarios energéticos parece que haya problemas en el suminis-
cos (el 33 por ciento en Europa y el 29 por distorsionados a escala nacional, regional tro de leña para cocinar en el hogar, espe-
ciento en América del Norte), en los paí- e internacional. De ahí la importancia de cialmente en las zonas rurales, en deter-
ses en desarrollo la proporción es del 80 prestar asistencia a los países para que minados lugares como Haití, el altiplano
por ciento. En África, Asia y América mejoren sus sistemas nacionales de infor- andino y los países sahelianos, así como
Latina los combustibles de madera repre- mación sobre dendroenergía. en torno a las grandes ciudades, como las
sentan el 89, 81 y el 66 por ciento, respec- capitales del Sudán, el Senegal, Sierra
tivamente, del consumo total de madera SISTEMAS DE DENDROENERGÍA Leona y Honduras, existe una preocupan-
(Figura 3). SOSTENIBLES te presión sobre los recursos forestales.
A nivel nacional, la proporción de com- ¿Son los sistemas de dendroenergía No es posible, por tanto, hacer generaliza-
bustibles de madera en el consumo total ambientalmente sostenibles? ciones acerca de la sostenibilidad del uso
de madera oscila entre solamente el 22 En un lugar determinado existen muchas del combustible de madera a nivel local
por ciento en Malasia (porcentaje similar fuentes distintas de combustibles de ma- sin realizar un análisis minucioso sobre el
al de Europa) y el 98 por ciento en dera. Pueden proceder de árboles muer- terreno.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


7

La «crisis de la leña» que nunca llegó

Durante la crisis del petróleo de los años si- cial mujeres y niños) hace leña principal- Sin embargo, asegurar un suministro sos-
guientes a 1980, cuando tuvo lugar la Confe- mente de madera «muerta», ramas secas y tenible de leña para los más pobres del tercer
rencia de las Naciones Unidas sobre fuentes broza. Se produce mucha leña de árboles mundo sigue siendo un problema grave. Por
de energía nuevas y renovables (Nairobi, plantados con cultivos agrícolas (agrosil- ejemplo, debería prestarse hoy más atención
1981), muchas organizaciones internaciona- vicultura), huertos de frutales, arboledas al creciente consumo de carbón vegetal aso-
les se empeñaron en alertar sobre otra poten- comunales, tierras próximas a las casas y ciado a los procesos de urbanización (véase el
cial crisis de energía: la «crisis de la leña» los edificios comunales (por ejemplo, huer- artículo de P. Girard), ya que las actuales
que afectaría a los suministros diarios de tos familiares) y terrenos públicos (a lo lar- prácticas y técnicas de fabricación de carbón
energía de aproximadamente la mitad de la go de carreteras, canales y ríos) (véase la ejercen una fuerte presión sobre los recursos
población mundial, principalmente los po- figura). Además de los árboles, se aprove- forestales y arbóreos. Se sabe también que la
bres del tercer mundo. Muchos estudios esti- chan también para leña otras plantas leño- recogida de leña es una causa de deforestación
maban que las tendencias del consumo de sas, matorrales y arbustos. en torno a las principales ciudades y en espe-
leña no serían sostenibles con las fuentes exis- Otras procedencias importantes de la leña cial cerca de los campos de refugiados.
tentes de suministro y pronosticaban para son los residuos de actividades de extracción Los problemas de la leña deben conside-
los años próximos graves problemas de esca- y elaboración de la madera, así como la ma- rarse parte integrante del problema de la
sez de leña (FAO, 1983). Varios factores con- dera recuperada de vertederos urbanos y pobreza. Todos los esfuerzos realizados has-
tribuyeron a esta percepción: precios altos actividades de construcción, fuentes que son ta ahora para mejorar la situación
del petróleo, rápido crecimiento de la pobla- importantes sobre todo para los usuarios dendroenergética en los países en desarro-
ción, deforestación de muchos bosques y di- urbanos. Además, un volumen importante llo mejorando los recursos leñosos, promo-
fícil acceso a otras fuentes de energía. de leña y carbón vegetal se obtiene a partir viendo estufas mejoradas y reforzando la
Con estas premisas, se creía que el uso de la de subproductos de operaciones de corta o capacidad nacional e internacional son una
leña y el carbón vegetal era una causa irrepa- desmonte para convertir bosques en tierras simple gota en el océano en comparación
rable de deforestación en torno a las zonas de cultivo, cultivos migratorios, plantacio- con la magnitud y la importancia de los pro-
urbanas y periurbanas, especialmente en nes u otros usos de la tierra. blemas que esperan solución.
zonas frágiles y sobre todo en los países
sahelianos. Se consideraba así el uso de la leña Oferta de combustibles
como impulsor de un círculo vicioso de po- leñosos por tipos de
tierra, Viet Nam
breza y degradación de recursos naturales. Plantaciones industriales
Sin embargo, la «crisis de la leña» no lle- 10%
Árboles dispersos
gó: la alarmante situación deficitaria de leña 42%
pronosticada para muchos países en desa-
rrollo en los años ochenta no tuvo lugar. Se Plantaciones
20%
entendió más tarde que las predicciones se
debían a una comprensión limitada y erró-
nea de la dinámica de los sistemas dendro-
energéticos. En particular, era erróneo el
supuesto de que los recursos forestales eran
las principales fuentes de suministro de leña
y carbón vegetal.
Estudios realizados por la FAO después Bosques
degradados y otros
de la Conferencia de Nairobi mostraron que 28%
se obtienen materiales de combustibles le-
Fuente: Datos del Programa regional de la FAO para el desarrollo de la
ñosos de muchas fuentes, y no sólo de los dendroenergía en Asia (www.rwedp.org).
bosques. Se comprobó que la gente (en espe-

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


8

4
Fuentes de suministro de
combustible de madera

Árboles y arbustos de los bosques y tierras no forestales

Madera para usos Madera para


aumentado de tal forma su eficiencia y
no energéticos usos energéticos productividad energéticas que producen
excedentes de electricidad que pueden
Industria: vender a la red pública de abastecimien-
industria mecánica de la madera, to. Esta es otra fuente de energía basada
fábricas de pasta y papel, etc.
en la madera disponible localmente, res-
Productos a base
petuosa con el medio ambiente y eficaz
de madera en cuanto al costo.
En muchos casos no existen todavía da-
Sociedad: tos para analizar el flujo del combustible
usuarios de productos de madera en zonas determinadas, y su ob-
a base de madera
tención es costosa y requiere personal ca-
lificado. Por esa razón, la FAO ha elabora-
Combustible de Combustible de Combustible de do la Cartografía integrada de la oferta y la
madera recuperado madera indirecto madera directo
demanda de combustibles leñosos
(WISDOM), un método explícito desde el
Procesos termoquímicos Uso directo o elaboración punto de vista geográfico que utiliza la
de conversión mecánica
tecnología del Sistema de información
Importaciones Combustible de madera: Exportaciones geográfica (SIG) para la representación y
leña, carbón vegetal, licor negro, otros visualización de las zonas de consumo de
producción de combustible de madera (véa-
se el artículo de R. Drigo, O.R. Masera y
M.A. Trossero, pág. 36). Se espera que
WISDOM será un instrumento útil para la
Usuarios finales de la energía:
sector residencial, sector industrial, sector comercial, generación de planificación y formulación de políticas
electricidad y calor en materia de dendroenergía y para identi-
ficar zonas prioritarias en las que existe
escasez de combustible de madera o un
potencial dendroenergético sin explotar.
La dinámica de los sistemas de madera procedentes de fuentes de sumi-
dendroenergía nistro forestales y no forestales (incluidos FUNCIÓN ECONÓMICA DE LOS
Los estudios sobre el flujo del combusti- los árboles fuera del bosque, como los que SISTEMAS DE DENDROENERGÍA
ble de madera en determinadas zonas rea- se plantan en el marco de actividades La energía es al mismo tiempo motor del
lizados por la FAO y otras organizaciones agroforestales y sistemas comunitarios de desarrollo y origen de muchos de los pro-
internacionales en Brasil, Filipinas, el plantación de árboles). Tal como se indica, blemas económicos y ambientales del
Pakistán, México y Honduras han aporta- los subproductos las industrias forestales mundo actual. El acceso a una energía de
do información esencial para poder com- (aserraderos, fábricas de tableros de partí- precio razonable es esencial para el fun-
prender la dinámica de los sistemas de culas, etc.) son a menudo una fuente im- cionamiento de la economía. Es clave para
dendroenergía. portante de combustible de madera, parti- aumentar la productividad de las activida-
En la Figura 4 se muestra un modelo de cularmente en los países desarrollados. des industriales y comerciales, tanto en
flujo de madera para usos energéticos y de El licor negro merece una mención es- las zonas urbanas como rurales. Entre los
otra índole en una zona determinada, con pecial por el volumen de energía que ge- beneficios que reporta desde el punto de
indicación de los tipos de combustibles de nera. Las industrias de pasta y papel han vista del desarrollo la utilización de ener-

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


9

gía renovable cabe mencionar la genera- importante potencial de dendroenergía les de energía y proporcionar beneficios
ción de empleo en las zonas rurales, la aún sin explotar. Esto podría tener una microeconómicos, como la generación de
mejora de la sanidad pública en el medio enorme importancia para el desarrollo ingresos y el logro de una mayor equi-
urbano y rural y la autosuficiencia a nivel futuro del sector forestal y otros sectores dad, lo que contribuiría a la reducción de
local (Grupo de trabajo del G-8 sobre afines y podría contribuir a reducir las la pobreza.
energía renovable, 2001). importaciones de combustible, propician- Las experiencias de muchos lugares del
Los combustibles de madera pueden do la redistribución de los ingresos na- mundo, por ejemplo Brasil, Países Bajos,
tener un valor económico muy elevado. cionales y beneficios macroeconómicos. Irlanda, Nicaragua, algunos países asiá-
Basándose en el poder calorífico medio y Aprovechar ese potencial podría permi- ticos y la Unión Europea, avalan la con-
en los precios de mercado de la leña y el tir asimismo aumentar la autosuficiencia clusión de que la dendroenergía puede
carbón vegetal, la FAO estima que el va- mediante la utilización de fuentes loca- ayudar a promover el desarrollo, espe-
lor de los combustibles de madera que se
consumen en 15 países asiáticos asciende Vivero forestal
comunitario financiado
al equivalente de 29 000 millones de dó- por el Gobierno en
lares EE.UU. anuales (FAO, 1996). A me- Oaxaca, México, para
diados de los años noventa, los combus- cultivar árboles
destinados a la
tibles de madera suponían en Tailandia el obtención de
30 por ciento del suministro total de ener- combustible de madera,
gía, con un valor próximo a los 2 000 con el fin de
contrarrestar la
millones de dólares EE.UU., cifra que deforestación causada
equivalía a más del 50 por ciento de la por la explotación
factura total de importación de energía en excesiva de períodos
anteriores
1994. Una evaluación similar realizada
en 15 países europeos (FAO, 1997a) esta-
bleció que el valor de la dendroenergía
ascendía a unos 4 000 millones de euros.
M.A. TROSSERO

El cultivo de árboles y la recolección y


comercialización de combustibles de
madera son actividades intensivas en
mano de obra (FAO, 2001). Los estudios Venta callejera
basados en una amplia encuesta familiar de leña procedente
realizada en el marco del Programa de de manglares
en Sierra Leona
asistencia a la gestión del sector de la
energía del Programa de las Naciones

DEPARTAMENTO DE MONTES DE LA FAO/FO-0148/M.L. WILKIE


Unidas para el Desarrollo (PNUD)/Ban-
co Mundial concluyeron que la leña y el
carbón vegetal tienen una extraordinaria
importancia como fuente de empleo e in-
gresos para muchas familias rurales de
los países en desarrollo (véase el cuadro).
De los diferentes combustibles consumi-
dos en el hogar que se analizaron, la leña
y el carbón vegetal son los que generan
mayor empleo por unidad de energía con-
sumida. Por el contrario, los combusti-
bles derivados del petróleo son los que
generan menos empleo.
La Unión Europea prevé que el sector
de la bioenergía generará en Europa cen- Estimación del empleo derivado de diferentes tipos de combustible en Filipinas
tenares de miles de empleos a tiempo com- Tipo de combustible Cantidad de combustible Empleo por energía
pleto para 2020, gran parte de ellos en las por terajulio (TJ) en TJ en días-persona
actividades de producción y utilización
Queroseno 29 kilolitros 10
de combustible de madera (véase el artícu-
GLP 22 toneladas 10-20
lo de J. Domac, p. 18).
Carbón 43 toneladas 20-40

¿Una oportunidad para reducir Electricidad 228 megavatios-hora 80-110


la pobreza? Leña 62 toneladas 100-170
En muchos países en desarrollo, los re- Carbón vegetal 33 toneladas 200-350
siduos de los bosques y las industrias
forestales no utilizados representan un Fuente: FAO, 2001.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


10

cialmente en zonas rurales donde se ne- localmente y respetuosa con el medio la solar y la eólica, no tienen estas ca-
cesitan más inversiones y la genera- ambiente (en comparación con los com- racterísticas. Sin embargo, el funciona-
ción de empleo resulta más difícil. Sin bustibles fósiles). Sin embargo, el cami- miento de los sistemas de dendroenergía
embargo, esta conclusión no es válida no hacia una mayor utilización está es mucho más complicado que el de las
para todos los países y todos los períodos marcado, a corto plazo, por factores econó- fuentes convencionales de energía.
y depende de las condiciones de cada país micos, por la eficacia en cuanto al costo Los obstáculos técnicos y de otra ín-
(FAO, 2001). de la tecnología utilizada y por las sub- dole que deben ser eliminados en los
venciones e incentivos que se otorguen años venideros son numerosos. Por
PERSPECTIVAS DE FUTURO no sólo a la dendroenergía, sino también ejemplo, se necesitan nuevas tecnolo-
Para los años venideros se prevé una ma- a los combustibles fósiles y otras fuen- gías para que el combustible de madera
yor diversificación de las fuentes de ener- tes convencionales de energía. sea más rentable y competitivo con otras
gía, con una contribución más amplia de Los combustibles de madera, al igual opciones energéticas, y se han de adop-
la energía renovable, impulsada entre que los combustibles fósiles, pueden ser tar nuevas políticas para desarrollar los
otras cosas por los problemas relaciona- utilizados para producir diferentes tipos mercados y combustibles de madera. El
dos con la protección del medio ambien- de combustible (sólido, líquido y gaseo- fomento de la utilización del combusti-
te, el cambio climático y la reducción de so) y para generar diferentes tipos de ble de madera puede producir muchos
la pobreza (Naciones Unidas, 2002; energía (electricidad, calor y potencia), beneficios económicos, como la crea-
CMNUCC, 2002). necesarios para los sectores industrial, ción de mercados para los desechos de
La dendroenergía tiene un gran poten- comercial, familiar y del transporte. biomasa, una mayor viabilidad econó-
cial como fuente de energía disponible Otras fuentes de energía renovable, como mica de los procesos de aclareo y ex-

Los sistemas de bioenergía comprenden muchas fases, desde la producción, preparación y


Terminología, transporte de las materias primas hasta su transformación en combustible, su distribución a
los consumidores y su utilización para la producción de energía. Para conocer bien esos
información, sistemas complejos es necesario disponer de una información adecuada a todos los niveles.
Se ha de disponer de datos más precisos y detallados, convenientemente desglosados, para
estadísticas y planificar la producción y utilización sostenible de biomasa en el hogar y para usos comer-
ciales e industriales. Es preciso disponer de definiciones, unidades y factores de conversión
normas sobre coherentes que permitan la comparación, la agregación y el intercambio de información.
Se necesitan definiciones claramente establecidas de las fuentes de bioenergía, las formas
dendroenergía de comercialización (por ejemplo, briquetas y astillas) y las propiedades (por ejemplo, la
densidad y el tamaño de las partículas) para impulsar el comercio de biocombustibles,
D. Thrän todavía muy poco desarrollado. Una terminología y especificaciones sobre bioenergía uni-
ficadas, bien adaptadas a las necesidades (como en el caso de los diferentes tipos de
gasolina y fuel-oil) puede contribuir a optimizar los biocombustibles con respecto a determi-
La iniciativa de la FAO de nadas cualidades (por ejemplo, el tamaño de las partículas y el contenido de humedad de las
elaborar una terminología astillas de madera), lo que se traducirá en una reducción de los costos y contribuirá al
unificada es un primer paso desarrollo de los mercados de biocombustibles.
hacia la armonización de los Los datos de la FAO sobre la oferta y la demanda de madera son considerados como una
datos sobre dendroenergía. referencia para muchas instituciones. Para perfeccionar el proceso de compilar, organizar y
presentar la información referente a la dendroenergía, la FAO (2001) ha elaborado una
terminología unificada sobre dendroenergía, en estrecha cooperación con el Comité Euro-
peo de Normalización, que formulará más de 20 normas europeas sobre biocombustibles
sólidos en el transcurso de los dos próximos años.
La finalidad básica era crear un marco adecuado para identificar la cuantía y el tipo de
dendroenergía procedente de diferentes fuentes para satisfacer las necesidades de los
usuarios. Su formulación exigió una visión conceptual de los sistemas de bioenergía que
mostrara el flujo de biocombustibles necesarios para satisfacer la demanda. Así, el combus-
tible o producto utilizado para transportar la energía es el parámetro básico que debe con-
tabilizarse y clasificarse.
La terminología unificada sobre bioenergía establece tres tipos de biocombustibles, que
se distinguen en función del proceso primario de producción: combustibles de madera,
agrocombustibles y subproductos de origen municipal (véase la figura). En relación con la
oferta (producción), los grupos identifican claramente el origen de los biocombustibles.
En relación con la demanda (productos), los grupos distinguen diferentes tipos de com-
bustibles sin elaborar y elaborados que se pueden utilizar para producir calor, electricidad
y energía.
Daniela Thrän es Directora de proyectos en
el Instituto de Energía y Medio Ambiente, Obviamente, la nueva terminología no es la panacea para los numerosos problemas
Leipzig, Alemania. relacionados con las estadísticas y el comercio de dendroenergía, pero constituye un paso

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


11

Clasificación de los
biocombustibles
En relación con la producción: oferta Grupos comunes En relación con los usuarios: demanda

Combustibles de madera Sólidos: leña (madera en bruto,


directos astillas, serrín y pellets), carbón
vegetal
Combustibles de madera
indirectos1 Líquidos: licor negro, metanol adelante importante para solventarlos.
COMBUSTIBLES y aceite pirolítico
Combustibles de madera
DE MADERA Al contribuir al intercambio de información,
recuperados Gases: productos procedentes ayudará a los gobiernos e instituciones a
de la gasificación y gases de la
Combustibles derivados pirólisis de los combustibles afrontar los problemas de la utilización de
de la madera2 mencionados supra
la bioenergía de forma más eficiente a tra-
vés de instrumentos normativos, proyec-
Cultivos usados como Sólidos: paja, tallos, cáscaras,
combustible tos y actividades de desarrollo e inversio-
bagazo y carbón vegetal de los
combustibles mencionados supra nes. El siguiente paso es fomentar el uso
Subproductos agrícolas de la terminología mediante publicaciones
AGROCOMBUSTIBLES Líquidos: etanol, aceite vegetal
en bruto, aceite «diester», metanol y actividades de capacitación y difusión,
y aceite pirolítico procedentes de
Subproductos de origen animal agrocombustibles sólidos así como a través de su utilización en la
Gases: biogás, gases de la base de datos del sistema de información
Subproductos agroindustriales producción, gases de la pirólisis
procedentes de agrocombustibles sobre dendroenergía de la FAO.

Sólidos: residuos sólidos de


origen municipal
Bibliografía
Líquidos: fango de aguas
Subproductos de origen residuales, aceite pirolítico o
SUBPRODUCTOS DE de residuos sólidos de origen FAO. 2001. Terminología unificada sobre
municipal ORIGEN MUNICIPAL municipal
dendroenergía. Documento de trabajo
Gases: gas procedente de FOPW/01/05. Roma. Disponible en
vertederos, gas procedente de
fangos de aguas residuales Internet: www.fao.org/forestry/FOP/
1
FOPH/ENERGY/doc/UWET/eng/
Principalmente biocombustibles sólidos producidos en las actividades de elaboración, es decir, serrín.
2
Principalmente biocombustibles líquidos y gaseosos producidos a partir de la biomasa leñosa, es decir, licor negro. uwet-e00.htm
Fuente: FAO, 2001.

tracción, la promoción de nuevos culti- subvenciones a la energía conven- técnicas de utilización de los residuos
vos, especialmente en tierras agrícolas cional y nuevos incentivos para la de madera para producir combusti-
marginales o yermas, y la creación de energía renovable. ble de madera) permitirán que la
empleo en las actividades de cultivo, ex- • Los cuantiosos conocimientos que dendroenergía sea más rentable y más
tracción, transporte y transformación de han acumulado y difundido en los úl- fácil de utilizar para las necesidades
los árboles en energía útil. timos años los organismos de ener- locales, tanto en los países desarro-
Previsiblemente, un conjunto de fac- gía, departamentos de medio ambien- llados como en desarrollo.
tores, como los que aquí se mencionan, te, servicios forestales y empresas • Los abundantes recursos de
permitirá superar los principales obs- privadas contribuyen a comprender dendroenergía sin explotar, especial-
táculos y promover el desarrollo de sis- mejor los sistemas de dendroenergía. mente en los países en desarrollo,
temas de producción de combustible de • La diversidad de nuevos instrumen- tienen gran importancia no sólo para
madera más sostenibles. tos tecnológicos para la conversión el desarrollo del sector forestal y
• Se han comenzado a aplicar políti- del combustible de madera en ener- otros sectores conexos, sino también
cas energéticas más sostenibles y gía (por ejemplo, la combustión con- para elaborar programas de reduc-
menos dañinas para el medio am- junta, una mayor utilización de calor ción de la pobreza y mejorar los
biente, por ejemplo, la reducción de y electricidad combinados y nuevas medios de subsistencia.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


12

La producción de
carbón vegetal
proporciona empleo
e ingresos a estos
trabajadores en la Bibliografía
Argentina

Agencia Internacional de la Energía (AIE).


1997. Biomass energy: key issues and priority
needs. Actas de la Conferencia. París.
AIE. 2002. Energy and poverty. En World
M.A. TROSSERO

Energy Outlook – 2002. París.


Convenio Marco de las Naciones Unidas
sobre el Cambio Climático (CMNUCC).
2002. Tema 11 del programa. Sesión de alto
nivel con asistencia de ministros y altos
• La capacidad de los sistemas de dos con la energía, el medio ambiente y funcionarios. Nueva Delhi, India, 23 de
dendroenergía para movilizar fon- las actividades forestales han comenza- octubre-1º de noviembre de 2002.
dos e inversiones en las zonas rura- do a reconocer el potencial de la FAO. 1983. Disponibilidad de leña en los países
les, generar empleo (especialmente dendroenergía. Sin embargo, se necesi- en desarrollo. Roma.
en las zonas forestadas o rurales), tan inversiones, particularmente en las FAO. 1996. Wood Energy News, 11(2).
desarrollar nuevas oportunidades de zonas rurales en las que la leña y el car- Bangkok, Tailandia, Oficina Regional de la
mercado para los subproductos fo- bón vegetal son todavía la fuente princi- FAO para Asia y el Pacífico.
restales y diversificar las activida- pal de energía y pueden convertirse en FAO. 1997a. The role of wood energy in Europe
des forestales contribuirá a poten- motor del desarrollo económico y de la and OECD. Wood Energy Today for
ciar la producción forestal y mejora de los medios de sustento. Tomorrow – Regional Studies. Roma.
aumentar la productividad de los Se han apreciado indicios positivos en el FAO. 1997b. The role of wood energy in Asia,
bosques y los árboles fuera del bos- Plan de Aplicación de la Cumbre Mundial por T. Lefevre, J.L. Todoc y G.R. Timilsina.
que, lo que conducirá a una gestión sobre el Desarrollo Sostenible, reciente- Wood Energy Today for Tomorrow –
más adecuada y sostenible de los mente aprobado, en el que se hace un lla- Regional Studies. Roma.
bosques. mamiento para que los países mejoren el FAO. 1998. Wood energy situation and trends,
Además, la tendencia a una mayor uti- acceso a tecnologías modernas relativas a por M.A. Trossero, L.A. Horta Nogueira y
lización de combustibles elaborados de- la biomasa y las fuentes y suministros de T.J. Etherington. Roma.
rivados de la madera sugiere que, a lar- leña, para comercializar las operaciones FAO. 2001. Socio-economic aspects of
go plazo, la demanda de energía de la relacionadas con la biomasa en las zonas bioenergy: a focus on employment, por E.M.
biomasa aumentará no solamente en los rurales (cuando sea sostenible) y promo- Remedio. Roma.
países desarrollados, sino también los ver el uso sostenible de la biomasa y otras FAO. 2002. Sistema de información sobre la
países en desarrollo, compensando los energías renovables mediante una mejor dendroenergía (WEIS). Documento en
usos industriales el posible descenso de gestión de los recursos, un uso más efi- Internet : www.fao.org/forestry/FOP/FOPH/
la demanda de combustible de madera ciente de la leña y tecnologías y productos ENERGY/databa-e.stm
para uso doméstico. nuevos o mejorados (Naciones Unidas, Grupo de Trabajo del G-8 sobre Energía
Las políticas de los sectores forestal y 2002, párrafos 9b y c). No obstante, la Renovable. 2001. Renewable energy:
energético deben experimentar un cam- movilización de fondos y recursos para la development that lasts. Informe del
bio radical para garantizar un clima po- puesta en marcha de iniciativas sobre Presidente. Disponible en Internet: www.e-
sitivo para la inversión en dendroenergía. dendroenergía es el mayor reto que hay gazette.it/strument/G8-1.pdf
La expansión del uso del combustible que afrontar en el futuro. ◆ Naciones Unidas. 2002. Informe sobre la
de madera en los sectores eléctrico e in- Cumbre Mundial sobre el Desarrollo
dustrial indica que las instancias Sostenible, Johannesburgo, Sudáfrica, 26 de
decisorias y los responsables de la pla- agosto-4 de septiembre de 2002. A/CONF.199/
nificación de los organismos relaciona- 20. Nueva York, EE.UU. ◆

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


13

La dendroenergía y los sistemas de subsistencia:


un estudio de caso de Filipinas
E.M. Remedio

E
Tendencias relativas a la función n muchas economías del sur y el que se efectuó en la provincia de Cebú en
socioeconómica de la sudeste de Asia, la madera satisface 1992 y que se revisó en 2002.
dendroenergía en la provincia de del 20 al 80 por ciento de la deman-
Cebú, estudio de 1992 revisado da de energía. La biomasa leñosa se suele CEBÚ
diez años más tarde utilizar en formas tradicionales. Por lo ge- La provincia insular de Cebú está situa-
neral, el sistema en su conjunto, desde la da en la zona central de Filipinas, a unos
producción al consumo del combustible de 550 km al sudeste de Manila, la capital.
madera, comprende actividades informales Es una estrecha faja de tierra de
2
no registradas en las que participan varios 5 088 km de superficie, que se extiende
sectores de la comunidad. En las zonas en de norte a sur a lo largo de 220 km y de
las que existe un mercado de combustible sólo 40 km de extensión en su punto más
de madera, su producción, distribución, ancho. Tiene una población de 3 356 000
comercio y consumo constituyen una ca- habitantes, que viven en 676 000 hoga-
dena que ha demostrado su eficiencia a lo res, con una media de cinco personas
largo del tiempo. Sin embargo, en otras por hogar. La densidad de población es
zonas donde no existe un mercado de esas de 660 habitantes por kilómetro cuadra-
características, no se ha generalizado el do (Oficina Nacional de Estadística,
combustible de madera. 2000). Su capital, Cebú, es la segunda
El combustible de madera no se utiliza ciudad más poblada de Filipinas.
únicamente en los hogares pobres y de Cebú es el centro comercial e indus-
las zonas rurales. En efecto, en muchas trial de la zona central y meridional de
ciudades y zonas metropolitanas, los gru- Filipinas, pues solamente el 30 por cien-
pos de ingresos medios y altos lo utilizan to de su territorio es adecuado para la
frecuentemente como combustible prin- agricultura. Casi las tres cuartas partes
cipal, sustitutivo o complementario. de la superficie tiene una pendiente su-
En Filipinas, la leña, el carbón vegetal perior al 18 por ciento y gran parte de la
y otras formas de energía de la biomasa isla está dominada por una cordillera
cumplen una función importante en la central que se eleva a más de 1 000 metros
satisfacción de las necesidades de ener- sobre el nivel del mar (Provincial
gía de la población. Por otra parte, la re- Planning and Development Staff, 1987).
colección, distribución y comercio de En el siglo XIX, Cebú ya era el eje cen-
esos combustibles proporciona ingresos tral de las redes comerciales y económi-
y empleo a millones de filipinos. A pesar cas de Visayas y Mindanao (los grupos
de su importancia, no se dispone de mu- insulares de Filipinas central y meridio-
cha información sobre la forma en que se nal), a los que vinculaba con los merca-
producen, gestionan, comercializan y dos de Manila, los Estados Unidos y
consumen los combustibles de madera en Europa (Cebu Yearbook, 2002).
el país. No existe un organismo oficial Cebú destaca por el hecho de que está
encargado de elaborar una política en deforestada desde hace mucho tiempo.
relación con la energía de la biomasa le- El Banco Mundial (1989) señaló que el
ñosa, pues a menudo se considera que el 99,6 por ciento de la isla estaba
combustible de madera es inferior y una deforestada. Ya en 1870 había informa-
de las causas importantes de la ciones de que el 94 por ciento de su
deforestación y la degradación del me- superficie estaba deforestada (Ahern,
dio ambiente. 1901; Roth, 1983, citado en
Elizabeth M. Remedio es profesora En este artículo se describe la importan- Poffenberger, 1990). Considerando que
del Departamento de Economía,
Universidad de San Carlos, Cebú, cia socioeconómica de la dendroenergía Cebú ha carecido de bosques naturales
Filipinas. en Filipinas a través de un estudio de caso durante el último siglo, cuando menos,

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


14

cabe preguntarse cómo es posible que la Producción y gestión dos o tres días. El método tinabonan
industria de la leña esté en situación flo- En contra de lo que se cree habitual- tiene la ventaja de que exige menos
reciente. ¿Cómo es posible que cente- mente, no todo el combustible de made- atención.
nares de familias dependan de la ra procede de bosques naturales. La pro-
dendroenergía para sus ingresos y sus ducción tiene lugar en el marco de Comercio y distribución
actividades de subsistencia? ¿De dónde diferentes usos de la tierra, como el bar- En Cebú, el comercio de combustible de
proceden los recursos de madera y para becho arbóreo y arbustivo, las arbole- madera es una actividad floreciente y
qué se utilizan? ¿Quiénes son los agen- das, las plantaciones, los núcleos de sostenible del sector informal desde hace
tes principales? ¿Cuál es la contribución reforestación, los sistemas agroforestales al menos cinco décadas. El comercio entre
económica de la dendroenergía a la eco- (árboles frutales o árboles dispersos) y las zonas rurales y urbanas y la red de
nomía local? las zonas arbustivas. En Cebú, la mayor distribución (véase la figura), en la que
parte de la producción de combustible intervienen numerosos intermediarios a
EL COMBUSTIBLE DE MADERA de madera procede de un número varios niveles, proporcionan ingresos,
EN CEBÚ reducido de especies: Leucaena empleo y medios de subsistencia a cente-
Usos residenciales, comerciales leucocephala, Leucaena glauca, nares de familias, tanto en el campo como
e industriales Gliricidia sepium, Gmelina arborea y en el núcleo urbano. El sistema de
El combustible de madera es una fuente Swietenia macrophylla. Muchos pro- comercialización del combustible de
importante de energía en la provincia, ductores de combustibles de madera madera en la provincia varía según el
particularmente como combustible para utilizan el tratamiento de monte bajo, lugar y la distancia de los lugares de pro-
cocinar1 . Los motivos son el hecho de pero esta práctica está disminuyendo a ducción, la presencia de cultivadores,
que es asequible (en algunos casos se consecuencia de la dedicación de la tie- productores y comerciantes rurales y ur-
obtiene de forma gratuita) y el gusto y rra a otros usos, por ejemplo, el desa- banos, el tipo de combustible objeto de
preferencia de los consumidores. Se uti- rrollo inmobiliario y el establecimiento comercio y las medidas de reglamenta-
liza también como combustible comple- de plantaciones de mango. Normalmen- ción que regulan el transporte del com-
mentario. Sin embargo, en algunos ho- te, las tierras sujetas al tratamiento de bustible. En general, el sistema parece
gares no se utilizan combustibles de monte bajo se explotan por fragmentos ser competitivo y eficiente.
madera o se está reduciendo su uso por de forma rotatoria en períodos de dos a La existencia de empresarios locales
razones de incomodidad y suciedad y cinco años. Una vez talados, los árboles dispuestos a dedicarse a esa actividad es
por el humo. se transportan a lugares llanos donde se un factor decisivo en el volumen de pro-
En el sector comercial e industrial, trocean para formar haces según el ta- ducción de biocombustible en una zona
muchos vendedores de alimentos pre- maño de la leña, o se transforman en determinada. El comercio del combusti-
parados, como restaurantes, vendedores carbón vegetal. ble de madera en la provincia da empleo
de carne asada y de lechón (que se sirve Generalmente, los productores de car- e ingresos a una parte de la población que
en las celebraciones y cada vez se vende bón vegetal utilizan técnicas locales. oscila entre 45 000 y 65 000 personas. En
más comercialmente), panaderías, pro- Cuando emplean el método ham-ak, general, el sistema de comercialización
ductores de poso (arroz cocido en hojas apilan la madera en una pendiente y la es competitivo y eficiente. Cada año se
de coco) y fábricas de pasta dependen cubren con hierba, maleza, hojas de ba- venden aproximadamente de 150 000 a
del combustible de madera. Institucio- nano y una capa de tierra antes de pren- 200 000 toneladas de leña (incluida la
nes como hospitales, escuelas y cárce- derle fuego. En el sistema tinabonan, fronda de coco) y de 40 000 a 50 000
les e industrias como los herreros y excavan un pozo en una pendiente, que toneladas de carbón vegetal. El valor del
fabricantes de verjas de hierro, así como llenan con madera y cubren con una lá- comercio de biocombustible en la pro-
los productores de complementos para mina de metal después de haberla pren- vincia se sitúa entre 9,3 y 12 millones de
la moda y de muebles de rotén, figuran dido. Con el sistema ham-ak se obtiene dólares EE.UU. anuales y Cebú es tan
entre los principales consumidores de carbón vegetal en mayor cantidad y ca- sólo una de las 60 provincias del país
residuos de madera, madera de coco y lidad, pero es necesario vigilar atenta- (aunque el uso y producción de
carbón vegetal. mente el proceso a todas horas durante biocombustibles varía notablemente en-
tre las provincias).
El rebrote de cepa de La fabricación de carbón vegetal y el
Gliricidia y Leucaena comercio y distribución de biocombustible
es una práctica común
entre los productores
también proporciona ingresos estacionales
de combustible de en muchas zonas de la provincia, particu-
madera de la provincia larmente a los agricultores cuyos princi-
de Cebú, en Filipinas;
aquí se aprecia la
pales ingresos proceden del cultivo y
rápida regeneración de comercialización del mango.
los tocones cinco
semanas después de la
1
extracción, El uso de otros residuos de biomasa, además de
permaneciendo en la la madera, es escaso, excepto por lo que se refiere
pendiente las ramas a la fronda de coco. Por consiguiente, los términos
E. REMEDIO

más pequeñas combustible de madera y biocombustible (así


como dendroenergía y bioenergía) se utilizan
indistintamente a lo largo del texto.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


15

T.G. BENSEL
En Cebú, el comercio de
combustible de madera es una
industria floreciente del sector
informal desde hace decenios y
proporciona ingresos y empleo Tierras con tratamiento de Tierras agroforestales
monte bajo
a millares de empresarios.
Un comerciante urbano de
Comerciantes rurales
combustible de madera
vendiendo sacos de residuos y
virutas de madera en la ciudad Arbustos y Arboledas/plantaciones
matorrales arbóreas
de Cebú (izquierda);
sacos de carbón vegetal de
diferentes calidades y especies
arbóreas para la venta en un
Suministro directo a los Suministro directo a los
mercado de carbón vegetal de la consumidores urbanos y consumidores urbanos y
ciudad de Cebú (centro); comerciantes comerciantes
exposición de material de un
vendedor de leña en la ciudad Transporte
de Cebú (derecha)
Minoristas Mayoristas

Establecimientos
Hogares comerciales/industriales

Comercio y distribución
de combustibles de Comercio principal Comercio secundario
madera

TENDENCIAS DE LA DENDROENERGÍA pendía en gran medida de los nive- • El sector comercial e industrial te-
EN LA CIUDAD Y LA PROVINCIA DE les de ingresos, aunque también eran nía una dependencia de la leña algo
CEBÚ ENTRE 1992 Y 2002 importantes las preferencias y el menor que las familias, aunque eran
En 1992 se estudiaron los sistemas de costo de los hornillos para cocinar. muchos los negocios en los que se
producción, consumo, comercio y dis- • Se observaba ya la tendencia a sus- utilizaba, particularmente entre los
tribución de combustible de madera en tituir la leña por gas licuado de pe- vendedores de alimentos y los pues-
la isla de Cebú (Bensel y Remedio, 1993). tróleo (GLP) y queroseno. Predo- tos de carne asada.
En el estudio se establecían ocho con- minaba también la utilización de • La mayor parte del combustible de
clusiones principales: distintos combustibles en los hoga- madera procedía de árboles planta-
• La elección del combustible en los res y los establecimientos comer- dos y de tierras de cultivo explota-
hogares de los núcleos urbanos de- ciales. das. Las principales especies culti-

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


16

Cuestiones de género en el La energía rural, la asignación del tiempo res, carros tirados por bueyes y carretillas–
uso de la dendroenergía en en la vida familiar, la salud, la nutrición y son consideradas trabajos pesados. En cam-
los países en desarrollo las cuestiones de género constituyen bio, la recolección de leña para el consumo
u na trama de cuestiones complejas en el hogar y como medio de subsistencia se
interrelacionadas a las que es necesario otor- considera una tarea poco exigente, aunque
gar atención preferente al formular las es- las mujeres tengan que recorrer largas dis-
trategias de desarrollo. tancias cargando durante horas fardos pe-
La energía es una necesidad humana bá- sados sobre la cabeza; esta labor sólo la
sica y en muchas regiones del mundo la carga realizan las mujeres. Por consiguiente, la
que supone la pobreza energética la sopor- dureza no parece estar relacionada con el
tan las mujeres y los niños (FAO, 1999a). peso de la carga, sino con la fortaleza de
Son, por lo general, las mujeres y los niños quien realiza la tarea.
DEPARTAMENTO DE MONTES DE LA FAO/FO-0258/T. HOFER

quienes han de dedicar gran parte de su Las labores de las que se encargan los hom-
tiempo a la recolección de leña, en detri- bres para cortar la madera se consideran
mento de otras actividades importantes, arriesgadas y peligrosas y se cree, por ello,
como la agricultura, la educación, el espar- que no son seguras para la mujer. Por otra
cimiento y el descanso. parte, inhalar humo al cocinar, que perju-
Diversos estudios recientes (FAO, 1999b) dica a la salud, y transportar carga sobre la
en los que se compara la forma en que se cabeza no se consideran trabajos arriesga-
percibe el trabajo que comportan los siste- dos ni peligrosos. La observación general
mas de dendroenergía urbanos y rurales, era que cuando se trata de una actividad
han revelado distinciones de género en la comercial o hay en juego dinero en efectivo,
definición de trabajo pesado y trabajo lige- preocupa la seguridad de la mujer. Sin em-
ro y condiciones de trabajo seguras y con bargo, las mujeres no suelen participar en
En los países en desarrollo, la riesgo. las actividades relacionadas con el comer-
recolección de leña es una
actividad que realizan casi Las discusiones colectivas con comunida- cio o distribución de biocombustibles a cam-
exclusivamente las mujeres y los des en el marco del Programa regional de bio de efectivo en algún tipo de mercado,
niños (en la fotografía, la India) desarrollo de la dendroenergía para Asia y incluidos la recolección y el transporte. En
el Pacífico de la FAO pusieron de manifies- cambio, de las tareas relacionadas con el
to que las tareas relacionadas con los com- uso de leña en el hogar, desde la producción
bustibles de madera reservadas a los hom- y recolección hasta el consumo, se ocupan
bres –trepar a los árboles, talarlos, trocear casi exclusivamente las mujeres y los niños.
los troncos de gran tamaño y transportar la En este caso no hay dinero en juego, sino
leña a grandes distancias mediante tracto- tan sólo el trabajo de la mujer y de los niños.

vadas eran Leucaena leucocephala En contraste, en un estudio de segui- cido, pasando del 45,9 al 36,7 por
y Gliricidia sepium. miento realizado diez años después (Re- ciento (Cuadro 1).
• El tratamiento de monte bajo era el medio y Bensel, 2002) se señalaban las • El consumo de carbón vegetal como
sistema de aprovechamiento más siguientes tendencias: combustible residencial primario
usual, con un sistema de rotación de • Los hogares tienden a sustituir los lla- para cocinar ha descendido del 5,6
dos a cinco años. mados combustibles inferiores (por al 3,4 por ciento entre 1992 y 2002,
• El sistema de comercialización y ejemplo, la leña) por otros de calidad pero ha aumentado como combusti-
transporte rural del combustible de superior (por ejemplo, el GLP). ble secundario, del 53,4 por ciento
madera era muy competitivo y una • El GLP se ha convertido en el com- en 1992 al 67,3 por ciento en 2002
fuente importante de empleo. bustible más importante para cocinar (Cuadro 1).
• El mercado urbano también compor- en los hogares porque se considera • El nivel de ingresos familiares sigue
taba la participación de centenares que es relativamente asequible, fácil condicionando la elección de com-
de mayoristas y minoristas y era muy de utilizar, limpio y eficiente. Sin bustible para uso doméstico. En los
competitivo. embargo, se mantiene la utilización hogares de ingresos más elevados se
• La política relativa a los combusti- de distintos tipos de combustible en prefiere el GLP y/o los hornillos eléc-
bles de madera en Cebú se basaba en el hogar. tricos. Sin embargo, la mayoría de
la premisa de que eran una de las • La utilización de leña como combus- las familias de ingresos bajos que no
causas importantes de la degradación tible primario para cocinar en el ho- podían permitirse utilizar GLP en
ambiental de la isla. Los resultados gar ha disminuido en Cebú del 31,8 1992 pueden hacerlo en 2002, lo que
del estudio indicaron que eso no era por ciento en 1992 al 23 por ciento en parece indicar que han desaparecido
cierto y se formularon algunas reco- 2002 y su utilización como combus- o se han reducido los obstáculos eco-
mendaciones. tible secundario también se ha redu- nómicos para emplear GLP.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


17

• Se ha reducido en la ciudad de Cebú CUADRO 1. Combustibles primarios y secundarios utilizados para cocinar en el
el consumo total de leña en el hogar, hogar por todos los grupos de ingresos, ciudad de Cebú, Filipinas, 1992 y 2002
de 55 480 toneladas en 1992 a 53
Tipo de combustible Como combustible primario Como combustible secundario
492 toneladas en 2002. En cambio,
ha aumentado el consumo de carbón 1992 2002 1992 2002
(n = 603) (n = 379) (n = 603) (n = 379)
vegetal, de 7 966 toneladas en 1992
N° % N° % N° % N° %
a 8 781 toneladas en 2002 (Cuadro
2). En el sector industrial y comer- Leña 171 31,8 87 23,0 277 45,9 139 36,7
cial se ha registrado una disminu- Carbón vegetal 32 5,6 13 3,4 322 53,4 255 67,3
ción más acusada del consumo de Queroseno 115 19,9 77 20,3 183 30,3 126 33,2
leña, de 16 046 toneladas en 1992 a
GLP 225 38,0 194 51,2 251 41,6 207 54,6
6 596 toneladas en 2002, especial-
Electricidad 4 1,0 7 1,8 60 10,0 94 24,8
mente por la menor utilización en
las panaderías, restaurantes y otros Otros 56 3,7 1 0,3 – – 61 16,1
establecimientos de comidas. En Total 603 100,0 379 100,0 1 093 – 882 –
algunos casos, ello se ha debido a
Fuente: Remedio y Bensel, 2002.
restricciones relacionadas con las
emisiones de humo en lugares pú-
blicos. El consumo de carbón vege- CUADRO 2. Datos resumidos del consumo de biocombustible en los hogares en
tal también ha aumentado en este la ciudad de Cebú, Filipinas, 1992 y 2002
sector, de 6 618 toneladas en 1992 a
14 261 toneladas en 2002. Tipo de Consumo total Tasa de consumo en Tasa de consumo
combustible estimado en los hogares per cápita
• La industria y el comercio de com- los hogares (kg/hogar/año) (kg/persona/año)
(toneladas/año)
bustible de madera en la provincia Todos los Consumidores de Todos los Consumidores de
1992 2002 consumidores combustible primario consumidores combustible primario
sigue siendo una fuente importante
de ingresos y empleo. 1992 2002 1992 2002 1992 2002 1992 2002

Leña 55 480 53 492 1 183 988 1 757 1 155 204 204 303 239
CONCLUSIÓN
Carbón
El consumo, producción y comercio de vegetal 7 966 8 781 109 74 380 228 19 15 65 47
combustible de madera sigue siendo un
medio de subsistencia importante en Fuente: Remedio y Bensel, 2002.

Filipinas. El uso de combustibles diver-


sos tiene una larga tradición y el combus- llones de dólares en divisas todos los protegidas tienden a disuadir a los pro-
tible de madera se utiliza en el hogar como años al evitar la necesidad de importar ductores de combustibles de madera a
combustible primario o secundario. combustibles fósiles. aplicar medios más eficientes y
El caso de Cebú constituye un buen A pesar de la importancia de la sostenibles de gestión de los recursos
ejemplo. A pesar de la rápida urbaniza- bioenergía para las economías locales y forestales y arbóreos. ◆
ción, millares de hogares de la ciudad y nacionales, es necesario aumentar la pro-
de la provincia siguen dependiendo del ductividad y eficiencia de la producción
combustible de madera como combusti- de combustible de madera, habida cuenta
ble primario o secundario para cocinar. de sus efectos sobre el medio ambiente.
También los establecimientos comercia- También se han de revisar las políticas
les e industriales de preparación de ali- del Gobierno en relación con la tala y
mentos dependen en buena medida de transporte de leña. Si bien muchas de
los combustibles de madera. El sistema esas medidas pueden estar dirigidas a
complejo de los combustibles de made- promover la conservación del medio
ra proporciona ingresos y empleo a mi- ambiente, algunas normas referentes a
llares de familias y permite ahorrar mi- los permisos de transporte y las zonas

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


18

Bioenergía y generación de empleo


Bibliografía
J. Domac
Ahern, G.P. 1901. Special report of Captain
George P. Ahern. Washington, DC, Oficina
Forestal, Filipinas. Las oportunidades de empleo generadas por la dendroenergía
Banco Mundial. 1989. Philippines: varían en función del contexto y la escala de las actividades.
environment and natural resources
management study. Washington, DC,
La diversidad de condiciones y la falta de datos pertinentes hace difícil aplicar métodos
Bensel, T.G. y Remedio, E.M. 1993. Patterns
normalizados para evaluar el empleo y los ingresos procedentes de la bioenergía, espe-
of commercial woodfuel supply, distribution
cialmente cuando se aplican teorías más complejas, como aquellas que incluyen efectos
and use in the city and province of Cebu
inducidos y efectos multiplicadores.
Philippines. Programa Regional de
Las oportunidades de empleo en el sector formal comprenden el empleo directo (pues-
Desarrollo de la Dendroenergía de la FAO,
tos de trabajo relacionados con la producción de combustible o cultivos, la construcción,
Field Document No. 42. Bangkok,
la explotación y mantenimiento de plantas de transformación y el transporte de biomasa)
Tailandia, Oficina Regional de la FAO para
y el empleo indirecto, que abarca los puestos de trabajo generados en la economía como
Asia y el Pacífico.
resultado del gasto relacionado con los ciclos del biocombustible (Faaij, 1997).
Cebu Yearbook. 2002. Cebú, Filipinas, Sun
El volumen de trabajo humano necesario para producir recursos de biomasa es casi
Star Publishing.
cinco veces mayor que el que debe aplicarse para la producción de combustibles fósiles.
FAO. 1999a. El desafío de la escasez
Un estudio realizado en Brasil ha puesto de manifiesto que la producción de carbón
energética en las zonas rurales de los países
vegetal contribuye al empleo nacional con la creación de 200 000 a 300 000 puestos de
en vías de desarrollo. Roma.
trabajo (de Carvalho Macedo, 2002).
FAO. 1999b. Gender aspects of woodfuel
Las oportunidades de empleo varían en función de la escala de la operación. Un agri-
flows in Sri Lanka: a case study in Kandy
cultor que utilice un sistema de calefacción alimentado con leña para calentar la casa
District. Programa Regional de Desarrollo
familiar y los edificios de la granja probablemente recogerá el combustible en la propia
de la Dendroenergía de la FAO, Field
arboleda de la explotación y utilizará mano de obra familiar. No hay salarios que pagar,
Document Nº 55. Bangkok, Tailandia,
sino únicamente el esfuerzo del trabajo compartido. El mismo agricultor podrá beneficiar-
Oficina Regional de la FAO para Asia y el
se de la venta de madera o del alquiler del equipo para la producción. En muchos países,
Pacífico.
se está generalizando la actividad agrícola forestal y los árboles comienzan a conside-
Oficina Nacional de Estadística de
rarse como un cultivo más, junto a los cereales, las hortalizas o los cultivos forrajeros
Filipinas. 2002. Census 2000 final counts.
(Hector, 2000).
Recuperado de Internet el 2 de julio de
Cabe preguntarse si los sistemas de bioenergía proporcionan niveles de ingresos su-
2002: www.census.gov.ph/
ficientes como para movilizar recursos locales para ponerlos en práctica. Se considera,
Poffenberger, M. 1990. The evolution of
por lo general de forma acertada por lo que respecta al entorno rural, que algunos de los
forest management systems in Southeast
recursos necesarios (por ejemplo, la mano de obra, las máquinas, los bosques o los
Asia. En M. Poffenberger, ed. Keepers of
residuos forestales, la tierra, la infraestructura y la capacidad de gestión) quedarían de
the forest: land management alternatives
otro modo sin utilizar. Además, el trabajo no se lleva a cabo mediante contratos de
in Southeast Asia, p. 7-26. West Hartford,
empleo, sino que lo realizan agricultores autónomos, propietarios de bosques o contra-
Connecticut, Estados Unidos, Kumarian
tistas locales cuyo interés radica en conseguir ingresos con independencia de la fuente
Press.
(ya sea el trabajo personal, el alquiler de maquinaria o la venta de biocombustible).
Provincial Planning and Development
La creación de empleo en el sector de la bioenergía comporta un costo de inversión
Staff. 1987. Cebu provincial profile. Cebú,
relativamente reducido. Los estudios realizados en Brasil han indicado que las industrias
Filipinas.
de bioenergía requieren una inversión de entre 15 000 y 100 000 dólares EE.UU. por
Remedio, E.M. y Bensel, T.G. 2002.
empleo, frente a 800 000 dólares EE.UU. en la industria petroquímica y más de 10
Environmental and socio-economic
millones de dólares EE.UU. en el sector de la energía hidroeléctrica (Carpentieri, Larson
impacts of biofuel use in Southeast Asia: a
y Woods, 1993) (Cuadro 1).
case study of Cebu Province, Philippines.
Aunque el empleo relacionado con la biomasa tiene incidencia principalmente en las
Informe inédito para el proyecto
zonas rurales los países en desarrollo, también es importante en las ciudades y en los
Information and Analysis for Sustainable
países desarrollados. Los responsables de políticas europeos reconocen que las fuentes
Forest Management: Linking National and
de energía renovables (en este caso la bioenergía) tienen un potencial de creación de
International Efforts in South and
empleo, además de producir beneficios ambientales. El sector de las energías renova-
Southeast Asia. Bangkok, Tailandia,
bles es el que presenta un mayor crecimiento en Europa. Un estudio realizado en 1998-
Oficina Regional de la FAO para Asia y el
1999 preveía que en 2020 se habrá duplicado con creces la utilización de tecnologías de
Pacífico. ◆
energía renovable, incluida la bioenergía, en la Unión Europea y que ese crecimiento

Julije Domac es el coordinador del Programa de utilización de biomasa en Croacia (BIOEN) y jefe
del Grupo 29 de Bioenergía de la AIE en el Instituto de la Energía Hrvoje Pozar de Zagreb, Croacia.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


19

DEPARTAMENTO DE MONTES DE LA FAO/CFU000587/R. FAIDUTTI


supondrá la creación de más de 800 000 puestos de trabajo en el sector para esa fecha
(Dirección General de Energía de la Comisión Europea, 1999). El uso de biomasa para
producir energía podría crear 323 000 puestos de trabajo hasta 2020, al tiempo que se
podrían crear otros 515 000 empleos en el suministro de cultivos energéticos o residuos
forestales o agrícolas para su utilización como combustible. Estos efectos sobre el empleo
son mucho mayores que los de otras fuentes de energía renovable (Cuadro 2). En el estudio
citado se establecía que la expansión de las fuentes de combustible biológico tiene lugar sin
destruir empleo en la agricultura y la silvicultura convencionales. Sin embargo, será necesario
superar las limitaciones relacionadas con el importante costo de capital (Sims, 2002), el
elevado costo en materia educativa y la disponibilidad de tecnología comercial.
Por último, en el plano local, la producción y utilización de bioenergía puede tener otras
En Brasil, la producción de carbón repercusiones importantes además del aumento de empleo y los beneficios monetarios (des-
vegetal supone una contribución
de el punto de vista social, cultural y ambiental) que no pueden ser objeto de un análisis
importante a la creación de empleo.
En la fotografía, productores de carbón cuantitativo y que, en consecuencia, se omiten normalmente en las evaluaciones del impacto.
vegetal en la región Tailandia

CUADRO 1. Costo de inversión del CUADRO 2. Efectos previstos de la bioenergía y otras tecnologías de energía
empleo en diferentes sectores renovables sobre el empleo, Unión Europea (nuevos empleos netos a tiempo
energéticos, nordeste del Brasil completo en relación con el año de referencia 1995)
Sector de creación Inversión por Tipo de energía 2005 2010 2020
de empleo empleo creado
(miles de dólares EE.UU.)
Energía solar para calefacción 4 590 7 390 14 311
Plantación de árboles para Energía fotovoltaica 479 -1 769 10 231
la producción de electricidad 15-100
Energía solar para electricidad 593 649 621
Agroindustria basada en el etanol 12-22
Energía eólica en tierra 8 690 20 822 35 211
Proyectos industriales 40
Energía eólica en el mar 530 -7 968 -6 584
Industria petroquímica 800
Energía hidráulica en pequeña escala -11 391 -995 7 977
Energía hidroeléctrica 10 000
Bioenergía 449 928 642 683 838 780
Fuente: Carpentieri, Larson y Woods, 1993
Fuente: Dirección General de Energía de la Comisión Europea, 1999.

Bibliografía renewables on employment and economic


growth. Disponible en Internet:
Carpentieri, A.E., Larson, E.D. y Woods, www.eufores.org/FinalRep.PDF
J. 1993. Future biomass-based electricity Faaij, A.P.C. 1997. Energy from biomass
supply in Brazil. Biomass and Bioenergy, and waste. Utrecht, Países Bajos,
4(3): 149-179. Universidad de Utrecht.
de Carvalho Macedo, I. 2002. Biomass Hector, B. 2000. Forest fuels – rural
energy in Brazil: a general overview. Texto employment and earnings. SE-750 07.
presentado en el taller internacional sobre Uppsala, Suecia, Universidad de Ciencias
sistemas sostenibles de producción de Agrícolas de Suecia, Departamento de
bioenergía: repercusiones ambientales, Gestión y Productos Forestales.
operacionales y sociales, Belo Horizonte, Sims, R.E.H. 2002. The brilliance of
Brasil, 28 de octubre-1º de noviembre. bioenergy – in business and in practice.
Dirección General de Energía de la Londres, James & James Ltd.
Comisión Europea. 1999. The impact of

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


20

Energía de la La biomasa (leña, carbón vegetal, residuos Estudios realizados en países en desarrollo
agrícolas, estiércol, etc.) es muy utilizada revelan que las concentraciones de partícu-
biomasa, como fuente de energía en los países en de- las procedentes de estufas tradicionales son
sarrollo. Según estimaciones aproximadas, a menudo diez o más veces superiores a las
contaminación un tercio de la población mundial, es decir normas establecidas por la Agencia estado-
unos 2 000 millones de personas, utilizan esas unidense de protección ambiental (Albalak et
atmosférica interior fuentes de energía (UNDP/UNDESA/WEC, al., 1999). Estos altos niveles de contamina-
2000). La energía de la biomasa se utiliza ción se han relacionado siempre con infeccio-
y salud sobre todo para cocinar con estufas tradicio- nes respiratorias agudas, la mayor causa úni-
nales o mejoradas (aunque también en fue- ca de morbilidad y mortalidad en el mundo
gos abiertos). No obstante, las estufas de leña (Smith et al., 2000). Está comprobada la rela-
A. Koopmans
pueden utilizarse al mismo tiempo para cale- ción entre el uso de combustibles de la
facción, como lámparas, para repeler insec- biomasa y las enfermedades pulmonares cró-
Los hogares que utilizan energía tos, para proteger techos de paja, para secar nicas, la tuberculosis, las cataratas y los abor-
de la biomasa necesitan estufas y cosechas y pescados, etc. La estufa de leña tos involuntarios (Albalak, Frisancho y Keeler,
fogones eficientes para reducir el sencilla es parte integrante del hogar, lo que 1999; Perez-Padilla et al. , 1996; Mishra,
humo, las partículas y los gases rara vez puede decirse de las estufas moder- Retherford y Smith, 1999; Mohan et al., 1989;
peligrosos para la salud de nas. Esta es tal vez una de las razones de Mavlankar, Trivedi y Gray, 1991). La Organi-
mujeres y niños. que sea difícil introducir mejores estufas o zación Mundial de la Salud (OMS) ha calcula-
modificar las prácticas de cocina. do que hasta 2 millones de personas en los
De todos modos se necesitan perfecciona- países en desarrollo, la mayoría menores de
mientos, ya que en los últimos veinte años se 5 años, mueren prematuramente cada año por
ha podido comprobar que las estufas tradicio- respirar productos de la combustión de mate-
nales multifuncionales de leña u otros com- rias sólidas en el hogar (Albalak et al. , 2001).
bustibles de la biomasa no son muy eficientes Sólo los problemas del agua y el saneamiento
y emiten a menudo cantidades considerables causan más enfermedades que la contami-
de humo, hollín, partículas y muchos tipos de nación atmosférica interior (véase la figura).
gases nocivos, que pueden ser peligrosos en Además de ser peligrosos para la vida hu-
cuanto productos de combustión incompleta. mana, los productos de combustión incom-
Quienes trabajan en la cocina –normalmente pleta hacen función de gases de invernade-
las mujeres– y los niños pequeños están ex- ro: su reducción no sólo será beneficiosa para
puestos a altos niveles de contaminación at- la salud, sino que contribuirá a reducir el efec-
mosférica de puertas adentro. to invernadero.
Una de las medidas más fáciles para redu-
DEPARTAMENTO DE MONTES DE LA FAO/CFU000279/R. FAIDUTTI

cir la contaminación del aire interior, muy uti-


lizada en algunos países asiáticos, es la ins-
talación de una chimenea, eventualmente con
su campana, sobre la estufa o el fogón. Se
reducirá así la contaminación del aire en la
vivienda, pero no la contaminación atmosfé-
rica en general, ni se reducirán los gases de
invernadero. Los inconvenientes son el cos-
to, las posibilidades de filtración de agua en
el punto en que la chimenea atraviesa el te-
cho y el peligro de incendio si el techo está
hecho con ramas o paja, por lo que no siem-
pre se utiliza este sistema.
DEPARTAMENTO DE MONTES DE LA FAO/CFU000193/R. FAIDUTTI

Las cocinas mejoradas


permiten una combustión
más completa y reducen,
por tanto, la contaminación
del aire en el hogar, pero
deben ser fáciles de usar,
baratas y duraderas:
Auke Koopmans fue asesor técnico principal una cocina de leña
del Programa regional de la FAO para el tradicional, Senegal (arriba);
desarrollo de la dendroenergía en Asia y es y una cocina metálica
consultor independiente en Chiangmai, de leña mejorada,
Tailandia. Senegal (abajo)

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


21

Peso social de las


enfermedades causadas por
los principales riesgos Todas las causas
medioambientales
(porcentaje de los AVAD
totales en el país o la región) Desechos
agroindustriales

Otra opción es usar combustibles o fuentes


Contaminación
comerciales de energía menos contaminan- aérea urbana
tes (gas licuado, queroseno, electricidad, etc.).
No obstante, el precio de las estufas adecua-
das y de la energía misma suele considerarse Contaminación
como un obstáculo para la adopción y el uso aérea interior
generalizado de estas otras fuentes de ener- Malaria
gía por gran parte de la población de los paí-
ses en desarrollo.
Suministro de agua y
Una tercera opción es mejorar las estufas saneamiento
utilizadas. Inicialmente el impulso de este pro-
ceso era sólo tecnológico, y las estufas
Asia y el Pacífico China India
mejoradas no eran muy populares (UNDP/
UNDESA/WEC, 2000). No basta que las es- Nota: El peso social de la enfermedad se expresa en años de vida ajustados en función de la
discapacidad (AVAD), concepto que combina los años de vida perdidos por muerte prematura
tufas sean tecnológicamente eficientes, sino y las fracciones de años de vida sana perdidos por enfermedad o discapacidad. Se utiliza una
que han de ser fáciles de usar, baratas y du- función ponderante que incorpora el descuento por los años de vida perdidos en cada edad,
para reflejar los diferentes pesos sociales atribuibles a la enfermedad y a la mortalidad
raderas, si es posible multifuncionales, y uti- prematura en cada edad. Por ejemplo, la muerte de una niña pequeña constituye una pérdida
de 32,5 AVAD, y la de una mujer de 60 años se traduce en una pérdida de 12 AVAD. Los
lizables con diversos combustibles. En sínte- valores son ligeramente más bajos para los varones (Banco Mundial, 1999).
sis, los aspectos no técnicos son tan
importantes o más que los técnicos.
Banco Mundial. 1999. Environment matters – Exposure to biomass smoke and chronic
annual review. Washington, DC, Estados airway disease in Mexican women.
Bibliografía Unidos. American Journal of Respiratory and
Mavlankar, D.V., Trivedi, C.R. y Gray, R.H. Critical Care Medicine, 154: 701-706.
Albalak, R., Bruce, N., McCracken, J., Smith, 1991. Levels and risk factors for peri-natal Smith, K.R., Samet, J.M., Romieu, I. y
K.R. y Gallardo, T. 2001. Indoor respirable mortality in Ahmedabad, India. Bulletin Bruce, N. 2000. Indoor air pollution in
particulate matter concentrations from an open WHO, 69: 435-442. developing countries and ALRI in
fire, improved cookstove, and LPG/open fire Mishra, V.K., Retherford, R.D. y Smith, K.R. children. Thorax, 6: 518-532.
combination in a rural Guatemalan 1999. Biomass cooking fuels and prevalence UNDP/UNDESA/WEC. 2000. World
community. Environmental Science and of TB in India. International Journal of Energy Assessment. Nueva York, Estados
Technology, 35: 2650-2655. Infectious Diseases. 3(3): 119-129. Unidos, Programa de las Naciones Unidas
Albalak, R., Frisancho, A.R. y Keeler, G.J. Mohan, M., Sperduto, R.D., Angra, S.K., para el Desarrollo/Departamento de
1999. Domestic biomass fuel combustion and Milton, R.C., Mathur, R.L., Underwood, Asuntos Económicos y Sociales de las
chronic bronchitis in two rural Bolivian B.A., Jaffrey, N., Pandya, C.B., Chhabra, Naciones Unidas/Consejo Mundial de la
villages. Thorax, 54(11): 1104-1108. V.K., Vajpayee, R.B., Kalra, V.K. y Energía.
Albalak, R., Keeler, G.J., Frisancho, A.R. y Sharma, Y.R. 1989. The India-U.S. case-
Haber, M.J. 1999. Assessment of PM10 control study group. India-U.S. case-control
concentrations from domestic biomass fuel study of age related cataracts. Archives of
combustion in two rural Bolivian Highland Ophthalmology, 107: 670-676.
villages. Environmental Science and Perez-Padilla, J.R., Regalado, J., Vedal, S.,
Technology, 33: 2505-2509. Pare, P., Chapela, R. y Selman, M. 1996.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


22

Dendroenergía, sumideros de carbono


y cambio climático mundial1

Se acumulan las pruebas del cambio climático mundial, y hay particular a escala regional. Un ejemplo de sinergia es el de
hoy un consenso creciente en que su causa más importante es gestión integrada de la madera, retención de carbono y
la interferencia humana en el ciclo natural de los gases de inver- bioenergía, cuando el bosque se aclara para maximizar el valor
nadero, especialmente el dióxido de carbono (CO2). Desde prin- combinado de producción maderera y retención de carbono, y se
cipios del siglo XX la concentración atmosférica de gases de utilizan para producir bioenergía la hojarasca y el ramaje resul-
invernadero ha aumentado aproximadamente de 300 a 360 partes tantes de la limpieza, la tala precomercial y los residuos de corta.
por millón, y se ha determinado que las dos causas principales Suele consumirse energía fósil para producir bioenergía, por
son: ejemplo en la tala de árboles o el arrastre de troncos, pero las
• la quema de combustibles fósiles como petróleo, carbón y investigaciones revelan que por lo general la energía usada es
gas natural; una pequeña fracción de la producida: se producen de 25 a 50
• el cambio en el uso de la tierra, en particular la deforestación. unidades de bioenergía por cada unidad de energía fósil consu-
El uso de más bioenergía puede ayudar a reducir la necesidad mida en la producción. Las emisiones netas de carbono deriva-
de combustibles fósiles y las consiguientes emisiones. Además, das de la generación de una unidad de electricidad mediante
la plantación de árboles y bosques sosteniblemente manteni- bioenergía son de 10 a 20 veces menores que las emisiones
dos, incluidos los destinados a producir leña, puede ayudar a derivadas de la generación de electricidad a partir de combus-
evitar la deforestación o invertir la tendencia y puede compen- tibles fósiles.
sar las emisiones de carbono al actuar como «sumideros» de El potencial mundial aproximado de mitigación biológica del
carbono. cambio climático se ha estimado en 100 gigatones de carbono
Las plantas toman el CO 2 de la atmósfera y liberan oxígeno en 2050, alrededor del 10 al 20 por ciento del total estimado de
mediante la fotosíntesis. Parte del CO2 se pierde por la respi- emisiones de combustible fósil durante ese tiempo. Unos dos
ración, pero gran parte queda secuestrada en la materia orgá- tercios de este almacenamiento de carbono podría realizarse en
nica viva y muerta, por ejemplo en la madera, los productos de los bosques.
la madera y los suelos. Mientras que la quema de combustibles En algún momento, la acumulación de carbono en la vegeta-
fósiles libera un CO2 que ha permanecido encerrado millones de ción llegará a la saturación ecológica o práctica. Este potencial
años, la quema de biomasa simplemente devuelve a la atmós- podría alcanzarse al mismo tiempo que se realice una mayor
fera el CO2 absorbido por las plantas al crecer. Con una gestión producción de bioenergía, procediendo probablemente gran parte
sostenible, este CO2 es capturado de nuevo por el bosque en de la oferta futura de bioenergía de algunos de los nuevos bos-
crecimiento, y no hay una liberación neta de CO2. ques creados o de sistemas agrícolas adaptados. Se calcula
Si una tierra no forestal se transforma en bosque, se retirará que la bioenergía tiene un potencial para reducir las emisiones
de la atmósfera más CO2 y se almacenará en la biomasa arbórea. mundiales de CO 2 en el año 2050 hasta el 25 por ciento de las
Aumentan las reservas de carbono en esa tierra. Sin embargo, emisiones proyectadas de combustibles fósiles, con mayores
el bosque recién creado es un sumidero de carbono sólo mien- posibilidades ulteriormente.
tras las reservas de carbono siguen aumentando. Se alcanza al
final un límite en el que las pérdidas por respiración, muerte y
perturbaciones causadas por incendios, tormentas, plagas,
enfermedades y extracción de madera se equiparan aproxima-
damente con las ganancias de carbono por fotosíntesis.
La madera extraída de estos bosques se convierte en produc-
tos madereros, que también actúan como sumideros hasta que
la descomposición y destrucción de los productos viejos iguala
la adición de nuevos productos. Como la extracción de madera
no puede aumentar más allá de un límite sostenible, el bosque
y sus productos derivados tienen una capacidad limitada de
almacenamiento del CO2 de la atmósfera; funcionan como al-
macén perpetuo de carbono sólo en caso de gestión sostenible,
pues de otro modo liberan el carbono previamente fijado. 1
Adaptado de: Matthews, R. y Robertson, K. 2001. Answers to ten
Pero si la biomasa, en especial la madera, viene a sustituir a frequently asked questions about bioenergy, carbon sinks and their
role in global climate change, redactadas por la Sección de
los combustibles fósiles, la tierra utilizada para la producción Bioenergía 38 de la Agencia Internacional de la Energía (AIE),
sostenible de biomasa y bioenergía puede seguir propiciando “Greenhouse Gas Balances of Biomass and Bioenergy Systems”.
reducciones de las emisiones indefinidamente. A menudo hay Graz, Austria, Joanneum Research. Disponible en Internet:
www.joanneum.at/iea-bioenergy-task38/ publication/task38faq.pdf.
posibilidades de sinergia entre producción de bioenergía y ma- Pueden pedirse más detalles a: bernhard.schlamadinger@joanneum.at,
dera y gestión de los bosques como sumideros de carbono, en o bien a dieter.schoene@fao.org.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


23

Economía de la dendroenergía
G.P. Horgan

U
En muchos casos se necesitan n principio básico de la economía ECONOMÍA DE LAS OPCIONES
subvenciones e incentivos para es que los recursos siempre son ENERGÉTICAS
que el uso de los combustibles de limitados o escasos. Esa escasez La dependencia de los combustibles de
madera resulte atractivo, pero hace necesario elegir entre distintos usos madera y la combinación de combusti-
en algunas situaciones el empleo de los recursos y limita la cantidad y el bles varía de una a otra región. Las
de dendroenergía puede ser una tipo de bienes que se pueden producir. razones para elegir la madera como
opción económica. El desafío de elegir una combinación de fuente de energía son de índole diver-
usos de los recursos que propicie el máximo sa. Para muchos usuarios la elección
bienestar se considera generalmente como depende de la existencia y viabilidad
el problema económico básico. económica de elegir otras opciones
Hay distintas razones técnicas, ambien- energéticas.
tales, sociales, culturales y económicas Un amplio y significativo grupo de
para elegir el combustible de madera usuarios permanece al margen de la
como fuente de energía. Estos factores economía monetaria o, cuando menos,
convierten a ese combustible en una en su periferia. Por ejemplo, casi 2 800
opción energética dependiente del lugar millones de personas tienen ingresos
y de la situación. En este artículo se inferiores a 2 dólares EE.UU. diarios y
examinan los aspectos económicos de sus bajos ingresos guardan una estre-
la opción de utilizar combustibles de cha relación con el uso de la biomasa
madera en diferentes contextos de los para conseguir energía (véase la figu-
países en desarrollo y desarrollados. ra). En su mayoría, este tipo de usua-

La pobreza y la parte
correspondiente a la
biomasa tradicional en
el consumo de energía
100 Mozambique Rep. Unida de Tanzanía
en el sector residencial Zambia
Nigeria Zimbabwe Kenya
Nepal
Sri Lanka
90 Guatemala
India Senegal
Proporción de biomasa para consumo doméstico (%)

Bangladesh
El Salvador
80 Pakistán Paraguay

Indonesia
China
70 Perú
Panamá
Sudáfrica
60 Chile
Tailandia
Túnez
Bolivia
50 Ecuador
Colombia

Turquía Uruguay
40
México
Brasil
30 Rumania

Marruecos
20
Costa Rica
Polonia
10
Federación de Rusia
Argelia
0
100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 0
Porcentaje de la población que vive con menos de 2 dólares EE.UU. al día

Gerard Horgan es consultor de APR Fuente: AIE, 2002a.


Consultants, Nueva Zelandia.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


24

rios vive en países en desarrollo, donde producción) de combustible de madera, binada de calor y electricidad en indus-
los combustibles de madera son un com- para que esos usuarios puedan conseguir trias forestales como las del aserrado y
ponente esencial del suministro de ener- un mayor bienestar. la fabricación de tableros de partículas.
gía primaria (AIE, 2002a). Muchos de Un segundo grupo de usuarios de la Cuando la energía se produce como
esos usuarios tienen un acceso relativa- dendroenergía participan en la econo- parte esencial del proceso de fabrica-
mente limitado a otros combustibles para mía monetaria pero sus opciones son ción de otro producto a base de madera,
cocinar o calentarse en el hogar. Sus casi tan limitadas como las del primer se trata de una energía «gratuita» en tér-
opciones en cuanto al combustible se grupo. Forman parte de él empresas minos económicos. La decisión de no
circunscriben a la energía disponible comerciales como las industrias de ela- utilizarla, optando en cambio por com-
localmente que pueden obtener por el boración de alimentos que dependen de prar energía de otras fuentes, no tiene
costo en tiempo y esfuerzo físico que los combustibles de madera para activi- sentido desde el punto de vista econó-
comporta su recolección. dades como hornear, fermentar, ahumar mico, especialmente si la energía se dis-
Previsiblemente, el desarrollo, y con él y curar. pone ya en la forma necesaria para el
la mayor participación en la economía Un tercer grupo está formado por in- proceso. Si la energía producida excede
monetaria, el mayor valor que se atribu- dustrias (por ejemplo, aserraderos y de las necesidades del proceso, la venta
ye al tiempo de la persona y la posibili- servicios de suministro de electricidad) del excedente será una buena operación
dad de optar a un número más amplio de que utilizan combustibles de madera económica para el fabricante, a condi-
combustibles, reduce en este grupo el para producir energía. Los usuarios del- ción de que el precio de venta cubra con
empleo de combustibles de madera. Sin licor negro, un subproducto de la fabri- creces el costo de producción de esa
embargo, las opciones de este grupo en cación de pasta y papel que se quema energía.
relación con la energía básica son limita- con el fin de obtener energía para el En contraste con esos grupos de pro-
das en el momento presente. Por ello se proceso de fabricación de pasta, perte- ductores y usuarios, que se limitan
ha dedicado una intensa labor de investi- necen a esta categoría, al igual que los básicamente a producir y utilizar
gación a aumentar la eficiencia de coci- usuarios de residuos de madera (inclu- dendroenergía, otros usuarios de los
nas baratas y a aumentar el suministro (la yendo el serrín) para la producción com- combustibles de madera tienen a su al-
cance otras opciones. Su decisión de
Para muchos usuarios de utilizar la madera para satisfacer sus
leña en los países en necesidades energéticas no se basa en la
desarrollo, las opciones
energéticas son limitadas; necesidad, sino en la relación entre el
en este caso, los costo que supone conseguir los resulta-
esfuerzos se han dos deseados (una casa caliente, una
orientado a aumentar la
eficiencia de cocinas comida digerible, agua hervida y un pro-
baratas (que se ducto vendible) con combustible de
promocionan en este
cartel en el Níger) para
aumentar su bienestar
DEPARTAMENTO DE MONTES DE LA FAO/FO-1014/S. BRAATZ

Algunas empresas
comerciales, como las
industrias de elaboración
de alimentos, forman
parte de la economía
monetaria, pero sus
opciones energéticas
M.A. TROSSERO

son todavía limitadas (en


la fotografía, preparación
de alimentos en la calle
en el Sudán)

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


25

madera y el costo de conseguir el mismo ECONOMÍA DE LA BIOENERGÍA de madera, por varias razones: para ase-
resultado con otro combustible. Aunque, INDUSTRIAL gurar el control nacional sobre una par-
por lo general, la referencia es un com- En el análisis tecnoeconómico se con- te al menos de los recursos energéticos
bustible fósil (petróleo, gas o carbón), sidera a menudo a la energía como un del país; para conseguir una mayor fa-
puede tratarse también de otra fuente o subproducto de un proceso cuya finali- miliaridad con los sistemas de combus-
tecnología de energía renovable. Sin dad es obtener otro producto, lo cual tibles de madera con la esperanza de que
embargo, cabe pensar que los combusti- tiene una gran importancia económica ello contribuirá a disminuir el costo de
bles de madera seguirán siendo predo- y plantea la cuestión de la forma de dis- la dendroenergía; y para contribuir a re-
minantes en el suministro de energía tribuir los costos entre los distintos pro- ducir las externalidades negativas aso-
primaria durante al menos los 20 próxi- ductos. Si la demanda de algunos pro- ciadas con algunos de los combustibles
mos años (AIE, 2000). ductos hace que los precios sean que se utilizan en la actualidad. Los com-
El análisis utilizado para determinar si inelásticos, tal vez sea posible producir bustibles de madera son considerados
la madera es el combustible más apropia- energía competitiva en cuanto al costo como un medio de adaptarse a la nueva
do en términos económicos puede variar mediante el procedimiento de que esos legislación ambiental y a las políticas
desde un cálculo extremadamente senci- productos soporten todos los costos re-
llo, en el que se utilizan los precios de sultantes del crecimiento, extracción y
mercado actuales o previstos de los dis- elaboración de la madera, o la mayor
tintos combustibles para estimar el costo parte de ellos.
de alcanzar un objetivo fijado con cada En los países desarrollados, la Cuando el lugar en el que
se necesita la energía está
tipo de combustible, hasta análisis eco- dendroenergía es en la actualidad, por muy alejado de otras
nómicos sumamente complejos. Si se lo que se refiere a los costos directos, fuentes de energía,
considera que el costo relativo de los más cara (y en algunos casos mucho más el combustible de madera
puede competir con otras
diferentes combustibles permanecerá más cara) que los combustibles fósiles. Pese formas de energía. En las
o menos constante y el costo y la dura- a ello, muchos de esos países otorgan fotografías, fabricación de
ción prevista del equipo necesario para subvenciones especiales e incentivos ladrillos, y producción
industrial de cal en el
utilizar cada uno de los tipos de combus- para fomentar el uso de combustibles Brasil utilizando
tible son comparables, los resultados dendroenergía
obtenidos mediante el análisis más sen-
cillo serán probablemente exactos. En
cambio, si el costo de capital o la vida
económica prevista del equipo necesario
por cada uno de los combustibles varía
de forma significativa, si se considera que
es posible que se modifique el precio
relativo de los combustibles o si los im-
puestos sobre los combustibles por uni-
dad de energía efectiva difieren y no re-
flejan las externalidades impuestas por
los diferentes combustibles, los resulta-
dos de un análisis sencillo serán engaño-
M.A. TROSSERO
sos y habrá que recurrir a análisis más
complejos. Posiblemente, en el análisis
no bastará con considerar características
generales, como si el combustible es só-
lido, líquido o gaseoso, sino que será
necesario tener en cuenta características
específicas de cada tipo de combustible,
por ejemplo, la composición química y
su idoneidad desde el punto de vista del
equipo y la utilización. El consumidor
que esté considerando la posibilidad de
utilizar un combustible diferente tendrá
tal vez que analizar el posible impacto
del equipo existente y asignar valores
económicos a las externalidades conoci-
das o percibidas (como la contaminación
del aire y el agua resultante de la quema
M.A. TROSSERO

de combustible), que pueden ser diferen-


tes según la fuente de energía o de com-
bustible.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


26

energéticas que establecen que para una Dado que las funciones de producción la obtención de combustible se sitúa
fecha determinada una parte de la ener- y transporte tienden a favorecer las ope- entre 25 y 40 dólares EE.UU. por metro
gía debe proceder de fuentes renovables. raciones en pequeña escala, en tanto que cúbico (Graham et al., 1995; Mitchell
Por ejemplo, en el Reino Unido el 10 las tecnologías de conversión requieren et al., 1995; Samson y Girouard, 1998;
por ciento de la electricidad deberá pro- operaciones en gran escala para ser eco- Turhollow, 2000). A más largo plazo, la
ceder de recursos renovables en 2010 y nómicas, el reto para la industria mo- investigación, con inclusión del desa-
la mitad de la electricidad obtenida derna de los combustibles de madera es rrollo de clones con la finalidad especí-
mediante esos recursos deberá proceder alcanzar el equilibrio adecuado. La rea- fica de atender las necesidades del mer-
de la quema de biomasa. lidad es que en estos momentos la can- cado energético, podrían reducir los
Sin embargo, no siempre es necesario tidad de biomasa económicamente dis- costos genéricos de producción y distri-
el apoyo oficial para que la energía mo- ponible para la producción de energía es bución al menos en un 50 por ciento.
derna basada en la biomasa sea económi- mucho menor que la que existe realmente Carpentieri, Larson y Wood (1993) han
camente viable. En algunos casos, los (East Harbour Management Services, estimado que las plantaciones del nor-
combustibles basados en la biomasa pue- 2002). deste del Brasil podrían producir 13
den competir con otras formas de energía Por lo que respecta a la disponibilidad exajulios (EJ, 1018 julios) de biomasa al
en términos del costo de los recursos. en el futuro de tecnologías bien experi- año con un costo de 1,5 dólares EE.UU.
Generalmente, esta competitividad res- mentadas para la conversión del com- por gigajulio (GJ, 109 julios) (aproxi-
ponde a un factor espacial o relacionado bustible de madera en energía, por ejem- madamente 12 dólares EE.UU. por
con un proceso de fabricación, por ejem- plo, la combustión y la gasificación, así metro cúbico).
plo, cuando se utilizan residuos para pro- como de otras tecnologías menos desa- Incluso con una materia prima barata
ducir energía para el aserrado de la ma- rrolladas, como la pirólisis, la labor cons- y un proceso de conversión técnicamen-
dera, cuando se utiliza licor negro en la tante de investigación y desarrollo per- te eficiente, la viabilidad comercial de-
fabricación de pasta y papel o cuando el mite pensar que se reducirá el costo de pende, y dependerá en el futuro, de fac-
lugar en el que se necesita la energía está la producción de energía. Ello se podrá tores locales, a los que se unen con
muy alejado de otras fuentes de energía y conseguir con una mayor eficiencia de frecuencia niveles significativos de ayu-
de la infraestructura de suministro del la conversión o un menor costo de capi- da financiera pública. Este apoyo ase-
resto del país. Estas condiciones suelen tal, que, a su vez, reducirá los efectos de gura incluso la viabilidad comercial de
darse más frecuentemente en los países las economías de escala en la economía sistemas que no gozan de ninguna ven-
en desarrollo, pero la lejanía y el elevado global. taja local. El motor de este apoyo puede
costo del suministro de otras formas de La intensificación del uso de residuos ser el deseo de demostrar la eficacia de
energía no se circunscribe al mundo en y desechos es una posible fuente de un proceso determinado, la preocupa-
desarrollo. biomasa relativamente barata para la ción general acerca del cambio
Sin duda, la biomasa es la fuente de producción de energía. En gran parte, climático, la seguridad del suministro
energía más común en todas partes, pero ese material no se utiliza y su costo pue- de energía o la excesiva dependencia de
en comparación con otros muchos re- de ser reducido en comparación con el otros países para el suministro de ener-
cursos energéticos, la densidad de ener- del material producido ex profeso para gía primaria. Aunque esas preocupacio-
gía de la madera en bruto es relativa- esos menesteres. El costo de oportuni- nes pueden ser generales, la importan-
mente baja. Recién extraída, más del 50 dad de la utilización de un volumen cia concedida a la dendroenergía como
por ciento del volumen de madera pue- importante de residuos procedentes de medio de afrontarlos depende del lugar
de ser agua. Su baja densidad de energía las talas forestales convencionales o de y de la situación.
y el costo de su extracción y transporte la elaboración de la madera suele osci-
limitan la distancia a la que se puede lar entre 1,30 y 3,20 dólares EE.UU. por CONCLUSIÓN
transportar la madera destinada a usos gigajulio (de 10 a 24 dólares EE.UU. La convicción creciente de que los com-
energéticos antes de su utilización. No por metro cúbico) (Ford-Robertson, bustibles de madera pueden ser una
obstante, muchos de los procesos mo- Horgan y Wakelin, 1996; Li, Gifford y fuente de energía respetuosa con el
dernos de conversión de la madera en Hooper, 2000). medio ambiente ha suscitado un reno-
energía permiten conseguir economías Por otra parte, el costo de producción vado interés en la dendroenergía y un
de escala significativas. de un volumen significativo de fibra para número cada vez mayor de iniciativas y

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


27

proyectos en este campo. En general, el refuerza la conclusión de que la econo- Mitchell, C.P., Bridgwater, A.V., Stevens,
costo directo de la energía procedente mía de los sistemas de dendroenergía D.J., Toft, A.J. y Watters, M.P. 1995.
de la madera es mayor (y en algunos está muy condicionada por las condi- Technoeconomic assessment of biomass to
casos mucho mayor) que el de la energía ciones y el lugar de que se trate. ◆ energy. Biomass and Bioenergy, 9(1-5):
procedente de sistemas convencionales 205-226.
basados en combustibles fósiles. Las ten- Samson, R. y Girouard, P. 1998. Bioenergy
dencias internacionales del costo del opportunities from agriculture. Presentado
petróleo y otros combustibles antes de en la 24ª Conferencia Anual de la Sociedad
impuestos indican que esa situación de Energía Solar del Canadá, «Tecnologías
persistirá durante algún tiempo a menos relativas a la energía renovable en climas
que un acontecimiento inesperado pue- fríos». Montreal, Canadá, 4-6 de mayo.
da implicar una reducción inmediata y Bibliografía Turhollow, A. 2000. Costs of producing
sustancial del costo de los biocom- biomass from riparian buffer strips. ORNL/
bustibles. En consecuencia, organismos Agencia Internacional de la Energía (AIE). TM-1999/146. Oak Ridge, Tennessee,
tales como la AIE (2002b) han proyec- 2000. World Energy Outlook 2000. París. EE.UU., Oak Ridge National Laboratory. ◆
tado un crecimiento relativamente mo- AIE. 2002a. Energy and poverty. En World
derado de las energías renovables no Energy Outlook 2002, p. 365-406. París.
hidráulicas, al menos durante los próxi- Disponible en Internet: www.iea.org
mos cinco a diez años. Esta conclusión AIE. 2002b. Key World Energy Statistics
puede parecer contradictoria con el 2002. París. Disponible en Internet:
mayor desarrollo de los sistemas basa- www.iea.org
dos en combustibles de madera, pero de Carpentieri, A.E., Larson, E.D. y Wood, J.
hecho sirve para subrayar que muchas 1993. Future biomass-based electricity
de las conclusiones económicas relacio- supply in Northeast Brazil. Biomass and
nadas con la dendroenergía correspon- Bioenergy, 4: 149-174.
den a lugares y situaciones específicos. East Harbour Management Services. 2002.
El interés que existe actualmente por Availabilities and cost of renewable
los combustibles de madera no se basa sources of energy for generating electricity
simplemente en el costo directo de pro- and heat: a report to the Ministry of
ducir dendroenergía, sino también en las Economic Development. Wellington,
externalidades asociadas con el uso de Nueva Zelandia. Disponible en Internet:
la madera como combustible en relación www.med.govt.nz
con las que comportan otros combusti- Ford-Robertson, J.B., Horgan, G.P. y
bles. Aunque algunas externalidades, en Wakelin, S. 1996. Biomass site scoping
particular las que guardan relación con study: a report for the Electricity
el cambio climático producido por el uso Corporation of New Zealand. Rotorua,
de combustibles fósiles, pueden aplicar- Nueva Zelandia, Instituto de Investigación
se a todos los combustibles, no existe Forestal de Nueva Zelandia.
todavía un acuerdo unánime con respec- Graham, R.L., Lichtenberg, E., Roningen,
to a los costos. Por consiguiente, los V.O., Shapouri, H. y Walsh, M.E. 1995.
valores aplicados a las reducciones de The economics of biomass production in
las emisiones de gases de efecto inver- the United States. Oak Ridge, Tennessee,
nadero corresponden a lugares, países o EE.UU., Oak Ridge National Laboratory.
regiones específicos. Las externalidades Li, J., Gifford, G. y Hooper, G. 2000.
relacionadas con la seguridad nacional Reconstituted solid fuels from wood
dependen sin duda de las circunstancias wastes. Presentado en la 12ª Conferencia
de la región o el país. Por ello, la inclu- Anual WasteMINZ, Auckland, Nueva
sión de externalidades en el análisis Zelandia, 1-3 de noviembre.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


28

Se prevé que en los países desarrollados, es- transporte, los precios del combustible y el
El comercio pecialmente en la Unión Europea, tendrá lugar funcionamiento del equipo. También son
un crecimiento constante del consumo de com- importantes el método de producción de la
internacional de bustible de madera como consecuencia de las biomasa, el tipo de transporte y la selec-
nuevas políticas energéticas y ambientales ción y el orden de las operaciones de tra-
biocombustibles encaminadas a reducir las emisiones de gases tamiento previo.
de efecto invernadero. En varios países Varios estudios (Suurs, 2002; Agterberg
A. Faaij industrializados como Suecia, los Países et al., 1998) han puesto de manifiesto que
Bajos y Finlandia, así como en algunos países el comercio intercontinental de biocom-
en desarrollo, particularmente en el Cercano bustibles o incluso el transporte de ma-
Oriente, ya se utiliza la mayor parte de los re- dera a granel podría ser viable económi-
siduos leñosos disponibles (procedentes de los camente y no supone una gran pérdida
bosques y de las industrias forestales) y se está de energía. Actualmente ya tiene lugar
comenzando a estudiar la posibilidad de obte- un comercio internacional de biomasa
ner combustible de madera a bajo precio pro- sólida para la producción de energía, es-
cedente de otros países. Existe, por tanto, un pecialmente leña y carbón vegetal, aun-
comercio internacional incipiente de combusti- que a escala modesta. He aquí algunos
bles de madera, especialmente en y hacia el ejemplos.
norte de Europa (Hillring, 2002; Vesterinen y • La exportación de residuos foresta-
Alakangas, 2002). les desde los países bálticos a los
Algunas regiones, particularmente América Países Bajos comporta el transporte
Latina, algunas zonas de América del Norte, terrestre, el traslado y el transporte
determinadas partes de África subsahariana, marítimo a distancias superiores a
Europa oriental y Australia, cuentan con un 1 500 km en grandes buques. El uso
potencial de producción de biomasa suficiente total de energía es el 5 por ciento del
como para tener un excedente neto de contenido energético de la biomasa
biocombustible producido de manera sosteni- transportada.
ble. En los casos en que el precio es competi- • La exportación de madera cultivada
tivo con otros usos de la madera, esos países procedente de América Latina a los
y regiones pueden convertirse en proveedores Países Bajos comporta el transporte
netos de bioenergía renovable a países que terrestre, el traslado y el transporte ma-
son importadores netos de energía. rítimo a distancias superiores a 10 000
km en grandes buques. El uso total de
ESTRUCTURA DEL COMERCIO energía es alrededor del 10 por ciento
INTERNACIONAL DE BIOENERGÍA del contenido energético de la biomasa
Los biocombustibles objeto de comercio inter- transportada (Agterberg et al., 1998).
nacional pueden ser la biomasa sólida, por • Suecia utiliza estructuralmente com-
ejemplo, en forma de pastillas, trozas, balas y bustibles de biomasa importados, en
carbón vegetal, así como transportadores de su mayor parte de la región del Báltico
bioenergía tales como el bioaceite, el etanol, el y el sur de Europa, principalmente para
metanol, el hidrógeno o incluso la electricidad estabilizar los precios en el mercado
(Suurs, 2002). nacional. El volumen total es de 20 a
En el funcionamiento de la cadena comercial 30 petajulios (PJ) por año (Vesterinen
influyen muchas variables como la distancia de y Alakangas, 2002).

En varios países
industrializados, como
Suecia, se utiliza cada vez
más dendroenergía
mecanizada como
alternativa a los
André Faaij es profesor asociado en el combustibles fósiles, y se
Instituto Copérnico para el Desarrollo está estudiando la
M.A. TROSSERO

Sostenible, Universidad de Utrecht, posibilidad de obtener un


Utrecht, Países Bajos, donde coordina la suministro barato de
investigación sobre el suministro combustible de madera en
sostenible de energía y estudios de sistema. otros países

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


29

• Arabia Saudita importa carbón vegetal bioenergía, usos alternativos de la tierra y Sin embargo, en el mejor de los casos, la
–por valor de alrededor de 8 millones de secuestro de carbono? bioenergía podría convertirse en un motor
dólares EE.UU. en 2000 (FAO, 2002)– para • ¿Cuáles son los niveles sostenibles de importante del desarrollo económico local
satisfacer la fuerte demanda existente en producción en diferentes condiciones y y podría llevar a un uso mejor y más sos-
el país para su uso en las barbacoas, el niveles de desarrollo? tenible de la tierra. La integración de la
tostado de granos de café y la quema de • ¿Cómo se pueden diseñar sistemas agrí- producción de bioenergía con el desarro-
incienso. colas y agroforestales para la producción llo local podría traducirse también en una
sostenible de biomasa? mayor variedad de sistemas productivos,
El futuro del comercio del combustible • ¿En qué modo beneficiarán o perjudica- como los métodos agroforestales, de los
de madera rán esos sistemas de producción a los que se obtiene una multiplicidad de pro-
El comercio de combustible de madera puede agentes locales? ductos, entre ellos energía. Esos benefi-
contribuir a reducir las emisiones de gases de • ¿Cómo es necesario organizar la produc- cios adicionales podrían ser un incentivo
efecto invernadero, mediante la sustitución de ción de biomasa y la logística conexa para para impulsar proyectos de bioenergía
los combustibles fósiles, y a propiciar el desa- reducir al mínimo los efectos perjudiciales orientados a la exportación.
rrollo sostenible movilizando inversiones para y potenciar en la mayor medida posible los
la producción de combustible de madera. Sin beneficios?
embargo, esta contribución no está ni mucho • ¿Qué estructuras organizativas y qué cam- Bibliografía
menos garantizada y dependerá de factores bios es necesario adoptar para introducir
tales como (Hoogwijk et al., 2002): sistemas de producción de biomasa orien- Agterberg, A., Faaij, A., Hektor, B. y
• la competitividad económica de los com- tados a la exportación? ¿En qué forma Forsber, G. 1998. Bioenergy trade:
bustibles de madera y el comercio de este incide la legislación internacional vigente possibilities and constraints on short and
tipo de combustible; en los sistemas de comercio de longer term. Karlstad, Suecia, Bio-energy
• la productividad de los bosques y los nive- bioenergía? Vast/Utrecht, Países Bajos, Utrecht
les de aprovechamiento sostenible; • ¿Cuál es el marco institucional del comer- University/Uppsala, Suecia, Swedish
• la disponibilidad de tierra para la produc- cio de biomasa? ¿Quiénes son los princi- University for Agricultural Sciences.
ción de biomasa; pales agentes involucrados y a qué efec- FAO. 2002. Anuario de productos
• el aumento de la utilización de biocom- tos políticos, jurídicos, sociales, forestales 2000. Colección FAO:
bustibles. económicos y ecológicos deben enfren- Estadísticas No 158. Roma.
La demanda de alimentos, bioenergía y tarse? Hillring, B. 2002. European wood energy
biomateriales está estrechamente relaciona- • ¿Cómo deben implantarse a lo largo del markets. Documento preparado para la
da. Sin embargo, no se han estudiado bien tiempo los sistemas de bioenergía? ¿Qué 60a reunión del Comité de la Madera,
todavía las fuerzas económicas y no se sabe enfoques y estrategias ofrecen mejores CEE-ONU, Ginebra, Suiza, 24-27 de
con certeza hasta qué punto es viable la tran- perspectivas? septiembre.
sición necesaria para explotar el potencial En el peor de los casos, una gran demanda Hoogwijk, M., Faaij, A. van den Broek,
de bioenergía a escala mundial. Para conse- de bioenergía, impulsada por ejemplo por los R., Berndes, G., Gielen, D. y
guir el apoyo público necesario para la apli- impuestos sobre el carbono y el Mecanismo Turkenburg, W. 2002. Exploration of
cación en gran escala de planes de comercio para un desarrollo limpio en los países indus- the ranges of the global potential of
de bioenergía es necesario analizar una se- trializados, podría competir con la producción biomass for energy. Biomass and
rie de cuestiones ambientales, sociales y eco- de alimentos por suelos y un abastecimiento Bioenergy (inédito).
nómicas. de agua de mayor calidad, lo que obligaría a Suurs, R. 2002. Long distance bioenergy
• ¿Qué impacto ambiental y socioeconómico los campesinos pobres a abandonar sus tie- logistics. Utrecht, Países Bajos,
tienen los sistemas de producción y ex- rras. Ello podría poner en peligro la seguridad Copernicus Institute, Utrecht University.
portación de biomasa y qué comparación alimentaria de los sectores más pobres de la Vesterinen, P. y Alakangas, E. 2002.
puede establecerse entre la exportación población y desencadenar una deforestación Report on a workshop on biomass trade
de bioenergía o biomasa a nivel local y las en gran escala y unas prácticas agrícolas in Europe, Skelleftea, Suecia, 5 de
opciones relativas al uso local de insostenibles. noviembre (borrador).

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


30

Producción y uso del carbón vegetal en África


P. Girard

U
Con la creciente urbanización, rbanización y desarrollo económi- Madagascar, Malí, Níger y Senegal no
las poblaciones africanas están co están haciendo cambiar los há- querían cocinar con leña, que les parecía
obligadas a dejar de usar la leña bitos de consumo y elevando los difícil de encender, aparatosa, peligrosa
para uso doméstico y utilizar el ingresos familiares en los países en desa- para los niños, además de producir humo
carbón vegetal para cocinar y rrollo, con los consiguientes cambios im- y suciedad (Madon, 2000). En el carbón
calefaccionar sus casas. portantes en el sector de la energía vegetal no se ven la mayoría de estos efec-
doméstica. La sustitución progresiva de la tos negativos, y es más barato que el gas y
leña por el carbón vegetal, especialmente en el queroseno, que son todavía demasiado
África, ha suscitado la inquietud de caros para muchos (Foster, 2000). Un es-
ecologistas y responsables del desarrollo y tudio realizado en Dar es Salaam, Repú-
la ordenación de los bosques. En este ar- blica Unida de Tanzanía, por ejemplo,
tículo se trata de la tendencia al mayor uso mostraba claramente que el carbón vege-
de carbón vegetal en África, de los proble- tal usado en estufas eficientes era el com-
mas de este recurso, y de algunas condicio- bustible más barato por unidad de energía
nes para el desarrollo sostenible de este sector. (Foster, 2000), por lo que a menudo se usa
antes de la adopción de otros combusti-
DE LA LEÑA AL CARBÓN VEGETAL bles modernos más caros.
En general, el consumo de energía en Un ejemplo de la sustitución de la leña
las zonas rurales de África es todavía por el carbón vegetal se encuentra en el
bajo y se limita casi exclusivamente a la caso de Bamako, Malí, donde en 1990 más
leña. Sin embargo, el consumo de ener- del 85 por ciento de las familias utilizaban
gía y el tipo de combustible utilizado en leña como combustible doméstico diario.
los hogares va cambiando al compás del Ahora la usan menos del 50 por ciento, y
desarrollo del país. Según una encuesta en 1997 el carbón vegetal (reservado an-
realizada para el Programa de asistencia tes a usos especiales como preparación del
para la administración del sector de la té y barbacoas) sustituyó a la leña como
energía del Banco Mundial en 45 ciuda- principal combustible en dicha ciudad
des de 12 países entre 1984 y 1993 (véase la figura). El bajo nivel de ingresos
(Waddams Price, 2000), el menor uso de las familias es probablemente el único
de leña y el ascenso de los productos del factor que se opone a la adopción de com-
petróleo tienen una clara correlación con bustibles fósiles, gas y petróleo.
la elevación de los ingresos, así como Lo más notable es el uso creciente del
las nuevas políticas y los programas carbón vegetal en poblaciones de tamaño
establecidos por los gobiernos. medio, y a veces incluso en zonas rurales.
Sobre el consumo de energía y los tipos Por ejemplo, una encuesta reciente del
de combustible influyen también las fuer- consumo en los hogares en todas las po-
tes corrientes migratorias y el alto creci- blaciones de la región norte de Mahajanga,
miento de las poblaciones urbanas. Aun- Madagascar, reveló que el carbón vegetal
que los migrantes a las ciudades era el principal combustible utilizado
mantengan sus hábitos y tradiciones rura- (CIRAD, 1999). Las cifras indican una
les durante varias generaciones, las pre- tendencia creciente del consumo del car-
siones de la vida urbana (modernización bón si se comparan con una encuesta de
Philippe Girard es jefe de la de la vivienda, falta de tiempo, etc.) hacen 1992 realizada para el Banco Mundial por
Dependencia de Energía de la
Biomasa, Departamento de que muchas poblaciones abandonen rápi- la Dependencia de Planificación de la
Silvicultura, Centro de Cooperación damente la leña en favor de otros combus- Energía Doméstica del Ministerio de Ener-
Internacional en Investigación tibles como gas natural o queroseno. Las gía y Minas (CIRAD, 1992).
Agronómica para el Desarrollo
(CIRAD-Forêt), Montpellier, mujeres urbanas en las encuestas sobre Con la urbanización, el sector del car-
Francia. energía doméstica en Etiopía, Chad, bón vegetal ha adquirido un considerable

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


31

peso económico. El trabajo realizado en una perspectiva local, en especial en cier- las principales fuentes de energía accesi-
el marco del Programa de asistencia para tas situaciones de fuerte demanda (por bles para los pobres.
la administración del sector de la energía ejemplo, en la periferia de grandes zonas La prohibición de producir y comercia-
en Níger y Malí desde los últimos años urbanas con escasos recursos) y falta de lizar carbón vegetal, decidida algunas
ochenta ha mostrado que este sector poco prácticas y normas adecuadas de ordena- veces (por ejemplo, en Mauritania y
estructurado alcanza un volumen de ne- ción forestal. Kenya), ha resultado contraproducente:
gocios anual de varios millones de dólares Con prácticas adecuadas de gestión, su- con ello no se reduce de hecho la produc-
en algunos países africanos. En cuanto al pervisión y control forestales, el creci- ción, sino que simplemente se la empuja a
empleo, si no en términos financieros, su miento del uso de carbón vegetal no reper- la clandestinidad, lo que impide un con-
importancia es comparable a la de los cute gravemente sobre las zonas forestales trol adecuado de los procedimientos de
cultivos comerciales (Matly, 2000). que suministran a los centros de consumo. producción (FAO, 1993).
Los trabajos realizados en Níger y Malí La producción sostenible y el uso de
PRESIÓN SOBRE LOS BOSQUES Y indican que el control de los recursos por carbón vegetal mediante la gestión y la
LOS RECURSOS ARBÓREOS las personas que viven en las zonas de planificación adecuadas de las fuentes de
El uso de combustibles leñosos ha ido producción de carbón puede facilitar una suministro, junto con infraestructuras co-
creciendo en el mundo paralelamente al gestión adecuada de los recursos y mejo- merciales racionales y un uso eficiente,
crecimiento de la población, de manera rar al mismo tiempo los ingresos de los pueden tener también un notable efecto
que el crecimiento anual de la demanda habitantes locales (CIRAD, documentos positivo al ayudar a conservar los recur-
está entre el 3 y el 4 por ciento según los inéditos, 2001). sos, reducir la migración desde zonas ru-
países (Amous, 2000). Durante los últi- Pese a algunos ejemplos afortunados rales o forestales y elevar los ingresos de
mos veinte años, una mejor comprensión como estos, muchos gobiernos africanos, la población. Las intervenciones para apor-
de los sistemas de dendroenergía ha per- preocupados por la amenaza potencial del tar soluciones a largo plazo no son fáciles
mitido reconocer que las fuentes de sumi- carbón vegetal para los recursos foresta- de realizar, especialmente en países tropi-
nistro son más diversas de lo que se supo- les, han emprendido programas en los úl- cales pobres que carecen de los necesarios
nía e incluyen no sólo zonas forestales sino timos veinte años para promover la susti- recursos financieros, de capacidad
también árboles fuera de los bosques. Han tución del carbón vegetal por otros institucional y de personal especializado.
resultado pues infundadas las prediccio- combustibles (en particular gas y quero-
nes alarmistas de los años setenta sobre seno) mediante subsidios y suministro de SOLUCIONES PARA EL USO
una «crisis de la leña» en la que la oferta equipo a los hogares. Pese a una buena SOSTENIBLE DEL CARBÓN
sería incapaz de responder a la demanda. distribución de equipo (en Dakar, Senegal, VEGETAL
No obstante, en los lugares en que el más del 60 por ciento de las familias fue- El carbón vegetal se hace tradicionalmen-
alto consumo de leña y carbón vegetal y ron equipadas para utilizar gas), estos pro- te con especies que dan lugar a un produc-
la debilidad de las fuentes de suministro gramas no han tenido éxito, en parte por- to denso y de combustión lenta. Estas es-
ejercen una fuerte presión sobre los re- que las ciudades africanas no siempre pecies son de crecimiento lento y son por
cursos arbóreos (por la elevada densidad adoptan fácilmente hábitos urbanos lo tanto muy vulnerables a la explotación
de población, los bajos ingresos o las ri- (Matly, 2000). intensiva. Es pues necesario estimular la
gurosas condiciones climáticas), son to- Sin embargo, los programas de sustitu- diversificación y el uso de especies de plan-
davía muy preocupantes los problemas ción han tenido también el efecto negati- tación o especies que produzcan un carbón
de deforestación y agotamiento de la ve- vo de crear desempleo en las zonas fores- menos denso. Aunque el carbón menos
getación. tales cuando se ha desincentivado la denso puede tener diferentes propiedades
producción de carbón vegetal. La falta físicas, no hay diferencia desde el punto de
¿DEBEMOS PREOCUPARNOS POR de empleo ha dado lugar a una mayor vista energético, como se indica en el cua-
EL CARBÓN VEGETAL? migración hacia zonas urbanas y dro (pág. 32). Como el carbón vegetal se
El paso de la leña al carbón vegetal, aun- periurbanas y ha acentuado la demanda vende por volumen (pilas, sacos, etc.), un
que dure sólo unos decenios, podría tener de leña y todavía más de carbón vegetal, producto más pesado da a los consumido-
importantes consecuencias ecológicas si
no se controla. Como las estufas de car- Uso comparado de
leña y carbón en 100
bón vegetal son más eficientes que las de
Bamako, Malí
leña, la relación proporcional entre ener-
80
gía primaria y energía utilizable es casi la
% de los hogares

misma que con la leña. De ahí que con la 60


supervisión, la gestión y el apoyo debi-
dos, el cambio no tenga por qué alterar los 40
niveles actuales de uso de los recursos.
Un fuerte motivo de inquietud es que el 20

carbón vegetal, a diferencia de la leña, se


0
produce casi siempre a partir de los recur- 1975 1980 1985 1990 1995 2000
sos forestales. El uso de la biomasa fores-
Carbón Leña
tal para hacer carbón podría constituir una
amenaza para el futuro de los recursos en Fuente: Banco Mundial, 2000.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


32

Características medias de carbones vegetales tradicionales de Togo en comparación Hay muchas soluciones: retortas de car-
con el carbón de eucalipto de plantación ga por lotes en las que la madera se carbo-
niza mediante una fuente externa de ca-
Tipo de carbón Materia Ceniza Carbono Valor Densidad Friabilidad Recuperación
vegetal volátil (%) fijo calorífico (%) (%) de humedad lor; hornos metálicos equipados con
(%) (%) máximo (%) incineradores de vapor; y retortas conti-
(kJ/kg)
nuas de tipo Lambiotte en las que la ma-
Sabana media 17,2 5,8 77,0 30 190 0,58 11,1 5,10 dera se introduce en lo alto del horno y el
Bosque aclarado medio 23,5 5,1 71,4 29 320 0,49 19,1 6,37 carbón se extrae por debajo, quemándose
Anogeissus spp. 19,0 9,6 71,4 28 570 0,65 11,7 4,18 los vapores para producir el calor necesa-
Eucalyptus torelliana 19,0 3,8 77,2 30 600 0,36 13,3 –
rio para el proceso. Todos estos procedi-
mientos requieren grandes inversiones
Eucalyptus tereticornis 15,7 3,1 81,2 32 480 0,44 18,1 –
que en general no pueden permitirse los
Fuente: Girard, 1987. pequeños fabricantes de carbón vegetal
en los países tropicales.
res la impresión de comprar más. Aunque el podría limitar la explotación excesiva y Bien aplicadas, la mayoría de las técni-
carbón denso contiene efectivamente más favorecer la producción con especies de cas tradicionales o mejoradas de produc-
energía por volumen, no es así por peso. plantación, con beneficio considerable ción de carbón vegetal dan buenos rendi-
Cuando se promueve el uso de especies para el medio ambiente y los consumido- mientos, con una inversión de capital
alternativas para la fabricación de carbón res. La formación profesional y medidas relativamente baja. Sin embargo, requie-
vegetal, es preciso reevaluar los procesos de supervisión podrían contribuir también ren mucho trabajo.
de la cadena de producción y utilización. a reducir la actual presión sobre las espe- Muchos proyectos carboneros no han
Una adaptación necesaria es el diseño de cies que producen un carbón denso. alcanzado los resultados esperados por
estufas eficientes, ya que la mayoría de las haber considerado sólo los aspectos ener-
utilizadas actualmente no son realmente LA ESTIMACIÓN DE LAS géticos del proceso técnico y haber igno-
aptas para carbón vegetal de especies lige- NECESIDADES rado los aspectos sociales y económicos.
ras, que arden demasiado rápidamente y En los países industrializados, la subida Pero en el sector podrían realizarse eco-
con fuerte llama para las necesidades de de los precios de la madera hace que se nomías considerables, como se indica en
los consumidores. estén desarrollando gran número de solu- el recuadro.
Cuando se empieza a usar el carbón ve- ciones técnicas mejores y más racionales Muchas serrerías producen gran canti-
getal para la cocina en un país determina- para que el proceso de carbonización dad de desechos que a menudo simple-
do, la pronta introducción de procedimien- observe las normas medioambientales y mente se queman para eliminarlos o se
tos que estimulen el uso de carbón ligero energéticas y para mejorar los rendimien- carbonizan muy ligeramente. Procedi-
(venta por peso, precios basados en cali- tos. El objetivo es producir más carbón mientos semiindustriales de fabricación
dad, control de especies utilizadas, etc.) vegetal utilizando menos madera. de carbón con incineración de gases de
pirólisis y recuperación de calor podrían
ser una manera satisfactoria de optimizar
DEPARTAMENTO DE MONTES DE LA FAO/CFU000334/R. FAIDUTTI

los subproductos de las serrerías, ya que


éstas tienen los recursos técnicos y huma-
nos necesarios (FAO, 1985). Hay algunos
ejemplos de este tipo en la zona tropical
húmeda (Côte d’Ivoire, Brasil).
La selección de la tecnología debe ba-
sarse siempre en un análisis del contexto
socioeconómico. Nunca debe aplicarse
una fórmula fija, aunque haya tenido ex-
Montículo tradicional celentes resultados en otro contexto.
de carbón vegetal en
Aunque pueda preverse un descenso del
África occidental
(Guinea) consumo mundial de carbón vegetal en el

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


33

Un horno metálico semipermanente de


bajo costo denominado «Subri-fosse»,
para carbonizar los residuos del
aserrado de madera , Madagascar

Los hornos metálicos equipados con


incineradores de vapor (en Francia)
contribuyen a reducir la presión ambiental al
aumentar el rendimiento del carbón vegetal,
pero pocas veces son asequibles
económicamente en los países en desarrollo
P. GIRARD

futuro, es posible que localmente o en cier- –que son también los menos producti-
tos países (en desarrollo y desarrollados) vos–, lo que limitará las posibilidades
el consumo aumente todavía a consecuen- de mejoramiento. La educación y la
cia de las oportunidades del nuevo merca- formación de técnicos forestales,
do industrial de «energía verde». Los ser- extensionistas y carboneros, y la adop-
vicios forestales y los organismos del ción de tecnologías de fabricación más
sector de la energía deben prestar pues sostenibles, pueden ser factores deter-
especial atención al carbón vegetal y a su minantes para mejorar las condicio-
producción y uso sostenibles. Acciones po- nes de trabajo en el sector, así como

P. GIRARD
sitivas podrían ser, entre otras: las repercusiones ambientales y la
• establecer programas de gestión efectividad de la energía.
forestal para evitar la deforestación y
la sobreexplotación de especies aptas
para la producción de carbón; Algunas cifras sobre cuestiones económicas y ambientales
• profesionalizar el sector, de manera
que los carboneros se dediquen a Los rendimientos de masa de un horno • 150 kg de carbón vegetal→ 135 kg de
producir carbón como actividad prin- Casamance y de un horno de pila tradicio- carbono.
cipal y se disuada la actuación de los nal bien manejado son del 25 por ciento. Es Cuando se carboniza una tonelada de ma-
no profesionales, mediante políticas y decir, una tonelada de madera dará 250 kg dera, se liberan en la atmósfera 365 kg con
programas de formación oportunos; de carbón vegetal. Con técnicas peores, no una técnica deficiente y 275 kg con métodos
• dar a los carboneros la posibilidad de obstante, a menudo los rendimientos no mejorados. La técnica mejorada impide pues
elegir entre varios métodos técnicos pasan del 15 o el 20 por ciento, o sea unos la emisión de 90 kg de carbono, o 1,1 tonela-
adecuados, más bien que una «mejor» 150 a 200 kg por una tonelada de madera. das de CO2 por tonelada de carbón vegetal
solución técnica única; Muchos carboneros, por ejemplo, utilizan consumido.
• promover la utilización como materia madera verde, y la energía necesaria para Para la ciudad de Abidjan, Côte d’Ivoire,
prima de residuos y madera de secarla procede de parte de la carga, lo que que consume unas 300 000 toneladas de car-
plantaciones, mediante control de reduce los rendimientos al 15 por ciento. bón vegetal al año, las economías anuales as-
precios y políticas adecuadas. El contenido de carbono de la madera y del cienden a:
Si se considera la fabricación de carbón carbón vegetal es 50 y 90 por ciento respecti- • 330 000 toneladas de emisión de CO 2

vegetal como fuente de ingresos comple- vamente, lo que da los siguientes equivalentes evitadas;
mentaria o como trabajo de mujeres, las de carbono: • 800 000 toneladas de madera no consumi-
inversiones en formación serán probable- • 1 000 kg de madera → 500 kg decarbono; da gracias al aumento del rendimiento.
mente menores, y se preferirán métodos • 250 kg de carbón vegetal→ 225 kg de
con menos densidad de mano de obra carbono;

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


34

El carbón vegetal es uno de los combus- Banco Mundial. 2000. ESMAP Household Girard, P. 1987. Compte rendu de mission
tibles de uso doméstico que hay que con- Energy Strategy. d’appui en carbonisation au volet
siderar en todo programa de racio- CIRAD. 1992. Approvisionnement en reboisements industriels. Tsevié, Togo,
nalización de los recursos energéticos en combustible ligneux d’Antananarivo et Oficina Nacional de Togo para el
los países tropicales. En lugar de verlo Mahajanga. Informe del proyecto, Ministerio Desarrollo y la Explotación de los Recursos
como el enemigo público del silvicultor, de Energía y Minas/UPED, Madagascar. Forestales.
los planificadores deben comprender los CIRAD. 1999. Programme pilote intégré Madon, G. 2000.An assessment of tropical
problemas y aplicar soluciones idóneas d’approvisionnement durable en bois énergie dry-land forest management in Africa: what
para el uso óptimo del carbón vegetal. ◆ de la région de Mahajanga. Informe del are its lessons. Presented at the World
proyecto, Programa Piloto Integrado de Bank seminar Communication for Village
Mahajanga (PPIM). Power 2000, Empowering People and
FAO. 1985. Industrial charcoal making. FAO Transforming Markets, Washington, DC,
Forestry Paper No. 63. Roma. 4-8 de diciembre de 2000.
FAO. 1993. A decade of wood energy activities Matly, M. 2000. La mort annoncée du bois
within the Nairobi Programme of Action. énergie à usage domestique. Bois et Forêts
FAO Forestry Paper No. 108. Roma. des Tropiques, 266(4): 43-55.
Bibliografía Foster, V. 2000. Measuring the impact of Waddams Price, C. 2000. Better energy
energy reform – practical option. En Energy services, better energy sectors and links
Amous, S. 2000. Review of wood energy reports services for the world’s poor. Energy and with the poor. En Energy services for the
from ACP African countries. EC-FAO Development Report 2000, p. 34-42. world’s poor. Energy and Development
Partnership Programme working document. Washington, DC, Estados Unidos, Banco Report 2000, p. 26-32. Washington, DC,
Roma. Mundial. Banco Mundial. ◆

El carbón vegetal se ha producido y utilizado como combustible para cocer y asar desde la
Nuevas Edad de Piedra, y para producir instrumentos metálicos desde la Edad de Bronce. En los
países en desarrollo se utiliza todavía ampliamente en hogares urbanos y rurales para cocer
tecnologías de y asar, ya que produce poco humo y tiene un alto valor calorífico. En los países desarrollados
está aumentando su demanda como combustible para barbacoas. Grandes cantidades de
producción de carbón vegetal se utilizan en la producción de cobre y cinc, así como en la producción de
metales preciosos.
carbón vegetal Al calentar la madera en ausencia de aire se produce carbón vegetal, junto con alquitranes
volátiles y una mezcla de gases. Las cantidades relativas de estos tipos de productos depen-
H.E. Stassen den del equipo utilizado y de las características de la madera original. El contenido de hume-
dad es un parámetro especialmente importante. La madera seca produce más carbón vegetal
que la húmeda.
En las aplicaciones domésticas o las barbacoas es importante el contenido remanente de
alquitrán (o volátil) del carbón vegetal. A mayor contenido de carbono fijo, menor contenido de
alquitrán y menos humo durante la combustión. Para las aplicaciones metalúrgicas también
son importantes el contenido de ceniza y el tamaño y la resistencia a la compresión del carbón.

Producción tradicional de carbón vegetal


Hasta principios del siglo XX la práctica totalidad del carbón vegetal se producía con
métodos tradicionales. Se colocaba la leña en pozos excavados en la tierra, se le prendía
fuego y se cubría con tierra. La combustión de parte de la madera producía bastante calor
para carbonizar el resto. Otro método era cubrir con tierra y hierba montones de leña y
prenderle fuego a través de aperturas en la cubierta de tierra (hornos de tierra). Las aper-
turas podían cerrarse y abrirse convenientemente, y podían practicarse otras para contro-
lar la entrada de aire. Este método permitía controlar la combustión y la carbonización algo
mejor que el del pozo. Ambas técnicas se siguen practicando en muchos países en desa-
rrollo, sobre todo porque son baratas. No obstante, sus rendimientos son muy bajos (nor-
malmente 1 kg de carbón vegetal a partir de 8 a 12 kg por lo menos de leña), la calidad no
es uniforme (porque es difícil mantener una carbonización uniforme) y contaminan el medio
ambiente al emitir alquitranes y gases venenosos.

Métodos tradicionales mejorados


En los años setenta y ochenta del pasado siglo se consiguió mejorar la producción tradi-
Hubert E. Stassen es un consultor
de Stassen Consultants, Enschede, cional de carbón vegetal equipando los hornos de tierra con chimeneas hechas con bidones
Países Bajos. de petróleo (hornos Casamance) y construyendo pequeños hornos de acero o ladrillo.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


35

Todos estos métodos se basan en la combustión parcial de la carga de leña para producir
el calor necesario para la carbonización; por consiguiente el rendimiento depende en
gran medida del contenido de humedad de la madera. Con una buena práctica, son
posibles rendimientos de 1 kg de carbón a partir de 4 a 5 kg de leña secada al aire. Más
corrientes son rendimientos de 1 kg de carbón por 6 a 8 kg de leña. La ventaja de
procedimientos que utilizan una cobertura sólida (metal, ladrillo u hormigón) es su cierre
hermético, que minimiza el efecto de una mala supervisión y da resultados más unifor-
mes. Los hornos de acero y ladrillo requieren menos trabajo que los montones recubiertos
P. GIRARD

de tierra, incluso mejorados, pero pueden ser menos accesibles para los carboneros
tradicionales por su elevado costo. Convendría promover métodos tradicionales mejorados
Producción tradicional de carbón en pequeña escala.
vegetal mejorada: horno de
ladrillo de tipo brasileño en Cuba Tecnologías de producción industrial
La demanda industrial de carbón vegetal en el siglo XX suscitó nuevas tecnologías en
mayor escala para mejorar el rendimiento y la calidad. Se concibieron diferentes tipos
de hornos de ladrillo o metal de funcionamiento intermitente o retortas de funcionamien-
to continuo, que elevaron considerablemente el rendimiento (1 kg de carbón por 5 a
7 kg de leña) y produjeron un carbón mucho más uniforme con un mayor contenido de
carbono fijo.
Muchas fábricas de este tipo funcionan todavía hoy en Europa y las Américas, pero la
contaminación plantea un problema persistente. Las fábricas de carbón vegetal emiten
grandes cantidades de humo, hollín y partículas de alquitrán, así como mal olor, y se
consideran una amenaza para la salud.

Nuevos sistemas de alto rendimiento y bajas emisiones


La tendencia actual en la producción de carbón vegetal aspira a mejorar los efectos
M.A. TROSSERO

medioambientales manteniendo o elevando al mismo tiempo el rendimiento y la calidad


del producto. Recipientes de acero o retortas se llenan con leña presecada y se colocan
en un horno de carbonización de ladrillo calentado a 900 °C. Los alquitranes y gases
Producción mejorada de
producidos al calentarse la madera se conducen a una cámara de combustión separada
carbón vegetal utilizando un
horno metálico en el a alta temperatura. El gas de combustión que sale de esa cámara se utiliza para calentar
Senegal el horno de carbonización, y el calor restante del horno se utiliza para el presecado de
la leña. El excelente aprovechamiento del calor de este tipo de equipo permite producir
La producción industrializada
1 kg de carbón vegetal por 3 ó 4 kg de leña.
moderna de carbón vegetal en La altísima temperatura de la cámara de combustión hace que se quemen por completo
los Países Bajos cumple todas las partículas, alquitranes y gases. En los Países Bajos, se ha certificado que este
normas muy estrictas de
emisión de contaminantes
tipo de equipo cumple con los requisitos estrictos de emisión para las instalaciones de
combustión. Las emisiones de alquitranes, monóxido de carbono y peróxido de nitróge-
no, así como los componentes olorosos, están muy por debajo de los límites legales.
Las nuevas fábricas de carbón vegetal de alto rendimiento y bajas emisiones requieren
mayores costos de inversión que los viejos hornos o retortas de ladrillo o acero, pero en
muchos casos esto se compensa sobradamente con el mayor rendimiento y el mejora-
miento en las emisiones viene a ser una prima gratuita. Por ello esta tecnología relativa-
mente nueva se ha extendido en los dos últimos años no sólo en los países de la Unión
Europea cuidadosos del medio ambiente (Francia, Países Bajos), sino también en
M.A. TROSSERO

Europa oriental (Estonia) y en regiones en desarrollo (China, Ghana, Sudáfrica). En


Singapur está en construcción una fábrica de carbón vegetal a partir de maderas viejas.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


36

WISDOM: una representación cartográfica


de la oferta y la demanda de combustibles leñosos
R. Drigo, O.R. Masera y M.A. Trossero

L
Un nuevo instrumento de as modalidades de producción y y la demanda de combustibles leñosos
planificación combina la consumo de combustibles proce- (WISDOM, sigla de Woodfuel
información geográfica sobre dentes de la madera y sus respec- Integrated Supply/Demand Overview
producción y consumo de tivos efectos sociales, económicos y Mapping), como método para visualizar
combustibles leñosos para medioambientales son complejos y varia- espacialmente las áreas prioritarias o
identificar «puntos calientes» en bles según los lugares. Las generalizacio- «puntos calientes» para los combusti-
los que es urgente actuar para nes sobre uso y disponibilidad de bles leñosos. Aunque está todavía en fase
asegurar la producción combustibles leñosos en los planos regio- de formulación, WISDOM se ha aplica-
sostenible de leña nal, nacional e incluso comarcal suelen do en un estudio monográfico en Méxi-
llevar todavía a premisas sesgadas y en co y pronto se pondrá a prueba en otros
consecuencia a una planificación deficien- países. Se basa en la tecnología del sis-
te y una actuación ineficaz. Se han reali- tema de información geográfica (SIG),
zado a veces estudios locales detenidos del que ofrece nuevas posibilidades de com-
comercio de combustibles leñosos, pero binar o integrar información estadística
tales estudios son caros, requieren tiempo y espacial sobre la producción (oferta) y
y no aportan la perspectiva nacional que el consumo (demanda) de combustibles
se precisa para diseñar políticas naciona- leñosos (leña, carbón vegetal y otros
les efectivas. biocombustibles). Esta tecnología acce-
Rudi Drigo es consultor en el Se necesitan, pues, metodologías e sible y fácil de usar permite presentar
Componente de Planificación y instrumentos que ofrezcan visiones los resultados del análisis espacial de
Desarrollo de Políticas
Dendroenergéticas, Programa de sinópticas a escala de un país de la ofer- manera comprensible a los funcionarios,
Asociación FAO-UE, Roma. ta y la demanda locales de dendro- los ciudadanos particulares y los cientí-
Omar R. Masera es profesor de energía, integrando de manera congruen- ficos (Marble, 1998). Análisis en diver-
Energía y Medio Ambiente en el
Instituto de Ecología de la Universidad te datos e informaciones. La FAO, en sas escalas permiten mostrar situacio-
Nacional de México (UNAM). cooperación con el Instituto de Ecología nes locales en todo el país o la región.
Miguel A. Trossero es oficial forestal de la Universidad Nacional de México WISDOM es un instrumento de plani-
superior en la Dirección de Productos
Forestales, Departamento de Montes de (UNAM), está actualmente desarrollan- ficación estratégica, más bien que un
la FAO, Roma. do una cartografía integrada de la oferta medio operacional. Se propone integrar
la información existente, hoy dispersa,
para eludir una costosa recopilación de
2. Módulo de demanda 1. Selección de la base espacial 3. Módulo de oferta
a. Consumo de combustible a. Uso de la tierra/cubierta
nuevos datos. WISDOM ha de adaptar-
por tipo, por zona, etc. vegetal (UT/CV) se caso por caso a la información dispo-
b. Usuarios: hogares/industrias Bosques/otras tierras
c. Población urbana/rural b. Cambios en UT/CV nible, sea ésta directa (consumo de leña
d. Crecimiento de la población c. Reservas de biomasa
e. Datos socioeconómicos leñosa por UT/CV y sus tendencias, productividad sosteni-
(culturales/grupos de d. Productividad ble) o indirecta (otras variables relati-
ingresos e. Accesibilidad
f. ........ f. ..... vas a oferta y demanda de combustibles).
g. Encuestras locales g. Encuestas locales
SIG
Explicación del mapa
1 - ... - ... - ... - ... - ESTRUCTURA
2 - ... - ... - ... - ... - El uso de WISDOM pasa por cinco eta-
...
n - ... - ... - ... - ... - pas principales (Figura 1).

5. Áreas prioritarias

4. Módulo de integración
a. Áreas con déficit de combustibles
b. Presión local sobre recursos de
combustibles leñosos
c. Índices de sostenibilidad

1
Etapas de WISDOM

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


37

Selección de la base espacial Módulo de demanda Los criterios precisos y la correspon-


WISDOM es flexible y puede utilizarse El módulo de demanda recoge la distri- diente selección de zonas prioritarias
para estudios nacionales, regionales o bución espacial del consumo de combus- dependerán del objetivo del estudio. Por
subregionales. tible, desglosado si es posible por tipos ejemplo, el estudio puede proponerse
Para los estudios nacionales, que son (leña, carbón vegetal, otros), por sector identificar grandes mercados potencia-
los más adecuados para promover la for- de usuarios (hogares, industria, otros) y les para nuevas tecnologías, o lugares
mulación de una política, el análisis debe por zonas (rural, urbana). Se utiliza tam- donde se producen efectos importantes
realizarse al más bajo nivel administrati- bién para identificar las zonas con una para la salud.
vo para el que se disponga de parámetros dinámica propia de consumo (por ejem- El Cuadro 1 muestra variables poten-
demográficos, sociales y económicos, es plo, crecientes necesidades de combus- ciales que pueden utilizarse para el aná-
decir el municipio. El nivel subnacional tible). Las principales fuentes de infor- lisis. Según los criterios, pueden utilizar-
del análisis es una característica esencial mación para este módulo son estadísticas se diversas variables.
de WISDOM, ya que ayuda a evitar las demográficas y otros parámetros socio- Cuando sea posible, es importante eva-
extrapolaciones y generalizaciones que económicos recopilados y mantenidos luar la demanda por tipo de combustible
afectan tan negativamente a los estudios por los servicios nacionales de estadísti- leñoso (leña, carbón vegetal, licor negro,
de dendroenergía. ca, y estudios y encuestas que contienen aceite pirolítico, etc.), ya que en cada caso
Muchos países tienen series de datos información sobre consumo por tipo de son diferentes los efectos sobre las fuen-
digitales para sus unidades administrati- usuario, por ejemplo. tes y la sostenibilidad de la oferta, lo que
vas, lo que facilita el análisis. La forma Varios criterios pueden servir para de- requiere distintas líneas de análisis.
digital es cada vez más frecuente para cen- terminar las zonas prioritarias en cuanto Para confeccionar el módulo de deman-
sos y otras informaciones socioeconómicas. a la demanda. Por ejemplo, pueden inte- da suelen integrarse los datos de consu-
Para los estudios regionales o subre- resar las zonas que tengan: mo obtenidos de encuestas –que normal-
gionales, la información demográfica • alto consumo de combustibles; mente sólo cubren parte del país– con
puede obtenerse de la base de datos • fuerte densidad de usuarios de los variables sociodemográficas obtenidas de
LandScan de población mundial, del La- combustibles; la información censal. La principal difi-
boratorio Nacional de Oak Ridge en los • elevadas tasas de crecimiento del cultad en este módulo es encontrar varia-
Estados Unidos, que facilita mapas de consumo o de los usuarios, sean ho- bles directas o indirectas, disponibles en
densidad de la población mundial con una gares particulares o la industria; las unidades administrativas menores,
resolución de 30" x 30" (segundos de • alta elasticidad de la demanda de que sirvan para calcular los niveles de
arco). combustible. consumo y su distribución espacial.
En esta etapa, los datos espaciales y
estadísticos se relacionan mediante un
CUADRO 1. Variables que pueden utilizarse en el módulo de demanda
«cuadro de atribución cartográfica» que
tiene la estructura de una base de datos y Variable Desglose deseable
contiene los atributos e identificadores
Consumo de combustible leñoso en los hogares Tipo de combustible (leña, carbón vegetal, etc.)
geográficos básicos de todos los elemen- Uso de combustible per cápita Población urbana/rural
tos individuales del mapa digital (códi- Número de usuarios en tiempo t Combinación de combustibles
Unidad administrativa mínima de análisis
gos de identidad y nombres, superficie,
perímetro, coordenadas, etc.). El cuadro Consumo de combustible leñoso por usuarios Tipo (y tamaño) de las industrias
industriales Unidad administrativa mínima de análisis
puede ampliarse agregando atributos te- Uso de combustible por unidad de producto
Número de usuarios en tiempo t
máticos referidos a la misma serie de ele- Urbanos/rurales
mentos del mapa. Característica notable Densidad de usuarios Domésticos/industriales
Porcentaje de usuarios Sólo combustibles leñosos/múltiples
de la metodología de WISDOM es la ex- Usuarios por km2 combustibles
pansión progresiva del cuadro para in- Tasa media anual de crecimiento Urbanos/rurales
cluir toda la información disponible, di- de consumo/usuarios Domésticos/industriales
Sólo combustibles leñosos/múltiples combustibles
recta o indirectamente relacionada con la
Arraigo del consumo Grupos étnicos
oferta y la demanda de combustibles le- En los grupos culturales Grupos de ingresos por población urbana/rural
ñosos. Según el nivel de ingresos

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


38

CUADRO 2. Variables que pueden utilizarse en el módulo de oferta bios en el uso de la tierra o altas pre-
siones sobre ésta;
Variable Desglose deseable Posibles fuentes de información
• la baja productividad de la biomasa;
Clase de uso de la tierra Deben considerarse todas las Estudios nacionales, por ejemplo, los • la mala accesibilidad.
y cubierta vegetal clases de uso de la tierra y mapas AFRICOVER en África
cubierta vegetal utilizando el Sistema de clasificación A la inversa, las áreas con mayor po-
de la cubierta vegetal de la FAO (FAO, tencial para la producción sostenible de
2000)
combustibles leñosos serán las que po-
Cambios en el uso de la tierra Evítense las tasas escuetas Estudios puntuales nacionales;
y la cubierta vegetal de deforestación; las estudios en gran escala, como la sean una vegetación boscosa accesible
transiciones de la cubierta Evaluación de los recursos forestales con buenas reservas y productividad.
vegetal (utilizando matrices de mundiales realizada por la FAO
transición de la cubierta mediante teledetección (FAO, 1996, La cuantificación de la oferta es muy
vegetal) son idóneas para FAO, 2002); el estudio de alta
este tipo de análisis resolución TREES II (Achard et al., difícil de determinar con precisión, no
2002)
sólo por falta de información fidedigna,
Reservas de biomasa leñosa Reservas de biomasa por cada Datos de inventarios forestales sino también porque la capacidad de los
por uso de la tierra y cubierta clase de uso de la tierra y (volumen de la biomasa total);
vegetal cubierta vegetal, incluidas inferencia y extrapolación a partir de sistemas agrícolas para producir com-
tierras de cultivo, malezas, etc. estudios detallados
bustibles leñosos depende también del
Producción media de biomasa Índices de productividad para Datos de inventarios forestales nivel de la demanda y de la accesibili-
por clase de uso de la tierra todas las clases de uso de la (rendimiento de la biomasa total);
y cubierta vegetal tierra y cubierta vegetal inferencia y extrapolación a partir de dad de fuentes alternativas.
estudios detallados; distinción de
zonas agroecológicas No obstante, el propósito de WISDOM
Accesibilidad Áreas inaccesibles por Mapas nacionales o internacionales de no es la planificación operacional, para
razones jurídicas (por zonas protegidas, como los de la Unión la cual es esencial la precisión cuantita-
ejemplo, zonas protegidas) y Mundial para la Naturaleza (UICN);
por razones físicas (terreno modelos (físicos) de terrenos (por tiva. Por consiguiente, para identificar
escarpado, distancia) ejemplo, productos derivados del Mapa
digital del mundo [ESRI, 1993]) áreas prioritarias en que la relación en-
tre demanda y oferta muestre un posible
déficit, el módulo de oferta puede con-
Módulo de oferta dios locales, aunque de ámbito limitado, centrarse principalmente en el uso de la
En la medida en que lo permite la infor- y en opiniones de expertos. tierra y sus cambios, y puede recurrir a
mación actual, el módulo de oferta brin- Como en el módulo de demanda, es índices de la productividad de biomasa
da una representación espacial de todas esencial utilizar estadísticas desglosadas basados en características ecológicas.
las fuentes de combustibles leñosos (pro- referidas a unidades pequeñas, más bien
cedentes tanto de bosques naturales como que promedios generales. Módulo de integración
de plantaciones, árboles fuera de los bos- El Cuadro 2 muestra las variables que Tras confeccionar los módulos de de-
ques, matorrales, etc.), su capacidad de podrían usarse para el módulo de oferta. manda y oferta en el SIG, el paso si-
almacenamiento, sus alteraciones en el En general, puede suponerse que la ofer- guiente es formular variables que inte-
tiempo y su productividad. Siendo rea- ta de combustibles leñosos es función de gren la información de ambos módulos.
listas, la principal y a menudo única fuente varios factores, entre ellos el uso de la Para ello se combinan las variables rela-
de información para confeccionar este tierra y su cubierta vegetal con sus cam- tivas a consumo y oferta de combusti-
módulo son los inventarios forestales na- bios relativos, las reservas de biomasa y bles leñosos que han sido sistematizadas
cionales, ya que son todavía raras las en- la productividad y accesibilidad de la para cada unidad administrativa míni-
cuestas detalladas sobre reservas y pro- biomasa. ma de análisis. Pueden designarse di-
ductividad de la biomasa que abarquen También aquí pueden usarse diferen- versos indicadores o variables o
tierras no forestales. En la mayoría de los tes criterios para analizar la oferta de indicadores para analizar los efectos
casos, las reservas y la productividad de combustibles leñosos e identificar áreas combinados de la oferta y la demanda.
las fuentes leñosas no forestales (mato- prioritarias. Por ejemplo, si se trata de La selección de indicadores se decide
rrales, plantaciones agrícolas, prácticas identificar áreas expuestas a escasez de caso por caso, según la disponibilidad y
agroforestales, etc.) serán objeto de su- combustibles, el estudio podría tomar en la exactitud de los datos. Los indicadores
posiciones o conjeturas. Dada la penuria consideración áreas caracterizadas por: posibles son:
de datos de clases no forestales, el desa- • el rápido agotamiento de los bosques • déficit de combustibles leñosos =
rrollo de este módulo se apoyará en estu- y zonas arboladas por obra de cam- [oferta – demanda] < 0;

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


39

• presión potencial sobre fuentes de cas de uso de la tierra y cubierta vegetal lisis se centró en la leña, los hogares y
combustibles leñosos = [demanda ÷ (Figura 3). El análisis sirvió pata identifi- los usuarios de leña exclusivamente.
total de fuentes accesibles]. car 273 municipios en los que es urgente • Base espacial. La unidad escogida
Estrictamente hablando, son áreas actuar para asegurar la sostenibilidad del fue el municipio, cuyo total en el país
deficitarias en combustibles las que tie- uso de la leña. es 2 460. La base espacial fue una
nen valores negativos. Pero como es di- La demanda de combustibles leñosos base de datos georreferenciados para
fícil obtener información precisa sobre en México se concentra en la leña y las todo el país disponible en el Instituto
oferta y demanda, podrían definirse dife- zonas rurales. La leña se recolecta o se Nacional de Estadística, Geografía
rentes umbrales para considerar como compra en mercados locales, y en su e Informática (INEGI) de México.
áreas deficitarias las que tengan valores mayor parte procede de bosques (poca • Módulo de demanda. Las dos fuen-
próximos a cero. de zonas agrícolas). La demanda viene tes principales para la confección del
La presión potencial sobre las fuentes sobre todo de los hogares. módulo fueron los censos nacionales
de combustibles leñosos (naturales y En el análisis, se consideraron «pun- de población de 1980, 1990 y 2000 y
plantaciones) se da en toneladas (o me- tos calientes» las áreas con elevada de- una extensa colección de encuestas
tros cúbicos) por hectárea y año, lo que manda de leña, alta densidad y creci- locales, regionales y nacionales so-
da idea del promedio de producción local miento de usuarios, fuerte arraigo del bre uso de energía en el sector do-
de leña necesario para atender a la de- consumo de leña (en los aspectos social méstico.
manda. Si la demanda es superior a la y cultural) y pocos o insuficientes re- • Módulo de oferta. Se obtuvieron es-
producción normal de leña en la zona, cursos de combustibles leñosos. El aná- tadísticas sobre uso de la tierra y cu-
puede presuponerse una gran presión
sobre las fuentes de productos leñosos. 2
Densidad de
usuarios de leña a
Identificación de «puntos calientes» nivel de municipios,
para los combustibles leñosos México, 2000
La etapa final es la identificación de las
áreas en las que es preciso actuar con ur-
gencia sobre la demanda, la oferta, o
ambas («puntos calientes» para los com-
bustibles leñosos). A diferencia de ante-
riores planteamientos basados enteramen- Límites de Estado
Porcentaje de usuarios
te en la medida cuantitativa del déficit 0-20%
24-40%
(por ejemplo, el modelo de carencia de 40-70%
70-90% kilómetros
leña), WISDOM pretende identificar áreas 90-100%

con una situación y una dinámica propias


3
en cuanto a los combustibles leñosos. Para Mapa simplificado
ello podrían utilizarse procedimientos de la vegetación de
estadísticos comunes multivariantes: téc- México, 2000
nicas de agrupación de datos, análisis de
factores, análisis de conglomerados,
indización y otros. También podría ha- Clases de tierras
cerse la determinación final de áreas Agricultura/pastos
Zonas urbanas
Bosque templado primario
subnacionales prioritarias utilizando un Bosque templado secundario
Lagos
índice general de prioridad para los com- Manglares
Malezas
bustibles leñosos (Masera, Drigo y Otra vegetación
Bosque tropical caducifolio primario
Trossero, en preparación) que refleje los Bosque tropical caducifolio secundario
Bosque tropical perennifolio primario kilómetros
aspectos básicos de las áreas de análisis Bosque tropical perennifolio secundario

en lo tocante a la demanda y la oferta de


combustibles leñosos. 4
Municipios necesitados
de acción prioritaria
ESTUDIO MONOGRÁFICO: respecto al uso y la
IDENTIFICACIÓN DE «PUNTOS disponibilidad de leña,
CALIENTES» PARA EL CONSUMO México, 2000

DOMÉSTICO DE LEÑA EN MÉXICO


Un estudio detallado realizado en Méxi-
co ilustra el método de WISDOM (Mase-
ra, Drigo y Trossero, en preparación). La
información espacial procedente de en- Límites de Estado
Categorías
cuestas locales detalladas sobre consumo Prioridad baja
Prioridad media-baja
Prioridad media
de leña (Figura 2) se integró con series Prioridad media-alta
kilómetros
Prioridad alta
históricas sociodemográficas y estadísti-

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


40

bierta vegetal del Inventario Forestal tura, asuntos sociales, etc. WISDOM no
Nacional 2000, realizado a escala reduce la necesidad de recopilar datos,
1:250 000 para todo el país. Las 69 sino que la recalca, ya que su fiabilidad
clases originales de uso de la tierra y depende de la cantidad y la calidad de Bibliografía
cubierta vegetal se redujeron a siete datos disponibles. Los datos locales ayu-
grandes clases (Palacio-Prieto et al., dan también a definir las lagunas especí- Achard, F., Eva, H., Stibig, H.J., Mayaoux,
2000). Se supuso una productividad ficas de información que perturban el P., Gallego, J., Richards, T. y
media de biomasa para cada clase de análisis. Mediante aplicaciones reitera- Malingreau, J.-P. 2002. Determination of
uso de la tierra y cubierta vegetal. das de WISDOM durante años se debería deforestation rates of the world’s humid
• Módulo de integración. La base de dar al análisis de la dendroenergía una tropical forests. Science, 297: 999.
datos del SIG comprendía informa- congruencia cada vez mayor. Environmental Systems Research Institute
ción sobre demanda y oferta de leña Los principales beneficios del uso de (ESRI). 1993. Digitial Chart of the World.
para cada uno de los 2 460 munici- WISDOM pueden resumirse así: Redlands, California, Estados Unidos.
pios. Las variables designadas para • Permite una visión global del sector FAO. 1996. Survey of tropical forest cover
integrar la oferta y la demanda fue- de la dendroenergía en todo el país o and study of change processes. FAO
ron presión sobre recursos de com- la región y ayuda a determinar áreas Forestry Paper No. 130. Roma.
bustibles leñosos, déficit potencial de prioritarias para la intervención y para FAO. 2000. Land Cover Classification System
tales recursos y otras. nuevas iniciativas dendroenergéticas. (LCCS): cassification concepts and user
• Identificación de zonas prioritarias. • Aporta información esencial para la manual, por A. Di Gregorio y L.J.M.
Se agruparon los municipios en cin- ordenación sostenible de los bosques, Jansen. Roma.
co categorías principales (alta, me- otras tierras arboladas y los árboles FAO. 2002. Pan-tropical survey of forest
dia-alta, media, media-baja y baja) fuera de los bosques. cover changes 1980-2000. Global Forest
para cada una de una serie de varia- • Puede utilizarse para promover el Resources Assessment (FRA) Working
bles no correlacionadas (por ejem- desarrollo de la dendroenergía en Paper No. 49. Roma.
plo, consumo). Se procedió a una cuanto energía localmente disponi- Marble, D.F. 1998. Geographic information
indización simple de todas las varia- ble y ecológica. system technology and decision support
bles y a una nueva clasificación de • Ayuda a aclarar el papel verdadero systems. En Proceedings of the thirty-
los municipios en cinco clases de de los sectores forestal y agrícola en second Annual Hawaii International
prioridad. el suministro de combustibles leño- Conference on System Sciences, Maui,
sos. Es de esperar que favorezca así Hawaii, Estados Unidos, 5-8 de enero de
CONCLUSIONES una más clara asignación de respon- 1999. Los Alamitos, California, Estados
WISDOM es un instrumento iterativo sabilidades y promoverá sinergias. Unidos, Institute of Electrical and
para la planificación y el desarrollo de la • Permite identificar carencias críticas Electronics Engineers (IEEE).
dendroenergía. Facilita el análisis espa- de datos. Palacio-Prieto, J.L., Bocco, G., Velázquez,
cial de la oferta y la demanda de combus- • Combate la fragmentación de infor- A., Mas, J.F., Takaki-Takaki, F., Victoria,
tibles leñosos mostrando las situaciones mación y responsabilidad que limita A., Luna-González, L., Gómez-
locales en todo un país o una región. La fuertemente el desarrollo del sector. Rodríguez, G., López-García, J., Palma,
identificación de «puntos calientes» pue- • Permite concentrar las acciones en M., Trejo-Vázquez, I., Peralta, A., Prado-
de ayudar a las autoridades a fijar priori- objetivos circunscritos, facilitando Molina, J., Rodríguez-Aguilar, A.,
dades. Estudios adicionales pueden des- así el uso óptimo de los recursos hu- Mayorga-Saucedo, R. y González, F. 2000.
pués ayudar a encontrar maneras de manos, institucionales y financieros La condición actual de los recursos forestales
resolver los principales problemas y rea- disponibles. ◆ en México: resultados del Inventario
lizar intervenciones. Forestal Nacional 2000. Investigaciones
WISDOM es un instrumento modular, Geográficas, Boletín del Instituto de
abierto, adaptable a la información Geografía, UNAM, 43: 183-203. ◆
heterogénea recogida por los múltiples
sectores interesados en la dendroenergía:
silvicultura, industria energética, agricul-

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


41

Revisión de las estimaciones de FAOSTAT


relativas al combustible de madera
A. Whiteman, J. Broadhead y J. Bahdon

D
Para mejorar las estadísticas esde hace más de cinco decenios, en toneladas métricas y el de los restan-
sobre los combustibles de la FAO reúne estadísticas sobre tes combustibles de madera en metros
madera en la base de datos de la producción y comercio de pro- cúbicos.
productos forestales de la FAO ductos forestales y presenta anualmente Hasta 1997, estas estadísticas corres-
se utilizan nuevos modelos para esta información en el Anuario FAO de pondían a tres categorías de productos
estimar la producción de productos forestales y en CD-ROM. (leña de no coníferas, leña de coníferas
combustible de madera. Estas estadísticas, que se remontan a 1961, y carbón vegetal) y dos conjuntos de
están disponibles también en la base de productos (total de leña, es decir la pro-
datos estadísticos en línea de la FAO, cedente de madera de coníferas y no
FAOSTAT (apps.fao.org), que se revisa coníferas; y leña y carbón vegetal, es
cuatro veces al año a medida que se obtie- decir, el total de las tres categorías de
nen nuevas estadísticas de los distintos paí- productos). El volumen de leña y car-
ses. Estas son las únicas estadísticas sobre bón vegetal se presentaba en metros
productos forestales que abarcan todas las cúbicos y, para calcularlo, el peso de la
categorías principales de productos fores- producción o el comercio de carbón
tales y a todos los países del mundo. vegetal se multiplicaba por 6 para con-
Recientemente, se han revisado las vertirlo en el volumen de madera nece-
estadísticas sobre combustibles de ma- sario para fabricar el peso especificado
dera de FAOSTAT por el convencimien- de carbón vegetal.
to de que el método utilizado anterior- En 1997, se reconoció que este siste-
mente para estimar los datos de los que ma de clasificación era contrario a los
no se disponía conducía probablemente criterios utilizados en otras estadísticas
a presentar tendencias erróneas sobre la sobre energía, en el sentido de que el
producción de combustible de madera volumen de leña producido en un país
en algunos países y a escala mundial. En debería incluir la cantidad de madera
este artículo se explica brevemente la que se utiliza para fabricar el carbón
necesidad de revisar esas estimaciones vegetal. En consecuencia, se eliminó el
y los métodos utilizados para hacerlo y agregado leña y carbón vegetal de la base
se pone de manifiesto que las revisiones de datos y las dos categorías de leña (de
han modificado las tendencias presen- coníferas y de no coníferas) se fundie-
tadas en FAOSTAT. Por último, se des- ron y pasaron a denominarse «combus-
criben algunos de los problemas aún por tible de madera, incluida la madera uti-
resolver que plantea la interpretación de lizada para fabricar carbón vegetal».
esas estadísticas. No es seguro que los países incluyan
la cantidad de madera utilizada para
LAS ESTADÍSTICAS SOBRE fabricar carbón vegetal en las estadísti-
LOS COMBUSTIBLES DE MADERA cas sobre los combustibles de madera
EN FAOSTAT que comunican a la FAO. En algunos
FAOSTAT contiene estadísticas sobre casos, la comparación de las estadísti-
cinco distintos elementos del sector de
los combustibles de madera: cuantía de 1
FAOSTAT presenta estadísticas sobre
la producción 1 ; cuantía y valor de las productos forestales y, en consecuencia, sólo
Adrian Whiteman trabaja como importaciones; y cuantía y valor de las incluye la producción de combustible de madera
oficial forestal en la Subdirección de procedente de los bosques y otros árboles. Por
exportaciones. El valor se presenta en ejemplo, no incluye el uso de residuos de la
Planificación y Estadísticas
Forestales, Departamento de Montes dólares de los Estados Unidos (convir- madera y licor negro para la producción de
de la FAO, Roma. tiendo las monedas nacionales cuando energía. Por lo tanto, las cifras que se indican aquí
Jeremy Broadhead y Jamal Bahdon constituyen solamente una parte de la imagen más
es necesario). El volumen de producción completa sobre la dendroenergía que se presenta
trabajan como consultores de la misma
dependencia. y comercio de carbón vegetal se indican en otros artículos de este mismo número.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


42

cas de la producción de combustible de mación sobre la producción y comercio y el comercio. Anteriormente, la produc-
madera y carbón vegetal registradas in- de productos forestales en su país du- ción se estimaba multiplicando la po-
dica que la primera categoría no incluye rante el año anterior. Los países se divi- blación de cada país por una estimación
la madera utilizada para fabricarlo. den entre las cuatro organizaciones y la per cápita de la producción de combus-
respuesta de cada país se distribuye a tible de madera o carbón vegetal. Tales
Fuentes de las estadísticas utilizadas todos los asociados interesados en esas estimaciones per cápita se basaban en el
en FAOSTAT estadísticas. La FAO recibe la respues- examen de la publicación sobre el uso
Desde 1997, las cuatro organizaciones ta de todos los países. de combustible de madera realizado en
internacionales que reúnen estadísticas Aunque la mayor parte de las estadís- 1980, el que se identificaban 265 esti-
sobre productos forestales –la FAO, la ticas proceden de los corresponsales maciones del consumo de leña y carbón
Organización Internacional de las Ma- nacionales encargados de las estadísti- vegetal correspondientes a 66 países, en
deras Tropicales (OIMT), la Comisión cas, algunos países sólo rellenan par- su mayor parte países en desarrollo
Económica de las Naciones Unidas para cialmente los cuestionarios y otros no (Wardle y Pontecorvo, 1981). Las esti-
Europa (CEPE) y Eurostat (la oficina ofrecen ninguna respuesta. Por consi- maciones de la producción per cápita de
estadística de la Unión Europea)– se han guiente, para calcular el total mundial, los países que no figuraban en ese exa-
puesto de acuerdo para enviar un único la FAO incluye estimaciones de la pro- men se basaban en las estimaciones dis-
cuestionario a los corresponsales nacio- ducción y comercio cuando no se sumi- ponibles sobre países cuya situación
nales en materia de estadísticas. El cues- nistran estadísticas. Por lo general, las socioeconómica geográfica era similar.
tionario pide a los corresponsales infor- estimaciones se elaboran incluyendo las
estadísticas del año anterior en las la- ¿Por qué era necesario revisar las
gunas existentes en la base de datos. estimaciones de FAOSTAT sobre el
1 Sin embargo, en el caso del combusti- combustible de madera?
Cambios registrados en el ble de madera, muchos países nunca han El combustible de madera representa
número de países que remiten
estadísticas sobre el enviado estadísticas sobre la producción más de la mitad de la producción de
combustible de madera a la FAO madera en rollo en el mundo y en mu-
desde 1970 chos países en desarrollo es con mucho
% el producto forestal más importante. Por
70 25
Población y consumo en los países que

ello, la fiabilidad de las estadísticas de


Número de países que facilitan

60 FAOSTAT sobre el combustible de ma-


20
responden al cuestionario

dera es esencial para el conjunto de las


50
estadísticas sobre la madera en rollo que
información

15
40 figuran en la base de datos. Además, la
30
preocupación sobre el calentamiento
10
global e iniciativas como el Protocolo
20 de Kyoto atribuyen una mayor impor-
5
10
tancia a las estadísticas sobre el com-
bustible de madera en lo que se refiere a
0 0 su contribución al balance del carbono
1970 1975 1980 1985 1990 1995
en los países.
Número de países que responden al cuestionario sobre productos forestales
Proporción del consumo mundial notificado por los países Tres razones principales explican la
Proporción de la población mundial que vive en países que han respondido al cuestionario importancia de revisar las estimaciones
Fuente: FAO, 2003. de FAOSTAT sobre el combustible de
madera. En primer lugar, aunque ha me-
%
jorado la notificación de la producción
30 40 por los países, la mayor parte de esas
Población y consumo en los países que

35
estadísticas son todavía estimaciones de
Número de países que facilitan

25
la FAO. Solamente unos 60 países han
responden al cuestionario

30
enviado a la FAO estadísticas sobre el
20
25 combustible de madera y únicamente 25
información

15 20 han notificado su producción de carbón


vegetal (Figuras 1 y 2). Muy pocos de los
15
10 países notificantes son países en desa-
10 rrollo, donde la producción de combusti-
5
5 ble de madera y carbón vegetal es la más
0 0
1970 1975 1980 1985 1990 1995

Número de países que responden al cuestionario sobre productos forestales 2


Proporción del consumo mundial notificado por los países Cambios registrados en el
Proporción de la población mundial que vive en países que han respondido al cuestionario número de países que remiten
estadísticas sobre el carbón
Fuente: FAO, 2003.
vegetal a la FAO desde 1970

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


43

3
Sinopsis de los
Datos en FAOSTAT Datos sobre el Datos sobre el Datos sobre el
diferentes tipos de consumo de leña
modelos utilizados sobre el consumo consumo de leña consumo de carbón
total de leña para uso doméstico para uso no vegetal
en el análisis doméstico

Registros Registros en
importante en términos relativos, de nacionales ≥10 FAOSTAT ≥10

manera que tan sólo del 10 al 15 por cien-


No No Sí
to de la producción mundial estimada que Sí
presenta la FAO se basa en estadísticas Modelos de Modelos de
Modelos de Modelos de consumo Modelos de
enviadas por los países. consumo en consumo para uso consumo para uso
total a nivel nacional consumo en
doméstico a nivel no doméstico a nivel
FAOSTAT y regional FAOSTAT
En segundo lugar, las estadísticas de- nacional y regional nacional y regional

bían ser revisadas porque la utilización


de cifras per cápita constantes había lle- Consumo de leña
Consumo de leña
vado probablemente a sobreestimar el para uso doméstico
para uso no
doméstico a nivel
cambio registrado en el consumo de a nivel nacional
nacional
combustible de madera (y, en consecuen-
cia, en la producción) por varias razo-
nes. Desde el punto de vista de la oferta,
la urbanización se ha traducido proba-
Consumo total de Consumo total de
blemente en un aumento del acceso a leña a nivel combustible de
madera a nivel
otras fuentes de combustible y una dis- nacional
nacional
minución del acceso a los recursos fo-
restales. Además, es probable que la Consumo total de
Modelos
deforestación haya reducido el suminis- carbón vegetal a
nivel nacional Datos (introducidos, resultantes)
tro de combustible de madera en algu-
Combinación de datos
nos lugares. Desde el punto de vista de
la demanda, el aumento de los ingresos
ha debido reducir la demanda de leña, al
optar la población por otros combusti- los estudios utilizados para elaborar esas prenden estadísticas comunicadas a la
bles (entre los cuales, sin embargo, tal estimaciones no incluían el uso del com- FAO 2 y a organizaciones que se ocupan
vez figura el carbón vegetal). Estos fac- bustible de madera utilizado para pro- de cuestiones energéticas, y estadísti-
tores parecen indicar que el consumo de ducir carbón vegetal. Ambos factores cas notificadas en las publicaciones (in-
leña per cápita ha disminuido probable- indicarían que las estimaciones podrían cluidos los datos analizados en 1980).
mente, aunque esto no puede afirmarse quedar muy por debajo del consumo real Todas esas cifras fueron objeto de un
con rotundidad en relación con el con- de combustible de madera. examen crítico y solamente se utiliza-
sumo de carbón vegetal. ron las que se basaban en mediciones o
En tercer lugar, las estimaciones no MODELOS UTILIZADOS PARA encuestas fiables.
contabilizaban el consumo de combus- REVISAR LAS ESTIMACIONES DE A continuación, se convirtieron todas
tible de madera para usos no domésti- FAOSTAT SOBRE LA PRODUCCIÓN las cantidades en unidades comunes de
cos. Varios estudios recientes han pues- DE COMBUSTIBLE DE MADERA medida (en casi todos los casos, el con-
to de manifiesto que los combustibles Fuentes de los datos
de madera se utilizan en muchos otros En el transcurso del período compren-
sectores, como la agricultura, la indus- dido entre 1999 y 2001, la FAO recopiló 2
Dado que las estadísticas presentadas en
tria y el sector comercial (por ejemplo, y analizó 1 635 y 541 observaciones FAOSTAT se refieren al volumen de producción,
dichas estadísticas se convierten en volúmenes de
en restaurantes, panaderías y edificios sobre el consumo de leña y carbón vege- consumo sustrayendo las exportaciones y
públicos). Por otra parte, la mayoría de tal, respectivamente. Las fuentes com- añadiendo las importaciones.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


44

sumo per cápita anual en metros cúbi- vidió en observaciones correspondien-


cos en el caso de la leña y en toneladas tes al consumo rural, urbano y total.
métricas en el del carbón vegetal). Los
conjuntos de datos se dividieron en ob- Metodología utilizada para la
4
Comparación de las servaciones relacionadas con el consu- elaboración de modelos y sus
estadísticas anteriores mo doméstico, no doméstico y total y, a resultados
y actuales sobre el
su vez, el consumo doméstico se subdi- La finalidad de la elaboración de mode-
combustible de madera y
resultados de los modelos los era realizar estimaciones del consu-
mo que no se apartaran de las estadísti-
2 000 cas disponibles sobre los países que han
1 800
suministrado datos a la FAO regular-
Producción (millones de metros cúbicos)

mente. Sin embargo, para incluir los


1 600
diferentes niveles de desagregación de
1 400 los datos y el número diferente de ob-
1 200 servaciones para cada país, fue necesa-
1 000
rio elaborar varios modelos distintos,
que se combinaron para hacer estima-
800
ciones del consumo total (Figura 3).
600 Como todas las fuentes notificaban por
400 separado el consumo de leña y de car-
200 bón vegetal, el consumo total de com-
bustible de madera a nivel nacional se
0
1961 1966 1971 1976 1981 1986 1991 1996 2001 estimaba sumando los resultados de los
distintos modelos.
Nuevos datos sobre el combustible de madera en FAOSTAT
Resultados del modelo sobre el combustible de madera Todas las estimaciones se efectuaron
Datos antiguos sobre la leña en FAOSTAT utilizando diversas técnicas de regresión
Fuente: FAO, 2003. lineal (empleando la forma funcional que
se adecuaba mejor). El consumo se rela-
cionaba con variables como los ingre-
sos, el clima, la cubierta vegetal, la su-
2 000 perficie de tierras, la producción de
Producción (millones de toneladas métricas)

1 800 petróleo y el porcentaje de la población


1 600
residente en las zonas urbanas.
En algunas regiones (por ejemplo,
1 400
África occidental húmeda) existían
1 200 observaciones suficientes para construir
1 000 un modelo de consumo regional, que
800

600

400

200

0
1961 1966 1971 1976 1981 1986 1991 1996 2001
5
Nuevos datos sobre el carbón vegetal en FAOSTAT Comparación de las
Resultados del modelo sobre el carbón vegetal estadísticas anteriores y
Datos antiguos sobre el carbón vegetal en FAOSTAT actuales sobre el carbón
vegetal y resultados de los
Fuente: FAO, 2003.
modelos

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


45

podía ser utilizado para hacer estima- Sería útil examinar las estimaciones de Una última observación es que las
ciones sobre algunos países con tan sólo algunos de esos países caso por caso para nuevas estimaciones indican algunos
unas pocas observaciones. En otros constatar si es necesario sustituir algu- ligeros cambios en la estructura del sec-
casos, fue necesario utilizar modelos de nas de ellas. También sería conveniente tor. Como consecuencia de los cambios
consumo más generales basados en controlarlas con los países que han en- socioeconómicos, el consumo de carbón
datos de carácter continental o mundial. viado datos anteriormente para averiguar vegetal está adquiriendo mayor impor-
Según lo previsto, los resultados de si esos datos incluían la madera utilizada tancia, particularmente en África, en
los modelos indicaron que el consumo para producir carbón vegetal. tanto que se ha estancado el consumo de
de leña tiende a disminuir con el au- El brusco descenso de la producción leña. De hecho, es posible que ya haya
mento de los ingresos, la urbanización mundial de combustible de madera re- comenzado a descender en muchos paí-
y la deforestación. Los resultados de gistrado en 1996 –que se atribuye casi ses en desarrollo. Este hecho podría te-
los modelos relativos al consumo de por completo a los nuevos valores, mu- ner repercusiones importantes en cuan-
carbón vegetal fueron menos conclu- cho más reducidos, para la India– pone to a la ordenación forestal y los efectos
yentes debido al reducido número de de manifiesto otro problema que se plan- socioeconómicos de la producción de
observaciones y a la falta de detalle en tea al establecer las estadísticas. Por combustible de madera. Indica también
los conjuntos de datos, pero revelaron norma general, la FAO siempre presen- que es necesario un mayor esfuerzo para
que la urbanización tiende a aumentar ta estadísticas procedentes de los países aumentar la calidad y disponibilidad de
el consumo de carbón vegetal, mien- antes que otras estimaciones. La India estadísticas sobre el carbón vegetal, pues
tras que un mayor nivel de ingresos lo apenas ha comenzado a enviar a la FAO parece que en el futuro éste será un sec-
reduce. estimaciones oficiales sobre el consu- tor en crecimiento en muchos países. ◆
Se encontrará información más deta- mo de combustible de madera, y la esti-
llada sobre el procedimiento de elabo- mación actual (15 millones de metros
ración de modelos, así como proyec- cúbicos anuales) es muy inferior a las
ciones hasta el año 2030 en FAO (2003). estimaciones anteriores de la producción
(en torno a los 290 millones de metros
IMPLICACIONES DE LAS cúbicos anuales). Una disminución si-
ESTIMACIONES REVISADAS DE LA milar se notifica para Marruecos. Es
PRODUCCIÓN DE COMBUSTIBLE difícil para la FAO rechazar las estadís- Bibliografía
DE MADERA Y RETOS QUE SE ticas que envían los países aunque los
DEBEN AFRONTAR datos puedan parecer excesivamente FAO. 2003. Past trends and future prospects
Para sustituir las estimaciones anterio- bajos. Sin embargo, en la actualidad la for the utilisation of wood for energy, por
res de la FAO en FAOSTAT, se convir- FAO está analizando esas diferencias J. Broadhead, J. Bahdon y A. Whiteman.
tieron los resultados de estos modelos con las autoridades de la India y se pre- Global Forest Products Outlook Study
de consumo en estimaciones de la pro- vé que en breve se revisarán al alza las Working Paper GFPOS/WP/05. Roma. (En
ducción añadiendo las exportaciones y estimaciones oficiales de la producción prensa.)
sustrayendo las importaciones. de combustible de madera en el país. Wardle, P. y Pontecorvo, F. 1981. Special
Sólo algunas de las antiguas estadísti- En general, se estima que la produc- enquiry on fuelwood and charcoal.
cas de FAOSTAT –las estimaciones co- ción mundial de combustible de madera Documento presentado en la Conferencia
rrespondientes a los países que nunca es más elevada que antes, aunque el rit- de las Naciones Unidas sobre Fuentes de
han enviado datos a la FAO– han sido mo de crecimiento es muy inferior. Pro- Energía Nuevas y Renovables, Nairobi,
sustituidas por los resultados de los bablemente es más elevada porque las Kenya, 10-21 de agosto. ◆
modelos. Los países que sólo han envia- estimaciones anteriores no tomaban en
do algunos datos figuran todavía en el consideración el consumo no doméstico
sistema con los mismos valores año tras y el consumo de combustible de madera
año. Esto explica en parte por qué las utilizado para producir carbón vegetal.
cifras que figuran en FAOSTAT son me- La tendencia a la baja se debe a los cam-
nores que las correspondientes a los re- bios socioeconómicos a los que se ha
sultados de los modelos (Figuras 4 y 5). hecho referencia anteriormente.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


46

Los sistemas agrosilvopastorales ngitili


en la República Unida de Tanzanía
G.J. Kamwenda

L
Los conocimientos indígenas a degradación del medio ambiente recursos naturales y han contribuido a la
facilitan el restablecimiento de los resultante del intenso pastoreo y de administración satisfactoria de las ngitili,
bosques y mitigan la escasez de la explotación desordenada de los y, en particular, a adaptarse al incremento
forraje en la estación seca. recursos de pastos de los bosques es un de tamaño de los rebaños, que ha crecido
grave problema para las poblaciones por encima del nivel de subsistencia.
agropastorales de Shinyanga, una región del Lamentablemente, la validez de las
nordeste de la República Unida de ngitili como sistema silvopastoral no se
Tanzanía. Las amenazas para los medios ha conocido como práctica idónea para
de subsistencia y para el medio ambiente su adopción más generalizada o su adap-
en esta región son, entre otras, la escasez tación. Para facilitar su extensión, se llevó
de forraje durante la estación seca, la a cabo un estudio de diagnóstico y diseño
deforestación, la falta de combustible de iterativo (una metodología del Centro
madera, la inseguridad alimentaria y una Internacional de Investigación en
intensa erosión del suelo. Sin embargo, un Agrosilvicultura [ICRAF]) en el distrito
sistema tradicional de gestión, denomina- de Meatu con el fin de determinar los com-
do localmente ngitili (reservas de forraje ponentes, estructura, gestión y especifi-
de la estación seca) que practica la pobla- caciones tecnológicas del sistema. Este
ción agropastoral wasukuma de Shinyanga estudio se conjugó con una evaluación
ha favorecido la explotación de los cualitativa de la tierra para establecer la
pastizales y el restablecimiento de los bos- idoneidad potencial de la tierra para las
ques. Este sistema alivia la escasez de fo- ngitili en comparación con el pastoreo
rraje durante la estación seca, impide la extensivo.
degradación ambiental (por ejemplo, la ero-
sión del suelo) y contribuye a la conserva- LA ZONA DE ESTUDIO
ción de la biodiversidad. Se estima que de El estudio se realizó en el distrito de
350 000 a 500 000 ha de bosques fueron Meatu, en la región de Shinyanga, en
restablecidas en el período comprendido Tanzanía. El distrito tiene una superficie
entre 1986 y 2001 (Kaale, Mlenge y de 8 871 km2 (República Unida de
Barrow, 2002). Tanzanía, 1996). Su altitud oscila entre
Las ngitili son iniciativas impulsadas por 1 000 y 1 500 m por encima del nivel del
los agricultores que han cobrado forma a mar y es una zona de colinas y sabanas
partir de estrategias tradicionales relacio- arboladas con gramíneas (mbugas).
nadas con el pastoreo y la seguridad Entre los meses de octubre y mayo, el
alimentaria (Kamwenda, 1999). El siste- distrito registra precipitaciones irregula-
ma consiste en mantener una zona de res e impredecibles, con dos máximos
vegetación permanente (gramíneas, árbo- estacionales en diciembre y marzo-abril
les, arbustos y herbáceas) desde el princi- (República Unida de Tanzanía, 1996;
pio hasta el final de la estación lluviosa. Otysina y Asenga, 1993). Las precipita-
Al comenzar la estación húmeda se cierra ciones, que se producen en forma de bre-
al ganado la zona ngitili y se vuelve a ves tormentas, se pierden por efecto de la
abrir para el pastoreo en la estación seca. escorrentía superficial y el elevado índi-
Las normas de los wasukuma para pro- ce de evapotranspiración. Durante la es-
teger las ngitili individuales y comunales tación seca, de mayo a noviembre, las
Gerald J. Kamwenda es oficial se basan en la existencia de guardas rura- precipitaciones no llegan a 50 mm. El
forestal, Sistemas de Información de les tradicionales (sungusungu) y de asam- índice de evaporación mensual supera la
Gestión, en la División de Bosques y bleas comunitarias (dagashida). Estas precipitación prácticamente todos los
Apicultura, Ministerio de Recursos
Naturales y Turismo, Dar es Salaam, instituciones consuetudinarias siguen meses (Ministerio de Turismo, Recursos
República Unida de Tanzanía. siendo importantes para la gestión de los Naturales y Medio Ambiente, 1995).

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


47

La vegetación autóctona de Shinyanga plotaciones son más reducidas. Se culti- adecuada, habida cuenta de la profundi-
está formada por arbustos (de 4 a 6 m de va maíz, sorgo, juncos, mijo, yuca, arroz dad efectiva del suelo (de 50 a 90 cm) y el
altura), con frecuencia espinosos y y garbanzos. La ganadería desempeña una índice de precipitaciones (de 600 a
tropófitos, así como árboles que alcanzan función importante, junto al componente 1 000 mm anuales).
de 10 a 15 m de altura. La capa herbácea agrícola. En este sistema, el tamaño de El régimen de temperaturas del distrito,
que ocupa los espacios abiertos está so- los rebaños excede del nivel de subsis- en el que la temperatura máxima oscila
metida a una fuerte presión por efecto del tencia, y el ganado utiliza amplias exten- entre 27,6 oC y 30,2 oC, la temperatura
pastoreo. siones de tierra. Proporciona leche para mínima entre 15 oC y 18,3 oC, y la tempe-
En las tierras arboladas miombo de el consumo en el hogar y fuerza de trac- ratura media entre 22,6 oC y 24,6 oC, es
Shinyanga predominan las especies ción y, asimismo, cumple una función razonablemente adecuado para los
Brachystegia, Julbernardia e Isoberlinia. social (prestigio y precio de la novia). El pastizales.
Otras especies importantes son aumento progresivo de la población hu- Por lo que respecta a los suelos, se trata
Combretum collinum, Baikea spp., mana y animal se ha traducido en una predominantemente de suelos tropicales
Lonchocarpus capasa, Azanza garkeana, serie de limitaciones, como la escasez de bien drenados, de color rojo a amarillento
Albizia spp. y Dalbergia melanoxylon. tierra para el pastoreo, el agotamiento del (latisoles), que se consideran adecuados
Los bosques de acacia están formados suelo, la deforestación, la escasez de leña para los pastizales. En su mayor parte, los
principalmente por Acacia tortilis, A. y la falta de forraje para el ganado suelos de Meatu se están regenerando to-
nilotica y A. polyacantha. También son (Mugasha, Isinika y O’Kting’ati, 1996; davía y con el tiempo es posible que lle-
importantes en estas tierras agropastorales Kessy et al. 1988). guen a tener un volumen de nutrientes su-
Adansonia digitata y Tamarindus indica El principal obstáculo para la produc- ficiente, particularmente mediante la
(Kamwenda, 1999). ción ganadera y la seguridad alimentaria regeneración natural de la cubierta
El grupo principal de población de es la escasez de forraje durante la esta- vegetativa (Programa de desarrollo rural
Shinyanga son los wasukuma, dedicados ción seca, especialmente en los años en del distrito, comunicación personal, 1997).
tradicionalmente a las actividades agro- que las precipitaciones son insuficientes En consecuencia, por lo que respecta a
pastorales. Las actividades económicas (Maro, 1995; Kamwenda, 1999). la calidad de la tierra, Meatu sería relati-
de la zona consisten en la producción de vamente apropiado para el pastoreo ex-
cultivos alimentarios y comerciales, la La posibilidad del pastoreo extensivo tensivo, de no ser por el peligro de ero-
cría de ganado y la extracción minera En el distrito de Meatu se evaluó la posi- sión, agudo en todas partes. El sistema
(Maro, 1995). La propiedad de ganado bilidad del pastoreo extensivo con arre- ngitili parece ser una alternativa viable.
indica condición social y disponibilidad glo a un sistema de uso de la tierra
de capital. El pastoreo es la segunda ac- silvopastoral, teniendo en cuenta las con- EL SISTEMA NGITILI
tividad en importancia en Shinyanga, des- diciones de la tierra y el medio ambiente Establecimiento y gestión
pués de la agricultura (República Unida (Cuadro 1). Tradicionalmente, las zonas ngitili se es-
de Tanzanía, 1996). Los animales pro- Dado que el período húmedo, en el que tablecen en tierras degradadas y en torno
porcionan leche y estiércol y tienen una la precipitación es mayor que la a las explotaciones familiares. Su exten-
importancia creciente como fuerza de evapotranspiración, es muy corto (de 78 sión varía de 0,2 a 20 ha en el caso de las
tracción (Mugasha, Isinika y O’Kting’ati, a 142 días en los diez últimos años), el de propiedad privada y hasta 50 ha para
1996; Kamwenda, 1999). período vegetativo no es adecuado para las ngitili comunales (Maro, 1995). Los
En Meatu existen dos sistemas predomi- el crecimiento del pasto. Durante la ma- límites no suelen estar estrictamente mar-
nantes de uso de la tierra, el sistema de yor parte del año, la vegetación sobrevi- cados y no se establecen obstáculos físi-
algodón-cereales, con la cría de ganado, y ve gracias a la humedad almacenada en cos, pero se respetan los derechos de pro-
el sistema agropastoral tradicional el suelo y el período vegetativo termina piedad. Las ngitili se protegen mediante
wasukuma. En el primer sistema, los agri- el momento en que las precipitaciones reglamentos de cuyo cumplimiento se
cultores conceden mucha mayor atención son inferiores a la evapotranspiración. encargan guardas locales, conocidas como
a la producción de alimentos de subsisten- Se consideró que en Meatu la disponi- singsong, y a los infractores se les impo-
cia que a los cultivos comerciales. Los bilidad de agua para los pastizales era nen sanciones pecuniarias.
cultivos alimentarios son el maíz, la yuca,
el sorgo, los frijoles, el arroz, el garbanzo, CUADRO 1. Grado de idoneidad de las condiciones para el pastoreo extensivo
el maní y la batata. Los campesinos son en el distrito de Meatu , República Unida de Tanzanía
propietarios de los rebaños, pero éstos son
más pequeños que en el sistema agro- Criterio Grado de idoneidad para el pastoreo extensivo
pastoral tradicional. Los principales pro-
Alcalinidad del suelo Idónea
blemas a los que se enfrentan los campesi-
Suficiencia de nutrientes en el suelo Idónea
nos son la erosión del suelo y la disminución
de su fertilidad (Mugasha, Isinika y Régimen de temperaturas Razonablemente adecuado

O’Kting’ati, 1996; Kessy et al., 1988). Suficiencia de agua para los pastizales Razonablemente adecuado
El sistema agropastoral se basa en par- Agua de beber para los animales Razonablemente adecuada
celas que se cultivan individualmente y Período vegetativo Inadecuado
en tierras de pastoreo de propiedad co-
Erosión del suelo y otros problemas Inadecuado
munal o privada. Generalmente, las ex-

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


48

La elección del lugar para establecer una objetivo potenciar al máximo la produc- la edad, las prácticas de gestión y la inten-
ngitili depende de la disponibilidad de ción de forraje y de gramíneas para em- sidad de utilización.
tierra, la proximidad a las granjas fami- pajar, así como el crecimiento de otras El estudio determinó la utilización en
liares y la posibilidad de protección. La especies, lo que mejora la biodiversidad. las ngitili de 17 gramíneas forrajeras y
determinación inicial de la zona es res- Se eliminan deliberadamente los árboles 25 especies de otras herbáceas, de con-
ponsabilidad del jefe de familia y, en el de gran tamaño que podrían dificultar el sumo habitual por el ganado, así como
caso de las ngitili privadas o comunales, crecimiento de las gramíneas y, en cam- 25 árboles forrajeros para el ramoneo
se encomienda esa tarea a un grupo de bio, se protegen los árboles forrajeros. (Cuadro 2).
ancianos (Kilahama, 1994a). Los posibles Se considera que la mayoría de los árbo-
enclaves se delimitan al comienzo de la les existentes actualmente en las ngitili ANÁLISIS Y CONCLUSIONES
estación húmeda. Una vez que las ngitili favorecen la producción de gramíneas y Se evaluó el potencial de las ngitili como
han sido delimitadas y cerradas para su la situación general de los pastizales práctica silvopastoral basándose en los
protección, apenas se requieren cuidados (Kilahama, 1994b). criterios de evaluación de las actividades
durante la estación lluviosa. agroforestales establecidos por la FAO
El pastoreo comienza en julio o agosto, Componentes, estructura y (1977, 1979, 1993a, 1993b) y Raintree
cuando se han agotado los residuos de los composición de las ngitili (1987) (Cuadro 3). Se llegó a la conclu-
cultivos y la vegetación de los barbechos. Las ngitili tienen dos componentes prin- sión de que el sistema era adecuado por-
El sistema más común es la delimitación cipales: vegetación y animales. El com- que se alcanzaban unos niveles necesa-
temporal de cercados durante determina- ponente animal está conformado princi- rios de producción sostenible de forraje
dos períodos. Cuando se acaba el forraje palmente por cabras, bovinos, ovejas y para la estación seca, de alimentos para
en un cercado, se traslada a los animales a mulos. La interacción del ganado con la conseguir la seguridad alimentaria y de
otro. La delimitación de los cercados y el vegetación tiene una función importante reducción de la degradación de la tierra
traslado de los animales entre ellos están en la gestión y sostenibilidad del sistema. producida por fenómenos tales como una
controlados por ancianos experimentados, Existen dos estratos distintos de vege- erosión del suelo y una deforestación muy
que adoptan las decisiones de manejo ba- tación, un estrato superior dominado por intensas.
sándose en indicadores como el nivel de Acacia tortilis, A. nilotica, A. polyacantha Además, el sistema ngitili como prácti-
utilización y la disponibilidad de forraje. y A. seyal, y un estrato inferior de ca tradicional puede hacer una contribu-
A lo largo del tiempo, los wasukuma han gramíneas y otro tipo de herbáceas. La ción importante para mejorar la ecología
desarrollado prácticas de gestión sistemá- estructura y composición de las ngitili de los suelos y la biodiversidad de los
tica de las ngitili. El manejo tiene como depende en buena medida de la situación, lugares en los que crecen conjuntamente
árboles, gramíneas y herbáceas. Los ár-
Una ngitili típica en la boles estabilizan los suelos porque gene-
región de Shinyanga,
República Unida de
ralmente tienen raíces profundas y enri-
Tanzanía quecen la superficie con sus residuos
(hojas, flores, ramas y ramitas). La exis-
tencia de una amplia cubierta vegetal re-
duce la escorrentía, contribuye a evitar la
erosión del suelo y facilita la filtración y
almacenamiento del agua en el suelo.
Del ejemplo de Shinyanga se pueden
extraer dos enseñanzas importantes. En
primer lugar, el sistema ngitili es un me-
G.J. KAMWENDA

canismo tradicional de desarrollo y con-


servación, frente a las soluciones impues-
tas desde fuera para hacer frente a
problemas percibidos (y a veces reales)
Ganado a punto de de degradación de la tierra. La población
entrar en una ngitili ha desarrollado y aplicado conocimien-
típica para pacer
tos detallados sobre la gestión de los re-
cursos naturales a través del sistema
ngitili. En segundo lugar, las institucio-
nes consuetudinarias proporcionan una
estructura social sólida para introducir
mejoras y modificaciones. Desde la in-
troducción de la extensión participativa
en 1986, que sustituyó al sistema anterior
de extensión impuesto desde arriba, se ha
G.J. KAMWENDA

registrado un cambio sustantivo de acti-


tud respecto de las tierras arboladas y los
pastizales y su restablecimiento.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


49

CUADRO 2. Especies arbóreas comunes existentes en la ngitili de Meatu y su importancia


como fuente de forraje y para el medio ambiente
Especie Función ambiental Partes utilizadas como forraje

Acacia albida Fijación de nitrógeno, sombra, conservación del suelo, fijación de dunas, mejora del suelo Vainas

Acacia mellifera Fijación de nitrógeno, conservación del suelo, fijación de dunas Vainas
Acacia nilotica Mejora del suelo, cortavientos, fijación de nitrógeno, conservación del suelo Hojas

Acacia polyacantha Fijación de nitrógeno, ornamental, mejora del suelo Hojas, vainas, semillas

Acacia saligna Hojarasca, mejora del suelo, fijación de nitrógeno, conservación del suelo
Acacia senegal Fijación de nitrógeno, sombra, conservación y mejora del suelo Hojas

Acacia seyal Fijación de nitrógeno, conservación y mejora del suelo, cortavientos Hojas

Acacia tortilis Fijación de nitrógeno, sombra, conservación y mejora del suelo, cortavientos Hojas, vainas, semillas
Acacia xanthophloea Fijación de nitrógeno, mejora del suelo, ornamental

Adansonia digitata
Albizia gummifera Fijación de nitrógeno, sombra, hojarasca, conservación del suelo, fijación de dunas Hojas, frutos
Albizia lebbeck Hojarasca, fijación de nitrógeno, sombra, conservación del suelo, ornamental, mejora del suelo

Azadirachta indica Cortavientos, fijación de nitrógeno


Bauhinia variegata Fijación de nitrógeno, sombra, conservación del suelo, ornamental, fijación de dunas, mejora del suelo

Borassus aethiopum Frutos, hojas

Brachystergia spp. Semillas


Dalbergia melanoxylon Hojarasca, fijación de nitrógeno Hojas

Dichrostachys cinerea Hojas

Erythrina abyssinica Ornamental, hojarasca, fijación de nitrógeno Hojas


Grewia bicolor Hojas, frutos

Kigelia africana Hojas, flores

Parinari curatellifolia Sombra, ornamental


Salvadora persica Hojarasca, fijación de nitrógeno, sombra, conservación del suelo, fijación de dunas, mejora del suelo

Sclerocarya birrea Hojas, frutos

Tamarindus indica Sombra, ornamental, hojarasca Hojas, frutos


Trema orientalis Hojarasca, sombra, conservación del suelo, ornamental, fijación de dunas Hojas, frutos, vainas

Trichilia emetica Hojas

Ximenia americana Hojas


Ziziphus mauritania Conservación del suelo, cortavientos Hojas
Ziziphus mucronata Hojas, flores

El restablecimiento de los bosques y caso, dos motivos importantes para adop- sean muy extensas, pero son muchas las
tierras arboladas no incumbe únicamente tar esa práctica de restauración son la personas que las poseen en forma de pro-
a los gobiernos. El caso de las ngitili pone necesidad de conseguir forraje para el piedad individual o colectiva y están dis-
de relieve que los campesinos y las comu- ganado durante la estación seca y las ne- persas por toda la región.
nidades rurales están en condiciones de cesidades crecientes de madera y produc- Los instrumentos legales para la pro-
restablecer zonas extensas siempre que tos forestales no madereros. Es posible tección de las ngitili se basan en normas
existan incentivos adecuados. En este que las zonas que se han restablecido no tradicionales y reglamentos establecidos

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


50

CUADRO 3. Especificaciones del sistema ngitili para el distrito de Meatu Universidad de Agricultura, Morogoro,
República Unida de Tanzanía.
Subsistema Funciones y productos Manejo
Kessy, B.S., Mwihomeke, S., Mbonika, R.S. y
Matorral, herbáceas Producción de forraje de ramoneo, Ramoneo rotativo, Shishira, E. 1988. A blueprint for
conservación del suelo, mejora del cercados, corta y agroforestry research in the unimodal upland
microclima transporte, apertura y
cierre periódicos de los plateau of Tanzania. Informe presentado al
cercados
Gobierno de la República Unida Tanzanía.
Matorral, gramíneas Producción de forraje de pastoreo, Pastoreo rotativo, cercados, Documento Nº 6 de la Red de Investigación
conservación del suelo, microhábitat, corta y transporte, apertura
mejora del microclima y cierre periódicos de los sobre Agrosilvicultura para África. Nairobi,
cercados
Kenya, ICRAF.
Piso intermedio a superior, Producción de forraje de ramoneo, Pastoreo rotativo, cercados,
especies arbóreas conservación del suelo, microhábitat, corta y transporte, Kilahama, F.B. 1994a. Trees and indigenous
(predominantemente Acacia spp.) mejora del microclima desrame, apertura y cierre ecological knowledge about agroforestry
periódicos de los cercados
practices in the rangelands of the Shinyanga
Plantación de demarcación Protección de cercados, control de la Plantación de mejora,
(Euphorbia tirucalli, intrusión e invasión; provisión de forraje desrame, aclareos y poda region, Tanzania. Tesis doctoral inédita,
Agave sisalana, Acacia spp., de ramoneo, leña y postes, mejora del Universidad de Gales, Bangor, Gales.
Eucalyptus spp.) microclima
Kilahama, F.B. 1994b. Indigenous ecological
Componente animal Pr oducción de leche, carne y cuero, Pastoreo/ramoneo
generación de ingresos, interacción con rotativos, cercados, knowledge. A vital tool for rural extension
la vegetación encierro del ganado y
ausencia de pastoreo strategies. A case study of Shinyanga region,
Tanzania. Forests, Trees and People
Newsletter, 24: 30-35.
en las aldeas y no se imponen desde fue- Maro, R.S. 1995. In situ conservation of natural
ra. Las normas tradicionales son infor- vegetation for sustainable production in
males y no son documentadas ni pro- agropastoral system. A case study of
mulgadas por un órgano jurídico Bibliografía Shinyanga, Tanzania. Tesis M.Sc.,
definido. Su principal ventaja es que las Universidad Agrícola de Noruega, Ås,
respeta estrictamente la mayoría de la FAO. 1977. Land evaluation guidelines for Noruega.
población. Los reglamentos estableci- rainfed agriculture. Informe de una consulta Ministry of Tourism, Natural Resources and
dos en las aldeas son instrumentos lega- de expertos, 25-28 de octubre de 1977. Roma. Environment. 1995. HASHI Phase II
les formales. La experiencia ha puesto FAO. 1979. Land evaluation guidelines for Programme Report 1996/97. Dar es Salaam,
de manifiesto que los habitantes de las rainfed agriculture. Informe de una consulta República Unida de Tanzanía.
aldeas no siempre los respetan a menos de expertos, 12-14 de diciembre de 1979. Mugasha, A.G., Isinika, C.A. y O’Kting’ati, A.
que estén vinculados con normas y re- Roma. 1996. Hifadhi Aridhi Shinyanga (HASHI/
glamentos consuetudinarios o los for- FAO. 1993a. FESLM: An international ICRAF). Agroforestry Research Evaluation
malicen, o que los aldeanos se sientan framework for evaluating sustainable land Report. Dar es Salaam, República Unida de
muy identificados con dichos reglamen- management. Roma. Tanzanía, Ministerio de Recursos Naturales
tos. En la región de Shinyanga, las nor- FAO. 1993b. Guideline for land-use planning. y Turismo.
mas consuetudinarias y los reglamentos Roma. Otysina, R. y Asenga, D. 1993. Tanzania/
de las aldeas son complementarios. La Kaale, B., Mlenge, W. y Barrow, E. 2002. The ICRAF Agroforestry Research Project
decisión de utilizar reglamentos consue- potential of ngitili for forest landscape Annual Progress Report 1992/93. Shinyanga,
tudinarios o legales depende del proble- restoration in Shinyanga Region – a Tanzania República Unida de Tanzanía.
ma que se deba afrontar, de las autorida- case study. Documento presentado en la Raintree, J.B. 1987. An introduction to
des que dirigen la aldea y de la estructura reunión internacional de expertos sobre agroforestry diagnosis and design, D&D
social de ésta. restablecimiento del paisaje, San José, Costa users manual. Nairobi, Kenya, ICRAF.
La validez externa de estas conclusio- Rica, 27-28 de febrero de 2002. República Unida de Tanzanía. 1996.
nes es un reto para los investigadores, Kamwenda, G.J. 1999. Analysis of ngitili as a Shinyanga regional social economic profile.
en tanto que la validez a nivel local ofre- traditional silvopasture system among Dar es Salaam, República Unida de Tanzanía,
ce posibilidades interesantes de exten- agropastoralists of Meatu, Shinyanga, Comisión de Planificación, Oficina Regional
sión a otros lugares. ◆ Tanzania. Disertación M.Sc. inédita, de Comisarios. ◆

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


51

ACTIVIDADES FORESTALES DE LA FAO

D. REEB
Las comisiones forestales regionales de la FAO la gestión eficaz de las cuencas hidrográficas y la descentralización
se reúnen en Mongolia, de la gestión forestal y la delegación de competencias.
la Argentina, los Estados Unidos y España La Comisión recomendó que se intensificara el apoyo orientado a:
La FAO, a través de su estructura forestal descentralizada, presta • elaborar y aplicar criterios e indicadores para la ordenación
apoyo a seis comisiones forestales regionales, para África, Asia y el forestal sostenible;
Pacífico, Europa, América Latina y el Caribe, el Cercano Oriente y • la lucha contra los incendios forestales;
América del Norte. Las comisiones forestales regionales, que se • la reforma de las instituciones forestales;
reúnen cada dos años: • la promoción de la aplicación de la legislación forestal y de un
• constituyen un foro neutral para examinar y evaluar cuestiones buen sistema de gobierno;
técnicas y normativas y tendencias de importancia para el sector • la utilización sostenible de productos forestales no madereros;
forestal de la región; • el desarrollo de medios de subsistencia viables para las pobla-
• elaboran y promueven mecanismos de cooperación regional y ciones que dependen de los bosques;
subregional para afrontar problemas forestales; • la mejora del acceso los mercados.
• asesoran a la FAO sobre la formulación de políticas y las
prioridades de su programa forestal. Comisión Forestal para América Latina y el Caribe
Cuatro de dichas comisiones forestales regionales celebraron sus La Comisión Forestal para América Latina y el Caribe (COFLAC)
reuniones en la segunda mitad de 2002. celebró su 22ª reunión del 7 al 11 de octubre de 2002 en Buenos
Aires, Argentina.
Comisión Forestal para Asia y el Pacífico Los delegados subrayaron la necesidad de reunir información fores-
Las principales cuestiones que se plantearon en la 19ª reunión de la tal, no sólo sobre los recursos, sino también sobre las tendencias y la
Comisión Forestal para Asia y el Pacífico, que tuvo lugar en evolución del mercado, el apeo y el comercio ilegal de productos
Ulaanbaatar (Mongolia) del 26 al 30 de agosto de 2002, fueron la forestales, los instrumentos de fomento del comercio, la situación de
creación de capacidad para el seguimiento de la degradación de los la industria forestal, el estado de la enseñanza y la capacitación en el
bosques y la desertificación; las iniciativas de forestación y sector y la aparición de nuevos productos forestales.
reforestación; la evaluación, seguimiento y explotación de los recur- La Comisión recomendó que la FAO prestara más atención a
sos arbóreos situados fuera de los bosques; la formulación y aplica- aspectos tales como la identificación y valoración de servicios foresta-
ción de códigos nacionales de prácticas de aprovechamiento forestal; les ambientales, la contribución del sector forestal al producto interno
la concienciación respecto de los sistemas de certificación forestal; bruto, el acceso de las comunidades rurales a los recursos forestales

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


52

FAO FORESTRY

y el potencial económico de los bosques para atraer inversiones. • a la participación de la sociedad civil en las actividades foresta-
Asimismo, recomendó que la FAO intensificara los esfuerzos para les y en la formulación de la política forestal;
ayudar a los países a identificar y movilizar fuentes de financiación y • para que la sociedad civil comprenda y valore mejor los bosques
cooperación técnica para sus programas forestales nacionales. y el hecho de que la explotación de los productos madereros sea
Los delegados examinaron la marcha del estudio de perspectivas respetuosa con el medio ambiente;
forestales para América Latina y el Caribe, que se proyectará hasta • a la concesión de incentivos económicos para la ordenación
el año 2020, y la participación regional en futuras evaluaciones de los forestal sostenible;
recursos forestales mundiales, la integración de las políticas fores- • a la aplicación de criterios e indicadores para la ordenación
tales con las de otros sectores, la certificación forestal y la extracción forestal sostenible.
ilegal en los bosques. Con respecto al seguimiento y el análisis de la ordenación forestal
sostenible, la Comisión exhortó a los países miembros a coordinar
Comisión Forestal para América del Norte sus solicitudes de acopio de información a nivel internacional con su
En la 21ª reunión de la Comisión Forestal para América del Norte propia capacidad para proporcionarla; a utilizar los criterios e
(CFAN), celebrada en Kailua-Kona, Hawaii, Estados Unidos, del 22 indicadores para la ordenación forestal sostenible preparados por la
al 26 de octubre de 2002, los máximos responsables de los organis- Conferencia Ministerial para la Protección de Bosques en Europa;
mos forestales nacionales de los países miembros informaron sobre a centrarse en la calidad y coherencia de los datos y colmar las
la evolución reciente del sector: las nuevas asociaciones y alianzas lagunas de información existentes; y a dar publicidad a los éxitos
en el Canadá, el establecimiento de una nueva Comisión Forestal conseguidos en el sector forestal en la solución de los problemas de
Nacional en México y la problemática especial de la lucha contra los sostenibilidad.
incendios forestales en los Estados Unidos. La Comisión examinó las principales cuestiones forestales que
La Comisión otorgó una atención preferente a tres temas: las deben abordar los países miembros:
plantaciones forestales, en reconocimiento de que la proporción de • fomentar una ordenación forestal que sea viable económica-
productos madereros procedentes de los bosques plantados seguirá mente;
aumentando en la región (como en el resto del mundo), la ordena- • potenciar al máximo la contribución del sector forestal al desa-
ción de cuencas hidrográficas, la ratificación de la gran prioridad que rrollo rural y a la reducción de la pobreza;
concede la FAO a los bosques y los recursos hídricos en su nuevo • desarrollar la función de los bosques y la madera en el cambio
Plan a plazo medio 2004-2009, y los criterios e indicadores para la climático;
ordenación forestal sostenible. • conservar la diversidad biológica mediante la ordenación fores-
La Comisión decidió establecer un nuevo grupo de trabajo sobre la tal sostenible;
ordenación de cuencas hidrográficas y examinó las actividades que • administrar las cuencas hidrográficas y cursos de agua
habían realizado los otros siete grupos existentes (sobre el cambio forestados;
atmosférico y los bosques; la lucha contra los incendios; los recursos • promover un buen sistema de gobierno en el sector forestal;
genéticos forestales; los insectos y enfermedades de los bosques; • fortalecer la capacidad de los recursos humanos en la ordena-
los inventarios forestales, el seguimiento y la evolución; los produc- ción forestal sostenible.
tos forestales; y la silvicultura). La Comisión refrendó la labor desarrollada por la FAO sobre la
Los delegados recomendaron que la FAO siguiera prestando aten- armonización de las definiciones; su función de dirección en la
ción a la armonización de las definiciones relacionadas con los Asociación de Colaboración en materia de Bosques (ACB) en apoyo
bosques y la lucha contra los incendios forestales; que redoblara la del Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques; y sus esfuerzos,
labor relativa al turismo ecológico y las actividades de esparcimiento por intermedio de la ACB, para simplificar la presentación de infor-
en los bosques, así como la vinculación entre las cuestiones científi- mes por los países a los procesos internacionales relacionados con
cas y normativas; y el seguimiento del Año Internacional de las el sector forestal. Se subrayó asimismo la necesidad de prestar
Montañas. apoyo a la ordenación de las cuencas hidrográficas y al Año Interna-
cional del Agua Dulce, que se celebrará en 2003.
Comisión Forestal Europea La documentación de antecedentes y los informes completos de
La 31ª reunión de la Comisión Forestal Europea, que se celebró en las reuniones se pueden consultar en Internet (www.fao.org/forestry/
Barcelona, España, del 4 al 8 de noviembre de 2002, recomendó Forestry.asp) o se pueden solicitar al oficial de reuniones, Departa-
prestar mayor apoyo: mento de Montes, FAO, Viale delle Terme di Caracalla, 00100 Roma,
• a los programas forestales nacionales; Italia (correo electrónico: Becky.Ortiz@fao.org).

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


53

ACTIVIDADES FORESTALES DE LA FAO

Algunas conclusiones de la Términos en los que existen diferencias poco que plantado; rehabilitación del bosque; res-
Segunda Reunión de importantes en las definiciones y sobre los tauración del bosque; fragmentación del bos-
Expertos sobre la que se determinaron procedimientos para que; bosque secundario; árboles fuera de los
armonización de definiciones conseguir una mayor armonización bosques; cubierta forestal reducida.
relacionadas con el sector Bosque; tierra forestal; tierra forestada; otras
forestal tierras arboladas; tierras distintas de los bos- Términos secundarios, que se refieren a la
ques; reforestación; degradación de los bos- condición o calidad de los bosques, sobre
ques; mejora de los bosques. los cuales sería conveniente acuñar defini-
ciones comunes que gozaran de una am-
Términos utilizados principalmente en un plia aceptación
contexto regional, con significados diferen- Plantación forestal; bosque natural; condición
tes según la región natural del bosque y otras condiciones de los
Bosque primario; bosque seminatural. bosques; bosque ordenado y sin ordenar.

Términos utilizados de forma incongruen-


te, para los que se propusieron modificacio-
nes y que exigen una labor más intensa de
cooperación
Otras tierras (distintas del bosque y otras tie-
rras arboladas); forestación; deforestación; bos-

Prosigue la labor de armonización de las cializados y su familiarización con los trabajos en curso sobre
definiciones relacionadas con los bosques definiciones relacionadas con los bosques en diversos foros interna-
La armonización de los términos forestales es esencial para una cionales como las convenciones internacionales sobre el cambio
comunicación y un intercambio de datos eficaces entre los países y climático, la desertificación y la diversidad biológica, y el Foro de las
las organizaciones sobre cuestiones relacionadas con los bosques. Naciones Unidas sobre los Bosques (FNUB). La segunda reunión de
En enero de 2002, la FAO y otros asociados internacionales (el expertos sobre la armonización de definiciones relacionadas con el
Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático [IPCC], el sector forestal fue organizada por los mismos asociados, más el
Centro de Investigación Forestal Internacional [CIFOR] y la Unión Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).
Internacional de Organizaciones de Investigación Forestal [IUFRO]) En el recuadro se presentan de forma resumida los principales
celebraron una reunión de expertos para iniciar un proceso de resultados de la reunión.
armonización de las definiciones relativas al sector forestal. La Las actas, que se publicaron poco después de concluida la reunión,
finalidad era tomar en consideración las diferentes perspectivas del contienen las conclusiones y recomendaciones formuladas para
cambio climático, las evaluaciones de los recursos forestales, la continuar la labor. Comprenden asimismo el documento marco
conservación de la biodiversidad y la ordenación forestal. «Elaboración de un marco común para las definiciones relacionadas
En la primera reunión de expertos sobre la armonización de con el sector forestal» y otros documentos de antecedentes, así
definiciones relacionadas con el sector forestal para su utilización como anexos en los que se expone el trabajo realizado por el grupo.
por diferentes partes interesadas, los participantes reconocieron la Las actas se pueden consultar en: www.fao.org/DOCREP/005/
utilidad y viabilidad de su labor, pero comprendieron también que Y4171E/y4171e00.htm
apenas la habían iniciado. En consecuencia, la primera reunión
recomendó que se preparara un marco analítico global y se organi- Los boletines electrónicos mantienen en contacto
zara otra reunión de expertos para continuar el proceso. a audiencias especializadas
Del 11 al 13 de septiembre de 2002 se reunieron en la sede de la La FAO ha elaborado varios boletines electrónicos relacionados con
FAO, en Roma, 54 expertos invitados, especialistas y observadores aspectos concretos de la actividad forestal, que constituyen un foro
para discutir y elaborar un proyecto de marco analítico. Los partici- para intercambiar información y experiencias actuales entre exper-
pantes fueron seleccionados atendiendo a sus conocimientos espe- tos y no expertos.

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


54

FAO FORESTRY
CLIM-FO-L: El cambio climático y la lista de correo
sobre cuestiones forestales Lista de la red del foro sobre energía forestal
Diversas prácticas forestales cumplen una función importante en la (FEF-Net)
mitigación del cambio climático al contribuir a retardar la acumula-
ción de dióxido de carbono en la atmósfera. El Grupo Intergu- FEF-Net se puso en marcha en julio de 2001 para difundir la infor-
bernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) estima que la retención mación preparada y generada en el marco del componente de pla-
de carbono a escala mundial, derivada de la menor deforestación, la nificación y formulación de políticas sobre dendroenergía del pro-
regeneración de los bosques, el establecimiento de plantaciones y el yecto FAO-CE sobre ordenación forestal sostenible en África, Asia
desarrollo de las actividades agroforestales podría corresponder y América Latina y el Caribe.
entre 1995 y 2050 al 12-15 por ciento de las emisiones de carbono La finalidad de FEF-Net es llegar a ser un foro informal de de-
procedentes de combustibles fósiles. bate e intercambio de experiencias para los centros nacionales e
CLIM-FO-L es una publicación electrónica bimensual sobre el internacionales de coordinación sobre dendroenergía, en relación
cambio climático y la actividad forestal. Periódicamente, se envía a con el conjunto de actividades que se llevan a cabo en el marco de
los suscriptores una sinopsis de las contribuciones, indicando la la ejecución del Programa de dendroenergía de la FAO y sus pro-
forma de obtener información más detallada sobre el tema. yectos. Proporciona a los centros de coordinación un foro informal
La contribución de los suscriptores es esencial para conseguir que de debate e intercambio de experiencias, así como una rápida fuen-
sea un foro dinámico para el intercambio de información actualizada te directa de información sobre:
sobre este tema de creciente importancia. Serán bien recibidos los • proyectos, experiencias y enfoques pertinentes;
siguientes tipos de información pertinentes para el cambio climático • acontecimientos, talleres, conferencias y actividades educati-
y el sector forestal: vas;
• publicaciones, documentos y discursos; • documentos, sitios Web, enlaces y recursos de interés;
• sitios Web; • publicaciones, documentos y discursos;
• anuncios de acontecimientos y oportunidades de empleo; • opiniones, observaciones y preguntas;
• novedades en las negociaciones sobre el cambio climático; • noticias del sitio Web de la FAO sobre energía forestal,
• opiniones, comentarios y preguntas. www.fao.org/forestry/FOP/FOPW/ENERGY/cont-e.stm
Para suscribirse en línea o acceder a números anteriores, visite: La información que se intercambia en FEF-Net está disponible
www.fao.org/forestry/climate en español, francés e inglés.

NWFP-Digest-L: Boletín sobre productos forestales


no madereros definirse como la realización de las operaciones de aprovechamien-
Los productos forestales no madereros (PFNM) son productos de to con una planificación intensiva y un control cuidadoso, para
origen biológico distintos de la madera que proceden de los bosques, reducir al mínimo el impacto en las masas y suelos forestales, por lo
otras tierras arboladas y árboles fuera de los bosques, que se pueden general en sistemas de corta por entresaca.
recolectar en forma natural o producir en plantaciones forestales, RIL-Afrique-L es un boletín electrónico bimensual sobre RIL y
sistemas agroforestales y árboles fuera de los bosques. Como ejem- prácticas forestales sostenibles dirigido al África francófona. El
plo de PFNM cabe citar los productos utilizados como alimentos y boletín, disponible únicamente en francés, permite el intercambio y
aditivos alimentarios (nueces comestibles, setas, frutos, hierbas, es- análisis de información entre distintos interesados en el sector
pecias y condimentos, plantas aromáticas, caza), fibras (utilizadas en forestal.
la construcción, muebles, vestido o utensilios), resinas, gomas y Para suscribirse en línea o consultar números anteriores, visite:
productos vegetales y animales utilizados con fines medicinales, www.fao.org/forestry/FOP/FOPH/harvest/RIL-Afrique-L/f-maildig-
cosméticos o culturales. Los PFNM han suscitado también un notable e.asp
interés en todo el mundo durante los últimos años gracias al creciente
reconocimiento de su contribución a la consecución de objetivos Cómo suscribirse
ambientales como la conservación de la diversidad biológica. Para suscribirse a cualquiera de los boletines indicados más arriba,
NWFP-Digest-L es un boletín electrónico mensual que abarca envíe un mensaje electrónico al servicio de correo de la FAO
todos los aspectos relativos a los productos forestales no madereros. mailserv@mailserv.fao.org dejando en blanco el campo correspon-
Se envía a más de 1 000 suscriptores. Serán bien recibidas las diente al asunto e introduciendo en la primera línea del mensaje la
contribuciones de los lectores. indicación subscribe <nombre del boletín>, siendo <nombre del
Para suscribirse en línea o consultar números anteriores, visite: boletín> el boletín que desea recibir, por ejemplo: subscribe CLIM-
www.fao.org/forestry/FOP/FOPW/NWFP/new/nwfp.htm FO-L. También es posible suscribirse en línea en el sitio Web de cada
boletín, según se ha indicado anteriormente.
RIL-Afrique-L: Explotación de impacto reducido en África
La concienciación mundial sobre las cuestiones medioambientales
ha aumentado considerablemente en los últimos decenios y ello ha
suscitado un interés creciente por la explotación de impacto reducido
(RIL), particularmente en los bosques tropicales. La RIL puede

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


55

EL MUNDO FORESTAL

Cuestiones forestales en la Cumbre de República Centroafricana, la República del Congo, la República


Johannesburgo Democrática del Congo, Guinea Ecuatorial y el Gabón.
El Plan de Aplicación de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo El Gobierno del Japón y sus asociados, entre los que se cuentan otros
Sostenible (Johannesburgo, Sudáfrica, 26 de agosto a 4 de septiem- gobiernos, organizaciones internacionales y organizaciones no guber-
bre de 2002) reconoce la ordenación forestal sostenible como un namentales (ONG), han puesto en marcha la Asociación Forestal para
elemento esencial para conseguir el desarrollo sostenible. Aunque los Asia, encaminada a promover la ordenación forestal sostenible en la
bosques no eran un tema central de la cumbre, el Plan de aplicación región. Este acuerdo de colaboración establecerá un marco para la
establece su función crucial para erradicar la pobreza, conservar la investigación, el intercambio de información y experiencias y la identi-
diversidad biológica, mejorar la seguridad alimentaria y aumentar el ficación y aplicación de nuevos programas bilaterales y multilaterales
acceso al agua potable y a energía asequible. Dispone que se adopten para abordar cuestiones relacionadas con la buena administración y la
medidas para: aplicación de la ley, la creación de capacidad, la explotación forestal
• apoyar el Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques (FNUB), ilegal, los incendios forestales y las tierras degradadas.
con la asistencia de la Asociación de Colaboración en materia de El Gobierno del Brasil, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, el
Bosques (ACB); Banco Mundial y WWF presentaron el Programa de zonas protegidas
• acelerar la puesta en práctica de las propuestas de acción del de la región de la Amazonia, cuya finalidad es ampliar y consolidar el
Grupo Intergubernamental sobre los Bosques (GIB) y del Foro sistema de zonas protegidas en la región amazónica del Brasil. Se
Intergubernamental sobre los Bosques (FIB); prevé que a lo largo de un período de 10 años el proyecto creará 18
• mejorar la aplicación de la legislación forestal nacional y redoblar millones de hectáreas de nuevas zonas protegidas, consolidará 7
los esfuerzos destinados a combatir el comercio internacional millones de hectáreas de zonas ya existentes, establecerá y aplicará un
ilegal de productos forestales; fondo de dotación y creará un sistema para seguir de cerca y evaluar
• promover el aprovechamiento sostenible de la madera; la diversidad biológica.
• atender las necesidades de las regiones más pobres, que sufren Como iniciativa complementaria relativa a la aplicación de la legisla-
las tasas más elevadas de deforestación; ción, el sistema de gobierno y el comercio en el ámbito forestal,
• apoyar la creación de capacidad en pro de la ordenación forestal presentado por la Comisión Europea (CE), se señaló que los países
sostenible; desarrollados y en desarrollo comparten la responsabilidad de afrontar
• apoyar los sistemas indígenas y comunitarios de ordenación la explotación forestal ilegal y el comercio conexo. Para resolver esos
forestal; problemas será necesario contar con la colaboración de todos los
• aplicar el programa de trabajo ampliado sobre la diversidad interesados, incluso la sociedad civil, los gobiernos, la industria y las
biológica forestal del Convenio sobre la Diversidad Biológica. ONG. La CE confirmó su compromiso de hacer frente a la explotación
Los acuerdos alcanzados en la Cumbre en otros sectores como el y el comercio forestal ilegal mediante un plan para proponer legislación
agua, la agricultura, la energía y la diversidad biológica también comunitaria que solamente permitirá importar madera de procedencia
afectarán a los bosques, especialmente en relación con los llamamien- legal. Otros participantes solicitaron la cooperación regional para la
tos en pro de la ordenación integrada de la tierra. aplicación de la legislación, y se subrayó también la necesidad de que
En la Cumbre se pusieron en marcha varias iniciativas de coope- los países adopten medidas para hacer frente a la corrupción.
ración internacional para la ordenación sostenible de los bosques.
Los Gobiernos de Sudáfrica y los Estados Unidos, junto con Conser- Culminación del Año Internacional de las Montañas:
vación Internacional, el Fondo Mundial para la Naturaleza, la Socie- Cumbre Mundial sobre las Montañas de Bishkek
dad de Conservación de la Vida Silvestre y muchas otras En el curso del año 2002 se han organizado numerosos actos locales,
organizaciones, anunciaron el establecimiento de la Asociación nacionales y mundiales en conmemoración del Año Internacional de
Forestal para la Cuenca del Congo, cuya finalidad es promover el las Montañas (AIM). La Cumbre Mundial sobre las Montañas de
desarrollo económico, aliviar la pobreza, mejorar los sistemas de Bishkek, el acontecimiento mundial que culminaba el AIM, fue el mayor
gobierno y potenciar la conservación de los recursos naturales en encuentro jamás celebrado con la participación de gobiernos, organi-
una de las zonas de bosque tropical intacto e interconectado más zaciones internacionales, organizaciones no gubernamentales y parti-
extensa del mundo. Estos objetivos se intentarán alcanzar a través culares interesados en las cuestiones relacionadas con las montañas.
de una red de parques nacionales y zonas protegidas, concesiones Asistieron al acto más de 600 personas de 60 países. Los participantes
forestales bien explotadas y la prestación de ayuda a las comunida- se reunieron en Bishkek, Kirguistán, del 29 de octubre al 1º de
des que dependen de los recursos forestales y silvestres en 11 noviembre de 2002 para acordar medidas orientadas al desarrollo y
enclaves básicos de seis países de África central: el Camerún, la gestión sostenible de las regiones de montaña en el siglo XXI. La

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


56

EL MUNDO FORESTAL

cumbre fue organizada por el Gobierno de Kirguistán, el país que episodios de sequía recurrente. La Convención tiene como objetivo
planteó en las Naciones Unidas la propuesta de celebrar el año de las promover una actuación eficaz mediante programas locales innovadores
montañas. y asociaciones internacionales de apoyo. Son ya 185 las Partes en la
Las zonas de montaña, que abarcan el 26 por ciento de la superficie Convención.
de tierras del planeta y albergan al 12 por ciento de su población, Más de 400 representantes gubernamentales asistieron a la primera
proporcionan recursos esenciales tanto para la población de las mon- reunión del Comité de examen de la aplicación de la Convención de las
tañas como de las tierras bajas, tales como agua dulce, alimentos, Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación que tuvo lugar en
bosques, reservas de biodiversidad y minerales. El AIM, en el que la la sede de la FAO en Roma del 11 al 22 de noviembre de 2002.
FAO desempeña la función de organismo principal, está dedicado a El Comité fue establecido para examinar la aplicación de la Conven-
proteger los ecosistemas frágiles de montaña y a mejorar el bienestar ción a la luz de las experiencias adquiridas a nivel nacional, regional
de su población. e internacional, para facilitar el intercambio de información y para
El logro más importante de la Cumbre fue la adopción unánime de la proponer recomendaciones sobre la adopción de nuevas medidas de
Plataforma de las Montañas de Bishkek, concebida para dar orienta- aplicación.
ción a los gobiernos y otros organismos involucrados en problemas Las recomendaciones del Comité para la adopción de medidas de
relativos a las montañas y cuyo último objetivo es mejorar los medios ámbito nacional por parte de los delegados, la secretaría de la Conven-
de subsistencia de la población de las montañas, proteger los ción y otros interesados se referían a las siguientes esferas:
ecosistemas de montaña y utilizar sus recursos de forma más juiciosa. • procesos participativos con la intervención de la sociedad civil y
La plataforma presta apoyo a la Asociación Internacional para el organizaciones no gubernamentales y comunitarias;
Desarrollo Sostenible de las Regiones de Montaña, auspiciada por la • marcos o disposiciones legislativas e institucionales;
FAO, en cooperación con el Programa de las Naciones Unidas para el • vínculos y sinergias con otras convenciones de carácter ambiental;
Medio Ambiente y el Gobierno de Suiza, en la Cumbre Mundial sobre • movilización de recursos y coordinación;
el Desarrollo Sostenible celebrada en Johannesburgo, Sudáfrica, en • rehabilitación de tierras degradadas;
septiembre de 2002. Son ya 30 países, 15 organizaciones • seguimiento y evaluación de la sequía y desertificación;
intergubernamentales y 14 grupos importantes los que se han sumado • acceso a tecnología, conocimientos y competencia adecuados, y
a la asociación. procedimientos para promoverlos;
En Bishkek, los Gobiernos de Italia y Suiza se comprometieron a • eficiencia de las medidas dirigidas a los usuarios de los recursos
brindar apoyo para que la dependencia de coordinación del AIM naturales;
establecida en la FAO prosiga en 2003 su labor sobre el desarrollo • síntesis de las prácticas idóneas, experiencias y enseñanzas
sostenible de las montañas. Estas contribuciones facilitarán también extraídas y formas de promover el intercambio de experiencias e
las iniciativas de la FAO en apoyo de la Asociación Internacional. información entre las partes, instituciones y organizaciones;
Otros hechos destacados de la cumbre de Bishkek son: • cuestiones nuevas y problemáticas derivadas de la aplicación;
• la firma por Kazajstán, Kirguistán y Tayikistán de la Carta de las • recomendaciones a los organismos e instituciones multilaterales
Montañas de Asia Central, cuya finalidad es fomentar el desarrollo para financiar la aplicación de la CLD.
sostenible de las montañas en la región; y Las conclusiones y recomendaciones aprobadas en la reunión se
• el anuncio de que Noruega prestará ayuda para la limpieza de estudiarán en la sexta Conferencia de las Partes, que tendrá lugar en
residuos nucleares peligrosos en las montañas de Kirguistán para septiembre de 2003 en La Habana, Cuba.
impedir una catástrofe ambiental que podría tener consecuencias Se encontrará más información sobre esta reunión en el sitio de la
devastadoras para una de las zonas más densamente pobladas CLD en Internet: www.unccd.int
de Asia central.

Se reúne en la FAO el Comité de examen de la


aplicación de la Convención de las Naciones Unidas
de Lucha contra la Desertificación
La lucha contra la desertificación es esencial para garantizar la produc-
tividad a largo plazo de las tierras secas deshabitadas. La Convención
de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CLD),
establecida en 1996, es el único instrumento internacional jurídicamen-
te vinculante para afrontar el problema de la desertificación y los

Unasylva 211, Vol. 53, 2002


57

LIBROS

Cómo conservar los recursos genéticos forestales Un último capítulo resume las experiencias y perspectivas a partir de
Conservación y ordenación de recursos genéticos forestales, en bosques naturales ordena- la información facilitada en los capítulos anteriores.
dos y áreas protegidas (in situ). FAO, DFSC, e IPGRI. 2001. Roma, Instituto Internacional de Cabe esperar que estas ideas, basadas en una combinación de
Recursos Fitogenéticos. ISBN 92-9043-472-4. conocimientos teóricos actuales y experiencia práctica reciente, sean
La FAO, el Centro de Semillas Forestales del DANIDA (DFSC) y el un instrumento para conocer mejor las posibles opciones de gestión de
Instituto Internacional de Recursos Fitogenéticos (IPGRI) están elabo- los recursos genéticos forestales y promover la aplicación de activida-
rando conjuntamente una serie de guías sobre conservación y gestión des de conservación a escala operacional y normativa.
de los recursos genéticos forestales. Su objetivo es:
• ofrecer una descripción completa de los principios y enfoques de Guía práctica para la verificación de
la gestión y conservación de los recursos genéticos de los árboles la ordenación forestal
forestales, centrándose en la conservación in situ y ex situ; Auditing of sustainable forest management – a practical guide for developing local auditing
• presentar ejemplos de conservación genética en los ámbitos systems based on ITTO’s criteria and indicators. S. Appanah y M. Kleine. Publicación de
nacional, regional e internacional, ofrecidos por instituciones FORSPA Nº 26. 2001. Bangkok, Tailandia, Oficina Regional de la FAO para Asia y el
asociadas de todo el mundo. Pacífico.
El volumen ofrece orientación En la esfera de la ordenación forestal se está registrando un hecho
sobre las estrategias y metodologías nuevo e importante: el mercado ha comenzado a influir en la manera en
de conservación in situ de los recur- que se gestionan los bosques. Los compradores de productos foresta-
sos genéticos forestales (de árbo- les empiezan a reclamar la garantía de que los productos que compran
les y arbustos). Está dirigido princi- proceden de un bosque bien explotado (por ejemplo, de un bosque
palmente a los planificadores, certificado mediante un proceso independiente de verificación). Desde
instancias decisorias y profesiona- que se acordaron internacionalmente los denominados Principios fores-
les que intervienen en actividades tales en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente
de conservación y gestión sobre el y el Desarrollo (CNUMAD) en Río de Janeiro, Brasil, en 1992, se han
terreno. A través de ejemplos y es- adoptado un sinfín de iniciativas para establecer principios sobre la
tudios de caso, la guía trata de ilus- ordenación forestal, identificar criterios para evaluar la calidad de la
trar las diferencias y similitudes de gestión y determinar indicadores con el fin de evaluar los resultados.
la conservación del ecosistema y la En muchas zonas del mundo se están promoviendo en la actualidad
conservación in situ de la variación sistemas de certificación para comprobar que los bosques están bien
genética en y entre especies selec- gestionados.
cionadas para su conservación; la Pese a las numerosas iniciativas, la extensión de bosque certificado
compatibilidad entre la conserva- como bosque explotado de forma sostenible en la región de Asia y el
ción y la utilización racional de los recursos; y los beneficios de la Pacífico sigue siendo insignificante, debido a numerosos factores.
conservación genética a largo y corto plazo.
La guía está estructurada en torno a cuatro temas principales:
• «Conservación de recursos genéticos en su medio natural», que
aborda dos enfoques principales, la conservación en bosques
nativos de producción sujetos a ordenación, y la conservación en
zonas protegidas;
• «Selección y gestión de zonas de conservación in situ para espe-
cies seleccionadas», que presenta las fases principales de la
planificación de un programa de conservación de los recursos
genéticos en bosques sujetos a ordenación y en zonas protegidas;
• «Manejo de bosques naturales para la conservación de recursos
genéticos forestales», que analiza prácticas de ordenación forestal
sostenible en relación con la conservación de recursos genéticos;
• «Zonas protegidas y su función en la conservación de los recursos
genéticos forestales», que analiza la importancia de las zonas
protegidas a este respecto.

Unasylva 209, Vol. 53, 2002


58

LIBROS

En primer lugar, pocas instituciones de la región poseen conocimientos personal, guardan relación con la gestión financiera. Este libro preten-
suficientes sobre los procedimientos, las oportunidades y los beneficios de aportar al estudiante y al especialista conocimientos y capacidad
de la certificación o sobre la forma en que deberían perfeccionar los para utilizar los instrumentos de la gestión financiera en el contexto
procedimientos de gestión para obtener la certificación. En segundo forestal.
lugar, la mayor parte de los países de la región carecen de los La obra trata de ayudar a quienes se ocupan la gestión de los bosques
conocimientos técnicos necesarios para capacitar al personal de campo a resolver con más facilidad los aspectos de su función relacionados
en los procedimientos y sistemas de verificación. En tercer lugar, pocos con la contabilidad, que se exponen de forma clara, sencilla y
documentos ofrecen los medios y métodos para aplicar criterios e estructurada. El lector va adquiriendo nuevos conocimientos a medida
indicadores en la unidad de ordenación forestal. La mayor parte de los que el texto aborda cuestiones tales como los beneficios, el efectivo y
encargados de la gestión forestal desconocen la forma de verificar sus el capital, el registro, la elaboración y valoración de las cuentas, la
propias iniciativas. evaluación de inversiones alternativas, la tecnología de la información
Esta publicación del Programa de apoyo a la investigación para Asia y los impuestos.
y el Pacífico (FORSPA) es un intento de colmar algunas de esas El libro se dirige a una audiencia global; los principios que se
lagunas. Se trata de una guía práctica que presenta enfoques claros y examinan y los ejemplos que se ofrecen son de aplicación universal.
sencillos para la verificación. La guía puede ayudar a los institutos Los apéndices relacionan el contenido con la situación particular de los
nacionales y/o regionales a desarrollar sistemas locales de verificación. Estados Unidos, Australia y Nueva Zelandia. Esta obra será de utilidad
Su principal innovación es un sistema de análisis de los diferentes no sólo para los estudiantes y los especialistas forestales, sino también
criterios y actividades que permite identificar aquellos que aportan los para los responsables de la gestión y los propietarios de todos los tipos
mayores beneficios en lo que respecta a la sostenibilidad y que deben de bosques, supervisores, contables y asesores.
suscitar la máxima atención entre los responsables de la ordenación
forestal y los auditores. Certificación colectiva para pequeños propietarios
Se pueden solicitar ejemplares de la guía a S. Appanah, Senior Group certification for forests: a practical guide. R. Nussbaum. 2002. Oxford, Reino Unido,
Programme Adviser, FORSPA, c/o Oficina Regional de la FAO para ProForest.
Asia y el Pacífico, Phra Atit Road, Bangkok 10200, Tailandia. Fax: La certificación forestal es un pro-
0-2697-4411; correo electrónico: Simmathiri.Appanah@fao.org ceso mediante el cual se evalúan
las prácticas sobre el terreno y los
La gestión financiera en el sector forestal sistemas de gestión de las opera-
Forestry budgets and accounts. G. Bright. 2001. Wallingford, Reino Unido, CABI Publishing. ciones forestales en relación con
0-85199-328-1. un número preestablecido de nor-
Muchos estudiantes y profesionales en el campo forestal deben ocupar- mas. Puede ser un instrumento
se en cierta medida de la planificación, control y evaluación financiera. útil para promover la ordenación
Aspectos de la gestión que son de interés para los forestales, como la forestal sostenible. La certificación
silvicultura y las cuestiones técnicas, la comercialización y la dotación de colectiva tiene por objeto reunir
pequeñas zonas de bosque bajo
la responsabilidad de un solo ges-
tor que organiza el proceso de
certificación y facilita la informa-
ción necesaria. Estos esfuerzos
colectivos pueden rendir numerosos beneficios a los pequeños propie-
tarios.
Esta guía brinda asesoramiento práctico a todo aquel que pretende
establecer un sistema de certificación colectiva. Describe las activida-
des necesarias para apoyar e involucrar a los miembros, particular-
mente manteniéndoles informados sobre las normas de participación
y los requisitos y procedimientos colectivos. En un capítulo sobre la
cadena de custodia, se examina la necesidad de asegurar la posibili-
dad de determinar la procedencia de la madera producida por los
miembros del grupo, requisito esencial para que pueda venderse como

Unasylva 209, Vol. 53, 2002


59

LIBROS

madera «certificada». Por último, se describen los distintos pasos del cambios importantes que se han registrado en la administración
proceso de certificación y se explica la manera en que los encargados ambiental desde que se publicó la primera edición en 1989, tales
de la gestión del grupo actúan para conseguir su certificación. como:
En el Apéndice se exponen los principios y criterios de ordenación • el enfoque de la gestión del ecosistema, es decir, la necesidad de
forestal del Consejo de Administración de Bosques, que constituyen el otorgar una mayor atención a la interrelación de los elementos de
fundamento general para la formulación de normas de ordenación los ecosistemas;
forestal para las distintas regiones. • la mayor importancia de los incentivos económicos y la flexibilidad
Esta guía práctica está disponible también electrónicamente en el sitio en la lucha contra la contaminación;
Web de ProForest, www.ProForest.net • la descentralización de funciones desde el plano nacional al nivel
subnacional.
Un instrumento para la administración de Se señalan varias experiencias satisfactorias en la estrategia de
la política ambiental cooperación y gestión ambiental y los nuevos problemas que se han
Managing the environmental crisis: incorporating competing values in natural resource planteado en el último decenio.
administration. W.R. Mangun y D.H. Henning. 1999. Durham, Carolina del Norte, Estados Este libro se dirige a personas con una gran diversidad intereses en las
Unidos, Duke University Press. ISBN 0-8223-2413-X. 2ª edición. cuestiones ambientales. Los enfoques relativos al proceso decisorio
Este estudio es una guía com- serán de utilidad tanto para representantes de países industrializados y
pleta y equilibrada para abordar menos desarrollados como de organizaciones internacionales. La orien-
cuestiones complejas relaciona- tación interdisciplinar de la obra la convierte en un texto importante para
das con la política de recursos varios sectores académicos y profesionales, como la administración
ambientales y naturales. Analiza pública, la ciencia política, los estudios ambientales y los recursos
las funciones de las organizacio- naturales.
nes gubernamentales y no gu-
bernamentales en la formulación
y aplicación de la política am-
biental nacional y mundial y pasa
revista a una serie de aspectos
de política ambiental, como las
cuestiones relacionadas con la
energía, la gestión de los recur-
sos renovables y no renovables,
la lucha contra la contaminación,
la ordenación de los espacios
naturales y la política urbana y regional. Estudia los antecedentes de
todos esos temas, las acciones recientes, los problemas existentes
y las consecuencias de no abordarlos. El capítulo dedicado a la
gestión de los recursos renovables comprende un apartado especí-
fico sobre la política forestal y la salud de los bosques, así como
secciones sobre las políticas de gestión de los pastizales, el agua y
la fauna silvestre.
Mangun y Henning van más allá de las cuestiones políticas para dirigir
su atención a dos tendencias de amplio alcance: la globalización y la
polarización política del movimiento ambientalista. En el plano del
proceso de adopción de decisiones, se examina también la incorpora-
ción de valores, desde perspectivas multiculturales e interdisciplinarias.
Los autores comienzan señalando el hecho, frecuentemente ignorado,
de que más que el medio ambiente es la actuación humana la que ha de
ser objeto de gestión.
Esta segunda edición, totalmente revisada, tiene en cuenta varios

Unasylva 209, Vol. 53, 2002